Noticias

Parte de una estatua de Stelophosphorus

Parte de una estatua de Stelophosphorus


Cientos de personas se reúnen para la inauguración de una estatua satánica en Detroit

Un poco antes de la medianoche del sábado, una multitud de alrededor de 700 personas se reunieron en un antiguo almacén industrial a unas pocas cuadras del río Detroit para lo que & # 8217 les habían dicho que era & # 8220 la ceremonia satánica pública más grande de la historia & # 8221. ser adherentes del satanismo, ese escuadrón de lo oculto vagamente organizado que se define a sí mismo como un grupo religioso. Otros vinieron simplemente porque tenían curiosidad. Después de todo, los satanistas existen en la psique popular como aquellos que sacrifican casualmente cabras e impregnan a Mia Farrow con el hijo de Lucifer, si esta ceremonia fuera realmente grande sin precedentes, ¿quién sabía lo que podría suceder?

La realidad del evento & mdash y del movimiento satánico contemporáneo en general & mdash fue más dócil y, si las imágenes de Facebook dicen la verdad, inofensivamente festiva: un cruce entre una rave clandestina y una fiesta de Halloween meticulosamente planificada. Estaban allí para develar públicamente una colosal estatua de bronce de Baphomet, el espectro con cabeza de cabra que, después de siglos de diversas apropiaciones, es ahora el tótem del satanismo contemporáneo. El pentagrama, ese logotipo familiar tanto de los satanistas ortodoxos como de los adolescentes descontentos, se originó como un contorno aproximado de la cabeza de Baphomet.

La estatua en sí es impresionante: casi nueve pies de alto y un peso de alrededor de una tonelada. El ídolo con cuernos se sienta en un trono adornado con un pentagrama, pero son las alas del ídolo, y no su silla, las que curiosamente evocan el Trono de Hierro de cierta serie de fantasía de HBO. Tiene los cuernos discordantes de un carnero viril, pero los bíceps de un tipo que levanta cuatro o cinco veces por semana. Sus piernas, que están cruzadas, no terminan en pies sino en cascos. Podría parecer más amenazador si no fuera por los dos niños de la estatua de bronce que están a cada lado de él y una niña a su izquierda y un niño a su derecha lo miran con seriedad.

& # 8220Baphomet contiene elementos binarios que simbolizan una reconciliación de opuestos, emblemáticos de la voluntad de abrazar e incluso celebrar las diferencias, & # 8221 Jex Blackmore, quien organizó la inauguración, dijo a TIME el domingo por la noche. En cierto sentido, la estatua es una prueba de resistencia a la pluralidad estadounidense: ¿en qué punto la libertad religiosa incomoda a la gente?

Obtenga el resumen. Regístrese para recibir las principales historias que necesita saber ahora mismo.


¿Fue Theodore Roosevelt racista? La controvertida estatua de Nueva York será eliminada

Una controvertida estatua del presidente Theodore Roosevelt será retirada de la entrada del Museo Americano de Historia Natural en la ciudad de Nueva York.

El monumento de Roosevelt a caballo, flanqueado por dos nativos americanos hombres & mdashone y un africano & mdash, preside la entrada al Central Park West del museo desde la década de 1940, pero los críticos lo han criticado durante mucho tiempo como un símbolo del racismo y el colonialismo.

La decisión de eliminarlo fue propuesta por el museo en medio de un ajuste de cuentas nacional sobre el racismo provocado por semanas de protestas por la muerte de George Floyd, un hombre negro, bajo custodia policial de Minneapolis.

El alcalde Bill de Blasio dijo que la ciudad aprobó el pedido del museo el domingo y agregó que era el "momento adecuado para retirar esta problemática estatua".

"El Museo Americano de Historia Natural ha pedido que se retire la estatua de Theodore Roosevelt porque representa explícitamente a los negros e indígenas como subyugados y racialmente inferiores", dijo de Blasio en un comunicado a Newsweek.

"La Ciudad apoya la solicitud del Museo. Es la decisión correcta y el momento adecuado para retirar esta estatua problemática".

En un tuit, el presidente Donald Trump expresó su objeción a la destitución. "¡Ridículo, no lo hagas!" el escribio.

Las autoridades aún no han determinado cuándo bajará la estatua y adónde irá cuando eso suceda, según Los New York Times.

Ellen Futter, presidenta del museo, dijo al periódico que era la composición "jerárquica" de la estatua y no el propio Roosevelt lo que se estaba objetando.

"En las últimas semanas, nuestra comunidad de museos se ha visto profundamente conmovida por el movimiento cada vez más amplio por la justicia racial que ha surgido después del asesinato de George Floyd", dijo en un comunicado a Newsweek.

"Hemos observado cómo la atención del mundo y el país se ha vuelto cada vez más hacia las estatuas como símbolos poderosos e hirientes del racismo sistémico".

Theodore Roosevelt IV, bisnieto del difunto presidente y administrador del museo, dijo en un comunicado que apoya la remoción de la estatua porque su composición no refleja el legado de Roosevelt.

"El mundo no necesita estatuas, reliquias de otra época, que no reflejen ni los valores de la persona a la que pretenden honrar ni los valores de igualdad y justicia", dijo.

"La composición de la estatua ecuestre no refleja el legado de Theodore Roosevelt. Es hora de mover la estatua y seguir adelante".

Futter dijo que el museo continuará honrando a Roosevelt, a quien describió como un "conservacionista destacado" y cuyo padre fue miembro fundador de la institución, al nombrar su Salón de la Biodiversidad en su nombre. Ya tiene varios espacios que llevan su nombre, incluido el Theodore Roosevelt Memorial y el Theodore Roosevelt Park afuera.

