Noticias

Introducción a la peste negra

Introducción a la peste negra

>

La peste negra de octubre de 1347 d.C. a c. 1352 EC es una de las peores catástrofes de la historia registrada: una plaga mortal que devastó comunidades de toda Europa, cambiando para siempre su tejido social y económico. Pero, ¿cuánto sabes sobre la peste negra?


Introducción y antecedentes de la peste negra

Descargo de responsabilidad: Este trabajo ha sido presentado por un estudiante universitario.

Todas las opiniones, hallazgos, conclusiones o recomendaciones expresadas en este material pertenecen a los autores y no reflejan necesariamente las opiniones de AUEssays.com.

¿Alguna vez has oído hablar de & # 8220The Black Death & # 8221? ¿Sabes de qué se trata la Peste Negra? La peste negra es un brote de peste bubónica mortal que afecta principalmente a los roedores, pero puede transmitirse a las personas a través de pulgas ocurridas en China a principios de la década de 1330 (& # 8220 The Black Death: Bubonic Plague & # 8221, 2011). Tradicionalmente, la mayoría de los estudiosos creían que la enfermedad que golpeó a Europa fue & # 8220Plaga & # 8221, que es mejor conocida como la peste bubónica por los & # 8220buboes & # 8221 (bultos) que se forman en los cuerpos de las víctimas & # 8217 y también se sabe que es en otras formas, que es neumónica y septicémica (Snelly, 2012).

Viper es una forma rápida y sencilla de comprobar si hay plagio en su trabajo. El sistema de escaneo en línea compara su trabajo con más de 5 mil millones de fuentes en línea en segundos.

Llegó por primera vez a Londres en septiembre de 1348 (Ibeji, 2011). A principios del Año Nuevo, se extendió a East Anglia a lo largo de la costa. En la primavera de 1349, llegó a Gales y Midlands (Ibeji, 2011). A finales del verano, dio el salto a través del mar de Irlanda y se expandió hacia el norte (Ibeji, 2011). La plaga luego se extendió a Escocia en 1350 (Ibeji, 2011).

Hay tres tipos de peste o peste negra que mata a las personas infectadas (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). La primera es la peste bubónica, que es transmitida por el bacilo yersinia pestis por las pulgas y es transmitida normalmente por los roedores (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). El bacilo es extremadamente fatal (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). Después de ser infectados con sólo tres bacilos, los ratones de laboratorio murieron y las pulgas pueden vomitar hasta 24.000 de un solo bocado (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). En los últimos años, otros roedores no solo las ratas han transmitido la enfermedad en los países occidentales avanzados, como los EE. UU. (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). La plaga es transmitida por este roedor por la pulga (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). Viaja a través del sistema linfático haciendo que los ganglios linfáticos inflamen los ganglios linfáticos y se decoloren y se vuelvan negros (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). De ahí se le dio el nombre de Muerte Negra. Las axilas y la ingle son las áreas que normalmente se ven afectadas (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009).

El segundo tipo es la peste septicémica. Esta es de hecho la misma enfermedad, pero cuando se infecta, el paciente recibe los bacilos en el torrente sanguíneo en lugar del sistema linfático (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). casi siempre es fatal y causa daños masivos a la sangre y al sistema circulatorio cuando esto ocurre (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). La parte del cuerpo, normalmente las extremidades, pierde suministro de sangre, se gangrenosa y se vuelve negra (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). Puede propagarse por contacto con llagas abiertas (Snell, 2012).

El tercer tipo, que es el último tipo de plaga o peste negra, es la peste neumónica. En este tipo de plaga se contrae al respirar la enfermedad de un animal o humano contaminado (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). Daña los pulmones rápidamente (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). Es el tipo más infeccioso de los tres (National Geographic Society, 2012). Es una etapa avanzada de la peste bubónica (National Geographic Society, 2012). Podría extenderse con solo un estornudo y saltar de una persona a otra a una velocidad aterradora (Snell, 2012).

La enfermedad se propagó amplia y rápidamente. En las primeras etapas, las pulgas picaron a las ratas y luego la transmitieron con la sangre contaminada a las víctimas de mordeduras humanas (Svendsen, 1997). Luego, la enfermedad pasó de persona a persona en etapas posteriores (Svendsen, 1997). Las víctimas de la peste bubónica tenían muy pocas posibilidades de sobrevivir (Svendsen, 1997). Los afectados tenían síntomas que eran muy poco frecuentes (Svendsen, 1997). Los síntomas principales fueron una inflamación de los ganglios linfáticos de la ingle o las axilas, llenándose de pus que luego se vuelve negro. Las víctimas también tenían fiebre además de toser sangre (Svendsen, 1997). La enfermedad también causa manchas en la piel que son rojas al principio y luego se vuelven negras (Svendsen, 1997).

Las personas que sobrevivieron a la era de la Peste Negra generalmente sufrieron una crisis de fe comunitaria (Edmonds, 2012). La gente acudió a la iglesia en busca de una respuesta a la plaga, pero la iglesia no pudo ofrecer ninguna ayuda (Edmonds, 2012). Las personas con la tasa más alta de contacto con los enfermos y las tasas más altas de muertes fueron los sacerdotes y los médicos (Edmonds, 2012). Aparte de eso, se le dio más valor al trabajo de parto debido a los efectos de esta enfermedad (& # 8220Black Death & # 8221, s.f.). Para obtener un trabajo mucho más intensivo, la tierra agrícola se dedicó al pastoreo y esto condujo a un impulso en la industria de la lana y el paño (& # 8220Black Death & # 8221, s.f.). Los campesinos comenzaron a salir del campo y a las ciudades (& # 8220Black Death & # 8221, s.f.).

