Noticias

Los anatolios prehistóricos quitaron la carne de los huesos para facilitar la transición a la muerte

Los anatolios prehistóricos quitaron la carne de los huesos para facilitar la transición a la muerte


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Una nueva investigación sugiere que las personas en una aldea de la Edad de Piedra en Turquía cortaron la carne de los huesos y cráneos de varias personas que estaban muriendo o acababan de morir, luego pintaron y / o enyesaron los huesos y los enterraron con caparazones de tortuga y cabezas y cuernos de animales. Un investigador que estudia los esqueletos dijo que varios de los cuerpos habían sido arrancados del cuero cabelludo. Concluyó que las marcas de corte en los huesos de 10 personas de los 281 esqueletos que estudió no se debían a heridas sino a deshuesar. Dice que el canibalismo era poco probable.

Defleshing era una forma de ayudar a la persona muerta a hacer la transición de la vida a la muerte. En todo el mundo se han encontrado marcas de cortes en los huesos que indican que se había realizado el descortezado, pero debido a que en la mayoría de los casos las personas murieron antes de que se llevaran registros, los investigadores han tenido que descifrar por qué las personas les hacían esto a los cadáveres.

En febrero, Ancient-Origins informó sobre los arqueólogos que estudiaban una cueva en el sureste de Italia con restos de personas que murieron hace 7.500 años. Los arqueólogos dijeron que son los primeros casos conocidos en la Europa de la Nueva Edad de Piedra de personas que raspan la carne de los huesos de las personas después de la muerte. Los investigadores descartaron el canibalismo u otra violencia como causa de muerte. Un artículo del 2 al 15 de febrero en la revista Antigüedad detalla el corte y raspado con herramientas de piedra de estos esqueletos incompletos en la cueva de Scaloria entre el 5500 y el 5200 a. C.

"Hueso y carne es una de las oposiciones binarias más distintivas", escribe Yilmaz Selim Erdal de la Universidad Hacettepe en Ankara, en un artículo sobre su investigación en el Revista europea de arqueología . “En Anatolia, hay un dicho que dice 'Eti senin, kemiği benim' ('la carne es tuya, el hueso es mío'). En esta frase, el hueso refleja tanto el linaje como la vida ".

En la década de 2000, los arqueólogos excavaron más de 800 esqueletos en una aldea neolítica en Körtik Tepe en la provincia de Diyarbakir en Turquía en preparación para la construcción de una presa. Erdal estudió los esqueletos de 281 personas y descubrió que nueve o diez tenían marcas de cortes que indicaban deshuesado en el cráneo y otros huesos. También encontró huesos pintados y enlucidos.

Las tumbas de Körtik Tepe Pof 8.000 a 7.000 a. C. mostraban entierros debajo de las casas; yeso de esqueleto con marcas de corte en el cráneo. Capas de PNA; y ajuar funerario, incluidos abalorios, hachas y cuencos de piedra. (Foto: Archivo fotográfico de Körtik / Revista europea de arqueología )

Los arqueólogos encontraron un asentamiento habitado por primera vez alrededor de 10400 a 9250 a.C., aunque hay indicios de que la gente vivía en el área hace 20.000 años o más. (Las ruinas de un pueblo medieval también se encuentran en el sitio). La gente de Körtik Tepe eran cazadores-recolectores-pescadores que se quedaban en un lugar y comían plantas, animales y peces completamente silvestres. Es decir, no habían hecho ninguna domesticación de plantas ni animales ni agricultura. Es uno de los primeros sitios de cazadores-recolectores sedentarios, según KortikTepe.com.

Sus casas eran circulares, de 2,3 a 3,8 metros (7,5 a 12,5 pies), con pisos de tierra dura y paredes de escombros con varios tipos de material para techos. También tenían silos y lo que Erdal llama edificios públicos, aunque no dice cuál era su propósito; quizás festejando.

El sitio de Körtik Tepe en la orilla occidental del río Tigris ha estado bajo excavación desde 2000. (Foto de http://kortiktepe.com/en/)

Enterraron los cuerpos de sus fallecidos debajo del piso, cerca de las paredes o en los espacios entre los edificios. Los bienes funerarios en esta aldea se consideran más ricos y avanzados que los de otras aldeas contemporáneas y dicen mucho sobre su sociedad:

Aunque se encontraron entierros sin ningún objeto, un número significativo de cadáveres fueron enterrados con ajuar funerario de diversa calidad y cantidad. Entre estos ajuares se encuentran cuentas (que se cuentan por miles) hechas de piedra, concha y hueso; herramientas de obsidiana y pedernal; piedras de moler, hachas, morteros, abalorios, herramientas de hueso, morteros; cuencos de piedra decorados o sencillos; placas y amuletos de piedra y hueso; [pescar] pesos de redes, etc. Sobre la base del uso-desgaste observado en los objetos y otros descubrimientos del asentamiento, se sugirió que los objetos, la mayoría de los cuales fueron recuperados de enterramientos, también se usaron en la vida diaria. Además, hay algunos casos de un caparazón de tortuga completo que se coloca alrededor de los cráneos y tumbas rodeadas de cabezas y cuernos de animales, así como otros hallazgos que representan casos únicos con respecto a las costumbres funerarias. Los ajuares funerarios muestran similitudes con los de muchos otros asentamientos de PPN [neolíticos anteriores a la alfarería] ...

Los arqueólogos han encontrado herramientas y hachas de piedra, cuentas hechas de muchas sustancias, cuencos de piedra y otros objetos. (Foto por Körtiktepe.com)

Erdal explicó que el pueblo Dayak de Borneo cree que cuando un cuerpo se ha descompuesto por completo y tiene huesos limpios, el alma ha completado su viaje y finalmente ha llegado a la tierra ancestral.

“La cremación y el entierro aceleran la eliminación del cuerpo. El descortezado también se puede considerar como un proceso de aceleración. Por lo tanto, la razón fundamental de estos tratamientos posdeposicionales puede entenderse como acelerar el proceso de unión con los antepasados ​​o hacer que la persona fallecida abandone este mundo para siempre. La evidencia arqueológica de entierros secundarios, remoción de las cabezas, enyesado de cráneos, pintura de huesos y enyesado de esqueletos en los asentamientos de PPN de Medio Oriente indican que el proceso de despojo, o al menos la descomposición del cuerpo, tuvo un lugar importante en un sistema de creencias. El despojo podría interpretarse en términos de la finalización de la muerte, mientras que la preservación del hueso limpio jugó un papel importante en los rituales de las comunidades neolíticas ”, explicó Erdal.

De manera similar, los autores del artículo sobre los esqueletos cortados en Italia escribieron que desollar puede haber sido "la terminación final de una interacción prolongada e íntima entre vivos y muertos: el fin del duelo".

Imagen de portada: la tumba de Körtik Tepe entre el 8.000 y el 7.000 a. C. mostraba un esqueleto con marcas de cortes en los huesos. (Foto: Archivo fotográfico de Körtik / Revista Europea de Arqueología)

Por Mark Miller


Los fenómenos tafonómicos se agrupan en dos fases: eventos de bioestratinomía que ocurren entre la muerte del organismo y el entierro, y eventos de diagénesis que ocurren después del entierro. [1] Desde la definición de Efremov, la tafonomía se ha expandido para incluir la fosilización de materiales orgánicos e inorgánicos a través de influencias culturales y ambientales.

Este es un concepto multidisciplinario y se utiliza en contextos ligeramente diferentes en diferentes campos de estudio. Los campos que emplean el concepto de tafonomía incluyen:

Hay cinco etapas principales de tafonomía: desarticulación, dispersión, acumulación, fosilización y alteración mecánica. [4] La primera etapa, la desarticulación, ocurre cuando el organismo se descompone y los huesos ya no se mantienen unidos por la carne y los tendones del organismo. La dispersión es la separación de partes de un organismo causada por eventos naturales (es decir, inundaciones, carroñeros, etc.). La acumulación ocurre cuando hay una acumulación de materiales orgánicos y / o inorgánicos en un lugar (carroñeros o comportamiento humano). Cuando el agua subterránea rica en minerales impregna materiales orgánicos y llena los espacios vacíos, se forma un fósil. La etapa final de la tafonomía es la alteración mecánica, estos son los procesos que alteran físicamente los restos (es decir, congelación-descongelación, compactación, transporte, entierro). [5] Cabe agregar que estas "etapas" no son sólo sucesivas, sino que interactúan. Por ejemplo, los cambios químicos ocurren en cada etapa del proceso debido a las bacterias. Los "cambios" comienzan tan pronto como la muerte del organismo: se liberan enzimas que destruyen el contenido orgánico de los tejidos, y los tejidos mineralizados como el hueso, el esmalte y la dentina son una mezcla de componentes orgánicos y minerales. Además, la mayoría de las veces el organismo (vegetal o animal) está muerto porque ha sido "asesinado" por un depredador. La digestión modifica la composición de la carne, pero también la de los huesos. [6] [7]

La tafonomía ha experimentado una explosión de interés desde la década de 1980, [9] con investigaciones centradas en determinadas áreas.

    , biogeoquímicos y controles a gran escala sobre la conservación de diferentes tipos de tejidos, en particular, conservación excepcional en Konzervat-lagerstätten. Dentro de este campo se cubre el predominio de agentes biológicos frente a agentes físicos en la destrucción de restos de los principales grupos taxonómicos (plantas, invertebrados, vertebrados).
  • Procesos que concentran restos biológicos, especialmente en el grado en que los diferentes tipos de ensamblajes reflejan la composición de especies y la abundancia de faunas y flores de origen.
  • La tafonomía actualista usa el presente para comprender los eventos tafonómicos pasados. Esto se hace a menudo a través de experimentos controlados, [10] como el papel que juegan los microbios en la fosilización, [11] los efectos de los mamíferos carnívoros en los huesos, [12] o el entierro de huesos en un canal de agua. [8] El modelado por computadora también se usa para explicar eventos tafonómicos. [8] [13]
  • La resolución espacio-temporal [aclaración necesaria] y fidelidad ecológica [aclaración necesaria] de conjuntos de especies, en particular el papel relativamente menor del transporte fuera del hábitat contrasta con los principales efectos del promedio temporal. [aclaración necesaria]
  • Los contornos de megabiasis en el registro fósil, incluida la evolución de nuevos bauplanos y capacidades de comportamiento, y cambios a gran escala en el clima, la tectónica y la geoquímica de los sistemas de la superficie de la Tierra.
  • Los objetivos de la misión del Laboratorio de Ciencias de Marte evolucionaron desde la evaluación de la antigua habitabilidad de Marte hasta el desarrollo de modelos predictivos sobre tafonomía. [aclaración necesaria] [14]

Paleontología Editar

Una motivación detrás de la tafonomía es comprender mejor los sesgos presentes en el registro fósil. Los fósiles son omnipresentes en las rocas sedimentarias, pero los paleontólogos no pueden sacar las conclusiones más precisas sobre la vida y la ecología de los organismos fosilizados sin conocer los procesos involucrados en su fosilización. Por ejemplo, si un conjunto fósil contiene más de un tipo de fósil que otro, se puede inferir que el organismo estaba presente en mayor número o que sus restos eran más resistentes a la descomposición.

