Noticias

Francesco Maria I Della Rovere, duque de Urbino, 1490-1538

Francesco Maria I Della Rovere, duque de Urbino, 1490-1538


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Francesco Maria I Della Rovere, duque de Urbino, 1490-1538

Francesco Maria I Della Rovere, duque de Urbino (1490-1538) fue un general italiano que pasó la mayor parte de su carrera en el servicio papal, pero que no pudo evitar el saqueo de Roma en 1527, y a menudo fue visto como un comandante bastante lento. .

Su padre era Giovanni della Rovere, capitán papal y señor de Senigallia. Giovanni había recibido sus títulos en 1474 por su tío, el Papa Sixto IV, y los retuvo hasta su muerte en 1501.

En esta etapa, Francesco solo tenía 11 años, y en 1502 su familia perdió Senigallia ante Cesare Borgia, el hijo del Papa Alejandro VI y luego participó en una campaña para forjarse un principado para él en los Estados Pontificios.

En 1503 murió el Papa Alejandro. Cesare Borgia perdió sus tierras poco después y se vio obligado a exiliarse. El efímero Pío III fue seguido como Papa por el tío de Francisco, Giuliano della Rovere, el Papa Julio II. El joven Francesco fue rápidamente devuelto a Senigallia. El Papa también apoyó a otro de los tíos de Francesco, el sin heredero Guidobaldo I, duque de Urbino, cuando adoptó a Francesco como su heredero en 1504.

En 1508 murió Guidobaldi y Francesco se convirtió en duque de Urbino. En el mismo año se casó con Eleonora Gonzaga, una hija de Francesco II Gonzaga, marqués de Mantua, un general italiano bastante exitoso de las primeras guerras italianas e Isabella d'Esta, una de las mujeres más famosas del renacimiento italiano.

En 1509 Urbino fue nombrado capitán general de los Estados Pontificios. Estuvo al mando del ejército papal en Caselechio (21 de mayo de 1511), pero fue derrotado por un ejército francés dirigido por Giacomo Trivulzio. A raíz de esta derrota, los franceses capturaron Bolonia y las fuerzas papales se retiraron a Rávena. Cardian Alidosi culpó públicamente a Urbino de la derrota y, furioso, Urbino lo mató (o hizo que sus hombres lo mataran). A pesar de este comportamiento, mantuvo su mando y apoyo papal y en 1513 fue nombrado señor de Pesaro.

La mayor debilidad de la posición de Urbino fue su dependencia del favor papal. Más tarde, en 1513, murió el Papa Julio II y fue seguido por el Papa León X, un miembro de la familia Medici. Pesaro fue trasladado rápidamente a su sobrino Lorenzo II de Medici, y en 1516 della Rovero fue excomulgado y expulsado de Urbino, que también fue entregado a Lorenzo.

En 1521 murió el Papa León y en el mismo año della Rovero fue restaurado como duque de Urbino. Fue nombrado capitán general del ejército veneciano durante la Primera Guerra Habsburgo-Valois (1521-26), cuando la República luchaba del lado de los franceses. Esto terminó en 1523 cuando Venecia hizo las paces con Carlos V, sacándolos de la guerra.

La Primera Guerra Habsburgo-Valois terminó con Francisco I en cautiverio español. Tan pronto como fue liberado en 1526 se unió a la Liga de Coñac, una alianza antiimperial formada por el Papa Clemente VII. Urbino fue el comandante supremo del Ejército de la Liga Santa durante la Segunda Guerra Habsburgo-Valois, aunque su relación con Clemente, que era otro Papa Medici, fue pobre.

Urbino fue visto como un comandante lento en este período, y su inacción fue vista como una de las razones de la caída y el saqueo de Roma en 1527. Sin embargo, todavía estaba siendo empleado por Venecia, y algunas de sus acciones fueron inspiradas por órdenes de La republica.

Al comienzo de la guerra, Milán estaba en manos de Francesco Sforza. Las tropas imperiales lo habían colocado en el poder, pero ahora estaba del lado de Francisco I y la Liga. Inmediatamente fue atacado por las fuerzas imperiales, que sitiaron a Sforza en Milán. Urbino dirigió lentamente un ejército de relevo de la liga hacia Milán, y el 6 de julio de 1526 atacó las líneas de asedio. El ataque falló y decidió esperar refuerzos suizos. Planeaba atacar de nuevo el 25 de julio, pero Sforza se vio obligado a rendirse el día anterior. Urbino se retiró de Milán y en su lugar sitió Cremona. Después de la caída de Cremona el 23 de septiembre, implementó un bloqueo flexible de Milán, pero tuvo que retirarse a finales de año. Se retiró hacia el este, donde interceptó los refuerzos alemanes que se dirigían a Italia bajo el mando de Georg von Frundsberg. Atacó a Frundsberg en Borgoforte (25 de noviembre de 1526), ​​pero una vez más no logró sus objetivos. El hábil comandante italiano Giovanni de Medici resultó mortalmente herido en la batalla, y Frundsberg pudo unirse al principal ejército imperial, al mando de Carlos, duque de Borbón (un exiliado francés). Después de este revés, Urbini no hizo más esfuerzos para evitar que las dos fuerzas imperiales se unieran.

En 1527, el gobierno veneciano no confiaba en el papa Clemente y ordenó al duque que limitara sus acciones a la defensa del territorio veneciano. Cuando el indisciplinado y no remunerado ejército imperial comenzó a moverse hacia el sur hacia Roma bajo el mando de Carlos, duque de Borbón, Urbino lo siguió a una distancia segura. No pudo evitar el saqueo de Roma y perdió una posible oportunidad de rescatar la ciudad mientras el ejército imperial estaba distraído por el saqueo de la ciudad. Su conocida aversión por los Medici hizo que sus acciones fueran sospechosas, pero también hay evidencia de que no confiaba en sus tropas, y tenía buenas razones para creer que no podrían enfrentarse a los veteranos españoles de Borbón.

Después del saqueo, Clemente se vio obligado a llegar a un acuerdo con Carlos V. Una de las condiciones de Carlos era que se reconciliara con Urbino.

Urbino permaneció en el servicio veneciano después del saqueo de Roma. Su puesto se vio amenazado después de que Clemente VII fuera reemplazado por Alessandro Farnese como Papa Pablo III en 1534, pero se aferró a Urbino.
Murió en 1538, probablemente después de haber sido envenenado y fue sucedido por su hijo Guidobaldo II della Rovere, que ostentaba el título desde 1538 hasta su muerte en 1574.


