Noticias

Cómo la Prohibición dio a luz a NASCAR

Cómo la Prohibición dio a luz a NASCAR

Incluso después de que Junior Johnson rompió pistas de tierra en todo el sur y logró cinco victorias en el circuito de NASCAR en 1955, la nueva estrella de las carreras de autos stock continuó regresando a las montañas de Carolina del Norte para trabajar en el negocio familiar: la luz de la luna.

Los antepasados ​​de Johnson habían estado haciendo alcohol ilegal desde los días de la Rebelión del Whisky, y tantas cajas de aguardiente estaban empacadas dentro de la casa de Johnson mientras él crecía que necesitaba trepar por encima de montones de ellos solo para llegar a su cama cada noche. Cuando las autoridades allanaron la granja familiar y arrestaron al padre de Johnson en 1935, confiscaron más de 7,000 galones de whisky en lo que entonces era la mayor incautación de alcohol ilegal en el interior.

El futuro miembro del Salón de la Fama de NASCAR y propietario del equipo descubrió por primera vez su talento detrás del volante mientras corría a la luz de la luna cuando era adolescente. “Moonshining fue parte de mi crecimiento, pero también fue parte de mi entrenamiento en las carreras de autos”, dijo Johnson al St. Louis Post-Dispatch en 1990. “Para estar en ese negocio, tenías que tener un auto muy rápido y tenía que ser capaz de dejar atrás a los recaudadores de impuestos o la patrulla de carreteras o el sheriff o quienquiera que intentara perseguirte para intentar aprehenderlo ".

De hecho, a partir de la era de la Prohibición, los conductores que transportaban alcohol ilegal desde áreas rurales o importaban alcohol ilegalmente de Canadá tuvieron que hacer cambios ingeniosos en sus vehículos para eludir a las autoridades en carreteras sinuosas con curvas cerradas. “Si no hubiera sido por el whisky, NASCAR no se hubiera formado. Eso es un hecho ", dijo Johnson a la BBC.

Las carreras de stock car tenían sus raíces en los Apalaches, donde la producción y venta de whisky casero ofrecía una salvación líquida para las granjas familiares que buscaban escapar de la pobreza paralizante, especialmente durante la Gran Depresión, que afectó a la región con especial dureza. "Esos fueron tiempos difíciles en las colinas e hiciste cosas que no deberías pasar", dijo el miembro del Salón de la Fama de NASCAR Curtis Turner, quien comenzó a contrabando a los nueve años, según NASCAR.com.

El alcohol ilegal en los Apalaches continuó prosperando incluso después de la derogación de la Ley Seca gracias a la persistencia de los condados secos y al deseo de evadir los elevados impuestos federales sobre el alcohol. “Moonshiners no querían compartir los ingresos fiscales ni nada de esta empresa que habían construido desde cero con el gobierno federal”, dice Neal Thompson, autor de Conducir con el diablo: Southern Moonshine, Detroit Wheels y el nacimiento de NASCAR.

Irónicamente, fue un devoto abstemio quien hizo más por el negocio del contrabando en los años posteriores a la Ley Seca que nadie. Si bien el fabricante de automóviles Henry Ford prohibió el consumo de alcohol a sus trabajadores, su Ford V-8 fue literalmente el motor que impulsó la luz de la luna después de su debut en 1932.

“Los contrabandistas habían experimentado con diferentes autos a lo largo del tiempo, pero nunca eran lo suficientemente rápidos para sus gustos”, dice Thompson. "Resulta que Ford creó accidentalmente el vehículo perfecto para la entrega de alcohol ilegal".

“Con el Ford V-8, de repente apareció un motor que se ajustaba a su profesión”, explica Thompson. "Era lo suficientemente rápido como para mantenerse un paso por delante de la ley, lo suficientemente accidentado para las carreteras de montaña y tenía un maletero y un asiento trasero lo suficientemente grandes como para meter la luz de la luna".

Con relativa facilidad, los mecánicos también podrían acelerar el Ford V-8 para ganar algunas millas adicionales por hora de velocidad, lo que podría marcar la diferencia en las persecuciones de autos. Para eludir aún más a los agentes tributarios y a la policía, los contrabandistas engañaron sus autos con características que parecen sacadas directamente de una película de espías o una caricatura de Looney Tunes: dispositivos que con solo presionar el botón podían liberar cortinas de humo, manchas de aceite e incluso un cubo. montones de tachuelas para pinchar los neumáticos de sus perseguidores.

Durante la década de 1930, los moonshiners comenzaron a competir con sus autos de whisky en los recintos feriales y los hipódromos locales, donde descubrieron que la gente, a veces decenas de miles de ellos, estaba dispuesta a pagar para verlos exhibir sus habilidades de conducción.

No eran solo los conductores los que tenían luz de luna en la sangre. "Lo que la mayoría de los cronistas de las carreras de autos stock y NASCAR no han notado", escribe Daniel S. Pierce en NASCAR real: White Lightning, Red Clay y Big Bill France, "Es que un gran porcentaje de los primeros mecánicos, propietarios de automóviles, promotores y propietarios de pistas tenían vínculos profundos con el negocio ilegal del alcohol".

Eso incluyó a Raymond Parks, "la primera persona en formar un equipo de carreras legítimo y formalizado", dice Thompson. Parks se escapó de su casa en las montañas del norte de Georgia a los 14 años para convertirse en aprendiz de un licántropo que había conocido en la cárcel del condado después de haber sido encerrado por comprar licor para su padre. Trabajando en una destilería y transportando whisky de maíz por Atlanta, Parks hizo una fortuna con el contrabando. Pronto, Parks comenzó a invertir sus ganancias mal habidas en empresas legítimas como estaciones de servicio y el creciente deporte de las carreras de autos stock.

El contrabandista de Georgia no tuvo que aventurarse lejos para encontrar dos pilotos talentosos para su equipo de carreras. Sus primos Lloyd Seay y Roy Hall resultaron ser algunos de los mejores corredores de moonshine en el norte de Georgia, evadiendo la captura con su gran velocidad y atrevidos giros en horquilla de 180 grados. Y justo al final de la calle de una de las estaciones de servicio propiedad de Parks estaba el garaje de Red Vogt, conocido como "el mecánico de contrabandistas".