A finales del siglo XX, los datos tafonómicos comenzaron a aplicarse a otros subcampos paleontológicos como la paleobiología, la paleoceanografía, la icnología (el estudio de trazas fósiles) y la bioestratigrafía. Al llegar a comprender las implicaciones oceanográficas y etológicas de los patrones tafonómicos observados, los paleontólogos han podido proporcionar interpretaciones y correlaciones nuevas y significativas que de otro modo habrían permanecido oscuras en el registro fósil.

Ciencias forenses Editar

La tafonomía forense es un campo relativamente nuevo que ha aumentado en popularidad en los últimos 15 años. Es un subcampo de la antropología forense que se centra específicamente en cómo las fuerzas tafonómicas han alterado la evidencia criminal. [15]

Hay dos ramas diferentes de la tafonomía forense: biotafonomía y geotafonomía. La biotafonomía analiza cómo ha ocurrido la descomposición y / o destrucción del organismo. Los principales factores que afectan a esta rama se clasifican en tres grupos: factores ambientales, variables externas, factores individuales, factores del propio organismo (es decir, tamaño corporal, edad, etc.) y factores culturales, factores específicos de cualquier comportamiento cultural que pueda afectar la descomposición. (prácticas funerarias). La geotafonomía estudia cómo las prácticas de entierro y el entierro en sí afectan el medio ambiente circundante. Esto incluye alteraciones del suelo y marcas de herramientas por cavar la tumba, interrupción del crecimiento de las plantas y el pH del suelo por el cuerpo en descomposición, y la alteración de la tierra y el drenaje del agua por la introducción de una masa antinatural en el área. [dieciséis]

Este campo es extremadamente importante porque ayuda a los científicos a utilizar el perfil tafonómico para ayudar a determinar qué sucedió con los restos en el momento de la muerte (perimortem) y después de la muerte (post mortem). Esto puede marcar una gran diferencia al considerar qué se puede utilizar como prueba en una investigación criminal. [17]

Arqueología ambiental Editar

Los arqueólogos estudian los procesos tafonómicos para determinar cómo los restos de plantas y animales (incluidos los humanos) se acumulan y se conservan de manera diferencial dentro de los sitios arqueológicos. La arqueología ambiental es un campo de estudio multidisciplinario que se enfoca en comprender las relaciones pasadas entre los grupos y sus entornos. Los principales subcampos de la arqueología ambiental incluyen zooarqueología, paleobotánica y geoarqueología. La tafonomía permite a los especialistas identificar qué artefactos o restos encontrados antes y después del entierro inicial. Zooarchaeology, un enfoque dentro de la arqueología ambiental investiga los procesos tafonómicos en restos animales. Los procesos más comúnmente identificados dentro de la zooarqueología incluyen alteración térmica (quemaduras), marcas de corte, hueso trabajado y marcas de roeduras. [18] Los huesos alterados térmicamente indican el uso de fuego y procesamiento de animales. Las marcas de corte y el hueso trabajado pueden informar a los zooarqueólogos sobre el uso de herramientas o el procesamiento de alimentos. [19] Cuando hay poco o ningún registro escrito, la tafonomía permite a los arqueólogos ambientales comprender mejor las formas en que un grupo interactuó con sus entornos y habitantes circundantes.

El campo de la arqueología ambiental proporciona información crucial para intentar comprender la resiliencia de las sociedades pasadas y los grandes impactos que los cambios ambientales pueden tener en una población. El conocimiento adquirido en el pasado a través de estos estudios se puede utilizar para informar las decisiones presentes y futuras para las interacciones entre el ser humano y el medio ambiente.

Debido a los procesos muy selectos que causan la conservación, no todos los organismos tienen las mismas posibilidades de ser preservados. Cualquier factor que afecte la probabilidad de que un organismo se conserve como fósil es una fuente potencial de sesgo. Por lo tanto, podría decirse que el objetivo más importante de la tafonomía es identificar el alcance de tales sesgos de manera que puedan cuantificarse para permitir interpretaciones correctas de las abundancias relativas de organismos que componen una biota fósil. [20] A continuación se enumeran algunas de las fuentes de sesgo más comunes.

Atributos físicos del propio organismo Editar

Quizás esto represente la mayor fuente de sesgo en el registro fósil. En primer lugar, los organismos que contienen partes duras tienen muchas más posibilidades de estar representados en el registro fósil que los organismos que consisten únicamente en tejidos blandos. Como resultado, los animales con huesos o conchas están sobrerrepresentados en el registro fósil y muchas plantas solo están representadas por polen o esporas que tienen paredes duras. Los organismos de cuerpo blando pueden formar del 30% al 100% de la biota, pero la mayoría de los conjuntos fósiles no conservan nada de esta diversidad invisible, lo que puede excluir del registro fósil a grupos como los hongos y los filos de animales completos. Muchos animales que mudan, por otro lado, están sobrerrepresentados, ya que un animal puede dejar múltiples fósiles debido a sus partes corporales descartadas. Entre las plantas, las especies polinizadas por el viento producen mucho más polen que las especies polinizadas por animales, estando las primeras sobrerrepresentadas en relación con las segundas. [ cita necesaria ]

Características del hábitat Editar

La mayoría de los fósiles se forman en condiciones en las que el material se deposita en el fondo de los cuerpos de agua. Las costas marinas especialmente poco profundas producen grandes cantidades de fósiles, por lo que los organismos que viven en tales condiciones tienen una probabilidad mucho mayor de ser conservados como fósiles que los organismos que viven en condiciones sin depósitos. En ambientes continentales, la fosilización es especialmente probable en lagos pequeños que se llenan gradualmente de material orgánico e inorgánico y especialmente en humedales que acumulan turba. Por lo tanto, los organismos de tales hábitats están sobrerrepresentados en el registro fósil. [ cita necesaria ]

Mezcla de fósiles de diferentes lugares Editar

Un depósito sedimentario puede haber experimentado una mezcla de restos no contemporáneos dentro de unidades sedimentarias individuales a través de procesos físicos o biológicos, es decir, un depósito podría romperse y volverse a depositar en otro lugar, lo que significa que un depósito puede contener una gran cantidad de fósiles de otro lugar (un alóctono depósito, a diferencia de lo habitual autóctono). Por lo tanto, una pregunta que se hace a menudo sobre los depósitos fósiles es ¿hasta qué punto el depósito fósil registra la verdadera biota que originalmente vivió allí? Muchos fósiles son obviamente autóctonos, como los fósiles enraizados como los crinoideos, [ aclaración necesaria ] y muchos fósiles son intrínsecamente obviamente alóctonos, como la presencia de plancton fotoautótrofo en un depósito bentónico que debe haberse hundido para ser depositado. Por lo tanto, un depósito fósil puede sesgarse hacia especies exóticas (es decir, especies no endémicas de esa área) cuando la sedimentología está dominada por oleadas impulsadas por la gravedad, como deslizamientos de tierra, o puede sesgarse si hay muy pocos organismos endémicos para preservar. Este es un problema particular de la palinología. [ cita necesaria ]

Resolución temporal Editar

Debido a que las tasas de rotación de la población de taxones individuales son mucho menores que las tasas netas de acumulación de sedimentos, los restos biológicos de poblaciones sucesivas y no contemporáneas de organismos pueden mezclarse en un solo lecho, conocido como promediación del tiempo. Debido a la naturaleza lenta y episódica del registro geológico, dos fósiles aparentemente contemporáneos pueden haber vivido en realidad siglos, o incluso milenios, separados. Además, el la licenciatura de promediar el tiempo en un ensamblaje puede variar. El grado varía según muchos factores, como el tipo de tejido, el hábitat, la frecuencia de los eventos de entierro y exhumación, y la profundidad de la bioturbación dentro de la columna sedimentaria en relación con las tasas netas de acumulación de sedimentos. Al igual que los sesgos en la fidelidad espacial, existe un sesgo hacia los organismos que pueden sobrevivir a los eventos de reelaboración, como las conchas. Un ejemplo de un depósito más ideal con respecto al sesgo de promediación del tiempo sería un depósito de ceniza volcánica, que captura una biota completa atrapada en el lugar equivocado en el momento equivocado (por ejemplo, la lagerstätte Silurian Herefordshire).

Brechas en series de tiempo Editar

El registro geológico es muy discontinuo y la deposición es episódica en todas las escalas. En la escala más grande, un período sedimentológico de masas elevadas puede significar que no puede ocurrir deposición durante millones de años y, de hecho, puede ocurrir erosión del depósito. Tal pausa se llama discordancia. Por el contrario, un evento catastrófico como un deslizamiento de tierra puede sobrerrepresentar un período de tiempo. A menor escala, los procesos de socavación como la formación de ondulaciones y dunas y el paso de corrientes de turbidez pueden provocar la eliminación de capas.Por lo tanto, el registro fósil está sesgado hacia períodos de mayor sedimentación, los períodos de tiempo que tienen menos sedimentación están, en consecuencia, menos representados en el registro fósil. [ cita necesaria ]

Un problema relacionado son los lentos cambios que se producen en el entorno depositacional de un área en la que un depósito puede experimentar períodos de mala conservación debido, por ejemplo, a la falta de elementos biomineralizantes. Esto provoca la obliteración tafonómica o diagenética de los fósiles, produciendo vacíos y condensación del registro. [ cita necesaria ]

Consistencia en la preservación a lo largo del tiempo geológico Editar

Los cambios importantes en las propiedades intrínsecas y extrínsecas de los organismos, incluida la morfología y el comportamiento en relación con otros organismos o cambios en el entorno global, pueden causar cambios cíclicos seculares o de largo plazo en la preservación (megabias). [ cita necesaria ]

Prejuicios humanos Editar

Gran parte de lo incompleto del registro fósil se debe al hecho de que solo una pequeña cantidad de roca está expuesta en la superficie de la Tierra, y ni siquiera la mayor parte ha sido explorada. Nuestro registro fósil se basa en la pequeña cantidad de exploración que se ha realizado al respecto. Desafortunadamente, los paleontólogos como humanos pueden estar muy sesgados en sus métodos de recolección, un sesgo que debe identificarse. Las posibles fuentes de sesgo incluyen,


Los anatolios prehistóricos quitaron la carne de los huesos para facilitar la transición a la muerte - Historia

por Ward Nicholson
Copyright y copia 1997, 1999 de Ward Nicholson. Reservados todos los derechos.
Comuníquese con el autor para obtener permiso para volver a publicar.


