Noticias

Rumania

Rumania

Rumania fue un principado autónomo dentro del Imperio Otomano hasta que obtuvo su independencia en 1877. Una monarquía constitucional, el rey Carol I (un pariente del Kaiser Wilhelm II) gobernó el país en 1914. Después de la Segunda Guerra de los Balcanes en 1913, el tamaño de Rumania aumentó a 140,000 cuadrados kilómetros.

La economía de Rumanía se basaba principalmente en la agricultura y su población de 7,5 millones se concentraba principalmente en las fértiles llanuras de Valaquia. Rumania dependía en gran medida del comercio con Alemania. Su otro vecino poderoso, Austria-Hungría, era impopular ya que se creía que el gobierno había hecho muy poco para detener el maltrato de 3 millones de rumanos en Transilvania.

El ejército de Rumania en tiempos de paz estaba tripulado por un reclutamiento limitado, y todos los hombres adultos pasaban tiempo en la reserva territorial. Esto le dio una fuerza regular de alrededor de 100.000 hombres. Al estallar la Segunda Guerra de los Balcanes en 1913, se introdujo el servicio militar obligatorio y el ejército rumano aumentó a 400.000.

En agosto de 1916, Rumania se unió a los aliados contra las potencias centrales. En cuestión de semanas, Alemania respondió invadiendo Rumanía y, a finales de año, controló Valaquia y Dobrudja y la mayoría de los recursos naturales del país, incluidos los suministros de petróleo.

Después de que Rusia se retirara de los combates, Rumanía quedó en una situación imposible y, en diciembre de 1917, el primer ministro anunció un alto el fuego. Bajo el Tratado de Bucarest, Rumania se convirtió en una colonia económica virtual de las Potencias Centrales. Alemania despojó al país de alimentos y materias primas y se estima que la ocupación provocó la muerte de 500.000 civiles.

Durante la Conferencia de Paz de París, Rumania hizo reclamos territoriales y, como resultado de los tratados de Neuilly y Trianon, ganó Transilvania, Besarabia y gran parte de la llanura húngara, y casi duplicó su tamaño.

Después de la guerra, la política interna fue corrupta y un partido fascista fuerte, la Guardia de Hierro, finalmente ganó el poder. Hubo frecuentes episodios de antisemitismo y durante la Segunda Guerra Mundial se alió con la Alemania nazi.

Rumania participó en la Operación Barbarroja y sufrió muchas bajas a manos del Ejército Rojo. Cuando las fuerzas soviéticas llegaron a las fronteras de Rumanía en 1944, Michael I decidió cambiar sus alianzas y el 25 de agosto declaró la guerra a Alemania.

En 1945, las fuerzas soviéticas ocuparon Rumanía y en noviembre se instaló un gobierno predominantemente comunista. Dos años más tarde, Rumanía se convirtió en República Popular.


36 datos interesantes sobre Rumanía

Rumania es un país fascinante del que probablemente no sepas mucho. Pero el hecho de que no sepa mucho sobre él no significa que no tenga ningún valor histórico o cultural. De hecho, Rumania ha contribuido mucho más al mundo de lo que imagina.

Por ejemplo, es muy popular entre la familia real británica. Se cita al Príncipe Carlos diciendo & # 8220 Tal vez la gente no lo vea, pero Rumanía es un país maravilloso. Aquí vive gente notable que no se rendirá. Han pasado por terribles experiencias que les afectaron mucho: las dos guerras mundiales y todos los sufrimientos soportados desde la Segunda Guerra Mundial hasta ahora. & # 8221

Continuó & # 8220 Estas personas han pasado por mucho, han visto mucho sufrimiento, destrucción y sus vidas han sido destruidas. Debemos encontrar un camino para un futuro mejor que ellos deben preservar su cultura, tradiciones y valores. & # 8221

Aquí hay una lista de datos interesantes que le permitirán conocer mejor Rumanía.

1. Es oficial. Rumania tiene la cascada más hermosa del mundo.

Bigar Cascade Falls en Caras-Severin ha sido votado como el número uno por The World Geography.

Es único por su impresionante belleza y la forma en que cae el agua.

2. La red de transporte público de Bucarest es la cuarta más grande de Europa.

3. Rumania es el noveno productor de vino del mundo.

4. Rumanía fue fuente de inspiración para dos novelas muy famosas: "El castillo de los Cárpatos" de Julio Verne y "Drácula" de Bram Stoker.

5. Las personas que disfrutan de un buen café se sorprenderán al saber que Francesco Illy, el fundador de Illycaffè, nació en Timisoara, Rumania en 1892. También inventó la primera máquina automática de café expreso a vapor.

6. Timisoara se convirtió en la primera ciudad de Europa en tener alumbrado público eléctrico en 1889.

7. El motor a reacción moderno fue inventado por los nacidos en Bucarest.
inventor Henri Coanda en 1910.

8. La ciudad de Brasov alberga la iglesia gótica más grande entre Viena, Austria y Estambul, Turquía.

9. El Castillo de Peles fue el primer castillo europeo íntegramente iluminado por corriente eléctrica. La electricidad fue producida por la propia planta del castillo. El sistema de calefacción central del castillo, construido en 1888, todavía funciona y se utiliza en la actualidad.

10. El segundo glaciar subterráneo más grande de Europa, el glaciar Scarisoara, se encuentra debajo de las montañas Bihor en Rumania. Tiene un volumen de 75.000 metros cúbicos y existe desde hace más de 3.500 años.

11. El vampiro arquetípico Conde Drácula, creado por Bram Stoker, se inspiró en el príncipe rumano Vlad Tepes, también conocido como Vlad el Empalador porque le gustaba empalar a sus enemigos y dejarlos en las carreteras.

