Noticias

Hulegu y Dokuz Kathun

Hulegu y Dokuz Kathun


Hulagu Khan

Hulagu Khan, también conocido como Hülegü, Hulegu (en mongol: Hülegü Khaan, & quotGuerrero & quot; cirílico mongol: Хүлэг хаан Turco: Hülâgü Han Chagatai / Urdu: ہلاکو Hulaku Persa / Árabe: هولاكو خ 1265 Chino: 旭烈兀 12 de febrero de 65. ), fue un gobernante mongol que conquistó gran parte del suroeste de Asia. Hijo de Tolui y la princesa Kerait Sorghaghtani Beki, era nieto de Genghis Khan y hermano de Arik Boke, Möngke Khan y Kublai Khan. El ejército de Hulagu expandió en gran medida la parte suroeste del Imperio mongol, fundando el Ilkhanate de Persia, un precursor de la eventual dinastía Safavid, y luego el estado moderno de Irán. Bajo el liderazgo de Hulagu, los mongoles destruyeron el mayor centro del poder islámico, Bagdad, y también debilitaron Damasco, provocando un cambio de influencia islámica a los mamelucos en El Cairo. Durante el reinado de Hulagu, los historiadores comenzaron a escribir en persa en lugar de árabe.


Hulagu Khan

Hulagu —la forma nativa de su nombre es Hüle'ü, de donde el Alau de Marco Polo— era nieto de Genghis Khan y hermano menor del Gran Khans Mangu (Möngkë) y Kublai. En un kuriltai, o asamblea de los príncipes mongoles, celebrada en 1251 en el momento de la adhesión de Mangu, se decidió que Hulagu debería consolidar las conquistas en Asia occidental suprimiendo la secta de los ismaelitas, o Asesinos de Alamut, en el noroeste de Persia y luego, si fuera necesario , atacando al califato.

Hulagu salió de Mongolia en el otoño de 1253 al frente de un gran ejército. Viajando lentamente a lo largo de una ruta cuidadosamente preparada, de la que se habían eliminado todos los obstáculos naturales, no cruzó el Oxus, entonces la frontera entre Chaghatai Khanate y Persia, hasta principios de 1256. A fines de ese año, la mayor parte de los castillos de Ismaili habían sido capturados y el propio Gran Maestre estaba prisionero en manos de los mongoles. Fue enviado a Mongolia, donde fue ejecutado por orden del Gran Khan, y con la masacre generalizada de los ismaelitas que siguió, la secta fue prácticamente aniquilada.

El verano de 1257 se pasó en intercambios diplomáticos con el califa al-Mustasim desde la sede de Hulagu en el área de Hamadan. El califa se negó a acceder a las demandas mongoles de sumisión, y en el otoño las fuerzas de Hulagu comenzaron a converger en Bagdad. El 17 de enero de 1258, el ejército del Califa fue derrotado en la batalla el 22 Hulagu apareció en persona ante las murallas de Bagdad, la ciudad se rindió el 10 de febrero y 10 días después al-Mustasim fue ejecutado. La historia, familiar de las páginas de Marco Polo y Longfellow Kambalu, El hecho de que el califa se muriera de hambre en una torre llena de oro y plata es apócrifo, probablemente fue enrollado en una alfombra y golpeado o pisoteado hasta la muerte para no derramar sangre real, como era la costumbre de los mongoles en la ejecución de sus propios príncipes. Con su muerte, la institución islámica del califato llegó a su fin, aunque fue preservada artificialmente por los gobernantes mamelucos de Egipto y el título fue asumido posteriormente por los sultanes otomanos.

De Bagdad, Hulagu se retiró a Azerbaiyán, en adelante destinado a ser la sede de la dinastía Il-Khanid, y desde aquí en el otoño de 1259 se dispuso a conquistar Siria. Alepo fue tomada después de un breve asedio, Damasco se rindió sin un golpe y, a principios del verano de 1260, los mongoles habían llegado a Gaza en la frontera con Egipto. Sin embargo, la noticia de la muerte de su hermano el Gran Khan Mangu en China hizo que Hulagu regresara a Persia, y el ejército agotado que había dejado fue derrotado decisivamente por los egipcios en Ain Jalut en Palestina el 3 de septiembre de 1260.

En 1262-1263, Hulagu estuvo involucrado en hostilidades en el área del Cáucaso con su primo Berke, el gobernante de la Horda Dorada y aliado de sus enemigos, los gobernantes mamelucos de Egipto. Las tropas de Hulagu salieron victoriosas al principio, cruzando el Terek hacia el territorio de Berke, pero luego fueron rechazadas con grandes pérdidas y muchos se ahogaron en el río cuando el hielo cedió bajo los cascos de sus caballos. Aparte de la represión de los levantamientos en Mosul y Fars, esta fue la última de las campañas de Hulagu. Murió el 8 de febrero de 1265 y fue enterrado en una gran roca que se elevaba a 300 metros sobre la costa de la isla de Shahi en el lago Urmia. Fue el último de los príncipes mongoles al que se le concedió el tradicional entierro pagano, y varias mujeres jóvenes fueron enterradas con él para servir a su amo en el más allá.

El reino fundado por Hulagu comprendía, además de Persia y los estados del sur del Cáucaso, el actual Irak y el este de Turquía. Él y sus sucesores llevaban el título de Il-Khan (khan subordinado) como vasallos del Gran Khan en Mongolia y luego en China. Él mismo todavía se adhirió a las creencias chamanistas de sus antepasados ​​o se convirtió al budismo, pero su esposa principal, Dokuz, era cristiana nestoriana, como lo había sido la madre de Hulagu, y se mostró un favor especial a los cristianos durante su reinado. Como varios de sus sucesores, fue un gran constructor, siendo el más célebre de sus edificios un gran observatorio en una colina al norte de Maragha, donde científicos musulmanes, cristianos y del Lejano Oriente llevaron a cabo sus investigaciones.


H & uumlleg & uuml - el Il-Khan

El Il-Khan H & uumlleg & uuml y su esposa cristiana Dokuz Kathun, de un MS del siglo XIV.

Eliminación de los ismaelitas

En 1253, el Il-Khan fue enviado hacia el oeste por el Gran Khan M & oumlngke con un vasto ejército. Pero no solo estaba preocupado por la conquista, demostró que la administración civil era de igual importancia al nombrar a Shams al-Din Juvaini (hermano del historiador) como visir. Ocupó el cargo durante más de 20 años (1262-1284). La misión militar de H & uumlleg & uuml era eliminar a los dos grupos que aún resistían contra los mongoles: los ismaelitas y el califato abasí. En 1254 llegó al Oxus. Su lento progreso y el establecimiento de su capital en Azerbaiyán en Marageh (que luego se trasladaría a Tabriz) alentaron no solo el comercio transcontinental, sino también a jóvenes ambiciosos de Irán y Asia Central a unirse a su corte. Allí recibió promesas de sumisión de varios gobernantes regionales, incluidos los sultanes selyúcidas de Rum (que inicialmente habían dado la bienvenida a la corriente de refugiados de los centros culturales destruidos más al este) y que ya habían aceptado el estatus de vasallos. No fue hasta la primavera de 1256 que H & uumlleg & uuml finalmente alcanzó su primer objetivo: los Ismailis (Asesinos), que habían resistido con éxito a los Seljuqs. 70 fortalezas montañosas de Ismaili fueron demolidas, con la cooperación de Rukn al-Din, el recién nombrado Gran Maestre de la orden de Ismaili; finalmente, incluso Alamut se rindió y fue demolida, aunque su biblioteca se salvó. Sin embargo, el castillo de Gird-Kuh resistió otros 18 años. Rukn al-Din recibió una lluvia de favores, hasta que expiró su utilidad. Luego, él y toda su familia fueron asesinados, y siguió una masacre general de ismaelitas, por orden directa de M & oumlngke Khan, según una fuente.

