Noticias

¿Cuándo ocurrió el incidente cuando la abundancia de ratas llevó a la gente a cultivar ratas?

¿Cuándo ocurrió el incidente cuando la abundancia de ratas llevó a la gente a cultivar ratas?

Perdón por el título, pero no sé cómo expresarlo exactamente.

Una vez leí un artículo sobre un período (en Francia, creo, pero no estoy seguro) cuando las ciudades estaban creciendo y la gente empezó a tener problemas con las ratas (creo) que estaban propagando enfermedades.

Entonces las autoridades decidieron pagar a los ciudadanos una suma de dinero por cualquier rata muerta que presentaran. Trabajaron durante un período hasta que la gente se dio cuenta de que podían ganar mucho dinero con esto. Entonces comenzaron a criar ratas solo para matarlas más tarde y ganar dinero.

No puedo encontrar nada en línea (no sé qué palabras clave usar) pero tal vez alguien tenga una idea sobre cuándo sucedió y dónde.


Este suceso se conoce como La gran masacre de ratas de Hanoi. Tuvo lugar en 1902 en Hanoi, que era una colonia francesa en ese momento.

Al principio, la acción fue un éxito, pero como la recompensa se otorgó por cada cola de rata, pronto la ciudad fue ocupada por ratas con la cola cortada, que se dejaron vivas para la reproducción, y hubo cada vez más granjas de ratas en los centros urbanos.

Encontrarás detalles en "De ratas, arroz y raza: la gran masacre de ratas de Hanoi, un episodio de la historia colonial francesa" por Michael G. Vann.

Lo que es interesante, la situación en la que un intento de solución a un problema realmente empeora el problema se llama Efecto cobra, cuyos orígenes provienen de una historia similar que tuvo lugar en Delhi bajo las reglas británicas, solo que esta vez se trató de serpientes venenosas. Es más, cuando el gobierno finalmente decidió dejar de pagar por cobras muertas, todos fueron liberados vivos por los criadores, por lo que la población de cobras después del suceso fue mucho mayor que antes.


Centro de reubicación de Poston War

los Campo de internamiento de Poston, ubicado en el condado de Yuma (ahora en el condado de La Paz) en el suroeste de Arizona, fue el más grande (en términos de área) de los diez campos de concentración estadounidenses operados por la Autoridad de Reubicación de Guerra durante la Segunda Guerra Mundial.

El sitio estaba compuesto por tres campamentos separados dispuestos en una cadena de norte a sur a una distancia de tres millas entre sí. Los internos nombraron los campamentos Roasten, Toastin y Dustin, según su ubicación en el desierto. [1] El río Colorado estaba aproximadamente a 4,8 km al oeste, fuera del perímetro del campamento.

Poston se construyó en la Reserva India del Río Colorado, a pesar de las objeciones del Consejo Tribal, que se negó a ser parte de hacer a otros lo que se le había hecho a su tribu. Sin embargo, los comandantes del ejército y los funcionarios de la Oficina de Asuntos Indígenas invalidaron el Consejo, viendo la oportunidad de mejorar la infraestructura y el desarrollo agrícola (que permanecería después de la guerra y ayudaría a la población permanente de la Reserva) con el presupuesto del Departamento de Guerra y con miles de "voluntarios . " [2]

La población máxima combinada de los campamentos de Poston fue de más de 17,000, principalmente del sur de California. En ese momento, Poston era la tercera "ciudad" más grande de Arizona. Fue construido por Del Webb, quien más tarde se haría famoso construyendo Sun City, Arizona y otras comunidades de jubilados. La instalación de Poston recibió su nombre de Charles Debrille Poston, un ingeniero del gobierno que estableció la Reserva del Río Colorado en 1865 y planeó un sistema de riego para satisfacer las necesidades de los indígenas que vivirían allí. [3]

Una sola valla rodeaba los tres campamentos y el sitio era tan remoto que las autoridades consideraron innecesario construir torres de vigilancia. [1] Los miles de internos y personal atravesaron el perímetro de alambre de púas en Poston I, que era donde se encontraba el centro administrativo principal.

Poston fue objeto de una investigación sociológica de Alexander H. Leighton, publicada en su libro de 1945, El gobierno de los hombres. Como Revista Time escribió: "Después de quince meses en el vasto Centro de Reubicación Poston de Arizona como analista social, el comandante Leighton concluyó que muchos estadounidenses simplemente no recuerdan que los japoneses estadounidenses son seres humanos". [4]


1. El canibalismo llevó a uno de los cuentos de hadas favoritos del mundo occidental y de los rsquos

Durante la Gran Hambruna en Europa (1315-1317), las malas condiciones de crecimiento en la primavera de 1315 provocaron la pérdida de cosechas y una grave escasez de alimentos que se prolongó hasta la cosecha a finales de 1317. Durante la hambruna, millones de personas murieron por inanición. , enfermedad y crimen. La hambruna afectó a Europa desde las llanuras rusas hasta los Alpes italianos. El crimen de infanticidio se hizo común y el canibalismo se produjo en toda Europa, a menudo precedido por asesinatos, mientras bandas errantes de personas hambrientas luchaban por encontrar comida. Personas asustadas en ciudades y pueblos registraron historias de asesinatos y canibalismo en Francia, las tierras germánicas y en Europa Central.

La evidencia arqueológica de los huesos descubiertos en el siglo XX, el carbono que data del período de la Gran Hambruna y los años de escasez que siguieron, indican la matanza de cuerpos humanos, así como evidencia de quemaduras. Aunque muchos niegan que el canibalismo haya tenido lugar, argumentando que la creciente influencia de la Iglesia lo habría evitado, otros creen que la evidencia es abrumadora de que así fue, particularmente de los niños encontrados abandonados. El cuento de hadas que conocemos como Hansel y Gretel, que fue escrito por primera vez por los hermanos Grimm, probablemente se basó en un antiguo cuento popular derivado del período de la Gran Hambruna. Los niños serían víctimas del canibalismo, atraídos al horno de una bruja caníbal.