12. La película Cold Mountain se filmó en Rumania.

13. El científico que descubrió la insulina fue Nicolae Paulescu, un rumano, que originalmente la llamó pancreina. Aunque dos científicos canadienses fueron galardonados con el Premio Nobel en 1923 por su estudio de la insulina, el trabajo pionero de Paulescu en el campo de la medicina diabética fue debidamente acreditado.

14. La iglesia de madera más alta del mundo y la segunda estructura de madera más alta de Europa se encuentran en Sapanta Peri, Maramures, en el noroeste de Rumanía. Tiene una cruz de 23 pies de altura que pesa 1,000 libras, en la parte superior de la iglesia de 257 pies de altura.

15. La miniserie estadounidense "Hatfields & amp McCoys", protagonizada por Kevin Costner y Bill Paxton, se filmó en Rumania.

16. La pluma estilográfica fue inventada por Petrache Poenaru, nacido en Craiova.
en 1799-1875 y fue patentado en mayo de 1827.

17. El idioma rumano tiene 1.700 años.

18. Los primeros fósiles de Homo sapiens, hasta ahora, fueron descubiertos en 2002 en el suroeste de Rumania, en la Cueva de los Huesos. La edad del fósil se estima en 37.800 a 42.000 años.

19. El actor que interpretó por primera vez el papel de Tarzán fue el rumano Johnny Weissmuller, quien protagonizó Tarzán el hombre mono en 1932.

20. El río Danubio fluye 1,788 millas desde sus manantiales en la Selva Negra de Alemania hasta el Mar Negro. Justo antes de llegar al mar, forma el segundo deltas más grande y mejor conservado de Europa: 2.200 millas cuadradas de ríos, canales, marismas, lagos bordeados de árboles e islas de juncos.

21. Las montañas de los Cárpatos albergan uno de los bosques vírgenes más grandes de Europa. 400 especies únicas de mamíferos, incluida la gamuza de los Cárpatos, llaman hogar a las montañas de los Cárpatos. El 60% de la población europea de osos pardos vive en los Cárpatos.

22. La estatua del rey dacio Decebal, tallada en la orilla rocosa del río Danubio, es la escultura de roca más alta de Europa (135 pies de altura).

23. El canal del Danubio al Mar Negro en el sureste de Rumania es la tercera ruta de navegación artificial más larga del mundo, después de los canales de Suez y Panamá.

24. El inventor rumano Traian Vuia fue el primer europeo en construir y volar un avión automotor de ala fija totalmente autopropulsado el 18 de marzo de 1906.

25. El nombre "Rumania" proviene de la palabra latina "Romanus", que significa "ciudadano del Imperio Romano".

26. Soprano Alma Gluck - la primera artista lírica en vender un millón de discos & # 8211
nació en Bucarest, Rumania, el 11 de mayo de 1884.

27. En 2005, la moneda rumana, el "Leu", bajó cuatro de sus ceros, de modo que lo que solía ser 10.000 lei se imprimió como solo 1 leu. Los bancos comenzaron a fabricarlos con plástico en lugar de papel.

El motivo de esto fue una serie de ventajas que tiene el plástico sobre el papel. Por ejemplo: incorporando características de seguridad adicionales, durabilidad, procesamiento automatizado más simple y se puede reciclar en una variedad de productos plásticos.

28. Tres tablillas de arcilla, fechadas alrededor del 5300 a. C., descubiertas en la aldea de Tartaria en el centro de Rumania, han sido objeto de considerable controversia entre los arqueólogos, algunos de los cuales afirman que los símbolos representan la forma de escritura más antigua conocida en el mundo.

29. El Palacio del Parlamento rumano en Bucarest es el segundo edificio más grande del mundo, solo después del Pentágono en los Estados Unidos.

30. La actual Constanta se ha asociado con la leyenda de Jason y los argonautas, que se embarcaron en un largo viaje desde Grecia a Kolchis, Georgia, en la costa del Mar Negro en busca del Vellocino de Oro.

31. El monasterio de Voronet en Moldavia se conoce como la contraparte rumana de la Capilla Sixtina.

32. El primer 10 perfecto en la historia de los Juegos Olímpicos fue entregado a la gimnasta rumana Nadia Comaneci. Consiguió la puntuación después de su actuación en Montreal, Canadá, en 1976.

33. Rumania es el país más rico de Europa en recursos de oro.

34. El Museo Astra de Rumania en Sibiu es el segundo museo al aire libre más grande del mundo. Cuenta con más de 300 edificios, así como molinos de agua y de viento, prensas gigantes para vino, fruta y aceite, forjas hidráulicas y más.

35. En 1938, el rumano Stefan Odobleja fue quien estableció los temas básicos de la cibernética en & # 8220Psicología consonante& # 8220, publicado en París.
Su trabajo apareció diez años antes de que se imprimieran las ideas de Norbert Wiener. Stefan Odobleja ahora es considerado el "padre de la cibernética".

36. El "cementerio alegre" rumano de Sapanta, una pequeña aldea en el valle de Maramures, no se parece a ningún otro cementerio del mundo.

Este cementerio presenta una forma muy inusual y diferente de ver la muerte.

Cada una de sus lápidas está tallada en colores alegres y poemas de humor oscuro que ofrecen un vistazo a la vida de los muertos.


Antecedentes históricos

En tiempos muy antiguos, alrededor del año 2000 a. C., un pueblo conocido como Getae se asentó en el área donde el río Danubio desemboca en el Mar Negro. En la historia posterior, los getae fueron llamados dacios.