La decisión del museo de retirar la estatua de bronce se produce casi tres años después de que un líquido rojo que representa la sangre salpicó la base de la estatua como parte de una protesta.

En un comunicado publicado en línea, un grupo que se autodenomina la Brigada de Remoción de Monumentos pidió su remoción, diciendo que encarnaba "el patriarcado, la supremacía blanca y el colonialismo de colonos".

"Ahora la estatua está sangrando", decía. "No lo hicimos sangrar. Está ensangrentado en sus cimientos".

El año pasado, el museo acogió una exposición llamada Dirigiéndose a la estatua que explicaba la historia del monumento, así como las reacciones contemporáneas al mismo.

"Estamos orgullosos de ese trabajo, que ayudó a mejorar nuestra comprensión y la del público sobre la Estatua y su historia y promovió el diálogo sobre cuestiones importantes de la representación racial y cultural, pero en el momento actual, está muy claro que este enfoque no es suficiente ", Dijo Futter.

Añadió: "Reconocemos que se necesita más trabajo para comprender mejor no solo la estatua, sino nuestra propia historia.

"A medida que nos esforzamos por promover la búsqueda apasionada de justicia racial de nuestra institución, nuestra ciudad y nuestro país, creemos que quitar la estatua será un símbolo de progreso y de nuestro compromiso de construir y mantener una comunidad de museos inclusiva y equitativa y una sociedad en general. . "

Roosevelt se desempeñó como gobernador de Nueva York antes de convertirse en el vigésimo sexto presidente de la nación después del asesinato de William McKinley en 1901.

Pero los críticos han criticado durante mucho tiempo sus opiniones racistas y han señalado que fue un imperialista agresivo que lideró la expansión estadounidense hacia las colonias del Caribe y el Pacífico, incluidos Puerto Rico y Guam, creyendo que la colonización era necesaria para civilizar a las naciones "atrasadas".

Un artículo sobre Roosevelt en el sitio web del Smithsonian lo describe como "un racista" que "pensaba que los afroamericanos eran inferiores a los ciudadanos blancos".

Su elección en 1904 marcó una de las primeras administraciones presidenciales "abiertamente opuestas a los derechos civiles y el sufragio de los negros", según un informe de PBS.

El informe señaló que si bien se recuerda a Roosevelt por invitar a Booker T. Washington, un líder negro, a cenar a la Casa Blanca, la invitación no era "para mejorar la situación de los negros, sino porque estaban de acuerdo en que los negros no deberían luchar por políticas y igualdad social."

El debate se ha desatado en medio de las continuas protestas contra el racismo en todo el país sobre si los monumentos a personajes históricos ofensivos deben ser derribados.

En las últimas semanas, los manifestantes han desfigurado o derribado estatuas de líderes confederados y otras figuras controvertidas que perpetuaron la injusticia racial, como Cristóbal Colón.


Cómo consiguió Estados Unidos tantos monumentos confederados

Si bien cada estatua en cada ciudad tiene un origen diferente, en conjunto, los aproximadamente 700 monumentos confederados en los Estados Unidos cuentan una historia nacional. Muchas de estas conmemoraciones de aquellos en el bando perdedor de la Guerra Civil son mucho más nuevas de lo que uno podría pensar.

Según el Southern Poverty Law Center, que mantiene una lista de estos monumentos, los monumentos se distribuyen en 31 estados más el Distrito de Columbia & # x2014, superando con creces los 11 estados confederados que se separaron al comienzo de la Guerra Civil.

La mayoría de estos monumentos no se levantaron inmediatamente después de que la guerra y el final de la década de 2019 en 1865. Durante ese tiempo, los marcadores conmemorativos de la Guerra Civil tendían a ser monumentos que lloraban a los soldados que habían muerto, dice Mark Elliott, profesor de historia en la Universidad del Norte. Carolina, Greensboro.

Un trabajador de la ciudad de Nueva Orleans vistiendo un chaleco antibalas y una cubierta facial mientras se prepara para retirar el monumento a Jefferson Davis el 4 de mayo de 2017. & # XA0

Justin Sullivan / Getty Images

& # x201C Con el tiempo empezaron a construir monumentos [confederados], & # x201D, dice. & # x201CLa gran mayoría de ellos se construyeron entre las décadas de 1890 y 1950, lo que coincide exactamente con la era de la segregación de Jim Crow. & # x201D Según la investigación del Southern Poverty Law Center & # x2019s, el mayor aumento se produjo entre 1900 y 1920 .

En contraste con los monumentos anteriores que lloraban a los soldados muertos, estos monumentos tendían a glorificar a los líderes de la Confederación como el general Robert E. Lee, el ex presidente de la Confederación Jefferson Davis & # xA0 y el general & # x201CThomas Stonewall & # x201D Jackson.

& # x201C Todos esos monumentos estaban allí para enseñar valores a la gente, & # x201D Elliott dice. & # x201CT & # x2019s por qué los pusieron en las plazas de la ciudad. Por eso, & # x2019s, los pusieron frente a los edificios estatales. & # X201D Muchos monumentos anteriores se habían colocado en cementerios.

Los valores que representaban estos monumentos, dice, incluían una & # x201Cglorificación de la causa de la Guerra Civil & # x201D.

Las mujeres blancas jugaron un papel decisivo en la recaudación de fondos para construir estos monumentos confederados. Las Hijas Unidas de la Confederación, fundada en la década de 1890, fue probablemente el grupo más importante e influyente, dice Elliott.

