Noticias

Muere la co-creadora de "Jorge el Curioso", Margret Rey

Muere la co-creadora de

El 21 de diciembre de 1996, Margret Rey, quien junto con su esposo Hans crearon los populares libros infantiles “Jorge el curioso” sobre un mono travieso, muere a los 90 años en Cambridge, Massachusetts. Los Reys, ambos judíos alemanes, escaparon de Europa durante la guerra en 1940 y huyeron a América. Al año siguiente, se publicó el primer libro de "Jorge el curioso" en los Estados Unidos.

Margret Rey nació como Margarete Waldstein en Hamburgo, Alemania, en mayo de 1906. Estudió arte en su tierra natal y luego se mudó a Río de Janeiro y trabajó como fotógrafa. En Brasil, volvió a conocer a Hans Rey (nacido Hans Reyersbach), un compañero nativo de Hamburgo a quien había conocido de niña. La pareja se casó en 1935 y luego se trasladó a París, Francia, donde Hans era caricaturista de periódicos y Margret escribía textos publicitarios. En 1939, se publicó en Francia "Raffy and the Nine Monkeys", un libro para niños escrito e ilustrado por Hans (una versión en inglés del libro se tituló "Cecily G. and the Nine Monkeys"). Uno de los monos del libro, que siempre se estaba metiendo en problemas, sirvió de modelo para Curious George.

Mientras los Reys trabajaban en el manuscrito de lo que se convertiría en el primer libro de Jorge el Curioso, Adolf Hitler y su Partido Nazi continuaron su ascenso al poder en Europa. En junio de 1940, poco antes de que los nazis entraran en París, Hans y Margret escaparon de la ciudad en bicicletas caseras, llevándose consigo poco más que una colección de sus manuscritos. Después de viajar a España, Portugal y Brasil, los Reys zarparon hacia Nueva York a finales de ese mismo año. "Jorge el curioso" se publicó en 1941, y los Reys colaboraron en seis secuelas, entre ellas "Jorge el curioso toma un trabajo" (1947), "Jorge el curioso vuela una cometa" (1958) y "Jorge el curioso va al hospital" (1966). ). Hans ilustró los libros mientras Margret escribía. (A pesar de su asociación, Hans inicialmente recibió crédito exclusivo en las portadas, como HA Rey, porque el editor de la pareja pensó que distinguiría sus libros del exceso de autoras de libros infantiles en ese momento). Según The Los Angeles Times: “Apenas 5 De pies de altura y pelirroja, Rey dijo que ocasionalmente sirvió como modelo humano de su marido artista para su pequeño mono travieso. Arrugaba la cara, movía las extremidades o incluso saltaba de un mueble a otro ".

Después de la muerte de Hans en 1977, Margret colaboró ​​con Alan Shalleck en más de dos docenas de libros de Curious George, así como en un programa de televisión animado. Cuando Margret murió en diciembre de 1996, luego de las complicaciones de un ataque cardíaco, un nuevo equipo continuó produciendo libros adicionales en la serie. Hoy en día, la creación de Reys sigue siendo un personaje querido en la literatura infantil. Los libros de Curious George se han traducido a varios idiomas, se han vendido millones de copias y han generado una variedad de acuerdos de comercialización.


Jorge el curioso celebra 75 años de Monkey Business

Jorge el curioso, que originalmente se llamaba Fifí, cumple 75 años este año. A pesar de algunos temas anticuados (te estamos mirando, Hombre del sombrero amarillo), George es ahora una franquicia multimillonaria. Margaret Rey dice que ella y su esposo no tenían idea de en qué se convertiría Jorge el Curioso. "Nos encantaban los monos y acabamos de escribir un libro sobre un mono", dijo. Houghton Mifflin Harcourt ocultar leyenda

Jorge el curioso, que originalmente se llamaba Fifí, cumple 75 años este año. A pesar de algunos temas anticuados (te estamos mirando, Hombre del sombrero amarillo), George es ahora una franquicia multimillonaria. Margaret Rey dice que ella y su esposo no tenían idea de en qué se convertiría Curious George. "Nos encantaban los monos y acabamos de escribir un libro sobre un mono", dijo.

Houghton Mifflin Harcourt

Curious George logró todo tipo de fugas, desde policías, bomberos, cuidadores del zoológico y muchos otros humanos a los que no les gustaba su travesura. Pero muchos lectores no saben que el equipo formado por marido y mujer que creó al curioso y pequeño mono, que este año celebra su 75 cumpleaños, tuvo la huida más angustiosa de todas.

En 1939, los artistas Hans Augusto y Margret Rey vivían en París, donde habían escrito un libro con un personaje secundario llamado Fifi. Los Reys pensaron que este joven e inquisitivo mono merecía su propia historia y escribieron un manuscrito para Las aventuras de Fifi.

Los aspectos de la historia de Curious George son sin duda problemáticos: George fue sacado de su casa "en África" ​​por el Hombre del Sombrero Amarillo, quien pensó para sí mismo: "Qué lindo mono. Me gustaría llevarlo a casa conmigo. " Houghton Mifflin Harcourt ocultar leyenda

Los aspectos de la historia de Curious George son sin duda problemáticos: George fue sacado de su casa "en África" ​​por el Hombre del Sombrero Amarillo, quien pensó para sí mismo: "Qué lindo mono. Me gustaría llevarlo a casa conmigo. "

Houghton Mifflin Harcourt

Pero sus planes se vieron interrumpidos cuando los nazis invadieron Francia. Como judíos nacidos en Alemania, los Reys tuvieron que salir de París, pero los trenes habían dejado de funcionar y no tenían coche. Hans fue a una tienda de bicicletas y descubrió que la única bicicleta que quedaba era un tándem.

