Noticias

Se da la orden: Bombardeo Pearl Harbor

Se da la orden: Bombardeo Pearl Harbor


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El 5 de noviembre de 1941, la Flota Japonesa Combinada recibió la Orden de Alto Secreto No. 1: En poco más de un mes, Pearl Harbor será bombardeada, junto con Malaya (ahora conocida como Malasia), las Indias Orientales Holandesas y Filipinas. .

Las relaciones entre Estados Unidos y Japón se habían deteriorado rápidamente desde la ocupación japonesa de Indochina en 1940 y la amenaza implícita de Filipinas (un protectorado estadounidense), con la ocupación de la base naval de Cam Ranh aproximadamente a 800 millas de Manila. La represalia estadounidense incluyó la incautación de todos los activos japoneses en los Estados y el cierre del Canal de Panamá a la navegación japonesa. En septiembre de 1941, el presidente Roosevelt emitió una declaración, redactada por el primer ministro británico Winston Churchill, en la que amenazaba con una guerra entre Estados Unidos y Japón si los japoneses invaden más el territorio del sudeste asiático o el Pacífico Sur.

LEER MÁS: ¿Por qué Japón atacó Pearl Harbor?

El ejército japonés había dominado durante mucho tiempo los asuntos exteriores japoneses; Aunque las negociaciones oficiales entre el secretario de Estado de Estados Unidos y su homólogo japonés para aliviar las tensiones estaban en curso, Hideki Tojo, el ministro de guerra que pronto sería primer ministro, no tenía intención de retirarse de los territorios capturados. También interpretó la "amenaza" de guerra estadounidense como un ultimátum y se preparó para dar el primer golpe en una confrontación entre japoneses y estadounidenses: el bombardeo de Pearl Harbor.

Y así Tokio entregó la orden a todos los comandantes de flota pertinentes, de que no sólo los Estados Unidos —y su protectorado las Filipinas— sino las colonias británicas y holandesas en el Pacífico iban a ser atacadas. Se iba a declarar la guerra a Occidente.

Mira la historia real de Pearl Harbor en HISTORY Vault


Este día en la historia: la orden de atacar Pearl Harbor en 1941.

En este día de 1941, se envió una orden de alto secreto a la flota japonesa. La orden era cambiar la historia y comenzar una guerra brutal que costó la vida a millones. La orden secreta (orden número 1) ordenó a la flota japonesa que bombardeara varios objetivos en el Pacífico. Entre los objetivos que se bombardearán se encuentran emplazamientos en Malasia, las Indias Orientales Holandesas y Filipinas. El objetivo principal de los bombarderos iba a ser Pearl Harbor, el hogar de la flota estadounidense del Pacífico.

La relación entre Washington y Tokio se había tensado durante algún tiempo. Los estadounidenses habían condenado la invasión japonesa de China y Washington estaba especialmente preocupado por la ocupación japonesa de la Indochina francesa. Veían que los japoneses se volvían cada vez más agresivos y temían sus intenciones hacia Filipinas, que seguía siendo una dependencia estadounidense. De hecho, los japoneses habían ocupado una base naval a solo unas pocas millas de Manila. Los estadounidenses vieron esto como una amenaza y respondieron con sanciones y se apoderaron de los activos del gobierno japonés en los Estados Unidos. Los estadounidenses emitieron una declaración en la que advirtieron a los japoneses que avanzaban más y que lo considerarían un acto de guerra.

El ministro de guerra japonés, Tojo, que dio la orden de atacar Pearl Harbor.

El gobierno japonés había estado durante mucho tiempo bajo la influencia de los militares y querían adoptar un enfoque agresivo en el Pacífico. Esto fue a pesar de que las negociaciones se estaban llevando a cabo entre Washington y Tokio en este momento, en un intento por aliviar la situación. Tojo, el ministro de guerra y futuro primer ministro estaba decidido a no retroceder y creía que los estadounidenses iban a atacar al Imperio japonés y que era necesario un ataque preventivo para salvaguardar tanto a Japón como a su Imperio de los ataques estadounidenses. El Alto Mando Imperial Japonés había elaborado una serie de planes para un ataque sorpresa a Pearl Harbor y otros objetivos en el Pacífico. El objetivo de estos planes era neutralizar el poderío naval y aéreo estadounidense, británico y holandés en la región de Asia y el Pacífico. Esto permitiría a Tokio atravesar gran parte de Asia y el Pacífico sin oposición.

Tojo en esta fecha emitió la orden de que la flota japonesa ya saliera al mar y comenzara a prepararse para una serie de ataques por todo el Pacífico donde estaban estacionadas las fuerzas estadounidenses y occidentales. Los estadounidenses y las demás potencias occidentales desconocían estos planes y debían ser tomados por sorpresa cuando los japoneses atacaron.


Una cronología de Pearl Harbor

La siguiente es una línea de tiempo de eventos seleccionados que condujeron y siguieron al ataque japonés a Pearl Harbor.

El USS Shaw fue destruido cuando su cargador detonó en una gran explosión. Archivos Nacionales ocultar leyenda

Julio: Japón invade el norte de China desde Manchuria.

Julio: Estados Unidos impone sanciones comerciales, seguidas de un embargo, destinado a frenar la agresión militar de Japón en Asia.

Enero: el almirante Yamamoto comienza a comunicarse con otros oficiales japoneses sobre un posible ataque a Pearl Harbor.

27 de enero: Joseph C.Grew, el embajador de Estados Unidos en Japón, telegrafia a Washington que se enteró de que Japón está planeando un ataque sorpresa a Pearl Harbor. Nadie en Washington cree en la información. La mayoría de los expertos militares estadounidenses de alto nivel creen que los japoneses atacarían Manila en las Islas Filipinas si estallara la guerra.

Febrero: el almirante E. Kimmel asume el mando de la Flota del Pacífico de los Estados Unidos en Hawái. Kimmel y el teniente general Walter C. Short, comandante general del Departamento de Hawái, se preparan para la defensa de las islas. Piden a sus superiores en Washington hombres y equipo adicionales para asegurar una defensa adecuada de las instilaciones militares.

Abril: los oficiales de inteligencia de Estados Unidos continúan monitoreando los mensajes secretos japoneses. En un programa llamado Magic, la inteligencia de EE. UU. Utiliza una máquina para decodificar los despachos diplomáticos de Japón. Washington no comunica toda la información disponible a todos los comandos, incluidos Short y Kimmel en Hawái.

Mayo: el almirante japonés Nomura informa a sus superiores que se enteró de que los estadounidenses estaban leyendo el tráfico de sus mensajes. Nadie en Tokio cree que el código se haya descifrado. El código no se cambia.

Julio: Durante todo el verano, el almirante Yamamoto entrena a sus fuerzas y finaliza la planificación del ataque a Pearl Harbor.

24 de septiembre: Se descifra el mensaje de "complot de bomba" de la inteligencia naval japonesa al cónsul general de Japón en Honolulu solicitando una cuadrícula de ubicaciones exactas de los barcos en Pearl Harbor. La información no se comparte con el almirante Kimmel y el general Short de Hawái.

Noviembre: Tokio envía a un diplomático experimentado a Washington como enviado especial para ayudar al embajador Kichisaburo Nomura, quien continúa buscando una solución diplomática.

Japón quiere que Estados Unidos acepte diplomáticamente su expansión hacia el sur en Asia, pero si esos esfuerzos no tienen éxito, Japón estaba preparado para ir a la guerra.

16 de noviembre: Los submarinos, las primeras unidades involucradas en el ataque, parten de Japón.

26 de noviembre: El cuerpo principal, portaaviones y escoltas, comienza el tránsito hacia Hawái.