Entonces se culpó a los judíos de esta horrible enfermedad. Los judíos cuya religión dictaba un estilo de vida un poco más limpio, por lo que había menos incidencia de ratas, pulgas y plagas entre ellos, pero se les culpaba de envenenar los pozos o hacer un pacto con el diablo para causar la Peste Negra (Butler, 2007). Los judíos fueron masacrados o quemados en sus propias sinagogas (Butler, 2007). Para 1350, pocos judíos permanecían en esas áreas (Butler, 2007).

Viper es una forma rápida y sencilla de comprobar si hay plagio en su trabajo. El sistema de escaneo en línea compara su trabajo con más de 5 mil millones de fuentes en línea en segundos.

La gente estaba peleando entre ellos y por miedo, la gente se subió a sus casas y se encerró, pero la muerte también los encontró (Svendsen, 1997). Había grupos de personas que deambulaban por el lado del condado azotándose a sí mismos para auto-mortificarse (Svendsen, 1997). Por otro lado comieron, bebieron y se alegraron en lo que podrían haber sido sus últimos momentos de vida. Algunos cuestionaban la existencia misma de Dios (Svedsen, 1997). Los sobrevivientes de la fuerza de trabajo campesina pudieron negociar con los propietarios de tierras y pudieron arrendar tierras para mejorar sus ingresos y su posición social, ya que la fuerza de trabajo campesina fue una aniquilación total (Svedsen, 1997). El campesinado perdió de otras formas, como las frecuentes pérdidas de cosechas y la hambruna (Svedsen, 1997). Se desató una revuelta violenta que provocó la muerte de cientos de nobles antes de que fuera sofocada (Svedsen, 1997). Se estima que 25 millones de personas murieron a causa de la & # 8220 Muerte Negra & # 8221 en cinco cortos años (Svedsen, 1997).

La gente en estos días piensa que la Peste Negra es una enfermedad del pasado y no nos afectará a los humanos de esta generación, pero desafortunadamente hasta hoy esta enfermedad todavía existe. La peste todavía existe en varias partes del mundo (National Geographic Society, 2012). Afortunadamente, no daña a las personas tanto como antes, ya que tenemos tratamientos y mejores sistemas de defensa construidos contra la Peste Negra. Aproximadamente de 10 a 20 personas contraen la Peste Negra cada año en EE. UU. (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). La higiene es nuestro principal sistema de protección contra esta enfermedad (& # 8220The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). Las organizaciones de salud pública y los sistemas de alcantarillado modernos que se están construyendo mantienen esta plaga al mínimo (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009).

En el caso del primer tipo de peste, la peste bubónica, los antibióticos modernos tienen una buena posibilidad de combatir la enfermedad, pero aún existe una alta tasa de mortalidad a menos que se trate antes (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). La peste bubónica tiene una tasa de mortalidad del 40-60% en los casos no tratados y una tasa de mortalidad del 1 al 15% en los casos tratados (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). Mientras que en la peste septicémica, tiene una mortalidad del 100% en los casos no tratados y una tasa de mortalidad del 40% en los casos tratados (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). Por último, la peste neumónica da como resultado una tasa de mortalidad de casi el 100% (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). Incluso con los conocimientos médicos actuales, si la enfermedad no se trata dentro de las primeras 24 horas posteriores a la infección, puede ser realmente dañina para la persona infectada (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009).

Aparte de eso, en estos días la enfermedad se controla de manera más eficiente en comparación con antes. Esto se puede ver cuando surge un caso ocasional (normalmente de la variedad bubónica), las Autoridades Sanitarias aislarán al paciente, rastrearán sus movimientos y destruirán la población de roedores responsables del brote (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). En 1932, finalmente se descubrió un tratamiento eficaz para curar la plaga mediante el uso de sulfonamidas (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). Hay otro tratamiento que se puede usar que es la vacuna, pero debido a que toma varias semanas para que sea efectiva, sería de poca utilidad durante una epidemia (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009) .

En 2003 se registraron más de 2100 casos humanos y 180 muertes, cuando casi todos ellos ocurrieron en África (National Geographic Society, 2012). En 2006, se informó de otro brote grave por el que murieron al menos 50 personas en la República Democrática del Congo en África Central (National Geographic Society, 2012). En los últimos años, hay algunos países que notificaron y confirmaron casos de peste humana (National Geographic Society, 2012). Entre los otros países se encuentran Estados Unidos, China, India, Vietnam y Mongolia (National Geographic Society, 2012).

Los antibióticos correctos, el buen saneamiento y el control de plagas ayudan a prevenir los brotes de peste (National Geographic Society, 2012). Sobrevivieron si se les administraron los antibióticos a tiempo antes de que empeoraran (National Geographic Society, 2012). Dado que la plaga necesitaba condiciones de muchedumbre, suciedad e infestaciones de ratas para realmente ponerse en marcha, el tratamiento y el entorno higiénico se hicieron cumplir estrictamente (National Geographic Society, 2012). Se temía que estas bacterias de la peste, si se liberaran en forma de aerosol, pudieran usarse para un ataque bioterrorista (National Geographic Society, 2012).