"Margret no aceptaría nada de eso", dice Louise Borden, autora de El viaje que salvó a Jorge el curioso.. "Así que Hans compró repuestos y montó dos bicicletas".

La pareja empacó lo que podía caber en sus espaldas y huyó por sus vidas en sus bicicletas ensambladas apresuradamente. Cabalgaron durante tres días, a veces durmiendo al aire libre. Finalmente pudieron subirse a un tren.

En su libro, Borden relata cómo, a mitad de la fuga, un funcionario francés detuvo a los Reys para interrogarlos. Hans abrió su cartera y le mostró el manuscrito sobre el mono curioso: "¡Ah!. ¡Un livre pour les enfants!" exclamó con una sonrisa.

Los Reys salieron de Francia y luego a España, Portugal, Brasil y, finalmente, a la ciudad de Nueva York. A través de un editor que habían conocido en Europa, firmaron un contrato con el editor Houghton Mifflin. Un año después, Curious George (que ya había cambiado su nombre francés por uno estadounidense) hizo su debut.

DECIR AH. y Margret Rey fueron el dúo de marido y mujer detrás de Curious George. Margret escribió las historias y Hans las ilustró. Colección de literatura infantil Grummond / Biblioteca y archivos McCain / Universidad del Sur de Mississippi ocultar leyenda

DECIR AH. y Margret Rey fueron el dúo de marido y mujer detrás de Curious George. Margret escribió las historias y Hans las ilustró.

Colección de literatura infantil Grummond / Biblioteca y archivos McCain / Universidad del Sur de Mississippi

Se puede decir que la historia de George se escribió hace mucho tiempo. Al principio, nos dicen que George vive "en África", donde conoce al Hombre del Sombrero Amarillo, que piensa para sí mismo: "Qué lindo mono. Me gustaría llevarlo a casa conmigo". Entonces, el hombre, que tiene una pistola al hombro, mete a George en una bolsa, lo sube a un barco y navega a través del océano donde guarda a George en su apartamento en la ciudad.

Que los libros sean un producto de la época no ha impedido que George se convierta en un ícono global, vendiendo unos 75 millones de libros en más de 16 idiomas. Los Reys escribieron siete libros de Jorge el curioso: acepta un trabajo, vuela una cometa, monta en bicicleta, va al hospital, aprende el alfabeto y más.

Margret escribió el texto de las aventuras de George y Hans las ilustró. Hans, que había sido soldado en el ejército alemán durante la Primera Guerra Mundial, era considerablemente mayor que Margret. "Lo hice mejor con mi lápiz que con mi rifle", dijo. Ambos amaban a los animales y los viajes al zoológico, pero tenían diferentes temperamentos: ella era una rebelde, él era un soñador, tenía una cualidad de flautista para él, mientras que ella no sentía una fuerte conexión con los niños.

"Hans era el más tranquilo", dice Borden. "Le encantaba la filosofía. Era lingüista. Margret era una mujer con brillo y energía y siempre decía lo que pensaba".


Hans Augusto Reyersbach nació en Hamburgo, Imperio Alemán, el 16 de septiembre de 1898. Hans y Margret eran judíos alemanes. La pareja se conoció en Hamburgo en la fiesta de cumpleaños número 16 de la hermana de Margret. Se volvieron a encontrar en Brasil, donde Hans trabajaba como vendedor de bañeras y Margret se había ido para escapar del auge del nazismo en Alemania. Se casaron en 1935 y se mudaron a París, Francia, en agosto de ese año. [3] Vivían en Montmartre y huyeron de París en junio de 1940 en bicicletas de fabricación propia, llevando el Jorge el curioso manuscrito con ellos. [4] [5]

Murió tres semanas antes de cumplir 79 años el 26 de agosto de 1977 en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos de América.

Mientras estaba en París, los dibujos de animales de Hans llamaron la atención de un editor francés, quien le encargó que escribiera un libro para niños. El resultado, Cecily G. y los nueve monos, es poco recordado, pero uno de sus personajes, un mono adorablemente travieso llamado Jorge el Curioso, tuvo tanto éxito que la pareja consideró escribir un libro centrado enteramente en él. El estallido de la Segunda Guerra Mundial interrumpió su trabajo. Siendo judíos, los Reys decidieron huir de París antes de que los nazis invadieran la ciudad. Hans montó dos bicicletas y dejaron la ciudad pocas horas antes de que cayera. Entre las escasas posesiones que trajeron estaba el manuscrito ilustrado de Jorge el curioso. [4] [6]

La odisea de los Reys los llevó a Bayona, Francia, donde se les emitieron visas de salvamento firmadas por el vicecónsul Manuel Vieira Braga (siguiendo instrucciones de Arístides de Sousa Mendes) el 20 de junio de 1940. [7] Cruzaron la frontera española. , donde compraron billetes de tren a Lisboa. De allí regresaron a Brasil, donde se habían conocido cinco años antes, pero esta vez continuaron rumbo a Nueva York. Los Reys escaparon de Europa llevando el manuscrito al primer libro de Curious George, que fue publicado en Nueva York por Houghton Mifflin en 1941. Hans y Margret originalmente planearon usar ilustraciones en acuarela, pero como eran responsables de la separación de colores, las cambió a las imágenes de dibujos animados que siguen apareciendo en cada uno de los libros. (Desde entonces se ha lanzado una edición de coleccionista con las acuarelas originales). [8]

