Noticias

¿Cómo provocó el colapso del Imperio español el oro del nuevo mundo?

¿Cómo provocó el colapso del Imperio español el oro del nuevo mundo?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Hay algunos argumentos de que España sobreexplotó los depósitos de metales preciosos del nuevo mundo, lo que provocó una inflación a gran escala. Esto, junto con la expulsión de los prestamistas judíos, provocó el colapso de su economía. Estoy confundido en cuanto a cómo sucedió esto, ¿o las razones por las que el imperio español colapsó no estuvieron relacionadas con la riqueza que obtuvieron?

Estoy principalmente confundido en cuanto a cómo España, con acceso a la riqueza de todo un continente, no logró simplemente dominar la totalidad de Europa y ni siquiera pudo lidiar con los piratas de Berbería que asaltaban sus costas.


Nial Ferguson en El ascenso del dinero cita a España como el caso canónico de un estado que simplemente no entiende la economía.

Felipe II de España incumplió el pago de la deuda cuatro veces, en 1557, 1560, 1575 y 1596, convirtiéndose en la primera nación en la historia en declarar un incumplimiento soberano debido al aumento de los costos militares y la disminución del valor del oro, ya que se había vuelto cada vez más dependiente de los ingresos. que fluye desde su imperio mercantil en las Américas.

Permítanme enfatizar "el valor decreciente del oro": el oro tiene muy poco valor intrínseco. Cuando se usa oro como medio de intercambio, el valor lo establece el mercado y agregar más oro solo generará inflación. La inflación fomenta los préstamos y los desalienta; la tensión entre esos dos obstaculiza la capacidad de la economía para invertir, o incluso para gastar el dinero de manera inteligente. (Carezco de los antecedentes de la historia española para establecer la relación entre los efectos de la inflación y la expulsión de los judíos, pero me parece que puede haber una historia interesante allí.) (Probablemente también haya un artículo interesante sobre errores macroeconómicos de una economía mercantil, pero no tengo ni la habilidad, ni el tiempo, ni el espacio para escribir ese artículo).

Agregar dinero a una economía no le permite al país gastar el dinero de manera inteligente. Para derrotar a los piratas de Berbería, España habría tenido que construir una flota superior. La construcción de flotas es una inversión a largo plazo; incluso si puede producir los barcos rápidamente, necesita producir marineros, almirantes y tácticas profesionales, y debe asegurarse de que la flota esté respaldada por una logística sólida. Ese tipo de inversión es difícil de realizar en tiempos de alta inflación. En un entorno en el que el trono incumple regularmente, sugeriría que es imprudente participar en una inversión a tan largo plazo.

Creo que también sería interesante examinar la entrada real de especies en comparación con la entrada esperada de especies. Creo que el Trono de España y la economía española probablemente razonaron como tú que tenían acceso a la "riqueza de un continente". En realidad, tuvieron una entrada de capital grande, pero limitada. Para hacer uso de la riqueza del continente, tendrían que pedir prestado contra futuras entradas, y otorgar préstamos al trono español no era una buena idea. Además, no estoy seguro de que hayan tenido en cuenta el costo creciente de obtener y defender esa entrada de capital.

Pregunta compleja, y estoy seguro de que hay muchas respuestas del tamaño de un libro.


John Maynard Keynes respondió indirectamente a esta pregunta en su ensayo de 1930 "Posibilidades económicas para nuestros nietos", http://www.econ.yale.edu/smith/econ116a/keynes1.pdf, en el que trazó directamente el desarrollo de la cuenta de capital británica a la captura del Tesoro Español por Sir Francis Drake. Básicamente, la reina Isabel I pudo saldar la deuda nacional (restante) e invertir 40.000 libras esterlinas. Dada la "típica" quinta parte de la participación real, la cantidad total fue de más de 200.000 libras para los inversores británicos en la "empresa" de Drake, con pérdidas aún mayores para los españoles.

Básicamente, los envíos de oro hicieron que España se sintiera más rica de lo que realmente era. O dicho de otra manera, habían presupuestado X y eran X 200.000 libras más pobres después de las depredaciones de Drake. Gastar en exceso (o perder) una gran parte del presupuesto es una vía segura al declive económico.


Si el oro era el verdadero problema de España el imperio español no tardará en llegar al XVI. siglo. El verdadero problema de fueron de 1780-1876.

1º Cuando los borbones franceses llegaron a España impulsó la industria textil y modernizó el ejército y la marina al mismo nivel que el país europeo. Mientras que la industria minera y agrícola todavía estaba desactualizada. Desde 1714-1780 mantuvo su imperio e incluso recuperó Italia de manos austríacas y desafió el poder inglés. Sin embargo, fue solo una sombra y en 1780 comenzó la crisis política y económica. Ni Agricultura ni Minería se actualizó y la producción era demasiado pequeña para esos años y además, existía la mentalidad de los políticos de avanzar hacia la monarquía liberal y parlamentaria.

2º 1792-1814: La guerra contra Napoleón terminó con un 2-4% de la población muerta, las fábricas textiles destruidas, la armada casi completamente destruida y comenzó la crisis política entre liberales y absolutistas. 1814-1876: Las guerras civiles y la inestabilidad política provocan un gran caos y América Latina se aprovecha del poder vacío. Eso marcó la pérdida de la mayor parte de las colonias americanas. Entre 1876-1929 se produjo la rápida recuperación, lo hizo la 1ª revolución industrial y el inicio de la Segunda (acorazados, ametralladoras, destructores, submarinos, radio, farmacéutica, automotriz, aeronáutica etc…). Sin embargo, las nuevas innovaciones no llegan al ejército hasta la primera década del siglo XX. España no pudo mantener las colonias americanas sino las colonias africanas justo a tiempo.


Desde un punto de vista monetario, el oro siempre es deflacionario. La plata es inflacionaria. Contrario a la idea del oro español. España nunca recibió una cantidad excedente de oro. No fue hasta mediados del siglo XVI que España descubrió grandes depósitos de plata en Perú, México y Bolivia. Estos depósitos alimentaron en gran medida una ola comercial en China. El escudo o las monedas de oro rara vez se acuñaban porque el oro no era el mayor depósito encontrado, sino la plata. Se acuñaron monedas de plata para abaratar el precio de la moneda. Por lo tanto, aumentan los precios del oro. El oro siempre será un bien más raro que la plata y eso es un hecho. A su vez, España se mostró decepcionada por la cantidad de oro recuperado. Sin embargo, todas las monedas de plata españolas alimentaron el comercio con oriente. La plata por seda era el comercio. La inflación se debió al excedente de plata, no de oro.


De nada sirve tener un ejército avanzado si no puedes mantenerlo a tiempo. También era caro, era un ejército profesional, lo que obligaba a tener una economía sana. El hecho de no tenerlo trajo a España varias grietas económicas en la segunda mitad del XVI. siglo. Un ejército profesional con artillería desde el XIV. siglo y arma de fuego desde XV. siglo. Esos avances no se vieron en otros países europeos hasta el siglo XVII. siglo.


Tratado de Tordesillas

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Tratado de Tordesillas, (7 de junio de 1494), acuerdo entre España y Portugal destinado a resolver conflictos sobre tierras recién descubiertas o exploradas por Cristóbal Colón y otros viajeros de finales del siglo XV.

¿Qué hizo el Tratado de Tordesillas?

En teoría, el Tratado de Tordesillas dividió el Nuevo Mundo en esferas de influencia española y portuguesa. El tratado enmendó las bulas papales emitidas por el Papa Alejandro VI en 1493. Estas declaraciones habían otorgado a España un derecho exclusivo a la totalidad de América del Norte y del Sur. Alejandro deseaba adaptarse a las aspiraciones coloniales de los Reyes Católicos de su tierra natal. Portugal se opuso y el Tratado de Tordesillas desplazó la línea de demarcación más de 800 millas hacia el oeste.

¿Cómo respondieron las demás potencias europeas a los términos del Tratado de Tordesillas?

Después de que España y Portugal aceptaran el Tratado de Tordesillas en 1494, los demás países de Europa no obedecieron sus términos. En cambio, siguieron sus propias agendas con respecto a la colonización de las Américas.

¿Cuánto duró el Tratado de Tordesillas?

Cuando se firmó en 1494, el Tratado de Tordesillas debía “seguir vigente y permanecer firme, estable y válido por los siglos de los siglos”. Pero la exitosa circunnavegación del globo en 1522 cambió fundamentalmente el cálculo geográfico. El navegante portugués Fernando de Magallanes había zarpado bajo una bandera española en un intento de reforzar los reclamos españoles sobre las Islas de las Especias, a pesar de la presencia portuguesa existente allí. Las dos potencias ibéricas se dividirían el mundo por segunda vez en 35 años con el Tratado de Zaragoza (1529), que proclamó el dominio portugués sobre Asia y el Océano Índico y cedió el Pacífico a España.

En 1493, después de que les llegaran los informes de los descubrimientos de Colón, los gobernantes españoles Fernando e Isabel consiguieron el apoyo papal para sus reclamos del Nuevo Mundo con el fin de inhibir a los portugueses y otros posibles pretendientes rivales. Para acomodarlos, el papa español Alejandro VI emitió bulas estableciendo una línea de demarcación de polo a polo a 100 leguas (aproximadamente 320 millas) al oeste de las islas de Cabo Verde. ver Cabo Verde. A España se le otorgaron derechos exclusivos sobre todas las tierras recién descubiertas y no descubiertas en la región al oeste de la línea. Las expediciones portuguesas debían mantenerse al este de la línea. Ninguna potencia ocuparía ningún territorio que ya estuviera en manos de un gobernante cristiano.

Ninguna otra potencia europea frente al Océano Atlántico aceptó jamás esta disposición papal o el posterior acuerdo que de ella se deriva. El rey Juan II de Portugal estaba descontento porque los derechos de Portugal en el Nuevo Mundo no estaban suficientemente afirmados, y los portugueses ni siquiera tendrían suficiente espacio en el mar para sus viajes por África. Reunidos en Tordesillas, en el noroeste de España, los embajadores de España y Portugal reafirmaron la división papal, pero la línea en sí se trasladó a 370 leguas (1.185 millas) al oeste de las islas de Cabo Verde, oa unos 46 ° 30 ′ de longitud oeste de Greenwich. El Papa Julio II finalmente sancionó el cambio en 1506. El nuevo límite permitió a Portugal reclamar la costa de Brasil después de su descubrimiento por Pedro Álvares Cabral en 1500. La exploración y el asentamiento brasileños muy al oeste de la línea de demarcación en los siglos posteriores establecieron un firme base de los reclamos de Brasil sobre vastas áreas del interior de América del Sur.

Los editores de Encyclopaedia Britannica Este artículo fue revisado y actualizado más recientemente por Amy McKenna, editora principal.


COMERCIO EN EL NUEVO MUNDO

La filosofía económica del mercantilismo dio forma a las percepciones europeas de la riqueza desde el siglo XVI hasta finales del siglo XVIII. El mercantilismo sostenía que sólo existía en el mundo una cantidad limitada de riqueza, medida en lingotes de oro y plata. Para ganar poder, las naciones tenían que acumular riqueza extrayendo estas preciosas materias primas de sus posesiones coloniales. Durante la era de la exploración europea, las naciones emplearon la conquista, la colonización y el comercio como formas de aumentar su parte de la generosidad del Nuevo Mundo. Los mercantilistas no creían en el libre comercio, argumentando en cambio que la nación debería controlar el comercio para crear riqueza. Desde este punto de vista, las colonias existían para fortalecer a la nación colonizadora. Los mercantilistas argumentaron en contra de permitir que sus naciones comerciaran libremente con otras naciones.

Las ideas mercantilistas de España guiaron su política económica. Cada año, esclavos o trabajadores nativos cargaban cargamentos de oro y plata a bordo de las flotas del tesoro españolas que zarpaban de Cuba hacia España. Estos barcos crujían bajo el peso de los lingotes, porque los españoles habían encontrado enormes alijos de plata y oro en el Nuevo Mundo. En Sudamérica, por ejemplo, los españoles descubrieron ricas vetas de mineral de plata en la montaña llamada Potosí y fundaron allí un asentamiento del mismo nombre. A lo largo del siglo XVI, Potosí fue una ciudad en auge que atrajo a colonos de muchas naciones, así como a nativos de muchas culturas diferentes.

El mercantilismo colonial, que era básicamente un conjunto de políticas proteccionistas diseñadas para beneficiar a la nación, dependía de varios factores: colonias ricas en materias primas, mano de obra barata, lealtad colonial al gobierno nacional y control del comercio marítimo. Bajo este sistema, las colonias enviaban sus materias primas, cosechadas por esclavos o trabajadores nativos, de regreso a su madre patria. La madre patria devolvió materiales terminados de todo tipo: textiles, herramientas, ropa. Los colonos pudieron comprar estos bienes solamente desde su madre patria estaba prohibido el comercio con otros países.

El siglo XVI y principios del siglo XVII también introdujeron el proceso de mercantilización en el Nuevo Mundo. La plata estadounidense, el tabaco y otros artículos, que los pueblos nativos usaban con fines rituales, se convirtieron en mercancías europeas con un valor monetario que se podía comprar y vender. Antes de la llegada de los españoles, por ejemplo, los incas de los Andes consumían chicha, una cerveza de maíz, solo con fines rituales. Cuando los españoles descubrieron la chicha, la compraron y la intercambiaron, convirtiéndola en una mercancía en lugar de una sustancia ritual. Así, la mercantilización reformuló las economías nativas y estimuló el proceso del capitalismo comercial temprano. Los recursos del Nuevo Mundo, desde plantas hasta pieles de animales, eran la promesa de riqueza para las potencias imperiales europeas.


Enfermedad mortal

La mayor ventaja de las fuerzas invasoras provino de algo de tamaño microscópico: las enfermedades europeas que introdujeron en los pueblos indígenas de las Américas. Se estima que hasta el 90 por ciento de la población nativa murió de viruela, sarampión y enfermedades similares dentro de las primeras décadas después del contacto. Esta dramática disminución de la población nativa jugó un papel importante en dar a los invasores españoles, que habían desarrollado inmunidad a través de generaciones de exposición, una victoria completa.


En 1515, dos de los estados del Imperio Azteca se rebelaron. Esto no era nada nuevo para los aztecas. Sin embargo, esta vez, los rebeldes de Tlaxcala y Huexotzingo vencieron a los militares aztecas. [2]

Luego, en abril de 1519, los conquistadores españoles, liderados por Cortés, llegaron a la costa de México. En agosto marcharon hacia Tenochtitlán, la capital del Imperio Azteca. Al principio, Moctezuma II, el gobernante azteca, invitó a los españoles a Tenochtitlan, y las cosas fueron amistosas. [2] Incluso cuando los españoles hicieron prisionero a Moctezuma II, los aztecas se mantuvieron amistosos. [3]

Sin embargo, pronto, mientras Cortés estaba ausente, los soldados españoles atacaron y mataron a muchos aztecas durante un festival. Cuando Cortés regresó, consiguió que Moctezuma II le dijera a los aztecas que dejaran de luchar contra los conquistadores. Para entonces, sin embargo, los aztecas habían nombrado rey a Cuauthemoc, hermano de Moctezuma II. Nadie hizo lo que dijo Montezuma II. Siguieron luchando contra los conquistadores y mataron a dos de cada tres soldados españoles. En julio de 1520 los supervivientes españoles huyeron a Tlaxcala, donde los protegieron los enemigos de los aztecas. [3]

Diez meses después, Cortés regresó a Tenochtitlan con más soldados españoles, pero sobre todo tlaxcaltecas y otros enemigos indígenas de los aztecas. Comenzaron un asedio de Tenochtitlan, para que no pudieran entrar alimentos ni suministros. Después de 91 días, sin alimentos y con enfermedades en toda la ciudad, Cuauhtémoc finalmente se rindió a los españoles el 13 de agosto de 1521. Los españoles destruyeron Tenochtitlan. Comenzaron una colonia española a la que llamaron Nueva España. El Imperio Azteca había terminado. [3]

Armas Editar

Hubo muchas razones diferentes por las que los españoles pudieron apoderarse del Imperio azteca. Se utilizaron diferentes armas a lo largo de la batalla para ayudar a Cortés a vencer a los aztecas. Primero, sus armas y armaduras eran mejores que las de los aztecas. Los guerreros aztecas solo tenían armaduras de algodón y escudos de madera o cañas para protegerlos. Los españoles tenían armaduras y escudos de metal. [4]

Para las armas, los guerreros aztecas tenían algunas opciones: [4]

  • Macuahuitl: Una espada muy afilada, con una punta de obsidiana, que se puede afilar como el vidrio. Esta espada también podría usarse como garrote.
  • Atlatl: Un arma utilizada para lanzar lanzas o dardos.

Ninguna de estas armas podía compararse con las armas y espadas de acero de los conquistadores. [4] Sus caballos y perros de guerra les dieron una ventaja aún mayor contra los aztecas. [5]

Religión Editar

Ya en 1528, los informes han dicho que Moctezuma II pensó que Hernán Cortés era el dios azteca Quetzalcoatl. [6] Las leyendas aztecas decían que Quetzalcoatl regresaría como un hombre, y Cortés había llegado el día del cumpleaños de Quetzalcoatl. Los escritos aztecas de la época dicen que cuando Moctezuma II saludó a Cortés, pronunció un discurso de abdicación, entregando el trono azteca a "Quetzalcoatl-Cortés": [7]

Oh nuestro Señor, has sufrido fatiga [y] cansancio. Has venido para llegar a la tierra. Has venido a gobernar tu ciudad de México has venido a descender sobre tu estera, sobre tu asiento [trono], que por un momento te he estado vigilando, que he guardado para ti.

Como explica el historiador David Carrasco: Motecuhzoma II está dando la bienvenida a "Quetzalcoatl-Cortes. De regreso a su ciudad para volver a ocupar el trono que ha sido custodiado por Moctezuma y los otros [reyes]. La antigua profecía se ha cumplido y el señor que regresa está invitado". ocupar su trono y visitar el palacio. Difícilmente podría haber una declaración más clara de devolver la soberanía al rey original ". [7]

Otras causas Editar

Algunos historiadores dicen que los conquistadores españoles no fueron la única razón por la que el Imperio Azteca se vino abajo. Hacia 1519, el Imperio tenía otros problemas que facilitaron que España se apoderara de él. Por ejemplo: [1] [2] [4]

  • Cada vez más, a los nobles se les permitía casarse con plebeyos. Sus hijos se convirtieron automáticamente en nobles. Esto significaba que había demasiados nobles y no suficientes plebeyos para hacer el trabajo diario en el Imperio. Dado que los plebeyos eran los que cultivaban la comida para el Imperio, esto significaba que no había suficiente comida para todos.
  • El gobierno azteca había comenzado a utilizar el terror para mantener el control sobre los estados que había tomado. Cuando los conquistadores españoles llegaron a Tenochtitlán, dijeron que los aztecas a menudo celebraban ceremonias públicas. Invitarían a los líderes de los estados que asumieron a venir. Entonces harían muchos sacrificios humanos. Los conquistadores dijeron que el Imperio sacrificaba 20.000 personas cada año, un promedio de 55 personas al día.
  • El gobierno azteca estaba haciendo que los estados que tomaban, y la gente común en Tenochtitlán, pagaran cada vez más dinero en tributos (que eran como impuestos).
  • Cuando Cortés y sus conquistadores llegaron a Tenochtitlan, trajeron viruela. Esta enfermedad tan contagiosa mató a una gran cantidad de aztecas.