27 de noviembre: Kimmel y Short reciben una llamada "advertencia de guerra" de Washington que indica que es probable que se produzca un ataque japonés, posiblemente contra un objetivo estadounidense en el Pacífico.

Noche del 6 de diciembre, mañana del 7 de diciembre: la inteligencia de EE. UU. Decodifica un mensaje que apunta a la mañana del domingo como fecha límite para algún tipo de acción japonesa. El mensaje se entrega al alto mando de Washington antes de las 9 a.m., hora de Washington, más de 4 horas antes del ataque a Pearl Harbor. Pero el mensaje no se envía a los comandantes de Pearl Harbor y finalmente llega solo después de que ha comenzado el ataque.

A las 0755, hora de Hawai, la primera oleada de aviones japoneses comienza el ataque. Junto con los barcos en Pearl Harbor, las estaciones aéreas en Hickam, Wheeler, Ford Island, Kaneohe y Ewa Field son atacadas.

El ataque japonés continúa durante dos horas y 20 minutos. Cuando terminó, más de 2.400 estadounidenses murieron y casi 1.200 resultaron heridos. Dieciocho barcos se han hundido o dañado. Más de 300 aviones están dañados o destruidos.

8 de diciembre: el presidente Roosevelt se dirige al Congreso y pide una declaración de guerra contra Japón, que recibe.

16 de diciembre: el almirante Kimmel y el general Short son relevados de sus órdenes.

Enero: La Comisión Roberts nombrada por el presidente Roosevelt encuentra a Kimmel y Short en negligencia en el cumplimiento del deber y como únicos responsables del desastre de Pearl Harbor.

Enero: el capitán Laurence Safford, ex jefe de criptógrafos de la Marina, descubre que los funcionarios de Washington ocultaron información secreta a Kimmel y Short.

Octubre: Un Tribunal de Investigación Naval concluye que Kimmel no había sido abandonado, sino que había actuado de manera apropiada teniendo en cuenta lo que sabía. El Jefe de Operaciones Navales anula la corte y dice que si Kimmel hubiera realizado un reconocimiento aéreo, podría haber descubierto la flota japonesa a solo 250 millas de Hawai.

Diciembre: Una investigación del Departamento de Defensa encuentra que otros comparten la responsabilidad con Kimmel y Short por el desastre de Pearl Harbor. No dice quiénes son esos "otros".

Una enmienda a la Ley de Asignaciones de Defensa de 2001 determina que Kimmel y Short actuaron de manera competente y profesional e insta al presidente a restaurar a los oficiales a su rango más alto de la Segunda Guerra Mundial.


Tojo ordenó huelga en Pearl Harbor según entrevista de Hirohito

Los historiadores habían especulado durante mucho tiempo sobre quién realmente dio la orden para el ataque a la base naval estadounidense en Hawai que llevó a las fuerzas estadounidenses a la Segunda Guerra Mundial. Hasta ahora, no se habían encontrado documentos en Japón que nombraran a Tojo, el primer ministro en tiempos de guerra, como responsable.

Los registros de la entrevista del 25 de septiembre de 1945 por Hugh Baillie, presidente del entonces servicio de cable United Press, y Frank Kluckhohn, jefe de la oficina del Pacífico para The New York Times, se encontraron en el Departamento de Archivos y Mausolea de la Agencia de la Casa Imperial.

La entrevista marcó la primera vez que Hirohito, conocido póstumamente como Emperador Showa, había sido entrevistado por algún medio de comunicación.

La entrevista fue grabada por funcionarios de la Junta de Ceremonias de la agencia del hogar.

Los analistas dijeron que los asesores de Hirohito claramente querían que la entrevista evitara los movimientos internacionales para abordar la cuestión de la responsabilidad del emperador por las acciones de Japón durante la guerra.

El documento incluye respuestas a preguntas que se enviaron al emperador de antemano.

Una pregunta crucial planteada por Kluckhohn se centró en el ataque del 7 de diciembre de 1941 a Pearl Harbor. Se le preguntó al emperador si tenía la intención de retener la declaración de guerra de Japón a los Estados Unidos hasta después del ataque, que es lo que hizo Tojo.

El emperador respondió que nunca había tenido la intención de emitir la declaración de guerra a los funcionarios estadounidenses horas después de que aviones japoneses bombardearan Pearl Harbor. Dijo que la decisión fue tomada por Tojo, un criminal de guerra de Clase A que luego fue ahorcado.

Un borrador de la entrevista compilado por el ex primer ministro Kijuro Shidehara evitó nombrar directamente a cualquier individuo para la decisión de atacar Pearl Harbor. En cambio, solo dijo que `` los detalles de la estrategia de guerra se dejaron en manos de los comandantes más altos del ejército y la marina (imperial japonesa) ''.

En la historia de la página uno que se publicó en la edición del 25 de septiembre de 1945 de The New York Times, Kluckhohn escribió que el emperador responsabilizó a Tojo del ataque furtivo a Pearl Harbor.

Debido a que el contenido de ese informe difería del borrador elaborado por Shidehara, los investigadores habían reflexionado durante mucho tiempo sobre la precisión del informe de The New York Times.

El descubrimiento de los registros resuelve de una vez por todas cualquier duda sobre la respuesta del emperador a la pregunta sobre Pearl Harbor.


Examine los hechos y la cronología del ataque a Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941

El presidente Franklin D. Roosevelt, hablando ante el Congreso el 8 de diciembre de 1941, dijo: "Ayer, 7 de diciembre de 1941, una fecha que vivirá en la infamia, los Estados Unidos de América fueron repentina y deliberadamente atacados por las fuerzas navales y aéreas del Imperio de Japón. . "

CRONOGRAMA del ataque a Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941

  • A las 6:10 a.m., el buscaminas USS Condor observa un periscopio
  • A las 6:10 AM, la primera oleada de aviones despegó de portaaviones japoneses, aproximadamente a 200 millas al norte de Oahu.
  • A las 6:45 a. M., Los primeros disparos del USS Ward contra un submarino japonés. Estos fueron los primeros tiros de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.
  • A las 6:53 a. M., El USS Ward transmite por radio el cuartel general de la Marina, pero el proceso de decodificación retrasa el mensaje.
  • A las 7:02 a.m., una estación de radar en Oahu detecta aviones no identificados que se dirigen hacia Hawái.
  • A las 7:20 a.m., el teniente del ejército ignora este informe de radar porque cree que es un vuelo de bombarderos estadounidenses B-17 que vienen de California.
  • A las 7:40 a.m., la primera oleada de aviones japoneses llega a Oahu.
  • A las 7:49 AM, el comandante aéreo japonés ordena el ataque a Pearl Harbor.
  • A las 7:55 a.m., comienza el ataque coordinado a Pearl Harbor.
  • A las 8:10 AM, el USS Arizona explota.
  • A las 8:17 a.m., el destructor USS Helm dispara y hunde el submarino japonés en la entrada del puerto.
  • A las 8:54 a. M., Comienza la segunda ola de ataque.
  • A las 9:30 a. M., El USS Shaw explota en dique seco.
  • A las 10:00 a.m., los aviones japoneses regresan a los portaaviones y finalmente regresan a Japón.

