Noticias

Aristóteles - Filosofía y vida

Aristóteles - Filosofía y vida

El filósofo griego Aristóteles (384-322 a. C.) hizo contribuciones significativas y duraderas a casi todos los aspectos del conocimiento humano, desde la lógica hasta la biología, la ética y la estética. Aunque eclipsado en la época clásica por el trabajo de su maestro Platón, desde la antigüedad tardía hasta la Ilustración, los escritos supervivientes de Aristóteles fueron increíblemente influyentes. En filosofía árabe, se le conocía simplemente como "El primer maestro"; en Occidente, era "El Filósofo".

Los primeros años de Aristóteles

Aristóteles nació en 384 a. C. en Stagira en el norte de Grecia. Sus dos padres eran miembros de familias médicas tradicionales, y su padre, Nicomachus, se desempeñó como médico de la corte del rey Amyntus III de Macedonia. Sus padres murieron cuando él era joven y probablemente se crió en la casa de su familia en Stagira. A los 17 años fue enviado a Atenas para inscribirse en la Academia de Platón. Pasó 20 años como alumno y maestro en la escuela, emergiendo con un gran respeto y una gran cantidad de críticas por las teorías de su maestro. Los escritos posteriores del propio Platón, en los que suavizó algunas posiciones anteriores, probablemente tengan la marca de repetidas discusiones con su alumno más talentoso.

Cuando Platón murió en 347, el control de la Academia pasó a su sobrino Speusippus. Aristóteles abandonó Atenas poco después, aunque no está claro si las frustraciones en la Academia o las dificultades políticas debido a las conexiones macedonias de su familia apresuraron su salida. Pasó cinco años en la costa de Asia Menor como invitado de antiguos alumnos en Assos y Lesbos. Fue aquí donde emprendió su investigación pionera en biología marina y se casó con su esposa Pythias, con quien tuvo su única hija, también llamada Pythias.

En 342, Aristóteles fue convocado a Macedonia por el rey Felipe II para enseñar a su hijo, el futuro Alejandro Magno, una reunión de grandes figuras históricas que, en palabras de un comentarista moderno, "tuvo un impacto notablemente pequeño en cualquiera de ellos".

Aristóteles y el Liceo

Aristóteles regresó a Atenas en 335 a. C. Como extranjero, no podía poseer propiedades, por lo que alquiló un espacio en el Lyceum, una antigua escuela de lucha libre en las afueras de la ciudad. Al igual que la Academia de Platón, el Liceo atrajo a estudiantes de todo el mundo griego y desarrolló un plan de estudios centrado en las enseñanzas de su fundador. De acuerdo con el principio de Aristóteles de examinar los escritos de otros como parte del proceso filosófico, el Liceo reunió una colección de manuscritos que comprendió una de las primeras grandes bibliotecas del mundo.

Obras de Aristóteles

Fue en el Liceo donde probablemente Aristóteles compuso la mayoría de sus aproximadamente 200 obras, de las cuales solo se conservan 31. En estilo, sus obras conocidas son densas y casi desordenadas, lo que sugiere que eran notas de lectura para uso interno en su escuela. Las obras supervivientes de Aristóteles se agrupan en cuatro categorías. El "Organon" es un conjunto de escritos que proporcionan un conjunto de herramientas lógicas para su uso en cualquier investigación filosófica o científica. Luego vienen los trabajos teóricos de Aristóteles, los más famosos son sus tratados sobre animales ("Partes de animales", "Movimiento de animales", etc.), la cosmología, la "Física" (una investigación básica sobre la naturaleza de la materia y el cambio) y el " Metafísica ”(una investigación cuasi-teológica de la existencia misma).

En tercer lugar están las llamadas obras prácticas de Aristóteles, en particular la "Ética a Nicómaco" y la "Política", ambas investigaciones profundas sobre la naturaleza del florecimiento humano a nivel individual, familiar y social. Finalmente, su “Retórica” y “Poética” examinan los productos finales de la productividad humana, incluyendo lo que constituye un argumento convincente y cómo una tragedia bien forjada puede infundir miedo y lástima catárticos.

El Organon

"El Organon" (latín para "instrumento") es una serie de obras de Aristóteles sobre lógica (lo que él mismo llamaría analítica) reunidas alrededor del 40 a. C. por Andrónico de Rodas y sus seguidores. El conjunto de seis libros incluye "Categorías", "Sobre la interpretación", "Análisis previo", "Análisis posterior", "Temas" y "Sobre refutaciones sofísticas". El Organon contiene el valor de Aristóteles en silogismos (del griego silogismos, o "conclusiones"), una forma de razonamiento en la que se extrae una conclusión a partir de dos premisas asumidas. Por ejemplo, todos los hombres son mortales, todos los griegos son hombres, por lo tanto, todos los griegos son mortales.

Metafísica

La "Metafísica" de Aristóteles, escrita literalmente después de su "Física", estudia la naturaleza de la existencia. Llamó a la metafísica la "primera filosofía" o "sabiduría". Su área principal de enfoque fue "ser qua ser", que examinó lo que se puede decir acerca de estar basado en lo que es, no debido a las cualidades particulares que pueda tener. En "Metafísica", Aristóteles también reflexiona sobre la causalidad, la forma, la materia e incluso un argumento basado en la lógica de la existencia de Dios.

Retórica

Para Aristóteles, la retórica es "la facultad de observar en un caso dado los medios de persuasión disponibles". Identificó tres métodos principales de retórica: ethos (ética), pathos (emocional) y logos (lógica). También dividió la retórica en tipos de discursos: epidécticos (ceremoniales), forenses (judiciales) y deliberativos (donde se requiere que la audiencia llegue a un veredicto). Su trabajo pionero en este campo le valió el apodo de "el padre de la retórica".

Poética

La "Poética" de Aristóteles se compuso alrededor del 330 a. C. y es el trabajo más antiguo existente de teoría dramática. A menudo se interpreta como una refutación al argumento de su maestro Platón de que la poesía es moralmente sospechosa y, por lo tanto, debe ser eliminada de una sociedad perfecta. Aristóteles adopta un enfoque diferente, analizando el propósito de la poesía. Sostiene que los esfuerzos creativos como la poesía y el teatro proporcionan catarsis, o la purga beneficiosa de las emociones a través del arte.

La muerte y el legado de Aristóteles

Después de la muerte de Alejandro Magno en 323 a. C., el sentimiento anti-macedonio obligó nuevamente a Aristóteles a huir de Atenas. Murió un poco al norte de la ciudad en 322, de un problema digestivo. Pidió ser enterrado junto a su esposa, quien había fallecido algunos años antes. En sus últimos años tuvo una relación con su esclavo Herpyllis, quien le dio a luz Nicomachus, el hijo que da nombre a su gran tratado de ética.

Los estudiantes favorecidos de Aristóteles se hicieron cargo del Liceo, pero en unas pocas décadas la influencia de la escuela se había desvanecido en comparación con la Academia rival. Durante varias generaciones, las obras de Aristóteles fueron casi olvidadas. El historiador Estrabón dice que estuvieron almacenados durante siglos en un sótano mohoso en Asia Menor antes de su redescubrimiento en el siglo I a.C., aunque es poco probable que fueran las únicas copias.

En el 30 a. C. Andrónico de Rodas agrupó y editó las obras restantes de Aristóteles en lo que se convirtió en la base de todas las ediciones posteriores. Después de la caída de Roma, Aristóteles todavía se leía en Bizancio y se hizo muy conocido en el mundo islámico, donde pensadores como Avicena (970-1037), Averroes (1126-1204) y el erudito judío Maimonodes (1134-1204) revitalizaron la filosofía de Aritóteles. preceptos lógicos y científicos.

Aristóteles en la Edad Media y más allá

En el siglo XIII, Aristóteles fue reintroducido en Occidente a través de la obra de Albertus Magnus y especialmente de Tomás de Aquino, cuya brillante síntesis del pensamiento aristotélico y cristiano proporcionó los cimientos de la filosofía, la teología y la ciencia católicas de la Baja Edad Media.

La influencia universal de Aristóteles disminuyó un poco durante el Renacimiento y la Reforma, cuando los reformadores religiosos y científicos cuestionaron la forma en que la Iglesia Católica había subsumido sus preceptos. Científicos como Galileo y Copérnico refutaron su modelo geocéntrico del sistema solar, mientras que anatomistas como William Harvey desmantelaron muchas de sus teorías biológicas. Sin embargo, incluso hoy, el trabajo de Aristóteles sigue siendo un punto de partida significativo para cualquier argumento en los campos de la lógica, la estética, la teoría política y la ética.


Aristóteles sobre el sentido de la vida

Para Aristóteles, el sentido de la vida es eudaimonia. Creo que Aristóteles descubrió algo realmente fundamental sobre el ser humano cuando pensó en qué los hace felices, qué quieren de la vida y cómo quieren organizar la sociedad para lograrlo.

Aristóteles descubre que la gente realiza muchas actividades diferentes. Por ejemplo, algunos quieren casarse y tener hijos, otros quieren hacer negocios o practicar deportes, viajar a tierras lejanas, leer libros, o les gusta sentarse en el parlamento, o quieren ser soldados profesionales.

Aristóteles preguntó, ¿hay algo en estas muchas actividades que tengan en común?

Veamos algunos ejemplos y preguntemos, ¿por qué una persona hace esto?

una. A Jack le gusta jugar al golf. Por supuesto que le gusta ganar, pero eso no es el final. Lo que más le interesa es un buen juego.

B. A Jacqueline le gusta mucho dinero en el banco. Pero no es el dinero en sí mismo, sino porque puede comprar lo que quiera con él.

C. Bill es ambicioso y quiere reconocimiento público por ayudar a los pobres. Pero si se pregunta por qué hace esto, respondería, me hace sentir bien ayudar a los demás.

D. A Mary le gustan las novelas románticas. Pero para ella, el interés no está en las novelas como tal, sino porque le gusta fantasear con el amor y el extranjero.

Y entonces podemos revisar una larga lista de actividades que la gente hace. Están entretenidos, desafiados, conmovidos, satisfechos, interesados ​​& # 8212 en una palabra, hacen estas cosas con un fin particular a la vista. ¿Cuál es este fin que buscan?

Aristóteles dice que todas estas actividades están diseñadas para lograr algo más que el propósito aparente para el que las hacemos. Podría construir una casa, pero la casa es para vivir. Así que la casa tiene otro propósito detrás. Podría ir a la guerra y mi propósito es la victoria, pero la victoria apunta a otro final más allá.

En otras palabras, cuando terminamos una actividad, miramos a otra. Por lo tanto, es la actividad en sí misma lo que es común a todas estas actividades. ¿Y por qué actividad? Porque nos hace felices perseguir algo que creemos que es bueno para nosotros:

Por lo tanto, si hay un fin para todo lo que hacemos, este será el bien que se puede lograr mediante la acción, y si hay más de uno, estos serán los bienes que se pueden lograr con la acción.

Por lo tanto, el fin que nos esforzamos por lograr es sentirnos bien, sentirnos felices: & # 8216 La felicidad, entonces, es algo final y autosuficiente, y es el fin de la acción. & # 8217 Y cuando hacemos estas cosas, siempre tratamos de hacerlas. lo mejor que podamos. A este intento lo mejor que podemos lo llama arete = excelencia.

En resumen, lo que es común a las actividades de todos los seres humanos es esto: buscamos el bien (agathon) en lo que hacemos, y perseguimos este bien para la felicidad (eudaimonia) eso trae. Y en la búsqueda de estas cosas, tendemos a encontrar la mayor satisfacción en hacerlas realmente bien (arete). Entonces: la buena vida es la búsqueda de la felicidad. Y la felicidad no está en las cosas que se hacen y el fin logrado, sino en hacerlo y además, la felicidad es el & # 8216end product & # 8217 por así decirlo.


Escuela peripatética

Aristóteles regresó a Atenas alrededor del año 335. A.E.C. Bajo la protección de Antipater (c. 397 & # x2013c. 319 A.E.C. ), Representante de Alejandro en Atenas, Aristóteles estableció una escuela filosófica propia, el Liceo, ubicado cerca de un santuario de Apolo Liceo. También conocida como Escuela Peripatética, la escuela tomó su nombre de su paseo con columnas (un paseo con una serie de columnas a cada lado). Las conferencias se dividieron en sesiones matutinas y vespertinas. Los más difíciles se daban por la mañana, y los más fáciles y populares se daban por la tarde. El propio Aristóteles dirigió la escuela hasta la muerte de Alejandro en 323. A.E.C. , cuando salió de Atenas, temiendo por su seguridad debido a su estrecha asociación con los macedonios. Fue a Chalcis, Grecia, donde murió al año siguiente de problemas intestinales. Su testamento, conservado en los escritos de Diógenes Laercio (siglo III C.E. ), mantenía a su hija Pythias y a su hijo Nicomachus, así como a sus esclavos.