Retrato de Francesco Maria della Rovere

La ejecución por Tiziano del retrato de Francesco Maria, duque de Urbino, (1490-1538) está documentada en el período 1536-1538.

En el verano de 1536, el duque pidió la devolución de su armadura de desfile, enviada a Venecia unos meses antes para que Tiziano pudiera reproducirla fielmente en el retrato que estaba pintando, aprovechando la presencia del duque de Urbino. en Venecia en su calidad de Capitán General de la Serenísima.

Tiziano retrata a Francesco Maria a la altura de la mitad del muslo, con su batuta veneciana en el puño y vistiendo una armadura pulida que destaca sobre un fondo de tela de terciopelo carmesí. Debajo de la armadura, como se aprecia en las mangas, el Duque lleva un traje en negro y amarillo, los colores heráldicos de la casa Montefeltro, para recordarnos que pertenece a esta familia como el hijo de Giovanna da Montefeltro y el nieto. del famoso condottiere, Federico.

En el estante detrás de él, a la izquierda, hay un casco coronado por un dragón, mientras que a la derecha están los bastones de mando del papado, Florencia y Venecia, con una rama de roble en referencia a la línea de sangre de Francesco Maria y la casa de della Rovere y su miembro ilustre, su tío, el Papa Julio II.

Junto con la Retrato de Eleonora Gonzaga, su esposa, pintada como una compañero al de su marido, el retrato llegó al Palacio Ducal de Pesaro en la primavera de 1538, no sin antes haber sido admirado por Pietro Aretino. La excelente maestría de las pinturas fue declamada por Aretino en dos sonetos que reforzaron las representaciones del duque y la duquesa, convirtiéndolas en ejemplos aún más claros de las virtudes complementarias, transmitidas por Tiziano en sus pinturas. La expresión del rostro del duque & rsquos, junto con su pose, son reflejos evidentes de las cualidades morales de un gran condottiere: coraje, orgullo, sabiduría y honor. La pintura es, por lo tanto, uno de los ejemplos más exitosos de las habilidades de Tiziano y rsquos como retratista de gran importancia, destinado a transmitir efigies del & ldquoworld & rsquos poderoso & rdquo a lo largo de los siglos.


Biografía [editar | editar fuente]

Nació en Senigallia, hijo del capitán papal y señor de esa ciudad, Giovanni della Rovere, y de Giovanna da Montefeltro, hija de Federico III da Montefeltro. También era sobrino de Giuliano della Rovere, el Papa Julio II.

Eleonora Gonzaga de Tiziano, 1538

Su tío Guidobaldo I de Urbino, que no tenía heredero, lo llamó a su corte y lo nombró heredero de ese ducado en 1504 por intercesión de Julio II. En 1502, el della Rovere había perdido el señorío de Senigallia, ocupado por Cesare Borgia, entonces la figura más poderosa de las Marcas: Francesco Maria y su madre se salvaron de la matanza perpetrada por las tropas de Borgia por el entonces soldado de tierra Andrea Doria. Cuando en 1508 murió Guidobaldo, Francisco María se convirtió en duque de Urbino gracias al apoyo de su tío el papa, también pudo recuperar Senigallia tras la muerte de Borgia.

En 1509 fue designado como capitano generale (comandante en jefe) de los Estados Pontificios, y posteriormente luchó en las guerras italianas contra Ferrara y Venecia. En 1511, tras fracasar en la conquista de Bolonia, hizo que sus tropas mataran al cardenal Francesco Alidosi, acción cruel por la que se le comparó con el propio Borgia. En 1513 fue creado también señor de Pesaro.

Sin embargo, la muerte de Julio II lo privó de su principal mecenas político, y bajo el nuevo Papa, León X, Pesaro fue entregado al sobrino de este último, Lorenzo II de 'Medici. En 1516 fue excomulgado y expulsado de Urbino, que intentó sin éxito recuperar al año siguiente. Solo pudo regresar a su ducado después de la muerte de Leo en 1521.

Della Rovere luchó como capitano generale de la República de Venecia en Lombardía durante las guerras italianas de 1521 (1523 & # 82111525), pero con el nuevo Papa Medici, Clemente VII, los della Rovere fueron cada vez más marginados. Como comandante supremo de la Liga Santa, su inacción contra las tropas de invasión imperial generalmente se enumera como una de las causas del Saqueo de Roma (1527).

Fue protagonista de la captura de Pavía a finales de la década de 1520 y más tarde luchó por la República de Venecia. Más tarde arregló el matrimonio del hijo Guidobaldo con Giulia da Varano (perteneciente a otra antigua familia señorial de la región) para contrarrestar el poder papal en las Marcas.

Murió en Pesaro, envenenado. Algunos eruditos sugieren que El asesinato de Gonzago, una obra desconocida a la que se hace referencia en William Shakespeare Hamlet, príncipe de Dinamarca, que a su vez es reelaborada más tarde por Hamlet en La ratonera (la obra dentro de la obra), puede haber sido una recreación teatral popular de la muerte de Della Rovere y puede haber sido representada en los primeros teatros de Inglaterra durante la Era Isabelina. & # 911 & # 93


DELLA ROVERE

Una familia destacada en la historia eclesiástica y política italiana desde mediados del siglo XV hasta principios del siglo XVII. La familia era de origen humilde y se originó cerca de Savona. Su ascenso comenzó con Francesco (n. 1414), hijo de Leonardo. Como Papa sixto IV, Francisco organizó matrimonios, beneficios y subvenciones feudales para sus parientes. Los hijos de Rafaello (hermano de Sixto IV) incluyó: Giuliano, quien se convirtió en cardenal y luego papa julio ii Giovanni, hizo señor de Senigaglia y Mondavio, que se casaron en igualdad de condiciones con Giovanni di Montefeltro, hija de Federico, duque de Urbino Leonardo, que se casó con una hija natural de Ferrante, rey de Sicilia, y se convirtió en duque de Sora (1472) pero no tuvo descendencia Bartolomeo (m. 1494), obispo de Massa (1472) y de Ferrara (1474), y gobernador de castel sant 'angelo (1487) y Luchinetta, quien fue madre de Galeotto (m. 1508) y Sisto (m. 1517) por su segundo marido Gian Francesco Franciotti de Lucca. Galeotto se convirtió en obispo de Vicenza y obispo de Lucca, fue nombrado cardenal en 1503 y fue vicecanciller papal. Sisto también se convirtió en obispo de Lucca, cardenal en 1507 y vicecanciller. De otra linea vino Girolamo y Antonio, hijos de Basso Della Rovere, marqués de Bistagno y de Monastero, y su esposa Luchina. Girolamo se convirtió en obispo de Recanati en 1476 y cardenal en 1477 fue favorecido por Julio II. Después de su muerte en 1507, fue enterrado en una espléndida tumba diseñada por Sanseverino. Antonio se casó con la sobrina del rey de Nápoles, pero esta línea se extinguió.