Jorge el curioso fue un éxito instantáneo, y los Reys recibieron el encargo de escribir más aventuras del mono travieso y su amigo, el Hombre del Sombrero Amarillo. Escribieron siete historias en total, Hans principalmente haciendo las ilustraciones y Margret trabajando principalmente en las historias, aunque ambos admitieron compartir el trabajo y cooperar plenamente en cada etapa del desarrollo. Al principio, sin embargo, las portadas omitieron el nombre de Margret. En ediciones posteriores, esto se cambió y Margret ahora recibe todo el crédito por su papel en el desarrollo de las historias. [3] Jorge el curioso acepta un trabajo fue incluido en la lista de premios Lewis Carroll Shelf Award en 1960.

Los Reys se mudaron a Cambridge, Massachusetts durante 1963, [3] en una casa cerca de Harvard Square, y vivieron allí hasta la muerte de Hans en 1977.

En la década de 1990, los amigos de Reys fundaron una librería para niños llamada Curious George & amp Friends (anteriormente Curious George Goes to Wordsworth), que operó en Harvard Square hasta 2011. [9] Una nueva tienda temática de Curious George abrió en 2012, The World's Only Curious George Store, que en 2019 se trasladó a Central Square.


Fallece el coautor de Jorge el Curioso, cántabro

Margret E. Rey, cocreadora de la Jorge el curioso libros para niños y residente de Cambridge desde hace mucho tiempo, murió el 21 de diciembre. Tenía 90 años.

Rey, que vivía en Hilliard Street frente al American Repertory Theatre, trabajó con su esposo, Hans A. Rey, en 21 libros para niños, incluidos siete Jorge el curioso cuentos.

Margret Rey nació como Margret Elizabeth Waldstein en Hamburgo, Alemania, en mayo de 1906. Asistió a la Bauhaus, la Academia de Arte de Dusseldorf y la Universidad de Munich.

Conoció a su marido en Río de Janeiro en 1930, donde trabajaba como fotógrafa. La pareja se casó y se mudó a París, Francia, en 1936, donde Rey trabajó como escritora independiente y su esposo como ilustrador.

La primera colaboración del Rey, Cómo surgieron los peces voladores, fue publicado en 1938. Al igual que las futuras colaboraciones de la pareja, Peces voladores fue escrito por Margret Rey e ilustrado por su esposo. Los Reys escribieron cinco libros más antes de huir de París en bicicleta en 1940, solo unas horas antes de que Francia cayera en manos de los ejércitos de Hitler.

Los Reys se reubicaron en Nueva York, N.Y., donde continuaron colaborando como autores infantiles.

Jorge el curioso apareció por primera vez en 1942, y el pequeño mono curioso alcanzó una popularidad inmediata. Los Reys escribieron seis más Jorge el curioso historias anteriores a 1966, que juntas han vendido más de 50 millones de copias en todo el mundo.

los Jorge el curioso La serie ha sido traducida a numerosos idiomas. En Francia, a George se le conoce como "Fifi", mientras que en Dinamarca se le conoce como "Peter Pedal".

A mediados de la década de 1960, los Reys se mudaron a Cambridge, donde Margret ha vivido desde entonces.

Poco después de la muerte de su esposo en 1977, Margret Rey tomó un trabajo en la Universidad Brandeis en Waltham como instructora en escritura creativa.

Rey dio varios miles de dólares a grupos de estudiantes afiliados a Radcliffe.

Editó más de dos docenas Jorge el curioso libros entre 1984 y 1990, y ha adaptado muchas de sus historias para cine y televisión.

El verano pasado, Wordsworth Books abrió una librería para niños Curious George en Harvard Square, a solo cuatro cuadras de la casa de Rey.

A Rey le sobreviven su hermana, Mary Eichenburg de Long Island, Nueva York, y su hermano, Ludwig Waldstein, que vive en Japón, así como muchas sobrinas y sobrinos.

El verano pasado, Wordsworth Books abrió una librería para niños Curious George en Harvard Square, a solo cuatro cuadras de la casa de Rey.

A Rey le sobreviven su hermana, Mary Eichenburg de Long Island, Nueva York, y su hermano, Ludwig Waldstein, que vive en Japón, así como muchas sobrinas y sobrinos.

¿Quieres estar al día con las últimas noticias? Suscríbete a nuestro boletín de correo electrónico.


Colaborador de "Jorge el curioso" encontrado muerto

Alan Shalleck, quien colaboró ​​con el co-creador de "Curious George" para llevar al travieso mono a la televisión y una serie de secuelas de libros, fue encontrado muerto fuera de su casa, y la policía estaba tratando la muerte como un posible homicidio.

El cuerpo ensangrentado de Shalleck, de 76 años, fue encontrado el martes cubierto de bolsas de basura en la entrada de su casa móvil. La policía dijo que estuvo allí al menos un día antes de que un hombre de mantenimiento lo descubriera.