Vida y filosofía de Aristóteles

Las dos principales influencias de Aristóteles en esta vida e investigación fueron de su padre y del tiempo que pasó en la Academia de Platón antes de la muerte de Platón en 347 a. C. Nicomachus, el padre de Aristóteles, era médico y llegó a enseñarle a su hijo medicina y biología griegas cuando Aristóteles era muy joven. [1] Podemos deducir que el padre de Aristóteles tuvo una gran influencia en su vida por la forma en que estos temas se trasladaron a su investigación y por el hecho de que Aristóteles nombró a su hijo como su padre. El tiempo de Aristóteles en la Academia de Platón sentó un precedente que Aristóteles seguiría tanto en su filosofía política como en la trayectoria de su vida. Al igual que Platón, Aristóteles pasó un tiempo en Atenas y comenzó su propia escuela, el Liceo, donde Aristóteles recopiló información sobre una miríada de temas como “botánica, biología, lógica, música, matemáticas, astronomía, medicina, cosmología, física, la historia de filosofía, metafísica, psicología, ética, teología, retórica, historia política, gobierno y teoría política, retórica y artes ”. [2] Según algunos relatos antiguos, los manuscritos recopilados en el Liceo eran la gran biblioteca de la antigüedad. Finalmente, hacia el final de su vida podemos ver a Aristóteles haciendo comparaciones entre él y Sócrates, ya que cuando Alejandro el Grande murió y una ola de sentimiento anti-macedonio se apoderó de Atenas, Aristóteles huyó de la ciudad por su propia seguridad. Al salir de Atenas, Aristóteles dijo la línea probablemente apócrifa de que “no vio ninguna razón para permitir que Atenas pecara dos veces contra la filosofía”. [3] Esto, por supuesto, se refiere al rastro y la condena de Sócrates por cuestionar el statu quo.

En su filosofía política podemos ver dos conceptos que se transmitieron a través de tres generaciones de filósofos Sócrates, Platón y Aristóteles. Un concepto se expresa mejor en las respuestas de Aristóteles a la pregunta: "¿Qué hace que una ciudad-estado sea buena?" o "¿cuál es la mejor forma de gobierno?" El otro concepto también proviene de la pregunta "¿cómo podemos hacer realidad la ciudad-estado ideal (o forma de gobierno)?" Sócrates, Platón y Aristóteles creían que el gobierno democrático ateniense no era la mejor manera de dirigir una ciudad-estado y estaban conectados de alguna manera con poderes externos que habían impuesto el control sobre Atenas, es decir, los Treinta Tiranos y el imperio de Alejandro Magno. Aunque dan distintas respuestas a la primera pregunta. Platón defendió a los reyes filósofos, Aristóteles amplió enormemente esto al defender una constitución virtuosa para una ciudad-estado, ya sea una realeza o una política. Sin embargo, ambos parecen estar de acuerdo en la necesidad de que la ciudad-estado eduque a los ciudadanos. Con respecto a la institución moderna de educación pública, tanto Platón como Aristóteles se adelantaron a su tiempo. Creían que el ciudadano ideal debería recibir una educación de filósofo y poder participar en el proceso político. La participación política es la clave para una ciudad-estado saludable que permita una mayor felicidad y una vida más plena para todos sus habitantes.

Aristóteles y la ciudad-estado

La palabra "política" deriva de la palabra griega polis para ciudad-estado. Para los griegos, la política tenía todo que ver con la ciudad-estado, la comunidad política que existía dentro de ella y la relación de los ciudadanos y otros individuos con esa comunidad política. Aristóteles define una ciudad-estado como una comunidad, señalando que cada comunidad aspira a ser buena, la que tiene más autoridad para hacer el bien. Esta comunidad es la que se llama ciudad-estado, la comunidad que es política. Más específicamente, Aristóteles sostiene que una ciudad-estado es un producto de la naturaleza porque los humanos son animales políticos. Los seres humanos dependen unos de otros para sobrevivir y la mayoría no puede sobrevivir sin pertenecer a una comunidad política. Sin embargo, una ciudad-estado no es simplemente una comunidad política que se ha unido para sobrevivir, sino más bien para prosperar y mejorar las vidas de quienes están dentro. Aristóteles dice que las ciudades-estado llegan a ser "por el bien de vivir, pero sigue existiendo por el bien de vivir bien". Las ideas políticas y morales de Aristóteles se basan en sus definiciones de la ciudad-estado como fenómeno natural.

La naturaleza humana

Aristóteles ve las condiciones políticas en las que viven los seres humanos como resultado de la naturaleza de cada persona, así como la mayoría de las relaciones en la comunidad política que corresponden a la relación entre el gobernante y los gobernados, es decir, amo y esclavo, hombre y mujer, rey y ciudadano. Por ejemplo, sobre la relación entre el hombre y la mujer, Aristóteles dice: “Además, la relación de hombre a mujer es la de superior natural a inferior natural, y la de gobernante a gobernado. Pero, de hecho, lo mismo se aplica a todos los seres humanos ". De hecho, Aristóteles cree que esta dinámica está dentro de cada individuo en la relación entre el cuerpo y el alma. Siendo el alma quien gobierna, toma decisiones, posee la razón siendo el cuerpo la mitad que se gobierna. Aristóteles cree que la dinámica de gobernante y gobernado es mutuamente beneficiosa para ambas partes, como cuando dice: "Porque si algo es capaz de previsión racional, es un gobernante y amo natural, mientras que cualquier cosa que pueda usar su cuerpo para trabajar es gobernado y es un esclavo natural. Es por eso que lo mismo es beneficioso tanto para el amo como para el esclavo ”. Los esclavos son una propiedad que sirve como herramienta de acción para su amo, similar a cómo el alma puede ordenarle al cuerpo que coma o respire.Aristóteles profundiza en la esclavitud y la ciencia de la gestión del hogar. Sus ideas sobre la esclavitud ciertamente resultan elitistas y espantosas para nuestra sensibilidad moderna de hoy. Sin embargo, para la época de Aristóteles y durante los siglos siguientes, este habría sido un punto de vista ampliamente aceptado.

Los puntos de vista de Aristóteles sobre las relaciones mutuamente beneficiosas también se aplican a sus ideas sobre la ciudad-estado y cómo deben gobernarse. El propósito de la ciudad-estado es promover la felicidad general de todos sus habitantes, y Aristóteles creía que diferentes formas de gobierno podrían lograr este objetivo. La definición de felicidad de Aristóteles no era subjetiva, significando cosas diferentes para diferentes personas, sino más bien, la felicidad era vivir una vida de acuerdo con la razón. Aquellos que optaron por no perseguir la felicidad eligieron vivir en un estado de existencia inferior. Al perseguir la promoción de la felicidad, las ciudades-estado no tenían que justificar su autoridad sobre la comunidad política, que difiere de nuestra noción moderna de soberanía del pueblo. Aristóteles se refiere a las formas que podría adoptar el gobierno como la constitución de una ciudad-estado. Ni la monarquía, la aristocracia ni la democracia eran inherentemente buenas o malas porque cada una tiene capacidad para ambas. Aristóteles se refirió a las diferentes formas que pueden adoptar los gobiernos y cómo cada una puede ser la forma correcta de gobierno o una forma desviada. Las formas correctas, utilizando los métodos y definiciones de Aristóteles, son una realeza gobernada por uno, una aristocracia gobernada por unos pocos y una política gobernada por muchos. Estos tipos de gobierno se desvían cuando se alejan del objetivo de la felicidad general convirtiéndose en una tiranía, una oligarquía o una democracia. Aristóteles dice: “Porque la tiranía es gobernada por una persona en beneficio del monarca, la oligarquía es en beneficio de los ricos y la democracia es en beneficio de los pobres. Pero ninguno es para su beneficio común ".

Ciudadanía

Las opiniones de Aristóteles sobre la ciudadanía pueden haber contradicho algunas de las opiniones de sus contemporáneos en el sentido de que no cree que la ciudadanía deba basarse en el nacimiento o la riqueza, sino que la ciudadanía debería basarse en la utilidad de un individuo para salvaguardar la comunidad política. Aristóteles usa la analogía de los marineros en un barco que son responsables de la seguridad de todos en el barco. El barco es la comunidad política y los marineros son la idea ciudadanos por la función que cumplen. Aristóteles dice: “Porque la seguridad del viaje es tarea de todos, ya que eso es lo que busca cada uno de los marineros. De la misma manera, entonces, también los ciudadanos, aunque sean distintos, tienen como tarea la seguridad de la comunidad ”. El papel exacto que debe cumplir un ciudadano depende del tipo de gobierno o constitución que tenga su ciudad-estado. Aristóteles no creía que las mujeres, los esclavos o los trabajadores pobres tuvieran la capacidad de ser ciudadanos. Los ciudadanos vendrían del lado dominante de la dinámica amo / esclavo de Aristóteles, pero también podrían servir a la comunidad política. "Un buen ciudadano", dice Aristóteles, "debe tener el conocimiento y la capacidad tanto para ser gobernado como para gobernar, y esta es la virtud de un ciudadano, conocer el gobierno de personas libres de ambos lados". Además, ser un buen ciudadano tampoco indica que alguien sea una buena persona, aunque sí es posible ser ambas cosas. Una buena persona, alguien que vive una vida virtuosa, se define por la singular definición de bien de Aristóteles. Los atributos de un buen ciudadano dependen de la constitución de la ciudad-estado de ese ciudadano.

Ética

Es importante comprender que la ética de Aristóteles también está muy ligada a sus ideas políticas. En eso, cree que las personas y las ciudades-estado comparten atributos similares, y que las cualidades que hacen a una buena persona también contribuyen a una buena ciudad-estado. Dice abriendo el argumento en el Libro VII, “Queda por decir si la felicidad de cada ser humano individual es la misma que la de una ciudad-estado o no. Pero aquí también la respuesta es evidente, ya que todos estarían de acuerdo en que son iguales ”. [4] Más específicamente, Aristóteles sostiene que es evidente que los humanos, individual y colectivamente, tienen el mismo fin. [5] La vida colectiva de las personas se equipara a la constitución de la ciudad-estado. Si bien esto es un poco confuso, ya que en nuestra discusión anterior hemos revisado la idea de que Aristóteles ser una buena persona no era lo mismo que ser un buen ciudadano, en el Libro VII a menudo correlaciona los rasgos de una persona virtuosa y una constitución virtuosa de una persona. Estado de la Ciudad. Todo esto entra en las ideas de Aristóteles sobre la educación colectiva. Sin duda, esta es una influencia de Platón, quien también defendió lo que hoy llamaríamos educación pública. Ambos concluyen que sería muy beneficioso para las comunidades políticas educar a los ciudadanos colectivos, para que puedan adquirir las habilidades necesarias para ser buenos ciudadanos.

Aristóteles y la comunidad política ideal n. ° 8217

Aristóteles también sostiene que la comunidad política ideal debería tener una gran clase media, observe que el término "clase media" está en el contexto de cómo lo abordamos entonces en la actualidad. Aristóteles creía que una gran brecha entre ricos y pobres solo conduciría a luchas internas y la desaparición de la polis. Si una ciudad-estado se divide entre los ricos y la gente (los pobres), Aristóteles sostiene que, “siempre que un bando u otro gana más poder que sus oponentes, no establecen ni una constitución común ni una igual, sino que adoptan su superioridad en la constitución como recompensa de su victoria y hacer en un caso una democracia y en el otro una oligarquía ”[6] Cuando un legislador hace leyes para una polis, siempre debe incluir“ el medio ”en su constitución si es para una oligarquía o una democracia. Un "medio" grande produce una constitución estable. [7] Este argumento a favor de tener un "medio" fuerte en la constitución de una ciudad-estado parece provenir también de la ética de Aristóteles. Como se dijo anteriormente, Aristóteles creía que lo que hacía a una buena persona también hacía una buena constitución que equipara al individuo con lo colectivo. Aristóteles creía que la virtud se podía encontrar en medio de dos vicios opuestos polares de la misma manera, en la estructura de una constitución se debería encontrar un medio entre ricos y pobres. Creo que Aristóteles abogaría por la igualdad sobre los derechos individuales, ya que las cualidades de un ciudadano dependían de la constitución de una polis.