Cortés quería conquistar a los aztecas por la gloria de oro y dios. Debido a estas cosas, muchas personas en el Imperio Azteca estaban descontentas. Algunos de ellos ayudaron a los conquistadores españoles a apoderarse del Imperio. Algunos historiadores, como Brian Fagan y Nadia Durrani, dicen que el Imperio se habría derrumbado incluso si los españoles nunca hubieran llegado. Sin embargo, debido a que tanta gente había muerto de viruela, tampoco quedaba suficiente gente para luchar contra los conquistadores cuando llegaron. [1]


ISRAEL: Un estado secular de secularismo & # 8230

ISRAEL está llevando a cabo una limpieza étnica de palestinos. Al menos esos son los titulares, la línea dura de los mismos ingratos aleluya que se pusieron del lado de Obama en la destrucción de Siria, Afganistán, Irak, Yemen y Ucrania ahora están gritando en un acertijo hipócrita. A pesar de la retórica, Israel se enfrenta a sanciones negativas. ¿Como puede ser? Quizás no se trate de otra cosa que de $ Money $. US Barnacle Blinken ha anunciado que los contribuyentes estadounidenses pagarán la factura de Palestina e Israel ... ¿QUÉ?

Gaza recibirá $ 75 millones, más ayuda en caso de desastre de $ 5,5 millones, y la ONU recibirá $ 37 millones para la Agencia de Obras Públicas y Socorro. ¿Por qué? Porque.

La Agencia de Obras Públicas y Socorro ha gastado dinero en refugiados palestinos desde 1948, cuando la ONU convirtió a los palestinos en refugiados. La agencia se ha visto envuelta en críticas durante décadas por abusos tales como: nepotismo, mala gestión, políticas ineficaces, corrupción, creación de dependencia y sin valor. La condición de refugiado solo aumenta con los niños nacidos de refugiados, que ahora se sitúa en 5,6 millones. En comparación, la diáspora original de judíos a Israel estaba en el rango de 250.000.

La ONU en coordinación con Alemania creó el problema dividiendo Israel / Palestina después de la Segunda Guerra Mundial, creando así un campo de batalla. Ninguna de las dos razas tiene intención de compartir y, por tanto, la guerra es indefinida.

En una sesión especial, la Asamblea General de la ONU votó el 29 de noviembre de 1947 para dividir Palestina en dos nuevos estados, uno judío y otro árabe, una recomendación que los líderes judíos aceptaron y los árabes rechazaron. Si bien el concepto de un estado judío fue impulsado en gran medida por la pérdida del estatus de país seguro, difícilmente se basó en el judaísmo religioso. De hecho, la mayoría de los primeros ministros de Israel son "seculares", y no tienen religión, por lo que renuncian al mantra religioso de que Israel es la nación santa elegida por Dios.

De hecho, Ben Gurion, el llamado Padre de Israel, era un judío sionista secular e inspirado por Tolstoi. Finalmente, se convirtió en miembro de la Partido Paolei Zion que abogaba por marxismo apoyando la revolución bolchevique. Afirmando ser un camarada de Lenin, Gurion estaba en el extremo izquierdo del centro políticamente. Habiendo asistido a la Universidad de Estambul, Gurion se unió a un grupo de milicias que apoyaba al Imperio Otomano.

Y así comienza la diáspora entre judíos religiosos y judíos marxistas. = A medida que la historia se reescribe a sí misma & # 8230

El problema actual es diferenciar entre la cultura judía y la religión judía. La religión judía reclamaría a Israel como su herencia. La cultura judía haría la misma afirmación sin ninguna evidencia de apoyo. Más del 42% de los israelíes se identifican como seculares. Hollywood está plagado de judíos seculares. No tienen ninguna creencia religiosa, sacan provecho de su judaísmo y están subordinados a la China comunista.

En otras palabras, estos judíos falsos están literalmente capitalizando una ideología religiosa para promover su dinero. Por supuesto, no son la única religión que falsifica su camino por la vida. No tuve el privilegio de estar casada con un "falso cristiano" que buscaba la confianza de otros cristianos para capitalizar su negocio financiero. No es nada infrecuente. El Papa Francisco es un falso cristiano propagandizado. Probablemente sea una de las estratagemas más atroces.

Y sin embargo, a pesar de 70 años, todavía se nos hace creer que Israel es un "Tierra elegida para el pueblo elegido".

Y entonces, apoyamos ciegamente su marxismo.

Los palestinos no son mucho mejores.

Técnicamente, no existe un verdadero palestino dado que Palestina ha sido gobernada por casi todo el mundo en la historia, culminando en los británicos. Y de allí fueron trasladados a través de la ONU a una escisión de Israel. ¡Eso funcionó muy bien! Literalmente, nunca han sido soberanos. Lo que podría explicar por qué NINGÚN país del Medio Oriente los quiere. Limbo.

El resultado final infinito es la guerra perpetua. Seguido de dinero para refugiados, dinero para infraestructura, dinero para reconstrucción ... dinero para desperdiciar a perpetuidad.

Solo para ser destruido de nuevo y reconstruido. Muy parecido a Siria. Aparentemente, Blinken cree que las elecciones en Siria son fraudulentas y, por lo tanto, el país debe ser bombardeado. De nuevo. Hrummmm - de verdad ...

La ONU causó esto. Ellos necesitan arreglar esto. Por su propia cuenta. Período. De lo contrario, que TENGAN GUERRA. Y que "bien" gane.

Aunque en este caso, no creo que haya un Bien per se. Solo grados de "no buenos". Y todo el mundo parece perfectamente dispuesto a vender su alma por la cifra correcta en dólares. Y esto es lo que se ha convertido en el Sistema de Justicia Global que quieren instituir bajo el Gobierno del Nuevo Mundo Único. Personalmente, creo que perdieron antes de salir del GATE.

¡Qué campaña publicitaria más ridícula! ¡Dios mío, Louise! Un niño con Asperger podría hacerlo mejor ... oh, sí, lo ha hecho: Greta. El frenesí mediático de IA creado para convertirse en la Princesa del Juego del Hambre que gobernaba el campesinado juvenil. Sin embargo, el Gobernante era un idiota. Y por eso se perdió el juego. La regla fue golpeada. Y el Bien se impuso. Greta se convirtió en una muñeca de plástico en el escaparate de una juguetería.

¿Pero entonces imagina lo que otros ven como estadounidenses cuando son representados por este gobierno actual…? Al menos 80 millones de nosotros estaríamos muy indignados por la generalización. Y muchos necesitan un empujón, ¡no es la Gente! ES - el gobierno y su sombra. Es probable que los "ellos" a los que nos dirigimos no estén más infiltrados que nosotros. Esa sería la ilusión. Conoce a tus enemigos. Aprenda a sus amigos.

Por eso requieren la división divisiva. HACER - El Pueblo - El Gobierno - y atacarnos unos a otros. No caigas en este paradigma, el enemigo de mi enemigo es mi amigo, o el deseo de mi enemigo es mi batalla ...

Compartir este:

Como esto:


¿Por qué España se quedó tan rezagada en ciencia en comparación con otros países de Europa occidental?

Países como el Reino Unido, Francia, Alemania e Italia tienen docenas de científicos famosos que han revolucionado nuestra comprensión del mundo. Sin embargo, con España, el único científico que cambió las reglas del juego fue Santiago Ramón y Cajal. No digo que no haya muchos científicos españoles que hayan contribuido. Estoy hablando de los grandes cambiadores del juego como Einstein, Schrödinger, Newton, Charles Darwin, etc.

La decadencia del Imperio español tiene que ser una de las mayores historias de mala gestión de la riqueza en la historia mundial. España fue víctima de su propio éxito. Estaban ganando tanto dinero con sus imperios coloniales que no veían razones para invertir en nuevas formas de ganar más dinero o incluso en cosas básicas como infraestructura. En cambio, casi toda la riqueza de España se destinó a asegurar la hegemonía militar y política en Europa. Todo el dinero que recibió de las colonias fue directamente a los bolsillos de los banqueros italianos y holandeses que le dieron a España el dinero en efectivo a grandes ejércitos mercenarios, construyeron flotas gigantes, sobornaron a oponentes políticos y construyeron fortificaciones en todo su nuevo Imperio. Esta política de no invertir nada en su propio futuro económico finalmente regresó para morderlos cuando su infraestructura, educación e industria local se quedaron atrás. Si incluso una fracción de ese dinero se hubiera invertido en un sistema de carreteras decente para España, o en el establecimiento de bancos competidores en Barcelona o Sevilla, o en la construcción de más universidades distintas de las tres o cuatro del país, o incluso simplemente se hubiera utilizado para diversificar sus actividades. economía España no habría ido cuesta abajo tan rápido como lo hizo. España nunca se centró en la industria porque ganaba mucho dinero con la extracción de recursos en bruto. ¿Por qué concentrarse en las fábricas y las producciones cuando está ganando enormes cantidades de dinero de la minería y la agricultura?

La respuesta es porque si todo lo que está ganando es dinero de la minería y la agricultura, entonces está enviando ese dinero directamente a sus competidores en Europa para que pueda comprarles productos terminados.

Pasaron un par de cientos de turnos produciendo unidades en lugar de construir edificios, error de novato.

Esto es en parte cierto, pero un poco desactualizado, aunque quizás se deba a que es una descripción general superficial. Sí, Castilla (no España) gastó demasiado dinero, pero no ignoraron simplemente a sus propios banqueros: arruinado sus propios banqueros.

Existía un circuito mercantil y financiero bastante vibrante en el norte de Castilla, pero fue destruido por la expulsión de los gobiernos de judíos y moros primero y, en segundo lugar, por su incesante guerra y necesidad financiera. Sin embargo, este último no fue elegido por los castellanos. Carlos V heredó un imperio que pasó a rodear Francia y este último libró continuamente la guerra contra ellos para romper este cerco amenazador. Castilla tuvo que gastar grandes sumas en la defensa de su dinastía gobernante y después de superar a Francia en la década de 1550, tuvieron que mantener ese costoso papel.

Para exacerbar las cosas, el fracaso de la revuelta de los comuneros en la década de 1520 aseguró que Castilla estuviera prácticamente totalmente sujeta a la voluntad del monarca y sus aristocráticos aliados. No había Parlamento como en Inglaterra, ni Estate o Parlément como en Francia, ni Reichstag como en el Imperio para formar un contrapeso a las demandas reales y aristocráticas. Sometidas a golpes, las Cortes de Castilla simplemente consintieron en su subordinación y aprobaron la legislación que beneficiaba a los magnates victoriosos. Estos últimos, que no obtenían riqueza de la industria ni del comercio, convirtieron invariablemente en ley lo que era beneficioso para ellos y su fuente de ingresos: la propiedad de la tierra y un campesinado débil y sometido.

La mala gestión financiera, por supuesto, no fue exclusiva de Castilla. Francia finalmente se sumergió en la Revolución después de 175 años de intentar ignorar a sus Estados Generales. Y solo 11 años de hacerlo solo sumieron a Inglaterra en la Guerra Civil y el regicidio.

Hay otro aspecto importante: España libró habitualmente guerras grandes y costosas sin perspectivas reales de ganancias financieras durante casi la totalidad de la Ilustración: principalmente contra los otomanos y holandeses, pero también contra varias potencias protestantes.

Esto, naturalmente, dejó a España académicamente aislada en Europa, al tiempo que empujó a los intelectuales a una vida militar en lugar de actividades académicas: esto la dejó sin mucha base intelectual que España podría haber construido a tiempo.

Por supuesto, si España no hubiera peleado tanto contra los otomanos, uno se pregunta cómo se habría desarrollado la historia. Tal vez los otomanos se hubieran quemado solos, o tal vez su agresión hubiera reescrito la historia de manera bastante dramática.

España nunca se centró en la industria porque ganaba mucho dinero con la extracción de recursos en bruto.

La vieja maldición de los recursos. No solo España, sino otros países centrados en la extracción de recursos naturales a menudo tienen dificultades para hacer crecer su economía o desarrollar instituciones en direcciones que no implican exportar más recursos.

Muy tarde para esta discusión, pero recuerdo haber leído que España nadaba en el oro de sus colonias. Y como no tenían una gran capacidad de fabricación o comercio, los ricos enviaban mucho de ese oro al extranjero para comprar artículos de lujo. Esto, a su vez, secó la economía local y provocó inflación. Y el resto es historia.

Estoy totalmente en desacuerdo sobre la parte en la que España no ha invertido en infraestructuras o servicios públicos.

En general, un tejido socioeconómico vibrante es lo que impulsa los esfuerzos científicos, ahora tanto como en el pasado. Siempre puede invitar a intelectuales de otros países, pero en general, si carece de las raíces sociales, esos son pasajes fugaces.

En el momento en que muchos de los científicos de los que habla salieron a la luz, España (un país inexistente, sin embargo, antes de 1716) había caído en declive económica, social y, por tanto, también intelectualmente. Durante su apogeo en los años 1490-1590, los castellanos emprendieron muchos esfuerzos científicos (principalmente relacionados con el nuevo mundo), aunque no los aparentes cambios de juego de los que estás hablando. Sin embargo, incluso durante los años de hegemonía política que vieron florecer efectivamente la cultura, la sociedad castellana no pudo ocultar el hecho de que siempre habían sido una zona fronteriza "rezagada" de Europa. Nunca fueron un centro económico que pudiera impulsar el avance social y el esfuerzo científico. Compárese con el Al-Andalus medieval en la época musulmana, que era una economía floreciente y un centro de aprendizaje. Los reinos cristianos siempre habían sido reinos fronterizos, cuya sociedad y economía se basaba principalmente en la guerra y la defensa. El celo de los iberos fue el del defensor de la cristiandad. El mismo celo que los conquistadores llevaron a través de los océanos mientras exploraban nuevas tierras. Era una sociedad guerrera de honor, no tan sofisticada como en el centro de la cristiandad. Y si bien esto estimuló la curiosidad intelectual, cuando la hegemonía castellana se derrumbó, también lo hizo finalmente su apertura intelectual, la ciencia se entorpeció cuando la sociedad fue sometida a la ortodoxia. Las sociedades en declive a menudo se cierran a sí mismas, tratando de congelar en el tiempo lo que no comprenden. No producirá muchos ganadores de premios nobles de esa manera.

Añado que España no sintió realmente la influencia de la Ilustración, que a su vez dio lugar al nacimiento de diversas estructuras científicas (escuelas especializadas, museos, institutos, etc.).

La cultura católica oscurantista también estuvo más presente. Países como Alemania, Francia e Inglaterra ya han asignado de facto la religión a la esfera privada. El clero tenía poco que decir sobre las nuevas teorías.

Por último, había 2 factores principales para la investigación científica: la industria (España se quedó muy atrás) y la investigación militar (lo mismo que también es consecuencia del primer punto).

Expulsar en masa a la intelectualidad judía y morisca y a los profesionales fue una forma realmente eficaz de lograrlo. Antes de eso, & quotSpain & quot era vanguardista.

Diría que estás buscando en el período de tiempo equivocado. España tenía una ventaja bastante grande sobre el resto de Europa durante la Edad Media. Si bien era "oscuro" en Europa, este período de tiempo tuvo la cultura islámica en auge.

Wikipedia, a la que detesto hacer referencia, tiene una lista decente de avances de este período:

Toda nuestra ignorancia sobre el tema se debe más al enfoque occidental en sí mismo, que a una falta de inventiva en el lado del mundo islámico.

¿Cuál es el problema de citar Wikipedia?

Lo cual está totalmente de acuerdo con el argumento de Jane Jacobs de que los imperios exitosos finalmente se autodestruyen.

Si bien tiene toda la razón en que España fue uno de los principales centros intelectuales de la Edad Media tardía (de hecho, muchos textos griegos disponibles en Europa en ese momento no se tradujeron del griego en absoluto, sino del árabe en los principales centros españoles), parecería que la combinación de (1) la mayor centralización de Castilla - fue uno de los primeros Estados-nación europeos en centralizarse, en gran parte debido a las necesidades militares de la Reconquista - (2 ) la rápida conquista del imperio global a principios del siglo XVI, (3) el subsecuente enfoque español en librar guerras en Europa en detrimento de invertir en infraestructura en casa como lo hicieron Inglaterra, Francia o incluso los principados de HRE, y finalmente (4 ) el hecho de que la gran mayoría de la plata española acabó en Ming manos * debido a su propia voraz necesidad de moneda funcionarían juntas para hacer que el desarrollo español se estancara en el período tardío de la Edad Moderna. En la época de Napoleón, las tropas francesas e inglesas pudieron recorrer toda Iberia con impunidad y, por supuesto, el rápido colapso del imperio colonial a principios del siglo XIX habría provocado un mayor malestar económico en la patria.

* Este es un dato que aprendí en Charles Mann & # x27s 1493. 11/10, lo recomendaría.

En este caso, debe esperar la Inquisición española.

Quemar pensamientos y filósofos en juego tiende a hacer eso. Compare eso con el desarrollo del inglés. Ejecutaron a su propio rey por ir contra el Parlamento. Después de la restauración, el nuevo rey hizo (algunos) arreglos con el régimen anterior, estableció la "Sociedad Real de Londres para la Mejora del Conocimiento Natural" (de la cual Newton y Darwin eran miembros). Inglaterra también expulsó a otro rey cuando sospecharon que podría volverse católico, trayendo a un rey holandés de mentalidad práctica (Guillermo de Orange), que luego fue seguido por algunos reyes alemanes de mentalidad práctica. Respetaron el parlamento y la ciencia (o al menos lo toleraron). No tenían una prensa totalmente libre, pero sí tenían una prensa abierta a varios tratados filosóficos y científicos, y la censura se trataba más de ataques contra el estado o políticos individuales (frente a la censura que imponía la voluntad de la iglesia católica). ).