"Fui a arrastrarlo esta mañana y dije: 'Esto es un cuerpo, esto no es basura", dijo el supervisor de mantenimiento Burt Venturelli. "Pude ver sangre por todo el lugar".

La policía estaba tratando el caso como un posible homicidio, dijo la portavoz, el sargento. Gladys Cannon dijo el miércoles, pero no quiso revelar detalles sobre cómo murió Shalleck.

La muerte de Shalleck se produjo justo cuando "Curious George" debuta como largometraje este viernes, con las voces de Will Ferrell, Drew Barrymore y Dick Van Dyke, entre otros.

Shalleck, de 76 años, fue el escritor y director de más de 100 episodios cortos de "Curious George", que se vieron en Disney Channel.

La serie original de siete libros de Curious George comenzó en 1941, poco después de que los creadores de George, H.A. Rey y su esposa, Margret, huyeron a los Estados Unidos desde una Europa devastada por la guerra. Un precursor del personaje había aparecido en un libro que hicieron en Francia en 1939. Hans Rey hizo las ilustraciones y su esposa escribió las historias.

Shalleck se había acercado a Margret Rey para traer a Curious George a la televisión en 1977, el mismo año en que murió su esposo. Además de más de 100 cortos de televisión de cinco minutos, Shalleck y Margret Rey escribieron más de dos docenas de libros sobre George.

"Obtuve $ 500 por la historia de 'Jorge el curioso', sin regalías, sin residuos", dijo Shalleck a The Palm Beach Post en 1997. Pero la experiencia de trabajar con Margret Rey fue el punto culminante de su vida, agregó.

Murió en 1996 a los 90 años. Shalleck dijo que ella y su esposo se identificaron con sus lectores porque eran niños en el fondo.

“Siempre consideraron a los niños pequeños como personas pequeñas y querían escribir para ellos como personas pequeñas”, dijo a The Associated Press en 1996.

Shalleck, que se especializó en teatro en la Universidad de Syracuse, comenzó en 1950 en la sala de correo de CBS, y ascendió a productor asociado de "Winky Dink and You", un programa de televisión para niños en el que los niños dibujaban en una película de plástico colocada en la pantalla del televisor. Más tarde produjo películas para niños y formó su propia empresa.


Colaborador de 'Jorge el curioso' encontrado muerto

PLAYA DE BOYNTON, Florida - Alan Shalleck, que colaboró ​​con el cocreador de "Jorge el curioso"para llevar al mono travieso a la televisión y una serie de secuelas de libros, fue encontrado muerto frente a su casa, y la policía estaba tratando la muerte como un posible homicidio".

El cuerpo ensangrentado de Shalleck, de 76 años, fue encontrado el martes cubierto de bolsas de basura en la entrada de su casa móvil. La policía dijo que estuvo allí al menos un día antes de que un hombre de mantenimiento lo descubriera.

"Fui a arrastrarlo esta mañana y dije: 'Esto es un cuerpo, esto no es basura'", dijo el supervisor de mantenimiento Burt Venturelli. "Pude ver sangre por todo el lugar".

La policía estaba tratando el caso como un posible homicidio, dijo la portavoz, el sargento. Gladys Cannon dijo el miércoles, pero no quiso revelar detalles sobre cómo murió Shalleck.

La muerte de Shalleck se produjo justo cuando "Jorge el curioso" debutaba como largometraje este viernes, con las voces de Will Ferrell, Drew Barrymore y Dick Van Dyke, entre otros.

Shalleck, de 76 años, fue el escritor y director de más de 100 episodios cortos de "Curious George", que se vieron en Disney Channel.

La serie original de siete libros de Curious George comenzó en 1941, poco después de que los creadores de George, H.A. Rey y su esposa, Margret, huyeron a los Estados Unidos desde una Europa devastada por la guerra. Un precursor del personaje había aparecido en un libro que hicieron en Francia en 1939. Hans Rey hizo las ilustraciones y su esposa escribió las historias.

Shalleck se había acercado a Margret Rey para traer a Curious George a la televisión en 1977, el mismo año en que murió su esposo. Además de más de 100 cortos de televisión de cinco minutos, Shalleck y Margret Rey escribieron más de dos docenas de libros más sobre George.

"Obtuve $ 500 por la historia de 'Curious George', sin regalías, sin residuos", dijo Shalleck a The Palm Beach Post en 1997. Pero la experiencia de trabajar con Margret Rey fue el punto culminante de su vida, agregó.

Murió en 1996 a los 90 años. Shalleck dijo que ella y su esposo se identificaron con sus lectores porque eran niños en el fondo.

"Siempre consideraron a los niños pequeños como personas pequeñas y querían escribir para ellos como personas pequeñas", dijo a The Associated Press en 1996.

Shalleck, que se especializó en teatro en la Universidad de Syracuse, comenzó en 1950 en la sala de correo de CBS, y ascendió a productor asociado de "Winky Dink and You", un programa de televisión para niños en el que los niños dibujaban en una película de plástico colocada en la pantalla del televisor. Más tarde produjo películas para niños y formó su propia empresa.


Acerca de la producción cinematográfica de 2005

“Cada vez que nos desviamos de la esencia de esos H.A. Rey ilustraciones, siempre fue frustrante, siempre fue un poco decepcionante. Al final, decidimos que en lugar de reinventarlo, lo celebramos ". -Productor Ron Howard

George comenzó su viaje de los libros clásicos a la pantalla a principios de los 90, después de que el productor Jon Shapiro tropezara con su colección de infancia de Jorge el curioso libros en la casa de sus padres.

