Noticias

¿Qué tan flexible es la taxonomía de parentesco en las comunidades judías?

¿Qué tan flexible es la taxonomía de parentesco en las comunidades judías?

Recientemente leí este artículo, que describe el uso flexible de la palabra primo en comunidades afroamericanas y latinas. Me hizo preguntarme: históricamente, ¿las comunidades judías han tenido taxonomías familiares igualmente flexibles?


Conversión de comentario a respuesta:

Génesis 11:29 El comentarista judío francés medieval de la corriente principal, Rashi, sostiene que Sara (la esposa de Abraham) es lo mismo que su sobrina, Iscah.

19: 2 Abraham le dice a Abimelec que Sara es su hermana. (En un incidente similar, en Egipto, Abraham le dice a Sara que diga esto, lo que implica que es una invención, o al menos engañosa)

20:12 Abraham justifica lo que dice como técnicamente cierto "Y también, de hecho, ella es mi hermana, la hija de mi padre, pero no la hija de mi madre, y se convirtió en mi esposa".

Rashi comenta:

… Ahora si preguntas: ¿No era ella la hija de su hermano? [La respuesta es que] los nietos son considerados como hijos (Tosefta, Yev. 8: 8; Talmud Bavli, Yev. 62b); por lo tanto, fue (considerada como) la hija de Taré.

Y así le dijo a Lot: "Porque somos parientes" (אֲנָשִׁים אַחִים) [lit. hombres, hermanos] (aunque, de hecho, Lot era el hijo de su hermano Harán). - [de Pirkei d'Rabbi Eliezer, cap. 36]

Abraham se está aprovechando del significado impreciso de las palabras "hermana y hermano" para evitar admitir ante el Rey que mintió. En este punto, Abraham no tiene miedo de represalias porque el Rey solo descubrió que algo andaba mal porque Dios lo amenazó. Abraham tiene una deidad grande y mala de su lado. Simplemente podría decirle al rey que mintió porque los filisteos son un grupo de salvajes que intentarían matarlo para tomar a su esposa y luego voltear al rey el pájaro y trasladar su tienda a otro lugar.

En resumen: un comentarista judío universalmente considerado de 1100 afirma, usando fuentes más antiguas (aproximadamente 1000 años más antiguas), que Abraham usó las palabras hermano y hermana en términos más amplios. Estas fuentes más antiguas se refieren a tradiciones aún más antiguas.


El hebreo en general y el hebreo bíblico en especial son lenguajes muy metafóricos.

Una frase muy conocida es "כל ישראל אחים", que significa "Todo Israel es hermano". Esencialmente, la palabra hermano se usa fácil y comúnmente de manera metafórica para significar pariente, o incluso de manera más amplia. Se puede decir que dos personas en el mismo refugio son "hermanos en sus problemas". Algunas de estas frases, como "hermanos de armas" también han pasado al inglés.

Aparte, en hebreo moderno, a los árabes se les llama ocasionalmente "primos", porque la tradición es que son hijos de Ismael, hijo de Isaac, mientras que los judíos son hijos de Jacob, el gemelo menor de Ismael. Esto hace que los dos pueblos sean primos.


Aprovechar las fortalezas: práctica intergeneracional con familias afroamericanas.

Las redes familiares, compuestas por varias generaciones (tres o más), han sido una fuente de fortaleza para las familias afroamericanas. Las multigeneraciones que brindan apoyo y cuidado a miembros de la familia y parientes ficticios (parientes no consanguíneos) a lo largo de la vida están bien documentadas (Billingsley, 1992 Billingsley y Morrison-Rodríguez, 1998 Hill, 1971, 1993, 1998, 1999 Martin y Martin, 1985 McAdoo, 1998 Schiele, 1996, 2000). Nacidas de las tradiciones africanas y la adaptación a un entorno hostil, las familias multigeneracionales han perseverado frente a la disparidad y la opresión que abarcan 400 años de esclavitud, años de "Jim Crow" y décadas de segregación, marginación y racismo intencional y no intencional (Christian , 1995). A pesar de estos obstáculos, las personas de ascendencia africana tienen un legado de parentesco, resiliencia, espiritualidad y esperanza intergeneracionales (Bagley & amp Carroll, 1998 Denby, 1996). Las familias multigeneracionales y los parentescos intergeneracionales han desempeñado un papel importante en la preservación y el fortalecimiento de las familias afroamericanas.

A medida que nuestra sociedad envejece, las familias multigeneracionales serán más comunes, lo que resultará en años más largos de "vidas compartidas" entre generaciones (Bengtson, 2001 Bengtson & amp Roberts, 1991). Se ha pronosticado que habrá bandas casi iguales de adultos mayores, adultos de generación media, adultos jóvenes, adolescentes y niños a medida que nos adentramos en el siglo XXI (Oficina del Censo de EE. UU., 2004). Esta estadística es válida para los afroamericanos. El número de ancianos afroamericanos, de 65 años o más, está aumentando. Entre 1980 y 1995, el número de afroamericanos aumentó de 2,1 millones a 2,7 millones (un aumento del 29 por ciento). Se espera que este grupo se expanda a 6,9 millones para 2030 y 8,6 millones para 2050 (Miles, 1999). Los individuos ahora tienen más probabilidades de envejecer en cuatro, o incluso más, generaciones de familias que pasan una cantidad sin precedentes de años en roles familiares como abuelo y bisabuelo y siguen siendo parte de una red de lazos familiares intergeneracionales (Bengtson, 2001 Bengtson, Rosenthal y Burton, 1990 Hagestad, 1996 Riley, 1987). Parientes y no parientes estarán disponibles para brindar atención y asistencia a las familias más jóvenes (King, 1994 Silverstein, Parrott y Bengtson, 1995) y el cuidado de los ancianos dependientes (Bengtson et al., 1990). En vista de los cambios demográficos, es importante revisar los valores culturales con respecto a cómo las familias interactúan entre generaciones.

Históricamente, los valores culturales, las prácticas familiares y las fortalezas, como el cuidado especial de los niños y los ancianos, los lazos de parentesco y el colectivismo han sido parte de la vida afroamericana (Barnes, 2001). Hill (1971, 1999) escribió elocuentemente sobre cinco puntos fuertes de las familias afroamericanas: fuerte orientación al logro, fuerte orientación al trabajo, roles familiares flexibles, fuertes lazos de parentesco y fuerte orientación religiosa. Hill y otros han señalado las fortalezas que están vinculadas a la historia, la cultura, los valores y las adaptaciones culturales y sugirieron que aprovechar estas fortalezas es una buena estrategia para trabajar con familias afroamericanas (Freeman & amp Logan, 2004 Logan, 2001 McAdoo, 1998 McCullough -Chavis & amp Wakes, 2004 Staples, 1999). Los fuertes lazos de parentesco, el apoyo intergeneracional, la fe y la unión en momentos de necesidad han sido recursos efectivos para las familias afroamericanas.

El entorno social actual y los desafíos que enfrentan las personas y las familias justifican el uso y la revitalización de las fortalezas culturales. Problemas como la adicción a las drogas y el alcohol, la sobrerrepresentación de niños afroamericanos en hogares de acogida, el VIH y el SIDA, las disparidades en la salud, las altas tasas de encarcelamiento, el desempleo y la pobreza son graves y complejos. Muchas personas y familias han demostrado una notable capacidad de recuperación que otros han sufrido. Las estrategias efectivas para ayudar a las familias a lidiar con problemas urgentes tienen sus raíces en las fortalezas culturales afroamericanas. Los valores y prácticas culturales que sustentaron a las familias en el pasado pueden utilizarse para empoderar a las familias de hoy. El uso del poder de los parentescos intergeneracionales y el apoyo familiar multigeneracional puede servir para preservar y fortalecer a las familias afroamericanas vulnerables.

Durante los últimos 20 años, se han propuesto varios enfoques de práctica para la práctica culturalmente competente con afroamericanos y otros grupos étnicos y raciales. Se han utilizado marcos basados ​​en fortalezas, orientados al empoderamiento, étnicamente sensibles, construccionistas, afrocéntricos y de justicia social para guiar la práctica con las familias afroamericanas. Estos marcos proporcionan modelos mediante los cuales se evalúan los problemas sociales y se describen las estrategias de intervención. Muchos reconocen las fortalezas de la familia extensa y multigeneracional. Sin embargo, existe la necesidad de un enfoque que se base y restaure las fortalezas de las familias multigeneracionales y el parentesco intergeneracional. Este enfoque puede incluir restaurar la influencia de la red multigeneracional de la familia extendida de modo que se aliente a los parientes y parientes ficticios a permanecer involucrados con los miembros de la familia y dar un paso adelante para brindar apoyo y atención. Un enfoque afrocéntrico, de solidaridad intergeneracional que reconoce el ciclo de vida familiar, así como los valores y tradiciones que han sostenido a los afrodescendientes, es un mecanismo para promover la cercanía y la responsabilidad familiar. Adoptar los legados y la sabiduría de las generaciones pasadas y la esperanza y la promesa del futuro es un marco para las mejores prácticas. Este artículo describe un modelo intergeneracional que se puede utilizar para comprender y brindar apoyo y asistencia a las familias afroamericanas. El modelo define a las familias afrodescendientes desde una perspectiva intergeneracional afrocéntrica. Destaca la historia y la interconexión de las familias y comunidades afroamericanas y tiene en cuenta la naturaleza temporal del ciclo de vida familiar.

UNA PERSPECTIVA INTERGENERACIONAL: FUNDAMENTOS TEÓRICOS PARA LA PRÁCTICA

Una perspectiva intergeneracional es relevante para la práctica del trabajo social con familias afroamericanas. Aporta conciencia y atención al parentesco, las relaciones intergeneracionales y las familias multigeneracionales. Las fortalezas, valores y prácticas que se transmiten de generación en generación, las etapas del ciclo de vida familiar, el apoyo intergeneracional y el contexto cultural actual son fundamentales para esta perspectiva (Waites, 2008). Proporciona un marco para comprender el pasado, explorar el entorno actual y utilizar estrategias y prácticas culturalmente relevantes para empoderar a las familias.

Las relaciones familiares entre generaciones son cada vez más importantes. Los cambios en las estructuras de edad de la familia están creando años de vida compartida más largos (Bengtson, 2001). Bengtson afirmó que "los lazos intergeneracionales son más importantes que los lazos familiares nucleares para el bienestar y el apoyo a lo largo de la vida" (Bengtson, 2001, p. 7). Con una mayor longevidad, los padres, abuelos y otros parientes pueden estar disponibles para servir como recursos para las generaciones más jóvenes. Los parientes, a lo largo de varias generaciones, serán llamados cada vez más a proporcionar funciones familiares esenciales. El apoyo y la atención intergeneracionales aumentará con el tiempo.

Bengtson y sus colegas (Bengtson y Roberts, 1991 Bengtson y Schrader, 1982) proporcionaron una construcción multidimensional para comprender las relaciones intergeneracionales. Derivado de la teoría social clásica, la psicología social y la sociología familiar, su modelo de solidaridad intergeneracional examina la cohesión social entre generaciones. El constructo evolucionó a partir de un estudio longitudinal que consistió en una encuesta transversal con más de 2.044 participantes de tres familias generacionales. Los datos se recopilaron en tres intervalos, incluida la generación de los bisnietos. A partir de esta investigación, Bengtson y otros (Bengston y Mangen, 1988 Bengston y Schrader, 1982 Roberts, Richards y Bengtson, 1991) construyeron una taxonomía de solidaridad intergeneracional para comprender las relaciones intergeneracionales. Estos seis elementos proporcionan un mecanismo para comprender las relaciones intergeneracionales y se analizan más adelante con mayor detalle.

Un paradigma afrocéntrico encaja muy bien con el marco de solidaridad intergeneracional porque afirma las capacidades humanas y las fortalezas familiares y culturales y promueve las conexiones intergeneracionales. Presenta una cosmovisión que destaca los supuestos filosóficos africanos tradicionales, que enfatizan una concepción holística, interdependiente y espiritual de las personas y su entorno (Schiele, 2000).

El paradigma afrocéntrico afirma que existen fortalezas culturales universales y una cosmovisión africana que sobrevivió a las devastaciones generacionales causadas por la trata transatlántica de esclavos y la opresión que siguió. Como resultado, es importante comprender y respetar las costumbres, prácticas y valores que son fundamentales para las familias y comunidades afroamericanas. Estas fortalezas culturales, como se describió anteriormente, se pueden utilizar en intervenciones micro, meso y macro para mejorar la vida de todas las personas, en particular las personas de color (Schiele, 2000).

Las familias están en el corazón de la perspectiva intergeneracional. Las familias han compartido historia y futuro (Carter & amp McGoldrick, 1999) y se mueven juntos en el tiempo. El compartir la historia y el futuro y el pasar juntos en el tiempo a menudo se denominan etapas del ciclo de vida familiar. Estas etapas se han identificado como dejar el hogar, adultos jóvenes solteros, unión de familias a través del matrimonio, la nueva pareja, familias con niños pequeños, familias con adolescentes, tener hijos y seguir adelante, y familias en la vida posterior (Carter & amp McGoldrick, 1999). . Las relaciones con padres, hermanos, abuelos y otros miembros de la familia experimentan transiciones a medida que cada grupo avanza a lo largo del ciclo de vida familiar. Se forman múltiples unidades familiares (por ejemplo, familias con niños pequeños y familias en la edad adulta), y todas son parte de la familia multigeneracional más grande. En este sentido, existe una realidad temporal asociada con las familias multigeneracionales, y el ciclo de vida familiar proporciona alguna información descriptiva sobre cómo se mueven las familias a lo largo del tiempo.

Las etapas descritas por Carter y McGoldrick (1999) sentaron las bases para comprender las familias afroamericanas y las etapas del ciclo de vida familiar. Las tradiciones culturales africanas, las realidades ambientales y la diversidad de formas familiares, que evolucionaron de las tradiciones culturales y las adaptaciones a las dificultades, también son relevantes. Proporcionan información sobre las relaciones intergeneracionales y las etapas temporales. Un legado de fuerte parentesco intergeneracional, familias multigeneracionales y redes familiares extendidas se refleja en los roles familiares flexibles de Hill (1999). Por ejemplo, la prestación de cuidados es un valor importante para las familias afroamericanas. Los abuelos pueden intervenir para ayudar o criar a un nieto. Un padre soltero puede depender del apoyo de los padres o abuelos, después del nacimiento de un niño. Los niños afroamericanos criados por abuelos a menudo sienten la obligación filial de cuidar a sus padres y abuelos (Ruiz y Carlton-LaNey, 1999). La familia extendida puede desempeñar un papel importante y brindar apoyo y cuidado a los parientes jóvenes y adultos mayores. Las multigeneraciones pueden vivir en la misma residencia y poner en común sus recursos. Para las familias afroamericanas, las etapas del ciclo de vida familiar tienen importantes patrones intergeneracionales de asistencia y cuidado que son recíprocos a lo largo del tiempo. Estos apoyos intergeneracionales, en algunos casos, pueden necesitar validación, crianza y revitalización para fortalecer y apoyar a las familias con problemas (Waites, 2008).

PRÁCTICA INTERGENERACIONAL AFROCÉNTRICA

El modelo de práctica intergeneracional afrocéntrico que se presenta aquí se basa en el constructo solidario y el paradigma afrocéntrico. Reconoce la diversidad y flexibilidad del ciclo de vida familiar y llama la atención sobre las tradiciones y las influencias culturales, específicamente, el cuidado, los lazos de parentesco, la interconexión de las familias y las familias extendidas. Refleja un enfoque que respeta y apoya las fortalezas y la resistencia del parentesco intergeneracional. Los principios básicos de este modelo de práctica promueven una sociedad que valora a todas las generaciones y

* reconoce que cada generación tiene fortalezas únicas: cada persona, joven o mayor, es un recurso

* reconoce los roles de los jóvenes, las generaciones medias y los ancianos en las familias y comunidades

* reconoce los conflictos que pueden ocurrir en las relaciones intergeneracionales

* fomenta la colaboración y el apoyo entre generaciones

* fomenta el parentesco y la interdependencia intergeneracional

* Fomenta políticas públicas que reconozcan y aborden las necesidades de todas las generaciones.

* apoya y nutre las fortalezas familiares y culturales.

Este modelo responde culturalmente en el sentido de que utiliza estrategias que son compatibles con la práctica culturalmente competente y transforma el conocimiento y la conciencia cultural en intervenciones que apoyan y mantienen el funcionamiento familiar saludable (McPhatter, 1997 Waites, Macgowan, Pennell, Carlton-LaNey, & amp Weil, 2004 ).

Modelo afrocéntrico de solidaridad intergeneracional

El modelo afrocéntrico de solidaridad intergeneracional consta de seis elementos solidarios y proporciona indicadores de cohesión intergeneracional. La infusión de una cosmovisión afrocéntrica proporciona cuestiones, preguntas y estrategias orientadas al empoderamiento culturalmente relevantes. El primer elemento, la solidaridad asociativa, se centra en el tipo y la frecuencia de contacto entre generaciones (ver Tabla 1). Examinar la cantidad y la naturaleza del contacto intergeneracional está a la vanguardia. Dentro de una cosmovisión afrocéntrica, es importante evaluar las tradiciones familiares y la historia con respecto a la comunicación. Una vez que se obtiene la información, se puede emprender un proceso para nutrir, reforzar y revitalizar el contacto y la comunicación entre los miembros de la familia. La comunicación intergeneracional puede ir más allá de las tradiciones de las llamadas telefónicas, como las cenas dominicales, las visitas familiares regulares, las reuniones familiares, los eventos especiales y otras celebraciones que son mecanismos de conexión. La comunicación intergeneracional puede conducir a fuertes redes de apoyo y mejorar la cantidad y calidad del contacto intergeneracional.