Alrededor del año 500 a. C., los griegos habían establecido colonias comerciales en la costa del Mar Negro en lugares como la desembocadura del Danubio. Estas colonias griegas, por supuesto, comerciaban con los dacios. Aproximadamente en el año 300 a. C., los dacios habían creado un estado en la región del bajo Danubio. Desde allí, los dacios y sus aliados asaltaron las provincias del sur.

Los romanos, siglos después, en los días de su imperio, tomaron el control de los dacios y sus territorios. Las fortificaciones que los romanos construyeron en la zona eran la frontera norte del Imperio. Como estaba en la frontera norte, los romanos prestaron especial atención a Dacia tratando de establecer vínculos firmes con el Imperio. El emperador Trajano instaló colonos de otras partes del Imperio en Dacia. Muchos dacios aprendieron latín y, en consecuencia, el idioma rumano desciende del latín. Por tanto, el rumano es una lengua romance, junto con el italiano, el español, el portugués y el francés.

Debido a los ataques de los invasores del este y del norte, como los eslavos, los sármatas y los petchenegos, los romanos se retiraron en el 271 d.C., dejando a los dacios a merced de esos invasores. Los eslavos no eran invasores merodeadores que vinieron a asentarse. Los inmigrantes eslavos se fusionaron con los dacios y la lengua siguió siendo una lengua romance, pero con una gran cantidad de palabras eslavas incorporadas.

La estructura social de la zona era feudal con señores feudales llamados voivodas. los voivodas pudieron defenderse de algunos invasores, pero no las invasiones que surgieron como resultado del ascenso de los hunos en el siglo IV, los turcos búlgaros en el siglo VII, los magiares en el siglo X y, finalmente, los ejércitos turco-mongoles de Genghis Khan en el siglo XIII. Estas invasiones incluyeron no solo las de los hunos, búlgaros, mongoles y turcos, sino también las de otras tribus que fueron desplazadas por las invasiones al este. Muchos de los habitantes de Dacia huyeron a refugios en los Cárpatos en lo que ahora es el centro norte y oeste de Rumanía. La meseta de Transilvania de lo que ahora es el noroeste de Rumanía se incorporó al Imperio Magyar y hay regiones de Transilvania en las que la población es en gran parte de ascendencia húngara como resultado de ese período de dominio Magyar.

Los ejércitos de los Khans mongoles arrasaron Rumanía en el siglo XIII. Conquistaron no solo las tierras bajas de Rumania, sino también las regiones montañosas y mesetas. Los invasores mongoles-turcos se retiraron de Europa del Este debido a las luchas de poder dentro del Imperio Mongol. Después de que los señores mongoles abandonaran los voivodos rumanos de Transilvania, establecieron los reinos políticos de Walachia y Moldavia en las tierras bajas. (El nombre Walachia deriva de la misma palabra germánica walh por extranjero esa fue la base de los nombres Gales y Cornualles, las áreas que permanecieron bajo control celta después de la invasión anglosajona de Gran Bretaña).

En el siglo XIV la expansión del Imperio Otomano estaba llegando a los Balcanes. Los ejércitos rumanos participaron en los fallidos esfuerzos para contrarrestar la invasión turca. A principios del siglo XV, las fuerzas otomanas estaban llegando a Valaquia. Walachia, después de una fuerte resistencia, aceptó la soberanía otomana (señorío) en 1417.

Hubo una rebelión de siervos en Transilvania a mediados del siglo XV contra sus amos feudales, pero fue reprimida por una alianza de señores feudales húngaros y alemanes.

En 1541, las fuerzas otomanas capturaron Buda, la principal ciudad del estado húngaro. Transilvania, que estaba bajo control húngaro en ese momento, se convirtió en un estado semiautónomo bajo el control de los señores húngaros locales.


Urbanismo, arquitectura y uso del espacio

Bucarest es la capital y ciudad más grande, ubicada en el centro de la región sur de Walachia. Todavía se conserva algo de arquitectura antigua —hay varias iglesias de los siglos XVII y XVIII y una universidad que data de 1864—, pero los comunistas reemplazaron la mayoría de los edificios antiguos con complejos de apartamentos y rascacielos de hormigón. Entre las dos guerras mundiales, Bucarest también fue un centro cultural llamado "el París del Este", pero su carácter se ha vuelto más industrial y comercial. Todavía alberga algunas atracciones culturales, incluido el Museo Nacional de Arte, compañías nacionales de teatro y ópera y la universidad más grande del país.

Otras ciudades importantes incluyen Brasov, un centro industrial en los Alpes de Transilvania Constanta, un puerto en el Mar Negro Cluj-Napoca en el centro de Transilvania y Timisoara en la región oriental de Banat.

En las ciudades, la mayoría de la gente vive en edificios de apartamentos de gran altura. La vivienda es limitada y las condiciones de hacinamiento. La calefacción suele ser inadecuada. En el campo, la mayoría de las casas son antiguas estructuras de madera de dos o tres habitaciones sin plomería ni electricidad. Las casas rurales tradicionales tienen techos de tejas rojas, hojalata ondulada o tejas de madera. En Moldavia y Walachia, suelen ser de color blanco, mientras que en Transilvania están pintadas de diferentes colores. En siglos anteriores, la gente solía construir casas casi en su totalidad bajo tierra para protegerse de los ataques turcos.


