Noticias

4ta Ala de Bombardeo (Segunda Guerra Mundial)

4ta Ala de Bombardeo (Segunda Guerra Mundial)

4ta Ala de Bombardeo (Segunda Guerra Mundial)

Historia - Aeronave - Línea de tiempo - Comandantes - Bases principales - Unidades componentes - Asignado a

Historia

La 4ta Ala de Bombardeo era un ala B-17 dentro de la Octava Fuerza Aérea y controlaba un tercio de la fuerza de bombarderos hasta la formación de las Divisiones de Bombardeo. Participó en la campaña de bombardeo estratégico y también realizó misiones de bombardeo táctico en apoyo de los desembarcos del Día D y la campaña que siguió.

Aunque el ala se activó en junio de 1942 y se trasladó a Inglaterra en agosto-septiembre en esta etapa, solo tenía un personal esquelético. No estuvo debidamente tripulado hasta enero de 1943 y no obtuvo sus tres grupos B-17 hasta la primavera de 1943.

Los tres grupos que formaron la 4ta Ala de Bombardeo tenían su base en Northamptonshire, pero cuando se formó la nueva unidad en mayo de 1943 se trasladaron a Suffolk y Essex. Este sería un movimiento de corta duración y en junio los grupos se movieron ligeramente hacia el norte, intercambiándose con los grupos B-26 que se movían hacia el sur para obtener una mejor cobertura de combate.

La llegada de la cuarta ala de bombardeo permitió a Eaker ser más flexible con su fuerza de bombarderos. La primera misión del ala llegó el 13 de mayo y fue un ataque al aeródromo de St Omer-Longuenesse. El 15 de mayo de 1943, el 1º BW fue enviado a atacar Wilhelmshaven (aunque el mal tiempo lo desvió hacia objetivos alternativos) mientras que el 4º BW atacó a Emden. El 17 de mayo, la brecha entre las dos bandas era mucho mayor, con el 1º BW atacando a Kiel y el 4º atacando a Lorient. El 20 de mayo vio el primer ataque BW a Kiel, mientras que el cuarto BW fue a los corrales de submarinos en Flensburg en Dinamarca.

El 22 de junio de 1943, la 4a Ala de Bombardeo participó en la primera incursión de la Octava Fuerza Aérea para adentrarse en Alemania, un ataque a la planta de caucho sintético en Huls en el borde del Ruhr.

El 17 de agosto de 1943, la cuarta ala de bombardeo participó en el ataque a la fábrica de aviones de Ratisbona. Esto estaba destinado a participar al mismo tiempo que el 1er Ala de Bombardeo atacó la planta de rodamientos de bolas en Schweinfurt, pero el 1er BW se retrasó y los dos ataques se llevaron a cabo por separado. Esto permitió a la Luftwaffe atacar cada ala por turno, y la cuarta ala de bombardeo perdió veinticuatro B-17 durante el ataque a Ratisbona. Después de la incursión, el avión del ala voló hacia el norte de África. El ala recibió una Mención Distinguida de Unidad por su papel en este ataque.

El 13 de septiembre de 1943, la gran 4ª Ala de Bombardeo se convirtió oficialmente en la 3ª División de Bombardeo, que contenía tres Alas de Bombardeo de Combate. La nueva 4ta Ala de Bombardeo de Combate heredó los Grupos de Bombardeo 94 y 385 y ganó el nuevo Grupo de Bombardeo 447, dándole los tres grupos que operaría durante el resto de la guerra. La 3ra División de Bombardeo heredó la base del ala antigua en Camp Blainey y Curtis E LeMay, su comandante, mientras que la nueva ala se trasladó a Bury St Edmunds, donde pasó el resto de la guerra.

Uno de los comandantes del ala, el general de brigada Frederick W. Castle ganó una Medalla de Honor póstuma. El 24 de diciembre de 1944, mientras volaba con el ala, tomó los controles de un B-17 en llamas y lo mantuvo en el aire el tiempo suficiente para que los otros tripulantes pudieran escapar con seguridad.

Aeronave

1943-1945: Boeing B-17 Flying Fortress

Cronología

19 de octubre de 1940Constituida como 4ta Ala de Bombardeo
18 de diciembre de 1940Activado
1 de octubre de 1941Inactivado
7 de junio de 1942Activado
Agosto-septiembre de 1942A Inglaterra y la Octava Fuerza Aérea
Mayo de 1943Entró en combate
Agosto de 19434ta ala de bombardeo de combate redesignada (pesada)
18 de junio de 1945Disuelto

Comandantes (con fecha de nombramiento)

Brig GenJames H Doolittle: c. Junio ​​1942
ColCharles T Phillips: c. 1 de agosto de 1942-unkn
Teniente Coronel Thomas L Dawson: c. 19 de enero de 1943
Teniente Coronel Charles C Bye Jr: c. 27 de enero de 1943
General de Brigada Frederick L Anderson: 19 de abril de 1943
Coronel Curtis E LeMay: 18 de junio de 1943
General de brigada Russell A Wilson: 14 de septiembre de 1943
Brig Gen Frederick W Castle: c. 6 de marzo de 1944 (muerto en acción el 24 de diciembre de 1944)
Coronel Charles B. Dougher: 25 de diciembre de 1944
Coronel Robert W Burns: 29 de enero de 1945-unkn.

Bases principales

Westover Field, Mass: 7 de junio de 1942
Campo Bolling, DC: c. 28 de julio-c. 28 de agosto de 1942
Camp Lynn, Inglaterra (High Wycombe, Buckinghamshire): 12 de septiembre de 1942
Marks Hall, Essex, Inglaterra: 18 de enero de 1943
CampBlainey, Inglaterra (Elveden Hall, Suffolk): junio de 1943
Bury St Edmunds, Suffolk, Inglaterra: 13 de septiembre de 1943-18 de junio de 1945.

Unidades componentes

4ta ala de bombardeo, 1942-1945

Asignado a

1942-1943: VIII Comando de Bombarderos; Octava Fuerza Aérea
1943-febrero de 1944: 3ra División Aérea; VIII Comando de Bombarderos; Octava Fuerza Aérea
Febrero de 1944-1945: 3ra División Aérea; Octava Fuerza Aérea; Fuerzas Aéreas Estratégicas de EE. UU. Europa

Libros


4ta División Aérea

los 4ta División Aérea (4ta AD) es una unidad inactiva de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Su última asignación fue con la Decimoquinta Fuerza Aérea, estacionada en Francis E. Warren AFB, Wyoming. Fue desactivado el 23 de agosto de 1988.

Como el 4ta ala de bombardeo, la unidad fue una de las principales alas de bombardeo estratégico pesado de la Fortaleza Voladora B-17 del VIII Bomber Command y, más tarde, de la Octava Fuerza Aérea en la Segunda Guerra Mundial.

Durante la Guerra Fría, el 4o AD fue un escalón de mando intermedio del Comando Aéreo Estratégico, controlando el bombardeo estratégico y las alas de misiles estratégicos intercontinentales hasta que se desactivó en 1988.


Base de datos de la Segunda Guerra Mundial

¿Disfrutaste esta fotografía o te resultó útil esta fotografía? Si es así, considere apoyarnos en Patreon. ¡Incluso $ 1 por mes será de gran ayuda! Gracias.

Comparte esta fotografía con tus amigos:

  • »1.102 biografías
  • »334 eventos
  • »38,814 entradas en la línea de tiempo
  • »1.144 barcos
  • »339 modelos de aviones
  • »191 modelos de vehículos
  • »354 modelos de armas
  • »120 documentos históricos
  • »226 instalaciones
  • »464 reseñas de libros
  • »27.600 fotografías
  • »359 mapas

& # 34Ningún bastardo ganó una guerra muriendo por su país. ¡Ganas la guerra haciendo que el otro pobre bastardo tonto muera por su país! & # 34

George Patton, 31 de mayo de 1944

La base de datos de la Segunda Guerra Mundial fue fundada y administrada por C. Peter Chen de Lava Development, LLC. El objetivo de este sitio es doble. Primero, su objetivo es ofrecer información interesante y útil sobre la Segunda Guerra Mundial. En segundo lugar, es mostrar las capacidades técnicas de Lava.