También conectados con la línea Savona fueron Clemente Grosso Della Rovere (m. 1504) y su hermano Leonardo Grosso (murió en 1520). Clemente fue nombrado cardenal en 1503. Leonardo fue nombrado cardenal en 1505, y fue legado en Viterbo en septiembre de 1506, legado en Perugia en 1507, confesor papal y uno de los ejecutores del testamento de Julio II.

De una familia separada, la de Turín, vino Cristofero (muerto en 1478), arzobispo de Tarantasia, que se convirtió en cardenal en 1477. Su hermano Domenico (m. 1501) fue nombrado cardenal en 1478.

Guilio (1533 & # x2013 78), hijo de Francesco Maria, duque de Urbino, se convirtió en arzobispo de Ravenna y cardenal. Girolamo (muerto en 1592), nombrado arzobispo de Turín (1564), cardenal en diciembre de 1586 por intercesión del duque de Saboya. Girolamo trató de disuadir a Sixto V de publicar una bula sobre el texto sixtino de la Biblia (1590) que sirvió en la Congregación del Índice.

La línea ducal de Urbino comenzó con Francesco Maria I (1490 & # x2013 1538), un general veneciano, sucedido por su hijo Guidobaldo II (1514 & # x2013 74), este último fue muy odiado por su duro gobierno. El hijo de Guidobaldo, Francesco Maria II (1548 & # x2013 1631) fue un mejor gobernante, aunque taciturno. Luchó en Lepanto en el buque insignia de Saboya. Su hijo, Federico Ubaldo, un hombre disoluto, murió antes que su padre. La línea directa terminó en 1631 y las posesiones de Urbino volvieron al papado.

Bibliografía: pag. litta y col., Famiglie celebri italiane (Milán 1819 & # x2013 1923) v.10. F. ugolini, Storia dei conti e duchi di Urbino (Florencia 1859) v.2. C. marcolini, Notizie storiche della provincia di Pesaro e Urbino (Pesaro 1868). l. de villeneuve, R & # xE9 cherches sur la famille de la Rov & # xE8 re (Roma 1887). o. varaldo, Sulla famiglia Della Rovere (Savona 1888). r. reposati, Della zecca di Gubbio, e delle geste de, conti e duchi di Urbino, 2 v. (Bolonia 1772 & # x2013 73).


Escuchando la llamada: El Moresca y valor performativo

  • 27 Ibíd., Págs. 76–78.
  • 28 La referencia al "pájaro divino" en esta estrofa normalmente indicaría el águila, que podría sig (.)

19 La estrofa final que recitó Italia también sigue la trayectoria del lamento, que normalmente concluye implorando a los príncipes o estados italianos que salgan en defensa de la víctima. 27 La llamada a la acción de Italia está dirigida específicamente al Duque asistente: "Y tú, amado hijo, Duque de Urbino, / En quien siento que renace el verdadero valor / Venga mi sangre latina [herencia romana]". Su entrega en estrofas anteriores, quizás angustiada o vacilante, ahora puede haber encarnado la fuerza y ​​la certeza que finalmente se atribuirían al propio duque a través de la representación corporal. La cuarteta final toma el tono de una apoteosis con referencias a su divinidad e inmortalidad, creando un "espacio" que está fuera de los límites de la brutalidad real y la violencia física de la guerra, y concluye con un llamado a asegurar su libertad. 28

  • 29 Véase Cartwright, Baldassare Castiglione , I, págs. 265-271.
  • 30 Los términos nobleza y honor eran casi intercambiables en el Cinquecento. Véase Richard Wistreich, (.)

20 Mientras performativo lamenti no permitía una respuesta inmediata a los gritos de auxilio, el contexto músico-teatral de Urbino facilitó una respuesta en forma de moresca . Pisándole los talones al último cuarteto apoteótico de Italia, tanto la estrofa de Castiglione como la descripción de Urbani no dejan ninguna duda de que la "persona armada" que apareció en el escenario tenía la intención de personificar al duque de Urbino. El joven duque Francesco, que en ese momento solo tenía veintiún años de edad, ya tenía una distinguida carrera militar de la que Castiglione tenía conocimiento de primera mano. Francesco había demostrado su destreza militar desde una edad temprana. A los dieciséis años lideró a los hombres de armas de su suegro Francesco Gonzaga (1466-1519) en una acción militar contra Bolonia, y después de convertirse en duque de Urbino en 1508, él y Castiglione participaron juntos en una guerra activa contra Venecia. . 29 Por lo tanto, la llamada a un duque valeroso no solo encajaba dentro de las circunstancias teatrales, sino que también resonaba con la reputación que ya había establecido como un guerrero noble. 30

  • 31 Por ejemplo, véase Barbara Sparti, "The Danced Moresca (y mattaccino ): Multiformidad de un género. Para (.)
  • 32 A la luz del alcance y propósito de este capítulo, me llevaría demasiado lejos citar el nume (.)
  • 33 John Forrest, La historia del baile de Morris, 1458-1750 (Toronto: University of Toronto Press, 1999) (.)
  • 34 Esparta, "El bailado" Moresca ', pag. 325 y Sparti, " Moresca y Mattaccino ’ , págs.17 y 29.