Lo que sucedió en la Isla de Pascua: un escenario nuevo (aún más aterrador)

Déjame contarlo a la antigua, luego a la nueva. Vea cuál le preocupa más.

Primera versión: la Isla de Pascua es un pequeño pedazo de tierra de 63 millas cuadradas, a más de mil millas del próximo lugar habitado en el Océano Pacífico. En el año 1200 d.C. (más o menos), un pequeño grupo de polinesios (podría haber sido una sola familia) se dirigió allí, se instaló y comenzó a cultivar. Cuando llegaron, el lugar estaba cubierto de árboles, hasta 16 millones de ellos, algunos de 100 pies de altura.

Estos colonos eran agricultores que practicaban la agricultura de roza y quema, por lo que quemaron bosques, abrieron espacios y comenzaron a multiplicarse. Muy pronto la isla tenía demasiada gente, muy pocos árboles y luego, en solo unas pocas generaciones, no había árboles en absoluto.

Como dice Jared Diamond en su libro más vendido, Colapso, Isla de Pascua es el "ejemplo más claro de una sociedad que se autodestruyó al sobreexplotar sus propios recursos". Una vez que comenzó la tala de árboles, no se detuvo hasta que todo el bosque desapareció. Diamond llamó a este comportamiento autodestructivo "ecocidio" y advirtió que el destino de la Isla de Pascua algún día podría ser el nuestro.

Cuando el Capitán James Cook visitó allí en 1774, su tripulación contaba aproximadamente a 700 isleños (de una población anterior de miles), que vivían vidas marginales, con sus canoas reducidas a fragmentos de madera a la deriva.

Y esa se ha convertido en la lección de la Isla de Pascua: que no nos atrevemos a abusar de las plantas y animales que nos rodean, porque si lo hacemos, todos nos hundiremos juntos.

Y, sin embargo, sorprendentemente, estas mismas personas habían logrado esculpir enormes estatuas, casi mil de ellas, con caras gigantes, de ojos hundidos y demacradas, algunas de las cuales pesaban 75 toneladas. Las estatuas no miraban hacia afuera, no hacia el mar, sino hacia adentro, hacia el paisaje ahora vacío y desnudo. Cuando el Capitán Cook los vio, muchos de estos "moai" habían sido derribados y yacían boca abajo, en abyecta derrota.

Bien, esa es la historia que todos conocemos, la historia del Colapso. El nuevo es muy diferente.

¿Una historia de éxito?

Proviene de dos antropólogos, Terry Hunt y Carl Lipo, de la Universidad de Hawaii. Dicen: "Más que un caso de fracaso abyecto", lo que le sucedió a la gente de la Isla de Pascua "es una historia de éxito poco probable".

¿Éxito? ¿Cómo podría alguien llamar "éxito" a lo que sucedió en Isla de Pascua?

Bueno, he echado un vistazo a su libro Las estatuas que caminarony, por extraño que parezca, tienen un caso, aunque diré de antemano que lo que llaman "éxito" me parece igualmente aterrador, tal vez más aterrador.

Este es su argumento: los profesores Hunt y Lipo dicen que los cazadores de fósiles y los paleobotánicos no han encontrado pruebas contundentes de que los primeros colonos polinesios prendieran fuego al bosque para despejar la tierra, lo que se llama "agricultura prehistórica a gran escala". Los árboles murieron, no hay duda. Pero en lugar de disparar, Hunt y Lipo culpan a las ratas.

Ratas polinesiasRattus exulans) se escondieron en esas canoas, dicen Hunt y Lipo, y una vez que aterrizaron, sin enemigos y con muchas raíces de palma para comer, se dieron un atracón, comiendo y destruyendo árbol tras árbol, y multiplicándose a un ritmo vertiginoso. Como revisor en El periodico de Wall Street informó,

En entornos de laboratorio, las poblaciones de ratas polinesias pueden duplicarse en 47 días. Lanzar una pareja reproductora a una isla sin depredadores y abundante comida y la aritmética sugiere el resultado. Si los animales se multiplicaran como lo hicieron en Hawai, calculan los autores, [Isla de Pascua] rápidamente habría albergado entre dos y tres millones. Entre las fuentes de alimentos favoritas de R. exulans son semillas de árboles y brotes de árboles. Los humanos seguramente despejaron parte del bosque, pero el daño real habría venido de las ratas que impidieron un nuevo crecimiento.

A medida que los árboles se fueron, también lo hicieron otras 20 plantas forestales, seis aves terrestres y varias aves marinas. Así que definitivamente había menos opciones en la comida, una dieta mucho más restringida y, sin embargo, la gente continuó viviendo en la Isla de Pascua, y la comida, al parecer, no era su gran problema.

Carne de rata, ¿alguien?

Por un lado, podían comer ratas. Como informa J.B. MacKinnon en su nuevo libro, El mundo de antaño y futuro, los arqueólogos examinaron antiguos montones de basura en la Isla de Pascua en busca de huesos desechados y encontraron que "el 60 por ciento de los huesos provenían de ratas introducidas".

Entonces encontraron un sustituto de la carne.

Es más, aunque la isla no tenía mucha agua y su suelo no era rico, los isleños tomaron piedras, las partieron en pedazos y las esparcieron en campos abiertos creando una superficie irregular. Cuando el viento soplaba desde el mar, las rocas llenas de baches producían un flujo de aire más turbulento, "liberando nutrientes minerales en la roca", dice J.B. MacKinnon, lo que le dio al suelo un impulso de nutrientes lo suficiente para sustentar los vegetales básicos. Una décima parte de la isla tenía estos "jardines" de rocas dispersos y producían suficiente alimento "para mantener una densidad de población similar a la de lugares como Oklahoma, Colorado, Suecia y Nueva Zelanda en la actualidad".