¿Hubo una tercera bomba atómica? ¿Un cuarto? ¿Un quinto?

Los libros de texto de la escuela secundaria enseñan que las bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki fueron llevadas a Japón por B-29 Superfortresses con base en Tinian en las Islas Marianas. No reconocen que las bombas fueron realmente ensambladas en Tinian en condiciones de combate, no en el Laboratorio de Los Alamos en Nuevo México.

El 19 de enero de 1945, el Dr. J. Robert Oppenheimer, Director del Laboratorio de Los Alamos, asesoró al Mayor General Leslie Groves, Comandante General, Proyecto Manhattan, y ldquoAug. 1 para L.B [Little Boy] y 1- F. M. [Fat Man] Sept. para 2 o 3 F.M. Octubre para el 3 F. M & hellip. & Rdquo A principios de febrero, el general Groves envió al comandante Fred Ashworth, USN, a las Marianas para elegir un lugar para el montaje y entrega de las bombas. Eligió Tinian porque estaba 100 millas más cerca de Japón que Guam, y Saipan estaba abarrotado con las misiones de vuelo del Ala de Bombardeo 73 a Japón. Tinian se convirtió en & ldquoPapacy. & Rdquo

Groves luego envió a su colega, el Coronel Elmer E. Kirkpatrick, Jr., Cuerpo de Ingenieros del Ejército, a Tinian para supervisar la construcción de las instalaciones necesarias del Proyecto Manhattan, un área de artillería con laboratorios técnicos para subconjuntos, tres edificios de ensamblaje de bombas y dos cargadores de bombas. pozos, sin decírselo a nadie en las Marianas, excepto a Nimitz. ¿Por qué tres edificios de montaje?

Mientras tanto, el Capitán William Stirling & ldquoDeke & rdquo Parsons, USN, un especialista en artefactos explosivos, asumió el cargo de Director Adjunto del Laboratorio de Los Alamos. Su trabajo consistía en diseñar un mecanismo de bombardeo a partir de todos los dispositivos que los científicos habían creado, uno que pudiera arrojarse desde un avión. Después de haber creado un fusible de proximidad para los cañones antiaéreos Navy 5 & rdquo y haberlo probado en combate en el Área del Pacífico Sudoeste, sabía lo que tenía que hacerse para mover el Proyecto al frente con éxito. Además de planificar el despliegue, también supervisó la fabricación de piezas de bombas en varias fábricas de Estados Unidos y coordinó los envíos a un almacén de embalaje en San Francisco.

El comandante Ashworth y cuatro hombres de los equipos de ensamblaje del Proyecto Alberta llegaron a Tinian el 27 de junio y comenzaron a organizar las piezas de las bombas que ya habían llegado al área técnica de la 1ª artillería. Había suficientes para fabricar cincuenta bombas, algunas de las cuales se utilizarían para realizar lanzamientos de prueba finales frente a la costa noroeste de Tinian & rsquos. ¿Por qué cincuenta?

Se habían completado tres edificios de montaje de bombas atómicas. Las bombas de prueba de Little Boy y la bomba activa se ensamblarían en el edificio número uno. Fat Man se reuniría en el número tres, el más al norte.

Después de que Little Boy fue lanzado el 6 de agosto, el edificio de la asamblea fue limpiado y reestructurado para manejar las bombas Fat Man muy diferentes. Después de que Fat Man fuera retirado el 9 de agosto, inmediatamente se comenzó a trabajar en otro. El día 12, Truman decidió que no se lanzarían más bombas sin su orden firmada. El general Carl Spaatz, ahora estacionado en Guam, recomendó que se lanzara la próxima bomba en nuestra sección quemada de Tokio, para que Hirohito y su camarilla militar pudieran ver el espectáculo desde el Palacio. En ese momento, el núcleo de plutonio para el segundo Fat Man y la tercera bomba estaba siendo cargado en un vehículo para el viaje a Tinian, pero nunca salió de Los Alamos.

Afortunadamente, Hirohito tomó el mando y ordenó la aceptación del Ultimátum de Potsdam, la rendición incondicional, con la retención del sistema imperial tradicional de Japón y rsquos. kokutai.

Si Japón no se hubiera rendido, ¿habría habido una tercera bomba, una cuarta, una quinta, tantas como fueran necesarias? Nadie lo sabrá nunca.


Medalla de Honor, General de Brigada Frederick Walker Castle, Air Corps, Ejército de los Estados Unidos

General de brigada Frederick Walker Castle, Fuerzas Aéreas del Ejército de los Estados Unidos. (Fotografiado alrededor de 1943, como teniente coronel) (Fuerza Aérea de EE. UU.)

El Presidente de los Estados Unidos de América, en nombre del Congreso, se enorgullece de presentar la Medalla de Honor (póstumamente) a

BRIGADIER GENERAL (AIR CORPS) CASTILLO DE FREDERICK WALKER

FUERZAS AÉREAS DEL EJÉRCITO DE LOS ESTADOS UNIDOS,

para el servicio como se establece en el siguiente

“Por conspicua valentía e intrepidez en la acción más allá del llamado del deber mientras sirve con el 487º Grupo de Bombardeo (H), la 4ª Ala de Bombardeo, la Octava Fuerza Aérea.

El general de brigada Castle fue comandante aéreo y líder de más de 2.000 bombarderos pesados ​​en un ataque contra aeródromos alemanes el 24 de diciembre de 1944. En el camino hacia el objetivo, la falla de un motor lo obligó a renunciar a su lugar al frente de la formación. Para no poner en peligro a las tropas amigas en el suelo, se negó a deshacerse de sus bombas para ganar velocidad de maniobra. Su avión rezagado y sin escolta se convirtió en el objetivo de numerosos cazas enemigos que rasgaron el ala izquierda con proyectiles de cañón, incendiaron el sistema de oxígeno e hirieron a dos miembros de la tripulación. Los repetidos ataques provocaron incendios en dos motores, dejando a la Fortaleza Voladora en peligro inminente de explotar. Al darse cuenta de la desesperanza de la situación, se dio la orden de rescate. Sin tener en cuenta su seguridad personal, permaneció galantemente solo a los controles para dar a todos los demás miembros de la tripulación la oportunidad de escapar. Otro ataque hizo explotar tanques de gasolina en el ala derecha, y el bombardero se precipitó hacia la tierra, llevando al general Castle a la muerte. Su intrepidez y el sacrificio voluntario de su vida para salvar a los miembros de la tripulación estaban en consonancia con las más altas tradiciones del servicio militar. & # 8221

Departamento de Guerra, Órdenes Generales No. 22 (28 de febrero de 1946)

El Coronel Frederick Walker Castle, Cuerpo Aéreo del Ejército de los Estados Unidos (centro) y el Teniente Coronel Elliot Vandevanter, Jr. (izquierda), hablando con el General de Brigada Curtiss E. LeMay, 10 de noviembre de 1943 (IWM, Colección Roger Freeman)

El general de brigada Frederick Walker Castle, oficial al mando de la 4ta Ala de Bombardeo de Combate, Heavy, volaba el bombardero líder del 487th Bombardment Group, en la Misión de la Fuerza Aérea No. 760, que era un ataque contra campos aéreos alemanes. Este fue un & # 8220 esfuerzo máximo & # 8221 que involucró a tres divisiones aéreas, un total de 2.046 bombarderos B-17 y B-24, escoltados por 853 cazas. El 487º lideraba la 3ª División Aérea. El objetivo del Grupo & # 8217, con un total de 96 bombarderos, era el aeródromo de Babenhausen, Alemania.