“En el Día de Acción de Gracias de ese año, estaba en Nueva York visitando a mi familia”, recuerda. "Estaba rebuscando en mi colección de libros para niños cuando encontré Jorge el curioso. Tuve un momento tan nostálgico, pensando para mí mismo: '¡Vaya, realmente he echado de menos a George y al hombre del sombrero amarillo!' ”.

Impulsado por el deseo de compartir con otros la alegría que este dúo le había traído a su infancia, el productor encontró su camino hacia la co-creadora de la serie, Margret Rey. Viuda y con casi 83 años de edad, la pasión de Shapiro por el proyecto conquistó rápidamente a la Sra. Rey. Con una advertencia amorosa, compartió con Shapiro que, a pesar de lo que muchos pensaban, crear las historias simples de George era bastante desafiante. En realidad, ella y H.A. había elaborado minuciosamente los libros a través de numerosos borradores con su modelado de poses exhaustivas y sus bocetos finamente afinados.

Con los derechos asegurados, Shapiro encontró un socio productor igualmente apasionado en David Kirschner, quien había escrito y producido el clásico animado An American Tail. Shapiro recuerda lo que cerró el trato: “Los dos le prometimos a Margret que solo se buscaría la película de la más alta calidad para la propiedad. Sabíamos que teníamos que entregar un proyecto de primer nivel para estar a la altura de sus expectativas ".

Kirschner se ríe: “Esta es una de las últimas grandes propiedades del canon de la literatura infantil. Afortunadamente para nosotros, ha tenido la suerte de ser vista como "la chica más bonita de la clase". Todos los demás pensaban que otra fiesta tenía los derechos, por lo que nunca se invitó a salir hasta que Jon y yo llegamos ".

Sin embargo, pasarían varios años antes de que encontraran otra persona de ideas afines. Jorge el curioso fan que pensó que podría proporcionar un hogar adecuado para George. El productor ganador del Oscar® Ron Howard, quien, al principio de su carrera como director, había logrado éxitos con comedias de fantasía como "Splash" y "Cocoon" (esto fue antes de su éxito de taquilla Cómo el Grinch se robó la Navidad del Dr. Seuss), se mostró entusiasmado por unir fuerzas para producir el proyecto. Produciendo con Kirschner y Shapiro, Howard sintió una adaptación cinematográfica de la Jorge el curioso books fue una excelente combinación para Imagine Entertainment, la compañía de producción que compartía con su socio, el productor ganador del Oscar® Brian Grazer.

“Inicialmente, pensamos en una versión de acción real de la película”, comenta Shapiro. “Pero después de contactar a los entrenadores de animales que nos dijeron lo que los primates podían y no podían hacer, abandonamos la idea. George tenía que tener esta cualidad aceptable como un mono adorable, suave y peludo. No creíamos que pudiéramos estar a la altura de la naturaleza clásica de una propiedad ya familiar para muchos con una versión de acción en vivo de la película. Si bien hay algunos primates muy lindos en el mundo, simplemente no se parecen a George ".

La siguiente parada lógica para el equipo de producción fue CGI. Las imágenes generadas por computadora se pusieron de moda a finales de los 80 y principios de los 90 con películas como "Who Framed Roger Rabbit" y "Jurassic Park". Se sugirieron nombres que incluían a Tom Hanks y Adam Sandler para las voces CGI detrás de The Man with the Yellow Hat, pero aún así el proyecto en desarrollo no estaba cuajando.

“En ese momento, las imágenes foto-realistas generadas por computadora eran extremadamente caras”, comparte Shapiro. "Basándonos en la naturaleza de los libros, tendríamos que crear una película de 75 a 80 minutos en la que la mayor parte del tiempo de pantalla fuera con un CGI George".

El trabajo CGI tampoco se prestó a los colores primarios simplistas y los dibujos a mano minuciosamente detallados de H.A. Rey.

Con el proyecto estancado, pasarían varios años antes de que Imagine y Universal volvieran a visitar a George. El productor Howard sabía que encajaba bien con su estudio, conocido por hacer películas de calidad, pero quería que el momento fuera perfecto. "Brian Grazer y yo siempre hemos sentido que había magia en esa relación", señala. “La curiosidad inquebrantable de George no era solo algo con lo que los niños pudieran identificarse, los padres podían identificarse con ella porque esa curiosidad mete a los niños en todo tipo de problemas. [La curiosidad] también fue algo para celebrar y promover.

"Hay algo adorable en las criaturas jóvenes", continúa. "Seres humanos, monos, cachorros, gatitos asomando la cabeza por una esquina, tratando de meterse debajo de una caja, empujando una puerta hasta que se abre y tratando de ver qué hay al otro lado".

Howard explica: “Lo hemos visto de muchas maneras diferentes (acción en vivo, animación en 3-D) y finalmente llegamos a la animación en 2-D, lo cual es un poco sorprendente en esta época, excepto que parece tan absolutamente apropiado para "Jorge el curioso". Hemos probado todo tipo de apariencia de George, convirtiéndolo en un tipo de personaje completamente diferente, simplemente averiguando cómo debería verse George. Y cada vez que nos desviamos de la esencia de esos H.A. Rey ilustraciones, siempre fue frustrante, siempre fue un poco decepcionante. Al final, decidimos que en lugar de reinventarlo, lo celebraremos y armaremos una historia narrativa que funcione bien y nos permita aprender más sobre George y ciertamente más sobre El hombre del sombrero amarillo. Esto nos permite explorar su relación, pero más que cualquier otra cosa, le permite a George meterse en muchos problemas de una manera muy entretenida ".