21 ¿Cómo se cruzó el desempeño de valor en el escenario Urbinate con la designación moresca en la cuenta de Urbani? Antes de responder a esta pregunta, una breve reconsideración del moresca es necesario, especialmente a la luz de la literatura reciente que cuestiona aspectos del género. 31 Circunscribo mi enfoque apoyándome en fuentes de principios a mediados del Cinquecento, aunque espero que mi enfoque general pueda proporcionar una plantilla útil para comprender aspectos del género en diferentes contextos sociopolíticos y geográficos. 32 La mayoría de los estudiosos parecen estar de acuerdo en que en un contexto musical-teatral, un moresca Era un baile disfrazado que requería una considerable agilidad, con un enfoque en la acción individual (casi siempre realizado por hombres, como solistas o en grupo), que distinguía el baile de la danza de la corte (en pareja). Más allá de esta definición general, individuo moresche puede entenderse de forma más productiva preguntando, como ya ha hecho John Forrest en relación con la danza inglesa de Morris: ¿quién está bailando y para quién? 33 Si moresca Las interpretaciones son consideradas contextualmente, como una respuesta a los entornos en los que fueron puestas en escena, entonces cualquier disputa sobre su capacidad significante se desvanece, al igual que la afirmación repetida de Barbara Sparti de que el moresca es en última instancia "esquivo". 34 Simplemente, sugiero que la danza es inherentemente lábil, desde sus movimientos y pertrechos - que consistían en un conjunto de posibilidades, algunas más comúnmente empleadas que otras - hasta sus capacidades significantes, las cuales facilitaron la moresca Utilidad en una serie de contextos, incluso en una actuación diseñada para crear una percepción de acción valiente.

  • 35 Estoy en deuda con la estudiosa de danza Jennifer Nevile por sus respuestas oportunas a mis consultas y su ayuda (.)

22 Una relación entre acción valerosa y un moresca puede parecer sorprendente a la luz de las referencias más comúnmente citadas a moresche tan feroz y furioso o exótico, pero este es exactamente mi punto. Diferentes tipos de moresche se desplegaron para presentar el estado diferente y las cualidades afectivas de tipos de personajes particulares que incluso podrían coexistir dentro del curso de un solo entretenimiento, como un intermedio , como mostraré más adelante. Aunque a veces se incorporó una demostración de habilidad con la espada como parte de un moresca (como en nuestro ejemplo), con grupos de morescanti , con bastante frecuencia las espadas u otros implementos se manejaban de manera simple pero hábil al compás de la música, aunque a veces no se incorporaba ningún implemento. El movimiento en el tiempo con la música de un bailarín o bailarines parece ser el principal determinante de moresche realizado durante las primeras décadas del siglo XVI, ya sea a través de movimientos corporales (no especificados) en general (como ilustra el ejemplo de Urbino), juego de pies (que rara vez se menciona específicamente, pero puede haberse asumido) y / o el manejo de implementos , a menudo armas (pero no exclusivamente). Otras características, como la formación de círculos o la entrada al escenario en una sola fila (cuando se trataba de grupos de bailarines) no eran características esenciales, sino que se empleaban selectivamente para fines específicos relacionados con la concepción general del individuo. moresche . 35

  • 36 Ver Isabella d'Este: Cartas seleccionadas , trans. de Deanna Shemek (Toronto: Iter Press Tempe, Arizona (.)
  • 37 Con respecto a golpear el escudo con el arma de uno durante la esgrima, véase Dori Coblentz, "Maister of a (.)

23 La relación de moresche sonar es complejo. Las fuentes no siempre mencionan los instrumentos musicales cuando se menciona el tamburino (tubería y tabor) es el que se cita con mayor frecuencia, pero las prácticas variaron ampliamente. La dimensión percusiva del tamburino , interpretada por una "banda de un solo hombre", mantenía el tempo con apoyo, un aspecto crucial del baile. Pero a la luz del atletismo inherente y otros componentes frecuentes de la danza, parece importante relacionar la acción incorporada con el sonido. En algunos moresche , se utilizaron implementos para batir el tiempo, lo que se sumó al efecto sónico general. Además, algunas actuaciones incorporaron el choque de armas reales De ’Sommi comenta sobre la magnificencia de un espectáculo debido al uso de verdadero armas en el moresca , pero no podemos asumir que las armas "falsas" (¿sin capacidad de sonido?) fueron las más utilizadas. (Por ejemplo, en una carta de 1502, la duquesa Isabella d'Este comenta sobre el uso de "armaduras e implementos falsos" en un moresca ella presenció en Ferrara. 36) También es notable que mientras se esgrima, golpear el escudo pequeño (broquel) con el arma de uno era un gesto común, por lo que es posible que cuando se emplearon escudos "reales" se hayan utilizado para efectos de percusión. 37

  • 38 ‘Poichè tutti furono usciti, et si hebbero radunati in cerchio girando intorno alla sala con certi (.)
  • 39 "[P] oi stringendosi su alcuni punti moreschi, butorono molti belli salti". Marino Sanuto, Diarii , (. )
  • 40 Esparta, " Moresca y Mattaccino ', Págs. 19 y 23. Así también, el uso de cascabeles adheridos a la pierna de los bailarines (.)

24 Ningún tratado de danza italiana discute el moresca Juego de pies, y solo algunos relatos de testigos presenciales mencionan específicamente el juego de pies. Una descripción extensa de un entretenimiento diseñado por Giulio Romano en 1542 señala que "[a] s ellos [los morescanti ] todos entraron, se reunieron en círculo dando la vuelta al pasillo con ciertos pasos que no puedo explicar ni hacer ”, sugiriendo la complejidad del juego de pies. 38 También resume las partes convincentes del entretenimiento en su conjunto, con referencia a agilità (agilidad) y destrezza (destreza) viene para una mención especial. Otra fuente de 1524 menciona que cuando " limitándose a sí mismos a las caracteristicas de moresche , saltaron con muchos saltos hermosos [la cursiva es mía] ". 39 Estos son ejemplos relativamente raros, lo que quizás refuercen es la agilidad y habilidad requeridas para bailar un moresca . Sin embargo, no podemos deducir del último extracto que el salto fuera característico de todo Cinquecento. moresche de hecho, la referencia a saltos y movimientos corporales contorsionados tanto en fuentes escritas como iconográficas es más característica de las fuentes del norte de Europa, como ya ha señalado Barbara Sparti. 40 Sin embargo, dada la evidencia presentada, es muy probable que el Cinquecento temprano moresca incorporó sonido que fue producido por los bailarines en al menos una o más de las formas sugeridas anteriormente. Esto estaría en marcado contraste, por ejemplo, con el cortés bassadanza (baile bajo), un baile elegante en pareja del sexo opuesto, con movimientos de deslizamiento que estaban cerca del suelo, presumiblemente produciendo poco o ningún sonido. En el contexto de la actuación de Urbinate, los sonidos del moresca , incluida su música, habría proporcionado, sin embargo, una demarcación de género sonoro entre el lamento de Italia (un género asociado durante mucho tiempo con las voces de mujeres) y la exhibición no vocálica del cuerpo masculino, sincronizada en el tiempo con la música.