Como comandante de Wing & # 8217, el general Castle voló como copiloto a bordo del barco líder, B-17G 44-8444 del 487th, con el primer teniente piloto Robert W. Harriman y su tripulación principal de 6 oficiales y 3 sargentos / artilleros. Como el pionero líder, Cuatro agudos Llevaba tres navegantes.

La tripulación de combate de & # 8220Treble Four. & # 8221 Primera fila, de izquierda a derecha: Teniente Wilkinson, (no a bordo de la Misión 760) S / SGT Lowell B. Hudson, Artillero de cintura T / SGT Quentin W. Jeffers, Ingeniero de vuelo , Artillero de la torreta superior T / SGT Lawrence H. Swain, operador de radio, artillero superior de pie, de izquierda a derecha: 1er teniente Robert W. Harriman, piloto, comandante de la aeronave 1er teniente Claude L. Rowe, copiloto (artillero de cola, Observador de formación para la Misión 760) 1er Teniente Bruno S. Procopio, Navegador de Radar 1er Teniente Henry P. MacArty, Navegador de Pilotaje 1er Teniente Paul L. Biri, Bombardier. No incluido, Capitán Edmund F. Auer, Navegante. Teniente Harriman, Teniente Rowe, T / SGT Swain, murieron en acción el 24 de diciembre de 1944. (487thbg.org)

El grupo comenzó a despegar de RAF Lavenham a las 0900 y se reunió a 7.000 pies (2.134 metros) en lo que se describió como & # 8220 clima perfecto & # 8221 En ruta hacia su objetivo, los B-17 continuaron ascendiendo a 22.000 pies (6.706 metros). ) y se niveló en 1223.

Bombarderos pesados ​​B-17 Flying Fortress del 487th Bombardment Group, Heavy, alrededor de 1944 (American Air Museum en Gran Bretaña, Roger Freeman Collection FRE 6772)

Aproximadamente en este momento, Cuatro agudosEl motor número cuatro, fuera de borda en el ala derecha, comenzó a perder aceite y no podía producir su potencia normal. Cuando el bombardero disminuyó la velocidad, salió de la formación, y el general Castle cedió el liderazgo a un segundo Pathfinder B-17. El avión, ahora solo, fue rápidamente atacado por Luftwaffe combatientes, poniendo dos motores fuera de servicio y prendiendo fuego al bombardero. Dos tripulantes resultaron heridos en el primer ataque.

La Batalla de las Ardenas, un importante enfrentamiento terrestre, estaba en marcha, y el bombardero Castle & # 8217s estaba sobre las formaciones del 1.er Ejército estadounidense. El general no quería que cayera entre las líneas amigas con su carga completa de bombas.

El teniente Harriman y el general Castle continuaron pilotando el avión averiado cuando se ordenó a la tripulación que abandonara el barco. Seis hombres rescataron. Un hombre fue ametrallado en su paracaídas por un combatiente enemigo y murió. Otro perdió su paracaídas y también murió. Un tercero murió a causa de sus heridas en un hospital.

A unos 12.000 pies (3.658 metros), el ala derecha del B-17 y # 8217 se desprendió y Cuatro agudos entró en un violento giro. El fuselaje se rompió en varias secciones. La mayor parte restante del avión, el fuselaje delantero, incluida la bahía de bombas, el ala izquierda y el ala derecha interior, se estrelló aproximadamente a 300 yardas (275 metros) de Chateaux d & # 8217Englebermont en Bélgica. El naufragio se incendió y las bombas explotaron.

El teniente Harriman y el general Castle, aún en la cabina, murieron.

Los restos de General Castle & # 8217s Lockheed Vega construido por Lockheed Vega Flying Fortress 44-8444, Cuatro agudos. (Fuerza Aérea de EE. UU.)

Cuatro agudos era un B-17G-65-VE Flying Fortress, construido por Vega Aircraft Corporation (una subsidiaria de Lockheed) en Burbank, California. Fue entregado a Dallas, Texas, el 14 de septiembre de 1944. Después de cruzar el continente, el nuevo bombardero partió de Bangor, Maine, el 16 de octubre de 1944 y se dirigió a través del Océano Atlántico Norte hacia Inglaterra. El 20 de noviembre, el 44-8444 fue asignado al 836 ° Escuadrón de Bombardeo (Pesado), 487 ° Grupo de Bombardeo (Pesado), en la Estación 137 de la Fuerza Aérea (RAF Lavenham), cerca de Sudbury, Suffolk, Inglaterra.

El avión era un & # 8220Pathfinder & # 8221 equipado con un radar de mapeo terrestre H2X que permitía a un navegador de radar localizar un objetivo a través de la capa de nubes. La antena giratoria reemplazó la torreta de bola ventral del bombardero # 8217.

Los dos B-17 en esta fotografía, ambos Lockheed-Vega B-17G-20-VE Flying Fortresses, 42-97627 y 42-97555, están equipados con un radar de mapeo terrestre H2X. (Fuerza Aérea de EE. UU.) El coronel Frederick Walker Castle (cuarto desde la izquierda) se une al comandante John J. McNaboe durante el interrogatorio del primer teniente James A. Verinis y su equipo de combate del 324 ° Escuadrón de Bombardeo (pesado). Verinis había servido previamente como copiloto del B-17F Memphis Belle. (Fuerza Aérea de EE. UU.)

Frederick Walker Castle nació en Fort William McKinley, Manila, Luzón, Islas Filipinas, el 14 de octubre de 1908. Fue el primero de tres hijos del 2º teniente Benjamin Frederick Castle, Ejército de los Estados Unidos y Winifred Alice Walker Castle.

Castle asistió a Boonton High School, en Boonton, Nueva Jersey, y a la Storm King School en Cornwall-on-Hudson, Nueva York.

Castle se alistó en la Guardia Nacional de Nueva Jersey en 1924. Ingresó en la Academia Militar de los Estados Unidos en West Point, Nueva York, como cadete en 1926. Al graduarse, el 12 de junio de 1930, fue nombrado segundo teniente del Cuerpo de Ingenieros, Armada de Estados Unidos.

Transferido al Air Corps en 1931, se entrenó como piloto en March Field, cerca de Riverside, California.

12 de septiembre de 1936, 1er Teniente, Cuerpo Aéreo, 27a División de Aviación

Llamado al servicio activo con el rango de capitán, enero de 1942. Fue asignado al estado mayor del mayor general Ira Eaker, comprometido en la formación de la Octava Fuerza Aérea en Inglaterra. Fue ascendido a coronel en enero de 1943. Se desempeñó como jefe de personal de suministros.

Desde el 19 de junio de 1943, el coronel Castle comandó el 94 ° Grupo de Bombardeo, Heavy, en la RAF Bury St. Edmunds (Estación 468 de la USAAF), y en abril de 1944, tomó el mando de la 4 ° Ala de Bombardeo de Combate, Heavy. Castle fue ascendido al rango de general de brigada el 20 de noviembre de 1944.

El general de brigada Frederick W. Castle recibe su insignia de rango de su personal, el 14 de diciembre de 1944. (IWM, Colección Roger Freeman)

Los restos de General Castle & # 8217 fueron enterrados en el cementerio americano Henri Chapelle cerca de Welkenraedt, Bélgica.

Además de la Medalla de Honor, el General de Brigada Castle recibió la Legión de Mérito, la Estrella de Plata, la Cruz Voladora Distinguida con tres grupos de hojas de roble (cuatro premios) y la Medalla del Aire con cuatro grupos de hojas de roble. La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas le otorgó su Орден Кутузова (Orden Kutuzova, la Orden de Kutuzov) Bélgica, la Croix de Guerre avec palme Francia lo nombró un Officier de la Légion d'honneur y galardonado con su Croix de Guerre avec palme.

