Noticias

Pueblo

Pueblo


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Cuando los españoles llegaron a América en el siglo XVI, se encontraron con personas que vivían en Nuevo México y Arizona. Como vivían en asentamientos permanentes de casas de adobe, les dieron el nombre de Pueblo, en español para ciudad.

Los Pueblo parecen ser los más antiguos de todas las tribus nativas americanas de los Estados Unidos. Existe evidencia de que vivieron en Nuevo México y Arizona desde el año 500 d.C. Regaron tierras desérticas y cultivaron maíz, verduras, frutas y algodón. Eran hábiles artesanos y hacían cestas, alfarería, textiles y joyas.

Los asentamientos de los pueblos se construyeron sobre una formación rocosa alta, empinada y de cima plana, que sirvió como una fortaleza natural contra sus enemigos, como los navajos. Los diferentes departamentos estaban conectados por escaleras removibles.

En el siglo XVII, los españoles intentaron imponer su autoridad sobre la gente de Pueblo. Se vieron obligados a pagar impuestos en forma de bienes o mano de obra. En un intento por convertirlos al cristianismo, se ordenó a los pueblos que abandonaran sus propias ceremonias y prácticas religiosas.

En 1680 los Pueblos se rebelaron contra los españoles y lograron expulsarlos de Nuevo México. El área no fue reconquistada hasta 1682 cuando el ejército español al mando de Diego de Varga derrotó a los Pueblos.

En 1848, Estados Unidos y México firmaron el Tratado de Guadalupe de Hidalgo. El territorio Pueblo ahora se convirtió en parte de los Estados Unidos. Sin embargo, fallos posteriores de la Corte Suprema han logrado devolver la mayor parte de estas tierras a sus propietarios originales.


USS Pueblo capturado

El 23 de enero de 1968, el USS Pueblo, un buque de inteligencia de la Armada, se dedica a una vigilancia de rutina de la costa de Corea del Norte cuando es interceptado por lanchas patrulleras de Corea del Norte. Según informes de Estados Unidos, el Pueblo se encontraba en aguas internacionales a casi 16 millas de la costa, pero los norcoreanos apuntaron sus armas al barco ligeramente armado y exigieron su rendición. Los estadounidenses intentaron escapar y los norcoreanos abrieron fuego, hiriendo al comandante y a otras dos personas. Con la captura inevitable, los estadounidenses se detuvieron por tiempo, destruyendo la información clasificada a bordo mientras disparaban más. Varios miembros de la tripulación más resultaron heridos.

Finalmente, el Pueblo fue abordado y llevado a Wonson. Allí, la tripulación de 83 hombres fue atada y con los ojos vendados y transportada a Pyongyang, donde fueron acusados ​​de espiar dentro del límite territorial de 12 millas de Corea del Norte y encarcelados. Fue la mayor crisis en dos años de mayor tensión y escaramuzas menores entre Estados Unidos y Corea del Norte.

Estados Unidos sostuvo que el Pueblo había estado en aguas internacionales y exigió la liberación de los marineros cautivos. Con la ofensiva Tet arrasando 2,000 millas al sur en Vietnam, el presidente Lyndon Johnson ordenó que no se tomaran represalias directas, pero Estados Unidos comenzó una concentración militar en el área. & # XA0

Al principio, la tripulación capturada del Pueblo se resistió a las demandas de que firmaran confesiones falsas, levantando el dedo medio a la cámara y diciéndoles a los norcoreanos que era el & # x201CHawaiano signo de buena suerte & # x201D. Una vez que los norcoreanos supieron la verdad, castigaron a los prisioneros con palizas, bajas temperaturas y privación del sueño, según una demanda que algunos miembros de la tripulación de Pueblo & # x2019s entablarían posteriormente contra el gobierno de Corea del Norte.

Finalmente, las autoridades norcoreanas obtuvieron una confesión y una disculpa del comandante de Pueblo Bucher, en la que declaró, & # x201CI nunca más será parte de ningún acto vergonzoso de agresión de este tipo. & # X201D El resto de la tripulación también firmó un confesión bajo amenaza de tortura.

Luego, los prisioneros fueron llevados a un segundo complejo en el campo cerca de Pyongyang, donde fueron obligados a estudiar materiales de propaganda y golpeados por alejarse del complejo y las estrictas reglas. En agosto, los norcoreanos organizaron una falsa conferencia de prensa en la que los prisioneros debían elogiar su trato humano, pero los estadounidenses frustraron a los coreanos al insertar insinuaciones y lenguaje sarcástico en sus declaraciones. Algunos prisioneros también se rebelaron en las sesiones de fotos al sacar casualmente su dedo medio, un gesto que sus captores no entendieron. Más tarde, los norcoreanos se dieron cuenta y golpearon a los estadounidenses durante una semana.


Anasazi

Los anasazi (& # 8220 Antiguos & # 8221), que se cree que eran antepasados ​​de los indios Pueblo modernos, habitaron el país de las Cuatro Esquinas del sur de Utah, el suroeste de Colorado, el noroeste de Nuevo México y el norte de Arizona desde aproximadamente el 200 d.C. al 1300 d.C., dejando un gran acumulación de restos de casas y escombros. Investigaciones recientes han rastreado a los anasazi hasta los pueblos & # 8220arcaicos & # 8221 que practicaron un estilo de vida de deambular, cazar y recolectar alimentos desde aproximadamente el 6000 a. C. hasta que algunos de ellos comenzaron a convertirse en la distintiva cultura anasazi en el último milenio antes de Cristo. Durante los últimos dos siglos a.C., la gente comenzó a complementar su recolección de alimentos con la horticultura de maíz. Para el año 1200 d.C., la horticultura había asumido un papel importante en la economía.