“Seguimos avanzando”, recuerda Kirschner. “Entre la acción en vivo, las versiones animatrónicas y el CGI, ha habido varias iteraciones de George. Pero nuestro momento no podría ser mejor. Tantas empresas se han subido al tren de las "caricaturas generadas por ordenador", muchas se han olvidado del arte de contar historias a través de la animación tradicional. Si hay un proyecto que pertenece en 2-D, "Jorge el curioso" es ".

La historia y el diseño se redujeron a la curiosidad básica de George y a cómo traducir eso en un largometraje que mantuviera el interés y el deleite de la audiencia. Brian Grazer, productor ganador de un premio de la Academia de Imagine, lo explica de manera sucinta: “La curiosidad es una curva de aprendizaje. Se trata de raspar algo que no sabes qué hay dentro. Y eso puede ser discordante y puede hacerte perder el equilibrio. Puede quitarle su base de poder, pero siempre lo lleva a un lugar mejor ".

Cuando se decidió que la película se crearía en animación 2-D, una vez más, una serie de escritores se turnaron para intentar crear un guión que fuera fiel a los libros de Reys, a la vez que lo suficientemente convincente como para mantener la atención de la audiencia familiar. durante un tiempo de ejecución de 75 a 80 minutos. A diferencia de otras adaptaciones cinematográficas de cuentos infantiles clásicos, era importante para el estudio que esta película no se apartara de ningún modo de un curso sano y sencillo en lo que respecta al tono o el lenguaje. No habría humor subido de tono o nerviosismo, nada en absoluto a lo que los padres de niños pequeños se preocuparan por exponer a sus hijos. Al mismo tiempo, no necesita rebajar a su audiencia ni sucumbir a la dulzura empalagosa. En última instancia, fue el escritor Ken Kaufman quien diseñó el guión, basado en una historia de Kaufman y Mike Werb, que fue el tipo de comedia y aventuras animada digna del propio “Jorge el curioso”.

Los productores tuvieron que encontrar un director para el proyecto que compartiera su visión, al tiempo que tenía la experiencia de la animación y la capacidad de reunir todos los elementos creativos necesarios para contar la historia. Después de varios comienzos en falso con otros directores, los productores y ejecutivos del estudio acordaron dejar que Matthew O’Callaghan tomara las riendas. Después de haber trabajado en Disney como director de Mickey's Twice Upon a Christmas, O'Callaghan, quien también se desempeñó como supervisor de animación en La Sirenita y creó la divertida Life with Louie para televisión, aportó nuevas ideas y energía a la película que impresionaron a los productores.

El mismo padre, O'Callaghan sabía que George necesitaba ser accesible tanto para los niños pequeños como para los adultos que llevarían a sus hijos a la película. Sintió que era vital “mantenerse fiel a los libros en su naturaleza gráfica, con sus colores brillantes y formas muy atractivas. Tienes que mirar hacia atrás en los libros de los años 40. Había estilos de color muy simples y muchos colores primarios ".

El director O’Callaghan siente que el paso límite para la animación de George fue, de hecho, su simplicidad. “La elección se hizo muy obvia, porque el producto se genera a partir de ilustraciones del libro con las que la gente está muy familiarizada”, señala. La animación tradicional simplemente representa y refleja mejor los libros que se habían ilustrado hace tantos años. Las ilustraciones son tan puras, simples y coloridas. Como George, son tan inocentes. El problema en el que se mete es solo porque tiene curiosidad. Su curiosidad lo lleva a inventos cada vez más grandes, aventuras que los niños pequeños podrían tener, simplemente usando su imaginación como globos flotantes sobre la ciudad y viajar en un cohete ".

Pero la animación por sí sola no contaría la historia del mono travieso. El director conocía el valor de los escritores creativos que pudieran tejer una historia curiosa basada en los siete Jorge el curioso libros de los Reys. O’Callaghan comenta:

“Al revisar los libros, descubrimos muchas cosas, mucho sobre cómo íbamos a diseñar la película en última instancia. El formato de los libros era El hombre del sombrero amarillo, que se despertaba por la mañana, se despedía de George, y George se embarcaba en sus aventuras y se metía en problemas. Y al final, El hombre del sombrero amarillo entraría y básicamente salvaría el día. Rápidamente nos dimos cuenta de que teníamos que estructurar la historia como una imagen de amigos ".

Ron Howard recuerda el proceso: “George es tan puro y tan virtuoso en su impulso por descubrir cómo funciona el mundo. Cada reunión, cada discusión creativa termina con todos nosotros sonriendo y asintiendo con la cabeza. Cualesquiera que sean los problemas, seguimos creyendo en el carácter y el espíritu de Jorge el curioso.”


