Noticias

¿Cómo fue viajar a Isla de Pascua?

¿Cómo fue viajar a Isla de Pascua?

Al revisar la pregunta "¿Cómo viajó la gente a islas remotas como Isla de Pascua?", @Dotancohen tiene algunas preguntas adicionales:

  • ¿Cuánto tiempo navegaron?
  • ¿Cómo pudieron remar tanto tiempo (agotamiento)?
  • ¿Cuántos remeros (tripulación) había a bordo?
  • ¿Qué tan grandes eran las canoas?
  • ¿Cómo podrían tener espacio para suficientes suministros (comida y agua)?

Latitud: S 27.14295
Longitud: W 109.42414

Si eso no tiene mucho sentido para usted, está ubicado en la mitad del Océano Pacífico. Muchas de las islas del Pacífico son muy remotas, pero considero que esta región del mundo es una de las más fascinantes para visitar. Incluso las islas pequeñas están habitadas, y la Isla de Pascua no es diferente. A pesar de estar ubicado en el borde oriental del Triángulo de la Polinesia ya unos 3.526 km de la masa continental más cercana (la costa de Chile), lo que lo convierte en uno de los asentamientos humanos más aislados del mundo, la gente vive en la Isla de Pascua en estos días.


Isla de Pascua

Esta remota isla volcánica ha intrigado a generaciones de estudiosos. Famosa por sus estatuas monolíticas, la Isla de Pascua está envuelta en misterio. Su población y mdashonce considerable y mdash colapsó.

"El ejemplo más claro de una sociedad que se destruyó a sí misma al sobreexplotar sus propios recursos", es como lo describió una vez el geógrafo de la Universidad de California en Los Ángeles, Jared Diamond. Pero la historia de la isla y los rsquos puede no ser tan clara como sugiere Diamond. Si bien los científicos están de acuerdo en que la deforestación a gran escala ocurrió aquí en algún momento, el veredicto aún no se conoce sobre qué causó exactamente la caída del pueblo rapanui.

Los eruditos están de acuerdo en una cosa: la isla alguna vez se veía muy diferente de lo que es hoy. Llamado Rapa Nui por sus habitantes originales, toma su nombre en inglés del día en que llegaron los europeos: 5 de abril de 1722 y domingo de Pascua. El navegante holandés Jacob Roggeveen informó que unos pocos miles de personas vivían allí en ese momento. Describió esta isla, a más de 3.000 kilómetros (2.000 millas) al oeste de América del Sur, como `` extremadamente fructífera, que produce plátanos, papas y caña de azúcar de un grosor notable ''.

Sin que Roggeveen lo supiera, la población indígena que encontró era solo una fracción de su tamaño anterior. Los estudiosos estiman que entre 15.000 y 20.000 personas vivían en Rapa Nui en la cima de su habitación. Una espesa capa de palmeras alguna vez dio sombra a sus colinas, que ahora están bordeadas por vegetación baja.

El 29 de julio de 2015, Operational Land Imager (OLI) en Landsat 8 capturó esta imagen de la isla. El volcán extinto Terevaka domina el paisaje, que también incluye los volcanes Poike y Rano Kau y una serie de características volcánicas más pequeñas, como los tubos de lava. Mechones de nubes salpican el cielo y un contorno blanco espeso a lo largo del borde sur de la isla y rsquos indica fuertes olas rompiendo contra sus costas. La península de Poike, que sobresale hacia el este, aparece de color naranja en algunos lugares, como resultado de la erosión que expone el suelo volcánico de colores brillantes. El grupo de árboles más grande, una plantación de eucaliptos, fue plantado por personas. Las autoridades esperan que los esfuerzos de reforestación ayuden a proteger la isla contra el viento.

Aproximadamente 5,000 personas viven hoy en Isla de Pascua, y miles de turistas vienen a ver las estatuas antropomórficas & ldquomoai & rdquo cada año. En medio de la tensión de una población en aumento, la isla enfrenta desafíos por delante. No tiene sistema de alcantarillado y sigue utilizando un suministro limitado de agua dulce.


Qué hacer en Rapa Nui

Parque Nacional Rapa Nui

El Parque Nacional Rapa Nui se extiende por toda la isla y contiene los sitios arqueológicos y restauraciones más importantes. Rano Raraku es el cráter volcánico desde el cual el moai fueron formados. Aquí, usted y rsquoll encuentran la más amplia gama de moai en varios tamaños y etapas de finalización y mdash, muchos crecieron demasiado o se volcaron. El sitio de construcción fue abandonado abruptamente hace siglos.

Cercano, Ahu Tongariki tiene el mayor prestigio moai. Quince están alineados en formación y se elevan sobre los admiradores de abajo, muchos allí para presenciar el amanecer detrás de ellos.