JAPÓN Y FUERZA DE ATAQUE AÉREO # 8217S

  • La fuerza de ataque aéreo de Japón en Pearl Harbor involucró a 353 aviones, 29 de esos aviones se perdieron en el ataque. La flota de Japón, compuesta por unos 67 barcos, estaba ubicada aproximadamente a 200 millas al norte de Oahu.
  • Solo un barco que participó en el ataque a Pearl Harbor sobrevivió hasta el final de la Segunda Guerra Mundial.
  • Mapa localizador de Oahu como parte de las islas de Hawái
  • Mapa de Oahu que muestra las direcciones de la primera y segunda oleadas de ataque de los japoneses hacia Pearl Harbor.
  • Mapa de Pearl Harbor con la isla Ford en el medio que muestra dónde estaban atracados todos los barcos de los Estados Unidos y las direcciones de las rutas de vuelo de los escuadrones de ataque de Japón

El mapa también muestra qué barcos resultaron dañados:

  • Buques estadounidenses que fueron una pérdida total: Arizona, Oklahoma, Utah
  • Buques estadounidenses dañados y reparados: Curtiss, Raleigh, Nevada, Vestal, Virginia Occidental, Tennessee, Maryland, California, Oglala, Helena, Shaw, Cassin, Downes, Pensilvania, Honolulu
  • Acorazados USS Arizona y USS Oklahoma junto con el antiguo acorazado, ahora apunta al buque USS Utah fueron una pérdida total y nunca regresaron al servicio. USS Virginia del Oeste fue el único barco atacado en Pearl Harbor presente durante la rendición formal de Japón el 2 de septiembre de 1945.
  • Un total de 2.404 militares y civiles estadounidenses murieron, 1.177 murieron a bordo del USS Arizona y 68 civiles murieron. Un total de 64 militares japoneses murieron y uno fue hecho prisionero
  • 15 miembros del personal de la Armada de los Estados Unidos recibieron la Medalla de Honor y 51 recibieron la Cruz de la Armada. La Medalla Conmemorativa de Pearl Harbor se entregó más tarde a todos los veteranos militares del ataque.

Fuentes: Comando de Historia y Patrimonio Naval, Museo Nacional de la Segunda Guerra Mundial

La relación entre Japón y Estados Unidos se había agriado en los años previos a Pearl Harbor. Esto comenzó con la invasión japonesa de Manchuria en 1931, una expansión por todo el continente chino que condujo a la Segunda Guerra Sino-Japonesa entre China y Japón en 1937. Japón luego se unió al Berlín, o Pacto Tripartito, formando una alianza con Alemania e Italia. en 1940.

La guerra en Europa había abierto oportunidades estratégicas para la conquista japonesa de las posesiones coloniales europeas, como la Indochina francesa, la Malasia británica y Singapur, la Indonesia holandesa y las Filipinas.

Tras la invasión de la Indochina francesa en 1941, Estados Unidos congeló los activos japoneses en Estados Unidos y declaró un embargo sobre los envíos de petróleo. El petróleo estadounidense representó el ochenta por ciento de las importaciones de petróleo de Japón en ese momento. A finales de 1941, Estados Unidos había roto prácticamente todas las relaciones comerciales y financieras con Japón.

La estrategia militar japonesa se basó en la peculiar geografía del Océano Pacífico y en la relativa debilidad de la presencia militar aliada allí. La mitad occidental del Pacífico está salpicada de muchas islas, mientras que la mitad oriental del océano está casi desprovista de masas terrestres y, por lo tanto, de bases utilizables, excepto Hawai.

Las fuerzas militares británicas, francesas, estadounidenses y holandesas en toda la región del Pacífico al oeste de Hawai ascendieron a solo unas 350.000 tropas. El poder aéreo aliado en el Pacífico era débil y consistía principalmente en aviones obsoletos.

Los japoneses creían que podían lanzar rápidamente ataques coordinados desde sus bases existentes en ciertas islas del Pacífico y abrumar a las fuerzas aliadas, planeando establecer un perímetro defensivo fuertemente fortificado. Creían que cualquier contra ofensa estadounidense y británica contra este perímetro podría ser repelida, después de lo cual esas naciones eventualmente buscarían una paz negociada que permitiría a Japón mantener este imperio recién adquirido.

En la mañana del 7 de diciembre, a las 6:10 a. M., Se lanzó la primera oleada de aviones japoneses. A las 6:45 a.m., el USS Ward detectó y abrió fuego contra un submarino japonés frente a la costa de Hawái. A las 6:53 a. M., El Ward informó haber hundido el submarino, pero la decodificación del mensaje llevó tiempo. A las 7:02 a.m., una estación de radar en Oahu vio aviones no identificados que se dirigían hacia la isla. Sin embargo, los sistemas de radar tenían menos de un mes y el teniente que recibió la advertencia pensó que era una falsa alarma. A las 7:40 a.m., la primera oleada de aviones japoneses había llegado a Oahu, tras haber evadido los sistemas de alerta temprana estadounidenses. Poco después, el comandante aéreo japonés ordenó el ataque.

El avión japonés voló en dos oleadas. La primera ola atacó aeródromos y defensas antiaéreas en el lado oeste de la isla, mientras que la segunda ola, casi una hora después, se concentró en el lado este. Ambas olas se encontraron sobre Pearl Harbor.

En el puerto, los barcos anclados eran objetivos perfectos para los bombarderos japoneses. La mayor parte del daño a los acorazados ocurrió en los primeros treinta minutos del asalto. El Arizona fue completamente destruido y el Oklahoma se hundió. El California, Nevada y West Virginia se hundieron en aguas poco profundas. Sin embargo, la flota del Pacífico y los tres portaaviones estaban en el mar durante el ataque, y los japoneses no lograron destruir las importantes instalaciones de almacenamiento de petróleo en la isla. Todos menos dos de los acorazados volvieron a estar en servicio durante la guerra y, como resultado, la estrategia naval estadounidense en el Pacífico cambió para depender de los portaaviones sobre los acorazados.

La flota de 67 barcos de Japón estaba ubicada a unas 200 millas al norte de Oahu. Lanzaron bombarderos en picado, torpederos y aviones de combate. En el ataque participaron 353 aviones japoneses, 29 de los cuales fueron derribados. Solo un barco japonés que participó sobrevivió hasta el final de la guerra.

En total, 2.404 militares y civiles estadounidenses murieron. 1.177 de esas bajas estaban a bordo de un barco y el USS Arizona, donde una bomba perforadora de blindaje golpeó y encendió más de un millón de libras de pólvora dentro del barco. También murieron 68 civiles.

Después de la batalla, quince personas recibieron la Medalla de Honor y cincuenta y una recibieron una Cruz de la Armada por sus acciones en la batalla. Al día siguiente, el presidente Franklin Delano Roosevelt se dirigió a los Estados Unidos y el Congreso de los Estados Unidos declaró la guerra contra Japón. Tres días después, Alemania e Italia declararon la guerra a Estados Unidos. Y la nación anteriormente reacia entró en la Segunda Guerra Mundial.

Al ataque a Pearl Harbor se le atribuye unir a la población estadounidense detrás del esfuerzo bélico. Se estima que entre 35 y 65 millones de personas murieron durante la Segunda Guerra Mundial, incluidos los civiles muertos como resultado de la guerra, los que murieron por enfermedades y los que murieron durante el Holocausto.

La Segunda Guerra Mundial resultó en la expansión del poder de la Unión Soviética en Europa del Este, la expansión del comunismo a China, el advenimiento de las armas nucleares y el cambio decisivo del poder mundial de los estados de Europa Occidental hacia los Estados Unidos. Estados y Unión Soviética.


