Noticias

Las catacumbas de Priscilla

Las catacumbas de Priscilla


Visitando las catacumbas de Priscilla

Me tomó tres viajes a Roma para finalmente lograr una visita a las Catacumbas de Priscilla, los dos intentos anteriores subvertidos por un mal momento. Resulta que las catacumbas habían estado cerradas durante cinco años por trabajos de restauración que se completaron a fines de agosto de 2013. No tenía idea de que las catacumbas habían estado cerradas durante tanto tiempo y de la suerte que tuve de tener acceso poco después. Puedo decir que para la tercera vez que salí a Via Salaria, tenía la ruta bien definida. Si la espera hizo que mi visita fuera más preciosa o no, el sitio es realmente una maravilla.

La catacumba de Priscilla, que data de finales del siglo II d.C., es el cementerio cristiano más antiguo de Roma y está mejor conservado. Aunque varias leyendas sugieren que la Priscila del Nuevo Testamento, amiga del apóstol Pablo, estaba asociada con las catacumbas, los eruditos han desacreditado este mito. Toma su nombre de Priscilla, la madre del senador Pudens en cuya casa se refugió el apóstol Pedro, según la antigua tradición. Priscilla probablemente donó una parte de la tierra de su familia, que alguna vez fue una cantera de piedra, como lugar de enterramiento para la comunidad cristiana primitiva. Se han descubierto 40.000 tumbas, muchas de ellas intactas. Debido al hecho de que siete primeros papas y muchos mártires fueron enterrados en el cementerio, se conocía como la & # 8220Reina de las Catacumbas & # 8221 en la antigüedad.

Es un mito común que los primeros cristianos usaban las catacumbas como escondite. La mala iluminación y la falta de almacenamiento hace que sea poco probable que hayan convertido los cementerios subterráneos en sus escondites.

Lo que más me interesó fueron los frescos.

La imagen más antigua conocida de María en el mundo la muestra amamantando al niño Jesús (siglo III d.C.) Fuente de la imagen

El fresco más controvertido de la catacumba es el Fractio Panis. Algunos eruditos creen que ilustra a una sacerdotisa que parte el pan de la Eucaristía y se lo da a las otras mujeres alrededor de la mesa. Esto se utiliza como argumento para la ordenación de mujeres sacerdotes en la Iglesia Católica. Algunos creen que, en cambio, esto representa una comida funeraria. Otros creen que las siete personas sentadas a la mesa son hombres. La guía oficial dice que la reunión incluye a una mujer.

La arqueóloga Dorothy Irvin ha estudiado extensamente los frescos de esta catacumba. Ella señala que las siete cestas alineadas a cada lado de la imagen central eran un símbolo común de la Eucaristía en la iglesia primitiva. Las mujeres fueron reprendidas por los Padres de la Iglesia por dirigir las primeras Eucaristías, por lo que la representación de una no es impensable. Además, no hay comida en la mesa que no sea el pan, solo elementos eucarísticos, por lo que no podría ser un ágape comida abierta a toda la comunidad cristiana sin importar el género.

Una mirada de cerca al fresco muestra que todos los participantes son mujeres.

& # 8220Uno lleva velo, y todos se caracterizan por el cabello hacia arriba, el cuello delgado y los hombros caídos, y un toque de aretes. La disposición del cabello, de hecho, en comparación con las monedas datables que representan a emperadores y esposas, ha sido un factor importante para fechar este fresco a fines del siglo I d.C., es decir, a una época en la que el Nuevo Testamento no había aún se ha completado & # 8221 (Irvin, p. 83).

La persona en el extremo izquierdo de la mesa se muestra sentada en lugar de reclinada como los demás. Tiene ambas manos extendidas y parece estar partiendo el pan (dolores fraccionarios). El descubridor moderno de la catacumba de Priscilla, Josef Wilpert, entendió que esta figura final tenía barba después de limpiar el fresco de su barro incrustado y estalactitas a principios de siglo. Sin embargo, ahora no hay barba por lo que es difícil determinar si vio lo que quería ver, ya que el celebrante principal parece estar presidiendo la eucaristía, un solo perrogativo masculino en nuestro tiempo. Irvin describe esta figura con más detalle:

& # 8220 La disposición del cabello parece ser la misma que la de las otras figuras definitivamente femeninas, pero es la longitud de la falda lo que determina. La longitud de la falda para los hombres en este período & # 8230 era, para un hombre de trabajo, hasta la rodilla o un poco más corta & # 8211 parte superior de la rótula & # 8211 mientras & # 8216 cuello blanco & # 8217 la longitud estaba por debajo de la rodilla, hasta la parte superior de la pantorrilla. Las faldas de las mujeres & # 8217 eran hasta los tobillos & # 8230La falda de la persona del extremo izquierdo se puede ver claramente, en las mejores fotografías, para cubrir la pantorrilla, cuyo contorno a través de la tela se indica & # 8230Por lo tanto, el artista pretendía pintar aquí a una mujer. & # 8221 (Irvin, pág. 83)

En otras palabras, los primeros cristianos no excluyeron a las mujeres del sacerdocio y el episcopado. Su exclusión se convertiría en un desarrollo posterior.

Otro fresco en la catacumba ha sido descrito por algunos eruditos como una & # 8220mujer siendo celebrada, consagrada, bendecida para algún tipo de papel de liderazgo & # 8221 (Chris Schenk citado por Fincher).

& # 8220 En la Catacumba de Santa Priscila, hay un fresco, fechado alrededor del 350 d.C. que representa a una mujer diácono en el centro vestida con una dalmática, con los brazos levantados en la posición de orans para el culto público. En el lado izquierdo de la escena hay una mujer que está siendo ordenada sacerdote por un obispo sentado en una silla. Está vestida con alba, casulla y amito, y sostiene un rollo del evangelio. La mujer en el extremo derecho de este fresco lleva la misma túnica que el obispo de la izquierda y está sentada en el mismo tipo de silla. & # 8221 La mujer en el centro & # 8220 representa a una mujer diácono en el centro vestida con un dalmática, sus brazos levantados en la posición de orans para el culto público. & # 8221 (Meehan).