Debido a que su cultura cambió continuamente (y no siempre gradualmente), los investigadores han dividido la ocupación en períodos, cada uno con su complejo característico de estilos de asentamientos y artefactos. Desde 1927, la nomenclatura más aceptada ha sido la & # 8220Pecos Classification & # 8221, que generalmente se aplica a todo el suroeste de Anasazi. Aunque originalmente se pretendía representar una serie de etapas de desarrollo, en lugar de períodos, la Clasificación de Pecos se ha llegado a utilizar como una secuencia de períodos:

Cestero I: anterior al 1000 a.C. (un sinónimo obsoleto de arcaico)
Cestero II: c. 1000 a.C. hasta el 450 d.C.
Cestero III: c. 450 a 750 d.C.

Pueblo I: c. 750 a 900 d.C.
Pueblo II: c. 900 a 1150 d.C.
Pueblo III: c. 1150 a 1300 d.C.
Pueblo IV: c. 1300 a 1600 d.C.
Pueblo V: c. 1600 d.C. al presente (Pueblo histórico)

Ruina de Westwater cerca de Blanding

Los dos últimos períodos no son importantes para esta discusión, ya que los pueblos de Pueblo habían abandonado Utah al final del período de Pueblo III.

A medida que los anasazi se establecieron en su estilo de vida de aldea / agricultura, surgieron variantes o subculturas regionales reconocibles, que pueden combinarse de manera útil en dos grupos más grandes. Las ramas orientales de la cultura Anasazi incluyen los Anasazi de Mesa Verde del sureste de Utah y el suroeste de Colorado, y los Anasazi del Chaco del noroeste de Nuevo México. Los anasazi occidentales incluyen a los Kayenta Anasazi del noreste de Arizona y los Virgin Anasazi del suroeste de Utah y el noroeste de Arizona. Al norte de los pueblos anasazi & # 8211 al norte de los ríos Colorado y Escalante & # 8211 Utah era el hogar de un grupo heterogéneo de habitantes de pequeñas aldeas conocidas colectivamente como Fremont.

Aunque continuaron moviéndose en busca de alimentos disponibles estacionalmente, los primeros anasazi concentraron cada vez más esfuerzos en el cultivo de cultivos y el almacenamiento de excedentes. Hacían cestas y sandalias exquisitas, por lo que han llegado a ser conocidos como & # 8220Castillos. & # 8221 Almacenaban sus mercancías (y a menudo sus muertos) en pozos profundos y cistas circulares & # 8211 pequeños pozos a menudo revestidos con piedra vertical. losas y techados con una plataforma de postes, ramitas, pasto, losas o rocas y barro. Las casas de Basketmaker II eran algo más robustas que las de sus predecesoras Arcaicas, y parecían más bien un wickiup de invierno Paiute o un hogan navajo. Muy pocos han sido excavados.

Para el año 500 d.C., los primeros pueblos anasazi se habían asentado en la etapa cultural de aldea agrícola bien desarrollada que conocemos como Basketmaker III. Aunque probablemente practicaron algunos viajes estacionales y continuaron haciendo un uso considerable de los recursos silvestres, principalmente se habían convertido en agricultores que vivían en pequeñas aldeas. Sus casas eran estructuras de pozo bien construidas, que consistían en una superestructura similar a un hogan construida sobre un pozo que llegaba hasta las rodillas o la cintura, a menudo con una pequeña segunda habitación o antecámara en el lado sur o sureste.

Los asentamientos de este período de tiempo se encuentran dispersos ampliamente por los cañones y mesetas del sur de Utah; consisten en pequeñas aldeas de una a tres casas y ocasionalmente aldeas de una docena o más estructuras. Aproximadamente en el año 700 d.C., la evidencia del desarrollo de mecanismos político-religiosos de organización e integración de las aldeas aparece en forma de grandes estructuras de pozos comunales. Una de esas estructuras, con un diámetro de cuarenta pies, ha sido excavada junto a la antigua carretera en Recapture Creek por arqueólogos de la Universidad Brigham Young.

Tres cambios importantes tuvieron lugar antes del año 750 d.C.: el antiguo atlatl (lanzador de lanzas) que se había utilizado para propulsar dardos (lanzas pequeñas) desde tiempos inmemoriales fue reemplazado por el arco y la flecha; el frijol se agregó al maíz y la calabaza para formar un suplemento importante. a la dieta y la gente comenzó a hacer alfarería. Para el año 600 d.C., los anasazi producían cantidades de dos tipos de alfarería: artículos de utilidad gris # 8211 y artículos pintados de blanco sobre negro.

Canasta prehistórica, encontrada en una ruina Anasazi, ruina de Westwater 1977 por el equipo de arqueólogos del estado de Utah

Para el año 750 d.C., estas personas que cultivan y hacen cerámica en sus aldeas estables estaban en el umbral del estilo de vida que consideramos típicamente puebloan, y desde este momento los llamamos pueblos.

Quizás los desarrollos más significativos en la época de Pueblo I (750 a 900 d.C.) fueron 1) el reemplazo de las viviendas de los pithouse por grandes salas de estar en la superficie 2) el desarrollo de un sofisticado sistema de ventilador-deflector para ventilar las salas de pozo 3) el crecimiento de la Complejo de cerámica de cerámica roja de San Juan (rojo sobre naranja, luego negro sobre naranja, cerámica fabricada en el sureste de Utah) y 4) algunos cambios importantes en la distribución de asentamientos, con poblaciones que se concentran en ciertas áreas y abandonan otras.