El segundo elemento, la solidaridad afectiva, aborda la cercanía, la calidez y la confianza expresadas en los parentescos intergeneracionales. Los indicadores exigen que el profesional observe los lazos emocionales con la familia y la comunidad, las señales de conflicto intergeneracional y la reciprocidad general de sentimientos positivos entre los miembros de la familia y entre generaciones. Con una visión afrocéntrica, también se deben explorar las afiliaciones y los sentimientos hacia la familia extendida y la comunidad afroamericana en su conjunto. El objetivo es evaluar y abordar los problemas del afecto, la confianza y la cercanía y apoyar y fomentar la comprensión relacional y la reciprocidad entre generaciones.

El tercer elemento, la solidaridad consensuada, analiza los acuerdos de valores y creencias. Los indicadores requieren una evaluación de la concordancia intrafamiliar. Evaluar la transmisión y el acuerdo de los valores, creencias y tradiciones afrocéntricos, así como las fortalezas culturales, realza la relevancia cultural de la práctica. También es importante comprender las diferencias generacionales de los miembros de la familia y su voluntad de fomentar el respeto, el diálogo y la colaboración intergeneracionales. El modelo sugiere que los profesionales fomenten la comprensión y el reconocimiento de las fortalezas culturales. Además, se deben hacer intentos para apoyar a la familia y la familia extendida mientras se involucran en el recordatorio de la historia, la concienciación y la comprensión y el respeto intergeneracionales.

El cuarto elemento, la solidaridad funcional, aborda la frecuencia de los intercambios intergeneracionales de asistencia y recursos. Los indicadores dirigen la evaluación de la prestación y la recepción de ayuda y cómo las familias se ayudan y apoyan entre sí. También se evalúa el papel del colectivismo, el apoyo familiar extendido y el apoyo comunitario de iglesias, logias, órdenes fraternales, etc. Se sugieren mecanismos para apoyar una atención intergeneracional equitativa y el uso de recursos formales e informales. Esto puede incluir familia extendida, parientes ficticios, familia de la iglesia, programas intergeneracionales u otros recursos comunitarios.

La solidaridad normativa, el quinto elemento, analiza la responsabilidad y las obligaciones filiales. Los indicadores son los roles familiares y la fuerza de la obligación con esos roles. La cosmovisión afrocéntrica expande este sentido de obligación no solo hacia los padres, abuelos, hijos y nietos, sino también hacia la familia extendida, los parientes ficticios y la comunidad en su conjunto. Se fomenta el apoyo de la familia intergeneracional y la familia extendida, y el uso de programas comunitarios y recursos formales.

El sexto y último elemento, la solidaridad estructural, destaca la oportunidad de interacción intergeneracional en lo que se refiere a la proximidad residencial. Por ejemplo, algunos adultos mayores residen con sus hijos o nietos en situaciones coresidenciales o en la misma comunidad. Este arreglo les proporciona un gran acceso intergeneracional. Sin embargo, algunas familias pueden mudarse lejos y reubicarse debido a oportunidades de empleo en otros lugares. Es posible que los adultos mayores no puedan viajar a eventos familiares o comunitarios debido a ubicaciones distantes, problemas de salud o acceso limitado a transporte conveniente y asequible. Ambas últimas situaciones afectan las oportunidades de mantener un contacto cercano. Los indicadores empíricos se centran en la proximidad residencial de los miembros de la familia, el número de miembros de la familia y los problemas de salud y discapacidad. Las cosmovisiones afrocéntricas amplían este elemento de modo que se incluyen los patrones de migración, los problemas de transporte y las distancias de viaje. La estrategia de empoderamiento se enfoca en ayudar a las familias a repensar cómo abordar las barreras estructurales de proximidad. Esto podría tomar la forma de miembros de la familia organizando y compartiendo recursos de transporte o estableciendo un "lugar de origen" familiar o un lugar donde los miembros de la familia puedan reunirse para un respiro, celebraciones y apoyo.

Este modelo no es complicado y se puede utilizar en armonía con otros enfoques orientados al empoderamiento. Se lleva a cabo una evaluación culturalmente apropiada de los problemas y recursos intergeneracionales. Se indica a los profesionales que exploren cada uno de los elementos de solidaridad intergeneracional con los miembros de la familia utilizando las estrategias de práctica descritas en la Tabla 2.

La solidaridad asociativa se explora haciendo preguntas a los miembros de la familia sobre sus tradiciones familiares y cómo se comunican y se mantienen en contacto entre sí. La solidaridad familiar aumenta cuando hay tradiciones, actividades e historia que sirven para mantener conectados a los miembros de la familia, por ejemplo, cenas dominicales en la casa de un familiar, llamadas telefónicas regulares, asistencia a la iglesia o servicio religioso, reuniones familiares, celebraciones de cumpleaños o Navidad. u otras actividades de vacaciones. El médico puede trabajar con los miembros de la familia para utilizar una variedad de estrategias de práctica (descritas en la Tabla 2) para ayudar a los miembros de la familia a mejorar su solidaridad asociativa. Esto podría incluir alentar a los miembros de la familia a planificar o participar en eventos familiares. La participación en eventos familiares puede conducir a una comunicación y un contacto más intergeneracionales.

Las preguntas de solidaridad afectiva se plantean a los miembros de la familia explorando primero con quién se sienten particularmente cercanos y por qué. Ayudar a los miembros de la familia a comprender sus tradiciones con respecto a los roles y relaciones familiares y cómo influyen en la solidaridad afectiva es una estrategia de práctica importante. La solidaridad afectiva puede nutrirse fomentando un sentido de parentesco intergeneracional, es decir, afecto por la familia y los miembros de la familia extendida. Abarca el cultivo de relaciones intergeneracionales. La función del profesional es ayudar a los miembros de la familia a identificar y desarrollar vínculos más estrechos.

La solidaridad consensuada también es importante y puede explorarse discutiendo los valores familiares y afirmando una visión compartida de la vida familiar. Explorar las percepciones de los miembros de la familia y las diferencias y similitudes generacionales proporciona información sobre la solidaridad familiar. También es pertinente evaluar el sentido de orgullo cultural de la familia y su identidad afroamericana. El orgullo cultural puede servir como fuerza unificadora para la solidaridad familiar. El recordatorio de la historia para facilitar la apreciación de las fortalezas culturales de la familia es apropiado como estrategia de práctica y podría incluir proporcionar información sobre la historia cultural, apoyar las oportunidades familiares para compartir pensamientos e información sobre los valores y creencias culturales, e involucrar a los miembros de la familia en actividades que realzarán el orgullo cultural. Las comunidades a menudo tienen celebraciones de Kwanzaa, conciertos y programas relacionados con la religión, ven películas y videos, leen libros o participan en actividades de narración de historias de inspiración cultural. Estos recursos pueden servir como actividades e información que conectan a las generaciones y facilitan la solidaridad consensuada.

La solidaridad funcional se evalúa mediante la identificación de los miembros de la familia a los que "acudir" cuando alguien necesita ayuda. También es importante identificar los roles y recursos de la familia y cómo se intercambian el apoyo y el cuidado entre la familia y las generaciones. La estrategia de práctica es crear o restaurar la red de ayuda familiar e implica ayudar a los miembros de la familia a aceptar la responsabilidad compartida y el apoyo y cuidado intergeneracional para todos los miembros de la familia.

La solidaridad normativa se evalúa explorando las expectativas con respecto a los roles familiares. También es crucial discutir qué sucede cuando alguien no puede desempeñar el rol designado. ¿Cuáles son las normas familiares para quién debería intervenir? La estrategia de la práctica es afirmar, fortalecer y formalizar el compromiso de los miembros de la familia entre sí. Esto puede tomar la forma de fomentar el desarrollo de redes multigeneracionales en las que los niños, los padres, los abuelos, las tías y los tíos desempeñen un papel en el apoyo y el cuidado de los miembros de la familia. Debido a que esta responsabilidad puede ser exigente, es crucial conectar a las familias con los recursos de la comunidad, como programas de apoyo familiar, grupos de apoyo para cuidadores y otros programas que sirven para fortalecer a las familias y ayudar a la familia extendida.

La solidaridad estructural se explora evaluando la proximidad familiar. Algunas familias usan la casa de un miembro de la familia para reunirse para celebraciones u otros rituales: es su lugar de origen. Otras familias no tienen una ubicación central y algunos miembros de la familia pueden vivir a grandes distancias del núcleo familiar del lugar de origen. El papel del médico es ayudar a los miembros de la familia a explorar los problemas de proximidad y superar las barreras para viajar y visitar a familiares. Esta ayuda puede incluir la puesta en común de recursos para que todos los miembros de la familia puedan asistir a las reuniones familiares, los servicios religiosos o de la iglesia y la atención de salud y bienestar. Brindar asistencia a las familias en el uso de estrategias para apoyar la participación en las actividades de la familia y la familia extendida podría ayudar a los miembros de la familia a visitar y mantenerse conectados.

El uso de este modelo implica la exploración de todos los elementos solidarios. Los miembros de la familia y las familias pueden mostrar fortalezas en un área específica. De lo contrario, el médico puede utilizar una o todas las estrategias sugeridas en las secciones de Estrategias de práctica de la Tabla 2. A continuación se presentan tres viñetas que presentan problemas familiares contemporáneos y estrategias sugeridas.

Viñeta uno. Denise es una madre divorciada y soltera afroamericana de 32 años que está tratando de hacer frente al cuidado de su hijo y su abuela. El hijo de Denise, David, de nueve años, ha sido derivado al trabajador social de la escuela debido a las ausencias excesivas de la escuela. Su abuela de 69 años tuvo un derrame cerebral hace seis meses y ahora vive con Denise y su hijo David y su hija de 14 años. Denise está angustiada porque su abuela materna era "la más fuerte de la familia". Deben evaluarse todos los elementos solidarios. Sin embargo, existe una necesidad urgente de apoyo y asistencia para Denise y su familia. Esto exige centrarse primero en la solidaridad normativa y funcional. El trabajador puede ayudar a Denise a examinar sus funciones actuales de cuidadora. También es importante que el trabajador discuta la decisión de Denise de cuidar a su abuela. ¿Cuál es su sentido de obligación y compromiso con este rol? Una vez que Denise ha explorado sus valores, creencias, las realidades de su situación y sus intenciones como cuidadora, ella y el médico pueden desarrollar un plan. Esto podría incluir explorar los recursos familiares, la disponibilidad de otros miembros de la familia y de la familia extendida para apoyo y cuidado, y recursos más formales.

Viñeta dos. El Sr. Brown es un trabajador portuario civil jubilado de la Marina, afroamericano de 84 años. Su esposa de 47 años murió hace 14 años después de luchar contra el cáncer durante cuatro años. Su único hijo murió en un accidente hace 22 años. El Sr. Brown tiene dos nietas, de 30 y 32 años, y un bisnieto, de 9 años. Hablan por teléfono ocasionalmente, pero sus nietas y bisnieto viven a 2,000 millas de distancia y no ha podido visitarlos. El Sr. Brown informa que se siente "solo" y está considerando mudarse a un centro de vida asistida. Quiere volver a conectarse con su familia antes de mudarse. Deben evaluarse todos los elementos solidarios. Los problemas inmediatos parecen ser la soledad expresada por el Sr. Brown y su contacto poco frecuente con sus nietas y bisnieto. Esto requiere enfocarse en la solidaridad asociativa, afectiva y estructural. El trabajador puede ayudar al Sr. Brown a ponerse en contacto con sus nietas y con otros miembros de la familia, especialmente aquellos miembros de la familia que le han apoyado en el pasado. También se debe explorar un mecanismo para mantener la comunicación. Esto puede consistir en organizar visitas regulares, donde se organiza el transporte para el Sr. Brown. También podría significar organizar un contacto telefónico regular, compartir imágenes y enviar tarjetas. El Sr. Brown también puede beneficiarse de un mayor contacto con otros familiares, familiares extendidos y amigos de la iglesia o cualquier grupo en el que haya participado a lo largo de su vida (por ejemplo, logias, órdenes fraternales, clubes de iglesias, grupos cívicos). Además, los programas intergeneracionales, si están disponibles, también pueden ser un buen recurso.

Viñeta tres. Joan, una mujer afroamericana de 41 años, está encarcelada por un cargo relacionado con las drogas. Ella está en el segundo año de una sentencia de tres años y ahora está libre de drogas. Tiene tres hijos, de 19, 12 y 10. Los dos hijos menores residen con su abuela paterna. El hijo mayor de Joan ha vivido con su madre la mayor parte de su vida. Joan no ha visto a sus hijos en dos años. El padre de los niños más pequeños murió en un accidente automovilístico que conducía mientras estaba ebrio. Joan está muy preocupada por sus hijos y quiere brindarles una vida mejor. Espera organizar las visitas y, hasta ahora, la abuela de su hijo menor no ha cooperado. Su hijo de 19 años se ha negado a visitarlo. Si bien todos los elementos solidarios deben evaluarse en primer lugar, esta situación apunta a problemas de solidaridad afectiva y consensuada. Joan debe ser consciente de que su adicción y comportamientos pasados ​​pueden haber causado aprensión y escepticismo por parte de su familia. A medida que el médico ayude a Joan a ponerse en contacto con sus hijos, será importante para él involucrar a la familia en el perdón, la construcción de relaciones y la reafirmación de una visión compartida entre generaciones para la salud y el bienestar de los niños y la familia. . Los lazos de parentesco necesitan revitalizarse.

En vista de los problemas contemporáneos que enfrentan las familias y la importancia de las familias multigeneracionales, se requieren modelos de práctica culturalmente relevantes. Las familias afroamericanas multigeneracionales tienen un legado de resiliencia, espiritualidad y esperanza que ha servido para fortalecer a los miembros vulnerables. A medida que nuestra sociedad envejece, el número de familias multigeneracionales aumentará y los problemas de cohesión intergeneracional pasarán a un primer plano. Este cambio demográfico y la oportunidad de compartir vidas pueden ser una ventaja para las familias. Se indica un marco orientado al empoderamiento que proporciona un mecanismo para construir sobre las fortalezas culturales, el parentesco intergeneracional y los procesos de apoyo mediante los cuales las generaciones pueden proporcionar asistencia y cuidado mutuos en momentos de necesidad. Este modelo es un buen paso en esa dirección. Muchos aspectos de este modelo han sido parte del trabajo culturalmente receptivo con familias afroamericanas.

El modelo de asociación afrocéntrica intergeneracional es un enfoque basado en las fortalezas que trabaja para empoderar a las familias multigeneracionales y las relaciones intergeneracionales. En este sentido, se asume que las familias y las familias extensas tienen fortalezas y que se puede cultivar alguna forma de parentesco intergeneracional. Una deficiencia de este modelo es que la aplicación completa de cada componente solidario no se ha probado sistemáticamente. Planeo aplicar este modelo para practicar intervenciones y programación intergeneracional.

El modelo de práctica afrocéntrico intergeneracional se muestra prometedor. Basado en Bengtson y el constructo de solidaridad intergeneracional de otros, infundido con una cosmovisión afrocéntrica, este modelo proporciona un enfoque culturalmente relevante para el trabajo con familias afroamericanas multigeneracionales. Facilita la comprensión de cómo se pueden apoyar las relaciones intergeneracionales y proporciona una guía multidimensional con respecto a las relaciones intergeneracionales y las familias multigeneracionales. El modelo intergeneracional considera la transmisión generacional desde una perspectiva de fortalezas, mirando no solo los problemas, sino también los activos que múltiples generaciones pueden proporcionar. Es un marco que aprovecha el poder, la resiliencia y el capital de las tradiciones y relaciones pasadas y actuales. Las tres viñetas proporcionan ejemplos de cómo se podría utilizar este modelo. Para examinar completamente este modelo, se deben estudiar aplicaciones adicionales.

La aplicación del modelo de práctica intergeneracional afrocéntrica, junto con otros enfoques orientados al empoderamiento, es un método de mejores prácticas. Los trabajadores sociales están llamados a trabajar con familias afroamericanas y otras familias. Este trabajo es especialmente relevante para el trabajo con familias afroamericanas vulnerables que necesitan cuidados y cuidados. A medida que nuestra sociedad envejece, será cada vez más importante comprender los problemas intergeneracionales y desarrollar recursos que ayuden a las familias multigeneracionales a navegar por las complejas y cambiantes relaciones y problemas de nuestra sociedad contemporánea. A medida que avanzamos en este siglo, este modelo puede resultar muy relevante para los cambios demográficos de nuestra sociedad que envejece.

Manuscrito original recibido el 7 de mayo de 2007

Revisión final recibida el 23 de enero de 2009

Bagley, C.A. y Carroll, J. (1998). Fuerzas curativas en familias afroamericanas. En H. I. McCubbin, E.A. Thompson, A. I. Thompson y J. A. Farrell (Eds.), Resiliencia en familias afroamericanas (págs. 117-143). Londres: Publicaciones Sage.

Barnes, S. (2001). Factores estresantes y fortalezas: Un examen teórico y práctico de familias nucleares monoparentales y de familias afroamericanas aumentadas. Families in Society, 85, 449-460.