No todo el mundo está de acuerdo con esta descripción del fresco. La mayoría de los comentaristas sugieren que las tres escenas representadas en este fresco representan tres incidentes en la vida de una mujer joven: su matrimonio a la izquierda, su vida como madre a la derecha y la mujer después de la muerte en el centro. Tiendo a estar de acuerdo en que el fresco de Velatio representa la ordenación de una mujer a una oficina de la iglesia, ya que hay muchos otros ejemplos arqueológicos de esta práctica en la iglesia primitiva. Aquí & # 8217s una lista de ejemplos.

Ya que no soy católico ni siquiera cristiano, estoy viendo el debate sobre la ordenación de mujeres en la Iglesia Católica desde el margen. Pero incluso desde el margen puedo ver que durante siglos se ha cometido una injusticia con las religiosas. Como el apóstol Junia, las primeras mujeres cristianas ejercieron mucho más poder y honor en las décadas y siglos posteriores a la muerte de Jesús.


Características

Los misioneros cristianos han enseñado a personas en Papúa, Nueva Guinea que tenían muchos dioses antes de su conversión a recitar el Shemá hebreo que anuncia solo UN DIOS. Mira el video a continuación.

GERMANICUS & # 8217 PANADERÍA

EN EL MERCADO DE TRAJAN

MEJOR PAN DE ROMA !!

1. Solo había 8 personas en el Arca de Noé. T / F

2. Jonás estuvo en el vientre de la “ballena” 4 días. T / F

3. El significado en hebreo de la palabra "día" siempre significa un período de tiempo de 24 horas. T / F

4. Todos los nombres de nuestros días de la semana provienen de dioses romanos y nórdicos / anglosajones. T / F

5. Jesús envió a 70 discípulos a predicar sus buenas nuevas.
T / F


El fin de las persecuciones

Sobre la firma del Edicto de Milán en el año 313 cesó la persecución a los cristianos, y podrían comenzar a construir iglesias y adquirir tierras sin temor a la confiscación. A pesar de esto continuaron usando las catacumbas como cementerios hasta el siglo V.

Durante la invasión bárbara de Italia en el siglo VIII muchas catacumbas sufrieron saqueos continuos, por lo que los Papas hizo que las reliquias que aún quedaban fueran transferidas a las iglesias de la ciudad. Después de estas transferencias, Algunas catacumbas fueron abandonadas por completo y olvidadas durante siglos..


Arte cristiano occidental temprano durante los siglos III, IV y V: las pinturas de las catacumbas

& # 8220Adán y Eva & # 8221, pintura de finales del siglo III (Cementerio de los Santos Pedro y Marcelino, Roma), ya retratando las características de esta escena que será posteriormente representada por el arte cristiano: el árbol en medio del pareja que se cubre el cuerpo con hojas de parra.

Para iniciar la descripción del arte cristiano debemos comenzar por estudiar las pinturas encontradas en las Catacumbas de Roma. Las primeras comunidades cristianas vivieron y celebraron su culto en edificios privados, que luego se conocerán como el romano tituli *.

La persecución religiosa y la imposibilidad de construir fueron las principales causas de la falta de una arquitectura paleocristiana durante los primeros años del arte cristiano pero, por el contrario, el arte funerario vivió un escenario completamente diferente. Las familias poseían terrenos fuera de las murallas de la ciudad donde tenían permiso para enterrar a sus muertos y fue así que, aprovechando estos espacios, se cavaron varias galerías múltiples bajo tierra como si realmente fueran & # 8220 colmenas subterráneas & # 8221 que ahora se conocen como Catacumbas. . Las familias paganas permitieron el entierro de cristianos allí y fue en sus paredes y con una finalidad puramente funeraria que aparecieron los primeros ejemplos de pintura paleocristiana.

La Virgen y el Niño (o tal vez solo un devoto con su hijo), mediados del siglo III (Cubículo de la & # 8220Velatio & # 8221 en las catacumbas de Priscilla, Roma) Susana acusada por los ancianos y rezando ante Daniel, mediados del siglo III (Cubículo de la & # 8220Velatio & # 8221 en las catacumbas de Priscilla, Roma)

El mayor número de pinturas de Catacumbas realizadas durante el siglo IV se puede encontrar en las ciudades de Roma, Nápoles y Sicilia. Las pinturas de las Catacumbas también estuvieron acompañadas de los primeros intentos de una escultura funeraria paleocristiana, la mayoría de ellos ubicados en la fachada de sarcófagos. Así fue en la pintura y la escultura donde se debió encontrar el inicio de la iconografía paleocristiana y fue en dicha iconografía donde se desarrolló el propio simbolismo cristiano a lo largo del siglo III y, especialmente, el siglo IV.

Veneranda y la mártir Petronilla, siglo IV (Catacumbas de Domitilla, Roma). Las representaciones relacionadas con el culto a los mártires se encuentran entre los temas más antiguos desarrollados para la iconografía cristiana.

La pintura paleocristiana se inició a finales del siglo II o, más exactamente, a principios del siglo III, mientras que el auge de los cementerios subterráneos o catacumbas corresponde al siglo IV, cuando la Iglesia había desarrollado plenamente el culto a los mártires.

El Buen Pastor (Cubículo de la & # 8220Velatio & # 8221 en las Catacumbas de Priscilla, Roma) del siglo III. Esta imagen, tan a menudo representada en el arte cristiano primitivo, se refiere a Cristo como & # 8220 Pastor de almas & # 8221. Esta alegoría se originó en la imagen del & # 8220Moschophoros & # 8221 del arcaico arte griego.

Los primeros ejemplos de pintura cristiana son de principios del siglo III y están ejemplificados por la hipogaea Flavia, en las Catacumbas de Domitila, la cripta de Ampliato en las mismas catacumbas, y el famoso Capella GRAMOrecordar en las Catacumbas de Priscilla. En estas pinturas, entre líneas que enmarcaban muros y bóvedas, aparecían individualmente algunas figuras simbólicas, entre ellas el Buen Pastor, la Oración, e incluso imágenes de Cristo y devotos, iniciando así una iconografía inicialmente basada en temas mitológicos como lo fue el Cristo-Orfeo, por lo que prevaleciente en el siglo III, o el Cristo-Sol, o simplemente Apolo, montado en su carro solar. En la Capella Grecordar podemos ver querubines y cabezas # 8217 entre el follaje junto con escenas del Antiguo Testamento, y por primera vez vemos un famoso banquete eucarístico o fractio panis. A veces, en lugar de temas figurativos, hay elementos ornamentales similares a los que se encuentran en ciertas tumbas paganas, como las pinturas de la Isola Sacra en Ostia Antica, con pájaros, querubines, representaciones de las estaciones, un tema muy predominante en el funerario pagano. iconografía especialmente en sarcófagos, etc. El siglo III fue rico en pinturas de Catacumbas.

