Noticias

James Brindley

James Brindley

James Brindley, el mayor de siete hijos de James Brindley y su esposa, Susannah Bradbury Brindley, nació en Tunstead en 1716. Samuel Smiles afirma que su madre fue una figura importante en sus primeros años de vida: "El padre de Brindley ... descuidó a sus hijos , no sólo dándoles un mal ejemplo, sino permitiéndoles crecer sin educación. Afortunadamente, la madre de Brindley suplió en gran medida los defectos del padre, hizo lo que pudo para enseñarles lo que sabía, aunque no mucho; pero quizás más importante aún, los alentó en la formación de buenos hábitos por medio de su propia industria ". (1)

En diciembre de 1727, su padre heredó una granja cerca de Leek en Staffordshire. Brindley hizo un trabajo local, pero mostró interés en el trabajo mecánico, y a la edad de diecisiete años comenzó un aprendizaje de siete años con Abraham Bennett, un molinero y carretero en Sutton, cerca de Macclesfield. "Al principio Bennett lo consideraba un chapucero, pero se convertiría en la mano derecha de Bennett después de su trabajo en una fábrica de seda en Macclesfield y en una fábrica de papel en Wildboarclough, donde salvó la reputación profesional de la empresa". (2)

Brindley permaneció con Bennett después de que terminó su aprendizaje, dirigiendo el negocio hasta la muerte de su empleador en 1742. Luego se estableció como molinero en su ciudad natal. A pesar de su falta de educación, Brindley desarrolló una reputación por su conocimiento de los molinos y el agua y su interés en la ingeniería, y los terratenientes locales a menudo le pedían consejo sobre mejoras en la maquinaria. (3)

Esto tuvo éxito y en 1750 estableció un segundo taller en Burslem, en una propiedad alquilada a la familia Josiah Wedgwood. Durante los siguientes diez años trabajó en varios molinos de agua y viento. Brindley se interesó por la energía del vapor e instaló varios motores atmosféricos. Su proyecto más ambicioso fue el esquema de drenaje que instaló en la mina Wet Earth en Clifton, cerca de Manchester. Brindley tomó agua del río Irwell a través de un túnel subterráneo de más de 800 yardas de largo que corría debajo del río para impulsar una rueda que se sobrepasaba, que bombeaba la mina. Este éxito enfatizó las habilidades de ingeniería de Brindley y su comprensión de los problemas hidráulicos. (4)

Se afirma que no fue bien recompensado por este trabajo: "Brindley nunca parece, durante la primera parte de su carrera, haber ganado más de aproximadamente un tercio del salario de los mecánicos expertos en nuestro tiempo (1864); y De las sumas insignificantes que cobraba por los gastos, está claro que estaba satisfecho de vivir a la moda de un trabajador ordinario. Lo que los ingenieros modernos recibirán diez guineas al día por hacer, él, con su fuerte mente original, estaba bastante contento con hacer por dos chelines ". (5)

A principios de 1758, se contrató a Brindley para que inspeccionara un canal que uniera Liverpool y Mersey con las alfarerías y el Trent. Aunque la construcción no comenzó durante más de ocho años, este estudio llamó la atención de Francis Egerton, el duque de Bridgewater, que era dueño de una gran mina de carbón en Worsley. El principal mercado de su carbón era la ciudad de rápido crecimiento de Manchester. Las carreteras entre Worsley y Manchester eran tan malas que Bridgewater tuvo que utilizar caballos de carga en lugar de carros. Como cada caballo solo podía transportar 3 quintales (cwt) de carbón a la vez, esta era una forma de transporte muy cara. (6)

En 1759, John Gilbert, uno de los trabajadores de Bridgewater, sugirió que una solución a este problema sería cortar un canal entre Worsley Colliery y Manchester. Gilbert señaló que un caballo podía arrastrar más de 400 quilates de carbón a la vez cuando se transportaba en una barcaza. A Bridgewater le gustó la idea y, después de obtener el permiso del Parlamento, dio instrucciones para la construcción del Canal de Bridgewater. (7)

Como Gavin Weightman, el autor de Los revolucionarios industriales (2007), ha señalado: "Como no había una tradición de construcción de canales antes de la década de 1750, los ingenieros que asumieron la tarea tuvieron que aprender nuevas habilidades de ingeniería: inspeccionar el terreno, determinar el mejor curso para el agua y planificar donde podrían necesitarse esclusas y túneles. En el siglo XVIII, los expertos en el uso de maquinaria a gran escala eran en su mayoría constructores de molinos; eran ellos los que sabían sobre engranajes y engranajes y sobre el aprovechamiento de la energía hidráulica ". (8)

Brindley era la persona obvia para contratar para el proyecto. No solo era un constructor de molinos, sino alguien que tenía algún conocimiento de canales. Brindley tuvo que obtener el permiso del Parlamento para construir el canal. Durante una sesión con los políticos, sacó un bloque de queso Cheshire y esculpió un modelo de cómo funcionaría su vía fluvial. "No está claro si lo cortó en pedazos y lo puso en agua para ilustrar cómo funcionaban los abrevaderos a prueba de agua o si talló arcos para mostrar cómo podría funcionar un acueducto". (9)

Brindley tardó dieciocho meses en construir el canal de diez millas. Para mantenerlo nivelado, tuvo que pasar a través de túneles, a lo largo de terraplenes recién levantados y a lo largo de acueductos como el tramo de doscientos metros del puente Barton sobre el río Irwell. (10) Su arco era de mampostería y llevaba una capa de barro encharcado, de cuatro pies de espesor, para regar el lecho del canal. Fue descrito como "una de las maravillas de la época". (11)

