Noticias

Marguerite SP-193 - Historia

Marguerite SP-193 - Historia

Margarita

Se conserva un nombre anterior.

(SP-193; t. 33; 1. 60 '; b. 13'; dr. 3'6 "; s. 12 k .; cpl. 6; a. I 1-pdr, I mg.)

Marguerite (SP-193) fue construida por Smith-Williams Co., Salisbury, Maryland, en 1916; comprado por la Marina de W. D. Sargent, Bayonne, Nueva Jersey, el 27 de junio de 1917; y encargado el 2 de octubre de 1917.

Asignada al 7mo Distrito Naval, Marquerite operó como un barco patrullero de la sección de St. Augustine, Florida, durante su breve servicio en la Marina de los EE. UU. Fue transferida al Departamento del Tesoro para su uso por la Guardia Costera de los Estados Unidos el 11 de diciembre de 1919.


Baby Boomers

Casi exactamente nueve meses después de que terminara la Segunda Guerra Mundial, & # x201C el llanto del bebé se escuchó en todo el país & # x201D, como el historiador Landon Jones describió más tarde la tendencia. En 1946 nacieron más bebés que nunca: 3,4 millones, un 20 por ciento más que en 1945. Este fue el comienzo del llamado & # x201Cbaby boom. & # X201D En 1947, nacieron otros 3,8 millones de bebés 3,9 millones nacieron en 1952 y más de 4 millones nacieron cada año desde 1954 hasta 1964, cuando el boom finalmente disminuyó. Para entonces, había 76,4 millones de & # x201Cbaby boomers & # x201D en los Estados Unidos. Constituían casi el 40 por ciento de la población de la nación.


Ближайшие родственники

Sobre Marguerite

Familia Guillory: El infame caso de 'Margarita' - Escrito por Cathy (Lemoine) Sturgell

Joseph Gregorie Guillory nació c1712 en lo que ahora se llama Dauphin Island (Alabama), hijo de Francois Guillory y Jeanne Montfort. Francois Guillory había llegado a la Luisiana colonial (Mobile, Alabama) c1707-1708 desde Montreal y se estableció en el extremo oriental de Dauphin Island (entonces llamada Massacre Island).

En 1739, Joseph Gregorie se casó con Marie Jeanne LaCasse, la hija de Jean LaCasse y Marie Anne Fourche. Joseph Gregorie Guillory y Marie Jeanne LaCasse tuvieron al menos 8 hijos antes de la muerte de Marie en abril de 1764 a la edad de 38 años.

Poco después de la muerte de Marie, dos yernos de Joseph Gregorie demandaron por su parte de la propiedad de Marie Jeanne y en ese momento se hizo un inventario que incluía a nueve esclavos. Entre ellos se encontraba Marguerite, una esclava "negra" que estaba embarazada en la fecha en que se hizo el inventario, el 22 de julio de 1764. Poco después, Joseph trasladó a sus hijos y esclavos a Louisiana y se estableció en Opelousas Post, donde recientemente había recibido una concesión de tierras de 640 acres. . Es aquí donde comienza el caso & quotMargarita & quot.

No se sabe si Marguerite dio a luz al niño que llevaba antes de llegar a Opelousas Post. Sin embargo, ahora se asume que la niña que llevaba Marguerite era "Catalina" (llamada Catiche), nacida en 1764 y engendrada por Joseph Gregorie Guillory.

Después del traslado a Opelousas Post, Marguerite produjo tres hijos adicionales engendrados por Joseph Gregorie: Jean Baptiste (c1766), Joseph (c1769), Marie (c1770). (El hecho de que Joseph Gregorie Guillory fuera el padre de los hijos de Marguerite nunca fue discutido.) Después del nacimiento de Marie en 1770, Joseph Gregorie Guillory se dedicó a liberar a su amante negra ya sus hijos. Al mismo tiempo, convenció a sus hijos legítimos (que poseían un medio interés indiviso en los esclavos) de que era capaz de pagarles su parte de la herencia de su difunta madre sin tener que vender los esclavos o dividirlos entre los herederos. Joseph Gregorie Guillory luego hizo que un maestro de escuela local redactara el documento de emancipación. Sin embargo, sin que Marguerite lo supiera, el documento era técnicamente inválido porque el maestro de escuela no estaba calificado para oficiar en la manumisión. No está claro si Joseph Gregorie estaba al tanto de este hecho. Sin embargo, como afirma Winston Deville en el artículo titulado "El caso de Margarita: perspectivas históricas sobre un caso controvertido en la Luisiana del siglo XVIII" (Louisiana Bar Journal, volumen 31, número 2):

El 31 de diciembre de 1770 se registró el acta de emancipación en Nueva Orleans ante Andrés Almonester y Roxas, Notario Público.

Sin embargo, en 1773, para liquidar la herencia de su difunta esposa, Joseph Gregorie Guillory entregó legalmente a su amante, Marguerite, y sus cuatro hijos mulatos a sus hijos legítimos, ignorando la emancipación de 1770. Su valor se situó en 2000 libras.

Cuatro años más tarde, cuando se acercaba la muerte de Joseph Gregorie, fue de noche a la residencia de sus hijos blancos, amenazó a su hijo, Jean Baptiste Guillory, a punta de cuchillo y secuestró a Marguerite. Sus hijos legítimos no mostraron oposición a las acciones de su padre, ya que les prometió el regreso de la esclava después de su muerte, indicando que necesitaba sus servicios solo durante su vida. Joseph Gregorie Guillory murió entre 1777 y la primavera de 1778, no antes de darle a Marguerite, una vez más, su libertad.

El 27 de abril de 1778, Jean Baptiste Guillory, transmitió la historia del secuestro al comandante en Opelousas. En su petición, exigió el regreso a la esclavitud de Marguerite a su propiedad y la de su hermano. El comandante de Opelousas Post trasladó la petición al tribunal superior del Cabildo en Nueva Orleans (20 de enero de 1779).

Los defensores, Marguerite y su descendiente mulato Guillory, sostuvieron que habían sido liberados en 1770 y que los demandantes habían aprobado su emancipación. Los plantiffs, por su parte, insistieron en que la supuesta manumisión de 1770 era ilegal, eran jóvenes en ese momento y su padre se había aprovechado de que los llamados esclavos liberados se habían convertido únicamente en su propiedad en 1773, cuando su padre había los transmitió a los herederos. Debido a la obvia complejidad del caso, el caso fue trasladado al Tribunal Superior de La Habana, Cuba.