Bengtson, V. L. (2001). Más allá del núcleo familiar: la creciente importancia de los vínculos multigeneracionales. Revista del matrimonio y la familia, 63, 1-16.

Bengtson, V. L. y Mangen, D.J. (1988). Solidaridad familiar intergeneracional, revisada. En D.J. Mangen, V. L. Bengtson y P. H. Landry (Eds.), Medición de la relación intergeneracional (págs. 222-238). Newbury Park, CA: Publicaciones Sage.

Bengtson, V. L. y Roberts, R.E.L. (1991). Solidaridad intergeneracional en familias que envejecen: un ejemplo de construcción de teoría formal. Revista del matrimonio y la familia, 53, 856-870.

Bengtson, V. L., Rosenthal, C.J. y Burton, L. M., (1990). Paradojas de las familias y el envejecimiento. En R. H. Binstock & amp L. K. George (Eds.), Manual del envejecimiento y las ciencias sociales (4ª ed., Págs. 253-282). San Diego: Prensa académica.

Bengtson, V. L. y Schrader, S., S. (1982). Relaciones entre padres e hijos. En D. Mangen y W. Peterson (Eds.), Manual de instrumentos de investigación en gerontología social (Vol. 2, págs. 115-185). Minneapolis: Prensa de la Universidad de Minnesota.

Billingsley, A. (1992). Subiendo la escalera de Jacob: El legado perdurable de las familias afroamericanas. Nueva York: Simon & amp Schuster.

Billingsley, A. y Morrison-Rodríguez, B. (1998). La familia negra en el siglo XXI y la iglesia como sistema de acción: una perspectiva macro. Revista de comportamiento humano en el entorno social, 1 (2-3), 31-47.

Carter, B. y McGoldrick, M. (1999). La vida familiar ampliada (3ª ed.). Boston: Allyn y Bacon.

Christian, C. M. (1995). Saga negra: La experiencia afroamericana. Boston: Houghton Mifflin.

Denby, R.W. (1996). La resiliencia y la familia afroamericana: modelo de preservación familiar. En S. L. Logan (Ed.), La familia negra: Fortalezas, autoayuda y cambio positivo (págs. 144-163). Boulder, CO: Westview Press.

Freeman, E. M. y Logan, S. L. (Eds.). (2004). Reconceptualizar las fortalezas y el legado común de las familias negras: cuestiones de práctica, investigación y políticas. Springfield, IL: Charles C. Thomas.

Hagestad, G. O. (1996). ¿A tiempo, fuera de tiempo, fuera de tiempo? Reflexiones sobre la continuidad y discontinuidad de un proceso de enfermedad. En V. L. Bengtson (Ed.), Adulthood and ageing: Research on continuities and discontinuities (pp. 204-222). Nueva York: Springer.

Hill, R. (1971). La fuerza de las familias negras. Nueva York: Emerson-Hall.

Hill, R. B. (1993). Investigación sobre la familia afroamericana: una perspectiva holística. Londres: Auburn House.

Hill, R. B. (1998). Comprender el funcionamiento de la familia negra: una perspectiva holística. Revista de estudios comparativos de la familia, 29, 1-11.

Hill, R. B. (1999). Las fortalezas de las familias afroamericanas: veinticinco años después. Nueva York: University Press of America.

King, V. (1994). Variación en las consecuencias de la participación del padre no residente para el bienestar de los niños. Revista del matrimonio y la familia, 56, 963-972.

Logan, S. L. (Ed.). (2001). La familia negra: fortalezas, autoayuda y cambio positivo (2ª ed.). Boulder, CO: Westview Press.

Martin, J y Martin, E. (1985). La tradición de ayudar en la familia y la comunidad negras. Washington, DC: NASW Press.

McAdoo, H. P. (1998). Familias afroamericanas: Fortalezas y realidades. En H. I. McCubbin, E.A. Thompson, A. I.Thompson y J. A. Futrell (Eds.), Resiliencia en familias afroamericanas (págs. 17-30). Londres: Publicaciones Sage.

McCullough-Chavis, A. y Waites, C. (2004). Genogramas con familias afroamericanas: considerando el contexto cultural. Revista de trabajo social familiar, 8 (2), 1-19.

McPhatter, A. R. (1997). Competencia cultural en bienestar infantil: ¿Qué es? Como lo logramos? ¿Qué pasa sin él? Bienestar infantil, 76, 255-278.

Miles, T. P. (1999). Viviendo con enfermedades crónicas y los sistemas políticos que nos unen. En T. P. Miles (Ed.), Envejecimiento a todo color: hechos, metas y recomendaciones para los diversos ancianos de Estados Unidos (págs. 53-63). Washington, DC: Sociedad Gerontológica de América.

Riley, M.W. (1987). Sobre la importancia de la edad en sociología. American Sociological Review, 52, 1-14.

Roberts, R.E.L., Richards, L. N. y Bengtson, V. L. (1991). Solidaridad intergeneracional en las familias: Desenredar los lazos que unen. Revisión de matrimonio y familia, 16, 11-46.

Ruiz, D. y Carlton-LaNey, I, (1999). El aumento de familias afroamericanas intergeneracionales encabezadas por abuelas. Revista de sociología y bienestar social, 26 (4), 71-86.

Schiele, J. H. (1996). Afrocentricidad: un paradigma emergente en la práctica del trabajo social. Trabajo social, 41, 284-294.

Schiele, J. H. (2000). Servicios humanos y paradigma afrocéntrico. Binghamton, Nueva York: Haworth Press.

Silverstein, M., Parrott, T. M. y Bengtson V. L. (1995). Factores que predisponen a los hijos e hijas de mediana edad a brindar apoyo social a los padres mayores. Revista del matrimonio y la familia, 57, 465-476.

Staples, R. (1999). La familia negra: ensayos y estudios. Belmont, CA: Wadsworth.

Oficina del Censo de EE.UU. (2004). Personas y hogares. Consultado el 20 de febrero de 2008 en http: // www. census.gov/population/www/projections/ usinterimproj / natprojtab02a.pdf

Waites, C. (2008). Práctica del trabajo social con familias afroamericanas: una perspectiva intergeneracional. Nueva York: Routledge.


Acerca del templo Beth Chai

Temple Beth Chai se esfuerza por desarrollar a los judíos, niños y adultos, familias y solteros, que sienten amor y orgullo por ser judíos, una identidad judía positiva, una sólida comprensión y aplicación de la ética, la historia, las prácticas y la espiritualidad judías, el conocimiento y la apreciación. del parentesco del idioma hebreo con Israel: la motivación para perseguir el aprendizaje judío de por vida y una relación personal con Dios.

El templo Beth Chai fue fundado por nuestro líder espiritual, el rabino Jonathan Kaplan, en diciembre de 2003.

Temple Beth Chai es una Congregación liberal e independiente que no está afiliada a ningún movimiento del judaísmo. Somos una sinagoga abierta a todos los que deseen celebrar las tradiciones judías. Ya sea con el canto de las melodías de apertura y el encendido de las velas de Shabat que da comienzo a nuestros servicios del viernes por la noche o el Oneg (mini-fiesta), que sigue inmediatamente después, nuestra comunidad espiritual les da la bienvenida a todos.

Nuestro servicio es una mezcla diversa de lecturas en hebreo e inglés, melodías tradicionales y contemporáneas, oraciones comunales e individuales entretejidas cuidadosamente y estratégicamente para involucrar a todos los feligreses asistentes.

Nacido de la conciencia de que las sinagogas tradicionales de “ladrillo y cemento” no satisfacían las necesidades de la comunidad, Temple Beth Chai es acogedor, accesible y atractivo.

Esta es la creación de los esfuerzos del rabino Kaplan, cuyo sueño se convirtió en realidad. Los miembros de TBC abarcan muchos grupos de edad con antecedentes variados, que incluyen creencias judías e interreligiosas.

En los cinco años transcurridos desde nuestro nacimiento, la asistencia mensual de los viernes por la noche al “Kabbalat Shabat” ha aumentado de 40 a más de 200 personas. Esperamos que a través del intercambio de experiencias positivas entre nosotros, incluido su círculo de familiares y amigos, podamos seguir fortaleciéndonos aún más.

"Depende de nosotros crear y mantener nuestra comunidad".

Liderazgo espiritual

Rabino Jonathan Kaplan es un rabino moderno independiente. Se graduó del Seminario Rabínico Internacional y recibió su ordenación rabínica (smeicha) el 1 de mayo de 1994. El rabino Kaplan es conocido por sus ceremonias creativas y significativas del ciclo de vida que realiza en Florida, Estados Unidos y el Caribe.

  • Capellán de policía de los departamentos de policía y bomberos de Coral Springs.
  • Miembro de la Conferencia Internacional de Capellanes de Policía
  • Miembro de The Rabbinical Fellowship of America.
  • Miembro afiliado de la Asociación Nacional de Capellanes Judíos (NAJC).
  • Miembro fundador de la Federación Internacional de Rabinos (IFR).

Rabbi JK ofrece los siguientes servicios:

Bodas tradicionales o interreligiosas

Mazel Tov y ¡Felicitaciones por su próxima boda! Así como cada novio y la novia son únicos, también debería serlo su ceremonia de boda. La ceremonia se trata de la unión de dos corazones y hacer una promesa eterna.

El rabino Jonathan se enorgullece de personalizar todas y cada una de las ceremonias de boda, lo que resulta en la creación más significativa y hermosa específicamente para usted. Interreligioso El rabino Jonathan da una cálida bienvenida a las parejas, ya que su enfoque bondadoso y comprensivo ofrece consuelo a muchas parejas de creencias mixtas. Él es flexible a sus necesidades y familiarizado con sus creencias religiosas, lo que lo tranquiliza y elimina cualquier pregunta. Interreligioso Las ceremonias son solo uno de los muchos recuerdos personalizados que se obtienen con las formas únicas del rabino Jonathan. Ya sea que sus necesidades sean tradicionales o liberales, él ayudará y logrará establecer el tono para el recuerdo de su vida. "Cuando la comida y la música se olvidan, la ceremonia será recordada por todos por mucho tiempo".

Bar / Bat Mitzvahs

Bar / Bat Mitzvah abarca dos conceptos: Bar significa hijo, Bat para hijay el significado de Mitzvá mandamiento.
A la edad de 13 años para los niños y 12 para las niñas, alcanzan una edad en la que asumen las obligaciones rituales y los privilegios de la ley judía. Convertirse en un miembro de pleno derecho de la religión judía es un hito muy importante, tanto es así que esta ceremonia se convierte en un pináculo en su joven vida un recuerdo para siempre. La personalidad calmada del rabino Jonathan brinda la necesaria "zona de confort" que es esencial para la preparación adecuada de cada estudiante. La confianza y la calma prevalecen más durante los primeros minutos de la reunión con el rabino Jonathan.

Una familia tiene la seguridad de que a medida que su hijo pequeño entre en la edad adulta judía, también madurará para adquirir conocimiento, aplomo y confianza para su próximo Simjá. Cualquier familia que solicite dicha ceremonia puede hacerlo, incluso si su hijo no puede estar inscrito en ninguna escuela hebrea o puede no haber tenido ninguna educación escolar religiosa previa. La tutoría privada está disponible para cualquier estudiante, que se extiende por un período de 10 a 12 meses. Comienza con el aprendizaje del hebreo Alef-Bet y concluye con este joven judío leyendo la Torá durante su Bar / Bat Mitzvah. El rabino Jonathan ofrece sus ceremonias significativas y personalizadas en el lugar de su elección. Ya sea en un salón de banquetes, hotel, club de campo o en su propia casa, esta ceremonia cálida y musical será un recuerdo “único en la vida”.

Nombres para bebés / niños

Sostener a un recién nacido en nuestros brazos es contemplar un milagro.

Comenzamos el viaje de la paternidad en celebración. Hay alimentos que preparar, personas a las que llamar, anuncios que hacer e invitaciones que extender. La familia está envuelta en atención y rituales. Un asunto privado se convierte en un evento comunitario, porque en la celebración el niño, la familia y las personas de la comunidad están unidos como uno. La familia y los amigos se reúnen a medida que la ceremonia se desarrolla y se convierte en una belleza propia. El rabino Jonathan ofrece servicios de nombramiento de bebés, reconociendo ritualmente la entrada de un niño en el Santo Pacto de Dios mientras permite a los padres proclamar públicamente el nombre del niño. Padres, hermanos, tíos, tías, abuelos y todos los amigos se reúnen con el mismo pensamiento: “Por favor, guía sus pasos. Y protege a este niño durante toda la vida ". El rabino Jonathan personalizará una ceremonia cálida e íntima para nombrar al bebé en el lugar que elija o en nuestros servicios de Shabat los viernes por la noche.

Funerales / Servicios conmemorativos

La curación ocurre lentamente, a lo largo del tiempo. Cuando un ser querido muere, sin importar la edad o las circunstancias de la persona, la familia a menudo está en estado de shock. Sus vidas han dado un vuelco. Su dolor es reciente y su herida profunda. El rabino Jonathan ofrece sus muchos años de experiencia asesorando a familias durante este momento tan difícil de sus vidas. Se reúne con miembros de la familia para discutir temas en profundidad e intenta recopilar la mayor cantidad de información antes de escribir su elogio para los difuntos. Habla con palabras de consuelo a la familia del difunto, detallando los atributos positivos, las formas distintivas y el legado del difunto. Las generaciones más jóvenes pueden aprender de su familiar fallecido con un servicio más profundo proporcionado por el rabino Jonathan. Sus servicios crean una emoción cálida, relajante y espiritual que se siente entre todos los asistentes. El rabino Jonathan ofrece un verdadero honor y tributo que el miembro de su familia se merece.

También ha prestado su hermosa voz y su forma de tocar la guitarra a B & # 8217nai Mitzvah y ceremonias de boda. Andy tiene más de 25 años de experiencia como líder de canciones y ha estado afiliado a numerosas sinagogas en los condados de Miami-Dade y Broward. Era miembro de JNF & # 8217s Artistas intérpretes o ejecutantes nacionales & # 8217 Troupe, en el personal durante más de 20 años en varios programas de campamentos de verano de JCC y BBYO, y asistió dos veces HAVA NASHIRA, el Instituto Nacional de Líderes de la Canción patrocinado por el Movimiento de Reforma. También es miembro de la Club folclórico del sur de Florida (Dade) y Club de folk de Broward.

Como resultado de su experiencia en Educación y Trabajo Social, Andy trabajó durante más de una década con adolescentes & # 8220At-Risk & # 8221 en un programa de escuela secundaria alternativa en Miami. Canción ocasional en la mezcla, lo que ayudó a mantener motivados a los niños.

Andy se considera un judío ecléctico, proveniente de todos los movimientos y "Escuelas de pensamiento". Su objetivo es la creación de un servicio significativo que hable al corazón, la mente y el alma de nuestra congregación. Su repertorio incluye una mezcla de melodías tradicionales hazzanut, folk israelí, folk tradicional americano y contemporáneo & # 8220Pop & # 8221 / folklórico judío americano. En la primavera de 2010, lanzará su primer CD de larga duración titulado,

"El Proyecto Meguido - Un viaje de oración".
(Álbum de debut 2010) HeartsMindsandMusic.com
Comunicar la alegría del judaísmo y la espiritualidad a través de la música, las imágenes y el texto.
954-471-3697 [email protected]

Es una celebración litúrgica contemporánea que presenta una mezcla de melodías JAZZ, FOLK, POP, ROCK y WORLD BEAT. Toda una vida en la fabricación, los amigos han comentado que la música les toca el corazón y el alma. Andy puede ser contactado en [email protected]

¡Nuestros niños son el futuro!

Debemos atenderlos, nutrirlos y educarlos con el mejor enfoque informado.

Y fue únicamente por ellos, que me desafié a mí mismo hace 14 años para tener éxito en lo que ofrecemos a sus hijos hoy.

El personal de la escuela religiosa de TBC y yo promovemos una cálida atmósfera familiar para cada estudiante y su familia desde el momento en que entran por nuestras puertas.

Nos enorgullecemos de nuestro enfoque único en la educación judaica de hoy en día, que nos hace bastante "únicos".

Nuestro plan de estudios cubre hebreo, días festivos, tradición, herencia, Israel bíblico y la espiritualidad de Dios unida a nuestras experiencias e historias personales para mantener los programas muy interesantes.

Pero, el pináculo de nuestro éxito equivale a la comprensión y adquisición de lo siguiente:


Edelstein

El objetivo del proyecto: aclarar quiénes entre los Edelstein son parientes y quiénes son homónimos.

Sus primeros dueños fueron inmigrantes de Europa del Este: Ashkenazi (los llamados judíos de Europa del Este). Los Ashkenazim constituyen la gran mayoría de la población judía de Bielorrusia, Ucrania, Lituania, Kurland, Besarabia y el Reino de Polonia.

Los apellidos hereditarios en ese momento no lo eran. Cada uno tenía solo su nombre, al que a los documentos oficiales se le podía agregar el nombre del padre. Además, se especifica el nombre del lugar de nacimiento del hombre, el nombre de su madre o esposa. Existió solo una generación y no hereditario.

A principios del siglo XIX, los judíos se vieron obligados a adquirir los nombres de cualquiera de las autoridades fiscales o al censo, o para el servicio militar. En algunos países, los judíos restringieron la elección de nombres, nombres de funcionarios malversados.

Hoy en día es un apellido común Edelstein, sus transportistas viven en diferentes países (Estados Unidos, Canadá, Israel, Rusia). ¿Todos los Edelstein modernos combinan lazos familiares?

