Noticias

Un antiguo juego de mesa - Irving Finkel

Un antiguo juego de mesa - Irving Finkel

>

Irving Finkel tiene posiblemente el trabajo más genial del mundo: ¡es curador de escritura cuneiforme en el Museo Británico!

Desde 1979, ha estado investigando las 130.000 tablillas de arcilla del Museo en busca de pistas sobre la vida en la antigua Mesopotamia. En esta película, nos cuenta acerca de una tableta en particular que encontró que contiene las reglas de un juego de mesa: ¡un juego de mesa con el que ha estado obsesionado desde la infancia!

Nos estamos preparando para hacer nuestra primera serie de YouTube y necesitamos tu ayuda.

Hemos creado episodios piloto para cuatro series que queremos que veas. Díganos cuál le gusta dando al video (o videos) un "Me gusta". El video con más me gusta antes del 23 de diciembre de 2015 tendrá una serie realizada a partir de enero de 2016.

Esta serie es el rincón de los curadores.

Las otras series son:

Detrás de escena https://www.youtube.com/watch?v=_QHvd8XcRwQ
Cinco cosas que no sabías ... https://www.youtube.com/watch?v=ehH6YXweUKo
Objetos de amor https://www.youtube.com/watch?v=jYf52VFcrYM


Antiguos juegos de mesa en perspectiva. Artículos del coloquio del Britsh Museum de 1990, con contribuciones adicionales

Este libro comienza con una disculpa por parte del editor por la cantidad de tiempo que ha estado en este volumen. Diecisiete años entre la conferencia y la publicación debe ser una especie de récord e inevitablemente crea grandes expectativas entre sus lectores & # 8211 ¿valdrá la pena esperar el libro? En este caso, creo que la respuesta será sí, aunque solo sea por la variedad de los temas tratados y la variedad de enfoques que se pueden encontrar, desde los prácticos hasta los analíticos. Los artículos están ordenados por tipo de juego, así como cronológicamente dentro de cada tipo. Hay varios artículos sobre juegos de mesa chinos, grecorromanos, egipcios y del Cercano Oriente, así como ajedrez, backgammon y mancala. También hay papeles & # 8216 stand alone & # 8217, como los de Hnefatafl y rithmomachia. Los papeles mantienen un estándar de calidad bastante consistente, aunque quizás lo más consistente sea la larga sombra de H.J.R. Murray que aparece en 16 bibliografías de los 31 artículos. Su Historia de los juegos de mesa distintos del ajedrez Evidentemente, sigue siendo la fuente de la que brota toda discusión. Como suele suceder con festschrift, algunos de los artículos son bastante accesibles para los no expertos, mientras que otros son extremadamente & # 8216 & # 8217 y serán apreciados solo por aquellos que están realizando una investigación académica en profundidad. Habrá muy pocos que lean este libro de cabo a rabo, pero también pocos que no encontrarán algo útil. Dado el gran número de artículos de esta colección, me limitaré a describir grupos de artículos, señalando las contribuciones individuales como justificadas o merecidas.

Después de una útil introducción de Finkel en la que describe la historia y las categorías de los diversos tipos de juegos de mesa, hay un breve artículo sobre la escasa evidencia de los juegos de mesa en el período Neolítico. Los siguientes dos artículos tratan sobre el Royal Game of Ur, que probablemente era un juego de carrera en el que las fichas se movían por una pista hasta el final. Finkel intenta reconstruir las reglas originales del juego, basándose en una impresionante variedad de pruebas. Becker ofrece la sugerencia de que este juego estaba relacionado con la adivinación, al mostrar cómo el tablero se parecía a los modelos de ovejas e hígados utilizados para enseñar adivinación.

Siguen cinco libros sobre varios juegos egipcios, incluidos Mehen, Hounds and Jackals y & # 8216the Game of 20 Squares & # 8217. Todos estos juegos son juegos de carreras y los conocemos principalmente por la supervivencia de los tableros y piezas del juego. Kendall y Piccione examinan los aspectos religiosos de Mehen y Senet respectivamente. Tait tiene un artículo intrigante que aborda la cuestión de si los egipcios apuestan por los juegos de mesa. Un punto menor que refleja cuánto tiempo ha tardado en publicarse este libro, Tait (p. 46) se disculpa por el uso del término & # 8216Gamester & # 8217. Desde que se entregó este documento originalmente, el término jugador se ha vuelto bastante común, refiriéndose a una persona que juega regularmente juegos de computadora en línea.

El siguiente grupo de cuatro artículos analiza el mundo grecorromano, que se divide en dos pares. Bell y Roueché tienen documentos que catalogan juegos que han sido grabados en aceras en el este romano y Afrodisia respectivamente. Una pequeña objeción que tengo es con Roueché, que dice Ἡ τυχη Ουρ como abreviatura de & # 8220the fortune? (Is) Our (? Ania) (p. 101). Una lectura más simple sería & # 8220 fortuna celestial & # 8221. Los otros dos artículos, de Rieche y Purcell, examinan el contexto social y cultural de conceptos de juego tales como suerte, dados y ganar. Purcell tiene razón cuando dice que el material aparentemente frívolo de los juegos puede ser muy esclarecedor. Por otro lado, tiende a sobre-analizar como cuando sugiere que un tablero de juego de mármol blanco invoca los dominios de la arquitectura decorativa y la epigrafía (p. 92-93).

Sigue un artículo en coautoría de Roueché y Bell que detalla una tipología sugerida para los tableros de juego de pavimento que se encuentran en el mundo grecorromano. Este artículo metodológico es muy útil y su tipología probablemente será el estándar para la investigación futura del juego y no solo en el mundo grecorromano. Dada la naturaleza básica y universal de este artículo, es sorprendente que se haya ubicado en el medio del libro.