De hecho, el grupo fue responsable de crear lo que es básicamente el Monte Rushmore de la Confederación: una talla de piedra gigantesca de Davis, Lee y Jackson en Stone Mountain, Georgia. Su producción comenzó en la década de 1910 y se completó en la década de 1960.

La estatua del general confederado Robert E. Lee en el centro de Emancipation Park el día después de que la manifestación Unite the Right provocó violencia el 13 de agosto de 2017 en Charlottesville, Virginia. El Ayuntamiento de Charlottesville votó para quitar la estatua y cambiar el nombre del espacio de Lee Park a Emancipation Park.

Chip Somodevilla / Getty Images

Para entonces, la construcción de nuevos monumentos confederados había comenzado a disminuir, pero la reacción al Movimiento por los Derechos Civiles estaba extendiendo los símbolos confederados de otras maneras: en 1956, Georgia rediseñó su bandera estatal para incluir la bandera de batalla confederada y en 1962, Sur Carolina colocó la bandera en lo alto de su capitolio. En un informe de 2016, el Southern Poverty Law Center dijo que los más de 700 monumentos del país eran parte de aproximadamente 1,500 símbolos de la Confederación en espacios públicos.

Los manifestantes y los funcionarios de la ciudad han derribado gradualmente estatuas en varios pueblos y ciudades. El Southern Poverty Law Center & # xA0 estima que, en febrero de 2019, & # xA0 al menos 138 símbolos confederados se habían eliminado de los espacios públicos desde 2015. & # XA0

Más estatuas fueron atacadas luego de las protestas por el asesinato policial de George Floyd, un hombre negro en Minneapolis, el 25 de mayo de 2020. El 9 de junio, & # xA02020, & # xA0 manifestantes derribaron una estatua del presidente confederado Jefferson Davis en Richmond, Virginia. Y el gobernador Ralph Northam & # xA0anunció & # xA0 a principios de ese mes que planeaba ordenar la remoción de la estatua de Robert E. Lee en Richmond & # x2014, una antigua capital de la Confederación & # x2014.


Las estatuas confederadas se construyeron para promover un 'futuro supremacista blanco'

Los equipos trabajaron para quitar la estatua del juez de la Corte Suprema y segregacionista Roger Taney del jardín delantero de la Casa del Estado de Maryland el jueves por la noche. Taney escribió el 1857 Dred Scott decisión que defendía la esclavitud y decía que los estadounidenses negros nunca podrían ser ciudadanos. Baltimore Sun / TNS a través de Getty Images ocultar leyenda

Los equipos trabajaron para quitar la estatua del juez de la Corte Suprema y segregacionista Roger Taney del jardín delantero de la Casa del Estado de Maryland el jueves por la noche. Taney escribió el 1857 Dred Scott decisión que defendía la esclavitud y decía que los estadounidenses negros nunca podrían ser ciudadanos.

Baltimore Sun / TNS a través de Getty Images

Cuando el presidente Trump redobló su defensa de las estatuas y monumentos confederados esta semana, pasó por alto un hecho importante señalado por los historiadores: la mayoría de los monumentos conmemorativos parecen haber sido construidos con la intención no de honrar a los soldados caídos, sino específicamente a otros ideales de la supremacía blanca.

Más de 30 ciudades han eliminado o están eliminando monumentos confederados, según una lista compilada por The New York Times, y el presidente dijo el jueves que en el proceso, la historia y la cultura del país estaban siendo "destrozadas".

Grupos como los Hijos de los Veteranos Confederados defienden los monumentos, argumentando que son una parte importante de la historia. Uno de los líderes de ese grupo, Carl V. Jones, escribió una carta el 14 de agosto condenando la violencia y el "fanatismo" desplegados en Charlottesville, pero también denunció "el odio que los izquierdistas radicales están dirigiendo contra nuestros gloriosos ancestros. borra nuestra historia ".

Esa carta a los "compatriotas" fue firmada el día antes de la estridente conferencia de prensa de Trump, en la que también echó la culpa a lo que llamó la "izquierda alternativa", comentarios por los que enfrentó críticas de líderes empresariales, organizaciones sin fines de lucro y miembros de su propio partido. , entre otros.

El bidireccional

La madre de la víctima de Charlottesville dice que no aceptará las llamadas de Trump

Sin embargo, muchos historiadores dicen que el argumento sobre la preservación de la historia del Sur no se sostiene cuando se considera el momento en que se levantaron las estatuas "hermosas", como las llamó Trump.

"La mayoría de las personas que participaron en la construcción de los monumentos no necesariamente estaban erigiendo un monumento al pasado", dijo Jane Dailey, profesora asociada de historia en la Universidad de Chicago. "Más bien, lo estaban erigiendo hacia un futuro supremacista blanco". . "

El estudio integral más reciente de las estatuas y monumentos confederados en todo el país fue publicado por el Southern Poverty Law Center el año pasado. Una mirada a este gráfico muestra enormes picos en la construcción dos veces durante el siglo XX: a principios del siglo XX y luego nuevamente en los años 50 y 60. Ambos fueron tiempos de extrema tensión por los derechos civiles.

Una parte del gráfico del Southern Poverty Law Center que muestra cuándo se erigieron monumentos y estatuas confederadas en todo el país. Centro de Leyes de Pobreza del Sur ocultar leyenda

Una parte del gráfico del Southern Poverty Law Center que muestra cuándo se erigieron monumentos y estatuas confederadas en todo el país.

A principios de la década de 1900, los estados estaban promulgando leyes Jim Crow para privar de sus derechos a los estadounidenses negros. A mediados de siglo, el movimiento de derechos civiles rechazó esa segregación.

Historia

¿Quiénes son los hombres confederados conmemorados con estatuas?