Aristóteles & # 8217s Filosofía de la vida y la búsqueda de la felicidad (PHIL 310/001)

Este curso ofrece un examen en profundidad de la filosofía de la vida de Aristóteles (como se presenta principalmente en sus tratados biológicos) y la forma en que da forma a su concepción de lo que significa para los humanos vivir una vida feliz (como se presenta en los tratados éticos). Leeremos una amplia gama de obras de Aristóteles (incluidas, selecciones de, Sobre el alma, Las partes de los animales, Generación de animales, Sobre los cielos, Ética y política a Nicómaco), así como fuentes secundarias relevantes. Los temas que se discutirán son, entre otros, el relato de Aristóteles del alma y de las funciones del alma su biología (incluida la embriología) su biocosmología las opiniones de Aristóteles sobre el estatus 'especial' de los seres humanos sus opiniones sobre las mujeres y los esclavos naturales y sus puntos de vista sobre el papel de la virtud y la amistad para vivir una vida feliz. Se prestará especial atención a las interacciones de Aristóteles con sus predecesores en sus discusiones sobre problemas filosóficos y a los problemas metodológicos involucrados en el estudio de los tratados de Aristóteles, muchos de los cuales son notoriamente difíciles y oscuros.


4. Schr & oumldinger's Dual & ldquoLegacy & rdquo

El impacto del escaso volumen de Schr & oumldinger en una generación de físicos y químicos que se sintieron atraídos por la biología y que fundaron la biología molecular está bien documentado (Judson 1979 Kay 2000). El conocimiento sobre la base de las proteínas y los ácidos nucleicos de los sistemas vivos se sigue obteniendo a un ritmo acelerado, con la secuenciación del genoma humano como un hito importante en este camino de descubrimiento. El ADN "auto-replicante" se ha convertido en una metáfora importante para comprender la vida en su totalidad. El mundo se divide en replicadores, que se consideran fundamentales y controlan el desarrollo y son el nivel fundamental de acción de la selección natural, y los interactores, las moléculas y estructuras codificadas por los replicadores (Dawkins 1976, 1989). De hecho, Dawkins relega a los organismos al estado de vehículos genéticos epifenómenos o máquinas de supervivencia. Se ha producido una reacción a lo que se percibe como un énfasis excesivo en la replicación del ácido nucleico (véase, por ejemplo, Keller 1995, 2002 Moss 2003). En particular, los teóricos de los sistemas del desarrollo han defendido un pluralismo causal en la biología evolutiva y del desarrollo (véanse los ensayos y referencias en Oyama, Griffiths y Gray 2001). Sin embargo, el rápido progreso en la secuenciación de genes está produciendo conocimientos fundamentales sobre la relación entre genes y morfología y ha agregado dimensiones importantes a nuestra comprensión de los fenómenos evolutivos (ver, por ejemplo, Graur & amp Li 2000 Carroll, Grenier & amp Weatehrbee 2001).

Lo que es menos conocido es el trabajo de más de medio siglo inspirado, en parte, por el otro pilar del argumento de Schr & oumldinger, a saber, cómo los organismos adquieren orden a partir del desorden a través de la termodinámica de sistemas abiertos lejos del equilibrio (Schneider & amp Kay 1995). Ilya Prigogine (1947) se destacó entre los primeros estudiosos de esa termodinámica de desequilibrio. Prigogine influyó en J. D. Bernal en sus conferencias de 1947 sobre la base física de la vida para comenzar a comprender cómo los organismos producían su orden interno mientras afectaban su entorno no solo por sus actividades, sino también por el desorden creado en él (Bernal 1951). Harold Morowitz abordó explícitamente el tema del flujo de energía y la producción de organización biológica, posteriormente generalizado de varias formas (Morowitz 1968 Peacocke 1983 Brooks y Wiley 1986: Wicken 1987 Schneider 1993 Swenson 2000 Morowitz 2002). El orden interno puede ser producido por gradientes de flujo de energía (materia / energía) a través de los sistemas vivos. Las estructuras así producidas ayudan no sólo a atraer más energía a través del sistema, a alargar su tiempo de retención en el sistema, sino también a disipar la energía degradada, o entropía, al medio ambiente, pagando así la "deuda de ldquoentropía" de Schrömldinger. fenómenos más generales de estructuras disipativas. & ldquoCon la ayuda de este intercambio de energía y materia con el medio ambiente, el sistema mantiene su desequilibrio interno, y el desequilibrio a su vez mantiene el proceso de intercambio & hellip. Una estructura disipativa se renueva continuamente y mantiene un régimen dinámico particular, una estructura espacio-temporal globalmente estable y rdquo (Jantsch 1980). Sin embargo, la termodinámica solo puede tratar con la posibilidad de que algo pueda ocurrir espontáneamente si los fenómenos autoorganizados ocurren dependiendo de las condiciones específicas reales (inicial y límite) así como de las relaciones entre los componentes (Williams y Frausto da Silva 1999).

Ver la célula como una estructura termodinámica y rsquo disipativa no debía considerarse como una reducción de la célula a la física, como señaló Bernal, sino que se estaba desplegando una física más rica de lo que Warren Weaver llamó `` complejidad ldquoorganizada '' (en contraste con el orden simple o la `` complejidad quodisorganizada '') ( Weaver, 1948). El desarrollo de esta "física nueva" de los sistemas abiertos y las estructuras disipativas que surgen en ellos fue el cumplimiento del desarrollo que previó Schr & oumldinger (Rosen 2000). Las estructuras disipativas en los sistemas físicos y químicos son fenómenos que se explican por la termodinámica del desequilibrio (Prigogine & amp Stengers 1984). Los patrones espacio-temporales emergentes y autoorganizados observados en la reacción de Belousov-Zhabotinski también se observan en sistemas biológicos (como en la agregación de mohos limosos o patrones eléctricos en la actividad cardíaca) (Tyson 1976 Sole y Goodwin 2000). De hecho, los fenómenos de autoorganización relacionados impregnan la biología (Camazine et al. 2001). Tales fenómenos se observan no solo en células y organismos, sino también en ecosistemas, lo que refuerza la noción de que se necesita una perspectiva de sistemas más amplia como parte de la nueva física (Ulanowicz 1997). Importantes para tales fenómenos son la dinámica de interacciones no lineales (donde las respuestas de un sistema pueden ser mucho mayores que el estímulo) y los ciclos autocatalíticos (secuencias de reacción que están cerradas sobre sí mismas y en las que se encuentra una mayor cantidad de uno o más materiales de partida). realizado a través de los procesos). Dado que los catalizadores en los sistemas biológicos están codificados en los genes del ADN, un lugar para comenzar a definir la vida es ver los sistemas vivos como entidades cíclicas autocatalíticas informadas que se desarrollan y evolucionan bajo los dictados duales de la segunda ley de la termodinámica y de la naturaleza. selección (Depew & amp Weber 1995 Weber & amp Depew 1996). Este enfoque conecta de forma no reductiva los fenómenos de los sistemas vivos con las leyes básicas de la física y la química (Harold 2001). Otros intuyen que se necesita una física aún más rica para captar adecuadamente los fenómenos autoorganizados observados en biología y especulan que una "cuarta ley" de termodinámica sobre tales fenómenos puede ser necesaria en última instancia (Kauffman 1993, 1995, 2000). En cualquier caso, las herramientas se desarrollan cada vez más para las "ciencias de la complejidad" y se despliegan para desarrollar mejores modelos de sistemas vivos (Depew & amp Weber 1995 Kauffman 2000). Robert Rosen nos ha recordado que la complejidad no es la vida en sí misma, sino lo que él denomina "hábitat de la vida" y que debemos centrarnos en lo relacional. "La organización involucra inherentemente funciones y sus interrelaciones" (Rosen 1991, 280). Queda por ver si las ciencias de la complejidad existentes son suficientes o si se necesita un marco conceptual más nuevo (Harold 2001). Los seres vivos exhiben una organización compleja y funcional y una capacidad para adaptarse más a sus entornos a lo largo del tiempo generacional, fenómenos que representan el desafío a las explicaciones basadas en la física basadas en supuestos mecanicistas (reduccionistas). Al apelar a la dinámica de sistemas complejos, existe la posibilidad de teorías basadas en la física que puedan abordar enérgicamente los fenómenos de emergencia sin tener que recurrir al tipo de "quovitalismo" que fue apoyado por algunos en la primera parte del siglo XX.


Referencias y notas

  1. Así, por ejemplo, las 400 páginas Compañero de Cambridge a Aristóteles (Editado por Jonathan Barnes, Cambridge University Press, 1995), incluye solo unas 10 páginas relacionadas con la biología de Aristóteles.

Una búsqueda básica de JSTOR (https://www.jstor.org/) muestra que de decenas de miles de artículos que mencionan a Aristóteles, tal vez unos pocos cientos hacen alguna conexión entre Aristóteles y la fisiología, y mucho menos discuten la relevancia de las teorías de Aristóteles para los estudios modernos. recomendaciones. No se encontraron artículos sobre la relación de las enseñanzas de Aristóteles con la biogerontología moderna.

Según Grene, la metodología de Aristóteles es en gran medida irrelevante para la investigación moderna. Ella percibe cierta continuidad para los conceptos ontológicos fundamentales de Aristóteles de "telos", "eidos" y el "ser lo que es", pero no para los procesos fisiológicos reales que describe Aristóteles.

  1. Walter Stanley Hett, "Introducción a On the Soul" de Aristóteles, en: Aristóteles en veintitrés volúmenes, William Heinemann Ltd., Londres, 1975, vol. VIII, pág. vii.
  2. Edward Grant, "El aristotelismo y la longevidad de la visión del mundo medieval", Historia de la ciencia, 16, 93-106, 1978.
  3. Aristóteles, En el alma (traducido con notas de Walter Stanley Hett), en: Aristóteles en veintitrés volúmenes, William Heinemann Ltd., Londres, 1975 (en lo sucesivo, "En el alma”, A menos que se especifique una traducción diferente), Libro 2, Parte 4, 415b9-12, p. 87.
  4. En el alma Libro 2, Parte 4.
  5. 7. El “vitalismo” parecía ser una teoría muy “viable” a principios del siglo XX, como puede verse en los siguientes trabajos:

Hans Driesch, La historia y teoría del vitalismo, J.A.Barth, Leipzig, 1905, https://archive.org/details/cu31924003039330

Walter T. Marvin, "Mecanismo versus vitalismo como cuestión filosófica", La revisión filosófica, 27(6), 616-627, 1918

Herbert Spencer Jennings, "Mecanismo y vitalismo", El Revisión filosófica, 27(6), 577-596, 1918.

Más tarde, el prestigio académico del "vitalismo" parece haber disminuido drásticamente. Sin embargo, el “vitalismo” siguió siendo mencionado en el discurso biológico. De especial interés es la adopción del vitalismo en la teoría del envejecimiento por parte del gerontólogo alemán Max Bürger (1885-1966). Ver: Max Bürger, Altern und Krankheit (Envejecimiento y enfermedad), Zweite Auflage (2ª edición), Veb Georg Thieme, Leipzig, 1954 (publicado por primera vez en 1947), “Das Altern im Lichte der vitalistischen Autonomielehre” (Envejecimiento a la luz de la teoría de la autonomía vitalista), págs. 39-41.

La afinidad de Aristóteles con el vitalismo se ha afirmado con frecuencia, por ejemplo en obras como:

Ernst Mayr, El crecimiento del pensamiento biológico, Harvard University Press, Cambridge MA, 1982, pág. 52

Richard J. Cameron, Teleología y filosofía contemporánea de la biología: un relato de la naturaleza de la vida, Universidad de Colorado, 2000, págs. 33-40.

  1. En el alma 1.2. 405b 12-31, págs. 29-30 1.5. 409b19- 410a3, pág. 55.
  2. Ibídem. 1.2. 405a6-14, pág. 27.
  3. Ibídem. 1.4. 407b28-32, pág. 43 408a10-28, págs. 45-46.
  4. Ibídem. 1.4. 407b28, pág. 43.
  5. Ibídem. 1.4. 408a24, pág. 45.
  6. Sigmund Freud, Más allá del principio del placer (Traducido por James Strachey), Liveright, Nueva York, 1976, p. 38.
  7. Erwin Schrodinger, ¿Qué es la vida? Cambridge University Press, Cambridge, 1996, pág. 67.
  8. Len Fisher, Pesando el alma: la evolución de las creencias científicas, Weidenfeld & amp Nicolson, Londres, 2004.
  9. En el alma 1.5. 410a7-14, pág. 57.
  10. Ibídem. 3.2. 425b27-426a2, pág. 147.
  11. Ibídem . 1.5. 409a32-409b4, pág. 53.
  12. Ibídem. 1.4. 407b33-408a9, págs. 43-44.
  13. Ibídem. 1.5. 411b16-31, pág. sesenta y cinco.
  14. "Vitalism", Wikipedia, 2017, http://en.wikipedia.org/wiki/Vitalism

Hans Driesch, La historia y teoría del vitalismo, J.A.Barth, Leipzig, 1905, https://archive.org/details/cu31924003039330

Philip G. Fothergill (Ed.), Mecanismo y vitalismo: aspectos filosóficos de la biología, Prensa de la Universidad de Notre Dame, Notre Dame Ind., 1962.