Luego, el libro da un gran paso hacia el este y se detiene en la India para ver un catálogo de tableros de juego encontrados hasta ahora en las ruinas de Vijayanagara antes de continuar hacia China. Hay tres artículos sobre juegos de mesa chinos, seguidos de tres sobre ajedrez y luego cinco sobre backgammon, el último de los cuales examina juegos similares al backgammon en China. Este grupo de once artículos demuestra la interconexión de la cultura china y la india, al menos en lo que respecta a los juegos, y destaca el debate aún en curso sobre qué sociedad puede afirmar haber originado el ajedrez y el backgammon. Los tres artículos sobre juegos de mesa chinos son en gran parte descriptivos y se centran en los juegos en sí mismos, más que en su contexto social o significado. Andrew Lo nota que shengguan, un juego de mesa en el que los jugadores tiran dados para avanzar en la jerarquía burocrática, puede haber reflejado la naturaleza precaria de las carreras de los funcionarios. De los tres artículos sobre ajedrez, dos discuten los orígenes y la antigüedad de este juego. En el tercero, Eales señala algunos de los factores que hicieron que el ajedrez fuera apetecible para una audiencia occidental. Semenov aborda el tema del origen del backgammon examinando el registro arqueológico. Esto sirve como una introducción a la contribución completa de Micaela Soar, que describe los orígenes del backgammon y sostiene que este juego comenzó en la India y luego se extendió hacia el este hasta China. Los otros tres artículos discuten la expansión del backgammon en China y Europa occidental.

El libro luego viaja a África para tres artículos sobre el juego de Mancala. Este juego, que puede ser el más antiguo del mundo, consiste en insertar y luego mover piezas pequeñas, generalmente rocas, cuentas, etc., alrededor de un recorrido de dos filas de vasos pequeños. El objetivo del juego es capturar más piezas que tu oponente o poner a tu oponente en una posición en la que no tiene movimiento legal. Hay tres artículos, el primero de los cuales describe las reglas y algunas variaciones básicas. Los otros dos miran cómo mancala refleja la cultura que lo interpreta. Townsend examina cómo las variaciones en las reglas del juego a menudo reflejan la sociedad. Describe los distintos tipos de juego como & # 8220metaforas de diferentes estilos de vida & # 8221 (p. 249). Walker analiza cómo funcionaba el mancala entre la élite tribal, un fenómeno que parecía estar bastante extendido en África.

Los siguientes dos artículos tratan de dos juegos muy arcanos. hnefatafl y ritmomaquia. Hnefatafl es un juego de estrategia muy similar al ajedrez, excepto que solo un lado tiene un rey. El objetivo es que el jugador con el rey llegue a cierto punto del tablero. El oponente gana capturando al rey. Riddler examina las piezas de juego que se han encontrado en las tumbas anglosajonas para rastrear los orígenes del juego. Rithmomachia (el juego del filósofo) es fácilmente el juego más complejo discutido en el libro e involucra tanto estrategia como cálculos matemáticos complejos. Stigter intenta crear reglas modernas para este juego medieval. En este último artículo hubo un error de traducción menor de una línea latina donde omnia disposuisti se representa como & # 8220todo está ordenado & # 8221 (p. 263), mientras que en realidad dice & # 8220 usted ordenó todo & # 8221. De un poco más de importancia es el hecho de que dos líneas individuales de latín se traducen para el lector, pero los pasajes más largos posteriores, dos de latín y uno de francés se dejan sin traducir.

El libro termina con una floritura. Freeman-Wittholt rastrea el trabajo de Robert Stewart Culin en los juegos de mesa en Mesoamérica con el fin último de mostrar su influencia en los orígenes del Monopoly. Esto lleva el libro de manera muy ordenada a la era moderna.

La producción es de muy alta calidad, ampliamente ilustrada y con muy pocos errores tipográficos & # 8211 ninguno que reste mérito al libro. Como ejemplos, la palabra & # 8216to & # 8217 falta en la página 13 y en la página 22 en un gráfico de probabilidad se escribe 1:10 en lugar de 1:16. Además, en la página 122, fig. 15,17 0,24 mm se escribe donde obviamente se refiere a 24 mm. Pero esto es algo bastante insignificante. En general, los artículos están escritos a un nivel académico bastante alto, pero generalmente son accesibles a una audiencia más amplia. Una cosa que parece faltar fue el reconocimiento de que algunos de estos antiguos juegos de mesa han sido revividos en la sociedad occidental contemporánea.

Lo que podría destacar más en este libro es la amplia variedad de metodologías y objetivos. Algunos periódicos están interesados ​​en los juegos por sí mismos, intentando reconstruir las reglas del juego o rastrear los orígenes de un juego. Otros artículos utilizan los juegos como herramientas para ayudar a crear una comprensión de las culturas que los jugaron. Cada objetivo tiene sus propios méritos y es refrescante verlos codearse en el mismo texto. Este libro debería tener un atractivo bastante amplio, no solo para los estudiantes y académicos de una amplia gama de culturas y civilizaciones, sino también para las personas interesadas en los juegos de mesa.


Finkel nació en 1951 de padre dentista y madre maestra, uno de cinco hijos (incluida una hermana llamada Angela) y creció en Palmers Green, al norte de Londres. [2] [3] Fue criado como judío ortodoxo, pero se convirtió en ateo cuando era adolescente. [4] [5] Obtuvo un doctorado en Asiriología de la Universidad de Birmingham bajo la supervisión de Wilfred G. Lambert con una disertación sobre hechizos exorcistas babilónicos contra demonios. [6]

Filología Editar

Finkel pasó tres años como investigador en el Instituto Oriental de la Universidad de Chicago. En 1976 regresó al Reino Unido y fue nombrado Asistente de Conservación en el Departamento de Antigüedades de Asia Occidental en el Museo Británico, donde fue (y sigue siendo) responsable de curar, leer y traducir la colección del museo de alrededor de 130.000 tablillas cuneiformes. [7]

En 2014, el estudio de Finkel de una tablilla cuneiforme que contenía una narrativa del Diluvio similar a la de la historia del Arca de Noé, descrita en su libro El arca ante Noé, fue ampliamente reportado en los medios de comunicación. [8] [9] El arca descrita en la tabla era circular, esencialmente un coracle o kuphar muy grande y hecho de cuerda en un marco de madera. La tableta incluía suficientes detalles de sus dimensiones y construcción para permitir que se hiciera una copia del arca a una escala de aproximadamente 1/3 y flotara con éxito, como se documenta en un documental de televisión de 2014. Secretos del arca de Noé que salió al aire como un episodio de la serie NOVA de PBS. [10]

Finkel es miembro honorario del Instituto de Arqueología y Antigüedad de la Universidad de Birmingham y miembro del Consejo de la Sociedad de Arqueología Anglo-Israelí. [ cita necesaria ]

Juegos de mesa Editar

Finkel estudia la historia de los juegos de mesa y es miembro del Comité Editorial de Estudios de juegos de mesa. [11] Entre sus trabajos más importantes se encuentra la determinación de las reglas del Juego Real de Ur. [7]

Gran proyecto diario Editar

Finkel fundó el Great Diary Project, un proyecto para preservar los diarios de la gente común. En asociación con el Bishopsgate Institute, Finkel ha ayudado a archivar más de 2.000 diarios personales. En 2014, el Museo de la Infancia V & ampA realizó una exposición de los diarios de los niños escritos entre 1813 y 1996 [12].