Según los libros de registro, a Brindley le pagaron 2 chelines y 6 peniques. un día por su trabajo, pero al final del proyecto se elevó a 3 chelines y 6 peniques. un día. (12) Un observador comentó que Brindley era "un hombre de aspecto tan sencillo como uno de los groseros del Peake, o uno de sus propios carreteros, pero cuando habla, todos los oídos escuchan, y todas las mentes se llenan de asombro, ante la cosas que él declara practicables ". (13)

En Worsley Colliery, Brindley construyó una red de vías fluviales subterráneas. El carbón ahora podría cargarse en barcazas en el frente del carbón y transportarse directamente a Manchester. Con este nuevo canal, Bridgewater pudo reducir el costo de su carbón de 7d. a 4d. por cwt. Cuando se completó, se convirtió en el primer canal industrial de Gran Bretaña. (14)

Bridgewater ahora extendió su canal al Mersey. Esto proporcionó a los fabricantes de Manchester una forma alternativa de transportar sus mercancías al puerto de Liverpool. Como esto redujo los costos de transporte de mercancías entre estas dos ciudades de 12 chelines a 6 chelines la tonelada (20 cwt), Bridgewater tuvo pocas dificultades para persuadir a la gente para que usara su canal. Fue una "señal poderosa sobre la rentabilidad y viabilidad de los canales". (15)

Samuel Smiles ha argumentado que, junto con James Watt, Bridgewater "contribuyó a sentar las bases de la prosperidad de Manchester y Liverpool ... el corte del canal de Worsley a Manchester le dio a esa ciudad el beneficio inmediato de un suministro abundante y barato de carbón". y cuando la máquina de vapor de Watt se convirtió en la gran potencia de las manufacturas, ese suministro se volvió absolutamente esencial para su existencia como ciudad industrial ". (dieciséis)

El éxito financiero del Bridgewater Canal animó a otros empresarios a unirse para construir canales. Josiah Wedgwood, de Burslem, en Staffordshire, había estado transportando su cerámica en caballos de carga. El mal estado de las carreteras supuso un gran número de roturas. En 1766 Wedgwood y algunos de sus amigos de negocios decidieron contratar a James Brindley para construir el canal Trent & Mersey. (17)

Al año siguiente, Wedgwood le escribió a su amigo y socio comercial, Thomas Bentley: "Me temo que hará demasiado y nos dejará antes de que se ejecuten sus vastos planes; lo acosan tan incesantemente por todos lados, que no tiene descanso, ya sea para su mente o para su cuerpo, y no se convencerá de que cuide adecuadamente su salud. Creo que el señor Brindley, el gran Brindley, el afortunado, que consigue dinero, es un objeto de lástima ... pocos miles, pero ¿qué da a cambio? Su salud, y temo también su vida, a menos que se vuelva más sabio y siga los consejos de sus amigos antes de que sea demasiado tarde ". (18)

El canal comenzaba a unas pocas millas del río Mersey, cerca de Runcorn y terminaba en un cruce con el río Trent en Derbyshire. Tiene poco más de noventa millas de largo con más de 70 esclusas y cinco túneles. Aunque la construcción del canal costó 130.000 libras esterlinas, redujo el precio de transporte de los productos de Wedgwood de 210 libras esterlinas a 13 chelines 4 peniques la tonelada. En ese momento se describió como "la mayor obra de ingeniería civil construida en Gran Bretaña". (19)

Joel Mokyr, autor de La economía ilustrada: Gran Bretaña y la revolución industrial (2009) ha señalado: "El proyecto más ambicioso y costoso de los años de la Revolución Industrial fue la construcción de canales. En muchos aspectos, las vías fluviales internas eran proyectos poco glamorosos. La tecnología involucrada era, en su mayor parte, antigua y poco espectacular. . Los canales se diseñaron principalmente para cargas voluminosas y de movimiento lento y satisfacían principalmente las necesidades de transporte local, el recorrido promedio estimado en 26 millas o menos. Al igual que las autopistas de peaje, requerían aprobación parlamentaria. También eran costosos de construir y mantener, con un gran gran cantidad de ingenio ingenieril invertido en la construcción de acueductos, terraplenes, puentes, esclusas y túneles ". (20)

James Brindley era ahora un "héroe nacional, un modelo de cómo el genio práctico podía triunfar sobre la baja natalidad y la casi alfabetización". (21) Brindley fue contratado como ingeniero principal en el canal de Coventry, el canal de Oxford y el canal de Staffordshire y Worcestershire. Brindley fue el ingeniero principal en más de diez canales en total, incluido el Canal de Birmingham, el Canal de Droitwich, el Canal de Chesterfield y el Canal de Huddersfield Broad. Varias otras empresas del canal, incluidas Leeds y Liverpool, contrataron a Brindley como ingeniero consultor para obtener asesoramiento sobre un problema específico o para verificar las sugerencias de otros ingenieros. (22)

Josiah Wedgwood invitó a Brindley a unirse a la Sociedad Lunar que solía reunirse en Birmingham. El grupo tomó este nombre porque solían reunirse para cenar y conversar en la noche de luna llena. Otros miembros incluyeron a Matthew Boulton, Joseph Priestley, Thomas Day, John Wilkinson, Erasmus Darwin, William Small, John Whitehurst, John Robison, Joseph Black, William Withering, John Wilkinson, Richard Lovell Edgeworth y Joseph Wright. Este grupo de científicos, escritores e industriales discutió sobre filosofía, ingeniería y química. (23)

James Brindley padecía diabetes y su incesante trabajo tuvo un impacto en su salud. En el verano de 1772 se vio obligado a acostarse. Josiah Wedgwood y Erasmus Darwin lo visitaban a diario. En medio de la noche pide un vaso de agua, lo bebe y dice: "Ya es suficiente, no necesitaré más". Volvió a dormirse y nueve horas después murió sin volver a despertar. Tenía cincuenta y seis años. (24)

Brindley dejó £ 7,000 en su testamento. Sin embargo, Francis Egerton, el duque de Bridgewater, todavía le debía dinero por el trabajo que había realizado en los canales que encargó. Su viuda, Anne Brindley, se puso en contacto con Bridgewater y le pidió el dinero. Él se negó a responder: "Estoy mucho más angustiado por el dinero que tú". (25)

El padre de Brindley ... Afortunadamente, la madre de Brindley suplió en gran medida los defectos del padre; hizo lo que pudo para enseñarles lo que sabía, aunque no fue mucho; pero quizás lo que es más importante aún, los alentó en la formación de buenos hábitos por medio de su propia y constante laboriosidad.

