Noticias

¿Había comunas en la Alemania imperial?

¿Había comunas en la Alemania imperial?

Me pregunto sobre la división territorial de la Alemania imperial.
El imperio se dividió entre 26 estados (en alemán Bundesstaaten).

Cada uno de ellos tenía un sistema de división interna que, por supuesto, difiere de un estado a otro.
Parece que Prusia y el Gran Ducado de Baden tenían una división administrativa de 3 niveles,
mientras que otros estados tenían 2 niveles o solo división de 1 nivel.

La división más baja era un círculo (en alemán Kreis) que consistía en
ya sea una ciudad, o una docena de aldeas rurales, o en algunos casos, ambas.

Mi pregunta es, si los Círculos se dividieron en comunas (en alemán Gemeinde)
que consistía en solo una o posiblemente dos aldeas?
No encuentro rastros de comunas alemanas antes de 1945, pero podría estar equivocado.


Kreise y Gemeinden (o Ämter - sg .: Amt, que era la subunidad más pequeña de Baden) desarrollado independientemente el uno del otro. Además, ellos desarrollado de diferentes maneras dependiendo de la constitución del estado. Por ejemplo, con las reformas durante / después del reinado de Napoleón en Europa central, Prusia y Baviera promulgadas leyes para crear y desarrollar Gemeinden en su territorio: En Baviera, Gemeindeedikte WP, alemán fueron emitidos 1808/1818; en Prusia, la Städteordnung WP, alemán creó una base legal unificada para Gemeinden en todo el estado.

La peculiaridad más importante de la comuna era su autonomía con respecto a determinadas tareas y competencias que incumben a un Estado en nombre de sus ciudadanos. En otras palabras, el Gemeinde como unidad organizativa brindó a sus ciudadanos los medios para regular ciertos temas independientemente del gobierno del estado, especialmente algunos asuntos fiscales. Entonces, el "opuesto" primario o contraparte del Gemeinde no era el Kreis o Bezirk, pero el estado. La pertenencia a cierto Kreis era principalmente una cuestión administrativa sin graves consecuencias políticas. El tema principal era la relación de los Gemeinden con respecto al estado, la distribución del poder y la autoridad política y la cantidad de autonomía fiscal entre el estado y Gemeinde. En los tiempos modernos, la distribución de competencias entre Gemeinden y cuerpos de nivel superior como Kreise o Bezirke es un tema de disputa con bastante frecuencia (especialmente porque esas preguntas afectan la autonomía económica de la Gemeinde), pero dudo que esto fuera cierto ya durante el siglo XIX.

los Kreise se establecieron en parte en el mismo tiempo (por ejemplo, en Baden), en parte más tarde, por ejemplo, en Prusia a partir de 1880, en Baviera como Bezirke (Más tarde, Bavaria dividió el Bezirke dentro Kreise). WP Commons tiene un bonito mapa que ilustra la situación del Reich en el año 1900. Wikipedia alemana tiene una lista completa de los Kreise que se establecieron en los diferentes estados de Alemania Reich.

Entonces sí, Gemeinden ya existía en el alemán Reich, pero no necesariamente como parte de Kreise. Ya que Kreise sirvió como un medio para "encapsular" varias unidades más pequeñas, no esperaría encontrar un Kreis abarcando solo uno Gemeinde. En cambio, incluso hoy en día, existe el concepto de kreisfreie / kreisunmittelbare Stadt (literalmente "ciudad independiente del círculo"): es una ciudad que no pertenece a un Kreis, pero cumple las tareas de un Kreis sí mismo.


Alemania reconoce el genocidio centenario de la era colonial

Prisioneros de las tribus Herero y Nama durante el genocidio de 1904-1908, agosto de 1904 (Wikimedia Commons)

Alemania y Namibia han llegado a un entendimiento después de más de cinco años de negociaciones contenciosas sobre los crímenes cometidos por el poder colonial alemán contra los pueblos nativos Herero y Nama en su antigua colonia entre 1904 y 1908. El ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, se disculpó por la atrocidades en nombre de su gobierno en un comunicado el viernes 28 de mayo, pidiendo perdón por los & # 8220 crímenes del gobierno colonial alemán & # 8221 que fueron formalmente reconocidos como genocidio.

“Nuestro objetivo era y es encontrar un camino común hacia la verdadera reconciliación en memoria de las víctimas. Una parte de eso es que nombramos lo que sucedió durante la colonización alemana de lo que hoy es Namibia, y especialmente las atrocidades en el período entre 1904 y 1908, sin tregua y sin atenuación ”, dijo Maas en su declaración. "Ahora llamaremos oficialmente a estos eventos por lo que son desde la perspectiva actual: genocidio".

Alemania pagará 1.300 millones de dólares a Namibia por proyectos de reconstrucción y desarrollo en el país como un “gesto de reconocimiento del inconmensurable sufrimiento infligido a las víctimas”, dijo Maas en un movimiento hacia la reconciliación más de 100 años después de los hechos. Durante ese tiempo, cuando el país era conocido como el África sudoccidental alemana, las fuerzas coloniales mataron violentamente a más de 80.000 miembros de los pueblos indígenas Herero y Nama cuando se rebelaron contra las tomas de tierras coloniales. Los soldados alemanes dispararon a algunas personas directamente, mientras que otras fueron conducidas al desierto sin comida ni agua. Miles de personas fueron golpeadas, murieron de hambre y trabajaron hasta morir en campos de concentración en el desierto de Kalahari.