¿Alguna vez has oído hablar de & # 8220The Black Death & # 8221? ¿Sabes de qué se trata la Peste Negra? La peste negra es un brote de peste bubónica mortal que afecta principalmente a los roedores, pero puede transmitirse a las personas a través de pulgas ocurridas en China a principios de la década de 1330 (& # 8220 The Black Death: Bubonic Plague & # 8221, 2011). Tradicionalmente, la mayoría de los estudiosos creían que la enfermedad que golpeó a Europa fue & # 8220Plaga & # 8221, que es mejor conocida como la peste bubónica por los & # 8220buboes & # 8221 (bultos) que se forman en los cuerpos de las víctimas & # 8217 y también se sabe que es en otras formas, que es neumónica y septicémica (Snelly, 2012).

Llegó por primera vez a Londres en septiembre de 1348 (Ibeji, 2011). A principios del Año Nuevo, luego se extendió a East Anglia a lo largo de la costa. En la primavera de 1349, llegó a Gales y Midlands (Ibeji, 2011). A finales del verano, dio el salto a través del mar de Irlanda y se expandió hacia el norte (Ibeji, 2011). La plaga luego se extendió a Escocia en 1350 (Ibeji, 2011).

Hay tres tipos de peste o peste negra que mata a las personas infectadas (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). La primera es la peste bubónica, que es transmitida por el bacilo yersinia pestis por las pulgas y es transmitida normalmente por los roedores (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). El bacilo es extremadamente fatal (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). Después de ser infectados con sólo tres bacilos, los ratones de laboratorio murieron y las pulgas pueden vomitar hasta 24.000 en un bocado (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). En los últimos años, otros roedores no solo las ratas han transmitido la enfermedad en los países occidentales avanzados, como los EE. UU. (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). La plaga es transmitida por este roedor por la pulga (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). Viaja a través del sistema linfático provocando que los ganglios linfáticos inflamen los ganglios linfáticos y se decoloren y se vuelvan negros (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). De ahí se le dio el nombre de Muerte Negra. Las axilas y la ingle son las áreas que normalmente se ven afectadas (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009).

El segundo tipo es la peste septicémica. Esta es de hecho la misma enfermedad, pero cuando se infecta, el paciente recibe los bacilos en el torrente sanguíneo en lugar del sistema linfático (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). casi siempre es fatal y causa daños masivos a la sangre y al sistema circulatorio cuando esto ocurre (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). La parte del cuerpo, normalmente las extremidades, pierde suministro de sangre, se gangrenosa y se vuelve negra (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). Puede propagarse a través del contacto con llagas abiertas (Snell, 2012).

El tercer tipo, que es el último tipo de plaga o peste negra, es la peste neumónica. En este tipo de plaga se contrae al respirar la enfermedad de un animal o humano contaminado (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). Daña los pulmones rápidamente (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). Es el tipo más infeccioso de los tres (National Geographic Society, 2012). Es una etapa avanzada de la peste bubónica (National Geographic Society, 2012). Podría extenderse con solo un estornudo y saltar de una persona a otra a una velocidad aterradora (Snell, 2012).

La enfermedad se propagó amplia y rápidamente. En las primeras etapas, las pulgas picaron a las ratas y luego la transmitieron con la sangre contaminada a las víctimas de mordeduras humanas (Svendsen, 1997). Luego, la enfermedad pasó de persona a persona en etapas posteriores (Svendsen, 1997). Las víctimas de la peste bubónica tenían muy pocas posibilidades de sobrevivir (Svendsen, 1997). Los afectados tenían síntomas que eran muy poco frecuentes (Svendsen, 1997). Los síntomas principales fueron una inflamación de los ganglios linfáticos de la ingle o las axilas, llenándose de pus que luego se vuelve negro. Las víctimas también tenían fiebre además de toser sangre (Svendsen, 1997). La enfermedad también causa manchas en la piel que son rojas al principio y luego se vuelven negras (Svendsen, 1997).

Las personas que sobrevivieron a la era de la Peste Negra generalmente sufrieron una crisis de fe comunitaria (Edmonds, 2012). La gente acudió a la iglesia en busca de una respuesta a la plaga, pero la iglesia no pudo ofrecer ninguna ayuda (Edmonds, 2012). Las personas con la tasa más alta de contacto con los enfermos y las tasas más altas de muertes fueron los sacerdotes y médicos (Edmonds, 2012). Aparte de eso, se le dio más valor al trabajo de parto debido a los efectos de esta enfermedad (& # 8220Black Death & # 8221, s.f.). Para obtener un trabajo mucho más intensivo, la tierra agrícola se dedicó al pastoreo y esto condujo a un impulso en la industria de la lana y el paño (& # 8220Black Death & # 8221, s.f.). Los campesinos comenzaron a salir del campo y a las ciudades (& # 8220Black Death & # 8221, s.f.).