Robert Hugh Kargon, El atomismo en Inglaterra de Hariot a Newton, Clarendon Press, Oxford, 1966

Joshua C. Gregory, Breve historia del atomismo: de Demócrito a Bohr, A. & amp C. Black Ltd., Londres, 1931.

  1. Aristóteles, En el alma (Traducido por John Alexander Smith), en: Las obras completas de Aristóteles: la traducción revisada de Oxford (Editado por Jonathan Barnes), Princeton University Press, Princeton, 1984, Parte 2, Cap. 4, 415b9-12, pág. 661.

(La traducción de Smith de este pasaje parecía más completa que la de Hett: "El alma es la causa y el primer principio del cuerpo viviente". Excepto por este único caso, la traducción de Hett de En el alma se menciona a lo largo de este documento).

  1. Walter Stanley Hett, "Introducción a Aristóteles Sobre el alma", en: Aristóteles en veintitrés volúmenes, William Heinemann Ltd., Londres, 1975, vol. VIII, págs. Xi-xii.
  2. Ver notas 7, 21 y 22.
  3. "Termodinámica", en: OxfordDiccionario de Ciencias, Oxford University Press, 1999, págs. 784-785.
  4. Aristóteles, Sobre la juventud, la vejez, la vida y la muerte y la respiración (Traducido por George Robert Thomson Ross), en: Las obras completas de Aristóteles: la traducción revisada de Oxford (Editado por Jonathan Barnes), Princeton University Press, Princeton, 1984, vol. 1, 14 (8). 474a25-27, pág. 754 (en adelante denominado Sobre la juventud y la vejez).
  5. Sobre la juventud y la vejez, 13 (7). 473a28-473b8, pág. 753.
  6. Ibídem. 10 (4). 471b30-472a17, pág. 751.
  7. Ibídem. 8 (2). 470b27-471a5, pág. 749-750.
  8. Ibídem. 13 (7). 474a7-23, pág. 754 8 (2). 471a6-19, pág. 750.
  9. Ibídem. 14 (8). 474a25-27, pág. 754.
  10. Ibídem. 5. 469b21-470a4, pág. 748.
  11. Ibídem. 5. 469b21-470a4, pág. 748 26 (20). 479b19-20, pág. 761.
  12. Ibídem. 5. 469b21-470a4, pág. 748 24 (18). 479b1-5, pág. 761.
  13. Ibídem. 5. 470a517, pág. 748.
  14. Ibídem. 6. 470a20-470b5, pág. 749.
  15. "Ciclo de Carnot", en: Diccionario de Ciencias de Oxford, Oxford University Press, 1999, pág. 130.
  16. Max Fogiel (Ed.), El solucionador de problemas de biología. Una guía de solución completa para cualquier libro de texto, Asociación de Investigación y Educación, Piscataway, Nueva Jersey, EE. UU., 1990 (reeditado en 2001), 3.35, p. 117 (en lo sucesivo denominado "Fogiel, El solucionador de problemas de biología”).

Cabe señalar que aquí las referencias a este libro de texto / solucionador de problemas bastante conocido y bien difundido, que incluye alrededor de 800 temas "para estudios de pregrado y posgrado", relacionados con todas las áreas de la biología y la fisiología, tienen la intención de mostrar la relación y la sucesión con los puntos de vista actuales comúnmente enseñados (en comparación con la investigación original que puede considerarse más parcial y potencialmente controvertida, que no obstante también se cita). Las referencias a otros libros de texto, libros de referencia científica y diccionarios se realizan con el mismo propósito de mostrar relevancia para el conocimiento común contemporáneo.

  1. Sobre el enfoque de gerontología comparada, buscando los determinantes diferenciales del envejecimiento y la longevidad, ver, por ejemplo:

Steven N. Austad, Kathleen E. Fischer, & # 8220 Envejecimiento, metabolismo y ecología de los mamíferos: evidencia de los murciélagos y marsupiales, & # 8221 Revista de Gerontología: Ciencias Biológicas, 46 (2), B47-53, 1991

Steven N. Austad, & # 8220Comparativo de envejecimiento e historias de vida en mamíferos, & # 8221 Gerontología experimental, 32(1-2), 23-38, 1997

Virpi Lummaa, "Condiciones de desarrollo temprano y éxito reproductivo en humanos: efectos posteriores de la hambruna prenatal, el peso al nacer y el momento del nacimiento" Revista estadounidense de biología humana, 15(3), 370-379, 2003

  1. Jay Olshansky, Toni Antonucci, Lisa Berkman, Robert H. Binstock, Axel Boersch-Supan, John T. Cacioppo, Bruce A. Carnes, Laura L. Carstensen, Linda P. Fried, Dana P. Goldman, James Jackson, Martin Kohli, John Rother, Yuhui Zheng, John Rowe, "Las diferencias en la esperanza de vida debido a la raza y las diferencias educativas se están ampliando, y es posible que muchos no se pongan al día". Asuntos de salud, 31(8), 1803-1813, 2012.
  2. Aristóteles, Sobre la duración y la brevedad de la vida (Traducido por G.R.T. Ross), en: Las obras completas de Aristóteles: la traducción revisada de Oxford (Editado por Jonathan Barnes), Princeton University Press, Princeton, 1984, vol. 1 (en lo sucesivo, Sobre la duración y la brevedad de la vida), Sección 1, 464b20-465a11, p. 740.
  3. Sobre la duración y la brevedad de la vida, 4. 466a9-16, pág. 742.
  4. Ibídem. 5. 466a17-31, pág. 742.
  5. Elie Metchnikoff, Estudios sobre la naturaleza del hombre (en ruso), The USSR Academy of Sciences Press, Moscú, 1961 (publicado por primera vez en 1903), pág. 193 (en lo sucesivo denominado "Metchnikoff, Sobre la naturaleza del hombre”)

Fogiel, El solucionador de problemas de biología, 1,15, pág. 17

"Agua," Oxford Diccionario de Ciencias, Oxford University Press, 1999, págs. 833-834.

  1. Michael N. Sawka, Samuel N. Cheuvront, Robert Carter 3 rd, "Human water needs", Reseñas de nutrición, 63 (6 puntos 2), S30-S39, 2005

Michelle P.B. Guppy, Sharon M. Mickan, Chris B. Del Mar, Sarah Thorning, Alexander Rack, "Aconsejar a los pacientes que aumenten la ingesta de líquidos para tratar las infecciones respiratorias agudas", Base de datos Cochrane de revisiones sistemáticas, 2011 (2), CD004419, 2011

Bell T.N., "Diabetes insipidus", Clínicas de enfermería de cuidados intensivos de América del Norte, 6(4), 675-685, 1994

Friedrich Manz, Andreas Wentz, "La importancia de una buena hidratación para la prevención de enfermedades crónicas", Reseñas de nutrición, 63 (6 Pt 2), S2-S5, 2005.

  1. Sobre la duración y la brevedad de la vida, 4. 466a17-24, pág. 742 6. 467a6-9, pág. 743.
  2. H.T. Hammel, Whitney M. Schlegel, "Ósmosis y arrastre soluto-solvente: transporte e intercambio de fluidos en animales y plantas", Bioquímica y biofísica celular, 42(3), 277-345, 2005.
  3. Metchnikoff, Sobre la naturaleza del hombre, pag. 193

Julie C. Wang, Martin Bennett, & # 8220 Envejecimiento y aterosclerosis: mecanismos, consecuencias funcionales y posibles terapias para la senescencia celular, & # 8221 Investigación de circulación, 111, 245-259, 2012.

  1. Burkhard Madea, & # 8220 Métodos para determinar el momento de la muerte, & # 8221 Ciencias forenses, medicina y patología, 12 (4), 451-485, 2016

Fogiel, El solucionador de problemas de biología, 19.6, págs. 579-581 14.6, págs. 424-425.

  1. Johan Bjorksten, "La teoría de la reticulación del envejecimiento", Revista de la Sociedad Americana de Geriatría, 16(4), 408-427, 1968

Norman C. Avery, A.J. Bailey, "Mecanismos de reticulación enzimáticos y no enzimáticos en relación con la renovación del colágeno: relevancia para el envejecimiento y el ejercicio", Revista escandinava de medicina y ciencia en el deporte, 15(4), 231-40, 2005

Fundación de Investigación SENS, “Una estrategia de investigación reimaginada para el envejecimiento. GlycoSENS: Breaking extracellular crosslinks ”, consultado en marzo de 2017, http://www.sens.org/research/introduction-to-sens-research/extracellular-crosslinks

Richard D. Semba, Emily J. Nicklett, Luigi Ferrucci, "¿Contribuye la acumulación de productos finales de glicación avanzada al fenotipo del envejecimiento?" The Journal of Gerontology: Serie A Ciencias biológicas Ciencias médicas, 65A (9), 963-975, 2010.

  1. Lewis A. Lipsitz, Ary L. Goldberger, "Pérdida de la 'complejidad' y envejecimiento: aplicaciones potenciales de los fractales y la teoría del caos a la senescencia", Revista de la Asociación Médica Estadounidense, 267, 1806-1809, 1992

Molly M. Sturman, David E. Vaillancourt, Daniel M. Corcos, "Efectos del envejecimiento sobre la regularidad del temblor fisiológico", Revista de neurofisiología, 93(6), 3064-3074, 2005

Olivier Toussaint, Martine Raes, José Remacle, "El envejecimiento como un proceso de varios pasos caracterizado por una disminución de la producción de entropía que lleva a la célula a una secuencia de etapas definidas", Mecanismos de envejecimiento y desarrollo, 61(1), 45-64, 1991.

  1. John Reginald Brande Lighton, Midiendo las tasas metabólicas: un manual para científicos, Oxford University Press, Oxford, 2008

Charlene Compher, David Frankenfield, Nancy Keim, Lori Roth-Yousey, Grupo de trabajo de análisis de evidencia, & # 8220 Mejores métodos de práctica para aplicar a la medición de la tasa metabólica en reposo en adultos: una revisión sistemática, & # 8221 Revista de la Asociación Dietética Estadounidense, 106(6), 881-903, 2006

Fogiel, El solucionador de problemas de biología, 3.31, págs. 112-113 17.4, págs. 510-511.

Denham Harman, "Envejecimiento: una teoría basada en los radicales libres y la química de la radiación", Revista de Gerontología, 11, 298-300, 1956

Rajindar S. Sohal, "Papel del estrés oxidativo y la oxidación de proteínas en el proceso de envejecimiento", Biología y medicina de radicales libres, 33(1), 37-44, 2002.

  1. J. T. Nicoloff y J. Thomas Dowling, "Estimación de la distribución de tiroxina en el hombre", The Journal of Clinical Investigation, 47 (1), 26-37, 1968

Daniel Rudman, Michael H. Kutner, C. Milford Rogers, Michael F. Lubin, G. Alexander Fleming, Raymond P. Bain, "Disminución de la secreción de la hormona del crecimiento en la población adulta: relación con la edad y la adiposidad", The Journal of Clinical Investigation , 67 (5), 1361-1369, 1981

George A. Bray, David S. Gray, "Obesity I: Pathogenesis", The Western Journal of Medicine, 149 (4), 429-441, 1988.

Antoine Stier, Pierre Bize, Damien Roussel, Quentin Schull, Sylvie Massemin, François Criscuolo, & # 8220 Desacoplamiento mitocondrial como regulador de las trayectorias del ciclo de vida de las aves: un estudio experimental en el pinzón cebra & # 8221 Revista de biología experimental, 217, 3579-3589, 2014.

  1. Martin D. Brand, “¿Desacoplar para sobrevivir? El papel de la ineficiencia en el envejecimiento ” Gerontología experimental, 35, 811-820, 2000

John R. Speakman, Darren A. Talbot, Colin Selman, Sam Snart, Jane S. McLaren, Paula Redman, Ela Krol, Diane M. Jackson, Maria S. Johnson, Martin D. Brand, “Desacoplados y sobrevivientes: ratones individuales con el metabolismo alto tiene un mayor desacoplamiento mitocondrial y vive más tiempo ", Célula de envejecimiento, 3(3), 87-95, 2004

Giuseppina Rose, Paolina Crocco, Francesco De Rango, Alberto Montesanto, Giuseppe Passarino, & # 8220 Más apoyo a la teoría del desacoplamiento para sobrevivir: la variación genética de los genes humanos UCP está asociada con la longevidad, & # 8221 Más uno, 6 (12), e29650, 2011

Karine Salin, Sonya K. Auer, Agata M. Rudolf, Graeme J. Anderson, Andrew G. Cairns, William Mullen, Richard C. Hartley, Colin Selman, Neil B. Metcalfe, & # 8220 Las personas con tasas metabólicas más altas tienen niveles más bajos de especies reactivas de oxígeno in vivo, & # 8221 Letras de biología, 11(9), 20150538, 2015.

