Noticias

HMS Belfast

HMS Belfast

El HMS Belfast es un crucero ligero de la Royal Navy que jugó un papel tanto en la Segunda Guerra Mundial como en la Guerra de Corea. Ahora está abierto al público en Londres bajo el mandato del Imperial War Museum.

Historia del HMS Belfast

Lanzado en marzo de 1938, el HMS Belfast fue encargado por la Royal Navy en 1939, poco antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Segunda Guerra Mundial
Durante la guerra, el HMS Belfast participó en el bloqueo de Alemania, patrullando las aguas del norte desde la base naval de Scapa Flow en Orkney. Habiendo logrado interceptar el SS Cap Norte, un transatlántico alemán, en 1939, el HMS Belfast fue severamente dañado por una mina ese mismo año.

Durante casi tres años, el HMS Belfast no volvió a navegar como parte de la flota, pero durante este tiempo el barco fue revisado y mejorado enormemente. De hecho, cuando regresó a la acción en 1943, el HMS Belfast era uno de los buques más formidables de la Armada y, sin duda, el más grande. Como tal, fue designada el buque insignia del Décimo Escuadrón de Cruceros, que protegía a los convoyes árticos que viajaban a la Unión Soviética.

Algunos de los éxitos más importantes del HMS Belfast incluyen su contribución al hundimiento del crucero de batalla alemán Scharnhorst durante la Batalla del Cabo Norte en diciembre de 1943, su ayuda para deshabilitar la última unidad pesada de superficie alemana, el Tirpitz, en 1944 y su parte en la 'Operación' Neptuno ', el elemento naval del Desembarco de Normandía del Día D, también en 1944.

Fin de la Segunda Guerra Mundial
Al final y después de la Segunda Guerra Mundial, el HMS Belfast desempeñó varias funciones en el Lejano Oriente, incluida la ayuda a evacuar a los prisioneros de los campos de internamiento y la participación en misiones de mantenimiento de la paz.

Guerra de Corea y después
El próximo papel del HMS Belfast en tiempos de guerra ocurriría en la década de 1950, durante la Guerra de Corea, donde fue uno de los primeros barcos en entrar en acción para apoyar a las tropas estadounidenses y surcoreanas. Esta agotadora empresa terminaría el 27 de septiembre de 1952, después de lo cual el HMS Belfast participó en algunas misiones en tiempo de paz antes de ser finalmente llevado a Londres en 1971.

HMS Belfast hoy

En la actualidad, el HMS Belfast es un museo dedicado a contar la fascinante historia del barco y la historia más amplia de los conflictos británicos del siglo XX. Situado en el Támesis, los visitantes pueden experimentar lo que pudo haber sido para los soldados a bordo del HMS Belfast a lo largo de 9 cubiertas de historia, subiendo las mismas escaleras y escotillas utilizadas a lo largo de su larga carrera.

A lo largo de todo el recorrido se incluyen una serie de exposiciones, que incluyen "Alimentando a la tripulación", "La vida a bordo" y "Al servicio de los mares", que detallan varios aspectos de la vida de un soldado a bordo del barco.

Llegar al HMS Belfast

HMS Belfast está situado en el Támesis entre Londres y Tower Bridge y se puede acceder por el lado de Southbank. La estación de tren más cercana es London Bridge, a 800 metros de distancia, por donde pasan trenes y tubos, mientras que las paradas de autobús más cercanas son Abbots Lane y Hay's Galleria, donde paran los servicios 47, 343 y 381.


HMS Belfast y la batalla del Cabo Norte

La batalla de Cabo Norte comenzó cuando el crucero de batalla alemán Scharnhorst y cinco destructores abandonaron su base en Altenfjord, en el norte de Noruega, el día de Navidad de 1943, para interceptar dos convoyes árticos, que transportaban suministros esenciales a la Unión Soviética, mientras rodeaban el Cabo Norte de Noruega.

Llegada de HMS Duque de York

Llegada de HMS Duque de York

El objetivo tentador era en realidad el cebo de una trampa, ya que la inteligencia británica estaba interceptando las señales alemanas. En cuestión de horas, el Almirantazgo había informado al almirante Sir Bruce Fraser, el Comandante en Jefe de la Flota Nacional, que Scharnhorst estaba en el mar. Almirante Sir Robert Burnett en HMS Belfast, con los cruceros Norfolk y Sheffield, era proteger los convoyes, mientras que Fraser, en el poderoso acorazado duque de York, con el crucero Jamaica y cuatro destructores, cocidos al vapor para cortar Scharnhorst desde su base.

A las 7.30 de la mañana del 26 de diciembre, los destructores alemanes recibieron la orden de regresar a casa. El primer contacto con los barcos aliados tuvo lugar justo antes de las 9 a. M., Cuando el HMS Belfast detectado Scharnhorst por radar, a solo 30 millas de distancia. HMS Norfolk comprometido y golpeó el crucero de batalla, deshabilitando De Scharnhorst radar de control de fuego principal y dejando al crucero de batalla alemán casi ciego. Giró hacia el norte y se alejó, todavía tratando de rodear la fuerza de Burnett y alcanzar el convoy.