El proyecto de ley fue aprobado en marzo de 1759 y comenzaron las obras. James Brindley fue contratado como ingeniero y propuso que el canal cruzara el río Irwell en un acueducto. La idea fue ridiculizada en ese momento, pero dio origen a una de las grandes maravillas de la ingeniería industrial. La ruta a Stretford se completó en 1761 y la conexión con Manchester se hizo al año siguiente, con un túnel que llevaba el carbón a Deansgate en el corazón de la

El duque inmediatamente comenzó a trabajar en tomar su canal en la otra dirección para conectarlo con el Mersey. Aunque plagada de dificultades, esta sucursal, que conectaba Manchester con Liverpool y el mar, se abrió en 1776. El canal de Bridgewater fue un éxito instantáneo, aunque el propio duque tuvo que esperar décadas para obtener un retorno de sus enormes inversiones, el precio del carbón en Manchester se redujo en dos tercios mientras la gente venía de todo el país para admirar el acueducto y los túneles. Otros industriales vieron de inmediato los beneficios de la construcción de canales y hubo una lucha para que el Parlamento aprobara las rutas, acelerada por la feroz competencia entre grupos rivales de inversores.

Josiah Wedgwood había construido un enorme negocio de alfarería en Stoke y se convirtió en el principal patrocinador de un plan para construir un canal que conectara el Mersey con el Trent, que pasaría junto a sus obras; su principal preocupación era que un proyecto rival dejara su negocio aislado. Típico de los empresarios de la época, Wedgwood sabía que necesitaba ir más allá de los límites de su negocio para crear la infraestructura necesaria.

Deshazte de esa indiferencia monótona, soñolienta y estúpida, esa negligencia l; azy, que encadena a los hombres en los caminos exactos de sus antepasados, sin indagación, sin pensamiento y sin ambición, y estás seguro de hacer el bien. ¡Qué líneas de pensamiento, qué espíritu de esfuerzo, qué masa y poder de esfuerzo han surgido en todos los caminos de la vida de las obras de hombres como Brindley, Watt, Priestley, Harrison, Arkwright, y permítanme agregar a mi compañero de viaje! Bakewell! ¿Quién me dirá que los botones en Birmingham no están mejor hechos porque las tuplas de alrededor están mejor criadas, porque las cerraduras y las compuertas están mejor construidas, y que la tela de lana no se tejerá mejor porque el algodón se hila en la hermosa invención de las fábricas? ¿En qué camino de la vida se puede encontrar a un hombre que no anime su búsqueda al ver la máquina de vapor de Watt?

Durante los últimos catorce años de su vida Brindley emergió como el hombre que dio forma a la red de canales ingleses, trabajando él mismo en un número y formando a muchos de los ingenieros que completaron la tarea de construir la red. Antes de ser contratado por el duque, Brindley había propuesto ideas para una "Gran Cruz", una serie de canales para unir los cuatro estuarios fluviales principales, Mersey, Trent, Thames y Severn. El éxito del Bridgewater Canal alentó a grupos separados de inversores a revisar e implementar la visión de Brindley, y Brindley iba a ser contratado como ingeniero principal por todos estos grupos, en el Canal de Trent y Mersey, el Canal de Coventry, el Canal de Oxford y el Canal de Staffordshire y Worcestershire.

Simulación de trabajo infantil (notas para el maestro)

El transporte por carretera y la revolución industrial (comentario de respuesta)

Richard Arkwright y el sistema de fábrica (comentario de respuesta)

Robert Owen y New Lanark (Respuesta al comentario)

James Watt y Steam Power (Respuesta al comentario)

El sistema nacional (comentario de respuesta)

Los luditas: 1775-1825 (Respuesta al comentario)

La difícil situación de los tejedores manuales (comentario de respuesta)

(1) Samuel sonríe, James Brindley y los primeros ingenieros (1864) página 129

(2) K. R. Fairclough, James Brindley: Diccionario Oxford de biografía nacional (2004-2014)

(3) Jenny Uglow, Los hombres lunares (2002) página 109

(4) K. Fairclough, James Brindley: Diccionario Oxford de biografía nacional (2004-2014)

(5) Samuel sonríe, James Brindley y los primeros ingenieros (1864) página 143

(6) K. Fairclough, Francis Egerton, duque de Bridgewater: Diccionario Oxford de biografía nacional (2004-2014)

(7) George M. Trevelyan, Historia social inglesa (1942) página 400

(8) Gavin Weightman, Los revolucionarios industriales (2007) página 42

(9) Alex Homer, noticias de la BBC (31 de julio de 2016)

(10) John Burke, Historia de Inglaterra (1974) página 223

(11) Barrie Trinder, Revolución industrial británica (2013) página 105

(12) Samuel sonríe, James Brindley y los primeros ingenieros (1864) página 225

(13) Paul Longford, Gente educada y comercial: 1727-1783 (1989) página 416

(14) Roger Osborne, Hierro, vapor y dinero: la creación de la revolución industrial (2013) página 11

(15) Joel Mokyr, La economía ilustrada: Gran Bretaña y la revolución industrial (2009) página 209

(16) Samuel sonríe, James Brindley y los primeros ingenieros (1864) página 239

(17) Jenny Uglow, Los hombres lunares (2002) página 112

(18) Josiah Wedgwood, carta a Thomas Bentley (2 de marzo de 1767)

