Noticias

Confederación Nacional del Trabajo (CNT)

Confederación Nacional del Trabajo (CNT)

Hablé con García Oliver. También estaba en un estado frenético. Intransigente. Al mismo tiempo que López, el líder de los sindicalistas madrileños, me declaraba que no habían permitido ni permitirían ataques contra la Unión Soviética en el periódico CNT, Oliver declaró que habían dicho que estaban "criticando" a la Unión Soviética. Unión Soviética porque no era un aliado, ya que había firmado el pacto de no injerencia, etc. Durruti, que ha estado al frente, ha aprendido mucho, mientras que Oliver, en Barcelona, ​​sigue siendo nueve décimas partes de los desvaríos anarquistas. Por ejemplo, está en contra de un mando unificado en el frente de Aragón; un comando unificado es necesario solo cuando comienza una ofensiva general. Sandino, que estuvo presente durante esta parte de la conversación, pidió un comando unificado. Tocaron la cuestión de la movilización y la transformación de la milicia en ejército. Durruti hizo gran parte de los planes de movilización (no sé por qué, hay voluntarios pero no armas). Oliver dijo que estaba de acuerdo con Durruti, ya que "los comunistas y socialistas se esconden en la retaguardia y empujan a los FAI fuera de las ciudades y pueblos". En este punto estaba casi delirando. No me hubiera sorprendido que me hubiera disparado.

Hablé con Trueba, el comisario político del PSUC (comunista). Se quejó de los FAI. No les están dando munición a nuestros hombres. Solo nos quedan treinta y seis balas por hombre. Los anarquistas tienen reservas de millón y medio. Los soldados del coronel Villalba solo tienen cien cartuchos cada uno. Citó muchos ejemplos de las mezquinas tiranías de la FAI. La gente de la CNT se quejó ante mí de que Fronsosa, el líder del PSUC, pronunció un discurso en una manifestación en San Boi en el que decía que a los catalanes no se les debe dar ni una sola arma, ya que las armas simplemente caerían en manos del anarquistas. En general, durante los diez días que estuve en Cataluña, las relaciones entre Madrid y la generalitat por un lado, y entre comunistas y anarquistas por otro, se volvieron mucho más tensas. Companys vacila; o gravita hacia los anarquistas, que han aceptado reconocer las demandas nacionales e incluso nacionalistas de la Esquerra, o depende del PSUC en la lucha contra la FAI. Su círculo se divide entre partidarios de las primeras y de las últimas soluciones. Si la situación en el frente de Talavera empeora, podemos esperar que salga por uno u otro lado. Debemos mejorar las relaciones entre el PSUC y la CNT y luego intentar acercarnos a Companys.

En Valencia nuestro partido está funcionando bien y la influencia de la UGT va en aumento. Pero la CNT tiene rienda suelta allí. El gobernador se pone completamente de su lado. Esto es lo que sucedió cuando estuve allí: sesenta anarquistas con dos ametralladoras aparecieron desde el frente, ya que su comandante había sido asesinado. En Valencia quemaron los archivos y luego quisieron irrumpir en la cárcel para liberar a los delincuentes. El censor (esto está bajo López, el líder de la CNT) prohibió a nuestro periódico informar sobre cualquiera de estos atropellos, y en el periódico de la CNT había una nota que "las masas libres destruyeron los archivos de la ley como parte del pasado maldito". "

Es en Barcelona donde se manifiesta toda la fuerza de la revolución anarquista. Sus iniciales, CNT y FAI, están por todas partes. Se han apoderado de todos los hoteles, restaurantes, cafés, trenes, taxis y medios de comunicación, así como de todos los teatros, cines y lugares de diversión. Su primer acto fue abolir la propina por ser incompatible con la dignidad de quienes la reciben, y tratar de darla es el único acto, aparte de hacer el saludo fascista, que puede desagradar a un extranjero.

El anarquismo español es una doctrina que ha pasado por tres etapas. La primera fue la concepción de la anarquía pura que surgió de los escritos de Rousseau, Proudhon, Godwin y, en menor medida, Diderot y Tolstoi. La esencia de esta fe anarquista es que existe en la humanidad una tendencia natural hacia la nobleza y la dignidad; Las relaciones humanas basadas en el amor a la libertad, combinadas con el deseo de ayudarse mutuamente (como se muestra, por ejemplo, en la generosidad mutua de los pobres en los barrios marginales en casos de enfermedad y angustia) deberían ser suficientes por sí mismas, con la educación y las condiciones económicas adecuadas. condiciones, para proporcionar una base de trabajo para que las personas vivan; La interferencia del Estado, los ejércitos, la propiedad, serían tan superfluos como lo fueron para los primeros cristianos. El paraíso anarquista sería uno en el que los instintos hacia la libertad, la justicia, la inteligencia y la "bondad" en la raza humana se desarrollaran gradualmente hasta excluir todos los pensamientos de lucro personal, envidia y malicia. Pero existen dos obstáculos para este ideal: el deseo de ganar dinero y el deseo de adquirir poder. Todo el que gana dinero o adquiere poder, según los anarquistas, lo hace en detrimento de sí mismo y a expensas de otras personas, y mientras se permita que estos instintos funcionen libremente, siempre habrá guerra, tiranía y explotación. Por tanto, el poder y el dinero deben abolirse por completo. En este punto comienza la segunda etapa del anarquismo, la que surge del pensamiento de Bakunin, el contemporáneo de Marx. Añadió el jinete que la única forma de abolir el poder y el dinero era mediante la acción directa sobre la burguesía en la que estos instintos estaban incurablemente arraigados, y que se aprovechaba de toda la legislación liberal, todas las concesiones de los trabajadores, para conseguir más poder y más dinero. para ellos mismos. "Los ricos harán todo lo posible por los pobres, pero les ayudarán", ha dicho Tolstoi. "Entonces deben volar", podría haber sido el corolario de Bakunin. De esta época (los años ochenta) data el anarquismo militante con sus crímenes de violencia y asesinato. En la mayoría de sus bastiones, Italia, Alemania, Rusia, fue destruida por el fascismo o absorbida por el comunismo, que por lo general ha parecido más práctico, realizable y adaptable a los países industrializados; pero en España el amor innato a la libertad individual, una dignidad personal del pueblo, hizo que lo prefirieran al comunismo ruso, y la persecución que sufrió nunca fue suficiente para borrarlo.