La oración, siglo III (Cubículo de la & # 8220Velatio & # 8221 en las Catacumbas de Priscilla, Roma). Una de las representaciones cristianas más antiguas del & # 8220 banquete eucarístico & # 8221 (Eucaristía) o & # 8220Fractio panis& # 8221 del & # 8220Capella Greca& # 8221 en la Catacumba de Priscilla en Roma, de finales del siglo II. Tenga en cuenta que en el arte cristiano primitivo solo 7 participantes estaban representados en el banquete.

Alrededor de mediados del siglo III, el arte tendió más hacia las formas clásicas, como se puede ver en las hermosas cabezas de los Apóstoles de la tumba de Aurelii, que muestran un fino modelado y datan alrededor del 240 después de Cristo. El mismo estilo y calidad se encuentra en la famosa Oración desde el cubículo de la Velatio en la Catacumba de Priscilla representada como un volumen esférico y pintado entre una figura de la Virgen y el Niño y un & # 8220master & # 8221.

Vista de la Catacumba de Via Latina (Roma) de la segunda mitad del siglo IV con pinturas pertenecientes al & # 8220estilo justo & # 8221 que incluían temas paganos.

En la segunda mitad del siglo IV se desarrollaron otras formas de arte como el llamado estilo bello *(o & # 8220fair style & # 8221) & # 8220beautiful style & # 8221, especialmente representado en las pinturas de las Catacumbas de Via Latina. El ciclo narrativo tuvo en estas pinturas una belleza única, un tema característico particular que prevaleció en la segunda mitad del siglo IV fue la historia del & # 8220 pueblo elegido & # 8221.

& # 8220Cleopatra con el áspid en un campo de trigo y amapolas & # 8221, segunda mitad del siglo IV (Catacumbas de Via Latina, Roma). Hércules matando a la Hidra, segunda mitad del siglo IV (Catacumbas de Via Latina, Roma)

A finales del siglo IV aparecieron los temas triunfales que serán más frecuentes posteriormente y se mostrarán en pinturas de gran formato y mosaicos monumentales. El tema de la traditio legis (& # 8220entregar la ley & # 8221), o Cristo, el legislador, una manifestación plástica de la raíz divina de la Iglesia, fue un tema frecuentemente representado. Las imágenes de Cristo entre los Apóstoles también eran extremadamente comunes. Cristo fue representado entronizado, triunfante, acompañado del Cordero Místico. Esta imagen icónica más tarde conocida como Cristo en Majestad * (o Cristo en gloria, Majestas Domini) se convirtió, incluso hasta nuestros días, en la imagen cristiana occidental de Cristo, sentado en un trono como gobernante del mundo, siempre visto de frente en el centro de la composición y, a menudo, flanqueado por otras figuras sagradas. El mejor ejemplo de esta composición procedente de los primeros tiempos del arte cristiano se encuentra en un fresco de las catacumbas de los santos Pedro y Marcelino.

Cristo entre San Pedro y San Pablo, sobre cuatro mártires adorando al Cordero Místico, siglo IV (cúpula de las Catacumbas de los Santos Pedro y Marcelino, Roma).

Cristo en Majestad: Cristo en majestad o Cristo en gloria es la imagen cristiana occidental de Cristo sentado en un trono como gobernante del mundo, siempre visto de frente en el centro de la composición y, a menudo, flanqueado por otras figuras sagradas. La imagen se desarrolló a partir del arte paleocristiano, que tomó prestada directamente la fórmula de las representaciones del emperador romano entronizado.

Títulos romanos: Antes de la legalización del cristianismo en Roma, los romanos tituli fueron los edificios privados utilizados como iglesias cristianas (también llamado domus ecclesiae o & # 8220 iglesias en casa & # 8221) y tomó el nombre del propietario del edificio, ya sea un donante adinerado o un presbítero designado por la iglesia para administrarlo.

Stile bello: Término acuñado por los arqueólogos para indicar el estilo de la cerámica ática de figuras rojas y posteriormente adoptado para describir obras de arte con características estilísticas similares.


Catacumba de Priscilla

Nuestro recorrido abordó una pequeña camioneta con aire acondicionado y condujo rápidamente a las Catacumbas de Santa Priscilla. Es una de las catacumbas menos visitadas de Roma, quizás debido a su distancia del centro de la ciudad. Sin embargo, es un sitio histórico muy importante para visitar en Roma y te recomiendo que lo visites.

Además, te sugiero que reserva este tour de las catacumbas de Roma y visitar las catacumbas con un guía. Si no hubiera tomado este tour subterráneo de Roma con nuestro guía experto, no habría aprendido sobre hechos o detalles históricos asombrosos.

Además, los numerosos túneles de la catacumba hacen que sea muy fácil perderse. Quién sabe, ¡podría haberme perdido en las catacumbas! Éramos los únicos visitantes que veían las catacumbas en ese momento, y fue agradable tener el lugar para nosotros solos.

Historia de estas catacumbas romanas

La Catacumba de Priscilla tiene unos 13 km de galerías a distintas profundidades. Fueron utilizadas para entierros cristianos desde el siglo II al IV. Estas galerías están excavadas en toba, una roca volcánica blanda que se usa para hacer ladrillos y cal. El primer nivel de galerías que visitamos era el más antiguo y era el único que contenía & ldquocubicula & rdquo (cámaras de cama), pequeñas habitaciones para las tumbas de familias más ricas y mártires.

También descubrimos & ldquoarcosolia & rdquo, tumbas de familias de clase alta que incluían pinturas religiosas. Algunos de los primeros papas también fueron enterrados aquí, incluidos el Papa Marcelino y el Papa Marcelo I.

La mayoría de las tumbas a lo largo de la catacumba eran los & ldquoloculi & rdquo, como se muestra arriba. Los cuerpos fueron colocados dentro de los loculi, directamente sobre la tierra. Luego, fueron envueltos en una mortaja, rociados con cal para contener el proceso de descomposición y encerrados con azulejos. A veces había inscripciones escritas por las tumbas o se colocaban pequeños objetos para ayudar a identificar los restos.