(19) Brian Dolan, Josiah Wedgwood: emprendedor de la Ilustración (2004) página 316

(20) Joel Mokyr, La economía ilustrada: Gran Bretaña y la revolución industrial (2009) página 209

(21) Jenny Uglow, Los hombres lunares (2002) página 117

(22) K. Fairclough, James Brindley: Diccionario Oxford de biografía nacional (2004-2014)

(23) Joel Mokyr, La economía ilustrada: Gran Bretaña y la revolución industrial (2009) página 49

(24) Jenny Uglow, Los hombres lunares (2002) página 223

(25) Samuel sonríe, James Brindley y los primeros ingenieros (1864) página 227


Historia

En James Brindley , valoramos el sentido de sí mismo y la perspectiva que nos da la historia. Le damos a los niños oportunidades para investigar su aprendizaje, cuestionando los méritos y el valor de información de una variedad de fuentes.

La historia es nuestro tema principal durante el período de verano y todos nos enfocamos en un estudio de historia más amplio dentro de cada grupo de año. Durante este período, los niños frecuentemente harán más de 2 horas de Historia por semana. Trabajamos duro para enseñar a nuestros hijos los hechos de ciertos períodos de la historia y nuestro objetivo es cruzar esto con la mayor cantidad posible del otro plan de estudios. Lo más importante de todo, valoramos la importancia de participar en la recreación del asombro y la maravilla asociados con estas áreas significativas de nuestro pasado y, por supuesto, algunas figuras históricas significativas. Damos importancia a que nuestros hijos sean capaz de reconocer, comprender y explicar cómo se relacionan las cosas dentro de cada área de la historia que se estudia, en particular la historia británica, que se enseña cronológicamente en toda la escuela.

Estamos encantados de haber recibido una variedad de periódicos históricos que documentan eventos importantes en la historia mundial. Los periódicos cubren una variedad de eventos que incluyen la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial, la Coronación de la Reina Isabel, el Alunizaje y el hundimiento del Titanic. Los periódicos les darán a los niños una idea de cómo se informaron los hechos en ese momento y les permitirán leer relatos históricos de testigos oculares.
Estamos muy agradecidos con el equipo de los periódicos históricos por su amable donación. Consulte el enlace a continuación.

Término de verano 2016

Año 4H y Año 4S
Year 4H y Y4S están estudiando a los antiguos egipcios como su tema principal de historia y están muy entusiasmados con su viaje de aprendizaje durante el período de verano. A medida que avanzamos, varias fotografías y un par de videos mostrarán este aprendizaje y, en última instancia, esto culminará en una Semana de Historia de toda la escuela (semana que comienza el 13 de junio de 2016). Ambas clases están ansiosas por su Día del Antiguo Egipto esa semana en particular, donde verán con más detalle la Moda del Antiguo Egipto. Mira este espacio.


El lugar de nacimiento de James Brindley

El pilar de piedra marca el sitio de la cabaña en la que nació James Brindley en 1716. Brindley se convirtió en uno de los principales ingenieros de la década de 1700. Es particularmente recordado por liderar un "boom de canales", inspeccionando y estableciendo más de 350 millas de vías fluviales en su vida.

Retrato esbozado de James Brindley, dibujado por Francis Parsons en preparación para un grabado

Este boceto fue dibujado por Francis Parsons como dibujo preparatorio para un grabado. ¡Fue comprado para las colecciones en el Museo Buxton como parte del proyecto Heritage Lottery Finded & # 8211 Enlightenment!

Parsons también pintó a Brindley al óleo, y esta imagen está en la Galería Nacional de Retratos.

James Brindley, pintado por Francis Parsons en 1770. Ahora en la National Portrait Gallery.

James Brindley pasó sus primeros años en Tunstead y luego en Leek, Staffordshire, a las afueras del Peak District. Fue educado en casa hasta la edad de 17 años cuando fue aprendiz de un molinero en Sutton, Macclesfield. Al finalizar su aprendizaje, montó su propio negocio en Leek como carretero antes de alquilar una tienda en Burslem, Stoke-on-Trent. Alquiló el local a la familia Wedgwood, con quien se convertiría en un amigo de toda la vida.

Brindley pronto se hizo un nombre por sí mismo como un hábil carpintero e ingeniero. Esto lo llamó la atención del tercer duque de Bridgewater. El duque empleó a Brindley para estudiar la construcción de un canal para transportar carbón desde sus minas en Worsley a Manchester. El Canal de Bridgewater se abrió después de dos años en 1761.

Brindley pasó a inspeccionar y construir cientos de millas de canales, incluido un canal "Grand Trunk" que une Trent y Mersey. La "manía de los canales" provocada por el trabajo de Brindley lo convirtió en un héroe nacional y transformó la forma en que muchas mercancías viajaban por el país.


El número 720 de Look and Learn se publicó el 1 de noviembre de 1975. Cortesía de D. Hampson.

Este artículo editado sobre Manchester apareció originalmente en el número 720 de Look and Learn, publicado el 1 de noviembre de 1975.

Como sugiere su nombre, al igual que Rochester y Cirencester, Dorchester, Lancaster y Chester, la gran ciudad que conocemos hoy como Manchester, capital del norte, fue una castra romana, o lugar de paso. Se estableció donde se cruzaban varias de sus principales rutas, al Muro de Adriano en Carlisle, a York, al estuario de Dee y a Londres.

Coloca la punta de un par de brújulas en ese lugar de cruce, marcado por la catedral del siglo XV, y dibuja un círculo de cinco millas de radio, y encierras a un millón de personas. Duplique ese radio, y su círculo encierra una población de 2.500.000, la mayor concentración de seres humanos en un área, aparte de la de Londres, en cualquier lugar de Gran Bretaña. Esto es Greater Manchester.