Edición literaria

Finkel ha escrito una serie de obras de ficción para niños. [13]

Apareció en las memorias de 2014. El chico del libro por Nathan Penlington.

Finkel vive en el sureste de Londres con su esposa Joanna y tiene cinco hijos. [7]


Un antiguo juego de mesa - Irving Finkel - Historia

Si sientes la necesidad de alejarte de la pantalla, aquí tienes 10 juegos de mesa históricos de la colección, algunos de los cuales aún puedes jugar hoy. Puedes comprar réplicas de algunos de los juegos en nuestra tienda online.

1. El juego real de Ur

The Royal Game of Ur es el juego de mesa jugable más antiguo del mundo, que se originó hace unos 4.600 años en la antigua Mesopotamia.

Las reglas del juego fueron escritas en una tablilla cuneiforme por un astrónomo babilónico en el 177 a. C. A partir de esto, el curador Irving Finkel pudo descifrar las reglas: dos jugadores compiten para correr sus piezas de un extremo del tablero al otro. Las plazas centrales también se utilizaron para la adivinación.

Si quieres probar el juego por ti mismo, puedes comprar tu propia réplica en nuestra tienda online aquí.

Descubre cómo jugar a este juego de velocidad y estrategia con Tom Scott e Irving Finkel en este video:

Estas carismáticas piezas de ajedrez son los Lewis Chessmen, algunos de los objetos más emblemáticos del Museo.

Fabricadas en Escandinavia a finales del siglo XII, las piezas de ajedrez hábilmente talladas se encontraron en la isla de Lewis en Escocia alrededor de 1831.

Se cree que pertenecían a un comerciante que viajaba de Noruega a Irlanda, y han surgido varias historias para explicar por qué pueden haber estado ocultos allí.

Las piezas de ajedrez están fuertemente influenciadas por la cultura nórdica. Esto es más evidente en las figuras de los guardianes o torres que toman la forma de berserkers - feroces guerreros míticos.

"Echa un vistazo" a todas nuestras réplicas de juegos de ajedrez en nuestra tienda online aquí.

Escuche cómo los Lewis Chessmen están vinculados a cierto niño mago en este video:

Wari es un juego de cálculo y estrategia que se juega ampliamente en África Occidental y también es popular en otras partes del mundo; es posible que lo conozca como mancala.

El objetivo del juego es capturar las semillas de tu oponente, moviéndolas de sus seis hoyos de juego a tu banco.

Este tablero de juego se fabricó en Sierra Leona y se destaca por su elaborada base escultórica. Está decorado con un animal, posiblemente un cerdo.

Si no tienes un tablero de juego en casa, puedes jugar dibujando dos filas de seis círculos en una hoja de papel, con un óvalo en cada extremo, y usar 48 canicas, cuentas, guijarros o incluso dulces como contadores. .

Descubra cómo jugar con un blog de la artesanía del abeto aquí (enlace externo).

4. Senet

Amado tanto por Tutankamón como por la reina Nefertari, el senet es uno de los primeros juegos de mesa conocidos, que data de alrededor del 3100 a. C.

El tablero de juego consta de 30 cuadrados, distribuidos en tres filas de 10. Dos jugadores compiten para correr todas sus piezas hasta el final del tablero, utilizando palos de lanzamiento o huesos, en lugar de dados, para determinar el número de cuadrados movidos con cada lanzamiento. .

Algunas tablas, como esta, hecha de una pieza de madera ahuecada y revestida de marfil, tienen cuadrados completamente en blanco, mientras que otras incluyen cuadrados decorados con jeroglíficos que representan reglas de juego adicionales.

En este papiro, que data de alrededor de 1250-1150 a. C., un león juega al senet con una gacela, a pesar de tener algunos problemas para sujetar las piezas.

5. Mahjong

Jugado por primera vez durante la dinastía Qing en China (1644-1912), el mahjong es un juego de estrategia que se juega con fichas. Están decoradas tradicionalmente con caracteres chinos, ramas y puntos de bambú, y los azulejos especiales están indicados con vientos, dragones, flores y estaciones. Este conjunto incompleto tiene 140 de las 144 baldosas originales, que están hechas de bambú y hueso; cada baldosa pesa solo seis gramos.

Es similar en la práctica al rummy del juego de cartas, y cuatro jugadores roban y descartan fichas para completar su mano. El objetivo del juego es conseguir las 14 fichas en cuatro conjuntos y un par.

Mahjong se introdujo en Occidente en el siglo XIX y desde entonces ha ganado popularidad a nivel internacional. Puedes encontrar un juego de mahjong exquisitamente elaborado en nuestra tienda en línea aquí y dominar el juego por ti mismo.

6. El juego del ganso

El primer juego de mesa producido comercialmente, Game of the Goose es un juego de azar y suerte, que no implica ninguna estrategia.

El duque Francesco de Medici primero regaló el juego, luego llamó Gioco dell’Oca a Felipe II de España entre 1574 y 1587, y el pasatiempo se extendió rápidamente en popularidad por toda Europa. Estos ejemplos que datan de 1774 hasta finales del siglo XIX incluyen las reglas en francés, alemán e italiano.

El objetivo del juego es llevar tu contador al centro del tablero, moviéndote en sentido antihorario según las tiradas de un dado. Algunos espacios están acompañados de reglas especiales; por ejemplo, si aterrizas en el número 58, debes comenzar el juego nuevamente, o si aterrizas en el número 19, puedes pagar una pérdida y beber hasta tu próximo turno. Los jugadores deben anotar un 63 perfecto para ganar el juego.

