Noticias

'Batalla de los sexos': cuando Billie venció a Bobby

'Batalla de los sexos': cuando Billie venció a Bobby


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

A pesar de perder gran parte de su mejor momento en la Segunda Guerra Mundial, Riggs fue considerado el mejor tenista del mundo. En 1939 ganó los títulos masculinos de individuales, dobles y dobles mixtos en Wimbledon, supuestamente recaudando más de $ 100,000 en el proceso apostando por él mismo. También ganó algunos campeonatos estadounidenses, tanto como aficionado como profesional.

Deseando volver a ser el centro de atención, Riggs decidió a principios de 1973 desafiar a algunas de las mejores jugadoras del tenis. King, quien en ese momento ya había ganado 10 títulos de singles importantes, lo rechazó repetidamente. Pero entonces ... No. Margaret Court, clasificada como número uno, mordió el anzuelo a cambio de un día de pago de $ 10,000. El 13 de mayo, Riggs usó una variedad de lobs, drop shots y spin shots para derrotar a Court 6-2, 6-1 en lo que se conoció como la "Masacre del Día de la Madre". "No esperaba que se mezclara de esa manera", dijo Court a los periodistas después. "Las chicas no jugamos así".

Riggs inmediatamente volvió su mirada hacia King, de 29 años, a quien llamó la "líder liberadora de mujeres". "La jugaré en arcilla, pasto, madera, cemento, mármol o patines", dijo Riggs. “Tenemos que mantener este asunto del sexo. Ahora soy una mujer especialista ". Esta vez, King estuvo de acuerdo. En una conferencia de prensa en julio anunciando el partido de $ 100,000 donde el ganador se lleva todo (más al menos $ 75,000 cada uno en dinero adicional), Riggs dijo: "Les diré por qué voy a ganar. Ella es una mujer y no tienen la estabilidad emocional ". King respondió llamándolo un "asqueroso".

Luego se produjo un bombardeo mediático en el que Riggs prometió saltar de un puente si perdía. También reanudó sus diatribas machistas, declarando en una ocasión, "las mujeres pertenecen al dormitorio y la cocina, en ese orden". En otra ocasión, dijo, "las mujeres juegan un 25 por ciento tan bien como los hombres, por lo que deberían obtener alrededor del 25 por ciento del dinero que obtienen los hombres". En contraste con el entrenamiento extenso que hizo antes del partido en la cancha, según los informes, Riggs pasó la mayor parte del verano festejando y charlando. King, por otro lado, continuó con su rutina normal en la gira de mujeres.

El 20 de septiembre, 30,492 fanáticos se apretujaron en el Astrodome de Houston para presenciar la llamada “Batalla de los sexos”, mientras que aproximadamente 90 millones de personas en todo el mundo vieron la televisión. King entró en la cancha a la Cleopatra, montado en una litera dorada sostenida en alto por miembros del equipo de atletismo masculino de la Universidad de Rice, vestidos con toga.

Mientras tanto, Riggs entró en un rickshaw rodeado de mujeres escasamente vestidas conocidas como "las amigas del pecho de Bobby". Luego, King le presentó a Riggs un cerdo bebé que chillaba y, a cambio, recibió una piruleta grande "Sugar Daddy". De acuerdo con la atmósfera de carnaval del concurso, King usó zapatillas de gamuza azul, y Riggs jugó los primeros tres juegos con una chaqueta amarilla con el logo "Sugar Daddy" en la espalda.

Normalmente un jugador de saque y volea, King hizo un esfuerzo consciente para desgastar a Riggs con pelotas de fondo. Ella ganó el primer set 6-4, golpeando a varios ganadores y asegurando el punto final en una doble falta del Riggs. Aunque Riggs rompió el servicio de King en el primer juego del segundo set, lo perdería 6-3. Visiblemente cansado, también perdió el tercer set por 6-3. Cuando lanzó una volea de revés alto a la red en el punto de partido, King lanzó su raqueta al aire en celebración.

"Pensé que nos haría retroceder 50 años si no ganaba ese partido", dijo más tarde. "Arruinaría la gira de mujeres y afectaría la autoestima de todas las mujeres". Por su parte, Riggs dijo a los periodistas que King simplemente "jugó demasiado bien". Los dos finalmente se hicieron amigos e incluso hablaron unos días antes de que Riggs muriera de cáncer de próstata en 1995.

A lo largo de los años, surgieron rumores de que Riggs lanzó el partido por dinero. El propio Riggs nunca lo admitió, ni tampoco el albacea de su patrimonio. Además, un abogado de la mafia acusado por el ex asistente de golfista de arreglar la solución no lo mencionó en su libro revelador, incluso cuando se atribuyó el mérito de, entre otras cosas, desempeñar un papel indirecto en el asesinato del presidente John F.Kennedy. . "Eso no le interesaba de ninguna manera a Bobby perder ese partido", le dijo King a ESPN.

De cualquier manera, la “Batalla de los sexos” convirtió a King en posiblemente la primera atleta superestrella en los Estados Unidos. Después de recibir su cheque de $ 100,000 del boxeador George Foreman, una de las muchas celebridades presentes en el Astrodome, King consiguió una serie de patrocinios para productos como zapatillas Adidas, raquetas de tenis Wilson, pasta de dientes Colgate y rizadores de pelo Sunbeam.

Al año siguiente, sus ingresos supuestamente se acercaron al millón de dólares. King se retiró del tenis individual competitivo en 1983, habiendo ganado 12 títulos importantes, incluidos seis Wimbledons y cuatro US Open. También ayudó a fundar un sindicato de jugadoras, una revista de deportes para mujeres, un grupo de defensa sin fines de lucro para atletas femeninas y una liga de tenis por equipos. Sin embargo, sigue siendo más conocida por una sola victoria.

"Sé que cuando muera, nadie en mi funeral hablará de mí", dijo una vez. "Todos estarán de pie diciéndose entre ellos dónde estaban la noche en que vencí a Bobby Riggs".