Cómo es este recorrido por las catacumbas romanas

Inmediatamente me di cuenta de que los lóculos estaban casi vacíos. Podías ver espacios estrechos en la tierra apilados uno encima del otro, pero rara vez había huesos o restos por ver. Muchas baldosas de mármol o frescos que alguna vez se habrían exhibido en las paredes o en las tumbas se rompieron o desaparecieron por completo. Podías ver fragmentos de baldosas de vez en cuando, especialmente baldosas de terracota.

Vándalos en el pasado habían golpeado las catacumbas y, en un caso, lo habían hecho por las demandas del Vaticano. El Papa Inocencio X y el Papa Clemente IX enviaron cazadores de tesoros a las profundidades de las catacumbas en el siglo XVII. Otra teoría de por qué se saqueó la catacumba se debió a la creencia de que estaba encantada y maldecida.

Los cristianos no eran los únicos enterrados aquí. Era una creencia cristiana que todas las personas tenían derecho a tener un entierro. Este fue el lugar de descanso final de todas las personas, sin importar su religión o estado. Había muchas cámaras pequeñas para niños. Es posible que los niños no deseados que murieron a causa de la exposición tuvieran un entierro adecuado aquí. Es un hecho triste que aprendimos en este recorrido por las catacumbas de Roma.

Imagen más antigua conocida de la Virgen María

La Catacumba de Priscilla es muy notable ya que contiene la imagen más antigua conocida de la Virgen María.

Es probable que la imagen sea del siglo III y representa a una mujer con velo que sostiene a un bebé. El fresco es bastante pequeño y está ubicado en un lugar muy extraño, en lo alto del costado del techo abovedado. Otras secciones del fresco se han desmoronado con el tiempo, aunque la imagen de María sosteniendo al niño Jesús permanece parcialmente.


ARTÍCULOS RELACIONADOS

El área a menudo se llama la 'Reina de las catacumbas' porque cuenta con cámaras funerarias de papas y un pequeño y delicado fresco de la Virgen amamantando a Jesús que data de alrededor del 230 al 240 d.C., la imagen más antigua conocida de la Virgen y el Niño.

El cardenal Gianfranco Ravasi, ministro de cultura del Vaticano, abrió el 'Cubículo de Lazzaro', que es una pequeña cámara funeraria con imágenes del siglo IV de escenas bíblicas, los apóstoles Pedro y Pablo, y uno de los primeros romanos enterrado allí en forma de litera. pilas como era común en la antigüedad.

Un fresco que representa a mujeres celebrando la Eucaristía se muestra dentro de la catacumba de Priscilla en Roma. La catacumba, utilizada para entierros cristianos desde finales del siglo II hasta el siglo IV, reabrió al público el martes después de años de restauración.

Los frescos del 230-240 d.C., encontrados en las catacumbas de Priscila de Roma, fueron presentados por el Vaticano esta semana.

Los defensores del sacerdocio femenino dicen que los frescos prueban que hubo mujeres sacerdotes en el cristianismo primitivo. El Vaticano dice que tales afirmaciones son 'cuentos de hadas sensacionalistas'

LAS CATACUMBAS DE PRISCILLA

Las catacumbas de Priscilla, en la Via Salaria de Roma, se han reabierto por completo después de un proyecto de cinco años que incluía tecnología láser para limpiar algunos de los frescos antiguos y un nuevo museo para albergar fragmentos de sarcófagos de mármol restaurados.

Las catacomas, excavadas entre los siglos II y V, son un complejo laberinto de cámaras funerarias subterráneas que se extienden millas por debajo de la mitad norte de la ciudad.

El área a menudo se llama la 'Reina de las catacumbas' porque cuenta con cámaras funerarias de papas y un pequeño y delicado fresco de la Virgen amamantando a Jesús que data de alrededor del 230-240 d.C., la imagen más antigua conocida de la Virgen y el Niño.

Más controversialmente, la catacumba tiene dos escenas dichas por los defensores del movimiento de ordenación de mujeres para mostrar a las mujeres sacerdotes.

Un fresco en la Capilla Griega de tonos ocres presenta a un grupo de mujeres celebrando un banquete, que se dice que es el banquete de la Eucaristía.

Otra imagen, en una sala llamada 'Cubículo de la mujer con velo', muestra a una mujer con los brazos extendidos como los de un sacerdote que dice misa.

Viste lo que el sitio web italiano de las catacumbas llama "una rica vestimenta litúrgica". Ella también usa lo que parece ser una estola, una vestidura que usan los sacerdotes.

La Asociación de Mujeres Sacerdotes Católicas Romanas sostiene las imágenes como evidencia de que había mujeres sacerdotes en la iglesia cristiana primitiva y que, por lo tanto, debería haber mujeres sacerdotes en la actualidad.

Pero Fabrizio Bisconti, el superintendente de la comisión de arqueología sagrada del Vaticano, dijo que tal lectura de los frescos era pura "fábula, una leyenda".

Aunque el guía oficial de las catacumbas dice que hay "una clara referencia al banquete de la Sagrada Eucaristía" en el fresco, Bisconti dijo que la escena del banquete no era un banquete eucarístico sino un banquete fúnebre.

Un bajorrelieve de mármol que decora un sarcófago se muestra dentro de la catacumba de Priscilla en Roma.

El Vaticano ha restringido el sacerdocio para los hombres, argumentando que Jesús eligió solo a hombres como sus apóstoles. Aquí se representa el rostro de un hombre de las catacumbas romanas.

Dijo que a pesar de que las mujeres estaban presentes, no estaban celebrando la misa.

Bisconti dijo que el otro fresco de la mujer con las manos en alto en oración era solo eso: una mujer orando.

"Estas son lecturas del pasado que son un poco sensacionalistas pero que no son confiables", dijo.

Cuando se le preguntó sobre las escenas, Ravasi manifestó ignorancia y remitió el comentario a Bisconti.

Se muestra una calavera dentro de la catacumba de Priscilla en Roma. Perdidas durante siglos después de que sus entradas fueron selladas en la antigüedad, las catacumbas fueron redescubiertas en el siglo XVI y saqueadas de muchas lápidas, sarcófagos y cuerpos.