Nota: Tras un examen detenido del esquema del caso que apareció en la edición de enero de 1935 del Louisiana Historical Quarterly, parece que los cuatro hijos mulatos de Marguerite permanecieron como esclavos en la casa de los hijos legítimos de Guillory, aunque los niños mulatos sostuvieron que habían sido puestos en "libertad". . No he visto ninguna evidencia que sugiera que los hijos de Marguerite estuvieran con ella entre su secuestro en 1777 y el arreglo de este caso en 1783.

En 1781, Claude Guillory, otro hijo de Joseph Gregorie, presentó una demanda para recuperar a un esclavo que se había escapado (20 de enero de 1781, núm. 3494, 13 págs. Tribunal de Alcade Jacinto Panis, Nueva Orleans). Esta esclava, por supuesto, era Marguerite, que ahora se decía que vivía en Nueva Orleans. Como resultado de esta demanda, Marguerite y su patrón, Miguel Barre, fueron detenidos y encarcelados. Luego de producir el documento para acreditar su emancipación, tanto Marguerite como Miguel Barre son liberados. El documento de emancipación de 1770, copia certificada presentada en este caso, decía lo siguiente:

& # x0009 & quotYo, Gregoire Guillorie, por encima de mi marca ordinaria, por mi propia voluntad y la de mis hijos, & # x0009 por la vida y treinta años de servicios prestados por Margarita, mi esclava, no solo a mí & # x0009 sino a mis hijos. antes y después de la muerte de mi esposa declaro que le doy su libertad, así como la de sus hijos, con la condición de que me sirva hasta mi muerte. & # x0009Hecho y ejecutado por mi propia voluntad, 13 de abril de 1770. Juan Batiste Guillorie, hijo, Ordinario & # x0009marca del Sr. Gregoire Guillorie, Claude Guillorie, hijo, Luis Guillorie, hijo. Firma de & # x0009Mr. Guillorie aprobado por Benoit. & Quot

El 9 de marzo de 1782, Marguerite, una negra libre, presentó una demanda contra los herederos de Guillory para obligarlos a declarar libres a sus hijos (núm. 3440, 71 págs. Tribunal de Alcade Panis, Nueva Orleans). Marguerite, una vez más presentó el acto de emancipación e indicó que sus cuatro hijos estaban sufriendo bajo el poder de los herederos de Guillory que no querían liberarlos. Marguerite sostuvo que sus hijos habían sido retenidos por la fuerza y ​​tratados con crueldad por los herederos de Guillory. (Haga clic aquí para ver una copia de la petición de Marguerite).

Aunque el caso se prolongó un año más, el resultado final fue el siguiente (como se detalla en el acto fechado en Nueva Orleans el 5 de abril de 1783):

& # x0009Marguerite, una negra libre, y sus cuatro hijos mulatos, se les ordenó pagar a los Guillory & # x0009 herederos 600 pesos, en confirmación y bajo las siguientes condiciones: 150 pesos que debe

& # x0009 y dos meses que debe permanecer al servicio de Juan B. Guillory, y 150 pesos que & # x0009 tiene que pagar en efectivo, 50 pesos más a pagar dentro de tres meses, y los 250 & # x0009 pesos restantes dentro de dos años contados desde este día. Tan pronto como se pague la cantidad, los herederos de & # x0009Guillory se comprometen a dejar en libertad a María, José, Juan Bautista y Catalina.

Poco se sabe sobre la vida de Marguerite después del asentamiento de 1783. Se sabe, sin embargo, que aún estaba viva el 23 de febrero de 1808 cuando su hija Marie se casó con Juan Mateos de Vera Cruz. Tanto Marguerite como su hija Marie figuran como "libres". Lo que pocas personas sabían en ese momento, sin embargo, era la intensa lucha que atravesaron Marguerite y sus hijos para llegar a ser de esa manera.

Quizás le interese leer la publicación de Winston DeVille titulada & quot; The Guillory Manuscripts: 1764-1765-1766-1773 & quot. Puede realizar pedidos a Provincial Press.


Sobre el 'descubrimiento' de la vitamina A

La vitamina A es esencial para el crecimiento, la reproducción, la inmunidad y la visión normales. La caracterización de la vitamina A abarcó un período de aproximadamente 130 años. Durante este proceso largo e incremental, no hay un evento único que pueda llamarse el 'descubrimiento' de la vitamina A. El fisiólogo François Magendie realizó experimentos de privación nutricional con perros en 1816 que resultaron en úlceras corneales y una alta mortalidad, un hallazgo similar al Situación clínica común en lactantes abandonados y mal alimentados en París. En la década de 1880, Nicolai Lunin demostró que había una sustancia desconocida en la leche que era esencial para la nutrición. Carl Socin sugirió que una sustancia desconocida para el crecimiento en la yema de huevo era soluble en grasa. Frederick Gowland Hopkins propuso en 1906 que había "factores dietéticos insospechados" que eran necesarios para la vida. En 1911, Wilhelm Stepp demostró que esta sustancia esencial de la leche era soluble en grasa. Al año siguiente, Hopkins demostró que había 'factores accesorios' presentes en 'cantidades asombrosamente pequeñas' en la leche que sostenían la vida. Contrariamente al dogma de que todas las grasas tenían un valor nutricional similar, en 1913, Elmer McCollum y Marguerite Davis en Wisconsin y Thomas Osborne y Lafayette Mendel en Yale mostraron que la mantequilla y la yema de huevo no eran equivalentes a la manteca de cerdo y el aceite de oliva para apoyar el crecimiento y la supervivencia de ratas. El 'factor accesorio' que apoya el crecimiento se conoció como 'A soluble en grasa' en 1918 y luego como 'vitamina A' en 1920. Paul Karrer describió la estructura química de la vitamina A en 1932. Harry Holmes y Ruth Corbet aislaron y cristalizaron vitamina A en 1937. Los métodos para la síntesis de vitamina A llegaron con el trabajo de David Adriaan van Dorp y Jozef Ferdinand Arens en 1946 y Otto Isler y colegas en 1947. El trabajo adicional sobre el papel de la vitamina A en la inmunidad y la supervivencia infantil continuó hasta Década de 1990.