Acceda a cientos de horas de videos históricos, sin comerciales, con HISTORY Vault. Comience su prueba gratis hoy.


    como Billie Jean King como Bobby Riggs como Lawrence King como Jerry Perenchio como Margaret Court como Rosie Casals como Lornie Kuhle como Rheo como Narrador (sin acreditar) como Bobby's Trainer como Reporter Match Emcee como Sports Writer Mike
  1. ^ Bobbin, Jay (15 de abril de 2001). "'Cuando Billie venció a Bobby'". Chicago Tribune . Consultado el 23 de abril de 2021.
  2. ^
  3. Oxman, Steven (11 de abril de 2001). "Cuando Billie venció a Bobby". Variedad . Consultado el 23 de abril de 2021.
  4. ^
  5. "En la cancha, sin amor". El Washington Post. 15 de abril de 2001. Consultado el 23 de abril de 2021.
  6. ^
  7. Elber, Lynn (24 de septiembre de 2020). "Holly Hunter se disfraza de fiscal estadounidense en 'The Comey Rule'". Associated Press . Consultado el 23 de abril de 2021.

Este artículo sobre una película relacionada con el deporte es un esbozo. Puedes ayudar a Wikipedia expandiéndolo.

Este artículo relacionado con una película de televisión estadounidense es un esbozo. Puedes ayudar a Wikipedia expandiéndolo.


¿Bobby Riggs se zambulló en la 'Batalla de sexos' del tenis?

Esta transcripción se generó automáticamente y es posible que no sea 100% precisa.

El nuevo informe de ESPN cuestiona si Riggs lanzó el partido para pagar las deudas de juego.

Billie Jean King habla sobre superar obstáculos y ser un mentor.

King, quien ganó 20 veces en Wimbledon, sobre la importancia de que las niñas practiquen deportes.

Reproduciendo ahora: Batalla de sexos partido de tenis Billie Jean King contra Bobby Riggs bajo escrutinio

Reproduciendo ahora: Reina de la corte

Reproduciendo ahora: Billie Jean King se va a la 50a edición de Wimbledon

Reproduciendo ahora: Estreno repleto de estrellas de "The Tonight Show protagonizado por Jimmy Fallon"

Reproduciendo ahora: Late Night Comics Slam Justin Bieber

Reproduciendo ahora: Justin Timberlake, Jimmy Fallon puntúan a lo grande en 'Saturday Night Live'

Reproduciendo ahora: Seaworld batalla acusaciones de maltrato animal

Reproduciendo ahora: A&E recibe amenazas de muerte por la suspensión de la estrella de 'Duck Dynasty'

Reproduciendo ahora: los asistentes personales de Nigella Lawson absueltos en la corte

Reproducción en curso: Viaje de compras navideño sorpresa de Beyonce a Walmart

Reproduciendo ahora: Rob Ford muestra sus movimientos de baile en el Ayuntamiento de Toronto

Reproduciendo ahora: Glenn Close usa el poder de las estrellas para instar a que se apruebe el proyecto de ley de salud mental

Reproducción en curso: ver televisión en exceso se está convirtiendo en una nueva norma

Reproducción en curso: nuevas grabaciones de los Beatles se lanzarán en iTunes

Reproduciendo ahora: Obama-Selfie Photog: Photo Furor 'dice algo sobre nuestra sociedad'

Reproduciendo ahora: la revista Time reconoce el nuevo 'tono' de la Iglesia del Papa Francisco

Reproduciendo ahora: Luces navideñas en Ylvis '' The Fox (What Does the Fox Say?) '

Reproduciendo ahora: las fotos de Sudáfrica 'frunciendo el ceño' de la primera dama despiertan rumores

Reproduciendo ahora: residente de Hollywood acusado de escuchar a escondidas por llamadas de broma

Reproduciendo ahora: Amy Adams hace malabares con dos hombres y dos acentos en 'American Hustle'


Cuando Billie venció a Bobby

El partido de tenis de 1973 entre Billie Jean King y Bobby Riggs no fue un momento crucial en la historia del deporte, ya que coincidió con una atleta en su mejor momento y un estafador de 55 años con sobrepeso cuyas heroicidades en el tenis se habían producido 30 años antes. .

Steven Oxman

Más reciente

El partido de tenis de 1973 entre Billie Jean King y Bobby Riggs no fue un momento crucial en la historia del deporte, ya que coincidió con una atleta en su mejor momento y un estafador de 55 años con sobrepeso cuyas heroicidades en el tenis habían llegado 30 años antes. . No obstante, rebosaba de significado sociológico, proporcionando una manifestación inofensiva pero de alguna manera significativa de las tensiones culturales, la Batalla de los Sexos, que impregna los tiempos. Como tema de una película para televisión, proporciona otra bonita instantánea de los siempre entretenidos & # 821770s. En las magníficas manos de la guionista y directora Jane Anderson, y con actuaciones incomparables de Holly Hunter y Ron Silver, & # 8220When Billie Beat Bobby & # 8221 se convierte en un evento televisivo divertido y satisfactorio.

Con la presentación de Oprah Winfrey & # 8220Amy e Isabelle & # 8221 y ahora & # 8220When Billie Beat Bobby & # 8221 ABC se convierte en la cadena para ver películas sorprendentemente buenas. Ambas películas representan una tarifa telepic de la red inusual, con un estilo individualizado mucho más probable que se vea en el cable.

Anderson saltó a la fama como escribiente de uno de los primeros cablegráficos notables hechos para, el semisátiro de crimen verdadero & # 8220 The Positively True Adventures of the Presunta Texas Cheerleader-Murdering Mom & # 8221, que también protagonizó Hunter. Desde entonces, Anderson ha escrito y dirigido la conmovedora película de Showtime & # 8220 The Baby Dance & # 8221 (basada en su obra) y la primera y más destacada contribución a la antología de HBO & # 8220 If These Wall Could Talk 2. & # 8221 Su último play, & # 8220Buscando normales, & # 8221 preems en LA & # 8217s Geffen Theatre este mes.