Retrato de James Brindley (1716-1772), ingeniero británico de Francis Parsons. Wikimedia Commons, 30 de marzo de 2009 a las 11:21 UTC. Disponible en: http://en.wikipedia.org/

Sin embargo, y aquí hay un pensamiento extraño, en la Edad Media, Manchester era solo un pueblo, con un mercado, dos molinos de agua y un horno comunal. Incluso a mediados del siglo XVIII se la conocía como "la imagen misma de una pequeña ciudad jardín radiante". Tenía una escuela primaria, un río abundante en truchas y una pequeña población, la mayoría de los cuales, mujeres y hombres, trabajaban como tejedores.

Luego vino James Brindley y el canal del duque de Bridgewater. Como resultado, Manchester explotó casi literalmente. El carbón estuvo disponible en grandes cantidades y a bajo costo. Las máquinas textiles se hicieron cargo, inventadas por hombres como Arkwright y Crompton. La Revolución Industrial, con todo lo que implicó, nació aquí mismo, en el Manucium de los romanos, la otrora "pequeña ciudad jardín radiante". Nunca hubo un cambio más rápido, más completo. Se establecieron tantas fábricas textiles que una pequeña ciudad pronto se ganó el título de “Cottonopolis”.

La apertura del canal Bridgewater A.D. 1761 por Ford Madox Brown. Wikimedia Commons, 6 de abril de 2007 a las 17:45 UTC. Disponible en: http://en.wikipedia.org/

Durante dos siglos ha seguido expandiéndose. Más fábricas, cada vez más trabajadores y cada vez más industrias importantes. Las ciudades que lo rodeaban también se expandieron, hasta que sus límites tendieron a fusionarse entre sí. Bolton y Bury, Wigan, Altrincham, Oldham, Stockport y Rochdale, entre otros, fueron abrazados. Surgieron problemas, muchos de los cuales se resolvieron fácilmente. Otros con alguna dificultad. Las “ciudades en auge”, ya sea en Alaska o en Lancashire, pueden crecer demasiado rápido y causar problemas. También existe siempre el riesgo de que olviden lo que los hizo, los tesoros que corren el peligro de perder debido a su crecimiento excesivo.

Casa de paquetes, Worsley. Wikimedia Commons, 17 de septiembre de 2007 a las 15:02 UTC. Disponible en: http://en.wikipedia.org/

Afortunadamente, el Greater Manchester Council se dio cuenta del peligro antes de que fuera demasiado tarde y emprendió una importante operación de rescate a tiempo. Orgulloso de una ciudad que había comenzado como un lugar de parada en el cruce de las calzadas romanas y que, dieciocho siglos después, había sido el escenario del nacimiento de la Revolución Industrial, el ayuntamiento ha resuelto mostrarnos a todos lo que esta gran zona tiene para ofrecer. históricamente, arquitectónicamente y en muchos otros aspectos.

Era apropiado empezar en Worsley. Donde el canal de Brindley sale de las minas de carbón, en los importantes pasos para botes, frente a Packet House, el sitio ha sido restaurado a su estado original. Pero, en cierto sentido, Worsley sigue siendo una aldea, y su sociedad cívica ha elaborado un rastro histórico que permite a las personas rastrear los muchos puntos de interés, en su mayoría asociados con el propio duque de Bridgewater.

El Old Wellington Inn, Shambles Square, Manchester. Wikimedia Commons, 20 de junio de 2009 a las 18:44 UTC. Disponible en: http://en.wikipedia.org/

En el corazón de Manchester, en el límite del antiguo mercado, o "Shambles", que ahora se está convirtiendo en un distrito comercial, se encuentra el Wellington Inn de principios del siglo XIV. Con sus edificios contiguos de entramado de madera, se ha elevado cinco pies, lo que no es un logro menor en sí mismo, de modo que la casa de un comerciante de siglos de antigüedad se conserva en medio de los grandes edificios nuevos de los siglos XIX y XX.

Los senderos de la ciudad también se han preparado aquí, con folletos para decirle lo que puede ver por sí mismo si desea levantar la vista por encima del nivel de la tienda y buscar las muchas placas y otros registros de los nombres de los constructores y las fechas de construcción que dejaron los hombres. que se había enorgullecido de construir una gran ciudad. Es posible que haya pasado por delante de ellos cientos de veces sin darse cuenta de lo que se estaba perdiendo. Estos senderos se han elaborado en otras ciudades vecinas, como Wigan, por ejemplo.

La Torre de Matemáticas VUM antes de su demolición. Wikimedia Commons, 19 de enero de 2008 a las 16:38 UTC. Disponible en: http://en.wikipedia.org/

Con el rápido crecimiento de Manchester durante doscientos años, muchos de los edificios empezaron a verse sucios y en mal estado. Muchos de ellos han sido renovados o han sido reemplazados recientemente por edificios en un idioma más moderno. Pall Mall Court, en King Street, es un buen ejemplo. Otro es el recinto de educación, con sus pasarelas de nivel superior y, sobre todo, la Torre Matemática. En otra parte de la ciudad se encuentra el complejo de tribunales de magistrados, Crown Court tiene un hermoso ejemplo del uso de baldosas de cerámica blanca y vidrio de bronce contrastante.

Es un trabajo como este, ya sea en la propia ciudad de Manchester o en las ciudades que la rodean y que constituyen el Gran Manchester, lo que revela cuán conscientes son las autoridades hoy en día del gran patrimonio que es suyo y de la necesidad de preservar y mantener. y desarrollándolo también.


James Brindley: el pionero del canal que cambió Inglaterra

Cuando James Brindley buscó el respaldo del Parlamento para su plan de un acueducto sobre el río Irwell en Lancashire, aparentemente empleó un medio novedoso para llamar su atención.