Finalmente, en los últimos años ha pasado por una tercera transformación; a pesar de su atractivo místico para el corazón, el anarquismo ha sido siempre una fe elástica y adaptable, y buscando una maquinaria adecuada que sustituya a la centralización del Estado encontró el sindicalismo, al que ahora está unido. El sindicalismo es un sistema de sindicatos verticales en lugar de horizontales, mediante el cual, por ejemplo, todos los trabajadores de este periódico, editores, revisores, impresores y distribuidores, delegarían miembros en un sindicato que negociaría con otros sindicatos la vivienda, la alimentación , diversiones, etc., de todo el cuerpo. Este anarcosindicalismo a través de su órgano, la CNT, ha sabido hacerse con el control de todas las industrias y la agricultura de Cataluña y gran parte de la de Andalucía, Valencia y Murcia, formando un bloque más o menos sólido desde Málaga hasta la frontera francesa con considerable poder también en Asturias y Madrid. La punta de lanza militante ejecutiva del organismo es la Federación Anarquística Ibérica, generalmente pronunciada como una sola palabra, FAI, que en parte debido a actos de terrorismo, en parte a su antigua ilegalidad, está vestida de misterio hoy. Es casi imposible saber quiénes y cuántos pertenecen a él.

El ideal de la CNT y la FAI es el comunismo libertario, una España en la que el trabajo y la riqueza sean compartidos por todos, unas tres horas diarias de trabajo son suficientes para que cualquiera pueda tener suficiente comida, ropa, educación, diversión, transporte y atención médica. Se diferencia del comunismo porque no debe haber centralización, burocracia ni líderes; si alguien no quiere hacer algo, argumentan los anarquistas, no servirá de nada obligarlo a hacerlo. Señalan la dictadura de Stalin como un ejemplo de los males inherentes al comunismo. El peligro del anarquismo, se podría argumentar, es que se ha convertido en un arma tan revolucionaria que tal vez nunca sepa qué hacer con la edad de oro cuando la tenga, y puede agotarse en una serie perpetua de contrarrevoluciones. Sin embargo, debería ser un ideal que no dejara de simpatizar con los ingleses, que siempre han honrado la libertad y la excentricidad individual y cuyo liberalismo y whiggery bien podrían haberse convertido en algo muy similar si hubieran sido acosados ​​durante siglos, como el proletariado español, por monarcas absolutos, militantes. clero, dictaduras militares y terratenientes ausentes.

Los rebeldes sembraron desolación durante los siete días en que el pueblo estuvo en sus manos. No había ni una sola casa de campesinos en la que no hubiera sido asesinado algún pariente. Los jefes del sindicato marcharon a pie hasta el cementerio, donde se vieron obligados a cavar sus propias tumbas. Mientras excavaban, la nobleza de la Falange se mofó de ellos: "¿No dices que la tierra es para los que trabajan en ella? Ahora ves que te vas a quedar con tu parte. Puedes quedarte con ese pedazo de tierra. hasta el Día del Juicio ". Otros decían: "No es necesario cavar tan profundo; ya es lo suficientemente profundo para la tumba de un perro". O les aconsejaban que dejaran un pasito donde reposaría la cabeza, "para que estuvieran más cómodos". Los campesinos siguieron cavando en silencio, uno de ellos trató de escapar, pero lo agarraron después de herirlo en el Obligaron al infortunado a abrir una tumba, diciéndole que era para otra persona, y cuando lo hicieron lo hicieron acostarse completamente en ella, "para ver si cabía un cuerpo humano". lo había hecho, le dispararon y sin ver si lo habían matado, ordenaron al sepulturero que rellenara la fosa. Les dijo: "Parece que se está moviendo". Los falangistas le apuntaron con sus revólveres. y le advirtió que se cuidara, porque "a muchos les cuelga la lengua".

Largo Caballero comenzó a darse cuenta de la necesidad de una acción drástica inmediata. Como presidente de la U.G.T., convocó a los sub-líderes de este grupo socialista revolucionario y les inculcó la desesperación de la situación. El resultado fue una mesa redonda entre la UGT, los dirigentes de la Confederación Nacional Sindicalista del Trabajo (CNT), la Federación de Anarquistas Ibéricos (FAI), los comunistas de Trotsky (Partido Obrero Unificado Marxists - POUM), los comunistas de Stalin y los republicanos de izquierda. En el primer acuerdo al que habían podido llegar estas facciones divergentes desde el comienzo de la guerra, aprobaron la movilización inmediata de todos los hombres capacitados en territorio leal. Se emitió un decreto a tal efecto. Tanto si querían unirse como si no, todos los hombres de entre 20 y 45 años fueron presionados para el servicio militar. A partir de este momento, el ejército leal dejó de ser un ejército voluntario.

No cabe duda de que la magnífica lucha de los trabajadores españoles desafía toda la teoría y la interpretación histórica del socialismo parlamentario. La guerra civil es una prueba viviente de la inutilidad e inutilidad de la democracia parlamentaria como medio de cambio social. Demuestra claramente que hay una sola vía, la vía de la acción directa. Y sólo una clase puede hacer el cambio: la clase trabajadora. La socialdemocracia ha vivido demasiado. Se dice que España lo ha matado. Y ahora es meramente necesario que el cuerpo corrompido sea quemado.