  • 41 El moresca como demostración de valor se puede encontrar en otras descripciones, incluidas las que describen (.)

25 Volviendo ahora al breve relato de Urbani, nos proporciona varias pistas con respecto a la promulgación del valor elegante a través de la moresca . 41 Urbani usa el adjetivo bellissimo tres veces para describir el baile. Aunque es un término general, la repetición de la palabra es significativa. Durante el morescante necesitaba evocar de manera demostrable el estatus noble del duque Francesco, exhibido por el duque real a través del valor continuo en el campo de batalla, distinguiéndose de los bárbaros que anteriormente habían saqueado Italia y ahora la rodearon en el escenario.

  • 42 Coblentz, "Tempo and Dissimulation", pág. 61.
  • 43 Además de colpo que significa "un golpe, un golpe, [o] un golpe", Florio también dice "un truco" o "un pr (.)
  • 44 De ’Sommi, Quattro dialoghi , págs. 70–71. Coblentz destaca la importancia del tempo en ambos (.)
  • 45 Sprezzatura es un término denso que sugiere un conjunto complejo de comportamientos que no pueden ser tratados satisfactoriamente (.)

26 El relato de Urbani indica que el morescante El asalto fue a la vez contundente y rápido. En un nivel, las "estocadas y otros golpes" que empleó el bailarín habrían sido necesariamente contundentes porque sus oponentes lo superaban en número. (Si bien podríamos tender a asumir que las palabras de Urbani estaban motivadas visualmente, no podemos descartar por completo un componente sonoro). El maestro de esgrima Pietro Monte, quien, según se ha dicho, es una figura relativamente silenciosa pero influyente en la obra de Castiglione. Cortegiano , se menciona como la personificación de las más altas cualidades de su oficio a través de forza e leggierezza (fuerza y ​​prestidigitación). 42 El último término se cruza con el primero al sugerir el disimulo necesario para una cerca eficaz. Urbani parece haber notado variedad en el morescante El manejo de la espada mencionando "estocadas y otros trazos "Y posiblemente las cualidades engañosas necesarias (no solo la fuerza bruta) sugeridas por la palabra colpo. 43 El morescante También demostró dominio del campo espacial, otro rasgo asociado con la esgrima artística: la descripción de Urbani señala cómo el bailarín primero procedió a rodear Italia, luego `` ahuyentó a todos los bárbaros '' (lo que indica su propio alejamiento de Italia), y luego su posterior volver a ella. El bailarín regresó "al compás de la música" indicando la sincronía característica entre los movimientos del bailarín y la música que se notaba con frecuencia en el Cinquecento temprano. moresca descripciones. De hecho, la capacidad de mantener el ritmo fue un aspecto clave tanto de la esgrima eficaz como de la moresca - De ’Sommi incluso se refiere a un tempo di moresca - y mantener el tempo es posiblemente un aspecto clave de la concepción de Castiglione de sprezzatura promulgada a través de interacciones interpersonales disimuladoras oportunas y, a veces, antagónicas en su Cortegiano . 44 En el escenario, el solo morescante representar al Duque debe haber tenido la capacidad de modular delicadamente entre las habilidades combativas necesarias para representar la expulsión de numerosos adversarios y sprezzatura para asegurar que todo el evento de baile pareciera sin esfuerzo. 45

27 Para sprezzatura para tener significado debe involucrar (aparentemente sin esfuerzo) dificilà (dificultad) y riesgo, como el singular morescante El enfrentamiento con un grupo de bárbaros parece sugerir. Además, como ha demostrado Richard Wistreich, en lo que respecta a la nobleza militar, "la repetición regular y continua de hechos de valor" que fueron testigos era esencial para mantener el estatus ontológico del cortesano como valiente guerrero. 46 Del mismo modo, a través de su lectura de Cortegiano , Dori Coblentz ha puesto en primer plano las dimensiones temporales tanto de la conversación ingeniosa como de la esgrima con respecto a esta última, por ejemplo, una acción fuori di tempo (fuera de tiempo) denota una acción fallida, "una que pierde [d] el momento oportuno" al no parar una estocada. Lo que comparte la investigación basada en la práctica de Wistreich y Coblentz, entonces, es la capacidad de transmitir comprensiones (históricas) de acciones que se basan en la temporalidad como tales, las acciones que se entiende que tienen lugar a través del tiempo son siempre contingentes y, por lo tanto, implican riesgos. Así también, como representación del valor promulgado a través del tiempo y a tiempo en la etapa de Urbinate, el moresca debe señalar dificilà y por lo tanto riesgo por su eficacia.

  • 47 Urbani usa el término revestita [ rivestita ] sugiriendo el acto de volver a vestir Italia.
  • 48 Sobre la violencia sexual perpetrada por tropas extranjeras, ver Yael Even, "On the Art and Life of Collec (.)

28 Después de ahuyentar a los bárbaros, la tarea que tenía ante sí el duque de Urbino morescante -proxy era reinstaurar a Italia como reina. Así, la bailarina colocó una corona en la cabeza de Italia y volvió a vestir su cuerpo violado con "un manto dorado real". 47 ¿Esta rápida metamorfosis representó un cierre performativo al eliminar literalmente de la vista del público los signos de angustia inscritos en su cuerpo? Dicho de otra manera, ¿acaso esta acción momentánea destripó la memoria de la Italia saqueada, que era la única que había dominado la primera intermedio ? El tramo temporal entre las dos apariciones de Italia es importante aquí. Urbani indica que primero abandonó el escenario (sola) incapaz de cumplir su objetivo (hablar), dejando a los espectadores invertidos en su actuación en un estado de irresolución, tal vez incluso con una sensación de aprensión. Castiglione parece haber orquestado las apariciones de Italia para que el espectro de su cuerpo lacerado hubiera permanecido con el espectador hasta su (inesperada) reaparición varios días después, despeinada como antes, para recitar su lamento. Aunque ahora enviada, temas de contingencia y alteridad se infundieron en su recitación de múltiples estrofas, que oscilaba entre el abatimiento total y el rayo de esperanza que ofrece un pasado triunfante. Cuando su salvador masculino finalmente la acompañó fuera del escenario, sincronizando expertamente su moresca a la música, ¿fue completa su transformación? El daño infligido a la península italiana por las llamadas guerras italianas, incluido el asalto sexual colectivo de mujeres italianas por soldados franceses y españoles, continuó durante otros cuarenta y cinco años. 48 Pero Castiglione era muy consciente no sólo de la dominación extranjera, sino también de los electores italianos en guerra inculcados en estas luchas, que se propuso comunicar a la audiencia al concluir la tercera y última obra que supervisó durante el Carnaval.