Según MacKinnon, los científicos dicen que los esqueletos de la Isla de Pascua de esa época muestran "menos desnutrición que las personas en Europa". Cuando un explorador holandés, Jacob Roggevin, pasó por allí en 1722, escribió que los isleños no pedían comida. En su lugar, querían sombreros europeos. Y, por supuesto, la gente hambrienta normalmente no tiene el tiempo ni la energía para tallar y empujar estatuas de 70 toneladas alrededor de su isla.

¿Una história de éxito?

¿Por qué es esta una historia de éxito?

Porque, dicen los antropólogos hawaianos, los clanes y las familias de la Isla de Pascua no se desmoronaron. Es cierto, la isla se volvió desolada, más vacía. El ecosistema se vio gravemente comprometido. Y, sin embargo, dicen los antropólogos, los habitantes de las islas de Pascua no desaparecieron. Ellos se ajustaron. No tenían madera para construir canoas para pescar en alta mar. Tenían menos pájaros para cazar. No tenían cocos. Pero siguieron comiendo carne de rata y pequeñas raciones de verduras. Se las arreglaron.

Una pregunta inquietante: si todos comían lo suficiente, ¿por qué disminuyó la población? Probablemente, dicen los profesores, de enfermedades de transmisión sexual después de que los europeos vinieran de visita.

De acuerdo, tal vez no hubo "ecocidio". Pero, ¿son buenas noticias? ¿Deberíamos celebrar?

Me pregunto. Lo que tenemos aquí son dos escenarios aparentemente sobre el pasado de la Isla de Pascua, pero realmente sobre lo que podría ser el futuro de nuestro planeta. El primer escenario, un colapso ecológico, nadie quiere eso. Pero pensemos en esta nueva alternativa, en la que los humanos degradan su medio ambiente pero de alguna manera "se las arreglan". ¿Eso está mejor? De alguna manera, creo que esta historia de "éxito" es igualmente aterradora.

El peligro del 'éxito'

¿Qué pasa si el ecosistema del planeta, como dice J.B. MacKinnon, "se reduce a una ruina, pero su gente aguanta, adora a sus dioses y codicia objetos de estatus mientras sobrevive en algún equivalente futurista de la carne de rata y los jardines de rocas de los isleños de Pascua?"

Los humanos somos una especie muy adaptable. Hemos visto a la gente acostumbrarse a los barrios marginales, adaptarse a los campos de concentración, aprender a vivir con lo que el destino les depara. Si nuestro futuro es degradar continuamente nuestro planeta, perder planta tras planta, animal tras animal, olvidando lo que alguna vez disfrutamos, ajustándonos a circunstancias menores, sin gritar nunca "¡Eso es!" Siempre haciéndolo, yo no llamaría a eso "éxito".

¿La leccion? Recuerda Tang, la bebida del desayuno

La gente no puede recordar lo que vieron, comieron y amaron sus bisabuelos del mundo. Solo saben lo que saben. Para prevenir una crisis ecológica, debemos convertirnos alarmado. Ahí es cuando actuaremos. La nueva historia de la Isla de Pascua sugiere que es posible que los humanos nunca den la alarma.

Es como la historia que la gente solía contar sobre Tang, un triste jugo de naranja sintético plano popularizado por la NASA. Si sabes a qué sabe el jugo de naranja real, Tang no es un logro. Pero si está en un viaje de 50 años, si pierde la memoria del jugo de naranja real, gradualmente, comienza a pensar que Tang es delicioso.

En la Isla de Pascua, la gente aprendió a vivir con menos y se olvidó de lo que era tener más. Quizás eso nos pase a nosotros. Aquí hay una lección. No es feliz.

Como dice MacKinnon: "Si estás esperando una crisis ecológica para persuadir a los seres humanos de que cambien su problemática relación con la naturaleza, podrías estar esperando mucho, mucho tiempo".


& # 039 El diablo que conocemos: & # 039 Cómo DuPont envenenó el mundo con teflón

Un nuevo documental de Netflix titulado "El diablo que conocemos", cuenta la historia de las décadas de encubrimiento de DuPont del daño causado por los productos químicos utilizados para fabricar sus populares productos antiadherentes Teflon ™. La película muestra cómo los productos químicos utilizados para fabricar teflón envenenan a las personas y al medio ambiente, no solo en Parkersburg, Virginia Occidental, donde DuPont tenía una planta de teflón, sino en todo el mundo.

Todo comenzó en 1945, cuando DuPont, renombrado como DowDuPont luego de su fusión en 2017 con Dow Chemical, comenzó a fabricar teflón, un producto mejor conocido por su uso en utensilios de cocina antiadherentes, pero también ampliamente utilizado en una variedad de otros productos de consumo, incluidos los resistentes al agua. ropa y muebles, envasado de alimentos, hornos autolimpiables, aviones y automóviles.

Uno de los ingredientes clave del teflón de DuPont era el C8, un químico tóxico artificial creado por Minnesota Mining and Manufacturing Company, más conocida como 3M, para fabricar Scotchgard. El químico, también conocido como PFOS o PFOA, es lo que le dio al teflón sus propiedades antiadherentes.

Tanto 3M como DuPont conocían bien los peligros para la salud asociados con C8. Pero eso no impidió que DuPont vertiera el químico tóxico en las vías fluviales locales, donde llegó al agua potable pública y posteriormente enfermó a miles de personas y finalmente mató a muchas de ellas.

3M y DuPont cubrieron los riesgos para la salud de C8

La película presenta historias de varias personas que se vieron afectadas por el teflón de DuPont, incluidos los empleados de DuPont, niños y adultos de la comunidad circundante, así como mascotas, ganado y vida silvestre.