Ahu Tongariki tiene más moai que cualquier otro ahu.

Con palmeras ondulantes y una playa de arena blanca, Anakena es el único lugar de la isla que se parece a otros lugares del Pacífico Sur.

A poca distancia de la ciudad principal de Hanga Roa, el moai de Ahu Tahai Pasar por alto un campo de hierba lo suficientemente grande como para albergar cómodamente a todos los turistas de la isla al atardecer.

No hay mejor lugar para ver la puesta de sol que Ahu Tahai.

Dirigirse a Orongo para ver el espeluznante pantano en lo profundo del cráter Rano Kau y las vistas más allá, hacia el Océano Pacífico. Pero quédese y explore el sitio del parque nacional que cuenta la historia del llamado culto Birdman que cautivó al pueblo Rapa Nui.

El cráter de Rano Kau y el cercano Orongo, el sitio principal del fascinante culto del & ldquoBird Man & rdquo.

En otras partes de la isla, usted y rsquoll encontrarán muchos más sitios arqueológicos y moai & mdash se crearon casi 1000 de ellos.

Comer el ceviche

La mayoría de los productos se envían a Rapa Nui desde lejos, lo que normalmente significa precios más altos y menor calidad. La excepción obvia son los mariscos, y Rapa Nui lo hace bien.

El ceviche es un favorito popular, y los lugareños se dirigen a Makona en busca de la mejor combinación de calidad y precio. Tenga en cuenta que el entrada, o aperitivo, la porción es casi tan grande como el plato principal y cuesta menos de la mitad del precio. Bájalo con una deliciosa (pero cara) cerveza Mahina, Rapa Nui y rsquos muy propia cerveza artesanal.


Ahu Tongariki

Un corto trayecto en coche y llegará a Ahu Tongariki, que es el más fotogénico de los sitios de estatuas. & ldquoAhu& rdquo son sitios de entierro de pueblos definidos por una gran plataforma plana de piedra con una pared vertical hacia el mar. Notarás que las estatuas aquí están todas de espaldas al mar y todas están mirando hacia el interior.

¿Por qué? Bueno, dejemos que & rsquos responda la primera pregunta:

Moai en Ahu Tongariki

Entonces, ¿quién puso aquí las estatuas de la Isla de Pascua?

Se cree que fueron los Rapa Nui, polinesios que navegaron aquí desde otras islas del Pacífico, los que pusieron allí las estatuas de la Isla de Pascua. Aunque otras teorías apuntan a que podrían haber llegado desde Sudamérica.

La colonización de la Isla de Pascua comenzó alrededor del año 1000 d.C., aunque las fechas difieren de la evidencia arqueológica frente a la datación por radiocarbono.

¿Qué propósito tienen las estatuas de isla de Pascua?

Los arqueólogos sugieren que las estatuas eran una representación del pueblo polinesio y los antepasados ​​rsquos. los Moai las estatuas miran lejos del mar y hacia los pueblos, a modo de vigilancia de la gente.

Isla de Pascua encabeza Tongariki

Así que aquí en Ahu Tongariki estas Moai Mire sobre un sitio plano de la aldea. Pero no todos Moai cara al interior, y llegaremos a un ejemplo de esto más adelante en nuestro viaje por Rapa Nui.


¿Cómo fue viajar a Isla de Pascua? - Historia

Si está completamente vacunado con una vacuna autorizada por la FDA o una vacuna autorizada para uso de emergencia por la Organización Mundial de la Salud:

  • NO tiene que hacerse la prueba antes de salir de los Estados Unidos, a menos que su destino así lo requiera.
  • NO tiene que ponerse en cuarentena después de llegar a los Estados Unidos.

Antes de viajar:

  • Asegúrese de comprender y seguir todos los requisitos de la aerolínea y el destino relacionados con viajes, pruebas, enmascaramiento o cuarentena, que pueden diferir de los requisitos de EE. UU. Si no sigue los requisitos de su destino y rsquos, es posible que se le niegue la entrada y se le pida que regrese a los Estados Unidos.

Durante el viaje:

    en aviones, autobuses, trenes y otras formas de transporte público que viajan hacia, dentro o fuera de los Estados Unidos y en interiores en los centros de transporte de los Estados Unidos, como aeropuertos y estaciones. No se requiere que los viajeros usen una máscara en las áreas al aire libre de un medio de transporte (como un ferry o la cubierta superior de un autobús).
  • Los viajeros deben seguir las recomendaciones o requisitos de la Isla de Pascua, incluido el uso de máscaras y el distanciamiento social.

Antes de viajar a Estados Unidos en avión

Todos los pasajeros aéreos que vienen a los Estados Unidos, incluidos ciudadanos estadounidenses y personas completamente vacunadas, están requerido tener un resultado negativo en la prueba de COVID-19 no más de 3 días antes del viaje o documentación de recuperación de COVID-19 en los últimos 3 meses antes de abordar un vuelo a los Estados Unidos.