El período de doscientos cincuenta años posterior al 900 d.C. se conoce como Pueblo II. La tendencia a la agregación evidenciada en los sitios de Pueblo I se revirtió en este período, ya que la gente se dispersó ampliamente por la tierra en miles de pequeñas casas de piedra. Durante Pueblo II, una buena mampostería de piedra reemplazó la arquitectura de postes y adobe de Pueblo I, las habitaciones de la superficie se convirtieron en viviendas durante todo el año, y los pithouses (ahora completamente subterráneos) probablemente asumieron el papel principalmente ceremonial de pueblo kiva. Fue durante este período que se hicieron populares los pequeños graneros en acantilados. El estilo de la casa conocido como el pueblo unitario, que tuvo su inicio durante el período anterior, se convirtió en la forma de asentamiento universal durante este período. En la unidad pueblo, la casa principal es un bloque de salas de estar y almacenamiento rectangulares ubicadas en la superficie inmediatamente al norte o noroeste de una kiva subterránea inmediatamente al sureste de este hay un basurero o basurero de cenizas.

La industria de la alfarería roja continuó floreciendo, ya que en gran parte de la meseta de Colorado se comercializó una fina vajilla de engobe rojo con diseños negros. Sin embargo, durante el período medio-tardío de Pueblo II, la tradición de la cerámica roja terminó en el país al norte del río San Juan, aunque floreció en el área al sur del río. Prácticamente toda la cerámica roja o naranja que se encuentra en los sitios del condado de San Juan posteriores al año 1000 d.C. se hizo al sur del río San Juan alrededor de la montaña Navajo en el país Kayenta Anasazi. Se desconocen las razones de este cambio y el problema es fascinante. La producción y el refinamiento de las mercancías en blanco y negro y gris (ahora decoradas con corrugaciones dentadas) continuaron ininterrumpidamente en ambas áreas, pero la tradición de la cerámica roja migró a través de lo que parece haber sido una frontera étnica.

Los estilos de los artefactos de piedra también cambiaron algo durante Pueblo II. El hermoso punto de estilo & # 8220Christmastree & # 8221 con púas y espinas que había sido popular desde finales de los tiempos de Basketmaker III fue reemplazado primero por un estilo con muescas en las esquinas con vástago ensanchado y base redondeada, luego por un estilo triangular con muescas laterales. Además, al final del período, el antiguo metate en forma de artesa que había sido popular durante medio milenio fue reemplazado por una forma de losa plana sin lados elevados. El cambio en la tecnología de molienda parece haber acompañado un cambio de un tipo de maíz duro, quebradizo y pedernal, a un maíz de harina suave que no se rompe. Esto permitió el uso de metates más pequeños y, por lo tanto, también aumentó el uso eficiente del espacio del piso.

Durante los años 1100 y 1200, la población anasazi comenzó una vez más a agruparse en grandes aldeas. Este período se conoce como Pueblo III y duró hasta el abandono final del país de las Cuatro Esquinas por parte de los anasazi a fines del siglo XIII. Numerosos pueblos de unidades pequeñas continuaron ocupados durante este período, pero hubo una tendencia a que se volvieran más masivos y encerraran a las kivas dentro del bloque de habitaciones. Se desarrollaron varias aldeas muy grandes. Fue durante este período que se construyeron la mayoría de las aldeas de los acantilados, como los ejemplos famosos en el Parque Nacional Mesa Verde y el Monumento Nacional Navajo.

Durante la época de Pueblo III, los anasazi de Mesa Verde desarrollaron la cerámica de paredes gruesas, muy pulida e increíblemente hermosa conocida como Mesa Verde Black-on-White. También continuaron haciendo cerámica gris ondulada. Los productos rojos, a menudo con diseños de dos o tres colores, continuaron importándose al norte del río desde el país de Kayenta. Las puntas de flecha continuaron en forma triangular con muescas laterales, pero a menudo eran más pequeñas que las del período anterior.

Comenzando en algún momento después del año 1250 d.C., los anasazi se mudaron fuera del condado de San Juan, a menudo alejándose de sus asentamientos como si tuvieran la intención de regresar en unos minutos, o eso parece. ¿Por qué dejaron atrás sus hermosas ollas y cestas de cocina? Quizás porque no tenían medios para transportarlos. Cuando se vio obligado a migrar una larga distancia, fue más eficiente dejar los artículos voluminosos y reemplazarlos después de que llegaran a su destino.

Sabemos que se mudaron al sur. Los asentamientos clásicos de estilo tardío de Mesa Verde todavía se pueden reconocer en Nuevo México y Arizona, en lugares altos y defendibles en áreas donde los sitios locales Anasazi se ven bastante diferentes. Para el año 1400 d.C., casi todos los anasazi de todo el suroeste se habían agrupado en grandes pueblos esparcidos por los desagües de los ríos Pequeño Colorado y Río Grande en Arizona y Nuevo México. Sus descendientes todavía están allí en los pocos pueblos sobrevivientes.

¿Por qué se fueron? Es imposible encontrar una sola causa que pueda explicarlo, pero parecen haber varias que contribuyeron. Primero, el clima durante el período de Pueblo III fue algo inestable con patrones de lluvia erráticos y períodos de sequía. Este problema climático culminó con una sequía de treinta años que comenzó alrededor de 1270 y coincidió con una tendencia de enfriamiento que acortó significativamente la temporada de crecimiento. Quizás la población en expansión había presionado los límites de la capacidad de la tierra para mantener a la gente de modo que no pudieran sobrevivir a los trastornos climáticos del siglo XIII.