Actualización especial de abril de 1999: AVANCES TARDÍOS EN LAS TÉCNICAS DE ESTIMACIÓN PALEOPATOLÓGICA DEL ENVEJECIMIENTO han sugerido que los estudios basados ​​en técnicas anteriores (como en el artículo discutido aquí) pueden subestimar la edad de muerte de las personas mayores y sobrestimar la de las personas más jóvenes. Es posible que el rango de errores de estimación involucrados sea sustancial. Por lo tanto, el perfil de los resultados de la distribución por edades en estudios de compilación como el que se analiza a continuación puede aplanarse o comprimirse con respecto a

Por otro lado, sin embargo, esta consideración no afecta la "edad relativa", por así decirlo, de las comparaciones entre la edad al momento de la muerte de diferentes especímenes esqueléticos, como se resume aquí, ni tiene un impacto material en las inferencias sobre el estado de salud como lo indica el esqueleto. datos. Por lo tanto, por esa razón, los resultados presentados aquí siguen siendo de considerable interés en la comparación de edades / estado de salud de los pueblos del Paleolítico tardío frente a los pueblos agrícolas del Neolítico que los siguieron. En una fecha posterior, se puede proporcionar información actualizada para complementar este informe con respecto a las cifras estimadas de edad al momento de la muerte.


¿Cómo se compara la salud / longevidad de los cazadores-recolectores del Paleolítico tardío con la de los agricultores neolíticos que los sucedieron? Periódicamente, se escuchará en foros de discusión en línea dedicados a los alimentos crudos y el vegetarianismo que los pueblos del Paleolítico solo vivieron hasta los 25 (o 30, o 35) años, o la edad que sea. (La falta de exactitud en tales cifras ilustra cómo corroborar los "hechos científicos" propios no suele ser un valor muy enfatizado en estos foros.) El punto que se pretende generalmente es que esos hombres de las cavernas carnívoros terriblemente libertinos, y presumiblemente mujeres, no vivían mucho tiempo debido al consumo de carne.

Sin embargo, como suele ser el caso con tales "hechos", si uno mira las fuentes documentadas, ve una imagen diferente. A continuación, presentamos un resumen de un artículo clásico sobre la salud y la longevidad de las personas del Paleolítico tardío (preagrícola) y del Neolítico (agricultura temprana). [Fuente: Angel, (1984) "La salud como factor crucial en los cambios de la caza a la agricultura desarrollada en el Mediterráneo oriental". En: Cohen, Armelagos, (eds.) (1984) Paleopatología en los orígenes de la agricultura (actas de una conferencia celebrada en 1982). Orlando: Prensa académica. (págs. 51-73)]

Tenga en cuenta que estas cifras provienen de estudios en el campo de la "paleopatología" (investigación de la salud, enfermedad y muerte a partir del estudio arqueológico de esqueletos) de restos en el Mediterráneo oriental (definido en el artículo de Angel para incluir también a Grecia y Turquía occidental), un área donde se dispone de una muestra de datos más continua desde la antigüedad. Sin embargo, debido a la inevitable irregularidad del registro arqueológico en general, se incluyeron muestras de los Balcanes, Ucrania, África del Norte e Israel para los períodos más tempranos (Paleolítico y Mesolítico). Si bien las poblaciones de la región no siempre descendieron directamente unas de otras, centrar el estudio en el Mediterráneo oriental minimiza el sesgo en los datos debido al cambio genético a lo largo del tiempo.

La siguiente tabla está adaptada y condensada considerablemente de la tabla completa de Angel incluida en el documento anterior. Angel comenta sobre los indicadores que se dan en la siguiente tabla que, arqueológicamente, la esperanza de vida es el indicador más simple de la salud en general. El crecimiento y el estado de nutrición generalmente se pueden indicar por la altura de la base del cráneo, el índice de profundidad de la entrada de la pelvis y la estatura del adulto, los dos últimos de los cuales se muestran aquí además de la esperanza de vida.

SALUD Y LONGEVIDAD DE LOS PUEBLOS ANTIGUOS

Índice de profundidad de entrada pélvica
% (más alto es mejor)

Fem. 30.000 a 9.000 a.C. (Épocas del "Paleolítico tardío", es decir, aproximadamente 50/50 dieta vegetal / animal, según las últimas cifras disponibles en otros lugares).

30.0 9.000 a 7.000 a.C. (Período de transición "mesolítico" del Paleolítico a algunos productos agrícolas).

31.3 7.000 a 5.000 a.C. ("Neolítico temprano", es decir, la agricultura se extiende primero ampliamente: a medida que la dieta se vuelve más agrícola, también se vuelve más vegetariana en carácter: relativamente mucha menos carne en aproximadamente el 10% de la dieta, y mucho más alimento vegetal, gran parte del cual fue a base de granos.)

29.8 5000 a 3000 a.C. ("Neolítico tardío", es decir, la transición está casi completa).

29.2 3000 a 2000 a.C. (Período "Bronce temprano")

29.4 2000 a.C. y siguiendo ("Gente del medio")

31.4 Alrededor del 1450 a.C. ("Reyes de bronce")

36.1 1450 a 1150 a.C. ("Bronce tardío")

32.6 1.150 a 650 a.C. ("Hierro temprano")

30.9 650 al 300 a.C. ("Clásico")

36.8 300 a.C. al 120 d.C. ("helenístico")

38.0 120 a 600 d.C. ("Imperio Romano")

31.1 Constantinopla bizantina

37.3 1400 a 1800 d.C. ("Barroco")

28.5 1800 a 1920 d.C. ("Romántico")

38.4 "Modern U.S. White" (presumiblemente de 1980)

A partir de los datos anteriores, se puede ver que las cosas rara vez son tan claras como les gustaría a los puristas de la dieta. Para cualquier período en el tiempo, hay bien y hay mal.

Lo principal a tener en cuenta aquí sobre la esperanza de vida promedio corta en comparación con los tiempos modernos es que se cree que las causas principales han sido "riesgos laborales", es decir, accidentes, traumas, etc., estrés del nomadismo, etc. No siempre está claro con qué fuerza se pueden sacar otras conclusiones sobre el efecto de la dieta a partir de estas cifras, pero en igualdad de condiciones:

    La longevidad media disminuyó ligeramente durante los primeros milenios posteriores a la introducción de los alimentos agrícolas, durante los cuales los alimentos vegetales se convirtieron en una parte mayor de la dieta y la carne en una parte menor que antes. Esto parecería indicar que el consumo de carne / proteínas en sí mismo no habría sido el factor responsable de la disminución de la longevidad (ya que se consumía menos después del Paleolítico tardío).

Otros datos interesantes sobre la dieta y la salud del artículo de Angel relacionados con la transición Paleolítico / Neolítico:

    En tiempos prehistóricos (que incluirían los períodos Paleolítico, Mesolítico y Neolítico en la tabla anterior), la mortalidad infantil humana era del 20 al 30%. (Para los animales salvajes, la cifra es del 60-80%). Pocas personas vivieron mucho más allá del final de su período reproductivo fértil.

Dada esta fuente de alimento animal para minerales críticos para la construcción del esqueleto, que normalmente también se reflejaría en buenos valores para la altura de la base del cráneo, la profundidad de la entrada pélvica y la estatura adulta, el pobre estado mineral reflejado en estas mediciones apunta a parte de la explicación. como efecto de la ingesta continuada de fitato de los cereales, sustancia que se une a los minerales impidiendo una absorción eficaz.

Angel resume la transición del Paleolítico al Neolítico y más allá como

Los efectos de la enfermedad fueron menores en el Paleolítico Superior [Tardío] excepto por el trauma. En áreas postglacialmente calientes, la hiperostosis porótica [indicativa de anemia] aumentó en el Mesolítico y alcanzó altas frecuencias en los tiempos del Neolítico al Bronce Medio. [Nota recordatoria: El final de la última Edad de Hielo y el consiguiente derretimiento de los glaciares que se produjo en la cúspide de la transición Paleolítico / Neolítico provocó un aumento en el nivel del mar, con el consiguiente aumento de la malaria en las zonas del interior afectadas que se volvieron pantanosas como resultado.] Aparentemente, esto se debió principalmente a las talasemias, ya que los niños lo muestran en los huesos largos y en el cráneo. Pero la hiperostosis porótica en adultos también tuvo otras causas, probablemente por deficiencia de hierro por anquilostomiasis, amebiasis o fitato, efecto de cualquiera de las malarias. Las talasemias implican necesariamente paludismo por P. falciparum. Esta enfermedad puede ser una causa directa de baja estatura.

La otra presión que limitaba la estatura y probablemente también la fertilidad en las épocas agrícolas tempranas y en desarrollo era la deficiencia de proteínas y de hierro y zinc por la ingestión de demasiado ácido fítico [por ejemplo, de los cereales] en la dieta. Además, surgieron nuevas enfermedades, incluidas las epidemias, a medida que aumentaba la población, indicado por un aumento de las líneas de detención del esmalte en las muestras de la Edad del Bronce Medio.

Podemos concluir que los agricultores eran menos saludables que los cazadores, al menos hasta la época clásica a romana. [Debido a la dificultad de desenredar todos los factores relevantes, como Angel explica un poco antes] [no podemos] decir exactamente cuánto menos saludables estaban, sin embargo, o exactamente cómo o por qué.

Antes de escribir a los colaboradores de Beyond Veg, tenga en cuenta nuestras
política de correo electrónico sobre qué tipos de correo electrónico podemos y no podemos


El sitio de Harrell

Haga clic en las imágenes para ampliar

En contraste con la guerra generalizada implícita en la evidencia del suroeste del desierto, la mayoría de las muertes prehistóricas violentas en las llanuras del sur, incluido Texas, parecen ser el resultado de redadas a pequeña escala.

Al retirar los huesos, en la tierra de abajo estaban las manos esqueléticas y aparentemente el Entierro 23 estrechó la mano del Entierro 22. George Fox, 1938.

La forma en que se trataron las mandíbulas, o los huesos de la mandíbula, de los muertos en el sitio de Harrell indicó un patrón más ritualizado, claramente no un fenómeno de la intemperie o de la naturaleza.

La violencia estaba claramente en marcha en la Texas prehistórica y las regiones vecinas hace unos 1100 años y durante siglos a partir de entonces. No comprendemos completamente la naturaleza de los conflictos, las causas desencadenantes o qué llevó el impulso hostil a través de las llanuras del sur y al sur hasta el centro y la costa de Texas. Lo que sí sabemos sobre este cambio de comportamiento aparentemente abrupto proviene principalmente de las tumbas. En pequeños cementerios de este período de tiempo, los arqueólogos han encontrado evidencia generalizada de asesinatos y evidencia reveladora del instrumento de la muerte & # 151flechas con puntas de piedras pequeñas & # 151 dentro de las tumbas o incluso incrustadas en los restos esqueléticos. Algunos esqueletos muestran signos más horribles de violencia: cráneos aplastados, decapitación y falta de miembros. En conjunto, esta evidencia muestra que durante un lapso de tres o cuatro siglos entre aproximadamente el 900 y el 1200-1300 d.C., los asesinatos y la violencia se generalizaron en la Texas prehistórica, un patrón que también se observa en el suroeste en los años 1200 y 1300 d.C.