El campo de exterminio de Shark Island, África sudoccidental alemana (ahora Namibia), alrededor de 1903 (Wikimedia Commons)

Si bien los negociadores alemanes y namibios dicen que los miembros de las comunidades Herero y Nama fueron incluidos en el proceso de reconciliación, los líderes de los grupos de víctimas han rechazado el resultado, citando preocupaciones de que el dinero no llegará a los descendientes de los fallecidos. El jefe supremo del pueblo herero, Vekuii Rukoro, dijo que los grupos de víctimas esperan que las reparaciones monetarias sean "en forma de pago colectivo a los descendientes de los asesinados y expulsados ​​de sus tierras durante el genocidio", muchos de los cuales viven en la pobreza en asentamientos hacinados en los márgenes de la sociedad namibia. Según Esther Muinjangue, miembro de la Herero Genocide Foundation, un problema asociado con el acuerdo es que los proyectos de desarrollo "no beneficiarán a Hereros y Namas cuyos antepasados ​​huyeron del genocidio a Botswana y Sudáfrica".

Mientras tanto, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania dijo que los proyectos asociados con el reconocimiento del genocidio se centrarán en cuestiones de interés para las áreas habitadas por Herero y Nama, incluida la reforma agraria, la agricultura, la infraestructura rural, el suministro de agua y la creación de empleo.

“Los crímenes del dominio colonial alemán han agobiado durante mucho tiempo las relaciones con Namibia. No puede haber un cierre del libro sobre el pasado ”, dijo Maas. “Sin embargo, el reconocimiento de la culpabilidad y nuestra solicitud de disculpas es un paso importante para llegar a un acuerdo con los crímenes y dar forma al futuro juntos”, concluyó.

El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, hará una solicitud oficial de perdón en una ceremonia en el parlamento de Namibia, según medios alemanes.


Los símbolos nazis de Alemania y las estatuas imperiales en exhibición en el museo de Berlín

Los movimientos Black Lives Matter y antirracismo provocaron un ajuste de cuentas mundial sobre los monumentos a un pasado imperial. En un museo de Berlín, se exhiben muchas de estas estatuas y símbolos, con el objetivo de reconsiderar la historia.

Mucho antes de que los manifestantes en Bristol, Inglaterra, arrojaran al río una estatua del traficante de esclavos del siglo XVII Edward Colston, Berlín estaba lidiando con qué hacer con los monumentos de un pasado complicado.

El impulso para hacerlo, sin embargo, no comenzó con las víctimas de la opresión que salieron a las calles, sino con los vencedores de la opresión que las ocupaban. Poco después del final de la Segunda Guerra Mundial, las potencias aliadas que ocupaban Berlín ordenaron la eliminación de monumentos al carácter nacional y militar de Alemania.

Muchos de ellos ahora se exhiben en la Ciudadela, una fortaleza del siglo XVI en el distrito occidental de Spandau de Berlín que fue utilizada por el ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial para probar armas químicas. Ahora, la Ciudadela es un sitio histórico y un museo, donde los monumentos residen en una especie de purgatorio de estatuas, ni destruidos ni venerados, sino que comprenden la exposición "Desvelada: Berlín y sus monumentos", abierta a los visitantes desde 2016.

"Es una oportunidad para no olvidar esta historia, para no dejarla desaparecer", dice Urte Evert, quien ha sido el director del museo desde 2017. "En cambio, podemos mostrar que hay ira, tristeza, incluso violencia. Y espero que puede hacer algo con eso haciendo que estas obras sean accesibles tal como están ".

Muchos de los monumentos en exhibición se ubicaron originalmente a lo largo de Siegesallee, un prominente bulevar de norte a sur construido por decreto imperial a principios del siglo XX. Había docenas de ellos, alineados a ambos lados del camino, representando siglos de gobernantes políticos y religiosos germánicos. Aunque la mayoría es anterior a la unificación de Alemania en 1871 y al imperio que siguió, su construcción y ubicación fue un proyecto imperial, destinado a jactarse del poder y el prestigio alemanes.

"Cada monumento debe ser discutido constantemente de nuevo. Nunca se puede decir, 'esta es la única forma correcta y ahora hemos terminado'", dice el director del museo Citadel Berlin, Urte Evert.

Hoy, Siegesallee es un camino a través del parque Tiergarten. La zona y sus monumentos sufrieron graves daños durante la Segunda Guerra Mundial y algunos fueron destruidos. Los que sobrevivieron fueron trasladados, escondidos o enterrados. Tuvieron que ser recuperados, parcialmente restaurados y trasladados nuevamente para la exhibición.

Presentar monumentos tal como fueron encontrados

Las estatuas Siegesallee fueron el ímpetu de la exhibición y siguen siendo su pieza central. De las aproximadamente 100 piezas repartidas en varias salas, solo unas pocas tratan de los períodos nazi y de la Guerra Fría en Alemania. La "campana de la esvástica" de una iglesia cercana, una de varias campanas de iglesia con el símbolo de la era nazi que han causado revuelo en Alemania en los últimos años, ha llegado a la exhibición, junto con el antiguo Monumento a las Víctimas del Fascismo y el Militarismo de Alemania Oriental. , de 1969. Cientos de monumentos más, esparcidos por Berlín, están disponibles para ver virtualmente en una gran pantalla táctil al comienzo de la exhibición.

Varias campanas de iglesias de la era nazi como esta en Herxheim, con el lema "Todo por la patria - Adolf Hitler", todavía cuelgan en los campanarios de toda Alemania. Recientemente se agregó una campana similar a la colección del museo de la Ciudadela.

Cada época viene con su propio bagaje. Si bien los crímenes nazis están arraigados en el sentido del yo de la posguerra de Alemania, treinta años después de la reunificación, el país solo está comenzando a examinar más detenidamente cómo se volvieron a unir sus partes oriental y occidental.

La cabeza cortada de una estatua de Lenin de 18,6 metros (61 pies), que se exhibe en la parte posterior de la exhibición, es un punto de controversia, dice Evert. Algunos visitantes de la antigua Alemania Occidental han criticado la presencia de la cabeza como un homenaje a Lenin, mientras que algunos del antiguo Oriente le han dicho que simboliza que Oriente sucumbe a Occidente, porque Lenin está de su lado, presenta la forma en que llegó.