Historia del rancho

& # 8220 El lugar de la familia O'Neill en la historia del condado de Orange y el estado de California está marcado por generaciones de líderes comunitarios ilustrados. En Ranch Mission Viejo, los O'Neill mantienen vivo el espíritu y las tradiciones de la agricultura y la ganadería de los primeros tiempos de California. Nancy y yo saludamos a los O'Neill y a la comunidad en la que viven ".

Presidente Ronald Reagan
23 de abril de 1982 en el centenario
de Rancho Mission Viejo

1882 - Década de 1910 Haz que tu apretón de manos sea tu vínculo
La historia de Rancho Mission Viejo comenzó con un trato alcanzado con un apretón de manos entre compañeros inmigrantes irlandeses, James Flood y Richard O’Neill, Sr.

Flood, un antiguo fabricante de carruajes convertido en tabernero de San Francisco, eventualmente se hizo conocido como uno de los "Reyes de Plata" de Nevada cuando él y sus socios obtuvieron el control del más rentable de los depósitos de plata del famoso Comstock Lode. O'Neill, un ganadero muy trabajador y respetado nacido en el corazón del país lechero de Irlanda, era el propietario de un pequeño mercado de carne cerca de los muelles de San Francisco. Los dos hombres se conocieron cuando O'Neill comenzó a proporcionar carne al salón de Flood y se forjó una amistad que perduró por generaciones.

En 1882, Flood y O'Neill se convirtieron en socios iguales del Rancho Santa Margarita y Las Flores en el norte de San Diego y sus colindantes Rancho Mission Viejo y Rancho Trabuco en el sur del Condado de Orange. En conjunto, los ranchos totalizaron más de 200,000 acres y fueron aclamados por muchos como "los más grandes de todos los ranchos de California". Flood proporcionó el dinero para comprar los ranchos, mientras que O'Neill, ofreciendo sus habilidades como ganadero como su capital de trabajo, acordó trabajar su mitad como gerente residente.

Bajo la tenencia de O'Neill, se mejoró y expandió el hato de ganado, se mejoró la tierra, se plantaron cultivos en hileras y The Ranch se convirtió en el hogar de los campos de trigo más grandes del condado de Orange. En 1907, solo veinticinco años después de que se formara la sociedad original, el hijo de Flood cumplió su promesa del apretón de manos y transmitió un interés medio indiviso en la gran propiedad Ranch a O'Neill. Solo cuatro meses después, el deterioro de la salud hizo que O'Neill transfiriera su interés a su hijo, Jerome, quien tomó las riendas de The Ranch y lo llevó en una nueva dirección.

Década de 1920-1950 Cuida la tierra
Tan duro como su padre, Jerome expandió las operaciones agrícolas de The Ranch y su vaquero, incrementándolo a 25,000 cabezas. En 1923, los hijos de Flood y O'Neill consolidaron su amistad de segunda generación mediante el establecimiento de la Compañía Santa Margarita. Lamentablemente, ambos hijos murieron en 1926, con solo dos días de diferencia. Los beneficiarios de Jerome incluían a su hermana, Mary O'Neill Baumgartner, y su familia, así como al hermano menor de Jerome, Richard Jr., y su familia.

Para 1939, la Compañía Santa Margarita se había disuelto. Richard Jr. retuvo las parcelas de Rancho Mission Viejo y Rancho Trabuco en el sur del Condado de Orange, mientras que los Floods y los Baumgartners tomaron las porciones de San Diego. Como quiso el destino, solo tres años después, representantes de la Marina de los Estados Unidos llegaron a la casa del rancho de la familia Flood y tomaron posesión de las porciones de San Diego para establecer el actual campamento base del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, Joseph H. Pendleton.

Lo que quedaba del rancho histórico totalizaba 52,000 acres y estaba bajo el control de Richard O'Neill, Jr., su esposa, Marguerite, y sus dos hijos, Alice y Richard Jerome. La familia unió sus propiedades bajo el nombre de Rancho Mission Viejo y comenzó a marcar el ganado con la nueva marca "Rafter M" de la familia O'Neill, que perdura en la actualidad.

En 1943, tras la muerte de su esposo, Richard, y con las tierras de The Ranch en fideicomiso, Marguerite O’Neill dio un paso al frente para dirigir a la familia. Una californiana de quinta generación, "Daisy", como la llamaban, frustró varios intentos de los oficiales fiduciarios del banco de liquidar las propiedades de su familia. Con gran determinación y orgullo, mantuvo la tierra intacta y, en la medida de lo posible, bajo el control de su familia. Hasta el día de hoy, la advertencia de Marguerite O’Neill de "cuidar la tierra y la tierra se ocupará de ti" continúa guiando a la familia.

1960 hasta la actualidad Plan para el futuro
Para la década de 1960, la urbanización había llegado a los límites de Rancho Mission Viejo. En respuesta a las demandas de la población en rápida expansión del Condado de Orange, la familia O'Neill y sus socios establecieron Mission Viejo Company y se embarcaron en el primer desarrollo de la familia, la comunidad planificada de 10,000 acres de Mission Viejo.
El nieto de Marguerite O'Neill, Anthony R. "Tony" Moiso, recién salido de la Universidad de Stanford y del Ejército de los EE. UU., Sirvió como oficial de Mission Viejo Company y supervisó las operaciones de cría de la familia. En 1972, luego de la venta de Mission Viejo Company y su tierra restante sin desarrollar, Tony aceptó la responsabilidad de la administración diaria de los restantes 40,000 acres de Rancho Mission Viejo.

Durante las siguientes décadas, fueron Tony Moiso, su madre Alice O’Neill (Moiso) Avery y su hermano, Richard J. O’Neill, quienes asumieron las responsabilidades familiares de la administración de la tierra. Al elegir no dividir The Ranch y venderlo al mejor postor, la familia retuvo con éxito la propiedad de The Ranch mediante la cría de ganado, la agricultura y la forja de contratos de arrendamiento de ranchos a largo plazo. Además, ayudaron a la región a conocer y gestionar su crecimiento a través de la planificación y el desarrollo comunitarios visionarios, lo que resultó en la creación de las ciudades y comunidades de Mission Viejo, Rancho Santa Margarita, Las Flores y Ladera Ranch.