Japón, Pearl Harbor y la guerra

Mientras la mayoría de los estadounidenses observaban con ansiedad el curso de la guerra europea, la tensión aumentó en Asia. Aprovechando la oportunidad de mejorar su posición estratégica, Japón anunció audazmente un "nuevo orden" en el que ejercería la hegemonía sobre todo el Pacífico. Luchando por su supervivencia contra la Alemania nazi, Gran Bretaña no pudo resistir, retirándose de Shanghai y cerrando temporalmente la Ruta de Birmania. En el verano de 1940, Japón obtuvo el permiso del débil gobierno de Vichy en Francia para utilizar aeródromos en Indochina. En septiembre, los japoneses se habían unido al Eje Roma-Berlín. Como contraataque, Estados Unidos impuso un embargo a la exportación de chatarra a Japón.

Parecía que los japoneses podrían volverse hacia el sur hacia el petróleo, el estaño y el caucho de la Malaya británica y las Indias Orientales Holandesas. En julio de 1941, los japoneses ocuparon el resto de Indochina; Estados Unidos, en respuesta, congeló los activos japoneses.

El general Hideki Tojo se convirtió en primer ministro de Japón en octubre de 1941. A mediados de noviembre, envió un enviado especial a los Estados Unidos para reunirse con el secretario de Estado Cordell Hull. Entre otras cosas, Japón exigió que EE. UU. Liberara los activos japoneses y detuviera la expansión naval de EE. UU. En el Pacífico. Hull respondió con una propuesta para la retirada japonesa de China e Indochina a cambio de la liberación de los activos congelados. Los japoneses pidieron dos semanas para estudiar la propuesta, pero el 1 de diciembre la rechazaron. El 6 de diciembre, Franklin Roosevelt apeló directamente al emperador japonés, Hirohito. Sin embargo, en la mañana del 7 de diciembre, aviones japoneses con base en portaaviones atacaron la flota del Pacífico de Estados Unidos en Pearl Harbor, Hawái, en un devastador ataque sorpresa. Diecinueve barcos, incluidos cinco acorazados, y unos 150 aviones estadounidenses fueron destruidos, más de 2.300 soldados, marineros y civiles murieron. Solo un hecho favoreció a los estadounidenses ese día: los portaaviones estadounidenses que jugarían un papel tan crítico en la subsiguiente guerra naval en el Pacífico estaban en el mar y no anclados en Pearl Harbor.

Mientras los detalles de las redadas japonesas en Hawai, Midway, Wake y Guam resonaban en las radios estadounidenses, la incredulidad se convirtió en ira por lo que el presidente Roosevelt llamó "un día que vivirá en la infamia". El 8 de diciembre, el Congreso declaró el estado de guerra con Japón, tres días después, Alemania e Italia le declararon la guerra a Estados Unidos.

La nación se preparó rápidamente para la movilización de su gente y toda su capacidad industrial. El 6 de enero de 1942, el presidente Roosevelt anunció asombrosas metas de producción: entrega en ese año de 60.000 aviones, 45.000 tanques, 20.000 cañones antiaéreos y 18 millones de toneladas de peso muerto de buques mercantes. Todas las actividades de la nación - agricultura, manufactura, minería, comercio, trabajo, inversión, comunicaciones, incluso educación y emprendimientos culturales - fueron de alguna manera sometidas a controles nuevos y ampliados. La nación recaudó dinero en enormes sumas y creó grandes industrias nuevas para la producción en masa de barcos, vehículos blindados y aviones. Se produjeron grandes movimientos de población. Bajo una serie de leyes de reclutamiento, Estados Unidos elevó las fuerzas armadas a un total de 15,100,000. A fines de 1943, aproximadamente 65 millones de hombres y mujeres vestían uniformes o tenían ocupaciones relacionadas con la guerra.


Amenaza de bomba cierra la base conjunta Pearl Harbor-Hickam en Hawái durante varias horas

FORT SHAFTER, Hawái - Una amenaza de bomba provocó el cierre de todas las puertas de entrada y salida de la Base Conjunta Pearl Harbor-Hickam, Hawái, durante unas cinco horas el martes, según funcionarios de la base.

Se ordenó a los residentes y trabajadores en la base que se refugiaran en el lugar alrededor de las 9:30 a.m. Se emitió un "todo despejado" alrededor de las 2 p.m.

No se encontró ninguna bomba, dijo el portavoz de la base, Chuck Anthony.

La alerta también cerró temporalmente los recorridos al USS Arizona Memorial, el Battleship Missouri Memorial y el Pearl Harbor Aviation Museum en Ford Island.

"Unidades del Departamento de Policía de Honolulu y del Departamento Federal de Bomberos respondieron para ayudar en la investigación con [la fuerza de seguridad de la base] y otro personal de emergencia", dijo la base en un comunicado de prensa.

Anthony se negó a proporcionar más detalles sobre la amenaza de bomba.

El Honolulu Star Advertiser informó que los trabajadores en un dique seco en el astillero de Pearl Harbor fueron evacuados y que perros detectores de bombas estaban trabajando a lo largo de la costa.

Los conductores agrupados en largas filas de tráfico frente a las puertas cerradas expresaron su frustración en las redes sociales por la demora de horas.

Además de la confusión, la base había iniciado su ejercicio anual Citadel Protect el lunes, una serie de dos semanas de escenarios antiterroristas y de protección de la fuerza, que la base había advertido en un comunicado de prensa que incluiría el disparo de rondas en blanco.

Algunos usuarios de las redes sociales creían que la orden de refugio en el lugar era parte del ejercicio.


Tiempo de ataque

La primera ola de ataque se sintió a las 7:48 a.m. Hawaiian Time y el ataque solo duraron unas dos horas. Se utilizaron seis portaaviones para lanzar un total de 353 bombarderos japoneses, aviones de combate y torpederos y hundieron cuatro acorazados estadounidenses, mientras dañaron los ocho. Más de 2.000 estadounidenses murieron en el ataque y más de 1.000 resultaron heridos.

Primeras reacciones de Estados Unidos al ataque

El 7 de diciembre de 1941 llegó como una tranquila mañana de domingo a la costa oeste. No se quedó así por mucho tiempo. A primera hora de la tarde, en Washington, DC, el secretario de la Marina, Frank Knox, le dijo al presidente Franklin Roosevelt que un mensaje de Hawai había llegado al Astillero Naval de Mare Island al norte de San Francisco. Decía: “Air Raid Pearl Harbor. Esto no es un simulacro ". El mensaje había llegado a las 10:58 a.m., hora de California, a las 7:58 a.m., hora de Hawái.

Knox le dijo a Roosevelt que el ataque estaba en curso incluso mientras hablaban.

El secretario de Estado Cordell Hull tenía previsto reunirse esa tarde con el embajador japonés, el almirante Kichisaburo Nomura, y el enviado especial Saburo Kurusu, para discutir el boicot comercial estadounidense contra Japón. Roosevelt telefoneó a Hull y le dijo que no dijera nada a los diplomáticos japoneses.

A continuación, el presidente llamó a su secretario de prensa, Steve Early, y le dijo que emitiera un comunicado a los servicios de cable, y Early consiguió que Associated Press, United Press y el Servicio de Noticias Internacionales hicieran una llamada de tres vías. A las 2:22 p.m. Hora del Este, se publicaron los primeros boletines que decían "Washington: la Casa Blanca anuncia que una ola japonesa atacó Pearl Harbor". En cuestión de minutos, las cadenas de radio interrumpieron sus transmisiones regulares con las noticias.

NBC Blue Network obtuvo la historia en su forma más gráfica. Un reportero de KGU, la filial de NBC en Honolulu, había subido al techo del Anunciante de Honolulu Edificio con micrófono en mano y teléfono en la otra y había llamado a NBC con el primer relato de un testigo ocular en llegar al continente. “Esta batalla ha durado casi tres horas…. No es una broma, es una guerra real ".