Una de esas historias es la de Sue Bailey, una ex empleada de DuPont que dio a luz a un hijo con graves deformidades. Su hijo, William Bailey, también conocido como Bucky, nació con la mitad de una nariz, una fosa nasal, un párpado dentado y una pupila en forma de ojo de cerradura donde se desprendieron el iris y la retina.

El trabajo de Sue para DuPont requería que ella entrara en contacto directo con C8. Su trabajo consistía en trabajar en una gran sala con enormes cilindros llenos de C8. Los cilindros burbujearían como un baño de burbujas fuera de control, según la película. El proceso de producción de teflón dejó una descarga de agua. El trabajo de Sue era bombearlo hacia atrás, donde fluiría directamente hacia el río.

DuPont intentó culpar a Sue por los defectos de nacimiento de su hijo. Pero ella no se lo creía. En su primer día de regreso al trabajo, escuchó a sus compañeros de trabajo hablar sobre otra empleada de DuPont que había dado a luz a un bebé con deformidades muy similares a las de Bucky.

DuPont sabía que la exposición al C8 podría dañar la salud humana y causar defectos de nacimiento. Tanto DuPont como 3M habían estado estudiando la sustancia química desde la década de 1960. Un estudio sobre el producto químico dirigido por 3M, determinó que el producto químico podría potencialmente causar defectos de nacimiento en los ojos de los fetos de ratas.

Los estudios relacionan la sustancia química del teflón con seis enfermedades humanas

La película también presenta a Ken Wamsley, un ex empleado de DuPont que trabajó para la empresa durante 40 años. Dijo que la primera vez que escuchó que C8 era peligroso fue de un supervisor que dijo que podría lastimar a las mujeres embarazadas. DuPont envió a todas las mujeres a casa, pero insistió en que los hombres no estaban en riesgo.

Eso resultó ser una mentira descarada.

Hoy sabemos que la exposición a C8 en el agua potable está relacionada con seis enfermedades diferentes: cáncer de riñón, cáncer de testículo, colitis ulcerosa, enfermedad de la tiroides, preeclampsia y colesterol alto, según la película.

La evidencia muestra que DuPont supo durante décadas que la exposición al C8 podría causar efectos a largo plazo en la salud de los seres humanos. DuPont comenzó a realizar estudios sobre el cáncer en 1988. Los propios estudios de la compañía mostraron que la exposición al C8 mató a ratas, perros y monos, al causar cáncer testicular, enfermedad hepática y enfermedad pancreática.

El químico de teflón está en la sangre del 99 por ciento de los estadounidenses

DuPont no solo continuó fabricando teflón, sino que también continuó vertiendo el producto químico en las vías fluviales.

En 2001, los residentes del valle del río Ohio que habían estado expuestos al C8 en el agua potable entablaron una demanda colectiva contra DuPont. DuPont acordó resolver la demanda, ofreciendo a los demandantes $ 343 millones.

Pero en una decisión pionera, los demandantes se negaron a aceptar pagos individuales. En cambio, decidieron establecer un Panel Científico C8 dedicado a estudiar el vínculo entre C8 en el agua potable y las enfermedades humanas.

La contaminación por C8 está tan extendida que, según este artículo de Intercept, el 99 por ciento de los estadounidenses tienen la sustancia química en la sangre. También se ha encontrado en la sangre de personas de todas partes del mundo. Las principales fuentes de exposición siguen siendo un misterio. Sin embargo, los posibles culpables son los desechos industriales y los productos de consumo que arrojan C8 con el tiempo.

Según los términos del acuerdo de $ 343 millones, seis distritos de agua podrían analizar la sangre de las personas y demandar a DuPont si el Panel Científico pudiera demostrar que la exposición al C8 causó algún daño.

DuPont dijo que confiaba en que los resultados de las pruebas demostrarían que C8 era seguro.

Con el fin de superar el desafío de reclutar suficientes voluntarios para enviar su sangre para análisis, el panel utilizó algunos de los fondos del acuerdo para ofrecer a cada voluntario $ 400.

A través del pago y un esfuerzo mediático masivo, el panel consiguió que participaran más de 70.000 personas. El proceso tomó más de siete años. En 2012, los resultados fueron: La exposición al C8 en el agua potable causó seis enfermedades humanas diferentes.

DuPont sigue fabricando teflón

Se presentaron más de 3.500 casos contra DuPont. Pronto, las victorias comenzaron a llegar.

El primer caso involucró a una mujer que dijo que la exposición al C8 le causó cáncer de riñón. El jurado declaró culpable a DuPont y le otorgó al demandante 1,6 millones de dólares.

En 2017, DuPont y Chemours, una empresa creada por DuPont, acordaron pagar 671 millones de dólares para resolver miles de demandas.

Muchas demandas siguen pendientes hasta el día de hoy.

DuPont acordó eliminar gradualmente el C8 para 2015. Pero todavía produce teflón. DuPont reemplazó el C8 con un nuevo químico llamado Gen-X, que ya está apareciendo en las vías fluviales.

Los estudios en animales realizados por DuPont encontraron tumores en ratas expuestas a Gen-X, según la película. Los tumores son similares a los observados en ratas expuestas a C8.

Queda por ver si Gen-X es tan malo, o incluso peor, que C8.

¿Querer aprender más? Haga clic aquí para encontrar lugares donde puede ver la película.

Julie Wilson es asociada de comunicaciones de la Asociación de Consumidores Orgánicos (OCA). Para mantenerse al día con las noticias y alertas de OCA, suscríbase a nuestro boletín.


Splish, splash, esa rata se está bañando

Este es más común en las grandes ciudades como Nueva York, pero puede encontrar variaciones en todas partes. Las ratas viven en las alcantarillas, dicen las historias, y es muy posible que, en algún momento, uno nade por algunas tuberías y termine en el baño de alguien. Los afortunados simplemente abrirán la tapa y encontrarán una rata pisando el agua allí. Los desafortunados estarán sentados en el inodoro cuando suceda.