¿Podrían haber sido expulsados ​​por tribus nómadas, como los utes o los navajos? No hay evidencia directa de que ninguno de los grupos, o cualquier otro como ellos, estuviera en el área tan temprano. Sin embargo, existe una creciente evidencia de que los pueblos de habla numica, de los que forman parte los utes y los paiutes, se habían extendido hacia el noroeste desde el suroeste de Nevada y estaban en contacto con los pueblos de tipo pueblo del oeste de Utah hacia el año 1200 d.C. posible que estuvieran en el condado de San Juan poco después de eso. Los sitios de Ute y Paiute son muy difíciles de distinguir de los campamentos de Anasazi, y es posible que no los reconozcamos. Los navajos estaban en el noroeste de Nuevo México hacia el año 1500, pero no sabemos dónde estaban antes de eso. Quizás la respuesta a la salida de los anasazis de Utah radica en una combinación del mal clima y las teorías de los nómadas que llegan.

Ver: J. Richard Ambler y Marc Gaede, Los anasazi (1977) y Linda S. Cordell, Prehistoria del suroeste (1984).


HISTORIA

Se estima que las estructuras de adobe tienen más de mil años. Cuando los españoles llegaron al país Pueblo, algunos asumieron que habían encontrado sus "Ciudades de Oro" debido al mineral micáceo que se encuentra en la arcilla que se usa para enlodar los edificios. Micca, para abreviar, brilla a la luz, por lo que la suposición fue hecha por los españoles. Las estructuras de adobe son enlodadas cada año por los dueños de las casas o por un grupo designado de hombres. La mayoría de las casas todavía son propiedad de la familia y las mantiene.

Las casas generalmente se transmiten de una generación a la siguiente y, por lo general, el hijo mayor es el único propietario. Estas casas todavía se utilizan para actividades religiosas y culturales. Las casas son la conexión a nuestra forma de
vida y a nuestros antepasados.





El regreso del lago azul

El 15 de diciembre de 1970, el ex presidente Richard M. Nixon firmó la Ley Pública 91-550, aprobada de manera bipartidista por el Congreso de los Estados Unidos. Al hablar de la importancia del proyecto de ley, el presidente Nixon declaró: “Este es un proyecto de ley que representa la justicia, porque en 1906 se cometió una injusticia en la que se quitó la tierra involucrada en este proyecto de ley, 48,000 acres, a los indígenas involucrados, los indios del pueblo de Taos. El Congreso de los Estados Unidos ahora devuelve esa tierra a la que pertenece ... No puedo pensar en nada más apropiado ni en ninguna acción que pueda enorgullecerme más como presidente de los Estados Unidos ".

Esa firma restauró las tierras del Pueblo de Taos y condujo a la continuación sin obstáculos de la cultura tradicional milenaria del Pueblo. También sentó un precedente para la autodeterminación de todos los pueblos, tribus y naciones indígenas estadounidenses. El gobernador del Pueblo de Taos, James A. Lujan, había declarado: "Esperamos que todos nuestros vecinos del Valle de Taos planeen estar con nosotros mientras celebramos este evento trascendental para la gente del Pueblo de Taos". Como dijo el Cacique Romero, el líder religioso del Pueblo a fines de los años sesenta y setenta, quien fue fundamental para testificar en nombre del Pueblo ante el Congreso, en su respuesta a la aprobación del Congreso y la firma del presidente Nixon, “Un nuevo día comienza no solo para los estadounidenses India, pero para todos los estadounidenses en este país. ”Ese nuevo día llevó al Pueblo Taos a salvaguardar el interés y el bienestar del Pueblo y su suministro de agua, los recursos naturales y domésticos, y el lugar de eventos sociales y culturales.


Leyendas de America

Los indios Pueblo, situados en el suroeste de los Estados Unidos, son una de las culturas más antiguas de la nación. Su nombre es en español para & # 8220 habitante de aldea de mampostería de piedra ". Se cree que son descendientes de tres culturas principales, incluidos Mogollon, Hohokam y Ancient Puebloans (Anasazi), con una historia que se remonta a unos 7.000 años.

Durante su larga historia, los antiguos habitantes de Pueblo evolucionaron de un estilo de vida nómada y de recolección de cazadores a una cultura sedentaria, principalmente estableciendo sus hogares en la región de Four Corners de Colorado, Nuevo México, Utah y Arizona. Aunque no dejaron de cazar, comenzaron a expandirse hacia una cultura agrícola, cultivando maíz, maíz, calabaza y frijoles, criando pavos y desarrollando complejos sistemas de riego.

También desarrollaron grandes habilidades en el tejido de cestas y alfarería. Fue durante este tiempo que también comenzaron a construir aldeas, a menudo en la cima de las altas mesetas o en cuevas naturales excavadas en la base de los cañones. Estas viviendas de varias habitaciones y complejos de apartamentos, diseñados con mampostería de piedra o adobe, fueron los precursores de los pueblos posteriores.

A pesar de su éxito, la forma de vida de los habitantes de la antigua población decayó en el 1300, probablemente debido a la sequía y la guerra entre tribus y emigraron al sur, principalmente a Nuevo México y Arizona, convirtiéndose en lo que hoy se conoce como pueblo pueblo.

Durante cientos de años, estos descendientes de Pueblo continuaron viviendo un estilo de vida similar, continuando sobreviviendo de la caza y la agricultura, y también construyendo & # 8220nuevas ”estructuras parecidas a apartamentos, a veces de varios pisos de altura. Estas estructuras se hicieron con piedra arenisca cortada revestida con adobe & # 8212, una combinación de tierra mezclada con paja y agua o el adobe se vertió en formas o se convirtió en ladrillos secados al sol para construir paredes que a menudo tienen varios pies de espesor. Los edificios tenían techos planos, que servían como lugares de trabajo o descanso, así como puntos de observación para vigilar a los enemigos que se acercaban y ver ocasiones ceremoniales. Para una mejor defensa, las paredes exteriores generalmente no tenían puertas ni ventanas, sino aberturas de ventanas en los techos, con escaleras que conducían al interior.