Después del viaje

  • Debe hacerse la prueba con una prueba viral 3-5 días después del viaje.
  • Autocontrole los síntomas de COVID-19 aísle y hágase la prueba si presenta síntomas.
  • Siga todas las recomendaciones o requisitos estatales y locales.

NO viaje si estuvo expuesto al COVID-19, está enfermo, da positivo en la prueba de COVID-19 o está esperando los resultados de una prueba de COVID-19. Aprenda cuándo es seguro viajar. No viaje con alguien que esté enfermo.

Recomendaciones de viaje para viajeros no vacunados

Si usted es no completamente vacunado y debe viajar, siga los siguientes pasos:

Antes de viajar:

Durante el viaje:

    en aviones, autobuses, trenes y otras formas de transporte público que viajan hacia, dentro o fuera de los Estados Unidos y en interiores en los centros de transporte de los Estados Unidos, como aeropuertos y estaciones. No se requiere que los viajeros usen una máscara en las áreas al aire libre de un medio de transporte (como en un ferry o en la cubierta superior de un autobús). Los CDC recomiendan que los viajeros que no estén completamente vacunados sigan usando una máscara y mantengan la distancia física cuando viajen.
  • Evite las multitudes y manténgase al menos a 6 pies / 2 metros (aproximadamente 2 brazos) de cualquier persona que no haya viajado con usted. Es importante hacer esto en todas partes y tanto en interiores como en exteriores. a menudo o use un desinfectante para manos (con al menos un 60% de alcohol).

Antes de viajar a Estados Unidos en avión

Todos los pasajeros aéreos que vienen a los Estados Unidos, incluidos ciudadanos estadounidenses y personas completamente vacunadas, están requerido tener un resultado negativo en la prueba de COVID-19 no más de 3 días antes del viaje o documentación de recuperación de COVID-19 en los últimos 3 meses antes de abordar un vuelo a los Estados Unidos.

Después de viajar:

    con una prueba viral 3-5 días después del viaje Y Quédese en casa y póngase en cuarentena durante 7 días completos después del viaje.
    • Incluso si la prueba es negativa, quédese en casa y póngase en cuarentena durante los 7 días completos.
    • Si su prueba es positiva, aíslese para evitar que otros se infecten.
    • Si no se hace la prueba, quédese en casa y póngase en cuarentena durante 10 días después del viaje.

    NO viaje si estuvo expuesto al COVID-19, si está enfermo, su prueba de COVID-19 es positiva o si está esperando los resultados de una prueba de COVID-19. Aprenda cuándo es seguro viajar. No viaje con alguien que esté enfermo.

    Información para personas que se recuperaron recientemente de COVID-19

    Si se recuperó de una infección COVID-19 documentada en los últimos 3 meses, siga todos los requisitos y recomendaciones para viajeros completamente vacunados, excepto que NO necesita hacerse una prueba 3-5 días después del viaje a menos que tenga síntomas. Las personas pueden continuar dando positivo hasta 3 meses después del diagnóstico y no contagiar a otras personas.

    Más consideraciones

    Si viaja en avión, verifique si su aerolínea requiere información médica, resultados de pruebas u otros documentos. Consulte con la Oficina de Relaciones Exteriores o el Ministerio de Salud de su destino o con el Departamento de Estado de los EE. UU., Oficina de Asuntos Consulares, página de Información del país para obtener detalles sobre los requisitos de entrada y las restricciones para los viajeros que llegan. Siga los requisitos o restricciones de entrada en su destino, que pueden incluir pruebas, cuarentena y proporcionar información de contacto. Si no sigue los requisitos de su destino, es posible que se le niegue la entrada y se le solicite que regrese a los Estados Unidos. Si el resultado de la prueba es positivo a la llegada, es posible que se le solicite que se aísle. Es posible que se le impida regresar a los Estados Unidos según lo programado.

    Si se enferma, es posible que necesite atención médica. Planifique con anticipación y obtenga más información sobre cómo obtener atención médica durante el viaje. Es posible que no se le permita regresar a los Estados Unidos hasta que pueda terminar con el aislamiento. Si está expuesto a alguien con COVID-19 durante el viaje, es posible que lo pongan en cuarentena y no se le permita regresar a los Estados Unidos hasta que se levante la cuarentena.

    Información del médico

    Los médicos deben obtener un historial de viajes detallado para los pacientes con síntomas de infección por COVID-19. Si sospecha que un viajero tiene COVID-19, consulte Información para profesionales de la salud sobre el coronavirus (COVID-19) para obtener información sobre evaluación, informes, orientación de atención clínica y control de infecciones.