"Cada monumento debe ser discutido constantemente de nuevo. Nunca se puede decir, 'esta es la única forma correcta y ahora hemos terminado'", dice Evert. "Pero esto permite una conversación sobre las heridas entre Oriente y Occidente que se están abriendo nuevamente".

Este líder del líder soviético y teórico político Vladimir Lenin se encontraba anteriormente sobre una estatua gigante en Berlín Oriental. Después de la remoción de la estatua, su cabeza se exhibió horizontalmente, como se había encontrado, en el museo Citadel de Berlín.

Alemania y la trata de esclavos

Las protestas mundiales provocadas por el asesinato policial del civil negro desarmado George Floyd en los EE. UU. Han atacado o derribado monumentos cuyos críticos han argumentado durante mucho tiempo que glorifican a figuras históricas mientras pasan por alto sus ambiciones coloniales alimentadas por creencias y políticas racistas.

Eso ha puesto un enfoque renovado en exhibiciones como "Unveiled", aunque Evert reconoce que la propia historia colonial de Alemania no juega un papel importante en la Ciudadela. Sin embargo, eso no quiere decir que tales monumentos no existan, en muchas formas. En el Berlín actual, por ejemplo, esa historia también se refleja en nombres de calles problemáticos además de efigies personales.

"Esa era nunca ha estado muy presente en Alemania", dice Evert sobre el período colonial que se considera oficialmente que se extendió desde 1884 hasta 1918. Sin embargo, los gobernantes de la Alemania preunificada, como Prusia, estuvieron involucrados en la trata de esclavos como a principios del siglo XVII. Friedrich Wilhelm, duque de Prusia, estableció un punto de apoyo en África occidental. El fuerte que construyó en lo que hoy es Ghana se convirtió en un centro para la trata transatlántica de esclavos.

Una estatua triunfante del duque de Prusia del siglo XVII Friedrich Wilhelm todavía se exhibe afuera del Palacio de Charlottenburg de Berlín; no se muestran las cuatro figuras humanas encadenadas debajo, mirándolo

Hoy en día, su imagen todavía saluda a los visitantes del barroco Palacio de Charlottenburg en el oeste de Berlín. Se le presenta sobre un caballo, triunfante, con cuatro figuras encadenadas mirándolo. Se habla poco de trasladar tal monumento a una exhibición como "Sin velo", y el hecho de que las autoridades lo hayan dejado allí en su gloria original, sin adulterar, irrita a mucha gente. Varios otros monumentos a los traficantes de esclavos y líderes coloniales permanecen en su lugar en sitios en toda Alemania.

"¿Qué quieren mostrarnos con monumentos como este?" dice Mnyaka Sururu Mboro, fundador del grupo sin fines de lucro Berlin Postkolonial. "Nos recuerdan a la esclavitud. Y sin embargo, estas figuras siguen siendo honradas".

Punto ciego colonial

Mboro dice que la exhibición de la Ciudadela es una forma de enfocar la atención del público en la historia problemática. También le gustaría que las estatuas existentes permanezcan donde están, pero acompañadas de información adicional sobre la historia racista y colonial, e incluso contramonios a los líderes africanos contemporáneos y figuras de la oposición.

El cofundador de Berlin PostKolonial, Mnyaka Sururu Mboro, sobre las estatuas de la era imperial que aún permanecen en pie: "Nos recuerdan la esclavitud. Y, sin embargo, estas figuras siguen siendo honradas".

"Destruir estas estatuas no funcionará", dice, y agrega que entendió el dolor y la ira que llevaron a algunos manifestantes en las últimas semanas a atacar monumentos en sus ciudades. "Pero toda la historia no está ahí. Es necesario que haya contexto".

Evert espera expandir la exhibición con el tiempo. Su equipo en la Ciudadela trabaja con investigadores en Alemania, así como con activistas en los Estados Unidos, para discutir cómo se pueden presentar mejor los monumentos y si deberían serlo. Sin embargo, señala, el trabajo real debe realizarse fuera del museo.

"Espero que podamos lidiar no solo con estas estatuas como símbolos, sino con los problemas detrás de ellas, para que la sociedad pueda avanzar", dice.


3. Las bajas superaron el millón, incluidas las muertes de más de 300.000.

Monumento y cementerio para las víctimas de la batalla cerca de Pozieres, Francia. (Crédito: Scott Barbour / Getty Images)

Las tropas británicas sufrieron 420.000 bajas & # x2014, incluidas 125.000 muertes & # x2014 durante la Batalla del Somme. Las bajas también incluyeron 200.000 soldados franceses y 500.000 soldados alemanes.


'Misa de coronación de Napoleón' de Méhul

Etienne-Nicolas Méhul es considerado el compositor revolucionario por excelencia. Napoleón le encargó que compusiera uno de los himnos más famosos de la época, "Le Chant du départ" (Canción de partida). Sin embargo, a Napoleón no le interesaba la misa solemne que Méhul compuso para su coronación. Si la pieza se olvidó en gran medida, al menos inspiró a Ludwig van Beethoven en su Quinta Sinfonía.

8 piezas musicales revolucionarias


5. Joseph O. Shelby

Joseph O. Shelby. (Sociedad Histórica del Estado de Missouri)

El general confederado Joseph O. Shelby era tan reacio a rendirse a las fuerzas de la Unión que su unidad se ganó el sobrenombre de & # x201C el invicto & # x201D. Shelby había pasado la Guerra Civil al mando de una banda de caballería en una serie de incursiones a través de Missouri y Arkansas. Al final del conflicto, su & # x201CIron Brigade & # x201D & # x2014, también llamada así por su legendaria determinación & # x2014, había causado millones de dólares en daños a suministros y propiedades de la Unión.

