Noticias

Noi Zhordania

Noi Zhordania

Noi Zhordania, hijo de un pequeño terrateniente, nació en Guria en 1870. Asistió al Seminario de Tiflis y al Instituto Veterinario de Varsovia.

Convertido al marxismo Zhordania, fundó el grupo Mesame Dasi en Georgia. Amenazado con ser arrestado, abandonó el país y se convirtió en editor de la revista radical, Kvali, que apoyaba al Partido Laborista Socialdemócrata.

En el Segundo Congreso del Partido Laborista Socialdemócrata en Londres en 1903, hubo una disputa entre Vladimir Lenin y Julius Martov, dos de los principales líderes del partido. Lenin abogó por un pequeño partido de revolucionarios profesionales con una amplia franja de simpatizantes y partidarios no partidarios. Mártov no estuvo de acuerdo al creer que era mejor tener un gran partido de activistas. Mártov ganó la votación 28-23, pero Lenin no estaba dispuesto a aceptar el resultado y formó una facción conocida como los bolcheviques. Aquellos que permanecieron leales a Mártov fueron conocidos como mencheviques.

Zhordania se unió a George Plekhanov, Pavel Axelrod, Leon Trotsky, Lev Deich, Vladimir Antonov-Ovseenko, Irakli Tsereteli, Moisei Uritsky y Fedor Dan y apoyó a Julius Martov.

A su regreso a Rusia publicó la Sotsial Demokratia en Georgia. En este papel, persuadió con éxito al Partido Laborista Socialdemócrata de Georgia para que apoyara a los mencheviques.

En 1914, Zhordania trabajó con Leon Trotsky en la revista Borba (La lucha). Después de la Revolución de febrero fue elegido presidente del Soviet de Tiflis. En junio de 1918 se convirtió en jefe del nuevo gobierno de Georgia. Sin embargo, fue expulsado del poder por la invasión de Georgia por el Ejército Rojo en febrero de 1921.

Zhordania se fue a vivir al exilio en París. Noi Zhordania murió en Francia en 1953.


Confederación de Abjasia, Georgia y el Cáucaso, por Stanislav Lakoba

El período postsoviético, que recuerda y en muchos casos parece repetir los acontecimientos de 1917-1921 después de la disolución del Imperio ruso, ha demostrado con bastante claridad que las dificultades en las relaciones abjasio-georgianas no pueden ser resueltas por esos dos países por sí solos, sin involucrar al Cáucaso en su conjunto en esta cuestión.

Al mismo tiempo, hoy es obvio que todo el Cáucaso se ha convertido en el escenario de una lucha por los recursos energéticos y de feroces enfrentamientos entre los intereses geopolíticos y estratégicos de Turquía y Rusia, Irán y Occidente. El marcado debilitamiento de la posición de Rusia en esta región clave fue el resultado de la guerra en Chechenia y del continuo bloqueo completo de Abjasia. La batalla por el oleoducto, o más bien por la ruta para transportar el petróleo del Caspio, no puede dejar de influir en los desarrollos políticos y automáticamente pone a la gente del Cáucaso al filo de la navaja entre la guerra y la paz.

En este estado de desequilibrio, los países y potencias vecinos intentan crear sus propias áreas de responsabilidad, nuevas alianzas y asociaciones regionales e internacionales bajo la égida de las Naciones Unidas, la OSCE y la OTAN. A lo largo de los siglos, todo el Cáucaso, o partes de él, ha sido alternativa o simultáneamente parte de Irán, Turquía o Rusia, que todavía consideran estos territorios como tradicionalmente suyos. Por lo tanto, Turquía ve una parte sustancial del Cáucaso como parte de un extenso estado turco, Turan. Irán, a su vez, ve el futuro de algunos países caucásicos en una alianza que incluye al propio Irán y ciertas repúblicas de Asia Central. Rusia, aunque sigue reclamando Transcaucasia ("Transcaucasia" es un término peculiarmente ruso, resultado de sus guerras con Irán y Turquía), principalmente debido al petróleo, ahora se ve obligada a vigilar el norte del Cáucaso, y se da cuenta al final del día. lo que está sucediendo en su flanco sur.

La pacificación temprana de la explosiva región del Cáucaso es muy poco probable, dada esta distribución de fuerzas en un conflicto evidente. En lo que respecta a la perspectiva de las futuras relaciones estatales y legales entre Abjasia y Georgia, el camino a seguir parece estar en el marco de una Confederación del Cáucaso.

Poco antes de la desintegración de la URSS, el eminente sovietólogo A. Avtorkhanov dio la siguiente advertencia y consejo:

Los caucásicos deben entender que si luchan entre ellos nunca serán libres ni independientes. A los ojos del mundo exterior, una región así no merece la libertad, pero debería ser ocupada permanentemente por un estado fuerte y sus fuerzas armadas. Recomendaría que todas las regiones autónomas del Cáucaso se fusionen en una sola república, que ya existía con el nombre de "Gorskaya Respublika" (República Popular de las Montañas). A pesar de nuestra naturaleza multilingüe, pero en vista de nuestra herencia histórica, social, cultural y geopolítica común, el mundo exterior nos dio un nombre nacional general: los rusos nos llamaron los "gortsy del Cáucaso" (gente de las montañas) "y en Occidente se nos conocía como "circasianos". Nunca hemos conocido la discriminación racial o las fricciones religiosas. [1]

La idea de una Confederación del Cáucaso tuvo sus orígenes en la primavera de 1917 y se desarrolló aún más en 1918. La unidad del Cáucaso se proclamó en el primer Congreso del Pueblo de las Montañas el 1 de mayo de 1917 en Vladikavkaz. En el Congreso, la "Alianza de Pueblos Unidos de las Montañas del Cáucaso Norte y Daguestán", encabezada por T. Chermoev, un checheno, R. Kaplanov, un Kumyk, P. Kotsev, un kabardiano, V. Dzhabagiev, un ingush y otros , se estableció oficialmente. El pueblo abjasio también se convirtió en miembro de pleno derecho de esta alianza. En noviembre de 1917 se formó un Gobierno de los Pueblos de las Montañas. S. Ashkhatsava representó a Abjasia en él. [2]

En vísperas de este importante acontecimiento, el 8 de noviembre de 1917, el Congreso del Pueblo de Abjasia en Sukhum eligió el primer parlamento, el "Consejo del Pueblo de Abjasia" (ANS) y se aprobaron los siguientes documentos fundamentales: "Declaración del Congreso del Pueblo de Abjasia" "y la" Constitución del Consejo Popular de Abjasia ". Es interesante observar que el representante del Parlamento de Abjasia pronunció el siguiente discurso el 19 de noviembre de 1917 en Tiflis en la inauguración del primer parlamento de Georgia (el Consejo Nacional de Georgia):" Me alegra que me haya tocado el gran honor de transmitirle un cordial saludo en nombre del Consejo Popular de Abjasia. El pueblo de Abjasia, como parte de la Alianza de pueblos de las montañas unidos, felicita a la bella Georgia por sus primeros pasos en el camino hacia la libre determinación nacional. Por tanto, los abjasios, que han formado una alianza con sus hermanos del norte, están convencidos de que en un futuro próximo se unirán al noble pueblo georgiano en una alianza común de todos los pueblos del Cáucaso. En esta futura alianza, el pueblo abjasio se ve a sí mismo como miembro de pleno derecho de la Alianza de los Pueblos Unidos de las Montañas ". [3]

Sin embargo, según Emir-Khassan, una figura destacada en la emigración del Cáucaso Norte, este fue el período en el que se cometieron una serie de errores, que llevaron al aislamiento del Cáucaso Sur del Cáucaso Norte y la creación de la "llamada" Federación Transcaucásica ". Emir-Khassan observó:

Las diferencias que comenzaron a aparecer incluso durante el primer período revolucionario se hicieron aún más pronunciadas. Floreció un estrecho egoísmo nacional. Las mentes de los estadistas caucásicos estaban enteramente dirigidas a organizar naciones separadas que cada uno protegía y establecía solo sus propias fronteras, sin tener en cuenta lo que estaban haciendo los pueblos vecinos. [4]

La situación en el norte del Cáucaso empeoró muy rápidamente, con el creciente salvajismo de la guerra civil y la formación en marzo de 1918 de la República Soviética de Terek. Sin embargo, el anterior 1er Congreso del Pueblo de las Montañas todavía trazó "los contornos de la ideología nacional", lo que llevó al norte del Cáucaso a proclamar su independencia en el plazo de un año. De las actas de la primera reunión de la conferencia de paz de Batumi del 11 de mayo de 1918 se desprende claramente que asistieron delegaciones de Alemania, Turquía, la República de Transcaucasia y los pueblos de las montañas del norte del Cáucaso y Daguestán [5]. El mismo día se anunció la independencia de la República Popular de las Montañas del Cáucaso y su separación de Rusia. La República incluía a Daguestán, Chechenia-Ingushetia, Osetia, Kabarda, Karachai-Balkaria, Abjasia y Adygeya. Su territorio se extendía desde el Mar Negro hasta el Caspio y ascendía a 260.000 kilómetros cuadrados, con una población de casi 6,5 millones [6].

Los diputados del Consejo Popular de Abjasia, A. Shervashidze (Chachba), T. Marshaniya, S. Basariya y otros apelaron al gobierno turco y declararon en la Conferencia de Batumi que "Abjasia no desea ser incluida en el grupo de Transcaucasia pueblos, pero se alinea con la unión de pueblos de las montañas del norte del Cáucaso, que debería construir un estado separado bajo la protección de Turquía ". [7] Más tarde, durante los años de represión estalinista, particularmente en 1937-1941, este fue el pretexto para eliminar prácticamente a toda la intelectualidad abjasia, [8] que simpatizaba con la idea de una Confederación del Cáucaso.

El territorio de la República de los Pueblos de las Montañas independientes de 1918, que fue reconocido internacionalmente, coincidió precisamente con esa zona pan-caucásica que había estado involucrada en la campaña de liberación nacional de los pueblos de las montañas en el siglo XIX y se desarrolló bajo la bandera de Shamil. Después de que Shamil se vio obligado a deponer las armas en 1859, los ubykh, adygeyans y abjasios continuaron su lucha desigual contra el zarismo durante cinco años más. Esto terminó el 21 de mayo de 1864 con un desfile de fuerzas rusas y georgianas en Krasnaya Polyana, en la histórica Abjasia. Esto marcó el final de la guerra del Cáucaso (1817-1864). El historiador Ali Sultan hizo el siguiente comentario con respecto a los trágicos acontecimientos de esos años:

En ninguna de las regiones conquistadas el imperialismo ruso produjo tanta devastación como en el norte del Cáucaso. Aquí, como resultado de muchos años de guerra agresiva, muchas localidades asentadas desde la antigüedad desaparecieron de la faz de la tierra, se alteraron los límites de las áreas pobladas por tribus autóctonas individuales y se destruyeron los monumentos culturales del pasado y una civilización antigua. . En muchos casos, unidades étnicas enteras fueron desarraigadas y enviadas a lo desconocido. Las provincias occidentales del Cáucaso, Adygeya occidental y Abjasia se vieron particularmente afectadas: sus poblaciones se vieron obligadas a emigrar a gran escala en la segunda mitad del siglo XIX y encontraron refugio en lo que entonces era el Imperio Otomano. [9]

Este es un lugar adecuado para señalar que el 9 de mayo de 1984 el Congreso de los Estados Unidos aprobó un discurso de bienvenida a los pueblos del Cáucaso Norte para conmemorar el 66 aniversario de su declaración de independencia. En ese día portentoso, el congresista Robert Roy se dirigió a la Cámara de Representantes en el aniversario de la proclamación el 11 de mayo de 1918 de la República Popular de las Montañas del Cáucaso. Los documentos del Congreso también incluían una "Breve nota histórica sobre la lucha de los pueblos oprimidos del norte del Cáucaso por la independencia" [10].

La República Federal Democrática de Transcaucasia (ZDFR) se disolvió después de la formación de la República Popular de las Montañas y el mismo día 26 de mayo de 1918, tras un ultimátum de Turquía, se proclamó la República Democrática de Georgia (la República de Azerbaiyán fue proclamada el 27 de mayo de 1918). Mayo y República de Armenia el 28 de mayo). Este período en la historia del Cáucaso ha sido llamado el "Mayo Caucásico", y se dijo a este respecto en una de las proclamas: "Cuando la tormenta antinacionalista del bolchevismo estaba arrasando en Rusia, la idea de un estado nacional saludable triunfó en el Cáucaso ". [11]

El instrumento de la independencia de Georgia se adoptó el día en que se formó la república (26 de mayo de 1918), sin embargo, esto no definió las fronteras de Georgia. Los contornos preliminares de la frontera fueron trazados por primera vez por alguien muy interesado en el asunto, en una carta secreta a Tiflis fechada el 28 de mayo de 1918, por el general alemán von Lossow, quien se comprometió a hacer todo lo posible para garantizar que " Alemania ayudaría a Georgia a asegurar sus fronteras ". [12]

Sin embargo, incluso von Lossow, un aliado del gobierno georgiano y al mismo tiempo partidario de la Confederación Caucásica, propuso la inclusión temporal del distrito de Sukhum - Abjasia - dentro de Georgia (es decir, dentro del área de influencia de Alemania) con una reserva para prevenir interferencia de su aliado (Turquía). Al comentar esta carta, el abogado internacional Z. Avalov (Avalishvili), una figura distinguida en la república de Georgia, escribió:

La reserva en la carta es curiosa: el distrito de Sukhum (incluido Gagry) será parte de Georgia hasta que Georgia forme un estado separado dentro del Cáucaso. Sin embargo, si se formara una confederación de pueblos caucásicos (la cursiva es mía - S.L.) que involucre a Georgia, la población del distrito de Sukhum debería poder determinar su posición entre los países caucásicos. En otras palabras, en este caso la población de Abjasia tendría la opción de unirse con Georgia, ingresar a la Unión de Pueblos de las Montañas o formar parte de la Confederación del Cáucaso como un estado-cantón separado (cursiva mía - S.L.). De esto se desprende la importancia que se concedió al plan de unión política de los pueblos caucásicos en el momento preciso en que las circunstancias hicieron imprescindible la disolución de la Unión Transcaucásica [13].

Así, Abjasia estaba fuera del territorio georgiano cuando se proclamó la independencia de Georgia el 26 de mayo, porque desde el 11 de mayo de 1918 formaba parte de la República Popular de los Pueblos de las Montañas del Cáucaso, que lamentablemente sólo duró un año.

En violación de los acuerdos con Abjasia, ya del 17 al 19 de junio de 1918, tropas de la república de Georgia apoyadas por el poderío militar de Alemania desembarcaron en Sukhum y ocuparon virtualmente el país. General A.S. Lukomskii, el compañero de armas de Denikin, escribió a este respecto: "Aprovechando el apoyo alemán, Georgia ocupó Abjasia y el distrito de Sochi contra los deseos de la población". [14] En ese momento Abjasia se encontraba en una posición extremadamente difícil. porque prácticamente se vio privado del apoyo real del "gobierno de los pueblos de las montañas" debido a la guerra civil cada vez más brutal en el norte del Cáucaso. Sin embargo, el gobierno de la República de los Pueblos de las Montañas condenó la invasión georgiana de Abjasia. Así, en junio de 1918, el Ministro de Relaciones Exteriores de la República Popular de las Montañas del Cáucaso (Gaidar Bammat) presentó una protesta ante el gobierno de Georgia y ante Schulenburg, el jefe de la misión diplomática del gobierno alemán en el Cáucaso por la incursión de las tropas alemanas en Sukhum y "la presencia de bandas georgianas en Abjasia". [15]

Varios meses después, en agosto de 1918, T. Chermoev, presidente del gobierno de los Pueblos de las Montañas, volvió a protestar ante el gobierno alemán por la ocupación del territorio abjasio por tropas georgianas apoyadas por unidades regulares del ejército alemán. Al mismo tiempo, advirtió que los pueblos del Cáucaso septentrional, vinculados a Georgia por "la raza y una comunidad de intereses de larga data", no deben permitir que ninguna complicación política interfiera con su impulso por "los lazos más estrechos posibles". a la confederación inclusive "(cursiva mía - SL), y posteriormente

En nombre de mi Gobierno, protesto en los términos más enérgicos contra la política georgiana en Abjasia, una parte constituyente de la República Federal de la Unión de Pueblos de las Montañas del Cáucaso (cursiva mía - SL) y mi Gobierno lo considera esencial para las tropas georgianas, funcionarios y Los emisarios deben ser retirados de Abjasia inmediatamente, a fin de evitar las graves complicaciones que pueden resultar de esta política del Gobierno de Georgia. [16]

Fue durante este período, en junio-agosto de 1918, que Aleksandr Shervashidze, Tatash Marshaniya, Simon Basariya y otros abjasios influyentes pidieron ayuda a los macadzhires abjasios que vivían en Turquía, cuyos antepasados ​​se vieron obligados a abandonar su patria en el siglo XIX como resultado. de la guerra Ruso-Caucásica. El pueblo y los diputados parlamentarios de Abjasia consideraron la acción por la fuerza de Georgia como una intervención armada en el Estado de los Pueblos de las Montañas. Noi Zhordania, presidente del gobierno de la República de Georgia, recordó que en ese momento los representantes del Cáucaso Norte le dieron a Georgia un ultimátum: "¡Abjasia es nuestra, lárgate!" [17] Los turcos, a su vez, soñaban con Sukhum y planeaban para "proteger Abjasia de los georgianos" con la ayuda de los chechenos. [18]

En la noche del 27 de junio de 1918, una fuerza armada abjasia de Turquía desembarcó cerca del río Kodori. Turquía no participó en este conflicto a nivel oficial, el grupo de desembarco era esencialmente una fuerza armada de la República Popular de las Montañas. Además, fuentes alemanas aclaran que en junio-agosto de 1918 el "gobierno de los pueblos de las montañas" todavía reclamaba Abjasia y el puerto de Sujum. No es de extrañar, por tanto, que makhadzhirs abjasios realizaran repetidos desembarcos marítimos en Abjasia durante los mismos meses. Estas aspiraciones estaban fundamentalmente en desacuerdo con los intereses políticos alemanes en esta región.