Sacando un bloque de queso Cheshire, el hombre que diseñó el primer canal de Inglaterra elaboró ​​un modelo de la vía fluvial que esperaba construir.

"No está claro si lo cortó en pedazos y lo puso en agua para ilustrar cómo funcionaban los abrevaderos a prueba de agua o si talló arcos para mostrar cómo podría funcionar un acueducto", dijo Nigel Crowe, de Canal & amp River Trust.

La otra historia es que trajo un trozo de arcilla y le dio forma.

"Si es cierto o no, es un poco de ficción".

Nacido en Tunstead en las colinas de Derbyshire en 1716, Brindley se mudó cuando era niño a una granja en Leek, Staffordshire, dejada a la familia por sus parientes cuáqueros.

Su carrera inicial se centró en la construcción y reparación de molinos en el área, donde aprendió a controlar los flujos de agua.

La calidad de su trabajo lo catapultó a la fama nacional.

Una reunión con el duque de Bridgewater llevó al inicio del canal de Bridgewater, encargado en 1759, para transportar carbón desde la mina duke & # x27s en Worsley a Manchester.

En ese momento, una hazaña pionera, la vía fluvial fue reconocida como el primer canal de aguas tranquilas en Gran Bretaña.

Un canal anterior, el canal Sankey St Helen & # x27s, había utilizado un río para formar el canal y hacerlo más navegable, dijo Canal and River Trust.

La construcción del Bridgewater Canal & # x27s Barton Aqueduct, la estructura que había demostrado con queso, se convirtió en su hazaña más famosa, y se inauguró el 17 de julio de 1761.

Fue el primer acueducto navegable que se construyó en Inglaterra y una estructura que se mantendría durante otros 100 años.

Durante la década siguiente, el Parlamento respaldó la creación de una serie de nuevas vías fluviales artificiales que atravesaban los núcleos industriales de Inglaterra.

El canal Trent & amp Mersey, el canal Staffordshire & amp Worcestershire, el canal Droitwich, el canal Coventry, el canal principal de Birmingham y el canal Oxford comenzaron a desarrollarse durante este período, dijo Canal & amp River Trust.

Brindley participó en todo esto, pero estuvo muy involucrado, como ingeniero, en los desarrollos de Trent & amp Mersey y Staffordshire & amp Worcestershire.

Al descubrir la oportunidad de transportar mercancías de forma más económica y eficiente desde sus fábricas en las alfarerías de Stoke, el industrial Josiah Wedgwood se convirtió en uno de los primeros defensores de los canales y luchó duro con Brindley por su construcción.

Su trabajo voló en la cara de un & quot; caballero de eminencia & quot; se rumoreaba que era el ingeniero John Smeaton - quien denunció públicamente & quothe había oído hablar de castillos en el aire pero nunca antes había visto dónde se construiría alguno de ellos & quot, según Victoria Owens, que transcribió los cuadernos de Brindley & # x27s.

Además de revelar que deletreaba las palabras fonéticamente, los cuadernos relatan su naturaleza "concienzuda" y que era "cuidadoso con el dinero", dijo la Sra. Owens.

Cuatro de estos cuadernos que abarcan de 1755 a 1763 han sido descubiertos y forman parte de una nueva exposición sobre su vida en el Museo Nacional de Vías Navegables, Ellesmere Port en Cheshire.

La exposición Brindley 300 estará abierta hasta el 2 de octubre y se encuentra entre una serie de eventos que tienen lugar para celebrar la vida y el legado del pionero del canal.

Crowe dijo que "no hay duda" de que el duque de Bridgewater adquirió conocimientos y libros de viajes por Francia que llevaron a la concepción del primer canal británico, pero fue la contribución de Brindley la que creó su "idiosincrasia".

Fue la genialidad de sus técnicas de construcción lo que ha sellado su lugar en la historia.

Hizo estrechar los canales británicos para ahorrar agua.

El & quotBrindley lock & quot permite a los barcos descender y ascender por vías fluviales.

Y usó arcilla de charco para impermeabilizar la base de los canales.

Pero Brindley no viviría para ver gran parte de su legado; murió en su casa en septiembre de 1772, probablemente de neumonía que contrajo después de una fuerte tormenta mientras inspeccionaba una nueva rama de Trent & amp Mersey.

"No se puede exagerar la importancia de la contribución de James Brindley a la revolución industrial", dijo Crowe.

Independientemente de la idiosincrasia de sus diseños o sus métodos, el Dr. Malcolm Dick, director del Centro de Historia de West Midlands y académico de la Universidad de Birmingham, dijo que el trabajo de Brindley era & quothuge & quot y & quot pionero & quot.

“Brindley fue una figura importante, no el primer creador de canales, sino alguien cuyas habilidades se aplicaron para permitir que las élites comerciales e industriales desarrollaran nuevas rutas de transporte.

"Claramente alguien a quien debemos asociar con el desarrollo de Birmingham y West Midlands".

El historiador y diputado laborista de Stoke-on-Trent, Tristram Hunt, dijo: “Fue un gran aliado de Wedgwood. Eran buenos amigos y Wedgwood siempre estuvo preocupado por lo duro que estaba trabajando Brindley porque era un adicto al trabajo.

"Brindley's work was enormously important ensuring the Trent & Mersey Canal went through the Potteries and north Staffordshire which was vital in the development of the ceramic industry.

"It made it easier to export to Liverpool and easier to import clay and flint."

Greater Birmingham Chambers of Commerce's chief executive Paul Faulkner said: "James Brindley's vision for an effective and efficient transport system allowed industries such as manufacturing to grow significantly.

"Birmingham and the Black Country became great economic drivers when the canal network started transporting manufactured goods, raw materials and coal.

"The region remains a hotbed for manufacturing and other industries and we have James Brindley to thank."


History features and articles

Articles and blogs relating to canal history and heritage.