  1. La “moderación” ha sido un pilar predominante en la historia de la búsqueda de la extensión de la vida en todo el mundo. En palabras de Lao-Tse, el gran maestro de los inmortalistas taoístas (China, c. Siglo VI a. C.), "Para regular lo humano en nuestra constitución y prestar el servicio adecuado a lo celestial, no hay nada como la moderación". El pasaje continúa, “Es sólo por esta moderación que se efectúa un regreso temprano (al estado normal del hombre). Ese regreso temprano es lo que yo llamo la acumulación repetida de los atributos (del Tao). Con esa acumulación repetida de esos atributos, viene la subyugación (de cada obstáculo para tal retorno). De esta subyugación no sabemos cuál será el límite y cuando uno no sabe cuál será el límite, puede ser el gobernante de un estado ". (Lao-Tse. El Rey Tao Teh. El Tao y sus características, Traducido por James Legge, 1880, sección 59.1-2, reimpreso en Project Gutenberg, http://www.gutenberg.org/ebooks/216.)

También en la tradición occidental, de acuerdo con Aristóteles, la moderación, particularmente la moderación en la dieta, ha sido el consenso de extensión de vida predominante durante siglos. (Ver, por ejemplo, un breve relato: Steven Shapin, Christopher Martyn, "Cómo vivir para siempre: lecciones de historia", Revista médica británica, 321, 1580-1582, 2000.) Sin embargo, nunca se ha acordado qué es exactamente una medida “moderada”. Y, sin embargo, a pesar de las incertidumbres con respecto a la medida exacta "moderada", la importancia de la moderación, de consumir menos de lo que la gente suele consumir, ha sido enfatizada en todo momento por la mayoría de los investigadores del envejecimiento, hasta el período moderno, por ejemplo, por los extensionistas de vida. higienistas como Luigi Cornaro (1467-1566, Discorso sulla vita sobria & # 8211 Discurso sobre una vida sobria, 1566), Leonardus Lessius (1554-1623, Un tratado de salud y larga vida & # 8211 Hygiasticon, 1613), Hufeland (Macrobiótica, 1796) y otros autores. (Ver: Un tratado de salud y larga vida, con los medios seguros para lograrlo. En 2 libros. El primero de Leonard Lessius. The Second de Lewis Cornaro, traducido al inglés por Timothy Smith, Londres, C. Hitch, 1743.)

La investigación sobre la prolongación de la vida mediante la restricción de calorías puede ser una de las ramificaciones de esta tradición. Algunos de los estudios destacados sobre la restricción calórica para prolongar la vida incluyeron:

CM. McCay, W.E. Dilly, M.F. Crowell, "Tasas de crecimiento de la trucha de arroyo criadas con raciones purificadas, con dietas de leche desnatada y con combinaciones de cereales", Revista de nutrición, 1, 233-246, 1929

Clive McCay, "El efecto del crecimiento retardado sobre la duración de la vida y sobre el tamaño corporal final", Revista de nutrición, 10, 63-79, 1935

Richard Weindruch, Roy L. Walford, El retraso del envejecimiento y las enfermedades por restricción dietética, Charles C. Thomas, Springfield, Illinois, 1988

Luigi Fontana, Linda Partridge, Valter D. Longo, "Extendiendo la esperanza de vida saludable: de la levadura a los humanos", Science, 328 (5976), 321-326, 2010

Eric Ravussin, Leanne M. Redman, James Rochon, et al., "Un ensayo controlado aleatorio de 2 años de restricción calórica humana: viabilidad y efectos sobre los predictores de la duración y la duración de la salud", Revista de Gerontología: Ciencias Médicas, 70(9), 1097-1104, 2015.

Quizás uno de los pocos disidentes de este consenso a favor de la moderación dietética fue el famoso abogado, médico y gastrónomo francés Jean Anthelme Brillat-Savarin (1755-1826). En su Physiologie du goût (La fisiología del gusto, 1825), Brillat-Savarin habló de la "longevidad de los golosos" y afirmó:

“Estoy feliz, no puedo ser más, de informar a mis lectores que el buen humor está lejos de ser perjudicial, y que en igualdad de condiciones, los gourmets viven más que otras personas. Así lo demostró una tesis científica leída recientemente en la academia por el doctor Villermet [el higienista Louis René Villermé, 1782-1863]. … Aquellos que se entregan al buen humor, rara vez o nunca se enferman. ... como todas las partes de su organización están mejor sostenidas, la naturaleza tiene más recursos y el cuerpo resiste incomparablemente la destrucción ".

(Jean Anthelme Brillat-Savarin, La fisiología del gusto o la gastronomía trascendental (Traducido por Fayette Robinson), Lindsay & amp Blakiston, Filadelfia, 1854, págs. 194-196, publicado por primera vez en 1825, http://www.gutenberg.org/cache/epub/5434/pg5434.html.)

Aún así, incluso cuando se afirma el valor de la moderación, ahora se enfatiza a menudo que las comidas deben ser “nutritivas”, es decir, proporcionar todas las sustancias necesarias y suficiente energía. Sin embargo, en muchos casos esas "necesidades" no están bien definidas. Por lo tanto, existe la ambigüedad, desde Aristóteles, con respecto a las medidas exactas de "calor" (energía) que se necesita gastar o "conservar" para prolongar la vida.

Véase también: Ilia Stambler, Una historia del extensionismo de vida en el siglo XX, Longevity History, 2014, http://www.longevityhistory.com/.

  1. Sobre la duración y la brevedad de la vida, 466b8-28, pág. 743.
  2. Desde la época de Aristóteles, hasta la modernidad, el concepto de "conservación innata del calor" tuvo importantes implicaciones para la terapia práctica. En la era prequimioterapéutica, muchas técnicas empleadas por médicos / curanderos para la conservación del "calor vital", como la sedación con medicamentos, el hambre, la extracción de sangre, la congelación, la purga e incluso el encantamiento, fueron diseñadas para superar estimulación y calmar a la persona. Este punto de vista se oponía fundamentalmente a la idea de ejercicio o estimulación interna como medio para contrarrestar la amenaza de destrucción por parte del medio ambiente.

Un ejemplo de esta controversia fue la oposición entre las opiniones del médico inglés John Brown (1810-1882), el proponente de la excitación fisiológica o el ejercicio, frente a las opiniones del médico francés François-Joseph Broussais (1772-1838), el defensor de la inhibición fisiológica como el camino para conservar la energía vital y, por lo tanto, aumentar la longevidad.

El historiador francés de la medicina Charles Daremberg señaló conmovedoramente el antiguo conflicto entre las escuelas de Estimulación y Relajación (1870):

“Todos los pacientes de [John] Brown estaban destinados a convertirse en atletas. Se suponía que todos los de Broussais quedarían reducidos al estado de cuerpos diáfanos. Uno dejó el cuidado de Brown con una tez rubicunda, el de Broussais como una sábana pálida y sinuosa. Para Brown, la estimulación era el remedio, para Broussais, la irritación era el mal ".

(Charles Daremberg, Histoire des sciences médicales, 1870, citado en Georges Canguilhem, & # 8220John Brown & # 8217s system: An Example of Medical Ideology, & # 8221 en: Ideología y racionalidad en la historia de las ciencias de la vida, traducido del francés por Arthur Goldhammer, Cambridge MA, The Massachusetts Institute of Technology Press, 1988, nota del artículo 11, p. 49. Véase también William Randall Albury, "Ideas of Life and Death", en: Enciclopedia complementaria de la historia de la medicina, Editado por William F. Bynum y Roy Porter, Routledge, Londres y Nueva York, 2001, págs.

Curiosamente, tanto el enfoque estimulante como el inhibitorio coinciden con la concepción vitalista de la vida y la longevidad. La percepción vitalista de la duración de la vida determinada por una cantidad limitada de "fuerza vital" que puede "agotarse", aunque sea aparentemente fatalista, ofrece, no obstante, varias posibilidades teóricas para la prolongación de la vida. El gerontólogo alemán Max Bürger proporcionó una buena explicación en Altern und Krankheit (Envejecimiento y enfermedad) tan recientemente como 1954, volviendo al concepto original de entelequia de Aristóteles. Básicamente, la fuerza vital de la entelequia podría mejorarse manipulando la estructura corporal. En primer lugar, la fuerza vital se puede conservar disminuyendo la actividad (en línea con el enfoque inhibitorio). Sin embargo, por otro lado, la estructura del cuerpo se puede reducir, por ejemplo, al disolver la estructura o mediante una amputación, para "liberar la habitación" para una acción continua de la "fuerza vital". De esta manera, escribe Bürger, "el fin catastrófico puede posponerse ya sea mediante la disolución de la estructura o mediante una regeneración forzada después de la amputación". En este punto de vista, durante un ejercicio moderado, algunas estructuras corporales se desgastan parcialmente, la fuerza vital recibe un “nuevo espacio” para operar y reconstruye las estructuras perdidas aún más fuerte que antes (eso estaría de acuerdo con el enfoque estimulante). Y en tercer lugar, la "fuerza vital" inmaterial podría verse directamente afectada por otra entidad "inmaterial": la mente (una "facultad intelectual" en términos de Aristóteles).

(Max Bürger, Altern und Krankheit (Envejecimiento y enfermedad), Leipzig, 1954 (1947), "Das Altern im Lichte der vitalistischen Autonomielehre" (Envejecimiento a la luz de la teoría de la autonomía vitalista), págs. 39-41.)

Aunque Aristóteles no fue tan explícito, fue pionero en el marco conceptual y terminológico de esta discusión.En términos prácticos, los méritos relativos y las indicaciones, umbrales y equilibrios específicos del ejercicio estimulante frente a la conservación inhibitoria de la energía vital para prolongar la vida, todavía no parecen claros.

Knut Schmidt-Nielsen, Escala: ¿Por qué es tan importante el tamaño de los animales? Cambridge University Press, Cambridge Reino Unido, 1984

João Pedro de Magalhães, “Biología comparada del envejecimiento”, Senescence Info, 2004, http://www.senescence.info/comparative.html.

  1. Christoph Wilhelm Hufeland, Makrobiotik oder, Die Kunst das menschliche Leben zu verlängern, Sechste verbesserte Auflage, A.F. Macklot, Stuttgart, 1826 (Macrobiótica o el arte de prolongar la vida humana, sexta edición mejorada), publicado por primera vez en 1796 en Jena para Gotthold Ludwig Fiedler, Academische Buchhandlung.

El libro está disponible en varios idiomas, incluido el ruso: Iskusstvo Prodlevat Chelovecheskuyu Zhizn (Macrobiotika), traducido por P. Zablotsky, E. Pratz Typography, San Petersburgo, 1852, reeditado por Leila, San Petersburgo, 1996.

También está disponible en inglés: El arte de prolongar la vida, Editado por Erasmus Wilson, Lindsay & amp Blakiston, Filadelfia, 1867 (la última edición se utiliza aquí, y en adelante se denomina "Hufeland, Macrobióticos”). La influencia del clima en la longevidad se considera en el libro de Hufeland, entre otros lugares, en la Parte 1, Cap. 6, Secciones 4-5, pág. 99-100.

Zavadovskii A.F., Vavakin Iu.N., Korotaev M.M., "El efecto de la altitud moderada en el mantenimiento de un buen estado de salud y una alta capacidad de trabajo físico en los cosmonautas durante un largo período de tiempo", Aviakosmicheskaya i Ekologicheskaya Medicina (Medicina Aerocósmica y Ecológica), 26 (4), 40-43, 1992 (en ruso)

Alexander Leaf, Juventud en la vejez, McGraw-Hill Book Company, Nueva York, 1975

Dan Buettner, Las zonas azules: lecciones para vivir más tiempo de las personas que & # 8217 han vivido más tiempo, National Geographic, Washington DC, 2010

Bloch K.F., & # 8220 ¿Por qué los muy ancianos se vuelven tan viejos? " Acta Biotheoretica, 28(2), 135-144, 1979.

Con solo mirar el mapa mundial de la esperanza de vida, se puede ver que los países con climas más fríos (p. Ej., Los países escandinavos y Canadá) se caracterizan generalmente por una mayor esperanza de vida que los países tropicales ("cálidos y húmedos") (p. Ej. la mayor parte de África y América Latina). Por supuesto, también hay muchos otros parámetros en juego.