Seay ganó la primera gran carrera de stock car en 1938 en el Lakewood Speedway de Atlanta frente a 20.000 fanáticos, y Hall finalmente ganaría el campeonato nacional de stock car en 1941. Cuando las carreras de stock car se reanudaron después de la Segunda Guerra Mundial en septiembre de 1945, casi se produjo un motín. en Lakewood Speedway después de que la policía prohibió a cinco corredores, incluido Hall, quien había sido condenado por infracciones de transporte de licor. Con 30.000 fanáticos coreando por Hall, a quien le revocaron su licencia de conducir después de haber sido arrestado no menos de 16 veces, las autoridades cedieron y dejaron correr a los contrabandistas. Hall tomó la bandera a cuadros.

Atlanta, sin embargo, no dio la bienvenida a los moonshiners, y otro importante piloto de autos de serie llamado Bill France comenzó a reclutar a los contrabandistas para competir en Virginia y las Carolinas. En diciembre de 1947, Francia reunió a los principales conductores, mecánicos y propietarios de autos stock en Daytona Beach, Florida, para estandarizar las reglas, una reunión que terminó con la formación de la Asociación Nacional de Carreras de Autos Stock (NASCAR).

Un equipo reunido por Parks con Red Byron al volante ganó los dos primeros campeonatos de NASCAR. "No creo que NASCAR se hubiera desarrollado tan rápido o de la misma manera sin el dinero ilegal de Raymond Parks y otros que ayudaron a mantenerlo durante esos primeros años", señala Thompson.

Bill France, sin embargo, trató de distanciar NASCAR de sus orígenes de contrabando cuando tomó el control de la organización, y esa tensión contribuyó a la decisión de Parks de dejar NASCAR y vender sus autos de carrera en 1951. Bajo el liderazgo de Francia, NASCAR adoptó el patrocinio corporativo y restó importancia a su pasado de contrabando, y se asoció más con Mountain Dew que con Mountain Dew.

"Francia vio la oportunidad de convertir NASCAR en un deporte más familiar que podría generar más dinero con el tiempo, y para ello necesitaba restar importancia a la conexión entre ese deporte y sus raíces ilegales", dice Thompson. "Trabajó muy rápido en la década de 1950 para blanquear la conexión entre el deporte y los moonshiners".

Lo más cercano que está NASCAR al alcohol de grano en estos días es el etanol que llena los tanques de gasolina, pero la historia de la luz de la luna del deporte está comenzando a ser reconocida. En 2017, Parks fue incluido en el Salón de la Fama de NASCAR, que presenta una exhibición de contrabando y una auténtica luz de luna todavía construida por el propio Junior Johnson. Sesenta años después de su arresto, Johnson ha vuelto nuevamente al negocio familiar, esta vez legítimamente, ya que la receta de whisky de su padre ahora está disponible en las licorerías como Midnight Moon Carolina Moonshine de Junior Johnson.


La historia de la prohibición del sur y el auge de NASCAR

Además de celebrar los mejores momentos de la vida con bebidas y amigos, aquí en el Southern Drinking Club disfrutamos mucho aprendiendo sobre la historia, especialmente cuando se enfoca en el sur y / o en la bebida. Sin embargo, cuando se considera la historia del consumo de alcohol en los EE. UU., Nada captura más la imaginación del público que el fallido esfuerzo estadounidense de 1920-1933 para prohibirlo, es decir, la Prohibición.

Si bien la Prohibición representa una historia de base amplia, con componentes que abarcan casi todos los aspectos de la vida estadounidense en ese momento, los primeros pensamientos que vienen a la mente de la mayoría de las personas cuando se menciona la palabra hoy son los gánsteres, contrabandistas, corredores de rumores y bares clandestinos de Chicago. En resumen, la Prohibición tiende a ser catalogada principalmente como una historia del norte, con escasa participación o impacto en el sur. Parte de esto se debe sin duda al hecho de que gran parte del Sur ya estaba "seco" cuando se promulgó la Ley Seca, aunque probablemente también se deba en parte a la propensión yanqui a apropiarse de la historia.

Moonshine todavía en el condado de Knox, Tennessee, fotografiado por TVA en 1936

Y claro, los gánsteres yanquis de la gran ciudad de esa época, junto con los contrabandistas y los rufianes que cruzan la frontera, forman una historia emocionante. Pero la historia de la Prohibición en el Sur fue igualmente emocionante, y quizás más relevante en su impacto en la evolución histórica general de Estados Unidos. No solo muchas grandes ciudades del sur tenían sus propios gánsteres contrabandistas (muchos tiroteos al estilo gángster y cosas por el estilo en Nueva Orleans, Houston, Mobile, Tampa y Tallahassee durante la Prohibición), sino que los licántropos y contrabandistas del sur habían estado luchando contra agentes del gobierno estatal y local durante años antes de la promulgación de la Prohibición nacional.

A los sureños simplemente no nos gusta que nos digan qué hacer, y durante mucho tiempo recurrimos a la luz de la luna frente a los esfuerzos locales, estatales y luego nacionales para impedirnos disfrutar de una bebida. Y si bien el tráfico de ron se asocia históricamente con su transporte desde Canadá, el tráfico de ron desde el Caribe a los puertos del sur había convertido a los empresarios del sur en millonarios durante décadas antes de que esa forma de contrabando fuera necesaria en el norte.

En resumen, mientras más y más ciudades, pueblos, condados y estados en el sur se secaron en las décadas anteriores a la Ley Seca, ese nivel de aridez fue seco solo de nombre. Lo único que hizo la Ley Seca nacional fue mejorar el negocio del alcohol ilegal del sur y la cantidad de empresarios del sur que participaron en él. Ah, y también provocó el surgimiento del gran deporte sureño de las carreras de stock car, que ahora es visto por millones de personas en todo el mundo bajo la bandera de NASCAR.