Edelstein: tocayos o parientes - III 22.05.2016 (actualización 07.01.2017)

Por el momento la comunicación a través de redes sociales y servicios genealógicos resultó en resumir la información de 39 personas bajo el apellido Edelshtein (Eidelshtein) que conocen a sus antepasados ​​& # x2019 lugar de origen. Sin embargo, no se incluyó a las personas cuyo parentesco a través de la línea masculina directa se confirmó genealógicamente. Por el contrario, se revisó debidamente la información sobre el parentesco con Edelshtein a través de la línea femenina & # x2013 una vez hubo datos sobre el origen de la línea Edeshtein & # x2019s. Permítanme especificar desde el principio que Edelshtein y Eidelsjtein son uno y el mismo apellido que se transcribe de manera diferente en los alfabetos latino y cirílico del yiddish.

Los análisis revelaron que 24 personas eran originarias de Ucrania, 4 de Polonia, 4 de Letonia, 2 de Lituania, 2 de Bielorrusia, 2 de Rusia, 4 de Rumania / Moldavia / Besarabia. Vale la pena señalar que esta estadística es más bien provisional, ya que al revisarlas se tuvieron en cuenta las fronteras contemporáneas más que las que existían en el siglo XIX o principios del XX. Por lo tanto, excepto por un par de exclusiones, la geografía indicada refleja los asentamientos en el Imperio Ruso típicos de todos los judíos, así como la alta densidad históricamente establecida de comunidades judías en Galicia que en ese momento formaban parte del Imperio Austro-Húngaro. .

Se pueden destacar tres sucursales independientes de Edelshtein de Ovruch, región de Zhitomir (compre el camino, el bisabuelo de Yuliy Edelshtein, un político israelí, se origina en la aldea de Moshli, distrito de Ovruch) que, aparentemente, no se conocen entre sí, y dos sucursales de Sinelnikovo, región de Dnepropetrovsk. El Clúster Kostopol-Rovno-Olevsk-Sarnu-Gorodnitsa puede resaltarse por separado y debido a las pequeñas distancias puede revisarse como una integración única dadas las conexiones entre hermanos entre los Edelsteins que se originan en estas regiones.

Es cierto que no existen datos genealógicos ni genéticos que justifiquen el parentesco de todos los Edelsteins o por separado mencionados anteriormente. Como ya he escrito, que los hermanos, padres e hijos fueron considerados solo una vez, y se revisó solo a las personas que no están relacionadas formalmente a través del linaje ancestral.

Actualmente tenemos los datos de 13 pruebas de ADN. Dos de ellos fueron realizados por 23 & ampMe, y el resto por FTDNA y por YSEQ en el marco del Edelstein DNA Project. Volviendo a los hallazgos de la prueba del cromosoma Y (el cromosoma Y se hereda sin ningún cambio por el hijo de su padre y, por lo tanto, puede usarse como un marcador genealógico del parentesco directo a través de la línea masculina):

  • Los Edelstein de Letonia & # x2013 dos haplogrupos diferentes del cromosoma Y: E-Y6923 (Daugavpils) y J2b2 * (Riga)
  • Los Edelstein de Rumanía (desafortunadamente, no hay más detalles) - G-M377
  • Los Edelstein de Iasi, Rumanía - J1a-ZS241
  • Los Edelstein de Bessarabia (desafortunadamente, no hay más detalles) - I2c (I2c-BY2808)
  • Los Edelstein de Polonia (desafortunadamente, no hay más detalles) - E-Y6923 y J1e (también conocido como J1-P58)
  • Los Edelstein de Kakhovka, Ucrania (mi línea) - Q1b (Q-Y2750)
  • Los Edelstein de Stryj, Ucrania - R1b (R-Y19847)
  • Los Edelstein de Rovno, Ucrania - E-PF1975
  • Los Edelstein de Mukachevo, Ucrania - J1-P58
  • Los Edelstein de Ovruch, Ucrania - J1 (sin detalles)
  • Los Edelstein de Kovno, Lituania - E-V22

Por lo tanto, todos los Edelstein probados con cromosoma Y (incluso de una ciudad) no pudieron ser parientes entre sí a través de la línea masculina directa. Motivos: Es cierto que no se debe exagerar la rareza del apellido Edelstein. Por supuesto, no somos los Ivanov o los Smirnov & # x2026, pero cuando a los judíos se les otorgó un apellido, aparentemente, el apellido Edelstein fue muy popular debido a la armonía de su sonido. Las personas originalmente nombradas con este apellido pueden no ser parientes. En genealogía, esto se denomina NPE (evento de no paternidad). Motivos principales: adopción de hijos que fueron asignados con los padres & # x2019 infidelidades conyugales del apellido (a pesar del alto nivel de moral típico de esa época tampoco podemos excluirlo). Consulte los detalles aquí (en inglés): http://dnaandfamilytreeresearch.blogspot.ru/2016/05/y-dna-matches-w.

Por lo tanto, creo que cualquier búsqueda genealógica adicional con respecto a los Edelsteins puede ser factible en el caso de dos opciones: Dado que hay varios Edelsteins cuyos antepasados ​​se originan en un lugar o áreas cercanas entre sí. Los resultados de la prueba pueden probar o refutar su parentesco. Por supuesto, siempre espero que el parentesco esté justificado :) Dado que la persona no tiene ninguna información genealógica confiable sobre el lugar de sus antepasados ​​& # x2019 origen. Los resultados de las pruebas, en comparación con los datos disponibles sobre las pruebas realizadas, pueden usarse para indicar el lugar de sus antepasados ​​comunes & # x2019 viviendo.

Tres descargos de responsabilidad: Todos los indicados anteriormente se refieren a los interesados. Una vez que la genealogía esté más allá del alcance de sus intereses, perdóneme por su molestia. No estoy interesado comercialmente en este tema. Estoy motivado en privado para encontrar la información sobre mis antepasados, y tengo curiosidad y me siento responsable ante aquellos con quienes ya comencé a comunicarme al respecto. Si se prueba a una persona, pero el hallazgo difiere del mío (esta situación es muy típica en la actualidad en todas las personas), seguimos comunicándonos y estamos comprometidos a encontrar juntos las raíces de sus Edelstein. La información que obtengo a través de comunicaciones privadas no será divulgada a menos que el destinatario acuerde lo contrario. Una vez que haya una posición principal de que la búsqueda de parientes con ancestros comunes está más allá del alcance del interés de cualquiera, por favor, no dude en informarme de inmediato al respecto.Por el contrario, si está interesado y sujeto a su consentimiento, informaré a las personas cuyos antepasados ​​vivieron en el mismo lugar, de su posible parentesco. Tomará cualquier decisión adicional & # x2013 para continuar o dejar el tema, de forma independiente.

En cuanto a otras pruebas. Consulte el Proyecto de ADN de Edelstein en Family Tree DNA - https://www.familytreedna.com/groups/edelstein/about/background En caso de la prueba inicial, recomendaría la prueba Y-12 (12 marcadores del cromosoma Y). El costo (envío incluido) es de aproximadamente 71 USD. La prueba similar se puede solicitar con YSEQ. La ventaja de la primera empresa: debido a la personalidad de su fundador (Bennett Greenspen), la empresa se centra principalmente en la genealogía judía. Incluso hay un proyecto respectivo: http://www.avotaynuonline.com/2015/12/announcing-avotaynu-dna-project/

La segunda empresa (YSEQ) tiene precios más atractivos en caso de más pruebas y una actitud más flexible en relación con sus clientes. Dependiendo de la situación, actualmente realizo pedidos a ambas empresas. (La razón principal: mi pasatiempo no es solo la genealogía, sino también el estudio de mi haplogrupo Q1b del que escribí varios artículos. Por favor, consulte aquí: https://ncfu.academia.edu/VladimirGurianov).

Estaría encantado de responder a cualquiera de sus preguntas tanto a través de comunicaciones grupales como privadas.


La psicología de las comunidades morales, parte 3 de 5: diferencias raciales en la personalidad

Las diferencias raciales en la personalidad explican la tendencia única de los blancos a crear comunidades morales donde la reputación es primordial. El papel fundamental de la reputación implica que evaluamos las personalidades de los miembros del grupo y de los miembros potenciales del grupo. Una reputación de desalmado, calculador, indigno de confianza o egoísta no ayudará al estatus de uno en una comunidad moral, mientras que lo opuesto a estos rasgos será bienvenido. Debido a la larga historia de las comunidades morales en Occidente, se espera que los resultados de la investigación muestren diferencias raciales en los rasgos que conducen a la pertenencia a una comunidad moral.

Como introducción a la discusión de las diferencias raciales en la personalidad, discutiré brevemente una teoría evolutiva de los sistemas de personalidad y cómo se relacionan con la clasificación psiquiátrica de la personalidad psicopática, el tema de Richard Lynn. Diferencias raciales en la personalidad psicopática que se analiza a continuación. [1] Tenga en cuenta que las diferencias individuales en todos los rasgos de personalidad son heredables; aproximadamente la mitad de la variación entre los individuos en los rasgos de personalidad se puede atribuir a influencias genéticas. [2]

Algunos sistemas básicos de personalidad

El sistema de enfoque conductual (BAS). Un conjunto de rasgos que contribuye a la reputación dentro de un grupo, así como a la personalidad psicopática, se relaciona con la búsqueda de recompensas colectivamente; aquí se denominan Sistema de Enfoque Conductual (BAS). Incluso entre los mamíferos más primitivos, debe haber mecanismos diseñados para acercarse al medio ambiente para obtener recursos, sistemas prototípicos de alimentación y atracción de pareja. El BAS evolucionó a partir de sistemas diseñados para motivar el enfoque hacia fuentes de recompensa (por ejemplo, gratificación sexual, dominio, control del territorio) que ocurrieron como características duraderas y recurrentes de los entornos en los que evolucionaron los animales o los humanos. [3] En el mundo contemporáneo, estos mecanismos de recompensa pueden desencadenarse no solo por aspectos del entorno en el que evolucionaron los humanos, como el dominio social y las situaciones de apareamiento, sino también por cosas como las drogas sintéticas diseñadas para desencadenar centros de recompensa evolucionados. Estos sistemas de recompensa se superponen anatómica y neurofisiológicamente con la agresión, quizás porque la agresión es una forma prepotente de lidiar con la frustración de esperar una recompensa pero no obtenerla. [4]

Los mecanismos subyacentes al BAS muestran diferencias sexuales de acuerdo con la teoría evolutiva del sexo, que predice que, en promedio, los hombres serán más altos que las mujeres en el sistema BAS porque tienen más que ganar con el dominio social, la agresión y el control de los recursos que las mujeres. [5] Esto se debe a que los machos exitosos y socialmente dominantes son mucho más capaces que las hembras de traducir su éxito en éxito reproductivo atrayendo hembras de alta calidad, copulaciones extrapares y, en la gran mayoría de las sociedades humanas, múltiples parejas. Fundamentalmente, los machos se benefician al poder controlar a las hembras mucho más que a la inversa, ya que la reproducción de las hembras está limitada por las demandas del embarazo y la lactancia. Por ejemplo, al liderar ejércitos exitosos, Genghis Khan y sus descendientes directos pudieron establecer harenes en las áreas que conquistaron, con el resultado de que ahora tiene alrededor de 32 millones de descendientes directos repartidos por toda Asia. Ninguna mujer podría hacer eso en un período de tiempo similar dadas las limitaciones del embarazo y la lactancia.

Como resultado, no es de extrañar que entre los adultos humanos, el enfoque conductual también se asocie con la agresividad y niveles más altos de experiencias sexuales y emociones positivas (por ejemplo, emociones que uno siente al lograr el dominio social o alcanzar metas). [6] , [7]

Relevante para la personalidad psicopática, existen diferencias sexuales evolutivamente esperadas en agresión, búsqueda de placer (incluida la búsqueda de sensaciones) y trastornos psiquiátricos externalizantes (por ejemplo, trastorno de conducta, trastorno de oposición / desafiante y agresión). Además, las interacciones sociales de los niños se caracterizan más por interacciones de dominio y estilos interpersonales enérgicos y exigentes. [8] Por otro lado, las mujeres son más propensas a la depresión, que se asocia con niveles bajos de enfoque conductual. [9] De hecho, la anhedonia (falta de capacidad para experimentar placer) y el estado de ánimo negativo son síntomas principales de depresión dentro de la clasificación del Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales (DSM-V). [10]

El amor / la crianza Sistema de vinculación por pares. En el Capítulo 3 se argumentó que las poblaciones occidentales están más inclinadas a valorar los rasgos de amor / crianza en posibles parejas como un aspecto de los patrones de apareamiento individualistas y, en última instancia, debido a la necesidad de cimentar las relaciones familiares cercanas y la inversión paterna en los entornos hostiles. en el que evolucionaron los cazadores-recolectores del norte. A diferencia de las sociedades basadas en el parentesco, el matrimonio es exógamo y se basa, al menos en parte, en la atracción personal, incluidas las características de la personalidad como el amor y la crianza. Este rasgo también es importante para el estatus dentro de las comunidades morales. La mayoría de las personas no encontrarían atractiva la frialdad de corazón en un posible cónyuge, ni desearían que personas de corazón frío fueran parte de su comunidad moral porque esas personas tenderían a ser egoístas y no dignas de confianza. A continuación se presenta una descripción más completa del sistema Amor / Crianza.

Las hembras mamíferas dan a luz y amamantan a sus crías. Esto ha llevado a una serie de adaptaciones para la maternidad, una consecuencia de las cuales son mecanismos de vinculación de pareja presentes también en los hombres, aunque en menor medida en promedio [11]. Para las especies que desarrollan vínculos de pareja y otros tipos de relaciones cercanas que involucran cariño y empatía, uno espera la evolución de un sistema diseñado para hacer que tales relaciones sean psicológicamente gratificantes. El espacio adaptativo de Amor / Crianza, por lo tanto, se convierte en un mecanismo para cimentar las relaciones adultas de amor y empatía que facilitan la transferencia de recursos a otros, prototípicamente dentro de la familia.

El rasgo de personalidad de Amor / Crianza se asocia con relaciones de intimidad y otras relaciones a largo plazo, especialmente las relaciones familiares que implican inversión en los niños. [12] Las diferencias individuales en la calidez y el afecto observables en las relaciones tempranas entre padres e hijos, incluidos los apegos seguros, están conceptualmente vinculadas con el Amor / Afecto más adelante en la vida. [13] Se ha descubierto que los lazos seguros y las relaciones cálidas y afectuosas entre padres e hijos se asocian con un estilo de crianza de alto nivel de inversión caracterizado por una maduración sexual posterior, un vínculo de pareja estable y relaciones interpersonales cálidas, recíprocamente gratificantes y no explotadoras. [14] La base fisiológica del vínculo de pareja implica regiones cerebrales específicas que subyacen a la capacidad de disfrutar de las relaciones íntimas y estrechas. [15] Las personas que están en lo alto de este sistema pueden encontrar las relaciones íntimas psicológicamente gratificantes y placenteras y, por lo tanto, las buscan, mientras que los psicópatas son propensos a las relaciones personales frías e insensibles.

Si de hecho el principal impulso evolutivo para el desarrollo del sistema de Amor / Crianza humano es la necesidad de una crianza de alta inversión, se espera que las mujeres tengan una mayor elaboración de los mecanismos relacionados con la inversión de los padres que los hombres. La teoría evolutiva del sexo implica que se espera que las mujeres sean madres altamente discriminatorias en comparación con los hombres y que estén más comprometidas con las relaciones a largo plazo de crianza y afecto, se espera que las señales de crianza y amor en los hombres sean altamente valoradas por las mujeres que buscan una inversión paterna. De acuerdo con esta teoría, existen fuertes diferencias de sexo (más altas en las mujeres) en la dimensión Amor / Crianza. [16]

Y debido a que la empatía está fuertemente ligada al Amor / Crianza, esto también implica que las mujeres serán más propensas a ser motivadas por la empatía por el sufrimiento de los demás y las formas patológicas de altruismo. A su vez, esto tiene ramificaciones importantes en el mundo contemporáneo saturado de imágenes de refugiados, inmigrantes y otros no blancos que sufren. Amor / Crianza implica la tendencia a brindar ayuda a quienes la necesitan, incluidos los niños y las personas enfermas. [17] Este rasgo está fuertemente asociado con las medidas de feminidad, así como con las relaciones personales cálidas y empáticas y la dependencia psicológica de los demás.