El gobierno de la República de los Pueblos de las Montañas siguió considerando a Abjasia como parte de su estado, a pesar de que estaba ocupada por Georgia. Así, un mapa etnográfico y político coloreado de la República de los Pueblos de las Montañas del Cáucaso destinado a la Conferencia de Paz de París se imprimió en francés por orden de la Delegación de los Pueblos de las Montañas en 1919 en Lausana (un representante de Abjasia también viajó a la conferencia como parte de la delegación de los Pueblos de las Montañas [19]). En este mapa, tanto Abjasia como Osetia del Sur se muestran dentro del Estado de los Pueblos de las Montañas, [20] no en Georgia.

Carl Erich Bechhofer, que se encontraba en el Cáucaso en ese momento, describió la política del gobierno de Georgia de la siguiente manera:

El "Estado socialdemócrata libre e independiente de Georgia" quedará en mi memoria para siempre como un ejemplo clásico de "pequeña nación" imperialista, tanto en materia de toma territorial externa como de tiranía burocrática dentro del país. Su chovinismo sobrepasa todos los límites. [21]

El político georgiano Z. Avalov también describió la situación en ese momento con mucha precisión:

A principios de 1921, Georgia tenía una organización partidaria simple en su gobierno y en forma de Asamblea Constituyente. La democracia georgiana en 1918-1921, que era una forma de dictadura socialdemócrata, es decir, el marxismo de derecha, fue la preparación para el triunfo de la dictadura soviética en Georgia.[22]

El "Gobierno de los Pueblos de las Montañas" se vio obligado a emigrar en 1921 cuando el poder soviético se estableció en el Cáucaso.En las décadas de 1920 y 1930, representantes de la República Popular de las Montañas del Cáucaso en Praga, París y Varsovia publicaron las revistas "Vol'nye gortsy", "Gortsy Kavkaza", "Severnyi Kavkaz", etc. Durante este período, los exiliados políticos llevaron a cabo una enorme cantidad de investigación sobre la futura estructura estatal nacional del Cáucaso. Publicaron un gran número de artículos, recomendaciones y libros sobre este problema acuciante, y el 14 de julio de 1934 en Bruselas, representantes de los centros nacionales del Cáucaso Norte, Georgia y Azerbaiyán firmaron un tratado internacional de gran importancia política - el Pacto de Confederación del Cáucaso - con un lugar mantenido en el pacto por Armenia. [23]

El Comité de Independencia del Cáucaso y el Consejo de Confederación del Cáucaso, órgano rector de toda la actividad diplomática, se establecieron al mismo tiempo. La Confederación del Cáucaso debía haber sido una alianza de estados que conservaban una existencia soberana pero unidos por varios lazos comunes: fronteras aduaneras comunes, defensa y política exterior. El Pacto de Confederación del Cáucaso se ha denominado "documento táctico-estratégico". [24] La revista polaca "Vostok" hizo este comentario en 1934: "Un Cáucaso independiente y unido dejará de ser una fuente de conflicto militar y se convertirá en un elemento vital para mantener el equilibrio general".

Figuras políticas eminentes hablaron en defensa de la Confederación del Cáucaso, pero se opusieron a una "comunidad del Cáucaso" a nivel federal, considerándola con razón como un modelo imperfecto. Así, B. Bilatti escribió:

Una federación no puede soportar la coacción. Un vínculo federal sólo puede forjarse entre valores iguales material y espiritualmente, de lo contrario, es probable que se convierta en una pantalla, bajo la cual los fuertes se esforzarán por absorber a los débiles. Las aspiraciones de grandes potencias de las grandes naciones son fenómenos orgánicos derivados de la propia naturaleza de la humanidad y, por esa razón, la cohabitación de naciones grandes y pequeñas, incluso cuando dicha cohabitación es inicialmente absolutamente voluntaria, probablemente termine en conflicto. Este ha sido el destino de todos los estados en los que las pequeñas naciones se han unido en torno a las grandes. Los primeros fueron absorbidos por los segundos o finalmente unieron sus fuerzas para derrocar al Estado y liberarse del lazo. [25]

La cuestión de la unidad del Cáucaso se planteó varias veces, pero volvió a salir a la luz en vísperas de la desintegración de la URSS, cuando las diferencias entre Georgia y Abjasia alcanzaron su punto culminante y se convirtieron en conflictos entre el 15 y el 16 de julio de 1989. el contexto negativo en el que se produjo una apresurada consolidación de las naciones del norte del Cáucaso y Abjasia. Los cimientos de este movimiento se sentaron en Sukhum, la capital de Abjasia, el 25 de agosto de 1989 en el primer congreso de pueblos de las montañas del Cáucaso, que formó la Asamblea de los Pueblos de las Montañas del Cáucaso (AGNK), por analogía con la Alianza Unida de los Pueblos de las Montañas de 1917. .

El segundo congreso de la AGNK del 13 al 14 de octubre de 1990 en Nal'chik (Kabardino-Balkaria) fue una etapa vital. Se anunció entonces que estaba en camino un período de trabajo práctico para implementar un programa para una nueva estructura estatal para el Cáucaso Norte y Abjasia. Se prestó especial atención a la unidad de las naciones del Cáucaso, puesta en vigor el 11 de mayo de 1918 mediante la proclamación de un estado independiente: la República del Cáucaso del Norte. [26]

Grandes acontecimientos siguieron a este congreso. La Federación de Rusia mostró signos de disolución tras el colapso de la URSS, y se puso en tela de juicio la existencia de pequeños imperios de la antigua "unión-república". La determinación de la nación chechena, la proclamación de una República chechena independiente y la elección de un presidente en octubre de 1991 elevaron el movimiento de los pueblos de las montañas del Cáucaso a un nuevo nivel. El tercer congreso de la AGNK se celebró en Sukhum en el contexto de la turbulencia política en Chechenia (el 1 y 2 de noviembre de 1991). Asistieron representantes plenipotenciarios de las naciones Abaza, Abjasia, Avar, Adygeyan, Aukhov-Chechen, Darghin, Kabarda, Lak, Osetia (Osetia del Norte y del Sur), Circasiana, Chechena y Shapsug. También estuvieron presentes representantes de movimientos sociales y políticos de Georgia. En su discurso, un diputado parlamentario georgiano también pidió que todo el Cáucaso se fusionara para formar un "solo puño". [27]

A propuesta de los diputados, la AGNK se cambió a Confederación de Pueblos de las Montañas del Cáucaso (KGNK) y un poco más tarde, en Groznyi en 1992, pasó a llamarse Confederación de Naciones del Cáucaso (KNK). En particular, se hizo la siguiente declaración en el tercer congreso de KGNK:

Es muy probable que, en la primera etapa a todos los niveles, las repúblicas autónomas y oblasts del Cáucaso se declaren estados soberanos, y después de este acto de autoafirmación nacional, con toda probabilidad, comenzarán a unirse para formar una nueva alianza: un Cáucaso. Confederación, a la que Chechenia, Daguestán, Georgia, Ingushetia, Osetia, Kabarda, Karachai-Balkaria, Abjasia, Adygeya, etc. pueden unirse como miembros iguales. [28]

En el tercer congreso se firmó un Tratado y se adoptó una "Declaración sobre una Alianza Confederada de Pueblos de las Montañas del Cáucaso". Se tomaron decisiones para formar un Parlamento Caucásico, un Tribunal de Arbitraje, un Comité de Defensa, un Comité de Comunidades del Cáucaso y otras estructuras de confederación, cuya sede estaría en Sukhum.

Incluso durante la guerra entre Georgia y Abjasia, en abril de 1993 en la conferencia de Londres sobre los problemas del norte del Cáucaso, los representantes de Abjasia también presentaron un plan para la Confederación del Cáucaso [29].

En las condiciones actuales, tal alianza de estados soberanos del Cáucaso en forma de confederación se está convirtiendo en un asunto de especial urgencia. Incluso en 1934, Emir Khassan subrayaba en su artículo "Una Confederación del Cáucaso" que "el Cáucaso puede ser liberado y puede conservar su libertad sólo si todas las naciones del Cáucaso se unen plenamente" [30].

Hoy es bastante obvio que solo los propios caucásicos, dentro de su propia unión y con el apoyo de la comunidad internacional, son capaces de resolver cuestiones controvertidas y resolver conflictos en el norte y sur del Cáucaso. También se necesitarán fuerzas de mantenimiento de la paz inter-caucásicas para implementar dicho programa. En la etapa actual, esto parece ser esencial para construir un "hogar caucásico" y, como observó acertadamente el académico azerí R. Aliev, el "concepto de reconciliación internacional" [31] debe prevalecer en este proceso.

Por supuesto, hoy sería utópico plantear la cuestión de la unión inmediata de todos los estados y naciones del Cáucaso para formar una confederación, en vista de las diferencias políticas, territoriales y religiosas entre ellos y la falta de una ideología unificadora única. [ 32] Sin embargo, parece bastante posible en esta etapa crear el núcleo de dicha confederación, que podría estar formada, por ejemplo, por tres países: Abjasia - Georgia - Chechenia. Desafortunadamente, algunos académicos georgianos han visto la amenaza del "centrismo georgiano" en este modelo, los problemas inherentes a esto pasarán a un segundo plano, mientras que la importancia de la Confederación del Cáucaso para la comunidad mundial puede llegar a ser de suma importancia.

Posteriormente Ingushetia, Daguestán, Osetia (norte y sur), Azerbaiyán, Nagorno-Karabaj, Armenia, Adzharia, Kabarda, Karachai-Balkaria, Circassia, Adygeya, etc. pueden unirse al triángulo AGC, dada la enorme popularidad de la idea de una confederación. entre las naciones caucásicas. Una estructura horizontal, no vertical, para las relaciones legales estatales entre los países caucásicos en una alianza confederativa puede resolver el problema básico: ¿juntos o separados? Parece que en tal confederación no solo Georgia y Abjasia, sino otros estados caucásicos estarán juntos y separados al mismo tiempo en sus relaciones mutuas. Sin duda, esto es necesario en la etapa actual para superar la desconfianza existente y construir relaciones entre las naciones del Cáucaso basadas en la igualdad y la confianza. Es muy probable que en el largo plazo histórico la Confederación del Cáucaso se transforme en una federación, pero esto ocurrirá de forma pacífica y sin dolor. Sin embargo, proponer hoy las relaciones federales en el Cáucaso significa complicar la situación y recurrir a la fuerza y ​​la coacción, que nunca conducirán a la pacificación y estabilización en todo el Cáucaso. No puede haber libertad parcial: solo el Cáucaso en su conjunto puede ser libre.

1. Gazeta: Kavkaz (Sukhum), 1990, no. 1.

2. Soyuz obedinennykh gortsev Severnogo Kavkaza i Dagestana (1917-1918), Gorskaya respublika (1918-1920). Dokumenty i materialy, Makhachkala, 1994, pág. 4-5, 134.

3. TsGVIA RF, f. 1300, op. 1, d. 130, l. 135 ob.

4. Severnyi Kavkaz, 1934, núm. 2, pág. 11.

5. Dokumenty i materially po vneshney politike Zakavkaz'ya i Gruzii, Tiflis, 1919, pág. 312-313.

6. Ahmet Hazir Hizal, Kuzey Kafkasya (hurriet ve istiklal davasi) (Ankara, Orkun Basimevi, 1961), pág. 143.

7. Istoriya Abkhazii, Sukhum, 1991, pág. 291.

8. R. Clogg, "Documentos del archivo de la KGB en Sukhum, Abjasia en los años de Stalin", Encuesta de Asia Central, 1995, 14 (1), págs. 181-188.

9. Severnyi Kavkaz, 1935, núm. 9, pág. dieciséis.

10. Boletín del Congreso de los Estados Unidos, 9 de mayo de 1984, segunda sesión, sesión 98, vol. 130, no. 59 (en inglés).

11. Severnyi Kavkaz, 1937, núm. 37, pág. 13.

12. Z. Avalov, Nezavisimost 'Gruzii v mezhdunarodnoi politike 1918-1921, París, 1924 Nueva York, 1982, pág. 68.

13. Ibíd., Pág. 68-69.

14. Arkhiv russkoi revolyutsii, Berlín, 1922, vol. 3 (5-6), pág. 114.

15. Soyuz ob'edinennykh gortsev, op.cit., Pág. 132.

16. Ibíd., Pág. 133-135.

17. N. Zhordania, My Life, Stanford, 1968, pág. 98.

18. G. Avetisyan, 'K voprosu o "Kavkazskom dome" i pantyurkistskikh ustremleniyakh', en: Alexei Malashenko, Bruno Coppieters, Dmitri Trenin (eds.), Etnicheskie i regional'nye konflikty v Evrazii, vol. 1, Moscú, 1997, pág. 140.

19. Soyuz obyedinennykh gortsev, op.cit., Pág. 197.

20. S. Kiladze, 'Edinstvo Kavkaza: popytka vykhoda iz krizisa', meridiano de Tbilisskii, 1997, no. 1, 20-22.

21. C.E. Bechhofer, En la Rusia de Denikin y el Cáucaso. 1919-1920, Londres, 1921, pág. 14.

22. Z. Avalov, Nezavisimost 'Gruzii v mezhdunarodnoi politike 1918-1921, París, 1924, pág. XI-XIV.

23. Severnyi Kavkaz, 1935, núm. 9, pág. 11.

24. Severnyi Kavkaz, 1934, núm. 8, pág. 26.

25. Severnyi Kavkaz, 1934, núm. 8, pág. 13-14.

26. Edinenie (Sukhum) 1991, no. 1 Kavkaz, 1990, núm. 1.

27. Abjasia, 1991, no. 51, 1er número, diciembre.

28. Abjasia, 1991, no. 51, 2º número, diciembre.

29. Véase la Encuesta de Asia Central (1995), 14 (1), pág. 103.

30. Severnyi Kavkaz, 1934, núm. 2, pág. 12.

31. R. Aliev, '"Kavkazskii dom": vzglyad iz Azerbaidzhana', en: Alexei Malashenko, Bruno Coppieters, Dmitri Trenin (eds.), Etnicheskie i regional'nye konflikty v Evrazii, vol. 1, op.cit., Pág. 162.

32. Ibíd., Pág. 168.

Fuente: georgianos y abjasios. La búsqueda de un acuerdo de paz © Agosto de 1998, Vrije Universiteit Brussel - Capítulo 7


Contenido

Orígenes Editar

Como término, el tercera vía se ha utilizado para explicar una variedad de cursos e ideologías políticas en los últimos siglos. [23] Estas ideas fueron implementadas por los progresistas a principios del siglo XX. El término fue retomado en la década de 1950 por economistas ordoliberales alemanes como Wilhelm Röpke, lo que resultó en el desarrollo del concepto de economía social de mercado. Posteriormente, Röpke se distanció del término y ubicó la economía social de mercado como la primera vía en el sentido de un avance de la economía de libre mercado. [24]

Durante la Primavera de Praga de 1968, el economista reformista Ota Šik propuso una reforma económica de tercera vía como parte de la liberalización política y la democratización dentro del país. En el contexto histórico, tales propuestas se describieron mejor como economía liberalizada de planificación centralizada en lugar del capitalismo socialmente sensible con el que las políticas de la Tercera Vía tienden a identificarse en Occidente. En las décadas de 1970 y 1980, Enrico Berlinguer, líder del Partido Comunista Italiano, llegó a defender una visión de una sociedad socialista que era más pluralista que el socialismo real, que típicamente defendían los partidos comunistas oficiales, pero que era económicamente más igualitaria que la socialdemocracia. Esto fue parte de la tendencia más amplia del eurocomunismo en el movimiento comunista y proporcionó una base teórica para la búsqueda de Berlinguer del Compromiso Histórico con los demócratas cristianos. [25]

Harold Macmillan, primer ministro británico de 1957 a 1963, basó su filosofía de gobierno en lo que resumió en el libro de 1938 El camino del medio. [26]

Uso moderno Editar

La política de la Tercera Vía es visible en las obras de Anthony Giddens como Consecuencias de la modernidad (1990), Modernidad y autoidentidad (1991), La transformación de la intimidad (1992), Más allá de la izquierda y la derecha (1994) y La tercera vía: la renovación de la socialdemocracia (1998). En Más allá de la izquierda y la derecha, Giddens critica el socialismo de mercado y construye un marco de seis puntos para una política radical reconstituida que incluye los siguientes valores: [27] [28]

  1. Reparación de solidaridades dañadas.
  2. Reconozca la centralidad de la política de la vida.
  3. Acepte que la confianza activa implica políticas generativas.
  4. Adopte la democracia dialógica.
  5. Repensar el estado del bienestar.
  6. Enfréntate a la violencia.