Con la Prohibición nacional conduciendo a tal aumento en los negocios, los licor de luna del sur tuvieron que pasar cada vez más tiempo en la carretera para llevar su excelente producto al mercado. Y aunque durante mucho tiempo habían tenido que lidiar con los esfuerzos locales y estatales para detenerlos, esto solo se intensificó con la incorporación de los federales. Los moonshiners sureños obtuvieron una gran ventaja en el juego del gato y el ratón con la introducción del motor V-8 de Ford Motor Company. que proporcionó a los licor de luna el "vehículo perfecto para entregar alcohol ilegal". Como señaló Neal Thompson, autor de "Driving with the Devil: Moonshine, Detroit Wheels y el nacimiento de NASCAR, un Ford V-8" era lo suficientemente rápido como para mantenerse un paso por delante de la ley, lo suficientemente resistente para la montaña carreteras, y tenía un baúl y un asiento trasero lo suficientemente grandes como para meterse en la luz de la luna ".

Dulce foto del usuario de Flicker Yahya S

Ese Ford V-8 puede haber sido un invento innovador de los Yankees, pero a los chicos sureños les encanta jugar y los moonshiners de todo el sur ponen su ingenio en modificaciones del V-8 que les darían aún más velocidad para eludir a Johnny Law durante las entregas. Sin duda, estas entregas se hicieron más fáciles con el fin de la prohibición nacional en 1933, aunque todavía eran necesarias ya que muchos gobiernos estatales y locales optaron por permanecer áridos con respecto al alcohol.

A los sureños también les gustaba competir, y en algún momento a mediados de la década de 1930, los moonshiners comenzaron a competir con sus vehículos de reparto en los recintos feriales locales y en pistas improvisadas. Estas primeras carreras de autos stock atrajeron a multitudes, lo que llevó a los empresarios locales a comenzar a planificar carreras con asistencia pagada y dinero en efectivo para los ganadores. En 1938, las carreras de autos stock estaban prácticamente establecidas en todo el sur, con numerosas pistas de carreras dedicadas que atraían a miles de personas.

Muchos de estos conductores anteriores a NASCAR no solo se habían entrenado ejecutando alcohol ilegal, sino que "un gran porcentaje de los primeros mecánicos, propietarios de automóviles, promotores y propietarios de pistas tenían vínculos profundos con el negocio ilegal del alcohol", dice Daniel S. Pierce, en su libro, "Real NASCAR: White Lightening, Red Clay y Big Bill France". De hecho, Raymond Parks, la primera persona en establecer un equipo profesional de carreras de autos stock, había hecho una fortuna ejecutando moonshine en Georgia y su inversión en un equipo profesional probablemente se usó en parte para lavar algunas de sus ganancias mal habidas. Los conductores de su equipo de carreras eran algunos de los mejores corredores de luz de la luna en el norte de Georgia, y su mecánico principal era conocido como "el mecánico de contrabandistas".

La intersección de las carreras con alcohol ilegal y las carreras de autos de serie se evidencia quizás mejor en una carrera de autos stock celebrada en el Lakewood Speedway de Atlanta en septiembre de 1945, cuando la policía intervino para prohibir la carrera de cinco conductores debido a sus condenas previas por correr con alcohol ilegal. Los 30.000 aficionados no tomaron bien esta acción policial, y ante lo que estaba a punto de ser un desagradable motín, la policía cedió y un corredor de primer nivel ganó la carrera.

Bill France, el fundador de lo que se convertiría en NASCAR en 1947, no tenía experiencia en moonshine, aunque fue un ávido reclutador de corredores de moonshine durante sus esfuerzos iniciales para estandarizar las carreras de autos stock. De hecho, muchos de los equipos que participaron en las primeras carreras oficiales de NASCAR a fines de la década de 1940 tenían profundos vínculos con el alcohol ilegal. Según el antes mencionado Neal Thompson, el dinero ilegal fue fundamental para sostener a NASCAR durante sus primeros años.

Sin embargo, a principios de la década de 1950, Francia hizo un esfuerzo concertado para enterrar las conexiones de la luz de la luna de NASCAR como parte de un esfuerzo finalmente exitoso para hacer que NASCAR sea más familiar. Cualquier conexión entre NASCAR y el alcohol se perdió prácticamente hasta 1972, cuando Carling Brewery, con sede en Canadá, patrocinó a un piloto novato con su marca Black Label. Y, desde entonces, la asociación de NASCAR con el alcohol ha girado principalmente en torno a la cerveza, pero ahora sabes que NASCAR inicialmente fue impulsada por la luz de la luna y dirigida por la Prohibición.

En honor a la herencia del Sur relacionada con la Prohibición que llevó al surgimiento de NASCAR, suponemos que deberíamos ofrecer una Receta de cóctel con temática de NASCAR . . . .

¡Fácil! Toma una cerveza y de abajo hacia arriba. Está bien, pero para aquellos de ustedes con gustos más refinados, ofrecemos lo siguiente:


El habla fácil

Algunas de las exhibiciones destacan celebridades nacionales de la época & # 8212 algunos de los personajes más coloridos del Movimiento de Templanza. Entre ellos se encontraban Billy Sunday, Carry Nation y Wayne Wheeler.

EL DEBATE: MOJADO VS SECO

Las primeras partes del museo se centran principalmente en el Movimiento de Templanza y el lado & # 8220Dry & # 8221 del debate. Hay una pared de retratos que muestran a los líderes de ambos lados del debate. En representación del lado & # 8220Wet & # 8221 se encuentran los retratos de Pabst, Schlitz y Busch, nombres que siguen destacando en la industria cervecera en la actualidad.

LA PROHIBICIÓN PONE A TODA UNA INDUSTRIA SIN TRABAJO

La aprobación de la Prohibición dejó sin trabajo a toda una industria y tuvo un impacto significativo en los ingresos fiscales, lo que le costó al gobierno federal más de 11 mil millones de dólares en ingresos fiscales perdidos. El impuesto sobre la renta se creó para compensar la pérdida de ingresos.