Para jugar a "Game of the Goose" en casa, simplemente copie o imprima cualquiera de las versiones vinculadas en los títulos de arriba, que tienen todas las reglas en el tablero, encuentra dos dados y ¡diviértete!

7. Ajax y Achilles & # 8217 juego de dados

Hecho en Atenas alrededor del 530 a.C., este ánfora muestra a Ajax y Aquiles, dos de los héroes de la guerra de Troya, jugando un juego de mesa, posiblemente con pessi, o dados.

Siete contadores o dados son visibles en el tablero de juego, y Ajax extiende la mano para recoger una de sus piezas para el próximo lanzamiento, a medida que pasan las horas entre los combates.

No podemos estar seguros de qué juego estaban jugando, o cómo se puntuaron los dados, pero un equivalente podría ser el backgammon, que involucra tanto contadores como dados. Se remonta a casi 5.000 años en Mesopotamia, y las versiones se jugaron en el Imperio Bizantino en el siglo V y en la Persia del siglo VI.

Escuche al curador Irving Finkel sobre la historia de los juegos de mesa, incluidos el ajedrez y el backgammon, en este clip de audio.

La curadora Victoria Donnellan nos invita al mundo del juego de Ajax y Achilles en este video:

Traído por primera vez a Japón desde China en el siglo VIII, sugoroku originalmente era un juego complejo jugado por dos personas con un par de dados y quince contadores cada uno, popular entre la élite japonesa.

Impreso en madera asequible sugoroku Las hojas se desarrollaron en el período Edo (1615-1868), es decir, esta forma del juego: e-sugoroku - lo que significa & # 8216picture sugoroku & # 8217, podría reproducirse ampliamente. Es similar en estilo a las serpientes y escaleras occidentales, y este ejemplo del siglo XVIII usa el sistema de estatus jerárquico, desde comerciante hasta artesano, agricultor y guerrero en orden ascendente.

Puede ser jugado por dos o más personas, que avanzan sus piezas de acuerdo con los lanzamientos de dados alrededor de una espiral en el sentido de las agujas del reloj. Cada jugador comienza en el cuadrado del 'comerciante', en la esquina inferior derecha, y el objetivo es llegar al cuadrado más grande en el centro & # 8211 'primera flecha del año del señor daimyo', con una imagen de un samurái dibujando su arco en presencia de cortesanos de alto rango.

Cada cuadrado está ilustrado con una ocupación diferente, que incluye pescaderos, farmacéuticos, yeseros, sacerdotes, médicos y eruditos. Imprime el juego y juégalo tú mismo para ver si puedes verlos a todos; solo necesitarás dados y algunos contadores para comenzar.

9. Pachisi

Pachisi es un juego indio que se juega desde al menos el siglo XVI en un tablero con forma de cruz simétrica. El objetivo del juego es mover las cuatro piezas por el tablero antes de que lo hagan tus oponentes, con el cuadrado central actuando como punto de inicio y finalización.

El número de espacios movidos en cada turno está determinado por un lanzamiento, tradicionalmente de caracoles de cauri, y el número de proyectiles que caen con su abertura hacia arriba dicta el número de espacios movidos. En otras iteraciones del juego, los caparazones se reemplazan por piezas en forma de colmena, como las que se muestran a continuación.

El nombre del juego se deriva de la palabra hindi. paccīs, lo que significa veinticinco: la puntuación más grande posible con un lanzamiento, donde ninguna de las piezas aterriza boca abajo, por lo que el juego también se conoce como Veinticinco.

Los principios de pachisi se tomaron para crear Ludo, una versión simplificada del mismo juego, en Inglaterra en 1896. Obtenga más información aquí.

10. Mehen

Nombrado en honor al dios serpiente egipcio, Mehen se jugó alrededor del 3000 a. C. hasta el 2300 a. C.

El tablero de juego tiene la forma de una serpiente enroscada, cuyo cuerpo está dividido en segmentos rectangulares, y equipos de hasta seis jugadores corren desde la cola hasta la cabeza y viceversa, con piezas de juego adicionales en forma de león.

Se desconocen las reglas y el sistema de puntuación de Mehen, pero un equivalente moderno podría ser Hyena, un juego del norte de África en el que los jugadores compiten con una pieza madre a lo largo de una pista en espiral desde el exterior (la aldea), hasta el centro (el pozo) y viceversa. . El primero en terminar gana y libera una hiena, que también viaja a lo largo de la espiral, comiéndose a otros jugadores & # 8217 piezas a medida que avanza.

Esperamos que haya disfrutado de nuestro resumen de algunos juegos de mesa históricos; háganos saber si han curado su aburrimiento y si está disfrutando jugando a alguno, enviándonos un tweet a @britishmuseum.

Encuentre más juegos geniales y rompecabezas desconcertantes para desafiar su mente en nuestra tienda en línea aquí.


Hacia una historia cultural de los juegos de mesa indios: backgammon, chaupar y chaturanga

Mohit Srivastava es investigador en el Departamento de Sociología de la Escuela de Economía de Delhi, Universidad de Delhi. Sus intereses de investigación incluyen estética y política, nuevas culturas de medios y estudios de performance. También ha estudiado Música Clásica Hindustani en Gandharva Sangeet Mahavidyalaya, Pune.

Una de las maravillas inesperadas del complejo Fatehpur Sikri construido por Akbar en el siglo XVI es el Patio Pachisi. (Figura 1) A medida que los grabados en el piso de ladrillo se desvanecen, esta gran área al aire libre, eclipsada por un fuerte en un lado y un espléndido jardín verde en el otro, escapa a la atención del turista desprevenido.

Fig. 1. El patio Pachisi ubicado dentro del Complejo Fatehpur Sikri en Agra. Pachisi, también conocido como chaupar, fue aceptado como un juego imperial en la corte de Akbar (Cortesía: Wikimedia Commons)

Abu’l Fazl, historiador de la corte de Akbar, nos dice que durante los festivales esta área se usaría como un tablero gigante al aire libre para jugar pachisi. Otra leyenda dice que las cortesanas vestidas de diferentes colores actuaron como piezas del juego, saltando de caja en caja mientras su gobernante lanzaba los dados que estaban en el centro.