En 2004, la familia Rancho Mission Viejo obtuvo todas las aprobaciones para un plan de manejo / operación de uso de la tierra completo y basado en la ciencia y un plan de preservación de espacios abiertos para los 23,000 acres restantes del rancho familiar. Según este plan para Rancho Mission Viejo, aproximadamente el 75% de los ranchos familiares se conservarán para siempre como parte de un área de conservación de hábitat más grande conocida como The Reserve at Rancho Mission Viejo y el 25% estará disponible para la creación de múltiples aldeas durante el próximo Pocas décadas. Combinado con espacios abiertos adicionales ya dedicados por la familia de Rancho Mission Viejo, The Reserve crecerá con el tiempo a casi 21,000 acres. En última instancia, The Reserve se combinará con las tierras del condado para un total de casi 33,000 acres, lo que la convertirá en una de las reservas de hábitat más grandes y diversas de California. El 4 de abril de 2009, Richard J. O'Neill falleció, dejando la administración exclusiva del Rancho en manos de su sobrino, Tony Moiso. Cinco años después, falleció la madre de Tony Moiso, Alice O'Neill (Moiso) Avery.

Los dos primeros pueblos de Sendero y Esencia se abrieron en 2013 y 2015, respectivamente. Haga clic aquí para leer más sobre los pueblos de Rancho Mission Viejo.


Tocando la historia

El Sitio Histórico Marguerite Bourgeoys se enorgullece de participar en la primera edición del Festival de Historia de Montreal, del 14 al 16 de mayo de 2021.

Al asumir este gran desafío, Museos de historia de Montreal están perpetuando su papel de líderes en el sector cultural.

TOCANDO LA HISTORIA: OBJETOS DE AYER Y HOY

Con la emoción que evocan y la forma en que definen la identidad, los objetos crean vínculos materiales para las personas, entre el presente y el pasado. Por esta razón, y muchas otras, el Sitio Histórico Marguerite Bourgeoys aprovechará su vasta colección de elementos patrimoniales para ofrecer una gama de actividades presenciales y virtuales que giran en torno a la relación entre personas y objetos.

"Es a través del estudio de los objetos, en particular, que el arqueólogo, el museólogo y también los historiadores pueden comunicar la historia", explica Jean-François Royal, Director Ejecutivo del Sitio Histórico Marguerite Bourgeoys. "Las actividades que se ofrecen harán que los objetos cotidianos, desde el período Woodland hasta el presente, incluidos los días de Nueva Francia, sean los protagonistas de nuevas historias".

ACTIVIDADES ESPECIALES

En línea (la mayoría de las actividades se llevarán a cabo en francés; próxima traducción)
Una serie de discusiones que exploran las relaciones de las personas con los objetos que las rodean.
¡Tus objetos hacen historia! - presentación de objetos presentados por el público.
Conferencia de FB Live con el "maestro" del artículo más grande de la colección.

Hacer coincidir los objetos favoritos de los empleados con los objetos de la colección.

En el Museo
Una nueva ruta turística: las favoritas de nuestros guías. Entradas requeridas ($)
Talleres de arqueología frente a la Capilla. Gratis. RSVP: 514-282-8670, ext. 221
Juegos para encontrar varios objetos en el sitio histórico.

Tributo
Para rendir homenaje a las víctimas del Covid-19, invitamos a las familias de Montreal a publicar una foto o un objeto en memoria de sus seres queridos en nuestras redes sociales. Los familiares también pueden enviar un texto para acompañar la foto, explicando su significado y los recuerdos que evoca. La foto y / o el objeto y el texto se publicarán en línea.

"Me intrigan los objetos inanimados. Son un pedazo de historia, la declaración de alguien y las ideas de la vida".


Qué Margarita registros familiares que encontrará?

Hay 2.000 registros censales disponibles para el apellido Marguerite. Como una ventana a su vida cotidiana, los registros del censo de Marguerite pueden decirle dónde y cómo trabajaron sus antepasados, su nivel de educación, condición de veterano y más.

Hay 733 registros de inmigración disponibles para el apellido Marguerite. Las listas de pasajeros son su boleto para saber cuándo llegaron sus antepasados ​​a Canadá y cómo hicieron el viaje, desde el nombre del barco hasta los puertos de llegada y salida.

Hay 102 registros militares disponibles para el apellido Marguerite. Para los veteranos entre sus antepasados ​​Marguerite, las colecciones militares brindan información sobre dónde y cuándo sirvieron, e incluso descripciones físicas.

Hay 2.000 registros censales disponibles para el apellido Marguerite. Como una ventana a su vida cotidiana, los registros del censo de Marguerite pueden decirle dónde y cómo trabajaron sus antepasados, su nivel de educación, condición de veterano y más.

Hay 733 registros de inmigración disponibles para el apellido Marguerite. Las listas de pasajeros son su boleto para saber cuándo llegaron sus antepasados ​​a Canadá y cómo hicieron el viaje, desde el nombre del barco hasta los puertos de llegada y salida.

Hay 102 registros militares disponibles para el apellido Marguerite. Para los veteranos entre sus antepasados ​​Marguerite, las colecciones militares brindan información sobre dónde y cuándo sirvieron, e incluso descripciones físicas.


Marguerite fue la mejor cortesana que el dinero pudo comprar

Marguerite Alibert nació en 1890 de un cochero y una señora de la limpieza, y creció en París. Aunque su familia no tenía mucho dinero, sus padres trabajaban para personas de la clase alta y ella tuvo el beneficio de haber sido criada en un área de la ciudad donde la gente era sofisticada y educada. Creció haciendo muchos de los mismos pasatiempos que una dama de clase alta, como montar a caballo, leer libros, ir al teatro y aprender a leer música.

Parecería que sus padres hicieron todo lo posible para prepararla para el éxito y eventualmente casarse en una familia rica. Con un hermoso cabello castaño y ojos añadidos a una tez clara y hermosos rasgos, su futuro parecía brillante, hasta que golpeó la tragedia. Su hermano de 4 años salió corriendo a la calle y fue asesinado por un camión. Se suponía que Marguerite lo estaba cuidando, así que la culparon por su muerte y lo tomaron como una señal de que necesitaba más disciplina. La enviaron a vivir a un convento llamado Saint Mary & rsquos, donde las monjas la golpeaban y reprendían constantemente a Marguerite con culpa en la trágica muerte de su hermano & rsquos.