BEBER LICOR EN CASA ES LEGAL, LLEGARLO A CASA Y HACERLO NO ES

Beber licor en casa todavía era legal, pero la fabricación de alcohol no lo era. Además, el transporte de licor sin permiso era ilegal. Esto dio lugar a muchas formas ingeniosas de mover la contrabanda, como Un libro de poesía que se abre para revelar viales ocultos o cáscaras de huevo que se vaciaron y luego se llenaron con whisky.

CRIMEN ORGANIZADO - & # 8216SHINERS, CONTRABANDERS & amp GANGSTERS

Uno de los impactos más conocidos de la Prohibición fue el aumento del crimen organizado desde la producción hasta el contrabando y la distribución. Savannah era un lecho caliente de producción, con un laberinto de caminos pantanosos en los ríos, perfecto para ocultar fotogramas de luz de luna. Además, Savannah era una ciudad portuaria, donde contrabandistas como William McCoy, el & # 8220Real & # 8221 McCoy, traían ron de las islas cercanas.

EL SPEAKEASY Y EL AUMENTO DEL CÓCTEL

  • 1 1/2 onzas de ron blanco
  • 1 1/2 onzas de jugo de piña
  • 1 cucharadita de granadina
  • 6 gotas de licor de marrasquino

LA DEROGACIÓN DE LA PROHIBICIÓN: UN EXPERIMENTO SOCIAL FALLIDO

LOS CORREDORES DE MOONSHINE DAN NACIMIENTO A NASCAR

Los corredores de Moonshine necesitaban coches rápidos para escapar de la ley. Cuando su sustento dependía de dejar atrás al sheriff, dedicó tiempo y energía a asegurarse de que su automóvil fuera el más rápido. El coche elegido por los corredores de Moonshine fue un Ford V8. Estos autos de carrera mejorados sentaron las bases para el deporte favorito de Estados Unidos: NASCAR.


Cómo los Moonshiners estadounidenses allanaron el camino para NASCAR

Después del lento avance del Movimiento por la Templanza a lo largo del siglo XVIII y principios del XIX, la Prohibición se lanzó oficialmente en todo el país en 1920. Casi al mismo tiempo, el país enfrentó otro cambio radical en la cultura estadounidense: el advenimiento del automóvil.

En las décadas de 1920 y 1930, la demanda de bebidas alcohólicas falsificadas por los residentes de la ciudad y el ascenso casi simultáneo del Ford Modelo T crearon una bendición en el negocio de las bebidas alcohólicas en el mercado negro. Mientras desarrollaban el mercado de los licores caseros de los Apalaches, los licántropos y los contrabandistas crearon inadvertidamente el deporte de carreras de autos stock que ahora conocemos como NASCAR.

Para transportar su licor desde los escondites de los bosques rurales a las ciudades, los moonshiners empleaban corredores o conductores que transportaban licor en secreto en medio de la noche. Evitar a los agentes del gobierno requería una precisión intensa, velocidad y maniobras incomparables, como el "giro de contrabando" de 180 grados. Los corredores despreocupados se convirtieron en expertos detrás del volante, así como bajo el capó, reacondicionando y modernizando el Ford V-8 original para que sea más rápido y liviano, y su marco e interior sean capaces de esconder mucho licor.

Amortiguadores y resortes de repuesto “protegen [ed] los frascos que contienen el aguardiente de romperse en caminos de montaña llenos de baches. Los asientos en la parte de atrás generalmente se quitaban para que pudiera caber más alcohol. Y los motores de alta potencia dieron a los autos una velocidad adicional para superar a los policías y agentes fiscales en la ruta ”, informa la revista Smithsonian.

En otras palabras, estaban fabricando autos de carrera. Los transportistas de licor que trabajaban duro tenían que practicar sus movimientos y rutas, y comenzaron a competir entre sí por deporte. A medida que estas competiciones amistosas se extendían por todo el sureste, el ex piloto Big Bill France vio la oportunidad de codificar y promover lo que se había convertido en una serie regional de carreras de turismo.

En enero de 1947, Francia estableció el National Championship Stock Car Circuit (NCSCC) para estandarizar las reglas, establecer sistemas de puntos y ofrecer mejores premios a los conductores. En diciembre de 1947, una convención NCSCC restableció y renombró NSCC como la Asociación Nacional de Carreras de Autos Stock Car (NASCAR).

El cruce no terminó ahí. El legendario moonshiner y miembro del salón de la fama de NASCAR, Junior Johnson, operaba una familia todavía y fue encarcelado durante casi un año en 1956. Más tarde recibió un indulto presidencial de Ronald Reagan.

En 2007, Johnson se asoció con Piedmont Distillers de Carolina del Norte para lanzar Midnight Moon Original de Junior Johnson & # 8217, un licor de luna legal empaquetado basado en la receta de su familia. Las ventas fueron tan exitosas que la destilería se expandió dos veces durante los siguientes cinco años. En los Grammy 2012 se sirvió una línea con infusión de frutas.

En 2009, Dean Combs, cinco veces campeón de la serie de turismo de autos compactos NASCAR # 8217, fue acusado de operar un alambique casero. Cuando la Oficina del Sheriff del Condado de Wilkes y # 8217s (literalmente) hizo estallar su operación, un agente le dijo al Richmond Times-Dispatch: “No podía & # 8217t pedir un compañero más amable. & # 8221

NASCAR lanzó su primera luz de luna oficial en 2018 con Sugarlands Distilling Co. de Tennessee, llamada Sugarlands Shine. Los fanáticos pueden inscribirse en el "Shine Runners Club" para recibir descuentos exclusivos para miembros en "shine and swag", y pueden ganar premios en las carreras de NASCAR.

Es comprensible que otras compañías de bebidas alcohólicas se muestren reacias a asociarse con un deporte automotriz.