A estas alturas, y en el transcurso de las próximas horas, llegaron boletines adicionales, informando de los ataques aéreos japoneses simultáneos contra Filipinas y Tailandia. Tanto Hong Kong como la isla Wake también fueron atacados.

"Hay informes de tropas japonesas paracaidistas en Honolulu", informó CBS. “Han sido avistados en Harbor Point. Se ha informado de la muerte de al menos cinco personas en la ciudad de Honolulu. Los bombarderos en picado japoneses han estado realizando ataques continuos, aparentemente desde un portaaviones japonés. Se informa de un enfrentamiento naval en curso frente a Honolulu. Y hay un informe de que un buque de guerra japonés está bombardeando el puerto. Las peleas aéreas se están desatando en los cielos de Honolulu. "

A las 4:10 p.m., el programa Jack Benny en NBC Red fue interrumpido en afiliados de California con noticias de civiles que se presentaban para el servicio voluntario y para emitir una advertencia sobre cómo evitar la "histeria".

Muchos de los 9,7 millones de habitantes de los estados de la costa del Pacífico se preguntan qué deberían estar haciendo. El miedo inmediato fueron los ataques aéreos. Las imágenes de los noticiarios del London Blitz del año anterior, las tormentas de fuego y la devastación provocada por las bombas alemanas durante la Batalla de Gran Bretaña, estaban profundamente arraigadas en la mente y la imaginación de los estadounidenses. Para aquellos en la costa del Pacífico, saber que los japoneses habían proyectado su poderío aéreo hasta Hawai sugería claramente que podría llegar a Washington, Oregon o California.

Se asumió que la mejor forma de defensa civil contra los ataques aéreos era un apagón: apagar todas las luces por la noche para no ayudar a los bombarderos enemigos a identificar ciudades, puentes y otros objetivos. En todo el oeste, se ordenó apagar las luces a las 11:00 p.m. Asimismo, las estaciones de radio civiles dejaron de transmitir, porque los aviones podían usar ondas de radio para localizar ciudades, aunque la mayoría de la gente no se dio cuenta de que por eso la radio se quedó repentinamente en silencio la noche del 7 de diciembre. Fue desconcertante. Era de miedo.

A las 6:56 pm, el cielo ya se estaba oscureciendo en Seattle cuando la estación de radio KIRO, anunció que “en los estados de Oregon, Washington y California… cada casa de campo, cada luz de cualquier tipo en esa área debe estar apagada a las once en punto. Para probar su apagón, tendrá mucho tiempo entre las siete y las once… para hacer arreglos para conseguir papel negro pesado para sellar sus ventanas, o cortinas pesadas o algo así. . . . No se deben usar luces en los automóviles y no se deben mostrar luces en ningún lugar de la costa del Pacífico en los estados de Oregon, Washington y California hasta treinta minutos después de la luz del día ".

Cuando salió el sol el lunes por la mañana, los habitantes de las zonas urbanas sabían bien que había sido un apagón imperfecto. Muchos no habían escuchado la noticia de que habría un apagón y grandes secciones de las áreas del centro, con sus letreros de neón encendidos, habían permanecido bañadas en su brillo habitual. En San Francisco, los interruptores maestros sumergieron vecindarios en la oscuridad mientras Market Street brillaba intensamente. William Harrelson, el gerente general del distrito del puente Golden Gate, ordenó que su puente se oscureciera poco después de las 6:00 p.m., pero volvió a encender las luces una hora más tarde para evitar accidentes automovilísticos.

En el Valle de San Fernando al norte de Los Ángeles, las fábricas de Lockheed Aircraft, incluida la terminal aérea de Burbank, quedaron a oscuras, pero eran meras manchas de oscuridad en un mar centelleante. En muchos lugares, las luces de las calles estaban en temporizadores individuales y tenían que apagarse individualmente. No había una planificación previa para realizar este trabajo y todavía no se había completado por la mañana.

Los voluntarios de Defensa Civil se pusieron en acción, pero la mayoría de la gente simplemente estaba confundida por los bien intencionados guardias antiaéreos. The Associated Press informó que una mujer en San Francisco llamó a la policía para denunciar que "un loco merodeaba por mi casa gritando 'Apagan las luces'".

En las salas de redacción de los periódicos, los tipógrafos tomaron las fuentes más grandes que tenían para colocar los titulares que gritaban “GUERRA”, y los lectores despojaron los quioscos tan pronto como aparecieron los periódicos de la mañana.

"Japón lo ha pedido", se lee en el editorial del Los Angeles Times. “Ahora ella lo va a conseguir. Fue el acto de un perro rabioso, la parodia de un gángster de todos los principios del honor internacional ".

América & # 8217s Búsqueda de chivos expiatorios

When the news about Pearl Harbor reached Washington, President Roosevelt was thunderstruck—not because he was surprised by the attack itself, but because the attack had been far more dreadful than anything the administration had expected.

Faced with losses and humiliations they had not anticipated when they dictated unacceptable conditions to a proud but threatened nation—now enraged and filled with ferocious self-confidence—Roosevelt and the men around him began a frantic search for scapegoats.

Their first target was Admiral Husband Kimmel. As his predecessor Richardson had done, Kimmel had warned the president about the Navy’s lack of preparation for war. Roosevelt, however, did not warn Kimmel about the impending attack—not even after he had read the decoded Japanese message on December 6. Ten days after the attack, Kimmel and General Walter Short were both demoted and replaced.

Kimmel saw it coming. As he watched the last phase of the attack on the morning of December 7, a spent .50-caliber slug from one of his fleet’s own antiaircraft machine guns hit Kimmel in the chest, shredded his white linen uniform, and tumbled to the ground at his feet. Kimmel stooped over, picked up the half-inch-wide bullet, and looked at it glumly: “It would have been merciful had it killed me.”

General Short took his demotion humbly. Kimmel—whom Roosevelt had appointed because he was a scrapper—fought for the rest of his life to win exoneration. “The Pacific Fleet deserved a fighting chance,” Kimmel wrote in Admiral Kimmel’s Story, published in 1954. “Had we had as much as two hours of warning a full alert of planes and guns would have greatly reduced the damage. We could possibly have been able to locate the Jap carriers, and our own carriers Lexington y Empresa already at sea to the westward of Oahu might have been brought into the picture instead of expending their efforts to the southward as a result of faulty information. The great intangible, the element of surprise, would have been denied the Japs.”

The question whether Kimmel was substantially to blame for a lack of vigilance remains open. But why didn’t the White House or the War Department telephone Hawaii when the president read a decoded message that said, “This means war”? That question is unanswered by anything Kimmel did or did not do.

Pearl Harbor had been an obvious target—so obvious, in fact, that John Huston was at work at the time on a movie about a fictional Japanese air attack. After the attack, Huston scurried to change the target in the film from Pearl Harbor to the Panama Canal. The film kept its original title, Across the Pacific, perhaps because it was almost completed when the Japanese struck. Had the film been released before the attack, Roosevelt’s embarrassment might have been even deeper than it was.

Three days after the attack, Henry Morgenthau Jr. asked J. Edgar Hoover what he thought about rounding up the entire Japanese and Japanese-American population of the west coast. Hoover was appalled and bluntly told Morgenthau that Attorney General Francis Biddle would not approve any “dragnet or round-up procedure.” Many of these ethnic Japanese were American citizens, Hoover reminded Morgenthau, and such an action would be illegal. He also knew that such a move was unnecessary. Based on information from loyal Japanese-Americans, including Togo Tanaka, and from Korean dissidents, including Kilsoo Haan, as well as information obtained by burglarizing the Japanese consulate in Los Angeles and the Black Dragon Society’s office, Hoover had a comprehensive list of people he wanted to arrest, and he had already started.