Dinámica familiar y comunitaria

Durante las primeras tres décadas del siglo XX, la familia rumano-estadounidense experimentó profundos cambios. Los primeros inmigrantes eran típicamente hombres solteros u hombres casados ​​que habían dejado a sus familias temporalmente para ahorrar suficiente dinero para enviar a buscarlos más tarde. Vivían en pensiones abarrotadas y a menudo dormían en el suelo. Los domingos y festivos se congregaban en salones o restaurantes y en la iglesia. Posteriormente, los inmigrantes rumanos se reunieron en la sede de sociedades de ayuda mutua y organizaciones fraternales donde discutieron noticias de Rumania, leyeron o escribieron cartas y cantaron canciones religiosas o populares. Mientras tanto, las pensiones se convirtieron en cooperativas en las que un huésped proporcionaba su propia cama y compartía todos los gastos operativos (alquiler, servicios públicos, alimentos y servicios de lavandería) con los demás residentes.

A medida que los inmigrantes rumanos se acostumbraron mejor al estilo de vida estadounidense, adoptaron niveles de vida más altos, prepararon comidas más nutritivas y participaron en actividades recreativas como deportes y cine. Dado que la mayoría de las mujeres trabajaban fuera del hogar, las condiciones económicas mejoraron gradualmente y los inmigrantes pudieron comprar una casa, automóviles y electrodomésticos modernos, o pudieron alquilar apartamentos más grandes en vecindarios más prósperos. El hogar típico rumano presenta bordados o alfombras rumanos, la bandera rumana y otros íconos culturales, que se exhiben en un área común.

Los rumanos siempre han tenido a la familia en alta estima y, en general, se oponen al divorcio. Aunque la primera ola de inmigrantes estuvo compuesta por familias numerosas, las generaciones posteriores optaron por tener menos hijos, una tendencia que podría atribuirse a factores económicos. Los primeros inmigrantes se preocuparon mucho por sus hijos, no permitieron el trabajo infantil e inculcaron en sus hijos la importancia de la educación. Si bien aproximadamente el 33 por ciento de los inmigrantes rumanos que llegaron a Estados Unidos antes de la Primera Guerra Mundial eran analfabetos, muchos de ellos lograron aprender inglés o mejorar su educación para obtener o mantener un empleo. Alentados por sus padres, los rumanos estadounidenses de segunda generación pusieron más énfasis en la formación profesional y la educación universitaria.

Mientras mantenían su lugar en las industrias donde trabajaban sus padres, los rumanos estadounidenses de segunda generación pasaron gradualmente de ocupaciones no calificadas a ocupaciones calificadas. Otros se convirtieron en trabajadores de cuello blanco y muchos adoptaron carreras profesionales. Las generaciones posteriores fueron aún más lejos en sus actividades educativas y profesionales. Los rumanos estadounidenses lograron tal progreso que durante varias décadas pocos de los miembros adultos de este grupo tenían menos de una educación secundaria. Los rangos profesionales de los rumanos (aquellos educados en universidades estadounidenses) se ampliaron sustancialmente por los miles de profesionales que emigraron a los Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial y en los años posteriores a la Revolución de 1989. Como resultado, los rumanos estadounidenses pudieron hacer muchas contribuciones significativas a la sociedad estadounidense.

BODAS

La despedida de soltera, una costumbre social que nunca se practicó en Rumania, se ha convertido en un evento a menudo de gala al que asisten ambos sexos. Antes de la ceremonia de la boda, las prohibiciones se anuncian durante tres domingos consecutivos para que los impedimentos para el matrimonio, si los hay, se puedan llamar la atención del sacerdote. Después de eso, la pareja selecciona al padrino y la dama de honor (o matrona) de honor, ambos llamados naşïï ("nashée"), normalmente marido y mujer o hermana y hermano. En la mayoría de los casos, naşïï luego sirven como padrinos de los hijos de la pareja.

El día de la boda, la fiesta nupcial se reúne en la casa de la novia y sale hacia la iglesia, donde el novio espera junto con el padrino. En la iglesia no hay música instrumental, y la procesión nupcial se hace en silencio. La novia es llevada al altar por su padre u otro miembro masculino de la familia, quien luego la entrega al novio. La ceremonia es iniciada por el sacerdote, asistido por un cantor o coro de la iglesia que canta las respuestas. Tras recibir respuestas afirmativas de los novios sobre su intención de casarse y su compromiso mutuo, el sacerdote bendice los anillos de boda y los coloca en manos de los novios. Luego, se colocan coronas de metal o florales en la cabeza de los novios para que puedan gobernar a la familia en paz, armonía y pureza de corazón. Luego, los novios toman tres bocados de una oblea de miel o beben vino de una copa común, que simboliza su abundante vida juntos. Finalmente, las manos de la pareja se unen con una cinta para compartir todas las alegrías y las tristezas, y la pareja camina tres veces alrededor del tetrápodo (un pequeño stand que muestra un icono), que simboliza la eternidad de su unión y obediencia al Santo. Trinidad. Las coronas se retiran con la bendición del sacerdote, quien luego concluye la ceremonia con unas palabras de consejo para los novios. La recepción se lleva a cabo en una casa privada, hotel o restaurante. En lugar de obsequios, los invitados dan dinero en la recepción, que es cobrado por el naşïï quienes anuncian públicamente las cantidades recibidas. La recepción está acompañada de música y baile, incluidas canciones populares rumanas y bailes folclóricos.