Un representante de Belle Isle Moonshine de Richmond, Virginia, le dijo a VinePair en un correo electrónico que "la historia de Moonshine en lo que respecta a NASCAR no es la especialidad [de Belle Isle]". A lo largo del sureste, los destiladores de rayos blancos desde Belmont Farm Distillery en Culpeper, Va., Hasta Asheville Distilling Co. en Carolina del Norte, hasta Prichard's Distillery en Kelso y Nashville, Tennessee, no respondieron solicitudes de comentarios sobre una posible NASCAR. conexiones con la luz de la luna que producen.

Mamá es la palabra para algunos destiladores. Sin embargo, históricamente, desde los alguaciles estatales hasta los miembros del Shine Runners Club, el espíritu y el deporte permanecen inextricablemente vinculados.


Cómo la prohibición en los Estados Unidos condujo al nacimiento de NASCAR

NASCAR no parece un candidato probable para tener orígenes particularmente románticos o pícaros. La organización paraguas (que significa la Asociación Nacional de Carreras de Stock Car) de múltiples carreras de autos, principalmente en el sur de Estados Unidos, se asocia más comúnmente con mucha cerveza fría bajo el sol sofocante y fanáticos ruidosos que gritan a los conductores de autos de carrera.

Pero NASCAR en realidad nació de unos pocos conductores libertinos decididos a hacer que la gente se emborrachara durante la era de la Prohibición en Estados Unidos (de 1920 a 1933).

El punto A del improbable viaje de los contrabandistas a los conductores de NASCAR comenzó bajo la luna de las destilerías del sur, donde se elaboraba alcohol en secreto bajo el manto de la noche para que el humo de la producción ilegal fuera menos probable que se viera.

Una vez que los licores (más comúnmente conocidos como "aguardiente") estaban listos, necesitaban una forma de entregar el alcohol que habían preparado a sus muchos clientes ansiosos y que esperaban, y transportarlo era la parte más peligrosa de su operación. Mientras que solo había una oportunidad para ser detectado llamando la atención sobre la destilería mientras se preparaban las bebidas espirituosas, una vez que las mercancías se enviaban a los clientes a lo largo y ancho, había múltiples oportunidades para que cada repartidor fuera atrapado y obligado a confesar dónde estaba el producto. vino el licor.

Por lo tanto, quienes entregaban alcohol de las destilerías tenían que ser sigilosos y tener el valor suficiente para evadir a la policía (si era necesario, incluso después de haber sido detectados). Los autos que las destilerías requerían que usaran sus conductores de entrega estaban equipados específicamente para este propósito. Parecían normales desde el exterior, para no llamar la atención indebida sobre ellos mismos o su contenido, pero por dentro, estaban equipados con amortiguadores y resortes para ayudar a evitar daños en las botellas y tenían motores de alta potencia para que pudieran resbalar. lejos de los policías (o recaudadores de impuestos) que podrían perseguirlos.

Y los conductores fueron perseguidos con frecuencia. Las autoridades sabían exactamente lo que estaba sucediendo, pero los conductores se volvieron extremadamente expertos en resbalar a quienes los encontraban. Y no fueron solo sus coches trucados lo que les permitió hacerlo, sino también su enfoque temerario y altamente calificado para conducir.

Muchas de las rutas que tomarían los conductores eran extremadamente ventosas y en lo alto de las montañas, pero, no obstante, los conductores apagaban los faros para que los detectaran con menos facilidad. Conducirían en la oscuridad, rodeando curvas serias a velocidades increíbles, y la policía que los perseguía pensaría mejor en intentar seguirlos. Cuando la policía decidió perseguir, los conductores tomarían medidas como lo que más tarde se conocería como el "giro pirata", un giro brusco en un patinazo controlado, para finalmente deshacerse de sus perseguidores.

Como era de esperar, estos conductores se convirtieron en héroes populares por entregar alcohol a sus clientes sedientos con un gran riesgo para ellos mismos. Pero una vez que terminó la prohibición en 1933, la demanda de habilidades de los conductores disminuyó. Entonces, los conductores decidieron usar sus habilidades compitiendo en carreras organizadas, y después de aproximadamente una década de hacerlo mientras estaban poco organizados, decidieron estandarizar y profesionalizar sus carreras en NASCAR.

Así que la próxima vez que veas a un temerario en una pista de carreras, imagínatelo en el borde de una montaña en la oscuridad total, perseguido por la policía, con botellas de alcohol ilegal traqueteando en la parte de atrás, y mira si no lo haces. aprecio un poco más sus movimientos.


¿Cuál es la historia de las carreras de autos stock?

Las carreras de autos de serie son un pasatiempo esencialmente estadounidense. Muchos otros deportes se originaron en la antigüedad o como variaciones de los juegos clásicos, pero las carreras de autos de serie tienen raíces exclusivamente estadounidenses.

Nacido en los días de la Prohibición, las carreras de autos de serie pronto demostraron ser populares entre las masas. Comenzó a extenderse en la década de 1920 y, a finales de la década de los 40, era una fuente común de entretenimiento. La Asociación Nacional de Carreras de Autos Stock Car (NASCAR) se formó en 1948 para dar congruencia a las muchas ligas que habían surgido en todo el país. Hoy en día, las carreras de stock car son un deporte bien gobernado.

NASCAR es el deporte número uno para espectadores en los Estados Unidos y el segundo deporte televisado más popular en todo el mundo [fuente: NASCAR]. Continúa creciendo en popularidad, y aproximadamente el 40 por ciento de su base de fans es ahora femenina [fuente: Wise]. No muchos deportes profesionales pueden afirmar que las mujeres constituyen casi la mitad de su audiencia.

Las carreras de autos de serie eran originalmente una competencia entre autos que no habían sido alterados de su construcción original de fábrica. Pero a medida que los tiempos cambiaron y la tecnología avanzó, el deporte evolucionó. En estos días, los autos todavía tienen una construcción semistock, pero son un poco diferentes bajo el capó que los autos en el lote de su concesionario local.