Las personas que tienen poco amor / afecto son propensas a la personalidad psicopática: relaciones interpersonales de explotación, falta de calidez, amor y empatía, incapacidad para formar vínculos de pareja a largo plazo y relaciones cercanas y de confianza, y falta de culpa o remordimiento por violar a los demás. ' derechos. El hallazgo de que los varones de la población general tienen tres veces más probabilidades que las mujeres de ser categorizados con trastorno antisocial de la personalidad [18] encaja con las sólidas diferencias sexuales en este sistema. La personalidad psicopática, que se caracteriza por la falta de empatía y lazos sociales, se asocia con tener muchas parejas sexuales, un enfoque no comprometido para el apareamiento, la coerción sexual, [19] muchas relaciones sexuales a corto plazo, la promiscuidad sexual, [20] y la falta de crianza de los niños. [21]

En términos de diferencias raciales, el sistema Amor / Crianza es un aspecto central de una estrategia de historia de vida lenta, [22] con el resultado de que se espera que las poblaciones africanas y derivadas de África sean menos propensas a la vinculación de pareja afectiva y la inversión paterna. en los niños, y más propensos a las relaciones sexuales a corto plazo. De hecho, mientras que las madres africanas son sensibles y responden a las necesidades de los bebés, las interacciones madre-hijo en las culturas africanas prototípicas carecen de la calidez y el afecto típicos de las culturas europeas [23]. Así, Mary Ainsworth, pionera en la investigación del apego madre-hijo, descubrió que los bebés ugandeses tenían un apego bastante seguro a pesar del hecho de que sus madres rara vez mostraban afecto hacia ellos, un fenómeno también observado por otros investigadores para un grupo africano diferente. [24]

Control Ejecutivo Prefrontal (PEC). Tener una reputación de concienzudo y confiable es importante para ser aceptado en una comunidad moral. Una tendencia de evolución relativamente reciente, especialmente en la línea Primate, ha sido la evolución de un sistema de control centralizado capaz de integrar y coordinar adaptaciones de nivel inferior. Este sistema de Control Ejecutivo Prefrontal (PEC) de arriba hacia abajo permite la coordinación de adaptaciones especializadas, incluidos todos los mecanismos asociados con el BAS. [25] PEC implica el procesamiento explícito de información lingüística y simbólica y el control del comportamiento de arriba hacia abajo. A diferencia del procesamiento automático típico del BAS, este es capaz de evaluar contextos complejos para generar un comportamiento adaptativo en las sociedades humanas contemporáneas con sus entornos altamente complejos y en constante cambio y contingencias de recompensa-castigo.

Por ejemplo, los estados emocionales resultantes de adaptaciones diseñadas para reaccionar a las regularidades evolutivas pueden colocar a las personas en un estado predominantemente agresivo energizado por la ira, un estado emocional que es uno de los subsistemas del BAS. Sin embargo, el hecho de que la agresión realmente ocurra o no también puede verse influenciado, al menos para las personas con niveles suficientes de PEC, por una evaluación explícita del contexto más amplio, incluida la evaluación de los posibles costos y beneficios de un acto agresivo (por ejemplo, sanciones por ley, posibles represalias). Estos costos y beneficios calculados explícitamente no son recurrentes a lo largo del tiempo evolutivo, sino que son productos de un procesamiento explícito que evalúa los entornos actuales y produce modelos mentales de las posibles consecuencias de la conducta.

Las diferencias individuales en la PEC están más estrechamente asociadas con el rasgo de personalidad de la Conciencia. [26] La escrupulosidad implica variación en la capacidad de diferir la gratificación y el placer (ambos relacionados con el BAS) al servicio de alcanzar metas a largo plazo, perseverar en tareas desagradables, prestar mucha atención a los detalles y comportarse de manera responsable, confiable y cooperativa. No es sorprendente que la Conciencia también se asocie con el éxito académico [27]. De hecho, una mayor Conciencia es probablemente la razón del hallazgo de diferencias de sexo que favorecen a las mujeres a lo largo de los años escolares, incluida la universidad.

La escrupulosidad se refiere a "control de impulsos prescrito socialmente que facilita el comportamiento dirigido a tareas y objetivos ”[28] y, por lo tanto, es fundamental para comprender los comportamientos subcontrolados asociados con la personalidad psicopática. [29] Específicamente, la variación en la PEC es fundamental para comprender la diferencia entre agresión controlada y no controlada, es decir, la diferencia entre un acto impulsivo de agresión llevado a cabo con ira debido a un insulto versus un ataque de venganza bien planeado llevado a cabo a sangre fría. La variación en la PEC también es fundamental para controlar el comportamiento orientado a la recompensa (búsqueda de placer), otro componente central de la BAS. [30] Las personas con bajos niveles de control prefrontal son propensas a la impulsividad, el abuso de sustancias y tienen bajos niveles de control emocional, incluida una relativa incapacidad para controlar la ira, un motivador principal de algunos tipos de agresión.

Richard Lynn'sDiferencias raciales en personalidad:Los blancos son más generosos y empáticos queOtras razas

De Richard Lynn Diferencias raciales en personalidad proporciona una revisión bienvenida de la literatura sobre la personalidad relacionada con las diferencias raciales que encaja bien con el material sobre la personalidad discutido anteriormente. [31] Los estudios de los Estados Unidos han encontrado sistemáticamente un orden de clasificación de razas en los comportamientos relacionados con la personalidad psicopática: más alto en los negros y nativos americanos, seguido por los hispanos, más bajo entre los blancos y más bajo entre los asiáticos, especialmente los asiáticos del noreste. Las variables estudiadas incluyeron trastorno de conducta, medidas directas de personalidad psicopática, medidas de promiscuidad sexual (que indican menos propensión a la vinculación de pareja y estar alto en el BAS), escrupulosidad (solo negros vs blancos), criminalidad, suspensiones escolares, inteligencia emocional (negros vs. contra blancos solamente), abuso de drogas y sustancias, abuso infantil y autoestima (vinculado al BAS: las personas con un nivel alto en el BAS son propensas a una alta autoestima y confianza en sí mismas). las diferencias son mayores entre blancos y negros y mucho más atenuadas entre blancos y asiáticos del noreste.

Dados los datos sobre el individualismo europeo y sus efectos sobre los patrones de apareamiento (destacando la importancia del amor y el vínculo de pareja en la elección del cónyuge en comparación con sociedades más orientadas al parentesco), sugiero que las diferencias entre los asiáticos del noreste y los blancos se explican mejor principalmente por diferencias en el Control Ejecutivo Prefrontal. Los resultados para los negros indican claramente niveles más altos de BAS, más bajos en Amor / Crianza y más bajos en PEC.

De hecho, dado que la singularidad del individualismo occidental es fundamental para el presente análisis, es importante señalar que los blancos son más generosos que los asiáticos en términos de donaciones caritativas, por lo que se apartan del orden de clasificación habitual de las razas según el coeficiente intelectual y el PEC. Esto es importante porque, como se indicó anteriormente, el sistema Amor / Crianza está vinculado al altruismo y la preocupación empática; además, el Amor / Crianza ha sido de especial importancia para Occidente debido a dos aspectos particulares del individualismo:

  • Elección individual de matrimonio El amor y la crianza es un criterio importante para ambos sexos, pero especialmente para los hombres que buscan un matrimonio monógamo con una mujer con un alto rasgo relacionado con la crianza de los hijos y la fidelidad sexual. Por otro lado, el matrimonio en las culturas colectivistas está más determinado por las costumbres de casarse con parientes que por la estrategia familiar, donde los padres juegan un papel determinante.
  • Reputación en una comunidad moral. La reputación en un grupo de no familiares depende en parte de que se le considere generoso, cooperativo y desinteresado. Estar alto en el sistema Amor / Nutrición está relacionado con la empatía por el sufrimiento de los demás. Además, entre los individualistas, debido a la falta de fuertes límites grupales y a que la reputación dentro de una comunidad moral es tan crítica, se esperaría que la empatía se dirija hacia otros fuera del propio grupo de parentesco pero dentro de la propia comunidad moral.

En congruencia con este escenario, Lynn presenta datos que muestran que los blancos están más dispuestos a contribuir con donaciones caritativas que todos los demás grupos, incluidos los asiáticos. [32] Y nuevamente, enfatizo que esto es especialmente digno de mención dado que se aparta del orden habitual de clasificación racial. grupos basados ​​en diferencias de historia de vida. La empatía por el sufrimiento de los demás fue un aspecto llamativo de los movimientos para abolir la esclavitud en Inglaterra y los Estados Unidos (capítulos 6 y 7) y en la "revolución afectiva" del siglo XVIII que alimentó la sensibilidad exhibida en el Segundo Imperio Británico (Capítulo 7). En última instancia, este fue un cambio étnico que puso en primer plano la sensibilidad de los cazadores-recolectores con su mayor énfasis en el igualitarismo y las comunidades morales.

Finalmente, se señaló anteriormente que las mujeres son más altas en Amor / Crianza y su emoción de empatía.Como resultado, no es sorprendente que Lynn encuentre que las mujeres son más generosas que los hombres, de hecho, las mujeres blancas son el grupo más generoso de todos, un hallazgo que tiene sentido a la luz de los comentarios anteriores sobre que las mujeres blancas son más susceptibles a las apelaciones del sufrimiento. no blancos, refugiados, inmigrantes, etc.

Teoría de la historia de vida

Nicholas Baumard ha propuesto una explicación basada en la teoría de la historia de la vida del hecho de que Gran Bretaña fue la primera en desarrollar la revolución industrial. [33] Señala que la Gran Bretaña preindustrial era relativamente rica en comparación con cualquier otra zona del mundo, incluidas otras partes de Europa. Aunque no intenta explicar por qué Gran Bretaña era rica antes de la Revolución Industrial, que generalmente se remonta a 1760, recurre a la teoría de la historia de la vida para proponer que este aumento de la riqueza tuvo un efecto en cascada sobre una serie de rasgos psicológicos, incluida la tendencia a tener un horizonte de tiempo más largo (menos descuento de tiempo), mayor optimismo y mayores niveles de confianza en los demás, todo lo cual se propone como allanar el camino para la innovación.

La idea básica es que en un entorno estable y rico en recursos, las personas son optimistas y planifican el futuro en lugar de comportarse impulsivamente, ya que la lucha por la subsistencia es menos destacada, son más amables con los demás y están menos preocupados por los bienes materiales. Por ejemplo, cita un estudio que compara a niños nativos americanos con niños no nativos americanos antes y después de la apertura de un casino en tierras tribales. Después de que los nativos americanos recibieron pagos del casino, hubo reducciones en el comportamiento delictivo, el uso de drogas y los trastornos del comportamiento asociados con la pobreza, como la depresión, la ansiedad y los trastornos de oposición, así como aumentos en los rasgos de personalidad de Amor / Crianza y Conciencia descritos anteriormente. . [34] De manera similar, Baumard propone que el aumento de la riqueza en Gran Bretaña condujo a un aumento de estos rasgos y que, a su vez, llevaron a un florecimiento de la innovación y el progreso tecnológico.

La teoría de Baumard contrasta con la teoría de Gregory Clark en Adiós a la limosna que propone la selección natural para virtudes burguesas como la Conciencia a partir del período moderno temprano. [35] Si bien Baumard adopta explícitamente una perspectiva de pizarra en blanco, la teoría de Clark es compatible con la variación genética preexistente en rasgos como la conciencia y el coeficiente intelectual. Las personas más inteligentes y concienzudas pudieron crecer en el nuevo entorno del período moderno temprano —un entorno que desató el potencial económico del individualismo— y tuvieron más hijos, lo que constituyó la selección natural de estos rasgos.

Peter Frost y Henry Harpending han propuesto otra teoría basada en la selección basada en el hallazgo de que las penas contra la violencia aumentaron drásticamente a partir del siglo XI, con hasta un dos por ciento de los hombres de cada generación sometidos a la pena capital o muriendo de otras formas. relacionados con sus delitos [36]. Este sacrificio de machos violentos habría reducido el número de machos en el extremo superior de la agresión y en el extremo inferior de Conciencia y Amor / Crianza.

Considero que estas tres propuestas son factores que contribuyen a la modernización europea, sin embargo, por sí mismas o en combinación, son inadecuadas. La propuesta de pizarra en blanco de Baumard ignora los datos masivos sobre la variación genética en los rasgos de personalidad y la inteligencia. La tesis de Frost y Harpending no explicaría por qué los estados fuertes en áreas como China y Europa del Este y del Sur no habrían tenido efectos selectivos similares en estos rasgos, por lo que no pueden explicar la singularidad del noroeste de Europa: su individualismo, el número enormemente desproporcionado de descubrimientos y invenciones, y su exploración y colonización del planeta. Las penas de China por delitos graves fueron particularmente draconianas, y castigaron a familias enteras del presunto autor desde al menos el siglo IV a. C. y se extiende hasta principios del siglo XX. [37]

Además, ninguna de estas teorías discute el individualismo como condición necesaria para la modernización europea, incluida la Revolución Industrial. Como se presentó en el Capítulo 4, el noroeste de Europa tenía una larga historia de estructura familiar individualista mucho antes de la Revolución Industrial; de hecho, sus orígenes se pierden en la prehistoria y sostengo que tienen una base étnica. Sin embargo, la creatividad, la innovación y la iniciativa que serían el producto natural del individualismo de los pueblos del noroeste de Europa fueron estranguladas por un sistema social aristocrático no meritocrático hasta la Guerra Civil Inglesa de mediados del siglo XVII y el derrocamiento gradual de la cultura aristocrática. (Capítulo 6).

Como se señaló en el Capítulo 4, el patrón familiar individualista requería una mayor planificación y autocontrol (Conciencia) antes del matrimonio y resultó en una mayor probabilidad de exhibir lo que los psicólogos denominan "locus de control interno" (es decir, el grado en que la gente cree que tienen control sobre el resultado de los eventos en sus vidas, a diferencia de una perspectiva fatalista que resulta de fuerzas externas más allá de su control). No es casualidad que la palabra en inglés besar tiene raíces árabes.

El matrimonio individualista también enfatizó la elección individual del cónyuge basado en las características personales del cónyuge, incluida la inteligencia, la conciencia y el afecto (amor / cariño). Estos rasgos se restan importancia cuando el matrimonio está arraigado dentro de redes de parentesco extendidas donde el matrimonio generalmente se contrae con parientes y, a menudo, está determinado por la elección de los padres. En la cultura individualista, la reputación en una comunidad moral en lugar de una comunidad basada en el parentesco era fundamental, lo que resultaba en la confianza de los no familiares.

La Reforma Protestante, que tuvo éxito solo en el noroeste de Europa, es crítica. En particular, la Guerra Civil Inglesa de la década de 1640, que vio el triunfo del individualismo igualitario y el comienzo del fin de la cultura aristocrática basada en la agricultura, una jerarquía de estatus rígida y un estatus heredado (no meritocrático) con oportunidades muy limitadas para ascender. movilidad. Este trastorno finalmente resultó en un igualitarismo relativo, el desarrollo de una economía orientada al mercado, la industrialización y oportunidades para la movilidad ascendente y el éxito reproductivo para los inteligentes y concienzudos, como lo describe Clark. Adiós a la limosna.

Baumard supone que el aumento de la riqueza en China y Japón (ninguno de los cuales desarrolló nunca algo parecido al individualismo europeo) habría resultado en una revolución industrial. Esto es una conjetura y no tiene en cuenta los mayores niveles de conformidad y la relativa falta de creatividad e innovación en estas culturas, a pesar del aumento de la riqueza y la continuidad en el presente [38]. Como se discutió en el Capítulo 3, los occidentales son personas EXTRAÑAS que se diferencian en un gran número de características psicológicas de las personas en culturas colectivistas. Al igual que con los datos sobre la familia individualista, estos hallazgos son compatibles con una interpretación étnica de la singularidad del noroeste de Europa.

Finalmente, dado que siempre ha habido una clase acomodada en Europa y en otras sociedades, para que sea plausible, la teoría de Baumard de que el aumento de la opulencia es fundamental debe argumentar que este proceso es esencialmente el resultado de un mayor número de personas opulentas. Esta es una conjetura. Mi opinión es que la destrucción de la cultura aristocrática, al permitir que el individualismo igualitario inherente de los europeos del noroeste saliera a la luz, fue el factor crítico.

[1] Richard Lynn, Diferencias raciales en la personalidad psicopática: una perspectiva evolutiva (Arlington, VA: Washington Summit Press, 2018).

[2] Robert Plomin, Plano: cómo el ADN nos convierte en quienes somos (Cambridge, MA: MIT Press, 2018).

[3] Jeffrey A. Gray, La psicología del miedo y el estrés (2a ed.) (Cambridge: Cambridge University Press, 1987) Jeffrey A. Gray, La neuropsicología de la ansiedad: una investigación sobre las funciones del sistema septo-hipocampal (2ª ed.) (Oxford: Oxford University Press, 2000).

[4] Jaak Panksepp, Neurociencia afectiva: los fundamentos de las emociones humanas y animales. Nueva York: Oxford University Press, 1998), 191.

[5] Kevin MacDonald, "Temperament and Evolution", en Marcel Zentner y Rebecca L. Shiner (Eds.), Manual de temperamento (Nueva York: Guilford Press, 2012b): 273–296.

[6] Gris, La neuropsicología de la ansiedad.

[7] El BAS también se puede ver en niños cuando está relacionado con la impulsividad (es decir, la búsqueda de recompensas sin prestar la debida atención a los costos), el “placer de alta intensidad” y la agresividad. Los niños que obtienen un puntaje alto en el enfoque conductual son propensos a respuestas emocionales positivas, que incluyen la sonrisa, la alegría y la risa disponibles en situaciones gratificantes y en la interacción social placentera que buscan los niños sociables.

Mary K. Rothbart y John E. Bates, "Temperament", en Manual de psicología infantil, William Damon, Richard Lerner y Nancy Eisenberg (Eds.), Desarrollo social, emocional y de la personalidad (Vol. 3) (6ª ed.) (Nueva York: Wiley, 2006): 99–166.

[8] Peter J. LaFreniere, Desarrollo emocional: una perspectiva evolutiva (Boston: Wadsworth / Thompson Learning, 2000).

[9] Nathan A. Fox, "Procesos cerebrales dinámicos subyacentes a la regulación de las emociones", en Nathan Fox (eds.), El desarrollo de la regulación de las emociones: consideraciones biológicas y conductuales. Monografías de la Sociedad para la Investigación en Desarrollo Infantil 59, no. 2–3, número de serie 240): 152–166.