Independientemente de qué narrativa sea verdadera, es innegable que el juego de pachisi (a menudo llamado chaupar, su afín cercano) tuvo un lugar importante en la vida de la corte imperial. Abu’l Fazl nos informa diligentemente cómo se desarrollarían los partidos de pachisi durante días, y el emperador a menudo imponía un castigo a cualquiera que mostrara el más mínimo tedio o inquietud con el juego. [1]

Juegos de mesa como pachisi, chaturanga, backgammon y gyan chaupar fueron importantes para varias culturas cortesanas en toda la India. De hecho, los juegos de mesa indios también tenían una gran demanda en otras cortes imperiales del mundo. El incidente de los embajadores indios que presentaron chaturanga a Khusrow I, rey de Persia, se menciona en varios manuscritos persas. (Figura 2)

Fig. 2. Embajadores indios que presentan chaturanga a Khusrow I, como se muestra en el "Tratado de Ajedrez", manuscrito persa del siglo XIV. (Cortesía: Wikimedia Commons)

Pero los juegos de mesa también han sido una parte vital de la vida fuera de la cancha. Muchas tradiciones de juegos trascendieron los límites de la cancha y entraron en la vida de la gente común. A lo largo de la historia del subcontinente, aparecen no solo en las pinturas de la corte, sino también en las esculturas de los templos, las epopeyas y las tradiciones literarias. De hecho, puede que no sea incorrecto decir que comprender o desarrollar una historia de los juegos de mesa es similar a comprender varios niveles de la sociedad india de una sola vez.

Una breve historia: los juegos de mesa y sus movimientos
Algunas de las primeras evidencias de juegos de mesa provienen de la civilización del valle del Indo en forma de hallazgos arqueológicos. La naturaleza exacta del juego y sus reglas son difíciles de determinar. Algunos eruditos, como Irving Finkel, tienen que estudiar la naturaleza y las reglas de tales juegos observando juegos de mesa contemporáneos de Sumeria (como el famoso juego de Ur) de los que se sabe bastante. [2] También es claramente evidente que los juegos de azar eran una actividad generalizada en el período védico. Varios himnos en el Rig Veda dan fe de esto, siendo el más popular entre ellos el "Lamento del jugador". [3]

El estudio de este período nos da algunas ideas sobre los materiales utilizados en los juegos, incluso si no nos dicen mucho sobre las reglas de los juegos jugados en ese momento. Parece que durante este período, el uso de dados rectangulares largos, además de los populares dados cúbicos, fue generalizado. Las conchas de cauri entraron en escena mucho más tarde y se convirtieron en una opción popular, especialmente entre la gente común. Las fuentes y evidencias en el estudio de los juegos de mesa se vuelven más accesibles a medida que nos acercamos a la mitad del primer milenio, el período de desarrollo de los juegos como el chaupar y el backgammon.

Chaquete
El backgammon parece haber surgido alrededor del período temprano de Gupta. Micaela Soar examinó exhaustivamente las evidencias arqueológicas existentes para concluir que la forma india temprana de backgammon surgió alrededor del año 400 d.C. de la región de Punjab y se convirtió en el característico juego de mesa de backgammon de 2 x 12 filas. [4] Este antiguo juego de mesa fue popular en todo el subcontinente indio antes de que desapareciera por completo de la mayoría de las fuentes textuales y bíblicas a fines del primer milenio. En el apogeo de su popularidad, encontró representación en el arte y la cultura de la época, famoso como el juego de Shiva y Parvati en varios templos de las cuevas de Ellora. (Fig. 3) Curiosamente, el backgammon se mudó fuera de la India, hacia Persia, al final del primer milenio antes de ser devuelto como un juego persa en el Deccan en el período medieval por Mughals y varios sultanatos. [5]

Fig. 3. Shiva y Parvati juegan backgammon en el panel superior, mientras que las ganas en el panel inferior pelean por el toro (posiblemente porque Parvati ganó y Shiva apostó su toro en la apuesta) (Cortesía: Digital South Asian Library, American Institute de Estudios Indios, Gurgaon)

Chaupar
Chaupar (o pachisi) tiene una línea de tiempo aún más interesante. Alcanzó su punto más alto durante el período mogol (como lo atestigua el tablero de juego gigante al aire libre construido por Akbar). También es el juego que la mayoría de las tradiciones atribuyen a la caída de Yudishthira en el Mahabharata.

Varias formas de chaupar han florecido en la India. La versión más moderna de este juego es el ludo, que fue reintroducido en la India por los británicos alrededor de 1950. Muchas versiones comerciales del chaupar indio fueron extremadamente populares en los Estados Unidos en el siglo XX. (Figura 4)

Fig. 4. El juego Pachisi se adaptó a una versión popular de EE. UU. Como "¡Lo siento!" (Cortesía: Wikimedia Commons)

Gyan chaupar
El juego de carreras gyan chaupar también tiene una historia similar. Probablemente fue inventado por los monjes jainistas como un juego didáctico en la primera parte del segundo milenio y posteriormente adoptado por las tradiciones hindúes y sufíes a lo largo de los siglos de asimilación durante el período Bhakti. Sin embargo, se reintrodujo en la India como el juego británico de serpientes y escaleras a partir del siglo XX.

Chaturanga
Chaturanga fue uno de los juegos aristocráticos más populares de la antigua India. Desarrollado alrededor del siglo VI d.C., comenzó como un juego didáctico para enseñar a los jóvenes príncipes sobre los cuatro angas (partes) del ejército real: la infantería, los elefantes, el carro y la caballería. El juego fue inventado en India antes de ser presentado a los asiáticos occidentales, quienes lo llevaron a Europa de donde surgió el ajedrez, su versión más moderna.

La palabra chaturanga apareció por primera vez en el Mahabharata y el Ramayana. Este juego inmensamente popular ha sufrido varios cambios desde chaturanga a shatranj y finalmente al ajedrez (Fig. 5).