NASCAR ha hecho todo lo posible para mantener la integridad del deporte original. Cuando las & quot; guerras de los quotaeros & quot; de los '70 pusieron a dos gigantes automotrices consistentemente en el círculo de ganadores, NASCAR intervino para nivelar el campo de juego al imponer restricciones a todos los autos. La organización también ha realizado otros cambios por razones de seguridad: cada avance automotriz y tecnológico hizo que los autos fueran más rápidos, pero con el aumento de la velocidad, aumentó el peligro.

A medida que lea, aprenderá más sobre los inicios de las carreras de autos stock y verá cómo ha evolucionado hasta convertirse en la fuerza global que es hoy.

Prohibición y papel n. ° 039 en las carreras de autos de stock

En 1920, la 18ª Enmienda prohibió la producción y posesión de alcohol y comenzó oficialmente la Prohibición. Curiosamente, beber alcohol no era ilegal, por lo que mucha gente siguió adelante y preparó su propio licor, conocido como alcohol ilegal.

Mientras los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley intentaban hacer cumplir la 18ª Enmienda, los productores de alcohol tenían que ser inteligentes en sus negocios. Para transportar licor ilegal, necesitaban vehículos que se mezclaran y no llamaran la atención. Comenzaron a transportar el licor en sus autos personales por la noche, llamándose a sí mismos "corredores de la luna". Desafortunadamente, los corredores de la luna no pudieron dejar atrás a la policía. Para darles una ventaja a sus autos, comenzaron a modificar los vehículos.

Los productores y los corredores tomarían automóviles comunes y los alterarían ligeramente para que fueran capaces de alcanzar altas velocidades. Los autos todavía se parecían a todos los demás automóviles en la carretera, pero ahora podían vencer a las fuerzas del orden.

Los corredores lunares se jactaban constantemente de sus hazañas. Se jactaban de hacer viajes nocturnos por caminos de tierra a más de 120 mph (194 kilómetros por hora), sin luces delanteras. Pronto, los corredores comenzaron a correr los fines de semana y nacieron las carreras de autos stock.

Cuando terminó la Prohibición en 1933, las carreras se habían vuelto muy populares, al igual que la práctica de mejorar los autos. El deporte continuó creciendo durante los siguientes 15 años. En 1948, era un deporte muy extendido, pero diferente en cada región. NASCAR se formó en 1949 como una forma de organizar el caos.

NASCAR tenía bastante trabajo por hacer. Siga leyendo para obtener más información sobre esta famosa liga de carreras.

El 5 de diciembre de 1933 marcó la ratificación de la 21ª Enmienda. ¿Qué significa esto? Que ambas partes y las tres cuartas partes de los estados estaban de acuerdo en que la Prohibición debería terminar. Tras la ratificación, el alcohol volvió a ser legal en Estados Unidos.

Bill France & # 039s papel en la historia de las carreras de autos

Sería imposible hablar de la historia de las carreras de stock car sin reconocer las inconmensurables contribuciones de Bill France. Sin él, NASCAR como es hoy no existiría.

En 1934, el mecánico de automóviles Bill France recogió a su familia, dejó Washington, D.C. y se dirigió a Florida. Su motivo era simple: en Florida, podía trabajar en automóviles para protegerse del frío y la nieve.

Llámelo suerte o llámelo destino, pero Francia echó raíces en Daytona Beach, Florida. En 1936, ocupó el quinto lugar en la primera carrera de autos stock de la ciudad. Desafortunadamente, la ciudad perdió $ 22,000 en el evento y lo calificó como un fracaso. La carrera fue entregada al Elks Racing Club local para el año siguiente, pero nuevamente sufrió pérdidas financieras y parecía una idea mal concebida.

Afortunadamente para el deporte de las carreras de stock car, Bill France intervino. Junto con Charlie Reese, propietario de un restaurante local, organizó una carrera y cobró una entrada de 50 centavos. Vendieron 5,000 boletos y dividieron $ 200 en ganancias cuando terminó. Un mes después lo volvieron a hacer. Esta vez cobraron un dólar y se presentó la misma cantidad de personas. Esta vez dividieron $ 2,200 en ganancias en torno a [fuente: SIVault].

Las carreras casi se detuvieron durante la Segunda Guerra Mundial, pero poco después del Día V-J, Francia decidió organizar y promover un campeonato nacional en el recinto ferial local. La gente decía que no era justo llamarlo campeonato nacional cuando solo competían los pilotos locales. Al ver el valor de ese argumento, Francia creó el circuito del Campeonato Nacional en 1946. Menos de un año después, en una reunión en el salón del Streamline Hotel de Daytona Beach, nació la Asociación Nacional de Carreras de Automóviles Stock Car (NASCAR), con Francia como accionista principal.

La creación de NASCAR fue solo el comienzo de las contribuciones de Bill France al deporte de las carreras de autos stock. También construyó dos de las pistas más famosas del negocio, Daytona International Speedway y Alabama International Speedway en Talladega. También alimentó a los futuros talentos, poniendo en el centro de atención a pilotos como Richard Petty y Cale Yarborough [fuente: SIVault].

Fabricantes de automóviles y roles n. ° 039 en la historia de las carreras de autos de serie

A medida que la popularidad de NASCAR creció en la década de 1950, los fabricantes de automóviles comenzaron a involucrarse más en el deporte al brindar "respaldo de fábrica" ​​a los conductores individuales. En pocas palabras, pagaban a los conductores para que condujeran sus coches. Hubo un lema popular que se popularizó entre los fabricantes durante este tiempo: "Gana el domingo, vende el lunes" [fuente: AeroWarriors].

­However, in 1957 all the automobile manufacturers pulled out of racing after an 8-year-old boy and five others were injured by the flying debris from an accident.

It would be five years before the manufacturers returned to NASCAR and seven years before Chrysler introduced the 426-cubic-inch (6,980 cubic cm) hemispherical engine, more commonly referred to as the "hemi." The powerful new engine immediately began to dominate the sport, and competition suffered. After a single season of racing, Bill France outlawed the hemi and Chrysler pulled out of NASCAR in protest. In 1966 France allowed a modified version of the hemi, and Chrysler immediately returned [source: NASCARonlinebetting].