Por lo general, cada familia vivía en una sola habitación del edificio, a menos que fueran demasiado grandes, momento en el que a veces se añadían habitaciones laterales. Las casas del pueblo generalmente se construían alrededor de un espacio o plaza central abierta en medio de la cual había una & # 8220kiva ”, una cámara hundida que se usaba con fines religiosos.

Cada pueblo era una comunidad independiente y separada, aunque muchos compartían similitudes en el idioma y las costumbres. Cada pueblo tenía su propio jefe y, a veces, dos jefes, un jefe de verano y otro de invierno, que se alternaban. Sin embargo, los asuntos más importantes, como la guerra, la caza, la religión y la agricultura, estaban gobernados por sacerdotes o sociedades secretas.

La gente del Pueblo continuó utilizando métodos de riego para cultivar maíz, frijoles, calabazas, algodón y tabaco. Al principio, cazaban con lanzas, en lugar de arco y flechas, pero nunca se supo que pescaran. El único animal doméstico era el perro, que se utilizaba como bestia de carga. También continuaron haciendo elaborados cestas y alfarería, además de convertirse en expertos talladores de madera y decorar ropa ceremonial con conchas, turquesas, plumas y pieles.

La gran mayoría de las tribus Pueblo vivían en un sistema de clanes, con muchas de las tribus, incluidos los Hopi, Zuni, Keres y Jemez, descendiendo matrilinealmente. Así, las mujeres eran dueñas de la casa y el jardín, brindándoles más respeto que en otras tribus del norte de la época.

Sus enemigos tradicionales antes de que los europeos comenzaran a habitar el área eran las tribus Navajo, Comanche y Apache.

Los zuni fueron los primeros en ser conocidos por los europeos en 1539 cuando Fray Marcos de Niza, un franciscano, viajó hacia el norte desde México, en busca de las legendarias Siete Ciudades de Cibola. Cuando se enviaron guías, descubrieron el asentamiento zuni de Hawikuh. y aunque fueron asesinados por los Zuni, Fray Marcos continuó, el tiempo suficiente para plantar una cruz y declarar su & # 8220encontrar & # 8221 parte de la Nueva España. Luego regresó a México con informes entusiastas.

Francisco Vasquez de Coronado

Pronto, se organizó una nueva expedición bajo el mando de Francesco Vásquez de Coronado que fue enviado a la región llegando en julio de 1540 y tomando la comunidad Zuni antes de expandirse a otras partes de lo que ahora es Nuevo México y Arizona. Los españoles primero encontraron a los indios amigables, pero después de ejercer su autoridad y forzar su religión sobre los nativos americanos, comenzaron a resistir, lo que resultó en la Guerra de Tiguex durante el invierno de 1540-41. Después de abatir a los indios y matar a miles de ellos, Coronado continuó su viaje hasta Quivira, en el centro de Kansas.

La guerra con los indios en Nuevo México y las muchas enfermedades que los españoles trajeron más tarde resultaron en el abandono de muchos de los pueblos. Posteriormente, los europeos ya no eran bienvenidos en los pueblos y a menudo eran atacados. Sin embargo, esto no detuvo a los misioneros españoles y a muchos nuevos habitantes que vendrían más tarde.

Para 1617, se habían construido once iglesias franciscanas y unos 14.000 nativos fueron bautizados y para 1637, 43 misiones estaban en los pueblos o cerca de ellos. Sin embargo, en 1680, los indios se levantaron nuevamente contra los españoles en lo que se conoce como la Revuelta de los Pueblo, que expulsó con éxito a los españoles durante 12 años.

Sin embargo, los españoles reconquistaron los pueblos en 1692 y comenzaron a civilizar agresivamente a los indios al traer de nuevo a numerosos sacerdotes e imponerles el cristianismo.

Aunque muchos de los indios Pueblo se convirtieron, su estilo de vida cambió poco, excepto por la adición de nuevos animales y cultivos entre ellos, incluidos caballos, ganado, ovejas y cabras, así como productos agrícolas como duraznos, trigo, uvas y manzanas.

Con la reconquista, la mayoría de las tribus se establecieron, aunque solo hubo una resistencia intermitente menor hasta junio de 1696, cuando aproximadamente la mitad de los pueblos se levantaron nuevamente, matando a cinco misioneros y varios otros españoles. Los nativos fueron nuevamente obligados a someterse por los españoles.

Para 1800, solo había unas once misiones todavía en uso y para 1811, solo cinco misioneros en los diecinueve pueblos de Nuevo México. En 1821, México se independizó de España y, aunque el apoyo a la misión disminuyó aún más, algunos indios Taos intentaron una vez más una revolución, pero pronto fueron derrotados. La revuelta final ocurrió en enero de 1847 cuando los indios de Taos se rebelaron una vez más, esta vez contra el gobierno estadounidense recién establecido, matando al gobernador Charles Bent ya unos veinte estadounidenses más. En represalia, su pueblo fue asaltado por tropas estadounidenses que mataron a unos 150 indios, destruyeron la Misión San Gerónimo y luego ejecutaron a 16 indios por su participación en la revuelta.

Hoy en día, los pueblos habitados están gobernados por sus tribus y aunque la gran mayoría, con la excepción de los Hopi de Arizona y aproximadamente la mitad de los miembros de Laguna, sigue siendo católica, también se adhieren a sus ritos antiguos.