BAUTISMOS

Cuando un niño está listo para el bautismo, los padres primero seleccionan a los padrinos o naşïï, que a menudo son la misma pareja que sirvió como padrino y matrona de honor en la boda de los padres. los naşïï lleve al niño a la iglesia, donde el sacerdote confiere la gracia de Dios al poner su mano sobre el niño. Luego, el sacerdote exorciza al niño respirando en la frente, la boca y el pecho del niño. La madrina, o naşa ("násha"), renuncia al servicio de Satanás en nombre del niño y promete creer en Jesucristo y servir solo a Él. Frente al altar, el sacerdote unge al niño con el "aceite de la alegría" (aceite de oliva bendito) en la frente, el pecho, los hombros, las orejas, las manos y los pies. El bautismo se completa sumergiendo al niño tres veces en una pila o rociándolo con agua bendita. Inmediatamente después del bautismo sigue la confirmación, que consiste en una nueva unción del niño con señor (pronunciado "meer", que significa santo crisma), una mezcla de 33 especias bendecidas por el obispo, en la frente, ojos, nariz, boca, pecho, orejas, manos y pies. Es costumbre realizar una cena después del bautismo, donde los invitados suelen traer obsequios en forma de dinero.

Funerales

La muerte de un familiar se anuncia con el repique de las campanas de la iglesia tres veces al día (mañana, mediodía y noche) hasta el día del funeral. El sacerdote recita las oraciones por los muertos y durante el velorio se lee el Evangelio, llamado saracusta ("sarakóosta"). En la iglesia, el servicio fúnebre consiste enteramente en cantar con la ayuda del cantor y el coro, el sacerdote canta himnos y oraciones por los difuntos. El sacerdote se despide de la familia en nombre del difunto y pide el perdón de los pecados cometidos contra familiares o amigos. En el cementerio se recitan oraciones y se lee el Evangelio. Antes de que se baje el ataúd a la tumba, el sacerdote rocía tierra sobre él y recita lo siguiente: "Del Señor es la tierra y su plenitud". Posteriormente, la familia del fallecido ofrece un pomana ("pomána"), que es una comida completa o bocadillos y bebidas. El propósito del funeral es recordar a los muertos y buscar el perdón de sus pecados. Al menos seis semanas después del entierro, un servicio conmemorativo llamado parastas ("parastás") se ofrece. Durante el parastas, el sacerdote recita algunas oraciones por el difunto, y luego se corta en trozos pequeños un gran pan parecido a una torta y se sirve con vino en el vestíbulo de la iglesia. Después de ser servidos, los dolientes recitan "Que su alma (o ella) descanse en paz" y recuerdan a la persona que había fallecido.

INTERACCIONES CON OTROS GRUPOS ÉTNICOS

Los rumanos estadounidenses comenzaron a interactuar con otros grupos étnicos a medida que se mudaban a mejores áreas residenciales y suburbios. Creyentes ortodoxos rumanos


Las pérdidas territoriales del verano de 1940

Rumania sufrió pérdidas territoriales importantes y dramáticas en el verano de 1940 cuando todavía era un estado neutral en la Segunda Guerra Mundial.

A finales de junio de 1940, la Unión Soviética ocupó Besarabia, el norte de Bucovina y la región de Herza, una superficie total de más de 50.000 kilómetros cuadrados. Dos meses después, Rumanía perdió el sur de Dobrogea ante Bulgaria, 6,921 kilómetros cuadrados, y se vio obligada a ceder 44,492 kilómetros cuadrados, casi la mitad del territorio de Transilvania a Hungría tras una decisión impuesta por la Alemania nazi y la Italia fascista en Viena el 30 de agosto.

En amarillo, la región ocupada por el ejército húngaro.

Las dramáticas pérdidas territoriales obligaron al rey Carol II a abdicar en septiembre de 1940. Su hijo, Mihai, se convirtió en rey de Rumanía por segunda vez. Rumania entró en la Segunda Guerra Mundial un año después contra la Unión Soviética para recuperar sus pérdidas territoriales.


Leyendas y folclore rumanos

Estos son algunos de los cuentos y leyendas más conocidos de Rumanía. Desde el propio príncipe azul del país hasta los orígenes de Drácula.

El mito rumano de la creación

Según la historia de la creación, Dios y el diablo son amo y sirviente, siendo el diablo (Nefârtatul) el hermano tonto de Dios. Ambos residen sobre el océano infinito llamado Apa Sâmbetei. Un día, Dios decidió crear la tierra y solicitó la ayuda de los animales y de su hermano. Le dijo a Nefârtatul que fuera al fondo del océano y, en su santo nombre, trajera un puñado de arcilla. De esta arcilla haría la tierra.

Nefârtatul se adelantó, pero trató de llamar a la arcilla en su propio nombre para poder gobernar sobre todo. Pero la arcilla se negó a moverse hasta que finalmente se rindió y lo llamó en su hermano & # 8217s nombre & # 8211 por supuesto, inmediatamente llegó a sus manos.

Dios comenzó a hacer crecer el pedazo de arcilla en la tierra, y cuando fue lo suficientemente grande como para sentir que podía dejar que se expandiera en paz, reclinó la cabeza para descansar. Mientras dormía, su hermano embaucador decidió empujarlo por el borde. Pero mientras empujaba, la expansión de la tierra evitó que Dios se cayera. Así que Nefârtatul empujó en cada una de las cuatro direcciones cardinales, tratando con todas sus fuerzas de reclamar la tierra para sí mismo. Es decir, hasta que se dio cuenta de que había dibujado una cruz gigante en el suelo y retrocedió por miedo al símbolo sagrado. Y así, aunque todavía intenta tomar el control de la tierra, nunca llegó a ser suya.

¡También encontré una versión alternativa muy interesante al mito de la creación aquí, que renuncia al Dios cristianizado y a Satanás por un gusano y una mariposa!

Făt-Frumos, el héroe rumano

Făt-Frumos e Ileana Cosânzeana, 1965

Si bien Făt-Frumos no suena como el nombre más sexy en inglés, esta clásica figura de cuento de hadas rumano es el equivalente local del Príncipe Azul. Su nombre se traduce como Hijo guapo, y encarna la pureza, la pasión, la fuerza espiritual y mental.