Fig. 5. Un juego de ajedrez, posiblemente de la región de Delhi-Punjab que data del siglo XIX. Las piezas están hechas de marfil (Cortesía: Norton Simon Museum, Pasadena)

La mayoría de los tableros de juego existentes que se han recuperado provienen del siglo XVII en adelante. Por lo tanto, las historias de juegos que siguieron siendo populares hasta entonces son más fáciles de construir que otras. En este sentido, los esfuerzos del Maharaja Krishnaraja Wodeyar III de Mysore (1794-1868) han sido ejemplares. Un hombre de gran refinamiento cultural y un entusiasta de los juegos de mesa, hizo todo lo posible para ayudar a documentar y recopilar varias tradiciones de juegos de mesa populares de la India, lo que resultó en largas enciclopedias sobre el tema. Para cualquier entusiasta de los juegos antiguos en el sur de Asia, su colección es un tesoro que aún no se ha entendido ni escrito. Los eruditos han comenzado recientemente a revisar sus colecciones y han descubierto varios aspectos nuevos de los juegos del sur de la India. [6]

Veamos ahora los diversos contextos culturales en los que surgen estos juegos y los roles que desempeñan en su respectiva economía de significados y símbolos. Primero, investigamos la noción de lo divino que ocurre en varios juegos de mesa y sus formas representativas concomitantes.

El juego divino
La cuestión de lo divino siempre ha precedido a la cuestión del juego y el placer en la antigua India. Numerosos hilos de la filosofía hindú modelan el mundo como una forma infinita de maya o ilusión, destacando la naturaleza perpetua del juego divino o lila. Como tal, la comprensión de lo divino a través de sus representaciones en las tradiciones de los antiguos juegos de mesa de la India se vuelve crucial.

Shiva y Parvati
Uno de los motivos más perdurables en todo el arte indio ha sido Shiva y Parvati jugando a los dados. Uno de esos relieves de Maihar, Madhya Pradesh, representa a Shiva y Parvati jugando. (Fig. 6) Se puede ver que Parvati sostiene un dado en la mano y está a punto de jugar. Este es un tema importante, particularmente en los templos rupestres del oeste de Maharashtra, donde tales "escenas aparecen en una posición prominente en relación con el santuario central". [7] Hubo cierta confusión en torno al tipo de juego de mesa que se muestra jugando, pero recientemente se ha identificado como backgammon. [8]

Fig. 6. Alivio de Shiva y Parvati jugando un juego de dados de Madhya Pradesh del siglo X, Museo Rani Durgavati, Jabalpur (Cortesía: Biblioteca Digital del Sur de Asia, Instituto Americano de Estudios Indios, Gurgaon)

The Puranic tradition insists that the entire world is created as a result of this divine play between Shiva and Parvati, representing Purusha and Prakriti, with each move of the players mirroring different states of the world, potential or realised. The popular Kashikhanda episode of the Skanda Purana attests thus [9] :

O God of Gods, your game is the whole universe
The houses on the gaming board, O Lord, are the twelve months,
The dark and light pieces are the days of the moon,
Of which there are twice fifteen in month, the two dice are two paths of the sun
The two outcomes, victory and defeat, are called Creation and Dissolution.
When Devi wins there is Emanation,
When Dhurjati (Shiva) wins there is Reabsorption.

The game described in some detail in the passage above is the ancient game of backgammon. (Fig. 7) The obsessive play of Shiva and Parvati often results in Shiva putting at stake (and subsequently losing) everything and causing a lot of divine commotion (such as the birth of the demon Andhaka). In some traditions (particularly, eastern Indian sculptures), Shiva is shown as always losing to Parvati. This recurrent loss of Shiva to Parvati has led some scholars to wonder, ‘Why does Shiva play? Why does this god keep slipping into the game of dice, knowing, as he seems to, that he will almost certainly lose, and that other destructive consequences will flow from this defeat?’ [10]

Fig. 7. Traditionally, Shiva loses but there are a few rare reliefs where Shiva wins by cheating. On such occasions, Parvati lifts her hand and expresses vismaya or amazement. Vismaya is an important part of Shiva–Parvati games (Courtesy: Digital South Asian Library, American Institute of Indian Studies, Gurgaon)

This question leads Shulman and Handelman, through their reading of Indian sculptures in cave temples and various religious texts, to conclude that fundamental notions of ‘asceticism, so frequently associated with Shiva, with Yoga, and with Hindu religion as a whole, are in fact foreign to its inherent logic.’ They alternatively suggest the primacy of ‘play of Shiva’ as being the cornerstone of the Hindu view of the world. Here, games understood as ‘forms of excesses, spilling over, self-extrusion’ transform the entire Hindu faith. [11]

Such theories illustrate what reading innocuous-seeming board games can do for us. Reading board games culturally can illuminate lost traditions, highlight alternative ways of understanding religion and, above all, provide us a route to a complex cultural past.

Gyan Chaupar and Shortcuts to Heaven
Board games were not simply meant as a pleasurable pastime, they were also intended for didactic purposes. The game of snakes and ladders, one of the most popular board games promoted by the British around the world, was originally conceived as an edifying game. The game is imbued with moral exhortation and imagery. Players are asked to play along the board and as they stumble upon virtues—‘faith’, ‘kindness’ or ‘forgiveness’—they leap ahead, climbing ladders if they land on vices— ‘cruelty’, ‘avarice’ or ‘pride’—they are bitten by snakes which makes them fall down the numbers. This seemed to be the modular form of the snakes and ladders popular throughout the twentieth century, which was later made plain and simple, devoid of all the moralising (such as the versions we are more familiar with).

The game of snakes and ladders is the British version of the old Indian game, gyan chaupar. The Indian game has variety of versions spread across various parts of India and Nepal. A typical gyan chaupar game would consist of labelled boxes, which would indicate the states of being a player inhabits the role of snakes is to punish players for vices, and the role of the ladders is to reward virtues.

The common thread unifying these board games was the moral injunction they sought to inculcate. Gyan chaupar also reveals the most elaborate and consistent doctrinal systems of karmic classification, part of Vaishnava or Jain philosophy. The movement of the players across the board game mirrors their movement from lower ways of being to progressively higher states, specific ascents of soul as also the relative seriousness of vices one can commit as indicated by the length of the snakes and the descent they cause a player.

In a similar vein, a lot of Bhakti literature also uses the metaphor of board games to highlight its central problems and solutions to them. For one such instance, sample this Kabir hymn [12] :

The Chaupar is spread out at the crossroads
In the midst of the up and down bazaar:
With Satguru as your partner,
You will never lose the game!