El campo de aviación del ejército de la Merced pasó a llamarse Castle Field, el 17 de enero de 1946, en honor al General Castle.


Linaje

  • Establecido como el 4ta ala de bombardeo el 19 de octubre de 1940
  • Activada el 7 de junio de 1942
  • Restablecido y redesignado 4ta ala de bombardeo, Luz el 31 de diciembre de 1946
  • Redesignado 4ta División Aérea el 1 de febrero de 1951
  • Activada el 16 de junio de 1952

Asignaciones

  • Cuartel general de la Fuerza Aérea, 18 de diciembre de 1940 y # 8211 1 de octubre de 1941
  • VIII Comando de Bombarderos, 7 de junio de 1942
  • 3d División de Bombardeo, 13 de septiembre de 1943 y # 8211 18 de junio de 1945
  • Primera Fuerza Aérea, 20 de diciembre de 1946 y # 8211 27 de junio de 1949
  • Segunda Fuerza Aérea, 16 de junio de 1952
  • Decimoquinta Fuerza Aérea, 31 de marzo de 1970 y # 8211 23 de agosto de 1988 [1]

Componentes

  • 2da ala de bombardeo: 1 de abril de 1963 y # 8211 1 de septiembre de 1964
  • 28 ° Ala de Bombardeo: 15 de enero de 1973 y # 8211 1 de mayo de 1982
  • 44a Ala de Misiles Estratégicos: 30 de junio de 1971 y # 8211 1 de mayo de 1982 23 de enero de 1987 y # 8211 15 de julio de 1988
  • 55a Ala de Reconocimiento Estratégico: 1 de octubre de 1976 y # 8211 1 de abril de 1980
  • 90 ° Ala de Misiles Estratégicos: 30 de junio de 1971 y # 8211 23 de agosto de 1988
  • 91a Ala de Reconocimiento Estratégico (más tarde 91a Ala de Misiles Estratégicos): 10 de febrero y # 8211 11 de septiembre de 1951 30 de junio de 1971 y # 8211 30 de noviembre de 1972
  • Ala aeroespacial estratégica 92d: 31 de marzo de 1970 y # 8211 30 de junio de 1971
  • 97a Ala de Bombardeo: 1 de julio de 1959 y # 8211 1 de julio de 1963
  • 301a Ala de Bombardeo (más tarde 301a Ala de Reabastecimiento Aéreo): 10 de febrero de 1951 y # 8211 15 de abril de 1958 (separada el 3 de diciembre de 1951 y # 8211 c. 4 de marzo de 1953 c. 10 de febrero-c. 17 de abril de 1954) 5 de enero y # 8211 23 Agosto de 1988
  • 319a Ala de Bombardeo: 1 de septiembre de 1964 & # 8211 30 de junio de 1971 15 de enero de 1973 & # 8211 22 de enero de 1975 1 de mayo de 1982 & # 8211 23 de enero de 1987
  • 321a Ala de Misiles Estratégicos: 1 de noviembre de 1964 y # 8211 22 de enero de 1975 1 de mayo de 1982 y # 8211 23 de enero de 1987
  • 340th Bombardment Wing: 1 de septiembre de 1963 y # 8211 1 de septiembre de 1964 (c. 1 separado y # 821131 de agosto de 1964). 321 Misil Estratégico: 1 de noviembre de 1964 & # 8211 22 de enero de 1975 1 de mayo de 1982 & # 8211 23 de enero de 1987
  • 341a Ala de Misiles Estratégicos: 30 de junio de 1971 y # 8211 15 de enero de 1973 23 de enero de 1987 y # 8211 23 de agosto de 1988
  • 351a Ala de Misiles Estratégicos: 30 de junio de 1971 y # 8211 1 de julio de 1973
  • 376a Ala de Bombardeo: 1 de junio de 1951 y # 8211 3 de diciembre de 1957 (separada el 1 de junio y # 8211 10 de octubre de 1951)
  • 401a ala de bombardeo de combate provisional: 6 de junio y # 8211 14 de septiembre de 1943
  • 410 ° Ala de Bombardeo: 1 de septiembre de 1964 y # 8211 31 de marzo de 1970
  • Ala de bombardeo 454: 1 de febrero y # 8211 1 de julio de 1963
  • 494a Ala de Bombardeo: 1 de julio de 1963 y # 8211 1 de julio de 1964
  • 4130a Ala Estratégica: 1 de julio-1 de septiembre de 1963
  • 4228a Ala Estratégica: 1 de julio de 1958 y # 8211 1 de febrero de 1963
  • 4238a Ala Estratégica: 1 de marzo de 1958 y # 8211 1 de abril de 1963 [1]
  • 34 ° Grupo de Bombardeo: 18 de agosto-c. 1 de octubre de 1941
  • 43d Grupo de bombardeo: agosto-5 de septiembre de 1941
  • 94 ° Grupo de Bombardeo: 13 de junio de 1943 y # 8211 6 de enero de 1945
  • 95 ° Grupo de Bombardeo: julio-13 de septiembre de 1943
  • 96 ° Grupo de Bombardeo: c. Mayo-c. Septiembre de 1943
  • 100o Grupo de Bombardeo: 6 de junio de 1943 y # 8211 1 de enero de 1944
  • 319th Bombardment Group: 17 de octubre de 1947 y # 8211 27 de junio de 1949
  • 320 ° Grupo de Bombardeo: 17 de octubre de 1947 y # 8211 27 de junio de 1949
  • 385º Grupo de Bombardeo: c. Junio ​​de 1943-c. Agosto de 1945
  • 388º Grupo de Bombardeo: c. Julio de 1943-c. Agosto de 1945
  • 390o Grupo de Bombardeo: c. Julio-13 de septiembre de 1943
  • 447º Grupo de Bombardeo: c. Noviembre de 1943-c. Junio ​​de 1945
  • 486 ° Grupo de Bombardeo: c. Enero-c. Junio ​​de 1945
  • 487º Grupo de Bombardeo: c. Enero-c. Agosto de 1945 [1]

Estaciones

  • Mitchel Field, Nueva York, 18 de diciembre de 1940
  • Westover Field, Massachusetts, 20 de marzo y # 8211 1 de octubre de 1941 7 de junio de 1942
  • Bolling Field, Distrito de Columbia, c. 28 de julio c. 28 de agosto de 1942
  • RAF High Wycombe (Camp Lynn) (AAF-101), Inglaterra, 12 de septiembre de 1942
  • Marks Hall (AAF-160), Inglaterra, 18 de enero de 1943
  • Camp Blainey, Inglaterra, junio de 1943
  • RAF Bury St Edmunds (AAF-468), Inglaterra, 13 de septiembre de 1943 y # 8211 18 de junio de 1945
  • Mitchel Field, Nueva York, 20 de diciembre de 1946 & # 8211 27 de junio de 1949
  • Base de la Fuerza Aérea de Barksdale, Luisiana, 10 de febrero de 1951 16 de junio de 1952 16 de junio de 1952 y # 8211 1 de septiembre de 1964
  • Base de la Fuerza Aérea de Grand Forks, Dakota del Norte, 1 de septiembre de 1964
  • Base de la Fuerza Aérea Francis E. Warren, Wyoming, 30 de junio de 1971 y # 8211 23 de agosto de 1988 [1]