La lucha en España es mantenida por los anarquistas y sin los anarquistas la guerra se habría perdido para los trabajadores antes de esto. Y es por este hecho que los socialistas, y los que se autodenominan socialistas, se niegan a tener nada que ver con la Revolución española. Es cierto que esas personas organizan colectas para los niños pobres de Madrid que han perdido a sus padres como consecuencia de bárbaros bombardeos, y es cierto que esas personas están recogiendo ropa y víveres y enviándolos a Madrid. Pero eso es todo. El conflicto español se considera un caso de caridad, algo en pie de igualdad con los pobres del Ejército de Salvación. Esto es típico de los socialdemócratas. Los expone claramente como pequeña burguesía con corazones que laten cálidamente por los pobres niños hambrientos de Madrid. Pero hábleles de la revolución y se les pone la piel de gallina. Para ellos, la revolución es ilegal e ilícita, y como ciudadanos y súbditos respetuosos de la ley, se niegan a asociarse con ella. Esa es la traición que esos individuos y partidos perpetran contra la clase trabajadora. Dicen ser socialistas y con esa etiqueta pegada a ellos seducen a la clase trabajadora.

La vida en Málaga transcurre con bastante calma en la superficie. Están, por supuesto, las casas quemadas y las banderas, y se ve menos gente bien vestida que en tiempos normales.

Sólo los extranjeros usan corbata, porque las corbatas son ahora la señal de que uno es un "señorito". Las letras U.G.T., C.N.T., U.H.P., F.A.I. y muchas más que denotan las distintas partes están pintadas en las paredes, en los coches y camiones, en los árboles, en cualquier superficie que los lleve. No se puede comprar un melón en el mercado que no tenga algunas iniciales rayadas. También hay bastantes milicianos, vestidos con sus nuevos uniformes de overoles de algodón azul con brazaletes rojos.

El sistema de Comités que nace en España cuando el sentimiento popular, impaciente por los métodos burocráticos corruptos e incompetentes, exige una salida a la acción. Pero hay un comité nuevo en España, el Comité de Seguridad y Salud Pública, que nació el día en que el gobernador abandonó la ciudad, el 12 de este mes. Es el equivalente español de la Cheka rusa.

A continuación se ofrece una breve descripción del funcionamiento de los comités en general. A la cabeza está el Comité de Enlace, o Unión, que decide la política general. Está compuesto por veinte miembros, uno de los cuales es el Gobernador, que por lo demás parece tener sólo poderes nominales, y supervisa todos los demás comités, los de Abastecimiento, Trabajo o Transporte, Guerra, Salud Pública y Seguridad. etcétera. Todos los diversos partidos de la izquierda, desde republicanos hasta anarquistas, forman parte de estos comités, y mi impresión de su trabajo es que son notablemente eficientes. La maquinaria ordinaria del gobierno local español nunca podría haber hecho ni la mitad.

El Comité de Salud y Seguridad Pública investiga los cargos de hostilidad al régimen, proporciona salvoconductos, organiza grupos de búsqueda de personas buscadas y las dispara. En cinco días disparó a más de cien personas solo en Málaga. Para empezar disparó a una treintena de prisioneros que se mantenían en un barco en el puerto. Algunos de ellos eran altos oficiales de policía que se negaron a unirse al Gobierno; otros eran personas prominentes de derecha; una era una marquesa atrapada usando un aparato de transmisión privado. Fueron llevados a un cementerio y fusilados. Luego vinieron las personas que fueron sacadas de sus casas por la noche, metidas en autos, conducidas a un camino tranquilo y asesinadas allí. Su único delito, por regla general, era la afiliación a la Ceda, el partido católico de derecha, o haber ofendido a algún trabajador. Algunas de estas personas han sido asesinadas con una violencia espantosa. A uno que vi le habían golpeado la cabeza; a otro que no había muerto a la primera descarga le habían cortado el cuello; a otros les cortaron los dedos, las orejas o la nariz, después de la muerte, por supuesto; se cortan para llevarse como trofeos.

Los hombres que hacen esto pertenecen a la F.A.I., la organización anarquista tan extendida en Barcelona y Zaragoza y que también aporta las tropas de choque y pistoleros del partido fascista Falange Española. Los compran dándoles trabajo a buen salario, con un pago adicional por asesinatos, y como la pertenencia a la Falange es secreta, a menudo siguen siendo al mismo tiempo fascistas y anarquistas.

Pero ha habido un gran cambio en los últimos días. Las bandas anarquistas que sacaban a gente inofensiva de sus casas después de la medianoche y les disparaban han sido sofocadas. Algunos han recibido disparos y la milicia patrulla las calles y tiene órdenes de disparar contra cualquier automóvil con hombres armados a los que vean después de la medianoche. Nadie puede ser arrestado y ninguna casa registrada sin una orden firmada por el gobernador. El Comité de Seguridad Pública tiene poderes consultivos únicamente.

Otro cambio es que se han prohibido las banderas rojas y, excepto en algunos de los barrios más pobres, los únicos colores que ahora se ven son el republicano. La explicación de esto es que ha habido un endurecimiento del "Frente Popular" en Madrid. El gobernador de Málaga, que acababa de regresar de una conferencia allí, me dijo que se había llegado a un acuerdo entre los partidos republicano y los partidos socialista y comunista, con todas sus instancias afiliadas, por el que cualquier forma de comunismo o dictadura del el proletariado estaba completamente descartado.

No parece que valga la pena, en el caos en el que se está convirtiendo España, negar historias de atrocidades. Sin embargo, quisiera decir que los reportajes publicados en los periódicos ingleses de monjas que se pasean desnudas por las calles de Málaga son la más pura invención; por el contrario, fueron llevados al Ayuntamiento por seguridad oa sus propias casas y fueron tratados con perfecto respeto en todo momento. Las Hermanas de la Caridad todavía andan por las calles con sus uniformes. Los muertos son asesinados brutal pero rápidamente; la verdad por sí sola, sin adornos, ya es bastante mala.