Entonces se culpó a los judíos de esta horrible enfermedad. Los judíos cuya religión dictaba un estilo de vida un poco más limpio, por lo que había menos incidencia de ratas, pulgas y plagas entre ellos, pero se les culpaba de envenenar los pozos o hacer un pacto con el diablo para causar la Peste Negra (Butler, 2007). Los judíos fueron masacrados o quemados en sus propias sinagogas (Butler, 2007). Para 1350, quedaban pocos judíos en esas áreas (Butler, 2007).

La gente estaba peleando entre ellos y por miedo, la gente se subió a sus casas y se encerró, pero la muerte también los encontró (Svendsen, 1997). Había grupos de personas que vagaban por el lado del condado azotándose a sí mismos para auto-mortificarse (Svendsen, 1997). Por otro lado comieron, bebieron y se alegraron en lo que podrían haber sido sus últimos momentos de vida. Algunos cuestionaban la existencia misma de Dios (Svedsen, 1997). Los sobrevivientes de la fuerza de trabajo campesina pudieron negociar con los propietarios de tierras y pudieron arrendar tierras para mejorar sus ingresos y su posición social, ya que la fuerza de trabajo campesina fue una aniquilación total (Svedsen, 1997). El campesinado perdió de otras formas, como las frecuentes pérdidas de cosechas y la hambruna (Svedsen, 1997). Se desató una revuelta violenta que provocó la muerte de cientos de nobles antes de que fuera sofocada (Svedsen, 1997). Se estima que 25 millones de personas murieron a causa de la & # 8220 Muerte Negra & # 8221 en cinco cortos años (Svedsen, 1997).

La gente en estos días piensa que la Peste Negra es una enfermedad del pasado y no nos afectará a los humanos de esta generación, pero desafortunadamente hasta hoy esta enfermedad todavía existe. La peste todavía existe en varias partes del mundo (National Geographic Society, 2012). Afortunadamente, no daña a las personas tanto como antes, ya que tenemos tratamientos y mejores sistemas de defensa construidos contra la Peste Negra. Aproximadamente de 10 a 20 personas contraen la Peste Negra cada año en EE. UU. (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). La higiene es nuestro principal sistema de protección contra esta enfermedad (& # 8220The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). Las organizaciones de salud pública y los sistemas de alcantarillado modernos que se están construyendo mantienen esta plaga al mínimo (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009).

En el caso del primer tipo de peste, la peste bubónica, los antibióticos modernos tienen una buena posibilidad de combatir la enfermedad, pero aún existe una alta tasa de mortalidad a menos que se trate antes (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). La peste bubónica tiene una tasa de mortalidad del 40-60% en los casos no tratados y una tasa de mortalidad del 1 al 15% en los casos tratados (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). Mientras que en la peste septicémica, tiene una mortalidad del 100% en los casos no tratados y una tasa de mortalidad del 40% en los casos tratados (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). Por último, la peste neumónica da como resultado una tasa de mortalidad de casi el 100% (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). Incluso con los conocimientos médicos actuales, si la enfermedad no se trata dentro de las primeras 24 horas posteriores a la infección, puede ser realmente dañina para la persona infectada (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009).

Aparte de eso, en estos días la enfermedad se controla de manera más eficiente en comparación con antes. Esto se puede ver cuando surge un caso ocasional (normalmente de la variedad bubónica), las Autoridades Sanitarias aislarán al paciente, rastrearán sus movimientos y destruirán la población de roedores responsables del brote (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). En 1932, finalmente se descubrió un tratamiento eficaz para curar la plaga mediante el uso de sulfonamidas (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009). Hay otro tratamiento que se puede usar que es la vacuna, pero debido a que toma varias semanas para que sea efectiva, sería de poca utilidad durante una epidemia (& # 8220 The Modern Day Black Death & # 038 Bubonic Plague & # 8221, 2009) .

En 2003 se registraron más de 2100 casos humanos y 180 muertes, cuando casi todos ellos ocurrieron en África (National Geographic Society, 2012). En 2006, se informó de otro brote grave en el que al menos 50 personas murieron en la República Democrática del Congo en África Central (National Geographic Society, 2012). En los últimos años, hay algunos países que notificaron y confirmaron casos de peste humana (National Geographic Society, 2012). Entre los otros países se encuentran Estados Unidos, China, India, Vietnam y Mongolia (National Geographic Society, 2012).

Los antibióticos correctos, el buen saneamiento y el control de plagas ayudan a prevenir los brotes de peste (National Geographic Society, 2012). Sobrevivieron si se les administraron los antibióticos a tiempo antes de que empeoraran (National Geographic Society, 2012). Dado que la plaga necesitaba condiciones de muchedumbre, suciedad e infestaciones de ratas para realmente ponerse en marcha, el tratamiento y el entorno higiénico se hicieron cumplir estrictamente (National Geographic Society, 2012). Se temía que estas bacterias de la peste, si se liberaran en forma de aerosol, pudieran usarse para un ataque bioterrorista (National Geographic Society, 2012).