La inesperada profundidad de Jorge el curioso

La historia de fondo de Margret y Hans Rey, la pareja que creó a Curious George & # 8212 huyendo de París cuando los nazis invadieron & # 8212 proyecta la lógica onírica de las historias bajo una nueva luz. Fotografía de Jack Young / AP

Cuando Hans y Margret Rey fueron a la tienda de bicicletas, la única que quedaba era una bicicleta construida para dos. Era el 11 de junio de 1940 en París. La radio anunciaba que la ciudad no sería defendida del ejército nazi que se acercaba. La pareja no tenía coche, ninguno de los trenes circulaba, dos millones de parisinos ya habían huido. Hans y Margret probaron la bicicleta tándem pero se dieron cuenta de que no podían arreglárselas. En cambio, compraron piezas de repuesto para bicicletas, que les costó tanto como habían estado pagando por un mes de alojamiento en un hotel agradable: la maníaca inflación del éxodo. Hans de alguna manera construyó dos bicicletas esa noche. La pareja se fue a la mañana siguiente con algo de comida, un poco de ropa y los dibujos para un libro infantil sobre un mono peligrosamente curioso.

Los libros de Jorge el curioso parecían pasados ​​de moda una vez que mi hija fue lo suficientemente mayor para ellos, cuando un amigo le transmitió una antología de “Jorge el curioso y sus amigos” con cierta ambivalencia. Esa noche le leí el primer cuento a mi hija. El Hombre del Sombrero Amarillo captura a George en la jungla y lo mete en una bolsa. George está visiblemente angustiado porque el texto lo describe como triste. El Hombre del Sombrero Amarillo luego lleva a George a bordo de un barco, le informa que lo llevarán a un zoológico y le aconseja que no se meta en problemas. El tono es alegre, aunque también cargado de miedo a lo desconocido. El evento principal en el barco es que George intenta volar como las gaviotas que ve y casi se ahoga.

Puedes ver cómo no es un libro que se escribiría de la misma manera hoy. The text seems oblivious to the resonances with the Middle Passage, and those resonances now feel at once buried and overwhelming. Yet the backstory of the Reys, which was largely unknown for years, makes the dream logic of the story seem different than it at first appears to an adult. The Reys were taken in by strangers, even housed in a barn along the route of their escape. They arrived in New York with almost no money, with their main luggage gone. And they must have also arrived with a tremendous sense of their extraordinary good fortune, their ultimate safety.

More in this series on the power and pleasures of children’s books.

On my first green reread of the George story to my daughter, the perils felt almost too intense for primary colors, primary readers. But the books are also suffused with a reassuring and almost fantastical sense of wealth: when George makes it to the city, he is given a pipe, nice striped pajamas, and a cozy, golden child-sized bed in which to sleep. And, in the beginning of the second book, he escapes—and never returns to—the zoo.

There are seven original Curious George tales, and seven other well-known and anthologized Margret and Hans Rey stories. Hans received most of the credit for many years, but the stories are now seen to have been true collaborations. The two had known each other as children in Hamburg. They were both from Jewish families. Before moving to Paris, they had spent years together in Rio de Janeiro—Hans had moved there first, not long after serving in the German Army during the First World War. In Rio, the couple fell in love and went into business together, designing large posters and maps. Though they had no children—not then and not ever—they did live with two marmoset monkeys. When they decided to travel back to Europe for a belated honeymoon, the marmoset monkeys came with them. It was a long, rainy crossing Margret knit the marmosets sweaters to keep them warm still, the monkeys died.

That first Curious George story was published in 1941. It reads as notably longer than most books pitched to the same age group these days. (Some of the later Curious George tales are even longer, which surprised me—I didn’t remember that.) After arriving to “the big city,” George finds himself in prison after unwittingly calling the fire department when there is no fire. He then escapes prison by walking on electrical wires, with the balance of a circus performer (or monkey). After that, George ends up in peril again, when he clutches too many helium balloons at once, but again he escapes his peril. “Curious George Takes a Job” (1947) is even more hectic: he escapes the zoo, rides atop a bus, has a spaghetti fiasco, becomes a happy four-handed dishwasher, works as a window-washer, impulsively paints a room in a high-rise building as a jungle scene, escapes down a fire escape, breaks his leg, passes out from ether, and then ends up—with more of that characteristic nineteen-forties glamour—starring in a movie.

In the nineteen-nineties, Houghton Mifflin Harcourt commissioned and distributed additional early-reader Curious George stories that were not written or illustrated by the Reys. Those stories were short and tended to focus on one simple mishap that was then made right. The seven original tales by the Reys are more like mini-picaresques. In them, George’s arc is almost more like that of, say, Cervantes: losing a hand in battle, captured by Barbary pirates, becoming the writer of an immortal classic.

“Curious George” was published after the Reys had made it out of France to Spain and then to Portugal and then to Rio and finally up to New York. They lost their luggage but still had their prints for a story about a monkey named Fifi. Their American publisher suggested that they choose a less French name. The Reys were accustomed to name changes: in Rio, Hans had begun signing his pieces as “H. A. Rey” in place of Hans Augusto Reyersbach. Margarethe Waldstein became Margret Rey. They had new business cards made, with their more marketable last name, and ran an advertising agency. In a “Curious George” manuscript draft page that shows the scene where the firemen arrive, you can see a note pencilled in next to the typed text: “No fire! Only a naughty little monkey.” In all of the Reys’ Curious George stories, physical peril is a constant: George floods a house, gets carried off by a kite, breaks a leg, crashes on a bike. The other constant is the reliably happy ending.