Luego, por supuesto, financieramente, el Imperio español se basó en la propiedad aristocrática de la tierra y el sometimiento de quienes vivían y trabajaban la tierra, especialmente en las minas de plata de América, pero también en casa. Las leyes se modificaron para acomodar a los señores que veían la propiedad como el medio legítimo para obtener ingresos, en lugar de la industria y el comercio (que se dejó a los holandeses e ingleses).

Cuando llegó la Ilustración en el 1700, generalmente pasó por España. Entonces, fue un caso de un imperio menguante y guerras civiles. La propia Inquisición no terminó hasta 1834. Aunque en una guerra civil que se libró poco después, las fuerzas conservadoras carlistas la devolvieron a algunos de los lugares que controlaban.

Las guerras civiles y los conflictos repetidos también sirvieron para perturbar la sociedad a partir del siglo XIX. Quizás hubiera habido un gran científico nacido en 1910, pero murieron combatiendo en la Guerra Civil Española. Luego, con Franco, hubo mucha censura y un punto de vista tradicionalista.


La verdad sobre la Inquisición española

Debido a que era profesional y eficiente, la Inquisición española mantuvo muy buenos registros.

Estos documentos son una mina de oro para los historiadores modernos que se han sumergido con avidez en ellos. Hasta ahora, los frutos de esa investigación han dejado una cosa muy clara: el mito de la Inquisición española no tiene nada que ver con la realidad.

La escena es una habitación de aspecto sencillo con una puerta a la izquierda. Un joven agradable, acosado por preguntas tediosas e irrelevantes, exclama en tono frustrado: "No esperaba una especie de Inquisición española". De repente, la puerta se abre de golpe para revelar al cardenal Ximinez flanqueado por el cardenal Fang y el cardenal Biggles. "¡Nadie espera la inquisición española!" Grita Ximinez. "Nuestra principal arma es la sorpresa. La sorpresa y el miedo. El miedo y la sorpresa. Nuestras dos armas son el miedo y la sorpresa. Y la eficiencia despiadada. Nuestras tres armas son el miedo, la sorpresa y la eficiencia despiadada. Y una devoción casi fanática por el Papa. No. Entre nuestras armas. Entre nuestro armamento. hay elementos como el miedo, la sorpresa. Entraré de nuevo ".

Cualquiera que no haya vivido bajo una roca durante los últimos 30 años probablemente reconocerá esta famosa escena de El circo volador de Monty Python. En estos bocetos, tres inquisidores ineptos vestidos de escarlata torturan a sus víctimas con instrumentos como almohadas y cómodas sillas. Todo es divertido porque el público sabe muy bien que la Inquisición española no fue ni inepta ni cómoda, sino despiadada, intolerante y mortal. No es necesario haber leído el libro de Edgar Allan Poe. El pozo y el péndulo haber oído hablar de las mazmorras oscuras, los clérigos sádicos y las insoportables torturas de la Inquisición española. El potro, la doncella de hierro, las hogueras sobre las que la Iglesia católica arrojó a millones de enemigos: todos estos son iconos familiares de la Inquisición española arraigados firmemente en nuestra cultura.

Esta imagen de la Inquisición española es útil para aquellos que tienen poco amor por la Iglesia Católica. Cualquiera que desee golpear a la Iglesia en la cabeza y los hombros no se demorará mucho antes de hacerse con dos de sus clubes favoritos: las Cruzadas y la Inquisición española. Me he ocupado de las Cruzadas en un número anterior de Crisis (ver "La verdadera historia de las cruzadas", abril de 2002). Ahora pasemos al otro club.

Para comprender la Inquisición española, que comenzó a finales del siglo XV, debemos mirar brevemente a su predecesora, la Inquisición medieval. Sin embargo, antes de hacerlo, vale la pena señalar que el mundo medieval no era el mundo moderno. Para la gente medieval, la religión no era algo que se hacía simplemente en la iglesia. Era su ciencia, su filosofía, su política, su identidad y su esperanza de salvación. No era una preferencia personal, sino una verdad permanente y universal. La herejía, entonces, golpeó el corazón de esa verdad. Condenó al hereje, puso en peligro a los que estaban cerca de él y desgarró el tejido de la comunidad. Los europeos medievales no estaban solos en esta opinión. Fue compartido por numerosas culturas de todo el mundo. La práctica moderna de la tolerancia religiosa universal es en sí misma bastante nueva y exclusivamente occidental.

Los líderes seculares y eclesiásticos de la Europa medieval abordaron la herejía de diferentes maneras. La ley romana equiparó la herejía con la traición. ¿Por qué? Porque la realeza fue otorgada por Dios, por lo que la herejía es un desafío inherente a la autoridad real. Los herejes dividieron a la gente, causando malestar y rebelión. Ningún cristiano dudaba de que Dios castigaría a una comunidad que permitiera que la herejía se arraigara y se extendiera. Los reyes y los plebeyos, por lo tanto, tenían buenas razones para encontrar y destruir a los herejes dondequiera que los encontraran, y lo hicieron con gusto.

Para la gente medieval, la religión no era algo que se hacía simplemente en la iglesia. Era su ciencia, su filosofía, su política, su identidad y su esperanza de salvación. No era una preferencia personal, sino una verdad permanente y universal. La herejía, entonces, golpeó el corazón de esa verdad. Condenó al hereje, puso en peligro a los que estaban cerca de él y destrozó el tejido de la comunidad.

Uno de los mitos más perdurables de la Inquisición es que fue una herramienta de opresión impuesta a los europeos reacios por una Iglesia hambrienta de poder. Nada podría estar más equivocado. En verdad, la Inquisición trajo orden, justicia y compasión para combatir las persecuciones seculares y populares de los herejes. Cuando la gente de una aldea reunió a un presunto hereje y lo llevó ante el señor local, ¿cómo iba a ser juzgado? ¿Cómo podría un laico analfabeto determinar si las creencias del acusado eran heréticas o no? ¿Y cómo se iba a escuchar e interrogar a los testigos?

La Inquisición medieval comenzó en 1184 cuando el Papa Lucio III envió una lista de herejías a los obispos de Europa y les ordenó que tomaran un papel activo para determinar si los acusados ​​de herejía eran, de hecho, culpables. En lugar de depender de los tribunales seculares, los señores locales o simplemente las turbas, los obispos debían asegurarse de que los herejes acusados ​​en sus diócesis fueran examinados por eclesiásticos conocedores utilizando las leyes romanas de evidencia. En otras palabras, debían "investigar", de ahí el término "inquisición".

Desde la perspectiva de las autoridades seculares, los herejes eran traidores a Dios y al rey y, por lo tanto, merecían la muerte. Sin embargo, desde la perspectiva de la Iglesia, los herejes eran ovejas perdidas que se habían extraviado del rebaño. Como pastores, el Papa y los obispos tenían el deber de traer esas ovejas de regreso al redil, tal como el Buen Pastor les había ordenado. Entonces, mientras los líderes seculares medievales intentaban salvaguardar sus reinos, la Iglesia intentaba salvar almas. La Inquisición proporcionó a los herejes un medio para escapar de la muerte y regresar a la comunidad.

La mayoría de las personas acusadas de herejía por la Inquisición medieval fueron absueltas o su sentencia suspendida. A los hallados culpables de error grave se les permitió confesar su pecado, hacer penitencia y ser restaurados al Cuerpo de Cristo. La suposición subyacente de la Inquisición era que, como ovejas perdidas, los herejes simplemente se habían extraviado. Sin embargo, si un inquisidor determinaba que una oveja en particular se había marchado deliberadamente por hostilidad hacia el rebaño, no se podía hacer nada más. Los herejes impenitentes u obstinados fueron excomulgados y entregados a las autoridades seculares. A pesar del mito popular, la Iglesia no quemó a los herejes. Fueron las autoridades seculares las que sostuvieron que la herejía era un delito capital. El simple hecho es que la Inquisición medieval salvado incontables miles de personas inocentes (e incluso no tan inocentes) que de otro modo habrían sido asadas por los señores seculares o el gobierno de la mafia.

A medida que crecía el poder de los papas medievales, también lo hacía el alcance y la sofisticación de la Inquisición. La introducción de los franciscanos y dominicos a principios del siglo XIII proporcionó al papado un cuerpo de religiosos dedicados dispuestos a dedicar sus vidas a la salvación del mundo. Debido a que su orden había sido creada para debatir con herejes y predicar la fe católica, los dominicanos se volvieron especialmente activos en la Inquisición. Siguiendo los códigos legales más progresistas de la época, la Iglesia en el siglo XIII formó tribunales inquisitoriales responsables ante Roma en lugar de los obispos locales. Para garantizar la equidad y la uniformidad, se redactaron manuales para los funcionarios inquisitoriales. Bernard Gui, mejor conocido hoy como el inquisidor fanático y malvado en El nombre de la rosa, escribió un manual particularmente influyente. No hay razón para creer que Gui se pareciera en algo a su interpretación ficticia.

En el siglo XIV, la Inquisición representaba las mejores prácticas legales disponibles. Los funcionarios de la Inquisición eran especialistas universitarios en derecho y teología. Los procedimientos eran similares a los utilizados en las inquisiciones seculares (hoy las llamamos "investigaciones", pero es la misma palabra).

El poder de los reyes se incrementó dramáticamente a finales de la Edad Media. Los gobernantes seculares apoyaron firmemente a la Inquisición porque la vieron como una forma eficiente de asegurar la salud religiosa de sus reinos. En todo caso, los reyes culparon a la Inquisición por ser demasiado indulgente con los herejes. Como en otras áreas de control eclesiástico, las autoridades seculares de finales de la Edad Media comenzaron a apoderarse de la Inquisición, sacándola de la supervisión papal. En Francia, por ejemplo, los funcionarios reales asistidos por juristas de la Universidad de París asumieron el control de la Inquisición francesa. Los reyes lo justificaron con la creencia de que sabían mejor que el lejano Papa cuál era la mejor manera de lidiar con la herejía en sus propios reinos.

Desde la perspectiva de las autoridades seculares, los herejes eran traidores a Dios y al rey y, por lo tanto, merecían la muerte. Sin embargo, desde la perspectiva de la Iglesia, los herejes eran ovejas perdidas que se habían extraviado del rebaño.

Estas dinámicas ayudarían a formar la Inquisición española, pero también hubo otras. España era en muchos aspectos bastante diferente del resto de Europa. Conquistada por la yihad musulmana en el siglo VIII, la península Ibérica había sido un lugar de guerra casi constante. Debido a que las fronteras entre los reinos musulmán y cristiano cambiaron rápidamente a lo largo de los siglos, a la mayoría de los gobernantes les interesaba practicar un grado justo de tolerancia hacia otras religiones. La capacidad de los musulmanes, cristianos y judíos para vivir juntos, llamada convivencia por los españoles, era una rareza en la Edad Media. De hecho, España era el lugar más diverso y tolerante de la Europa medieval. Inglaterra expulsó a todos sus judíos en 1290. Francia hizo lo mismo en 1306. Sin embargo, en España los judíos prosperaron en todos los niveles de la sociedad.

Pero quizás era inevitable que las olas de antisemitismo que azotaron la Europa medieval finalmente encontraran su camino hacia España. La envidia, la codicia y la credulidad llevaron a un aumento de las tensiones entre cristianos y judíos en el siglo XIV. Durante el verano de 1391, las turbas urbanas de Barcelona y otras ciudades irrumpieron en los barrios judíos, arrestaron a los judíos y les dieron a elegir entre el bautismo o la muerte. La mayoría se bautizó. El rey de Aragón, que había hecho todo lo posible para detener los ataques, luego recordó a sus súbditos la doctrina de la Iglesia bien establecida sobre el tema de los bautismos forzosos: no cuentan. Decretó que cualquier judío que aceptara el bautismo para evitar la muerte podía volver a su religión.

Pero la mayoría de estos nuevos conversos, o conversos, decidió seguir siendo católico. Hubo muchas razones para esto. Algunos creían que la apostasía los hacía incapaces de ser judíos. A otros les preocupaba que volver al judaísmo los dejaría vulnerables a futuros ataques. Otros vieron su bautismo como una forma de evitar el creciente número de restricciones e impuestos impuestos a los judíos. A medida que pasaba el tiempo, el conversos se asentaron en su nueva religión, volviéndose tan piadosos como otros católicos. Sus hijos fueron bautizados al nacer y criados como católicos. Pero permanecieron en un inframundo cultural. Aunque cristianos, la mayoría de los conversos aún hablaban, vestían y comían como judíos. Muchos continuaron viviendo en barrios judíos para estar cerca de sus familiares. La presencia de conversos tuvo el efecto de cristianizar el judaísmo español. Esto, a su vez, condujo a un flujo constante de conversiones voluntarias al catolicismo.

En 1414 se celebró en Tortosa un debate entre líderes cristianos y judíos. Asistió el propio Papa Benedicto XIII. Del lado cristiano estaba el médico papal, Jerónimo de Santa Fe, quien recientemente se había convertido del judaísmo. El debate provocó una ola de nuevas conversiones voluntarias. Solo en Aragón, se bautizaron 3.000 judíos. Todo esto provocó una gran tensión entre los que permanecieron judíos y los que se hicieron católicos. Los rabinos españoles después de 1391 habían considerado conversos ser judíos, ya que habían sido obligados a bautizarse. Sin embargo, en 1414, los rabinos enfatizaron repetidamente que los conversos eran verdaderos cristianos, ya que habían abandonado voluntariamente el judaísmo.

A mediados del siglo XV, un nuevo converso La cultura florecía en España: judía en etnia y cultura, pero católica en religión. Conversos, ya fueran nuevos conversos o descendientes de conversos, se enorgullecían enormemente de esa cultura. Algunos incluso afirmaron que eran mejores que los "cristianos viejos", ya que como judíos estaban relacionados por sangre con el mismo Cristo. Cuando el converso El obispo de Burgos, Alonso de Cartagena, rezaba el Ave María, decía con orgullo: "Santa María, Madre de Dios y pariente de sangre mía, ruega por nosotros los pecadores".

La expansión de converso La riqueza y el poder en España provocaron una reacción violenta, especialmente entre los cristianos viejos aristocráticos y de clase media. Les molestaba la arrogancia de los conversos y envidió sus éxitos. Se escribieron varios tratados que demostraban que prácticamente todos los linajes nobles de España habían sido infiltrados por conversos. Abundaban las teorías de conspiración antisemitas. los conversos, se dijo, eran parte de un elaborado complot judío para apoderarse de la nobleza española y la Iglesia católica, destruyéndolas desde dentro. los conversos, según esta lógica, no eran cristianos sinceros sino judíos secretos.

Los judíos de España no tenían nada que temer de la Inquisición española.

La erudición moderna ha demostrado definitivamente que, como la mayoría de las teorías de la conspiración, esta era pura imaginación. La gran mayoría de conversos eran buenos católicos que simplemente se enorgullecían de su herencia judía. Sorprendentemente, muchos autores modernos, de hecho, muchos autores judíos, han abrazado estas fantasías antisemitas. Hoy en día es común escuchar que el conversos realmente eran judíos secretos, luchando por mantener su fe oculta bajo la tiranía del catolicismo. Incluso el Diccionario de la herencia americana describe "converso "como" un judío español o portugués que se convirtió exteriormente al cristianismo a finales de la Edad Media para evitar la persecución o la expulsión, aunque a menudo continúa practicando el judaísmo en secreto ". Esto es simplemente falso.

Pero el constante redoble de las acusaciones convenció al rey Fernando y a la reina Isabel de que al menos debería investigarse el asunto de los judíos secretos. Respondiendo a su solicitud, el Papa Sixto IV emitió una bula el 1 de noviembre de 1478, permitiendo a la corona formar un tribunal inquisitorial compuesto por dos o tres sacerdotes mayores de 40 años. Como era ahora la costumbre, los monarcas tendrían completa autoridad sobre los inquisidores y la inquisición. Fernando, que tenía muchos judíos y conversos en su corte, al principio no estaba demasiado entusiasmado con todo el asunto. Pasaron dos años antes de que finalmente nombrara a dos hombres. Así comenzó la Inquisición española.

El rey Fernando parece haber creído que la investigación resultaría poco convincente. Él estaba equivocado. Un polvorín de resentimiento y odio estalló en España cuando los enemigos de conversos - tanto cristianos como judíos - salió de la madera para denunciarlos. El ajuste de cuentas y el oportunismo fueron los principales motivadores. Sin embargo, el gran volumen de acusaciones abrumó a los inquisidores. Pidieron y recibieron más asistentes, pero cuanto más grande se hacía la Inquisición, más acusaciones recibía. Por fin, incluso Fernando se convenció de que el problema de los judíos secretos era real.

En esta primera etapa de la Inquisición española, los cristianos viejos y los judíos utilizaron los tribunales como arma contra su converso enemigos. Dado que el único propósito de la Inquisición era investigar conversos, los cristianos viejos no tenían nada que temerle. Su fidelidad a la fe católica no estaba bajo investigación (aunque estaba lejos de ser pura). En cuanto a los judíos, eran inmunes a la Inquisición. Recuerde, el propósito de una inquisición era encontrar y corregir a la oveja perdida del rebaño de Cristo. No tenía jurisdicción sobre otros rebaños. Aquellos que obtienen su historia de Mel Brooks's Historia del mundo, parte I Quizás se sorprenda al saber que todos esos judíos que soportan diversas torturas en las mazmorras de la Inquisición española no son más que un producto de la fértil imaginación de Brooks. Los judíos de España no tenían nada que temer de la Inquisición española.

En los primeros años de rápida expansión, hubo mucho abuso y confusión. Más acusado conversos fueron absueltos, pero no todos. Las quemaduras bien publicitadas, a menudo debido a testimonios descaradamente falsos, asustaron justificadamente a otros conversos. Los que tenían enemigos a menudo huían de la ciudad antes de que pudieran ser denunciados. Dondequiera que miraran, los inquisidores encontraron más acusadores. A medida que la Inquisición se expandió a Aragón, los niveles de histeria alcanzaron nuevas alturas. El Papa Sixto IV intentó detenerlo. El 18 de abril de 1482 escribió a los obispos de España:

En Aragón, Valencia, Mallorca y Cataluña la Inquisición se ha movido desde hace algún tiempo no por el celo por la fe y la salvación de las almas, sino por la codicia de las riquezas. Muchos cristianos verdaderos y fieles, según el testimonio de enemigos, rivales, esclavos y otras personas inferiores e incluso menos adecuadas, han sido arrojados sin ninguna prueba legítima a prisiones seculares, torturados y condenados como herejes reincidentes, privados de sus bienes y propiedades y entregado al brazo secular para ser ejecutado, en peligro de almas, dando un ejemplo pernicioso y causando disgusto a muchos.