Citar este trabajo

Para exportar una referencia a este artículo, seleccione un orzuelo de referencia a continuación:


Cómo funcionó la peste negra

En su introducción a "El Decamerón" (alrededor de 1351), el autor italiano Giovanni Boccaccio captura la incertidumbre y el miedo que acompañaron al avance de la Peste Negra por Europa desde 1347 hasta 1351. Pudo haber sido causado por la influencia de los cuerpos celestes o por la ira de Dios, Boccaccio escribió. Los médicos no sabían qué hacer con los tumores y las manchas negras que devastaban los cuerpos de las víctimas. Y lo que es peor, la gente se enfrentó entre sí. Los padres abandonaron a los hijos, los maridos les dieron la espalda a sus esposas. Las calles estaban llenas de muertos, y los vecinos a veces se enteraron de una muerte al lado por el olor. Los vivos no tuvieron tiempo de llorar. Boccaccio dice que debido a la gran cantidad de muertos y al miedo a su presencia, & quot; cuota de hombre muerto no tenía más importancia que una cabra muerta hoy & quot ;.

Los síntomas de la peste negra eran espantosos: los tumores cubrían el cuerpo, algunos de ellos del tamaño de un huevo o una manzana, escribió Boccaccio. Un tumor de cuello grande puede inclinar permanentemente la cabeza de una persona en la dirección opuesta. Manchas violáceas también cubrían el cuerpo. Estos fueron apodados "las señales de Dios", porque Dios usualmente se llevó a la víctima poco después de su aparición. Los enfermos incluso olían como si fueran a morir. El mal aliento y los olores indicaban que se estaban pudriendo por dentro.

Los escritores medievales nos dicen que las fiebres desembocaban en delirio: los locos vagaban por las calles, gritando salvajemente. Los enfermos vomitaban incesantemente o tosían sangre. Pus y sangre brotaban de las llagas. Una vez que los síntomas comenzaron a aparecer, la víctima era una bomba de relojería y murió a los pocos días. Nadie sabía qué hacer. No había suficiente espacio en los cementerios, por lo que los cuerpos hinchados se quedaron en la calle. Los perros comían cadáveres mientras los bebés lloraban hambrientos junto a sus madres muertas.

Cuando todo estuvo dicho y hecho, alrededor de 25 millones de personas murieron en la epidemia, aproximadamente un tercio de la población europea en ese momento [fuente: Kelly]. ¿Cómo pasó esto? ¿Qué causó esta espantosa propagación de la muerte?


La muerte negra

Fresco en la antigua abadía de Saint-André-de-Lavaudieu, Francia, siglo XIV, que representa la plaga personificada como una mujer, lleva flechas que golpean a quienes la rodean, a menudo en el cuello y las axilas, en otras palabras, lugares donde aparecían comúnmente los bubones & # 8220 (Franco Mormando, Piedad y peste: de Bizancio al Barroco, Prensa de la Universidad Estatal de Truman, 2007).

La peste negra llegó a las costas europeas en 1348. Para 1350, el año en que retrocedió, había derribado entre un cuarto y la mitad de la población de la región. En 1362, 1368 y 1381, volvió a atacar, como lo haría periódicamente hasta bien entrado el siglo XVIII.

El cronista contemporáneo de Siena, Agnolo di Tura del Grasso, describió su terror. Una víctima primero experimenta síntomas similares a los de la gripe y luego ve una "hinchazón debajo de las axilas y en la ingle". El propio Agnolo enterró a sus cinco hijos con sus propias manos. También perdió a su esposa.

La plaga golpeó fuerte y rápido. La gente enfermó poco más de dos o tres días y murió repentinamente… El que estaba sano un día murió al siguiente y fue llevado a la tumba ”, escribe el fraile carmelita Jean de Venette en su crónica francesa del siglo XIV. Desde su nativa Picardía, Jean presenció el impacto de la enfermedad en el norte de Francia, Normandía, por ejemplo, perdió del 70 al 80 por ciento de su población. Italia quedó igualmente devastada. El autor florentino Boccaccio relata cómo los ciudadanos de esa ciudad “cavaron para cada cementerio una enorme trinchera, en la que depositaron los cadáveres a medida que llegaban por centenares a la vez, amontonándolos grada sobre grada mientras la mercadería se estiba en un barco.

El comercio fue el culpable

La creciente estabilidad en Europa a finales de la Edad Media hizo posible un amplio comercio entre Oriente y Occidente y dentro de la propia Europa. Las ciudades-estado italianas como Venecia y Génova tenían puertos comerciales en el Mediterráneo oriental y el mar Negro, comercio que convirtió a estas ciudades en las más ricas de Europa. La mayoría de los historiadores de hoy en día generalmente están de acuerdo en que la plaga probablemente se propagó a través de Eurasia a través de estas rutas comerciales por parásitos transportados en las espaldas de los roedores. La bacteria Yersinia pestis (y no todos los historiadores están de acuerdo en que este fue el culpable) probablemente viajó desde China a las costas noroccidentales del Mar Caspio, entonces parte del Imperio Mongol y en la primavera de 1346, comerciantes italianos en Crimea, específicamente los genoveses. La ciudad de Kaffa (hoy Teodosia en Ucrania) dominada por la enfermedad trajo la enfermedad al oeste. Las ratas que transportaban pulgas infectadas abordaron barcos con destino a Constantinopla (hoy Estambul en Turquía), capital del Imperio Bizantino. Los habitantes enfermaron de la peste a principios de julio.

Desde estas tierras de habla griega, la plaga se extendió al norte de África y Oriente Medio con terribles consecuencias para el otoño de 1347, había llegado al puerto francés de Marsella y avanzaba tanto hacia el norte como hacia el oeste. A principios de noviembre, las ciudades-estado italianas de Génova, Pisa y Venecia, centros comerciales para el comercio europeo, habían sido atacadas.