Făt-Frumos está presente en muchos cuentos populares rumanos. ¡Este es solo uno de ellos!

Făt-Frumos y juventud sin edad y vida sin muerte

Érase una vez un gran rey y una reina. La reina estaba embarazada y en trabajo de parto, pero su hijo, aún en el útero, lloró y se negó a salir. El rey le suplicó que se uniera a ellos en el mundo, pero sin importar lo que le ofreciera & # 8211 amor, riquezas, reinos & # 8211, el bebé se negó a nacer. Finalmente, su padre le prometió desesperadamente juventud sin edad y vida sin muerte. Inmediatamente, el bebé aceptó y nació.

Făt-Frumos creció para ser sabio e ingenioso, un príncipe perfecto para gobernar el reino. Pero cuando cumplió la mayoría de edad, el joven le pidió a su padre que cumpliera su promesa y le diera la juventud eterna. Pero el rey dijo que no tenía poder para cumplir su promesa, que era imposible. Entonces Făt-Frumos los dejó, insistiendo en que vagaría por el mundo y encontraría la inmortalidad.

En su búsqueda, Făt-Frumos tuvo muchas aventuras, adquiriendo un caballo volador y luchando contra muchos de los monstruos que mencionamos a continuación. Finalmente, llegó a un palacio de hadas, el palacio de la Juventud sin Edad y la Vida sin Muerte. Las criaturas hadas que vivían aquí rápidamente le gustaron y lo invitaron a quedarse. Făt-Frumos aceptó con entusiasmo, habiendo encontrado su lugar de eterna juventud. Y así fue a vivir con ellos durante incontables años, disfrutando de delicias sobrenaturales.

Un día, Făt-Frumos descubrió que extrañaba su hogar y apenas podía recordar cómo había sido su vida antes de sus juergas de hadas. Así que les dijo a las hadas que debía irse y se despidió de ellas a pesar de sus objeciones.

Mientras el príncipe caminaba a casa, descubrió que estaba envejeciendo constantemente, hasta convertirse en un hombre torcido y de pelo blanco. Cuando llegó a su palacio, gritó, porque estaba en ruinas, cubierto de musgo.

Abrumado por la tristeza, recorrió todas las habitaciones en busca de la habitación donde nació. Cuando lo encontró, la voz quebrada de la Muerte dijo: "¡De nada! ¡Si hubieras llegado mucho más tarde, yo mismo habría perecido! ». Y con eso, abofeteó al anciano, y Făt-Frumos cayó muerto, desmoronándose en polvo.

Vlad el Empalador, Drăculea

Vlad Hagyak Ţepeş, el Empalador, Príncipe de Valaquia, murió en 1477

El famoso vampiro, Drácula, puede no haber existido en toda su gloria chupa sangre, pero su espantoso mito se basa en un individuo igualmente espantoso en la historia de Rumania. Vlad el Empalador. Vlad, una leyenda en su país de origen, fue increíblemente impresionante al inspirar miedo y horror a sus enemigos turcos, desmoralizando a sus tropas.

Es posible que pueda obtener su forma favorita de tortura de su título & # 8211 A Vlad Dracul le gustaba empalar a sus enemigos en estacas, vivos, dejando sus cuerpos torturados para que los encontrara el enemigo que avanzaba.

Los actos crueles y brutales de Vlad dieron lugar a muchas historias generalizadas sobre él, que finalmente llevaron a la sangrienta leyenda del Conde Drácula, que también se inspira en los mitos vampíricos húngaros y otro folclore europeo, como el polaco Wąpierz.

Como sal en una comida

Este pequeño cuento sigue a un rey y sus tres hijas, hace mucho, mucho tiempo. El rey amaba mucho a sus hijas y, cuando murió su esposa, se aseguró de que tuvieran todos los lujos y ventajas educativas.

Un día, el rey preguntó a sus hijas cuánto lo amaban. Su hija mayor le dijo “Te amo como la miel, papá”, y él se mostró muy complacido. Su segunda hija dijo “Te amo como el azúcar, padre”, y él también se mostró complacido. Qué dulce amor le tenían sus hijas. Cuando le preguntó a su menor cuánto lo amaba, ella le dijo “Te amo como la sal en tu comida, padre”. ¡Qué amor tan práctico! Nada delicioso. Entonces el rey, enfurecido (de alguna manera) por su respuesta, desterró a su hija del castillo, sin querer escuchar ninguna explicación.

La princesa viajó lejos, angustiada. Finalmente, encontró empleo con otro emperador, trabajando como sirvienta. Era tan hábil y tan amable que rápidamente se convirtió en la criada de la emperatriz.

Un día, el hijo de la emperatriz resultó herido en la batalla y regresó a casa para que lo cuidaran hasta que se recuperara. La princesa pasó todos los días junto a la emperatriz en la cama de su hijo, y rápidamente se curó. En ese momento, el príncipe se enamoró de esta encantadora sirvienta y le preguntó a su madre si podía casarse con ella. Fue necesario convencerlo, ya que no era una pareja prudente para un príncipe (al menos, hasta donde ellos sabían). Pero al final, estaba convencida, ya que amaba a la joven sirvienta.

Llegó el día de la boda y la princesa supo que su padre vendría a la boda, totalmente desprevenido. Así que ella misma cocinó solo su comida, asegurándose de que la sirvienta se la llevara solo a él. Y cuando se celebró el banquete, el rey se quedó atónito ante el sabor de su comida. ¡Tan dulce y sin ningún sabor real! Pero les preguntó a los que estaban sentados a su lado y dijeron que era la mejor comida que habían disfrutado.