James Grossman, director ejecutivo de la Asociación Histórica Estadounidense, dice que el aumento de estatuas y monumentos estaba claramente destinado a enviar un mensaje.

"Estas estatuas estaban destinadas a crear un atuendo legítimo para la supremacía blanca", dijo Grossman. "¿Por qué pondrías una estatua de Robert E. Lee o Stonewall Jackson en 1948 en Baltimore?"

Grossman estaba haciendo referencia a las cuatro estatuas que cayeron a principios de esta semana en la ciudad. Después de la violencia en Charlottesville, Virginia, cuando un contramanifestante fue asesinado mientras se manifestaba, y la acción en Durham, Carolina del Norte, donde una multitud derribó una estatua confederada, el alcalde de Baltimore ordenó a esa ciudad que retirara sus estatuas en la muerte de noche.

"Necesitaban bajar", dijo la alcaldesa Catherine Pugh, según El Baltimore Sun. "Mi preocupación es por la seguridad de nuestra gente. Actuamos lo más rápido que pudimos".

Miles de residentes de Maryland lucharon en la Guerra Civil, como señaló Bill Chappell de NPR, pero casi tres veces más lucharon por la Unión que por la Confederación.

Interruptor de códigos

Cómo se ve Charlottesville desde Berlín

Alrededor de la Nación

Sentado a 26 pies de altura sobre un caballo, el general Lee se convierte en un pararrayos para el descontento

Aún así, en 1948, las estatuas subieron.

"¿Quién erige una estatua de ex generales confederados justo después de luchar y ganar una guerra por la democracia?" escribe Dailey, en un artículo para HuffPost, haciendo referencia a la Segunda Guerra Mundial que acaba de terminar. "La gente que quiere enviar un mensaje a los veteranos negros, a la Corte Suprema y al presidente de los Estados Unidos, es quien".

Las estatuas y los monumentos a menudo se consideran elementos permanentes y de larga data, pero estos recuerdos requieren esfuerzo, planificación y política para colocarse, especialmente en la propiedad del gobierno. En una entrevista con NPR, Dailey dijo que es imposible separar los símbolos de la Confederación de los valores de la supremacía blanca. Al comparar a Robert E. Lee con los presidentes George Washington y Thomas Jefferson el martes, el presidente Trump no parece sentir lo mismo.

Dailey señaló un discurso de 1861 de Alexander Stephens, quien se convertiría en vicepresidente de la Confederación.

"Los cimientos [de nuestro nuevo gobierno] están sentados, su piedra angular descansa, sobre la gran verdad de que el negro no es igual al hombre blanco", dijo Stevens, en Savannah, Georgia. "Esa subordinación de la esclavitud a la raza superior es su natural y Condicion normal."

Construir estatuas confederadas, dice Dailey, en espacios públicos, cerca de edificios gubernamentales, y especialmente frente a los juzgados, fue un "juego de poder" destinado a intimidar a quienes buscaban llegar a la "sede de la justicia o la sede de la ley". "

Política

REVISIÓN DE HECHOS: '¿Qué hay de' esas otras figuras históricas? Respuesta a la pregunta de Trump

"Creo que es importante entender que uno de los significados de estos monumentos cuando se colocan, es tratar de resolver el significado de la guerra", dijo Dailey. "Pero también la forma del futuro, al decir que los blancos sureños de élite tienen el control y van a construir monumentos a sí mismos de manera efectiva".

"Y esos monumentos perdurarán y lo que sea que los rodee no lo hará".


DIGNIDAD: DE TIERRA Y CIELO

Ella lanza una mirada pacífica a través de las aguas del río Missouri. Durante el día, el viento de Dakota del Sur roza los diamantes de su colcha de estrellas, haciendo que los tonos azules brillen a la luz del sol. Por la noche, permanece iluminada y fuerte. Ella es Dignidad.

La escultura Dignity es una asombrosa combinación de arte e historia. Ubicada en un acantilado entre las salidas 263 y 265 en la Interestatal 90 cerca de Chamberlain, la estatua de acero inoxidable de 50 pies de altura fue diseñada específicamente por el escultor Dale Lamphere para honrar las culturas de los Lakota y Dakota. Es por eso que usó tres modelos nativos americanos de 14, 29 y 55 años para perfeccionar el rostro de Dignity.

“La dignidad representa el coraje, la perseverancia y la sabiduría de la cultura Lakota y Dakota en Dakota del Sur”, dijo Lamphere. "Mi esperanza es que la escultura pueda servir como símbolo de respeto y promesa para el futuro".

Representando la rica cultura nativa americana de Dakota del Sur, la mujer nativa de 50 pies lleva con gracia un vestido estampado a partir de un vestido nativo de dos pieles de la década de 1850. Sostiene extendida una colcha con 128 formas de diamantes azules de acero inoxidable diseñadas para revolotear con el viento. Durante el día, su colcha de estrellas, una representación del respeto, el honor y la admiración en la cultura nativa americana, brilla bajo el sol con piezas que cambian de color y se mueven con el viento. Por la noche, las luces LED hacen que las formas de diamantes brillen en el cielo nocturno, proyectando una presencia pacífica fácilmente visible desde la Interestatal.

La estatua fue un regalo de $ 1 millón de Norm y Eunabel McKie de Rapid City a toda la gente de Dakota del Sur. La pareja anunció el regalo en 2014 para celebrar el 125 aniversario de la condición de estado de Dakota del Sur. (Norm McKie bromeó diciendo que no siempre es fácil gastar un millón de dólares, pero, cuando se anunció Dignity, McKie dijo que era "todo sonrisas").