Google Maps, por primera vez, ha entrado en las catacumbas romanas, proporcionando un recorrido virtual del complejo de Priscilla disponible para cualquiera que no pueda visitar el lugar real.

El Vaticano ha restringido el sacerdocio para los hombres, argumentando que Jesús eligió solo a hombres como sus apóstoles.

Google Maps, por primera vez, entró en las catacumbas romanas, proporcionando un recorrido virtual del complejo de Priscilla disponible para cualquiera que no pueda visitar el lugar real.

Perdidas durante siglos después de que sus entradas fueron selladas en la antigüedad, las catacumbas fueron redescubiertas en el siglo XVI y saqueadas de muchas lápidas, sarcófagos y cuerpos. Las excavaciones en los tiempos modernos comenzaron en el siglo XIX.

Las catacumbas de Priscilla, en la Via Salaria de Roma, se han reabierto por completo después de un proyecto de cinco años que incluía tecnología láser para limpiar algunos de los frescos antiguos.

Las catacomas, excavadas entre los siglos II y V, son un complejo laberinto de cámaras funerarias subterráneas que se extienden millas por debajo de la mitad norte de Roma.


Los frescos restaurados de las catacumbas de Roma se suman al debate sobre las mujeres sacerdotes

ROMA (Reuters) - Los defensores del sacerdocio femenino dicen que los frescos en las catacumbas de Priscilla recientemente restauradas demuestran que había mujeres sacerdotes en el cristianismo primitivo. El Vaticano dice que tales afirmaciones son "cuentos de hadas" sensacionalistas.

Las catacumbas, en la Via Salaria de Roma, se reabrieron por completo después de un proyecto de cinco años que incluía tecnología láser para limpiar algunos de los frescos antiguos y un nuevo museo para albergar fragmentos de sarcófagos de mármol restaurados.

Los amantes del arte y los curiosos de todo el mundo que no pueden llegar a Roma pueden unirse al debate mediante una visita virtual al laberinto subterráneo de Google Maps, una aventura por primera vez que mezcla antigüedad y alta tecnología moderna.

Construidas como cementerios cristianos entre los siglos II y V y serpenteando bajo tierra durante 13 km (8 millas) en varios niveles, las Catacumbas de Priscilla contienen frescos de mujeres que han provocado un debate académico durante muchos años.

Uno, en una sala llamada "Cubículo de la mujer con velo", muestra a una mujer cuyos brazos están extendidos como los de un sacerdote que dice misa. Viste lo que el sitio web italiano de las catacumbas llama "una rica vestidura litúrgica". La palabra "litúrgico" no aparece en la versión en inglés.

Ella también usa lo que parece ser una estola, una vestidura que usan los sacerdotes. Otro fresco, en una sala conocida como “La Capilla Griega”, muestra a un grupo de mujeres sentadas alrededor de una mesa, con los brazos extendidos como los de los sacerdotes celebrando la misa.

Las organizaciones que promueven el sacerdocio femenino, como la Conferencia de Ordenación de Mujeres y la Asociación de Sacerdotes Católicas Romanas, han señalado estas escenas antiguas como evidencia de un sacerdocio femenino en la Iglesia primitiva.

Pero el Vaticano cuestiona estas interpretaciones que también han aparecido en libros sobre la mujer en el cristianismo, como "La Palabra según Eva" publicado en 1998.

"Esta es una elaboración que no tiene fundamento en la realidad", dijo a Reuters Barbara Mazzei de la Comisión Pontificia de Arqueología Sagrada en la presentación de la restauración el martes.

“Este es un cuento de hadas, una leyenda”, dijo el profesor Fabrizio Bisconti, superintendente de sitios arqueológicos de patrimonio religioso propiedad del Vaticano, incluidas numerosas catacumbas esparcidas por Roma.

Dijo que tales interpretaciones eran "sensacionalistas y absolutamente no fiables".

Bisconti dijo que el fresco de la mujer en un gesto de oración sacerdotal era "una representación de una persona fallecida ahora en el paraíso", y que las mujeres sentadas a la mesa estaban participando en un "banquete fúnebre" y no en una reunión eucarística. .

La Iglesia enseña que las mujeres no pueden convertirse en sacerdotes porque Jesús eligió voluntariamente solo a hombres como sus apóstoles.

Giorgia Abeltino, directora de políticas públicas de Google Italia, dijo que se desarrollaron instrumentos especiales y cámaras más pequeñas para el proyecto de recorrido virtual, que es similar al Street View de Google, excepto que explora las entrañas de la antigua Roma.

Las catacumbas de Priscilla también son famosas por un fresco que, según los expertos, es la imagen más antigua conocida de la Virgen y el Niño, que data aproximadamente del 230 d.C.

Perdidas durante siglos después de que sus entradas fueron selladas en la antigüedad, las catacumbas fueron redescubiertas en el siglo XVI y saqueadas de muchas lápidas, sarcófagos y cuerpos. Las excavaciones en los tiempos modernos comenzaron en el siglo XIX.


Archivo de presentación de historia del arte

Los lugares de enterramiento son a menudo los primeros edificios construidos por civilizaciones y religiones. Estos lugares varían desde simples tumbas, marcadas con madera y piedra, hasta enormes monumentos que duran miles de años. A pesar de estas diferencias, todos los lugares de enterramiento revelan datos sobre las vidas y creencias de las personas que descansan allí. Uno de esos tipos de lugar de enterramiento son los complejos subterráneos de cuevas naturales y artificiales llamadas catacumbas; la preservación de estos lugares debido a su ubicación los convierte en un recurso valioso. Existe poca información histórica sobre los primeros cristianos, por lo que mirar las imágenes, las inscripciones y el diseño de la catacumba cristiana más antigua y más grande de Roma, las Catacumbas de Priscila, revela mucho que de otro modo sería desconocido sobre los primeros cristianos. El conocimiento aprendido de las catacumbas de Priscilla se puede utilizar para explicar las razones detrás del surgimiento del cristianismo.