Finalmente, se dio cuenta de que lo estaban teniendo y le exigió saber por qué. The princess stood up, and said that since he did not like salt, she had cooked his food with only sugar and honey. Realising her to be his daughter, and finally understanding that he had been a fool, the emperor embraced her, apologising. She forgave him, and they all lived happily ever after.


Easter in Romania

Easter is an important holiday on the Romanian calendar. Romanians, the majority of whom adhere to Orthodox Christianity, place significance on this holiday more than any others, including Christmas.

This day is marked by family gatherings, special foods, and the decoration of Easter eggs in traditional Romanian style. The days leading up to Easter are also important and are marked by traditions similar to those throughout the Christian world.

You can visit Easter markets for a sense of some of these generations-old customs and buy crafts made with techniques developed over hundreds of years.


The July Theses


However, all of this changed in July 1971, after Nicolae Ceaușescu visited several communist countries, such as the People's Republic of China, Corea del Norte, North Vietnam, y Mongolia. Ceaușescu was deeply impressed by the personality cult of China and Korea's leaders, and he took great interest in the idea of total national transformation.


Ceausescu's personality cult. Photo source: fototeca.iiccr.ro


Thus, once he returned in Romania, he issued the July Theses, a speech which marked the beginning of a cultural revolution.

Ceausescu launched an offensive against the cultural autonomy and desired to return to the strict guidelines of socialist realism by directly attacking all of its opponents. This period was characterized by an increasingly erratic personality cult, extreme nationalism, y the deterioration of foreign relations with Western Europe and the Soviet Union. All activities were strictly controlled by the Party activists, and massive campaigns of population indoctrination began.

In 1972, the members of the Ceausescu family were placed in key political positions, and Elena Ceausescu made her political debut one year later. Soon after, she became the second most powerful authority of the state.

Rally organized for Nicolae Ceausescu in 1978. Photo source: fototeca.iiccr.ro


The national economy was also a victim of the unscientific and chaotic measures launched by the Ceausescu regime. Romania became an industrial country and made large investments in raising industrial giants which weren't self-sufficient. Most of the factories consumed high levels of energy and had a high demand for raw materials, with the Galati steel factory becoming a symbol of this policy. The construction of massive buildings such as the House of the People y the Danube - Black Sea Waterway, correlated with an aberrant economic policy, had dramatic socio-economic consequences.

Romania recorded a drastic decline at the end of the 1980s when Ceausescu decided to pay all of the external debt of the country. This led to a severe austerity for the Romanian citizens, and to a massive decrease in living standards.

As food shortages became common, the Party introduced cards for a strict supervision of food stocks. Sugar and oil limitations differed depending on population groups: higher ratios were given to people living in urban areas and smaller ratios were given to rural residents. Bread was sold in limited quantity, and could only be purchased from the place where one was domiciled.

In October 1981, a restrictive decree stated that those who purchased basic food products in quantities exceeding the needs of one-month household consumption will be imprisoned for six months to five years.


The queue for cooking oil in Bucharest, 1980s. Photo by Scott Edelman


In 1982, the Government approved a "scientific" diet program for the population. "Specialists" determined that the average daily intake of calories per person is of 2700-2800 instead of 3300, and in order for the population not to become obese, further food restrictions were imposed, and the production of surrogate foods such as soy sausages or " nechezol " &ndash a coffee replacement made of 20% coffee and 80% chickpeas and oats &ndash was increased. Chocolate, coffee, and fine cigars were considered luxury goods, and those who afforded them were highly appreciated.

Despite the fact that the Party took pride in its refineries, gasoline was also rationed at 20 liters/month, and a Sunday curfew was instated. Television was streamed for only two hours a day, and the news program transmitted mostly speeches of Ceausescu or of political leaders. The only sources of information about the outside world were two radio stations with headquarters abroad, Free Europe y Voice of America.

In 1988, the Communist Party adopted another decree. In public spaces &ndash except schools and kindergartens &ndash it was illegal to have a temperature of over 16 degrees Celsius in winter. Children were forced to study using gas lamps because the light was systematically interrupted, and it was illegal to sell light bulbs that exceeded 40 watts. When heating and hot water was rationalized, Ceaușescu encouraged the people to put on an extra coat in order to keep warm.

One of Ceaușescu's dream was for Romania to reach a number of 20 million inhabitants. Thus, in 1966, he declared abortion illegal. As a result, between 1966 and 1989, over ten thousand women died from abortions performed in secret using improvised tools such as coat hangers. The whole phenomenon was however ignored by the Party, and instead, the title of "Heroic Mother" was awarded for women who had at least 10 children.

Despite living in these harsh conditions, criticizing the Party was close to impossible, as whoever dared speak against the Communist regime was severely punished by the Department of State Security. The Securitate was the secret police agency of the Socialist Republic of Romania, and it closely monitored all Romanian citizens, especially the ones with foreign connections. Leaving the country was also a far-away dream for most of the citizens. Those who tried it risked many years of prison and torture. Going to church was also illegal, and the trust between friends or family was basically non-existent, as anyone could have been a member of the secret police.


Romania — History and Culture

The earliest written records of settlement in Romania go back 2,400 years to the Dacians, with the Roman conquest of the region completed by 106AD although the Empire withdrew a hundred years later due to incursions by migratory tribes.

Invasions by Goths, Huns, Bulgars and various other tribal kingdoms continued until the Middle Ages, by which time the population had settled into three distinct principalities, Transylvania, Moldavia and Wallachia.