Aunque las excepciones a esas "reglas" son obvias, y se pueden argumentar los beneficios de un clima "cálido" o "frío" tanto. Claramente, una enorme cantidad de factores no se toman en cuenta en la tentadora y simple teoría “climático-geográfica” de la longevidad. Como también señala Hufeland en las secciones referenciadas, tanto el frío y el calor extremos como las rápidas oscilaciones del frío y el calor son perjudiciales para la longevidad. La pregunta sigue pendiente con respecto a la definición exacta de clima "cálido" frente a "frío", más allá de la percepción intuitiva común. No obstante, la suposición de la influencia del clima, del medio ambiente, en la esperanza de vida humana y animal parece tener sentido común y la contribución de Aristóteles a este campo de estudio puede haber sido revolucionaria.

  1. Mary Shaw, Helena Tunstall, George Davey Smith, "Ver la posición social: visualizar la clase en la vida y la muerte", Revista Internacional de Epidemiología, 32(3), 332-335, 2003

Jong-In Kim, "Longevidad y ocupación", Edad y envejecimiento, 31(6), 485-486, 2002.

James Rollin Slonaker, "La actividad normal de la rata albina desde el nacimiento hasta la muerte natural, su tasa de crecimiento y duración de la vida" Diario de comportamiento animal, 2, 20-42, 1912

Alexander Vasilievich Nagorny, "K voprosu o faktorakh, obuslovlivayushikh dlitelnost zhizni" (Sobre la cuestión de los factores que determinan la duración de la vida), en: Starost. Trudy Konferenzii po Probleme Geneza Starosti I Profilaktiki Prezhdevremennogo Starenia Organisma. Kiev 17-19 Decabria. 1938, Izdatelstvo Akademii Nauk URSS, Kiev, 1939 (Envejecimiento. Actas de la Conferencia sobre el problema de la génesis del envejecimiento y la profilaxis del envejecimiento prematuro del organismo, Kiev, 17-19 de diciembre de 1938, publicación de la Academia de la República Socialista Soviética de Ucrania de Sciences, Kiev, 1939), págs. 156-172.

Blain H., Vuillemin A., Blain A., Jeandel C., "Los efectos preventivos de la actividad física en los ancianos", Presse Medicale, 29(22), 1240-1248, 2000

I-Min Lee, Ralph S. Paffenbarger Jr., “Asociaciones de actividad física de intensidad ligera, moderada y vigorosa con longevidad. El estudio de salud de los exalumnos de Harvard ” Revista estadounidense de epidemiología, 151(3), 293-299, 2000

Lee I.M., Paffenbarger R.S., Hennekens C.H., "Actividad física, condición física y longevidad", Envejecimiento (Milán), 9 (1-2), 2-11, 1997

Matthew M. Robinson, Surendra Dasari, Adam R. Konopka, Matthew L. Johnson, S. Manjunatha, Raul Ruiz Esponda, Rickey E. Carter, Ian R. Lanza, K. Sreekumaran Nair, & # 8220 La traducción mejorada de proteínas subyace a la mejora metabólica y Adaptaciones físicas a diferentes modos de entrenamiento de ejercicios en humanos jóvenes y ancianos, & # 8221 Metabolismo celular, 25 (3), 581-592, 2017.

Generalmente, el ejercicio físico se ha considerado beneficioso para la longevidad. Sin embargo, ha habido hallazgos contradictorios.

Por lo tanto, se encontró que los atletas viven más tiempo que los hombres asegurados normales, pero más cortos que las personas "físicamente subdesarrolladas". (Louis I. Dublin, "Longevidad de los atletas universitarios", Revista mensual de Harper, 157, 229-238, 1928.)

También se encontró que los atletas viven más tiempo en general. (Martti J. Karvonen, "Deportes de resistencia, longevidad y salud", Anales de la Academia de Ciencias de Nueva York, 301, 653-655, 1977.)

Y también se encontró que los atletas viven más cortos en general. (Peter V. Karpovich, "Longevidad y atletismo", Investigación trimestral, 12, 451-455, 1941.)

Y tampoco se encontraron diferencias significativas. (Henry J. Montoye, et al., La longevidad y morbilidad de los atletas universitarios, Indianápolis, 1957.)

Los resultados también variaron ampliamente según el tipo de deporte, el nivel de atletismo, el período de práctica y muchos otros factores. (Anthony P. Polednak (Ed.), La longevidad de los atletas, Charles C. Thomas, Springfield IL, 1979.)

También se demostró que los trabajadores "manuales" físicamente activos viven menos que los trabajadores "manuales" sedentarios. Pero esto se explicaba por la suposición de que los trabajadores de cuello blanco podían hacer ejercicio con regularidad, en un ambiente protegido y con suficiente descanso. (Charles L. Rose y Michel L. Cohen, "Importancia relativa de la actividad física para la longevidad", Anales de la Academia de Ciencias de Nueva York, 301, 671-702, 1977.)

(Estos trabajos se revisan en William G. Bailey, Longevidad humana desde la antigüedad hasta el laboratorio moderno, Greenwood Press, Westport CN, 1987, "Athleticism and Exercise", págs. 98-104.)

Para complicar aún más el panorama, Howard Friedman y Leslie Martin El Proyecto Longevidad. Descubrimientos sorprendentes para la salud y la longevidad del estudio Landmark de ocho décadas, Hudson Streen Press, Penguin Group, NY, marzo de 2011, sugiere que las personas alegres y relajadas tendían a vivir más cortos que las personas "prudentes y persistentes" (p. 9) y que el ejercicio vigoroso no conduce necesariamente a una mayor longevidad (pp. 105 -106).

  1. Sobre la duración y la brevedad de la vida, 4. 466b8-17, pág. 743.
  2. Ha habido una vasta y antigua tradición que aconseja la moderación sexual para lograr la extensión de la vida, desde Aristóteles, pasando por los médicos taoístas, hasta el Renacimiento y los primeros higienistas modernos (Luigi Cornaro, Leonardus Lessius, Christoph Wilhelm Hufeland y otros). Algunos (raros) ejemplos más recientes de esta actitud son los de Edwin Flatto Advertencia: el sexo puede ser peligroso para su salud (1977) o de David Pratt Sexo y sexualidad (2002):

Aristóteles, Sobre la duración y la brevedad de la vida, Aristóteles, Sobre la juventud, la vejez, la vida y la muerte y la respiración, traducido por G.R.T. Ross, en: Las obras completas de Aristóteles: la traducción revisada de Oxford, Princeton University Press, Princeton, 1984, vol. 1, págs. 740-744, 745-763

Elio / Claudio Galeno (c. 129-217 d. C.), Galeno, De tuenda Sanitate. Gerontocomia (Sobre la preservación de la salud. Gerontocomia), citado en Sir John Floyer [1649-1734], Medicina gerocomica, o el arte galénico de preservar la salud de los ancianos, J. Isted, Londres, 1725, pág. 107

Gabriele Zerbi (1445-1505), Gerontocomia, scilicet de senium cura atque victu (“Gerontocomia, o cuidado y nutrición para la vejez), Roma, 1489

Hufeland, Macrobióticos, “Parte 2 & # 8211 Medios que acortan la vida, Cap. 2 & # 8211 Exceso físico en la juventud ”, págs. 163-164“ Parte 3 & # 8211 Medios que prolongan la vida, Cap. 4 - Abstinencia del amor físico en la juventud y una asunción demasiado temprana del estado matrimonial ”, págs. 225-228

Un tratado de salud y larga vida, con los medios seguros para lograrlo. En 2 libros. El primero de Leonard Lessius. The Second de Lewis Cornaro, traducido al inglés por Timothy Smith, Londres, C. Hitch, 1743

Gerald J. Gruman, Una historia de ideas sobre la prolongación de la vida. La evolución de las hipótesis de la prolongación hasta 1800, Transactions of the American Philosophical Society, vol. 56 (9), Filadelfia, 1966, en particular "prolongevitismo taoísta en teoría", págs. 28-37, y "prolongevitismo taoísta en la práctica", págs. 37-49

Edwin Flatto, Advertencia: el sexo puede ser peligroso para su salud, 2a edición, Arco, Nueva York, 1977

David Pratt, Sexo y sexualidad, 3.6. “Pleasure at a Price”, Nueva York, 2002.

  1. Hufeland, Macrobióticos, “Parte 2 & # 8211 Medios que acortan la vida, Cap. 2 & # 8211 Exceso físico en la juventud ”, págs. 163-164“ Parte 3 & # 8211 Medios que prolongan la vida, Cap. 4 - Abstinencia del amor físico en la juventud y una asunción demasiado temprana del estado matrimonial ”, págs. 225-228

Thomas W. Laqueur, Sexo solitario: una historia cultural de la masturbación, Zone Books, Nueva York, 2003.

  1. Una serie de estudios mostró los costos de reproducción para la longevidad en modelos animales, por ejemplo:

Jens Rolff, Michael T. Siva-Jothy, "La cópula corrompe la inmunidad: un mecanismo por el costo del apareamiento en insectos", Actas de la Academia Nacional de Ciencias de EE. UU., 99(15), 9916-9918, 2002

Wayne A. Van Voorhies, "La producción de esperma reduce la vida útil de los nematodos", Naturaleza, 360, 456-458, 1992

Casandra L. Rauser, Laurence D. Mueller, Michael R. Rose, "Envejecimiento, fertilidad e inmortalidad", Gerontología experimental, 38(1-2), 27-33, 2003.

De manera más general, de acuerdo con la teoría del envejecimiento del "Soma desechable", los gastos de energía en la reproducción se producen a costa de los gastos de energía en el mantenimiento del cuerpo:

Tom Kirkwood, Tiempo de nuestras vidas. La ciencia del envejecimiento humano, Oxford University Press, Oxford, 1999.

Y en la teoría de la "fenoptosis" o del "envejecimiento programado", el sexo se considera un desencadenante del mecanismo de "autodestrucción" en los animales:

Vladimir P. Skulachev, "El envejecimiento es una función biológica específica más que el resultado de un trastorno en sistemas vivos complejos: evidencia bioquímica en apoyo de la hipótesis de Weismann & # 8217", Bioquímica, Moscú, 62 (11), 1191-1195, 1997.

  1. Las indicaciones de los posibles efectos prolongadores de la vida de la moderación sexual o la abstinencia en humanos incluyen los hallazgos de la longevidad consistentemente más alta entre los monjes:

Bartosz Jenner, "Cambios en el promedio de vida de los monjes y monjas en Polonia en los años 1950-2000", Przeglad Lekarski, 59(4-5), 225-229, 2002

de Gouw H.W., Westendorp R.G., Kunst A.E., Mackenbach J.P., Vandenboucke J.P., "Disminución de la mortalidad entre los monjes contemplativos en los Países Bajos", Revista estadounidense de epidemiología, 141(8), 771-775, 1995

Marc Luy, "Diferencias sexuales en la mortalidad y # 8211 es hora de echar un segundo vistazo", Zeitschrift für Gerontologie und Geriatrie, 35(5), 412-429, 2002

Marc Luy, Katrin Gast, & # 8220 ¿Las mujeres viven más tiempo o los hombres mueren antes? Reflexiones sobre las causas de las diferencias sexuales en la esperanza de vida, & # 8221 Gerontología, 60, 143-153, 2014

Marc Luy, Klosterstudie zur Lebenserwartung von Nonnen und Mönchen (El estudio "Closter" de la esperanza de vida en monjas y monjes), http://www.klosterstudie.de/.

También ha habido indicios sobre la mayor esperanza de vida de los eunucos:

James B. Hamilton, Gordon E. Mestler, “Mortalidad y supervivencia: comparación de eunucos con hombres y mujeres intactos en una población con retraso mental ", Revista de Gerontología, 24(4), 395-411, 1969

John P. Phelan, Michael R. Rose, "Por qué la restricción dietética aumenta sustancialmente la longevidad en modelos animales, pero no en humanos" Reseñas de investigaciones sobre el envejecimiento, 4(3), 339-350, 2005

Kyung-Jin Min, Cheol-Koo Lee, Han-Nam Park, "La vida útil de los eunucos coreanos", Biología actual, 22 (18), R792 – R793, 2012.

  1. Actualmente, incluso cuando se habla de la “teoría del soma desechable”, la “teoría de la fenoptosis” o los “costos de reproducción”, casi nunca se recomienda la moderación sexual en humanos. En cambio, existe una creencia popular común de que "el sexo es bueno para la longevidad".

Uno de los estudios más citados en este enfoque es: George Davey Smith, Stephen Frankel, John Yarnell, "Sexo y muerte: ¿están relacionados?" Hallazgos del estudio de cohorte de Caerphilly " Revista médica británica, 315, 1641-1644, 1997, que correlacionó entre una alta actividad sexual y una menor mortalidad en un grupo de hombres de edad avanzada.