Si bien los humanos se han estado matando unos a otros a lo largo de la historia registrada y probablemente durante todo el período de la prehistoria, no se ve evidencia directa de violencia en la mayoría de los sitios de nativos americanos en Texas. Aparte de las casas quemadas, que pueden o no haber sido incendiadas intencionalmente por la ira, la única forma en que podemos detectar la violencia en el registro arqueológico es mediante el estudio de los restos humanos. Los análisis de restos humanos encontrados en otras áreas de Texas, especialmente en las llanuras costeras centrales, sugieren que la violencia comenzó a aumentar durante el Arcaico Tardío hace unos 2000-3000 años. Si bien nunca sabremos qué desencadenó los episodios individuales, generalmente se piensa que el aumento de la violencia refleja la creciente competencia por los recursos provocada por el aumento de la población, a veces junto con el deterioro de las condiciones climáticas que obligaron a las personas a inmiscuirse en los territorios de otros. Esta es una explicación plausible de un panorama general de lo que sucedió en las llanuras del sur a finales de la Prehistoria.

Uno de los cambios más obvios que distingue la forma de vida de la Prehistoria tardía del antiguo patrón Arcaico anterior es un cambio en los sistemas de armamento, desde el antiguo dispositivo de lanzamiento de lanzas llamado atlatl, hasta el arco y la flecha. Los investigadores creen que esta transición ocurrió gradualmente, comenzando con el & quotself & quot o arco simple (no recurvado), y que los pueblos cazadores pueden haber usado ambos tipos de armas durante algún tiempo. Mientras que los indios de las llanuras aparentemente adoptaron el arco y la flecha mucho antes de la época de Cristo, al sur del río Rojo la transición al arco y la flecha no ocurrió hasta después del año 500 d.C. comenzó a utilizarse. Pero otros cambios en la forma de vida probablemente fueron más fundamentales. La introducción de la alfarería permitió a las personas crear más fácilmente recipientes y vasijas de cocina que podrían exponerse directamente al fuego, cambiando así (y mejorando) la forma en que se preparaban ciertos alimentos. Aún más importante fue la expansión de la agricultura, que gradualmente permitió (u obligó) a las personas a permanecer en un lugar durante períodos más largos.

Estos cambios no fueron simultáneos ni uniformes en las llanuras del sur. Pero a medida que las sociedades se transformaron de viejas formas de vida a nuevas, la violencia se generalizó, particularmente durante el período entre el 900 y el 1300 d.C. En los pueblos del suroeste, hay indicios de guerra total o matanzas a gran escala durante el 1200 d.C y 1300. Los arqueólogos en Nuevo México y Arizona han estudiado las ruinas de grandes pueblos fortificados defensivamente que habían sido quemados hasta los cimientos. En sitios de pueblos como Techado Springs en el centro-oeste de Nuevo México, había montones de esqueletos insepultos & # 151muchos de ellos mujeres jóvenes & # 151 aparentemente tendidos mientras caían durante un ataque o masacre hace cientos de años. En algunos sitios del suroeste, se les arrancó el cuero cabelludo a las víctimas y, en otros, se robaron partes del cuerpo, tal vez como trofeos de guerra.

Al otro lado de las llanuras del sur, la escala de violencia que ocurrió durante este tiempo puede haber sido más extrema de lo que los arqueólogos pensaban anteriormente. El arqueólogo Doug Boyd cree que hay una amplia evidencia de redadas y ataques devastadores, mutilaciones y la toma de partes del cuerpo como trofeos en los datos del entierro. Aunque Boyd señala que las poblaciones de las llanuras del sur pueden haber sido más bajas que en el mundo Pueblo, "la guerra intertribal fue igual de importante y destructiva".

Puntas de flecha entre las tumbas

En el sitio de Harrell, las señales de violencia eran inconfundibles. En el pequeño cementerio con vista al río Brazos, se encontraron esqueletos con señales de heridas de flecha (o con puntas cerca) dentro de tres o posiblemente cuatro fosas comunes. De acuerdo con la descripción del analista de campo muy cauteloso, se encontraron puntas de flecha en uno de los entierros masivos "en posiciones tales que sugieran muerte por heridas". Sus notas continúan:

El esqueleto de B19 tenía una punta de flecha entre el cúbito y el radio del brazo derecho y un segundo punto entre las costillas. En la sección de la columna vertebral, el B-20 tenía un punto que sobresalía de la columna vertebral y entraba por el lado izquierdo, ligeramente por delante de la columna vertebral y, cuando se encontraba, sobresalía de la espalda formando un ligero ángulo hacia abajo.

Quizás los entierros en grupo, o fosas comunes, fueron un medio apresurado de enterrar a varias personas que habían muerto en un conflicto con forasteros. Pero, con prisa o sin prisas, el cuidado mostrado por los muertos es evidente en la forma en que se dispusieron algunas de las tumbas. En el entierro grupal más grande (que se muestra en la foto superior, entierros 19-23), dos hombres jóvenes, con sus cuerpos flexionados, estaban dispuestos de cara a un niño pequeño que yacía entre ellos (entierros 21-23). Uno de los adultos, con la pelvis perforada por la punta de una flecha, apareció para agarrar la mano del niño que, según señalaron los arqueólogos, tenía el cráneo muy aplastado. Otros dos individuos, también víctimas de heridas de flecha, fueron colocados juntos en & quot; forma de cucharada & quot ;, con las rodillas dobladas y casi entrelazadas. Finalmente, toda la tumba había sido cubierta con grandes losas de piedra caliza, losas de molienda y rocas más pequeñas.

Cerca de allí, una segunda tumba cubierta con losas (entierros 27-29) contenía los restos incompletos de tres personas que habían sido colocadas en la tumba de manera similar. Los investigadores descubrieron una punta de flecha situada aproximadamente en el área de lo que sería el pulmón o la columna vertebral del hombre central, o posiblemente el brazo del individuo adyacente. Otras cinco puntas de flecha, descritas como largas, estrechas y delgadas (tipo Scallorn), y varias conchas de mejillón, algunas utilizadas como herramientas, se encontraron entre los restos esqueléticos de los otros dos individuos.

Otra posible fosa común contenía los restos de quizás seis personas, con las partes de sus cuerpos superpuestas en una disposición desconcertante. Un individuo y un niño (representados principalmente por cráneos y huesos de las piernas) yacían en una posición flexionada al lado de otro entierro (representado solo por un cráneo). Sobre el área del muslo de los dos esqueletos flexionados estaban los huesos de las piernas de otro individuo, y acostados sobre el área de los hombros había dos pares de piernas más de otros individuos. Aunque algunos podrían especular que los elementos que yacían en la parte superior podrían haber sido entierros posteriores intrusivos, el arqueólogo Fox notó las alineaciones de los huesos superiores: `` O estos huesos se colocaron con extremo cuidado para tenerlos en la posición correcta, o las extremidades aún estaban en carne cuando se entierra.

Durante las excavaciones en el área (Excavación 3, que también incluyó el campo de la chimenea), los investigadores descubrieron los restos de 32 individuos en total. Aunque las profundidades de las tumbas variaban, todas se encontraban dentro de los depósitos superiores y aparentemente formaban una serie excavada en la misma superficie, sugiriendo un cementerio en continuo uso por los mismos pueblos. Pocas de las tumbas se entrometieron entre sí y posiblemente evidencia de que el cementerio era un lugar designado y que las ubicaciones de las tumbas estaban marcadas o bien recordadas. La agrupación apretada también sugiere que las tumbas son aproximadamente contemporáneas y probablemente ocurrieron dentro de unas pocas generaciones.

Más allá de eso, sin embargo, los entierros variaron radicalmente: mientras que 16 tumbas contenían solo un individuo, cuatro llevaron los múltiples entierros discutidos anteriormente. Otra tumba, probablemente un nuevo entierro, se comprimió en lo que se denomina un entierro en fardo. Es probable que este individuo muriera en otro lugar y que los huesos fueran devueltos al sitio de Harrell en algún momento posterior. Otras tumbas tenían cubiertas de piedra, algunas incluso pueden haber sido colocadas en un recinto de línea de losas o cista en forma de caja. En uno, una mujer mayor (Entierro 26) había sido colocada en una posición inusual con las piernas extendidas y la parte superior del cuerpo inclinada hacia adelante sobre las piernas.Los restos se encontraban en mal estado y faltaban varios elementos. Contra la parte superior del cráneo, los excavadores encontraron lo que llamaron un punzón de hueso (probablemente una horquilla). Aunque la tumba estaba justo al sureste de los entierros masivos numerados 19-23, era varios centímetros más alta que las otras, y Fox no estaba seguro de si estaba relacionada con el mismo evento de entierro.

Los arqueólogos que estudiaron los restos humanos en el cementerio notaron que los esqueletos, como grupo, estaban mal conservados y no pudieron determinar si esto se debía solo a la descomposición ordinaria. Hay varios indicios de que los cuerpos o esqueletos fueron desmembrados o enterrados en una condición ya fragmentada. En cinco, no había señales del cráneo, otros dos contenían simplemente fragmentos de cráneo, uno tenía varios dientes y algunos fragmentos de hueso, varios otros contenían solo secciones de huesos de las piernas. En cuatro, los cráneos se habían colocado cuidadosamente con la corona hacia abajo, presumiblemente después de que ya no estaban conectados a la columna vertebral. El arqueólogo Fox escribió que los cráneos invertidos estaban "tan definitivamente en posición que la teoría de que un asentamiento de la tierra superpuesta desplazó los cráneos es insostenible".

La forma en que se trataron las mandíbulas, o los huesos de la mandíbula, de los muertos en el sitio de Harrell indicó un patrón más ritualizado, claramente no un fenómeno de la intemperie o de la naturaleza. En seis tumbas, las mandíbulas estaban ausentes a pesar de que el cráneo estaba bien conservado, en varias otras las mandíbulas habían sido extraídas y colocadas en la tumba por separado. En otro caso más extraño, la mandíbula inferior parecía haber sido girada y colocada en su lugar dentro del cráneo.

El desplazamiento y extracción de las mandíbulas en los entierros, ya sea un ritual entre los agresores o las familias de los agraviados, ha sido bastante documentado en otros cementerios de la región. Basado en la ausencia de mandíbulas en las tumbas del área de Abilene y más al oeste, el arqueólogo vocacional temprano Cyrus Ray especuló que las mandíbulas podrían haber sido "trofeos de guerra". También hay evidencia de este tipo de práctica en el área del este de Texas.