Antes de que se pueda discutir el significado de las catacumbas y su relación con el movimiento cristiano primitivo, se describirán el diseño, el estilo de la obra de arte y las imágenes importantes. Las Catacumbas de Priscilla están ubicadas en Via Salaria junto a Piazza Crati, bien fuera de las murallas de Roma en la antigüedad. Se mencionan por primera vez en el documento Depositio Episcoporum, que describe el entierro de San Silvestre en el & # 8220 Cementerio de Priscilla. & # 8221 Las inscripciones de entierro en las catacumbas indican que Priscilla por quien las catacumbas llevan el nombre era un miembro de la familia senatorial. achilis. Probablemente donó una parte de la tierra de su familia, que alguna vez fue una cantera de piedra, como lugar de entierro para la comunidad cristiana primitiva. La presencia de un área similar al sótano de una villa romana, el criptopórtico que se muestra en la Figura 1, indica que las catacumbas eran parte de una residencia.

Los primeros cristianos utilizaron las Catacumbas de Priscilla como cementerio desde el siglo II hasta finales del siglo V d.C. La notación de estar enterrado junto a mártires conocidos como San Silvestre, Félix y Felipe hizo de las catacumbas un lugar de enterramiento muy popular. Según los guías que realizan recorridos por las catacumbas, se han encontrado más de 40.000 tumbas, incluidas las de siete papas. Es un mito común que los primeros cristianos usaban las catacumbas como un lugar para esconderse, estos se basan en historias de cristianos escondidos en los cementerios. En la antigüedad, la mayor parte de la ciudad de Roma estaba rodeada de tumbas y tumbas, lo que significa que los primeros cristianos & # 8220 en los cementerios & # 8221 simplemente podían estar escondidos fuera de la ciudad. Además, la arquitectura de las catacumbas, la mala iluminación y la falta de espacio de almacenamiento no respaldan su uso como escondite. Después del siglo V, las catacumbas dejaron de ser lugares de enterramiento, pero siguieron siendo un destino popular de peregrinaje durante los siguientes siglos. La decisión de dejar de usar las catacumbas como cementerio puede haber sido el resultado de las sucesivas oleadas de invasores germánicos. La pérdida de la seguridad en el campo, junto con la despoblación de las ciudades italianas, hizo que los entierros urbanos fueran mucho más prácticos. Muchas catacumbas, incluida Priscilla, tenían basílicas construidas ad corpus (encima de) las ciudades subterráneas para facilitar el culto. Finalmente, la inestabilidad en Italia causada por las invasiones y la guerra greco-gótica hizo que estas catacumbas fueran muy difíciles de mantener. La mayoría de los restos de los mártires y santos fueron llevados a iglesias urbanas cuando las catacumbas fueron abandonadas. Las catacumbas quedaron olvidadas hasta que Antonio Bosio redescubrió las Catacumbas de Priscilla durante el Renacimiento. El arqueólogo italiano Giovanni Battista de Rossi realizó la mayor parte del estudio escolástico inicial en el siglo XIX.

El desarrollo de complejos subterráneos para el entierro no era un fenómeno nuevo en Italia. Los lugares de entierro subterráneos llamados hipogeos se habían utilizado desde la época de los etruscos. La roca volcánica llamada toba, que ocupa gran parte del centro de Italia, fue muy fácil de excavar y lo suficientemente fuerte como para soportar estructuras subterráneas. Las familias paganas ricas a menudo encargaban hipogeos como tumbas familiares.

Las Catacumbas de Priscilla contienen 3 niveles de tumbas con un total de trece kilómetros de túneles. Estas galerías contienen múltiples loculi, nichos individuales lo suficientemente grandes como para caber en un cuerpo, apilados verticalmente en una estructura llamada pilae. The top level of the Catacombs has a very irregular structure since it was once part of a marble quarry the bottom two levels were built later and contain a more symmetric, fishbone-like layout. Within each loculus a body was placed and closed with a piece of terracotta sometimes juxtaposed with marble often containing a simple epigraph or fresco. These epigraphs briefly describe the deceased, serve as a warning to potential grave robbers, and contain references to Christianity. Among the most popular references include the engraving of a fish—the Greek word for fish IXΘYS is an acronym for Jesus Christ son of God and Savior. Two other commonly found symbols are the superimposed letters Chi Rho, symbolizing the name Jesus Christ and the Greek letters Alpha Omega, symbolizing god. Linked with these long galleries are small rooms containing open wall space and fewer loculi called cubicles. These cubicles often contain marble sarcophagi as well as relatively elaborate frescos depicting scenes from someone’s life or biblical stories.

Almost all paintings in the Catacombs of Priscilla were done on wet lime surfaces known as frescos. One of the most famous examples of a fresco inside the Catacombs is in the cubicle known as the The Velatio this fresco depicts a woman in three stages of her life: marriage (left), childbirth (right), and the ascension of the soul to heaven (center). The upper walls of the room adjacent to The Velatio contain the stories of the three Hebrew youths in a Babylonian furnace and Abraham’s sacrifice of Isaac. On the ceiling there are images of the doves, peacocks, and pheasants circling the depiction of Christ as the Good Sheppard at the center. Figure 3 is a view of the ceiling and upper walls of the cubicle containing The Velatio.

Located close to The Velatio is the earliest known depiction of the Virgin Mary and the newborn Jesus (The Madonna shown in Figure 4). In this image Mary suckles the infant Jesus next to the Prophet Balaam.

In addition to these, a large cubicle known as the Greek Chapel next to the cryptoportico contains more examples of early Christian frescos in a similar style to The Velatio. These frescoes tell the story of the salvation of Susanna by Daniel, the resurrection of Lazarus, and the story of Moses striking water from a rock among others. Next to the entrance of the Greek Chapel there is an image of a phoenix on pyre as well. A view into the entrance of the Greek Chapel is shown in Figure 5.

This style of fresco is known as the Pompeian style: the frescos utilize green and red lines to separate its respective stories and creates the impression of architecture by imitating marble. The final major addition to the catacombs was a large basilica constructed outside of the catacombs by St. Sylvester in the 4th century AD to serve as a place to recognize the martyrdom of Felix and Phillip.