La mayor parte del resto de Europa siguió en poco tiempo. La enfermedad se extendió a lo largo de las rutas comerciales activas que habían desarrollado los comerciantes del norte de Italia y los flamencos. Londres y Brujas luego comunicaron la enfermedad a través de rutas marítimas congestionadas a los países nórdicos y la región del Báltico (con la ayuda de una asociación comercial conocida como Liga Hanseática). Los cruzados occidentales que buscaban atacar Tierra Santa impulsaron innovaciones en la construcción naval y estos barcos más grandes y rápidos transportaban grandes cantidades de mercancías a través de extensas redes comerciales, pero también transportaban el patógeno mortal.

& # 8220 Dios es sordo hoy en día y no nos escucha & # 8221

La pandemia terminó matando aproximadamente a la mitad de la población de Europa, indiscriminando la riqueza, la posición social o la piedad religiosa de las personas. Los supervivientes "eran como personas angustiadas y casi sin sentimientos", escribe Agnolo, una desesperación que se hizo eco en toda Europa. “Dios es sordo hoy en día y no nos escucha. Y por nuestra culpa, convierte a los hombres buenos en polvo ”, escribió el clérigo inglés de finales del siglo XIV, William Langland, en su poema épico“ Piers Plowman. "

Con tantos muertos y moribundos, los patrones que habían mantenido estable a la sociedad medieval fueron reemplazados por hostilidad, confusión, codicia, remordimiento, abuso y, a veces, afecto genuino. Las crónicas contemporáneas hablan de estallidos de violencia, "los cristianos masacraron a judíos en Alemania y otras partes del mundo donde vivían judíos, y muchos miles fueron quemados en todas partes, indiscriminadamente", escribió Jean de Venette, describiendo ataques ritualizados contra judíos que se convirtieron en chivos expiatorios.

Algunos cristianos se volvieron más piadosos, creyendo que su piedad les haría querer a un Dios que creían que había enviado la plaga para castigarlos por sus pecados. Los textos de esta época describen a los peregrinos penitentes, a veces flagelándose con látigos, abarrotando los caminos. Otros reaccionaron asumiendo una actitud franca ante la vida, entregándose “a los placeres: monjes, sacerdotes, monjas y laicos y laicas se divirtieron”. Todos se creían ricos porque él había escapado y recuperado el mundo ”, según Agnolo.

Impacto económico

La peste negra puso patas arriba la economía. Interrumpió el comercio y suspendió la fabricación, ya que miles de artesanos y comerciantes calificados murieron, sin mencionar a los clientes que compraban sus productos. Los salarios de los trabajadores se dispararon a medida que la tierra cultivable yacía, los terratenientes en barbecho, desesperados por que la gente trabajara su tierra, se vieron obligados a renegociar los salarios de los agricultores. Siguió la hambruna. La muerte generalizada erosionó las estrictas divisiones hereditarias de clases que, durante siglos, habían ligado a los campesinos a las tierras propiedad de los señores locales.

La gente luchaba por comprender lo que estaba sucediendo. En Europa occidental, una población aterrorizada a menudo recurría a su fe cristiana. Como resultado, la Iglesia se hizo más rica a medida que muchos de los afectados, en un esfuerzo por asegurar un lugar en el cielo, legaron sus propiedades a la Iglesia. Pero la autoridad de la Iglesia también sufrió. como algunos señalaron a los “cielos astrológicos que revelaron a Saturno en la casa de Júpiter” como la causa de la tragedia.

¿Contribuyó la Peste Negra al Renacimiento?

La peste negra trastornó radicalmente a la sociedad, pero ¿contribuyó al Renacimiento la agitación social, política y religiosa creada por la peste? Algunos historiadores dicen que sí. Con tanta tierra disponible para los sobrevivientes, la rígida estructura jerárquica que caracterizaba a la sociedad anterior a la plaga se volvió más fluida. La familia Medici, importantes mecenas de la cultura renacentista italiana, se originó en la zona rural de Mugello en Toscana y se trasladó a Florencia poco después de la plaga. Inicialmente establecieron su fortuna en el comercio de la lana y luego se diversificaron en la banca. A medida que la familia alcanzó riqueza y poder, promovieron a artistas como Filippo Lippi, Sandro Botticelli y Miguel Ángel, sin mencionar la producción de cuatro papas y dos reinas regentes de Francia. ¿Habría sido posible tal movilidad sin el trastorno social y económico causado por la Peste Negra? Los historiadores probablemente debatirán esta cuestión durante muchos años.