Los indígenas Pueblo de hoy, que suman alrededor de 35,000 miembros tribales, viven principalmente en Nuevo México y Arizona a lo largo del Río Grande y el Río Colorado. La mayoría de los pueblos están abiertos al público y se puede asistir a muchas de sus ceremonias. Cada pueblo tiene sus propias reglas y etiqueta. para los visitantes, que deben revisarse antes de visitar.


Pueblo Jemez

El Pueblo de J & # xE9mez es el único pueblo de habla Towa que queda. Está rodeado de coloridas mesetas de arenisca roja y sirve como puerta de entrada al Ca & # xF1on de San Diego y al J & # xE9mez Mountain Trail National Scenic Byway. El pueblo en sí está ubicado a 27 millas al noroeste de Bernalillo.

En la década de 1830, los sobrevivientes de Pecos (Cic & # xFAye) Pueblo, un otrora poderoso centro comercial ahora en ruinas, se unieron a J & # xE9mez. Muchos guerreros de Pecos Pueblo al principio resistieron a las fuerzas invasoras españolas bajo Diego de Vargas 12 años después de la Revuelta de Pueblo en 1680 y luego se aliaron con los conquistadores.

Hasta el 70% de los 1.890 indios J & # xE9mez vivían en sus tierras de reserva a principios de la década de 1970. Aunque para entonces un número cada vez mayor se estaba cambiando al trabajo asalariado en lugar de la agricultura, los residentes continuaron cultivando chiles, maíz y trigo, para hablar su idioma nativo y mantener las prácticas habituales.


Quiénes somos y qué representamos

Pueblo es una creación del fundador e hijo del desierto Michael Lanier. Michael creció en el corazón del gran desierto de Sonora, pasando su juventud en áreas remotas explorando y estudiando la vida única que existe allí.

Después de asistir a la universidad de horticultura y sociología, Michael se mudó al centro de Phoenix y trabajó en algunas tiendas y cafés locales, donde anhelaba ver a Phoenix convertirse en las densas ciudades que amaba visitar. Con ese objetivo en mente, nació Pueblo.

La primera iteración de Pueblo comenzó a principios de 2015. Lo que comenzó primero como un pequeño puesto de mercado en el centro de la ciudad, se expandió rápidamente a dos tiendas minoristas en Phoenix. Esas tiendas se combinaron en un espacio mucho más grande en 2018, el mismo año en que ASU Alum and Landscape Designer Coby Bruckner se convirtió en socio y fundó nuestra división de Landscape: Pueblo Landforms.

A fines de 2020, Pueblo emplea a más de 10 humanos y recientemente se expandió hacia el oeste, convirtiéndose en la costa con nuestra ubicación en el vecindario de Venice Beach en Los Ángeles. Actualmente estamos en el proceso de expandir nuestra ubicación en Phoenix al histórico distrito comercial de Grand Avenue.

2020, por encima de todos los demás años, ha sido uno de los que marcaron la pauta de quiénes somos como empresa. Pueblo es de propiedad queer y es inclusivo. Atendemos a miles de personas al mes y respetamos a todas y cada una. Siempre nos hemos centrado en la comunidad, con un personal diverso que lo representa.

Sobre sostenibilidad:

Pueblo como empresa siempre se ha centrado en el mundo en el que vivimos. Siempre hemos ocupado edificios históricos reduciendo drásticamente nuestra huella medioambiental. Nuestra ubicación costera utiliza un mínimo de energía, mientras que nuestra tienda de Phoenix se reinventó a fines de 2020 con un consumo mínimo de energía y agua a la vanguardia de su diseño.

Nuestro inventario es generalmente de bajo impacto, pero obtenemos plantas de productores acreditados donde no se permite la caza furtiva. Obtenemos la mayor parte de nuestro inventario a nivel regional o dentro de los EE. UU. Y trabajamos con todos nuestros proveedores y fabricantes para garantizar que se sigan prácticas laborales justas.


Remote.jpg

Centro de estudiantes adultos - ¡Las habilidades de lectura y ortografía son las claves para liberar su potencial! Nuestro amable personal y tutores voluntarios crean un entorno de apoyo que fomenta el crecimiento, los logros y el éxito.

Clubes de lectura - Tenemos un club de lectura en línea y algunos en sus bibliotecas favoritas.

Confinado en casa - El programa de confinados en el hogar brinda servicio gratuito de biblioteca temporal o permanente a los residentes del condado de Pueblo que se encuentran confinados en su hogar o centro de atención.

Índice de obituarios - Complete cualquier proyecto de genealogía con una búsqueda en nuestra base de datos de obituarios de Pueblo.

Ayuda técnica personalizada - Solo con cita previa, las sesiones de ayuda de 20 minutos están disponibles en Rawlings o Giodone.

Cabina de escucha - ¿Tienes discos de vinilo pero no tienes un lugar para escucharlos? ¡Eche un vistazo a nuestra cabina de escucha de discos en Rawlings Library! Todos los jueves de 6:30 a 8:30 p.m. en las salas de estudio del segundo piso de RRA. Llame al (719)562-5695 para obtener más información o para reservar un horario.

Genealogía - Todo lo que necesita para investigar su árbol genealógico.

Centro de recursos hispanos - Los misión del Centro de Recursos Hispanos en la Biblioteca Rawlings es proporcionar servicios, actividades y recursos gratuitos para hablantes de español e inglés.

La bóveda de los archivos - El secreto mejor guardado de Pueblo. Busque libros antiguos, periódicos, diarios, anuarios, fotografías, etc.

Ayuda con las tareas - Recursos de tareas para estudiantes de K - 12 e incluso más allá.