Ayer se lanzaron algunas bombas en Málaga. Se prendió fuego a un tanque de aceite y una menor provisión de gasolina, provocando un incendio prodigioso, pero otras bombas que cayeron sobre un barrio popular mataron a unas cuarenta personas e hirieron a ciento cincuenta, en su mayoría mujeres y niños. Si los alemanes hubieran estado viviendo por todo Londres durante la última guerra y si toda la policía y casi todos los soldados hubieran estado en el frente, creo que podría haber habido algunos linchamientos después de los ataques aéreos.

Y, de hecho, una turba marchó esa noche a la prisión, sacó a cuarenta y cinco prisioneros y les disparó. Quienes señalan atrocidades de este tipo por parte del Gobierno a menudo olvidan la provocación y las circunstancias. Cuando los soldados y la policía tienen que ir al frente porque otros soldados y policías se han rebelado, ¿quién queda para mantener el orden entre una población enfurecida?

La relación entre nuestro pueblo (los comunistas) y los anarcosindicalistas es cada vez más tensa. Todos los días, delegados y camaradas individuales se presentan ante el CC del Partido Socialista Unificado con declaraciones sobre los excesos de los anarquistas. En algunos lugares ha llegado a enfrentamientos armados. No hace mucho, en un asentamiento de Huesca cerca de Barbastro, veinticinco miembros de la UGT fueron asesinados por los anarquistas en un ataque sorpresa provocado por causas desconocidas. En Molins de Rei, los trabajadores de una fábrica textil dejaron de trabajar para protestar contra los despidos arbitrarios. Su delegación a Barcelona fue expulsada del tren, pero los mismos cincuenta trabajadores forzaron su camino a Barcelona con quejas para el gobierno central, pero ahora tienen miedo de regresar, anticipando la venganza de los anarquistas. En Pueblo Nuevo cerca de Barcelona, ​​los anarquistas han colocado a un hombre armado en las puertas de cada una de las tiendas de alimentación, y si no tienes un cupón de comida de la CNT, entonces no puedes comprar nada. Toda la población de este pequeño pueblo está muy emocionada. Están disparando hasta cincuenta personas al día en Barcelona. (Miravitlles me dijo que no disparaban más de cuatro al día).

Las relaciones con el Sindicato de Trabajadores del Transporte son tensas. A principios de 1934 hubo una prolongada huelga de los trabajadores del transporte. El gobierno y la "Esquerra" aplastaron la huelga. En julio de este año, con el pretexto de vengarse de las costras, la CNT mató a más de ochenta hombres, miembros de la UGT, pero ninguno comunista entre ellos. No solo mataron a verdaderos costras, sino también a revolucionarios honestos. Al frente del sindicato está Comvin, que ha estado en la URSS, pero a su regreso se manifestó en contra nuestra. Tanto él como, especialmente, el otro líder del sindicato, Cargo, parecen ser provocadores. La CNT, debido a la competencia con la UGT, que crece enormemente, está reclutando miembros sin ninguna verificación. Se han llevado sobre todo muchos lumpen de la zona portuaria del Barrio Chino.

Le han ofrecido a nuestro pueblo dos puestos en el nuevo gobierno - Concejo de Trabajo y Concejo de Trabajo Municipal - pero es imposible que el Concejo de Trabajo instituya el control de las fábricas y molinos sin chocar bruscamente con la CNT, y en cuanto a la municipalidad. servicios, hay que chocar con el Sindicato de Trabajadores del Transporte, que está en manos de la CNT. Fábregas, el concejal de Economía, es un "tipo muy dudoso". Antes de incorporarse a la Esquerra, estuvo en Acción Popular; dejó la Esquerra por la CNT y ahora está jugando un papel obviamente provocador, intentando "profundizar la revolución" por cualquier medio. El sindicato metalúrgico acaba de empezar a presentar el lema "salario familiar". El primer "productor de la familia" recibía un salario del 100 por ciento, por ejemplo, setenta pesetas semanales, el segundo miembro de la familia el 50 por ciento, el tercero el 25 por ciento, el cuarto, y así sucesivamente, hasta el 10 por ciento. Los niños menores de dieciséis años solo tienen un 10 por ciento cada uno. Este sistema de salarios es incluso peor que el igualitarismo. Mata tanto a la producción como a la familia.

En Madrid hay hasta cincuenta mil trabajadores de la construcción. Caballero se negó a movilizarlos a todos para construir fortificaciones por Madrid ("y qué comerán") y dio un total de mil hombres para construir las fortificaciones. En Extremadura lucha heroicamente nuestro camarada diputado Cordon. Podría armar a cinco mil campesinos pero tiene un destacamento de sólo cuatro mil hombres en total. Caballero, sometido a una gran presión, accedió a entregar también a Cordon doscientos rifles. Mientras tanto, desde Extremadura, Franco podía avanzar fácilmente a la retaguardia, hacia Madrid. Caballero implementó una compensación absolutamente absurda para la milicia: diez pesetas diarias, además de la comida y la vivienda. Los jornaleros en España ganan un total de dos pesetas al día y, sintiéndose muy bien con el sueldo de la milicia en la retaguardia, no quieren ir al frente. Con eso, se introdujo el igualitarismo. Solo los oficiales especialistas reciben un salario más alto. Se rechazó una propuesta a Caballero de pagar a los soldados de retaguardia cinco pesetas y sólo diez pesetas a los soldados de delante. Caballero está ahora dispuesto a poner en marcha la institución de los comisarios políticos, pero en realidad no se está haciendo. De hecho, los comisarios políticos introducidos en el Quinto Regimiento se han convertido en comandantes, porque no hay ninguno de estos últimos. Caballero también apoya la salida del gobierno de Madrid. Después de la toma de Toledo, esta cuestión estaba casi decidida, pero los anarquistas se opusieron categóricamente y nuestro pueblo propuso que la cuestión fuera retirada por inoportuna. Caballero defendió la destitución del gobierno a Cartagena. Propusieron sondear la posibilidad de basar el gobierno en Barcelona. Dos ministros, Prieto y Jiménez de Asua, se fueron a dialogar con el gobierno de Barcelona. El gobierno de Barcelona acordó dar refugio al gobierno central. Caballero es sincero pero es prisionero de las costumbres sindicalistas y se toma demasiado literalmente los estatutos de los sindicatos.