"Este regalo significará mucho para Dakota del Sur", dijo el gobernador Dennis Daugaard. "Además de ser el estado de Mount Rushmore y Crazy Horse, Dakota del Sur también será el estado de la estatua de Dignity".

Debido a que la estatua está ubicada justo al lado de la Interestatal 90, los visitantes no tienen problemas para hacer que Dignity sea parte de su experiencia en Dakota del Sur, ya sea que conduzcan hacia el oeste hacia Black Hills o hacia el este hacia las praderas y el cielo abiertos del estado. Se puede acceder fácilmente a Dignity desde el gran estacionamiento del área de descanso, por lo que los visitantes de todos los niveles de movilidad pueden pasar fácilmente de un vehículo a otra. Ampliar la experiencia también es fácil, ya que Chamberlain, ubicado justo al otro lado de la Interestatal 90, alberga tanto el Museo y Centro Cultural Akta Lakota como el Salón de la Fama de Dakota del Sur. También puede comer algo en la ciudad o al otro lado del puente en la vecina Oacoma.

Desde su instalación en 2016, Dignity ha cautivado a visitantes de todo el mundo. Algunos sabían lo que estaban buscando, lo que no era de extrañar, ya que se ha corrido la voz por todo el país sobre la escultura más nueva de Dakota del Sur desde su instalación. Algunos vieron a Dignity desde la carretera y rápidamente se retiraron para investigar. Algunos vinieron buscando solo una parada de descanso y se sintieron hipnotizados por la gracia silenciosa de Dignity. Cualquiera sea la razón, Dignity deja una impresión en los visitantes. Su mirada nunca se romperá y su belleza, y su mensaje, serán celebrados durante generaciones. Como una de las cientos de esculturas que componen el Sendero de las Artes y las Esculturas de Dakota del Sur, Dignity se enorgullece con un aire de paz y tolerancia, y lo invita a unirse a ella para disfrutar de una vista panorámica del río Missouri y el hermoso paisaje de Dakota del Sur. .


Estatuas de Chicago de Colón, los presidentes Washington y Lincoln entre la lista de la comisión de 41 monumentos controvertidos en toda la ciudad.

Las estatuas de los presidentes George Washington, Abraham Lincoln y William McKinley, así como el explorador italiano Cristóbal Colón, se encontraban entre las 41 estatuas públicas y otros marcadores conmemorativos identificados en una lista de la administración de la alcaldesa Lori Lightfoot el miércoles para una revisión adicional como parte de "un proyecto de sanación racial y ajuste de cuentas histórico ”comenzó el verano pasado.

La ciudad lanzó un sitio web el miércoles que detalla los controvertidos monumentos señalados por la comisión de monumentos del alcalde. Otras estatuas en la lista incluyeron un monumento al presidente Ulysses S. Grant, una estatua de Benjamin Franklin, un monumento policial atado al motín de Haymarket y una estatua de Leif Ericson en Humboldt Park.

Las disputas sobre las estatuas de Colón de la ciudad estallaron el verano pasado entre manifestantes y la policía, incluido un violento enfrentamiento en Grant Park. Lightfoot eliminó las estatuas, pero dijo que la medida solo sería "temporal".

No todos los 41 monumentos serán derribados, dijeron los funcionarios de la ciudad, pero merecen más discusión. No está claro si la ciudad traerá de vuelta las estatuas de Colón, como sugirió Lightfoot.

“Este proyecto es una oportunidad poderosa para que nos unamos como ciudad para evaluar los muchos monumentos y memoriales en nuestros vecindarios y comunidades, para enfrentar nuestra historia y qué y cómo conmemoramos esa historia”, dijo Lightfoot en un comunicado. "Dado el año pasado y, en particular, el verano pasado que dejó en claro que la historia no ha pasado, es esencial que los residentes sean parte de esta conversación".

Incluso antes de los disturbios provocados por el asesinato de George Floyd en Minneapolis, las ciudades de todo el país estaban lidiando con controversias sobre monumentos que celebran a Colón, líderes confederados y otras figuras históricas. Algunos han sido marcados con graffiti. Otros han sido derribados.

Los activistas han instado a que el arte público haga un mejor trabajo al representar un amplio espectro de la vida estadounidense, algo que Lightfoot dijo que logrará el esfuerzo de Chicago.

Como parte de eso, los funcionarios de la ciudad dijeron que el Proyecto de Monumentos de Chicago busca ideas de artistas individuales y grupos comunitarios "para el desarrollo de nuevos monumentos que reconsideren el lugar, el propósito y la permanencia de los monumentos en nuestros espacios públicos". La fecha límite es el 1 de abril.

En todo el país, los activistas han criticado a las ciudades por no honrar a las mujeres y las personas de color. En Chicago, las mujeres y las minorías no están del todo ausentes del arte público de la ciudad, pero están subrepresentadas.

Una estatua de la poeta galardonada Gwendolyn Brooks se inauguró en el South Side en 2018. Y el Centro de Bibliotecas Harold Washington contiene múltiples tributos artísticos al primer alcalde negro de Chicago. La ciudad cambió el nombre de Congress Parkway por la periodista Ida B. Wells en 2018.

Otras ciudades han utilizado esculturas temporales para explorar el tema de la expansión de la representación.

Antes de 2017, por ejemplo, las aproximadamente 1500 piezas de arte público y monumentos de Filadelfia no hacían prácticamente nada para reconocer a las personas de color y a las mujeres reales (a diferencia de las figuras mitológicas). Luego, dos organizaciones artísticas, Mural Arts Philadelphia y Monument Lab, organizaron una exposición temporal en toda la ciudad de 10 obras de artistas locales e internacionales conocidos que revolucionaron las cosas.