Al anunciar que eligieron & # x201Cexile sobre la rendición & # x201D Shelby y aproximadamente 600 soldados cabalgaron hacia el sur hacia México después del colapso de la Confederación. Tras un viaje de tres meses por el desierto, ofrecieron sus servicios a Maximiliano I, un austrohúngaro que había sido instalado como emperador de México en 1864. Si bien el emperador se resistía a incluir soldados rebeldes en su ejército, permitió que Shelby & # x2019s & # xE9migr & # xE9s para ayudar a fundar la Colonia Carlota, un pequeño asentamiento de expatriados confederados. La comunidad advenediza disfrutó de un breve período de prosperidad, pero finalmente se disolvió después de que el emperador Maximiliano fue derrocado. Como nunca se rindió a las fuerzas federales, Shelby y la mayoría de sus camaradas regresaron a los Estados Unidos en 1867 y reanudaron la vida civil.


Contenido

Marruecos

El Protectorado francés de Marruecos, establecido en 1912, fue transferido a la soberanía alemana tras el Tratado de Versalles de 1919. Sin embargo, la influencia de Alemania es muy marginal en comparación con la época de la administración francesa y, por lo tanto, Marruecos es considerado un país independiente por la mayoría de las naciones.

Deutsch Protektorat Königreich Marokko

(Los territorios más septentrional y meridional del Protectorado están administrados de facto por el Protectorado español en Marruecos según el Tratado entre Francia y España con respecto a Marruecos de 1912, pero también forman parte formal del Protectorado alemán del Reino de Marruecos).

Bandera del Reino de Marruecos

Bandera utilizada por instituciones alemanas en Marruecos y como bandera mercantil

Mittelafrika

German-Mittelafrika es el paraguas de las posesiones coloniales de Alemania en África, que se extiende desde Costa de Marfil en el oeste hasta Zanzíbar en el este y desde las selvas tropicales de Ubangi-Shari hasta los desiertos del suroeste de África. La sede administrativa de Mittelafrika se encuentra en la próspera metrópolis de Daressalam en África Oriental, pero las diversas regiones de la enorme colonia tienen una autonomía significativa. Con todo, German-Mittelafrika se divide en 4 subdivisiones: África occidental (Capital: Lomé), este de Africa (administrado directamente por la administración central de Mittelafrikan en Daressalam), África ecuatorial (Capital: Buea) y Africa del Sur (Capital: Windhuk). Estas subdivisiones se subdividen nuevamente en colonias más pequeñas, que se subdividen en distritos y territorios nativos autónomos.

África Occidental Alemana (Deutsch-Westafrika)

África Occidental Alemana, que originalmente solo consistía en Togoland, que se consideraba el Musterkolonie ("colonia modelo") en África, se expandió enormemente después del Tratado de Versalles de noviembre de 1919, cuando Alemania obtuvo acceso a las antiguas colonias francesas de Costa de Marfil y Dahomey.

Schutzgebiet Dahomey und Nebengebiete

(Incluye el Reino de Dahomey)

Schutzgebiet Elfenbeinküste

África occidental británica

Desde 1925, las colonias británicas de Nigeria y Gold Coast están bajo protección temporal alemana, pero la administración civil británica sigue estando en su mayor parte a cargo.

(Incluye los diversos pequeños reinos de Nigeria)

La bandera de la Oficina Colonial Imperial siempre ondeaba junto a la bandera colonial británica

(Incluye el Reino de Ashanti)

  • Accra (colonia de Gold Coast y sede del gobernador de toda Gold Coast)
  • Kumasi (Ashanti)
  • Gambaga (Territorios del Norte)

Bandera de la Costa Dorada Británica

La bandera de la Oficina Colonial Imperial siempre ondeaba junto a la bandera colonial británica

África Oriental Alemana (Deutsch-Ostafrika)

El África Oriental Alemana se compone únicamente del Protectorado alemán del mismo nombre y de los protectorados nativos de Ruanda y Burundi, que se encuentran a lo largo del lago Kivu y el lago Tanganijka en la frontera con el Congo Belga.

Schutzgebiet Deutsch-Ostafrika

(Incluye los reinos autónomos de Ruanda y Burundi)

África Oriental Británica

El África Oriental Británica está formado por las antiguas colonias británicas de Kenia y Uganda, que han sido ocupadas militarmente por Alemania desde 1925 "por un período de tiempo indefinido". Sin embargo, las administraciones civiles británicas todavía están vigentes.

(Incluye el Sultanato de Zanzíbar)

La bandera de la Oficina Colonial Imperial siempre ondeaba junto a la bandera colonial británica

(Incluye los reinos de Busoga, Buganda, Ankole, Bunyoro y Tooro)

Bandera del Protectorado Británico de Uganda

La bandera de la Oficina Colonial Imperial siempre ondeaba junto a la bandera colonial británica

África Ecuatorial Alemana (Deutsch-Äquatorialafrika)

El África Ecuatorial Alemana está formada por la colonia central alemana de Kamerun, así como por los antiguos territorios franceses de Gabón y Ubangi-Shari, que se adquirieron después del Tratado de Versalles en 1919. Es la región colonial alemana continua más grande y una de las más grandes. entidades en la tierra.

(Incluye el Reino de Mandara)

Schutzgebiet Deutsch-Kongo

Schutzgebiet Ubangi-Schari

(Incluye los Sultanatos de Zemio y Rafai)

África sudoccidental alemana (Deutsch-Südwestafrika)

El texto se insertará aquí

Schutzgebiet Deutsch-Südwestafrika

África central británica

África central británica está formada por los antiguos protectorados británicos de Rhodesia del Norte y Nyasalandia. Las administraciones británicas todavía están a cargo, aunque las autoridades portuguesas reclaman Nyasaland desde 1925.

(Incluye los reinos de Barotseland y Kazembe)

Bandera de Rhodesia del Norte Británica

La bandera de la Oficina Colonial Imperial siempre ondeaba junto a la bandera colonial británica

Bandera de British Nyasaland

La bandera de la Oficina Colonial Imperial siempre ondeaba junto a la bandera colonial británica

Territorios directamente subordinados al canciller alemán

Los siguientes territorios se consideran territorios de ultramar de la Alemania metropolitana y son administrados directamente desde Berlín por el Reichskanzler (desde 1930 Kuno Graf von Westarp) y la Oficina Colonial Imperial en un estilo similar a las antiguas Colonias de la Corona del Reino Unido.