The catacombs illustrate the importance of community for early Christians as well as the value placed on the concept of the eternal life and happiness promised to pious Christians. In his book The Decline and Fall of Roman Empire Edward Gibbon described early Christian communities as “societies which were instituted in the cities of the Roman Empire were united only by the ties of faith and charity. Independence and equality formed the basis of their internal constitutions (Gibbon, 250).” The layout of the design of the individual graves is egalitarian in nature and reflects the equality felt in early Christian communities. Most loculi contain barely enough room for an individual body and are undistinguishable from each other. Pagan tombs, on the other hand, were only for members of one family and often consisted of fewer, more distinguishable graves. The exposed tufa at the end of the many chambers in almost all catacombs (including Priscilla) indicates the pragmatic nature of their construction. As more loculi were needed more galleries were dug and extended. This is different from previous types of hypogea where all walls of the tomb where covered in frescos or marble and the tombs appear finished. While the majority of graves consisted of simple loculi, some wealthier families and groups constructed their cubicles and used marble sarcophaguses. These burial sites, such as the cubicle containing The Velatio, are separated from the rows of loculi in the galleries. However, they are still relatively simplistic in nature, using red and green lines to represent a more complex architecture. Most of the surviving art in these rooms paid homage to Christianity instead of the individual family buried there, making it very difficult to distinguish the family buried in the cubicle.

Furthermore, no visible hierarchy of wealth exists in the catacombs cubicles and wealthy sarcophagi are inter-dispersed throughout the long winding galleries and are also in close proximity to the egalitarian loculi. This could perhaps be indicative of the structure of the early Christians, where the rich and poor were drawn together by faith in Jesus and God. The very compact style of burial, evidence of continual expansion, and the locality of the wealthy with the poor demonstrate that the catacombs catered to the need of close autonomous early Christian communities to find a place to exclusively bury their dead in a way that reflected their life.

Eternal life after death for those who accept Jesus as lord and savior is a central theme in Christianity. Gibbon took note of this in the following quote:

Death was seen not as an ending but rather as a transition into eternal happiness. According to Gibbon, this concept of eternal life and happiness was one of most important beliefs of earlier Christians. It should come as no surprise the catacombs, serving as a place of burial where “the dust returns to the ground it came from, and the spirit returns to God who gave it (Ecclesiastes 12:7)”, are decorated with early Christian imagery. The most famous of these are the first know image of The Madonna. The Madonna was a powerful symbol as the fresco included two of the most venerated and populist characters in Christianity: Jesus and Mary. The idea of purity is manifested in this fresco as Mary is considered by many to be born without sin and Jesus is the son of God. The image of The Velatio conveys many prominent Christian stories as well as pagan symbols adopted for Christian use. In the fresco depicting the three stages of a woman’s, the most prominent stage is of the woman with her arms raised in the position of the Orant. The Orant is a pagan symbol for the soul in the Christian context it symbolizes the soul achieving oneness through God and internal glory after death. The prominence of this symbol and its central location indicates the importance of the afterlife and faith in god. All three of the figures in the picture of the Three Youths in the Fiery Furnace are in the Orant position this adoption of the Orant illustrates the concept of salvation as the protection of God saved the three youths. Also included in the cubicle ceiling are the traditionally pagan images of peacocks and doves. The Peacock is a bird sacred to the Roman goddess Hera, but in Christian imagery it serves as a sign of immortality. The dove with an olive branch is a bird with many purposes in both Roman and Greek mythology it is associated with Athena in paganism and the Holy Spirit in Christianity. The image of Christ as the Good Shepherd can be found in Isaiah 40:11 and John 10:11-18 this image depicts Christ as a very caring and amiable leader of his flock of believers. The position of Christ at the apex of the ceiling emphasizes his importance as the centerpiece of the Christian faith as well as the provider of salvation, eternal life, and happiness after death for Christians.

Like The Velatio, the Greek Chapel is composed of a variety of Christian themes. These stories belong to three different themes: resurrection, salvation, and baptism. The theme of resurrection is manifested by the story of Lazarus who was resurrected by Jesus after his death. After Jesus resurrected Lazarus he said to his followers “I am the resurrection, and the life: he that believeth in me, though he were dead, yet shall he live: And whosoever liveth and believeth in me shall never die (John 11:25-26).” Making the story of Lazarus a very direct reference to eternal life promised to all Christians. The presence of the Phoenix, originally a Pagan symbol, is another reference to resurrection. The theme of Salvation is expressed in the stories of Susanna’s rescue from accusations of adultery by Daniel. In Susanna’s story Virtue triumphs over extortion and wickedness. In a time of Christian persecution and rivalries with Paganism, the triumph of Christian virtue over evil would be an important theme in the faith of the early Christians. The fresco of Moses striking water from a rock depicts Moses procuring water from a rock for his parched people. The water symbolizes that God is with his believers and later would be incorporated into the Christian symbol of baptism. These three themes — resurrection, salvation, and baptism—are three core tenets of Christianity. These tenets are especially relevant with regards to death the resurrection of Jesus Christ gives Christians a thorough belief in Christ and the experience of salvation of their sins and suffering after death. To experience this one must enter the religion through the ritual of Baptism. The almost exclusive presence of Christian art, as seen in The Madonna, The Velatio, and the Greek Chapel, indicate the importance of Christianity in death. Furthermore, the adoption of pagan symbols such as the peacock, phoenix, and Orant could potentially explain the Christian concept of eternal life after death to those who are not as well versed in Christianity.

The function of the catacombs gives historians some clues to what factors attributed to the growth of Christianity. The egalitarian nature of the catacombs—a mixture of rich and poor—and a focus on the beliefs of the members rather than individual merit support the notion of a community built with the virtues of independence and equity Gibbon described. The Roman Empire, during the era of early Christianity, was a vast empire containing many different types of people and Pagan Pantheons. In an essay describing the rise of Christianity for the Public Broadcasting Service Frontline sociologist Rodney Stark describes the religious and cultural identity of the Roman Empire as “utter chaos”. No one god could be identified for all people even within a single city. According to Stark’s essay, early Christianity provided a religion that could be universal to those across all ethnic and economic groups. People would be attracted to these early Christian groups due to the benevolence offered to those from all walks of life. The catacombs are an embodiment of this contribution to the rise of Christianity.

A second major theme seen in the catacombs is the promise of eternal life and happiness after death. As mentioned earlier, Gibbon describes the zeal in which early Christians awaited a better life after death. He also states a well defined and universally accessible afterlife was a great improvement than the pagan concept of the afterlife “scarily considered among the devout Polytheists of Greece and Rome as a fundamental article of faith (Gibbon, 250).” In a time when life was nasty, hard, and short the prospect of a glorious afterlife through simply believing and living the tenets of Christianity was very attractive indeed.