Asistencia con la asignación de maestros - Maestros, cuando tengan una próxima tarea y necesiten una mano para recopilar información sobre la lección, ¡permítannos ayudarlos!

Reserve una visita a la biblioteca- Personalice una excursión para sus estudiantes a la biblioteca. Asista a una hora de cuentos, recorra el edificio, busque material, realice capacitación en bases de datos, vea una película, ¡lo que sea!

Centro de educación en el hogar - ¡Bienvenidos educadores en el hogar! Este es su lugar para encontrar los muchos recursos que PCCLD tiene para ofrecer.

Concursos y premios - Actividades para que los estudiantes ingresen a ganar premios.


Pueblo - Historia


Acoma Pueblo

Acoma, Nuevo México

La ciudad de Acoma tal como está hoy, sobre su gigantesca y escarpada mesa
Cortesía de tunnelarmr, Flickr-Commons

Fundada ya en el 1100 d.C. y evolucionando a lo largo de los siglos, Acoma ilustra la importancia de los primeros pueblos originarios de Nuevo México y la profunda influencia de la cultura española en el suroeste a partir del siglo XVI. El pueblo es el hogar de la Iglesia de la Misión de San Esteban del Rey, que los frailes franciscanos españoles construyeron a principios del siglo XVII. La misión es la iglesia europea más antigua que sobrevive en Nuevo México y una presencia imponente y majestuosa entre las casas de adobe de Acoma Pueblo y rsquos. The pueblo illustrates the amalgamation of European and Native cultures in New Mexico and helps illuminate the history of Spanish contact and interaction with the ancient peoples of the United States.

Opinions differ on the age of the Acoma Nation and its mesa-top pueblo. Traditional Acoma oral history tells of an ancient city far older than our imaginations and current calendars can comprehend. &ldquoAcoma&rdquo itself translates in local dialects to a &ldquoplace that always was&rdquo and legend tells that the Acoma people have lived on the mesa forever.

Scientific, historical and archeological evidence dates the Pueblo&rsquos oldest extant remains to around 1100 A.D. and suggests that the Acoma people likely lived in the desert surrounding the mesa during earlier times and at some point decided to scale the massive rock and move their village to the top. An extensive archeological survey of the pueblo in the 1950s revealed the ancient people to be prolific potters, and skilled artisans and architects.

The Acoma people have been
highly skilled potters for centuries
Courtesy of radzfoto, Flickr-Commons

In the early 1500s, Viceroy of New Spain Antonio de Mendoza called for the first explorations into the lands north of Spain&rsquos holdings at the time, which are now in modern-day Mexico. Rumors flew of vast cities of gold and incredible riches waiting for the Spanish Crown to claim them. Throughout the 16th and 17th centuries, many expeditions traveled into present-day Arizona and New Mexico. Even though Acoma sat isolated on its mesa, several Spanish explorers visited it, including Hernando de Alvarado in 1540 (a member of the Francisco Vásquez de Coronado mission), the Chamuscado-Rodriguez expedition in 1581, Antonio de Espejo in 1583, and Juan de Oñate in 1598.

Early Spanish reports indicate that the pueblo was a village of roughly 500 three or four stories tall adobe houses. Windows were small and limited and doors at the ground level did not exist. Instead, residents entered buildings via ladders placed through holes in the roof. At the time, the only way to the mesa&rsquos top was a series of hand and toeholds carved into the steep rock. The people had to carry all of the materials used to construct the original community up the cliffs on their backs.

Because of its location, Acoma was one of the most resistant pueblos to Spanish rule. During early Spanish contact, reports indicate that the Acoma were friendly, often meeting expedition parties at the bottom of the mesa to greet and assist them. As time moved on and the Spanish presence became more and more persistent, however, the Acoma retaliated. In December 1598, residents lured Captain Juan de Zaldívar, one of Oñate's officers, into the pueblo and murdered him and 14 of his men. This had dire consequences for the village two months later when Zaldívar&rsquos brother arrived with a force of 70 Spanish soldiers to avenge the deaths. A bitter battle resulted in the sacking and burning of much of the pueblo and the death of approximately 1,500 residents. The Spanish forced those who remained to surrender the pueblo to the Spanish. Oñate himself demanded sentencing survivors to indentured servitude and bodily mutilation. Oñate&rsquos harsh and unfair treatment of the Acoma people would later lead to his legal expulsion from New Mexico and Mexico City.

With the rebuilding of the pueblo under Spanish rule in the early 1600s, missionary efforts began to convert the Acoma to Catholicism and Spanish ways of life. Still, strong resistance remained among the natives, and the Spanish did not have a mission church constructed until the late 1620s.

The Mission San Esteban del Rey
Courtesy of chad.person, Flickr-Commons

Although earlier priests visited the pueblo, Father Juan Ramirez is noteworthy as the first permanent Franciscan father to live in Acoma. It is likely that he began the building of San Esteban del Rey Mission Church upon his arrival in 1629, but the exact dates of its construction are unknown. The huge church, which still stands today, is an impressive work of architecture &ndash especially considering that native workers had to carry all of its materials up the mountain. These materials included the church&rsquos 40-foot long roof beams, originally hewn in the San Mateo Mountains, 30 miles away.

The church is simple in plan, with a long nave and a polygonal sanctuary at its western end. Its exterior is impressively tall due to battered walls that are up to seven-feet high from the base, tapering up to a mere 30 inches at their peak. Two square bell towers flank the main façade and contain bells brought from Mexico during the 1800s. A one-story convento sits along the north side of the church and once housed living space, workrooms, and storage for the father and friars who were in residence. A large cemetery surrounded by a low wall sits in front of the church and contains the remains of both native and Spanish residents from throughout the centuries.