[10] Asociación Estadounidense de Psiquiatría, Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (5a ed.) (Washington, DC: APA Press, 2013).

[12] Paul D. Trapnell y Jerry S. Wiggins, "Extensión de las escalas de adjetivos interpersonales para incluir las cinco grandes dimensiones de la personalidad", Revista de personalidad y psicología social 59 (1990): 781–790.

[13] MacDonald, "Amor, confianza y evolución".

[14] Jay Belsky, Laurence Steinberg y Patricia Draper, "Experiencia de la infancia, desarrollo interpersonal y estrategia reproductiva: una teoría evolutiva de la socialización", Desarrollo infantil 62 (1991): 647–670.

[15] Andreas Bartels y Semir Zeki, "La base neural del amor romántico", NeuroReport 11, no. 17 (2000): 3829–3834.

[16] Trapnell y Wiggins, "Extensión de las escalas de adjetivos interpersonales para incluir las cinco grandes dimensiones de la personalidad".

[17] Jerry S. Wiggins y Ross Broughton, "El círculo interpersonal: un modelo estructural para la integración de la investigación de la personalidad", Perspectivas de la personalidad 1 (1985): 1–47.

[18] Asociación Estadounidense de Psiquiatría, Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales-5 (Washington DC, 2012).

[19] Martin L. Lalumiere y Vernon L. Quinsey, "Desviación sexual, antisocialidad, esfuerzo de apareamiento y uso de conductas sexualmente coercitivas", Personalidad y diferencias individuales. 21 (1996): 33–48.

[20] Robert D. Hare, liebre Psicopatía Lista de verificación revisada (PCL-R) (2ª ed.) (Toronto: Multi-Health Systems, Inc., 2003).

[21] Andrea L. Glenn y Adrian Raine, "Psicopatía y agresión instrumental: perspectivas evolutivas, neurobiológicas y legales", Revista Internacional de Derecho y Psiquiatría 32 (2009): 253–258.

[22] Aurelio J. Figueredo y col. "La evaluación psicométrica de la estrategia de la historia de la vida humana: una validación de la construcción metaanalítica", Ciencias del comportamiento evolutivo 8, no. 3 (2014): 148–185.

[24] Mary D. S. Ainsworth, Infancia en Uganda (Baltimore: Johns Hopkins University Press, 1967) Robert A. LeVine y Sarah E. LeVine, "Parental Strategies Among the Gusii of Kenya", en Robert A. LeVine, Patrice M. Miller y Mary Maxwell West (eds.), Comportamiento de los padres en sociedades diversas (San Francisco: Jossey-Bass, 1988): 28–35.

[25] MacDonald, "Control esforzado, procesamiento explícito y regulación de predisposiciones evolucionadas por humanos".

[27] Oliver P. John y Sanjay Srivastava, "La taxonomía de los cinco grandes rasgos: historia, medición y perspectivas teóricas", en Lawrence A. Pervin y Oliver P. John (Eds.), Manual de personalidad: teoría e investigación, 2ª ed. (Nueva York: Guilford Press: 102-138.

[28] Ibídem., 121 cursiva en el original

[29] Adrian Raine, "Psicofisiología y comportamiento antisocial: una perspectiva biosocial y una hipótesis de disfunción prefrontal", en Daniel M. Stoff, James Breiling y Jack D. Maser (Eds.), Manual de comportamiento antisocial (Nueva York: Wiley, 1997): 289-304.

[30] MacDonald, "Control esforzado, procesamiento explícito y regulación de las predisposiciones evolucionadas por humanos".

[31] Lynn, Diferencias raciales en personalidad.

[32] Lynn señala que es más probable que los asiáticos estén dispuestos a donar órganos después de la muerte que los blancos (intermedio) o los negros (el más bajo), un hallazgo que se ajusta al patrón general de diferencias raciales en el coeficiente intelectual y muchos otros rasgos. Sin embargo, las donaciones después de la muerte no son realmente costos para el donante y pueden estar influenciadas por creencias religiosas, mientras que las contribuciones caritativas durante la vida son costos reales. Como resultado, enfatizo lo último. El argumento aquí es que debido a la evolución del individualismo y la consecuente elaboración de mecanismos relacionados con el atractivo personal en las poblaciones blancas, las diferencias raciales en Amor / Crianza no siguen el patrón general, es decir, asiáticos orientales, blancos, africanos.

[33] Nicolas Baumard, "Orígenes psicológicos de la revolución industrial", Ciencias del comportamiento y del cerebro 41 (Septiembre de 2018): 1–47.

[34] Randall Akee, Emelia Semeonova, E. Jane Costello y William Copeland, “¿Cómo afectan los ingresos del hogar los rasgos y comportamientos de la personalidad del niño? American Economic Review 108, no. 3 (2018): 775–827.

[35] Gregory Clark, Adiós a las limosnas: una breve historia económica del mundo (Princeton, Nueva Jersey: Princeton University Press, 2009).

[36] Peter Frost y Henry Harpending, "Europa occidental, violencia y formación del Estado", Psicología Evolutiva 13, no. 1 (Enero de 2015): 230–243.

[37] Chi-Yu Cheng, "La teoría china del derecho penal", Revista de Derecho Penal y Criminología 39 (4) (1948): 461-470 ver también "Nueve exterminaciones familiares", Wikipedia.

[38] C. Harry Hui y Harry Triandis, "Individualismo-colectivismo: un estudio de investigadores transculturales", Revista de psicología transcultural 17, nº 2 (1986): 225–248.


STIP: Beca de Doctorado & # 8216Jewish Collectors and Donors at the National Gallery & # 8217 (National Gallery London & # 038 University of Durham)

La Galería Nacional y la Universidad de Durham se complacen en anunciar una beca de doctorado colaborativa totalmente financiada a partir del 1 de octubre de 2020 bajo el esquema de asociación de doctorado colaborativo de la AHRC. El proyecto "Coleccionistas y donantes judíos en la Galería Nacional (c.1830-1945)" brindará la oportunidad de investigar un capítulo fascinante en la historia judía y la historia del coleccionismo y permitirá que el estudiante reciba supervisión y capacitación en dos instituciones destacadas.

Plazo de solicitud: 8 de junio de 2020
Fecha de inicio: 1 de octubre de 2020

El candidato seleccionado será supervisado conjuntamente por la Dra. Susanna Avery-Quash (curadora principal de investigación, National Gallery) y el Dr. Tom Stammers (profesor asociado de historia europea moderna, Universidad de Durham). El proyecto también se alimenta de un importante proyecto financiado por AHRC Casas rurales "judías": objetos, redes, personas, por lo que el estudiante también se beneficiará de la supervisión de la Dra. Silvia Davoli (Universidad de Oxford / Strawberry Hill Trust). Para obtener más información sobre el proyecto de casas de campo judías, consulte: https://jch.web.ox.ac.uk/. Se espera que el estudiante pase tiempo tanto en la Universidad de Durham como en la Galería Nacional y se convierta en un miembro activo de las comunidades académicas y de investigación, además de pertenecer a la cohorte más amplia de estudiantes de CDP en todo el Reino Unido.

Descripción del proyecto:
Este proyecto cuestiona la contribución judía a la realización de la Galería Nacional. A pesar de la importancia de muchos coleccionistas judíos asociados con la Galería & # 8211, incluidos Alfred de Rothschild, Ludwig Mond, Walter Samuel, 2nd Viscount Bearsted & # 8211, estos hombres y mujeres nunca han sido estudiados como grupo en relación con el crecimiento de la institución. . Centrándose en el período desde la fundación de la Galería Nacional (1824) hasta el fin del Segundo Mundo (1945), este proyecto investigará el papel de los donantes, comerciantes y fideicomisarios judíos en la construcción de las colecciones y en la administración de la institución. El proyecto considerará lo que, en todo caso, fue distintivo del gusto judío en la pintura y descubrirá las motivaciones detrás de los actos de filantropía por parte de esta minoría cultural. Reconstruirá la presencia judía dentro de las redes de parentesco, negocios y sociabilidad que sostuvieron a la Galería Nacional en una era de expansión dramática pero con dificultades económicas y analizará la dinámica que resultó en que pinturas propiedad de eminentes coleccionistas judíos ingresaran al dominio público en la era anterior a la Holocausto. Aunque se centra en los fondos de la National Gallery, este proyecto de doctorado interdisciplinario revelará vínculos con otras casas y museos en Gran Bretaña y más allá, y pondrá en práctica metodologías derivadas de la historia del arte, la historia social y cultural, la historia del coleccionismo y la historia de el mercado del arte. Además de su interés histórico, el proyecto encaja con el deseo contemporáneo de que los museos sean más reflexivos sobre sus orígenes y descubran las diversas historias que contienen y pueden narrar. De esta manera, el proyecto encaja con las agendas contemporáneas de la Galería en su camino hacia el bicentenario de su fundación en 2024.

Entre las preguntas centrales de este proyecto de investigación doctoral se encuentran:
& # 8211 ¿Qué revela el desarrollo de la Galería Nacional y sus colecciones sobre la filantropía cultural judía en el período, c.1830-1945? ¿Cómo se compara la donación de pinturas con otros tipos de obsequios? - ¿Cómo varió la intensidad de la participación judía con la Galería Nacional durante este período? ¿Cómo se compara la participación judía con la de otros grupos? ¿Influyó el género, el estatus social, la edad o el origen nacional en la forma en que los coleccionistas se relacionaron con la Galería? - ¿Qué contribución hicieron los fideicomisarios judíos a la dirección y gestión de la Galería Nacional en los cien años de su existencia? - ¿Cuán significativa fue la contribución de los judíos distribuidores a la formación de las colecciones de la Galería Nacional? ¿Hasta qué punto los comerciantes y coleccionistas judíos movilizaron relaciones y tendencias culturales europeas más amplias? - ¿Por qué esta contribución judía se ha oscurecido en la memoria institucional? ¿Cómo debería rectificarse eso?

Si bien es un miembro registrado del departamento de historia de Durham, el estudiante también utilizará las instalaciones del Centro de Investigación de la Galería Nacional, incluida su biblioteca y archivo. Este material de archivo de primera calidad se complementará con fuentes relacionadas de los archivos institucionales, como los de Tate y la Whitechapel Art Gallery, así como con colecciones de documentos privados y propiedades ahora administradas por National Trust.

Detalles del premio:
Las becas de formación de doctorado del CDP financian becas a tiempo completo durante 45 meses (3,75 años) o su equivalente a tiempo parcial. La beca tiene la posibilidad de extenderse por 3 meses adicionales para brindar oportunidades de desarrollo profesional, o se pueden usar hasta 3 meses de financiamiento para pagar los costos que el estudiante podría incurrir al aprovechar las oportunidades de desarrollo profesional.

El premio paga tasas de matrícula hasta el valor de la tasa de UKRI de la UE / hogar a tiempo completo para los títulos de doctorado. El nivel de tarifa indicativa de Research Councils UK para 2020/21 es £ 4,407.El premio paga el mantenimiento completo solo para ciudadanos y residentes del Reino Unido. El estipendio nacional mínimo de doctorado para 2020/21 es £ 15,285, más un pago de mantenimiento de CDP de £ 600 / año y una asignación de £ 1000 / año.

El estudiante es elegible para recibir una beca adicional para viajes y gastos relacionados durante el transcurso del proyecto, cortesía de la National Gallery, además de otras fuentes de financiamiento disponibles en la Universidad de Durham. base a tiempo parcial.
Elegibilidad: - Esta beca está abierta a estudiantes del Reino Unido / UE que cumplan con los requisitos de residencia establecidos en las Condiciones de las becas de formación del Consejo de Investigación de UKRI: https://www.ukri.org/funding/information-for-award-holders/grant -términos-y-condiciones / & # 8211

Queremos alentar a la más amplia gama de estudiantes potenciales a estudiar para una beca CDP y estamos comprometidos a dar la bienvenida a estudiantes de diferentes orígenes para postularse.- Lo ideal es que los solicitantes tengan o esperen recibir una calificación de nivel de maestría relevante, o poder demostrar equivalente experiencia en un entorno profesional. Las disciplinas adecuadas son flexibles, pero pueden incluir historia cultural moderna, historia del arte, historia judía, investigación de procedencias, estudios de mercado del arte, estudios de patrimonio o museos. Es deseable el dominio de un idioma europeo que no sea el inglés.- Los solicitantes deben demostrar una pasión por el sector de los museos y una voluntad por su investigación para ayudar a informar los catálogos y exposiciones de la National Gallery en el futuro. Deben estar dispuestos a participar y ayudar a organizar talleres y conferencias sobre el tema.- Como premio colaborativo, los estudiantes deben estar preparados para pasar tiempo tanto en la Universidad como en la Galería Nacional.

Cómo aplicar:
Las solicitudes deben tomar la forma de un CV de dos páginas, una carta de presentación que describa los motivos de la solicitud y una muestra breve de escritura (hasta 2000 palabras). Estos materiales deben enviarse antes de la fecha límite del 8 de junio de 2020. Para obtener más información, póngase en contacto con: Dr. Tom Stammers ([email protected]).

Plazo de solicitud: 8 de junio de 2020
Fecha de inicio: 1 de octubre de 2020


1. Introducción

La organización del parentesco, como otros aspectos de nuestro fenotipo social, ha evolucionado (Cronk & # x00026 Gerkey 2007). En todo el mundo, los sistemas de parentesco están organizados en un conjunto restringido de todas las posibilidades combinatorias disponibles (por ejemplo, Nerlove & # x00026 Romney 1967), lo que sugiere que la selección actúa para producir un número limitado de soluciones óptimas en este dominio (Jones 2003). Los comportamientos sociales no se fosilizan, por lo que las especulaciones sobre la evolución de la estructura de parentesco humano se han concentrado en el período de tiempo reciente del registro histórico, especialmente los grupos de cazadores y recolectores (por ejemplo, Marlowe 2004), o el período distante de comparación con primates no humanos y nuestro ancestros homínidos (Foley & # x00026 Lee 1989 Gowlett 2008). Por el contrario, para comprender la dinámica social adaptativa de los últimos 10 & # x0200a000 años, necesitamos análisis a gran escala de la variación intercultural que controle la historia evolutiva compartida. Hasta hace poco, se carecía de marcos teóricos y metodológicos adecuados. Un enfoque filogenético cultural que combina árboles lingüísticos como modelos de la historia de la población con la rica literatura etnográfica sobre el parentesco proporciona la mejor solución (Mace & # x00026 Holden 2005 Gray et al. 2007). De esta manera, la & # x02018arqueología virtual & # x02019 nos permite inferir los estados ancestrales de la estructura social humana.

Una creciente literatura atestigua el uso exitoso de estos métodos para probar hipótesis coevolutivas y la reconstrucción de estados ancestrales en antropología (por ejemplo, Mace et al. 2005 Lipo et al. 2006). Al darwinizar la cultura, la naturaleza adaptativa de la organización social humana puede entenderse en un contexto evolutivo. Por ejemplo, Holden & # x00026 Mace (2003) demostraron que el patrilineo coevolucionó con la adopción del pastoreo en las sociedades bantú, con sociedades matrilineales primero adquiriendo ganado y luego cambiando al patrilineo. En las sociedades indoeuropeas, Fortunato et al. (2006) mostraron que la dote combinada con la monogamia era el estado ancestral probable, y que los sistemas de transferencia de riqueza y matrimonio estaban coevolucionando (Fortunato & # x00026 Mace en prensa).

El conocimiento de la organización social ancestral es fundamental para interpretar los hallazgos genéticos, especialmente cuando los patrones del ADNmt y del cromosoma Y entran en conflicto (Oota et al. 2001 Wilkins y # x00026 Marlowe 2006). El factor más importante es la dispersión por sexo, que en las sociedades humanas está regulada por las reglas de residencia postmatrimonial. La residencia patrilocal & # x02014 donde la esposa vive con los parientes del marido & # x02014 es el patrón más común en todo el mundo, y ocurre en aproximadamente el 70 por ciento de las sociedades (Levinson & # x00026 Malone 1980). Otros patrones comunes son la matrilocalidad, donde el esposo vive con los parientes de la esposa, y la ambilocalidad, donde la pareja elige con qué grupo de parientes residirá (Holy 1996). Aunque las reglas de residencia covarían con las reglas de descendencia de manera predecible, no están estrictamente determinadas por los sistemas de descendencia (Murdock 1949 Levinson & # x00026 Malone 1980) y, por lo tanto, son el conjunto principal de normas de parentesco que regulan la dispersión humana.

(a) Parentesco en sociedades austronesias

En todo el mundo, regiones como Eurasia muestran una residencia predominantemente patrilocal, mientras que África tiene principalmente sistemas patrilocales o matrilocales estrictos (Murdock 1949 Goody 1976). Por el contrario, las sociedades de habla austronesia del Pacífico no solo son más ambilocales, sino que también tienen una & # x02018orientación matricéntrica & # x02019, es decir, un tema de ascendencia matrilineal y estructuras de parentesco matrilocal (Burton et al. 1996). Las sociedades austronesias son un caso regional útil para probar hipótesis sobre la evolución de las normas de parentesco (Lane 1961) y la interacción entre patrones de residencia y hallazgos genéticos divergentes.