Francesco Maria I Della Rovere, duque de Urbino, 1490-1538 - Historia

Giovanni della Rovere (1467-1501)

Giovanna da Montefeltro (1462-1514)

Leonora o Eleonora Gonzaga (1493-1550), la hija mayor del matrimonio de Isabel d'Este el 2 de marzo de 1505

  1. Federigo, nacido en 1511, murió poco después, nacido el 2 de abril de 1514, fallecido el 28 de septiembre de 1574 su primera esposa fue Giulia da Varano (1523-1547), se casaron en 1534 su segunda esposa fue Vittoria Farnese, se casaron en 1547 su hijo, Francesco Maria II. (1549-1631), de su segundo matrimonio fue el último duque de Urbino de su dinastía (Francesco Maria II. Sobrevivió a su hijo Federigo (1605-1623) y dejó solo una nieta: Vittoria della Rovere (1622-1694)), nacido c. 1515, fallecido en 1533 o en 1534 desde 1532 casado con Don Antonio de Milán y Aragón (1506-1543), segundo duque de Montalto, hijo de Isabel de Aragón y Leonardo da Vinci
  2. Giulia, nacida en 1527, fallecida el 4 de abril de 1563 desde 1549 casada con Alfonso d'Este (1527-1587), margrave de Montecchio
  3. Elisabetta , born in 1529, deceased on 6. June 1561 since 1552 married to Alberico I. Cybo Malaspina (1534-1623), Margrave of Sovrano , Cardinal, born on 15. April 1533, deceased on 3. September 1578
Als Buch und E-Book

seit Oktober 2017 als Buch in überarbeiteter Version bei amazon.de erhältlich, 432 Seiten, mit 304 SW-Bildern, &euro 20,20 ISBN 978-1-5498-9445-9

ab Dezember 2014 als E-Book in überarbeiteter Version bei amazon.de erhältlich, mit 346 Bildern (davon 268 in Farbe), &euro 18,03

Neu: Wer ist Mona Lisa?

als Buch bei amazon.de: 172 Seiten, mit Stammtafeln und 136 Bildern (130 Bilder in Farbe), Independently published, 1. Auflage, ISBN 978-1-9831-3666-5, &euro 29,31

Dritter Band der Sforza Serie

488 Seiten, 322 Abbildungen und Stammtafeln, &euro49.90 (Format 21 x 27 cm)


Family and early years Edit

Born on 10 August 1519 [2] [3] at the family castle at Valentano in Tuscany (current province of Viterbo), [4] Vittoria was the first child and only daughter of Pier Luigi Farnese, Duke of Castro, Parma and Piacenza, and Gerolama Orsini. Her paternal grandparents were Cardinal Alessandro Farnese (who in 1534 became in Pope Paul III) and his mistress Silvia Ruffini [5] and her maternal grandparents were the Condottiero Ludovico Orsini, Count of Pitigliano and Giulia Conti. [6] Vittoria grew up in the castle of Gradoli and was mainly raised by her mother, almost not seeing her father, who was on military campaigns. She received a good education at home. [3]

Matrimonial projects Edit

The several marriage projects in which Vittoria was considered were handled by her paternal grandfather, Pope Paul III and her brother, Cardinal Alessandro Farnese. An attempt to give her in marriage to a member of the French Royal House of Valois were unsuccessful in addition, negotiations for a marriage with either Cosimo I de' Medici, Duke of Florence, Fabrizio Colonna di Paliano and Emmanuel Philibert of Savoy, Prince of Piedmont never came into fruition. In 1539, after the death of Empress Isabella of Portugal, Vittoria was proposed by her family as a wife to Emperor Charles V, who rejected the offer. [3]

Vittoria was about 30-years-old (a quite advanced aged for an unmarried noblewoman at that time) when the next matrimonial project of her family finally proved successful. In February 1547, Guidobaldo II della Rovere, Duke of Urbino, was widowed. His late wife Giulia da Varano bring as a dowry the Duchy of Camerino, but failed to provided a surviving male heir for her husband, thus the Duke of Urbino began preparations for a new marriage. Negotiations for the marriage of Vittoria and Guidobaldo II della Rovere were led by Cardinals Alessandro Farnese and Ercole Gonzaga. The representative of Guidobaldo II in Rome described Vittoria as a modest, pious and gracious girl. The bride's family gave her a dowry of 60,000 ducats as well as jewelry, gold and silver items worth 20,000 ducats. The marriage per procura was celebrated in Rome on 29 June 1547 at this time, the groom was in the service of the Republic of Venice. [3]

Marriage and Issue Edit

In Urbino on 30 January 1548, the official wedding of Victoria Farnese and Guidobaldo II della Rovere took place. From his first marriage, the Duke of Urbino had a daughter, Virginia. [7] During her marriage, Vittoria gave birth nine children, of whom only three survive infancy: [7]

    (10 February 1549 – 23 April 1631), who in 1623 succeeded his father as Duke of Urbino under the name Francesco Maria II married firstly in 1570 with Lucrezia d'Este and secondly in 1599 with Livia della Rovere. The last ruling Duke, upon his death without surviving male issue the Duchy of Urbino was merged to the Papal States.
  • Giovanni Pietro (1551 – 1554).
  • Eleonora (1552 – 1553).
  • Costanza (born and died 1553).
  • Isabella (1554 – 6 July 1619), married in 1565 with Niccolò Bernardino Sanseverino, Prince of Bisignano.
  • Alessandro (born and died 1556).
  • Federico (1557 – 1560).
  • Lavinia Feltria (16 January 1558 – 7 June 1632), married in 1583 with Alfonso Felice II d'Ávalos, Marquis del Vasto.
  • Vittoria (1561 – 1566).