A los 15 años, Marguerite se escapó del convento, dejando a sus padres sin saber dónde se hospedaba. Cuando la encontraron, estaba embarazada y dio a luz a una niña a los 16 años. Dijo que el padre de su hijo era el hijo adolescente de un noble inglés llamado Andre Mont-Clare. Los dos estaban enamorados, pero el hijo no pudo obtener permiso para casarse con una pobre chica francesa, especialmente después de que ella quedó embarazada fuera del matrimonio. En otras versiones de la historia, Marguerite le dijo a la gente que el padre de su hijo y rsquos era un estudiante de arte pobre en la universidad local que no podía permitirse el lujo de mantenerla.

Marguerite viviendo de joven en París. Crédito: Medium.com

No importa la verdad, el padre se quedó fuera de escena, y Marguerite se vio obligada a entregar a su hija Raymonde para que fuera criada por una familia en una granja dispuesta a acogerla. La única opción de Marguerite para mantenerse a sí misma se presentó en la prostitución y ndash aunque ella También iluminado por la luna como cantante de discoteca. Una mujer llamada Madame Denarte dirigía un burdel para prostitutas de clase alta cuando descubrió a Marguerite durante una de sus actuaciones. Pensaba que Marguerite era mucho más hermosa, sofisticada, talentosa e inteligente que la chica promedio que tenía que recurrir al trabajo sexual, y que tenía un potencial real para convertirse en una cortesana de clase alta.

Después de recibir capacitación sobre cómo actuar como una dama, Marguerite asistió a casi todos los aristócratas en Francia, Inglaterra y Estados Unidos. En un momento, la familia real seleccionó a Marguerite para reunirse con el joven Príncipe Eduardo de Gales, porque sentían que necesitaba una mujer con más experiencia que lo ayudara con el sexo antes de casarse. Por lo tanto, se produjo una apasionada historia de amor y él le escribió cartas muy sucias llenas de cosas que arruinarían absolutamente su reputación si se hicieran públicas. Así que se aferró a ellos para usarlos potencialmente como chantaje algún día en el futuro.

El príncipe Eduardo de dieciocho años llega a París para disfrutar de las cortesanas. Crédito: Whaleoil.co.nz

Después de vender sus servicios a docenas de hombres ricos en la alta sociedad, Marguerite Ailbert ganó la habilidad de finalmente encontrar hombres dispuestos a pagar una cantidad sustancial de dinero. Este dinero sería suficiente para costear su propio apartamento, y muchos incluso le dieron un subsidio para los gastos de subsistencia. A pesar de que no estaban legalmente casados, ella tomaba sus apellidos y se refería a sus amantes como sus & ldquohusbands & rdquo cuando vivía su vida en la alta sociedad y conocía gente nueva en París. En lo que al mundo exterior se refería, ella era solo una dama más, y nadie podía decir que en realidad era una cortesana.

Con solo una diferencia de edad de 16 años, Marguerite Alibert y su hija Raymonde parecen más hermanas que madre e hija. Crédito: Medio

Una vez en una situación de vida estable, Marguerite sintió que finalmente podría ser una buena madre para Raymonde. Habían pasado siete años desde la última vez que Marguerite vio a su hija y nunca escribió ninguna carta para ponerla al día. Pero Marguerite planeaba cambiar la relación. A los 23 años, se reencontró con su hija y Raymonde, de siete años, dejó la granja para vivir con su madre biológica en París. Quería que tuviera una buena educación, por lo que envió a su hija a uno de los mejores internados para niñas de Londres.

Finalmente, se casó con un hombre de 40 años llamado Meller cuando todavía tenía 20 años. Le dio todo lo que ella deseaba: un lujoso apartamento en París, la última moda y vacaciones en el extranjero. Meller le dio todo el paquete: rico, alto y guapo. Sin embargo, su diferencia de edad era simplemente demasiado grande para que fueran realmente felices juntos, y Marguerite quería divorciarse. El acuerdo le proporcionó una gran cantidad de dinero y ndash, lo que le permitió quedarse con el lujoso apartamento mientras contrataba a un conductor y doncellas. Incluso pudo permitirse todas las modas más nuevas. Volvió a cortejar a hombres ricos en París y disfrutó de todas las cosas gratis que lo acompañaban.


Etiqueta: Marguerite De La Motte

Muchos descartan las películas realizadas durante la era del cine mudo (1885-1930) por considerarlas absurdas o irrelevantes. Sin embargo, este período de gran descubrimiento e innovación sentó las bases para las técnicas modernas de realización de películas. Uno de los primeros contribuyentes a esta nueva forma de arte floreciente fue el actor de Hoosier, John Bowersox. Hizo más de noventa películas durante su carrera y fue uno de los primeros honrados con estrellas en el Paseo de la Fama de Hollywood. Su versatilidad y atletismo le permitieron convertirse en un protagonista en una variedad de roles y géneros. Fuera de la pantalla, Bowersox era un entusiasta de los deportes extremos que disfrutaba compitiendo en su automóvil, avión y yate durante una época novedosa para esos deportes.

Nacido alrededor de 1884, [1] John Bowersox creció en la pequeña ciudad de Garrett, Indiana, no lejos de Fort Wayne. De seis pies de alto y naturalmente atlético, Bowersox jugaba al fútbol en un equipo local de Garrett. [2] Cuando era joven, a menudo se lo podía encontrar navegando en su bote en el cercano lago Wawasee, el lago natural más grande de Indiana. A los quince años, comenzó a actuar localmente en obras de teatro de aficionados. Sus padres lo alentaron a convertirse en abogado y John se inscribió en la cercana Huntington Business College. Sin embargo, John Bowersox estaba destinado a algo completamente diferente.

Bowersox continuó actuando mientras asistía a la universidad y llamó la atención del propietario de la compañía de acciones local, C. Garvin Gilmaine, quien tomó a Bowersox bajo su protección y finalmente lo recomendó a una compañía de giras que actuaba. Un esclavo real[3] Dando la espalda a la universidad, John firmó un contrato de actuación y dejó a Garrett para los ensayos en Coldwater, Michigan en julio de 1904. [4]

Como demostración de apoyo, su padre lo equipó con ropa por valor de $ 450 y un baúl que sus compañeros de trabajo bromeaban valía más que todos los accesorios del espectáculo juntos. Bowersox recordó las palabras de despedida de su padre en una entrevista con la revista Photoplay: "Si no lo logras, vuelve a casa". [5] Esa inversión de $ 450 que hizo George Bowersox en su hijo resultó ser buena. .