In the above hymn, we can see how the imagery of the game of chaupur is being used to refer to the confusing world (crossroads is an allusion to the four sides of chaupar game board). And the way out of this confusing world is the divine guru. Many such verses exist throughout the canonical texts that ostensibly use the metaphor repeatedly—of the world as a board game and players as humans thrust into this game. All these literary allusions depict the everydayness of board games in Indian life and the role they must have commanded in the cultural memory of communities.

The Games and Their Excess
The previous section highlighted the creative potential of ancient board games, their ability to transform human lives and values. We analysed the cultural context whereby the game of dice by Shiva gave life to Hinduism in one such reading of the game, and also how gyan chaupar helped in the instruction of various precepts of Vaishnava and Jain karmic philosophy. This section will move away from looking at the creative and the inspiring in traditional board games to analysing their destructive and catastrophic potential. We investigate this by looking at the cultural moments when these games become excessive or obsessive for their players. What do our epics, histories, narratives say happens when these games are played in their excess?

This question is important because the cultural record of traditional board games is just as much a history of celebration and carnival as it is a history of proscription and injunctions prohibiting it. For instance, the third-century Kamasutra of Vastsyayana lists skill at dice and other related games among the 64 polite arts of a human being, while Jain and Buddhist texts and the Manusmriti completely dismiss board games as frivolities and prohibit them.

The most obvious reminder of the ill effects of such games in the cultural memory of the subcontinent comes from the Mahabharata, where the young prince Yudhishthira loses it all because of his indulgent desire to keep on playing despite repeated warnings by his well-wishers. The exact game played between the two warring factions—Kauravas and Pandavas—is generally depicted to be chaupar but sometimes it is backgammon as well. The game is usually depicted as chaupar in Rajput paintings. However, in some renditions such as in versions of the Nepalese Mahabharata, the game depicted is backgammon.

In the Mahabharata, the board game sets in motion an epoch-making chain of events thus, the board game and what it highlights about human nature is so central to the narrative of the epic. Along with Yudishthira, Nala, a minor character in the Mahabharata, also loses his wife in the course of a board game. This motif of characters being lost in game is continued to literature and art of our times. Another memorable rendering along the same theme is the famous Prem Chand novel Shatranj Ke Khiladi which, Topsfield writes, ‘satirises the escapist ethos of 19th century Lucknow, and its obliviousness to the greater political game being played out by the British in their moves to annex the kingdom.’ He adds, ‘It was time of Wajid Ali Shah. Lucknow was plunged in pleasures. The young and the old, the poor and the rich were all pleasure-bent. There was among people a passion for chess-board and playing cards.’ [13] In more recent times, M.F. Hussain adopted the theme in his famous painting of the same name. Here, the game of chess becomes a symbol of general decay and decline of the Indian society.

In conclusion, through their various movements across dispersed contexts, board games have come to play an important role in illustrating a historical narrative of our past. We have seen how they help us understand religion, philosophy, and the myriad movements of powers across Asia and Europe. These factors necessitate a project to construct a cultural history of board games. Hopefully, in times to come, art historians will pay more attention to these artefacts of ancient India.

Notas
[1] Blochmann, The Ain-i Akbari of Abu'l Fazl Allami.


Lost Games of the Americas

Numerous games are known from the Aztec Empire and other past civilizations of Central America. Among them, patolli required some pebbles, a mat painted with squares in an X or cross, as well as several large beans, marked on one face by a dot or hole. Players tossed the beans how they landed determined the throw’s score — the number of squares players could move their pebbles along the mat. Competitors and onlookers bet on the outcomes, often invoking Macuilxochitl, god of games, for luck. On feast days, people convened from far-flung territories and gambled with valuable exotic goods.

Despite its widespread popularity, little physical evidence remains of patolli. In the 16th century, Spanish conquistadors banned the game, destroyed mats and burned the beans as part of their efforts to destroy indigenous cultures. What contemporary scholars do know about patolli comes from passages in colonial-era manuscripts describing its play.

The situation is reversed for a much older pebble racing game: Researchers discovered traces of the game, but no written or pictorial records of the rules. In a 2013 Latin American Antiquity paper , archaeologist Barbara Voorhies described possible game boards from a roughly 5,000-year-old site in southern Mexico, near Chiapas.

Within a mangrove swamp, the island site appears to have been an intermittent fishing camp where ancient people caught and prepared aquatic resources. In addition to thousands of piled-up clamshells, excavations uncovered two potential boards. The better-preserved comprises 24 finger-sized holes, fairly evenly spaced in an oval, imprinted in the claylike floor. In the oval’s center was an impression where a rock probably sat. Although the rules are unknown, Voorhies points to similar-looking games played in later monumental cities like Teotihuacan and Copan, as well as by Native American groups described in ethnographic accounts in the early in the 19th and early 20th centuries. In these games, players raced pieces along the hole course based on dice rolls.

It seems that 5,000 years ago, the fishers at this camp played games as they waited for their clams to dry. Not so different from you whipping out your phone to play Candy Crush as you wait in the coffee line.


Ludus Latrunculorum

A Ludus Latrunculorum board found in Roman Britain (English Heritage / The Trustees of the Corbridge Excavation Fund)

The toast of the Roman Empire, Ludus Latrunculorum o Latrunculi was a two-player strategy game designed to test participants’ military prowess. Played on grids of varying sizes—the largest known example measures 17-by-18 squares—the so-called “Game of Mercenaries” was likely a variant of the ancient Greek game Petteia. (Aristotle sheds some light on Petteia’s rules, likening a “man without a city-state” to an “isolated piece in Petteia” left vulnerable to capture by an opponent.)

The first documented mention of Ludus Latrunculorum dates to the first century B.C., when Roman writer Varro described its colored glass or precious stone playing pieces. Two hundred or so years later, the anonymously authored Laus Pisonis painted a vivid picture of gameplay, explaining, “[T]he enemy ranks are split, and you victoriously emerge with ranks unbroken, or with the loss of one or two men, and both your hands rattle with the horde of captives.” The poets Ovid and Martial also referenced the game in their works.

Despite its recurrence in both written and archaeological evidence, Ludus Latrunculorum’s exact rules remain unclear. Various scholars have proposed potential reconstructions of the game over the past 130 years, according to Ancient Games. Perhaps the most comprehensive of these is Ulrich Schädler’s 1994 essay, translated into English in 2001, which suggests players moved pieces forward, backward and sideways in hopes of surrounding an isolated enemy piece with two of their own. Captured tokens were then removed from the board, leaving victorious players’ hands “rattl[ing] with the crowd of pieces,” as Laus Pisonis put it.