Como escritor, Anderson tiene un rango sorprendente, capaz de ofrecer intensidad y humor con igual entusiasmo. & # 8220Cuando Billie Beat Bobby & # 8221 cae de lleno en el campo de la comedia, en la misma línea que & # 8220Positively True Adventures & # 8221. salvajemente por encima de que deja de ser verdad.

Lo que obtenemos, por lo tanto, es un documento justo de lo que sucedió, capturando el espíritu de la época, tanto la tontería como la seriedad del evento inventado, y el significado que tuvo para las personas involucradas.

Anderson comienza con un segmento corto que muestra a Billie Jean King como una niña competitiva y obsesionada con los deportes que descubrió que a sus padres no les gustaba que ella practicara deportes con niños y que a los niños no les gustaba que las niñas les pegaran.

El director de fotografía Paul Elliott define estas escenas visualmente con el aspecto descolorido de una fotografía antigua, lo que le da a las escenas de la década de 1970 que siguen una sensación vivaz. Los subtítulos informan a la audiencia tanto de los años como de las personas, además de hacer comentarios irónicos, refiriéndose a 1972, por ejemplo, como una época & # 8220 cuando el feminismo todavía se consideraba una mala palabra & # 8221.

En ese momento, King estaba en la cima de su juego, ganando el Wimbledon tan apropiado y también liderando la carga por el mismo premio en efectivo para las jugadoras. Riggs había pasado su mejor momento, al menos como jugador. Pero como un parásito desagradable y ruidoso que siempre quiso apostar en algo, estaba en la cima de sus habilidades. Silver se las arregla para dotar a Riggs de una personalidad tan implacable que es difícil no admirarlo, e incluso gustarle, aunque es increíblemente molesto. Es un giro impresionante y memorable para el actor.

Al principio, King no quiere tener nada que ver con la idea de Riggs & # 8217 de una batalla de sexos, pero cuando Riggs logra tambalearse y luego derrotar a la jugadora número 1, Margaret Court (una excelente actuación de Jacqueline McKenzie), King siente que no tiene otra opción.

Desde el momento en que acepta, sabe que este evento tiene un significado para las mujeres mucho más allá de lo obvio. King tiene poco que ganar si gana, pero mucho que perder si se retira, y es fácil olvidar que el resultado del partido no fue tan claro como parece en retrospectiva. Sus propios compañeros de tenis, incluido su rival Chris Evert (Caitlin Martin), eligieron a Riggs para ganar. Hunter proporciona una intensidad perfecta para el papel y nos muestra cómo King se lo tomó todo muy en serio.

Mientras King entrena, Riggs comercializa, y también vemos los momentos en que el trato en sí, elaborado por el productor Jerry Perenchio (Bob Gunton), casi se desmorona cuando Billie Jean cree que no obtiene una parte igual de los ingresos. Anderson también nos lleva a una variedad de hogares para mostrarnos a la gente común viendo y respondiendo al evento de los medios.

Anderson se ha convertido en una buena directora, encontrando formas poco convencionales de comunicar las emociones de una escena en una secuencia de tenis, por ejemplo, nos muestra la sombra de Court & # 8217 mientras sirve, y la imagen tiene potencia. El trabajo de diseño es excelente, capturando los & # 821770s sin permitir que las modas divertidas abrumen la historia. Es un telefilme bien ejecutado en general, con un conjunto particularmente bueno que incluye a Fred Willard como Howard Cosell.


Batalla de sexos: Billie Jean King Vs Bobby Riggs

El 20 de septiembre de 1973, la audiencia más grande en la historia del tenis se reunió en el Astrodome en Houston, Texas para ver a dos campeones mundiales de tenis: Bobby Riggs, un hombre de 55 años y autoproclamado chovinista, y Billie Jean King, una mujer de 29 años y feminista pionera, lucha en un partido de tenis increíble.

El juego fue televisado a más de 36 países con una audiencia estimada de más de 50 millones. Aunque el dinero del premio de $ 100,000 estaba en juego, este fue un partido en el que las apuestas eran mucho más altas que el dinero.

"Pensé que nos haría retroceder 50 años si yo no ganaba ese partido", dijo King. & # 8220 Arruinaría la gira de mujeres & # 8217 y afectaría la autoestima de todas las mujeres. & # 8221 Había más en la línea que los derechos de fanfarronear por vencer a Riggs.

En el período previo al partido, Riggs, un gran tenis de los años 30 y 40, había hablado abiertamente de sus puntos de vista sobre las mujeres, afirmando que "el hombre es el rey" y que las mujeres deben estar en el dormitorio y la cocina. Sus constantes burlas llevaron a dos partidos de tenis seminales, hombre contra mujer.

No contento con derrotar al entonces actual número uno del mundo, Margaret Court, en dos juegos de tres, se inclinó aún más para un juego contra King & # 8220 Billie Jean King es uno de los grandes del tenis de todos los tiempos, ella & # 8217 es una de las superestrellas, ella & # 8217 está lista para el grande, pero ella no tiene ninguna posibilidad contra mí.

El tenis femenino & # 8217s está muy por debajo del tenis masculino & # 8217s, & # 8221, dijo Riggs.


Cuota Todas las opciones para compartir para: La otra "batalla de los sexos": cuando Margaret Court se atragantó con Bobby Riggs

Bobby Riggs, quien se llama a sí mismo un anciano "con un pie en la tumba" a los 55 años, se mueve rápidamente para devolver un derrame cerebral de Margaret Court cuando derrotó fácilmente a la estrella australiana de 30 años en Ramona, California, el 12 de mayo de 1973. en una pelea de $ 10,000 que el ganador se lleva todo, que provocó. AP / Wally Fong

La semana pasada, publicamos una historia que rememora el decisivo e histórico triunfo de Billie Jean King sobre Bobby Riggs en la famosa Batalla de los sexos de 1973. Incluso casi medio siglo después, sigue siendo una victoria histórica para el atletismo femenino y LGBTQ.