During the 11th century, Transylvania was an autonomous region of the Hungarian kingdom and regained its independence as a principality as late as the 16th century before losing it again in 1711. Over the same period, Moldavia and Wallachia contained a number of smaller, independent, states until the 14th century, when both regions emerged as larger principalities due to the threat of Ottoman invasion. However, by 1541, the entire Balkan peninsula including most of Hungary was under Ottoman rule.

Full or partial internal autonomy was the hallmark of the Ottoman era for Transylvania until 1699 and for the rest of the region until the 19th century. During this period, the Romanian feudal system was slowly eradicated and distinguished rulers such as Stephen the Great and Vasile Lupu in Moldavia, Matel Basarab and Constantin Brancoveanu in Wallachia and Gabriel Bethlen in Transylvania held their regions together.

The successful Great Turkish War in 1699 brought Transylvania under the control of the powerful Austrian Hapsburg Empire, although Wallachia and Moldavia spent several more centuries in political instability and conflict. By 1718, Hapsburg armies had subdued part of Wallachia, which they held until 1739, and in 1775 northwestern Moldavia was taken. In 1812, Russian armies occupied eastern Moldavia. During most of the years of Austria-Hungarian rule, Romanians were treated as serfs and second-class citizens.

Uprisings began in 1821, culminating in a failed attempt at revolution in 1848, after which the Great Powers of Europe refused to support Romanian demands for unity and independence, forcing Romania to stand alone against the Turks. Moldavia and Wallachia elected Alexandru Ioan Cuza as their ruler, uniting the two regions and becoming the foundation of Romania, although Transylvania was excluded.

The Russo-Turkish war saw the region fighting on the Russian side, and the resulting Treaty of Berlin finally saw Romania recognized by the Great Powers and the Ottoman Empire. Between 1878 and 1914, the united country saw progress and stability and declared neutrality when WWI broke out. However, two years later, the Allies piled pressure on the country and forced it to declare war on Austria-Hungary. Disaster struck immediately, with the Central Powers taking two-thirds of the country.

By the war’s end, the Russian Empire and Austro-Hungary were in a state of total collapse and, by 1920, all regions occupied by Romanians were drawn together to form Greater Romania. At the beginning of WWII, the country again claimed neutrality, but a Soviet ultimatum threatening invasion forced its leaders to capitulate, surrender northern Bukovina and Bessarabia provinces, but joining the Axis. Romanian lands were ceded to Bulgaria and Hungary, and the country became a National Legionary State under Ion Antonescu.

Romania became a crucial source of oil for Nazi Germany, enduring crushing bombing raids by the Allies as a result. Antonesco’s regime played an important role in the Holocaust, taking on the Nazi program of oppression and eradication and including Romania’s Roma population. Over 280,000 Jews and 11,000 Roma were murdered during this period. In 1944, as it became clear the Axis powers would lose the war, Antonescu was arrested and executed on the orders of Romania’s King Michael, and the country joined with the Allies in the final push to end the conflict in Europe.

Worse was to come when, in 1948, the Soviet army occupied Romania, declaring it a People’s Republic. The military occupation continued until the late 1950s, during which time the country was stripped of its vast natural resources. The Communist reign of terror until the 1960s saw the secret police torture and murder ‘enemies of the state’. However, Romanian armed opposition to Communism was the most organized and effective in the Eastern Bloc. In 1965, Nicolae Ceausescu came to power, introduced independent policies and condemned the USSR’s invasion of Czechoslovakia.

By the 1980s, Romania was foreign debt-ridden, with Ceausescu’s cult of personality decreasing his popularity and finally resulting in the bloody 1989 Romanian Revolution, during which the deluded leader was captured and executed. Communist repression during the period under USSR control directly resulted in the deaths of over two million people, not including those who died in liberty as a result of injuries sustained in the prisons. Sadly, after the revolution, violence and unrest continued under Ion Iliescu until as late as the 1990s.

Cultura

The unique culture of Romania is the result of its position at the heart of three European regions, the Balkans, Eastern Europe and Central Europe, all of which historically enjoyed distinct cultures and histories. The cultural evolution of Romania manages to be of these cultures, yet different from them in many ways, due to the rich ethnic mix of its peoples. The roots of Romanian culture go deep, with elements of Slavic, Medieval Greek, Byzantine, Turkish, Hungarian and Saxon German influences as well as Western European flavors from the last 250 years.

Particularly in Transylvania, the ancient Roman origins of the Romanian peoples is emphasized and seen in the Latin-based Romanian alphabet, although the ancient Greek heritage counts more in Wallonia and Moldavia. Modern European cultural trends arrived during the country’s Golden Age in the early 20th century and. due to the agricultural nature of most of the land, folk traditions are as strong now as in the Middle Ages. Much-loved traditional arts include weaving, embroidery, ceramics and wood carvings, and dance styles and folk music are treasured through the many famous folk dance and music groups as well as local groups.

A myriad legends, folk tales, poems and customs from the pre-Christian era involve witches, magic and popular mythological characters such as dragons, princes, heroes, monsters, godlike super-beings and evil spirits. Romania’s cuisine has links to the Roman era as well as flavors of the many conquering empires over the centuries. The small, formerly nomadic, Roma population has its own strong cultural identity, language and rituals, many of which have developed from Indian culture.

Romanian society is hierarchal and based on the family, with age and position respected as regards decision-making. Family structures, especially in rural areas, are patriarchal, with the father’s decisions not to be questioned. Individually, Romanians are reserved, respect personal privacy and are reluctant to trust strangers although, once a personal relationship is developed, they will drop their guard to some extent. It’s unusual for a Romanian to use first names with anyone outside his or her group of family and close friends.


Ver el vídeo: CUÁNTO ME CUESTA VIVIR EN RUMANÍA (Octubre 2021).