Aeronaves y misiles

  • A-29 Hudson 1941
  • B-17 Flying Fortress 1941
  • B-18 Bolo 1941
  • LB-30 1941
  • B-17 Flying Fortress 1943 & # 82111945
  • B / RB-45 Tornado 1951
  • RB-50 Superfortaleza 1951
  • B-29 Superfortress 1951 y # 8211 1952, 1952 y # 82111954
  • KB-29 Superfortress 1951 y # 8211 1952, 1952 y # 82111953
  • B-47 Stratojet 1953 y # 8211 1958
  • KC-97 Stratotanker 1953 y # 8211 1958
  • B / E / EB-47 Stratojet 1954 y # 8211 1957
  • RB-47 Stratojet 1958
  • B-52 Stratofortress 1959 y # 8211 1988
  • KC-135 Stratotanker 1959 y # 8211 1988
  • LGM-30A Minuteman I 1963 y # 8211 1974
  • LGM-30F Minuteman II 1965 y # 8211 1988
  • LGM 30G Minuteman III 1971 y # 8211 1972 1973 y # 8211 1988
  • C-135 Stratolifter 1977 y 8211 1980
  • E-4 Nightwatch 1977 y # 8211 1980
  • Espejo EC-135 1977 & # 8211 1982
  • Junta de remache RC-135 1977 y # 8211 1980
  • LGM-118A Pacificador 1986 y # 8211 1988 [1]

Contenido

los 4ta ala de bombardeo se mudó a Inglaterra en junio de 1943 y como parte de la Octava Fuerza Aérea comenzó operaciones de bombardeo contra la Europa ocupada por los alemanes. Los objetivos incluían astilleros, plantas de caucho sintético, plantas químicas, astilleros de clasificación e instalaciones petroleras. En julio, el ala creció a siete grupos de combate, lo que resultó en una reorganización de sus grupos el 13 de septiembre de 1943 en la 3.a División de Bombardeo como un nuevo escalón superior sobre la 4.a y dos alas que tenían grupos asignados por primera vez: la 13a y la 45 ° Alas de bomba de combate. El 4º CBW controló administrativamente sólo dos grupos hasta diciembre de 1943, cuando se le asignó el 447º BG recién llegado.

En 1944, algunas unidades subordinadas atacaron las defensas costeras y los astilleros de clasificación en preparación para la invasión aliada de Francia. Algunas unidades apoyaron a las tropas terrestres durante la Batalla de las Ardenas (diciembre de 1944 - enero de 1945) y el asalto a través del Rin (marzo de 1945 - abril de 1945).

En los años de la posguerra, el comando fue parte del Comando de Defensa Aérea asignado como ala de reserva asignada a la Primera Fuerza Aérea de 1946 a 1949. [1]

Reactivada en 1951 como un escalón de mando intermedio del Comando Aéreo Estratégico, la 4a División Aérea era parte de la Segunda Fuerza Aérea, controlando las alas B-29, Boeing B-50 Superfortress y B-47. En 1962, las unidades controladas por la 4ª División Aérea apoyaron el sistema de mando y control posterior al ataque de la 2ª Fuerza Aérea, y se hicieron responsables del Puesto de Mando Avanzado Aerotransportado. Participó en la crisis de los misiles cubanos de 1962 y se entrenó en contramedidas electrónicas y realizó operaciones de combate en el sudeste asiático a fines de la década de 1960.

Reasignado a la Decimoquinta Fuerza Aérea del SAC en 1970, el cuarto aseguró que las unidades asignadas eran capaces de llevar a cabo una guerra aeroespacial estratégica utilizando misiles balísticos intercontinentales, bombardeos de largo alcance y recursos de reabastecimiento de combustible, de acuerdo con la Orden de Guerra de Emergencia. Además, la división asumió responsabilidades de mando y control aerotransportado que consistían en apoyar las aeronaves auxiliares del puesto de mando aerotransportado.

Inactivada en 1988 [1] como resultado de las reducciones presupuestarias y la consolidación de los escalones de mando y control de la SAC.


Contenido

El ala consta de cuatro grupos de servicio activo: 4º Grupo de Mantenimiento, 4º Grupo de Apoyo a la Misión, 4º Grupo de Operaciones y 4º Grupo Médico, y tiene asignados más de 6,400 miembros militares, aproximadamente 600 civiles y 95 F-15E Strike Eagles. Una organización adicional, el 414th Fighter Group (414 FG) del Air Force Reserve Command (AFRC), es una unidad "Associate" de la Air Force Reserve de la 4th Fighter Wing, con sus tripulaciones de vuelo y de mantenimiento volando, manteniendo y apoyando a la mismo avión F-15E que sus contrapartes en servicio activo. & # 913 & # 93

  • Cuarto Grupo de Operaciones
    (Código de cola: SJ). El 4º Grupo de Operaciones es la organización más grande del 4º Ala de Combate. El grupo consta de dos escuadrones de combate operativos, los dos escuadrones de entrenamiento de combate 335 y 336, el 333 y 334 y dos escuadrones de apoyo, que incluyen el 4º Escuadrón de Entrenamiento (Strike Eagle Academics) y el 4º Escuadrón de Apoyo a las Operaciones. El grupo proporciona comando y control en todo el mundo para dos escuadrones operativos F-15E y es responsable de realizar la única operación de entrenamiento F-15E de la Fuerza Aérea, calificando tripulaciones para servir en posiciones listas para el combate en todo el mundo.
  • Cuarto Grupo de Mantenimiento
    El 4º Grupo de Mantenimiento consta de cuatro escuadrones y más de 2.300 militares y civiles. El grupo es responsable del soporte de mantenimiento utilizado para mantener, movilizar y desplegar 96 aviones F-15E Strike Eagle para operaciones aeroespaciales expedicionarias en todo el mundo. El grupo también supervisa todo el mantenimiento del equipo dentro y fuera de la aeronave, al tiempo que brinda capacitación académica y de carga de armas estandarizada para apoyar la ejecución del programa de horas de vuelo del ala, que consta de más de 16.000 salidas y 25.000 horas.
  • Cuarto Grupo de Apoyo a la Misión
    El Cuarto Grupo de Apoyo a la Misión es responsable del liderazgo y la gestión de la ingeniería civil, el apoyo a los sistemas informáticos de comunicaciones, la seguridad y el cumplimiento de la ley, el personal, la gestión de la información, la educación, los servicios alimentarios, la vivienda y la recreación para una comunidad de más de 13.000 personas. El grupo también es responsable de mantener la capacidad de desplegar equipos de preparación en todo el mundo para construir, asegurar y operar bases para apoyar a las fuerzas de combate.
  • 4to Grupo Médico
    Los profesionales de la salud del 4th Medical Group están dedicados a brindar la mejor atención médica posible al 4th Fighter Wing y sus unidades asociadas. La atención médica de calidad total del grupo incluye un sistema de citas receptivo, un servicio de farmacia rápido y preciso y programas de prevención, educación y promoción de la salud que llegan a la comunidad de Seymour Johnson.
  • 414th Fighter Group
    (Código de cola: SJ). El grupo consta de aproximadamente 340 personas que comprenden tanto reservistas tradicionales (TR) a tiempo parcial como técnicos de reserva aérea (ART) a tiempo completo y guardia y reserva activa (AGR). En conjunto, forman un escuadrón de combate operativo, el 307 ° Escuadrón de Combate (307 FS) y el 414 ° Escuadrón de Mantenimiento (414 MXS). El 307 FS reporta operacionalmente al 4º Grupo de Operaciones y el 414 MXS al 4º Grupo de Mantenimiento. & # 913 & # 93

Segunda Guerra Mundial: 40th Bomb Group

Se formaron como una unidad de combate en la primavera de 1941. De todas partes de los Estados Unidos llegaron jóvenes, intrépidos y sedientos de aventuras. Bien entrenados y altamente calificados, vieron el poderoso Boeing B-29 Superfortress, el bombardero más grande y mortífero de la Segunda Guerra Mundial. Con él, bombardearon a los japoneses desde su base en la isla de Tinian en las Marianas. Eran las tripulaciones del 40th Bomb Group.