Sixto ordenó a los obispos que asumieran un papel directo en todos los tribunales futuros. Debían asegurarse de que se respetaran las normas de justicia bien establecidas de la Iglesia. Los acusados ​​debían tener un abogado y el derecho a apelar su caso en Roma.

En la Edad Media, las órdenes del Papa se habrían obedecido. Pero esos días se fueron. El rey Fernando se indignó cuando se enteró de la carta. Escribió a Sixto, sugiriendo abiertamente que el Papa había sido sobornado con converso oro:

Se me han dicho cosas, Santo Padre, que, de ser ciertas, parecerían merecer el mayor asombro. A estos rumores, sin embargo, no hemos dado crédito porque parecen ser cosas que de ninguna manera habría sido concedido por Su Santidad, quien tiene un deber con la Inquisición. Pero si por casualidad se han hecho concesiones a través de la persuasiva y astuta persuasión del conversos, Tengo la intención de no dejar que entren en vigor. Por lo tanto, tenga cuidado de no dejar que el asunto vaya más allá y de revocar cualquier concesión y confíenos el cuidado de esta cuestión.

Ese fue el final del papel del papado en la Inquisición española. En adelante sería un brazo de la monarquía española, separado de la autoridad eclesiástica. Es extraño, entonces, que la Inquisición española sea descrita hoy con tanta frecuencia como uno de los grandes pecados de la Iglesia Católica. La Iglesia Católica como institución casi no tuvo nada que ver con eso.

En 1483, Fernando nombró a Tomás de Torquemada como inquistor general de la mayor parte de España. El trabajo de Torquemada era establecer reglas de evidencia y procedimiento para la Inquisición, así como establecer sucursales en las principales ciudades. Sixto confirmó el nombramiento, esperando que pusiera algo de orden en la situación.

Desafortunadamente, el problema solo se agravó. Este fue un resultado directo de los métodos empleados por la Inquisición española temprana, que se apartó significativamente de los estándares de la Iglesia. Cuando los inquisidores llegaran a un área en particular, anunciarían un Edicto de Gracia. Este fue un período de 30 días en el que los judíos secretos podían presentarse voluntariamente, confesar su pecado y hacer penitencia. Este también fue un momento para que otros con información sobre cristianos que practican el judaísmo en secreto lo den a conocer al tribunal. Los culpables después de transcurridos los 30 días podrían ser quemados en la hoguera.

Para conversosEntonces, la llegada de la Inquisición ciertamente centró la mente. Por lo general, tenían muchos enemigos, cualquiera de los cuales podía decidir dar falso testimonio. ¿O quizás sus prácticas culturales fueron suficientes para condenar? ¿Quien sabe? La mayoría conversos, por lo tanto, huyó o hizo fila para confesar. Aquellos que no lo hicieron ni se arriesgaron a una investigación en la que cualquier tipo de rumor o evidencia, sin importar cuán antiguo o sospechoso, fuera aceptable.

La oposición en la jerarquía de la Iglesia católica a la Inquisición española solo aumentó. Muchos eclesiásticos señalaron que era contrario a todas las prácticas aceptadas que los herejes fueran quemados sin instrucción en la fe. Si el conversos eran culpables en absoluto, era simplemente por ignorancia, no por herejía deliberada. Numerosos clérigos de los más altos niveles se quejaron ante Fernando. La oposición a la Inquisición española también continuó en Roma. El sucesor de Sixto, Inocencio VIII, escribió dos veces al rey pidiendo mayor compasión, misericordia e indulgencia para el conversos - pero fue en vano.

A medida que la Inquisición española cobraba impulso, los involucrados se convencieron cada vez más de que los judíos españoles estaban seduciendo activamente a los conversos de vuelta a su antigua fe. Era una idea tonta, no más real que las anteriores teorías de conspiración. Pero Fernando e Isabel fueron influenciados por él. Ambos monarcas tenían amigos y confidentes judíos, pero también sentían que su deber hacia sus súbditos cristianos los impulsaba a eliminar el peligro.A partir de 1482, expulsaron a los judíos de áreas específicas donde los problemas parecían mayores. Sin embargo, durante la siguiente década, se vieron sometidos a una presión cada vez mayor para eliminar la amenaza percibida. La Inquisición española, se argumentó, nunca podría tener éxito en traer la conversos de regreso al redil mientras los judíos socavaban su trabajo. Finalmente, el 31 de marzo de 1492, los monarcas emitieron un edicto expulsando a todos los judíos de España.

Fernando e Isabel esperaban que su edicto resultara en la conversión de la mayoría de los judíos que quedaban en su reino. En gran parte estaban en lo cierto. Muchos judíos en altos cargos, incluidos los de la corte real, aceptaron el bautismo de inmediato. En 1492, la población judía de España era de unos 80.000. Aproximadamente la mitad se bautizaron y, por lo tanto, conservaron sus propiedades y sus medios de subsistencia. El resto partió, pero muchos de ellos finalmente regresaron a España, donde recibieron el bautismo y se les restauró su propiedad. En lo que respecta a la Inquisición española, la expulsión de los judíos significó que el número de casos de conversos ahora era mucho mayor.

Ese fue el final del papel del papado en la Inquisición española. En adelante sería un brazo de la monarquía española, separado de la autoridad eclesiástica. Es extraño, entonces, que la Inquisición española sea descrita hoy con tanta frecuencia como uno de los grandes pecados de la Iglesia Católica. La Iglesia Católica como institución casi no tuvo nada que ver con eso.

Los primeros 15 años de la Inquisición española, bajo la dirección de Torquemada, fueron los más mortíferos. Aproximadamente 2000 conversos fueron puestos a las llamas. Hacia 1500, sin embargo, la histeria se había calmado. El sucesor de Torquemada, el cardenal arzobispo de Toledo, Francisco Jiménez de Cisneros, trabajó arduamente para reformar la Inquisición, eliminando las manzanas podridas y reformando los procedimientos. A cada tribunal se le asignaron dos inquisidores dominicanos, un asesor legal, un alguacil, un fiscal y un gran número de asistentes. Con la excepción de los dos dominicos, todos ellos eran oficiales laicos reales. La Inquisición española fue financiada en gran parte por las confiscaciones, pero estas no fueron frecuentes ni grandes. De hecho, incluso en su apogeo, la Inquisición siempre estaba llegando a fin de mes.

Después de las reformas, la Inquisición española tuvo muy pocas críticas. Dotado de profesionales jurídicos bien formados, era uno de los órganos judiciales más eficientes y compasivos de Europa. Ningún tribunal importante de Europa ejecutó a menos personas que la Inquisición española. Después de todo, este fue un momento en el que dañar arbustos en un jardín público en Londres conllevaba la pena de muerte. En toda Europa, las ejecuciones eran hechos cotidianos. Pero no es así con la Inquisición española. En su vida útil de 350 años, solo se pusieron en juego unas 4.000 personas. Compare eso con las cacerías de brujas que asolaron el resto de la Europa católica y protestante, en las que se asó a 60.000 personas, en su mayoría mujeres. España se salvó de esta histeria precisamente porque la Inquisición española la detuvo en la frontera. Cuando surgieron las primeras acusaciones de brujería en el norte de España, la Inquisición envió a su gente a investigar. Estos eruditos legales entrenados no encontraron evidencia creíble de los sábados de las brujas, la magia negra o el asado de bebés. También se observó que quienes confesaban haber cometido brujería tenían una curiosa incapacidad para volar por los ojos de las cerraduras. Mientras los europeos arrojaban mujeres a las hogueras con abandono, la Inquisición española cerró la puerta de golpe a esta locura. (Para que conste, la Inquisición romana también evitó que la locura de las brujas infectara a Italia).

¿Qué pasa con las mazmorras oscuras y las cámaras de tortura? La Inquisición española tenía cárceles, por supuesto. Pero no eran especialmente oscuros ni parecidos a mazmorras. De hecho, en lo que respecta a las cárceles, se las consideraba las mejores de Europa. Incluso hubo casos de criminales en España que blasfemaron deliberadamente para ser trasladados a las cárceles de la Inquisición. Como todos los tribunales de Europa, la Inquisición española utilizó la tortura. Pero lo hizo con mucha menos frecuencia que otros tribunales. Investigadores modernos han descubierto que la Inquisición española aplicó la tortura en solo el 2 por ciento de sus casos. Cada instancia de tortura se limitó a un máximo de 15 minutos. En solo el 1 por ciento de los casos se aplicó la tortura dos veces y nunca por tercera vez.

La conclusión ineludible es que, según los estándares de su época, la Inquisición española fue ilustrada positivamente. Esa fue la evaluación de la mayoría de los europeos hasta 1530. Fue entonces cuando la Inquisición española desvió su atención de la conversos y hacia la nueva reforma protestante. El pueblo de España y sus monarcas estaban decididos a que el protestantismo no se infiltrara en su país como lo había hecho en Alemania y Francia. Los métodos de la Inquisición no cambiaron. Las ejecuciones y la tortura siguieron siendo raras. Pero su nuevo objetivo cambiaría para siempre su imagen.

Investigadores modernos han descubierto que la Inquisición española aplicó la tortura en solo el 2 por ciento de sus casos. Cada instancia de tortura se limitó a un máximo de 15 minutos. En solo el 1 por ciento de los casos se aplicó la tortura dos veces y nunca por tercera vez.

A mediados del siglo XVI, España era el país más rico y poderoso de Europa. El rey Felipe II se veía a sí mismo y a sus compatriotas como fieles defensores de la Iglesia católica. Menos ricas y menos poderosas eran las áreas protestantes de Europa, incluidos los Países Bajos, el norte de Alemania e Inglaterra. Pero tenían una nueva arma potente: la imprenta. Aunque los españoles derrotaron a los protestantes en el campo de batalla, perderían la guerra de propaganda. Fueron los años en los que se forjó la famosa "Leyenda Negra" de España. Innumerables libros y folletos salieron de las imprentas del norte acusando al Imperio español de depravación inhumana y horribles atrocidades en el Nuevo Mundo. La opulenta España fue proyectada como un lugar de oscuridad, ignorancia y maldad. Aunque los eruditos modernos han descartado hace mucho tiempo la Leyenda Negra, todavía permanece muy viva hoy. Rápido: Piense en un buen conquistador.

La propaganda protestante que apuntó a la Inquisición española se inspiró generosamente en la Leyenda Negra. Pero también tenía otras fuentes. Desde el comienzo de la Reforma, los protestantes tuvieron dificultades para explicar la brecha del siglo XV entre la institución de Cristo de su Iglesia y la fundación de las iglesias protestantes. Los católicos naturalmente señalaron este problema, acusando a los protestantes de haber creado una nueva iglesia separada de la de Cristo. Los protestantes respondieron que su iglesia fue la creada por Cristo, pero que la Iglesia Católica la había forzado a la clandestinidad. Así, así como el Imperio Romano había perseguido a los cristianos, su sucesora, la Iglesia Católica Romana, continuó persiguiéndolos a lo largo de la Edad Media. Inconvenientemente, no hubo protestantes en la Edad Media, sin embargo, los autores protestantes los encontraron de todos modos bajo la apariencia de varias herejías medievales. (Después de todo, estaban bajo tierra).

Bajo esta luz, la Inquisición medieval no fue más que un intento de aplastar la verdadera iglesia oculta. La Inquisición española, todavía activa y extremadamente eficiente para mantener a los protestantes fuera de España, fue para los escritores protestantes simplemente la última versión de esta persecución. Mézclese generosamente con Black Legend y tendrá todo lo que necesita para producir un tratado tras otro sobre la espantosa y cruel Inquisición española. Y así lo hicieron.

El pueblo español amaba a su Inquisición. Por eso duró tanto. Se mantuvo en guardia contra el error y la herejía, protegiendo la fe de España y asegurando el favor de Dios. Pero el mundo estaba cambiando. Con el tiempo, el imperio de España se desvaneció. La riqueza y el poder se trasladaron al norte, en particular a Francia e Inglaterra. A finales del siglo XVII, nuevas ideas de tolerancia religiosa estaban burbujeando en los cafés y salones de Europa. Las inquisiciones, tanto católicas como protestantes, se marchitaron. Los españoles se aferraron obstinadamente a los suyos, y por eso fueron ridiculizados. Filósofos franceses como Voltaire vieron en España un modelo de la Edad Media: débil, bárbaro, supersticioso. La Inquisición española, ya establecida como una herramienta sanguinaria de persecución religiosa, fue ridiculizada por los pensadores de la Ilustración como un arma brutal de intolerancia e ignorancia. Se había construido una nueva Inquisición española ficticia, diseñada por los enemigos de España y la Iglesia Católica.

Debido a que era profesional y eficiente, la Inquisición española mantuvo muy buenos registros. Grandes archivos están llenos de ellos. Estos documentos se mantuvieron en secreto, por lo que no había ninguna razón para que los escribas hicieran otra cosa que registrar con precisión cada acción de la Inquisición. Son una mina de oro para los historiadores modernos que se han sumergido con avidez en ellos. Hasta ahora, los frutos de esa investigación han dejado una cosa muy clara: el mito de la Inquisición española no tiene nada que ver con la realidad.

Thomas F. Madden. "La verdad sobre la Inquisición española". Crisis (Octubre de 2003).

Este artículo se ha reimpreso con permiso del Morley Institute, una organización educativa sin fines de lucro.


Aparición del nuevo imperialismo

Era un nuevo tipo de imperialismo que la habitual tradición colonial europea. En lugar de buscar un imperio para Dios, la gloria o el oro, el imperialismo estadounidense buscó mercados para la sobreproducción industrial. El objetivo era el acceso a los mercados extranjeros en lugar del control político real de los mercados.

[1] Insurrectos & # 8211 Nacionalistas cubanos que lucharon contra el régimen colonial de España & # 8217 en Cuba.

Ayúdanos a arreglar su sonrisa con tus viejos ensayos, ¡se necesitan segundos!

-¡Buscamos ensayos, laboratorios y tareas anteriores que hayas superado!

Autor: William Anderson (Equipo editorial de Schoolworkhelper)

Tutor y escritor autónomo. Profesora de Ciencias y Amante de los Ensayos. Artículo revisado por última vez: 2020 | Institución St. Rosemary © 2010-2021 | Creative Commons 4.0


¿Cómo provocó el colapso del Imperio español el oro del nuevo mundo? - Historia

Julius Frobel, un viajero alemán, realizó una extensa gira por las Américas desde 1850 hasta 1857. En el curso de sus vagabundeos, Frobel cruzó las montañas Davis del oeste de Texas. Encontró que se encuentran "entre las cosas más interesantes de la naturaleza que he visto ... La naturaleza aparece aquí, más que en cualquier otro lugar que haya visto, como un pintor de paisajes, componiendo un cuadro con el gusto más simple pero refinado. " [1] De hecho, incluso el turista moderno instalado con seguridad en la comodidad de un automóvil y con la seguridad de saber que hay comida y alojamiento disponibles no puede ignorar el encanto del área de Fort Davis. El aire es fresco y limpio, el clima saludable, las elevaciones circundantes lo suficientemente altas como para ser llamadas montañas, pero lo suficientemente bajas como para ser escaladas incluso por el más débil de corazón. Con más agua que las áridas llanuras que rodean los cañones y los picos, el área inmediata es más cómoda que desolada, un oasis en medio de la hermosa y árida región Trans-Pecos de Texas.

Los comentarios de Frobel, entonces, no son inusuales. "La posición de Fort Davis es extremadamente pintoresca y peculiar", recordó otro viajero asombrado. "Se muestra el paisaje más maravilloso de Texas, y las montañas contienen minerales y gemas". [2] El comentario final resultó profético. Porque a pesar de la belleza física de Fort Davis, el paisaje por sí solo no ha satisfecho a muchos de los que han entrado en la región. No es sorprendente que algunos hayan querido más de lo que Davis puede dar. Por tanto, la historia de Fort Davis comienza con el medio ambiente, porque es la tierra y las percepciones de esa tierra las que tienen la clave para comprender la experiencia humana.