Somalilandia alemana (Deutsch-Somalilandia)

Schutzgebiet Deutsch-Somaliküste

África sudoriental alemana (Deutsch-Südostafrika)

Schutzgebiet Madagaskar und Nebengebiete

(Incluye Comoras y Mayotte, New Heligoland [antes Reunión], Isla Europa, Bassas da India, Islas Glorioso, Juan de Nova, Isla Amsterdam, Islas Crozet, Islas Kerguelen y Isla Saint Paul)

Territorios británicos del Océano Índico

(Incluye Archipiélago de Chagos)

Bandera de la Isla Mauricio británica

La bandera de la Oficina Colonial Imperial siempre ondeaba junto a la bandera colonial británica

(Incluye Aldabra, Farquhar y Desroches)

Bandera de las Seychelles Británicas

La bandera de la Oficina Colonial Imperial siempre ondeaba junto a la bandera colonial británica

Territorios Británicos del Océano Atlántico Sur

(Incluye Isla Ascensión y Tristan da Cunha)

Bandera de St. Helena británica y dependencias

La bandera de la Oficina Colonial Imperial siempre ondeaba junto a la bandera colonial británica

India alemana (Deutsch-Indien)

La India alemana se estableció en 1919 después del Tratado de Versalles, cuando Alemania obtuvo acceso a las antiguas concesiones francesas en la costa este de la India. La concesión de Chandernagor en Bengala fue cedida a los revolucionarios durante las últimas etapas de la Guerra Civil India debido a su bajo valor y la gran distancia del resto de las posesiones coloniales de Alemania.

Deutsche Schutzgebiete en Indien

(Incluye Pondicherry, Karikal, Yanon, Mahe)

Deutsch-Ostasien

Los territorios alemanes en Indochina y las administraciones conjuntas anglo-alemanas en el sudeste asiático, así como las bases navales chinas, están subordinadas a la administración naval alemana del este asiático en Singapur. Después de la caída del Imperio Británico en 1925, la armada alemana se apoderó de las colonias británicas en el sudeste asiático. El 1 de enero de 1926, se estableció una autoridad naval alemana central en Singapur.

Alemán más lejano de la India (Deutsch-Hinterindien)

El texto se insertará aquí.

Unión Indochinesische

(La Unión Indochina es la administración de nivel superior de todas las posesiones coloniales alemanas en la región de Indochina, por lo que incluye protectorados de Luang Phrabang, Camboya, Annam, Tonkin y la colonia de Cochinchina)

Deutsches Protektorat Luang Prabang

(Reino de jure de Luang Phrabang)

Bandera del Protectorado Alemán de Luang Phrabang

Bandera Nacional de Luang Phrabang

Deutsches Protektorat Kambodscha

(Reino de jure de Camboya)

Bandera del Protectorado Alemán de Camboya

Bandera Nacional de Camboya

Deutsches Protektorat Annam

(Imperio de jure de Vietnam)

Bandera del Protectorado Alemán de Annam

Deutsches Protektorat Tonkin

(De jure es parte del Imperio de Vietnam, de facto no existe una administración nativa en Tonkin a diferencia de otros protectorados, lo que la hace mucho más cercana a una colonia real como la Cochinchina alemana)

Bandera del Protectorado Alemán de Tonkin

Schutzgebiet Deutsch-Kotschinchina

Bandera del Protectorado de Cochinchina Alemana

Concesiones alemanas en China (Deutsche Pachtgebiete en China)

El texto se insertará aquí.

Pachtgebiet Kiautschou

Bandera de la Oficina Colonial Imperial utilizada por el Gobernador

Bandera de servicio de la Armada Imperial utilizada por instituciones civiles y faros amp

Pachtgebiet Kwangtschouwan

Bandera de la Oficina Colonial Imperial utilizada por el Gobernador

Bandera de servicio de la Armada Imperial utilizada por instituciones civiles y faros amp

Deutsche Konzessionen en Hankou, Tientsin, Schanghai und Schamian

Bandera del Consejo de Legación

Tricolor imperial alemán utilizado por instituciones civiles como consulados

Malaya británica

El texto se insertará aquí.

(Incluye Selangor, Perak, Negeri Semibilan y Pahang)

Bandera del Protectorado Británico de Estados Federados Malayos

La bandera de la Oficina Colonial Imperial siempre ondeaba junto a la bandera colonial británica

Bandera del Protectorado Británico del Estado de Johor

La bandera de la Oficina Colonial Imperial siempre ondeaba junto a la bandera colonial británica

(Incluye Singapur, Malaca, Penang, Dinding y Labuan)

Bandera de la Corona Británica Colonia de los Asentamientos del Estrecho

La bandera de la Oficina Colonial Imperial siempre ondeaba junto a la bandera colonial británica

Borneo británico

El texto se insertará aquí.

Bandera del Protectorado Británico del Raj de Sarawak

La bandera de la Oficina Colonial Imperial siempre ondeaba junto a la bandera colonial británica

Bandera del Estado de Brunei

La bandera de la Oficina Colonial Imperial siempre ondeaba junto a la bandera colonial británica

Bandera de Borneo del Norte Británico

La bandera de la Oficina Colonial Imperial siempre ondeaba junto a la bandera colonial británica

Concesiones británicas en China

La concesión británica de Weihaiwei fue ocupada en 1925 por la Kaiserliche Marine.

Bandera de Weihaiwei británico

La bandera de servicio de la Armada Imperial siempre ondeaba junto a la bandera colonial británica.

Aufsichtsrat der Ostasiatischen Generalverwaltung

los Aufsichtsrat der Ostasiatischen Generalverwaltung ("Consejo de Supervisión de la Administración General de Asia Oriental"), en resumen, AOG, es la administración alemana que controla el comercio de varias ciudades de China oriental. Están operando desde el alemán Tsingtau y son un factor importante para asegurar el dominio económico de Alemania en China.