La UGT es ahora la organización más fuerte de Cataluña: tiene nada menos que la mitad de los trabajadores metalúrgicos y casi todos los trabajadores del textil, trabajadores municipales, empleados de servicios, empleados de bancos. Hay abundantes vínculos con el campesinado. Pero la CNT tiene cuadros mucho mejores y tiene muchas armas, que fueron incautadas en los primeros días (los anarquistas enviaron al frente menos del 60 por ciento de los treinta mil fusiles y trescientas ametralladoras que se apoderaron).

Mis conversaciones con García Oliver y con varios otros miembros de la CNT, y sus últimos discursos, dan fe de que los líderes de la CNT tienen un deseo honesto y serio de concentrar todas las fuerzas en un frente único fortalecido y en el desarrollo de la acción militar contra los fascistas. Debo señalar que el PSUC no está exento de determinadas instancias que obstaculizan la "consolidación de un frente único": en particular, aunque se acaba de crear la Comisión de Enlace, el órgano del partido Treball De repente publicó una invitación a la CNT y la FAI que, dado que la experiencia con la Comisión de Enlace había ido tan bien, la UGT y el PSUC habían sugerido que la CNT y la FAI crearan aún más unidad en forma de comisión de acción. Este tipo de sugerencia fue tomada por los líderes de la FAI como una simple maniobra táctica. El camarada Valdés y la camarada Sese no me ocultaron que la sugerencia recién mencionada tenía por objeto "hablar con las masas de la CNT por encima de sus líderes". La misma nota se escuchó en la comparecencia del camarada Comorera en la manifestación del PSUC y la UGT el 18 de octubre: por un lado, un llamado a la protección y desarrollo del frente único y, por otro, el alarde de que la UGT tiene mayoría. entre la clase obrera de Cataluña, acusando a la CNT ya la FAI de llevar a cabo una colectivización forzada de los campesinos, de esconder armas, e incluso de asesinar a "nuestros compañeros".

Los líderes del PSUC designados estuvieron de acuerdo conmigo en que tales tácticas estaban completamente equivocadas y expresaron su intención de cambiarlas. Propongo que nos reunamos en un futuro próximo con un número limitado de representantes de la CNT y la FAI para elaborar un programa concreto para nuestra próxima acción.

En un futuro próximo, el PSUC tiene la intención de plantear la cuestión de la reorganización de la gestión de la industria militar. En este punto, la Comisión de Industria Militar funciona bajo la presidencia de Tarradellas, pero el papel principal en la comisión lo desempeña Vallejos (de la FAI). El PSUC propone sumar liderazgos de representantes de todas las organizaciones, agrupar las fábricas por especialidad y colocar al frente de cada grupo un comisario, que responda al gobierno.

La evaluación de García Oliver y otros miembros de la CNT del gobierno de Madrid me parece bien fundada. La actitud de Caballero ante la cuestión de atraer a la CNT a esa o cualquier otra forma de gobierno delata su obstinada incomprensión de la importancia de esa cuestión. Sin la participación de la CNT, por supuesto, no será posible crear el entusiasmo y la disciplina adecuados en la milicia popular / milicia republicana.

Se confirmó la información sobre las intenciones del gobierno de Madrid de una evacuación oportuna de Madrid. Esta información ampliamente difundida socava la confianza en el gobierno central en un grado extraordinario y paraliza la defensa de Madrid.

En términos generales, el C.N.T.-F.A.I. representaba: (1) Control directo sobre la industria por parte de los trabajadores involucrados en cada industria, p. ej. el transporte, las fábricas textiles, etc .; (2) Gobierno por comités locales y resistencia a todas las formas de autoritarismo centralizado; (3) Hostilidad sin concesiones hacia la burguesía y la Iglesia. El último punto, aunque el menos preciso, fue el más importante.

Los anarquistas eran lo opuesto a la mayoría de los llamados revolucionarios en tanto que, aunque sus principios eran bastante vagos, su odio por los privilegios y la injusticia era perfectamente genuino. Filosóficamente, el comunismo y el anarquismo son polos opuestos. Prácticamente, es decir, en la forma de sociedad a la que se dirige, la diferencia es principalmente de énfasis, pero es bastante irreconciliable. El énfasis del comunista está siempre en el centralismo y la eficiencia, el anarquista en la libertad y la igualdad.

El anarquismo está profundamente arraigado en España y es probable que sobreviva al comunismo cuando se retire la influencia rusa. Durante los dos primeros meses de la guerra fueron los anarquistas más que nadie los que salvaron la situación, y mucho más tarde la milicia anarquista, a pesar de su indisciplina, fue notoriamente la mejor luchadora entre las fuerzas puramente españolas.