El artista Hank Willis Thomas ofreció una púa afro gigante que se reducía a un puño de poder negro al final de su mango. Titulada "Todo el poder para todas las personas", la escultura de aluminio y acero de 800 libras se colocó provocativamente cerca de una estatua de bronce de Frank Rizzo, un exalcalde de Filadelfia y comisionado de policía que para muchos habitantes de Filadelfia era un símbolo de la brutalidad policial dirigida a Afroamericanos y otras personas de color.

La discusión sobre la historia y los monumentos ha continuado en 2021, ya que San Francisco eliminó recientemente 44 nombres de escuelas.

El problema llegó a un punto crítico en Chicago en julio pasado, cuando los activistas intentaron por la fuerza quitar la prominente estatua de Columbus en Grant Park, lo que provocó violentos enfrentamientos entre la policía y los manifestantes. Casi una semana después, Lightfoot derribó las estatuas de Colón en Grant Park y Little Italy. Lightfoot luego retiró una estatua menos conocida en el vecindario del sur de Chicago.

Colón ha sido condenado por activistas de todo el país que señalan el maltrato del explorador italiano a los pueblos indígenas después de que aterrizó en las Américas en 1492.

Muchos italoamericanos valoran las estatuas del explorador como una expresión de su identidad estadounidense dominante.

Nota del editor: esta historia se ha actualizado para reflejar que hay 41 estatuas públicas y otros marcadores conmemorativos en la lista de la ciudad.


La evolución del satanismo moderno en los Estados Unidos

Este fin de semana, cientos de seguidores y observadores acudieron en masa a un almacén de Detroit para presenciar la inauguración de una estatua erigida en nombre del Templo Satánico. Como dijo el organizador Jex Blackmore a TIME, el Templo Satánico no es una organización religiosa, sino un grupo de personas que priorizan la lógica humana. Uno de los significados del monumento, agregó Blackmore, es celebrar & # 8220 una reconciliación de opuestos & # 8221 & mdash, particularmente en relación con la exhibición pública de monumentos de otras religiones.

Pero, aunque la nueva estatua le ha ganado al Templo Satánico una nueva ronda de atención, el satanismo tiene una larga tradición.

A principios de la década de 1970, el interés por el ocultismo en la cultura estadounidense era tan alto que TIME dedicó una historia de portada al tema, y ​​una gran parte de ella se centró en el satanismo. Como señala la historia, la idea de & # 8220the Devil & # 8221 es antigua, anterior al Antiguo Testamento & # 8217s acuñación de Satanás. Los primeros días del cristianismo vieron el desarrollo de una teología sobre Satanás y un aumento de su albedrío y poder en las historias religiosas. Las narraciones fuera del canon bíblico expandieron esa caracterización para el siglo XIII, Satanás era visto como lo suficientemente poderoso (y popular) como para ser digno de condenación.

& # 8220Algunas de las confesiones [en la era de la Inquisición] deben haber sido un puro desafío: frente a un establecimiento gobernante que fue santificado por la iglesia, un campesinado resentido siguió la única imagen de rebelión que conocían & mdashSatan & # 8221 TIME postulado. & # 8220 El mesías satánico se volvió especialmente atractivo en tiempos de desesperación, como la era de la plaga conocida como la Peste Negra. Real o imaginario, el pacto con el diablo puede haber sido la última mala esperanza de seguridad en un mundo desordenado. & # 8221

Quizás por esa razón, los esfuerzos de la Iglesia Cristiana para erradicar el satanismo no fueron del todo exitosos. La aristocracia francesa bajo Luis XIV se excitó con las historias de rituales demoníacos desnudos, y el período victoriano primitivo y apropiado también vio un aumento en el interés.

Pero la existencia de los satanistas como un grupo público organizado en los Estados Unidos es un fenómeno mucho más nuevo, gran parte del cual se puede rastrear en gran medida a un hombre: Anton Szandor La Vey, autor de 1969 & # 8217s. La Biblia Satánica. La Vey fundó la Iglesia de Satanás en 1966 en San Francisco. Como explicó TIME en 1972, la organización de La Vey no era el satanismo aterrador de la imaginación religiosa:

La iglesia de La Vey y sus ramas bien podrían llamarse el ala & # 8220unitaria & # 8221 de lo oculto. Los miembros se invierten con algunas de las trampas más extravagantes del ocultismo, pero la magia para ellos es principalmente psicodrama y mdashor, simplemente, una vieja tontería de carnaval. Invocan a Satanás no como un ser sobrenatural, sino como un símbolo del ego autogratificante del hombre, que es lo que realmente adoran. Miran con desprecio a aquellos que realmente creen en lo sobrenatural, malvado o de otro tipo.

La iglesia de La Vey & # 8217 está organizada, incorporada y protegida por las leyes de California. La Vey, de 42 años, dejó de dar cifras de membresía cuando sus seguidores, que están agrupados en & # 8220grottoes & # 8221 locales, alcanzaron un total de 10,000. Lo más sorprendente de los miembros de la Iglesia de Satanás (uno de los cuales aparece en la portada de TIME & # 8217S) es que en lugar de ser exóticos, son casi banales en su normalidad. Su contribución más insidiosa al mal es su decidido compromiso con la naturaleza animal del hombre, despojado de cualquier dimensión espiritual o pensamiento de autosacrificio. No hay alcance, en términos famosos de Browning y mdashonestamente agarre. Bajo el disfraz de evitar la hipocresía, persiguen activamente los valores materialistas de la sociedad opulenta y mdash sin ningún remordimiento de conciencia que sugiera que podría haber algo más.