During the 1600s, tensions remained high between the Spanish and native peoples throughout the Southwest. Most of the conflict centered on religious disagreements, and in 1680, many villages, including Acoma, took part in a large pueblo rebellion. The rebellion resulted in the death of several hundred Franciscan fathers, the destruction of many churches, and the death or banishment from pueblo towns of many Spanish residents. Acoma&rsquos priest, Fray Lucas Maldonado, and the other Spaniards living in the pueblo did not survive the rebellion, but San Esteban del Rey Mission Church remained largely unharmed. It has continued to serve Acoma&rsquos Catholic residents since Spanish re-conquest of Acoma Pueblo in 1699.

Acoma Pueblo still retains much of
its original architectural flavor
and cultural character today
Courtesy camera_obscura, Flickr-Commons

Acoma remains today a rich mix of cultures--Native pueblo and Spanish influenced by Americans from other places in the mid-19th century and decades of Anglo-inspired customs and technologies. A vehicular road now connects Acoma to the desert below, making the treacherous toehold system obsolete and the community more accessible.

Much of Acoma&rsquos old pueblo character is intact with its flat-topped, adobe buildings laid out in what is believed to be a largely original streetscape. The Mission San Esteban del Rey is still one of the most striking features of Acoma. The church is the oldest Spanish mission in New Mexico and one of the finest examples of early Spanish-Pueblo architecture in the Southwest. Despite what many may view as negative associations the mission might have for the Acoma people, tribe members are committed to its care and continual restoration. A tribal group, the Gaugashti, do the work necessary to preserve San Esteban, and the church is viewed as a gem of Acoma heritage.

Now Acoma itself has few permanent residents as most of its people moved to Acomita, a village 15 miles away. The Acoma use the pueblo periodically for festivals and sacred ceremonies, and important tribal elders still live on the mesa. The pueblo is a very popular tourist attraction for its cultural and heritage value, and the Acoma Tribal Council welcomes visitors for a small fee.

Acoma&rsquos impressive Haa&rsquoku Museum and Sky City Cultural Center, which focuses on the revitalization of lost art forms, language, and the preservation of Acoma&rsquos history, offers tours, educational programs, and exhibits. The center hosts many public events throughout the year including various dances, walks, and community gatherings.

Acoma is on the Zuni-Acoma Trail, an ancient footpath connecting the old Zuni and Acoma Pueblos. Once used by both native peoples and Spanish explorers, the seven and a half mile-long trail is enjoyed by hikers through New Mexico&rsquos beautiful lava beds. The Zuni-Acoma Trail is part of the El Malpais National Monument, which the National Park Service manages.

Acoma is a National Historic Landmark located on Acoma Rock, on NM Route 23, 13 miles south of Casa Blanca, NM. Click here for the Acoma National Historic Landmark file: text and photos. Tours of Acoma are available through the Haa&rsquoku Museum and Sky City Cultural Center. Hours and admission costs vary. For more information, visit the museum&rsquos website or call 1-800-747-0181.

Both Mission San Esteban del Rey and the Acoma Pueblo have been documented by the National Park Service&rsquos Historic American Buildings Survey. Acoma is also featured in the National Park Service American Southwest Travel Itinerary.


Rebuilding

The rebuilding and restructuring of Pueblo to prevent future disasters began almost immediately after the waters receded. The city council appointed a committee of three leading citizens to allocate state recovery funds and money from a city bond issue approved by voters immediately after the flood. Within months of the disaster, the committee contracted to have a new flood wall built west of Pueblo. This action, which reduced the river channel near the point where it met Fountain Creek, lessened the likelihood of the flooding of local businesses. Major improvements were in place as early as 1923. By 1961, various entities—including the city, the state, and the new Pueblo Conservancy District—had spent approximately $50 million rebuilding industry and infrastructure within the flooded areas. In addition to creating new flood-prevention infrastructure, the city also rearranged existing infrastructure. It built seven new bridges and moved many miles of utility lines and railroad tracks to make city infrastructure safer in the event of future flooding.
The 1921 flood was the worst of many floods on the Arkansas River, which averaged one every ten years until the building of the Pueblo Dam in 1970–75. That effort, part of the larger Fryingpan-Arkansas Project, created Lake Pueblo to allow for the storage and controlled release of water coming down the Arkansas River. While flooding on the Arkansas remains possible, the kind of flood that devastated Pueblo in 1921 would require enough water to overwhelm flood-protection infrastructure that can withstand five times as much water as in 1921. Water arriving along the river can also be held behind the 250-foot dam that created the lake.

Many businesses were rebuilt. Parkview Hospital, for example, did return. But it moved to a location north of downtown so it would remain operational in case downtown ever flooded again. Other businesses never returned to downtown Pueblo because they suffered irreparable damage. Many of Pueblo’s earliest buildings could not be saved, which permanently affected the city’s architectural heritage. It is impossible to tell how many businesses the city lost. The city’s population decreased in the wake of the flood, and growth remained slow until after World War II. While other factors contributed to the population decline, the long recovery from the flood likely played a role in that trend.



Comentarios:

  1. Mikhalis

    Felicito, muy buen pensamiento

  2. Kazrazshura

    Caballeros, ¿estás completamente loco, elogios está llegando aquí ... qué está mal con eso…

  3. Daramar

    Pido disculpas, pero en mi opinión estás equivocado. Ingrese, discutiremos. Escríbeme en PM, lo manejaremos.

  4. Silverio

    ¡Entonces sí!

  5. Dosar

    Tengo una idea, si estás interesado, puedes hablar de eso ...

  6. Suhayb

    Se puede discutir infinitamente...



Escribe un mensaje