Little was publicly known about the Reys’ wartime experiences until a 2005 book, “The Journey That Saved Curious George,” written by Louise Borden and illustrated by Allan Drummond. A journal entry of H. A. Rey’s from 1940 included in that book tells us something of Hans’s temperament: Work was going “very slowly on account of events,” he noted, of the week the Nazis breached the French border. A letter of intent to publish “Curious George” from the English publisher Chatto & Windus specifies plans to publish the book barring any international “incident involving force majeur.” And later, a 1944 New Year’s card written from New York reads, “Let us think of the future that’s where we shall spend the rest of our lives.” The Reys were enormously successful after coming to New York, but they lived modestly.

It doesn’t seem like a given that the Reys would use their artistic talents to entertain children. One of Hans’s first ideas for a book was a new way to envision the night sky’s constellations—a project he began while serving as a German soldier in a foxhole. (The constellations book wasn’t published until 1952.) Margret studied art and photography at the Bauhaus school. The Finnish writer Tove Jansson also turned to writing for children at nearly the same historical moment. Jansson had been a brilliant political cartoonist the winter the Soviet Union invaded Finland, she began writing and illustrating a gentle story about a family of hippo-like woodland creatures, called Moomins, who are escaping a flood. The Moomins eventually absorbed most of Jansson’s artistic energy, as they faced comets, drank whiskey, lived in lighthouses, and took in easily frightened ghosts. And Michael Bond wrote the story of Paddington—“Please look after this bear. Thank you.”—after having seen Jewish refugee children arriving at London’s railway stations with signs around their necks. These stories are written not necessarily for children under duress but, instead, by adults who are themselves in duress, and who now prefer to devote their time to making children happy.


When was Curious George created?

Curious George was published by Houghton Mifflin in 1941, and for seventy-five years these books have been capturing the hearts and minds of readers throughout the world. All the Curious George books, including the seven original stories by Margret and Hans, have sold more than twenty-five million copies.

Likewise, who invented Curious George? H. A. Rey Margret Rey

Also to know, how long has Curious George been around?

Curious George was published by Houghton Mifflin in 1941 and for almost seventy-five years he ha sido capturing the hearts and minds of readers young and old throughout the world. Books about Curious George, including the seven original stories by Margret and Hans Rey, have sold over 75 million copies.

Has Curious George ever had a tail?

Curious George is called a "little monkey" in all of the Curious George literature, TV shows, and movies. Pero Curious George has no tail, and generally, that means you are an ape. But, there es one monkey with no tail, or at least one that es vestigial and not visible: The Barbary Macaque (Macaca sylvanus).


Hans Augusto Reyersbach was born in Hamburg, German Empire on September 16, 1898. Hans and Margret were German Jews. The couple first met in Hamburg at Margret's sister's 16th birthday party. They met again in Brazil, where Hans was working as a salesman of bathtubs and Margret had gone to escape the rise of Nazism in Germany. They married in 1935 and moved to Paris, France in August of that year. [3] They lived in Montmartre and fled Paris in June 1940 on self-made bicycles, carrying the Curious George manuscript with them. [4] [5]

He died three weeks before his 79th birthday on August 26, 1977 in Cambridge, Massachusetts, United States of America.

While in Paris, Hans' animal drawings came to the attention of a French publisher, who commissioned him to write a children's book. The result, Cecily G. and the Nine Monkeys, is little remembered, but one of its characters, an adorably impish monkey named Curious George, was such a success that the couple considered writing a book focused entirely on him. The outbreak of World War II interrupted their work. Being Jews, the Reys decided to flee Paris before the Nazis invaded the city. Hans assembled two bicycles, and they left the city just a few hours before it fell. Among the meager possessions they brought with them was the illustrated manuscript of Curious George. [4] [6]

The Reys' odyssey took them to Bayonne, France, where they were issued life-saving visas signed by Vice-Consul Manuel Vieira Braga (following instructions from Aristides de Sousa Mendes) on June 20, 1940. [7] They crossed the Spanish border, where they bought train tickets to Lisbon. From there they returned to Brazil, where they had met five years earlier, but this time they continued on to New York. The Reys escaped Europe carrying the manuscript to the first Curious George book, which was published in New York by Houghton Mifflin in 1941. Hans and Margret originally planned to use watercolor illustrations, but since they were responsible for the color separation, he changed these to the cartoon-like images that continue to be featured in each of the books. (A collector's edition with the original watercolors has since been released.) [8]

Curious George was an instant success, and the Reys were commissioned to write more adventures of the mischievous monkey and his friend, the Man in the Yellow Hat. They wrote seven stories in all, with Hans mainly doing the illustrations and Margret working mostly on the stories, though they both admitted to sharing the work and cooperating fully in every stage of development. At first, however, covers omitted Margret's name. In later editions, this was changed, and Margret now receives full credit for her role in developing the stories. [3] Curious George Takes a Job was named to the Lewis Carroll Shelf Award list in 1960.

The Reys relocated to Cambridge, Massachusetts during 1963, [3] in a house near Harvard Square, and lived there until Hans's death in 1977.

In the 1990s, the Reys' friends founded a children's bookstore named Curious George & Friends (formerly Curious George Goes to Wordsworth), which operated in Harvard Square until 2011. [9] A new Curious George themed store opened in 2012, The World's Only Curious George Store, which in 2019 moved to Central Square.


Ver el vídeo: The Journey that Saved Curious George: The True Wartime Escape of Margret and. Rey (Enero 2022).