El castillo de Ismaili en Alamut, en las montañas de Alborz cerca de Qaswin, Irán

Destrucción del califato abasí: captura de Bagdad

Habiendo hecho este trabajo en beneficio del Islam sunita, H & uumlleg & uuml comenzó su movimiento hacia Bagdad. El califa se había negado a ayudar contra los ismaelitas, reacio a arriesgar tropas que pudiera necesitar para defender su ciudad. Comenzó su ataque, después de exigir la rendición, y se le dijo que "regresara de donde vino". Sus astrólogos profetizaron la perdición si se atrevía a atacar Bagdad, pero Nasir al-Din Tusi, el famoso astrólogo / astrónomo chií, que había sido rescatado de Alamut por orden directa de M & oumlngke (que esperaba usarlo para establecer una escuela astronómica en Mongolia) estaba ahora en su séquito. Pudo asegurarle al Il-Khan que era posible remover a un califa sin que ocurriera un desastre. Los ejércitos mongoles ahora se movieron para matar. El saqueo de Bagdad (febrero de 1258) continuó durante siete días; su población fue masacrada cuando salieron de la ciudad para rendirse. Solo quedaron en pie las casas de los cristianos. El califa Musta'sim fue ejecutado envolviéndolo en una alfombra y luego pisoteándolo hasta matarlo, para evitar derramar la sangre de un califa. El califato abasí, que había durado poco más de 500 años, finalmente llegó a su fin.

Siria: ganancias temporales.

El próximo año, H & uumlleg & uuml se propuso someter las tierras islámicas más al oeste: dejando Tabriz, masacró a los kurdos en las montañas del sudeste de Turquía, luego se dirigió a Mesopotamia: su objetivo era Alepo, que cayó después de un asedio de seis días y terminó en la masacre habitual, que le dio el control de Siria hasta Gaza (1260). Estaba a punto de atacar Egipto cuando se enteró (¡con un año de retraso!) De la muerte de su hermano M & oumlngke y se dirigió a casa. Pero cuando su hermano Qubilai fue elevado a Gran Khan (se convertiría en fundador de la dinastía Y & uumlan en China), regresó a Tabriz, donde escuchó la noticia de una desastrosa derrota en Siria. Los mamelucos egipcios habían invadido y aplastado a los mongoles en Ain Jalut. H & uumlleg & uuml organizó un contraataque, que también fue derrotado, y los mongoles se vieron obligados a retirarse al Éufrates. Algunos cristianos europeos tenían la esperanza de que los mongoles, simpatizantes del cristianismo, salvarían a los cruzados y castigarían a sus enemigos musulmanes. Por el contrario, los mongoles pueden haber estado esperando ayuda contra los ayubíes en Siria desde Europa. Ambas partes quedaron decepcionadas, aunque & Oumlljeit & uuml, ¡el bisnieto de H & uumlleg & uuml todavía tenía esperanzas!

La horda de oro

Berke, el actual líder de la Horda Dorada, heredero de la porción de Jochi y Batu de las conquistas de Genghis al norte del Cáucaso, aparentemente estaba invadiendo un territorio que H & uumlleg & uuml creía que era suyo, o más bien Berke vio a H & uumlleg & uuml invadiendo su derechos. También, como musulmán converso, hizo una alianza con el sultán mameluco, Baibars. Las victorias de las fuerzas de H & uumlleg & uuml fueron canceladas por una gran derrota (1263), después de la cual muchos de su ejército se ahogaron cuando el hielo cedió mientras se retiraban a través del río helado Terek. H & uumlleg & uuml se retiró a Tabriz y planeó su venganza, pero murió en 1265, dejando el liderazgo a su hijo. Abaqa. Su funeral estuvo marcado con sacrificios humanos, la última vez que sucedió.

Su esposa murió poco después, era una cristiana nestoriana, lo que presumiblemente influyó en la indulgencia de su esposo hacia los cristianos. Las mujeres mongolas, a diferencia de sus contrapartes islámicas, tenían un poder y un estatus considerables: sus opiniones contaban. El Il-Khan y sus sucesores allanaron el camino para un estado nacional iraní, por primera vez desde que los sasánidas Irán / Persia era una entidad política, en lugar de un mero hecho geográfico, y se reanudaron las relaciones diplomáticas directas con Occidente. Gobernaban la mayor parte del "Oriente Medio", aunque nominalmente seguían siendo súbditos del Gran Khan.

LOS IL-KHANS DE PERSIA


Historia de los tártaros

La tierra donde vivieron los tártaros por primera vez se encuentra en el lado más alejado de la gran montaña Belgean [Burqan Qaldun], mencionada en el Historia de Alejandro. Los tártaros vivían en esa provincia como bestias brutas, sin escritura ni fe [religiosa]. Cuidaban rebaños de animales y se desplazaban de un lugar a otro en busca de forraje para sus rebaños. Eran inexpertos en armas, despreciados y tributarios de todos. Antiguamente había muchos pueblos tártaros, comúnmente conocidos como mogoles. Se multiplicaron tanto que se dividieron en siete pueblos principales que son considerados los más venerables entre ellos.

El primero de los pueblos tártaros se llama Tártaro por el distrito de su antigua morada el segundo, Tankut [Tangut] el tercero, Kunat [Oirat] el cuarto, Ealis [Chelair] el quinto, Sonik '[Sunit] el sexto, Mongi [ Merkit] el séptimo, Depat '[Tibet]. Como decíamos, estos siete pueblos tártaros estaban sometidos a sus vecinos hasta que sucedió que cierto pobre anciano, un cavador de zanjas, tuvo esta visión en sueños: vio a un soldado, completamente blanco, guapo, y montado en un caballo blanco. . El jinete lo llamó por su nombre, diciendo: "Chingiz, es la voluntad del Dios inmortal que te conviertas en el supervisor principesco de los tártaros y señor de los pueblos mongoles. A través de ti ellos serán liberados de la servidumbre a sus vecinos, una condición que tienen. aguantado durante mucho tiempo, experimentando disputas y explotación de los señores cercanos. Y el impuesto que les des a ellos, a su vez, les será quitado ". Chingiz se llenó de gran alegría al escuchar este mensaje de Dios [g32], y relató a todos la visión que había tenido. Sin embargo, sus líderes y grandes no quisieron creer la veracidad de la visión y algunos se rieron del anciano. La noche siguiente, estos mismos líderes vieron al soldado blanco y la misma visión que el viejo Chingiz les había contado a todos. Y recibieron el decreto del Dios inmortal de obedecer a Chingiz y hacer que todos obedecieran sus órdenes. Así, esos siete líderes y grandes de los siete pueblos tártaros se reunieron en una asamblea y acordaron obedecer a Chingiz como su señor natural.

Luego colocaron su trono entre ellos, extendieron en el suelo una piel de oveja muy negra y sentaron a Chingiz en ella. Los siete grandes líderes lo levantaron y lo colocaron en el trono con gran alegría y clamor, y lo llamaron Kan, el primer emperador, y lo honró arrodillándose ante él, como emperador y señor. Ahora, respecto a esta ceremonia que los tártaros celebraron [para entronizar] a su primer emperador y señor, y respecto a la piel de oveja, que nadie se sorprenda. Quizás no tenían otra tela atractiva o no sabían cómo hacer algo mejor.

Uno podría sorprenderse por [su comportamiento] en los tiempos modernos, porque a pesar del hecho de que estos mismos tártaros poseen muchos reinos y riquezas inconmensurables, ya que el señorío y las riquezas de Asia están en sus manos, y desde que gobiernan hasta las mismas fronteras de Hungría, no obstante , de ninguna manera han buscado alterar sus viejas formas y costumbres. Esto es especialmente cierto para los jefes que, cuando entronizan a un emperador de los tártaros, conservan por completo la disposición que usaron sus antepasados ​​[g33]. Yo personalmente estuve presente en la entronización de dos de sus emperadores. Pero ahora volvamos a nuestra narración anterior.