In addition to her children, Vittoria raised her nieces Clelia (illegitimate daughter of her brother Cardinal Alessandro Farnese) and Lavinia (illegitimate daughter of her other brother, Ottavio Farnese, Duke of Parma). She also took care of the upbringing and education of Ippolito and Giuliano, the illegitimate sons of her brother-in-law, Cardinal Giulio della Rovere. [3]

Duchess of Urbino Edit

Soon after the wedding, Vittoria received from her husband Gradara Castle, which she held as her personal property until her Guidobaldo II's death in 1574. In 1552 she tried to reform the municipal charter given to the town as early as 1363 by the Malatesta family, the former owners of Gradara. [8] According to contemporary sources, the Duchess was well aware of all matters in the possessions of her husband and used this in favor of her grandfather-pontiff to strengthen the position of the Duchy of Urbino. She acted as a mediator in resolving disputes between family members. In 1569 she managed to convince her brother-in-law, Cardinal Giulio della Rovere, to cede the Duchy of Sora to his nephew Francesco Maria, Vittoria's son. In 1579, Francesco Maria sold this feud to the Boncompagni family in order to pay off part of the debts he inherited from his late father. [3]

The Duchess's religious views differed somewhat from those of the current church views so, she gave great importance to the Holy Scriptures and was of the opinion that marriage is higher than celibacy. In foreign policy, Vittoria held a pro-imperial orientation and was a strong supporter of the House of Habsburg. She managed to secure partial self-government for Gradara and received a number of tax privileges. Under her, silk began to be produced in the Duchy. In 1562 she was able to negotiate with the rebels in Gubbio, but an attempt to negotiate with the rebels in Urbino in 1572–1573 ended in failure. A the end, the uprising was brutally suppressed by her husband. [3]

As a widow, Vittoria lived for some time at the court of her son. But due to disagreements that arose between them, in July 1582 she left for her homeland Parma, where she supported her niece Margherita Farnese after her unsuccessful marriage with Vincenzo Gonzaga, Hereditary Prince of Mantua. The following year, Vittoria returned to Urbino to arranged the marriage of her youngest daughter Lavinia Feltria, giving her a dowry in the amount of 80,000 scudi. Disagreements between her and her son intensified, and the Dowager Duchess left Urbino again in June 1584, returning only in March 1588. She suffered from her son's unsuccessful marriage: Vittoria's daughter-in-law, Lucrezia d'Este was fifteen years older than Francesco Maria II and was found to be sterile only in August 1578 the Holy See allowed the couple to live separately, but their marriage wasn't annulled. Lucrezia returned to Ferrara but continued to be the Duchess consort of Urbino until her death in 1598, when Francesco Maria II was finally free to remarry —the bride was the Duke's second cousin, 14-year-old Livia della Rovere, who was chosen by Vittoria herself. The Duke of Urbino wasn't happy in this second union, too, but managed to produced the long-hoped heir, Federico Ubaldo della Rovere, born in 1605, three years after Vittoria's death.

Isabella, the eldest and favorite daughter of the Dowager Duchess also had marital problems. Reportedly ugly and deformed, she suffered the abuse of her husband the Prince of Bisgnano, and often sought refuge with her mother. Victoria's relationship with her other youngest daughter, Lavinia Feltria, also remained tense. The Dowager Duchess was supported by her brother, Cardinal Alessandro Farnese and her nieces Clelia and Lavinia, whom she raised. [3]

The later years of the Dowager Duchess were spent in Pesaro. Shortly before her death, her health was completely damaged and stopped interfering in the reign of her son, and the relationship between them became calm. Vittoria Farnese died in Pesaro on 13 December 1602 aged 83 and remains were buried in the local Church of the Convent of the Sisters of Corpus Christi at Pesaro. [3]

Numerous poetic and prose works have been dedicated to Vittoria Farnese. Laura Battiferri dedicated the The Seven Penitential Psalms to her. The humanist Antonio Brucioli, who was persecuted by the Inquisition, dedicated several spiritual poems to her. There are three known portraits of Vittoria Farnese: one made by an unknown author from the circle of Titian and currently at the Museum of Fine Arts in Budapest, another made by Giacomo Vighi (currently in a private European collection) [9] and the other a copy of this one made by Camilla Guerierri who is currently at the Civic Museum of Palazzo Mosca in Pesaro. [3]


Francesco Maria I Della Rovere, duke of Urbino, 1490-1538 - History

1536-38
Oil on canvas, 114 x 103 cm
Galleria degli Uffizi, Florence

Francesco Maria della Rovere (1490-1538) succeeded his uncle Guidobaldo da Montefeltre as ruler of Urbino. Though at first protected by his uncle Pope Julius II (Giuliano della Rovere), he lost power under the Medici Pope Leo X, but was able to regain his territories after his death. He was one of Italy's most important military leaders and frequently served the Republic of Venice.

Perhaps because of the limitations of the court-portrait, perhaps also because he had not his sitter actually present - we know that the latter dispatched his armour to the painter at Venice with the request that he should hurry on the work - this portrait, although impassioned and full of pride, lacks something of the spiritual profundity of many others by the artist.

In creating a pair of paintings of Francesco Maria della Rovere and Eleonora Gonzaga, duke and duchess of Urbino, Titian predictably reprised many of the themes seen in Piero della Francesca's double portrait of their predecessors, Federico da Montefeltre and Battista Sforza. Once again, the male portrait is more rugged and individualized, emphasizing military exploits and adventures. Francesco Maria poses alert in his stunningly rendered, glinting armor, his right arm and baton dramatically thrust out into the viewer's space. Behind him a splendid, plumed parade helmet, reflecting the vibrant, pulsating red of a velvet drape, faces a jauntily angled set of lances. In marked contrast, Eleonora Gonzaga sits primly in her chair, immobile within her highly detailed but much less lovingly depicted court dress. Her pet dog lies bored on a table in front of a window. Titian's landscape is expansive but untraversible, marked by a church tower in its idealized blue distance.