El papel que jugó como soldado mexicano en Un esclavo real introdujo a Bowersox en un mundo con el que solo podía haber soñado cuando era un niño de pueblo. Condujo a más papeles y papeles más importantes y, en 1912, Bowers había eliminado el "buey" de su nombre y trabajó como actor en la ciudad de Nueva York. [6] Muchas de sus primeras actuaciones se debieron a su relación con William A. Brady, un prolífico productor tanto de teatro como de pantalla. [7] Bajo su dirección, Bowers hizo su debut en Broadway en Pequeña señorita Brown el 29 de agosto de 1912. [8]

Cuando Bowers trabajaba en el teatro de Nueva York, los estudios cinematográficos de la ciudad y sus alrededores dominaban la industria cinematográfica estadounidense. Según los estándares actuales, las películas de la "era muda" pueden parecer extravagantes y amateur. La actuación era a menudo melodramática y antinatural, un subproducto de las representaciones teatrales. Sin embargo, hace un siglo, este medio de entretenimiento era tan creativo e innovador como los modos de expresión modernos como la realidad virtual y TikTok.

Imagen cortesía de IMDB.

A medida que aumentó la escala de producción, los estudios más grandes de la costa oeste comenzaron a dominar la industria cinematográfica y Bowers siguió con entusiasmo el trabajo, yendo y viniendo entre Nueva York, Chicago y California. [9] Es imposible saber con precisión cuántas películas hizo Bowers. Las primeras películas contenían nitratos altamente volátiles que estaban sujetos a deterioro en el mejor de los casos ya combustión en el peor. Algunas fuentes estiman que el setenta y cinco por ciento de las primeras películas se pierden para siempre por descomposición o eliminación. [10] El primer crédito conocido de Bowers aparece en el cortometraje. La trampa con cebo (1914), en la que interpretó a un criminal. [11] Hizo dos películas más ese año, incluida una con Tom Mix. No pasó mucho tiempo antes de que "John Bowers" fuera un protagonista. Se le atribuye oficialmente haber aparecido en más de noventa películas, incluyendo Lorna Doone (1922), El piloto del cielo (1921), Cuando un hombre es un hombre (1924) y Chickie (1925). Su buena apariencia robusta y su atletismo natural le permitieron a Bowers desempeñar muchos roles diferentes.

Aunque a menudo era el interés amoroso, Bowers interpretó a héroes, gánsteres, vaqueros, hombres de negocios, soldados y abogados. Actuó en muchos géneros, incluidos drama, musical, comedia, romance, drama criminal, aventura, acción y westerns. Trabajó con la mayoría de las primeras estrellas del cine mudo, como Mary Pickford, Will Rogers, Lon Chaney, Bela Lugosi y Richard Dix. In 1960, the Hollywood Chamber of Commerce honored him with one of the inaugural stars on the Hollywood Walk of Fame.[12] However, acting did not define John Bowers.

Always a bit of daredevil, Bowers took pride in doing his own stunts, believing the audience would appreciate him more if they saw him risking life and limb.[13] Early in his stage career, while acting in A Royal Slave, his over-enthusiastic dueling performance resulted in a sword-jab to his eye, causing serious injury.[14] Years later, while making the film When a Man’s a Man (1924), he broke his leg trying to bull-dog a steer.[15]

He was always athletic and believed that staying physically fit was essential to happiness.[16] As a teenager, he built his own 21’ sailboat that he sailed around Lake Wawasee in northern Indiana. Bowers became so adept at maneuvering it that he would sometimes “turn turtle” just to exasperate his parents watching from shore.[17] Sailing would become central to Bowers’s life. After achieving some success in New York, he purchased a 70’ racing schooner, the Uncas, which he enjoyed sailing up the Hudson River.[18] Sometime in the early 1920s, his friend Doc Wilson sailed it from New York to California in ninety days.[19] Later, Bowers would take his Hollywood friends out for weeks at a time.[20]

An early adopter, Bowers embraced new technology. He became enamored with automobiles and was a known speedster around Los Angeles. In 1924, he took racing lessons from professional driver Ralph De Palma and even entered the 250-mile Thanksgiving Day race at the Ascot Speedway in LA.[21] In addition to sailing and racing cars, Bowers became an accomplished pilot and even customized his own racing plane. In 1927, Bowers won first place on both days of the Santa Anna air races with his plane, the Thunderbird.[22]

In the early decades of the 20 th century, the Western genre began to take off and many film roles required athleticism. Bowers, who was reportedly, “an excellent horseman, can swing a mean lariat, and can bull-dog a steer like a hardened plainsman,” landed many plum roles.[23] The exuberance in which he lived life made for great press. Publicists, either on behalf of the studios or hired by actors for a percentage of their income, carefully crafted the images of movie stars. They arranged appearances, set up photo shoots, and provided copy to trade magazines and newspapers eager to report the off-screen lives of the Hollywood elite. [24]

Bowers and De La Motte on set, courtesy of Motion Picture Classic Magazine.

His third wife Marguerite De la Motte was also a silent film star. [25] De la Motte and Bowers co-starred in the film What a Wife Learned (1923), where they developed a friendship. For quite a while, fans and media speculated about their relationship and, according to most sources, Bowers and De La Motte married in 1924.[26] The couple often entertained and sometimes amused their guests with an exhibition of Bowers’ shooting prowess. De La Motte would place an object on her head and John would shoot it off, an offer he made to anyone willing to participate.[27] It is unclear how many reports about John Bowers are true. Many newspaper accounts reported what he was going to do rather than what he actually hizo. It’s possible that some accounts of Bowers have been exaggerated. Self-promotion and exaggeration were just as common then as they are today. One thing is certain John Bowers embodied the spirit of carpe diem.

Bowers worked steadily during the 1920s, but like many silent film stars, he was unable to make the transition to “talkies”. Actors struggled to succeed in the era of sound for many reasons. Sometimes their voices did not match their screen persona, possibly due to an accent or the pitch of their voice. Some actors relied on constant direction that was not possible with the introduction of sound. For whatever reason, by 1927 Bowers’s film career was in decline. To make matters worse, around 1930 John and Marguerite likely separated.[28]

Bowers and De La Motte in Daughters Who Pay, courtesy of IMDB.