Chingiz-Khan, que se convirtió en emperador por el consentimiento general y la voluntad de todos los tártaros, antes de emprender nada, quería descubrir si todos los tártaros le obedecerían lealmente. Por tanto, emitió [tres] decretos que todos debían cumplir. El primer decreto fue que todos los tártaros debían creer y obedecer al Dios inmortal, por cuyo consentimiento él mismo había recibido la dignidad de la realeza. Los tártaros guardaron este primer decreto, porque a partir de entonces comenzaron a invocar a Dios, y hasta el día de hoy, en todos sus asuntos, los tártaros invocan el nombre del Señor. La segunda orden que dio [Chingiz] fue que se estableciera un supervisor sobre cada grupo de diez hombres, uno de más de 1000 hombres y uno de más de 10,000 hombres y 10,000 soldados fueron llamados tuman. Decretó, además, que los siete líderes o generales que gobernaron los siete pueblos tártaros, renunciaran para siempre a todos los grados de honor que habían tenido anteriormente, y lo hicieran para siempre.

Luego emitió un decreto espantoso e increíble, pues ordenó a cada uno de esos siete generales tártaros que trajeran a su hijo mayor y lo decapitaran con su propia mano. Aunque la orden parecía inhumana e impía, nadie se atrevió a desobedecer, porque sabían que [Chingiz] era el señor a través de la providencia divina. Por lo tanto, cualquier orden que él dio, la cumplieron de inmediato.

Una vez que Chingiz-Khan puso a prueba la determinación de su pueblo y vio que estaban dispuestos a obedecerle hasta la muerte, estipuló un día en el que todos deberían estar preparados para ir a la guerra. Entonces los tártaros salieron a caballo contra sus vecinos cercanos [g34] y los sometieron. Así, los que antes eran sus señores, ahora se convirtieron en sus sirvientes. Posteriormente, Chingiz-Khan se alzó contra muchos otros pueblos y pronto los conquistó, porque logró todo con pocos soldados y tuvo éxito en todo.

Una vez sucedió que Chingiz-Khan estaba atacando, acompañado solo por unos pocos de su caballería, y el enemigo se presentó ante él con una multitud. Durante el enfrentamiento, Chingiz-Khan se defendió, pero el caballo que montaba fue asesinado. Tan pronto como los tártaros vieron a su señor caer de bruces en la batalla, se desesperaron por la salvación y se lanzaron a la huida, salvándose del enemigo. Este último persiguió rápidamente a los fugitivos, sin darse cuenta de que el Rey yacía en el suelo. Entonces Chingiz-Khan se levantó de un salto y se escondió entre los arbustos, eludiendo así el peligro de muerte. Aquellos que regresaron a la llanura de la pelea comenzaron a despojar a los cadáveres y buscar personas escondidas. Y sucedió que un pájaro, llamado búho [o águila] por muchos, vino y se posó sobre los arbustos en los que se escondía el Emperador. Cuando los buscadores vieron ese pájaro posado en los arbustos, razonaron que no había nadie allí, y sin buscar más al que buscaban, abandonaron el lugar, diciéndose a sí mismos que si alguien se hubiera escondido allí, ese pájaro nunca lo habría hecho. encaramado.

En la oscuridad de la noche, Chingiz-Khan se dirigió a su propia gente, viajando por caminos inexplorados, por miedo al enemigo. Y les narró, en orden y precisión, lo que le había sucedido. Entonces los tártaros ofrecieron gracias al Dios inmortal. En cuanto a ese pájaro que parecía, después de Dios, el libertador de Chingiz-Khan, llegó a ser tan honrado por ellos [g35] que cualquiera que poseyera una pluma era considerado afortunado. Los tártaros llevan esa pluma en la cabeza con gran honor. He mencionado este asunto aquí para explicar por qué los tártaros llevan plumas en la cabeza.

Chingiz-Khan se convirtió en el emperador de todos esos distritos en el lado más alejado de la montaña Belgean, conquistándolos sin problemas. Las cosas continuaron de esta manera hasta que tuvo otra visión, como se relatará a continuación. Que nadie se sorprenda de que no haya colocado las citas en esta parte de la narración. Aunque le pregunté a muchas personas sobre eso, no pude encontrar a nadie que pudiera informarme completamente al respecto. Creo que esto se debe a que los tártaros no estaban familiarizados con la cronología exacta, ya que no tenían guión. Así transcurrieron los hechos y sus fechas sin que nadie los registrara, y así fueron olvidados.

Capítulo 17

Chingiz-Khan, primer emperador de los tártaros

Después de que Chingiz-Khan hubo dominado todos los reinos y distritos cercanos a la montaña Belgean, tuvo otra visión una noche. Una vez más apareció el guerrero blanco y le dijo: "Chingiz-Khan, es la voluntad del Dios inmortal que pases la montaña Belgean y te dirijas hacia el oeste, conquistando reinos, distritos y territorios y colocando a muchos pueblos bajo tu dominio. Se creerá que estas palabras reflejan la voluntad del Dios inmortal, levántate y ve con tu pueblo al monte Belgean [g36], al lugar donde el mar lo bordea. Allí descenderás y harás nueve genuflexiones hacia el Este, adorando al inmortal Dios. Entonces el Todopoderoso mismo te mostrará el camino por el cual puedes cruzar la montaña ". Cuando Chingis-Khan vio esa visión, se levantó encantado y no temió nada. Debido a que la primera visión se había hecho realidad, ahora tenía crédito en otras visiones. Por lo tanto, reunió rápidamente a su gente de todas partes y les ordenó que lo siguieran con sus mujeres, niños y todas sus pertenencias. Fueron al lugar junto a la montaña donde el mar era vasto y profundo y no aparecía ningún camino o paso. Chingiz-Khan descendió rápidamente de su caballo como Dios inmortal había ordenado & # 8212 y también lo hizo su pueblo & # 8212 genuflexionando nueve veces hacia el Este y solicitando la ayuda del Dios omnipotente e inmortal, que les mostrase el camino y los pasos por donde avanzar. Pasaron esa noche en oración, y por la mañana se levantaron y vieron que el mar se había separado de la montaña por nueve pies, dejando un camino ancho. Los tártaros, todos y cada uno, estaban asombrados por esa vista y ofrecieron fervientemente gracias al Dios inmortal. Viajaron por el camino que encontraron que se había abierto ante ellos y se dirigieron hacia el oeste.

Sin embargo, como se encuentra en las historias de los tártaros, después de que Chingiz-Khan y los tártaros cruzaron esa montaña, experimentaron las privaciones del hambre y la sed durante algunos días. Encontraron la tierra como un desierto y no pudieron beber las aguas amargas y saladas. Así permaneció hasta que avistaron una tierra agradable donde todas las necesidades estaban disponibles en abundancia. Chingiz-Khan permaneció en esa tierra fértil durante muchos días. Sin embargo, por la providencia de Dios [g37], se puso gravemente enfermo & # 8212 tan enfermo que la recuperación parecía desesperada. Así, Chingiz-Khan, emperador de los tártaros, convocó a sus doce hijos ante él y les aconsejó que estuvieran siempre unidos y de una sola mente. Y les dio una lección: ordenó que cada uno de sus hijos trajera una flecha cada uno, y cuando estaban todos reunidos, ordenó al mayor que rompiera todo el bulto si podía. Tomó las doce flechas e intentó romperlas, pero no pudo. Luego se le dio el paquete al segundo hijo, luego al tercero y al resto, hijo por hijo, pero ninguno pudo hacerlo. Entonces [Chingiz] ordenó al hijo menor que dividiera las flechas individualmente y las rompiera una por una. Y los rompió todos fácilmente. Entonces Chingiz-Khan se volvió hacia sus hijos y dijo: "Hijos míos, ¿por qué no pudieron romper las flechas que les di?" Ellos respondieron: "Porque, señor, eran muchísimos todos juntos". "¿Pero por qué tu hermano menor pudo romperlos?" "Porque, señor, fueron divididos uno por uno". Y Chingiz-Khan dijo: "Así es entre ustedes, mientras sean de un solo corazón y alma, su gobierno siempre se mantendrá firme. Pero cuando se separen el uno del otro, su señoría se convertirá rápidamente en nada". Chingiz-Khan dio muchos otros muy buenos preceptos que los tártaros conservaron. En su idioma, estos se llaman los Yasax de Chingiz-Khan, que son los Estatutos de Chingiz-Khan.