La mayoría de los autores ahora enfatizan fuertemente la posibilidad y la conveniencia del sexo para los ancianos, los beneficios del sexo con una pareja constante, su papel positivo para la producción de hormonas reductoras del estrés y para la mejora de la autoimagen y la conexión. Ver por ejemplo:

Envejecimiento normal: informes del estudio longitudinal de Duke, 1955-1969, editado por Erdman Palmore, Duke University Press, Durham NC, 1970, págs. 266-303

Nathan W. Shock y col., Envejecimiento humano normal: el estudio longitudinal de Baltimore sobre el envejecimiento, Publicación del NIH, 1984, págs. 164-165

Thomas H. Walz, Nancee S. Blum, Salud sexual en la vejez, Libros de Lexington, Lexington MA, 1987

Modig K., Talbäck M., Torssander J., Ahlbom A., “¿Tiempo de recuperación? Influencia de tener hijos en la mortalidad en la vejez ” Revista de epidemiología y salud comunitaria amp, pii: jech-2016-207857, marzo de 2017.

En modelos animales, también se encontraron los beneficios de longevidad del apareamiento, por ejemplo:

Alexandra Schrempf, Jürgen Heinze, Sylvia Cremer, "Cooperación sexual: el apareamiento aumenta la longevidad en las reinas de las hormigas" Biología actual, 15, 267-270, 2005.

Los términos "agotamiento" y "moderación", que habían prevalecido entre los primeros higienistas, ahora casi nunca están presentes, y en cualquier caso, la posibilidad de un "umbral" o "compensación" en la actividad sexual con referencia a la longevidad humana es difícil de encontrar. alguna vez considerado.

  1. José Viña, Consuelo Borrás, Juan Gambini, Juan Sastre, Federico V. Pallardó, “¿Por qué las hembras viven más que los machos? Importancia de la regulación positiva de los genes asociados a la longevidad por compuestos estrogénicos ”. Letras FEBS, 579(12), 2541-2545, 2005

Marc Luy, Katrin Gast, & # 8220 ¿Las mujeres viven más tiempo o los hombres mueren antes? Reflexiones sobre las causas de las diferencias sexuales en la esperanza de vida, & # 8221 Gerontología, 60, 143-153, 2014.

  1. Con respecto a la longevidad específica de género, es posible que las mujeres no siempre hayan vivido más tiempo que los hombres. La esperanza de vida relativa de las mujeres probablemente fue más corta en el pasado (debido a una mayor mortalidad en el parto):

Irvine Loudon, “Muertes en el parto desde el siglo XVIII hasta 1935”, Medical History, 30 (1), 1-41, 1986.

  1. Sobre la duración y la brevedad de la vida, 5. 466a20-24 466b3-8 466b33-467a5 6. 467a6-9, págs. 742-743.
  2. "Gordo," OxfordDiccionario de Ciencias, Oxford University Press, 1999, pág. 302

Fogiel, El solucionador de problemas de biología, 17.3, págs. 509-510 2.31. pag. 68.

Sobre la juventud y la vejez, 23, 479a14-27, págs. 760-761 26. 479b18-18, pág. 761.

Fogiel, El solucionador de problemas de biología, 3.19, pág. 98 3.3. pag. 82 24.26, pág. 787.

  1. Rajindar S. Sohal, "Papel del estrés oxidativo y la oxidación de proteínas en el proceso de envejecimiento", Biología y medicina de radicales libres, 33(1), 37-44, 2002

Rajindar S. Sohal, "Hipótesis del envejecimiento del estrés oxidativo", Biología y Medicina de Radicales Libres, 33(5), 573-574, 2002.

  1. Aristóteles, En el sueño (Traducido por J.I. Beare), en: Las obras completas de Aristóteles: la traducción revisada de Oxford (Editado por Jonathan Barnes), Vol. 1, Princeton University Press, Princeton, 1984, 1. 453b26-27, pág. 721 454a24-31, pág. 722 454b31-455a3, pág. 723 455b20-22, pág. 724 457b1-6, págs. 726-727 458a-26-32, pág. 728 (en lo sucesivo denominado "En el sueño”).
  2. En el sueño, 456b18457b2, págs. 725-726.
  3. Alan H. Cromer, Física para las ciencias de la vida, McGraw Hill Inc., Nueva York, 1974, Cap. 6.5. "Feedback and Control", págs. 118-125 (en lo sucesivo, "Cromer, Física”).
  4. Vladimir M. Kovalzon, Tatyana V. Strekalova, "Péptido inductor del sueño delta (DSIP): un acertijo aún sin resolver", Revista de neuroquímica, 97(2), 303-309, 2006

György Buzsáki, Andreas Draguhn, "Oscilaciones neuronales en redes corticales", Ciencias, 304, 1926-1929, 2004

Tarja Porkka-Heiskanen, Robert E. Strecker, Mahesh Thakkar, Alvhild A. Bjørkum, Robert W. Greene, Robert W. McCarley, "Adenosina: un mediador de los efectos inductores del sueño de la vigilia prolongada", Ciencias, 276, 1265-1268, 1997.

  1. Karine Spiegel, Rachel Leproult, Eve Van Cauter, & # 8220 Impacto de la deuda de sueño en la función metabólica y endocrina, & # 8221 La lanceta, 354 (9188), 1435-1439, 1999

Mark R. Zielinski, Dmitry Gerashchenko, Svetlana A. Karpova, Varun Konanki, Robert W. McCarley, Fayyaz S. Sutterwala, Robert E. Strecker, Radhika Basheer, “El inflamasoma NLRP3 modula el sueño y el poder delta del sueño NREM inducido por la vigilia espontánea, privación del sueño y lipopolisacárido ", Cerebro, comportamiento e inmunidad, 62, 137-150, 2017.

Tatiana-Danai Dimitriou, Magdalini Tsolaki, & # 8220 Evaluación de la eficacia de ensayos controlados aleatorios de intervenciones de estimulación sensorial para los trastornos del sueño en pacientes con demencia: una revisión sistemática, & # 8221 Intervenciones clínicas en el envejecimiento, 12, 543-548, 2017.

  1. En el sueño, 457b27-458a9, pág. 727.
  2. David G. Nicholls, Stuart Ferguson, Bioenergética (Cuarta edición), Academic Press, Londres, 2013

Fogiel, El solucionador de problemas de biología, Secciones 2.29-2.32, págs. 66-69 15.2, págs. 458-9 3.6. pag. 84.

  1. En el sueño, 455b34-456a23, págs. 724-25.
  2. Valentín Fuster, “Investigación Cardiológica Aplicada.Desafíos para el nuevo milenio ” Revista Española de Cardiología (Edición en inglés), 55, 327-332, 2002

Judith Meadows, Jacqueline Suk Danik, Michelle A. Albert, "Prevención primaria de la cardiopatía isquémica", en: Elliott M. Antman (Ed.), Terapéutica cardiovascular: un compañero de la enfermedad cardíaca de Braunwald y # 8217, Tercera edición, Saunders Elsevier, Filadelfia PA, 178-220, 2007

Roger Yu, Kaveh Navab, Mohamad Navab, "Perspectivas a corto plazo para mejorar el envejecimiento cardiovascular", en: Gregory M. Fahy, Michael D. West, L. Stephen Coles, Steven B. Harris (Eds.), El futuro del envejecimiento: caminos hacia la extensión de la vida humana, Springer, Nueva York, 2010, págs. 279-306.

  1. Sobre la juventud y la vejez, 26. 479b17-480a15, págs. 761-762.
  2. Sobre la duración y la brevedad de la vida, 467a12-29, págs. 743-744.
  3. Oberley L.W., Oberley T.D., Buettner G.R., "Diferenciación celular, envejecimiento y cáncer: los posibles roles de superóxido y superóxido dismutasas", Hipótesis Médicas, 6(3), 249-268, 1980.
  4. Gretchen Vogel, "¿Cómo una sola célula somática se convierte en una planta completa?" Ciencias, 309 (5731), 86, 2005

Gretchen Vogel, "¿Cómo puede una célula de la piel convertirse en una célula nerviosa?" Ciencias, 309 (5731), 85, 2005

  1. John Davenport, "¿Qué controla la regeneración de órganos?" Ciencias, 309 (5731), 84, 2005.
  2. Thomas C. Vinci, Jason Scott Robert, "Aristóteles y la genética moderna", Revista de Historia de las Ideas, 66(2), 201-221, 2005

Ernst Mayr, Esto es Biología: La ciencia del mundo viviente, Harvard University Press, Cambridge, Massachusetts, 1997, pág. 154

Ernst Mayr, El crecimiento del pensamiento biológico: diversidad, evolución y herencia, Harvard University Press, Cambridge, Massachusetts, 1982, pág. 89.

  1. En el alma (Traducido por J.A. Smith), en: Las obras completas de Aristóteles: la traducción revisada de Oxford (Editado por Jonathan Barnes), Princeton University Press, Princeton, 1984, Vol. 1, 416b22-26, p. 663.
  2. Sobre la duración y la brevedad de la vida, 6. 467a6-9, pág. 743.
  3. Sobre la duración y la brevedad de la vida, 467a12, pág. 743.
  4. En el alma (traducido por W.S. Hett), 1.5. 411b24-31, pág. sesenta y cinco.
  5. Metchnikoff, Sobre la naturaleza del hombre, págs.227, 230

Sobre varios conceptos del "límite" a la esperanza de vida humana y animal, ver: Ilia Stambler, Una historia del extensionismo de vida en el siglo XX, Longevity History, 2014, Capítulo 4, Sección 10 & # 8211 Rectificar la “discordia” y conservar el “Capital vital”, págs. 198-201, nota 876 (edición en línea) / nota 873 (edición impresa), págs. 409 -410, http://www.longevityhistory.com/book/indexb.html#_edn876.

  1. Sobre la duración y la brevedad de la vida, 3. 465b1-21, pág. 741.
  2. Avicena, "Sobre las causas de la salud y la enfermedad y la inevitabilidad de la muerte", en: El canon de la ciencia médica, partes seleccionadas (editado por U.I. Karimov, E.U. Hurshut), FAN Publisher of the Uzbekistan Academy of Sciences, Tashkent, 1994, Part 1, pp.128-129 (en ruso, traducido del árabe por A. Rasulev, U.I. Karimov).
  3. Leonard Hayflick, Paul S. Moorhead, & # 8220 El cultivo en serie de cepas de células diploides humanas, & # 8221Investigación celular experimental,25, 585-621, 1961

Leonard Hayflick, Cómo y por qué envejecemos, Ballantine Books, NY, 1994, "No más envejecimiento: ¿bendición o pesadilla?" págs. 336-338.

  1. Arthur Leslie Peck, "Introducción a Aristóteles Generación de animales ” en: Aristóteles en veintitrés volúmenes, William Heinemann Ltd., Londres, 1975, vol. XIII, pág. L.
  2. Cromer, Física, "Entropía" Sección 11.5, págs. 228-229.
  3. Platón (427-347 a. C.), o Sócrates (469-399 a. C.) en el corpus de Platón, parecía optar por la otra vida. En la "Alegoría de la cueva" (La republica, Libro VII), Platón pareció emplear una estratagema perceptiva para traer a casa la noción de la inmortalidad del alma: si creemos que podemos proyectar sombras, también podemos hacernos creer que la forma pura, las sombras indestructibles pueden proyectarnos, que las sombras del otro reino constituyen nuestra esencia.

(Platón, La republica, Traducido por Paul Shorey, en: Los diálogos recopilados de Platón, incluidas las letras (Editado por Edith Hamilton y Huntington Cairns), Princeton University Press, Princeton, Nueva Jersey, 1961, Libro VII. Alegoría de la cueva, 7.514-7.518, págs.747-750.)

  1. En contraste con el idealismo de Platón, Epicuro (342-270 a. C.) afirmó la desintegración total y definitiva tras la muerte. La resignación de Epicuro a la finalidad de la muerte es total, como se expresa en su Carta a Menoeceus. Según Epicuro, una persona debe vivir en “plenitud de placer” desterrando el miedo a la muerte: “El sabio no busca escapar de la vida ni teme el cese de la vida, porque ni la vida lo ofende ni la ausencia de vida parece ofenderle. ser cualquier mal ".

(Epicuro, Carta a Menoeceus, Traducido por Cyril Bailey, en: Los filósofos estoicos y epicúreos. Los escritos completos existentes de Epicuro, Epicteto, Lucrecio, Marco Aurelio (Editado por Whitney J. Oates), The Modern Library, Nueva York, 1957, págs. 30-31.