Suena poco probable, eso es mucho nadar y es un largo camino para que una rata contenga la respiración, pero es total y terriblemente cierto. The Seattle Times incluso publicó un artículo de 2016 advirtiendo a los lectores qué hacer cuando una rata apareció en sus inodoros (rocíe un poco de jabón para lavar platos para romper la tensión superficial del agua, luego tírelo, regresará por donde vino). Y sucede mucho más de lo que nadie pensaría. El Departamento de Salud Pública del Condado de King responde entre 50 y 80 casos de ratas en el baño cada año.

Los expertos dicen que las ratas están tratando de entrar a la cocina o al desagüe donde huelen la comida, pero dado que el baño es el acceso más fácil a una casa, generalmente es ahí donde aparecen. Los funcionarios de salud dicen que lo mejor es limpiar los desagües con regularidad, pero también agregan que las ratas pueden aparecer en un inodoro en cualquier lugar, en cualquier momento y durante cualquier temporada.


Los colonos de Jamestown recurrieron al canibalismo

Un descubrimiento espantoso en un depósito de basura en Jamestown apunta al canibalismo.

Los arqueólogos han descubierto la primera evidencia física de canibalismo por colonos ingleses desesperados impulsados ​​por el hambre durante la época de hambre de 1609-1610 en Jamestown, Virginia (mapa), el primer asentamiento inglés permanente en el Nuevo Mundo.

El anuncio fue realizado por un equipo de investigadores del Museo Smithsonian de Historia Natural, el histórico Jamestowne y la Fundación Colonial Williamsburg en una conferencia de prensa el 1 de mayo en Washington, D.C.

Hay cinco relatos históricos escritos por o sobre los colonos de Jamestown que hacen referencia al canibalismo, pero esta es la primera vez que se prueba, dijo William Kelso, director de arqueología de Historic Jamestowne.

"Este es un hallazgo muy raro", dijo James Horn, vicepresidente de investigación de la Fundación Colonial Williamsburg. "Es la única evidencia artificial del canibalismo por parte de los europeos en cualquier colonia europea (española, francesa, inglesa u holandesa) durante todo el período colonial desde aproximadamente 1500 a 1800".

El año pasado, los arqueólogos de Jamestown desenterraron porciones del cráneo y la tibia descuartizados de una niña de 14 años de Inglaterra, apodada "Jane" por los investigadores. Encontraron los restos a unos 0,8 metros (2,5 pies) de profundidad en un depósito de basura del siglo XVII en el sótano de un edificio construido en 1608 dentro del sitio de James Fort.

Kelso luego le pidió a Doug Owsley, jefe de antropología física del Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian, que examinara los restos y determinara si la mataron o la canibalizaron.

Kelso dijo que no había creído en relatos históricos anteriores sobre el canibalismo. Pensó que tenían motivaciones políticas, con la intención de desacreditar a la Compañía de Virginia, los accionistas que aprovisionaron y financiaron el acuerdo.

"Ahora, sé que los relatos son ciertos", dijo.

Desde que comenzó la excavación de James Fort en 1994, el descubrimiento es solo superado por el descubrimiento del fuerte, agregó.

Los hallazgos responden a una pregunta de larga data entre los historiadores sobre la ocurrencia del canibalismo en el asentamiento durante el invierno de 1609, cuando aproximadamente el 80 por ciento de los colonos murieron. (Lea sobre la historia real de Jamestown en la revista National Geographic).

Owsley describió múltiples cortes y marcas en el cráneo de la niña que fueron hechas por uno o más asaltantes después de su muerte. “Estaban claramente interesados ​​en la carne de las mejillas, los músculos de la cara, la lengua y el cerebro”, dijo. No le quitaron el pelo a Jane.

Uno de los antropólogos forenses más importantes del mundo, Owsley ha analizado numerosos restos óseos de personas prehistóricas que fueron víctimas del canibalismo. Sus huesos eran similares a los de Jane en que tenían marcas de cortes y estaban astillados y fragmentados, dijo.

Cuatro marcas de cortes muy poco espaciadas en su frente indicaron un intento fallido de abrir su cráneo, dijo Owsley. La proximidad de los golpes infructuosos indica que ella ya estaba muerta, o habrían sido más fortuitos, explicó.

Luego, la parte posterior de su cráneo se abrió con una serie de cortes con un hacha liviana o un cuchillo, dijo.

Las cuchillas y los cuchillos excavados en el sitio de Jamestown se compararon con los golpes, y Owsley dijo que cree que se utilizó una cuchilla.

También hubo numerosos cortes, marcas de sierra y hendiduras a lo largo de su mandíbula inferior hechos con la punta de un cuchillo para llegar a la carne y quitar el tejido de la garganta y la lengua, dijo.

Owsley dijo que el corte no fue realizado por un carnicero experimentado, excepto posiblemente las chuletas en la espinilla. “Hay una vacilación, prueba y vacilación en las marcas que no se ve en la carnicería de animales”, dijo.

"La desesperación y las abrumadoras circunstancias que enfrentaron los colonos de James Fort durante el invierno de 1609-1610 se reflejan en el tratamiento post mórtem del cuerpo de esta niña", agregó Owsley.

Aunque solo una parte del cráneo todavía está intacta, los investigadores pudieron producir una reconstrucción facial de Jane mediante la creación digital de un cráneo en 3-D.

Kelso, del histórico Jamestowne, dijo que la instalación de Jamestown fue "una empresa muy oscura". Esta evidencia de canibalismo "casi te pone en el tiempo", agregó. (Aprenda sobre las duras realidades de la vida en Jamestown).