En La tercera vía, Giddens proporciona el marco dentro del cual la Tercera Vía, también denominada por Giddens como el centro radical, está justificado. Además, ofrece una amplia gama de propuestas políticas dirigidas a lo que Giddens llama el "centro-izquierda progresista" en la política británica. [29]

Durante su campaña presidencial de 1992, Bill Clinton abrazó las ideas de la Tercera Vía. [30]

La Tercera Vía se ha definido como tal:

[Algo diferente y distinto del capitalismo liberal con su fe inquebrantable en los méritos del libre mercado y el socialismo democrático con su gestión de la demanda y su obsesión con el estado. La Tercera Vía está a favor del crecimiento, el espíritu empresarial, las empresas y la creación de riqueza, pero también está a favor de una mayor justicia social y considera que el estado desempeña un papel importante para lograrlo. Entonces, en palabras de [. ] Anthony Giddens de la LSE la Tercera Vía rechaza el socialismo de arriba hacia abajo como rechaza el neoliberalismo tradicional. [31] [2]

La Tercera Vía ha sido defendida por sus defensores como una alternativa "radical-centrista" tanto al capitalismo como a lo que considera las formas tradicionales de socialismo, incluido el socialismo marxista y de Estado. [31] Aboga por el socialismo ético, el reformismo y el gradualismo que incluye la defensa de la humanización del capitalismo, una economía mixta, el pluralismo político y la democracia liberal. [31]

Dentro de la socialdemocracia Editar

La Tercera Vía ha sido defendida por los proponentes como socialismo de competencia, una ideología entre el socialismo tradicional y el capitalismo. [32] Anthony Giddens, un destacado defensor de la Tercera Vía, ha apoyado públicamente una forma modernizada de socialismo dentro del movimiento de la socialdemocracia, pero afirma que la ideología socialista tradicional (refiriéndose al socialismo de estado) que implica la gestión y la planificación económicas son defectuosas y afirma que, como teoría de la economía gestionada, ya casi no existe. [17]

Al definir la Tercera Vía, Tony Blair escribió una vez: "La Tercera Vía representa una socialdemocracia modernizada, apasionada en su compromiso con la justicia social". [33]

Australia Editar

Bajo el nominalmente centro-izquierda Australian Labor Party (ALP) de 1983 a 1996, los gobiernos de Bob Hawke y Paul Keating siguieron muchas políticas económicas asociadas con el racionalismo económico, como la flotación del dólar australiano en 1983, reducciones en los aranceles comerciales, reformas tributarias, cambios desde la fijación centralizada de salarios hasta la negociación empresarial, fuertes restricciones a las actividades sindicales, incluidas las huelgas y la negociación de patrones, la privatización de servicios y empresas administrados por el gobierno como Qantas y el Commonwealth Bank y la desregulación general del sistema bancario. Keating también propuso un impuesto sobre bienes y servicios (GST) en 1985, pero fue descartado debido a su impopularidad tanto entre ALP como entre el electorado. El partido también desistió de otras reformas como la desregulación del mercado laboral mayorista, el eventual GST, la privatización de Telstra y la reforma del bienestar. Algunos han considerado que los gobiernos de Hawke Keating sentaron las bases para el desarrollo posterior tanto de los nuevos demócratas en los Estados Unidos como del nuevo laborismo en el Reino Unido. [34] [35] Un comentarista político estuvo de acuerdo en que llevó a los partidos de centro izquierda hacia el camino del neoliberalismo. [36] Mientras tanto, otros reconocen varias reformas neoliberales, pero al mismo tiempo no están de acuerdo y se centran en la prosperidad y la igualdad social que proporcionaron en los "26 años de crecimiento económico ininterrumpido desde 1991", considerándolo encajar bien dentro del "laborismo australiano". ". [37] [38]

Tanto Hawke como Keating también hicieron algunas críticas. [39] [40] En el período previo a las elecciones federales de 2019, Hawke hizo una declaración conjunta con Keating respaldando el plan económico laborista y condenó al Partido Liberal por "renunciar por completo a la agenda de reforma económica". Afirmaron que "[Bill] Shorten's Labor es el único partido del gobierno centrado en la necesidad de modernizar la economía para hacer frente al mayor desafío de nuestro tiempo: el cambio climático inducido por el hombre". [41]

Varias creencias ideológicas se dividieron en facciones bajo las reformas del ALP bajo Gough Whitlam, lo que resultó en lo que ahora se conoce como la izquierda laborista, que tiende a favorecer una política económica más intervencionista, controles de arriba hacia abajo más autoritarios y algunos ideales socialmente progresistas y la derecha laborista. la facción ahora dominante que es pro-empresarial, más liberal económicamente y se enfoca en menor medida en temas sociales. El gobierno de Whitlam fue el primero en utilizar el término racionalismo económico. [42] El gobierno de Whitlam de 1972 a 1975 cambió de una plataforma de socialismo democrático a la socialdemocracia, su precursora de las políticas de la Tercera Vía del partido. Bajo el gobierno de Whitlam, los aranceles en general se redujeron en un 25 por ciento después de veintitrés años de oposición laborista. [43]

El primer discurso del ex primer ministro laborista Kevin Rudd ante el parlamento en 1998 declaró:

Los mercados competitivos son generadores masivos y generalmente eficientes de riqueza económica. Por tanto, deben tener un lugar central en la gestión de la economía. Pero los mercados a veces fallan, lo que requiere la intervención directa del gobierno a través de instrumentos como la política industrial. También hay áreas en las que el bien público dicta que no debería haber ningún mercado. No le tememos a una visión en el Partido Laborista, pero tampoco tenemos miedo de hacer las duras medidas políticas necesarias para convertir esa visión en realidad. Los partidos de centro izquierda de todo el mundo están luchando con un desafío similar: la creación de una economía competitiva mientras se avanza en el imperativo primordial de una sociedad justa. Algunos llaman a esto la "tercera vía". La nomenclatura carece de importancia.Lo importante es que es un repudio al thatcherismo y sus derivados australianos representados en contra. De hecho, es una nueva formulación de los imperativos económicos y sociales de la nación. [44]

Aunque crítico de economistas como Friedrich Hayek, [45] [46] Rudd se describió a sí mismo como "básicamente un conservador cuando se trata de cuestiones de gestión financiera pública", señalando su recorte de puestos de servicio público como asesor gubernamental de Queensland. [47] [48] El gobierno de Rudd ha sido elogiado y acreditado "por la mayoría de los economistas, tanto locales como internacionales, por ayudar a Australia a evitar una recesión post-crisis financiera global" durante la Recesión Global. [37]

Francia Editar

Entre los ejemplos de políticos franceses de la Tercera Vía se incluyen sobre todo Emmanuel Macron y, en menor medida, François Hollande, Dominique Strauss-Kahn y Manuel Valls. [49] [50] [51] [52]

Italia Editar

El Partido Demócrata Italiano es un partido socialdemócrata plural que incluye varias tendencias ideológicas distintas. Políticos como los ex primeros ministros Romano Prodi y Matteo Renzi son defensores de la Tercera Vía. [53] En ocasiones, se ha comparado a Renzi con el ex primer ministro británico Tony Blair por sus opiniones políticas. [54] El mismo Renzi ha afirmado anteriormente ser partidario de la ideología de la Tercera Vía de Blair, con respecto al objetivo de sintetizar la economía liberal y las políticas sociales de izquierda. [55] [56]

Bajo la secretaría de Renzi, el Partido Demócrata adoptó una postura firme a favor de la reforma constitucional y de una nueva ley electoral en el camino hacia un sistema bipartidista. No es una tarea fácil encontrar la tendencia política exacta representada por Renzi y sus seguidores, quienes han sido conocidos como Renziani. La naturaleza del progresismo de Renzi es un tema de debate y se ha relacionado tanto con el liberalismo como con el populismo. [57] [58] Según María Teresa Meli de Corriere della Sera, Renzi "sigue un modelo preciso, tomado del Partido Laborista y del Partido Demócrata de Bill Clinton", que comprende "una extraña mezcla (para Italia) de política liberal en la esfera económica y populismo. Esto significa que, por un lado, atacará los privilegios de los sindicatos, especialmente de la CGIL, que defiende sólo a los ya protegidos, mientras que por el otro atacará duramente a los poderes creados, los banqueros, la Confindustria y cierto tipo de capitalismo ”. [59]

Tras la derrota del Partido Demócrata en las elecciones generales de 2018 [60] en las que el partido obtuvo el 18,8% y el 19,1% de los votos (frente al 25,5% y el 27,4% en 2013) y perdió 185 diputados y 58 senadores, respectivamente, Renzi dimitió como la secretaria del partido. [61] [62] [63] En marzo de 2019, Nicola Zingaretti, un socialdemócrata y miembro prominente de la izquierda del partido con sólidas raíces en el Partido Comunista Italiano, ganó las elecciones de liderazgo por abrumadora mayoría, derrotando a Maurizio Martina (Renzi ex subsecretario) y Roberto Giachetti (apoyado por la mayoría Renziani). [64] Zingaretti centró su campaña en un claro contraste con las políticas de Renzi y su victoria abrió el camino para un nuevo partido. [65] [66]

En septiembre de 2019, Renzi anunció su intención de abandonar el Partido Demócrata y crear un nuevo grupo parlamentario. [67] Lanzó oficialmente Italia Viva [68] para continuar la tradición liberal y de la Tercera Vía [69] [70] [71] dentro de un marco proeuropeismo, [72] especialmente representado por La République En del presidente francés Emmanuel Macron. Marche !. [73] [74]

Reino Unido Editar

En 1938, Harold Macmillan escribió un libro titulado El camino del medio, abogando por un compromiso entre capitalismo y socialismo que fue un precursor de la noción contemporánea de la Tercera Vía. [75]

En 1979, el Partido Laborista profesó una adhesión total a los ideales socialdemócratas y rechazó la elección entre una "Gran Bretaña próspera y eficiente" y una "Gran Bretaña solidaria y compasiva". [76] Coherente con esta posición, el principal compromiso del partido fue la reducción de la desigualdad económica mediante la introducción de un impuesto sobre el patrimonio. [76] Esto fue rechazado en el manifiesto de 1997, [77] junto con muchos cambios en la década de 1990 como el progresivo despido de la ideología socialdemócrata tradicional y la transformación al Nuevo Laborismo, restando importancia a la necesidad de abordar la desigualdad económica y centrándose en cambio en la expansión de oportunidades para todos al mismo tiempo que se fomenta el capital social. [78]

Se cita al ex primer ministro Tony Blair como político de la Tercera Vía. [79] [80] Según un ex miembro del personal de Blair, Blair y el Partido Laborista aprendieron y tienen una deuda con el gobierno de Bob Hawke en Australia en la década de 1980 sobre cómo gobernar como un partido de la Tercera Vía. [81] Blair escribió en un panfleto de Fabian en 1994 sobre la existencia de dos variantes prominentes del socialismo, a saber, una basada en una tradición determinista y colectivista económica marxista-leninista y la otra siendo un socialismo ético basado en valores de "justicia social, la igual valor de cada ciudadano, igualdad de oportunidades, comunidad ”. [82] Blair es un seguidor particular de las ideas y escritos de Giddens. [80]

En 1998, Blair, entonces líder del Partido Laborista y Primer Ministro del Reino Unido, describió la Tercera Vía, cómo se relaciona con la socialdemocracia y su relación tanto con la Vieja Izquierda como con la Nueva Derecha, de la siguiente manera:

La Tercera Vía representa una socialdemocracia modernizada, apasionada en su compromiso con la justicia social y los objetivos del centro-izquierda. [. ] Pero es una tercera vía porque se mueve decisivamente más allá de una Vieja Izquierda preocupada por el control estatal, los altos impuestos y los intereses de los productores y una Nueva Derecha que trata la inversión pública, y a menudo las mismas nociones de "sociedad" y el esfuerzo colectivo, como males a ser deshecho. [17]

En 2002, Anthony Giddens enumeró los problemas que enfrenta el gobierno del Nuevo Laborismo, y mencionó el giro como el mayor fracaso porque era difícil recuperarse de su daño a la imagen del partido. También desafió el fracaso del proyecto Millennium Dome y la incapacidad de los laboristas para lidiar con negocios irresponsables. Giddens vio la capacidad laborista de marginar al Partido Conservador como un éxito, así como su política económica, la reforma del bienestar y ciertos aspectos de la educación. Giddens criticó lo que llamó las "casas intermedias" de los laboristas, incluido el Servicio Nacional de Salud y la reforma ambiental y constitucional. [83]

En 2008, Charles Clarke, exsecretario del Interior del Reino Unido y el primer blairista de alto rango en atacar al primer ministro Gordon Brown abiertamente y de forma impresa, declaró: "Deberíamos descartar las técnicas de 'triangulación' y 'líneas divisorias' con los conservadores, que conducen a la acusación no del todo injustificada de que simplemente seguimos las propuestas de los conservadores o de los medios de comunicación de derecha, para minimizar las diferencias y eliminar las líneas de ataque contra nosotros ". [84]

Brown fue sucedido por One Nation Labor de Ed Miliband en 2010 y el autodenominado socialista democrático Jeremy Corbyn en 2015 como el líder del Partido Laborista. [85] Esto llevó a algunos a comentar que el Nuevo Laborismo está "muerto y enterrado". [86] [87] [88]

La Tercera Vía, tal como se practica bajo el Nuevo Laborismo, ha sido criticada por ser efectivamente un partido nuevo, de centroderecha [89] y neoliberal. [90] Algunos, como Glen O'Hara, han argumentado que, si bien contiene "elementos que podríamos llamar neoliberales", el Nuevo Laborismo era más izquierdista de lo que se le atribuye. [91]

Estados Unidos Editar

En los Estados Unidos, los partidarios de la Tercera Vía abrazan el conservadurismo fiscal en mayor medida que los liberales económicos tradicionales, abogan por algún reemplazo del bienestar por el workfare y, a veces, tienen una preferencia más fuerte por las soluciones de mercado a los problemas tradicionales (como en los mercados de contaminación) mientras rechazan las soluciones puras. laissez-faire economía y otras posiciones libertarias. El estilo de gobierno de la Tercera Vía fue firmemente adoptado y parcialmente redefinido durante la administración del presidente Bill Clinton. [92]

Como término, fue introducido por el politólogo Stephen Skowronek. [93] [94] [95] Los presidentes de la Tercera Vía "socavan a la oposición tomando prestadas políticas de ella en un esfuerzo por apoderarse del medio y con él lograr el dominio político". Ejemplos de esto son las políticas económicas de Richard Nixon, que fueron una continuación de la Gran Sociedad de Lyndon B. Johnson, así como de la reforma del bienestar de Clinton más tarde. [96]

Junto con Blair, Prodi, Gerhard Schröder y otros partidarios destacados de la Tercera Vía, Clinton organizó conferencias para promover la filosofía de la Tercera Vía en 1997 en Chequers en Inglaterra. [97] [98] El grupo de expertos de la Tercera Vía y el Consejo de Liderazgo Democrático son partidarios de la política de la Tercera Vía. [99]

En 2013, el abogado estadounidense y exregulador bancario William K. Black escribió que "Third Way es este grupo que a veces finge ser de centroizquierda, pero en realidad es completamente una creación de Wall Street; está dirigido por Wall Street para Wall Street con esta falsa Operación de bandera como si se tratara de un grupo de centro izquierda. No es nada de eso ”. [13] [14] [15]

Otros países Editar

En la década de 2010, los partidos socialdemócratas que aceptaron la política de la Tercera Vía como la triangulación y el cambio neoliberal [34] [35] en políticas como la austeridad, la desregulación, el libre comercio, la privatización y las reformas de bienestar como el workfare experimentaron un drástico declive [124] [125] [126] [127] ya que la Tercera Vía había caído en desgracia en gran medida en un fenómeno conocido como Pasokificación. [128] Los académicos han relacionado el declive de los partidos socialdemócratas con la disminución del número de trabajadores industriales, una mayor prosperidad económica de los votantes y una tendencia de estos partidos a acercarse al centro-derecha en cuestiones económicas, alienando su antigua base de partidarios y votantes. Este declive ha ido acompañado de un mayor apoyo a más partidos de izquierda y populistas, así como a partidos socialdemócratas de izquierda y verde que rechazaron las políticas neoliberales y de la Tercera Vía. [129] [130] [131] [132]

El socialismo democrático ha surgido en oposición a la socialdemocracia de la Tercera Vía [5] sobre la base de que los socialistas democráticos están comprometidos con la transformación sistémica de la economía del capitalismo al socialismo, mientras que los partidarios socialdemócratas de la Tercera Vía estaban más preocupados por desafiar a la Nueva Derecha y recuperar el poder de la socialdemocracia. Esto ha dado lugar a que tanto analistas como críticos argumenten que, de hecho, respaldaba el capitalismo, incluso si se debía al reconocimiento de que la oposición abierta al capitalismo en estas circunstancias era políticamente inviable y que en la práctica era antisocialdemócrata. [16] [17] [18] [19] [20] Otros lo vieron como teóricamente adecuado con el socialismo moderno, especialmente el socialismo liberal, distinguiéndolo tanto del socialismo clásico como del socialismo democrático tradicional o la socialdemocracia. [133]

Las políticas económicas de la Tercera Vía comenzaron a ser cuestionadas después de la Gran Recesión, y el surgimiento del populismo de derecha ha puesto en duda la ideología. [128] Muchos en la izquierda se han vuelto más vocales en oposición a la Tercera Vía, con el ejemplo más prominente en el Reino Unido siendo el surgimiento del exlíder del Partido Laborista socialista democrático autoidentificado Jeremy Corbyn, así como Alexandria Ocasio-Cortez y Bernie Sanders en Estados Unidos. [134] [135] [136]

La Tercera Vía ha sido criticada por ser una ideología vaga sin compromisos específicos:

La Tercera Vía no es más que un tosco intento de construir una coalición falsa entre los que tienen y los que no tienen: Falsa porque atrae a los que tienen al asegurarles que la economía será sólida y que sus intereses no se verán amenazados, al tiempo que promete a los que tienen -No es un mundo libre de pobreza e injusticia. Basado en el oportunismo, no tiene ningún compromiso ideológico. [31]

Después del desmantelamiento del gobierno marxista-leninista de su país, el ministro de Finanzas conservador de Checoslovaquia, Václav Klaus, declaró en 1990: "Queremos una economía de mercado sin adjetivos. Cualquier compromiso con eso sólo aclarará los problemas que tenemos. La 'tercera vía' [entre la planificación centralizada y la economía de mercado] es una tontería. Tuvimos nuestra experiencia con esto en la década de 1960 cuando buscamos un socialismo con rostro humano. No funcionó, y debemos ser explícitos en que no somos buscando una versión más eficiente de un sistema que ha fallado. El mercado es indivisible, no puede ser un instrumento en manos de planificadores centrales ”. [137]