Aristóteles: un poco de historia

Aristóteles es uno de los más grandes pensadores de la historia de la ciencia y la filosofía occidentales, haciendo contribuciones a la lógica, la metafísica, las matemáticas, la física, la biología, la botánica, la ética, la política, la agricultura, la medicina, la danza y el teatro. Fue alumno de Platón, quien a su vez estudió con Sócrates. Aunque en realidad no poseemos ninguno de los escritos de Aristóteles destinados a su publicación, tenemos volúmenes de las notas de conferencias que entregó a sus estudiantes a través de estos que Aristóteles debía ejercer su profunda influencia a lo largo de los siglos. De hecho, la perspectiva medieval a veces se considera la "cosmovisión aristotélica" y Santo Tomás de Aquino simplemente se refiere a Aristóteles como "El filósofo" como si no hubiera otro.

Aristóteles fue el primero en clasificar áreas del conocimiento humano en disciplinas distintas como matemáticas, biología y ética. Algunas de estas clasificaciones todavía se utilizan hoy en día, como el sistema especie-género que se enseña en las clases de biología. Fue el primero en idear un sistema formal de razonamiento, mediante el cual la validez de un argumento está determinada por su estructura más que por su contenido. Considere el siguiente silogismo: Todos los hombres son mortales. Sócrates es un hombre, por lo tanto, Sócrates es mortal. Aquí podemos ver que mientras las premisas sean verdaderas, la conclusión también debe ser verdadera, sin importar lo que sustituyamos por & # 8220men o & # 8220is mortal & # 8221 Aristóteles & # 8217s, el tipo de lógica dominó esta área de pensamiento hasta que el surgimiento de la lógica simbólica moderna a finales del siglo XIX.

Aristóteles fue el fundador del Liceo, el primer instituto científico, con sede en Atenas, Grecia. Junto con su maestro Platón, fue uno de los más firmes defensores de la educación en artes liberales, que enfatiza la educación de la persona en su totalidad, incluido el carácter moral de uno, en lugar de simplemente aprender un conjunto de habilidades. Según Aristóteles, esta visión de la educación es necesaria si queremos producir una sociedad de individuos felices y productivos.

Aristóteles (derecha) y Platón en el fresco de Rafael, 'La escuela de Atenas', en el Palacio Apostólico del Vaticano.

La felicidad como máxima Propósito de la existencia humana

Una de las obras más influyentes de Aristóteles es la Ética a Nicómaco, donde presenta una teoría de la felicidad que sigue vigente hoy, más de 2.300 años después. La pregunta clave que Aristóteles busca responder en estas conferencias es & # 8220 ¿Cuál es el propósito último de la existencia humana? & # 8221 ¿Cuál es ese fin u objetivo por el cual debemos dirigir todas nuestras actividades? En todas partes vemos personas que buscan placer, riqueza y una buena reputación. Pero si bien cada uno de ellos tiene algún valor, ninguno de ellos puede ocupar el lugar del bien principal al que la humanidad debería aspirar. Para ser un fin último, un acto debe ser autosuficiente y final, & # 8220 eso que siempre es deseable en sí mismo y nunca por el bien de otra cosa & # 8221 (Ética a Nicómaco, 1097a30-34), y debe ser alcanzable por hombre. Aristóteles afirma que casi todo el mundo estaría de acuerdo en que la felicidad es el fin que cumple con todos estos requisitos. Es bastante fácil ver que deseamos dinero, placer y honor solo porque creemos que estos bienes nos harán felices. Parece que todos los demás bienes son un medio para obtener la felicidad, mientras que la felicidad es siempre un fin en sí mismo.

La palabra griega que generalmente se traduce como & # 8220felicidad & # 8221 es eudaimonia, y como la mayoría de las traducciones de idiomas antiguos, esto puede ser engañoso. El principal problema es que la felicidad (especialmente en la América moderna) a menudo se concibe como un estado mental subjetivo, como cuando uno dice que es feliz cuando está disfrutando de una cerveza fría en un día caluroso, o está fuera & # 8220 divirtiéndose & # 8221 con uno & # 8217s amigos. Para Aristóteles, sin embargo, la felicidad es un fin u objetivo final que abarca la totalidad de la vida de uno. No es algo que se pueda ganar o perder en pocas horas, como las sensaciones placenteras. Es más como el valor máximo de su vida vivida hasta este momento, midiendo qué tan bien ha vivido hasta su máximo potencial como ser humano. Por esta razón, uno realmente no puede hacer ningún pronunciamiento sobre si ha vivido una vida feliz hasta que termine, del mismo modo que no diríamos de un partido de fútbol que fue un & # 8220 gran juego & # 8221 en el entretiempo (de hecho, sabemos de muchos de esos juegos que resultan ser reventones o fracasos). Por la misma razón no podemos decir que los niños sean felices, como tampoco podemos decir que una bellota es un árbol, porque el potencial de una vida humana floreciente aún no se ha realizado. Como dice Aristóteles, & # 8220 porque así como no es un trago o un buen día lo que hace un manantial, tampoco es un día o un corto tiempo lo que hace a un hombre bienaventurado y feliz. & # 8221 (Ética a Nicómaco, 1098a18)

Aristóteles explica la visión jerárquica de la naturaleza

Así, Aristóteles nos da su definición de felicidad:

& # 8230 la función del hombre es vivir un cierto tipo de vida, y esta actividad implica un principio racional, y la función de un buen hombre es el buen y noble desempeño de estos, y si alguna acción se realiza bien se realiza en de acuerdo con la excelencia apropiada: si este es el caso, entonces la felicidad resulta ser una actividad del alma de acuerdo con la virtud. (Ética a Nicómaco, 1098a13)

La búsqueda de la felicidad como ejercicio de la virtud

En esta última cita podemos ver otra característica importante de la teoría de Aristóteles: el vínculo entre los conceptos de felicidad y virtud. Aristóteles nos dice que el factor más importante en el esfuerzo por alcanzar la felicidad es tener un buen carácter moral, lo que él llama & # 8220 virtud completa & # 8221. Pero ser virtuoso no es un estado pasivo: hay que actuar de acuerdo con la virtud. Tampoco basta con tener algunas virtudes, sino que hay que esforzarse por poseerlas todas. Como escribe Aristóteles,

Es feliz quien vive de acuerdo con la virtud completa y está suficientemente equipado con los bienes externos, no por un período de casualidad, sino a lo largo de una vida completa. (Ética a Nicómaco, 1101a10)

(Ética a Nicómaco, 1095b 20)

Según Aristóteles, la felicidad consiste en lograr, a lo largo de toda la vida, todos los bienes -salud, riqueza, conocimiento, amigos, etc.- que conducen a la perfección de la naturaleza humana y al enriquecimiento de la vida humana. Esto requiere que tomemos decisiones, algunas de las cuales pueden ser muy difíciles. A menudo, el bien menor promete placer inmediato y es más tentador, mientras que el bien mayor es doloroso y requiere algún tipo de sacrificio. Por ejemplo, puede ser más fácil y agradable pasar la noche viendo televisión, pero sabe que estará mejor si se lo pasa investigando para su trabajo final. Desarrollar un buen carácter requiere un gran esfuerzo de voluntad para hacer lo correcto, incluso en situaciones difíciles.

Otro ejemplo es el consumo de drogas, que se está convirtiendo cada vez más en un problema en nuestra sociedad actual. Por un precio bastante bajo, uno puede dejar inmediatamente de pensar en sus problemas y experimentar una profunda euforia tomando una pastilla de Oxycontin o inhalando un poco de cocaína. Sin embargo, inevitablemente, este placer a corto plazo conducirá a un dolor a largo plazo. Unas horas después, es posible que se sienta miserable y, por lo tanto, necesite volver a tomar el medicamento, lo que conduce a una espiral interminable de necesidad y alivio. La adicción drena inevitablemente sus fondos y representa una carga para sus amigos y familiares. Todas esas virtudes (generosidad, templanza, amistad, coraje, etc.) que componen la buena vida parecen estar notoriamente ausentes en una vida de consumo de drogas.

Aristóteles sería muy crítico con la cultura de la & # 8220 gratificación instantánea & # 8221 que parece predominar en nuestra sociedad actual. Para lograr una vida de virtud completa, debemos tomar las decisiones correctas, y esto implica mantener la vista en el futuro, en el resultado final que queremos para nuestra vida en su conjunto. No alcanzaremos la felicidad simplemente disfrutando de los placeres del momento. Desafortunadamente, esto es algo que la mayoría de las personas no pueden superar por sí mismas. Como se lamenta, & # 8220 la masa de la humanidad es evidentemente bastante servil en sus gustos, prefiriendo una vida adecuada a las bestias & # 8221. Más tarde, en la Ética, Aristóteles llama la atención sobre el concepto de Akrasia, o debilidad de la voluntad. En muchos casos, la abrumadora perspectiva de un gran placer oscurece la percepción de lo que es realmente bueno. Afortunadamente, esta disposición natural se puede curar a través de la formación, que para Aristóteles significó educación y el objetivo constante de perfeccionar la virtud. Como él mismo dice, un arquero torpe puede mejorar con la práctica, siempre y cuando siga apuntando al objetivo.

Tenga en cuenta también que no es suficiente pensar sobre hacer lo correcto, o incluso intentar hacer lo correcto: tenemos que hacer eso. Por lo tanto, una cosa es pensar en escribir la gran novela estadounidense y otra es escribirla realmente. Cuando imponemos una forma y un orden a todas esas cartas para producir una historia o un ensayo convincente, estamos manifestando nuestro potencial racional, y el resultado de eso es una sensación de profunda realización. O para tomar otro ejemplo, cuando ejercemos nuestra ciudadanía votando, estamos manifestando nuestro potencial racional de otra manera, asumiendo la responsabilidad de nuestra comunidad. Hay innumerables formas en las que podemos ejercitar nuestra virtud latente de esta manera, y parecería que el logro más completo de la felicidad humana sería aquel que reuniera todas estas formas en un plan de vida racional integral.

Hay otra actividad en la que pocas personas se involucran y que se requiere para vivir una vida verdaderamente feliz, según Aristóteles: la contemplación intelectual. Dado que nuestra naturaleza debe ser racional, la perfección última de nuestra naturaleza es la reflexión racional. Esto significa tener una curiosidad intelectual que perpetúe esa maravilla natural por saber que comienza en la niñez pero que parece ser erradicada poco después. Para Aristóteles, la educación debería consistir en cultivar el carácter, y esto implica un componente práctico y otro teórico. El componente práctico es la adquisición de un carácter moral, como se discutió anteriormente. El componente teórico es la realización de un filósofo. Aquí no hay recompensa tangible, pero el cuestionamiento crítico de las cosas eleva nuestras mentes por encima del reino de la naturaleza y las acerca a la morada de los dioses.


Aristóteles y Alejandro Magno

En 343 a. C., Aristóteles recibió una solicitud del rey Felipe II de Macedonia para ser tutor de su hijo Alejandro. Aristóteles aceptó la solicitud y pasó siete años trabajando en estrecha colaboración con el joven que más tarde se convertiría en el famoso Alejandro Magno. Al cabo de siete años, Alejandro fue coronado rey y el trabajo de Aristóteles se completó. Sin embargo, aunque dejó Macedonia, Aristóteles se mantuvo en estrecho contacto con el joven rey, y es probable que el consejo de Aristóteles tuviera un impacto significativo en Alejandro durante muchos años, inspirando su amor por la literatura y las artes.


Conoce a Aristóteles y su contribución a la filosofía y la ciencia.

Aristóteles, (nacido en 384, Stagira, muerto en 322 a. C., Calcis), filósofo y científico griego cuyo pensamiento determinó el curso de la historia intelectual occidental durante dos milenios. Era hijo del médico de la corte de Amintas III, abuelo de Alejandro Magno. En 367 se convirtió en estudiante en la Academia de Platón en Atenas donde permaneció durante 20 años. Después de la muerte de Platón en 348/347, regresó a Macedonia, donde se convirtió en tutor del joven Alejandro. En 335 fundó su propia escuela en Atenas, el Liceo. Su rango intelectual fue amplio, cubriendo la mayoría de las ciencias y muchas de las artes. Trabajó en física, química, biología, zoología y botánica en psicología, teoría política y ética en lógica y metafísica y en historia, teoría literaria y retórica. Inventó el estudio de la lógica formal, ideando para ello un sistema acabado, conocido como silogístico, que fue considerado la suma de la disciplina hasta el siglo XIX, su trabajo en zoología, tanto observacional como teórico, tampoco fue superado hasta el siglo XIX. Su teoría ética y política, especialmente su concepción de las virtudes éticas y del florecimiento humano ("felicidad"), siguen ejerciendo una gran influencia en el debate filosófico. Escribió prolíficamente sus principales obras sobrevivientes incluyen la Organon, De Anima ("En el alma"), Física, Metafísica, Ética a Nicómaco, Ética Eudemia, Magna Moralia, Política, Retórica, y Poética, así como otros trabajos sobre historia natural y ciencia. Ver también teleología.


Ver el vídeo: PHILOSOPHY - Aristotle (Enero 2022).