The last movie Bowers made was Mounted Fury (1931). By then his drinking had become a problem. Bowers was only forty-five-years-old, but his life was unraveling. A few years later, he returned to Indiana and wrote a weekly fictional serial for the local newspaper, the Garrett Clipper. [30] The serial was a lighthearted coming-of-age story of a small town kid who made good. The protagonist, John Wright, was affable, ambitious and, “If he had fallen into a sewer he would have come out with a bouquet in his hand.” Many of the characters would probably have been familiar to Garret residents, and the serial ran from March until August of 1936.

While in Indiana, John had been caring for his long-ill mother, Ida, in nearby Syracuse when she passed away in July of 1936.[31] Given the new void in his life, John decided to give acting another try. He heard that his old friend Henry Hathaway was directing a film with Gary Cooper and hoped there might be a part in it for him. So, he went back to LA one last time.

The morning after finding out that Hathaway was unable to offer Bowers a part in his movie, Bowers rented a small sailboat in Santa Monica. Two days later, on November 17, 1936, his body washed ashore in Malibu. The coroner reported the cause of death as “Drowned as a result of suicide – jumped off sail boat.” The boat was later recovered adrift.[32] His sister, with whom he was staying at the time, reported that he had recently become despondent.[33]

Although nobody knows what was on the mind of John Bowers when he went overboard, most believed he died by suicide. His mother had recently passed away, his acting career was floundering, and his drinking had become problematic. Despite such a tragic ending, this Hoosier left behind a legacy as a prolific film actor and adventurer.

[1] The exact date of Bowers’s birth is questionable. Census records, newspaper articles, and magazine stories report his date of birth differently, but generally around 1885. The DOB from his death certificate is the only official record. “California, County Birth and Death Records, 1800-1994,” FamilySearch (https://familysearch.org/ark:/61903/3:1:3QSQ-G9SF-P9BR-Y?cc=2001287&wc=SJ5X-JWG%3A285174601%2C285330201 : 22 August 2018), Los Angeles, Death certificates 1936, no. 10100-12041, image 31 of 2142, California State Archives, Sacramento.

[2] “Local and Personal,” Garrett Clipper (Indiana), October 15, 1903, 5, Newspapers.com.

[3] “John Bowers Receives Contract for Royal Slave Company,” Huntington Herald (Indiana), May 20, 1904, 4, Newspapers.com.

[4] “John Bowers Receives Contract for Royal Slave Company,” Huntington Herald, May 20, 1904, 4, Newspapers.com.

[5] “He Hasn’t Been Home Since,” Photoplay, August, 1919, 61, Internetarchive.org. “The Right Bower,” circa 1920, Indiana Historical Society, David L. Smith Collection, Collection #P568, Box 1, Folder 3.

[6] “He Hasn’t Been Home Since,” Photoplay, August, 1919, 16: 3, 61, Internetarchive.org.

[7] Brady produced both plays and films. IMDB credits him for producing forty-three films from 1897-1920. Here are some examples of Brady-produced plays in which Bowers was a cast member: “At the Brady Playhouse,” Brooklyn Citizen, November 30, 1913, 17, Newspapers.com. “The Family Cupboard” Chat [Brooklyn, New York], January 3, 1914, 16 Newspapers.com. “Attractions of Current Week in Leading Washington Theaters: Family Cupboard,” Washington Herald [Washington, D.C.], January 18, 1914, 18, Newspapers.com. “Belasco: The Family Cupboard,” Evening Star [Washington, D.C.], January 20, 1914, 8, Newspapers.com. “This Week in the Theaters: Alvin,” Pittsburgh Daily Post, January 25, 1914, 23, Newspapers.com. “Attractions at the Theatres: The Decent Thing to Do,” Boston Globe, March 8, 1914, 150, Newspapers.com. “Surpasses Drury Lane,” Brooklyn Citizen, October 8, 1914, 6, Newspapers.com. “Plenty of New Productions Listed for Future Appearance,” Variety, October, 1914, 36, 10, Internetarchive.org.

[8] David L. Smith, “John Bowers: A Tragedy That Became a Legend,” Traces of Indiana and Midwestern History, Fall 2017, 4, Indiana Historical Society.

[9] 1920 Census, Los Angeles Assembly District 63, Los Angeles, California Roll: T625_106 Page: 12B Enumeration District 167, FamilySearch.org.

[11] “King Baggot in ‘The Baited Trapm,’” Great Falls Tribune (Montana), June 21, 1914, 8, Newspapers.com. See IMDB for information on film credits.

[12] “John Bowers,” Hollywood Walk of Fame, Hollywood Chamber of Commerce, November 22, 2019, https://www.walkoffame.com/john-bowers

[13] “Movie Facts and Fancies,” Boston Globe, July 29, 1923, 54, Newspapers.com.

[14] “John Bowers Narrowly Escaped Permanent Injury,” August 16, 1904, 4, Newspapers.com.

[15] Bull-dogging refers to the act of wrestling a steer to the ground by holding its horns and twisting its neck. “Movie Facts and Fancies,” Boston Globe, July 29, 1923, 54, Newspapers.com.

[16] “Sophistication Lends Charm, is Actor’s Theory,” Los Angeles Times, May 1, 1927, 57, Newspapers.com.

[17] David L. Smith, “John Bowers: A Tragedy That Became a Legend,” Traces of Indiana and Midwestern History, Fall 2017, 4, Indiana Historical Society.

[18] “The Sport of Kings – and Movie Stars,” Motion Picture Classic, September, 1923, 18:1, 18, Internetarchive.org.

[19] “The Sea-Going Actor,” Indiana Historical Society, David L. Smith Collection, Collection #P568, Box 1, Folder 3.

[20] “The Owner of the Uncas,” Motion Picture Classic, January, 1920, 20, accessed Archive.org, https://archive.org/details/motionpicturecla1920broo/page/n25

[21] “Notes from Movie Land,” Knoxville Journal and Tribune (Tennesse), August 10, 1924, 17, Newspapers.com. This article establishes that he began taking racing lessons. “Famous Driver Adopts Novel Training Stunt,” Los Angeles Times, August 16, 1924, 11, Newspapers.com. “Floyd Roberts Adds to Fame,” Van Nuys News (California), September 16, 1924, 1, Newspapers.com. The previous two articles establish that Bowers became involved in the professional auto racing world in 1924. “50 Daredevils Gamble Lives Against Time in 250-Mile Speed Battle,” Los Angeles Evening Express, November 27, 1924, 1, Newspapers.com. This article reveals that Bowers did not race in the Thanksgiving Day race but rather contributed as an track official.