Las enigmáticas marcas de corte en varios de los cráneos de Harrell han planteado la posibilidad de que los individuos hayan sido despojados del cuero cabelludo. Ambos Dres. Michael Collins y Darrell Creel, que examinaron brevemente los especímenes bajo una luz menos que ideal, encontraron que las marcas posiblemente sugirieran un cuero cabelludo, pero en conjunto no eran concluyentes. Se necesita un examen más completo para comprender e interpretar completamente el estado de los restos esqueléticos del sitio.

Objetos funerarios

En todo el cementerio, solo había escasos signos de lo que los arqueólogos denominan "ofrendas" u objetos funerarios, los elementos especiales que a veces se colocan con los muertos. Incluso entonces, los investigadores no pudieron estar seguros de si los artículos habían sido usados ​​por el individuo, estaban incrustados en el cuerpo o fueron depositados en la tumba con el cuerpo. Como el investigador principal Fox describe su ubicación:

Las ofrendas funerarias fueron muy pocas, pero con tres excepciones, se abriga la duda de que hayan sido enterradas intencionalmente con el cuerpo. Dentro de una tumba, un punzón de hueso estaba contra un cráneo. En otro, un pequeño raspador se encontraba debajo del hueso pélvico. En un tercero, dos puntas, bien marcadas, estaban cerca de un hueso del brazo, en una posición que indicaba las dos flechas enterradas con el muerto.

Y además:
Una cuenta de hueso estaba debajo de la parte central de una tumba con dos conchas de mejillón, anidadas, no muy lejos & # 133 En otra tumba, a unas 12 pulgadas de los huesos, una concha de mejillón estaba erguida en la arcilla, de pie en su extremo puntiagudo. En otro, la concha de mejillón se puso en el borde & # 133.

En el extremo norte del cementerio, Fox registró una serie de posibles manchas de postes en el área de varias tumbas con restos esqueléticos muy incompletos. Las manchas estaban en grupos o racimos, varias aparecían alineadas en arcos rugosos. Aunque ni Hughes ni Krieger abordaron estas características, es posible que representen los soportes de algún tipo de estructuras mortuorias o parte de un edificio más grande.


Mesolítico La & # 39 Edad de Piedra Media & # 39. Ver & # 39 La cronología de la Edad de Piedra & # 39.

Hay pocos esqueletos humanos completos encontrados durante el Mesolítico, lo que sugiere que hubo pocos entierros u otros métodos de deshacerse de los muertos que dejarían un rastro. Barry Cunliffe piensa que la excarnación La eliminación de la carne de un cuerpo (deshuesado) por medios naturales o humanos, dejando solo los huesos. (despojar) probablemente se practicaba con frecuencia, lo que podría explicar esta rareza. Su opinión está respaldada por la cantidad de restos humanos encontrados en basureros de conchas (montones de desechos) en todo el mundo, incluso en las islas escocesas. Los descubrimientos de estos huesos, que generalmente son solo huesos pequeños o pedazos de hueso, han llevado a muchos a creer que muestran signos de canibalismo, y que los desechos simplemente se eliminan. Hay una serie de otros huesos humanos mesolíticos que se han encontrado en lugares como la cueva de Gough en el valle de Cheddar en Somerset (que data de aproximadamente 14700 a. C., en lugar del hombre de Cheddar, de quien hablaremos en breve), que muestran claros signos de carnicería. Esto no significa que los pueblos del Mesolítico practicaran canibalismo casual o nutricional. Con la misma facilidad podría mostrar alguna forma de eliminación ritual. Cualquiera sea la razón, parece claro que ciertas formas en que las personas del Mesolítico trataron a sus muertos son muy diferentes de cómo tratamos a los muertos hoy.

El cráneo del Cheddar Man, con el orificio claramente visible sobre la cuenca del ojo.

No todas las formas de tratar con los muertos del Mesolítico nos resultaban tan ajenas como el despojo, ni tampoco el Mesolítico carecía por completo de entierros. Uno de los pocos esqueletos completos del Mesolítico, y el esqueleto completo más antiguo de Gran Bretaña, es el del Hombre Cheddar, encontrado en la Cueva de Gough en el Valle de Cheddar. Murió alrededor del 7150 a. C., cuando todavía tenía veintitantos años. Los titulares de los periódicos afirman que murió violentamente, ya que tiene un agujero en el cráneo, pero esto probablemente fue causado por una enfermedad ósea o una infección de los senos nasales, lo que habría sido doloroso y pudo haberlo matado al final. Otra cueva en el área de Cheddar es el Hoyo de Aveline en el que se encontraron los restos de unas 70 personas, la mayoría desarticulados donde los huesos están separados en las articulaciones. pero dos colocados enteros. Todos murieron entre 8400 a. C. y 8200 a. C. e incluyen hombres, mujeres y niños. Se colocaron siete piezas de amonita fósil junto a la cabeza de uno, y la presencia de dientes de animales sugiere que algunos de los cuerpos pueden haber sido adornados. Además, se encontró ocre rojo en el sitio. Lamentablemente, la mayor parte de la colección se perdió a causa de las bombas alemanas en la Segunda Guerra Mundial, lo que dificulta su estudio más a fondo. Todo lo que podemos decir es que las costumbres funerarias en el Mesolítico podían ser complejas y sofisticadas.


Céltico

El mundo celta abarcaba las Islas Británicas, así como la mayor parte de lo que ahora es Francia e incluso algunas partes de Alemania. La cultura celta más antigua se conoce como la cultura Urnfield, llamada así porque fueron incinerados y luego enterrados en urnas.

A medida que avanzaban las edades del Bronce y del Hierro, se desarrolló la cultura de Hallstatt, seguida de la cultura de La Tene, y ambas muestran las raíces de las prácticas funerarias de los celtas.

Tanto Hallstatt como La Tene comerciaron con Grecia y enterraron a sus muertos con artículos personales, algunos muy valiosos, obtenidos a través de este comercio.

La cultura de Hallstatt colocó a sus muertos en carros con objetos de valor terrenales e incluso comida, luego tuvo una gran fiesta en honor a los muertos. Se dispuso un lugar para los difuntos y se cantaron canciones y poemas, llamados elegías, en su honor.

A menudo, el cuerpo se quemaba después de la fiesta y los restos se colocaban en urnas y se enterraban. Posteriormente, amigos y familiares conmemorarían a los muertos colocando una piedra en el lugar.

A lo largo de los años, estos se acumularon en marcadores de tumbas llamados mojones. La mayoría de estas prácticas continuaron en la cultura celta incluso durante la ocupación romana, aunque finalmente, solo los guerreros fueron enterrados en carros.


10 respuestas 10

He leído que en la Europa real se desarrolló una industria en torno a la preparación de reliquias de cuerpos fallecidos.

Por lo general, los cuerpos se lavaban, hervían y la carne (ahora cocida) se separaba de los huesos que luego podían distribuirse entre los "clientes" (generalmente iglesias y santuarios que adoraban a los santos).

Su gente podría usar un enfoque similar.

¡Escarabajos carroñeros! Los escarabajos carroñeros están bastante extendidos en las regiones templadas y son muy buenos para limpiar huesos (de hecho, ¡algunos laboratorios de investigación usan escarabajos carroñeros para este mismo propósito!). Además, esto podría relacionarse con la mitología de la misma, donde la carne continúa alimentando una nueva vida. (Como nota al margen, esto probablemente llevaría a que los escarabajos carroñeros también fueran espiritualmente importantes).

Describe un osario.

Entonces, lo que necesitas es un tumba temporal.

Un osario es un cofre, caja, edificio, pozo o sitio hecho para servir como el lugar de descanso final de los restos esqueléticos humanos. Se utilizan con frecuencia donde el espacio de enterramiento es escaso. Primero se entierra un cuerpo en una tumba temporal, luego, después de algunos años, los restos óseos se retiran y se colocan en un osario (& quotos & quot es & quot; hueso & quot en latín [1]). El espacio muy reducido que ocupa un osario significa que es posible almacenar los restos de muchas más personas en una sola tumba que si los ataúdes originales se dejaran como están.

Vi un artículo de televisión sobre las catacumbas de París que describía estos entierros temporales. Mi recuerdo es que el cementerio utilizado para esto era tal que los cuerpos se pudrieron muy rápidamente. Me imagino que esto podría ser así si los descomponedores del suelo fueran alimentados con una dieta constante de muertos. El pH del suelo también podría influir.

En cualquier caso, los enterrados temporalmente están fuera de la vista (y del olfato) pero no fuera de la mente. Una vez que la carne se ha descompuesto, los huesos pueden trasladarse a su sien.

Como alguien que ha esqueletizado muchos animales para museos, los insectos son su mejor opción. Usamos escarabajos derméstidos, son bichos un poco quisquillosos. Otros insectos como las hormigas y los gusanos funcionan igual de bien para sus propósitos.

Las cajas de insectos que previenen a los carroñeros más grandes a menudo se usan afuera para permitir que los insectos carroñeros locales hagan el trabajo. Los nuestros son de plástico, pero puedes hacer algo con mimbre, cerámica o madera con la misma facilidad. Lo que está haciendo es un recipiente que deja entrar a los insectos pero mantiene fuera a los carroñeros más grandes, como los roedores, que roen los huesos.

A veces, primero hervimos una carcasa para quitar el mosto del tejido blando, pero si no lo está haciendo como un proceso industrial, simplemente dejar que las hormigas se lo coman todo está bien. Tienes que tener cuidado con las termitas que atraviesan el hueso. Cortar la mayor parte del tejido blando primero acelera el proceso, pero nuevamente no es vital.

Aquí hay un gran video de trabajos sucios del proceso.

desengrasar los huesos para almacenarlos es una buena idea (remojarlos en jabón o peróxido de baja concentración) pero no es vital, el tiempo hará un trabajo casi tan bueno siempre que los limpie de vez en cuando para evitar el moho.

¿Qué pasa con el entierro del cielo? aunque no sé si hay un ave carroñera grande que pueda comer huesos enteros en Europa, así que tal vez el cuervo u otra carroña voladora pequeña pueda ser suficiente para dejar el hueso intacto, al menos en su mayor parte.

También puedes construir una torre para colocar el cadáver allí para que salga del contacto humano viva abajo y no esparcir el miasma si no hay montaña, y no es necesario que muelas el hueso como lo hacen algunos de esta cultura si quieres conservar el hueso. intacto.

El entierro en el cielo (tibetano: བྱ་ གཏོར་, Wylie: bya gtor, lit. & quot1 con pájaros dispersos & quot1) es una práctica funeraria en la que se coloca un cadáver humano en la cima de una montaña para que se descomponga mientras está expuesto a los elementos o para ser comido por animales carroñeros. especialmente aves carroñeras. Es un tipo específico de práctica general de la excarnación. Se practica en la región del Tíbet y las provincias chinas y las regiones autónomas de Qinghai, Sichuan y Mongolia Interior, así como en Mongolia, Bután y partes de la India como Sikkim y Zanskar.2 Se conocen los lugares de preparación y entierro celestial. en las tradiciones budistas Vajrayana como cementerios.