En el ámbito de los relatos históricos de la Segunda Guerra Mundial, los logros del 40th Bomb Group & # 8217 pueden parecer bastante pequeños, ya que no recibieron los titulares acordados con Paul Tibbet & # 8217s 509th Composite Group, que lanzó la primera bomba atómica. Sin embargo, como muchos otros grupos que salieron de las tres bases de Mariana en Tinian, Guam y Saipan en los meses previos a los ataques de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, el 40º ayudó a sentar las bases para poner fin a la guerra.

El Grupo de Bombarderos 40 se activó el 1 de abril de 1941 en Borinquen Field, Puerto Rico. Compuesto por cuatro escuadrones (25, 44, 45 y 395), participó en tareas antisubmarinas sobre el Caribe, utilizando bombarderos Douglas B-18 Bolo (derivados del DC-3 / C-47). En mayo de 1942, el grupo fue trasladado a la Zona del Canal de Panamá, donde recibió Boeing B-17 Flying Fortresses y Consolidated B-24 Liberators para realizar más operaciones de sub-patrulla.

En la primavera y el verano de 1943, el 40 ° Grupo de Bombarderos fue asignado a los Estados Unidos para formar parte del nuevo 58 ° Ala de Bombarderos & # 8212 y lanzarían un nuevo bombardero global. El entrenamiento intensivo comenzó en una base aérea cerca de Pratt, Kansas. Las tripulaciones recibieron instrucción en el salón de clases sobre el nuevo avión que cubría el mantenimiento, la navegación, la navegación, el bombardeo y la artillería. Otros miembros del número 40 estuvieron entre los primeros enviados a escuelas de todo el país para que se les enseñen los aspectos técnicos del bombardero, que se estaba introduciendo rápidamente en la producción. Fue el comienzo de una relación de amor y odio entre la tripulación y el avión.

Los aviadores quedaron boquiabiertos ante la primera visión del B-29. Fue el avión más grande y pesado producido en serie hasta ese momento. Su envergadura era aparentemente interminable de 141 pies. Tenía compartimentos presurizados para su tripulación de 11, torretas de armas controladas a distancia, cuatro motores Wright Cyclone de 18 cilindros (capaces de producir más de 2.000 hp cada uno, los más potentes en la aviación), y llevaba las hélices más grandes de cualquier avión a más de 16 1/2 pies de diámetro. El B-29 podría transportar hasta 20.000 libras de bombas y, supuestamente, podría alcanzar objetivos desde una altitud de 31.000 pies.

Sin embargo, el nuevo bombardero no probado no estuvo exento de ciertas fallas. Las modificaciones mayores y menores a los motores retrasaron el programa de producción hasta tal punto que las tripulaciones se vieron obligadas a tomar su entrenamiento en B-17 y Martin B-26 Marauders. La mayoría de las tripulaciones aéreas tuvieron la suerte de realizar un vuelo B-29 al mes. Mientras tanto, los equipos de tierra, con la ayuda de técnicos civiles, trabajaron largas horas durante los siguientes meses para corregir los problemas mecánicos.

Jim O & # 8217Keefe de Larkspur, California, recuerda esos días en Pratt con el 40th Bomb Group. En 1943 se graduó de la escuela de navegación en San Marcos, Texas, y le dijeron que se presentara a Pratt en una semana & # 8217s. & # 8216 Tomé prestado un mapa de carreteras de Kansas y busqué a Pratt, & # 8217 recuerda O & # 8217Keefe. & # 8216 Me llevó mucho tiempo localizarlo. It appeared on the map as a small dot. The closest city was Wichita, about 80 miles away.’

‘Those of us who were second lieutenants fresh from training schools were surprised to find so many high-ranking officers at Pratt. We learned the reason. The 40th Group and three other B-29 groups comprising the 58th Wing had a special mission. We would be the first units to take B-29s into combat.

‘The B-29s came off the production lines slowly, and as soon as one was delivered to Pratt it was swarmed over by fiight engineers, crew chiefs and civilian technicians. The modifications and adjustments were endless. At the time of our departure for India, few of us had accumulated more than a few hours in B-29s, and it was then that the experience of the older pilots, fiight engineers and crew chiefs paid off and saved the B-29 program from disaster.’

Red Carmichael, from Alamogordo, N.M., was one of those hard-working 40th Bomb Group technicians. ‘I was stationed in Pratt, where I was the crew chief of a B-17 that was being used for training purposes,’ he remembers. ‘When the B-29 Superfortresses arrived, I became a crew chief on them. My first maintenance crew consisted of one man who had finished tech school on the B-29 but hadn’t worked on it, an ex-fighter plane crew chief, one B-17 mechanic and one ex-farmer. The first technical orders for maintenance that I saw were parts manual breakdowns no writing, just parts and part numbers. Progress from a maintenance view was very discouraging. My average day was about 20 hours on the fiight line with maybe four hours’ sleep on the hangar fioor because I was too tired to walk to the barracks.’

April 1944 saw the first of 38 B-29s and 60 40th Group fiight crews land at Chakulia, India, where the heat was unbearable for both the men and the planes. The 100-degree-plus temperatures made work impossible during the period between 10 a.m. and 3 p.m.

‘The B-29 at the close of the war was a very good airplane,’ Carmichael says, ‘but when we first received it in 1943 and took it to the China-Burma-India [CBI] theater, it was a very poor aircraft. Nearly everything on that airplane was changed or modified before the end of the war.

‘When we were in India, the Wright engine representative told me that they had made 1,800-plus modifications to the engine alone. The engines were the prime factor in our operational losses because they were of damn poor design, and we didn’t have the proper maintenance people to maintain them.

‘The allowable engine cylinder head temperature was 265 degrees. I never saw a temperature on the early B-29s that was under 300 degrees on takeoff. As a result, we were losing engines and aircraft even before they left the runway. It wasn’t uncommon to replace all top cylinders four or five times to try to reach the 400-hour overhaul limit on the engines. We also had a tremendous problem with exhaust stacks and exhaust collector rings. These would blow out, and you either feathered the engine or risked the danger of a fire in the engine or nacelle.’

Tennessee resident Ivan Potts, a pilot with the 40th Bomb Group’s 25th Squadron, recalls: ‘The first time I saw a B-29 up close I couldn’t believe something that big could actually get off the ground and fiy. Structurally they were very strong. [No U.S. Army Air Force plane made] was more challenging or exciting to fiy. We hated it on occasion but loved it most of the time. It was completely efficient, with no wasted space anywhere. The visibility was great, due to the plexiglass nose. One pilot once said that fiying the B-29 was like fiying a three-bedroom house from the front porch.

‘Many problems became apparent during the plane’s first couple years of existence. The Wright engines were sometimes nicknamed ‘Wrong’ engines, or ‘fiamethrowers.’ They were known to conk out or catch fire in the air. They’d overheat constantly, cylinder heads would blow off, and they also acquired many leaks. The engines even ran too hot on the ground. But as time progressed we had more and more respect for the Superfortress. Its only shortcoming was that it was needed before it was ready.’

As the engine quirks were being worked out, men from the 40th Bomb Group, along with other groups from the 58th Wing based in India, were the first to deploy the Superfortress in combat. Ninety-four planes took part in a June 5, 1944, mission, whose target was the Makasan railroad yard at Bangkok, Thailand. Fourteen planes in the wing aborted before reaching Bangkok 1,000 miles away, most because of engine malfunctions. The target was overcast, forcing the bombardiers to use radar. Only 18 bombs landed inside the target area. To make matters worse, a tropical storm hit as the bombers returned. Five of the planes crashed on landing, and 42 pilots put down at other bases before their fuel ran out.