Fort Davis se encuentra en medio de la región conocida como Trans-Pecos. Desde que se reconoció el límite de Texas en el Compromiso de 1850, Trans-Pecos se ha definido como el área al oeste del río Pecos, al norte del río Grande y al sureste del estado de Nuevo México. Características geológicas y físicas peculiares dominan esta área de 28,000 millas cuadradas. Sorprendente en sus contrastes, el Trans-Pecos abarca montañas, mesetas y cuencas intermedias. Al norte, una falla masiva formó las Montañas de Guadalupe, las más altas de Texas. Dado que los Guadalupes dominan una región árida conocida como la Cuenca de la Sal, sus manantiales y abrevaderos atrajeron a indios y soldados por igual durante todo el siglo XIX. Como tales, son fundamentales para la historia de la ocupación federal de Fort Davis. [3]

Al sur de Fort Davis se encuentra la escarpada Big Bend del Río Grande, descrita por el teniente William Echols como una "imagen de esterilidad y desolación" en 1860. La erosión ha arrasado gran parte del suelo en Big Bend, exponiendo la superficie desnuda de las rocas subyacentes. Las altas temperaturas del verano acentúan la aridez y los suelos secos de la región. Sin embargo, las espectaculares características geológicas han ofrecido durante mucho tiempo la promesa de riqueza mineral, innumerables mineros y comerciantes han tratado de capitalizar sus riquezas percibidas. Los ganaderos también han explotado los preciosos pastizales en los valles y cuencas cercanas al Río Grande. [4]

El propio Fort Davis, establecido por las tropas de los Estados Unidos en 1854, se encuentra enclavado en las pintorescas montañas Apache, más tarde conocidas como las montañas Davis. "Nunca me cansaré de mirarlos", señaló un inmigrante. Formada por masas de materiales volcánicos, la cordillera de Davis cuenta con el monte Livermore, el segundo pico más alto del estado a una altura de 8,382 pies. Beneficiándose de la erosión natural que deposita el rico suelo negro de las laderas de las montañas, las cuencas de drenaje a lo largo de las estribaciones constituyen algunas de las mejores tierras de pastoreo en Trans-Pecos. [5]

Los escarpados acantilados de roca dominan el fuerte por tres lados. Encima de la gama contigua está la ignimbrita, extraída con fines de construcción por los primeros residentes del puesto federal. Los afloramientos más bajos de pórfido de riolita muestran tonos de rojo grisáceo a marrón a medida que continúa la meteorización. En el fondo del cañón están expuestos depósitos de andesita. Estas capas de roca resultaron de la actividad volcánica prehistórica que formó las montañas. [6]

Muchos de los extremos de temperatura que caracterizan a Trans-Pecos tienen menos impacto en el área que rodea Fort Davis. "El clima de esta parte de Texas es probablemente el mejor del mundo", exclamó un habitante después de un invierno templado. "El clima de verano más delicioso de cualquier lugar que haya visto en el sur", agregó otro residente. Un poco menos de veinte pulgadas de precipitación caen anualmente, la mayoría de las cuales se producen entre julio y septiembre. No siempre es suficiente para la agricultura, la lluvia sostiene los pastos y el forraje necesarios para la ganadería. Las temperaturas medias oscilan entre los treinta en invierno y los ochenta en verano. [7]

Antes del asentamiento del siglo XX, el entorno de Fort Davis sustentaba una rica variedad de flora y fauna. Los búfalos no deambulaban por el área inmediata, pero los observadores comúnmente notaron venados de cola blanca y negra, antílopes, osos negros, lobos y perros de la pradera cerca del poste. Codornices negras y azules, pavos, patos, perdices, búhos de pradera y halcones ardilla también habitaban la región. Los árboles y la maleza dominaban los acantilados y las colinas, la hierba cubría las llanuras y los álamos se alineaban en las orillas de los arroyos, al igual que la vegetación actual. El sobrepastoreo, sin embargo, ha estimulado un mayor crecimiento de matorrales en las elevaciones más altas, y el gato garra, el zumaque y la algarita son cada vez más comunes. [8]

Por supuesto, ni los estadounidenses ni los españoles fueron los primeros humanos en ocupar la Trans-Pecos. Esta distinción pertenece a pueblos cuyas raíces precisas permanecen envueltas en la prehistoria. Las conclusiones acerca de las edades paleoindio (ca. 9200 a.C. a 6000 a.C.), Arcaica (6000 a.C. a 1000 d.C.) y prehistórica (1000 a 1500 d.C.) de los Trans-Pecos siguen siendo tentativas. No obstante, solo en el condado de Jeff Davis se han identificado más de cien sitios prehistóricos. Los científicos también han desenterrado evidencia de actividad paleoindia cerca de Van Horn, en las montañas de Guadalupe y cerca de Langtry (aproximadamente a 50, 75 y 125 millas de Fort Davis, respectivamente). Los artefactos encontrados en estos sitios indican que los ocupantes cazaban caza mayor y usaban herramientas de molienda rudimentarias hace varios miles de años. [9]

Los científicos también han identificado herramientas de la era Arcaica, puntas de proyectiles, piedras de molino, petroglifos y pictografías a lo largo de la parte baja del río Pecos y en Big Bend. Se han descubierto relativamente pocos de estos sitios en las montañas Davis, lo que sugiere que los primeros pueblos nativos hicieron un uso limitado de la región. Aparentemente, sin embargo, la sequía en las áreas circundantes llevó a los pueblos Arcaicos a explorar las Montañas Davis. Varias exhibiciones espectaculares de refugios de pictogramas se encuentran a quince millas al oeste de Fort Davis, cerca del Monte Livermore. Otro sitio, fechado poco después del año 600 d.C. y apenas a treinta y siete millas al noroeste de Davis, muestra a hombres usando arcos y flechas para matar animales. Estos primeros pictogramas señalan el primer uso definitivo de tales armas en las montañas Davis. [10]

Estos primeros habitantes registrados de Trans-Pecos vivieron vidas arduas. Dependiendo de los dones de la naturaleza, utilizaron las plantas y animales silvestres nativos al máximo y migraron según la estación y los recursos. La tuna, la yuca, las nueces de río y los animales proporcionaban la mayor parte de su alimento. Algunos habitantes prehistóricos elaboraron cestas y sandalias toscas. Para el 800-900 d.C., los pueblos Trans-Pecos comenzaron a tallar pequeñas puntas de flecha y raspadores característicos de las tribus de las llanuras que originalmente vivían al norte y al este del área de Davis. [11]

Los antropólogos e historiadores creen que la cultura Puebloan comenzó a expandirse hacia el sur desde Nuevo México por el Río Grande en el siglo XI. Las causas de esta expansión siguen sin estar claras: los cambios climáticos, las incursiones de los asaltantes Apache, las epidemias y las luchas internas sin duda contribuyeron a esta migración. Cualquiera que sea el caso, los estilos de vida y las costumbres de los pueblos abrumaron a las culturas menos desarrolladas de la población indígena. No está claro si un número significativo de indios Pueblo realmente migró a Trans-Pecos. Las bandas nativas simplemente podrían haber adoptado las formas culturales de una minoría Pueblo más fuerte del norte. [12]

En algún momento durante el siglo XV, la expansión de Puebloan se detuvo, probablemente como resultado de una disminución de las precipitaciones o de incursiones adicionales de las tribus en Trans-Pecos. Parece que varias aldeas han sido abandonadas. Una gran concentración de los nativos trans-Pecos restantes se agruparon alrededor del cruce de los ríos Conchos y Grande, que finalmente se convirtió en el principal punto de entrada al sur de la región. Los pueblos de La Junta (el cruce) fueron los más influenciados por el estilo de vida Puebloan, aunque también adoptaron algunas de las características de las tribus cazadoras y recolectoras que los habían precedido. A lo largo del Río Grande predominó la agricultura. Posiblemente debido a la disminución de las lluvias, otros grupos vagaron por las tierras del norte más allá de las montañas Davis y Chisos, y regresaron a los valles de los ríos cuando terminó la temporada de caza. [13]

¿Compartían las bandas nómadas del interior una herencia común con los jardineros asentados del valle? Los antropólogos J. Charles Kelley y Jack D. Forbes sostienen que los dos grupos eran diferentes. Sugieren que las tribus nómadas (jumanos) eran de derivación de las llanuras, y que avanzaron hacia el sur y el oeste hacia las Trans-Pecos ya en el siglo XIII.Vagando por el área desde el río Neches hasta el río Grande, se distinguieron de las tribus sedentarias del valle, o patarabueyes. Al argumentar, Kelley y Forbes siguen la distinción hecha por Diego Pérez de Luxan, miembro de una de las primeras expediciones españolas al área. Luxan relata que mientras los Patarabueyes habían matado a varios de los caballos de la expedición, los nómadas Jumanos les dieron la bienvenida con comida y bebida. [14]

Kelley, una autoridad preeminente en las tribus Trans-Pecos, concluye que los jumanos jugaron un papel crucial en la difusión de la cultura europea desde México a los indios de las llanuras del sur. También argumenta que algunos de los jumanos vivían todo el año cerca del Río Grande, mientras que otros simplemente migraban allí durante la temporada de invierno. Sin embargo, estos cambios constantes han convencido a otros estudiosos de que los pueblos nómadas y sedentarios eran todos del mismo linaje. De hecho, el decano de los estudiosos indios de Texas, W. W. Newcomb, Jr., sostiene que ambos grupos deberían llamarse Jumanos. [15]

Según esta última teoría, los cambios climáticos del siglo XV obligaron a algunos de los jumanos a abandonar sus hogares en el valle y trasladarse a las llanuras del oeste de Texas. Las reminiscencias del primer visitante español, Alvar Núñez Cabeza de Vaca, apoyan tal posición. Ante su pregunta de por qué no estaban sembrando maíz, los indios respondieron "que las lluvias habían cesado durante dos años seguidos, y las estaciones eran tan secas que los topos se habían llevado la semilla por todas partes y no podían aventurarse a sembrar". otra vez hasta que el agua había caído copiosamente. Nos suplicaron que le dijéramos al cielo que lloviera y que rezáramos por ello ". [dieciséis]

Otros científicos han desafiado algunas de las pruebas arqueológicas de Kelley. Kelley afirma que Jumanos deambulaba por las llanuras centrales de Texas. Los materiales que originalmente rastreó hasta los Jumanos posteriormente se han atribuido a tribus completamente diferentes. Newcomb también señala que Antonio de Espejo, el líder de la expedición narrada por Luxan, llamó tanto a los nómadas del interior como a los agricultores ribereños Jumanos. Newcomb admite, sin embargo, que los argumentos siguen siendo vacilantes, ya que los españoles se refirieron a prácticamente todos los indígenas de la región que se tatuaron o pintaron sus cuerpos como jumanos, lo que hizo que los intentos de resolver el impasse fueran prácticamente imposibles.

La incapacidad de los historiadores y antropólogos para desentrañar esta evidencia enmarañada obstaculiza los esfuerzos por identificar y describir a los indios del oeste de Texas. Suponiendo, al igual que Newcomb, que tanto los nómadas como los granjeros eran jumanos, la tribu dispar contaba con más de diez mil personas. La mayoría vivía en varios pueblos a lo largo del Río Conchos cerca de su unión con el Río Grande. Probablemente estaban emparentados con los aún más misteriosos Sumas, que vivían hacia el oeste por el Río Grande. Las aldeas fluviales tenían cada una al menos un jefe, algunas tenían líderes separados para la guerra y la paz. Los grupos nómadas desarrollaron una estructura política menos centralizada, aunque el cacique jumano más famoso, Juan Sabeata, provenía de esa estirpe. [17]

Cualquiera que sea el caso, varios grupos indígenas distintos vivían en el área de Big Bend de Texas en el momento de la llegada de los españoles. Aunque la evidencia sigue siendo incompleta, los estudiosos han sugerido que estos indios, junto con los sumas, hablaban una de las lenguas uto-aztecas más utilizadas. Los que vivían a lo largo del Río Grande (a quien Kelley llama Patarabuey) ocupaban casas de un solo piso y techo plano hechas de madera y adobe, agrupadas en aldeas. Las estructuras en La Junta diferían radicalmente de las estructuras portátiles enmarcadas cubiertas con pieles, pasto y juncos que se encuentran en otras partes del área de Trans-Pecos & # 151 al norte de Chihuahua. Estos pueblos, al menos tres de los cuales se encuentran en la orilla este del Río Bravo, también eran más grandes que la norma regional. [18]

Mapa 1: 1. Los indios de las Trans-Pecos. Mapa elaborado por el autor. (haga clic en la imagen para obtener una versión en PDF)

Los indios de La Junta llevaban poderosos lazos, se adornaban con pelo elaboradamente peinado, pieles de animales y una variedad de baratijas de coral y cobre, y cultivaban maíz, frijoles, melones y calabazas. Durante los años de sequía, dependían más de los frijoles de mezquite silvestres, el tuna, la pitahaya y los frijoles roscados. También cazaban y pescaban y tenían grandes animales domésticos en la década de 1690. Los arqueólogos han descubierto fragmentos de cerámica hechos por indígenas del este de Texas y Arizona en una de las aldeas, lo que confirma que La Junta sirvió como un importante centro comercial. [19]

Se sabe menos sobre los jumanos migratorios del interior. A diferencia de sus primos más sedentarios, en el siglo XVI estos cazadores vivían en tiendas de campaña similares a las de las tribus de las Llanuras. Moviéndose ampliamente, comerciaron con los indios del este de Texas durante los meses de primavera y verano. Cazaban búfalos e intercambiaban los productos de las grandes bestias con sus parientes estacionarios a lo largo del Río Grande. Los grupos nómadas pasaban el invierno en La Junta, instalando sus tipis frente a las cabañas de tierra de la gente del valle. Ambos grupos se vistieron de manera similar, entendieron el idioma del otro y reaccionaron pacíficamente a los primeros conquistadores españoles. [20]

Sin embargo, ninguno de los dos pudo defenderse de los embates culturales de los próximos años. Acosados ​​por los ataques de los indios apaches y desmoralizados por los esclavistas españoles, un número creciente de jumanos emigró hacia el sur y el oeste hacia el refugio ofrecido por los valles del río San Bartolomé, donde, trabajando en ranchos y haciendas, fueron asimilados a la sociedad mexicana. La enfermedad reclamó a muchos otros. En el siglo XVIII, los cazadores restantes se habían aliado con los apaches y eran conocidos como "Los Apaches Jumanos". La cultura distintiva de Jumano se extinguió en la década de 1900. [21]

La experiencia de Jumano pone de relieve un problema fundamental de la política indígena española. Los misioneros españoles esperaban cristianizar a los pueblos originarios. Los exploradores españoles querían encontrar riquezas minerales. Los colonos españoles necesitaban mano de obra para sus granjas y ranchos. El gobierno español buscó sacar provecho de sus colonias del Nuevo Mundo. Cada grupo chocaba con el otro: los misioneros necesitaban la protección que ofrecían los soldados, pero criticaban duramente sus acciones.Los exploradores que buscaban riquezas minerales a menudo recurrían a medios que reflejaban mal los estándares españoles de moralidad. ser una región estéril. Al final, los Jumanos colapsaron, incapaces de defender sus intereses contra los forasteros más poderosos.

En contraste con los jumanos empobrecidos militarmente, los apaches dominaban las llanuras de Texas en el momento de la llegada de España al Nuevo Mundo. Los españoles llamaron al rango de estas poderosas tribus la "Gran Apacheria", que se extendía desde los noventa y ocho a los ciento once grados de longitud oeste (hoy en día Austin, Texas, a Tucson, Arizona), y de treinta a treinta y ocho grados norte. latitud (aproximadamente de Austin a Wichita, Kansas). Durante la década de 1850, un joven oficial estadounidense incluso encontró evidencias de que los Apache habitaban cerca de Fort Davis. Acostumbrados a la libre circulación, estos pueblos mantuvieron ferozmente su independencia. Las familias extendidas generalmente permanecían juntas; varios de estos grupos a menudo formaban confederaciones sueltas con fines militares y ceremoniales. Los líderes familiares locales más respetados encabezaban la asamblea, pero tenían autoridad consultiva en lugar de dictatorial. [22]

Los apaches hablaban un dialecto de la lengua de la familia Athapaskan ampliamente utilizada. La mayor parte de los hablantes de Athapaskan vivían en Canadá y Alaska, pero pequeñas bandas de apaches se filtraban hacia el sur a través de las llanuras y las montañas rocosas. Según estimaciones conservadoras, los apaches habían llegado al suroeste hacia el año 1400 d.C. Durante su épica búsqueda de la mítica Gran Quivira, Francisco Vásquez de Coronado se encontró con pueblos que algunos eruditos consideran apaches. Estos nómadas siguieron al búfalo y utilizaron perros como bestias de carga. El escriba de Coronado comentó: "Son un pueblo amable y no cruel. Son amigos fieles". Juan de Onate, colonizador español de Nuevo México, utilizó por primera vez el término Apache para describir estas tribus en 1598. Una vez más, las impresiones iniciales parecían favorables. "No nos molestaron, aunque estábamos en su tierra, ni ningún indio se volvió impertinente". [23]

Con toda probabilidad, los apaches mescaleros ya habían ocupado el oeste de Texas y el sur de Nuevo México en el momento de las exploraciones de España. En las montañas del sur de Nuevo México, entre el río Grande y el río Pecos, vivían los faraones, a menudo agrupados con sus vecinos más poderosos del sur, los mescaleros. Al este del río Pecos se extendían los llaneros y los lípanes. Aunque no existían fronteras precisas, las diversas tribus parecen haber formado una tenue alianza. [24] Los traficantes de esclavos españoles hicieron mella en las bandas tribales, contribuyendo así a las hostilidades entre los apaches y los europeos. Los mescaleros aprendieron a eludir las poderosas columnas españolas y se volvieron cada vez más difíciles de llevar a la batalla. Golpeando a los oponentes más débiles, eludieron a todos menos a los perseguidores más decididos y se negaron a luchar excepto cuando confiaban en la victoria. [25]

Los mescaleros siguieron una ronda estacional, moviéndose en busca de manadas de búfalos y la planta de mezcal que les dio nombre. Un gran agave del desierto, el mezcal crece entre las estribaciones de las montañas del suroeste de Estados Unidos. A principios del verano, las mujeres apaches, utilizando palos largos para evitar las espinas protectoras de la planta, arrancaron el gran bulbo blanco. Luego, las mujeres cavaron un enorme pozo de cocción, que cubrieron con piedras. A continuación, encendieron un fuego en el pozo, una vez que hizo suficiente calor, las mujeres insertaron los bulbos de mezcal crudo y cubrieron el pozo con hierba. La tierra y las rocas sellaron la olla. El proceso de vaporización produjo una sustancia almibarada. Lo que no se consumió de inmediato se extendió en láminas delgadas, se secó y se guardó para el futuro. [26]

Las tribus también usaban la fibra del mezcal para hacer hilos y telas. Sin embargo, solo ocasionalmente fermentaban los jugos de mezcal para producir un intoxicante. Para la bebida alcohólica, los mescaleros prefirieron los brotes de maíz fermentados para hacer tulpai o tiswin. Recolectaron plantas silvestres del desierto, semillas de girasol, yuca, frutos de cactus, frijoles de mezquite, papas silvestres, bellotas, bayas de enebro y frijoles, entre otros, para diversificar su dieta. [27]

Cuando estaban disponibles, las familias construían tipis con pieles de búfalo. Pero durante los siglos XVII y XVIII, la creciente presión del norte llevó a los mescaleros a las escarpadas cordilleras de Guadalupe, Davis y Sierra Blanca. A medida que las pieles de búfalo se volvieron más escasas, se volvieron rudos refugios de arbustos (wickiups). Camisas de piel de ante y taparrabos servían como atuendo habitual. Los mescaleros se enorgullecían especialmente de su cabello negro, largo y liso, que estaba trenzado o atado con una diadema. Las intensas exigencias del medio ambiente y la cultura los mantuvieron en excelente condición física hasta que la vejez pasó factura, permanecieron delgados y se adaptaron bien a su estilo de vida móvil. Como concluyó un cronista español: "Tienen mejores figuras, son mejores guerreros y son más temidos" que los pueblos de La Junta. [28]

Aunque los mescaleros no desarrollaron organizaciones políticas o intratribales fuertes, sí disfrutaron de un profundo sentido de comunidad. Las bandas se formaron alrededor de un hombre, que en virtud de sus habilidades de liderazgo y relaciones familiares atrajeron seguidores adicionales. De veinte a treinta familias podían reunirse en lugares considerados seguros de ataques que proporcionaban agua, combustible y forraje para los caballos. Rara vez todos los miembros de una banda de este tipo ocuparon la fortaleza simultáneamente, cazando, asaltando y recolectando grupos que recorrieron el territorio circundante según lo permitían las condiciones económicas y ambientales. [29]