Los opositores de izquierda a la Tercera Vía argumentan que representa a los socialdemócratas que respondieron a la Nueva Derecha aceptando el capitalismo. La Tercera Vía utiliza más comúnmente la mecánica del mercado y la propiedad privada de los medios de producción y, en ese sentido, es fundamentalmente capitalista. [138] Además de los opositores que han notado esto, otras revisiones han afirmado que los socialdemócratas de la Tercera Vía se ajustaron al clima político desde la década de 1980 que favorecía al capitalismo al reconocer que la oposición abierta al capitalismo en estas circunstancias era políticamente inviable y que aceptar el capitalismo como los poderes vigentes y buscando administrarlo para desafiar laissez-faire liberales era una preocupación inmediata más apremiante. [139] Con el surgimiento del neoliberalismo a fines de la década de 1970 y principios de la de 1980 y la Tercera Vía entre las décadas de 1990 y 2000, la socialdemocracia se convirtió en sinónimo de ella. [5] [140] Como resultado, la sección de la socialdemocracia que seguía comprometida con la abolición gradual del capitalismo y se oponía a la Tercera Vía se fusionó con el socialismo democrático. [141] [142] Muchos socialdemócratas que se oponen a la Tercera Vía se superponen con los socialistas democráticos en su compromiso con una alternativa al capitalismo y una economía post-capitalista y no solo han criticado a la Tercera Vía como antisocialista [90] y neoliberal, [16] [17] [18] [19] [20] sino también como antisocialdemócrata en la práctica. [90]

Los socialistas demócratas y de mercado argumentan que la principal razón de las deficiencias económicas de las economías dirigidas fue su naturaleza autoritaria más que el socialismo en sí, que fue un fracaso de un modelo específico y que, por lo tanto, los socialistas deberían apoyar los modelos democráticos en lugar de abandonarlos. Los economistas Pranab Bardhan y John Roemer argumentan que las economías de tipo soviético y los estados marxista-leninistas fracasaron porque no crearon reglas y criterios operativos para el funcionamiento eficiente de las empresas estatales en su asignación administrativa, ordenada de recursos y productos básicos y la falta de democracia en los sistemas políticos con los que se combinaron las economías de tipo soviético. Según ellos, una forma de socialismo competitivo que rechace la dictadura y la asignación autoritaria a favor de la democracia podría funcionar y resultar superior a la economía de mercado. [143]

Aunque cercano al Nuevo Laborismo y figura clave en el desarrollo de la Tercera Vía, el sociólogo Anthony Giddens se desvinculó de muchas de las interpretaciones de la Tercera Vía realizadas en el ámbito de la política cotidiana. [83] Para él, no fue sucumbir al neoliberalismo o al dominio de los mercados capitalistas. [144] El punto era ir más allá del fundamentalismo de mercado y del socialismo de arriba hacia abajo, para hacer que los valores del centro-izquierda contaran en un mundo globalizado. Sostuvo que "la regulación de los mercados financieros es el tema más urgente de la economía mundial" y que "el compromiso global con el libre comercio depende de una regulación eficaz en lugar de prescindir de la necesidad". [145]


Sardarapat: un milagro a la sombra del monte Ararat

Parecía en mayo de 1918 como si fueran los últimos días de la existencia de la nación armenia en su patria histórica. Reunidos a la sombra del monte Ararat, los armenios orientales y un segmento de armenios occidentales, supervivientes del genocidio, se quedaron solos frente a varias unidades otomanas que habían cruzado los ríos Akhurian y Araxes y estaban atacando en dirección a Gharakilisa (Vanadzor). Bash-Aparan (Aparan) y Sardarapat.

Los musulmanes de la provincia de Ereván, los turcos, los tártaros y los kurdos, también se habían levantado en la segunda mitad de 1918, y la fértil llanura de Ararat estaba rodeada de enemigos.

La caída de Kars y Alexandrapol (Gyumri) y el asalto de los turcos hacia la llanura de Ararat habían generado un caos y un miedo indescriptibles en Ereván. Para muchas personas, la resistencia parecía imposible e inútil. ¿Pero adónde correr? Las carreteras a Tiflis (Tbilisi) y Bakú estaban cerradas, el ferrocarril a Irán no funcionaba y Nakhijevan estaba en manos de los musulmanes. Solo las carreteras del oeste y el norte estaban abiertas, desde donde las tropas turcas estaban entrando y ocupando las ciudades armenias y masacrando a sus residentes. La única opción era resistir y morir honorablemente.

"Estamos solos y debemos confiar en nuestros poderes, tanto para defender el frente como para establecer el orden en el país", dijo Aram Manukyan (Sargis Hovannisyan), uno de los fundadores de la Primera República de Armenia.

A principios de la primavera de 1918, el pueblo y el ejército de Ereván declararon dictador a Aram Manukyan y le otorgaron autoridad absoluta. Bajo su mando, Aram logró vincular a todos los elementos activos de la región y poner a todos a trabajar. A través de la colaboración con Drastamat Kanayan (Dro), el general Movses Silikyan y Daniel Bek-Pirumyan, el comisario estatal Sahak Torosyan, partidos políticos y organismos gubernamentales y no gubernamentales, logró generar una energía extraordinaria y, en el momento más decisivo, dirigió hábilmente el destino del pueblo armenio en la llanura de Ararat.

Después de la caída de Alexandrapol, una sección de las fuerzas armenias se había retirado, luchando, hacia Ereván, habiendo llegado a Sardarapat el 19 de mayo.

Los católicos de todos los armenios Gevorg V Surenyants se dirigieron a la nación: “El turco, el enemigo sanguinario de nuestro rebaño razonable, avanza hacia el corazón de nuestro país, nuestra fe, la historia de nuestra vida, hacia Etchmiadzin. Nuestros generales están sugiriendo a los católicos de todos los armenios que dejen a las fauces del enemigo la Santa Sede de Etchmiadzin, nuestros lugares sagrados, el pueblo armenio, y que se refugien en Byurakan. No y no, mil veces no. No abandonaré la Santa Sede que me confiaron nuestros antepasados. No abandonaré el corazón de la fe apostólica armenia. Si los propios soldados armenios, si la nación armenia es incapaz de detener el avance del enemigo, si son impotentes para salvar nuestras reliquias, entonces permítanme ser martirizado aquí mismo, en el umbral de la Santa Madre Sede, de la cual tengo el privilegio de siendo los Catholicos, por la justa intercesión de nuestros sagrados antepasados ​​y la misericordia de Dios ”.

El general Silikyan, comandante de las fuerzas de Ereván, exhortó a cada armenio con un llamado especial a reunir su máxima fuerza y ​​atacar al enemigo por la salvación de la patria, en defensa del honor de todas sus esposas e hijas: “ARMENIOS ! No es momento de reducir la velocidad.Todo hombre hasta los cincuenta años está obligado a tomar las armas y EXIGO que se presenten con sus armas de fuego y municiones para la defensa de la Patria. Por el bien de la existencia física de este pueblo eternamente torturado, en nombre de la justicia violada. ¡Subir! ¡Trabajar! ¡A la Guerra Santa!

Después de ocupar Alexandrapol a mediados de mayo y Gharakilisa del 24 al 28 de mayo, con víctimas mortales en ambos bandos durante las intensas batallas, los turcos se dirigieron hacia Tiflis. Los armenios occidentales que habían encontrado refugio en la ciudad estaban particularmente aterrorizados por la invasión turca. Miles de personas, jóvenes y ancianos, aldeanos y habitantes de la ciudad, trabajadores e intelectuales, se apresuraron hacia la Carretera Militar de Georgia con todo lo que pudieron. Un extremo ya había llegado a Vladikavkaz (Osetia del Norte-Alania) y Armavir (Rusia), mientras que el otro acababa de salir de Tiflis. La migración fue desorganizada, espontánea y los ataques a los migrantes eran comunes.

El revés en Gharakilisa no determinó el destino del pueblo armenio porque las fuerzas armenias, respondiendo a un llamamiento de la Madre Sede de la Santa Etchmiadzin y con la ayuda del pueblo, pudieron detener a los turcos en Bash -Aparan y Sardarapat, e incluso para hacerlos retroceder.

En el transcurso de las feroces y decisivas batallas en el frente durante los últimos días de mayo, las fuerzas otomanas se vieron obligadas a retroceder hacia Alexandrapol. Los armenios, inspirados por la victoria, avanzaban, convencidos de que limpiarían la Armenia rusa de turcos. El general Silikyan quería perseguir al ejército turco que huía. Silikyan y el comandante Vekilov creían que las fuerzas armenias podrían liberar la ciudad en dos días.

El 29 de mayo hizo su segundo llamamiento a los armenios: “Debemos recuperar Alexandrapol de manos de los turcos. Exigen las ciudades de Akhalkalak, Alexandrapol y Etchmiadzin, y la mayor parte de la provincia de Ereván y Nakhijevan. ¿Podemos permitir tal insulto? ¡Nunca! Debemos arrebatarles Alexandrapol.

Para el 28 de mayo, los armenios de Ereván guberniya (la división administrativa del Imperio Ruso) estaban seguros de que Alexandrapol sería retomada. Algunos incluso tuvieron visiones de avanzar hasta Kars. Pero Silikyan recibió una orden sorprendente del Comandante del Cuerpo Nazarbekyan (Nazarbekov). Las hostilidades iban a cesar, porque acababan de llegar noticias de que se había concluido una tregua en Batum (Batumi), y la delegación armenia estaba negociando por la paz. Habría sido difícil encontrar un armenio que no hubiera acogido con agrado las noticias una semana antes. Pero ahora las circunstancias habían cambiado y las voces de desaprobación y enfado resonaban por toda la tierra.

Los líderes militares y Aram Manukyan recibieron decenas de llamamientos para ignorar la orden y continuar el avance hacia Alexandrapol. Muchos instaron a Silikyan a declararse comandante en jefe y salvar a la nación por la fuerza de las armas, el único idioma que entendía el enemigo. Ahora que los turcos se estaban retirando, ¿cómo era posible cesar el fuego y permitir que los invasores mantuvieran la posesión de las tierras armenias? Sin embargo, el general Silikyan se negó a ceder a tal consejo y ordenó a sus tropas que se detuvieran. Aunque fueron castigados amplia y cáusticamente por haber acordado una tregua, el Comando del Cuerpo y el Consejo Nacional se vieron obligados a tener en cuenta el hecho de que las reservas de municiones estaban vacías o casi agotadas, y que el considerable refuerzo turco estaba cerca. Si no se llegaba a la paz y luego la marea de la victoria se volvía a favor de los otomanos, las consecuencias serían desastrosas.

A mediados de 1918, los restos del pueblo armenio quedaron destrozados, a falta de un término mejor, que llamaron república. Pero tan lamentable como era la República de Armenia en mayo de 1918, su mera existencia fue, sin embargo, un logro asombroso.

No era una república, sino un pedazo de tierra infértil y aislado, lleno de acantilados y montañas, huérfanos y refugiados, sufrimiento y adversidad.

El país se encontraba en un estado excepcionalmente grave. La pequeña Armenia estaba llena de un ejército de migrantes, mientras que los recursos existentes no eran suficientes para satisfacer las necesidades esenciales de los lugareños. Sin exagerar, se puede decir que el hambre reinaba en el estado recién formado. La gente moría de hambre en las calles, mercados y parques de Ereván. Se oían gemidos, quejidos y quejidos durante todo el día. Los niños esqueléticos buscaban algo para comer en la basura, cavando la basura con las manos. Según un relato de un testigo ocular, “Al caminar por la calle de camino al trabajo, se podía ver a una mujer y un niño vestidos con harapos, acurrucados debajo de una pared en el pavimento, temblando de frío y lloriqueando. No tendían la mano, no querían nada. Poco a poco se fueron muriendo de hambre frente a tus ojos ”.

El ignominioso nacimiento de la república siguió a cuatro años de guerra devastadora, la aniquilación de la población armenia turca (armenia occidental), las ilusorias esperanzas impulsadas por la primera revolución rusa de febrero de 1917, la desastrosa política de la Sovnarkom en Brest-Litovsk, la implacable invasión turca de 1918, la desintegración de Transcaucasia y, finalmente, los frenéticos esfuerzos de los líderes armenios para salvar a la nación de la aniquilación total.

A las tres de la tarde del 26 de mayo de 1918, la República Federativa Democrática de Transcaucasia ya no existía. El presidente Nikolay Chkheidze envió el obituario a las capitales de dieciocho naciones. Esa misma noche, el Consejo Nacional de Georgia declaró la independencia de Georgia y nombró a Noi Zhordania como jefe de gobierno. El Consejo Nacional Musulmán se reunió en Tiflis el 27 de mayo y aprobó una propuesta para declarar a “Transcaucasia Oriental y Meridional” como un estado independiente, soberano y democrático. El acto oficial por el que se establece la república de Azerbaiyán se proclamó al día siguiente. A mediados de junio de 1918, el Consejo Nacional Musulmán se trasladó de Tiflis a Ganja (Gandzak, Elizavetpol), la capital temporal de Azerbaiyán, y con el permiso del comandante militar otomano Nuri Bey formó un gabinete encabezado por Fathali Khan Khoyskii. Nuri Bey ya estaba en Ganja y organizaba activamente a cientos de irregulares en el Ejército del Islam para conquistar Bakú.

Si bien los georgianos y azerbaiyanos tomaron medidas concretas para fortalecer los cimientos de sus repúblicas recién proclamadas, los líderes armenios se vieron sumidos en la confusión. Los socialdemócratas armenios y los populistas pidieron la independencia, insistiendo en que no existía ninguna alternativa. El ARF (Federación Revolucionaria Armenia-Partido Dashnaktsutyun) estaba muy dividido. El presidente del consejo, Avetis Aharonyan, junto con Ruben Ter-Minasyan y Artashes Babalyan se opusieron a la independencia, mientras que Simon Vratsyan y Khachatur Karjikyan se mostraron a favor de dar el paso trascendental. Hovhannes Kajaznuni y Alexander Khatisyan enfatizaron que la única posibilidad de supervivencia requería declarar la independencia y asegurar la paz con Turquía, sin importar el costo. "El Consejo Nacional de Armenia se vio obligado a anunciar la independencia de Armenia", escribió Vratsyan. “Lo enfatizo, fue forzado, porque en ese momento todos consideraban la independencia como una perspectiva terrible y un riesgo, colocando a la nación armenia bajo el yugo turco”.

Después de un largo debate, Armenia fue declarada independiente, pero la declaración del 30 de mayo no mencionó la "independencia" o la "república". Sólo después de que se confirmaron las noticias de los éxitos militares armenios cerca de Ereván y se llegó a la paz en Batum, el Consejo Nacional se atrevió a utilizar públicamente el título de “República de Armenia”.

Así, durante los últimos días de mayo de 1918, nacieron tres repúblicas independientes en medio del caos y la ruina del Transcáucaso. El fracaso en lograr la paz a través de las negociaciones de Batum, el avance turco hacia las guberniyas de Tiflis y Ereván y la ausencia de cohesión entre georgianos, armenios y tártaros hicieron añicos los tambaleantes cimientos de la Federación Transcaucásica. A diferencia de sus vecinos, los armenios se estremecieron ante la perspectiva de la independencia. Habiendo sido abandonados y arrojados a merced de los mismos gobernantes turcos que habían aniquilado a los armenios del Imperio Otomano, buscaron desesperadamente un rayo de esperanza.

En palabras de Vratsyan: “En marzo de 1918, los turcos fueron capaces de ocupar tanto Ereván como toda Armenia, pero no lo hicieron. Por el contrario, el 4 de junio firmaron un tratado de paz con los representantes del gobierno de la recién formada Armenia, y así, de facto, reconoció la independencia de Armenia. Y así, con la amarga ironía de la historia, el primer reconocimiento internacional de la independencia de Armenia fue por parte de los turcos ”.

El 28 de mayo, el Consejo Nacional Armenio había seleccionado a Khatisyan, Kajaznuni y Papajanyan para regresar a Batum con poderes ilimitados para negociar una paz con los turcos en nombre del pueblo armenio. "Nos quedamos en Batum durante ocho días, hasta el 5 de junio, y durante todo el tiempo estuvimos ocupados con la redacción de un tratado de paz", escribió Khatisyan. “Fue el primer acto internacional que Armenia tuvo que implementar. Durante la primera sesión, Vehib Pasha dibujó personalmente las fronteras de Armenia en ese mapa histórico que había estado conmigo en Trebisonda y que estaría más tarde en Constantinopla, Alexandrapol y Europa. Cuando echamos un vistazo al mapa, nos sentimos abrumados por dos sentimientos agudos. El primero fue el orgullo: después de soñar durante siglos, finalmente tendríamos un pequeño rincón en el mapa del mundo. El segundo fue la amargura: este rincón era de apenas 9.000 kilómetros cuadrados, absolutamente inadecuado para acomodar a nuestra gente ”.

Durante las negociaciones, los turcos acordaron otorgar a Armenia otros mil kilómetros cuadrados de territorio "en el espíritu de buenas relaciones". Armenia se limitaba a la provincia de Nor Bayazet y las porciones orientales de las provincias de Alexandrapol, Etchmiadzin, Ereván y Sharur-Daralagyaz.

El 6 de junio, la delegación armenia regresó a Tiflis y presentó el Tratado de Batum al Consejo Nacional. La evaluación de las pérdidas mostró que el Transcáucaso había sido esquilada en más del 20% de su territorio en el que vivía casi el 20% de su población total en 1914. Casi las tres cuartas partes del territorio cedido habían sido arrancadas del oblast de Kars y Ereván. guberniia. La población en los distritos restantes de la guberniya de Ereván, es decir, en la República de Armenia, estaba compuesta por aproximadamente 300.000 de los dos millones de armenios rusos y al menos un número igual de refugiados de la Armenia turca y las regiones rindidas en Brest-Litovsk y Batum. Incluso en esta área lastimosamente pequeña, había casi 100,000 musulmanes.