Although it was a disastrous first strategic mission, it was a learning experience. The targets soon became places in Japan itself, in addition to others in Thailand, Japanese-occupied portions of China, Burma, Manchuria and Formosa. One of the group’s most prestigious achievements in the Pacific war effort was its aerial support for General Douglas MacArthur’s invasion of the Philippines in September 1944. On the 14th and 17th, the B-29s hit key Japanese airfields and installations on Formosa. During the ensuing months, more 40th Bomb Group raids followed from bases at Chakulia as well as at Hsinching, China.

One of the missions from China made a special mark in the news media. On December 7, 1944, O’Keefe’s crew was in a formation heading to bomb Japanese-occupied Mukden (now Shenyang), China, when it encountered heavy fighter opposition. Enemy shells punctured the plane’s nose, destroying O’Keefe’s gun sight and causing the cabin to lose pressure. O’Keefe and the others plugged every hole they could find with rags, but they were still losing pressure. After a thorough search, they finally found more holes on the deck but, alas, were out of rags. Crewman Edwin Mann then eyed his in-fiight meal, which contained a small package of K-ration cheese. ‘Whatever they used to preserve the cheese gave it properties of remarkable toughness and rubbery resilience,’ O’Keefe says jokingly. Mann opened two of the packs and pushed the bits of cheese into the holes. The cabin pressure returned to normal levels and held until they returned safely to base.

‘Several months later,’ O’Keefe recalls,’someone in the 40th received a magazine from home and in it found an article on the B-29s operating out of China. Tucked away in a long paragraph were a couple of lines describing the use of K-ration cheese in effecting in-fiight repairs of a battle-damaged B-29.’

In April 1945, the 40th was ordered to its new base on Tinian, where year-round temperatures held steady in the low 80s — a welcome relief from the searing heat of India and the bitter cold of China. By now the 40th was part of the Twentieth Air Force, which was composed of five combat wings spread around several airfields and using 8,500-foot runways on the three tropical islands of Guam, Saipan and Tinian.

The long fiights from the Mariana Islands to Japan were tests of endurance — a round trip of 3,000 miles over the Pacific took about 15 hours. The crews often found it difficult to stay alert. If it had not been for coffee and Benzedrine they might not have accomplished their task. There was still some beauty to behold in a time of war, though. The Pacific was a glorious sight from the air in the early morning and late evening.

Tinian was a unique tropical island. Twelve miles long and six miles wide, it was virtually the largest operational airfield in the world, containing four runways on North Field and two on West Field. After its capture from the Japanese in the summer of 1944, Tinian was referred to as ‘the Manhattan of the Pacific.’ The moniker emerged when a New York City member of the Engineering Corps laying out the roadways observed that the island shape resembled that of Manhattan.

The 40th’s base at West Field posed a problem at first for those B-29 airmen fiying night missions. Pilots complained that when they were taking off, the height of the hill near the east end of the runway was difficult to judge in the dark. Subsequently, fioodlights were installed to illuminate the hill. At the beginning of the next mission, the planes thundered down the runway just as the lights were switched on. To the shock of the Americans, 20 uncaptured Japanese soldiers (who had been hiding out since the island was invaded the previous summer) were sitting on the hill watching the show.

Shortly before the 40th’s arrival in the Marianas, Twentieth Air Force commander General Curtis E. LeMay changed the B-29s’ bombing game plan. Hitherto, the numerous high-level bombing missions on the Japanese homeland had not accomplished the desired results. It turned out that the bombardiers were helpless against the effects of the newly discovered jet stream. Once dropped, the bombs were affected by the strong air currents. LeMay decided that if his planes could not hit the factories with pinpoint precision, then he would area bomb the neighborhoods that supported the industries.

LeMay’s new tactic was tested against Tokyo on February 25, 1945. Dropping 450 tons of incendiaries from high altitude, 172 B-29s gutted 28,000 buildings in the Japanese capital. On March 4, another raid resulted in similar destruction over the city. At the end of the month, LeMay examined the results and came to some monumental conclusions, speculating that if his bombers could get under the jet stream and cloud cover, the destruction would be even greater. The high-level daylight attacks would be replaced by low-level night incendiary raids from altitudes of 5,000-9,000 feet. No longer would they be at the mercy of the jet stream. Also, the bombers would not feel the strain on the engines and the fuel supply while climbing to their bombing height.

On the night of March 9, LeMay dispatched more than 300 Superfortresses on the 3,000-mile round trip to Tokyo. For the first time, crews of pathfinder aircraft led the force to the target by marking the aiming point with fiares. Within minutes after the first bombs fell, 16 square miles were engulfed by a 30-mph firestorm whipping through the center of the city, killing 84,000 people. Although 14 bombers were lost, LeMay got the results he deemed necessary. Throughout the month the pattern was repeated — in Nagoya on March 11-12, where two square miles disappeared for the loss of one bomber lost out of 285 in Osaka two nights later, where eight square miles were engulfed in Kobe three nights after that, where three square miles disappeared and in Nagoya again on March 19-20, where another three square miles disappeared. In less than two weeks, more than 120,000 civilians perished, while LeMay lost only 20 B-29s. The Superfortress had finally shown what it was capable of doing. LeMay’s decision changed the momentum of the Pacific bombing campaign. Had the Twentieth Air Force not run out of incendiary bombs, the devastation would have continued.

As LeMay waited for his incendiary stock to be replenished, he diverted the B-29s back to strategic bombing in support of the Marine invasion of Okinawa. They bombed Japanese airstrips at Tachiari and Oita, and a factory at Omura on Kyushu.

In the meantime, the 40th Bomb Group entered the Mariana scene and hit the Hiro naval aircraft factory at Kure on May 5 for its first Tinian-based mission, a strategic high-level attack. When the tactic of low-level incendiary raids resumed, the 40th participated in a 500-bomber raid on the neighborhood surrounding the Mitsubishi engine factory at Nagoya on the night of May 14. Four square miles of the city were destroyed.

Tokyo’s number came up again on May 23 and 25, and the 40th was there. Ivan Potts remembers the second raid: ‘Our altitude was only 10,000 feet, and when we went over Tokyo the searchlights were everywhere. We went in single file and we could look out over the yellow-fiamed sky and see the other B-29s stretched out on our right and left. Our plane was quite fortunate not to be caught in any searchlights on both Tokyo raids. But every now and then we would see a B-29 picked up in the cone of the lights and [then] catch hell from the anti-aircraft fire.

‘On the second night, we were one of the last going through, and we were caught in the middle of the firestorm. Our plane moved into the smoke clouds of the fires created by the incendiaries. Our plane was blown from 10,000 feet to 15,000 feet in a matter of seconds! We ended up on our side, and every red light in the aircraft came on! Then we went into a dive where we approached speeds of 500 miles per hour. We finally leveled it out with very little altitude to spare. We just couldn’t believe the power of that firestorm. We were tossed like a leaf in a wind storm.’

Also on the second Tokyo night raid, bombardier O’Keefe, along with many others in the 40th Group, witnessed a strange sight. Prior to the mission, all B-29 crews were warned of the dangers of pilotless, jet-propelled Baka (suicide) bombs. The Japanese strategy was for a twin-engine plane like the Mitsubishi ‘Betty,’ carrying a Baka under its belly, to illuminate a B-29 with a searchlight and then fire its Baka at the American bomber.

That night, O’Keefe’s pilot, Rod Wriston, experienced some violent thermal updrafts from the firestorm below. He held on and banked his B-29 away from the target after O’Keefe dropped his incendiaries. ‘We caught our collective breaths, only to gasp in sudden shock at a bright light that appeared above and in front of us.’ O’Keefe says. ‘I swung my gun sight to cover the light, and brought four .50-caliber machine guns to bear on it. We staggered on, the light neither gaining on us nor fading away. We banked again, and this brought us onto a south heading, the way to our base at Tinian. The great bright light was now to the east of us, and it stayed there and was visible until the sun came up.”

The great light, as O’Keefe and the others discovered in the early morning hours, was the bright planet Venus.