El frente interno de la Primera Guerra Mundial: histeria de guerra y la persecución de los germanoamericanos

En este punto, un ciudadano sensato llamó a la policía, que luego tomó a Prager bajo custodia protectora. Cerraron todos los bares locales en un esfuerzo por sofocar el espíritu de la mafia. En cambio, la turba aumentó y se dirigió a la comisaría donde exigieron ser admitidos. La policía escondió a Prager en el sótano, le dijo a la turba que ya no estaba allí y abrió la puerta para permitir que un veterano del ejército llamado Joseph Riegel entrara para confirmar el reclamo. Sin embargo, cuando abrieron la puerta, la turba entró en tropel. Encontraron a Prager y lo llevaron afuera, donde la turba había llegado a varios cientos de personas. El desfile continuó, y la multitud detuvo los autos que pasaban y obligó a Prager a besar la bandera y cantar canciones patrióticas a sus ocupantes. La policía siguió a la turba a distancia, pero no hizo nada para detener la procesión. Cuando la turba cruzó la línea de la ciudad, la policía simplemente dejó de seguirla. Alguien sugirió que se pusiera alquitrán y plumas a Prager, y que se detuviera la procesión mientras se realizaba una búsqueda infructuosa de los materiales necesarios. Cuando eso falló, Prager fue arrastrado a un árbol, iluminado por los faros de tres automóviles. Alguien hizo una soga con una cuerda de remolque. Riegel, que tenía mucho atractivo entre la multitud debido a su condición de veterano, no tenía suficiente para levantar a Pragel solo. "Vamos amigos, estamos todos en esto, no tengamos holgazanes aquí", gritó. Hasta quince agarraron la cuerda cuando alguien más en la multitud sugirió que todos los demás al menos tocaran la cuerda. Prager fue lanzado por los aires. Cuando sus esfuerzos de aficionados fracasaron en matarlo, alguien sugirió que se le permitiera a Prager decir algo si quería. Después de que lo dejaran en el suelo, a Prager se le concedió permiso para escribir una carta. Escribió un rápido adiós a sus padres. Pidió y se le concedió permiso para orar. Después de pedir perdón por sus pecados y una vez más declarar su lealtad, caminó sin ayuda de regreso al árbol y la cuerda. Mientras las más de 200 personas observaban, Prager pronunció sus últimas palabras: "Muy bien, muchachos, adelante, mátenme, pero envuélvanme en la bandera cuando me entierren". Prager fue arrojado al aire y colgado.


Clase y política en Alemania

En Alemania, entre 1840 y 1900, la productividad aumentó un 190%, en comparación con el 90% de Suiza, el 75% de Suecia, el 50% de Italia y Bélgica, el 35% de Francia y el 30% de Rusia. La gente común en Alemania y en estos otros países podría comprar ropa nueva más fácilmente. La participación de Alemania en la fabricación aumentó del 8,5% en 1880 al 13,2% en 1900 en comparación con la participación de Gran Bretaña que cayó del 22,9% al 18,5%. Esto vino con las fortalezas particulares de Alemania en carbón, hierro, acero y ferrocarriles. En medio del continente con sus ferrocarriles, Alemania llegó a dominar el comercio europeo excepto en Francia. note93

En el año 1881 se introdujo una red telefónica en Berlín. De otras formas, la vida de las personas estaba cambiando, algunas para mejor y otras difícilmente. La esperanza de vida en 1895 se ha estimado en 41,2 años, no muy diferente de la de las personas en los EE. UU., En 45,21 años para el año 1890. La gente todavía trabajaba largas horas con poco descanso, fumaba mucho y bebía mucho alcohol (también por mujeres embarazadas) estaban surtiendo efecto. Pero Alemania se estaba beneficiando de la tasa de alfabetización más alta - 99% - niveles de educación que le proporcionaron a la nación más personas buenas en el manejo de números, más ingenieros, químicos, ópticos, trabajadores calificados para sus fábricas, gerentes calificados, agricultores calificados y personal militar calificado. La alfabetización en Gran Bretaña, Francia, Noruega, Suecia y Australia también estaba por encima del 90 por ciento. En los Balcanes menos industrializados estaba en el rango del 50 al 70 por ciento y en el rango del 30 al 50 por ciento en Rusia, y se dice que está por debajo del 30 por ciento en China, India, África y los países islámicos.

En general, el pueblo alemán estaba prosperando. El número de nacimientos superó con creces el número de muertes. En 1900, Francia y el Reino Unido, incluida Irlanda, tenían cada uno una población de 38 millones. La población de Alemania creció de 41 millones en 1871 a 56 millones en 1900.

En cuanto a política y sociedad, entre 1881 y 1889 el canciller Bismarck promovió leyes que proporcionaban seguridad social y mejoraban las condiciones laborales. Instituyó el primer estado de bienestar del mundo. Quería estimular el crecimiento económico y sacar temas del atractivo del movimiento socialista. Said Bismarck: "The real grievance of the worker is the insecurity of his existence he is not sure that he will always have work." note94 Bismarck saw benefit in a more healthy and reliable workforce, and he thought his welfare program would improve worker loyalty to the state. A law was passed compelling employers to ensure their workmen in case of sickness or accident. Laws regulating working hours and working conditions were passed. Compulsory insurance against death and old age was introduced. Welfare was provided for widows and orphans. But the eight-hour day for workers had not yet arrived. Bismarck and employers believed in hard work for the common German and saw little benefit in recreational relief from drudgery.

Germany remained more authoritarian than it was democratic regarding state power. There was universal manhood suffrage in the vote for members of Parliament (the Reichstag), but Parliament had little power in creating legislation. Most power remained with Chancellor Bismarck, who represented the king.