El 1 de agosto de 1918, en el día de la inauguración oficial del Consejo (parlamento) de Armenia, su presidente Avetik Sahakyan, recordó a los presentes que, “Después del colapso del Transcáucaso, nuestro país quedó a merced del destino, por lo que el Consejo Nacional de Armenia se apresuró a asumir todas las funciones del gobierno. Fue en ese momento (finales de mayo-principios de junio) cuando se recibió el infame ultimátum del Imperio Otomano, exigiendo una respuesta en 48 horas. Se envió una delegación a Batum, encabezada por Kajaznuni, Papajanyan y Khatisyan. Nuestra delegación se vio obligada a aceptar el ultimátum y firmar un acuerdo de paz con Vehib Pasha y Khalil Bey. El Consejo Nacional Armenio apretó los dientes y con fría diligencia decidió aceptar el ultimátum y reconocer la independencia de Armenia, entregándose al juicio imparcial de la historia. Sí, nuestra república es pequeña, con fronteras estrechas. Las fronteras de nuestro país no pueden permanecer fijas para siempre. Creo que las fronteras de nuestro condado se expandirán con el férreo poder de la vida y con nuestro nuevo tratado de buena voluntad con Turquía y sus aliados, cuyos representantes están presentes aquí ".

En palabras de uno de los líderes del ARF, Ruben Ter-Minasyan: “Aunque la República de Ereván era independiente en 1918 y aunque la ideología de una Armenia Unida e Independiente se propuso en 1919, esas eran en realidad sólo palabras vacías e incomprensibles. para la mayoría de los armenios rusos. Incluso para los establecimientos estatales y muchos de sus representantes, la independencia adquirida fue un fenómeno temporal. Armenia era considerada parte del territorio ruso e incluso el ejército armenio era parte del ejército ruso ".

El primer gobierno (gabinete) de Armenia se formó en Tiflis (Tbilisi), y el Consejo Nacional Armenio se trasladó a Ereván a regañadientes. En palabras de Vratsyan, los miembros del Consejo "no querían separarse de Tiflis". Hubo discusiones acaloradas durante sesiones consecutivas. "Mudarse a Ereván fue inaceptable para muchos". La cuestión de mudarse a Ereván se planteó con firmeza durante la sesión conjunta del Consejo Nacional y el gobierno. La ARF exigió que el Consejo Nacional y el gobierno se trasladaran de inmediato a Ereván con toda su estructura. El Partido Popular de Armenia propuso enviar una delegación a Ereván y formar un gobierno local y mantener el Consejo Nacional de Armenia, como organismo nacional, en Tiflis. Los socialistas revolucionarios proponían enviar el Consejo Nacional y el gobierno a Ereván para formar las autoridades locales de Armenia, después de lo cual el Consejo Nacional volvería a Tiflis y a este rico país del Cáucaso, para permanecer como una "autoridad nacional general". Al principio, los socialdemócratas estaban a favor de mudarse a Ereván, pero al poco tiempo empezaron a “dudar”. Kajaznuni anunció que si el Consejo Nacional permanecía en Tiflis o si se formaban dos Consejos Nacionales, dimitiría de su cargo de Primer Ministro. Con siete votos a favor y cinco en contra, se decidió trasladar el Consejo Nacional y el gobierno a Ereván.

El 17 de julio, el Consejo Nacional y el gobierno se trasladaron a Ereván desde Tiflis. Desde la estación de Sanahin en adelante, el ferrocarril estaba en manos de los turcos y pasar por Alexandrapol era peligroso. Se decidió trasladarse de Tiflis a Aghstafa y llegar a Ereván, la polvorienta y pobre ciudad capital de la recién formada república, a través de Dilijan. Kajaznuni, Khachatur Karjikyan (Ministro de Finanzas), el general Hovhannes Hakhverdyan (Ministro de Guerra) y los miembros del Consejo Nacional se encontraban entre los que se marcharon. Dos oficiales alemanes y un turco partían hacia Ereván con ellos.

Artashes Babalyan escribe: “El gobierno georgiano mostró una actitud áspera e incivilizada. No proporcionaron vagones a tiempo y no nos permitieron llevar los pocos vehículos viejos y gastados del Consejo Nacional. Solo después de largas negaciones nos permitieron poner algunos artículos y vehículos necesarios en el tren. Ninguno de los representantes de las autoridades georgianas había venido a despedirse de nosotros. El público armenio en general se mostró totalmente indiferente. Recibimos una cálida bienvenida de las autoridades de Azerbaiyán, en Ghazakh ”.

Desde Ghazakh, la delegación llegó a Karvansara (Ijevan) y Dilijan por la noche. En Tiflis se propuso que Kajaznuni y Khatisyan fueran candidatos al cargo de Primer Ministro y que no debería haber un gobierno de partido único. Sin embargo, los populistas reclamaron el cargo de Primer Ministro, presentando la candidatura de Papajanyan. Dijeron que los turcos no confiaban en el ARF y que crearían dificultades. Kajaznuni propuso la candidatura de los populistas Papajanyan y Samson Harutyunyan para el cargo de Ministro de Relaciones Exteriores, pero ambos se negaron. Kajaznuni no tuvo más remedio que formar un gobierno de partido único. La delegación llegó a Ereván el 19 de julio.

Arshavir Shahkhatuni, el comandante de Ereván, escribe: “A las tres en punto, los batallones estaban parados al comienzo de la calle Abovian, en la iglesia de St. Sargis. Aram llegó en automóvil y anunció que venía el gobierno. Varios minutos después, el grupo gubernamental con sus vehículos apareció en la esquina de la avenida principal. Ordené, "Desfile ceremonial, listo, ¡saludo!". Y, sacando mi espada de su vaina, me acerqué a los miembros del gobierno, junto con cincuenta jinetes. Bajé mi espada frente al primer ministro de Armenia, mientras mi caballo se encabritaba sobre dos patas. Le dije: "Su Excelencia, como Comandante Militar de la ciudad capital de Armenia, le doy la bienvenida a su llegada. Estoy inmensamente feliz de que después de muchos siglos sea el primer oficial bajando su espada frente a su gobierno. En este momento estoy volviendo a poner con orgullo mi espada en su vaina y la sacaré cuando me des la orden de defender nuestra patria incomparable ”. Kajaznuni respondió muy emocionado, simplemente conteniendo sus lágrimas. Así se produjo la entrada del primer gobierno de Armenia en Ereván ”.

El gobierno de Kajaznuni tenía cuatro ministros: Manukyan (Asuntos Internos), Khatisyan (Asuntos Exteriores), Hakhverdyan y Karjikyan. Todos, excepto Hakhverdyan, eran miembros de la Federación Revolucionaria Armenia - Partido Dashnaktsutyun. Antes de partir hacia Ereván, Kajaznuni y el Consejo Nacional habían designado representantes diplomáticos de Armenia en varios lugares: Arshak Jamalyan en Georgia, Hovhannes Saghatelyan en el ejército de voluntarios ruso, Grigor Dzamoyan en el ejército de Alexander Kolchak y Simon Vratsyan en los gobiernos de Kuban y Don.

Antes de que el gobierno de Armenia se mudara a Ereván, Aram gobernaba la república. Había llevado a cabo vastas obras organizativas destinadas a crear estructuras estatales y establecer la ley y el orden. Era necesario crear un aparato estatal, un sistema legal, para sacar al país de la anarquía, proporcionar alimentos a los migrantes, resolver los conflictos fronterizos con los vecinos y resolver las revueltas internas de los musulmanes que estaban dirigidas a la mayoría armenia y a sus recién llegados. -Nombrado gobierno. El poder más grande y más eficaz en Armenia y, en general, en el mundo armenio era el ARF, que cargaba con toda la responsabilidad política de la república recién independizada sobre sus hombros.

Aunque la paz se había firmado en Batum, los armenios y los turcos interpretaron el tema del tratado de manera diferente. Para resolver los problemas relacionados con el tratado, el Consejo Nacional de Ereván envió una delegación especial a Alexandrapol encabezada por Mkrtich Musinyan, quien fue asignado para negociar con el comandante turco Kâzim Karabekir sobre varios temas derivados del tratado de Batum: el regreso de los refugiados. a sus hogares, el intercambio de rehenes, las condiciones para que el ejército turco pasara por Armenia, la cuestión de la entrega del ferrocarril y la entrega de Gharakilisa a los armenios. Los turcos no aceptaron las demandas de los armenios.El 7 de julio, sin interrumpir las negociaciones de Alexandrapol, los turcos avanzaron una vez más hacia Sardarapat. Silikyan ordenó al ejército que abandonara el ferrocarril y tomara posición en la región de Etchmiadzin. Las batallas de trincheras continuaron hasta el 9 de julio cuando los turcos ocuparon posiciones a siete kilómetros de Ereván, dirigiendo su artillería hacia la ciudad capital de Armenia.

Fueron días difíciles y preocupantes. Sin el conocimiento del Consejo Nacional de Ereván, el Consejo Nacional de Georgia había declarado su independencia en Tiflis, y una pequeña Armenia alrededor del Monte Ararat, bajo el control enérgico y alerta de Aram, estaba viviendo días sombríos de destino incierto, escribe Vahan Navasardyan, uno de los Figuras ARF de esa época. Era una situación excepcional rodeada por los cuatro lados por una cadena redonda, privada de casi todos los medios de comunicación con el mundo exterior. Era un país en el que el Ministro de Relaciones Exteriores ostentaba el título solo porque es difícil imaginar un gobierno sin tal aposición. Rodeada y encadenada por ejércitos turcos y una población musulmana tártara, Armenia vivía sola, con sus pensamientos y sufrimientos, condenada al horror de un futuro condenado.

En palabras de Vratsyan, durante esos días Armenia era un "montículo de caos y ruinas sin forma".

“El nacimiento de la república no fue recibido con gritos de alegría y aplausos. Al contrario, para muchos fue visto como un nacimiento prematuro. Algunos no podían creerlo y pusieron las palabras "independencia" y "república" entre paréntesis. Y las bases para hacerlo eran muy sólidas. Las condiciones eran realmente horribles y la independencia parecía irónica en esas condiciones. Un pequeño pedazo de tierra, doce mil kilómetros cuadrados, quedó en manos de los armenios. Un país pobre y semidestruido apretujado entre montañas áridas, en un rincón abandonado del mundo, sobrecargado de migrantes y huérfanos, rodeado de enemigos que rechinan los dientes, sin pan, sin medicamentos, y sin ayuda hambre y epidemia, saqueos y estragos, lágrimas y miseria, masacre y terror. Por otro lado, estaba el ejército triunfante de Enver, inspirado en sueños pan-turquistas que apuntaban hacia Absheron y Turkestán a través de Armenia. Tal era la situación en Armenia, mientras que en Tiflis reinaba un caos total. Después del 26 de mayo, las relaciones armenio-georgianas se volvieron tensas. Los georgianos, orgullosos de su independencia y el apoyo alemán, trataban a los armenios, agarrándose al dobladillo de las túnicas de Rusia, con enemistad. Los armenios, a su vez, consideraban a los georgianos conspiradores y traidores ".

El humilde nacimiento de Armenia fue precedido por el colapso del régimen zarista en Rusia. Y así, en mayo de 1918, la República de Armenia fue declarada en un pequeño pedazo de tierra armenia adjunta a Rusia, unos nueve siglos y más de quinientos años después de la caída del reino armenio de Bagratid y el estado armenio de Cilicia, respectivamente. Aunque en los meses siguientes Armenia iba a expandirse gradualmente, pasando del caos informe a una verdadera república, las regiones armenias bajo el control político-militar del Imperio Otomano y los kemalistas nunca llegaron a formar parte de la república de Armenia.

Más de noventa años después, y hoy, el sueño armenio de tener una “Armenia libre, independiente y unida” continúa desmoronándose en las laderas del Ararat.

De Tatul Hakobyan & # 8217s book & # 8211 ARMENAINS and TURKS

Foto- Los líderes de la Georgia soviética & # 8217, la Armenia soviética & # 8217 y el Azerbaiyán soviético & # 8217 Eduard Shevardnadze, Karen Demirchyan y Haydar Aliyev


"Con la amarga ironía de la historia, los turcos reconocieron por primera vez la independencia de Armenia"

A mediados de 1918, los restos del pueblo armenio quedaron destrozados, a falta de un término mejor, que llamaron república. Pero tan lamentable como era la República de Armenia en mayo de 1918, su mera existencia fue, sin embargo, un logro asombroso.

No era una república, sino un pedazo de tierra infértil y aislado, lleno de acantilados y montañas, huérfanos y refugiados, sufrimiento y adversidad.

El país se encontraba en un estado excepcionalmente grave. La pequeña Armenia estaba llena de un ejército de migrantes, mientras que los recursos existentes no eran suficientes para satisfacer las necesidades esenciales de los lugareños. Sin exagerar, se puede decir que el hambre reinaba en el estado recién formado. La gente moría de hambre en las calles, mercados y parques de Ereván. Se oían gemidos, quejidos y quejidos durante todo el día. Los niños esqueléticos buscaban algo para comer en la basura, cavando la basura con las manos. Según un relato de un testigo ocular, “Al caminar por la calle de camino al trabajo, se podía ver a una mujer y un niño vestidos con harapos, acurrucados debajo de una pared en el pavimento, temblando de frío y lloriqueando. No tendían la mano, no querían nada. Poco a poco se fueron muriendo de hambre frente a tus ojos ”.

El ignominioso nacimiento de la república siguió a cuatro años de guerra devastadora, la aniquilación de la población armenia turca (armenia occidental), las ilusorias esperanzas impulsadas por la primera revolución rusa de febrero de 1917, la desastrosa política de la Sovnarkom en Brest-Litovsk, la implacable invasión turca de 1918, la desintegración de Transcaucasia y, finalmente, los frenéticos esfuerzos de los líderes armenios para salvar a la nación de la aniquilación total.

A las tres de la tarde del 26 de mayo de 1918, la República Federativa Democrática de Transcaucasia ya no existía. El presidente Nikolay Chkheidze envió el obituario a las capitales de dieciocho naciones. Esa misma noche, el Consejo Nacional de Georgia declaró la independencia de Georgia y nombró a Noi Zhordania como jefe de gobierno. El Consejo Nacional Musulmán se reunió en Tiflis el 27 de mayo y aprobó una propuesta para declarar a “Transcaucasia Oriental y Meridional” como un estado independiente, soberano y democrático. El acto oficial por el que se establece la república de Azerbaiyán se proclamó al día siguiente. A mediados de junio de 1918, el Consejo Nacional Musulmán se trasladó de Tiflis a Ganja (Gandzak, Elizavetpol), la capital temporal de Azerbaiyán, y con el permiso del comandante militar otomano Nuri Bey formó un gabinete encabezado por Fathali Khan Khoyskii. Nuri Bey ya estaba en Ganja y organizaba activamente a cientos de irregulares en el Ejército del Islam para conquistar Bakú.

Si bien los georgianos y azerbaiyanos tomaron medidas concretas para fortalecer los cimientos de sus repúblicas recién proclamadas, los líderes armenios se vieron sumidos en la confusión. Los socialdemócratas armenios y los populistas pidieron la independencia, insistiendo en que no existía ninguna alternativa. La ARF (Federación Revolucionaria Armenia-Dashnaktsutyun Party) estaba muy dividido. El presidente del consejo, Avetis Aharonyan, junto con Ruben Ter-Minasyan y Artashes Babalyan se opusieron a la independencia, mientras que Simon Vratsyan y Khachatur Karjikyan se mostraron a favor de dar el paso trascendental. Hovhannes Kajaznuni y Alexander Khatisyan enfatizaron que la única posibilidad de supervivencia requería declarar la independencia y asegurar la paz con Turquía, sin importar el costo. "El Consejo Nacional de Armenia se vio obligado a anunciar la independencia de Armenia", escribió Vratsyan. “Lo enfatizo, fue forzado, porque en ese momento todos consideraban la independencia como una perspectiva terrible y un riesgo, colocando a la nación armenia bajo el yugo turco”.

Después de un largo debate, Armenia fue declarada independiente, pero la declaración del 30 de mayo no mencionó la "independencia" o la "república". Solo después de que se confirmaron las noticias de los éxitos militares armenios cerca de Ereván y se llegó a la paz en Batum, el Consejo Nacional se atrevió a utilizar públicamente el título de "República de Armenia".

Así, durante los últimos días de mayo de 1918, nacieron tres repúblicas independientes en medio del caos y la ruina del Transcáucaso. El fracaso en lograr la paz a través de las negociaciones de Batum, el avance turco hacia las guberniyas de Tiflis y Ereván y la ausencia de cohesión entre georgianos, armenios y tártaros hicieron añicos los tambaleantes cimientos de la Federación Transcaucásica. A diferencia de sus vecinos, los armenios se estremecieron ante la perspectiva de la independencia. Habiendo sido abandonados y arrojados a merced de los mismos gobernantes turcos que habían aniquilado a los armenios del Imperio Otomano, buscaron desesperadamente un rayo de esperanza.

En palabras de Vratsyan: “En marzo de 1918, los turcos fueron capaces de ocupar tanto Ereván como toda Armenia, pero no lo hicieron. Por el contrario, el 4 de junio firmaron un tratado de paz con los representantes del gobierno de la recién formada Armenia, y así, de facto, reconoció la independencia de Armenia. Y así, con la amarga ironía de la historia, el primer reconocimiento internacional de la independencia de Armenia fue por parte de los turcos ”.