The history of pumping stations

Find out more about the history of canal pumping stations

Edstone Aqueduct, hidden wonder of the waterways

The Edstone Aqueduct, now 200 years old, was nearly not built. Its survival is thanks to the many enthusiasts who saved it from dereliction, and our ongoing care and maintenance.

Hincaster Tunnel on the Lancaster Canal

Our heritage advisor, Bill Froggatt, talks about the history of the Hincaster Tunnel on the Lancaster Canal.

George the master fender-maker

George has been making fenders for 40 years and is a well-known figure in the boating community. He talks to us about the art of fender-making and shows us how it’s done.

The seven wonders of the waterways

Have you visited all of the original seven wonders of the waterways? Read on to see how many you can tick off your list.

The history of Hatton Locks

Hatton’s flight of 21 locks provides an excellent example of how our canal heritage has adapted to meet the needs of a changing society.


James Brindley

These are the (hopefully tongue-in-cheek) words uttered by wheelwright Abraham Bennett to his young pupil James Brindley (1719-1772), whose work was deemed so accomplished that he not only became Bennett’s most gifted apprentice, but later went on to become the pioneer of the Canal Age. Not bad for a man raised in humble conditions in the remotest part of Staffordshire. Join us as we delve into the life and times of this shy engineer who built England’s first navigable aqueduct.

A keen pupil

As a youngster, Brindley demonstrated he was more interested in working with his hands than burying his head in a book making models of mills out of bits of wood and trying them out in tiny streams.

His mother, noticing her son’s talents, encouraged him to become an apprentice with Abraham Bennett in 1733 when Brindley was 17. It wasn’t a promising start – his main job was to fetch beer for his drunken co-workers, and his first attempt at making a cartwheel was a bit of a bodged one.

He soon improved, proving himself a fast learner by repairing machinery and even inventing new mechanisms. He was dedicated, too. One weekend he walked from Leek to Manchester (about 27 miles) to study a particular machine before walking all the way back to be at work Monday morning.

Out into the big wide world

On completing his apprenticeship, Brindley set up his own business as a millwright in Leek in 1742. Over the coming years he innovated an engine for draining coalpits and built automated watermills. So retentive was Brindley’s memory he rarely made written notes and calculations, preferring to keep it all stored in his head.

It was on meeting the Duke of Bridgwater, a colliery owner, that Brindley was commissioned for a project that would bring him fame among his peers. The Duke wanted the young engineer to help him build a canal to carry his precious coal from Worsley to the burgeoning industrial hotspots of Manchester.

Bridgwater: the first canal in England

Brindley took on the mighty task, thinking his way around problems with groundbreaking innovations such as the Barton Aqueduct, the first navigable aqueduct to be built in England and one of the seven wonders of the Canal Age. The idea was ridiculed at first, nicknamed “Brindley’s Castle in the Air”, but the talented engineer soon managed to sway the cynics when he demonstrated his idea by building a model of the aqueduct out of cheese.

After completing Bridgwater Canal, Brindley’s expertise was called upon to cut more canals, such as the Trent & Mersey Canal, Chester Canal and Birmingham Canal – establishing a network of inland waterways that would kickstart the Industrial Revolution and help make Britain the wealthiest nation in the world.

James Brindley died 27 September 1772, aged 56, leaving a widow and three children. But why, compared to the likes of Isambard Kingdom Brunel and Thomas Telford has this shy, rather plain man’s legacy almost been forgotten? “Justice has not been done to James Brindley,” says Henry Alexander Glass in his Three Lectures on Roads and Roadmakers (1864). “Of all the men who have contributed to the surprising advanced of civilisation, characteristic of the last century, Brindley stands the foremost.”

You can visit James Brindley’s grave at St James the Apostle Church, Newchapel, Staffordshire

Next year will be the 300 th anniversary of James Brindley’s birth and the Trust is working with a range of partners to commemorate the event. Keep an eye on the Waterfront website for more information.


History of 2day

We have a national network of 31,000 Community (city/town/village) websites such as www.tavistock.2day.uk 162 Armed Forces garrison sites such as www.forcesblandford.2day.uk , 35,000 Schools and Colleges and 12,500 Online Concierge Information Websites for Hotels www.kingsmanorhoteledinburgh.2day.uk .

Advertising is now our main business. To book you simply decide where you would like to advertise and how much coverage you require &ndash one specific site, sites around B31 1LD, or the whole of West Midlands or indeed nationwide.

We have to upgrade both the 2day servers due to very heavy daily traffic from all over the UK.

July 2008

We add 22,000 community sites and 35,000 School plus University Community sites - making us one of the largest community networks in the UK!

May 2008

We break the 200,000 visits a day threshold!

September 2007

2day's flood beating backups. We now backup our system onto a server in the USA.

August 2007

To cope with new traffic levels 2day commissions a second server.

July 2007

2day daily hits break the 200,000 barrier

March 2007

2day hits go over 100,000 in one day and our server is upgraded to take the new level of traffic

February 2007

Three new templates are launched. One community one and two conventional website ones.

Our hits go up to over one per second!

April 06 - Lacock repeats history!

Richard Searight - the new Fox-Talbot!
Unique window on the internet - The Microportal

A tiny village in Wiltshire, which is credited with being the birthplace of photography, is repeating history by introducing a new way of looking at the world wide web - The Microportal, or personal website!

More than 170 years ago William Henry Fox Talbot took the first photograph of a lattice window in his home at Lacock Abbey - now 2Day Microportals, headed up by Lacock-based Richard Searight, is offering communities another window, that to the World Wide Web.

The uniqueness of the system is that once users have introduced their postcode, everything they need is within three clicks of the mouse. Every day over 30,000 people use the 2Day Microportal to look something up.

The first 2Day microportal was www.lacock.2day.ws, which is now one of the most used community sites in the whole of the UK, with over 100,000 hits a year from a population of just 1,300 people.