Posteriormente, antes de morir, nombró al más sabio y mejor de sus hijos, llamado Ogedei-Khan, como señor y heredero del imperio. Habiendo hecho esto, Chingiz-Khan murió en paz y su hijo Ogedei fue colocado en el trono del reino de su padre.

Antes de concluir esta narración, debemos señalar [g38] hasta qué punto los tártaros veneran el número nueve. Esto es en recuerdo de las nueve genuflexiones que el guerrero blanco les había ordenado que hicieran ante el Dios inmortal en el monte Belgean, y el camino de nueve pies de ancho por el que pasaron. Por lo tanto, consideran que ese número es afortunado. Si alguien quiere presentar algo al señor de los tártaros, debe ofrecer nueve cosas si quiere que su regalo sea favorecido. Si se ofrecen nueve artículos, es suficiente para que ese regalo se considere afortunado y bueno. Los tártaros siguen esta costumbre hasta el día de hoy.

Capítulo 18

Ogedei, segundo emperador de los tártaros

Ogedei-Khan, que sucedió a su padre, resultó ser un hombre robusto y sabio. A los tártaros les agradaba y le mostraban unánimemente lealtad y obediencia. Ahora Ogedei-Khan se preguntaba de qué manera podría conquistar toda Asia. Primero, quería probar la fuerza de los reyes de Asia y luchar con los más poderosos. [Porque pensó que fácilmente vencería a los demás si conquistaba a los más poderosos. oe31] Él seleccionó a un valiente capitán para esto [llamado Gebesabada (? Chormaghun), oe31] y envió 10,000 tropas de caballería con él [y les ordenó entrar en las tierras de Asia y ver (oe31) el estado y condición de estas tierras y si si encontraron a cualquier señor poderoso al que no pudieran resistir, deberían volver atrás. Lo que ordenó Ogedei-Khan se cumplió, ya que el capitán con sus 10,000 tártaros, repentinamente entró en las tierras de Asia. Allí tomó ciudades y tierras, porque los habitantes fueron tomados desprevenidos y no pudieron prepararse para la batalla ni defenderse. [Los tártaros] mataron a todos los hombres de armas, pero no hicieron daño al pueblo. Tomaron caballo, arneses, comida y todo lo que necesitaban y continuaron hasta llegar a la montaña de Cocas [Cáucaso]. Debido a esta montaña, nadie puede pasar del interior de Asia a la Gran Asia sin el consentimiento de la gente de una ciudad que el rey Alejandro fortificó en un mar estrecho que bordea la montaña del Cáucaso. Esta ciudad fue tomada por los 10,000 tártaros de tal manera que sus habitantes no tuvieron tiempo de defenderse. Cuando tomaron la ciudad y todo lo que había en ella, pasaron a espada a todos los hombres y mujeres y luego derribaron todos los muros de la ciudad, para que cuando regresaran no encontraran barreras contra ellos. Esta ciudad en la antigüedad se llamaba Alejandro, pero ahora se llama Puerta de Hierro. La noticia de la llegada de los tártaros se extendió por todos los países y tierras. Como resultado, el rey de Georgia, llamado Ynaims [Iwane Zakarean / Mxargrdzeli] reunió a sus tropas y se enfrentó a los tártaros, luchando contra ellos en la llanura de Morgam [Mughan]. La batalla duró mucho tiempo, pero al final los georgianos se vieron obligados a huir. Los tártaros continuaron hasta que llegaron a una ciudad de Turquía llamada Arseon [Erzurum] cuando se enteraron de que el sultán de Turquía estaba cerca y que había reunido a su anfitrión. Por tanto, los tártaros no se atrevieron a avanzar más y, viendo que no podían vencer al sultán de Turquía, regresaron por otra ruta a su señor, a quien encontraron en la ciudad llamada Amelect [Amalic]. Le informaron de todo lo que habían hecho y aprendido en la tierra de Asia. oe32]

Como resultado de esto, Ogedei-Khan seleccionó a cierto general valiente y sabio, llamado Payton [Baiju] y le confió 30,000 soldados tártaros, llamados damak o tropas de reconocimiento. Les ordenó ir [g39] por el mismo camino que habían atravesado los 10.000, sin detenerse hasta llegar al país del reino de los turcos y luego, si era posible, tratar de resistir al sultán del país de los turcos, quien tenía fama de ser el más poderoso de todos los príncipes de Asia. Pero si sucediera que no pudieran oponerse a él, no deberían entablar batalla, sino acampar en algún buen país y notificar a uno de sus hijos cercanos para que les enviara ayuda, y entonces podrían comenzar una batalla sin peligro.

Cuando Baiju con los 30.000 soldados llegó al reino de los turcos, viajando día a día, se enteró de que el sultán de quien habían huido los primeros tártaros ya había muerto y que su hijo llamado Kiadati [Ghiyath al-Din Kai Khusrau], lo había sucedido. Cuando [Ghiyath al-Din] se enteró de la llegada de los tártaros, se horrorizó y convocó a tantas tropas mercenarias como pudo de extranjeros y latinos. Tenía a su servicio, entre otros, un grupo de latinos liderados por dos comandantes, uno llamado Yohannes Liminad [Iohnn de la Limynate] de Chipre, y el otro, Vonip'akios [Boniface de Moulins] de Venecia. [El sultán turco] también envió a los sultanes vecinos prometiendo favores y regalos a cualquiera que viniera. Y así, reuniendo una gran multitud de guerreros, se dirigió al lugar donde estaban acampados los tártaros. Sin embargo, los tártaros no se sintieron perturbados de ninguna manera. En cambio, hicieron la guerra valientemente en Konsedrak [Kose-Dagh]. Al final, los tártaros fueron los vencedores y los turcos fueron derrotados. De esta manera los tártaros capturaron el reino del país de los turcos en el año de nuestro Señor 1244 [g40].

Capítulo 19

Jinon-Khan [Guyuk-Khan], tercer emperador de los tártaros

Poco después murió Ogedei-Khan [1241]. Su reino fue [eventualmente] heredado por su hijo, Guyuk [Khan 1246-48], que duró poco. Fue sucedido por uno de sus parientes extremadamente poderosos, llamado Mango [Mongke-Khan, 1251-59], quien puso bajo su dominio numerosos territorios. Ganando confianza, cruzó el mar de Cathay e intentó tomar una isla [? Japón]. Pero mientras asediaba la isla, hombres de ese lugar, que son extremadamente astutos e inteligentes, enviaron a otros hombres a zambullirse en secreto en el mar. Persistieron en su tarea debajo del bote en el que estaba cruzando Mongke, sin que nadie sospechara, hasta que al anochecer abrieron agujeros en el barco. El barco se hundió en las profundidades y Mongke-Khan se ahogó.