Aunque las décadas de 1960 y & # 821770 vieron la introducción de varios otros conceptos llamados satanismo y mdash de la creencia religiosa real, a un credo usado para justificar la criminalidad y mdash, la Iglesia de Satanás no se desvaneció. En 1978, el Ejército de los Estados Unidos incluso incluyó al grupo en el manual de & # 8220Requisitos y prácticas religiosas & # 8221 entregado a sus cientos de capellanes. (TIME mentioned that the manual explained that Church of Satan devotees might need “candles, a bell, a chalice, elixir, a sword, a gong, parchment and ‘a model phallus,'” but that chaplains would not be expected to supply those materials.) Though La Vey died in 1997, the organization he founded continues without him.

The brand of Satanism on display in Detroit was of a different sort: political Satanism, a more recent innovation. Those activists are associated with the Satanic Temple, a New York-based group that has spent the last few years publicly offering alternatives to more mainstream displays of religiosity. The Satanic Temple sees Satan as a paraíso perdido-inflected metaphor who represents skepticism and the ability to challenge authority. A spokesperson for the Church of Satan told TIME in 2013, for a story highlighting the differences between the two groups, that the newer organization was focused on “politically oriented stunts” that had “cribbed” their philosophy from the more established group. Meanwhile, the Satanic Temple said that its aim was, in cases where religion had been inserted into the public sphere, “to ensure that its view of the world is included.” If the Detroit attendance figures are any indication, they’ve succeeded.

The continued existence of two organizations that claim Satanism for two different functions highlights a point made by John M. Kincaid, the Church of Satan’s minister of information in the mid-1970s: though it may take a variety of forms, interest in mystery and rebellion is timeless. “The need to believe,” he wrote to TIME in 1974, “is as dominant a factor in this so-called enlightened age of ours as it has ever been”&mdashwhich means those who are skeptical are present and accounted for too.

Read the full story from 1972, here in the TIME Vault:A Substitute Religion


Part of a Stelophosphorus Statue - History











It is with extreme joy that we bring to you the real history of Mary Undoer of Knots.

How this devotion started?

To show us the mission granted to the Virgin Mary by Her Son, an unknown artist painted Mary Undoer of Knots with great grace. Since 1700, his painting has been venerated in the Church of St. Peter in Perlack, Germany. It was originally inspired by a meditation of Saint Irenaeus (Bishop of Lyon and martyred in 202) based on the parallel made by Saint Paul between Adam and Christ. Saint Irenaeus, in turn, made a comparison between Eve and Mary, saying:

" Eve, by her disobedience, tied the knot of disgrace for the human race whereas Mary, by her obedience, undid it".

They are the problems and struggles we face for which we do not see any solution.
Knots of discord in your family, lack of understanding between parents and children, disrespect, violence, the knots of deep hurts between husband and wife, the absence of peace and joy at home. They are also the knots of anguish and despair of separated couples, the dissolution of the family, the knots of a drug addict son or daughter, sick or separated from home or God, knots of alcoholism, the practice of abortion, depression, unemployment, fear, solitude…Ah, the knots of our life! How they suffocate the soul, beat us down and betray the heart’s joy and separate us from God.

The devotion to Mary Undoer of Knots is not new. The devotion is more than 300 years old. However, it is not based on an apparition of the Virgin Mary to a person, or persons, as in Lourdes or Fatima, but rather it is a revered devotion as many others in the Catholic Church, despite Virgin Mary is only one.
The devotion to Mary Undoer of Knots is becoming more and more known in many different countries, and the Novena has been printed in 19 languages, as well as in Braille. In the last 4 years, the Sanctuary of Mary Undoer of Knots has welcomed more than 600,000 pilgrims from all over the world.


At Mass, there is a multitude of people: the young, the elderly, rich and poor, all asking for help from Our Lady to simplify their lives.

Sanctuary where Mary
Undoer of Knots is venerated

Devotes on field Mass in honor
to Mary Undoer of Knots

Day after day, more and more Christians kneel to pray to Her as soon as they meet the Mother of the Fair Love.
Many families have become reconciled! Many diseases have been healed! Many spouses have returned to the Church! Many jobs have been given! Many conversions have taken place! Many Catholics have been on their knees praying and giving thanks for graces received from our sweet Mother.

We are living in difficult times where the problems, the knots, the temptations, the lack of peace and the evils are all around us. Like a roaring lion your adversary, the devil, prowls around, looking for someone to devour.
(1 Peter 5,8)

For that reason, Mary Who undoes the knots, Who was chosen by God to crush the evil with Her feet, comes to us to reveal Herself. She comes to provide jobs, good health, to reconcile families, because She wants to undo the knots of our sins which dominate our lives, so that - as sons of the King - we can receive the promises reserved for us from eternity. She comes with promises of victory, peace, blessings and reconciliation.

Then, free from our knots – filled with happiness, we can be a testimony of the Divine Power in this world, like pieces of God’s heart or small bottles of perfume exhaling mercy and love to our neighbor. Like ambassador of Jesus Christ and the Virgin of the fair love, we can rescue those who cry without any consolation, those who are lonely, tied with knots, who have no God, no Father nor Mother.

Mother of the Rising Sun, Immaculate, our Advocate, Helper in moments of affliction, Mother of God and made by Him our Mother, this is how Mary, Undoer of Knots is presented. Above all, She comes as the Queen of Mercy, the one who knows all about us, who has compassion for us and hurries to rescue us, praying for each one of us to Her beloved Jesus.
Is it possible that the Lord does not answer Her?

May Mary Undoer of Knots bless you today and forever. ¡Amén!


What Does It Mean to Tear Down a Statue?

We asked an art historian who studies the destruction of cultural heritage.