La muerte de la peste negra

creció estaban muriendo. A raíz de estos siete años angustiosos de clima y hambruna, se produjo la plaga más grande de todos los tiempos, la peste negra. In 1347 AD, The Black Death began spreading throughout Western Europe. Over the time span of three years, the widespread epidemic killed one third of the population in Europe with pretty near twenty five million people dead. The Black Death killed many more Europeans than any other endemic or war up to that time, vastly impacting the Church, the people, and the economy


Thony Belizaire / AFP / Getty Images

Few events in European history seem as cataclysmic as the Black Death. The plague — which most historians believe was the bubonic plague, though others have suggested an ebola-like virus — is thought to have originated around the Black Sea region and spread rapidly through much of Europe and parts of Asia among rats nestling in the bowels of grain ships. The pandemic's most devastating moment was a four-year spell between 1347 and 1351 that, according to some estimates, wiped out as much as two-thirds of Europe's population. The plague would recur in subsequent decades and is believed to have killed roughly 100 million people worldwide in the space of some 200 years. Its legacy, particularly in Europe, was traumatic and deep, reshaping the continent's social and economic landscape while burrowing its way into ecclesiastical art — including grisly pictures of devotees covered with pus-filled boils — and medieval literature. The children's nursery rhyme that begins "Ring-a-ring o' roses/ A pocketful of posies" and ends with the line "We all fall down" is an eerie hand-me-down from an age when a grim-reaping plague stalked the land.


King and Government: Conclusion

The new king: Richard II, Westminster Abbey. © The yeomen and lesser gentry, who formed the local village élites, found themselves both excluded from the administrative process which they saw to be their right, and hit with a graduated tax bill based on their relative wealth compared with the general peasantry and their resentment boiled into open revolt. They were joined by a peasantry made militant by the collapse of villeinage and the rousing rhetoric of Lollard preachers such as John Ball.

Yet the Peasants' Revolt failed. In the end, it was just a flash in the pan a brief conflagration which threw stark light on the shifting social attitudes of the general populace in the years following the Black Death. These changes had been occurring throughout the fourteenth century: Ambion was not the first medieval village to be deserted, nor was it the last, and like many others its abandonment had begun long before the Black Death, due to high rents, enclosure, lack of work and bad land.

The Black Death was never a cause, it was always a catalyst.

The Black Death was never a cause, it was always a catalyst. All the things we have been talking about - labour problems, architectural change, the rise of the gentry and the growth of the English language - all had been developing throughout the century. What the Black Death did was throw them together into an unstable brew to which the king and his wars added the last spark of resentment.

Ironically, it was precisely the traditional lordship against which they had rebelled that ended the Peasants' Revolt. Wat Tyler was murdered whilst speaking to the young king at Blackheath, and his rag-tag army dispersed on that young king's promise to address their grievances. The ultimate result of the Peasants' Revolt was to elevate the personal importance of kingship to new heights, raising huge expectations which the new king, Richard II, was temperamentally incapable of fulfilling.


Conclusión

Scholars of medieval plague have only recently combined bioarchaeological, historical, and paleomicrobiological information to achieve a fuller understanding of the epidemiology of the disease and its relationship to modern plague. Until a few years ago when Y. pestis was definitively identified as the bacterium responsible for both medieval and modern plague, efforts to compare historical and scientific data on the symptoms, pace, duration, and mortality of plague tended to generate huge controversies in which some scholars adamantly claimed the Black Death was not bubonic plague while others just as ardently argued the opposite. New discoveries in bioarchaeology and paleomicrobiology have in particular moved these debates toward a resolution, and are opening up more fruitful avenues regarding how health, age, social status, wealth, and sex may or may not have affected chances of survival.

Chronicles, along with data drawn from institutions to benefices for the secular clergy, inquisitions post mortem for well-off landowners, wills, and, most importantly, manorial sources about the rural majority reveal much about the temporal and spatial spread of the Black Death, as well as mortality rates, especially the far higher death rates in the 1348–1349 plague compared to the second pestilence in 1361–1362. These historical sources also point to how wealth and social status influenced risks of mortality during the Black Death, and how age and sex might have affected risks during the plague of 1361. The bioarchaeological evidence uniquely reveals that health status affected risks of death during both outbreaks, which historical evidence simply cannot reveal in any systematic way. By combining the historical and bioarchaeological data, it becomes clear that risks of mortality during at least the first two outbreaks of medieval plague varied along several dimensions including social status, wealth, age, and health status.

Neither bioarchaeological data nor historical evidence provides a flawless perspective on patterns of mortality during medieval plague epidemics, or more generally of life, health, and death in the past. Historical data from the medieval period tend to be biased toward wealthy men, blinding us to the experiences of the majority of the population that was at risk of disease and death during the Black Death. Medieval chroniclers and other record keepers did not take note of many variables modern epidemiologists consider essential to understanding disease processes, so we do not have access to details about the age, sex, and health status of medieval plague victims and survivors from written records.

Cemeteries, on the other hand, tend to be more inclusive than written records, yielding bioarchaeological data on women, children, and the poor, and thus allowing for reconstructions of health and death for a broader sample of once-living populations. Bioarchaeological samples are, however, subject to their own sources of bias, such as differences in preservation, inaccuracies in age estimation, and incomplete excavation. Further, there are relatively few burials clearly associated with medieval plague epidemics, particularly from rural areas, and social status is largely invisible in the burials that do exist.

Ideally, an interdisciplinary approach to Black Death epidemiology allows the strengths of each line of evidence to compensate for the weaknesses in the other. The combination of the bioarchaeological and historical evidence, when possible, can provide insights that are not possible when each is analyzed in isolation. As shown here with respect to sex differences in plague mortality, this approach might highlight discrepancies in the patterns revealed by the two lines of evidence. Such tensions will ideally motivate further study.