    De la Isla de Pascua, surge un pianista

    Mahani Teave, de 38 años y probablemente la única intérprete clásica profesional de la remota isla, ha lanzado su primer álbum.

    Desde su casa, a la mitad de la colina más alta de Rapa Nui, Mahani Teave estaba describiendo el poder de la naturaleza para abrumar.

    "Por un lado, tengo una vista del océano de casi 180 grados", dijo en una entrevista reciente. "Una gran niebla viene de la colina del otro lado".

    La profusión de estrellas le da al negro del cielo una aparentemente "textura de papel maché", dijo. Cuando cesan los sonidos de los grillos, el silencio profundo completa "una experiencia deslumbrante para los sentidos".

    Teave, de 38 años, aprendió a apreciar encuentros tan emocionantes mientras crecía en Rapa Nui, también conocida como Isla de Pascua, el nombre impuesto por los intrusos europeos en 1722. Desde allí, una de las islas habitadas más remotas del planeta, este pianista pasó a ganar un lugar en el escenario de conciertos internacionales. Pero en lugar de seguir adelante con una carrera de giras incesantes, y posiblemente la única intérprete clásica profesional que surgió de Rapa Nui hasta la fecha, decidió regresar y establecer la primera escuela de música en la pequeña isla hace casi una década.

    Pero ella no ha dejado de jugar. El álbum debut de Teave, "Rapa Nui Odyssey", fue lanzado recientemente por el sello británico Rubicon Classics. El proyecto de grabación inspiró "Song of Rapa Nui", un nuevo documental que se transmite en Amazon Prime, dirigido por el productor y cineasta ganador del premio Emmy John Forsen y narrado por Audra McDonald.

    Fue en la escuela de la isla de Teave donde el músico de Seattle, coleccionista de instrumentos de cuerda raros y mecenas de las artes, David Fulton, tuvo un encuentro casual con ella como parte de un crucero mundial con su esposa en la primavera de 2018.

    “Después de haber visitado los moai”, las estatuas monolíticas de antepasados ​​venerados que simbolizan a Rapa Nui, “nos llevaron a la escuela para escuchar una actuación”, dijo Fulton. "Los niños tenían flores en el pelo y usaban el porche trasero de la escuela como escenario".

    Entonces Teave comenzó a tocar en un piano vertical que se tambaleaba. "Fue tan conmovedor e inesperado, incluso surrealista", dijo Fulton. “Ella jugó un programa serio. Pensé: este no es un buen pianista, es uno de los mejores pianistas del mundo ".

    Fulton se sorprendió al descubrir que Teave nunca había publicado una grabación. La invitó a Seattle para que presentara parte de su repertorio favorito en Benaroya Hall, con la participación del ingeniero ganador del Grammy Dmitriy Lipay, que trabaja con la Sinfónica de Seattle y la Filarmónica de Los Ángeles.

    Lipay recuerda que le preocupaba si habría suficiente tiempo de estudio para el desafiante programa que había concebido Teave - Bach, Liszt, Handel, Scriabin, Chopin y Rachmaninoff - con un músico que nunca antes había grabado en el estudio. "Con Mahani nos esperaba una gran sorpresa", dijo. "El proceso de grabación con ella fue muy similar a los años dorados, cuando los artistas estaban dispuestos y eran capaces de ofrecer una interpretación completa en una sola toma".

    A Forsen, con quien Fulton había colaborado en cuatro películas anteriores, se le pidió que grabara las sesiones de grabación. A medida que aprendieron más sobre la historia de Teave, se dieron cuenta de que merecía un documental completo.

    La primera exposición de Teave al repertorio clásico provino de una profesora de ballet itinerante, y durante años su obra favorita fue "El cascanueces", que escuchó incesantemente en un casete, practicando sus pasos en casa.

    “No había estaciones de radio clásicas en la isla cuando yo era pequeña”, dijo. "Nadie sabía nada de música clásica, a excepción de algunas cosillas que podrían captar de alguna película".

    Cuando un violinista jubilado se instaló temporalmente en la isla, trayendo consigo un piano, Teave quedó fascinado con el instrumento y convenció a la mujer para que le diera lecciones. Teave también le escribió al pianista chileno Roberto Bravo, suplicándole que visitara Rapa Nui. Él lo hizo y la invitó a debutar en público cuando tenía 9 años. Siguiendo su consejo, la madre de Teave, una estadounidense que se había establecido en la isla y se había casado con un nativo de Rapa Nui, llevó a su hija a Valdivia, en el sur de Chile. estudiar en el conservatorio.

    Continuó con profesores en Cleveland y Berlín, una ciudad en la que se sintió especialmente como en casa y que se convirtió en su base durante casi cuatro años.

    "Hay un respeto por la historia, por las lecciones aprendidas, eso es muy parecido a estar en la isla", dijo.