Confederate statues and statues of other historical figures, including slave traders y Christopher Columbus, are being toppled throughout the U.S. and around the world this week — an outgrowth of weeks of protests over entrenched racism in the United States, reignited by the killing of George Floyd in police custody.

This follows years of debate about public display of Confederate symbols, following the 2015 murder of nine black church congregants in Charleston, S.C., by a Confederate-flag-bearing white supremacist, and the deadly clash in 2017 between white nationalists and counterprotesters in Charlottesville, Va., over the removal of a statue of Robert E. Lee.

The art historian Erin L. Thompson, a professor at the John Jay College of Criminal Justice, has spent her career thinking about what it means when people deliberately destroy icons of cultural heritage. On Thursday, we called her to talk about the statues.

What are the some of the issues that arise when we talk about statues being torn down?

As an art historian I know that destruction is the norm and preservation is the rare exception. We have as humans been making monuments to glorify people and ideas since we started making art, and since we started making statues, other people have started tearing them down. There are statues from the ancient Near East of Assyrian Kings that have curses carved on them that say ‘he who knocks down my statue, let him be in pain for the rest of his life,’ that sort of thing. And so we know from those, oh, that one strategy of rebellion was knocking down a statue in 2700 B.C.

So it’s not surprising that we are seeing people rebelling against ideas that are represented by these statues today.

I feel as if the reflexive instinct in the academy for a long time has been to preserve anything that can teach us more about history. Is that not the case?

I think a lot of people assume that since I’m an art historian that I would want everything preserved but I know that preservation is expensive. It’s expensive literally in that people have to pay for maintaining these statues — a couple of journalists in 2018 did an amazing investigation for Smithsonian magazine and found that in the previous ten years, taxpayers had spent at least 40 million dollars preserving Confederate monuments and sites.

And then at U.N.C., when protesters in 2018 tore down the ‘Silent Sam’ Confederate statue, U.N.C. proposed building a new museum to house it that would cost over 5 million dollars and almost a million dollar a year in ongoing maintenance and security. So I look at these statues as money sinks. And think about all of the amazing sites of African-American history or Native American history that are disintegrating from lack of funding and think those dollars could be better spent elsewhere.

You mentioned that we’re seeing people rebel against the ideas represented by these statues. Are there other aspects of tearing a statue down that people may not immediately understand or consider?

Throughout history, destroying an image has been felt as attacking the person represented in that image. Which we know because when people attack statues, they attack the parts that would be vulnerable on a human being. We see ancient Roman statues with the eyes gouged out or the ears cut off. It’s a very satisfying way of attacking an idea — not just by rejecting but humiliating it. So it feels very good in a way that is potentially problematic. I’m certainly not advocating for the destruction of all offensive statues in the U.S., in part because it’s very dangerous. Protesters have already been severely injured tearing down statues.

What do the attacks on statues in recent weeks tell us about the protests themselves?

The current attacks on statues are a sign that what’s in question is not just our future but our past, I think, as a nation, as a society, as a world.

These attacks show how deeply white supremacy is rooted in our national structure — that we need to question everything about the way we understand the world, even the past, in order to get to a better future.

What’s a statue?

I think a statue is a bid for immortality. It’s a way of solidifying an idea and making it present to other people. So that is what’s really at issue here. It’s not the statues themselves but the point of view that they represent. And these are statues in public places, right? So these are statues claiming that this version of history is the public version of history.

You wrote an encyclopedia entry about the destruction of art in which you wrote that the “perceived legitimacy” of the destruction of art has changed since antiquity. Can you talk about that a bit?

So let’s think about bronze, because many Confederate statues are made out of bronze, which is a metal that you can melt down and make into something else. The ancient Greeks made their major monuments out of bronze. Hardly any of these survived because as soon as regimes changed, as soon as there was war, as soon as someone could steal the statue, it got melted down and made into money or cannon balls or a statue of somebody else.

This is the history of art, of changing loyalties and changing pasts. We have been in a period of peace and prosperity — not peace for everybody, but the U.S. hasn’t been invaded, we’ve had enough money to maintain statues. So I think our generation thinks of public art as something that will always be around. But this is a very ahistorical point of view.

What do you make of the comparisons between what protesters in the U.S. are doing and, say, what the Islamic State did in destroying monuments in Palmyra?

I don’t think we can say that destruction is always warranted or that destruction is never warranted. We have to think about who is doing the destruction for what purposes. ISIS was destroying monuments of a tolerant past in order to achieve a future of violence and hate. These protesters are attacking symbols of a hateful past as part of fighting for a peaceful future. So I think they’re exactly opposite actions.

And even practically: Look at ISIS’s destruction of monuments at Palmyra, these Roman temples. The effect of that was to destroy the tourist economy of the modern city of Tadmor, next to Palmyra, which made achieving peace and stability in the region even harder because you now have thousands of people out of a job.

ISIS also raised a lot of money: Their destruction was a propaganda act to get people to make donations to the jihadist cause. They sold antiquities that they stole from the museum of Palmyra in order to conduct war. It’s a very different context to what is happening now.

Also, I wish that what is happening now with statues being torn down didn’t have to happen this way. But there have been decades of peaceful protest against many of these statues, in many cases before the statues were even erected — which have come to nothing. So if people lose hope in the possibility of a peaceful resolution, they’re going to find other means.

You said in a tweet that, when pulling down a statue, a chain works better than a rope. ¿Por qué?

It has less give, so more of the force of the pull will be directly conveyed to the statue.


Ver el vídeo: MONUMENTO de una PROSTITUTA IMPERIA, KONSTANZ ALEMANIA (Octubre 2021).