Royal Game of Ur – Game of 20 Squares

The Royal Game of Ur is a Sumerian version of the ancient Middle Eastern game generically called The Game of Twenty Squares, in Royal Tombs of Ur in Iraq by Sir Leonard Woolley in the 1926-1927, and is dated to roughly to 2500 BCE. One of the copies from Ur is kept in the British Museum.

Royal Game of Ur – British Museum – 1928,1009.379.a

The original rules of the Royal Game of Ur are unknown, but have been reconstructed by a few different historians based on a cuneiform tablet found in 1880 in Iraq, which is now located in the British Museum (Rm-III.6.b – 33333B). The tablet was written in 177-176 BCE by a Babylonian Scribe Itti-Marduk-balatu.

Cuneiform Tablet with rules for The Game of Twenty Squares – British Museum Rm-III.6.b – 33333B. Front and Back Sides.

The problem with most rules proposed by historians, such as RC Bell and Irving Finkel is that the game is boring and not challenging. Considering that different versions of this game were found in many Mediterranean and Middle Eastern countries with over 100 examples found archaeologically, we can assume that the game was popular and lots of fun. Historians who reconstructed rules of play lumped the Royal Game of Ur together with Egyptian Aseb, Jiroft Game of 20 Squares, and Shahr-i Sokhta Game of 20 Squares, which used the same board, but did not have any of the square markings, and since the boards are all similar looking and contain 20 squares. However, The Royal Game of Ur board is so much more elaborately designed than Aseb, Jiroft, and Shahr-i Sokhta that it would make more sense that this game is a similar type of game, but the rules are different.

Game of 20 Squares. Shahr-i Sokhta, found in the grave IUP 731. Tehran, the National Museum of Iran.

I have presented here the most interesting and challenging set of rules which is specific to the Royal Game of Ur and require square markings on each square, as opposed to just blank squares. These rules were developed by a Russian game re-constructor Dmitriy Skiryuk (Дмитрий Скирюк) and originally published on his blog in Russian.

Dmitriy Skiryuk’s Rules:

  1. Number of players is 2.
  2. The game includes the board, 7 white pieces with dots on one side and the other side blank, 7 black pieces with dots on one side and the other side blank, and 3 tetrahedral dice with two of the peaks of the pyramid marked in a different color than the other two peaks.
  3. All three dice are thrown at the same time. The score is determined as follows:
    1. If one dice has the colored corner up and the other two dice have it down then the score is 1.
    2. If two dice have the colored corner up and the third dice has it down then the score is 2.
    3. If all three dice have the colored corner up then the score is 3.
    4. If none of the three dice have the colored corner up then the score is 4, which is the maximum obtainable score.
    1. If the cell is a safe cell or a cell with eyes (see details further below) then both pieces can reside on it.
    2. If the cell is any other type of cell and the opponent’s piece cannot be knocked off then the piece cannot be moved to that cell.

    An Ancient Board Game - Irving Finkel - History

    The Getty Villa
    Fecha: Sunday, April 2, 2017
    Tiempo: 2:00 pm.
    Localización: Auditorium

    This extraordinary board game, played for a good three thousand years over half the ancient world with unceasing enjoyment, has bewitched Irving Finkel of the British Museum since boyhood. Tutankhamun of Egypt played it, as did Assyrian king Assurbanipal. Due to Finkel's extensive research of an ancient cuneiform tablet containing original rules, we can see why the game endured. In this illustrated talk, he describes some of the remarkable discoveries and heart-thumping adventures of a lifetime's fascination. Halfway through a magnum opus on the subject, he offers fascinating insight into board game history and the lives of the Assyrians. Be prepared to sit on no more than the edge of your seats.

    Learn to play Ur!
    Join Dr. Finkel either before or after the talk for a friendly tournament featuring the ancient game of Ur. Learn how Ur was played, compete against your friends and family, and make your own version of a game.
    1:00-2:00 p.m. and 3:00-4:00 p.m.
    Villa Education Studio/Court
    This is a free, drop-in program.

    About Irving Finkel
    Philologist and Assyriologist Irving Finkel is assistant curator of the department of the Middle East at the British Museum in London, and has been a cuneiform tablet curator there since 1979. He holds his degrees from the University of Birmingham, England, and is especially interested in ancient magic and medicine, all aspects of ancient cuneiform literature, and the history of the world's board games. His recent publications include The Ark before Noah: Decoding the Story of the Flood (2014).

    Planning your visit
    The Getty Villa and its galleries are open to the general public from 10:00 a.m. until 5:00 p.m. With your program ticket, you may arrive up to one hour prior to the start time of the program. For earlier arrival, a separate general admission ticket is recommended. The auditorium opens at 1:30 p.m. and seating is on a first-come, first-served basis. The Café is open for lunch service from 11:00 a.m. until 4:00 p.m., and the Getty Store is open until 5:00 p.m.

    How to Get Here
    The Getty Villa is located at 17985 Pacific Coast Highway in Malibu, California, approximately 25 miles west of downtown Los Angeles. See Hours, Directions, Parking for directions and parking information.


    Contribution of Irving Finkel to Board Games

    * Note by Raghu Dharmendra: Beard and twinkling eyes, very much reminds one of Professor Albus Dumbledore.

    4 comentarios:

    Muy interesante. Had never heard of this man . His obsessive hunt for a forgotten board game is amazing .

    Yes, he seems as quixotic and magical as Dumbledore !

    thank you so much for sharing this, Very interesting story and I am very greatful to hear about his little quest to find the surviving mutation of Ur. I too find the mutation and spread of games to be fascinating.

    thank you so much for sharing this, Very interesting story and I am very greatful to hear about his little quest to find the surviving mutation of Ur. I too find the mutation and spread of games to be fascinating. http://www.gameschotabheem.com

    What a fascinating man Finkel is! I would love to meet him.
    I was looking for his translation of the cuneiform tablet that describes the Game of Ur, but so far without success. We enjoy playing the game sold by the British Museum.
    from Oriole


    Ver el vídeo: virus! juego de mesa tutorial resubido (Octubre 2021).