Iconografía Vajrayana

La tradición y la costumbre del jhator otorgaron a la medicina tradicional tibetana y la iconografía thangka una visión particular del funcionamiento interior del cuerpo humano. Se emplearon piezas del esqueleto humano en herramientas rituales como la copa craneal, la trompeta del fémur.

Los 'ornamentos de huesos simbólicos' (Skt: aṣṭhiamudrā Tib: rus pa'i rgyanl phyag rgya) también se conocen como "mudra" o "sellos". El Hevajra Tantra identifica los ornamentos de huesos simbólicos con las Cinco Sabidurías y Jamgon Kongtrul en su comentario al Hevajra Tantra explica esto con más detalle. [22]

también aquí la excarnación, algún método de copiar y pegar para deshojar tal vez pueda ayudar (aunque algunos contienen el método de entierro y cremación).

Otros metodos

A partir del patrón de marcas en algunos huesos humanos en sitios prehistóricos, los investigadores han inferido que los miembros de la comunidad extrajeron la carne de los huesos como parte de sus prácticas de entierro. [5]

Los agricultores neolíticos que vivían en Tavoliere, Italia, hace más de 7000 años practicaban el ritual de despojar a los muertos. Las marcas de corte leves sugieren que los huesos se deshuesaron hasta un año después de la muerte. Los huesos se depositaron en la cueva de Scaloria y, cuando se excavaron, se mezclaron con huesos de animales, cerámica rota y herramientas de piedra. [6]

En la Edad Media, las culturas europeas practicaban la excarnación como una forma de preservar los huesos cuando el difunto era de alto estatus o había fallecido a cierta distancia de su hogar. Un ejemplo notable de una persona que se sometió a la excarnación después de la muerte fue Cristóbal Colón [cita requerida]. El general de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, Anthony Wayne, también sufrió una forma de excarnación. [7] Una práctica conocida como mos teutonicus, o excarnación activa, era una costumbre alemana. Los cadáveres se descompusieron de manera diferente a los que se deshicieron únicamente, se cortaron y se cocieron en vino, agua o vinagre. [8]

En el Japón moderno, donde predomina la cremación, es común que los parientes cercanos del difunto transfieran, utilizando palillos especiales, los huesos restantes de las cenizas a un frasco especial en el que serán enterrados. Sin embargo, en la antigua sociedad japonesa, antes de la introducción del budismo y la práctica funeraria de la cremación, el cadáver estaba expuesto de una manera muy similar al entierro del cielo tibetano. El pueblo Kalash de Pakistán hasta hace poco (mediados de la década de 1980) practicaba el entierro sobre el suelo en grandes ataúdes de madera llamados Bahg'a donde los muertos eran depositados con todas sus mejores pertenencias en cementerios llamados Madokjal o lugar de muchos ataúdes. Esta tradición había ido desapareciendo, siendo el último el entierro de un chamán en 1985, hasta el entierro en 2016 de Batakeen de la aldea de Anish Bumburet. La gente de Bali Aga de la aldea de Trunyan en el lago Batur en Bali practica costumbres que no se encuentran en ningún otro lugar de la isla, estas son las montañas de Balian y practican tradiciones animistas que son anteriores a la llegada del hinduismo a Bali. La costumbre del entierro aquí es que los cuerpos se coloquen en el suelo y se dejen descomponer, con una cubierta de tela o una jaula de bambú. Una vez que se completa la descomposición, los huesos se colocan en un altar en forma de escalera a 500 pies al norte. Se cree que un gran árbol de higuera llamado taru menyan llamado literalmente el árbol de olor agradable elimina los malos olores. Los hawaianos previos al contacto despojaron ritualmente los huesos de los nobles de alto rango (ali'i) para que pudieran ser enterrados en relicarios para su posterior veneración. Los restos del Capitán Cook, que los hawaianos creían que era el dios Lono, fueron tratados de esta manera después de su muerte. El pueblo Moriori de las Islas Chatham (ahora parte de Nueva Zelanda) colocó a sus muertos en una posición sentada en las dunas de arena mirando al mar, otros fueron amarrados a árboles jóvenes en el bosque. Con el tiempo, el árbol creció a través de los huesos, convirtiéndolos en uno solo.

Después del proceso de excarnación, muchas sociedades recuperaron los huesos para el entierro. [Cita requerida]

Defleshing durante la Edad Media

Durante la Edad Media en Europa, el descortezado era un procedimiento mortuorio utilizado principalmente para preparar restos humanos para su transporte a largas distancias. La práctica se utilizó solo para la nobleza. Implicaba quitar piel, músculos y órganos de un cuerpo, dejando solo los huesos. En este procedimiento, la cabeza, los brazos y las piernas se separaron del cuerpo. El proceso dejó cortes reveladores en los huesos.

Se dice que el rey San Luis IX de Francia fue deshuesado hirviendo su cadáver hasta que la carne se separó de los huesos. Esto tenía la intención de preservar sus huesos, evitar la descomposición de los restos durante su regreso a Francia de la Octava Cruzada y proporcionar reliquias. El proceso se conoce como mos Teutonicus. [9]


El genocidio Selk'nam.

Estos recién llegados desarrollaron gran parte de la tierra de Tierra del Fuego como grandes estancias (ranchos de ovejas), privando a los nativos de sus ancestrales áreas de caza. Selk'nam, que consideraba que los rebaños de ovejas eran una caza más que una propiedad privada (que no tenían como concepto), cazaba las ovejas. Los propietarios del rancho consideraron que esto era caza furtiva:

Pagaron a grupos armados o milicias para que cazaran y mataran a los selk'nam, en lo que ahora se llama el genocidio selk'nam.

Para recibir su recompensa, esos grupos tenían que recuperar los oídos de las víctimas.

¡LOS ALBINOS CAZABAN SERES HUMANOS COMO ANIMALES!

Alejandro Cañtildeas estimó que en 1896 había una población de 3.000 selk'nam. Mart & iacuten Gusinde, un sacerdote y etnólogo austriaco que los estudió a principios del siglo XX, escribió en 1919 que solo quedaban 279 Selk'nam. En 1945 el misionero salesiano Lorenzo Massa contó 25. En mayo de 1974 murieron y Aacutengela Loij, la última selk'nam pura sangre.

Peor aún, después de otra atrocidad contra la humanidad, los albinos han sustituido a los nativos mongoles (como a continuación) por paleoamericanos negros. Entonces, por apariencia, la gente todavía está allí, si no sabe a quién o qué está mirando.

El lenguaje hablado es simplemente un acuerdo sobre los sonidos y el lenguaje escrito es simplemente un acuerdo sobre los símbolos, por lo tanto.

Cuando controlas tanto el material como los medios, como hacen los albinos: puedes llamar elefante a un ratón, y siempre que mantengas el poder y el control: todos los que vean un ratón lo llamarán elefante, y un elefante se llamará ratón.

Luego están todos esos estudios realizados por científicos blancos que declaran que los índices crural y braquial prueban que las personas blancas están & quot; Adaptadas al frío & quot. Aquí hay uno típico:

NOTA: El índice crural es la relación entre la longitud del muslo y la longitud de la pierna. El índice braquial es la relación entre la parte superior del brazo y la parte inferior del brazo.

Índices braquiales y crurales de humanos europeos del Paleolítico Superior y Mesolítico tardío por el Departamento de Antropología de TW Holliday, Universidad de Tulane, Nueva Orleans, Luisiana 70118, EE. UU.CITA: "La retención algo paradójica de los índices" tropicales "en el contexto de una longitud de extremidad más" adaptada al frío "se explica mejor como evidencia de Reemplazo en el Pleistoceno tardío europeo, seguida de una adaptación gradual al frío en la Europa glacial.

Todas esas tonterías que suenan científicas tienen un propósito, explicar la & quot; piel blanca & quot. No es albinismo, los blancos están & quot; adaptados al frío & quot; dicen. Bueno, aquí hay algunas personas que, junto con la gente de Tierra del Fuego, están realmente & quot; Adaptados al frío & quot.

Universidad de Illinois en Chicago - ECOLOGÍA HUMANA Y ADAPTABILIDAD HUMANA - III. Tolerancia al frío (Harrison p 457).

DE PIEL NEGRA (mi comentario) Los aborígenes australianos pueden dormir sin refugio o ropa a temperaturas cercanas al punto de congelación. Esto significa que, si bien las condiciones para dormir son lo suficientemente frías como para aumentar la producción de calor metabólico de los europeos en un 15%, los aborígenes australianos permanecen en niveles metabólicos basales. La temperatura de su piel también desciende, disminuyendo así la pérdida de calor.


Hallados restos de cráneos elaborados en Sudamérica, el hombre fue decapitado después de la muerte

Muchos países diferentes, antiguos y nuevos, han mantenido diversos tipos de creencias y rituales religiosos. Ya sea que la gente sea civilizada o aislada del mundo exterior, cada cultura tiene y ha tenido creencias religiosas extensas.

Tomemos a los antiguos mexicanos: eran conocidos por sus sacrificios religiosos diseñados para complacer a sus dioses. Otra cultura que hizo rituales espeluznantes para complacer a sus dioses fue en Brasil.

Se encontraron restos en una cueva llamada Lapa do Santo en Lagoa Santa, Brasil. Los antropólogos que estaban en esta excavación ciertamente no estaban preparados para este descubrimiento en particular. Aunque están bastante acostumbrados a desenterrar restos y analizarlos exhaustivamente, no estaban preparados para este espeluznante hallazgo.

Los expertos habían descubierto lo que creen que es el caso más antiguo de decapitación ritual. Este hallazgo es incluso el primero que se encuentra en las Américas.

En un análisis más detallado de los restos, se encontró que se remontan a hace casi 9.000 años. El cráneo fue desenterrado junto con un par de manos amputadas. Los antropólogos habían encontrado la cabeza con las manos amputadas colocadas en direcciones opuestas en la cara.

Cráneo decapitado de 9.000 años Fuente: Andre Strauss / PLoS one

Había evidencia de marcas de corte que sugerían que la carne había sido removida de los huesos antes de que el cuerpo fuera enterrado.

Los investigadores de la excavación creen que los restos les ayudarán a estudiar los orígenes particulares de las prácticas de decapitación que finalmente se generalizaron en toda América del Sur. La gente de allí era conocida como Tupinamba y había sido reconocida por coleccionar cabezas como trofeos de guerra.

Otras personas que coleccionaban cabezas, los indios Arara, las habían utilizado como instrumentos musicales en lugar de trofeos. Otra cultura que usó cabezas fue la cultura Chmiu en Perú. Habían recogido las cabezas decapitadas después de usar a las personas como sacrificios humanos.