Para comprender la organización mescalero es crucial el papel del líder del grupo local. El término para líder, "nant'a", tiene varias connotaciones: "el que manda", "el que dirige", "el que dirige", "el que aconseja". Siempre ocupado por un hombre, el cargo no era ni hereditario ni permanente. Los líderes de banda típicamente encabezaban un grupo familiar fuerte cuyos miembros le permitían mayor autoridad que otros miembros de la alianza local. Un jefe eficaz dependía de su elocuencia, valentía, desempeño y generosidad para organizar una coalición viable. Profundamente preocupados por la solidaridad familiar y el honor, los mescaleros también esperaban que su líder arbitrara de manera justa las disputas de los miembros del grupo. [30]

La banda local generalmente incluía varias familias extendidas. Un marido y una mujer, sus hijos solteros y las hijas casadas, sus maridos y sus descendientes formaban una sola familia extendida. La estructura matrilineal significaba que cuando un hombre se casaba, dejaba a su propia familia para vivir con su esposa y suegros. Cada familia sencilla ocupaba su propia vivienda cercana a la del matrimonio mayor. Las niñas aprendieron a cooperar con sus madres y hermanas, con quienes casi siempre vivirían. Los niños perfeccionaron sus habilidades individuales para mantener a sus suegros. [31]

El trabajo se dividió según el sexo. Las mujeres recolectaban y almacenaban plantas silvestres y alimentos, confeccionaban ropa, recolectaban combustible, preparaban comidas, cuidaban a los niños y mantenían el tipi. Los hombres cazaban y defendían a la banda y, tras la introducción del caballo, a la manada del grupo. Los machos apaches también fabricaban y mantenían armas, equipo de montar y atuendos ceremoniales. Debido a su movilidad, los artefactos mescaleros tendían a ser pequeños y portátiles. Jarras de agua, cestas, instrumentos para moler y artículos de aseo dominaron la lista de posesiones familiares. Arcos y flechas, lanzas, hachas, cuchillos y garrotes de guerra formaban las armas básicas de la guerra. Un número creciente de apaches se volvió hacia los mosquetes y rifles después de la llegada de los europeos. [32]

Mescaleros veneraba a dos seres sobrenaturales: el Niño del Agua y su madre, la Mujer Pintada de Blanco. La tradición oral sostenía que el Niño del Agua había liberado a los humanos de una serie de monstruos y gigantes malvados. Al hacerlo, él y su madre establecieron los patrones culturales de la tribu. Elaboradas ceremonias rituales salvaguardaron a cada individuo desde el nacimiento hasta la madurez. Otros espíritus también influyeron en las creencias religiosas y en la vida cotidiana, se creía que ciertas personas, llamadas chamanes, eran capaces de solicitar ayuda de los otros mundos. La tribu enterró a sus muertos lo más rápido posible. Las posesiones del difunto fueron destruidas, el campamento se trasladó y el nombre nunca se volvió a usar. En resumen, esperaban acelerar la entrada del fantasma a la otra vida, que estaba libre de enfermedades, brujería e infelicidad. [33]

Mescalero Apaches encontró un vacío conveniente en la región que rodea al actual Fort Davis. Debilitados por las intrusiones españolas, los remanentes de los Jumanos mayores dejaron un vacío de poder que llenaron los mescaleros. Al hacerlo, el mescalero a menudo se alía con las tribus lipan y llanero del este. Aprovechando al máximo las escarpadas montañas de Trans-Pecos, lanzaron devastadoras incursiones contra las aldeas jumano y los asentamientos españoles en todo el norte de México. A su vez, los españoles reaccionaron de manera torpe e inconsistente a los partidos de guerra apache.

Sin embargo, las enfermedades recién importadas y las guerras contra los españoles y otros indios cobraron un gran precio entre los apaches. Las estimaciones de la población mescalero varían debido a la falta de estructura política interna y las cifras deliberadamente infladas ofrecidas por los colonos nerviosos hacen imposible calcular números específicos. Hasta mediados del siglo XIX no se dispone de cifras bastante fiables. En ese momento, los historiadores creen que quedaron entre dos mil quinientos y tres mil mescaleros. [34]

Lipan Apaches también se extendió por gran parte del suroeste de Estados Unidos. A principios del siglo XIX, los lípanes eran un grupo bastante pequeño, de menos de mil. Sin embargo, su número no refleja su reputación entre los contemporáneos. Aunque alguna vez habían cultivado maíz, frijoles, calabazas y calabazas, después de adquirir el caballo, Lipans se volvió cada vez más dependiente del búfalo como fuente de alimento y ceremonia. Al igual que sus parientes mescaleros, los lípanos recolectaban ávidamente bulbos de sotol y mezcal. La organización social y la estructura de la familia extendida también se parecían a las prácticas mescaleras. [35]

Como era común en las tribus de las llanuras, la guerra jugó un papel vital en la cultura Lipan. Pequeños grupos de una docena de hombres atacaron a enemigos aislados y se llevaron bienes y rebaños de animales débilmente defendidos, evitando la batalla si las probabilidades parecían desfavorables. Incluso antes de adquirir el arma, los arcos, flechas y lanzas convirtieron al guerrero Lipan en un enemigo formidable. Los cautivos a menudo eran asesinados o torturados, pero algunos, habiendo sobrevivido a la prueba inicial, ganaron aceptación dentro del grupo. Fuertemente influenciados por lo sobrenatural, los Apaches Lipan creían que un ser mítico, Asesino-de-todos-Enemigos, había liberado a la tribu de varios monstruos y había fundado las raíces de la cultura Lipan. [36]

La presión sobre los apaches mescalero y lipan llegó en forma de un grupo aún más poderoso de tribus guerreras: los comanches. La evidencia sugiere que los comanches derrotaron a los apaches en una lucha culminante de nueve días en el sistema del valle del río Rojo superior a principios de la década de 1720. Para empeorar las cosas, los comanches comenzaron a adquirir armas de fuego de los franceses en 1740. Los españoles, por otro lado, trataron de evitar que los apaches obtuvieran tales armas. Forzados al sur y al oeste, los apaches, como una hilera de fichas de dominó que caen, presionaron a su vez contra los intrusos españoles que venían de la dirección opuesta. [37]

Los comanches hablaban un dialecto de la rama shoshoneana de uso común del idioma uto-azteca. Las similitudes culturales también sugieren que los comanches estaban originalmente relacionados con los shoshones del norte. Viajaron por las Montañas Rocosas a pie, en busca de plantas silvestres, animales pequeños y algún que otro búfalo. La adquisición del caballo revolucionó la sociedad comanche durante el siglo XVII. Los pobres recolectores y gorrones se transformaron, con una velocidad impresionante, en hábiles guerreros montados que dominaban las llanuras del sur. La misma palabra adoptada por los europeos para describir a estas personas refleja los sentimientos de los forasteros hacia los comanches: el término original Ute era Komantcia, o "enemigo". Los comanches, por otro lado, lo vieron de manera muy diferente, ya que su propio término para ellos significaba "ser humano", lo que implica una superioridad percibida sobre los forasteros. [38]

La dieta, los elaborados sistemas de creencias, el parentesco y la guerra dominaban sus vidas. Aunque también buscaron otros animales, el búfalo les proporcionó la principal fuente de alimento, ropa y ceremonia. Plantas silvestres, frutas, nueces, bayas y raíces complementaron su dieta carnosa. Trasladaron sus robustos tipis de piel de búfalo según la temporada, el juego y la tradición. Creían en una vida futura que prometía escapar de las miserias de este mundo. Todos podían esperar esta existencia celestial excepto aquellos que habían sido estrangulados, o que habían muerto en la oscuridad, o habían sido mutilados o arrancados el cuero cabelludo, lo que explicaba su renuencia a luchar de noche y su práctica de arrancar el cuero cabelludo y desfigurar los cuerpos de sus enemigos. . Como los apaches, los comanches tenían una estructura política relativamente simple. Los sistemas de parentesco formaban bandas familiares que proporcionaban redes sociales y políticas que los hombres consideraban a las mujeres como poco más que bienes muebles. [39]

Las decisiones militares vinieron de un consejo, cuyos miembros obtuvieron su estatus a través de logros en tiempos de guerra.Luego, el grupo reconoció a un jefe de guerra especial, pero cada individuo podía negarse a unirse al esfuerzo o incluso organizar su propia partida de guerra. El guerrero individual y su intrincado grupo de parentesco dominaban así la sociedad comanche. En la batalla, los comanches se especializaron en la emboscada cuando se enfrentaron a un enemigo más decidido cuya potencia de fuego parecía superior, los comanches consideraron que una retirada oportuna era más prudente que incurrir en lazos casuales innecesarios. [40]

Los primeros europeos en entrar en la región Trans-Pecos pertenecieron al partido encabezado por el más intrépido de los vagabundos, Alvar Núñez Cabeza de Vaca. Cabeza, Estevan y dos seguidores habían sobrevivido a una gran expedición que llegó a la costa de Texas en 1528. Años de esclavitud entre los indios precedieron a la épica ruptura del partido para el México español. Vagaron hacia el oeste y el sur a través del área de Fort Davis, encontrando varias aldeas alrededor del Río Grande y el Río Conchos. Los indios recibieron a sus visitantes exóticos con los brazos abiertos. Cabeza impresionado describió más tarde a los Jumanos de La Junta como "las mejores personas de todas las personas que vimos, de la mayor actividad y fuerza, quienes mejor nos entendieron y respondieron inteligentemente a nuestras preguntas". [41]

Cabeza y sus camaradas finalmente se metieron en un grupo de esclavos españoles, que escoltó al desaliñado grupo a un lugar seguro en México. Cabeza repitió las leyendas de riqueza espectacular que había escuchado, mientras que entre los indios el imaginativo Estevan afirmaba estas historias con aún más fuerza. Atraído por los cuentos de oro y plata, Francisco Vásquez de Coronado dirigió una gran columna a través de Arizona, Nuevo México, Texas y Kansas durante los años 1540-42. Coronado no encontró ninguna de las fabulosas riquezas que buscaba a pesar de su fracaso, el atractivo de las riquezas minerales eventualmente llevaría a innumerables cazadores de fortunas de regreso a Trans-Pecos.

Atraídos por sueños de riqueza mineral, oportunidades pastorales y un celo por cristianizar a los pueblos nativos, los colonos españoles se adentraron en el norte de Chihuahua. Los crecientes asentamientos en Zacatecas, Durango y San Bartolomé señalaron un mayor interés y conciencia sobre las franjas del norte de la Nueva España. Con la civilización española, los recién llegados también trajeron cazadores de esclavos. Ansiosos por explotar las minas del sur, los esclavistas encontraron el área alrededor de La Junta lista para su comercio de carga humana. Aunque el gobierno abolió oficialmente la trata de esclavos en 1585, las repetidas violaciones de la ley dejaron un amargo legado entre las tribus. [42]

Los informes incompletos de las tierras del norte dieron lugar a una mayor investigación. Los funcionarios le concedieron a Fray Agustín Rodríguez, un hermano lego destinado en San Bartolomé, permiso para montar una entrada en 1581. Rodríguez y dos compañeros franciscanos esperaban cristianizar a los indios. Pero el líder de la expedición, Francisco Sánchez (llamado Chamuscado, o el chamuscado), parecía más interesado en encontrar recompensas temporales. Chamuscado se aventuró por el río Conchos, llegando al río Grande el 6 de julio de 1581. Aquí la expedición se encontró con varios indios que, habiendo sido ya presentados a los traficantes de esclavos menos cristianos, temían la presencia española. [43]

Chamuscado murió antes de su regreso a casa, los tres frailes que habían acompañado a la expedición fueron asesinados en Nuevo México. Pero los miembros de la desafortunada expedición Chamuscado no fueron olvidados. Antonio de Espejo, un acaudalado ranchero necesitado de clemencia por su implicación en un asesinato, aprovechó la oportunidad para descubrir el destino de los tres frailes y, mientras lo hacía, suficiente oro o plata para garantizarse el perdón. Espejo llegó a La Junta en diciembre de 1582, antes de continuar por el Río Grande casi hasta llegar a Santa Fe, Nuevo México. Liderando a quince soldados españoles y varios guías indios, Espejo viró hacia el este a lo largo del río Pecos hasta Toyah Creek. Luego giró hacia el sur, pasando por Limpia Canyon cerca del actual Fort Davis antes de cruzar las llanuras para presentar Candelaria y el Río Grande. [44]

Espejo presentó grandiosos planes de colonización al norte del Río Grande. Más importante aún, sus descripciones positivas del medio ambiente despertaron un nuevo interés en las regiones del norte de Nueva España. El esfuerzo de colonización de Gaspar Castaño de Sosa en 1590 fue seguido por el asentamiento más duradero de Juan de Onate en Nuevo México ocho años después. Evitando varias tribus que entonces estaban en guerra con España, Oñate no tomó la ruta tradicional por el Río Conchos, sino que cruzó directamente a través de Nueva España, cruzando el Río Grande en Juárez. [45]

Figura 1: 1. Guerrero Apache. Fotografía de Ben Wittick, cortesía de la Escuela de Colecciones de Investigación Estadounidense en el Museo de Nuevo México, neg. # 15881.

El impulso de Oñate desvió la atención española de La Junta a Nuevo México. Ciudad Juárez se volvió aún más importante en 1680, cuando una revuelta Pueblo obligó temporalmente a los españoles a abandonar Nuevo México. Unos pocos exploradores resistentes habían empujado hacia el este hasta los ríos Pecos y Nueces, pero con el nuevo enfoque en la ciudad de Chihuahua y la carretera # 151Santa Fe, La Junta fue olvidada en gran medida en los círculos españoles influyentes. Un informe sugiere que los indios expulsaron a dos padres franciscanos en La Junta entre 1670 y 1672. Pero en 1683 siete jefes jumanos, incluido Juan Sabeata, aparecieron en Juárez con una dramática solicitud de que se enviaran santos a La Junta. [46]

La iglesia se movió rápidamente para aprovechar la oportunidad. En 1864, tres frailes franciscanos y nueve iglesias adornaban la zona. Pero otros tenían objetivos más temporales. El cauteloso Sabeata esperaba enfrentar a España con los apaches, que durante años habían acosado a sus jumanos. Otros, incluido el capitán Juan Domínguez de Mendoza, que organizó la expedición que siguió a la solicitud de Sabeata, tenían objetivos comerciales y religiosos: Mendoza debería encontrar riqueza además de ayudar a los indígenas. Envuelto en misterio, Mendoza marchó más allá del actual Fort Stockton y negoció un tratado contra los apaches con una tribu jumano a lo largo del río Pecos, pero no encontró oro. [47]

Una gran revuelta amenazó con romper el control español en el norte de México a finales de 1684. Varios cambios provocaron la insurrección. Una reciente afluencia de recién llegados, expulsados ​​de Nuevo México por la rebelión masiva de Pueblo de 1680, puso a prueba los limitados recursos de la región. Un indio concho, generalmente conocido como Taagua, también contribuyó al levantamiento. Considerado poseedor de poderes sobrenaturales, Taagua instó a sus compañeros de tribu a renunciar al cristianismo y volver a los ritos religiosos más tradicionales. Afirmó que su magia podía transformar los huesos de las muñecas de los españoles en hierba, dejándolos indefensos. También se rumoreaba que Taagua podía provocar la desintegración de las armas españolas y que podía inmovilizar a los caballos enemigos o simplemente matar a los forasteros directamente. A pesar de los supuestos poderes de Taagua, una columna española de noventa hombres restableció la paz temporal en La Junta en febrero de 1685 [48].

Para contrarrestar posibles revueltas como esta, el inspector virreinal Joseph Francisco Marin instó a la corona a emprender campañas punitivas contra las tribus rebeldes. Los indios considerados hostiles por España deberían ser azotados antes de que pudieran lanzar sus destructivos ataques. Una vez aplastados por el puño de correo de España, los indios deberían ser reubicados por la fuerza cerca de los nuevos presidios. Aunque sus recomendaciones no se implementaron de inmediato, las generaciones futuras adoptaron inconscientemente su enfoque agresivo de defensa contra los indios. [49]

Pero las nuevas amenazas pronto distrajeron la atención española de la Trans-Pecos. En 1689, los españoles se apoderaron de un francés demente, Jean Gery, que había establecido una monarquía imaginaria en el río Pecos. Las noticias tardías de un desafío francés aún más sustantivo resultaron más preocupantes. Robert Cavelier, señor de La Salle, había establecido un fuerte francés a lo largo de la costa de Texas en 1685. [50]

Cuando se abrió el siglo XVIII, el área alrededor de lo que más tarde se convertiría en Fort Davis seguía siendo de mínimo interés para los responsables políticos españoles. Sin embargo, el miedo a la intrusión francesa, combinado con las continuas huelgas indígenas contra las valiosas comunidades mineras y agrícolas españolas, generó una demanda de acción. Las revueltas fronterizas como las de los Pueblos y alrededor de La Junta también llevaron a los españoles a enfatizar aún más a los militares como agentes del imperio. Establecieron un elaborado sistema de presidios, que incluía puestos importantes en San Juan Bautista y San Francisco de Conchos, y lanzaron expediciones periódicas al oeste de Texas. [51]

En 1715 Fray Joseph de Arranegui recibió el permiso para restablecer las misiones en La Junta. El vicegobernador interino de Nueva Vizcaya, Juan Antonio de Trasvina y Retis, encabezó la expedición de cincuenta soldados, veinte auxiliares indios y cuatro frailes. Encontraron ocho aldeas con unos mil cuatrocientos habitantes esparcidos a ambos lados del Río Grande cerca de La Junta. En 1716, seis misiones, cada una con su padre, estaban en La Junta. Sin embargo, los ataques de Apache y la inquietud general de los indios forzaron el cierre repetido de cada misión. Los problemas demográficos de la posición más grande, Nuestra Señora de Guadalupe (también conocida como Los Polacmes), ubicada en el sitio actual de Ojinaga, parecen típicos. Se jactaba de 550 personas en 1715 para 1747 la población había caído a 172. Todavía en 1765 133 personas todavía vivían en Nuestra Señora de Guadalupe. A pesar de casi medio siglo de actividad, la misión finalmente cayó en mal estado, el destino de sus residentes es incierto en medio de guerras, redadas y migraciones. [52]

Las continuas dificultades en La Junta simbolizaron los problemas de España en sus provincias del norte del Nuevo Mundo. Ella había usado tanto la espada como la cruz para intentar controlar a la población indígena de la zona. La cruz no había estado libre de influencia. Pero la vida incierta ofrecida en las misiones, los asaltos punitivos españoles y las expediciones ilegales de esclavitud para las minas de México ofrecieron a los indios pocos incentivos para la amistad. Además, la incapacidad de España para controlar las redadas de Apache debilitó su imagen a los ojos de los posibles conversos. [53]