On March 18, 1942, Roosevelt signed Executive Order 9102, establishing the War Relocation Authority, which Senator Robert Taft called the sloppiest criminal law he had ever heard of. Japanese-Americans born and raised in the United States, many of them Christians, many of them graduates of American high schools and colleges, were moved on a few days’ notice to ten concentration camps in isolated mountain and desert locations. Some collapsed of heat stroke before they arrived at the hastily constructed tar-paper and clapboard barracks, where multiple families shared a single room.

By June 7, 112,000 American men, women, and children were interned behind barbed wire, eating wretched food in harsh climates.

Operation Snow—Was Foreign Espionage Responsible for the Attack?

Historians have long discussed whether foreign espionage was responsible for Japan’s military attack on Pearl Harbor. But new research has connected major pieces of that Soviet activity within the United States in much detail. And most of it leads to one man.

Much of the evidence points to one American government worked-turned-spy: Harry Dexter White. He was the top official in FDR’s Treasury Department and had the ear of prominent New Dealers such as his boss Secretary Henry Morgenthau, as well as others in President Roosevelt’s Cabinet.

White was in close contact with Vitaly Pavlov, the “second-in-command” in the NKVD (predecessor to the KGB). The two plotted a strategy—”Operation Snow”—that initiated a toppling of dominoes that utlimately led to December 7, 1941. The main issue was oil. Japan didn’t have any and had to acquire it from the Soviet Union or the United States. White worked furiously to pull levels of American government power to provoke an attack from Japan, sparing the Soviets.

He did so by influencing the Roosevelt administration against reaching a diplomatic deal with the Japanese. White worked overtime once the Hitler-Stalin pact abruptly ended, since a Japanese attack on Russia would divert Russia’s forces away from its Western Front, making Germany’s conquest of the Soviet Union all the more likely.

Much of what we know about White comes from his August 1948 testimony before the House Committee on Un-American Activities. But because the former Treasury official failed to exonerate himself in these committee appearance, he took his own life three days later in a disguised suicide


Living (and loving) in a soberly-divided marriage

Posted On July 21, 2020 03:01:31

(Military Families Magazine)

Marriage can feel like a roller coaster, full of unforeseen ups and downs. But a marriage that becomes divided by sobriety levels up the ride, adding sharp turns, twists and loops that will make any head spin.

From the moment my husband and I met in 2007 — at a bar on a Monday night — alcohol has played a significant role between us. We bonded and drank our way through every phase: courting, engagement and newlywed. We drank through good times and bad, for good reasons and not.

When we entered the new-parent phase, there was a shift. My husband, whose sole goal in life was to be a dad, started to slow down his drinking. I boldly amped it up, increasing with each of the three children we brought into the world.

When my heavy weekend drinking trickled into weekdays, my husband expressed concern. When I drank excessively while he was on missions, he gave me ultimatums to not drink.

When my few solo travels resulted in reckless drinking, we both agreed I should stop altogether. Twice I attempted to break up with alcohol for my kids and marriage — once for 100 days, the other for eight months.

Yet, I knew I’d drink again because that’s what my husband and I did. We drank. Mucho. Together.

By the beginning of 2017, my drinking was at an all-time high, and I was at an all-time low. My soul felt beyond broken. I was living life on alcohol’s terms rather than my own.

I was in single-mom-mode with our kids and on day four of an uncontrollable bender. I heard a very distant voice. It was my own, deep inside, and it said, suficiente. In that moment I knew I was ready to get sober — not for my kids, not for my marriage, but for me.

Fast forward to today, more than three years later, and I’m still gratefully sober.

The years have gifted me heaps of self-growth, such as how to honor my feelings, to stay present and to live authentically. I’ve found my voice and my calling in a new career. I’ve also done a complete 180 on how I perceive alcohol and the alcohol industry.

When people ask about the hardest part of recovery my answer has been and remains my marriage.

At first, it was not only the elephant in the room, but an elephant between us. To remove the elephant, we’ve attempted a dry house, which resulted in resentment from both parties.

We’ve tried a normal routine of my husband drinking as he pleases, which has also resulted in resentment and rejection from both parties.

We’ve talked. We’ve fought. We’ve cried, and we’ve loved each other so hard through it all.

(Military Families Magazine)

So how then do you live in a soberly divided marriage?

For us, there is no black-and-white answer, but I can attest to what we’ve learned over the years.

Honest communication is a must.

If I’m triggered or having an off day, it’s best to own it and say it aloud. Otherwise, my husband may have no understanding as to my bitterness or emotional distance. Plus, he’s able to better support me in the future, and vice versa if he struggles on his side of the journey.

Establish and honor boundaries.

Being around my husband when he drinks usually doesn’t bother me because, oddly enough, I like his tipsy, talkative lighter side. But my boundary is set at two nights in a row of his drinking. Beyond that and he knows he’ll find me elsewhere, doing my own thing. He honors my choice and space, but more times than not, he’ll not risk losing my company for a drink.

Respect the differences.

He’s a science guy. I’m a believer in Jesus. In all our time, we’ve respected our differences in faith. Similar respect is now applied to our opposing relationships with alcohol. We agree to disagree, and we do so respectfully.

Time and patience do wonders.

Despite the infinite ups and downs outside that come with being soberly divided, it’s clear with every passing sober day, we grow stronger in our marriage. We also grow stronger as individuals. But we must practice patience when the sober journey feels tough.

Practice empathy daily.

Lastly, without empathy, we may have fallen apart years ago. With empathy, we see through each other’s eyes more clearly. We’re better equipped to practice the “Golden Rule.” We’re forever reminded that at the end of the day, we’re two imperfect people doing our best to love each other through the sober journey’s good, bad and in-betweens.

Visit https://www.instagram.com/teetotallyfit/ to follow Alison Evans’ journey with sobriety and fitness.

This article originally appeared on Military Families Magazine. Follow @MilFamiliesMag on Twitter.

Más enlaces que nos gustan

Popular

Contenido

Antecedentes diplomáticos

La guerra entre Japón y Estados Unidos había sido una posibilidad que todas las naciones conocían y planeaban desde la década de 1920. Japón había sido cauteloso con la expansión territorial y militar estadounidense en el Pacífico y Asia desde fines de la década de 1890, seguida de la anexión de islas, como Hawai y Filipinas, que consideraban cercanas o dentro de su esfera de influencia. [23] [24] [25] [26]

Aunque Japón había comenzado a adoptar una política hostil contra Estados Unidos después del rechazo de la Propuesta de Igualdad Racial, [27] la relación entre los dos países era lo suficientemente cordial como para que siguieran siendo socios comerciales. [28] [29] [30] Las tensiones no aumentaron seriamente hasta la invasión japonesa de Manchuria en 1931. Durante la próxima década, Japón se expandió a China, lo que llevó a la Segunda Guerra Sino-Japonesa en 1937. Japón dedicó un esfuerzo considerable a tratar de aislar China y se esforzó por asegurar suficientes recursos independientes para lograr la victoria en el continente. La "Operación Sur" fue diseñada para ayudar en estos esfuerzos. [24] [31]

A partir de diciembre de 1937, eventos como el ataque japonés al USS Panay, el incidente de Allison y la masacre de Nanking volcaron a la opinión pública occidental contra Japón. Estados Unidos propuso sin éxito una acción conjunta con los británicos para bloquear Japón. [32] En 1938, tras un llamamiento del presidente Roosevelt, las empresas estadounidenses dejaron de proporcionar a Japón herramientas de guerra. [33]