Dado que solo se ha recuperado el diez por ciento del esqueleto de Jane, los investigadores no han podido contar mucho sobre su historia, pero al examinar su espinilla saben que tenía 14 años.

Según los estudios de isótopos de su tercer molar, el alto contenido de nitrógeno significaba que Jane podría haber sido de una familia de alto estatus o haber sido su sirvienta.

Los niveles elevados de nitrógeno indican que ingirió mucha proteína, que era escasa y cara, dijo Kari Bruwlheide, antropóloga física del Smithsonian que trabaja con Owsley.

Los investigadores también saben que probablemente era de la costa sur de Inglaterra, según una comparación de isótopos de oxígeno en su diente e isótopos de oxígeno encontrados en muestras de agua subterránea del área. El agua que consumió mientras se formaban sus dientes permanentes durante la infancia ayuda a determinar dónde nació.

Un estudio de los isótopos de carbono en sus huesos indicó que estaba consumiendo una dieta mayoritariamente europea, lo que significa que Jane no había estado en Jamestown mucho antes de su muerte, dijo Bruwelheide.

Según Horn, de la Colonial Williamsburg Foundation, Jane probablemente llegó a Jamestown en agosto de 1609 en uno de los seis barcos de Inglaterra que llegaron al fuerte después de sobrevivir a un huracán durante su travesía.

Las tiendas de alimentos de los recién llegados se echaron a perder o se agotaron (la mayoría de sus provisiones se perdieron cuando el buque insignia Sea Venture naufragó durante la tormenta) y muchos de ellos estaban en mal estado de salud, dijo.

Los colonos de Jamestown ya estaban hambrientos cuando llegaron los 300 nuevos colonos, que habían sufrido enfermedades y escasez de alimentos.

La creciente demanda de alimentos de las tribus indígenas cercanas, junto con las severas condiciones de sequía, hizo que las relaciones con los indígenas Powhatan, una poderosa jefatura que se extendía por gran parte de la región costera de Virginia, se deterioraran.

El líder de la colonia, el capitán John Smith, que había resultado herido en una explosión, partió con la flota en su viaje de regreso a Inglaterra, dejando a Jamestown sin timón.

En noviembre, los Powhatans lanzaron una guerra contra los ingleses, sitiaron Jamestown y aislaron a los colonos de la ayuda exterior. "Las condiciones se volvieron cada vez más desesperadas", dijo Horn.

Al principio, los colonos se comieron sus caballos, luego sus perros y gatos. Los residentes de Jamestown también comieron ratas, ratones y serpientes, según un relato de primera mano de George Percy, quien se convirtió en el líder temporal de la colonia después de que John Smith se fue.

Percy escribe que algunos colonos se comieron sus botas, zapatos y cualquier otro cuero que pudieran encontrar. Otros abandonaron el fuerte para buscar raíces en el bosque, pero fueron asesinados por guerreros Powhatan.

A medida que el asedio continuaba en el invierno, Percy escribió en un relato de un testigo ocular: "Y ahora la hambruna comienza a verse espantosa y pálida en todos los rostros que no se escatimó nada para mantener la vida y hacer esas cosas que parecen increíbles, como desenterrar un cadáver muerto". de los sepulcros para comérselos, y algunos lamieron la sangre que había caído de sus compañeros débiles ".

Según varios colonos, un hombre mató a su esposa embarazada y la cortó en pedazos, que luego sacó y comió como alimento. Fue ejecutado por asesinato.

"Sólo en las circunstancias más desesperadas los ingleses habrían recurrido al canibalismo", dijo Horn. Creyó las cuentas porque dijo que no había ninguna razón para que Percy escribiera falsamente sobre algo que se reflejaría mal en su liderazgo.

Para la primavera de 1610, solo unas 60 personas que vivían en el fuerte habían sobrevivido, según los cálculos de Kelso. Se desconoce cuántos de los muertos fueron canibalizados, pero Jane no fue un caso aislado, según relatos históricos.

La colonia se salvó esa primavera con la llegada de colonos que habían naufragado con el Sea Venture en Bermuda (se habían construido un nuevo barco) que trajeron los suministros que tanto necesitaban. Poco después, fueron seguidos por Lord de la Warr, el primer gobernador de Jamestown, que trajo suministros adicionales, por valor de un año, e incluso más colonos.

A su llegada, De la Warr ordenó una limpieza del fuerte. La basura, incluidos los restos de Jane, se depositaron en sótanos y fosas en todo el asentamiento.

Jamestown aguantó y los colonos siguieron llegando. "Mantuvieron su punto de apoyo e impidieron que los españoles se apoderaran de toda América del Norte", dijo Horn.

"Este descubrimiento subraya los increíbles desafíos que enfrentó cada colono al establecer asentamientos europeos en el Nuevo Mundo. Hubo puntajes que nunca duraron más de 6 a 12 meses".

Una exposición pública sobre el descubrimiento y la investigación de los restos de Jane, junto con la evidencia del canibalismo, su reconstrucción facial y las circunstancias que llevaron al Starving Time se abrirá en el Archaearium en Historic Jamestowne, en la isla de Jamestown, el 3 de mayo.


10 respuestas 10

Tiempo de problemas X-Y, creo. ¿Cómo sabes que es una rata?

Tu comentario sobre la pregunta dice que parecía "masticado y no cortado con herramientaEsto es precisamente lo que parece el desgaste, y esto lo respalda usted diciendo que está sucediendo en el mismo lugar cada vez, y que siempre es la misma tubería y nunca otra cosa. La falta de ratas muertas en las trampas hace que esto sea virtualmente cierto.

Lo más probable es que algo esté rozando la línea de combustible. No todo el tiempo, pero lo suficiente como para causar daño con el tiempo. Compruebe si hay algo que pueda traquetear en la dirección de la línea de combustible. Pull on every wire, cable, pipe and mounting to see what could potentially reach the fuel line.