There was class conflict. Landed nobility in the east, called Junkers, and other aristocrats were influential but threatened by free trade policies that would have undermined their positions as agricultural capitalists. The upper middle-class associated with big business still lacked political influence, while the lower middle-class was being "squeezed" by big business. Peasants, especially in the south of Germany, were in conflict with trade policies that favored the Junkers.

Those who sold their labor to industrialists had increased in number, many having left agricultural work for work in the factories as had happened in Britain. They and those still in rural areas joined various political parties. In the south of Germany, Catholic political parties and Catholic trade unions had influence among workers. The middle class tended to support various "centrist" and liberal parties, while the Social Democrats were by far the single largest political party.

Two attempts in 1878 to assassinate King Wilhelm I were believed to have been the work of Social Democrats, and reaction against the Social Democrats resulted in their meetings forbidden and circulation of their literature outlawed. Police officers could stop, search, and arrest socialists. Socialist party leaders were arrested and tried by police courts. But despite these efforts the Social Democrats steadily gained supporters and seats in the Reichstag, which they won by running unaffiliated with any party, allowed by the German Constitution. The Social Democrats were the party of labor, and there was still labor dissatisfaction, such as the strike in 1889 by coal miners against which the government sent infantry and cavalry.

In 1890 the new king, Wilhelm II, dismissed Bismarck. He lifted the ban on the Social Democrats, and they began functioning in the open again. Under Wilhelm II the popularity of the Social Democrats would increase, with King Wilhelm wishing to be a ruler loved by all his subjects.

But these were not the same German workers Karl Marx had met and embraced after he had moved to Paris with his family in the early 1840s. In Germany, Marx had been a liberal, a journalist and of the middle-class. The workers had been in desperation, wanting power, to get rid of their bosses by creating collective ownership of their enterprises and to share the rewards of their labors with their fellow workers – what they called communism. They wanted revolution, and so did Marx.

Devoted to science, Marx had studied economic figures. He had seen a broadening of misery and foresaw that misery spreading and more people joining the ranks of the proletariat. But Marx's study was followed by real wages beginning to rise. note95 Rising food production and an increase in real wages were not conducive to political upheaval or the revolution that Karl Marx had believed would one day come. In 1875 the German Social Democratic Party adopted the Gotha Program, which Karl Marx, in London, criticized. The Gotha program presented a moderate, evolutionary way to socialism, as opposed to the revolutionary approach of "orthodox" Marxists. They accused the Gotha program of being "revisionist" and ineffective, and they looked to contradictions in capitalism producing economic crises that would verify Marx's belief in increasing misery.

Marx died in 1883. In 1891 the Social Democratic Party advocated its Erfurt Program: the 8-hour day prohibition of child labor under the age of 14, government regulation of working conditions and the abolition of laws that restricted the right of people to assemble. The Erfurt Program included calls for equal and direct suffrage by secret ballot, judges elected by the people, an end to laws that put women at a disadvantage as compared with men, a graduated income and property tax, free medical attention, a people's militia for defense rather than a professional army secularized public education and no public money supporting religious institutions.

A German Social Democratic Party theorist and politician, Eduard Bernstein, wrote books and became known as the theorist of evolutionary socialism and Marxist revisionism, to be reviled by leftists such as Rosa Luxemburg. She called Bernstein an "opportunistic philistine" and accused him of ignoring "the dialectical processes of historical becoming." She wished to purge his "bourgeois revisionism" from the party, and in vain she called for his expulsion.

It was in the most advanced industrialized societies that Marx had expected revolution – a rise of the proletariat created by capitalism, but with Germany's economic progress the kind of revolution that had been sought was becoming more dependent on a major catastrophe other than economic breakdown. Revolutions in China had often been preceded by a catastrophe such as famine. Europe was on a path toward another kind of catastrophe: a war made more terrible by industrialization and mass involvement. It would bring political change to Germany – a political revolution if one want's to call it that. The social revolution that the orthodox Marxists were looking to would come first and be a success not in a most industrially advanced country, Germany or Britain, but to Europe's least economically advanced participant in the Great War. This was Russia, a country that had a smaller middle-class, a higher percentage of peasants and fewer industrial workers than Germany.

Birth of a New Europe, Theodore S Hamerow, 1989

Chapter Two, "The People of Oberschopfheim," The Nazi Impact on a German Village, by Walter Rinderle & Bernard Norling.

Aristocrats: Power, Grace and Decadence: Britain's Great Ruling Classes from 1066 to the Present, by Lawrence James,.

The Aristocracy in Europe, 1815-1914, by Dominic Lieven, 1993

Love and Capital: Karl and Jenny Marx and the Birth of a Revolution, by Mary Gabriel, 2011

Freedom in the Modern World, by Herbert J Muller, 1966

The People's Stage in Imperial Germany: Social Democracy and Culture, 1890-1914, by Andrew Bonnell.


Books by Friends

Who's Behind Hong Kong's Counter-Protests?

How U.S. Philanthropy Is Inspiring Foreigners to Give

Aside from the Dominican Republic, Shanghai was the only place that remained open to these refugees, and 20,000 or so European Jews found their way to the city in the late 1930s. Shanghai at the time was a political anomaly: Control was split between the beleaguered Republic of China, an increasingly aggressive Imperial Japan, and France, Britain, and the United States, countries that operated self-governing “concessions” exempt from Chinese law or influence.

When the Second World War broke out in 1939, more European Jews had taken refuge in Shanghai than in any other city in the world. One was Gary Matzdorff, who left Germany with his family in 1937.

“My father heard from a friend that it was possible to go to Shanghai without a visa, but only Shanghai, because for the rest of China we needed a visa,” Matzdorff, now 92, told me during an interview at the Shanghai Jewish Refugee Museum. “We took a train to Genoa, Italy and boarded the ship—the SS Victoria—and one month later we arrived [in Shanghai].”

“It was a shock, culturally, language wise, but being young you adapt very quickly, and I made it my personal business to integrate into Chinese culture, to learn the language, because I expected to spend the rest of my life in Shanghai.”