España buscó a tientas una respuesta a la pregunta que afectaría a los gobiernos no indios hasta la década de 1880. Las incursiones contra los indios habían sido costosas e ineficaces. La ocupación militar permanente de Big Bend parecía la única alternativa. Durante una gira de inspección exhaustiva de la frontera norte de 1724 a 1728, Brig. El general Pedro de Rivera y Villalón recomendó que España estableciera presidios en la región de Big Bend, protegiendo así valiosas áreas mineras al sur. Esto era más fácil decirlo que hacerlo. El capitán José de Berroteran dirigió a setenta soldados en un movimiento tentativo a través del Río Grande cerca de la actual Langtry. Con pocos suministros y aún menos confianza, Berroteran, según él mismo admitió "en un estado de confusión", no logró establecer un nuevo presidio. Las excursiones posteriores a las misiones abandonadas de La Junta resultaron igualmente aburridas. [54]

A pesar de su fracaso, Berroteran más tarde apoyó la convocatoria de un nuevo presidio en La Junta de los Ríos y exigió que se asignaran fondos adicionales para la defensa contra los apaches. En 1750, el gobernador Juan Francisco de la Puerta y Barrera compiló un influyente informe sobre las condiciones en Nueva Vizcaya. La afluencia de europeos al centro de Chihuahua significó que los presidios más antiguos pudieran trasladarse más cerca de la frontera india. La Junta, el sitio de aldeas indígenas amistosas y puerta de entrada a las áreas pobladas del sur, parecía particularmente estratégica. En consecuencia, de la Puerta advirtió que la corona erigiera allí un presidio. [55]

No fue hasta 1759 que el Capitán Alonso Rubén de Celis estableció el primer fuerte en el cruce, situado en la misión más grande, Nuestra Señora de Guadalupe. Terminado en julio de 1760, El Presidio del Norte de la Junta tuvo un comienzo desfavorable. Unos ochocientos indios, muchos de los cuales eran apaches, atacaron el puesto al amanecer cuando comenzaban las ceremonias de apertura. Las tropas rechazaron el asalto e incluso contraatacaron con una exitosa expedición punitiva más tarde ese año. Aún así, el presidio de La Junta apenas había intimidado a los indios de la Trans-Pecos. Las tensiones añadidas exacerbaron aún más el éxodo del suroeste. Sin reformas dramáticas, el esfuerzo misionero a lo largo del Río Grande estaba condenado al fracaso. [56]

Los españoles reconocieron la ineficacia de sus políticas anteriores. Como parte de un importante programa de reforma colonial inspirado por el rey Carlos III, el mariscal de campo Cayetano Maria Pignatelli Rubi Cerbera y Saint Clement (el marqués de Rubi), llevó a cabo una exhaustiva inspección de setenta y quinientas millas del norte de Nueva España. Tras su notable gira de 1766-68, el Marqués recomendó una amplia reorganización de las defensas fronterizas. Con el fin de reducir los gastos y aumentar la eficacia, de Rubi propuso que una línea de presidios, cada uno guarnecido por cincuenta soldados bien entrenados, mantuviera la frontera norte a intervalos de cuarenta leguas. Los presidios caros y mal ubicados serían abandonados. Nuevas posiciones llenarían brechas en la línea. Uno de esos fuertes debería estar en La Junta, abandonado antes de que De Rubi pudiera llegar al cruce. [57]

Durante la década de 1770, el Comandante Insp. Hugo Oconor, un irlandés pelirrojo, comenzó a implementar los planes de Rubi a lo largo del Big Bend del Río Grande. Siguiendo las instrucciones, volvió a ocupar La Junta y estableció cuatro nuevos presidios en el norte de Chihuahua. [58]

Inspirado por De Rubi, Oconor también pidió una guerra general contra los Apache. En 1774-75 organizó un complejo movimiento de pinzas para hacer frente a las tribus. Tropas de San Saba, San Juan Bautista, el Presidio del Norte y Nuevo México atraparían a los indios. Pero como descubrieron más tarde los planificadores del futuro, la coordinación de estas fuerzas convergentes resultó casi imposible en el terreno accidentado alrededor de Fort Davis. Esta vez, la columna de Nuevo México perdió sus caballos y las mandíbulas de la trampa no se cerraron por completo. Aun así, los apaches de Lipan sufrieron graves pérdidas, según el recuento español, 138 muertos y 104 capturados. También se incautaron casi dos mil animales. Otro gran esfuerzo en 1776 llevó a varias bandas mescaleros a las profundidades del centro de Texas, donde los comanches les infligieron un golpe devastador. [59]

La mala salud obligó a Oconor a trasladarse a Guatemala antes de que pudiera concluir sus campañas. Al delegar una mayor autonomía a los funcionarios a lo largo de la problemática frontera, la corona reorganizó las provincias del norte en las nuevas Provincias Internas. Al mando del nuevo departamento, Teodoro de Croix encontró las condiciones militares en un estado abominable. Las tropas de la frontera parecían desanimadas: sus armas de fuego estaban rotas u oxidadas, no tenían espadas, sus caballos eran pobres y tenían poco entrenamiento o disciplina. Croix consideró indefendible la línea de Río Grande y abandonó todos los presidios excepto el de La Junta. [60]

Junto con la reorganización, Croix y sus sucesores pusieron mayor énfasis en enfrentar a los indios contra los indios. Los comanches y los apaches mescaleros se enfrentaron a los lípanes después de obligar a los apaches lipan a aceptar términos, los españoles rápidamente volvieron a los lípanes y comanches contra los mescaleros. Sin embargo, el éxito total siguió siendo ilusorio, ya que otras obligaciones imperiales limitaban la mano de obra y los recursos disponibles. Durante el apogeo de las campañas, por ejemplo, Presidio del Norte tenía solo 106 hombres. Las malas comunicaciones y los celos entre militares y funcionarios civiles españoles arruinaron los esfuerzos para llegar a la paz. Finalmente, la alianza comanche permaneció incierta, con miembros de tribus lanzando devastadoras embestidas en lo profundo del viejo México. [61]

A pesar de estos problemas, reinaba una relativa tranquilidad en la región de Fort Davis a fines del siglo XVIII. En 1795 quedaron abiertas dos misiones en La Junta. Las campañas militares se alternaron con los esfuerzos para hacer que los indios dependieran de las armas y la pólvora españoles. Sin embargo, la despoblación, la confusión interna y las amenazas a Texas desde el este llamaron nuevamente la atención de España de las Trans-Pecos. La disminución de la población en La Junta privó a España de agricultores potenciales, aliados militares y conversos cristianos. Mientras los asaltantes Comanche y Apache presionaron sus ataques, los funcionarios españoles planearon una campaña punitiva para 1819. Anticipando que los indígenas usarían el Trans-Pecos como ruta de escape, los comandantes españoles esperaban lanzar una columna de 255 hombres desde Presidio del Norte. Una vez más, el valor estratégico de la zona era evidente. España, sin embargo, no tenía ni los soldados ni los colonos para ocupar la región. [62]

La revolución interna había asolado a México desde 1810, cuando el padre Hidalgo emitió su famoso "grito" en Dolores. Aunque el sueño de rebelión social de Hidalgo se había desvanecido, una coalición conservadora-moderada de rebeldes finalmente obligó a España a conceder la independencia de México en 1821. Los frecuentes cambios de gobierno dificultaron que la joven y luchadora nación se concentrara en sus salvajes fronteras del norte. Una colonia penal en la actual Ruidosa, unas veinticinco millas río arriba, reemplazó al desmoronado presidio y las misiones de La Junta. El Regimiento de Condenados, formado por criminales asignados a proteger la frontera pero bajo una fuerte guardia ellos mismos, inspiraba poca confianza. [63]

Los intentos de México de mantener el sistema presidial resultaron infructuosos. A pesar de las generosas promesas presupuestarias, pocos de los dólares autorizados llegaron a los soldados fronterizos. Los oficiales corruptos desviaron enormes sumas y estacionaron sus tropas confiables cerca de la Ciudad de México o Veracruz, siempre atentos a las oportunidades políticas que caracterizaron la época convulsa. En las fronteras, los niveles de mano de obra nunca se acercaron a las fuerzas autorizadas. La escasez de monturas impidió una campaña ofensiva eficaz. La escasez de alimentos, ropa y salarios puso en peligro la vida de los soldados. Un oficial mexicano estimó que las incursiones indígenas a lo largo de las fronteras del norte entre 1820 y 1835 mataron a cinco mil personas, destruyeron cien asentamientos y expulsaron a cuatro mil colonos. [64]

Mapa 1: 2. Defensa española y estadounidense de las Trans-Pecos. Mapa elaborado por el autor. (haga clic en la imagen para obtener una versión en PDF)

No obstante, algunos aventureros vieron en la Trans-Pecos una gran oportunidad. Juan Bustillos obtuvo el título de propiedad de las tierras en la orilla este del Río Grande en 1830. Dos años más tarde, el teniente coronel José Ronquillo, comandante de las fuerzas fronterizas regionales, solicitó con éxito una subvención masiva & # 1512,345 millas cuadradas & # 151 en el norte. lado opuesto a Presidio del Norte. La enorme subvención comenzó en la orilla este de Cibolo Creek y corrió por el Río Grande por unas treinta y cinco millas hasta la actual Ruidosa. Luego se extendió al noreste, más allá del futuro sitio de Fort Davis, hasta Alamo de San Juan. Al sureste, la concesión incluía la tierra en el moderno condado de Brewster, luego de regreso al Río Grande a través de las montañas de Puerto del Portillo. [sesenta y cinco]

Para recibir el título oficial de esta tierra, el coronel Ronquillo tuvo que mejorar la concesión en tres años, vivir en ella un año más y defenderla del ataque de los indios. Se le prohibió vender su tratado durante cuatro años. Ronquillo rápidamente se movió para cumplir con estas condiciones. Con los estudios en curso, construyó una casa de piedra en Cibolo Creek, cultivó un pedazo de tierra, crió ganado y abrió una pequeña mina de plata. Las esperanzas de Ronquillo se desvanecieron momentáneamente cuando llegaron las órdenes de su traslado, pero el coronel práctico pidió y recibió una dispensa de las restrictivas condiciones. Ese mismo día, Ronquillo vendió la beca a su mayordomo, Hypolito Acosta. Incapaz de defender la merced, Acosta la vendió por cinco mil pesos a Juana Pedrasa en 1833.[66]

Las Trans-Pecos también atrajeron la atención de los capitalistas emprendedores de América del Norte. Tramperos que representan a varias compañías de pieles de St. Louis probaron el área durante la década de 1820. [67]

El rentable comercio entre Missouri y la ciudad de Chihuahua despertó mayor interés. En 1839, las promesas de aranceles reducidos a través del puerto de entrada recién abierto en Presidio llevaron a Henry Connelly, un ciudadano estadounidense, a reabrir la ruta largamente ignorada por el Río Conchos desde la ciudad de Chihuahua a través de La Junta. Más de cien hombres escoltaron de Chihuahua siete carros, setecientas mulas y unos doscientos mil dólares en metálico. Sin embargo, en su viaje de regreso desde Estados Unidos, Connelly descubrió que el gobernador que había reducido los impuestos había muerto. El nuevo gobernador exigió funciones completas. Pasaron cuarenta y cinco días mientras se negociaban las tarifas de la caravana que regresaba a la ciudad de Chihuahua diecisiete meses después de su partida. Connelly consideró que el viaje era demasiado largo y pasó por alto Presidio por la ruta más antigua a casa. [68]

En medio de la nueva actividad, continuaron las redadas de Apache y Comanche. La política estadounidense de trasladar a los indios orientales a la actual Oklahoma aumentó las tensiones existentes entre los residentes mayores del área. Obligados a buscar nuevas fuentes de alimentos y saqueos, los comanches se dirigieron hacia el sur, presionando a los apaches a medida que avanzaban. Un grupo particularmente grande de varios cientos de comanches cruzó la Trans-Pecos hacia México en 1835. El gobernador José Joaquín Calvo trató de reunir una fuerza de voluntarios y habituales en Presidio para controlar la incursión, pero la mayoría de sus tropas se vieron trasladadas al este. en un vano esfuerzo por sofocar la Revolución de Texas. [69]

Los soldados mexicanos olvidados a lo largo del Río Grande poco pudieron hacer para detener la marea de partidas de guerra indias. Un número cada vez mayor de comerciantes estadounidenses entró en el lucrativo comercio con los indios, intercambiando municiones y suministros por botines robados y disminuyendo aún más la influencia de México con las tribus de las llanuras. Las continuas amenazas de la recién independizada República de Texas, junto con la posterior Guerra de los Pasteles contra Francia en 1838, solo exacerbaron las debilidades defensivas de México a lo largo de sus fronteras del norte. Las agresivas políticas occidentales seguidas por Texas se sumaron a las presiones sobre los pueblos de las Llanuras y, por lo tanto, crearon más problemas para México. [70]

Con sus fronteras en llamas, el estado de Chihuahua revivió el sistema colonial de recompensas del cuero cabelludo, a través del cual los cueros cabelludos de los indios podrían canjearse por dinero en efectivo. Los funcionarios españoles habían ofrecido periódicamente tales recompensas desde 1619, una práctica no infrecuente entre las potencias coloniales europeas. La ley de 1837 prometía cien pesos por el cuero cabelludo de cualquier varón de catorce años o más; el cabello de una mujer le valía al portador cincuenta pesos. El cuero cabelludo de un niño valía veinticinco pesos. Los cazarrecompensas trajeron un número sustancial de cueros cabelludos, pero los críticos acusaron que estos hombres simplemente fomentaron disturbios adicionales. Los cazadores parecían demasiado ansiosos por someter los cueros cabelludos de indios amigos o ciudadanos mexicanos. [71]

En un esfuerzo desesperado por comprar la paz, el gobernador de Chihuahua García Conde inició un programa innovador (aunque infructuoso) en 1842. A cambio de la paz en Chihuahua, ofreció a los indígenas un tributo anual de cinco mil dólares, raciones mensuales y el derecho para vender su botín robado. Desafortunadamente para Conde, esta última disposición solo fomentaba las redadas en los estados vecinos. Aunque muchos chihuahuenses apoyaron las acciones del gobernador, su controvertido plan llevó a su destitución en 1845. [72]

Los comanches lanzaron una redada particularmente devastadora ese año. Al cruzar a México a través de la Trans-Pecos cerca de Lajitas, mataron a decenas de ciudadanos y se llevaron a decenas de otros cautivos. Con cierta desgana, el gobierno volvió a contratar a un cazarrecompensas & # 151 James "Don Santiago" Kirker. Kirker y una pequeña compañía de Delawares, Shawnees y estadounidenses habían entregado 487 cueros cabelludos a fines de 1846. Sin embargo, la legislatura de Chihuahua describió la influencia india en 1846: "Viajamos por los caminos ... a su antojo cultivamos la tierra donde ellos deseen y en la cantidad que deseen, usamos con moderación las cosas que nos han dejado hasta el momento en que les apetece tomarlas para ellos ". En ausencia de una política indígena eficaz formulada por Texas o México, parecía asegurado un futuro violento para la región de Fort Davis. [73]

La Guerra Mexicana trajo cambios dramáticos. Una fuerza estadounidense de 850 hombres liderada por el coronel Alexander W. Doniphan ocupó El Paso el 26 de diciembre de 1846. Atendiendo a la información de que las tropas mexicanas aún tenían un presidio en San Elizario, Doniphan envió un grupo de exploración por el Río Grande. Los soldados encontraron evidencia de que los soldados mexicanos habían abandonado el fuerte a toda prisa, dejando carros de comida, municiones y un cañón a su paso. La columna de Doniphan capturó más tarde la ciudad de Chihuahua, otras tropas estadounidenses también ocuparon Monterrey, Ciudad de México, Santa Fe y California. En el resultante Tratado de Guadalupe-Hidalgo, México reconoció la independencia de Texas, aceptó el Río Bravo como la frontera sur de Texas y cedió el suroeste a los Estados Unidos. A cambio, Washington pagó $ 15 millones y asumió deudas mexicanas con ciudadanos estadounidenses estimadas en $ 3.25 millones adicionales. También prometió evitar las incursiones indígenas desde sus tierras recién ganadas a México. [74]

Con las Barras y Estrellas sobrevolando el área de Fort Davis, algunos oportunistas buscaron capitalizar la nueva situación política. En 1847, un grupo de veteranos de la guerra mexicana siguió el antiguo rastro de Henry Connelly cuando regresaron a casa desde Chihuahua. Su viaje sin incidentes parecía ser un buen augurio para el asentamiento Trans-Pecos. Otros veteranos de la guerra mexicana también vieron potencial en el área. John W. Spencer, por ejemplo, estableció un rancho en el lado norte del río sobre el actual Presidio. [75]

Ben Leaton, ex comerciante a lo largo del sendero de Santa Fe y la ciudad de Chihuahua, tenía sueños más grandes. Se casó con Juana Pedraza, la viuda reclamante de la enorme subvención de Ronquillas, y con John Burgess y otros a remolque, construyó una sólida empalizada (Fort Leaton) en el antiguo sendero de Connelly. Leaton operaba como agente de aduanas no oficial, comerciante indio y ganadero. Se ganó la reputación de ser un comerciante despiadado más que dispuesto a intercambiar armas y alcohol con los indios a cambio de mercancías robadas. Incluso los indios que trataron con Leaton no estaban seguros; él no se oponía a vender sus cabelleras a los funcionarios mexicanos en Chihuahua. Un funcionario mexicano denunció que Leaton había cometido "mil abusos". [76]

Leaton buscó adquirir toda la región. Su derecho a la antigua beca de Ronquillo era inestable. La concesión de Juana Pedraza no era válida sin la confirmación de un funcionario de al menos rango de gobernador. Con la esperanza de que un soborno bien colocado suavizara las aguas legales, Leaton le dio al alcalde local quinientos dólares para que emitiera un certificado fraudulento para la subvención adjunta de Juan Bustillos. Un tribunal mexicano intentó condenar al alcalde por su acción, pero no logró condenarlo. Mientras tanto, Leaton presentó un reclamo sobre la tierra en su propio nombre. Sin embargo, los sueños de imperio de Leaton se hicieron añicos a principios de la década de 1850, cuando murió en una aparente lucha por el control del comercio de Presidio. La ocupación estadounidense del área de Big Bend había comenzado. [77]