Ahora los tártaros que estaban con él se volvieron y eligieron al hermano de Mongke, Qubilai-Khan, como su señor [1262]. Qubilai-Khan gobernó a los tártaros durante cuarenta y dos años. Se convirtió al cristianismo y construyó la ciudad llamada Eons [Beijing] en el reino de Catay, una ciudad que se dice que es más grande que Roma. En esta ciudad, Qubilai-Khan gobernó como emperador hasta el último día de su vida [muerto en 1294].

Detengámonos ahora en este relato de los tártaros [grandes] kans y digamos algo sobre los tres hijos de Ogedei-Khan, y sobre Hulegu y sus sucesores [g41].

Capítulo 20

El hijo mayor de Ogedei, Jochi

Jochi, el hijo mayor de Ogedei-Khan, invadió hacia el oeste con una gran hueste de caballería, que su padre le había dado. Allí encontró territorios fértiles, agradables y ricos, y conquistó el reino de Turkestán y la pequeña Persia, extendiendo su señorío hasta el río Phison. Siempre permaneció con su banda, que creció en posesiones y números. Hasta el presente, los sucesores de Jochi ostentan el señorío en esas partes. Dos hermanos gobiernan ahora esa provincia, uno llamado Kapar [Chapar] y el otro Doaks [Toqta]. Habiendo dividido entre ellos la tierra y los sirvientes, viven en paz y comodidad.

Capítulo 21

Segundo hijo de Ogedei-Khan, Baiju

Baiju, el segundo hijo de Ogedei-Khan, fue con las tropas tártaras que le había dado su padre e invadió las regiones del norte, llegando hasta el reino de Komania. Los Koman, que tenían muchos hombres armados, resistieron a los tártaros, pensando en proteger su país. Pero al final fueron derrotados y se fueron como fugitivos hasta el reino de Hungría. Hasta el día de hoy hay muchos komanos viviendo allí. Ahora, después de que Baiju había expulsado a todos los komanos del reino de Komania, pasó al [g42] reino de Rusia, y también lo subyugó. ¿Y conquistó el país de los Kacar [? Khazars] y el reino de los búlgaros, y atravesó el camino por el que habían huido los komanos, llegando hasta el reino de Hungría. Después de esto, los tártaros se dirigieron hacia el reino de Alemania hasta llegar a un río que atraviesa el ducado de Austria. Los tártaros planearon cruzar un puente en el lugar, pero el duque de Austria y otros vecinos fortificaron los accesos al puente, impidiendo que los tártaros lo usaran. Enfurecido por esto, Baiju ordenó a todos que cruzaran y él mismo fue primero al río, sometiendo a su propia persona y a su gente al peligro de muerte. Antes de llegar a la otra orilla, los caballos cedieron por la amplitud del río y la fuerza de la corriente. Así Baiju se ahogó, junto con una gran multitud de sus seguidores. When those who had not yet entered the water saw this, struck with dread and shame, they returned in great sorrow to the kingdom of Russia and Komania and held them, as was said. Thereafter the Tartars did not go to the country of Germany. [The heirs of Baiju hold the lordship of the realms of Khwarezmia, Komania and Russia and the current lord is Chaghatai, third son of Ogedei-Khan. oe36] They dwell in peace and quiet.

Chapter 22

Yohaghata [Chaghatai], Third Son of Ogedei

Ogedei-Khan's third son, Chaghatai, invaded southward to lesser India with the Tartars given him by his father. He encountered many deserts, mountains, and unwatered barren lands until he was unable [g43] to proceed through those districts for not only had he lost a multitude of men, but many animals as well. He then turned westward and after many trials reached his brother, Jochi, to whom he related the episodes of his journey. Now Jochi was sympathethic to his brother and humanely gave him part of the lands which he and his people had conquered. Thereafter those two brothers always lived together, and to this day their heirs dwell there, with the successors of the younger honoring the successors of the elder. Multiplying in their territories, they live in peace and tranquility. The current, living heir of Jochi is named Paraxi [Boraq].

Chapter 23

Mongke-Khan, Fourth Ruler of the Tartars

In A.D. 1253 when lord Het'um, King of the Armenians, observed that the Tartars had completely subjugated all the kingdoms, districts, and territories up to the realm of the Turks, he consulted with his advisors and resolved to go in person to the King of the Tartars, to more easily obtain his favor and friendship, and to try to arrange a peace treaty with him. But first he sent baron Smbat, Constable of the Armenian kingdom, his brother, to obtain a decree of safe conduct for his journey. Thus Smbat, the King's brother, went to the Tartar Khan [in Karakorum, 1247] to graciously arrange the affairs of his patron. Four years later he returned to the Armenians [1251] to relate what he had seen and heard. Then the King of the Armenians [in 1254] went in secret so that he would not be recognized in the country of the Turks which he had to traverse. And as God willed it [g44], the Tartar general who had defeated the Sultan of the Turks graciously received the Armenian King and had him conducted as far as the kingdom of [Greater] Armenia and to the Iron Gate. Thence other Tartar commanders accompanied him to Ameghek [Amelic, southeast of Lake Balkash] where Mongke, Khan of the Tatars, resided. Mongke received him honorably [and gave him great gifts and favors, oe37].

Now after some days had passed, the King of the Armenians beseeched the Khan regarding the peace treaty and other matters he desired. With the consent of the Khan, the King of the Armenians put [seven] requests before him. First, he urged the Khan to convert to Christianity and to accept baptism together with his people second, he requested that eternal peace and friendship be established between them [between the Tartars and the Christians, oe37] third, that it be possible to construct Christian churches in all of the Tartar countries and that the Armenians be freed from taxes and other burdens [that in all the lands that the Tartars had conquered and would conquer, the Christians—priests, clerks, and all religious persons—should be free of all taxes, oe37] fourth, that the Holy Land and the Holy Sepulcher be wrested from the Turks [Saracens, oe37] and given to the Christians fifth, that the Caliph in Baghdad, the head of the [Muslim] religion, be done away with [that he would command the Tartars in Turkey to help in the destruction of the city of Baghdad and the Caliph (the chief and teacher of the false faith of Mahmet), oe37] sixth, that all the Tartars [stationed close to the realm of Armenia, oe37] come to his aid when requested seventh, that all the districts of the land of Armenians which the Turks had conquered be returned to him. [The seventh request was that all the lands that the Saracens had taken that had belonged to the realm of Armenia and had since come into the Tartars' hands, be freely restored to him and also that all the lands he might conquer from the Saracens he might hold in peace without any dispute from the Tartars. oe37]

When the Tartar Khan had consulted with his princes and grandees, he replied to the King of Armenia: "I accept your requests. I shall accept baptism and adopt the Christian religion and show concern that all of my subjects do likewise, without, however, any coercion. Regarding the second request, let there be eternal peace between us, an alliance covering both offensive and [g45] defensive operations. [The second request we will that perpetual peace and love be established among the Christians and the Tartars but we will that you pledge that the Christians will hold good peace and true love toward us as we shall do toward them. oe38] Similarly we wish that all Christian churches, clergy and laity, enjoy freedom, and that no one harass the Armenians. [And we will that all Christian churches, priests, clerks and all other persons, of whatever persuasion they be, secular or religious persons, shall be free and delivered of all taxes, and also they shall be defended from all manner of hurt both of body and goods. oe38] Were it possible, we should like to revere the Holy Land in person however, being occupied with other matters, we are sending our brother Hulegu to take it and return the Holy Land to the Christians. As for doing away with the Caliph of Baghdad, we entrust that task to Baiju, commander of the Tartars, and to his people residing in the realm of the Turks and thereabouts. The Tartars shall aid the Armenians in everything, and those lands which belonged to the Armenians should be returned to them without delay. [We shall command our brother Halcon [Hulegu] to go with you to accomplish this deed, and shall deliver the Holy Land from the Saracens and restore it to the Christians and we shall send our command to Baiju and to the other Tartars in Turkey and to the others that are in those countries that they shall obey our brother Halcon. And he shall go to take the city of Baghdad, and destroy the Caliph as our mortal enemy. oe38] We command furthermore, as a special favor, that all fortresses and country which we capture should be given to the Armenian King for the defense of the land of Armenia. [We grant with good will that all the lands which the King of Armenia requested should be restored to him and we command our brother Halcon [Hulegu] that he yield to him all the lands that were of his lordship and moreover we give him all the lands that he may conquer against the Saracens, and of our special favor, we give him all the castles near his land. oe38]