Referencias

Historia. (2020, March 30). Black Death. Retrieved from History: https://www.history.com/topics/middle-ages/black-death

Comentarios

I was very interested in your blog about The Black Death. It caused me to explore it more. What I found interesting are the similarities between the plague and COVID-19 as well as the science behind the plague and society’s reactions.
The Bubonic plague, much like COVID-19 originated in Asia and was thought to have been transported to Europe via ships along common trade routes. The plague infects the blood and is carried by a combination of rats, fleas, and humans. It is spread through an exchange of fluids such as a bite but can also be airborne. Therefore, simply touching something as simple as an article of clothing is enough to contract the disease. Once infected, it attacks the lymphatic system, causing swelling of the lymph nodes. The first known stop was the port city of Messina in Sicily, Italy. The source of the plague is a bacteria known as Yersina Pestis. This bacteria lives within the blood of rats, some of which have developed an immunity. Fleas, which typically bite rats and digest their blood, are unable to do so after biting a rat infected with Yersina Pestis. A toxin produced by the virus inhibits fleas from digesting the infected blood. Fleas often transmit this disease to humans through a bite. Once it bites the human subject, it vomits the rat’s infected blood into the human subject, thereby passing the virus along. There exist two versions of pathology for this virus: one pneumonic, the other septicemic. The pneumonic version enters the lungs. Following a period between four to seven days, the lungs begin to liquify. When this occurs, the subject begins to cough violently, unaware they are coughing up their own lungs leading to death. The septicemic version inhibits the body’s ability to clot. This condition produces hemorrhaging from various parts of the body simultaneously, also leading to death.
Another interesting observation was the similarities and differences of reactions to this epidemic. During the medieval period, those believed sick were quarantined, isolated from society until the people were assured the disease had passed. During this time, no contact of any type was allowed including priests providing last rites, doctors refusing to see patients, shopkeepers closing their stores, families absconding farewell wishes, nor other customs once thought to be indispensable. Medical personnel used blood-letting and boil lancing as common methods of treatment. Neither of which was considered either sanitary or safe, and likely aided in the spread of the disease rather than its treatment. Some attributed this plague as a punishment from God which would continue until penance was made. In light of this, some upper class men known as flagellants would travel from town to town, performing penance and punishment on themselves through lashing one another with a cat-of-nine tails. This was done as a means of maintaining a feeling of control in an otherwise helpless situation.

History.com Editors (2010). Black Death. History.com 17 September, 2010. Retrieved from https://www.history.com/topics/middle-ages/black-death.

I found your article to be very interesting and relevant to the current news. I found an article written by Kathryn McKinley from the Times of Israel where she recounts the similarities between the Black Plague and Covid-19. In the article she recounts the stories of Italian writer, Giovanni Boccaccio, where he wrote a collection of 100 novellas titled “The Decameron.” These stories, though fictional, give us a window into medieval life during the Black Death and the division of the rich and the poor during these times. They are 100 stories narrated by 10 nobles who have escaped to the countryside to avoid death in the city, only to run to luxurious mansions, still requiring the poor to work for them and take care of their sick, only continuing to spread the disease more.

As I continue this thought, I am reminded of the modern day New York City blogger, Arielle Charnas, who got a positive diagnosis of Covid-19 after contacting her doctor friend to get her a test when tests were not available to others who needed them. She then got a positive diagnosis and fled to her house in the Hampton’s, possibly infecting many others along the way.

Hopefully the better off folks of the world will think twice about leaving and hurting those around them!


The Disease

Plague is an infectious fever that takes three forms in humans: bubonic, pneumonic, and septicemic. The bubonic type is the mildest, accounting today for virtually no deaths and in the past killing about half of its victims. It is named for one of the disease’s characteristics, the formation of buboes, or inflamed lymph glands. Pneumonic plague attacks the lungs and is often fatal in three or four days without treatment. In septicemic plague, bacteria overwhelm the bloodstream and often cause death within 24 hours, before other symptoms have a chance to develop. The pandemic was called the Black Death because of the black spots that appeared on the skin of many victims.

It is believed that the Black Death was a combination of bubonic and pneumonic plague. Bubonic plague does not pass directly from person to person. The bacteria are carried from rodent to person or from person to person by infected fleas. Pneumonic plague, however, is highly infectious. The bacteria can be passed from person to person in droplets from coughs or sneezes. The living conditions in medieval cities and towns encouraged the spread of the disease. Poor sanitation in cities such as London and Bristol, England, created breeding grounds for rats that carried the disease. In addition, overcrowded housing in the cities encouraged the spread of plague from person to person.


Was the Black Death the bubonic plague?

Although most historians believe that the Black Death was the bubonic plague, some historians disagree. The descriptions by the Medievalchroniclers are not clear, and often include details – eg the death of animals – which do not fit the modern bubonic plague.

In 1984, Graham Twigg suggested that the bubonic plague, carried by rats, could not have spread quickly enough, and proposed that the Black Death was a form of anthrax. Other historians have suggested that it was a kind of Ebola-virus, or a now-extinct plague germ.

In 1986, the astronomer Fred Hoyle suggested that the Black Death was a virus which came in dust from outer space.

In 2010, however, DNA studies of the mass graves of victims seemed to prove that the virus was a strain of the Bubonic Plague.

Visual interpretations

Documentary on the Black Death in Europe & Britain


Ver el vídeo: La Peste Negra en 10 minutos (Diciembre 2021).