    Su decisión de regresar a Rapa Nui después de lanzar una carrera potencialmente estelar fue parte de un proceso lento. Teave dijo que sintió que había dedicado "la cantidad de tiempo adecuada" a cada etapa de su formación hasta ese momento, "como un fraseo musical".

    “Se abrió una puertecita y decidí atravesarla porque nadie más lo haría”, agregó. “Me di cuenta de que necesitamos una escuela y yo soy la herramienta de este universo para hacer lo que hay que hacer en este momento”.

    Con Enrique Icka, un ingeniero de construcción con una carrera paralela que interpreta música tradicional y canta en una de las pistas del álbum, Teave fundó una escuela de música y artes. Lo llamaron Toki, la palabra Rapa Nui para "herramienta", la misma palabra que denota los objetos utilizados para tallar las misteriosas estatuas moai.

    "Es una palabra muy simbólica", dijo, "porque creemos que el presente esculpe el futuro".

    Esa visión se extiende a las preocupaciones sociales y al medio ambiente. Toki es autosostenible, utilizando colectores de agua de lluvia y paneles solares. El edificio fue construido con llantas recicladas y las botellas de vidrio y plástico que dejaron las hordas de turistas. Teave lo concibe como una especie de inversión del patrón tradicional de explotación colonialista. Ella cree que la escuela, y Rapa Nui, que ya se ha visto afectada por los efectos del cambio climático, pueden ser un modelo para el mundo exterior, lo que demuestra la urgencia de tomar medidas sobre los problemas ambientales.

    Normalmente, alrededor de 100 estudiantes, desde niños de 2 años hasta adolescentes, estudian cada año, inscritos en clases de música clásica tradicional polinesia y occidental que se reúnen después del horario escolar regular. Las clases fueron gratuitas hasta 2018, financiadas principalmente a través de la filantropía, con suplementos de subvenciones del gobierno chileno a la Fundación Mar Adentro y la corporación cultural de la isla. Durante la pandemia, el alumnado se redujo a 60. Rapa Nui se ha visto especialmente afectado por su dependencia del turismo, el motor principal, junto con la agricultura, de la economía de la isla. Pero incluso antes de 2020, la falta generalizada de oportunidades ha provocado altas tasas de alcoholismo, abuso de drogas y violencia doméstica.

    “Si los niños quieren ser músicos, tienen la posibilidad de estudiar aquí y luego continuar fuera de la isla cuando tengan la edad suficiente”, dijo. “Pero los otros que no seguirán la música como carrera aprenden valores que vienen con solo aprender a tocar un instrumento. Lo veo como un elemento tremendamente necesario, especialmente en una comunidad que es tan vulnerable como la nuestra ”.

    Dados los males que históricamente han venido de Occidente, ¿la gente de la isla recibió con sospecha el interés de Teave? "Todo lo contrario", dijo. “Por la historia, todo lo que se trae de fuera siempre se mira con gran escepticismo. Pero cuando nace de la comunidad, se acepta de todo corazón. Realicé dos conciertos antes de que comenzáramos la escuela, y la gente se emocionó y estaba muy agradecida ".

    Teave dijo que le gustaría viajar un poco más para concertar. Pero cada vez que sale de la isla, Rapa Nui sigue siendo parte de su música.

    “Todas estas experiencias están en mi interpretación y en las piezas que han acompañado mi vida”, dijo. "Siempre."


    El misterio de la isla de Pascua

    Hace cientos de años, un pequeño grupo de polinesios remaba con sus canoas de madera a través de vastas extensiones de mar abierto, navegando por las estrellas de la tarde y el oleaje del océano durante el día. Sigue siendo un misterio cuándo y por qué estas personas abandonaron su tierra natal. Pero lo que está claro es que hicieron de una isla pequeña y deshabitada con colinas y una exuberante alfombra de palmeras su nuevo hogar, y finalmente nombraron sus 63 millas cuadradas de paraíso Rapa Nui & # 8212 ahora conocida popularmente como Isla de Pascua.

    En este puesto de avanzada a casi 2,300 millas al oeste de América del Sur y a 1,100 millas de la isla más cercana, los recién llegados cincelaron piedra volcánica, tallando moai, estatuas monolíticas construidas para honrar a sus antepasados. Trasladaron los gigantescos bloques de piedra & # 8212 de un promedio de 13 pies de alto y 14 toneladas & # 8212 a diferentes estructuras ceremoniales alrededor de la isla, una hazaña que requirió varios días y muchos hombres.