Aproximadamente desde febrero de 1937 en adelante, los anarquistas y el P.O.U.M. hasta cierto punto podrían agruparse. Si los anarquistas, el P.O.U.M. y el ala izquierda de los socialistas había tenido el sentido común de combinar al principio y presionar una política realista, la historia de la guerra podría haber sido diferente. Pero en el período inicial, cuando los partidos revolucionarios parecían tener el juego en sus manos, esto era imposible. Entre los anarquistas y los socialistas había antiguos celos, el P.O.U.M., como marxistas, era escéptico del anarquismo, mientras que desde el punto de vista anarquista puro el 'trotskismo' del P.O.U.M. no era mucho preferible al "estalinismo" de los comunistas. Sin embargo, las tácticas comunistas tendieron a unir a los dos partidos. Cuando el P.O.U.M. se unió a los desastrosos combates en Barcelona en mayo, fue principalmente por un instinto de apoyar al C.N.T., y más tarde, cuando el P.O.U.M. Fue reprimido, los anarquistas fueron los únicos que se atrevieron a alzar la voz en su defensa.

Entonces, hablando aproximadamente, la alineación de fuerzas fue la siguiente. Por un lado, el C.N.T.-F.A.I., el P.O.U.M. y una sección de los socialistas, que defienden el control de los trabajadores; por el otro lado, los socialistas, liberales y comunistas de derecha, que representan un gobierno centralizado y un ejército militarizado.

Desde el momento de mi primera llegada a España, en septiembre de 1936, he visto que nuestros camaradas en España se están hundiendo de cabeza en el abismo del compromiso que los alejará de su objetivo revolucionario. Los acontecimientos posteriores han demostrado que aquellos de nosotros que vimos el peligro por delante teníamos razón. La participación de la CNT-FAI en el gobierno, y las concesiones al monstruo insaciable de Moscú, ciertamente no han beneficiado a la revolución española, ni siquiera a la lucha antifascista. Sin embargo, un contacto más estrecho con la realidad en España, con las probabilidades casi insuperables contra el

aspiraciones de la CNT-FAI, me hizo comprender mejor sus tácticas y me ayudó a protegerme de cualquier juicio dogmático de nuestros compañeros.

La revolución en España fue el resultado de una conspiración militar y fascista. La primera necesidad imperiosa que se le presentó a la CNT-FAI fue la de expulsar a la banda conspiradora. El peligro fascista tuvo que afrontarse casi con las manos desnudas. En este proceso, los obreros y campesinos españoles pronto se dieron cuenta de que sus enemigos no eran solo Franco y sus hordas moriscas. Pronto se vieron asediados por formidables ejércitos y una serie de armas modernas proporcionadas a Franco por Hitler y Mussolini, con toda la manada imperialista jugando su siniestro juego deshonesto. En otras palabras, mientras la revolución rusa y la guerra civil se libraban en suelo ruso y por rusos, la revolución española y la guerra antifascista involucra a todas las potencias de Europa. It is no exaggeration to say that the Spanish Civil War has spread out far beyond its own confines.

With the most fervent desire to aid the revolution in Spain, our comrades outside of it were neither numerically nor materially strong enough to turn the tide. Thus finding themselves up against a stone wall, the CNT-FAI was forced to descend from its lofty traditional heights to compromise right and left: participation in the government, all sorts of humiliating overtures to Stalin, superhuman tolerance for his henchmen who were openly plotting and conniving against the Spanish revolution.

Of all the unfortunate concessions our people have made, their entry into ministries seemed to me the least offensive. No, I have not changed my attitude toward government as an evil. As all through my life, I still hold that the State is a cold monster, and that it devours everyone within its reach. Did I not know that the Spanish people see in government a mere makeshift, to be kicked overboard at will, that they had never been deluded and corrupted by the parliamentary myth, I should perhaps be more alarmed for the future of the CNT-FAI. But with Franco at the gate of Madrid, I could hardly blame the CNT-FAI for choosing a lesser evil - participation in the government rather than dictatorship, the most deadly evil.

Russia has more than proven the nature of this beast. After twenty years it still thrives on the blood of its makers. Nor is its crushing weight felt in Russia alone. Since Stalin began his invasion of Spain, the march of his henchmen has been leaving death and ruin behind them. Destruction of numerous collectives, the introduction of the Cheka with its 'gentle' methods of treating political opponents, the arrest of thousands of revolutionaries, and the murder in broad daylight of others. All this and more, has Stalin's dictatorship given Spain, when he sold arms to the Spanish people in return for good gold. Innocent of the Jesuitical trick of 'our beloved comrade' Stalin, the CNT-FAI could not imagine in their wildest dreams the unscrupulous designs hidden behind the seeming solidarity in the offer of arms from Russia.

Their need to meet Franco's military equipment was a matter of life and death. The Spanish people had not a moment to lose if they were not to be crushed. What wonder if they saw in Stalin the saviour of the antifascist war? They have since learned that Stalin helped to make Spain safe against the fascists so as to make it safer for his own ends.

The critical comrades are not at all wrong when they say that it does not seem worthwhile to sacrifice one ideal in the struggle against fascism, if it only means to make room for Soviet Communism. I am entirely of their view - that there is no difference between them. My own consolation is that with all their concentrated criminal efforts, Soviet Communism has not taken root in Spain. I know whereof I speak. On my recent visit to Spain I had ample opportunity to convince myself that the Communists have failed utterly to win the sympathies of the masses; quite the contrary. They have never been so hated by the workers and peasants as now.

What do you think of the situation in Spain now? Do you think that the revolution is progressing? For my part I see it slipping, slipping, and that has been the position for some time. However, perhaps it will be possible for it to be saved. Let us hope so, but it seems to me that reaction is gaining a stronger hold each day. What do you expect Britain and France to do about Italy, now that she has so openly declared her intentions? Do you think they will rush an armistice or will they just let things slide? In my opinion they cannot afford to let things slide as there is no limit to what the Duce will do, and I don't think they will be prepared to declare war, so the only alternative, so as as I can see, is an armistice. I think an armistice would be a disgraceful thing, and the Anarchists of Spain would not stand for it. But I am afraid the government cannot be trusted. The government and its Communist Party allies are capable of anything. What will follow? Of course, I do not know what will take place. It is all speculation on my part but things seem to me to be in a very bad way.