By the late 1960s most of the auto manufacturers were producing the most powerful engines they could produce and still legally race. Smaller and smaller horsepower gains were becoming increasingly expensive to obtain. So the manufacturers turned their attention to a new frontier -- aerodynamics.

It was the beginning of the "aero wars," a great competition between auto manufacturers to produce the most aerodynamic car in the sport. The main competitors were Chrysler and Ford, who both claimed to have come out on top when the dust settled [source: AeroWarriors]. Eventually, France stepped in to introduce an engine-size limit, and many drivers switched back to the classic stock builds.

With drivers reaching speeds of more than 200 mph (322 km per hour), safety has become a much larger focus. Certain speedways now require restrictor plates, which slow cars down. The message is clear: Until the cars are safer, they can't go any faster. Auto manufacturers will no doubt play a large role in the continued development of safer, faster stock cars.

So which auto manufacturer has gone fastest on the track? In 1987, Bill Elliot set the all-time top qualifying speed of 212.809 mph (342.483 kph) at Talladega. He was driving a Ford Thunderbird [source: Yahoo].


In this neck of the woods, our history is rich and sometimes surprising. PLUS, it’s not all pirates! North Carolina is famous for NASCAR – it’s part of our heritage. But not everyone knows the story of its origins. Bizarrely, the sport only came to be because of prohibition, specifically it’s alcohol restrictions. Which in turn gave birth to the western North Carolina moonshining culture.

Moonshining

Moon shine is so called because the bootleggers booze was made by the light of the moon. This was in hopes of the darkness hiding the smoke from the process. But the risk wasn’t just in the distilling process/making of the moonshine. Distribution was risky too. Times were hard and struggling farmers and the like relied upon whiskey sales to make some extra money. It was highly illegal and the possibility of being caught was very real. The bounty was transported via “runners” in their cars and speed, skill and a dash of recklessness were needed. The cars needed to look normal or “stock” so as not to draw any attention. But they also needed to

  1. Carry a lot of the booze without it getting bumped about and potentially spilt.
  2. Be able to outrun police and tax officials who were hunting them down.

Drivers and mechanics modified the cars to fit their purpose. Suspension got altered to cope with the bumpy roads and prevent the liquor getting spilt. Internal modifications helped with carrying as much liquor as possible. Power upgrades were essential, when Ford’s V-8 became available it was a hit with the moonshine racket, being a powerful and easily upgraded engine. Something that Teetotal Henry Ford must not have expected! Drivers were on the front line, survival and evading capture were excellent motivators. They had to know every back road and trail both at day and night – even without the lights on! Highly skilled and fearless, they learned to make high speed hairpin turns and control skids. Perfecting techniques like the “bootleg turn” and more. Some even developed sneaky tricks to evade capture such as smoke screens, oil slicks and dumping tacks to puncture tires.

The NASCAR Competition Begins

Drivers began competing with one another in order to show off and to stay on top form. Driving became a part of who they are, pushing their abilities, tuning their cars to gain any power and speed advantages they could. As such even after prohibition ended they continued to organise races and appear at fairs where they could charge thousands of people who wanted to watch the spectacle. The modern NASCAR we all love was formed in 1947 when a meeting took place to create its rules and regulations. In time sponsors were found and the background of this racing institution was moved away from and ultimately forgotten – in favour of becoming family entertainment. If motorsport sets your heart racing, then you may wish to travel to the Hall of Fame in Uptown Charlotte during your stay. There’s also many moonshine historical sights hidden away. Alternatively, you could relax on our porch with some local firewater and a good book on the fascinating story and just drink in the flavour of North Carolina. Book your stay by calling us on 252-923-9571, or click here to request a room online.


The story of how moonshiners created the performance car

In parts of the United States, making home-brew moonshine is considered a tradition as much a part of the country&rsquos culture as anything else.

Turn back the clock a few decades and moonshine manufacture wasn&rsquot always an art or a tradition. For many, it was a means of survival, with men brewing moonshine to ensure that their families would have food on the table and a roof over their heads.

Starting in the Prohibition era of the 1920s, big city gangsters like Al Capone paid small-town brewers to provide them with cut-price, illegal alcohol to distribute among speakeasies.

Law enforcement naturally took a dim view of this enterprise, forcing still operators to work after dark, hence the term &ldquomoonshine&rdquo. As with any business, manufacturing the product was only half the challenge, and the job of getting it from stills to customers fell to the bootleggers.

It was the bootleggers&rsquo job to transport the alcohol across the Canadian border or across &ldquodry&rdquo states. Having to distribute their illicit products under the radar quickly, moonshiners were forced to develop and modify their cars in order to avoid getting caught by lawmen.

&ldquoYou had to have fast cars to haul your whiskey to the people and to get away from the revenuers, the Alcoholic Beverage Control commission and the federal officers,&rdquo says Junior Johnson, one of the greatest legends in NASCAR racing and a former North Carolina bootlegger.

Although Prohibition was repealed in 1933, the taste for illegal moonshine endured until the 1960s, and a number of drivers continued &ldquorunnin&rsquo shine&rdquo while evading the tax men who were attempting to scupper their operations.

The cars continued to improve alongside it, and by the late 1940s had moved into the mainstream consciousness, being run for pride and profit and giving birth to fledgling stock car racing events like NASCAR.

&ldquoIf it hadn't been for whiskey, NASCAR wouldn't have been formed. That's a fact,&rdquo adds Johnson, who was jailed a year after he began his racing career for running an illegal whiskey still, a crime that was pardoned 30 years later by President Ronald Reagan.

Key to the moonshiners&rsquo plans to evade detection was using cars which looked every day on the surface, but which had been modified by their drivers for extra power, better handling and increased cargo capacity.

According to the late Benny Parsons, another former NASCAR driver and moonshiner, some of the methods used to hop the cars up was to add more carburettors to allow the car to burn more fuel, while new intake manifolds were added to increase airflow to the engine.