Después de analizar más el cráneo, los investigadores encontraron que la cabeza había pertenecido a un hombre más joven que había sido miembro de los humanos que habitaban la cueva, en lugar de un enemigo. El estudio de la colocación de la mano en el cráneo sugirió que la decapitación y el posicionamiento habían sido parte de un ritual o ceremonia.

Había cortes más pequeños en el cráneo que sugerían que la piel suave alrededor del cráneo había sido cortada del hueso antes del entierro.

Los investigadores de la excavación aún no están seguros de por qué le quitaron la cabeza al hombre, especialmente porque era parte de la tribu. Los expertos creen que la cabeza podría haber sido removida después de la muerte del hombre.

El investigador principal de la excavación, el Dr. Andre Strauss, había escrito que la decapitación ritual les había mostrado la temprana sofisticación de los rituales de muerte entre los cazadores-recolectores. Añadió que el hallazgo de Lapa do Santo ha permitido a los investigadores ver hasta qué punto se remonta la práctica de la decapitación en América del Sur.

Incluso llegó a explicar que geográficamente, el hallazgo amplía el alcance conocido de la práctica a más de 1.240 millas. Esto muestra que durante el período del Holoceno temprano, no se trataba de un ritual que estuviera restringido solo a la parte occidental de América del Sur, como se pensaba anteriormente.

Antes de que se encontraran estos restos, se pensaba que el primer caso de decapitación en América del Sur había ocurrido en los Andes peruanos, que data de hace unos 3.000 años. El caso más antiguo conocido encontrado en América del Norte fue en Florida y data de alrededor de 6,990 a 8,120 años.

Se cree que Lapa do Santo fue ocupada por humanos hace casi 12.000 años. Los artefactos encontrados en el área general, como herramientas de piedra y huesos de animales, habían sugerido que los cazadores-recolectores prehistóricos habían utilizado el área durante algún tiempo.

En 2007, los antropólogos encontraron el cráneo, la mandíbula y las primeras seis vértebras del cuello, junto con las dos manos cortadas del joven, en un pozo poco profundo de la cueva. El pozo había sido cubierto por losas de piedra caliza, lo que sugiere que la cabeza y otras partes del cuerpo fueron cuidadosamente enterradas.

Las manos fueron cortadas del resto del cuerpo del hombre y luego fueron colocadas, con las palmas hacia abajo, sobre su rostro. La mano izquierda había apuntado hacia arriba en el lado derecho de la cara, con la mano derecha apuntando hacia abajo en el lado izquierdo de la cara.

Describiendo los Tupinambás Fuente: Wikipedia / dominio público

Otro investigador de la excavación, Domingo Carlos Salazar-García, dijo que la decapitación parece que no fue un acto violento. Agregó que una mirada al análisis químico de los isótopos de estroncio indica que el hombre no era un extraño a este grupo en particular. Esto significa que no había sido un enemigo derrotado, sino simplemente un miembro de la comunidad.

Algunos de los otros restos encontrados en el área de Lagoa Santa son en realidad bastante diferentes a este hallazgo en particular, a menudo han sido enterrados de una manera mucho más simple que el entierro de este joven. Los investigadores de la excavación afirmaron que los primeros humanos en América del Sur tenían rituales de entierro bastante complejos.

Habían escrito que los restos no revelaron ningún taladro o una ampliación que indicaría que se trataba de una cabeza de trofeo. Los investigadores también agregaron que la forma en que las manos estaban cuidadosamente dispuestas había sido una forma de mostrar públicamente los restos. También podría haberse organizado de esa manera para "mejorar la cohesión social".


Tumbas y lápidas

El entierro regular de los muertos en las tumbas era una costumbre incluso en tiempos prehistóricos como una manifestación de los inicios del ritual religioso, tanto entre los nómadas como entre los pueblos asentados. En el período neolítico, los jefes tribales fallecidos se consideraban tótems familiares o tribales, como lo atestiguan los cráneos de arcilla, con rasgos humanos, encontrados en Jericó (Kenyon, en la Biblia). En el período Calcolítico se acostumbraba enterrar los huesos en osarios secos después de que la carne se había desintegrado. Había varias formas de osarios. A veces, se grababan rasgos humanos en el frente del osario. & # x002ACementerios de osarios se encontraron principalmente en la franja costera de Ere & # x1E93 Israel. La muerte se veía como una transición a un mundo diferente, donde continuaba la vida. Se pensaba que los muertos y sus espíritus difuntos eran fuerzas poderosas e incomprensibles que amenazaban a los vivos con una capacidad ilimitada de hacer daño o bien. Por lo tanto, era costumbre colocar las ofrendas de comida y bebida en vasos especiales, que luego se enterraban en la tumba junto con el cadáver. Por ejemplo, se ha encontrado una fuente con una cabeza de cordero y una cabeza de cordero en una tumba en Afulah. Los obsequios entregados a los muertos, ya sea para su uso o para propiciarlos, fueron los artículos más preciados por la persona durante su vida. Así, durante el período cananeo medio era costumbre & # x0022 matar & # x0022 la espada del difunto después de la muerte de su dueño & # x0027 doblándola e inutilizándola. Durante el período cananeo tardío, un caballo de guerra y un carro del hombre simbolizaban su estatus noble. Por lo tanto, era costumbre enterrar las armas y el caballo de un noble con él. En una serie de tumbas en Beth-Eglaim (Tell - & # x02BFAj & # x016Bl) los caballos están enterrados con sus jinetes (Petrie, en bibl.). Las costumbres funerarias fueron el aspecto más importante de las primeras prácticas de culto egipcio. Estas costumbres acompañaron la muerte de los dioses-reyes, los nobles y las clases altas. La arquitectura monumental de las ciudades funerarias egipcias, la momificación de los reyes y el embalsamamiento de animales sagrados, todo se desarrolló en torno al culto funerario egipcio (Dawson, en la biblia). Tales prácticas se emplearon en los reinos grandes, poderosos y estables y en Mesopotamia, aunque no se encontraron entre las tribus que llegaron a Palestina con la ola de vagabundeos étnicos, durante el período patriarcal del segundo milenio. A.E.C. Sin embargo, estas tribus errantes continuaron la práctica de enterrar varias ofrendas junto con sus muertos, como era costumbre desde el período cananeo primitivo en adelante.

Durante la época de los Patriarcas, cuando hubo un cambio de vagabundeos tribales a asentamientos permanentes, se agregó un nuevo elemento a las costumbres funerarias. Se compró una tumba permanente en las cercanías del asentamiento, lo que fue un indicio significativo de asentamiento permanente. Aquí radica la importancia de la compra por parte de Abraham de una tumba familiar (Génesis 23: 4). La solicitud de Jacob de que sea enterrado en este lugar en lugar de en Egipto puede entenderse en este contexto (Génesis 47:29). El entierro de José en Siquem en la tierra de sus antepasados ​​(Jos. 24:32) debe verse como parte del proceso del Éxodo de Egipto y la conquista y asentamiento de Palestina. Esta identificación de la tumba patriarcal con la Tierra Prometida se puede discernir en el comentario de Nehemías al rey persa a quien pidió permiso para ir a Palestina a reconstruir sus ruinas: & # x0022 & # x2026 se encuentra el lugar de los sepulcros de mi padre & # x0027 desperdicio & # x2026 & # x0022 (Neh. 2: 3). Durante un largo período de tiempo, desde los Patriarcas hasta el establecimiento de la monarquía, era costumbre enterrar a los muertos en un complot familiar (Heb. apuesta & # x02BEavotam) en un esfuerzo por mantener el contacto con el lugar (p. ej., Jueces 2: 9 I Sam. 25: 1).

Durante el período de los reinos de Judá e Israel, se establecieron sepulcros para reyes y nobles: & # x0022 y lo sepultaron [Uzías] con sus padres en el cementerio que perteneció a los reyes & # x0022 (II Chron. 26:23). Debe hacerse una mención especial al descubrimiento de una tabla grabada que lleva el nombre de Uzías, rey de Judá. La tablilla no puede ser la original que marcó la tumba, ya que su escritura y su forma general son del período del Segundo Templo. Parece que, por diversas razones, los huesos del rey fueron transferidos durante este período. Los nobles y oficiales también merecían un lujoso entierro. El profeta, luchando contra la nobleza corrupta, denigra las elegantes tumbas, excavadas en las rocas (Is. 22:16). La talla de tumbas en lugares elevados recuerda a las tumbas sobre el arroyo Kidron en Jerusalén (Avigad, en la Biblia). En este lugar se han encontrado varias tumbas excavadas que datan de la época de los reyes. La más llamativa de ellas es una tumba labrada, sobre cuyo dintel aparece una dedicatoria a una persona que ocupó un cargo administrativo: & # x0022 & # x2026 que estaba a cargo de la casa. & # X0022 El nombre de esta persona termina con la sílaba yhw. Posiblemente, puede ser la misma Shebna (Shebaniahu) mencionada en Isaías 22:16 [15]. Otra tumba del mismo período es la llamada & # x0022la tumba del faraón & # x0027s hija. & # X0022 Esta tumba está tallada en roca en forma de cubo. Tiene una pequeña entrada y contiene los restos de una llamativa estructura, quizás piramidal, en su techo. Durante ciertos períodos, las lápidas o lápidas formaban parte de la propia tumba (Génesis 35:20). Las tumbas más lujosas de este período encontradas, por ejemplo, en Achzib, están excavadas según el diseño fenicio. La cueva funeraria tiene un techo abovedado, cortado hasta 10 m. (33 pies) de profundidad en la roca. En su extremo hay un catafalco excavado en la roca, sobre el que se colocó el cadáver. Para elevar la cabeza del cadáver, se colocó una piedra debajo de ella, o se dejó un saliente con forma de almohada levantada sobre el catafalco. Como resultado de la costumbre de enterrar objetos de valor de la vida del difunto junto con él, surgió una clase de ladrones de tumbas en el Antiguo Oriente. Para evitar tales incursiones, se desarrollaron complicadas técnicas de sellado de tumbas, junto con pasajes difíciles de entrada y salida desde el interior de las tumbas. En muchos casos era costumbre advertir a los ladrones de tumbas que no entraran. La tumba de & # x0022 & # x2026 yhw que estaba a cargo de la casa & # x0022 (mencionado anteriormente) contiene la inscripción: & # x0022 Maldito el que abra esto. & # x0022 Esto es similar a las inscripciones comunes en el Período del Segundo Templo, que contenían el nombre del difunto y una advertencia no abrir la tumba.