El 28 de mayo, el Consejo Nacional Armenio había seleccionado a Khatisyan, Kajaznuni y Papajanyan para regresar a Batum con poderes ilimitados para negociar una paz con los turcos en nombre del pueblo armenio. "Nos quedamos en Batum durante ocho días, hasta el 5 de junio, y durante todo el tiempo estuvimos ocupados con la redacción de un tratado de paz", escribió Khatisyan. “Fue el primer acto internacional que Armenia tuvo que implementar. Durante la primera sesión, Vehib Pasha dibujó personalmente las fronteras de Armenia en ese mapa histórico que había estado conmigo en Trebisonda y que estaría más tarde en Constantinopla, Alexandrapol y Europa. Cuando echamos un vistazo al mapa, nos sentimos abrumados por dos sentimientos agudos. El primero fue el orgullo: después de soñar durante siglos, finalmente tendríamos un pequeño rincón en el mapa del mundo. El segundo fue la amargura: este rincón era de apenas 9.000 kilómetros cuadrados, absolutamente inadecuado para acomodar a nuestra gente ”.

Durante las negociaciones, los turcos acordaron otorgar a Armenia otros mil kilómetros cuadrados de territorio "en el espíritu de buenas relaciones". Armenia se limitaba a la provincia de Nor Bayazet y las porciones orientales de las provincias de Alexandrapol, Etchmiadzin, Ereván y Sharur-Daralagyaz.

El 6 de junio, la delegación armenia regresó a Tiflis y presentó el Tratado de Batum al Consejo Nacional. La evaluación de las pérdidas mostró que el Transcáucaso había sido esquilada en más del 20% de su territorio en el que vivía casi el 20% de su población total en 1914. Casi las tres cuartas partes del territorio cedido habían sido arrancadas del oblast de Kars y Ereván. guberniia. La población en los distritos restantes de la guberniya de Ereván, es decir, en la República de Armenia, estaba compuesta por aproximadamente 300.000 de los dos millones de armenios rusos y al menos un número igual de refugiados de la Armenia turca y las regiones rindidas en Brest-Litovsk y Batum. Incluso en esta área lastimosamente pequeña, había casi 100,000 musulmanes.

El 1 de agosto de 1918, en el día de la inauguración oficial del Consejo (parlamento) de Armenia, su presidente Avetik Sahakyan, recordó a los presentes que, “Después del colapso del Transcáucaso, nuestro país quedó a merced del destino, por lo que el Consejo Nacional de Armenia se apresuró a asumir todas las funciones del gobierno. Fue en ese momento (finales de mayo-principios de junio) cuando se recibió el infame ultimátum del Imperio Otomano, exigiendo una respuesta en 48 horas. Se envió una delegación a Batum, encabezada por Kajaznuni, Papajanyan y Khatisyan. Nuestra delegación se vio obligada a aceptar el ultimátum y firmar un acuerdo de paz con Vehib Pasha y Khalil Bey. El Consejo Nacional Armenio apretó los dientes y con fría diligencia decidió aceptar el ultimátum y reconocer la independencia de Armenia, entregándose al juicio imparcial de la historia. Sí, nuestra república es pequeña, con fronteras estrechas. Las fronteras de nuestro país no pueden permanecer fijas para siempre. Creo que las fronteras de nuestro condado se expandirán con el férreo poder de la vida y con nuestro nuevo tratado de buena voluntad con Turquía y sus aliados, cuyos representantes están presentes aquí ".

De TATUL HAKOBYANEl libro ARMENIOS y TURCOS


Contenido

El término "servicios sociales" a menudo se sustituye por otros términos como bienestar social, protección social, asistencia social, atención social y trabajo social, y muchos de los términos se superponen en características y características. [1] [4] Lo que se considera un "servicio social" en un país específico está determinado por su historia, normas culturales, sistema político y situación económica. [1] [4] Los aspectos más centrales de los servicios sociales incluyen educación, servicios de salud, programas de vivienda y servicios de transporte. [7] Los servicios sociales pueden ser tanto comunitarios como individuales. [1] Esto significa que pueden implementarse para brindar asistencia a la comunidad en general, como apoyo económico para ciudadanos desempleados, o pueden administrarse específicamente considerando la necesidad de un individuo, como hogares de acogida. [1] Los servicios sociales se brindan a través de una variedad de modelos. [1] Algunos de estos modelos incluyen: [1]

  • El modelo escandinavo: basado en los principios del 'universalismo'. Este modelo proporciona una ayuda significativa a los grupos desfavorecidos, como las personas con discapacidad, y se administra a través del gobierno local con contribuciones limitadas de organizaciones no gubernamentales. [1]
  • El modelo de atención familiar: aplicado en todo el Mediterráneo, este modelo cuenta con la ayuda de personas y familias que suelen trabajar con el clero, así como de ONG como Cruz Roja. [1]
  • El modelo de verificación de recursos: empleado en el Reino Unido y Australia, el gobierno brinda apoyo pero tiene regulaciones y controles estrictos que emplea para determinar quién tiene derecho a recibir servicios sociales o asistencia. [1]

Destinatarios Editar

Los servicios sociales pueden estar disponibles para la totalidad de la población, como los servicios de policía y bomberos, o pueden estar disponibles solo para grupos o sectores específicos de la sociedad. [1] Algunos ejemplos de beneficiarios de servicios sociales incluyen personas mayores, niños y familias, personas con discapacidades, incluidas discapacidades físicas y mentales. [1] Estos pueden extenderse a usuarios de drogas, jóvenes delincuentes y refugiados y solicitantes de asilo según el país y sus programas de servicios sociales, así como la presencia de organizaciones no gubernamentales. [1]

Desarrollo temprano Editar

El desarrollo de los servicios sociales aumentó significativamente en las dos últimas décadas del siglo XIX en Europa. [8] Hay una serie de factores que contribuyeron al desarrollo de los servicios sociales en este período. Estos incluyen: los impactos de la industrialización y la urbanización, la influencia del pensamiento protestante sobre la responsabilidad del estado por el bienestar y la creciente influencia de los sindicatos y el movimiento obrero. [8] [3]

Europa: (1833-1914) Editar

En el siglo XIX, a medida que los países se industrializaban aún más, se expandió el alcance de los servicios sociales en forma de esquemas laborales y compensación. La expansión de los servicios sociales comenzó siguiendo la legislación británica de la Factory Act de 1833. [9] La legislación establece límites a la edad mínima de trabajo de los niños, lo que impide que trabajen los niños menores de 9 años. [9] Además, la ley establece un límite de 48 horas de trabajo por semana para los niños de 9 a 13 años, y para los niños de 13 a 18 años se fija en 12 horas al día. [9] La Ley también fue la primera legislación que exigía la escolarización obligatoria en Gran Bretaña. [9] Otro avance fundamental para la existencia de servicios sociales fue la legislación suiza de la Ley de fábricas en 1877. [10] La Ley de fábricas introdujo limitaciones en las horas de trabajo, proporcionó prestaciones de maternidad y proporcionó protección en el lugar de trabajo para niños y adultos jóvenes. [10] En Alemania, Otto von Bismarck también introdujo una gran cantidad de legislación sobre bienestar social en este período. [10] El seguro de enfermedad obligatorio se introdujo en 1883, y el seguro de accidentes en el lugar de trabajo se promulgó en 1884 junto con los planes de vejez e invalidez en 1889. [10] Las leyes de seguros de este tipo se emularon posteriormente en otros países europeos, y Suecia promulgó un seguro de enfermedad voluntario en 1892, Dinamarca en 1892, Bélgica en 1894, Suiza en 1911 e Italia en 1886. [8] Además, Bélgica, Francia e Italia promulgaron leyes que subvencionaban el seguro voluntario de vejez en este período. [8] Cuando los Países Bajos introdujeron el seguro de enfermedad obligatorio en 1913, todos los principales países europeos habían introducido algún tipo de plan de seguro. [8]

América del Sur: (1910-1960) Editar

Según Carmelo Meso-Lago, los servicios sociales y los sistemas de bienestar en América del Sur se desarrollaron en tres etapas separadas, con tres grupos de países desarrollándose a ritmos diferentes. [3] El primer grupo, formado por Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica y Uruguay, desarrolló esquemas de seguro social a fines de la década de 1910 y en la de 1920. [3] Los planes notables, que se habían aplicado en 1950, consistían en seguros de accidentes del trabajo, pensiones y seguros de enfermedad y maternidad. [3] El segundo grupo, formado por Bolivia, Colombia, Ecuador, México, Panamá, Paraguay, Perú y Venezuela, implementó estos servicios sociales en la década de 1940. [3] La medida en que se implementaron estos programas y leyes fue menos extensa que en el primer grupo. [3] En el último grupo, compuesto por República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras y Nicaragua, los programas de servicios sociales se implementaron en las décadas de 1950 y 1960, con la menor cobertura de cada grupo. [3] Con la excepción de Nicaragua, los programas de servicios sociales no están disponibles para el seguro de desempleo o las asignaciones familiares. [3] El gasto medio en programas de servicios sociales como porcentaje del PIB en estos estados es del 5,3%, que es significativamente más bajo que el de Europa y América del Norte. [3]

Asia: (1950-2000) Editar

Dentro de Asia, el desarrollo significativo de los servicios sociales comenzó en Japón después de la conclusión de la Segunda Guerra Mundial. [5] Debido a los crecientes niveles de desigualdad social en la década de 1950 tras la reforma de la economía japonesa, el actual Partido Liberal Democrático legisló amplias leyes de seguro médico en 1958 y pensiones en 1959 para abordar la agitación social. [5] En Singapur, se introdujo un plan de jubilación obligatoria en 1955. [5] En Corea, el seguro médico voluntario se puso a disposición en 1963 y se ordenó en 1976. [5] El seguro privado solo estaba disponible para los ciudadanos empleados por grandes empresas corporativas. mientras que se proporcionaron planes de seguro separados para los funcionarios públicos y el personal militar. [5] En Taiwán, el gobierno del Kuomintang en 1953 propagó un programa de seguro para trabajadores que incluyera el cuidado de la salud. [5] En ese momento, Corea también proporcionó un plan de seguro separado para burócratas y militares.[5] En 1968, Singapur aumentó su programa de servicios sociales para incluir viviendas públicas, y lo amplió aún más en 1984 para incluir la atención médica. [5] Tanto en Corea como en Taiwán, en la década de 1980, la cantidad de trabajadores cubiertos por el seguro laboral no había aumentado por encima del 20%. [5]

Tras la agitación política interna en los países asiáticos en la década de 1980, la disponibilidad de servicios sociales aumentó considerablemente en la región. [5] En 1988, en Corea, se concedió un seguro médico a los trabajadores rurales autónomos, y en 1989 se amplió la cobertura a los trabajadores autónomos urbanos. Además, se inició un programa nacional de pensiones. [5] Dentro de Taiwán, se promulgó un amplio sistema nacional de seguro de salud en 1994 y se implementó en 1995. [5] Durante este período, el gobierno japonés también expandió los servicios sociales para niños y ancianos, proporcionando más servicios de apoyo, aumentando la financiación para los centros de atención. y organizaciones, y legislar nuevos programas de seguros. [5] En la década de 1990, Shanghai introdujo un programa de asequibilidad de la vivienda que luego se amplió para incluir a toda China. [5] En 2000, Hong Kong introdujo una política de plan de jubilación, y China implementó una política similar poco después. [5]

Calidad de vida editar

Ha habido varios hallazgos que indican que los servicios sociales tienen un impacto positivo en la calidad de vida de las personas. Un estudio de la OCDE en 2011 encontró que los países con las calificaciones más altas fueron Dinamarca, Noruega, Suecia y Finlandia, mientras que las calificaciones más bajas fueron otorgadas por personas de Estonia, Portugal y Hungría. [12] Otro estudio registrado por el Barómetro Global de la Felicidad en 2011 encontró resultados similares. [12] Ambos estudios indicaron que los aspectos más importantes de la calidad de vida de las personas eran la salud, la educación, el bienestar y el costo de vida. [12] Además, los países con la percepción de servicios públicos de alta calidad, específicamente Finlandia, Suecia, Dinamarca y los Países Bajos, obtuvieron los niveles más altos de felicidad. [12] Por el contrario, Bulgaria, Rumania, Lituania e Italia, que obtuvieron puntuaciones bajas en los niveles de satisfacción de los servicios sociales, tenían bajos niveles de felicidad, y algunos sociólogos argumentan que esto indica que existe una fuerte correlación entre la felicidad y los servicios sociales. [12]

Pobreza Editar

Las investigaciones indican que los programas de bienestar, que se incluyen como parte de los servicios sociales, tienen un impacto considerable sobre las tasas de pobreza en países en los que el gasto en bienestar representa más del 20% de su PIB. [13] [14]

Sin embargo, el impacto de los programas de servicios sociales sobre la pobreza varía según el servicio. [15] Un documento realizado en China indica que los servicios sociales en forma de asistencia financiera directa no tienen un impacto positivo en la reducción de las tasas de pobreza. [15] El documento también afirmó que la prestación de servicios públicos en forma de seguro médico, servicios de salud y protección de la higiene tienen un impacto "significativamente positivo" en la reducción de la pobreza. [15]


Revoluce a nezávislost [editovat | editovat zdroj]

Během Únorové revoluce v roce 1917 se dostal do čela tbiliského sovětu a v březnu 1917 byl zvolen komisařem výkonného výboru tbiliského sovětu. V srpnu téhož roku pak byl zvolen opět do Ústředního výboru RSDDS. 3. září téhož roku se uskutečnila schůze tbiliského sovětu a Žordanija pronesl projev, ve kterém vyzýval dělnictvo, aby nepodlehlo bolševickým tendencím a místo toho podpořilo vytvoření parzávisavis. V říjnu 1917 se krátce přidal k tzv. „Všeruskému parlamentu“, ale znechucen místními poměry se rozhodl vrátit do Gruzie. 26. listopadu se stal předsedou Prezidia Národní Rady Gruzie a sehrál značnou roli při upevňování vlivu menševiků na úkor bolševiků na dění v Gruzii. V důsledku Velké říjnové revoluce dlouho váhal, jak se má k nastalé politické situaci postavit, ale v květnu 1918 se rozhodl odštěpit se definitivně od bolševického Ruska. Nejprve vznikla nakrátko Zakavkazská federativní republika, ale Žordanija pak inicioval schůzi parlamentu Gruzie, která vyhlásila nezávislost Gruzínské demokratické republiky. 24. června 1918 byl zvolen předsedou vlády Gruzie.

Během své vlády proból úspěšně pozemkovou reformu a věnoval se vytvoření sociální a politické legislativy. Dalším jeho úspěchem byla jeho zahraniční politika, protože se mu povedlo navázat diplomatické styky po světě a tím získal pro Gruzii mezinárodní uznání nezávislosti, dokonce i ze strany sovětského R. Kromě toho, že jeho vláda měla podporu především u rolnického obyvatelstva, se podařilo prostřednictvím kombinace socialismu, demokracie a nacionalismu získat si náklonnost i střední třídy, moderno nido de pradera váktměrüm. Nicméně invaze Rudé armády v únoru a březnu 1921 způsobila zhroucení Gruzínské republiky a zastavení slibného rozvoje. Žordanija a většina jeho přátel z politiky i mimo ni musel emigrovat.


Contenido

Educación y vida temprana Editar

Philip Randolph nació el 15 de abril de 1889 en Crescent City, Florida, [3] el segundo hijo de James William Randolph, un sastre y ministro [3] en una Iglesia Episcopal Metodista Africana, y Elizabeth Robinson Randolph, una hábil costurera. En 1891, la familia se mudó a Jacksonville, Florida, que tenía una comunidad afroamericana próspera y bien establecida. [4]

De su padre, Randolph aprendió que el color era menos importante que el carácter y la conducta de una persona. De su madre aprendió la importancia de la educación y de defenderse físicamente de quienes buscarían lastimar a uno oa su familia, si fuera necesario. Randolph recordó vívidamente la noche en que su madre se sentó en la habitación del frente de su casa con una escopeta cargada en su regazo, mientras su padre se metía una pistola debajo del abrigo y se alejaba para evitar que una turba linchara a un hombre en la cárcel del condado local.

Asa y su hermano, James, eran estudiantes superiores. Asistieron al Instituto Cookman en East Jacksonville, la única escuela secundaria académica en Florida para afroamericanos. [5] Asa se destacó en literatura, teatro y oratoria. También participó en el equipo de béisbol de la escuela, cantó solos con el coro de la escuela y fue el mejor alumno de la promoción de 1907.

Después de graduarse, Randolph trabajó en trabajos ocasionales y dedicó su tiempo a cantar, actuar y leer. Leyendo W. E. B. Du Bois ' Las almas de la gente negra lo convenció de que la lucha por la igualdad social era lo más importante. Prohibido por la discriminación de todos los trabajos excepto los manuales en el sur, Randolph se mudó a la ciudad de Nueva York en 1911, donde trabajó en trabajos ocasionales y tomó cursos de ciencias sociales en City College. [4]

Matrimonio y familia Editar

En 1913, Randolph cortejó y se casó con la Sra. Lucille Campbell Green, una viuda, graduada de la Universidad de Howard y emprendedora que compartía su política socialista. Ella ganó suficiente dinero para mantenerlos a ambos. La pareja no tuvo hijos. [4]

Carrera temprana Editar

Poco después del matrimonio de Randolph, ayudó a organizar la Shakespearean Society en Harlem. Con ellos interpretó los papeles de Hamlet, Othello y Romeo, entre otros. Randolph aspiraba a convertirse en actor, pero se rindió después de no conseguir la aprobación de sus padres.