En 1940, Japón invadió la Indochina francesa, intentando bloquear el flujo de suministros que llegaban a China. Estados Unidos detuvo los envíos de aviones, repuestos, máquinas herramienta y gasolina de aviación a Japón, lo que este último percibió como un acto hostil. [nb 6] Sin embargo, Estados Unidos no detuvo las exportaciones de petróleo, en parte debido al sentimiento predominante en Washington de que, dada la dependencia japonesa del petróleo estadounidense, tal acción probablemente se consideraría una provocación extrema. [23] [30] [34]

A mediados de 1940, el presidente Franklin D. Roosevelt trasladó la Flota del Pacífico de San Diego a Hawai. [35] También ordenó una concentración militar en Filipinas, tomando ambas acciones con la esperanza de desalentar la agresión japonesa en el Lejano Oriente. Debido a que el alto mando japonés estaba (erróneamente) seguro de que cualquier ataque a las colonias del sudeste asiático del Reino Unido, incluido Singapur, [36] llevaría a Estados Unidos a la guerra, un devastador ataque preventivo parecía ser la única forma de evitar la interferencia naval estadounidense. [37] Los planificadores de guerra japoneses también consideraron necesaria una invasión de Filipinas. El Plan de Guerra de los EE. UU. Orange había imaginado defender Filipinas con una fuerza de élite de 40,000 hombres, esta opción nunca se implementó debido a la oposición de Douglas MacArthur, quien sintió que necesitaría una fuerza diez veces mayor que ese tamaño. [ cita necesaria ] Para 1941, los planificadores estadounidenses esperaban abandonar Filipinas al estallar la guerra. A finales de ese año, el almirante Thomas C. Hart, comandante de la Flota Asiática, recibió órdenes a tal efecto. [38]

Estados Unidos finalmente cesó las exportaciones de petróleo a Japón en julio de 1941, luego de la toma de Indochina francesa después de la caída de Francia, en parte debido a las nuevas restricciones estadounidenses sobre el consumo interno de petróleo. [39] Debido a esta decisión, Japón procedió con planes para tomar las Indias Orientales Holandesas, ricas en petróleo. [nb 7] El 17 de agosto, Roosevelt advirtió a Japón que Estados Unidos estaba preparado para tomar medidas contrarias si "países vecinos" eran atacados. [41] Los japoneses se enfrentaron a un dilema: retirarse de China y perder la cara o apoderarse de nuevas fuentes de materias primas en las colonias europeas ricas en recursos del sudeste asiático. [ cita necesaria ]

Japón y Estados Unidos entablaron negociaciones durante 1941, intentando mejorar las relaciones. En el curso de estas negociaciones, Japón ofreció retirarse de la mayor parte de China e Indochina después de hacer las paces con el gobierno nacionalista. También propuso adoptar una interpretación independiente del Pacto Tripartito y abstenerse de la discriminación comercial, siempre que todas las demás naciones fueran recíprocas. Washington rechazó estas propuestas. El primer ministro japonés, Konoye, se ofreció a reunirse con Roosevelt, pero Roosevelt insistió en llegar a un acuerdo antes de cualquier reunión. [42] El embajador de Estados Unidos en Japón instó repetidamente a Roosevelt a aceptar la reunión, advirtiendo que era la única forma de preservar el gobierno conciliador de Konoye y la paz en el Pacífico. [43] Sin embargo, su recomendación no se cumplió. El gobierno de Konoye colapsó al mes siguiente cuando el ejército japonés rechazó la retirada de todas las tropas de China. [44]

Japan's final proposal, delivered on November 20, offered to withdraw from southern Indochina and to refrain from attacks in Southeast Asia, so long as the United States, United Kingdom, and Netherlands supplied one million U.S. gallons (3.8 million liters) of aviation fuel, lifted their sanctions against Japan, and ceased aid to China., [45] [44] The American counter-proposal of November 26 (November 27 in Japan), the Hull note, required Japan completely evacuate China without conditions and conclude non-aggression pacts with Pacific powers. El 26 de noviembre en Japón, el día antes de la entrega del billete, el grupo de trabajo japonés partió del puerto hacia Pearl Harbor. [ cita necesaria ]

Los japoneses pretendieron el ataque como una acción preventiva para evitar que la Flota del Pacífico de los Estados Unidos interfiriera con sus acciones militares planificadas en el sudeste asiático contra los territorios de ultramar del Reino Unido, los Países Bajos y los Estados Unidos. En el transcurso de siete horas hubo ataques japoneses coordinados contra las Filipinas, Guam y la isla Wake controladas por Estados Unidos y contra el Imperio Británico en Malaya, Singapur y Hong Kong. [15] Además, desde el punto de vista japonés, fue visto como un ataque preventivo "antes de que el indicador de aceite se quedara vacío". [23]

Planificación militar

La planificación preliminar para un ataque a Pearl Harbor para proteger el movimiento hacia el "Área de Recursos del Sur" (el término japonés para las Indias Orientales Holandesas y el Sudeste Asiático en general) había comenzado a principios de 1941 bajo los auspicios del almirante Isoroku Yamamoto, entonces al mando de Japón. Flota combinada. [46] Obtuvo el consentimiento para la planificación formal y el entrenamiento para un ataque del Estado Mayor de la Armada Imperial Japonesa solo después de mucha disputa con el Cuartel General Naval, incluida la amenaza de renunciar a su mando. [47] La ​​planificación a gran escala estaba en marcha a principios de la primavera de 1941, principalmente por el contraalmirante Ryūnosuke Kusaka, con la ayuda del capitán Minoru Genda y el subjefe de personal de Yamamoto, el capitán Kameto Kuroshima. [48] ​​Los planificadores estudiaron intensamente el ataque aéreo británico de 1940 contra la flota italiana en Taranto. [nb 8] [nb 9]

Durante los siguientes meses, se capacitó a los pilotos, se adaptó el equipo y se recopiló información de inteligencia. A pesar de estos preparativos, el emperador Hirohito no aprobó el plan de ataque hasta el 5 de noviembre, después de la tercera de las cuatro Conferencias Imperiales convocadas para considerar el asunto. [51] El emperador no dio la autorización final hasta el 1 de diciembre, después de que la mayoría de los líderes japoneses le advirtieron que la "Nota del casco" "destruiría los frutos del incidente de China, pondría en peligro a Manchukuo y socavaría el control japonés de Corea". [52]

A fines de 1941, muchos observadores creían que las hostilidades entre Estados Unidos y Japón eran inminentes. Una encuesta de Gallup justo antes del ataque a Pearl Harbor encontró que el 52% de los estadounidenses esperaban una guerra con Japón, el 27% no y el 21% no tenía ninguna opinión. [53] Si bien las bases e instalaciones del Pacífico de EE. UU. Se habían puesto en alerta en muchas ocasiones, los funcionarios de EE. UU. Dudaban que Pearl Harbor fuera el primer objetivo, esperaban que Filipinas fuera atacada primero. Esta presunción se debió a la amenaza que las bases aéreas de todo el país y la base naval de Manila suponían para las rutas marítimas, así como al envío de suministros a Japón desde el territorio del sur. [54] También creían incorrectamente que Japón no era capaz de montar más de una operación naval importante a la vez. [55]