Los eruditos del Pacífico han debatido la naturaleza de la organización social austronesia temprana durante muchos años, por lo general infiriendo patrones de parentesco ancestral a partir de reconstrucciones de protolenguas, etnología comparada y examen de la terminología de parentesco (por ejemplo, Van Wouden 1935 [1968] Murdock 1949 Blust 1980). Ha surgido poco consenso con respecto a las normas de residencia postmatrimonial. El trabajo anterior se ha centrado en tres comunidades de habla ancestrales, cada una asociada con distintas pausas arqueológicas & # x02018 & # x02019 (Green 2003) en el comienzo de la colonización austronesia del Pacífico. California 5500 & # x0200aBP (Diamante & # x00026 Bellwood 2003 Gris et al. 2009). La primera pausa es la raíz proto-austronesia (PAn), la segunda constituye la comunidad proto-malayo-polinesia (PMP) antes de la entrada de Austronesian en Filipinas California 4 & # x020134500 & # x0200aBP (Pawley 2002 gris et al. 2009) y el tercero es proto-oceánico (POc), California 3500 & # x0200aBP, asociado con el complejo cultural arqueológico & # x02018Lapita & # x02019 y la dispersión de los pueblos austronesios en las regiones previamente deshabitadas de Oceanía Remota como Polinesia (Kirch & # x00026 Green 2001 Green 2003 figura 1).

En dos síntesis de la evidencia disponible, Hage (1998) y Hage & # x00026 Marck (2003) plantearon la hipótesis de que la matrilocalidad y / o la matrilinealidad caracterizaron a la sociedad oceánica ancestral (es decir, POc). Por lo tanto, una organización social con prejuicios matriciales en los pueblos POc habría restringido la diversidad genética femenina al tiempo que habría aumentado la diversidad masculina a medida que los hombres no austronesios se casaban. Por lo tanto, la matrilocalidad es coherente con los patrones divergentes del ADNmt y del cromosoma Y que se observan en la genética humana del Pacífico (recientemente críticas, ver Hurles et al. 2002, 2003). Kayser et al. (2008) declaró que & # x02018la gran discrepancia en las contribuciones estimadas de Asia y Melanesia a los polinesios para el ADNmt versus el cromosoma Y sugiere una mezcla genética sesgada por el sexo & # x02026 Este escenario está respaldado por sugerencias de ascendencia matrilineal y residencia matrilocal en los ancestros Sociedad polinesia. & # X02019 (p. 197).

La filogenética cultural nos permite probar cuantitativamente estas hipótesis sobre el parentesco austronesio. Aquí utilizamos un método comparativo Bayesian Markov-chain Monte Carlo (MCMC) en árboles de lenguaje para reconstruir los estados ancestrales de residencia postmatrimonial en las sociedades austronesias. Este enfoque procede mediante el uso de información sobre personajes en las & # x02018taxa & # x02019 (sociedades) actuales para inferir los estados ancestrales de esos personajes en el pasado a lo largo de una filogenia (Pagel 1999). Aprovechando los poderosos aspectos basados ​​en modelos de la inferencia filogenética bayesiana (Huelsenbeck et al. 2001 Lewis 2001), estas estimaciones de estados ancestrales tienen en cuenta la incertidumbre tanto de la topología del árbol como de las reconstrucciones de rasgos culturales.


ÁFRICA CENTRAL

Los administradores coloniales de África central dividieron la región en unidades y consideraron que cada unidad albergaba una “tribu” específica con una estructura de liderazgo, una cultura única y siglos de tradición. Esta práctica no fue más precisa o eficaz en África central que en otras regiones. Ignoró la naturaleza flexible, cambiante y evolutiva de la identidad étnica. Los misioneros cristianos reforzaron este concepto colonial al elegir los idiomas locales para la educación y la traducción de la Biblia y crearon una estructura para las propias unidades administrativas de las iglesias. La investigación realizada a fines del siglo XX mostró que muchos nombres étnicos de esta región provenían de prácticas coloniales en lugar de la tradición africana indígena.

Incluso después de la independencia, algunos políticos e intelectuales de África central han seguido reforzando el concepto colonial de tribus, que favorece a determinados individuos y grupos. Sin embargo, la identidad étnica también puede beneficiar a los grupos menos favorecidos al promover un sentido de unidad y orgullo y darles influencia política. Los políticos y líderes étnicos con diferentes intereses han probado varios enfoques, incluido el patrocinio de festivales y asociaciones étnicas, trabajando para definir las historias y el folclore de los grupos étnicos y pidiendo el regreso del liderazgo tradicional.

Sociedades multiétnicas

Antes de la era colonial, la mayoría de los estados africanos eran multiétnicos, es decir, por lo general tenían un grupo étnico dominante, varios otros grupos, varios idiomas y una cultura compartida. Los poderes coloniales remodelaron la etnicidad en una estructura jerárquica de unidades geográficas separadas, cada una gobernada por un gobernante tradicional que sirvió como funcionario colonial. Hoy, sin embargo, la vida cotidiana vuelve a ser multiétnica, especialmente en las ciudades, pero también cada vez más en las zonas rurales.

Aunque muchas asociaciones están organizadas según criterios étnicos y diseñadas para promover la identificación étnica, numerosas organizaciones recreativas, deportivas y religiosas se asemejan a la sociedad en general y son multiétnicas. En ellos, los individuos aprenden a operar en la sociedad en general. Las religiones del mundo como el Islam y el cristianismo son quizás las instituciones menos divididas étnicamente en África central. Muchas iglesias ofrecen servicios o rituales en más de un idioma.

Muchas de las ciudades de África central comenzaron como asentamientos creados por las autoridades coloniales para satisfacer las necesidades del gobierno y la industria. Los pueblos han sido laboratorios de vida social multiétnica. Han atraído a inmigrantes de muchos orígenes étnicos que hablan una variedad de idiomas. La gente del pueblo aprende a comunicarse en un idioma común y comparte las experiencias comunes de la vida urbana. Pero muchas personas también tienen vínculos complejos con las culturas rurales.

La región, más que el grupo étnico individual, también determina la política en África central. En muchos países, pequeños grupos étnicos se han fusionado en organismos regionales más grandes que compiten por el poder político a nivel nacional. En ZAMBIA este proceso ha dado lugar a “grupos megaétnicos” como los Bemba. Este nombre una vez se refirió a solo uno de los muchos grupos étnicos en el noreste de Zambia. Hoy, sin embargo, se refiere a un grupo de grupos en el norte de Zambia que ha adoptado Bemba como idioma compartido. La tendencia hacia los grupos megaétnicos parece continuar.

Etnia y conflicto

Una sociedad dividida en diferentes grupos étnicos no necesariamente produce grupos iguales con la misma cantidad de poder y estatus. Algunos grupos pueden considerarse mayores, más grandes, más ricos o más avanzados que otros. Los grupos étnicos tienden a competir, esforzándose por mejorar sus posiciones. Cuando fallan, las personas pueden intentar pasar a grupos más favorecidos cambiando su vestimenta, idioma o nombre.

Muchos centroafricanos consideran el origen étnico como el factor más importante en la política y tienden a ver cualquier disturbio como un conflicto étnico. Las etiquetas étnicas permiten que los complejos problemas sociales, económicos y políticos se reduzcan a un simple caso de "nosotros contra ellos". En tales situaciones, la identidad étnica puede endurecerse y las personas pueden estar dispuestas a sufrir o infligir violencia en nombre de su grupo étnico. En muchos estados de esta región, la pobreza y el desorden político se han considerado conflictos étnicos. Este punto de vista ha dado lugar a amargos enfrentamientos y, en algunos casos, a violencia a gran escala. En Ruanda, el hutu dominante emprendió una espantosa campaña genocida de violencia contra la minoría tutsi a mediados de la década de 1990. Esta tragedia se sigue sintiendo en toda la región.


Una diáspora de la mente: los judíos estadounidenses y la secularización de la alteridad

Todos los años decimos: L’shanah haba’ah b’yrushalayim (el año que viene en Jerusalén). Nos reunimos en Boston, nos reunimos en Boca. Levantamos una copa y miramos hacia Oriente, hacia el lugar mitológico del judaísmo, encorvados hacia el sueño perpetuamente diferido.

El sueño está muerto, finalmente se ha realizado. El sueño es longevo, ya que el anhelo judío se ha conformado a sus parámetros y no a sus realidades. Con la fundación del estado de Israel en 1948 y la posterior captura de todo Jerusalén Este en 1967, la ciudad cayó bajo la tutela judía por primera vez desde la revuelta de Bar Kokhba de 132-135 EC. Jerusalén fue recuperada, pero Jerusalén, siendo el símbolo polivalente por excelencia, domina aquellos en los que reposa su memoria. El día en que la capacidad de imaginación del hombre sea destruida irrevocablemente, Jerusalén será gobernada.

¡Ah, Jerusalén! “Si me olvido de ti, oh Jerusalén, que mi diestra olvide su astucia. Si no me acuerdo de ti, que se me pegue la lengua al paladar. (Salmo 137: 5.) Nos acordamos y regresamos. Pero el resultado de nuestro despojo inicial —una conciencia centrípeta de pérdida y una narrativa de redención comunitaria, arraigada en nuestra alteridad compartida— se ha vuelto incoherente. Como fe diaspórica, la periferia era central, todos los puntos podían emanar igualmente lacrimosos para una soberanía espiritual y temporal perdida hace mucho tiempo. Subordinada a la enorme Jerusalén, la diáspora experimentó una democratización difusa del anhelo. Al regresar a “casa”, primero como huéspedes de los otomanos, luego de los británicos y finalmente como gobierno soberano israelí, la concepción de la diáspora adquirió un nuevo significado. Los judíos ya no se vieron obligados a vagar por los continentes, dependiendo de la benevolencia de los demás. Recuperado el lugar, los judíos de la diáspora ya no necesitan mirar con expectación hacia Sión. Adelante. Está ahí si así lo desea.

Sin embargo, resulta que la mayoría de los judíos estadounidenses no lo son. En 2009, 3.324 judíos estadounidenses hicieron aliá (literalmente, "ascenso") a Israel. Hay unos 5,3 millones de judíos en Estados Unidos, incluidos los judíos no practicantes. ¿Por qué, después de miles de años de anhelo canonizado, el sueño ha estallado en su preciso momento de realización?

Quizás estemos demasiado cómodos. Quizás, felizmente instalados en las principales áreas metropolitanas de Estados Unidos, no vemos la necesidad de separarnos del tejido cultural estadounidense, nuestra integración en la cual llevó mucho tiempo y trabajo. Quizás estemos doblemente alienados: no del todo estadounidenses, pero no del todo judíos. Hay una gran cantidad de judíos estadounidenses que no practican el judaísmo, o al menos no lo hacen de forma regular. Según la Encuesta Nacional de Población Judía más reciente (2000-2001), el 46 por ciento de los judíos estadounidenses pertenecen a una sinagoga, el 39 por ciento de los cuales pertenecen al Movimiento de Reforma, posiblemente la rama más liberal y asimilacionista del judaísmo estadounidense, mientras que solo el 27 por ciento de los judíos estadounidenses asisten a los servicios al menos una vez al mes. Podemos asistir a un Séder de Pascua —el 77 por ciento de los judíos estadounidenses lo hacen— o, como el 72 por ciento de los judíos estadounidenses, encendemos algunas velas de Janucá, pero nuestra dedicación al judaísmo como práctica religiosa parece profundamente atenuada. Sin embargo, el judaísmo, o quizás el "judaísmo", sigue siendo un aspecto importante de nuestra identidad cultural.Un 52 por ciento de los judíos estadounidenses afirman que "la mitad o más" de sus amigos cercanos son judíos. Esto no se correlaciona estrictamente con la asistencia a la sinagoga: el 42 por ciento de los judíos sin conexiones con una institución judía respondió afirmativamente a esta pregunta, mientras que el 48 por ciento de este grupo no afiliado también "se siente apegado emocionalmente a Israel".

Por supuesto, la comunidad judía estadounidense no es una especie de monolito, y sus muchas iteraciones reflejan una rica diversidad, que se manifiesta especialmente, pero no exclusivamente, en las grandes áreas urbanas donde residen muchos judíos. Cada mañana, abordo el tren F con destino a Manhattan en Brooklyn, y me encuentro perdido, sin palabras ante los diversos modos de ser que, entretejidos, constituyen los muchos judaísmos estadounidenses. Hasids, Haredim, Mizrahi (muchos de Siria), ortodoxos modernos y judíos altamente asimilados, a menudo seculares: todos viajan en el mismo tren, todos con sus propias relaciones, no necesariamente sencillas, con Estados Unidos y entre sí.

Pero es cierto que, aunque todos los judíos estadounidenses comparten una herencia religiosa o etnocultural, se puede decir que algunos constituyen una comunidad o subcultura lo suficientemente distinta como para formar sus propias islas culturales, o en el caso de los judíos jasídicos y haredi de Brooklyn. , archipiélagos. Todos los judíos estadounidenses pueden compartir un sentido de "lejanía en la proximidad" de la sociedad estadounidense en general, pero esta diferencia no se experimenta de manera uniforme. La diferencia es diferente. Este hecho es particularmente sobresaliente cuando se considera a las comunidades jasídica y haredí. Rechazando por completo las costumbres burguesas, estos judíos habitan una especie de reducto de la modernidad fortificado por la comunidad, su "estar separados" es en gran parte autoimpuesto e intencional, y su sentido de la alteridad es manifiestamente diferente al que experimentan la mayoría de los judíos estadounidenses. Representan una especie de excepción singular no solo dentro de la comunidad judía de Estados Unidos, sino también a un modo de ser concebido como congénitamente estadounidense. (Los amish, debería decirse, proporcionan quizás el único otro desafío persistente a este modus vivendi, pero lo hacen sobre bases teológicas y sociales muy diferentes a las de los judíos estadounidenses jasídicos o haredi).

Por lo tanto, no es tanto esta vertiente "tradicionalista" del judaísmo estadounidense lo que me preocupa, porque aunque su membresía está creciendo rápidamente debido a las altas tasas de natalidad, todavía constituye un porcentaje relativamente pequeño de judíos estadounidenses en su conjunto, sino más bien el mayoría de los judíos estadounidenses que están asimilados en diversos grados a la sociedad estadounidense dominante. A riesgo de una simplificación excesiva, una taxonomía básica dividiría a este grupo en tres. En primer lugar, están los movimientos reformistas y conservadores, que representan el núcleo establecido del judaísmo estadounidense moderno. El segundo grupo, que es mucho más pequeño y menos formalmente organizado que el primero, podría ser llamado de manera muy vaga (e insatisfactoria) neo-jasídica, y es notable por su fusión de observancia religiosa, política de izquierda, ambientalismo y varios otros elementos de la Nueva Era. uniones. Este grupo, aunque menos asimilado en algunos aspectos que el primero —por ejemplo, en la estricta observancia del Shabat por parte de sus seguidores— es a menudo bastante radical en su visión política y social. Por lo tanto, desafía la caracterización fácil, porque si su orientación básica es liberal, puede aparecer simultáneamente ortodoxa (o al menos "tradicional" en algún sentido) y progresista.

Lo que nos lleva al grupo final, los judíos seculares. Por "secular" no me refiero a aquellos que respaldan el secularismo como un principio básico de la modernidad (los tres grupos ciertamente serían considerados seculares según esta definición) sino a aquellos que no se consideran judíos en ningún tipo de religión, a diferencia de cultural, sentido. Pueden ser humanistas, agnósticos, ateos o panteístas, pero no son judíos en su práctica del judaísmo. Puede ser que, como los judíos más alejados del judaísmo, este grupo sea el más susceptible a la vaga pero omnipresente sensación de malestar, inestabilidad y alienación (alteridad) que estoy tratando de describir. Como judíos seculares, este grupo puede ser más propenso a experimentar este fenómeno, porque no tiene una práctica religiosa estructurada para fundamentarlo. Sin embargo, dado que todos los miembros de estos grupos (judíos conservadores, reformistas, neo-jasídicos y laicos por igual) tienen una perspectiva ampliamente secularista y, en diversos grados, abrazan la modernidad, debería quedar suficientemente claro que no es necesario ser secular para habitar , voluntaria y voluntariamente, un mundo secular. Este mundo es visto como algo que es inherentemente deseable, caracterizado por una constelación general de valores (entre los que se encuentran el liberalismo, el igualitarismo y la democracia representativa), e instrumentalmente, ya que protege los derechos de las minorías a adorar libremente y avanzar. sin obstáculos en sus actividades públicas y privadas (siempre que éstas no entren en conflicto fundamentalmente con los valores antes mencionados).

La gran mayoría de los judíos estadounidenses han depositado una gran fe en este medio, por razones que reflejan tanto los cálculos del interés propio como los primeros principios católicos. Y las oportunidades que ha presentado han sido espectaculares: los judíos, colectiva e individualmente, han podido perseguir su propia visión del florecimiento humano de una manera y escala que quizás no tenga precedentes. Es cierto que tenemos mucho que agradecer, pero es importante que reconozcamos las limitaciones inherentes y la precariedad de nuestra posición social.