Al investigar ese artículo, la editora gerente de Outsports, Dawn Ennis, me recordó que hubo un combate anterior, a menudo olvidado, de “Battle of the Sexes” que sirvió como preludio de King / Riggs. Este partido en particular fue un gran día para los fanáticos de la historia del tenis. Y uno aún más grande para los fanáticos de schadenfreude.

El Día de la Madre de 1973, cuatro meses antes de que pusiera un pie en una cancha con BJK, Bobby Riggs, de 55 años, desafió a otro gigante del tenis femenino a un partido de uno contra uno.

Nada menos que Outsports bête noire Margaret Court desde hace mucho tiempo. Fue El misógino contra el homófobo. Mucho antes Extraterrestre contra depredador, este fue el original “Quien gane. perdemos."

Si fueras una mosca en la pared para esta conversación, aún tendrías vistas más ilustradas que cualquiera de estos dos. imágenes falsas

En ese momento, Court estaba a menos de tres años de ganar el Grand Slam de 1970. Así que fue un gran problema, más grande de lo que ella pensaba, cuando aceptó lo que parecía ser un combate de squash único contra una caricatura de mediana edad como Riggs por un día de pago de $ 10,000.

Como relató Selena Roberts en The New York Times, Court le reveló por primera vez la noticia del partido a King en un ascensor compartido. King estaba horrorizada y le dijo sin rodeos a su rival: “Margaret, solo voy a preguntarte una cosa: tienes que ganar este partido. No, lo digo en serio. Tienes que ganar este partido. No tienes idea de lo importante que es esto ".

King no pudo comunicarse con ella. A pesar de haber sido clasificada como la tenista número uno del mundo en ese momento y una de las atletas femeninas más condecoradas del planeta, Court se había distanciado deliberadamente del floreciente movimiento feminista y veía su partido con Riggs como nada más que un truco inofensivo. El riesgo de cómo una derrota podría reflejarse en la imagen de las atletas en todas partes no entraba en la ecuación.

Margaret Court de Australia, la tenista más grande del mundo, se sorprende y sonríe cuando Bobby Riggs (primer plano) le presenta un ramo de rosas rojas el 13 de mayo de 1973, justo antes del inicio de su célebre partido en Ramona, California. 13 de mayo de 1973. AP Photo

Peor aún, Bobby Riggs había ideado un plan de ataque de dos frentes para ganar el día. Antes del partido, se volvió de lleno, atacando a la Corte formal y adecuada con una bizarra charla como "Ella juega como un hombre, yo juego como una mujer".

Justo antes del partido del 13 de mayo de 1973, Riggs sorprendió a Court presentándole un ramo de rosas rojas.

Riggs luego dijo que esperaba que su regalo pudiera "ablandarla". Aunque Court mantuvo la pretensión de sonreír amablemente, todo lo que pudo pensar en respuesta fue “Hombrecito desagradable. "

Y después de establecer una residencia de tiempo completo en su cabeza, Riggs descubrió cómo sacar a Court de su juego durante el partido. Como contó Douglas Perry de The Oregonian, "Riggs alimentó su curso tras curso de basura: lobs, dinks, blob balls, drop shots, funky spins". El resultado fue un triunfo desigual para The Misogynist: 6-2, 6-1. Rápidamente se conoció como "La Masacre del Día de la Madre".

Margaret Court de Australia, de 30 años, clasificada como la tenista número uno del mundo, recibe una palmada en la espalda de Bobby Riggs, de 55 años. AP / Wally Fong

Riggs concluyó la "masacre" con una palmada condescendiente en la espalda mientras seguía a Court fuera de la cancha.

Ella no estaba preparada ni para sus disparos basura ni para su charlatanería.

Tan pronto como la noticia del resultado llegó a Billie Jean King, supo lo que tenía que hacer.

Escribiendo en The Times, Roberts transmitió su determinación en ese momento:

“Billie estaba fuera de sí. Sabía que la pérdida de Margaret no solo se usaría para socavar la lucha por la igualdad salarial en la gira, sino que también proporcionaría una caricatura fácil para los caricaturistas políticos. Marchó por la terminal, indignada y motivada. 'Eso es', pensó, 'tengo que jugar con él' ".

Riggs, por su parte, desafió públicamente a King: "La quiero, ella es la líder Libber de Mujeres". Bueno, consiguió lo que quería. Y, como resultó, mucho más de lo que podía manejar.

Hay un poco de justicia poética en el hecho de que Margaret Court se asfixie poderosamente en un escenario nacional y tenga que depender de uno de los mejores atletas LGBTQ de todos los tiempos para que venga a rescatarla para que nadie lo recuerde. Billie Jean King derrotó rotundamente a Riggs y se convirtió en una de las mayores leyendas de la historia del tenis.

Ahora, cada vez que Margaret Court es noticia, es para historias como afirmar que la Sangre de Jesús protegerá a su iglesia del coronavirus. Cuando ni siquiera podía ayudarla a vencer a una persona de 55 años con un tinte.


La "batalla de los sexos" fue un momento importante para el tenis femenino y # x27

Una nueva película se estrena el 22 de septiembre, "La batalla de los sexos", pero no es una película de acción de superhéroes. Se trata de un partido de tenis de 1973 en el Astrodome de Houston, aunque fue visto por 50 millones de televidentes estadounidenses. En un hito extraordinario en la historia cultural estadounidense, Bobby Riggs, de 55 años, interpretó a Billie Jean King, de 29. Los medios de comunicación anunciaron el asunto como la "batalla de los sexos", de ahí el título de la película. El evento resultó ser un punto de inflexión importante para el tenis femenino, el movimiento de liberación de la mujer y la industria del entretenimiento deportivo.