Chapter 24

The Baptism of Mongke-Khan

Mongke, after accepting the requests of the Armenian King with charitable munificence, had himself baptized by the chancellor of the Armenian kingdom who was a bishop. His house, and numerous other esteemed and noble men and women were baptized with him. Then he appointed troops to accompany his brother, Hulegu, in aiding the Holy Land. Now Hulegu and the King of Armenia travelled together [with a great company of troops, oe39] until they had crossed the Phison River. Hulegu conquered the entire realm [of Persia, oe39] in three [six, oe39] months' time. He went as far as the kingdom of the Assassins. These people were faithless and lived without laws, and would kill themselves on the direction of their king [g46]. [And they took all the lands and countries up to where the Assassins dwelled. These are men without any faith or belief except what their lord, called the Old Man of the Mountain, taught them and they are so obedient to their lord that they put themselves to death at his command. oe39] They had a fortress named Dikaton [? Gird-Kuh] which was supplied with all the necessities, and extremely secure. Hulegu ordered one of his generals to besiege it with his Tartar troops [and not depart until he had taken it, oe39]. After twenty-seven years, the place was taken because of the privations caused by the siege. It was at this place [when Hulegu had begun the seige, oe39] that the King of Armenia, honored with many gifts by Hulegu, returned to his kingdom after three and a half years.

Chapter 25

How Mongke-Khan's Brother, Hulegu, Wasted Assyria and Entered the Kingdom of Persia

Hulegu, after seeing to what was necessary and proper for the preservation of the kingdom of Persia, went to a district in the land called Sotlok' [Soloch, plain of Hamadan]. There he gave himself over to recreation and rest for the entire summer. But at the coming of winter, he besieged the city of Baghdad where the head and teacher of the Muhammedan religion lived. Hulegu called up 30,000 Tartar troops who were in the country of the Turks. After assembling his people from all parts, he attacked that city and quickly took it. [When he had gathered his host, he had the city of Baghdad assailed on all sides, until they took it by force and they put to the sword the men and women they encountered. oe39] The Caliph was arrested and led before Hulegu and they found such astounding wealth there that it was truly a wonder to behold. The city of Baghdad was taken in the year 1258 [g47].

Chapter 26

How Hulegu Took the City of Baghdad and Did Away with the Caliph, Head of the Saracen Religion the Death of the Caliph

Once Hulegu had done what he willed with the city of Baghdad, he commanded that the Caliph be brought before him and had all his treasures put in front of him. Hulegu asked him: "Do you realize that all the things you see were yours?" And the Caliph replied: "Yes." Then Hulegu reproached him: "How is it that with all this wealth you did not have mercenary troops and call your neighbors to preserve yourself and your country from the might of the Tartars?" The Caliph replied: "I thought that my people would be sufficient." Then Hulegu said to him: "You were called Caliph, head of all those holding the religion of Mahmet, yet you choked on your wealth. Now such a great leader should be fed on no other food. This huge amount of wealth is the food which you so loved and kept with insatiable greed." Having said this, Hulegu ordered that the Caliph be placed in a room and that pearls and gold be set before him, so that he eat of them as much as he pleased. He decreed that no other food or drink be given to him. Thus did that wretched, greedy, covetous man dismally end his life. Thereafter no caliph resided in Baghdad [g48].

Chapter 27

Regarding the Persecution of Saracens

After conquering Baghdad and the surrounding areas, Hulegu divided the districts among his generals and administrators as he saw fit. He decreed that kindness be shown to Christians everywhere and that the maintenance of fortresses and cities be entrusted to them, while the Saracens were thrown into the meanest servitude.

The wife of Hulegu, named Dukos saron [Dokuz khatun], was a Christian descended from the line of those kings who had come from the East, guided by the Star, to be present at the birth of the Lord. This woman, an extremely devout Christian, [caused all the Christian churches there to be rebuilt, oe40] and all the Saracen mosques demolished. All their religious celebrations in honor of the head of the faith [Muhammad] were prevented, and thus were the Saracens put into servitude from which the did not emerge for some time thereafter.

Chapter 28

How Hulegu Conquered the City of Antioch

Then Hulegu relaxed for a year in the city of Edessa. He sent to the King of Armenia for him to come to him with his troops, for he planned to go to the Holy Land to deliver it to the Christians. King Het'um set out with 12,000 cavalry and 40,000 infantry and went to Hulegu. [For in this period, the realm of Armenia was prospering, so that [Het'um] had xii thousand horsemen and xii thousand infantry and I saw that in my day. oe40] Het'um said to [Hulegu]: "Your Excellency, the Sultan of Aleppo holds sway over the entire country of Syria and the city of [g49] Jerusalem is located in that kingdom. Therefore, if you capture the main city of Aleppo first, you will be lord of the entire country of Syria." Hulegu accepted the advice and ordered that Aleppo be besieged. The city was very strong, fortified with walls, heavily populated and wealthy. Hulegu courageously attacked it, making use of underground passages, with machinery called mules, with bowmen, catapults, and various other sorts of weapons. Despite the fact that the city seemed impregnable, he took it in nine days, discovering an unbelievable amount of treasure there. In the center of the city was a fortress which he took with rock-hurling devices, after twelve [eleven, oe41] days. [So Aleppo was taken and after that, the entire realm of Syria in the year 1260. oe41].

Chapter 29

The Taking of Damascus and the Holy Land as Far as the Egyptian Desert

After this, Hulegu took the city of Damascus together with the sons and wife of the Sultan of Aleppo. The latter went to Hulegu seeking their return and also mercy, but his hopes were frustrated. For Hulegu sent him with his wife and children to the kingdom of Persia, so that Syria would remain tranquil. Hulegu gave to the King of Armenia a large part of the booty and numerous fortresses close to his kingdom. The Armenian King had these fortified as he chose.

Subsequently, Hulegu sent presents to [sent for, oe41] the duke of Antioch [Bohemond VI] who was a relative of the King of Armenia [son-in-law of the King of Armenia, oe41], and ordered that all the districts [g50] of his kingdom which the Saracens had held be returned to him. He also bestowed many other favors on him. Having put these affairs in order, he immediately wanted to go against Jerusalem to return it to the Christians. But just then, bad tidings from a reliable source reached him regarding the death of his brother and the fact that the throne of the Tartar Khanate was vacant [and that the lords wanted to make him Emperor, oe42]. As soon as he heard this [news about his brother's death, oe42], [Hulegu] fell into deep sorrow and advanced no farther. Instead, he made his way east, leaving his son [named Abagha, oe41] in Tabriz. He appointed a general named Kit-Bugha [and gave him 10,00 troops, oe41] to hold the kingdom of the country of Syria, to take Jerusalem, and return it to the Christians.

Chapter 30

Qubilai-Khan, Fifth Ruler of the Tartars

When Hulegu reached the land of Persia, he received news that the nobility and grandees had already seated his brother Qubilai on the throne of the Tartar Khanate. [Once Hulegu heard this he went no farther, but returned again to Tabriz where he had left his son, household, and servants. oe42]. While in Tabriz he learned that Partat [Berke] was coming with great preparation into his lands. Hulegu immediately assembled the entire multitude of his people and went against his adversaries on a certain frozen river. There a ferocious battle took place. But from the weight of the multitude of soldiers and horses, the ice gave way and 30,000 Tartars drowned from both sides. The remaining two armies turned back greatly saddened over their losses.