En Nueva York, Randolph se familiarizó con el socialismo y las ideologías defendidas por los Trabajadores Industriales del Mundo. Conoció al estudiante de derecho de la Universidad de Columbia, Chandler Owen, y los dos desarrollaron una síntesis de la economía marxista y las ideas sociológicas de Lester Frank Ward, argumentando que las personas solo pueden ser libres si no están sujetas a privaciones económicas. [4] En este punto, Randolph desarrolló lo que se convertiría en su forma distintiva de activismo por los derechos civiles, que enfatizó la importancia de la acción colectiva como una forma para que la gente negra obtenga igualdad legal y económica. Con este fin, él y Owen abrieron una oficina de empleo en Harlem para brindar capacitación laboral a los migrantes del sur y alentarlos a afiliarse a sindicatos. [4]

Como otros en el movimiento laboral, Randolph favoreció la restricción de la inmigración. Se opuso a que los afroamericanos tuvieran que competir con personas dispuestas a trabajar por salarios bajos. Sin embargo, a diferencia de otros restriccionistas de la inmigración, rechazó las nociones de jerarquía racial que se hicieron populares en la década de 1920. [6]

En 1917, Randolph y Chandler Owen fundaron El mensajero [7] con la ayuda del Partido Socialista de América. Era una revista mensual radical que hacía campaña contra los linchamientos, se oponía a la participación de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, instaba a los afroamericanos a resistirse a ser reclutados, a luchar por una sociedad integrada y los instó a unirse a sindicatos radicales. El Departamento de Justicia llamó El mensajero "la más capaz y la más peligrosa de todas las publicaciones negras". Cuando El mensajero comenzó a publicar el trabajo de poetas y autores negros, un crítico lo llamó "una de las revistas más brillantemente editadas en la historia del periodismo negro". [4]

Poco después, sin embargo, el equipo editorial de El mensajero se dividió en tres cuestiones: la creciente brecha entre las Indias Occidentales y los afroamericanos, el apoyo a la revolución bolchevique y el apoyo al movimiento Regreso a África de Marcus Garvey. En 1919, la mayoría de los radicales antillanos se unieron al nuevo Partido Comunista, mientras que los izquierdistas afroamericanos, incluido Randolph, apoyaron principalmente al Partido Socialista. Las luchas internas se fueron El mensajero escasa de apoyo financiero, y entró en declive. [4]

Randolph se postuló en la boleta del Partido Socialista para Contralor del Estado de Nueva York en 1920, y para Secretario de Estado de Nueva York en 1922, sin éxito. [7]

Organizador sindical Editar

La primera experiencia de Randolph con la organización laboral se produjo en 1917, cuando organizó un sindicato de operadores de ascensores en la ciudad de Nueva York. [7] En 1919 se convirtió en presidente de la Hermandad Nacional de Trabajadores de América, [8] un sindicato que se organizó entre trabajadores afroamericanos de astilleros y muelles en la región de Tidewater en Virginia. [9] El sindicato se disolvió en 1921, bajo la presión de la Federación Estadounidense del Trabajo.

Su mayor éxito llegó con la Hermandad de Porteros de Coche Cama (BSCP), que lo eligió presidente en 1925. [7] Este fue el primer esfuerzo serio para formar una institución laboral para los empleados de la Pullman Company, que era un importante empleador de África. Americanos. Los ferrocarriles se habían expandido dramáticamente a principios del siglo XX, y los trabajos ofrecían empleos relativamente buenos en una época de discriminación racial generalizada. Sin embargo, debido a que los porteadores no estaban sindicados, la mayoría sufría malas condiciones laborales y estaban mal pagados. [4] [10]

Bajo la dirección de Randolph, el BSCP logró inscribir al 51 por ciento de los porteadores en un año, a lo que Pullman respondió con violencia y despidos. En 1928, después de no conseguir la mediación bajo la Ley Laboral de Ferrocarriles Watson-Parker, Randolph planeó una huelga. Esto se pospuso después de que circularon rumores de que Pullman tenía 5,000 trabajadores de reemplazo listos para tomar el lugar de los miembros del BSCP. Como resultado de su ineficacia percibida, la afiliación al sindicato disminuyó [4] en 1933, solo tenía 658 miembros y el servicio de electricidad y teléfono en la sede se había desconectado debido a la falta de pago de facturas. [11]

La suerte del BSCP cambió con la elección del presidente Franklin D. Roosevelt en 1932. Con las enmiendas a la Ley de Trabajo Ferroviario en 1934, los porteadores recibieron derechos bajo la ley federal. La membresía en la Hermandad aumentó a más de 7,000. Después de años de amarga lucha, Pullman Company finalmente comenzó a negociar con la Hermandad en 1935 y acordó un contrato con ellos en 1937. Los empleados ganaron $ 2,000,000 en aumentos salariales, una semana laboral más corta y pago de horas extras. [12] Randolph mantuvo la afiliación de la Hermandad con la Federación Estadounidense del Trabajo a través de la fusión AFL-CIO de 1955. [13]

Líder de derechos civiles Editar

A través de su éxito con el BSCP, Randolph emergió como uno de los portavoces más visibles de los derechos civiles afroamericanos. En 1941, él, Bayard Rustin y AJ Muste propusieron una marcha en Washington [7] para protestar contra la discriminación racial en las industrias de guerra, el fin de la segregación, el acceso al empleo de defensa, la propuesta de una ley contra los linchamientos y la desegregación de las fuerzas armadas estadounidenses. [14] La creencia de Randolph en el poder de la acción directa pacífica se inspiró en parte en el éxito de Mahatma Gandhi en el uso de tales tácticas contra la ocupación británica en la India. [15] Randolph amenazó con que 50.000 negros marcharan en la ciudad [11] fue cancelada después de que el presidente de los Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, emitiera la Orden Ejecutiva 8802, o la Ley de Empleo Justo. [7] Algunos activistas, incluido Rustin, [16] se sintieron traicionados porque la orden de Roosevelt se aplicaba solo a prohibir la discriminación dentro de las industrias de guerra y no en las fuerzas armadas. No obstante, la Ley de Empleo Justo generalmente se considera una importante victoria temprana de los derechos civiles.

Y el movimiento siguió ganando impulso. En 1942, se estima que 18.000 negros se reunieron en el Madison Square Garden para escuchar a Randolph iniciar una campaña contra la discriminación en el ejército, en las industrias de guerra, en las agencias gubernamentales y en los sindicatos. [17] Tras la aprobación de la Ley, durante la huelga de tránsito de Filadelfia de 1944, el gobierno respaldó la huelga de trabajadores afroamericanos para obtener puestos que antes se limitaban a los empleados blancos. [18]

Animados por estos éxitos, Randolph y otros activistas continuaron presionando por los derechos de los afroamericanos. En 1947, Randolph, junto con su colega Grant Reynolds, renovó los esfuerzos para poner fin a la discriminación en las fuerzas armadas, formando el Comité contra Jim Crow en el Servicio Militar, más tarde rebautizado como Liga para la desobediencia civil no violenta. Cuando el presidente Truman pidió al Congreso un proyecto de ley en tiempos de paz, Randolph instó a los jóvenes negros a negarse a registrarse. Como Truman era vulnerable a la derrota en 1948 y necesitaba el apoyo de la creciente población negra en los estados del norte, finalmente capituló. [4] El 26 de julio de 1948, el presidente Harry S. Truman abolió la segregación racial en las fuerzas armadas mediante la Orden Ejecutiva 9981. [19]

En 1950, junto con Roy Wilkins, Secretario Ejecutivo de la NAACP, y Arnold Aronson, [20] líder del Consejo Asesor de Relaciones de la Comunidad Judía Nacional, Randolph fundó la Conferencia de Liderazgo sobre Derechos Civiles (LCCR). LCCR ha sido una importante coalición de derechos civiles. Coordinó una campaña legislativa nacional en nombre de todas las principales leyes de derechos civiles desde 1957.

Audio externo
Oradores del almuerzo del National Press Club, A. Philip Randolph, 26 de agosto de 1963, 55:17, Randolph habla a partir de las 4:56 sobre la próxima marcha en Washington, Biblioteca del Congreso [21]

Randolph y Rustin también formaron una alianza importante con Martin Luther King Jr. En 1957, cuando las escuelas del sur se resistieron a la integración escolar después de Brown contra la Junta de Educación, Randolph organizó la Peregrinación de Oración por la Libertad con Martin Luther King Jr. En 1958 y 1959, Randolph organizó Marchas Juveniles por las Escuelas Integradas en Washington, DC [4] Al mismo tiempo, arregló que Rustin le enseñara a King cómo organizar manifestaciones pacíficas en Alabama y formar alianzas con blancos progresistas. [16] Las protestas dirigidas por James Bevel en ciudades como Birmingham y Montgomery provocaron una violenta reacción por parte de la policía y el Ku Klux Klan local durante el verano de 1963, que fue captada por televisión y transmitida por todo el país y el mundo. Rustin comentó más tarde que Birmingham "era uno de los mejores horarios de la televisión. Noche tras noche, la televisión traía a las salas de estar de Estados Unidos la violencia, la brutalidad, la estupidez y la fealdad de El esfuerzo de Eugene "Bull" Connor para mantener la segregación racial ". [22] En parte como resultado del espectáculo violento en Birmingham, que se estaba convirtiendo en una vergüenza internacional, la administración Kennedy redactó una legislación de derechos civiles destinada a acabar con Jim Crow de una vez por todas. [22]

Randolph finalmente se dio cuenta de su visión de una Marcha en Washington por el Empleo y la Libertad el 28 de agosto de 1963, que atrajo a entre 200.000 y 300.000 a la capital de la nación. La manifestación a menudo se recuerda como el punto culminante del Movimiento de Derechos Civiles y ayudó a mantener el tema en la conciencia pública. Sin embargo, cuando el presidente Kennedy fue asesinado tres meses después, la legislación de derechos civiles se estancó en el Senado. No fue hasta el año siguiente, bajo el presidente Lyndon B. Johnson, que finalmente se aprobó la Ley de Derechos Civiles. En 1965, se aprobó la Ley de Derechos Electorales. Aunque King y Bevel merecen con razón un gran crédito por estas victorias legislativas, la importancia de las contribuciones de Randolph al Movimiento por los Derechos Civiles es grande.

Religión Editar

Randolph evitó hablar públicamente sobre sus creencias religiosas para evitar alienar a sus diversos electores. [23] Aunque a veces se le identifica como ateo, [4] particularmente por sus detractores, [23] Randolph se identificó con la Iglesia Episcopal Metodista Africana en la que se crió. [23] Fue pionero en el uso de protestas de oración, que se convirtió en un táctica clave del movimiento de derechos civiles. [23] En 1973, firmó el Manifiesto Humanista II. [24]

Muerte Editar

Randolph murió en su apartamento de Manhattan el 16 de mayo de 1979. Durante varios años antes de su muerte, tuvo una enfermedad cardíaca y presión arterial alta. No tenía parientes vivos conocidos, ya que su esposa Lucille había muerto en 1963, antes de la Marcha en Washington. [25]


S tanislav L akoba

El período postsoviético, que recuerda y en muchos casos parece repetir los acontecimientos de 1917-1921 después de la disolución del Imperio ruso, ha demostrado con bastante claridad que las dificultades en las relaciones abjasio-georgianas no pueden ser resueltas por esos dos países por sí solos, sin involucrar al Cáucaso en su conjunto en esta cuestión.

Al mismo tiempo, hoy es obvio que todo el Cáucaso se ha convertido en el escenario de una lucha por los recursos energéticos y de feroces enfrentamientos entre los intereses geopolíticos y estratégicos de Turquía y Rusia, Irán y Occidente. El marcado debilitamiento de la posición de Rusia en esta región clave fue el resultado de la guerra en Chechenia y del continuo bloqueo completo de Abjasia. La batalla por el oleoducto, o más bien por la ruta para transportar el petróleo del Caspio, no puede dejar de influir en los desarrollos políticos y automáticamente pone a la gente del Cáucaso al filo de la navaja entre la guerra y la paz.

En este estado de desequilibrio, los países y potencias vecinos intentan crear sus propias áreas de responsabilidad, nuevas alianzas y asociaciones regionales e internacionales bajo la égida de las Naciones Unidas, la OSCE y la OTAN.A lo largo de los siglos, todo el Cáucaso, o partes de él, ha sido alternativa o simultáneamente parte de Irán, Turquía o Rusia, que todavía consideran estos territorios como tradicionalmente suyos. Por lo tanto, Turquía ve una parte sustancial del Cáucaso como parte de un extenso estado turco, Turan. Irán, a su vez, ve el futuro de algunos países caucásicos en una alianza que incluye al propio Irán y ciertas repúblicas de Asia Central. Rusia, aunque sigue reclamando Transcaucasia ("Transcaucasia" es un término peculiarmente ruso, resultado de sus guerras con Irán y Turquía), principalmente debido al petróleo, ahora se ve obligada a vigilar el norte del Cáucaso, y se da cuenta al final del día. lo que está sucediendo en su flanco sur.

La pacificación temprana de la explosiva región del Cáucaso es muy poco probable, dada esta distribución de fuerzas en un conflicto evidente. En lo que respecta a la perspectiva de las futuras relaciones estatales y legales entre Abjasia y Georgia, el camino a seguir parece estar en el marco de una Confederación del Cáucaso.

Poco antes de la desintegración de la URSS, el eminente sovietólogo A. Avtorkhanov dio la siguiente advertencia y consejo: los caucásicos deben comprender que si luchan entre ellos nunca serán libres ni independientes. A los ojos del mundo exterior, una región así no merece la libertad, pero debería ser ocupada permanentemente por un estado fuerte y sus fuerzas armadas. Recomendaría que todas las regiones autónomas del Cáucaso se fusionen en una sola república, que ya existía con el nombre de "Gorskaya Respublika" (República Popular de las Montañas). A pesar de nuestra naturaleza multilingüe, pero en vista de nuestra herencia histórica, social, cultural y geopolítica común, el mundo exterior nos dio un nombre nacional general: los rusos nos llamaron los "gortsy del Cáucaso" (gente de las montañas) "y en Occidente se nos conocía como "circasianos", nunca hemos conocido la discriminación racial o las fricciones religiosas.

La idea de una Confederación del Cáucaso tuvo sus orígenes en la primavera de 1917 y se desarrolló aún más en 1918. La unidad del Cáucaso se proclamó en el primer Congreso del Pueblo de las Montañas el 1 de mayo de 1917 en Vladikavkaz. En el Congreso, la "Alianza de Pueblos Unidos de las Montañas del Cáucaso Norte y Daguestán", encabezada por T. Chermoev, un checheno, R. Kaplanov, un Kumyk, P. Kotsev, un kabardiano, V. Dzhabagiev, un ingush y otros , se estableció oficialmente. El pueblo abjasio también se convirtió en miembro de pleno derecho de esta alianza. En noviembre de 1917 se formó un Gobierno de los Pueblos de las Montañas. S. Ashkhatsava representó a Abjasia en él.

En vísperas de este importante acontecimiento, el 8 de noviembre de 1917, el Congreso del Pueblo de Abjasia en Sukhum eligió el primer parlamento, el "Consejo del Pueblo de Abjasia" (ANS) y se aprobaron los siguientes documentos fundamentales: "Declaración del Congreso del Pueblo de Abjasia" "y la" Constitución del Consejo Popular de Abjasia ". Es interesante observar que el representante del Parlamento de Abjasia pronunció el siguiente discurso el 19 de noviembre de 1917 en Tiflis en la inauguración del primer parlamento de Georgia (el Consejo Nacional de Georgia):" Me alegra que me haya tocado el gran honor de transmitirle un cordial saludo en nombre del Consejo Popular de Abjasia. El pueblo de Abjasia, como parte de la Alianza de pueblos de las montañas unidos, felicita a la bella Georgia por sus primeros pasos en el camino hacia la libre determinación nacional. Por tanto, los abjasios, que han formado una alianza con sus hermanos del norte, están convencidos de que en un futuro próximo se unirán al noble pueblo georgiano en una alianza común de todos los pueblos del Cáucaso. En esta futura alianza, el pueblo de Abjasia se ve a sí mismo como miembro de pleno derecho de la Alianza de los Pueblos Unidos de las Montañas ".

Sin embargo, según Emir-Khassan, una figura destacada en la emigración del Cáucaso Norte, este fue el período en el que se cometieron una serie de errores, que llevaron al aislamiento del Cáucaso Sur del Cáucaso Norte y la creación de la "llamada" Federación Transcaucásica ". Emir-Khassan observó:

Las diferencias que comenzaron a aparecer incluso durante el primer período revolucionario se hicieron aún más pronunciadas. Floreció un estrecho egoísmo nacional. Las mentes de los estadistas caucásicos estaban enteramente dirigidas a organizar naciones separadas que cada uno protegía y establecía solo sus propias fronteras, sin tener en cuenta lo que estaban haciendo los pueblos vecinos.

La situación en el norte del Cáucaso empeoró muy rápidamente, con el creciente salvajismo de la guerra civil y la formación en marzo de 1918 de la República Soviética de Terek. Sin embargo, el anterior 1er Congreso del Pueblo de las Montañas todavía trazó "los contornos de la ideología nacional", lo que llevó al norte del Cáucaso a proclamar su independencia en el plazo de un año. De las actas de la primera reunión de la conferencia de paz de Batumi de fecha 11 de mayo de 1918 se desprende claramente que asistieron delegaciones de Alemania, Turquía, la República de Transcaucasia y los pueblos de las montañas del norte del Cáucaso y Daguestán. El mismo día se anunció la independencia de la República Popular de las Montañas del Cáucaso y su separación de Rusia. La República incluía a Daguestán, Chechenia-Ingushetia, Osetia, Kabarda, Karachai-Balkaria, Abjasia y Adygeya. Su territorio se extendía desde el Mar Negro hasta el Caspio y ascendía a 260.000 kilómetros cuadrados, con una población de casi 6,5 millones.

Los diputados del Consejo Popular de Abjasia, A. Shervashidze (Chachba), T. Marshaniya, S. Basariya y otros apelaron al gobierno turco y declararon en la Conferencia de Batumi que "Abjasia no desea ser incluida en el grupo de Transcaucasia pueblos, pero se alinea con la unión de pueblos de las montañas del norte del Cáucaso, que debería construir un estado separado bajo la protección de Turquía ". Más tarde, durante los años de represión estalinista, particularmente en 1937-1941, este fue el pretexto para eliminar prácticamente a toda la intelectualidad abjasia, que simpatizaba con la idea de una Confederación del Cáucaso.