Riggs, conocedor de los medios, que era a partes iguales jugador de tenis de campeonato, pregonero de carnaval y estafador de grandes apuestas, había lanzado un desafío a las jugadoras de tenis en enero de 1971. En una entrevista de seguimiento de Sports Illustrated, sugirió que incluso a su avanzada edad podía vencer a King o Margaret Smith Court, las dos mejores mujeres profesionales en ese momento.

"Estaría cerca sobre el césped", dijo, "pero en cualquier otra superficie podría enfrentarlos en un partido de un set, dos de tres o tres de cinco".

En su libro, "Court Hustler", Riggs escribió que se enfrentó a King en el US Open más tarde en 1971. "¿Por qué no jugamos un partido divertido, por cinco mil dólares para agregar a la diversión, en cualquier superficie que desee? " Preguntó Riggs. Billie Jean se rió entre dientes pero se negó, por lo que Riggs se volvió hacia Court.

Riggs reclutó a un promotor y convenció a Court para que jugara un partido televisado el 13 de mayo de 1973, el Día de la Madre, en Ramona, California, cerca de San Diego. Riggs la venció fácilmente por 6-2, 6-1 en 57 minutos.

Riggs, cuyo discurso descarado fue principalmente exageración para los medios hambrientos, rebuznó a los reporteros después sobre su próximo partido.

"Quiero a King con todas sus fuerzas. La jugaré en arcilla, pasto, madera, mármol o patines", dijo. "Queremos mantener esta cuestión del sexo. Ahora soy una mujer especialista ".

Pensando que tenía que defender el tenis femenino, Billie Jean accedió a regañadientes a jugar al Riggs, y muchos fanáticos del tenis recuerdan el espectáculo en el Astrodome. Sin embargo, solo unos pocos conocen un debate de larga data sobre si Riggs lanzó el partido para saldar una deuda de juego con algunos mafiosos de Florida. ¿Estaba Riggs en el tanque, o simplemente por encima de su cabeza contra King?

La era Open en el tenis que comenzó en 1968 fue una marea creciente que levantó la mayoría de los barcos del juego, especialmente los premios en metálico de los torneos para los profesionales masculinos. Pero las carteras de las mujeres quedaron notablemente rezagadas.

El franco y enérgico King defendió la causa de la igualdad de premios en efectivo y cobertura televisiva para los torneos femeninos. Su celo reflejó el movimiento de liberación de la mujer a finales de los sesenta y setenta. Betty Friedan, Bella Abzug y Gloria Steinem estuvieron en las noticias, y el congreso de los Estados Unidos aprobó la Enmienda de Igualdad de Derechos a la Constitución y la envió a los estados para su ratificación.

El tenis abierto también incluyó a hombres mayores. Riggs fue una de las estrellas canas que rápidamente ganó éxito en los torneos de geezer. A partir de 1969, el ex campeón de Wimbledon ganó un montón de trofeos en los campeonatos nacionales de individuales y dobles de Estados Unidos con golpes hábiles y globos sobre corredores de red. Pero los medios de comunicación prestaron poca atención a los hombres mayores, por lo que Riggs ideó un plan para interpretar a King por dinero y una gran parte del pastel publicitario. Pero cuando King objetó, Riggs preparó el partido de la Corte.

Después de que Riggs, derrotara a Court, King supo que tenía que aceptar el desafío de Riggs. Más tarde describió sus pensamientos en ese momento a la escritora Selena Roberts: "Eso es. Tengo que interpretarlo".

El promotor Jerry Perenchio había visto el partido Riggs-Court en la televisión y vio la oportunidad de ganar dinero en un posible partido Riggs-King. Perenchio había promovido la gran pelea de 1971 entre Muhammad Ali y Joe Frazier, y había ayudado a Norman Lear y Bud Yorkin a producir series de televisión de gran éxito como "Todos en familia".

Perenchio convenció a Riggs y King para que accedieran a un partido, con un pago de $ 100,000 por el que el ganador se lo lleva todo. En realidad, a cada uno se le garantizarían $ 75,000, con un kicker de $ 100,000 para el ganador. Perenchio subastó "La batalla de los sexos" al Astrodome por 250.000 dólares, y ABC compró los derechos de televisión por 750.000 dólares, una suma que empequeñecía el precio de los derechos para un torneo de Grand Slam.

Riggs llegó al circuito de programas de entrevistas y soltó una hipérbole que los medios informaron con entusiasmo. "No me importa que me llamen cerdo machista mientras sea el cerdo machista número uno.

"La mejor manera de tratar a las mujeres es mantenerlas descalzas y embarazadas".

Profesionales de tenis actuales y anteriores intervinieron en el resultado previsto del partido entre Lobber y Libber.

"Bobby va a ganar", dijo Pancho Segura a los medios. La leyenda del tenis Jack Kramer estuvo de acuerdo. Las jugadoras hablaron con los medios de comunicación en nombre de King, y su padre, Bill Moffitt, le dijo a Sports Illustrated: "Sissy Bug asesinará a este Riggs".

En la noche del partido, el Astrodome recibió a 30.472 personas, y los grandes apostadores pagaron $ 100 por un asiento junto a la cancha. Cuatro atletas de pista y campo de la Universidad Rice llevaron a King a la cancha en un trono dorado adornado con plumas de colores. Un toque de trompeta anunció a Riggs, que viajaba en un rickshaw tirado por sus Bosom Buddies. Las mujeres vestían camisetas ajustadas con el nombre de uno de los patrocinadores de Riggs, el fabricante de dulces Sugar Daddy.

Los dos jugadores intercambiaron regalos en la red justo antes del partido al mejor de cinco. Riggs le dio a King una piruleta gigante de caramelo Sugar Daddy, y ella le dio un lechón joven al que había llamado Larimore Hustler.

King ganó el primer juego, pero expresó su preocupación de que Riggs pudiera estar holgazaneando con su entrenador Dennis Van der Meer en la banca. Van der Meer dijo que estaba viendo algo real.