Meanwhile Kit-Bugha, whom Hulegu had left in Syria and Palestine, conducted the affairs of those regions peacefully and greatly loved the Christians [g51]. For he, too, was a descendant of those three kings who had come to adore the nativity of the Lord. Kit-Bugha was interested in returning the Holy Land to the Christians but the devil fomented discord between him and the Christians of those parts. For in the country of Tepel Fordis [Belfort] in the lordship of the Sidonites were numerous villages and districts where the Saracens lived and provided the Tartars with set taxes. It happened that some men from Sidon and Belfort gathered together, went to the Saracens' villages and fields, looted them, killed many Saracens and took others into captivity together with a great deal of livestock. A certain nephew of Kit-Bugha who resided there, taking along but few cavalry, pursued the Christians who had done these things to tell them on his uncle's behalf to leave the booty. But some of the Christians attacked and killed him and some other Tartars. When Kit-Bugha learned of this, he immediately took the city of the Sidon and destroyed most of the walls [and killed as many Christians as he found. But the people of Sidon fled to an island, and only a few were slain. oe43]. Thereafter the Tartars no longer trusted the Christians, nor the Christians the Tartars. But later the Tartars were expelled from the country of Syria, as I shall relate below.


Conquest of Syria (1260) [ edit | editar fuente]

The siege of Alamût in 1256.

In 1260 Mongol forces combined with those of their Christian vassals in the region, including the army of Cilician Armenia under Hetoum I and the Franks of Bohemond VI of Antioch. This force conquered Muslim Syria, a domain of the Ayyubid dynasty. They took the city of Aleppo and, under the Christian general Kitbuqa, also took Damascus on March 1, 1260 . ⎗] ⎘] ⎙] A Christian Mass was celebrated in the Grand Mosque of the Umayyads and numerous mosques were profaned. Many historical accounts describe the three Christian rulers (Hetoum, Bohemond, and Kitbuqa) entering the city of Damascus together in triumph, ⎙] ⎚] though some modern historians such as David Morgan have questioned this story as apocryphal. & # 9115 & # 93

The invasion effectively destroyed the Ayyubid Dynasty, theretofore powerful ruler of large parts of the Levant, Egypt, and Arabia. The last Ayyubid king An-Nasir Yusuf was killed by Hulagu in 1260. ⎜] With the Islamic power center of Baghdad gone and Damascus weakened, the center of Islamic power transferred to the Egyptian Mamluks in Cairo.

Hulagu's intent was to continue south through Palestine towards Cairo to engage the Mamluks. He sent a threatening letter to Qutoz, the great leader of Egypt, in Cairo. He asked Qutoz to open Cairo or it will be destroyed like Baghdad. Qutoz, who was a very religious commander, refused, killed Holagho messengers and assembled his army. Instead of waiting for the Mongol to come, he went out to them, and met them in northern Palestine at Ayn Jallut. The Mongol were about 100,000 and the Muslims were about 60,000 soldiers. The battle lasted for three days, after which the Mongol army saw, for the first time in its history, a devastating defeat where their second in command was killed, while Holagho escaped. Qutoz chased the Mongol army out of Damascus, Syria, and Baghdad. After the defeat at Ayn Jallut, the Mongol never dared to come back, and their tide started to secede. Ayn Jallut was the turning point in the Mongol empire, that lasted about 100 years of invasion and destruction, and no traces of civilization or building were left by them.

Battle of Ayn Jalut (1260) [ edit | editar fuente]

Hulagu Khan leading his army.

The Crusaders, traditional enemies of the Mamluks, regarded the Mongols as the allies. The Christians joined forces with the Mongols, but the Muslims defeated both of them. After a three-day battle, the Egyptian Muslim army commanded by Qutoz defeated the Mongol army of 100,000 soldiers at the Battle of Ayn Jalut. The Muslim Egyptian Mamluks achieved a decisive victory, Kitbuqa was executed, while Holagho escaped. The battle of Ayn Jalut established a high-water mark for the Mongol conquest. The Mongol invasion east and south came to a stop after Ayn Jallut. The Muslim army chased the Mongol out of Syria and Baghdad, and later on kicked the remnant of the Crusaders out of Lebanon. In previous defeats the Mongols had returned to re-take the territory, but they never did so after Ayn Jalut, since it was the first time they faced a serious fight after the Khwarizmi wars.


Referencias

  1. ↑ Grousset, René (1970) (in en). The Empire of the Steppes: A History of Central Asia. Rutgers University Press. p.𧉦. ISBN: 9780813513041 . https://archive.org/details/empireofsteppes00grou .
  2. ↑ Vaziri, Mostafa (2012). "Buddhism during the Mongol Period in Iran" (in en). Buddhism in Iran: An Anthropological Approach to Traces and Influences. Palgrave Macmillan US. pp.𧅯–131. doi:10.1057/9781137022943_7. ISBN: 9781137022943.
  3. ↑ 3.03.1Template:Iranica
  4. ↑ Saunders 1971
  5. ↑"Six Essays from the Book of Commentaries on Euclid". World Digital Library . http://www.wdl.org/en/item/7465 . Retrieved 21 March 2013 .
  6. ↑ Sicker 2000, p.𧅯.
  7. ↑New Yorker, April 25, 2005, Ian Frazier, "Invaders - Destroying Baghdad"
  8. ↑ Josef W. Meri (2005). Josef W. Meri. ed. [[[:Template:Google books]] Medieval Islamic Civilization: An Encyclopedia]. Psychology Press. p.𧋾. ISBN: 0-415-96690-6 . Template:Google books . Retrieved 2011-11-28 . "This called for the employment of engineers to engage in mining operations, to build siege engines and artillery, and to concoct and use incendiary and explosive devices. For instance, Hulagu, who led Mongol forces into the Middle East during the second wave of the invasions in 1250, had with him a thousand squads of engineers, evidently of north Chinese (or perhaps Khitan) provenance."
  9. ↑ Josef W. Meri, Jere L. Bacharach (2006). Josef W. Meri, Jere L. Bacharach. ed. [[[:Template:Google books]] Medieval Islamic Civilization: L-Z, index]. Volume 2 of Medieval Islamic Civilization: An Encyclopedia (illustrated ed.). Taylor & Francis. p.𧋾. ISBN: 0-415-96692-2 . Template:Google books . Retrieved 2011-11-28 . "This called for the employment of engineers to engage in mining operations, to build siege engines and artillery, and to concoct and use incendiary and explosive devices. For instance, Hulagu, who led Mongol forces into the Middle East during the second wave of the invasions in 1250, had with him a thousand squads of engineers, evidently of north Chinese (or perhaps Khitan) provenance."
  10. ↑ "In May 1260, a Syrian painter gave a new twist to the iconography of the Exaltation of the Cross by showing Constantine and Helena with the features of Hulagu and his Christian wife Doquz Khatun" in Cambridge History of Christianity Vol. 5 Michael Angold p.387 Cambridge University PressISBN: 0-521-81113-9
  11. Le Monde de la Bible N.184 July–August 2008, p.43
  12. ↑Saudi Aramco World "The Battle of Ain Jalut"
  13. ↑ Grousset, p.361-362
  14. ↑ 14.014.1 "On 1 March Kitbuqa entered Damascus at the head of a Mongol army. With him were the King of Armenia and the Prince of Antioch. The citizens of the ancient capital of the Caliphate saw for the first time for six centuries three Christian potentates ride in triumph through their streets", (Runciman 1987, p. 307)
  15. ↑ Grousset, p.588
  16. ↑Jackson 2014.
  17. ↑ Atlas des Croisades, p.108
  18. ↑Template:Cite thesis
  19. ↑Template:Cite thesisTemplate:Unreliable source?
  20. ↑ Enkhbold, Enerelt (2019). "The role of the ortoq in the Mongol Empire in forming business partnerships". Central Asian Survey 38 (4): 531–547. doi:10.1080/02634937.2019.1652799.
  21. ↑ Johan Elverskog (6 June 2011). Buddhism and Islam on the Silk Road. University of Pennsylvania Press. pp.𧆺–. ISBN: 978-0-8122-0531-2 . https://books.google.com/books?id=N7_4Gr9Q438C&pg=PA186&lpg=PA186#v=onepage&q&f=false .
  22. ↑Jackson 2014, p.𧆭.
  23. ↑Jackson 2014, p.𧆲.
  24. ↑Jackson 2014, p.𧆦.
  25. ↑ Letter from Hulagu to Saint Louis, quoted in Les Croisades, Thierry Delcourt, p.151
  26. ↑Jackson 2014, p.𧈻.
  27. ↑ 27.027.127.2"Mediating Sacred Kingship: Conversion and Sovereignty in Mongol Iran" . https://deepblue.lib.umich.edu/handle/2027.42/133445 .
  28. ↑ Landa, Ishayahu (2018). "Oirats in the Ilkhanate and the Mamluk Sultanate in the Thirteenth to the Early Fifteenth Centuries: Two Cases of Assimilation into the Muslim Environment (MSR XIX, 2016)". Mamlūk Studies Review. doi:10.6082/M1B27SG2 . http://mamluk.uchicago.edu/MSR_XIX_2016_Landa.pdf .
  29. ↑ Morgan, p. 139
  30. ↑ Henry Filmer (1937). The Pageant Of Persia. pp.𧇠 . http://archive.org/details/in.ernet.dli.2015.77445 .
  31. ↑ Francis Robinson, The Mughal Emperors And The Islamic Dynasties of India, Iran and Central Asia, pages 19 and 36
  32. ↑Hildinger 1997, p.𧆔.
  33. ↑Jackson 2014, p.𧆰.
  34. ↑ Yerushalmi, Dan; Samten, Jampa (in en). Letters for the Khans: Six Tibetan Epistles for the Mongol Rulers Hulegu and Khubilai, and the Tibetan Lama Pagpa. Co-authored with Jampa Samten. . https://www.academia.edu/11020428/Letters_for_the_Khans_Six_Tibetan_Epistles_for_the_Mongol_Rulers_Hulegu_and_Khubilai_and_the_Tibetan_Lama_Pagpa._Co-authored_with_Jampa_Samten .