Forty-three other B-29 crews were not so fortunate as the crews of Wriston and Potts those two nights. O’Keefe recalls seeing a number of burning B-29s heading to earth all along the initial run into the city on the morning of the 26th. ‘The cruelest and most sickening of all sights was the B-29 with one engine on fire, which had been turned into fiaming wreckage by the guns of hysterical gunners on another B-29,” he says.

The life of Eddie Allen, one of the most famous B-29s, came to an abrupt halt on the second Tokyo mission. Named after the Boeing test pilot who died in the crash of a B-29 prototype, Eddie Allen had bombed targets in seven countries before meeting its demise.

By the end of the month, 56 square miles of the Japanese capital had ceased to exist. Because the losses were so heavy that month, LeMay ordered another change of tactics. It was back to daylight high-level attacks. The first of these raids was against Yokohama on May 29. A large force of 459 B-29s was escorted by P-51 Mustangs. In a series of grueling dogfights, the Mustangs shot down 26 Japanese fighters. Three Mustangs and four B-29s were lost.

‘We were fiying number one in our formation,” Potts recalls of that mission. ‘Number three plane, which was the plane on the right, was deliberately rammed in the back by one of the Kamikaze Jap fighters. This was a horrible experience for our crew to see, especially the gunners, right off our wing. I don’t think our gunners completely recovered from that for the balance of our missions.

In total, the 40th fiew nine missions in May, five in daylight, four at night. Seven B-29s were destroyed, six received major damage and 20 more had minor damage. In June the group hit more Japanese targets as part of LeMay’s overall plan. It participated in 10 raids, 300 sorties, dropping a total of 2,000 tons of bombs without losing a B-29 or any aircrew due to enemy action. The only plane scrapped was Ivan Potts’ Rankless Wreck. Following a frightening June 5 attack on Kobe, his crew was forced to make an emergency landing on Iwo Jima after being shot up by enemy fighters.

The weather in that part of the world was unpredictable at best, as many crews discovered. ‘I never understood how, with so many of our ships and planes in the area, we never got better forecasts,” O’Keefe states. ‘On a Nagoya mission in May we had to land at Iwo Jima on the return fiight. A few minutes after we landed, they shut down the field because a typhoon had come in.’

On June 1, the weather intervened when 521 B-29s of the 40th and other groups were involved in a daylight incendiary attack on warehouses and military installations around Osaka Bay. En route to a rendezvous with 148 Iwo Jima-based P-51 Mustangs, the B-29s encountered a storm front extending from sea level to above 20,000 feet. The fighters headed through the front. Although the tougher B-29s withstood the turbulence, 27 fighter planes and 24 pilots were lost, some due to collisions. Ninety-four fighters headed back to Iwo Jima, leaving only 27 P-51s to face heavy opposition over the target.

In mid-June, on the one-year anniversary of the B-29s as well as the anniversary of 58th Bomb Wing’s first combat mission, General Henry ‘Hap’ Arnold of the U.S. Joint Chiefs of Staff committee visited Tinian and awarded each group in the 58th Wing the Distinguished Unit Citation.

The 40th Bomb Group fiew nine missions in July, eight of them night incendiary attacks on Japanese urban areas. Not one B-29 plane or crew member was lost, and only two men suffered minor wounds. The group went through the second consecutive month, the 20th straight mission and the 649th sortie without a casualty or a loss of a B-29 from enemy action — a record thought to be untouched by any other B-29 group.

Then came August 1945. A force based on Tinian’s North Field, called the 509th Composite Group, dropped atomic bombs on the cities of Hiroshima and Nagasaki. The 40th crews heard the news of the first blast after returning from a raid on Imbari.

It seemed only fitting that the 40th fiy in the first B-29 raid of the war and the last one. On August 14, it helped bomb the naval arsenal at Hikari. That same day Japan capitulated. The 40th had made an impressive showing in the Pacific fight, joining in 70 combat missions, dropping 9,200 tons of bombs on enemy targets, and losing 32 B-29s to enemy action. Fifty-three crew members were killed, 26 were wounded and 134 were reported missing. The group’s gunners were credited with 46 1/2 enemy planes shot down, 92 probably destroyed and 64 others damaged.

How did the 40th veterans feel about their participation in the war effort, especially the aerial destruction of Japan?

‘All of us who fiew the firestorm raids knew that we created a hell on earth for the people in the cities, and after many years it is still not an easy thing to look back and refiect upon,’ says Jim O’Keefe. ‘But we also have chilling memories of a ruthless, brutal enemy at Pearl Harbor, the Bataan Death March, the thousands of British soldiers who died building the Kwai railroad, the bombing of Chungking, the execution of our captured B-29 crews, and the gunning of comrades descending in parachutes.”

Bill Rooney of Wilmette, Ill., worked for the S-2 Division (Intelligence Branch) of the 40th Group. ‘There are two ways in which you win wars,” he says. ‘Either you kill people and/or you take ground. In the Pacific, the major element that we could take the fight to the enemy with was air power. So we used it….to quote President Harry Truman, ‘I haven’t yet heard anybody apologize for Pearl Harbor.’ I would say that sums up the sentiments of the guys who bombed Japan.”

Years after the war ended, O’Keefe went back to the place where it all began for the World War II B-29 program and the 40th Bomb Group. ‘I did not see Pratt again until the summer of 1977,’ says O’Keefe, ‘I walked over to the runway and, like Dean Jagger in the opening scenes of the movie Twelve O’Clock High, I saw once again the great bombers in their camoufiage war paint thunder down the runway and I imagined I heard the roar of the powerful engines.”

Today, the 40th Bomb Association is an energetic organization that has yearly reunions.

This article was written by Daniel Wyatt and originally published in the September 1994 issue of Historia de la aviación revista. For more great articles subscribe to Historia de la aviación revista hoy!


Contenido

los 4th Bombardment Wing moved to England in June 1943 and as a part of Eighth Air Force began bombing operations against German occupied Europe. Targets included shipyards, synthetic rubber plants, chemical plants, marshalling yards, and oil facilities. In July the wing grew to seven combat groups, which resulted in a reorganization of its groups on 13 September 1943 into the 3d Bombardment Division as a new higher echelon over the 4th and two wings which had groups assigned for the first time: the 13th and 45th Combat Bomb Wings. The 4th CBW administratively controlled only two groups until December 1943, when the newly arrived 447th BG was assigned to it.

In 1944, some subordinate units attacked coastline defenses and marshalling yards in preparation for the Allied invasion of France. Some units supported ground troops during the Battle of the Bulge (December 1944 – January 1945) and the assault across the Rhine (March 1945 – April 1945).

In the postwar years, the command was part of Air Defense Command assigned as a reserve wing assigned to First Air Force from 1946 to 1949. Ώ]

Rectivated in 1951 as an intermediate command echelon of Strategic Air Command, the 4th Air Division was part of Second Air Force, controlling B-29, Boeing B-50 Superfortress and B-47 wings. In 1962, units controlled by the 4th Air Division supported 2d Air Force's post attack command and control system, and became responsible for the Advanced Airborne Command Post. It participated in the 1962 Cuban Missile Crisis and trained in electronic countermeasures and conducted combat operations in Southeast Asia in the late 1960s.

Reassigned to SAC's Fifteenth Air Force in 1970, the 4th assured that assigned units were capable of conducting strategic aerospace warfare using intercontinental ballistic missiles, long-range bombardment, and air refueling resources, according to the Emergency War Order. In addition, the division assumed airborne command and control responsibilities that consisted of supporting auxiliary airborne command post aircraft.

Inactivated in 1988 Ώ] as a result of budget reductions and a consolidation of SAC's command and control echelons.


Ver el vídeo: Breve Historia de la Campaña de Bombardeo sobre Alemania, 1940-1945. 1ª Parte (Diciembre 2021).