Riggs extrañamente cometió una doble falta para perder el primer set, 4-6. Según el autor Tom LeCompte, un conocedor del tenis que veía en la televisión comentó: "Parece que Bobby apostó por Billie Jean".

En el segundo set, King siguió presionando a Riggs con su primer servicio. Ella controló la red con voleas agudas, a menudo Riggs con el pie equivocado. También recogió los frecuentes globos de Riggs entre las luces del Astrodome y los rompió para ganar. Cuando Riggs astilló su revés y cargó contra la red, King lo pasó. Ella ganó el segundo, 6-3.

En el juego final del tercer set con Riggs sirviendo en el tercer punto de partido de King, Sports Illustrated informó que alguien en las gradas gritó: "Ciérralo, Sissy. Ciérralo".

Riggs siguió su segundo servicio a la red, y King logró una devolución débil. Riggs anotó torpemente lo que debería haber sido fácil de guardar. Final del partido, 6-4, 6-3, 6-3.

Ambos dijeron todo lo correcto a los medios después. "Ella era demasiado buena", dijo Riggs. "Jugó demasiado bien. No pude sacar lo mejor de mi juego. Se acabó demasiado rápido".

"Creo que este partido hará grandes cosas para el tenis femenino", dijo King. "Mucha gente que no es tenis lo vio y saben que podemos jugar ahora".

En su biografía de Riggs de 2003, "The Last Sure Thing", LeCompte recopiló opiniones de personas conocedoras del tenis sobre la posibilidad de que Riggs lanzara La batalla de los sexos. Gene Mako, miembro del Salón de la Fama del Tenis Internacional y contemporáneo aficionado de Riggs, confiaba en que Riggs se había hundido.

"Estaba viendo el partido en la televisión", le dijo a LeCompte, "ya la mitad del segundo set. Sabía exactamente lo que iba a pasar". Mako estaba convencido de que Riggs, que tenía un partido de vuelta en su trato con King, lanzaría el partido y luego ganaría la revancha. "Escuche, este era un hombre que estaba dispuesto a hacer cualquier cosa por dinero, cualquier cosa".

Joe Fishbach, otro jugador clasificado que compitió con frecuencia contra el Riggs, dijo: "Contra Billie Jean, definitivamente lo lanzó".

Por otro lado, LeCompte cita a Kramer: "Bobby fue golpeado de frente porque después de golpear a Margaret Court pensó que podría golpear a cualquiera de las mujeres sin entrenamiento".

La sugerencia de que Riggs perdió intencionalmente ganó considerablemente más atención el 25 de agosto de 2013, cuando ESPN.com publicó un artículo titulado "The Match Maker" de Don Van Natta, Jr. El autor cita a Hal Shaw, quien se describe a sí mismo como testigo ocular de una reunión de la mafia en enero de 1973 en Palma Ceia Golf and Country Club en Tampa, Florida.

Shaw, un asistente de golfista profesional, dijo que los mafiosos decidieron perdonar una deuda de juego que Riggs tenía con uno de sus corredores de apuestas y, a cambio, Riggs lanzaría el partido de King. Riggs había propuesto un parlay de tres partidos. Desafiaría y derrotaría a Court, lo que obligaría a King a interpretarlo. Riggs luego lanzaría el King Match, y los mafiosos obtendrían un gran día de pago. Riggs insistiría en una disposición de revancha en cualquier contrato con King, lo que le permitiría jugar el tercer partido directamente.

Van Natta también cita a varios observadores expertos - Donald Dell, Stan Smith, Doug Adler, por ejemplo - sobre su sorpresa por el juego mediocre de Bobby. Además, Rosie Casals notó desde la cabina de transmisión en el Astrodome que algo parecía estar mal.

"No me parece bien", dijo Casals. Cuando Bobby logró un regreso fácil a la timonera de King, Casals dijo: "Eso es bastante inusual para Bobby ... ¿Dónde está Bobby Riggs? ¿A dónde fue?"

A mediados de la década de 1990, Riggs le dijo al periodista deportivo Steve Flink, según USA Today, "La gente decía que me estaba derrumbando, pero Billie Jean me ganó de manera justa".

Van Natta informa que King y Riggs se habían hecho amigos íntimos después de 1973, y King visitó al Riggs en quiebra justo antes de su muerte en 1995. King le recordó al moribundo cuánto había ayudado "La batalla de los sexos" a las mujeres tanto dentro como fuera de la cancha.

Michael K. Bohn es autor, entre otros libros, de "Heroes & amp Ballyhoo: How the Golden Age of the 1920s Transformed American Sports".


En este día: & # 8220 Batalla de los sexos & # 8221 & # 8211 HISTORIA

El 20 de septiembre de 1973, en un partido de tenis muy publicitado de la "Batalla de los sexos", la mejor jugadora femenina Billie Jean King, de 29 años, vence a Bobby Riggs, de 55 años, ex jugador masculino número uno. Riggs (1918-1995), un autoproclamado chovinista, se había jactado de que las mujeres eran inferiores, que no podían soportar la presión del juego y que incluso a su edad podía vencer a cualquier jugadora. El partido fue un gran evento mediático, presenciado en persona por más de 30.000 espectadores en el Astrodome de Houston y por otros 50 millones de televidentes en todo el mundo. King hizo una entrada al estilo de Cleopatra en una litera de oro llevada por hombres vestidos como antiguos esclavos, mientras que Riggs llegó en un rickshaw tirado por modelos femeninas. El legendario comentarista deportivo Howard Cosell convocó el partido, en el que King venció a Riggs 6-4, 6-3, 6-3. El logro de King no solo ayudó a legitimar el tenis profesional femenino y las atletas femeninas, sino que fue visto como una victoria para los derechos de la mujer en general.