If runners needed a lot of extra power, they commonly added early versions of turbochargers and superchargers, while increasing engine displacement by over-boring the cylinders was also common.

Some claimed that they were able to make over 500 horsepower with their modifications, but speed wasn&rsquot necessarily everything. The loads that each car carried was typically extremely heavy, and the high speeds at which they were driven put further stress on the vehicles.

In order to handle heavier loads at higher speeds, moonshiners would also get creative with the suspension, adding more leaf springs to stiffen it up and help with load weight distribution.

Other modifications included an array of Bond-style gadgetry like hidden tanks under the car&rsquos floorboards which could be filled with moonshine, flipping licence plates and toggle switches that would shut off the tail lights so the cars couldn&rsquot be followed.

Along with the modifications, the drivers themselves were notorious among lawmen for their wild on-road antics, with a raft of daring manoeuvres developed to evade tax agents, including 180-degree turns on a moment&rsquos notice.

Junior Johnson pioneered his own variation of the move not only would he spin around 180 degrees, he would also charge head-on at the pursuing agent&rsquos car to force them off the road.

Joe Carter, a former agent, said: &ldquoJunior had a reputation for being a guy who had a hotrod with a one-brake wheel. He could go down the road and hit that brake and turn around in one lane of a highway and head back the other way at great speed.

&ldquoThose kids knew every damn curve in the county and how much speed they could take it at in certain weather conditions.&rdquo

Still, rudimentary upgrades and creative driving skills could only take the moonshiners so far. For every advancement they made, they could be sure that the long arm of the law would be only two steps behind.

Benny Parsons said: &ldquoSoon they had to go to other engines, they would swap in the Cadillac engines to get all the horsepower they could, or even swap in old ambulance engines for long and fast hauls.&rdquo

The real breakthrough for the &lsquoshiners was the introduction of the Ford flathead V8, which first debuted in 1933 on Ford&rsquos Model B.

Incredibly simple by today&rsquos standards, at the time the flathead was unsurpassed by any other engine for its ability to provide go-fast power on the cheap. Relatively common and easy to come by, the V8 enjoyed a symbiotic and meteoric rise alongside the advent of moonshine running, with drivers tuning them to get every last horse pulling.

In fact, Junior Johnson&rsquos favoured car during his running days was a 1940 Ford Coupe, outfitted with a flathead V8 which he supercharged himself. &ldquoWe didn&rsquot back down in doing whatever we could do to make them cars faster,&rdquo he said.

&ldquoYou didn&rsquot have no top end on &lsquoem with a supercharger. That thing would just keep gettin&rsquo up. It had the power to take it where the road was so narrow, you couldn&rsquot imagine how fast that thing was a-runnin&rsquo.&rdquo

Incidentally, the hooch huffers weren&rsquot the only ones operating outside of the law who had a liking for the V8, either. In 1934, a year after the Model B cabriolet was introduced, Ford received a letter from bank robber Clyde Barrow, of Bonnie and Clyde infamy.

Barrow personally wrote to Ford, praising the V8 as a &ldquodandy car&rdquo and added: &ldquoFor sustained speed and freedom from trouble the Ford has got every other car skinned.&rdquo

By the 1950s and 60s, moonshine had lost most of its appeal, largely thanks to politicians in formerly &ldquodry&rdquo areas realising that more money could be made by selling spirits legally. As county after county legalised alcohol, bootleggers found themselves without a trade, but the taste for modifying cars for performance lived on.

As American as baseball and apple pie, highly-customised, high-performance cars had entered the national consciousness as a way to reflect the innovation, resourcefulness and rebellious qualities that the US associated as its national spirit.

In the twilight years of moonshining, Southern California began to become a centre for custom car competitions, with amateur racers testing the tried-and-true methods pioneered by the bootleggers to set speed records on dry lakebeds.

Many ex-moonshiners banded together and began racing for the newly-formed National Association for Stock Car Auto Racing, which was formed by promoter and reputed bootlegger Bill France in 1947.

In parallel, the nascent hot-rodding community founded the National Hot Rod Association in 1951. Later, it found an ally in Detroit as Motor City started to introduce the first muscle cars, themselves following the moonshiners&rsquo ethos of taking a relatively everyday car and slamming a massive V8 engine in it.

Suddenly, art, hairstyles and fashions drawn from early hot-rodders started to become known as &ldquoKustom Kulture&rdquo, with designer Ed &ldquoBig Daddy&rdquo Roth&rsquos Rat Fink character becoming popularised on everything from decal stickers to T-shirts.

Oil embargoes in the 1970s slowed progress temporarily, but skip forward to the modern day and hot-rodding, modifying and uprating cars and engines is just as prevalent as ever.

Thanks in part to film franchises like The Fast and the Furious, video games like Need for Speed and the SEMA aftermarket parts convention, taking a stock vehicle and modifying it to better suit your needs has never been as popular or as accessible for the everyday driver.

Car customisation can nowadays be a full-time occupation, with many businesses dedicated to creating custom dream machines that employ the latest and greatest automotive designs and technologies.

Drivers mightn&rsquot use them to escape federal agents any more, and Ford hasn&rsquot sold a new flathead V8 for 62 years, but while the tools might have changed, today&rsquos car builders carry the same passion, ingenuity and daring as the original moonshine hot-rodders of 80 years ago.


The Simpsons

Prohibition also got The Simpsons treatment, when Homer was forced to start a distillery on Evergreen Terrace after a ban was introduced in Springfield, but he also drew the attention of Ness-like investigator Rex Banner.

During the episode a sign can be seen in Moe’s tavern reading "No Irish Need Apply”. A riot scene that showed an Irish mob blowing up a British chip shop named "John Bull's Fish & Chips” was censored in Europe as the show was broadcast just four years after the Shankill bombing.

One of the show’s best-known lines appears at the end of the episode when Homer toasts. ”To alcohol! The cause of. and solution to. all of life's problems."


Ver el vídeo: Should Talladega Have Lights? NASCAR Talk (Diciembre 2021).