    Finalmente, las palmeras gigantes de las que dependían los rapanui disminuyeron. Se habían talado muchos árboles para dar cabida a la agricultura, otros se habían quemado para el fuego y se habían utilizado para transportar estatuas por la isla. El terreno sin árboles erosionó el suelo rico en nutrientes y, con poca madera para usar en las actividades diarias, la gente se volvió hacia la hierba. "Hay que estar bastante desesperado para empezar a quemar hierba", dice John Flenley, coautor con Paul Bahn Los Enigmas de Isla de Pascua. Cuando los exploradores holandeses, los primeros europeos en llegar a la remota isla, llegaron el día de Pascua de 1722, la tierra estaba casi desierta.

    Aunque estos eventos son generalmente aceptados por los científicos, todavía se está debatiendo la fecha de la llegada de los polinesios a la isla y por qué su civilización finalmente colapsó. Muchos expertos sostienen que los colonos desembarcaron alrededor del año 800 d.C. Creen que la cultura prosperó durante cientos de años, dividiéndose en asentamientos y viviendo de la tierra fructífera. Según esta teoría, la población aumentó a varios miles, liberando parte de la fuerza laboral para trabajar en los moai. Pero cuando los árboles desaparecieron y la gente empezó a morir de hambre, estalló la guerra entre las tribus.

    En su libro Colapso, Jared Diamond se refiere a la degradación ambiental de Rapanui como "ecocidio" y señala la desaparición de la civilización como un modelo de lo que puede suceder si los apetitos humanos no se controlan.

    Pero los nuevos hallazgos del arqueólogo Terry Hunt de la Universidad de Hawai'i pueden indicar una versión diferente de los eventos. En 2000, Hunt, el arqueólogo Carl Lipo de la Universidad Estatal de California en Long Beach y sus estudiantes comenzaron las excavaciones en Anakena, una playa de arena blanca en la costa norte de la isla. Los investigadores creían que Anakena habría sido un área atractiva para que los rapanui aterrizaran y, por lo tanto, podría ser uno de los primeros asentamientos. En las capas superiores de su pozo de excavación, los investigadores encontraron evidencia clara de la presencia humana: carbón, herramientas e incluso huesos, algunos de los cuales provenían de ratas. Debajo encontraron un suelo que parecía ausente del contacto humano. Este punto de la primera interacción humana, pensaron, les diría cuándo había llegado el primer rapanui a la isla.

    Hunt envió las muestras de la excavación a un laboratorio para la datación por radiocarbono, esperando recibir una fecha alrededor del 800 d.C., de acuerdo con lo que habían encontrado otros arqueólogos. En cambio, las muestras datan de 1200 d.C. Esto significaría que los rapanui llegaron cuatro siglos más tarde de lo esperado. La deforestación habría ocurrido mucho más rápido de lo que se suponía originalmente, y el impacto humano en el medio ambiente fue rápido e inmediato.

    Hunt sospechaba que los humanos por sí solos no podían destruir los bosques tan rápido. En las capas de arena, encontró un posible culpable: una plétora de huesos de rata. Los científicos saben desde hace mucho tiempo que cuando los humanos colonizaron la isla, también lo hizo la rata polinesia, que había viajado como polizón o como fuente de alimento. Independientemente de cómo llegaron a la Isla de Pascua, los roedores encontraron un suministro ilimitado de alimentos en las exuberantes palmeras, cree Hunt, quien basa esta afirmación en una abundancia de semillas de palmera roídas por las ratas.

    Dos estatuas se sientan en las laderas de la cantera de la estatua de Rano Raraku. Casi la mitad de las estatuas de Isla de Pascua permanecen cerca de esta área. (Terry L. Hunt) Hanga Roa Village es uno de los principales asentamientos de Isla de Pascua. (Terry L. Hunt) Los moai de Ahu Tongariki forman la plataforma ceremonial más grande de la isla. Un maremoto en 1960 envió 15 de estas estatuas tierra adentro. Unos 30 años después, los arqueólogos finalmente restauraron el sitio. (Terry L. Hunt) Estudiantes de la Escuela de Campo Arqueológico Rapa Nui de la Universidad de Hawai'i inspeccionan la estratificación en la playa de Anakena en 2005. (Terry L. Hunt) Los petroglifos aún permanecen en la Aldea Ceremonial de Orongo. (Terry L. Hunt) Los polinesios cincelaron los moai (arriba, en las laderas inferiores de la cantera de la estatua de Rano Raraku) en roca volcánica. Talladas en honor a los antepasados, las estatuas tenían una altura promedio de 13 pies y pesaban 14 toneladas. (Terry L. Hunt) En la playa de Anakena, varios moai, encaramados en un muro de piedra de cuatro pies de alto llamado "ahu", están de espaldas al mar. (Terry L. Hunt) Los participantes de la Escuela de Campo Arqueológico Rapa Nui de la Universidad de Hawai'i vuelan una cometa en la playa de Anakena. Los moai de Ahu Nau Nau proporcionan el telón de fondo. (Terry L. Hunt)

    En estas condiciones, dice, "las ratas alcanzarían una población de unos pocos millones en un par de años". A partir de ahí, el tiempo pasaría factura. "Las ratas tendrían un impacto inicial, comiéndose todas las semillas. Sin una nueva regeneración, a medida que los árboles mueren, la deforestación puede avanzar lentamente", dice, y agrega que la gente que tala los árboles y los quema solo habría contribuido al proceso. Finalmente, la degeneración de los árboles, según su teoría, llevó a la caída de las ratas y, finalmente, a los humanos. La desaparición de la isla, dice Hunt, "fue una sinergia de impactos. Pero creo que es más una rata de lo que pensamos".