National Confederation of Labor

(Confederación Nacional de Trabajo CNT), the anarcho-syndicalist trade union central organization of Spain, founded in Madrid in 1911.

With 1.5 million supporters in 1937, the National Confederation of Labor was dominant mainly among the workers of Catalonia and the farm laborers of southern Spain. At its second congress, held in December 1919, the CNT decided to join the Comintern, but this decision was reversed under the pressure of anarchist leaders in 1922. When Primo de Rivera&rsquos dictatorship was established in September 1923, the CNT trade unions were disbanded but were again legalized in March 1930.

In January 1932 and again in December 1933, the anarchist extremists who had gained strength within the CNT leadership organized armed uprisings aimed at setting up a form of anarchy they called &ldquofree communism.&rdquo Some CNT trade unions refused to follow this extremist course between 1932 and 1934 these unions broke away from the CNT and formed the Opposition Trade Unions. In March 1934 the Asturian division of the CNT concluded a &ldquorevolutionary alliance&rdquo with the Asturian branch of the Unión General de Trabajadores (General Union of Workers UGT) and in October 1934 participated in the Asturian workers&rsquo uprising.

The outbreak of the fascist rebellion forced the leaders of the CNT, despite their proclaimed rejection of political struggle, to join the Popular Front government in November 1936 and to conclude a pact of unity with the UGT on March 15, 1938. In April 1938 the CNT officially joined the Popular Front. After the establishment of the fascist dictatorship in 1939, the CNT was outlawed and functioned in emigration. Since Franco&rsquos death in 1975, the CNT has been stepping up its activity.


National Confederation of Labor

(Confederación Nacional de Trabajo CNT), the anarcho-syndicalist trade union central organization of Spain, founded in Madrid in 1911.

With 1.5 million supporters in 1937, the National Confederation of Labor was dominant mainly among the workers of Catalonia and the farm laborers of southern Spain. At its second congress, held in December 1919, the CNT decided to join the Comintern, but this decision was reversed under the pressure of anarchist leaders in 1922. When Primo de Rivera&rsquos dictatorship was established in September 1923, the CNT trade unions were disbanded but were again legalized in March 1930.

In January 1932 and again in December 1933, the anarchist extremists who had gained strength within the CNT leadership organized armed uprisings aimed at setting up a form of anarchy they called &ldquofree communism.&rdquo Some CNT trade unions refused to follow this extremist course between 1932 and 1934 these unions broke away from the CNT and formed the Opposition Trade Unions. In March 1934 the Asturian division of the CNT concluded a &ldquorevolutionary alliance&rdquo with the Asturian branch of the Unión General de Trabajadores (General Union of Workers UGT) and in October 1934 participated in the Asturian workers&rsquo uprising.

The outbreak of the fascist rebellion forced the leaders of the CNT, despite their proclaimed rejection of political struggle, to join the Popular Front government in November 1936 and to conclude a pact of unity with the UGT on March 15, 1938. In April 1938 the CNT officially joined the Popular Front. After the establishment of the fascist dictatorship in 1939, the CNT was outlawed and functioned in emigration. Since Franco&rsquos death in 1975, the CNT has been stepping up its activity.


An overview of the UK's 1979 "Winter of Discontent" strike wave, from the Revolt Against an Age of Plenty site. Subtitled History and class consciousness in the UK, this article.

What are we to make of the current round of austerity? Some members of Notas finales give their assesment.

The libcom library contains nearly 20,000 articles. If it's your first time on the site, or you're looking for something specific, it can be difficult to know where to start. Luckily, there's a range of ways you can filter the library content to suit your needs, from casual browsing to researching a particular topic. Click here for the guide.

If you have an ebook reader or a Kindle, check out our guide to using ebook readers with libcom.org.

If you'd like to upload content to the library which is in line with the aims of the site or will otherwise be of interest to libcom users, please check out our guides to submitting library/history articles and tagging articles. If you're not sure if something is appropriate for the library, please ask in the feedback and content forum. If you don't have permissions to post content yet, just request it here.


Posted By

Thanks so much for posting this! I am flat out trying to get through Solidarity stuff at the moment so not really got time for anything else (apart from OCRing Strike! in my spare spare time…)

PS I added in the crediting link to Kate Sharpley library who put this excellent text online

No worries, jus' chilling after the Donny game. I don't know how you do it tbh.

No worries, jus' chilling after the Donny game. T don't know how you do it tbh.

I would put it down primarily to doing it in order to procrastinate about things I do really need to do in life.

The following essays were issued to celebrate the hundredth day of “Soli” and along they illustrate the dynamic fortunes of the Anarcho-syndicalist movement, and its enduring conceive to communicate the syndicalist plan. Translated by Paul Sharkey.


National Confederation of Trabajo (CNT) - History

CNT Canadian National Telegraphs
• celestial navigation trainer
• (USA) Center for Neighborhood Technology
• (Spain) Confederación nacional del trabajo (National Confederation of Labour)

Citar este artículo
Elija un estilo a continuación y copie el texto para su bibliografía.

"CNT ." The Oxford Dictionary of Abbreviations. . Encyclopedia.com. 20 Jun. 2021 < https://www.encyclopedia.com > .

Estilos de citas

Encyclopedia.com le brinda la posibilidad de citar entradas y artículos de referencia de acuerdo con estilos comunes de la Asociación de Idiomas Modernos (MLA), el Manual de Estilo de Chicago y la Asociación Estadounidense de Psicología (APA).

Dentro de la herramienta "Citar este artículo", elija un estilo para ver cómo se ve toda la información disponible cuando se formatea de acuerdo con ese estilo. Luego, copie y pegue el texto en su bibliografía o lista de trabajos citados.