As an alternative, this could be due to how the fuel line is run. If the fuel line has to run round a tight bend, and especially if a fixed (metal) pipe points in one direction and the flexible pipe then has to do a sharp right-angle turn to the next place, this is setting up for the pipe to fatigue on the bend. Usually manufacturers design this out, but it's still possible if you get a sloppy Friday-afternoon-production specimen. I wouldn't expect this to happen as quickly as you describe, but it's definitely worth considering, especially if the point of damage is within an inch or so of a pipe mounting.

You could cover the pipe with some protective braiding like this -

Here in Arizona where wood rats (a.k.a. pack rats) are a major pest, a common solution is to put lights under the vehicle and/or inside the engine compartment. You can put a cheap shop light on an extension cord and stick it under the car when it's parked. The rats no longer feel safe in the brightly lit space.

I joined this community just to answer this question.

While there are already some good answers here, one proven solution that is highly effective is to mix crushed hot pepper with paint. Apply it to the hose, cable, etc. and let it dry.

Next time that the rodent gnaws on the painted fuel line hose, the little varmint gets an unforgettable hot mouth and never comes back!

The cayenne/paint mixture that I read about dried with a textured look. The pepper was both sufficiently concentrated and just coarse enough that the paint sealed in and protected the pepper granules.

This method also works on wiring harnesses, other tubing, coaxial cables, etc. What attracts rodents is the fairly recent plant-based composition of hoses, wires, and other plastic- and rubber-like materials. I don't know the details, but at some point in recent history, Federal law mandated the use of soybeans as an ingredient [citation needed].

I also joined this community just to respond. In my part of the world we have this a lot. Fuel lines and other similar tubes and cables are often damaged. It is because martens are attracted to the smell of certain types of tubing, because fishmeal is added to these plastics and rubbers.

You can try things like parking on chicken wire and hanging toilet blocks in the engine bay, and anti marten ultrasound generators.

I heard that peppermint spray mixed 50/50 with water will make them stay away and should last about 6 months. Many people use this to keep mice out of engine compartments.

We've faced this problem a lot of times. It's one of my previous questions here.
When we took the car for servicing, the mechanics covered the wires and tubes with a thin and very light-weight tube that looked like this.

This kind of protection should actually be implemented as a built-in feature for vehicles. I don't understand why they don't do it.

Even my bike is parked in the same place, and the rats usually never touch the rubber tubes. But during the past 6 years, they chewed off the tube from my bike twice, and the only correlation I could make was that that was the time we had placed rat poison in the area, and I think it chews off the rubber to give it's stomach some relief (like how lions eat grass). I did consider the possibility of it needing rubber to line it's nest, but if that was the case, the incidents would've happened far more often. Don't say they were taking revenge for the death of their fellow-rats :-).

Best way to get rid of them is to use a multi-catch live trap like this one: https://youtu.be/a82q_zWW4T4

Make sure the bait has such a strong smell that they'd go toward the trap before even thinking of going toward your vehicle. If it's a much larger rat, you'd need one of the more powerful traps that snap shut onto their necks, killing them immediately.

I am surprised that you are OK to live with rats as they are pretty good at destroying things and spreading diseases. I would give the rats something else to eat, like rat poison bite. I am doing it and I don't have rats nor mice anywhere around my home. You can use traps, there will be fewer rats but still some.

The stainless steel braid is most likely an effective solution, but it is kind of expensive. For similar protection of underhood wires and rubber lines leading from the propane tank to a grill, I've used other metal tubes. In one case, I had a square-cross-section aluminum leg from a broken clothes rack. I split it the long way with a dremel tool, opened it up, put it around the hose, and then pressed it back together. No more squirrels eating the propane lines. You can buy, or preferably find, various sorts of electrical conduit for cheaper than the stainless steel braid. One might worry about dissimilar metals, but you may have small diameter copper pipe lying around. Even a pvc water line might be good enough it is much thicker and harder than rubber fuel lines. If you fuel line is strongly curved, the braid will work nicely, but you can also just cut smaller sections of metal pipe or tube and string them together.

We've also found some of the sprays to be effective for chipmunks and squirrels chewing on automotive wires.

Our worst case was an old Chrysler minivan that had a low-hanging wire that simply signaled the computer than the transmission was active. If the wire was cut, the car wouldn't run. Squirrels loved chewing that wire.

I would combine several answers to one.

As Graham already suggested, it is suspicious that rodents damage only one exact spot on the whole pipeline. So identify the cause thoroughly.

HandyHowie also suggested good solution to anticipate the pipe wear no matter what causes it.

The pipe may actually seem tasty for rodents so changing the material may be solution as well.


¡Gracias!

The virulence of that hatred can be surprising in light of the fact that many African Americans had migrated North, to cities like Chicago, to flee the South. From the perspective of civil rights activists, Ralph argues, “You can argue it was easier to identify the visible problems and laws that were disenfranchising people in the South. In the North, it was more muddied, more difficult to find a single thread you can pull out.”

King expressed that idea when he looked at the hostility from the perspective of whites. “As long as the struggle was down in Alabama and Mississippi, they could look afar and think about it and say how terrible people are,” he wrote later in his autobiography. “When they discovered brotherhood had to be a reality in Chicago and that brotherhood extended to next door, then those latent hostilities came out.”

These fair housing demonstrations gradually started to take place in other nearby cities, such as Louisville and Milwaukee. The Chicago activists even got street gang members to serve as marshals at the 1966 open housing marches in an effort to redirect their energies. Among the campaign’s other accomplishments were efforts to organize tenant unions, so residents could stand up to landlords about things like peeling lead-based paint on their walls, and the launch of Jesse Jackson’s career, as he helped run the Windy City’s chapter of a campaign to combat discriminatory hiring practices.