    Los hallazgos de Hunt causaron revuelo entre los científicos de Isla de Pascua. John Flenley, analista de polen de la Universidad de Massey de Nueva Zelanda, acepta que las numerosas ratas tendrían algún impacto en la isla. "Si pudieron haber deforestado el lugar", dice, "no estoy seguro".

    Flenley ha tomado muestras de núcleos de varios lechos de lagos formados en los cráteres volcánicos de la isla. En estos núcleos, ha encontrado evidencia de carbón vegetal. "Ciertamente se estaba quemando. A veces había mucho carbón", dice. "Me inclino a pensar que la gente que quema la vegetación fue más destructiva [que las ratas]".

    Además de la desaparición de la civilización, los exploradores europeos trajeron consigo enfermedades occidentales como la sífilis y la viruela. "Creo que el colapso ocurrió poco antes del descubrimiento europeo de la isla", dice Flenley. "Pero podría ser que el colapso fue más un asunto general de lo que pensamos, y los europeos tuvieron el efecto de acabar con él".

    Flenley, quien inicialmente examinó la Isla de Pascua en 1977, fue uno de los primeros científicos en analizar el polen de la isla, un indicador clave de la forestación. Los cráteres volcánicos de la isla, que alguna vez albergaron pequeños lagos, fueron sitios ideales para su investigación. "El sedimento no se alteró. Cada capa se colocó en la parte superior de la capa antes", dice Flenley, refiriéndose a las muestras de núcleos de los lechos de los lagos de un cráter. "Es como un libro de historia. Solo tienes que aprender a leer las páginas". Las muestras mostraron una abundancia de polen, lo que indica que la isla alguna vez estuvo cubierta de bosques. Luego, la tasa de polen se redujo drásticamente. "Cuando feché la deforestación en ese sitio, comenzó alrededor del 800 d.C. y terminó en este sitio en particular ya en el 1000 d.C.", un hallazgo en línea con otras fechas de radiocarbono en la isla. Dado que este fue uno de los primeros asentamientos, dice Flenley, tiene sentido que la deforestación haya ocurrido incluso antes que en otras partes de la isla.

    Este cráter, cree Flenley, habría sido una de las únicas fuentes de agua dulce en la isla y, por lo tanto, uno de los primeros lugares en los que se habrían asentado los polinesios. "No era solo un sitio de agua dulce, también era un cráter muy protegido", dice. "Habría sido posible sembrar cultivos tropicales". Anakena, la playa donde Hunt hizo su investigación, habría sido un buen lugar para guardar sus canoas e ir a pescar, pero no un buen lugar para vivir. Hunt, dice Flenley, "definitivamente ha mostrado una edad mínima para que las personas estén allí, pero la llegada real de personas podría haber sido algo antes".

    Otros científicos que trabajan en la isla también se muestran escépticos sobre la fecha de colonización posterior de Hunt en 1200 d.C. Jo Anne Van Tilburg, fundadora del Proyecto de la Estatua de la Isla de Pascua y científica de la Universidad de California, Los Ángeles, es una de las principales arqueólogas y arqueólogos de la isla. ha estudiado los moai durante casi 30 años. "No es lógico que estuvieran construyendo sitios megalíticos a los pocos años de su llegada a la isla", dice. Van Tilburg y sus colegas han examinado las 887 estatuas de la isla. "Para el año 1200 d.C., ciertamente estaban construyendo plataformas", dice refiriéndose a los muros de piedra en los que los isleños se posan sobre los moai, "y otros han descrito la intensificación de cultivos aproximadamente al mismo tiempo. Es difícil para mí estar convencida de que su serie de excavaciones puede anular toda esta información ".

    A pesar de estas preguntas, Hunt sigue confiando en sus hallazgos. Muchos científicos, dice, "consiguen una cita, cuentan una historia, invierten mucho en ella y luego no quieren renunciar. Tenían un muy buen mensaje medioambiental".

    Hunt, Lipo y sus estudiantes continúan realizando trabajos de excavación en la isla. Recientemente se mudaron de Anakena para trabajar en la costa noroeste. También planean fechar las primeras semillas roídas por ratas. "Seguimos obteniendo un poco más de evidencia", dice Hunt, quien ha publicado sus hallazgos en & # 160Ciencias. "Todo parece muy consistente".