Blas Infante and Málaga

Blas Infante was from Casares near Málaga. He was a man of strong Andalusian temperament and one capable of overcoming the narrow "provincial" spirit in favour of assuming a full "Andalusian consciousness". But his relationship with Málaga remained constant throughout his life.

In January 1918, Ronda was again a crucial scenario in the historical process of Andalusian identity when the first Andalusian Regional Assembly met there. After the electoral failure of the Andalusian movement in November 1933, Blas Infante went into "exile within the country" and did not reappear until the triumph of the Popular Front in February 1936


PROFILE :: Confederación General del Trabajo (CGT)

CGT marching in Valencia in support of General Strike in 2013. Photo: Kikirikikis / Wikimedia

Posted By: Progressive Spain 8th January 2018

► Confederación General del Trabajo (CGT)

General Confederation of Labour

los Confederación General del Trabajo (CGT, General Confederation of Labour) is an anarcho-syndicalist labour union and Spain’s fourth-largest labour organization in membership terms, claiming around 80,000 affiliated members. It purports to be third-largest in terms of the number of labour-management company committees on which its representatives hold seats nationwide.

The CGT was formed after a split in the 1980s among the leadership and membership with the Confederación Nacional del Trabajo (CNT, or National Confederation of Labour), Spain’s historic anarcho-syndicalist trade union that was rooted in various 19th-century Spanish anarchist movements before being founded in Barcelona in 1910.

In 1989, the outgoing leadership and membership lost a court battle to retaint the CNT name and since 1990 the new union has operated as the CGT. Unaffiliated with any political party or movement in Spain, the CGT remains, like does its parent CNT organization, an anarcho-syndicalist federation of trade unions. The CGT differs from other major Spanish labour unions in its rejection of union elections and workplace committees, while seeing strike action — particularly the general strike — as a tool of social revolution.

The CGT maintains a strong presence nationwide in the transport and communications sector, especially in the automotive sector, where it represents workers at plants owned by General Motors, Volkswagen-SEAT, Renault, Nissan, Ford, and other supplier companies in the sector. It also has strength among hotel and hospitality workers, in janitorial and building maintenance, among government workers, in Spain’s Correos postal service, and within the banking, healthcare, education and telecommunications sectors. Geographically, the union represents workers in private and public sector in all of Spain’s 17 autonomous communities, with a particularly strong presence in Catalonia, Andalucia, Madrid and the Valencian community.


National Confederation of Trabajo (CNT) - History

Emigration to Cuba from Spain was heavy in the nineteenth century, and the Cuban middle class, which had close ties to the mother country, favored keeping Cuba Spanish. Cuba had experienced periodic uprisings by independence movements since 1868. Successive governments in Madrid were committed to maintaining whatever armed forces were necessary to combat insurgency. Hostilities broke out again in 1895. The United States clandestinely supported these hostilities, which required Spain to send substantial reinforcements under General Valerio Weyler. Reports of Weyler's suppression of the independence movement, and the mysterious explosion of the battleship U.S.S. Maine in Havana harbor, stirred public opinion in the United States and led to a declaration of war by the United States in April 1898. The United States destroyed antiquated Spanish naval units at Santiago de Cuba and in Manila Bay. Despite a pledge by Madrid to defend Cuba "to the last peseta," the Spanish army surrendered after a few weeks of hostilities against an American expeditionary force. In Paris that September, Spain gave up Cuba, Puerto Rico, and the Philippines.

The suddenness and the totality of Spain's defeat as well as the country's realization of its lack of European support during the war with the United States (only Germany had offered diplomatic backing) threw Spain into despair. The disaster called forth an intellectual reevaluation of Spain's position in the world by the so-called "Generation of 1898," who confronted Spaniards with the propositions that Spain had long since ceased to be a country of consequence, that its society was archaic, and that its institutions were outworn and incapable of moving into the twentieth century. These words were painful for the proud nation.

The traumatic events of 1898 and the inability of the government to deal with them prompted political reevaluation. A plethora of new, often short-lived, personalist parties and regional groups on both the left and the right (that broke the hegemony of the two-party system and ultimately left the parliamentary structure in disarray) sought solutions to the country's problems. By 1915 it was virtually impossible to form a coalition government that could command the support of a parliamentary majority.

Some politicians on the right, like the conservative, Antonio Maura, argued for a return to traditional authoritarianism, and they blamed the parliamentary regimes (kept in power by caciques) for corrupting the country. Maura failed in his attempt to form a national Catholic party, but he inspired a number of right-wing groups with his political philosophy.

Regionalist movements were organized to free progressive Catalonia, the Basque areas, and Galicia from the "Castilian corpse." Whether on the left or on the right, residents of these regions stressed their distinct character and history. An electoral coalition of Catalan parties regularly sent strong parliamentary contingents to Madrid to barter their votes for concessions to Catalonian regionalism.

Alejandro Lerroux was an effective, but demagogical, political organizer who took his Liberal splinter group into the antimonarchist camp. He formed the Radical Republicans on a national, middle-class base that frequently allied itself with the Catalans.

The democratic, Marxist-oriented Spanish Socialist Workers' Party (Partido Socialista Obrero Espanol--PSOE), founded in 1879, grew rapidly in the north, especially in Asturias, where a trade union, the General Union of Workers (Union General de Trabajadores--UGT), had most effectively organized the working class.

The Federation of Iberian Anarchists (Federacion Anarquista Iberica) was well organized in Catalonia and Andalusia and had many members, but in keeping with anarchist philosophy, they remained aloof from participation in the electoral process. Their abstention, however, had a telling effect. They practiced terrorism, and the anarchist trade union, the National Confederation of Labor (Confederacion Nacional del Trabajo--CNT), was able on several occasions to shut down Barcelona. The aim of the anarchists was not to take control of the government, but to make government impossible.


Ver el vídeo: CNT EN 2 MINUTOS (Octubre 2021).