President Lyndon B. Johnson signed the Fair Housing Act into law on April 11, 1968, one week after King’s death. Yet some experts see the Chicago campaign’s effectiveness as mixed, because the problems that the activists tried to combat there have not gone away.

“Did that legislation equalize opportunities? No, but it was an important step, and fair housing groups that had been working before then now had congressional backing,” as Ralph puts it. “Did it end the slums? No, so [the movement] was not successful that regard. But there were substantial strides taken forward.” Peter Ling, a Martin Luther King biographer, has called the Chicago campaign the civil rights leader’s “most relevant campaign” for today’s world.

As Claybourne Carson, editor of the King Papers, put it in his foreword to The Chicago Freedom Movement, the fact that these problems still exist are not King’s fault. “It is also,” he wrote, “the failure of those of us who have outlived him.”


For many European powers, colonies were considered essential to supply natural resources and other essential goods. Moreover, the colonizers thought it was the mission of the ‘advanced’ European nations to civilize the backward people.

For increasing cultivation, the French began to build canals to irrigate the land in the Mekong delta. This helped in increasing rice production. The area under rice cultivation went up from 274,000 hectares in 1873 to 1.1 million hectares in 1900 and 2.2 million in 1930. Vietnam exported two-thirds of its rice production and by 1931 had become the third largest exporter of rice in the world.

After that, the French began to work on infrastructure projects. This was necessary for transportation of goods for trade and also for moving military garrisons in the entire region. Construction of a trans-Indo-China rail network began in this period and the final link with Yunnan in China was completed by 1910. The second line was built to link Vietnam to Siam (early name of Thailand).

Should Colonies be Developed: Paul Bernard was an eminent French thinker. He believed in developing infrastructure in Vietnam so that people could become more prosperous. A prosperous public would mean a better market for the French business. He also advocated for land reforms so that farm output could be improved.

The colonial economy in Vietnam was mainly based on rice cultivation and rubber plantation. Rail and port facilities were set up to service this sector. Little effort was made by the French to industrialise the economy.

The Dilemma of Colonial Education: The French wanted to civilize the Vietnamese by imposing the ‘modern’ European culture on them. They also wanted to educate the local people so that a large workforce could be created for clerical jobs. They did not want to impart a better education as they were afraid that more education could lead to awakening among the local people which could prove dangerous for the colonial rulers. So, full access to French education was denied to the Vietnamese.

Talking Modern: The elites in Vietnam were highly influenced by the Chinese culture. It was important for the French to counter this influence. They systematically tried to dismantle the traditional education system and established French schools for the Vietnamese. But replacing the Chinese language (which was used by the elites) was very difficult.

Some French policymakers wanted the use of French as the medium of instruction. They wanted to build an Asiatic France which could be solidly tied to the European France.

Some other policymakers wanted Vietnamese to be taught in lower classes and French in the higher classes. There was a provision to award French citizenship to those who learnt French and acquired the French culture.

There was a deliberate policy of failing the students in the final year of French classes. This was done to prevent the local from qualifying for the better-paid jobs. The school textbooks glorified the French and justified colonial rule. The Vietnamese were shown as primitive and backward who were only capable of manual labour.

Looking Modern: Looking modern as per the French meant aping the western culture. Short haircut was encouraged, while Vietnamese traditionally kept long hair.


Hexham pub customer caused panic when he pulled out gun he bought to shoot rats

A pub customer caused panic when he drunkenly pulled out a gun he had bought to shoot rats.

Stonemason Martin McQuade had purchased the pistol-like BB gun in Newcastle city centre before drinking to excess.

Newcastle Crown Court heard he then produced the weapon at the Station Hotel in, Hexham, Northumberland, in front of shocked customers and staff.

The court heard the 57-year-old has "limited recollection" of what he did due to the amount he had to drink.

Prosecutor Kevin Wardlaw said McQuade had bought the weapon legally on June 12 2018, "to shoot vermin on his own private land" and was then in the Hexham bar in the late afternoon that day.

Mr Wardlaw said: "The defendant came in and ordered a pint of San Miguel and complained it wasn&apost given in the glass he wanted. It was given in a San Miguel glass and he wanted an ordinary pint glass so it was changed and given back to him.

"For a short period there was a short conversation but nothing was said or done that would give any indication of what was going to happen.

"The defendant, who had been carrying a white carrier bag, put his hand into the bag and pulled out a gun.

"He held it at chest height and appeared to pull the trigger back, though no noise was heard."

Lee mas
Artículos relacionados
Lee mas
Artículos relacionados

The court heard McQuade left the bar after being told to put the weapon away.

Mr Wardlaw said the people in the bar were "shocked" by the incident and the worker who served him was in "such a panic".

McQuade was tracked down through CCTV and police found the BB gun at his home.

He was due to appear in court last June but failed to appear at the hearing.

A warrant was issued for his arrest and he was brought before Wimbledon Magistrates&apos Court in February.

McQaude, of Trinity Road, London, pleaded guilty to possession of an imitation firearm with intent to cause fear of violence after his case was transferred to Newcastle.

Judge Edward Bindloss sentenced McQuade to 13 months behind bars and said the witnesses were in "fear and shock".

The judge said: "There seems to be no reason for it at all. There was no argument, no build up, he walked away of his own volition.

"The three people present had no idea if it was working or loaded or would have discharged."

Andrew Walker, defending, said McQuade has previous convictions but has stayed out of trouble for years and never been to prison before.

Mr Walker added: "He is at a complete loss to try and explain why he did what he did.

"He accepts alcohol consumption is not an explanation but it was part of the reason why he acted in a way he would not normally act."

Mr Walker said McQuade has worked as a bricklayer and stonemason for most of his adult life and has had tragedy in his family background.


Ver el vídeo: Esto les Causa Terror a Los RATONES Hasta el Punto en Que se Van de la Casa y No piensan regresar (Octubre 2021).