    Es posible que los científicos nunca encuentren una respuesta concluyente sobre cuándo los polinesios colonizaron la isla y por qué la civilización colapsó tan rápidamente. Ya sea que una especie invasora de roedores o los humanos devastaran el medio ambiente, la Isla de Pascua sigue siendo una advertencia para el mundo.


    ¿Cómo fue viajar a Isla de Pascua? - Historia

    Tan cerca de la Pascua, pensé que era apropiado escribir sobre una isla que lleva el nombre de la festividad: la Isla de Pascua. Bueno, al menos el nombre occidental lo es. El nombre nativo de la isla es Rapa Nui. ¿Pero sabías por qué el nombre occidental es "Isla de Pascua"? Porque la primera visita registrada de un europeo fue el domingo de Pascua de 1722, hace casi 300 años. El explorador holandés Jacob Roggeveen fue el primer europeo en nombrar la isla y la llamó Paasch-Eyland, que en holandés significa "Isla de Pascua". Con el tiempo, el nombre oficial en español de la isla se convirtió en Isla de Pascua.

    La Isla de Pascua es famosa principalmente por dos cosas. El primero es el hecho de que probablemente sea la isla habitada más remota del mundo. Ubicado en el medio del Océano Pacífico Sur, está a más de 1000 millas de la tierra habitada más cercana. It was originally populated by Polynesian people, but it’s not exactly clear when. Estimated dates of the original settlement range from the year 300 CE to 1200 CE. It’s almost a miracle that these Polynesians happened upon this tiny island (only a little over 60 square miles) – they had to travel in canoes or catamarans over open ocean for nearly 1600 miles from the Gambier Islands or someplace even further away, and be lucky enough to find this island.

    But find it they did and built a thriving civilization of an estimated 15,000 people or so at the height of their era, in the tenth to sixteenth centuries. But by the time Europeans arrived in the 1700’s, the island’s vegetation had drastically changed and the population had already declined to an estimated 3,000. Subsequent issues with slave raiding and European-introduced epidemics of smallpox and tuberculosis almost decimated the native population, with the all-time low recorded in 1877 of only 111 native inhabitants. The Rapa Nui native population has recovered somewhat since that time, and there are around 2000 or so currently living on the island, together with another 1500 or so Chileans of European or mixed descent.

    And the island is much easier to reach today than it was when the Polynesians found it, since there are regular flights from either Santiago, Chile to the east or from Tahiti to the west. Though you should be prepared – the flights are long and expensive. The primary industry on the island is now tourism, and there are hotels, restaurants and discos, so it’s not completely the desolate island you often see on TV documentaries, though it’s also definitely not a “luxury” resort type place.

    By the 1860’s almost all of the moai had been toppled, presumably in battles among clans. Some 50 or so have been re-erected around the coastline in modern times, and provide the primary tourist attraction on the island, and some of the best photo opportunities. But even more fascinating is a visit to Rano Raraku, the stone quarry where almost all of these moai were originally carved. Here you can see hundreds of moai, some that had been completely carved but not yet moved out of the quarry to be erected elsewhere, and others in varying stages of completion surrounded by the stone hand chisels that were used to carve them.

    When the moai carving era ended on Easter Island (though it is not known why), it was succeeded by what is referred to as the Birdman culture. The touristic benefit of this change is that the caves on Easter Island are filled with petroglyphs of the Birdman. Any visit to Easter Island should include a visit to the stone village of Orongo where you can see many of these petroglyphs.

    And what to do on Easter Island when you are not admiring the petroglyphs or trying to guess how the ancient Rapa Nui people moved and erected the giant moai? There are two beautiful white sand beaches where you can relax and take a swim. And in the evenings you can sample traditional foods and enjoy some exhibitions of traditional dancing. So, no, this is not an island with a million things to do. But it is an island rich in history and mystique, so it’s well worth a visit.

    Note: no promotional consideration was provided or paid for this article.

    Content copyright © 2021 by Laura Hartney. Reservados todos los derechos.
    This content was written by Laura Hartney. Si desea utilizar este contenido de alguna manera, necesita un permiso por escrito. Contact Malika Bowling for details.


    Tourism on Easter Island

    Since the expansion of the airport landing stretch in Easter Island, there is also a subsequent rise in tourism in Rapa Nui National Park. Since 2012, Rapa Nui receives an average visit of 70,000 each year! And yet, the tourism industry continues to see up to 20% growth each year. The tourism industry is, therefore, the biggest source of economy for the island.

    The locals who live on the island live a modest lifestyle. The power in Hanga Roa is generated using diesel engines. The access to power is cut once a week (for two hours or more at a time) for maintenance or failure issues. The internet access in the island is also very limited.