Trabajos citados

  • Atwood, Christopher P. (2004). The Encyclopedia of Mongolia and the Mongol Empire. Facts on File, Inc. ISBN: 0-8160-4671-9
  • Boyle, J.A., (Editor). The Cambridge History of Iran: Volume 5, The Saljuq and Mongol Periods. Cambridge University Press Reissue edition (January 1, 1968). ISBN: 0-521-06936-X
  • Hildinger, Erik (1997). Warriors of the Steppe: A Military History of Central Asia, 500 B.C. to 1700 A.D.. Da Capo Press. ISBN: 0-306-81065-4 . https://books.google.com/books?id=JykFBAAAQBAJ&pg=PA148 .
  • Morgan, David. Los mongoles. Blackwell Publishers Reprint edition, April 1990. ISBN: 0-631-17563-6

. Best for an overview of the wider context of medieval Mongol history and culture.


Hulagu Khan laid the foundations of the Ilkhanate State, and by doing so paved the way for the later Safavid dynastic state, and ultimately the modern country of Iran. Hulagu's conquests also opened Iran to both European influence from the west and Chinese influence from the east. This, combined with patronage from his successors, would develop Iran's distinctive excellence in architecture. Under Hulagu's dynasty, Iranian historians also moved from writing in Arabic, to writing in Persian. [ 29 ]


Religious Debates in the Mongol Empire

Mongol emperors were known for organizing religious debates between the different faiths. They were held like all Mongol competitions in public, in front of a large crowd and even larger amount of alcohol. To them, it probably seemed like any other sporting event. In historical terms however, it holds a much deeper significance. Historian Jack Weatherford elaborates:

As these men gathered together in all their robes and regalia in the tents on the dusty plains of Mongolia, they were doing something that no other set of scholars or theologians had ever done in history. It is doubtful that representatives of so many types of Christianity had come to a single meeting, and certainly they had not debated, as equals, with representatives of the various Muslim and Buddhist faiths. The religious scholars had to compete on the basis of their beliefs and ideas, using no weapons or the authority of any ruler or army behind them. They could use only words and logic to test the ability of their ideas to persuade. [3]

Hulagu, Leader of the Ilkhanate, and His Christian Wife Dokuz Kathun by Rachid Ad-Din

A Debate Held in 1254

Religious debates were held throughout the empires lifetime and by many different Khans. An example of such a contest was held by Möngke Khan in September 1254. On this occasion, 3 judges were ordered to evaluate the arguments put forward: a Christian, Muslim and Buddhist. A Mongol official set out the rules for how the debate should be conducted. He stated that, on pain of death, “no one shall dare to speak words of contention.”

The first round started out with the Chinese Buddhists facing the Christian representatives. The Buddhists began by asking how the world was made and what happened after death. As a counter, the Christians asserted they were asking the wrong questions the first issue should be about God from which all other questions arise. The umpires decided that the Christians’ argument was the better and awarded them the first point.

As the debate continued, the clerics made shifting alliances depending on topic. For instance, the Christians and Muslims would agree on many aspects of God’s nature, and could combine their forces to defeat the Buddhists. Topics included such issues as: evil versus good, God’s nature, what happens to the souls of animals, the existence of reincarnation, and whether God had created evil.

In true Mongol fashion, the contestants drunk fermented mares milk between each round. As could be expected, over time this resulted in the whole competition descending into chaos. The Christians, unable to put forward coherent arguments, resorted to loud singing. Likewise, the Muslims started fervently reading from the Quran to try and drown out their opponents. The Buddhists, meanwhile, had lapsed into silent meditation.


Stiki z Evropo [ uredi | uredi kodo ]

Hulegu je večkrat poskušal navezati stike z Evropo, da bi utrdil frankovsko-mongolsko zavezništvo proti muslimanom. Leta 1262 je poslal svojega tajnika Rihaldusa z odposlanstvom k »vsem prekmorskim kraljem in knezom«. Zgleda, da se je njegov poskus ustavil sicilski kralj Manfred, ki je bil mameluški zaveznik in v sporu s papežem Urbanom IV. in Rihaldus se je z ladjo vrnil domov. ⎢]

10. aprila 1262 je Hulegu preko Ivana Ogra poslal pismo francoskemu kralju Ludviku IX. in mu ponudil zavezništvo. ⎣] Ali je pismo prišlo do kralja, ni znano. Edini znani ohranjeni izvod pisma je na Dunaju v Avstriji. ⎤] Pismo na začetku omenja, da namerava Hulegu v papeževo korist zasesti Jeruzalem in prosi Ludvika, naj pošlje svoje ladjevje proti Mamelukom v Egiptu. ⎥]

Niti Hulegu niti njegovi nasledniki niso uspeli skleniti zavezništva z Evropo, čeprav je bila v 13. stoletju mongolska kultura na Zahodu v modi. V Italiji so mnogo novorojenih otrok imenovali po mongolskih vladarjih, vključno s Hulegujem. Mednje so spadala na primer Can Grande (Veliki Kan), Alaone (Hulegu), Argone (Argun) in Cassanao (Gazan). & # 9126 & # 93


Ver el vídeo: History of Docuz Khatun Hulagu Khans Wife Hindi u0026 Urdu! (Octubre 2021).