El territorio de la República de los Pueblos de las Montañas independientes de 1918, que fue reconocido internacionalmente, coincidió precisamente con esa zona pan-caucásica que había estado involucrada en la campaña de liberación nacional de los pueblos de las montañas en el siglo XIX y se desarrolló bajo la bandera de Shamil. Después de que Shamil se vio obligado a deponer las armas en 1859, los ubykh, adygeyans y abjasios continuaron su lucha desigual contra el zarismo durante cinco años más. Esto terminó el 21 de mayo de 1864 con un desfile de fuerzas rusas y georgianas en Krasnaya Polyana, en la histórica Abjasia. Esto marcó el final de la guerra del Cáucaso (1817-1864). El historiador Ali Sultan hizo el siguiente comentario con respecto a los trágicos acontecimientos de esos años:

En ninguna de las regiones conquistadas el imperialismo ruso produjo tanta devastación como en el norte del Cáucaso. Aquí, como resultado de muchos años de guerra agresiva, muchas localidades asentadas desde la antigüedad desaparecieron de la faz de la tierra, se alteraron los límites de las áreas pobladas por tribus autóctonas individuales y se destruyeron los monumentos culturales del pasado y una civilización antigua. . En muchos casos, unidades étnicas enteras fueron desarraigadas y enviadas a lo desconocido. Las provincias occidentales del Cáucaso, Adygeya occidental y Abjasia se vieron particularmente afectadas: sus poblaciones se vieron obligadas a emigrar a gran escala en la segunda mitad del siglo XIX y encontraron refugio en lo que entonces era el Imperio Otomano.

Este es un lugar adecuado para señalar que el 9 de mayo de 1984 el Congreso de los Estados Unidos aprobó un discurso de bienvenida a los pueblos del Cáucaso Norte para conmemorar el 66 aniversario de su declaración de independencia. En ese día portentoso, el congresista Robert Roy se dirigió a la Cámara de Representantes en el aniversario de la proclamación el 11 de mayo de 1918 de la República Popular de las Montañas del Cáucaso. Los documentos del Congreso también incluían una "Breve nota histórica sobre la lucha de los pueblos oprimidos del norte del Cáucaso por la independencia".

La República Federal Democrática de Transcaucasia (ZDFR) se disolvió después de la formación de la República Popular de las Montañas y el mismo día 26 de mayo de 1918, tras un ultimátum de Turquía, se proclamó la República Democrática de Georgia (la República de Azerbaiyán fue proclamada el 27 de mayo de 1918). Mayo y República de Armenia el 28 de mayo). Este período en la historia del Cáucaso ha sido llamado el "Mayo Caucásico", y se dijo a este respecto en una de las proclamas: "Cuando la tormenta antinacionalista del bolchevismo estaba arrasando en Rusia, la idea de un estado nacional saludable triunfó en el Cáucaso ".

El instrumento de la independencia de Georgia se adoptó el día en que se formó la república (26 de mayo de 1918), sin embargo, esto no definió las fronteras de Georgia. Los contornos preliminares de la frontera fueron trazados por primera vez por alguien muy interesado en el asunto, en una carta secreta a Tiflis fechada el 28 de mayo de 1918, por el general alemán von Lossow, quien se comprometió a hacer todo lo posible para garantizar que " Alemania ayudaría a Georgia a asegurar sus fronteras ".

Sin embargo, incluso von Lossow, un aliado del gobierno georgiano y al mismo tiempo partidario de la Confederación Caucásica, propuso la inclusión temporal del distrito de Sukhum - Abjasia - dentro de Georgia (es decir, dentro del área de influencia de Alemania) con una reserva para prevenir interferencia de su aliado (Turquía). Al comentar esta carta, el abogado internacional Z. Avalov (Avalishvili), una figura distinguida en la república de Georgia, escribió:

La reserva en la carta es curiosa: el distrito de Sukhum (incluido Gagry) será parte de Georgia hasta que Georgia forme un estado separado dentro del Cáucaso. Sin embargo, si se formara una confederación de pueblos caucásicos en la que participara Georgia, se debería permitir que la población del distrito de Sukhum determinara su posición entre los países caucásicos. En otras palabras, en este caso la población de Abjasia tendría la opción de unirse con Georgia, ingresar a la Unión de Pueblos de las Montañas o formar parte de la Confederación del Cáucaso como un estado-cantón separado. De esto se desprende la importancia que se concedió al plan de unión política de los pueblos caucásicos en el momento preciso en que las circunstancias hicieron esencial la disolución de la Unión Transcaucásica.

Así, Abjasia estaba fuera del territorio georgiano cuando se proclamó la independencia de Georgia el 26 de mayo, porque desde el 11 de mayo de 1918 formaba parte de la República Popular de los Pueblos de las Montañas del Cáucaso, que lamentablemente sólo duró un año.

En violación de los acuerdos con Abjasia, ya del 17 al 19 de junio de 1918, tropas de la república de Georgia apoyadas por el poderío militar de Alemania desembarcaron en Sukhum y ocuparon virtualmente el país. General A.S. Lukomskii, el compañero de armas de Denikin, escribió a este respecto: "Aprovechando el apoyo alemán, Georgia ocupó Abjasia y el distrito de Sochi en contra de los deseos de la población". En ese momento Abjasia se encontraba en una posición extremadamente difícil, porque era prácticamente privado del apoyo real del "gobierno de los pueblos de las montañas" debido a la guerra civil cada vez más brutal en el norte del Cáucaso. Sin embargo, el gobierno de la República de los Pueblos de las Montañas condenó la invasión georgiana de Abjasia. Así, en junio de 1918, el Ministro de Relaciones Exteriores de la República Popular de las Montañas del Cáucaso (Gaidar Bammat) presentó una protesta ante el gobierno de Georgia y ante Schulenburg, el jefe de la misión diplomática del gobierno alemán en el Cáucaso por la incursión de las tropas alemanas en Sukhum y "la presencia de bandas georgianas en Abjasia".

Fue durante este período, en junio-agosto de 1918, que Aleksandr Shervashidze, Tatash Marshaniya, Simon Basariya y otros abjasios influyentes pidieron ayuda a los macadzhires abjasios que vivían en Turquía, cuyos antepasados ​​se vieron obligados a abandonar su patria en el siglo XIX como resultado. de la guerra Ruso-Caucásica. El pueblo y los diputados parlamentarios de Abjasia consideraron la acción por la fuerza de Georgia como una intervención armada en el Estado de los Pueblos de las Montañas. Noi Zhordania, presidente del gobierno de la República de Georgia, recordó que en ese momento los representantes del Cáucaso Norte le dieron a Georgia un ultimátum: "¡Abjasia es nuestra, lárgate!"

Los turcos, a su vez, soñaban con Sukhum y planeaban "proteger Abjasia de los georgianos" con la ayuda de los chechenos.

En la noche del 27 de junio de 1918, una fuerza armada abjasia de Turquía desembarcó cerca del río Kodori. Turquía no participó en este conflicto a nivel oficial, el grupo de desembarco era esencialmente una fuerza armada de la República Popular de las Montañas. Además, fuentes alemanas aclaran que en junio-agosto de 1918 el "gobierno de los pueblos de las montañas" todavía reclamaba Abjasia y el puerto de Sujum. No es de extrañar, por tanto, que makhadzhirs abjasios realizaran repetidos desembarcos marítimos en Abjasia durante los mismos meses. Estas aspiraciones estaban fundamentalmente en desacuerdo con los intereses políticos alemanes en esta región.

El gobierno de la República de los Pueblos de las Montañas siguió considerando a Abjasia como parte de su estado, a pesar de que estaba ocupada por Georgia. Así, un mapa etnográfico y político coloreado de la República de los Pueblos de las Montañas del Cáucaso destinado a la Conferencia de Paz de París se imprimió en francés por orden de la Delegación de los Pueblos de las Montañas en 1919 en Lausana (un representante de Abjasia también viajó a la conferencia como parte de la delegación de los Pueblos de las Montañas). En este mapa, tanto Abjasia como Osetia del Sur se muestran dentro del Estado de los Pueblos de las Montañas, no en Georgia.

Carl Erich Bechhofer, que se encontraba en el Cáucaso en ese momento, describió la política del gobierno de Georgia de la siguiente manera:

El "Estado socialdemócrata libre e independiente de Georgia" quedará en mi memoria para siempre como un ejemplo clásico de "pequeña nación" imperialista, tanto en materia de toma territorial externa como de tiranía burocrática dentro del país. Su chovinismo sobrepasa todos los límites.

El político georgiano Z. Avalov también describió la situación en ese momento con mucha precisión:

A principios de 1921, Georgia tenía una organización partidaria simple en su gobierno y en forma de Asamblea Constituyente. La democracia georgiana en 1918-1921, que era una forma de dictadura socialdemócrata, es decir, el marxismo de derecha, fue la preparación para el triunfo de la dictadura soviética en Georgia.

El "Gobierno de los Pueblos de las Montañas" se vio obligado a emigrar en 1921 cuando el poder soviético se estableció en el Cáucaso. En las décadas de 1920 y 1930, representantes de la República Popular de las Montañas del Cáucaso en Praga, París y Varsovia publicaron las revistas "Vol'nye gortsy", "Gortsy Kavkaza", "Severnyi Kavkaz", etc. Durante este período, los exiliados políticos llevaron a cabo una enorme cantidad de investigación sobre la futura estructura estatal nacional del Cáucaso. Publicaron un gran número de artículos, recomendaciones y libros sobre este problema acuciante, y el 14 de julio de 1934 en Bruselas, representantes de los centros nacionales del Cáucaso Norte, Georgia y Azerbaiyán firmaron un tratado internacional de gran importancia política - el Pacto de Confederación del Cáucaso - con un lugar guardado en el pacto por Armenia.

El Comité de Independencia del Cáucaso y el Consejo de Confederación del Cáucaso, órgano rector de toda la actividad diplomática, se establecieron al mismo tiempo. La Confederación del Cáucaso debía haber sido una alianza de estados que conservaban una existencia soberana pero unidos por varios lazos comunes: fronteras aduaneras comunes, defensa y política exterior. El Pacto de Confederación del Cáucaso se ha denominado "documento táctico-estratégico". La revista polaca "Vostok" hizo este comentario en 1934: "Un Cáucaso independiente y unido dejará de ser una fuente de conflicto militar y se convertirá en un elemento vital para mantener el equilibrio general".

Figuras políticas eminentes hablaron en defensa de la Confederación del Cáucaso, pero se opusieron a una "comunidad del Cáucaso" a nivel federal, considerándola con razón como un modelo imperfecto. Así, B. Bilatti escribió:

Una federación no puede soportar la coacción. Un vínculo federal sólo puede forjarse entre valores iguales material y espiritualmente, de lo contrario, es probable que se convierta en una pantalla, bajo la cual los fuertes se esforzarán por absorber a los débiles. Las aspiraciones de grandes potencias de las grandes naciones son fenómenos orgánicos derivados de la propia naturaleza de la humanidad y, por esa razón, la cohabitación de naciones grandes y pequeñas, incluso cuando dicha cohabitación es inicialmente absolutamente voluntaria, probablemente termine en conflicto. Este ha sido el destino de todos los estados en los que las pequeñas naciones se han unido en torno a las grandes. Los primeros fueron absorbidos por los segundos o finalmente unieron sus fuerzas para derrocar al Estado y liberarse del lazo.

La cuestión de la unidad del Cáucaso se planteó varias veces, pero volvió a salir a la luz en vísperas de la desintegración de la URSS, cuando las diferencias entre Georgia y Abjasia alcanzaron su punto culminante y se convirtieron en conflictos entre el 15 y el 16 de julio de 1989. el contexto negativo en el que se produjo una apresurada consolidación de las naciones del norte del Cáucaso y Abjasia. Los cimientos de este movimiento se sentaron en Sukhum, la capital de Abjasia, el 25 de agosto de 1989 en el primer congreso de pueblos de las montañas del Cáucaso, que formó la Asamblea de los Pueblos de las Montañas del Cáucaso (AGNK), por analogía con la Alianza Unida de los Pueblos de las Montañas de 1917. .

El segundo congreso de la AGNK del 13 al 14 de octubre de 1990 en Nalchik (Kabardino-Balkaria) fue una etapa vital. Se anunció entonces que estaba en camino un período de trabajo práctico para implementar un programa para una nueva estructura estatal para el Cáucaso Norte y Abjasia. Se prestó especial atención a la unidad de las naciones del Cáucaso, puesta en vigor el 11 de mayo de 1918 mediante la proclamación de un estado independiente: la República del Cáucaso Norte.

Grandes acontecimientos siguieron a este congreso. La Federación de Rusia mostró signos de disolución tras el colapso de la URSS, y se puso en tela de juicio la existencia de pequeños imperios de la antigua "unión-república". La determinación de la nación chechena, la proclamación de una República chechena independiente y la elección de un presidente en octubre de 1991 elevaron el movimiento de los pueblos de las montañas del Cáucaso a un nuevo nivel. El tercer congreso de la AGNK se celebró en Sukhum en el contexto de la turbulencia política en Chechenia (el 1 y 2 de noviembre de 1991). Asistieron representantes plenipotenciarios de las naciones Abaza, Abjasia, Avar, Adygeyan, Aukhov-Chechen, Darghin, Kabarda, Lak, Osetia (Osetia del Norte y del Sur), Circasiana, Chechena y Shapsug. También estuvieron presentes representantes de movimientos sociales y políticos de Georgia. En su discurso, un diputado parlamentario georgiano también pidió que todo el Cáucaso se fusionara para formar un "solo puño".

A propuesta de los diputados, la AGNK se cambió a Confederación de Pueblos de las Montañas del Cáucaso (KGNK) y un poco más tarde, en Groznyi en 1992, pasó a llamarse Confederación de Naciones del Cáucaso (KNK). En particular, se hizo la siguiente declaración en el tercer congreso de KGNK:

Es muy probable que, en la primera etapa a todos los niveles, las repúblicas autónomas y oblasts del Cáucaso se declaren estados soberanos, y después de este acto de autoafirmación nacional, con toda probabilidad, comenzarán a unirse para formar una nueva alianza: un Cáucaso. Confederación, a la que pueden unirse como miembros iguales Chechenia, Daguestán, Georgia, Ingushetia, Osetia, Kabarda, Karachai-Balkaria, Abjasia, Adygeya, etc.

En el tercer congreso se firmó un Tratado y se adoptó una "Declaración sobre una Alianza Confederada de Pueblos de las Montañas del Cáucaso". Se tomaron decisiones para formar un Parlamento Caucásico, un Tribunal de Arbitraje, un Comité de Defensa, un Comité de Comunidades del Cáucaso y otras estructuras de confederación, cuya sede estaría en Sukhum.

Incluso durante la guerra entre Georgia y Abjasia, en abril de 1993, en la conferencia de Londres sobre los problemas del norte del Cáucaso, los representantes de Abjasia también presentaron un plan para la Confederación del Cáucaso.

En las condiciones actuales, tal alianza de estados soberanos del Cáucaso en forma de confederación se está convirtiendo en un asunto de especial urgencia. Incluso en 1934, Emir Khassan subrayaba en su artículo "Una Confederación del Cáucaso" que "el Cáucaso puede ser liberado y puede conservar su libertad sólo si todas las naciones del Cáucaso se unen plenamente".

Hoy es bastante obvio que solo los propios caucásicos, dentro de su propia unión y con el apoyo de la comunidad internacional, son capaces de resolver cuestiones controvertidas y resolver conflictos en el norte y sur del Cáucaso. También se necesitarán fuerzas de mantenimiento de la paz inter-caucásicas para implementar dicho programa. En la etapa actual, esto parece ser esencial para construir un "hogar caucásico" y, como observó acertadamente el académico azerí R. Aliev, el "concepto de reconciliación internacional" debe prevalecer en este proceso.

Por supuesto, hoy sería utópico plantear la cuestión de la unión inmediata de todos los estados y naciones del Cáucaso para formar una confederación, en vista de las diferencias políticas, territoriales y religiosas entre ellos y la falta de una ideología unificadora única. Sin embargo, parece bastante posible en esta etapa crear el núcleo de dicha confederación, que podría estar formada, por ejemplo, por tres países: Abjasia - Georgia - Chechenia. Desafortunadamente, algunos académicos georgianos han visto la amenaza del "centrismo georgiano" en este modelo, los problemas inherentes a esto pasarán a un segundo plano, mientras que la importancia de la Confederación del Cáucaso para la comunidad mundial puede llegar a ser de suma importancia.

Posteriormente Ingushetia, Daguestán, Osetia (norte y sur), Azerbaiyán, Nagorno-Karabaj, Armenia, Adzharia, Kabarda, Karachai-Balkaria, Circassia, Adygeya, etc. pueden unirse al triángulo AGC, dada la enorme popularidad de la idea de una confederación. entre las naciones caucásicas. Una estructura horizontal, no vertical, para las relaciones legales estatales entre los países caucásicos en una alianza confederativa puede resolver el problema básico: ¿juntos o separados? Parece que en tal confederación no solo Georgia y Abjasia, sino otros estados caucásicos estarán juntos y separados al mismo tiempo en sus relaciones mutuas. Sin duda, esto es necesario en la etapa actual para superar la desconfianza existente y construir relaciones entre las naciones del Cáucaso basadas en la igualdad y la confianza. Es muy probable que en el largo plazo histórico la Confederación del Cáucaso se transforme en una federación, pero esto ocurrirá de forma pacífica y sin dolor. Sin embargo, proponer hoy las relaciones federales en el Cáucaso significa complicar la situación y recurrir a la fuerza y ​​la coacción, que nunca conducirán a la pacificación y estabilización en todo el Cáucaso. No puede haber libertad parcial: solo el Cáucaso en su conjunto puede ser libre.


Ver el vídeo: Clash roialis mefe var (Enero 2022).