Matzdorff’s remembers a bustling, cosmopolitan city, not unlike London or New York. After days working at an import/export company, he was fond of exploring the city's night life.

“One of my favorite places was a dance hall at the Wing On department store. Up on the top floor there was a dance floor, big band.”

Shanghai was not without its problems. By 1937, Japan’s invasion of China was underway, and the Battle of Shanghai in November ended any remaining control the Republic of China had over the city. But despite being occupied, Shanghai’s Europeans did not bear the brunt of Japanese aggression: In the then-capital of Nanjing, Japanese troops murdered over 200,000 civilians that year, an incident now remembered as the Rape of Nanjing.

In December 1941 the Japanese attack on Pearl Harbor brought the U.S. into World War Two, and soon thereafter Japanese troops invaded Shanghai’s international settlements and took full control of the city. Like many residents of Shanghai at the time—including author J.G. Ballard, whose book imperio del Sol is based on his experiences as an internee of the Japanese—Matzdorff’s first warning that the Japanese were taking control of the city came when he heard the explosions that sank the HMS Peterel, a British gunboat anchored in the Huangpu River and the only foreign vessel which refused to surrender to the Japanese.

“I remember it like it was yesterday,” he says, “because we heard the bombing of the ship—we didn’t know what it was, but we heard the explosions.”

With Japanese control came more restrictions on Shanghai’s Jews, as well as an end to the flow of money from American organizations that had served as the lifeblood of many of the more destitute refugees. By 1943, the majority of Jews in the city were forced into the Restricted Sector for Stateless Refugees in Hongkou district, an area which would become known as the “Shanghai Ghetto.”

But had Japan’s German allies had their way, matters would have been even worse. Prior to the formal establishment of the ghetto, SS Colonel Josef Meisinger was dispatched to Shanghai, reportedly with a canister of Zyklon B gas in tow, to advise the Japanese on exterminating the city’s Jewish population. Though Meisinger was unsuccessful in implementing this policy, pressure from the Germans did inspire the creation of the ghetto.

The Japanese occupation provided Shanghai’s Chinese and Jewish population with a common cause—and a common enemy. Author Daniel Kalla has described the Shanghai ghetto as a “testament to human perseverance and dignity,” a sentiment Matzdorff echoes: “We lived side by side, we both had the same problem: the Japanese. We had the same fate.”

The ghetto, along with the rest of Shanghai, was officially liberated on September 3, 1945 in a combined American-Chinese effort.

“The word spread like wildfire: the war is over, the war is over!” Matzdorff recalls. “I got in touch with some of my friends—we had made an arrangement, when the war is over we’re going to get revenge on the Japanese. So we went to the police station: empty. They disappeared into thin air overnight. We were ready to punch them out! But we didn’t have that opportunity.”

Matzdorff had to settle for a more symbolic victory. “I climbed up on the telephone pole and tore down one of the signs that said ‘Stateless Refugees Are Not Allowed to Pass.’ I still have it, it’s my souvenir, my payoff.”

Japan’s defeat did not put an end to unrest in China, however, and the country soon fell into civil war. As the situation in Europe improved and conditions in China worsened, many Jews began to leave the city.

“[Shanghai] was not a paradise for us, so everyone tried to improve their situation, to go somewhere new,” Matzdorff says. “Word got out that under President Truman you could apply for a cooperative affidavit of support, that the Jewish organizations would issue a combined guarantee for anyone who wanted to come to America.”

After the war, China’s Jewish population dwindled sharply. “From 1949 to 1956, the Jewish community in Shanghai effectively ceased to exist,” Rabbi Shalom Greenberg, who administers to the approximately 2,000 Jews living in the city today, told me in an interview. Matzdorff, along with his parents and his new wife, moved to the U.S., eventually settling in California, where he lives today. But he still likes to visit Shanghai, saying that the city “draws me back.”

“Every time I come here, huge changes. Rapid changes. Old neighborhoods being torn down. My desire [in returning] is always to see the old neighborhood, because that draws you back to a place.”

This is becoming less and less possible as China’s rapid growth outpaces the country’s nascent historical preservation movement. Shanghai’s city planners face enormous pressure—and incentives—to develop the modern city.

“We'll do our best to remove and save some of the most valuable artifacts, if feasible,” Chen Jian of the Hongkou district government told NPR in 2007. “But that's not to say that we won't demolish these buildings.”

For those interested in Shanghai’s Jewish past, this is a worrying trend. “[The historic community] is very detached, but every Jewish person who comes to Shanghai, the first thing they learn is about this history. This is something that is unknown to most of us, I knew very little about it when I came here,” Rabbi Greenberg says, “it is a part of history that is almost untold.”

But while many landmarks and historical buildings did not survive the madness of the Cultural Revolution and China’s subsequent economic boom and continuing obsession with growth, what does remain is a deep affection felt by the Jewish community for Shanghai.

“One thing we encourage our people to do,” Rabbi Greenberg says, “is find a way to give back to the aging Chinese people—especially those who live in [the former ghetto]—as a recognition and appreciation for their friendship during WWII, something which was uncommon in the world at the time.”

It is this desire to give back to a community which sheltered so many during the war that tempers any frustration Rabbi Greenberg might feel over the lost history, and makes him critical of those who seek to save history at the cost of the area’s modern residents.

“These people, they were nice to you, why are you being mean to them? It should be the opposite, it should be ‘Here, new buildings! We’ll help you get new buildings!’” Rabbi Greenberg says, “of course if people want to maintain some buildings as a historic landmark so there is something to show people when they come here, it’s nice. But they don’t have to.”

Indeed, Rabbi Greenberg’s efforts in creating a modern Jewish community that embraces but does not selfishly guard its links to the past may be more effective in honoring a city which harbored Jews while the rest of the world was turning them away.

Editor's note: Gary Matzdorff passed away on November 8, aged 92.


Ver el vídeo: Himno Del Imperio Aleman Sub Español (Octubre 2021).