Se han desenterrado e investigado miles de tumbas durante los años de actividades arqueológicas en Israel. Se han encontrado varios tipos de tumbas característicos:

(1) Una fosa común dentro de una cueva del período cananeo medio, como la que se encuentra en Jericó. En la cueva se encontraron decenas de esqueletos, así como las ofrendas enterradas allí (Garstang, en la biblia). En este caso, un hogar o familia utilizó una cueva natural, que le sirvió durante varias generaciones. Este tipo de mausoleo, que consta de un terreno y una cueva, fue sin duda el que Abraham adquirió de Efrón el hitita cerca de Hebrón, cuando llegó a establecerse definitivamente en Palestina. El sepulcro patriarcal siguió siendo tradicional entre la gente incluso en tiempos de Herodes. Entre sus proyectos de construcción masivos en todo el país, construyó un monumento de estilo romano sobre la tumba patriarcal en Hebrón. Este monumento fue pensado como un marcador arquitectónico del sitio y su santidad.

(2) Durante el mismo período cananeo medio, los entierros en fosas eran comunes. Para este propósito, se utilizaron cuevas naturales o se excavaron pozos circulares o rectangulares en la tierra a una profundidad de uno a 2 m. (3 & # x20136 pies). Las paredes del pozo contenían los nichos de sepultura en los que se colocaban los cuerpos y las ofrendas. Cada nicho se sellaría con una sola piedra grande, y el pozo central se rellenaría hasta el nivel del suelo, evitando así cualquier acercamiento a las propias tumbas.

(3) Además de las tumbas familiares, se han encontrado tumbas individuales. Estos también contienen regalos para acompañar al difunto a su nueva vida. Generalmente, estos obsequios eran utensilios para comer y beber, joyas, sellos personales, etc. Los hallazgos de las tumbas son muchos y variados, y por su naturaleza están mejor conservados que los hallazgos de los sitios antiguos habituales y expuestos.

(4) Entre las tumbas desenterradas del período cananeo tardío se encuentran tumbas de fosa, del estilo del período anterior, tanto de tipo familiar como individual e inhumaciones simples. Se han encontrado tumbas de este período en Tell Abu Haw & # x0101m (Hamilton, en la Biblia), Achzib y en otros lugares. Se prestó especial atención a la forma en que se colocó el cuerpo en la tumba. Generalmente, las manos estaban dobladas y las piernas estiradas. La costumbre de enterrar los dones con los muertos continuó hasta el período cananeo tardío. Las ofrendas en estas tumbas son implementos locales o importados.

(5) Al final de este período aparece otra forma de entierro. El cadáver se coloca en dos grandes osarios, o cántaros, a los que se les ha quitado el cuello, de modo que los cuerpos de los cántaros encierren el cadáver de los pies hacia arriba y de la cabeza hacia abajo. Estas tumbas también contienen ofrendas y armas que sirvieron al difunto durante su vida.

(6) Al final del segundo milenio A.E.C., con la llegada de los filisteos a la tierra, los sitios con población filistea, como Bet-Shean, exhiben diferentes métodos de enterramiento. El cadáver estaba provisto de un ataúd de arcilla, más largo que el cuerpo. El ataúd tenía una tapa cerca de la cabeza, decorada con rasgos humanos. Tal decoración estaba destinada a simbolizar la personalidad del difunto. Los sombreros grabados y las diademas se asemejan al tocado de los filisteos representado en los monumentos del antiguo Egipto (Dothan, en la biblia).

(7) En Meguido, Hazor, Beth-Shean y otros sitios se ha encontrado una gran cantidad de tumbas, incluidas tumbas de fosa, cuevas funerarias, tumbas excavadas en la roca y tumbas individuales del período israelita. Las ofrendas que se colocan en estas tumbas suelen ser vasijas de cerámica, como jarras y frascos, algunos de ellos importados, así como joyas y sellos.

(8) El israelita II y los períodos persas revelan tumbas excavadas en cuevas con repisas provistas para los cadáveres, conocidas principalmente de la Sefelá y la franja costera. Las tumbas de estilo fenicio se encuentran especialmente en el área de Athlit (Hamilton, en la biblia). Estos tienen la forma de un hoyo de cuatro lados excavado en la roca dura, con enchufes en forma de escalera para las manos y los pies, que se usarán para bajar por el hoyo. En el fondo del pozo hay una o más aberturas talladas a los propios nichos de entierro. Estos están sellados con piedras grandes. El pozo de entrada en sí está lleno de tierra y piedras para bloquear la entrada a las tumbas.

(9) Con el final del período persa y el comienzo del helenístico, la forma más común de sepultura consistía en tumbas de roca, con estantes o repisas elevadas, o abrevaderos que se asemejan a ataúdes, cerca de las paredes. El techo de la cueva típico de este período tiene la forma de una gran joroba de camello, como en el caso de una tumba encontrada en Marissah. Las paredes y el techo de esta tumba están decorados con dibujos. En Nazaret se ha encontrado una tumba de diseño similar.

BIBLIOGRAFÍA:

W.R. Dawson, en: JEA, 13 (1927), pl. 18, 40 & # x201349 W.M.F. Petrie, Beth Pelet I (1930), passim A. Rowe, La topografía y la historia de Beth Shan (1930), pl. 37, 39 R.W. Hamilton, Excavación en Tell Abu Haw & # x0101m (1935) M. Werbrouck, Les pleureuses dans l & # x0027Egypte ancienne (1938) J. Finegan, Luz del pasado antiguo (1946), 353 & # x201398 J. Garstang, La historia de Jericó (1948) A.G. Barrois, Manuel d & # x0027arch & # x00E9ologie biblique, 2 (1953), 274 & # x2013323 N. Avigad, Ma & # x1E93 & # x1E93evot Kedumot be & # x2013 Na & # x1E25al Kidron (1954), 9 y siguientes. K. Kenyon, Desenterrando Jericó (1957), 95 & # x2013102, 194 & # x2013209, 233 & # x201355, 665 T. Dothan, Los filisteos y su cultura material (1967) D. Ussishkin, en: Qadmoniot, 2 (1970), 25 & # x201327. SEGUNDO TEMPLO Y PERIODOS DE TALMUD: N. Avigad, en: Sefer Yerushalayim, 1 (1956), 320 & # x201348. EN ARTE: N. Avigad, Ma & # x1E93 & # x1E93evot Kedumot be-Na & # x1E25al Kidron (1954) I. Pinkerfeld, Bi-Shevilei Ommanut Yehudit (1957) M. Gruenwald, Portugiesengraeber auf deutscher Erde (1902) D. Henrique de Castro, Keur van Grafsteenen & # x2026 Ouderkerk aan den Amstel (Holandés y Ger. 1883) A. Grotte, Alte schlesische Judenfriedhoefe (1927) M. Balaban, Die Judenstadt von Lublin (1919) A. Levy, Juedische Grabmalkunst en Osteuropa (n.d.) O. Muneles y M. Vitimk & # x00F4v & # x00E1, Star & # x00FD & # x017Eidovsk & # x00FD h & # x0159bitov v Praze (1955) M. Levy, Der alte israelitische Friedhof zu Worms am Rhein (1913) M. Diamant, Juedische Volkskunst (1937) L.A. Mayer, Bibliografía de arte judío (1967), índice I.S. Emmanuel, Piedras preciosas de los judíos de Cura & # x00E7ao (1957) Cantera y Burgos et al., Las Inscripciones Hebraicas de Espa & # x00F1a (1955) E.R. Goodenough, Simbolos judios & # x2026 (13 vols, 1953 & # x201368) Roth, Art, index.

Fuentes: Enciclopedia Judaica. © 2008 The Gale Group. Reservados todos los derechos.

Descargue nuestra aplicación móvil para acceder sobre la marcha a la Biblioteca Virtual Judía


¿Atascado en la orilla? Investigar la subsistencia, la movilidad y la territorialidad de los cazadores-recolectores prehistóricos en un paisaje costero mediterráneo a través de análisis de isótopos en carbonatos de conchas de moluscos marinos y colágeno de huesos humanos

Las estrategias de subsistencia y movilidad de los cazadores-recolectores en la cuenca mediterránea durante la transición del Pleistoceno tardío al Holoceno temprano han sido objeto de pocos estudios, a pesar de que sus regiones costeras kársticas tienen altas densidades de sitios prehistóricos. Una de esas áreas es el territorio de la Conca d'Oro en el noroeste de Sicilia, que tiene numerosos sitios con restos de fauna que dan testimonio de economías basadas principalmente en la caza de ungulados terrestres y en el consumo regular de moluscos. Este artículo presenta resultados del estudio de restos de fauna de cuevas ocupadas por cazadores-recolectores en el Pleistoceno tardío y principios del Holoceno, y de análisis de isótopos en conchas de moluscos marinos recolectados para la alimentación y en colágeno de los huesos de los cazadores-recolectores enterrados. en estas cuevas. Los conjuntos de moluscos están dominados por especies de costas rocosas entre mareas del género Rótula y Osilinus, que de 16 a 9 kyrs cal BP fueron los principales recursos marinos explotados por los cazadores-recolectores de la Conca d’Oro. Análisis de isótopos de oxígeno en conchas de Osilinus turbinatus muestran que en el Pleistoceno tardío la explotación de moluscos marinos en las cuevas de Addaura, relativamente cerca de la costa, estaba restringida a finales de otoño e invierno, mientras que en Grotta Niscemi, que está más al interior, estos recursos se explotaron de manera menos intensiva pero durante más tiempo en el año, desde otoño hasta principios de primavera. Los datos de las conchas (tanto isotópicas como biométricas) sugieren que los cazadores-recolectores del Pleistoceno tardío pasaban los meses más fríos del año cerca de la costa, moviéndose tierra adentro a fines de la primavera y durante el verano. En el Holoceno temprano, por el contrario, los moluscos marinos se explotaron durante más tiempo durante el año, lo que demuestra un cambio en las estrategias de movilidad y, probablemente, movimientos frecuentes dentro de territorios más restringidos. Los isótopos de carbono y nitrógeno en el colágeno de huesos humanos de Grotta Addaura Caprara y Grotta della Molara muestran que los alimentos marinos eran marginales en las dietas de los cazadores-recolectores del Pleistoceno tardío y del Holoceno temprano. En general, los datos indican que el territorio de los cazadores-recolectores de Conca d'Oro probablemente se extendió desde la llanura costera hasta las áreas de las tierras altas durante el Pleistoceno tardío, pero se volvió más restringido en el Holoceno temprano. Este modelo podría tener una aplicación más amplia a los sistemas de asentamiento de cazadores-recolectores en otras áreas costeras kársticas del Mediterráneo.


Ver el vídeo: Episodio #1145 Buena o Mala La Carne Roja? (Mayo 2022).


Comentarios:

  1. Dutaur

    ¿Qué surge de esto?

  2. Siman

    Discutamos.

  3. Tomuro

    Una respuesta importante :)

  4. Voodookazahn

    Se logra el mayor número de puntos. En esto nada hay una buena idea. Estoy de acuerdo.

  5. Raulo

    bastante buen tema

  6. Gino

    Creo que has engañado.



Escribe un mensaje