King nació como Billie Jean Moffitt el 22 de noviembre de 1943 en Long Beach, California. Al crecer, era una jugadora estrella de softbol antes de que sus padres la animaran a probar el tenis, que se consideraba más femenino. Se destacó en el deporte y en 1961, a los 17 años, durante su primera salida a Wimbledon, ganó el título de dobles femenino. King acumularía un total de 20 victorias en Wimbledon, en individuales, dobles y dobles mixtos, en el transcurso de su carrera pionera. En 1971, se convirtió en la primera atleta femenina en ganar más de $ 100,000 en premios en una sola temporada. Sin embargo, todavía existían disparidades salariales significativas entre hombres y mujeres atletas y King presionó mucho para lograr un cambio. En 1973, el U.S. Open se convirtió en el primer gran torneo de tenis en entregar la misma cantidad de premios a los ganadores de ambos sexos.

In 1972, King became the first woman to be chosen Sports Illustrated’s “Sportsperson of the Year” and in 1973, she became the first president of the Women’s Tennis Association. King also established a sports foundation and magazine for women and a team tennis league. In 1974, as a coach of the Philadelphia Freedoms, one of the teams in the league, she became the first woman to head up a professional co-ed team.

The “mother of modern sports” retired from tennis with 39 Grand Slam career titles. She remained active as a coach, commentator and advocate for women’s sports and other causes. In 2006, the USTA National Tennis Center, home of the U.S. Open, was renamed in King’s honor. During the dedication ceremony, tennis great John McEnroe called King “the single most important person in the history of women’s sports.”

The 1973 match was the subject of a 2017 movie starring Emma Stone and Steve Carell.


When Billie Beat Bobby

The 1973 tennis match between Billie Jean King and Bobby Riggs was hardly a pivotal moment in sports history, matching as it did a female athlete in her prime and a 55-year-old, overweight hustler whose tennis heroics had come 30-something years earlier.

Steven Oxman

Latest

The 1973 tennis match between Billie Jean King and Bobby Riggs was hardly a pivotal moment in sports history, matching as it did a female athlete in her prime and a 55-year-old, overweight hustler whose tennis heroics had come 30-something years earlier. Nonetheless, it overflowed with sociological significance, providing a harmless but somehow meaningful manifestation of the cultural tensions, the Battle of the Sexes, pervading the times. As a subject for a TV movie, it provides another nice snapshot of the ever-entertaining 󈨊s. In the superb hands of writer-director Jane Anderson, and with unimprovable performances from Holly Hunter and Ron Silver, “When Billie Beat Bobby” becomes a funny and fulfilling television event.

With the Oprah Winfrey presentation “Amy and Isabelle,” and now “When Billie Beat Bobby,” ABC becomes the network to watch for surprisingly good movies. Both films represent unusual network telepic fare, with an individualized style far more likely to be seen on cable.

Anderson came to prominence as scribe of one of the first notable cable made-fors, the true-crime semisatire “The Positively True Adventures of the Alleged Texas Cheerleader-Murdering Mom,” which also starred Hunter. Since then, Anderson has written and directed the affecting Showtime pic “The Baby Dance” (based on her play) and the first and most outstanding contribution to the HBO anthology “If These Wall Could Talk 2.” Her latest play, “Looking for Normal,” preems at L.A.’s Geffen Theater this month.

As a writer, Anderson has a surprising range, able to deliver poignancy and humor with equal verve. “When Billie Beat Bobby” falls squarely in the comedy camp, much in the same vein as “Positively True Adventures.” But she’s always careful to make sure the comedy is character-based, and never goes so wildly over the top that it stops being true.

What we get, therefore, is a fair document of what happened, capturing the spirit of the times, both the silliness and the seriousness of the contrived event, and the meaning it had for the people involved.

Anderson begins with a short segment showing Billie Jean King as a competitive, sports-obsessed child who found that her parents didn’t like her playing sports with boys and that boys didn’t like being beaten by girls.

Director of photography Paul Elliott defines these scenes visually with the washed-out look of an old photograph, which gives the 󈨊s scenes that follow a zesty feeling. Subtitles inform the audience both of years and people, as well as making wry comments, referring to 1972, for example, as a time “when feminism was still considered a dirty word.”

At that time, King was at the top of her game, winning the oh-so-proper Wimbledon and also leading the charge for equal prize money for women players. Riggs was way past his prime, as a player at least. But as a loud-mouthed, obnoxious hanger-on who always wanted to bet on something, he was at the peak of his abilities. Silver manages to invest Riggs with such an unrelenting personality that it’s hard not to admire the guy, and even like him, although he’s incredibly annoying. It’s an impressive, memorable turn for the actor.

At first, King wants nothing to do with Riggs’ idea of a Battle of the Sexes match, but when Riggs manages to reel in and then defeat the No. 1 female player, Margaret Court (a fine performance by Jacqueline McKenzie), King feels she has no choice.

From the time she agrees, she knows this event has meaning to women way beyond the obvious. King has little to gain if she wins, but an awful lot to lose if she folds, and it’s easy to forget that the match’s result wasn’t as clear-cut as it looks in retrospect — many of her own tennis colleagues, including rival Chris Evert (Caitlin Martin), picked Riggs to win. Hunter provides a perfect intensity for the role and shows us how King took it all quite seriously.

While King trains, Riggs markets, and we also see the moments when the deal itself, put together by producer Jerry Perenchio (Bob Gunton), almost falls apart when Billie Jean thinks she’s not getting an equal share of the revenue. Anderson also takes us into a variety of homes to show us everyday folks viewing and responding to the media event.

Anderson has become a fine director, finding offbeat ways to communicate the emotions of a scene in one tennis sequence, for example, she shows us Court’s shadow while she serves, and the image has potency. Design work is excellent, capturing the 󈨊s without allowing the funny fashions to overwhelm the storyline. It’s a well-executed telefilm all around, with a particularly fine ensemble that includes Fred Willard as Howard Cosell.


'WHEN BILLIE BEAT BOBBY'

To many people, it went far beyond being a tennis match.

It was a 'Battle of the Sexes" in every way imaginable.