[22] “Planes are Hobby of Bowers,” Los Angeles Times, July 24, 1927, 46, Indiana Historical Society, David L. Smith Collection, Collection #P568, Box 1, Folder 3.


When Lee Harvey Oswald Shot the President, His Mother Tried to Take Center Stage

On November 25, 1963, the nation’s gaze was transfixed by the horse-drawn caisson and final burial of President John F. Kennedy. But in the shadow of this grim but stirring procession—on that same Monday—Lee Harvey Oswald was quietly buried in Fort Worth, Texas.

De esta historia

The Gunman and His Mother: Lee Harvey Oswald, Marguerite Oswald, and the Making of an Assassin (Kindle Single)

Contenido relacionado

Oswald’s wife Marina, two daughters, brother Robert and mother Marguerite were the only mourners. The public was prohibited from Rose Hill Cemetery, and no friends or other relatives showed up. To avoid argument, the gravediggers were told they were digging a hole for “William Bobo.” 

As Secret Service, FBI agents, and a heavy police guard stood watch, seven newsmen serving as volunteer pallbearers carried the pine coffin to the grave. Before the casket was lowered, the lid was opened for the family to see Oswald’s face one last time. As UPI reporter Preston McGraw noted, "One at a time, quickly, the two women bent down and kissed the corpse." 

Two Lutheran ministers had agreed to conduct the service at the request of the Reverend Louis Saunders, an interdenominational Christian minister. But both reneged after learning that the funeral would be outside by the grave rather than in a chapel, fearing the potential threat of snipers. Saunders, who came as an observer, was asked by Marguerite to officiate.

After a quick, makeshift service, Marguerite barely missed a beat before stepping up to a television camera: "Lee Harvey Oswald, my son, even after his death, has done more for his country than any other living human being."

It was a statement she memorialized by etching it in copper. It was one of many strange, discordant reactions that led many to question her sanity in the days and years ahead—and to find the likely source of many of her son’s problems.

Several days after the funeral, Texas radio and TV reporter Bob Huffaker arranged a phone interview with her. He had been covering activities at the Dallas Police Department Building for KRLD and CBS News, standing no more than 11 feet from Oswald when he heard Jack Ruby's .38 revolver and saw Oswald fall.

"Having seen Marguerite Oswald's son murdered before my eyes, I dreaded intruding upon his mother's grief," Huffaker wrote. "But she turned out to be aggressive and full of tough rhetoric and I found myself feeling little sympathy. I hung up the phone shaking my head at Marguerite Oswald's dizzying logic. Her coldness struck me. She seemed without grief, filled instead with outrage—icy, edgy, and spoiling to argue."

Under the watch of the Secret Service, the grieving widow and her children stayed with Marguerite at the Inn of the Six Flags Motel outside Dallas. Marina was stunned by Marguerite’s aggressive publicity seeking and despised her incessant focus on money. "She has a mania: money, money, money," Marina told the Warren Commission several months later. And more: "There were some violent scenes. She didn't want to listen to anyone. There were hysterics. Everyone was guilty of everything and no one understood her. Perhaps my opinion is wrong, but at least I do not want to live with her and listen to scandals every day."

John Pic, Lee’s half-brother, took a particularly cynical view toward his mother's behavior after the assassination. "It is my own opinion that she is out right now to make as much money as she can on her relationship with Lee Harvey Oswald," he told the Warren Commission. "That is the only thing—I don't really believe she really believes he is innocent. I think she is out to make money than if she has to say he is guilty. I think she is a phony in the whole deal."

With several months to reflect after the President's assassination and her husband's death, Marina's views had hardened. "I do not think that she is a very sound thinking woman, and I think that part of the guilt is hers," she told the Warren Commission. "I do not accuse her, but I think that part of the guilt in connection with what happened with Lee lies with her because he did not perhaps receive the education he should have during his childhood, and he did not have any correct leadership on her part—guidance. If she were in contact with my children now—I do not want her to cripple them."

Marina kept to her word—after the days surrounding the assassination, neither June nor Rachel was ever allowed to see their grandmother again.

Marguerite Oswald, mother of slain accused presidential assassin Lee Harvey Oswald, is shown in New York with attorney Mark Lane on February 17, 1964, after testifying in Washington before the Warren Commission. (© Bettmann/Corbis)

But the unmovable Marguerite remained unapologetic. As she told the Warren Commission during her three days of combative testimony, "It is no crime to sell the pictures. I have no job or income. If I want to sell a picture to a magazine or a newspaper and protect myself financially, I am going to continue to do that."

More than a year after the death of her son, Marguerite was still full of self-pity and anger, concocting new schemes to investigate her son's life—she told everyone he was a government agent despite a lack of evidence—and raise money. She no longer had reason to doubt her grandiose visions, her place in history. She was the aggrieved.

Now and then, she would receive calls from television or newspaper reporters seeking to interview the mother of the assassin, the self-described "mother in history." When money ran low, she sold a letter or document connected to Oswald or an article of his clothing. Sometimes she could be found on Dealey Plaza, selling autographed business cards to tourists for five dollars: Marguerite Oswald, mother of Lee Harvey Oswald.

"I am the strongest person in this tragedy because I have lost everything," she told one journalist who came knocking a decade after the assassination. "I have nothing and I survive."

There was no expression of remorse, no regret, only an unceasing drive to carry on, fight on, despite the abandonment of her family and friends. Her combative attitude never wavered. “I know some who wouldn’t hesitate to try to make a mental case out of me,” she told interviewer Jean Stafford. “Believe me, if anybody’s in their right mind, it’s Mrs. Margeurite Oswald.”

After her death from cancer on January 17, 1981, Marguerite Claverie Oswald was laid to rest in the Rose Hill Cemetery. Her grave was next to her son Lee.

This was adapted from “The Gunman and His Mother: Lee Harvey Oswald, Marguerite Oswald, and The Making of an Assassin” by Steven Beschloss. His writing has been published by The New Yorker, The New York Times, The New Republic and many others.


Ver el vídeo: Wounded Birds Yaralı Kuşlar. Capítulo 193 en Español (Octubre 2021).