Sin embargo, el sistema democrático liberal estadounidense, que protege contra una mayoría tiránica, no prohíbe explícitamente la intensa presión social que una mayoría religiosa puede inducir a través de su “mera” visibilidad. El secularismo, particularmente en su manifestación estadounidense, es una filosofía negativa que es, a diferencia de sus otras formulaciones, digamos, la noción francesa de laicité, que coloca prohibiciones positivas sobre la influencia y expresión religiosas, el secularismo estadounidense es, como era de esperar, más laissez-faire sobre el asunto. Sin embargo, el proceso de secularización no siempre ha cosechado una pertenencia sin complicaciones. La posición demográfica de los judíos en Estados Unidos siempre ha requerido un reconocimiento implícito de la deferencia requerida por un grupo minoritario en un sistema mayoritario, pero la fe en el poder moderador del estado secular ha aliviado un poco esta preocupación. La pregunta que me gustaría plantear es si este sentido de confianza —la idea de que, para bien o para mal, el estado sirve como árbitro neutral, asegurando los derechos de las minorías— está fuera de lugar, es infundado o ingenuo.

Desde una perspectiva demográfica al menos, Estados Unidos es una nación cristiana. Esta observación es a la vez indispensable y banal: la cuestión es si "nación cristiana" significa "una nación de cristianos" que vive en un estado secular informado por la ética cristiana y los principios legales, o una "democracia cristiana" iliberal y volátil. Los defensores de estas dos visiones en competencia de Estados Unidos se han involucrado en una guerra filosófica de desgaste desde la fundación de la república. Para los judíos estadounidenses, sin embargo, la tensión entre estas dos visiones, y las posibles ramificaciones de la victoria final de una sobre la otra, se ha oscurecido por la lealtad excesiva de todos los lados a la noción de "valores judeocristianos". Este feliz guión es el producto histórico del redescubrimiento de los protestantes estadounidenses, gracias a su traducción a la lengua vernácula, del Tanaj o Biblia hebrea. Al redescubrir la Biblia hebrea, los protestantes estadounidenses vieron paralelos entre sus creencias, como su noción de "elegibilidad", y las del Tanaj. A su vez, este nuevo sentimiento de parentesco con los judíos produjo un sentido de responsabilidad paterna por su bienestar en lugar de los negadores consumados de su divinidad, los judíos eran vistos como portadores legítimos de una tradición auténtica plenamente realizada en Cristo.

Sin duda, esta distinción hermenéutica ha beneficiado a los judíos estadounidenses, y nuestra fraternidad con el protestantismo estadounidense, y el cristianismo en su conjunto, se ha enfatizado cuando se considera deseable por razones que son en gran parte serias pero ocasionalmente rayan en lo falso. (Un caso que viene inmediatamente a la mente es el distanciamiento del cristianismo y el judaísmo del Islam, cuando en realidad los dos últimos sistemas comparten muchas afinidades que el primero no tiene). Sin embargo, la distinción es inherentemente cristiana. Fue un regalo, pero regalos como este funcionan dentro de un sistema de economía conceptual. Algo se debe devolver, la pérdida es inevitable y necesaria.

Por lo tanto, la población judía estadounidense, en gran parte secularista, que no siente ni la atracción del pacto de sus antepasados, ni el deseo de emigrar al estado-nación judío, ni el impulso de convertirse, se encuentra en un tipo único de purgatorio cognitivo. No cristiano, pero totalmente americanizado (o al menos el grupo más americanizado de estadounidenses no cristianos). No practicantes de formas tradicionalistas de judaísmo, sino judíos. Miembros recién incorporados de una diáspora voluntaria, no obligatoria. La alteridad —un tropo de larga duración en la historia judía, sin duda, y causado tanto por la discriminación externa como por el chovinismo interno— ha sobrevivido, particularmente en el caso de los judíos seculares, a la práctica real del judaísmo. Nuestra alteridad no es la alteridad de nuestros progenitores.

Este nuevo sentido de alteridad ha precipitado un giro hacia el más moderno de los objetos de veneración, el Estado-nación. Y, como muchos otros estadounidenses, los judíos estadounidenses tienen cierta afinidad por su lugar de "origen", así como por la única patria nacional real que la mayoría ha conocido: Estados Unidos. Sin embargo, lo que es particular sobre la experiencia judía estadounidense es que Israel se ha convertido en nuestro hogar nacional adoptado, nuestra historia sustituta. Ya no nos remontamos a Pale, o en algunos casos, a los estados árabes del Medio Oriente. Somos estadounidenses en un sentido muy particular y muy distinto. La creación de la nacionalidad, de las “comunidades imaginadas” de las que todos derivamos un sentido de pertenencia, avanza a un ritmo glacial, pero descansa sobre un terreno profundamente inestable. En ninguna parte es esto más evidente que en lugares como Israel y los Estados Unidos, con sus mitos fundacionales complicados y moralmente contradictorios, su promesa de libertad y liberación del pasado y, lo que es más importante, su sentido de "estar separado" de la comunidad de naciones, de ser excepcional. Al construir nuestro propio sentido de identidad, los judíos estadounidenses se inspiran profundamente en ambos lugares, pero no están totalmente contenidos en ninguno.

Pero si necesitamos sofocar una cierta sensación de desarraigo, bueno, solo hay que girar hacia Jerusalén. Sin embargo, el anhelo de Jerusalén no es nada nuevo. Para muchos, su existencia física parece casi secundaria, porque Israel se ha impregnado perpetuamente de simbolismo, que surge de un proceso de nacimiento continuo. En su realidad, Israel se ha convertido en una idea más que nunca. Y entonces miramos hacia el Este, hacia nosotros mismos, o hacia lo que creemos que somos. Fuera de nuestra historia, recreándola, borramos el pasado invirtiendo en un presente mitificado. Aquí estamos, fuera de nosotros mismos. Esto no ha cambiado mucho y, por lo tanto, no importa cuánto lo intentemos, estamos abrumados por un sentido inquebrantable de diferencia con los demás y de alteridad con respecto a nosotros mismos. Aquí estamos de nuevo, vagando.


Sociedad y cultura caribeñas modernas

Todas las sociedades caribeñas están estratificadas económicamente (Simpson 1962a) y racialmente heterogéneos, y muchos contienen grupos étnicos diversos e identificables. La sucesión étnica y racial, fomentada particularmente por el sistema de plantaciones, ha producido algunas sociedades cuyos grupos étnicos también son en gran medida distintos físicamente y cuyos comportamientos pueden diferir tanto a nivel étnico como de clase. Donde las diferencias de comportamiento en las formas de apareamiento y organización doméstica, la persuasión y práctica religiosa, el idioma o dialecto y los valores expresan la presencia de diferentes subsistemas institucionales dentro de una sola sociedad caribeña, algunos analistas han etiquetado a la sociedad como "plural" (MG Smith 1955), sugiriendo similitudes sociales con sociedades del Viejo Mundo como Malaya, Fiji o Mauricio.

Casi todas las sociedades caribeñas muestran una distribución dual o bipolar de formas culturales, probablemente derivadas (o paralelas) de las esferas tradicionales de los amos y los esclavos. Así, los segmentos superiores, cuyos miembros suelen ser de origen europeo, se caracterizan culturalmente por el matrimonio civil o sacramental y la organización doméstica europea, la pertenencia a un cuerpo religioso establecido y el uso de un dialecto estándar de una lengua indoeuropea. Los segmentos más bajos, cuyos miembros suelen ser predominantemente de origen no europeo, se caracterizan culturalmente por uniones consensuales y (a menudo) organización doméstica matrifocal, pertenencia a religiones populares o grupos de culto, y el uso de lenguas criollas o dialectos no estándar del indoeuropeo. Idiomas. Las estructuras sociales totales pueden analizarse en términos de clase, raza o etnia y, a menudo, se comprenden mejor cuando se emplean estas tres (y otras) variables (Simpson 1962B).

No es fácil ordenar a las sociedades caribeñas en un continuo de pluralismo de menor a mayor o generalizar con más detalle sobre sus estructuras internas. Las diferentes historias sociales y políticas, los patrones demográficos y los orígenes culturales han dotado a cada sociedad de un carácter algo distintivo. Las variaciones en las oportunidades económicas y la movilidad individual y en la utilidad social de la hipergamia han complicado las sociedades tradicionales de amo-esclavo, al igual que la presencia de grandes enclaves étnicos nuevos en algunos casos. Los siguientes datos sobre apareamiento y parentesco, religión e idioma ilustran algunas de estas complejidades.


OCUPACIONES EN ISRAEL

A pesar de los grandes cambios en la dinámica familiar, todavía existe una división muy explícita entre los dos sexos con respecto al trabajo y el papel ocupacional profesional todavía se ve principalmente como una prerrogativa masculina (Bar-Yosef 1991). En Israel, el éxito de una mujer en el parentesco, la amistad y la carrera depende de la medida en que pueda definir estos roles como importantes para ella, a diferencia del rol de esposa y madre. Esto, a su vez, depende principalmente de su nivel de educación y tipo de socialización. En términos generales, las mujeres jóvenes pueden hacer frente a los distintos roles con más éxito que las mujeres mayores porque no han sido socializadas tan rígidamente (Hartman 1980, 225–255). Aunque ha habido algún cambio en la actitud de los profesionales de clase media alta con respecto a las mujeres casadas y el rol doméstico, los profesionales de clase media baja, media y media alta exhiben un patrón similar, en el que los maridos prefieren que sus esposas se queden. en casa, especialmente si pueden permitírselo económicamente. En la mayoría de los casos, las mujeres están empleadas a tiempo completo, pero solo en un trabajo, como la enseñanza, que sea compatible con sus responsabilidades domésticas. Las mujeres esperan —y se espera— que realicen la mayoría de las tareas domésticas. Los maridos "liberales" no "comparten" las tareas del hogar, sino que "ayudan" a sus esposas.

La transición a la sociedad moderna claramente ha otorgado más poder a las mujeres. Aunque las hijas todavía se educan para respetar a sus padres, ha habido un cambio de la obediencia ciega al compromiso y, a veces, incluso al conflicto. La disminución de la tasa de natalidad también ha desempeñado un papel importante en la mejora del bienestar de las mujeres: la familia promedio hoy en día tiene tres o cuatro hijos. La mujer de origen iraquí continúa avanzando hacia una mayor libertad del individuo del control parental: una "creciente democratización con respecto a la diferenciación por sexo y edad ... tuvo lugar entre los orientales durante las últimas dos décadas". (Smooha 1978, 114). No obstante, Layish y Shaham (1991) sostienen que el padre sigue siendo el principal miembro ejecutivo o jefe de familia. Muchas mujeres en la sociedad israelí todavía se relacionan con sus maridos como cabeza de familia, y dentro de la familia todavía existe una división del trabajo, que es menos flexible entre las generaciones mayores y, en particular, entre las familias iraquíes que permanecen en el ámbito social y geográfico. periferia de Israel.

Bar-Yosef, Rivka. “Manejo del hogar en dos tipos de familias en Israel” (hebreo). En Familias en Israel, editado por Leah Shamgar-Handelman y Rivka Bar-Yosef, 169-196. Jerusalén: Academon, 1991.

Benski, Tova. "La dimensión del estatus social". En Judíos iraquíes en Israel: integración social y económica. Editado por Tova Benski et al., 171–196 (hebreo). Ramat Gan: Prensa de la Universidad de Bar-Ilan, 1991.

Ben-Ya'acob, Avraham. Judería babilónica en la diáspora (Hebreo). Jerusalén: Kiryat Sefer, 1985.

--- Los judíos babilónicos desde el período de los Geonim hasta la actualidad (Hebreo). Jerusalén: Kiryat Sefer, 1965.

Sangre, Robert. Matrimonio. Nueva York: Free Press, 1978.

Bulka, Reuven Pinchas. Matrimonio judío: una ética halájica. Hoboken, Nueva Jersey: Ktav Publishing, 1986.

Cohen, Haim J. Los judíos del Medio Oriente, 1860-1972. Nueva York: John Wiley & amp Sons, 1973.

--- "Una nota sobre el cambio social entre los judíos iraquíes 1917-1950". Revista judía de sociología 8 (1996): 204–218.

Deshen, Shlomo. "Los judíos de Bagdad en el siglo XIX: el crecimiento de clases sociales y grupos multiculturales" (hebreo). Zemanim 73 (2001): 30–44.

Deshen, Shlomo y Walter P. Zenner, eds. Sociedades judías en el Medio Oriente: comunidad, cultura y autoridad. Washington D.C .: University Press of America, 1982.

Don, Yehuda. "Los judíos iraquíes: introducción sociodemográfica". En Judíos iraquíes en Israel: integración social y económica. Editado por Tova Benski et al., 11–56 (hebreo). Ramat Gan: Prensa de la Universidad de Bar-Ilan, 1991.

Elon, Menachem, ed. Los principios de la ley judía. Jerusalén: Enciclopedia Judaica, 1975.

Epstein, Louis M. El contrato matrimonial judío: un estudio sobre el estado de la mujer en la ley judía. Nueva York: Seminario Teológico Judío, 1973.

Filsinger, Eric E. "Amor, agrado y ajuste matrimonial individual: un estudio piloto de cambios en las relaciones en un año". Revista Internacional de Sociología de la Familia 13, no. 1 (1983): 145-157.

Friedman, Mordechai Akiva. Matrimonio judío en Palestina: un estudio de El Cairo Geniza. Vol. 1, Las tradiciones de Ketuba. Tel Aviv: Universidad de Tel Aviv, 1980.

Gale, Naomi. "De la patria a Sydney: parentesco, religión y origen étnico entre los sefardíes". Tesis de doctorado, Universidad de Sydney, 1988.

--- "Amor y matrimonio, pasado y presente: el caso de los judíos orientales en Sydney". Revista Internacional de Sociología de la Familia 24 (1994): 61–86.

Hartman, Harriet. "División del trabajo en familias israelíes". En Familias en Israel, editado por Leah Shamgar-Handelman y Rivka Bar-Yosef, 169-196 (hebreo). Jerusalén: Academon, 1991.

Hartman, Moshe. "El papel de la etnia en la actividad económica de las mujeres casadas en Israel". Etnicidad 7, no. 3 (1980): 225–255.

Katz, Jacob. "Sociedad tradicional y sociedad moderna". En Sociedades judías en el Medio Oriente: comunidad, cultura y autoridad, editado por Shlomo Deshen y Walter P. Zenner, 35–48. Washington, DC: University Press of America, 1982.

Layish, Aharon. Derecho islámico en el Oriente Medio contemporáneo. Londres: Centro de Estudios del Cercano y Medio Oriente, Escuela de Estudios Orientales y Africanos, 1994.

Layish, Aharon y Samuel Shaham. "Ley islámica en el Medio Oriente". La Revista de Estudios del Medio Oriente (1991): 1–29.

Lewis, Bernard. Los judíos del Islam. Princeton: Princeton University Press, 1984.

Meir-Glizenstein, Ester. "Los inmigrantes de Irak y la política israelí a principios de la década de 1950 y su lucha por la integración". En La era del sionismo, editado por Anita Shapira, Yehuda Reinharz y Ya'akob Hariss, 271-295 (hebreo). Jerusalén: Shazar Center, 2000.

Martin, Jane I. "El matrimonio, la familia y la clase". En Matrimonio y familia en Australia, editado por Adolphus Peter Elkin, 24–53. Sydney: Angus y Robertson, 1957.

--- “Informe para la Encuesta Nacional de Población”. En Sociedad australiana: una introducción sociológica, editado por A. F. Davies y Sol Encel Australia: 1965.

Morgan, James Henry D. Teoría social y familia. Londres: Routledge, 1975.

Nahon, Yaacov. “Expansión educativa y estructura de oportunidades laborales”. En Comunidades étnicas en Israel: estatus socioeconómico, editado por N. Eisenstadt, Moshe Lissak y Yaacov Nahon, 33–49 (hebreo). Jerusalén: Instituto de Estudios de Israel de Jerusalén, 1993.

Parsons, Talcott. y Bales, F. Robert. Proceso de familia, socialización e interacción. Londres: Routledge, 1956.

--- "La familia estadounidense normal". En El hombre y la civilización: la búsqueda familiar de supervivencia, editado por Seymour M. Farber et. al., 31–50. Nueva York: McGraw-Hill, 1965.

Patai, Rafael. Familia, amor y Biblia. Londres: MacGibbon & amp Kee, 1960.

--- El mundo desaparecido de los judíos. Londres: Weidenfeld y Nicolson, 1981.

Schrieft, Ruth. "Matrimonio: ¿opcional o una trampa?" En Mujeres atrapadas, editado por Dafna Izraeli. Tel Aviv: HaKibbutz HaMeuhad Press, 1989.

Sawdayee, Mourice. "El impacto de la educación occidental en el mijo judío de Bagdad 1860-1950". Tesis de Doctorado, Universidad de Nueva York, 1976.

Sehayik, Shaul. “Cambios en la situación de las mujeres judías urbanas en Irak a finales del siglo XIX” (hebreo). Pe'amim: estudios sobre el patrimonio cultural de los judíos orientales 36 (1988): 64–88.

Shokeid, Moshe y Shlomo Deshen. El predicamento del regreso a casa: cultura y vida social de los inmigrantes norteafricanos en Israel. Ithaca: Cornell University Press, 1974.

Smooha, Sammy. Israel: pluralismo y conflicto. Berkeley: Prensa de la Universidad de California, 1978.

Salomón, Neil. "Ley de divorcio judía y sociedad contemporánea". La Revista Judía de Sociología 25, no. 2 (1983): 131–140 (Revisión).

Watson, Rubie S. y Patricia Buckley Ebrey. Matrimonio y desigualdad en la sociedad china. Berkeley: Prensa de la Universidad de California, 1991.

Yiftach, Yehezkel. La mujer justa de Babilonia. Kfar Tabor: S. Gal’on, 1999.


Ver el vídeo: TAXONOMÍA IMPORTANCIA GRUPO#2 (Enero 2022).