Users can not only find contact details for everyday needs, such as the cinema, eating out, weather and local schools, but also use the site for instant access to things such as a route planner, directory inquiries and news headlines. There are also live links to train, road and airport information - all available within three clicks. People can even take their local site on holiday because it refocuses on any location in the UK.

Richard Searight says his aim is to provide every community in the UK with a personalised one-stop shop. Communities are empowered by being able to run the embedded local sections themselves and even post advertising to pay for the site!

Particularly interesting is the fact that churches have adopted the system as a means of getting themselves back into the centre of communities. 'So far we have over 200 church sites, including one in the Shetland Isles, which is receiving over 250 hits per day', says Richard.

'The vision is to create sites so complete that everyone has to make them their homepage. Once a whole community does that it starts to communicate and gel together as a social unit. The church understands this,' he said. Up until the advent of Microportals, achieving a totally comprehensive community website was completely impossible for the average local webmaster.

For further information: Richard Searight, 2Day Microportals 01822 860148 Or visit www.2day.uk

22 de febrero

Oxford English Dictionary considers listing the word Microportal in next edition


Peter G. Shilston's Blog

James Brindley (1716-1772) was a self-taught genius of civil engineering, who was responsible for the design and building of the first network of canals in England.He worked with the immensely rich young Duke of Bridgewater and the Duke's agent, John Gilbert, on a series of increasingly ambitious projects: first the Worsley canal to bring the coal from the Duke's mines into Manchester, next the Bridgewater canal to link to the river Mersey at Runcorn, and then the Trent-Mersey canal, 93 miles long. (Amongst other benefits, the Trent-Mersey canal enabled the great potter, Josiah Wedgwood, to bring in his china clay from Cornwall via Liverpool to his factory in Stoke-on-Trent, and then ship his finished products to the London salerooms via Hull) Brindley did not live to see the fulfilment of his greatest vision: a "Grand Cross" of canals, centred on Birmingham, linking together England's four principal river systems the Mersey, Trent, Severn and Thames.

Brindley's canal designs involved daring innovations, such as the Barton Bridge aqueduct (shown in the picture above) which carried the Bridgewater canal over the river Irwell, and the Harecastle Tunnel, 2880 yards long, a few miles north of Stoke-on-Trent (shown in the picture below). Contemporary commentators were well aware that nothing like this had ever been attempted before, and everyone hailed Brindley's genius. He was well paid for his work: his salary as Surveyor-General for the Trent-Mersey project was 𧶀 a year, almost ten times the income of a labourer in those days, and he was hired as a consultant for other canal plans as well.

I would like to focus on one minor incident in his life. In 1762 Brindley went down to London with John Gilbert and the Duke to give evidence at a Parliamentary hearing into the plans for building the Bridgewater canal. Brindley was almost illiterate and found it hard to explain his designs to others, but he was undaunted by the occasion. He brought troughs of clay and sand to demonstrate to their Lordships how a canal-bed could be made water-tight, and drew diagrams in chalk on the floor to explain the workings of a lock-gate. The plans were approved. While in London, he was taken to the theatre to watch the great actor David Garrick star in Shakespeare's "Richard III". Brindley had never seen a play before, and Garrick's performance as the wicked king so unsettled him that it is said he had to spend the next few days in bed before he was fit to resume work! Nowadays it is inconceivable that anyone could reach the age of 45 without ever having seen a dramatic production, and would be so much affected by one.

The picture below shows the northern entrance to the Harecastle tunnel, viewed from Kidsgrove station. Brindley's tunnel is the one on the right, but for a long time now it has been too unsafe to be entered. It was replaced by the left-hand tunnel, built by Thomas Telford between 1824 and 1827, which is still in use today. Most of Brindley's canals are still functioning.


For more on Brindley and his canals, see my later piece, "The Canal Duke"


Earls of Harrington

Thomas, Hannah and their children must have been on good terms with the 7th and 8th Earls of Harrington, as they lived in the grounds of Gawsworth New Hall (built circa 1707) and also Thomas's son Francis married the Earl’s cook, Sarah Hughes from Denbighshire, Wales. Later, in 1901 when Francis had retired, the Earls sister, Lady Phillipa Waithman allowed Francis and Sarah to live as caretakers in the medieval Gawsworth Old Hall whilst she went to be with her husband in Ireland.


Viscount Petersham, as described on the 1871 census, became 8th Earl of Harrington in 1881


GAWSWORTH OLD HALL, CHESHIRE.

Francis Brindley and his wife Sarah were caretakers of the Old Hall when Francis had retired from farming at Rough Hey.

Thomas Brindley died in Gawsworth on 24th August 1875 and was buried with his parents Francis and Susanna at All Saints', Marple.

This article was contributed by Noel Brindley:

Francis was my 4 x great grandfather and I believe that I and my two sons are his only direct ancestors. I eventually came across Francis after I'd asked my father, Charles Brindley, to tell me as much as he could about our Brindley family. My father did not know about Francis but he managed to spark an interest in me to look further at my family's history.

I first came across Francis through the IGI (International Genealogist Index) website as being the father of Thomas Brindley of Marple. This was confirmed by a Brindley genealogist, Gordon Brindley. I then found his Will on the East Cheshire council web site. Through this I discovered his profession, where he lived and the property and land he had owned in Marple. I found the website e-mapping Victorian Cheshire invaluable in confirming what I had learnt from the Will. I found out more about the company Francis Brindley & Co. from Tony Bonson, a mill expert interested in mills and waterways.

The best finds of all were on the Marple Website's Virtual Tour, where there were actually pictures of Marple Corn (mineral) Mill and Greenbank House, all once owned or occupied by Francis Brindley.


Ver el vídeo: SPIDER MAN: NO WAY HOME Opening Scene Leak - Watch before it get deleted - no way home first 2 mins (Octubre 2021).