Objetivos

El ataque japonés tenía varios objetivos importantes. Primero, tenía la intención de destruir importantes unidades de la flota estadounidense, evitando así que la Flota del Pacífico interfiriera con la conquista japonesa de las Indias Orientales Holandesas y Malaya y permitiendo a Japón conquistar el sudeste asiático sin interferencia. En segundo lugar, se esperaba ganar tiempo para que Japón consolidara su posición y aumentara su fuerza naval antes de que la construcción naval autorizada por la Ley Vinson-Walsh de 1940 borrara cualquier posibilidad de victoria. [56] [57] En tercer lugar, para asestar un golpe a la capacidad de Estados Unidos de movilizar sus fuerzas en el Pacífico, se eligieron los acorazados como objetivos principales, ya que eran los barcos de prestigio de cualquier armada en ese momento. [56] Finalmente, se esperaba que el ataque socavaría la moral estadounidense de tal manera que el gobierno de Estados Unidos abandonaría sus demandas contrarias a los intereses japoneses y buscaría un compromiso de paz con Japón. [58] [59]

Atacar a la Flota del Pacífico anclada en Pearl Harbor tenía dos desventajas distintas: los barcos objetivo estarían en aguas muy poco profundas, por lo que sería relativamente fácil rescatarlos y posiblemente repararlos, y la mayoría de las tripulaciones sobrevivirían al ataque, ya que muchos serían en tierra o sería rescatado del puerto. Otra desventaja importante fue la ausencia de Pearl Harbor de los tres portaaviones de la Flota del Pacífico de EE. UU. (Empresa, Lexington, y Saratoga). El mando superior de la IJN estaba unido a la doctrina de la "batalla decisiva" del almirante Mahan, especialmente la de destruir el número máximo de acorazados. A pesar de estas preocupaciones, Yamamoto decidió seguir adelante. [60] [ página necesaria ]

La confianza japonesa en su capacidad para lograr una guerra corta y victoriosa también significó que otros objetivos en el puerto, especialmente el astillero de la marina, las granjas de tanques de petróleo y la base de submarinos, fueran ignorados, ya que, según su pensamiento, la guerra terminaría antes de la influencia. de estas facilidades se sentiría. [61]


The order is given: Bomb Pearl Harbor - HISTORY

Pearl Harbor, Hawaii, Sunday, December 7, 1941

Aboard a Japanese carrier before the attack on Pearl Harbor, crew members cheer departing pilots. Below: A photo taken from a Japanese plane during the attack shows vulnerable American battleships, and in the distance, smoke rising from Hickam Airfield where 35 men having breakfast in the mess hall were killed after a direct bomb hit.

________________________________________________________

Above: The USS Shaw explodes during the Japanese air raid. Below Left: The battleship USS Arizona after a bomb penetrated into the forward magazine causing massive explosions and killing 1,104 men. Below Right: Dousing the flames on the battleship USS West Virginia, which survived and was rebuilt.

Sequence of Events

Saturday, December 6 - Washington D.C. - U.S. President Franklin Roosevelt makes a final appeal to the Emperor of Japan for peace. There is no reply. Late this same day, the U.S. code-breaking service begins intercepting a 14-part Japanese message and deciphers the first 13 parts, passing them on to the President and Secretary of State. The Americans believe a Japanese attack is imminent, most likely somewhere in Southeast Asia.

Sunday, December 7 - Washington D.C. - The last part of the Japanese message, stating that diplomatic relations with the U.S. are to be broken off, reaches Washington in the morning and is decoded at approximately 9 a.m. About an hour later, another Japanese message is intercepted. It instructs the Japanese embassy to deliver the main message to the Americans at 1 p.m. The Americans realize this time corresponds with early morning time in Pearl Harbor, which is several hours behind. The U.S. War Department then sends out an alert but uses a commercial telegraph because radio contact with Hawaii is temporarily broken. Delays prevent the alert from arriving at headquarters in Oahu until noontime (Hawaii time) four hours after the attack has already begun.

Sunday, December 7 - Islands of Hawaii, near Oahu - The Japanese attack force under the command of Admiral Nagumo, consisting of six carriers with 423 planes, is about to attack. At 6 a.m., the first attack wave of 183 Japanese planes takes off from the carriers located 230 miles north of Oahu and heads for the U.S. Pacific Fleet at Pearl Harbor.

Pearl Harbor - At 7:02 a.m., two Army operators at Oahu's northern shore radar station detect the Japanese air attack approaching and contact a junior officer who disregards their reports, thinking they are American B-17 planes which are expected in from the U.S. west coast.

Near Oahu - At 7:15 a.m., a second attack wave of 167 planes takes off from the Japanese carriers and heads for Pearl Harbor.

Pearl Harbor is not on a state on high alert. Senior commanders have concluded, based on available intelligence, there is no reason to believe an attack is imminent. Aircraft are therefore left parked wingtip to wingtip on airfields, anti-aircraft guns are unmanned with many ammunition boxes kept locked in accordance with peacetime regulations. There are also no torpedo nets protecting the fleet anchorage. And since it is Sunday morning, many officers and crewmen are leisurely ashore.

At 7:53 a.m., the first Japanese assault wave, with 51 'Val' dive bombers, 40 'Kate' torpedo bombers, 50 high level bombers and 43 'Zero' fighters, commences the attack with flight commander, Mitsuo Fuchida, sounding the battle cry: "Tora! Tora! Tora!" (Tiger! Tiger! Tiger!).

The Americans are taken completely by surprise. The first attack wave targets airfields and battleships. The second wave targets other ships and shipyard facilities. The air raid lasts until 9:45 a.m. Eight battleships are damaged, with five sunk. Three light cruisers, three destroyers and three smaller vessels are lost along with 188 aircraft. The Japanese lose 27 planes and five midget submarines which attempted to penetrate the inner harbor and launch torpedoes.

Escaping damage from the attack are the prime targets, the three U.S. Pacific Fleet aircraft carriers, Lexington, Enterprise and Saratoga, which were not in the port. Also escaping damage are the base fuel tanks.

The casualty list includes 2,335 servicemen and 68 civilians killed, with 1,178 wounded. Included are 1,104 men aboard the B attleship USS Arizona killed after a 1,760-pound air bomb penetrated into the forward magazine causing catastrophic explosions.

In Washington, various delays prevent the Japanese diplomats from presenting their war message to Secretary of State, Cordell Hull, until 2:30 p.m. (Washington time) just as the first reports of the air raid at Pearl Harbor are being read by Hull.

News of the "sneak attack" is broadcast to the American public via radio bulletins, with many popular Sunday afternoon entertainment programs being interrupted. The news sends a shockwave across the nation and results in a tremendous influx of young volunteers into the U.S. armed forces. The attack also unites the nation behind the President and effectively ends isolationist sentiment in the country.

Monday, December 8 - The United States and Britain declare war on Japan with President Roosevelt calling December 7, "a date which will live in infamy. & quot

Thursday, December 11 - Germany and Italy declare war on the United States. The European and Southeast Asian wars have now become a global conflict with the Axis powers Japan, Germany and Italy, united against America, Britain, France, and their Allies.

Wednesday, December 17 - Admiral Chester W. Nimitz becomes the new commander of the U.S. Pacific Fleet.

Both senior commanders at Pearl Harbor Navy Admiral Husband E. Kimmel, and Army Lt. General Walter C. Short, were relieved of their duties following the attack. Subsequent investigations will fault the men for failing to adopt adequate defense measures.

Copyright © 1997 The History Place™ All Rights Reserved

(Photo credits: U.S. National Archives)

Condiciones de uso: Solo se permite la reutilización de texto, gráficos, fotos, clips de audio, otros archivos electrónicos o materiales de The History Place en el hogar / escuela privada, no comercial, sin Internet.


Ver el vídeo: Pearl Harbour - Surprise Attack (Mayo 2022).


Comentarios:

  1. Egeslic

    No a todos. Lo sé.

  2. Kamarre

    Lo leí, pero no entendí nada. Demasiado inteligente para mí.



Escribe un mensaje