A medida que los ciudadanos privados se acercaban a lo que más tarde se convertiría en Fort Davis, los exploradores patrocinados por el gobierno también examinaron la región. Justo después de la guerra, el ingeniero topográfico George W. Hughes informó que el rastro de Connelly era de uso "dudoso". Hughes había esperado reconocer esta y otras rutas, pero "la falta de escoltas suficientes y las exigencias del servicio, supongo, lo impidieron" durante el conflicto. En 1848, cuando Hughes dio los toques finales a su informe retrasado, el capitán Jack Hays montó una expedición por las tierras al oeste de San Antonio. Hays y su escolta casi se mueren de hambre en Big Bend antes de llegar a San Carlos y finalmente a Fort Leaton, donde se tomaron un tiempo para una barbacoa masiva. Siguieron una pista más al norte de regreso a San Antonio, regresando al norte del futuro sitio de Fort Davis, luego a través del cruce de Horsehead del río Pecos. Aunque la ruta sur entre Pecos y Río Grande resultó extremadamente difícil, el viaje de regreso había sido a través de llanuras relativamente planas con "abundancia de pasto". [78]

El ejército de los Estados Unidos se interesó mucho en el oeste de Texas. No solo buscó interceptar las incursiones indígenas en el norte de México, sino que el descubrimiento de oro en California hizo imperativo encontrar una ruta segura a través de Texas. También atrajeron oportunidades comerciales. Los optimistas del Cuerpo de Ingenieros Topográficos, cuyos oficiales se destacaban por sus favorables proyecciones sobre Occidente, soñaban con un ferrocarril transcontinental. Bajo los auspicios del Cuerpo, el Capitán Randolph B. Marcy y tres compañías escoltaron un gran tren de emigrantes desde Fort Smith, Arkansas, a Santa Fe en 1849. Cruzando el oeste de Texas, ciento sesenta kilómetros al norte de lo que luego se convirtió en el sitio de Fort Davis, Marcy habló elocuentemente sobre las posibilidades de un ferrocarril. El teniente James H. Simpson, su ingeniero jefe, demostró ser más comedido y llegó a la conclusión de que sin centros de población que proporcionaran mano de obra, no se construiría un ferrocarril transcontinental hasta dentro de veinte años. La precisión de la proyección de Simpson habría sorprendido a la mayoría de sus compañeros ingenieros en el Cuerpo, de hecho, pasarían casi veinte años antes de que se completara el primer ferrocarril transcontinental y treinta y cinco años antes de que una carretera así se extendiera por la Trans-Pecos. [79]

Pero los realistas como Simpson permanecieron en una decidida minoría. En 1849, el teniente William H. C. Whiting y el teniente William F. "Baldy" Smith siguieron el antiguo sendero Hays. Al oeste de los Pecos y de camino a Presidio, se encontraron con un grupo de apaches el 17 de marzo. Entre los indios estaba Gómez, conocido por sus incursiones en el norte de México y Big Bend. Con sólo trece hombres armados, el grupo de Whiting-Smith se acercó nerviosamente a los apaches. "Fue una escena emocionante y pintoresca", dijo Whiting sin rodeos. "Doscientos apaches, magníficamente montados, resaltados por sus vestidos de muchos colores, sus escudos pintados y sus rostros horribles". Gómez quería pelear, pero otro jefe, Cigarito, buscó la paz con Estados Unidos y permitió que el grupo pasara a salvo. [80]

Seguro por el momento, el 20 de marzo el grupo siguió un pequeño arroyo, llamado Limpia por Whiting, que serpenteaba a través de un profundo cañón. "Es un hermoso riachuelo", escribió más tarde, "y sus aguas fluyen limpias y frescas sobre su lecho de guijarros". Llamaron al desfiladero Wild Rose Pass en honor a las espectaculares flores que entonces estaban en flor. Un poco más allá del paso, el equipo de Whiting-Smith localizó una arboleda de álamos en el borde de una llanura abierta. Llamaron al lugar "Campamento Comanche Pintado" por las pictografías que decoraban los árboles. Sin el conocimiento de los ingenieros, el atractivo sitio luego presumiría de uno de los puestos militares más importantes del oeste americano. [81]

Mientras el equipo de Whiting-Smith exploraba una ruta sur a El Paso, Robert S. Neighbors, agente federal indio de Texas, y John S. "Rip" Ford, Texas Ranger, estaban abriendo otro camino hacia el oeste. El grupo Vecinos-Ford tomó el camino más al norte a través de las Montañas de Guadalupe hasta El Paso. Cerca de la actual Balmorhea, encontraron lo que creían que era una antigua estación militar española, probablemente un puesto avanzado olvidado o un esfuerzo misionero abortado. [82]

La nueva información que ambos equipos reunieron sobre Trans-Pecos resultó especialmente oportuna, ya que un número creciente de inmigrantes mal guiados luchaban por las llanuras de Texas. Atraídos por la fiebre del oro a California, unas tres mil personas cruzaron los senderos del oeste de Texas y el norte de Chihuahua solo en 1849. Un grupo de buscadores de oro trató de seguir el antiguo sendero Hays hasta Presidio del Norte. "Viajamos doscientas cuarenta millas sin ver ningún bosque y en dos momentos diferentes condujimos dos días y una noche sin agua sobre montañas y barrancos en la ruta que Jack Hays dijo que encontró agua en abundancia", escribió un miembro del grupo. "y si él [Hays] hubiera estado a la vista, no habría vivido ni un minuto". [83]

Consciente de tales problemas, el ejército siguió tanto la expedición Vecinos-Ford como la ruta Whiting-Smith. El teniente Francis T. Bryan se hizo cargo del paso norte Bvt. El teniente coronel Joseph E. Johnston encabezó los esfuerzos a lo largo de la carretera Whiting-Smith. Ya un héroe de la Guerra Mexicana y destinado a convertirse en uno de los líderes militares más importantes de la Confederación, Johnston reconoció al batallón de la Tercera Infantería del Mayor Jefferson Van Horn cuando ese equipo marchó a El Paso, ciudad hermana del asentamiento más antiguo de Juárez. En su viaje de regreso al este, Johnston realizó exploraciones adicionales, a partir de las cuales produjo el primer mapa preciso de Big Bend. [84]

La ruta Whiting-Smith, conocida como la carretera inferior a El Paso, resultó ser un poco más corta que la ruta norte. También ofrecía fuentes más confiables de agua y madera. Como tal, se convirtió en la carretera principal entre San Antonio y El Paso a mediados de la década de 1850. Las experiencias de los trenes de inmigrantes fueron muy variadas, algunos grupos tardaron veinte días en hacer la ardua caminata de San Antonio a El Paso, mientras que otros tardaron tres o cuatro veces ese tiempo. Algunos viajeros informaron no haber encontrado indios, otros encontraron el viaje lleno de signos de sus depredaciones. [85]

Consciente de los peligros potenciales, Whiting había instado a que se construyeran puestos militares en el oeste de Texas. Los fuertes fomentarían los asentamientos, "que, con el tiempo, poblados por nuestros resistentes pioneros, se convertirían en la mejor defensa de una frontera". Al argumentar así, Whiting adoptó una línea de razonamiento tradicional de los líderes militares y políticos de EE. UU. El pequeño ejército regular no pudo proteger a todos los occidentales. En cambio, fue para estimular el crecimiento de la población, que, históricamente, había superado en número a la resistencia india. Y aunque sus políticas a menudo no parecían ni justas ni racionales, el gobierno federal promovió dicha migración facilitando la compra de tierras federales y empujando al ejército hacia el oeste. [86]

Aplicada a las Trans-Pecos, esta política representó un cambio dramático de la práctica española o mexicana. Las políticas sociales y económicas de España ofrecían pocas razones para ocupar la aparentemente árida región Trans-Pecos. La Junta sirvió como una barrera útil para las incursiones indígenas en Chihuahua más valiosa, pero rara vez se alentó a los colonos a trasladarse más al norte. Tal expansión solo presionaría los limitados recursos de España a lo largo de sus fronteras coloniales del norte. Después de haber obtenido su independencia, México, plagado de convulsiones internas y amenazas externas, pudo permitirse gastar poca energía en sus fronteras del norte. Como España, el sistema social de México no apoyó la migración a gran escala hacia el norte. Las políticas gubernamentales concluidas en la Ciudad de México a menudo entraban en conflicto con las necesidades de los aislados fronterizos del norte. [87]

Sustentados por sueños de riqueza, libertad y destino manifiesto, los ciudadanos de Estados Unidos, respaldados por su gobierno federal, entraron entonces en Trans-Pecos. El gobierno se hizo cargo del antiguo sistema de correo informal entre San Antonio y El Paso en 1850. Se reavivaron los intereses comerciales y se expandió el comercio de Chihuahua. Los carros pesados, tirados por equipos de hasta veinte mulas, podían transportar hasta siete mil libras cada uno. Aún más estupendas eran las caravanas de carros mexicanos de dos ruedas, que transportaban diez mil libras de mercadería. Estas caravanas masivas se abrieron paso a través de Trans-Pecos hasta Presidio, estimulando un mayor interés en la solitaria región de Big Bend mientras crujían inexorablemente hacia adelante. [88]

A medida que los trenes de carromatos de Chihuahua transfirieron oro mexicano por mercancías estadounidenses, ni México ni Estados Unidos pudieron ignorar los ataques de los indios a los valiosos cargamentos. Después de un ataque mayor, los comanches condujeron a su ganado y cautivos de regreso a Texas, donde cambiaron su botín por fusiles-mosquetes, balas, whisky y tabaco. Arriba el Sol, por ejemplo, atrajo a un gran número de seguidores al liderar a su clan Comanche en una serie de devastadoras incursiones en el norte de México. Astutamente, Sol desalentó las represalias mexicanas unificadas al negociar con los gobiernos locales. A cambio de compromisos contra la realización de guerras de exterminio contra su banda, prometió no atacar el área que representaban y luchar contra sus enemigos mutuos, los apaches. [89]

Las continuas incursiones indígenas en el norte de México llevaron a la restauración del sistema de caza del cuero cabelludo. Particularmente despiadados fueron los treinta y pico tejanos encabezados por John J. Glanton. Glanton, ex Ranger de Texas y veterano de la Guerra Mexicana, supuestamente nunca trajo vivo a un prisionero. Muchos lo acusaron de haber masacrado indiscriminadamente tanto a mexicanos como a indios para aumentar el conteo de su cuero cabelludo. Su reinado de terror se extendió por el norte de Chihuahua y en los Estados Unidos, un oficial estadounidense lo llamó "uno de los rufianes de sangre fría más notoriamente que jamás haya existido". Tras enfurecer a la población local, Glanton se trasladó más al oeste, a Sonora, donde volvió a contratar sus "servicios" al gobierno estatal. Un grupo de indios Yuma enojados más tarde tendió una emboscada y mató a Glanton ya muchos de sus seguidores, pero no antes de que él hubiera encendido aún más la rivalidad entre indios y no indios en el suroeste. [90]

Por lo tanto, las condiciones exigieron que el Ejército de los Estados Unidos protegiera la carretera inferior de San Antonio y # 151 El Paso. Buscando más conocimiento sobre el oeste de Texas, el capitán Samuel G. French dirigió otro equipo de exploración desde San Antonio. Un veterano de las expediciones anteriores de 1849, French en su viaje anterior encontró las colinas cerca de Wild Rose Pass cubiertas de hierba. Muy impresionado con el sitio, French había registrado su "apariencia agradable" como "más hermosa a la vista". También informó haber encontrado mucho combustible y pasto en el Campamento Pintado. Unas cuantas casas de campo y jardines indios se encuentran justo arriba del Limpia. El agua resultó suficiente para sus hombres y animales, y las aldeas de perritos de las praderas florecieron a lo largo del camino natural al oeste del antiguo campamento. [91]

Sin embargo, dos años más tarde, los franceses encontraron condiciones mucho menos deseables. Plagada por la escasez de suministros y transporte, su expedición parecía gafe. El fuego había barrido las praderas durante el año pasado, dejando solo cenizas donde una vez había florecido la hierba verde. Los primeros intentos de cruzar el Pecos en ferry terminaron cuando se rompió un cable. Limpia Creek no era más que un pequeño hilo cerca de su fuente, solo al marchar noventa y seis millas hasta el Río Grande en poco más de dos días a través de temperaturas superiores a los cien grados si French salvó su sediento comando. Describió la condición de los indios al oeste de Pecos como "verdaderamente lamentable". Negando sus antiguas patrias, argumentó que vivían "una existencia más sucia que los cerdos". No era de extrañar, concluyó, que atacaran a los viajeros. [92]

Después de una extensa gira de inspección en 1852, el coronel Joseph K. F. Mansfield recomendó que el ejército estableciera una serie de nuevos puestos en el oeste de Texas. Había casi 550 millas solitarias entre el pequeño asentamiento en San Elizario y Fort Clark, establecido a unas 120 millas al oeste de San Antonio en 1852.Para remediar la situación, Mansfield pidió la reocupación de El Paso (abandonado solo el año anterior) y nuevos puestos donde el camino de la etapa dejaba el Río Grande debajo de El Paso, en las cabeceras del arroyo Limpia, y justo al este del río. Pecos cruzando en Live Oak Creek. Cada sitio tenía agua, pasto y madera. [93]

Sobrecargado, falto de personal y con poca dirección estratégica, el ejército no pudo responder de inmediato a las recomendaciones de Mansfield. Además, la superioridad de la ruta sur a El Paso, sobre la que finalmente se ubicaría Fort Davis, aún no era universalmente aceptada. Aunque el oeste de Texas parecía adecuado para la construcción de carreteras, la escasez de agua presentaba un problema importante. Al mando del Departamento de Texas, Persifor F. Smith finalmente se propuso establecer un puesto entre el río Pecos y El Paso en 1854. Smith seleccionó el sitio ubicado por Smith y Whiting, tan admirado por los franceses y recomendado por Mansfield & # 151Painted Comanche Camp , cerca de Limpia Creek y Wild Rose Pass. El resultado del trabajo de Smith, Fort Davis, alteraría permanentemente el paisaje de Trans-Pecos. [94]

La población humana de Trans-Pecos había cambiado mucho antes del establecimiento del puesto militar de los Estados Unidos. A través de sus misiones, presidios y haciendas, España dejó una profunda huella en la saga de Fort Davis. Los españoles trajeron consigo sus instituciones básicas: el catolicismo y la noción de un sistema político centralizado. También introdujeron plantas, animales y nuevas enfermedades. Como tal, la vida de los pueblos que vivían en Trans-Pecos se vio alterada irrevocablemente. El declive de la población y el genocidio cultural entre los pueblos indígenas dejaron un vacío, llenado por una mezcla de españoles y otros indios, incluidos mescalero y lipan apaches y bandas dispersas de comanches. [95]

Considerado por España como un páramo desolado, el Trans-Pecos parecía ofrecer poco valor intrínseco. Algunos misioneros intentaron convertir a los indios Jumano y Apache sin mucho éxito. Pero las distancias de los centros de población de México y la imposibilidad de descubrir los recursos minerales significaron que se prestaría relativamente poca atención a las cercanías de Fort Davis. Desde la perspectiva de la España imperial, no tenía sentido asentar las Trans-Pecos. Las estaciones a lo largo del Río Grande como La Junta podrían proteger las áreas más valiosas de Chihuahua y Coahuila contra los ataques de los indígenas del norte. Pero esfuerzos más extensos solo desviarían los recursos necesarios a otros lugares.

Figura 1: 2. Limpia Creek y Wild Rose Pass, ca. 1852. Fotografía, de Emory, U.S.-Mexican Boundary Survey, Fort Davis Archives, F-84.

México enfrentó un dilema similar. Amenazado desde dentro y desde fuera, los intereses del gobierno central a menudo diferían de los de sus ciudadanos que vivían a lo largo de las fronteras del norte. Las mejoras prometidas en el sistema judicial rara vez se realizaron. La secularización debilitó la influencia de la Iglesia católica. Las fronteras del norte permanecieron relativamente subdesarrolladas y atrajeron a pocos colonos. Las fuerzas presidiales no pudieron proporcionar una defensa eficaz. Los esfuerzos de los voluntarios locales resultaron igualmente infructuosos. [96] El uso de recompensas del cuero cabelludo para limitar los ataques de los indios solo alienó a los residentes locales y a los indios por igual.

Diferentes intereses y problemas impulsaron la política de Estados Unidos en el área de Fort Davis. Las limitaciones constitucionales y políticas dificultaban enormemente la planificación centralizada. Sin embargo, el individualismo desenfrenado que caracterizó a gran parte de la sociedad estadounidense del siglo XIX ofreció a los hombres blancos oportunidades espectaculares para la iniciativa personal. El pequeño ejército apoyó activamente el empuje hacia el oeste. España y México habían visto a Trans-Pecos como una última frontera hacia los Estados Unidos, era parte de un imperio continental masivo que debía ser domesticado y conquistado. Aunque el área alrededor de Fort Davis parecía en sí misma tener poco valor, en términos estratégicos más amplios cumplió un propósito importante. Con agua, pasto y madera, el hermoso entorno se convirtió en una estación importante en la bien transitada carretera hacia El Paso y más allá.

España, México y Estados Unidos experimentaron un éxito variable en la ocupación de Trans-Pecos. Las diferentes percepciones del entorno en torno a lo que finalmente se convirtió en Fort Davis ayudan a explicar el interés o la falta de interés que cada gobierno tuvo en el área. Pero estos gobiernos tan diferentes tenían mucho en común. Cada uno proclamó la justicia esencial de su causa. Los indios, analfabetos y sin cristianismo, artículos de metal o moral occidental, parecían culturalmente deficientes. Aunque España, México y Estados Unidos produjeron cada uno hombres que expresaran simpatía por los indios, prácticamente nadie abrazó la igualdad de los indios. El medio ambiente estaba destinado a ser conquistado y domesticado por lo que los europeos y sus descendientes estadounidenses creían que era el hombre civilizado. [97]

Los observadores proféticos reconocieron que tal perspectiva conduciría a la violencia con los indígenas de la región. Algunos incluso expresaron remordimiento por el destino de los habitantes indígenas más viejos, que tenían pocas opciones más que la guerra si esperaban conservar sus tierras. Pero, como había explicado el capitán Samuel G. French, no se podía impedir que los inmigrantes estadounidenses librepensadores entraran en áreas que alguna vez estuvieron dominadas por los indios. Difícilmente se podía esperar que el ejército con pocos efectivos frenara los esfuerzos desesperados de las tribus por salvar su forma de vida. [98]


Ver el vídeo: Decadencias del imperio Español (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Jamiel

    ¿Opciones posibles adicionales?

  2. Napier

    exacto, tienes razón

  3. Kinnon

    En ella algo es. Lo sabré, muchas gracias por la ayuda en esta pregunta.

  4. Cheval

    ¿Cuál es la frase correcta ... súper, idea brillante?

  5. Aragar

    Super clase !!!



Escribe un mensaje