Perhaps the most the most interesting thing about the Catacombs of Priscilla is how they contain many of the first images of some of the most popular themes of Christian arts. These images were to be replicated in all art forms for the next two millennia. The Madonna has been the subject of almost a countless number of paintings by such painters like Giovanni Bellini, Leonardo Da Vinci, and Titian. The symbol of the peacock is a very prevalent Christian symbol in many Christian cities like Venice. It is utterly amazing to think that many of the most endearing symbols of Christianity began as hastily painted frescos in an underground cemetery. The Catacombs of Priscilla, one of the earliest purely Christian facilities, reveal so much about the quasi-mythic period of early Christianity. From the barely legible inscriptions on the slabs inclosing the loculi, to the fresco imagery, to the layout of the catacombs one can speculate what was important to early Christians: the concepts of community and eternal life after death. Perhaps now one can begin to see how this movement, intensely persecuted from its inception, could spread to become the state religion of the Roman Empire and the predominant religion in the Western World.

Bibliografía
Carletti, Sandro. Guide to the Catacombs of Priscilla. Vatican City: Pontifical Commission for Sacred Archaeology, 2005.

Gibbon, Edward. The Decline and fall of the Roman Empire. New York, Modern Library: 1932.

Emick, Jennifer. “Ancient Pagan Symbols.” About.com. Available Online Jul 10 2008. http://altreligion.about.com/library/texts/bl_2ancientpagan33.htm.

Lamberton, Clark. “The Development of Christian Symbolism as Illustrated in Roman Catacomb Painting.” American Journal of Archaeology. 15.4 (1911): 507-522.

New International Version Bible. 1996. IBS-STL Global. Available Online Jul 10 2008.

Nicolai, Vincenzo Fiocchi Bisconi, Fabrizio, and Danilo Mazzoleni. The Christian Catacombs of Rome. Regensburg: Schnell & Steiner, 1999.


The Catacombs of Priscilla - History

Beneath the city streets that travellers walk on each day, dark labyrinths of underground catacombs are passageways to the past, to a time when the ghostly tunnels served as burial grounds for millions of people.

The catacombs of Rome, which date back to the 1st Century and were among the first ever built, were constructed as underground tombs, first by Jewish communities and then by Christian communities. There are only six known Jewish catacombs and around 40 or more Christian catacombs.

In Ancient Rome, it was not permitted for bodies to be buried within the city walls. So while pagans cremated their dead, Christians, who were not legally allowed to practice their religion, turned to underground cemeteries, built beneath land owned by the city’s few rich Christian families. The Jewish population was already implementing this practice when Christians began doing so around the 2nd Century.

The use of catacombs in Rome expanded during the 2nd and 3rd Centuries, as the illegal religion of Christianity grew in popularity. Some areas of the tunnels even became shrines for martyrs buried there. But after Christianity was legalized in 313 AD, funerals moved above ground, and by the 5th Century, the use of catacombs as grave sites dwindled, though they were still revered as sacred sites where pilgrims would come to worship.

The Rome catacombs then fell victim to pillaging by Germanic invaders around the early 9th Century. As a result, relics of Christian martyrs and saints were moved from the catacombs to churches in the city centre. Eventually, the underground burial tunnels were abandoned altogether – only to be rediscovered via excavations in the 1600s.

Today, travellers from all over the world visit Rome to explore its 600km network of catacombs, spread out over five storeys underground near the Park of the Tombs of Via Latina. Dedicated to Christian saints, they are adorned with some of the earliest Christian artwork in the world, dating back to the 2nd Century, featuring paintings on the tunnel walls that depict ancient life. Sacred catacombs open to the public include the Catacombs of Priscilla (Via Salaria, 430), the Catacombs of St Callixtus (Via Appia Antica, 110-126) and the Catacombs of St Agnes (Via Nomentana, 349). The Vatican provides details on how to visit these and other holy burial sites. A few Jewish catacombs, including the catacombs on the Vigna Randanini and those in the Villa Torlonia, are also open to the public -- though some by appointment.

Centuries later in Paris, catacombs emerged as a creative and discreet solution to a dire public health problem. In the late 1700s, mass graves in the Les Halles district, such as those in the now closed Saints Innocents Cemetery, were overcrowded with improperly disposed of bodies , creating unsanitary conditions that led to the spread of disease. Saint Innocents was shut down, and in 1786 the Paris police moved all the remains buried in the cemetery to an underground network of ancient limestone quarries – the now infamous Catacombs of Paris, located south of the former city gate near Place Denfert-Rochereau.

The eerie tunnels -- a significant portion of which is open to the public as a museum -- took on other uses over the course of history. During World War II, for instance, some sections became hideouts for French Resistance fighters, while other areas were converted by German soldiers into bunkers. Today, Paris’s nearly 300km of catacombs lie 30m under the ground’s surface and still house the remains of around six million people.

The world’s longest network of underground tunnels, extending more than 2,400km, can be found in Odessa, Ukraine, where the catacombs were formed around the 1830s as a result of limestone mining. As in Paris, the tunnels were used as bunkers and hideouts by soldiers during World War II, and a portion of the catacombs is open to the public via the Museum of Partisan Glory.

The catacombs of Malta are designated as a World Heritage Site for their role in Paleochristian history. Carved from the rock underneath the city of Rabat, likely beginning around the 3rd Century, the tunnels show how rural family burials took place among Christian, Jewish and Pagan communities. The complex network of passageways provided graves for 1,000 people and extended over about 5,700sqkm. Heritage Malta provides information on visiting St Paul’s Catacombs located near St Paul’s Church and Grotto.

In Alexandria, Egypt, the Catacombs of Kom el-Shoqafa were originally built for just one rich family around the 2nd Century, but eventually housed more 300 mummies. Open to the public, the three-story tomb about 30m under the ground, features elaborate carvings illustrating scenes from Egyptian mythology, including one relief depicting the jackal-headed god, Anubis.

Travelwise is a BBC Travel column that goes behind the travel stories to answer common questions, satisfy uncommon curiosities and uncover some of the mystery surrounding travel. If you have a burning travel question, contact Travelwise.


Ver el vídeo: Google Maps se adentra en la catacumba romana de Priscilla (Enero 2022).