The much-hyped, nationally televised 1973 showdown between Billie Jean King and Bobby Riggs encapsulated the era's sexual revolution. All that went into the game is retraced Monday in the new ABC movie 'When Billie Beat Bobby" 8 p.m. With Goldie Hawn among its producers and Jane Anderson ('The Baby Dance") as its writer and director, the film casts Oscar-winner Holly Hunter ('The Piano") as King, and Ron Silver ('Reversal of Fortune") as Riggs.

Fifteen years old at the time of the match, Hunter clearly remembers 'the media frenzy. People had many opinions about it, and they broke down along gender lines. I was not a tennis aficionado at the time, nor was I tremendously into sports in general, but I was certainly aware of the match. I watched it, and I remember being engaged in a personal way."

Obviously, King was even more engaged, but she deems watching the movie 'surreal. I don't even feel like it's me who did those things. It was a very tumultuous time. It was the height of the women's movement, you had Roe vs. Wade (which Hunter won an Emmy for re-creating in a TV-movie), Vietnam was starting to calm down, and Watergate was heating up. Also, we had just started the Virginia Slims Tour, which began women's professional tennis."

Loudly critical of women playing the game, Riggs pursued King for the match for several years. 'I was so busy, I was averaging about four hours of sleep a night," she recalls. 'Then, when Margaret Court lost to Bobby when she was the No. 1 player in the world, I knew I'd have to play him. I was very clear on how it would trigger people's emotions, because it was really about social change. I hope teachers will have their students watch this movie. I've always felt that the more you know about history, the more you know about yourself." (King stayed in touch with Riggs until his death in 1995.)

Since Hunter doesn't resemble King physically, especially in terms of height, she knew she had her work cut out for her. That's why she went straight to the source, spending considerable time with King. 'She's really a stunning person," says Hunter, 'and she carries a kind of dream with her. That provided an unusual opportunity for me to not only play a real person, but to specifically play her. The athletic dream she had in the '70s has translated to her larger, much more philanthropic dream today. She was just filled with desire.

'The idea of playing an athlete was also really seductive to me," adds Hunter, also a co-executive producer of the movie. 'I like the precision of the profession, and I rarely get to use my entire body in film. It's a medium made for close-ups, and I saw this as a way to express something as fully as I do on stage. When you hear Billie Jean King's name, an image of strength comes to mind, and perhaps one of intimidation on the court. We don't know her off the court the way you might know an actress when she's off the screen. Playing her, then, had its limitations."

Nevertheless, King is impressed by the way her essence is conveyed by Hunter in the movie. 'She's such a perfectionist," says the winner of six Wimbledon singles titles, 'she always wants to get it right. I could feel her observing all of my mannerisms, which was really weird, but she did a great job. She'd had ballet training, so she understood (specific athletic movements) very quickly."

While she trained daily for four months with Wimbledon veteran Peggy Michael, Hunter says King was 'generous to a fault" in helping her prepare for the film: 'She came and stayed with me, and we got to be friends, as I did with (fellow Oscar-winner) Anna Paquin on 'The Piano.' You can't anticipate that kind of closeness, so if you truly click with someone you're working with, that's a complete gift. On this, because Billie and I got along so well, we wanted to hang out with each other, and we've continued to.

'She introduced me to many, many tennis players, and I was even her assistant coach for the Elton John AIDS Foundation Tournament. Sometimes, you break movies down into various reasons you do them, and this one was very clean for me."


Advertising

By 1954, two decades and a world war had come and gone, but as an 11-year-old Billie Jean Moffitt could attest, Perry Jones hadn’t changed much. That year she came to a junior tournament wearing a blouse and shorts, handmade by her mother, only to have Jones refuse to allow her into a group photograph with her fellow players—in his world, girls wore dresses. King never forgot the slight, or the lack of support, monetarily and otherwise, from Jones and his fellow amateur tennis officials.

“The trouble with being a prospect, female,” King wrote in her autobiography, “growing up in Southern California, was that the Southern California Tennis Association was a regular male chauvinist den. That kind of thinking started with Perry Jones. In Southern California, the boys invariably got all the breaks.” Was it a coincidence that the Battle of the Sexes was played smack in the middle of the tournament that Jones had once run at the L.A. Tennis Club, the Pacific Southwest Open?

King would prove Jones and his cronies wrong by becoming No. 1 in the world in 1967, she matched Riggs’ accomplishment of ’39 by sweeping the singles, doubles and mixed at Wimbledon. Both King and Riggs were happy to leave the safe, hypocritical amateur game behind and join the pro tours, when that was still a risky proposition.

Bobby and Billie Jean, of course, ended up on opposite sides of the feminist divide in the 70s she’ll forever be known as a progressive hero, he’ll forever be known as the prince of the male chauvinist pigs, a winking buffoon who reveled in his role as the villain in this drama. “I’m like a fire hose when the alarm goes off in a battle against a woman,” was just one of his many varieties of farcical trash talk.

He and King were, as much as anything, products of their very different eras. Riggs came of age in the Great Depression and did a stint in World War II. King, 26 years younger, came of age during the Vietnam era and had her life upended by the revolutions of the 60s.

The Battle of the Sexes continues to resonate because the issues surrounding it—gender and pay equity—are still with us today, in and out of tennis. But part of its appeal at the time was how much fun the talkative twosome seemed to be having at the center of it all (when King wasn’t about to be sick from nerves, that is). They could make each other laugh, and they continued to make each other laugh in the years afterward. King called Riggs the day before he died, of prostate cancer, in 1995. The last thing she told Riggs, she said, was "I love you."

Even into the early 80s, Billie Jean said that Bobby was still trying to set up a rematch. Her answer was always no, but she had to admire his persistence.

“I love him,” she said. “Bobby never quits.”

Nearly fifty years after her most important victory, it’s clear that was one more thing Bobby and Billie Jean had in common.


Ver el vídeo: Gabriel Porras en La Guerra De Los Sexos COMPLETO 211120 (Junio 2022).