Francesco Maria I Della Rovere, duke of Urbino, 1490-1538 - History

Federico, natural son of Count Guidantonio di Montefeltro was born in Gubbio in 1422 and legitimised by Pope Martin V in 1424. On the birth of his half brother, Oddantonio (1427) he was removed from court and brought up by the Lady of Sant’Angelo in Vado and Mercatello, the cultured Giovanna Alidosi. Federico would then marry her daughter, Gentile in 1437.
In 1433 Federico was sent to Venice as a hostage in order to guarantee peace between Pope Eugene IV and the Duke of Milan, Filippo Maria Visconti, an ally of Guidantonio. This removal from the circles of Urbino would benefit Federico, especially since, due to the arrival of the plague to Venice, he was moved to the Gonzaga court in Mantua, where he attended the Ca’ Zoiosa of Vittorino da Feltre. This was an avant-garde school where, taking great historical figures as examples, young men would learn the values of loyalty to which a prince must always be subject. Vittorino’s teachings focused on frugality, sobriety, self-discipline, social responsibility and physical exercise. Pupils were taught the subjects of the Trivium (Dialectics, Grammar, Rhetoric) and above all, those of the Quadrivium (Astronomy, Music, Arithmetic, and Geometry), essential to Federico’s intellectual training and for the direction his future court would take.
At 16, Federico began his military career at the head of his father’s company of mercenaries, going on to take the position of Commander of the Italic League. On 23 July 1444, after the assassination of Duke Oddantonio, Federico entered Urbino, where he was proclaimed Lord by the people. However, it was only in 1447 that Pope Nicholas V proclaimed him Vicar of the Church and granted him the Montefeltro territories. In 1474 Sixtus IV made Federico Duke and Gonfalonier of the Holy Roman Church, while the King of Naples, Ferdinand I of Aragon and the King of England, Edward IV, bestowed on him the honours of the Ermine Collar y el Order of the Garter, marks of the great respect he commanded both inside and outside Italy.
Federico, well aware of the precarious position of the Vicars of the Church operated a careful foreign policy, allying with other Italian states able to protect him against the centralising aims of the Church, and also against the small oligarchies in the vicinity. His internal policies followed the idea of “good government”, founded on a rapid administration of justice and above all, the possibility to give work to all, taxing the population as little as possible.
The income from Federico’s military campaigns in the service of popes and princes was the duchy’s main source of wealth and it was used to promote intellectual pursuits, including for the purposes of propaganda. Calling the most famous artists and intellectuals of the period to his court, extending and embellishing his home, commissioning paintings, sculptures, tapestries, and codices, and adding infrastructures and architecture to his state, Federico blatantly advertised his role as humanist prince.

Ottaviano Ubaldini, Battista Sforza, Guidubaldo di Montefeltro.
The cultural and political choices of Urbino’s court were made by Federico but they were also due to collaboration with exceptional figures, including Battista Sforza and Ottaviano Ubaldini della Carda.
This latter, son of Bernardino, mercenary captain in the service of Guidantonio di Montefeltro, and Aura, the natural daughter of Guidantonio himself, was born in Gubbio in around 1423.
Almost the same age and linked by blood, Federico and Ottaviano considered themselves and called each other “brothers”, spending time together from their boyhood and until 1432, when Ubaldini was sent to Milan as part of the reconciliation between his father and Duke Filippo Maria Visconti.
Ottaviano’s cultural education took place at the Milan court, where he learned astrology and alchemy, going on to become advisor to Filippo Maria. He left Milan in 1447 after the death of Visconti, moving to Urbino, where Federico had been ruling since 1444.
Their relationship was based on a complete collaboration that would last for the duke’s whole lifetime, founded on trust and a natural division of duties. In fact, Ottaviano and Federico would study and examine internal and external political problems together: Federico would make the decisions and Ottaviano would implement them. The main task was to organise government and administration Ottaviano organised an efficient court, choosing persons according to their merits and skills.
On Federico’s death (1482), Ottaviano became regent of the Duchy of Urbino, acting as a father and educating the young Guidubaldo di Montefeltro, the heir born to Federico and his beloved second wife, Battista Sforza.
Battista, born in 1446, eldest child of the Lord of Pesaro Alessandro and Costanza Varano, lost her mother at the age of 18 months. Already at 3 years of age, she began learning Latin, which was taught as a living language at the Pesaro court. At the age of 4, she was sent to Milan, to the court of her uncle, Francesco Sforza and his consort, Bianca Maria Visconti. Battista returned to take her place as a Lady at the Pesaro court at the age of 12.
Her decisive temperament and excellent culture, learned under the guidance of humanist teacher, Martino Filetico, meant that she was well known and esteemed in all of Italy’s courts. In 1459, the marriage agreement was settled in Mantua between 37-year-old Federico and the 13-year-old Battista. They married on 8 February 1460. Their marriage was marked by Federico’s obligatory absences, during which Battista governed in his place, taking care of the cultural development of the court and the ongoing construction work of the palace.
The young Battista died in 1472, leaving Federico to mourn her deeply, with many daughters and a young heir, the newborn Guidubaldo.
Like his father, Guidubaldo was a man of arms, but even more than his father, he was an intellectual. His court, ruled together with his elegant wife, Elisabetta Gonzaga from Mantua, is described by Baldassare Castiglione in his Book of the Courtier, which also contains the perfect portrayal of the Montefeltro residence: “a city in the shape of a palace”. Health problems meant that Guidubaldo left no heirs, but instead he adopted the son of his sister, Giovanna: Francesco Maria I della Rovere, who would become the 4th Duke of Urbino.


Biografía

Francesco Maria della Rovere was born on 22 March 1490 in Senigallia, Italy, the son of its lord Giovanni della Rovere he was the nephew of Pope Julius II. In 1504, his heirless uncle Guidobaldo da Montefeltro announced that he would be his heir, but Cesare Borgia and Andrea Doria seized Senigallia and Urbino during the Italian Wars. After the Pope had Borgia arrested and crushed the House of Borgia, della Rovere became lord of Urbino and Senigallia, and in 1509 he became Captain-General of the Papal States during the wars with Ferrara and Venice. In 1511, after Cardinal Francesco Alidosi failed to capture Bologna, della Rovere had him killed, leading to people comparing him to Cesare Borgia. However, the death of Pope Julius II led to him losing favor, and in 1516 Pope Leo X excommunicated him and gave the Duchy of Urbino to his own nephew, Lorenzo II de Medici. In 1517, the ensuing "War of Urbino" saw him fail to recapture Urbino from the House of Medici, and in 1521 he would return to Urbino after Medici's death. Della Rovere served as a condotierro in the service of the Republic of Venice from 1523 to 1525, and Pope Clement VII made him supreme commander of the Holy League. In 1538, he was poisoned in Pesaro by his enemies.


Ver el vídeo: Urbania: torna palazzo ducale il ritratto di Francesco Maria I Della Rovere del Tiziano (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Meztizshura

    Pieza útil

  2. Travis

    Gracias por una explicación.

  3. Azize

    En mi opinión, estás cometiendo un error. Vamos a discutir. Envíame un correo electrónico a PM.

  4. Deverell

    Confirmo. Estoy de acuerdo con todo lo mencionado anteriormente. Discutamos esta pregunta.

  5. Edmund

    Me disculpo por interferir... estoy aquí hace poco. Pero este tema es muy cercano a mí. Listo para ayudar.

  6. Shaktilkree

    Está usted equivocado. Vamos a discutir. Envíame un correo electrónico a PM, hablaremos.



Escribe un mensaje