El almirante Burnett tuvo que decidir si seguir Scharnhorst o quedarse con el convoy. El eligió quedarse y cuando Scharnhorst regresó, el décimo escuadrón de cruceros estaba nuevamente en su camino. Los tres cruceros abrieron fuego, Scharnhorst fue golpeado de nuevo y Norfolk estaba muy dañado. El barco alemán se dirigió al sur hacia Noruega, con Burnett siguiendo el radar. Con Norfolk discapacitado y Sheffield sufriendo problemas con el motor, en un momento Belfast estaba persiguiendo Scharnhorst solo. Por más aterrador que esto pudiera haber sido, la batalla iba a favor de los Aliados.


HMS Belfast (C35)

Escrito por: JR Potts, AUS 173d AB | Última edición: 05/12/2018 | Contenido y copia www.MilitaryFactory.com | El siguiente texto es exclusivo de este sitio.

Debido al rearme de Alemania en la década de 1930, Gran Bretaña comenzó a aumentar los barcos en su fortaleza de acero. El HMS Belfast y su barco hermano Edinburgh fueron los cruceros de la clase Town encargados antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Los barcos Town Class se construyeron con menos de 10,000 toneladas debido a las pautas del Tratado Naval de Washington, que limitaba el tamaño y la cantidad de barcos construidos después de la Primera Guerra Mundial. El armamento principal de Belfast eran cañones de 12 x 6 pulgadas montados 6 hacia adelante y 6 hacia atrás que con un lado ancho podían enviar proyectiles perforadores de blindaje de 12 x 112 libras a 14 millas hacia el objetivo. Con una velocidad de 32 km / h y un blindaje de 4 pulgadas, era un tigre listo para ponerse en peligro.

Cada torreta de cañón de 6 pulgadas estaba tripulada por 26 hombres. Debajo de cada torreta de 175 toneladas había un barbet que bajaba 7 cubiertas conectando el cargador de pólvora y el cargador de proyectiles. Un cinturón de izado vertical en movimiento transportaba las cargas de pólvora de cordita y los proyectiles de alto explosivo desde el fondo del barco hasta cada uno de los cañones de 12 x 6 pulgadas. Como en el HMS Victory, cada cañón tenía un equipo de armas, los cañones de 6 pulgadas de Belfast requerían una tripulación de 7 hombres para disparar el arma. La tripulación practicó una y otra vez hasta que toda la secuencia de carga tomó solo 8 segundos. Cada hombre tenía un trabajo:

1. La cáscara del polipasto a la bandeja de carga 2. Abra la recámara 3. Gire la cáscara hacia la recámara y empújela hacia la recámara 4. Carga de polvo de cordita del polipasto fuera de la caja hacia la recámara, apriete hacia la recámara 5. Cierre la recámara y coloque el fusible 6. Eleve el arma a la posición de disparo 7. ¡Fuego!

Al comienzo de la guerra, fue asignada al 18o Escuadrón de Cruceros, cuya misión era imponer un bloqueo naval a Alemania. El 21 de noviembre de 1939, Belfast abandonó el estuario o fiordo del río Forth de Escocia, donde desemboca en el Mar del Norte entre Fife al norte, llamado localmente Firth of Forth. Al entrar en el Mar del Norte chocó contra una mina magnética colocada por el submarino alemán U-21. Nadie murió, pero 21 marineros resultaron heridos rompiendo la quilla y dañando el casco hasta tal punto que las reparaciones tardaron tres años en el muelle de reparaciones de Devonport.

El daño fue tan severo que el Almirantazgo consideró desguazarla, pero Churchill intercedió. Durante el reacondicionamiento del casco, se agregaron mejoras tecnológicas por encima de la línea de flotación, se aumentó la viga, lo que mejoró su estabilidad. También se agregó el último radar y se conectó al sistema de control de incendios, esta actualización la convirtió en uno de los cruceros más avanzados de la guerra. Este reacondicionamiento había aumentado su tonelaje a 11,533 toneladas estándar, convirtiéndola en el crucero más pesado de Gran Bretaña. Con las mejoras, el Belfast fue elegido por el contraalmirante Robert Burnett, comandante del décimo escuadrón, para convertirlo en el buque insignia.

El Escuadrón 10 fue asignado al servicio de convoyes aórticos desde el Reino Unido y los Estados Unidos a los puertos del norte de la Unión Soviética, Arcángel y Murmansk. Hubo 78 convoyes entre agosto de 1941 y mayo de 1945. Aproximadamente 1400 barcos mercantes entregaron suministros vitales a la Unión Soviética bajo el programa Lend-Lease. Durante la guerra se hundieron 85 buques mercantes y 16 buques de guerra de la Royal Navy. Los alemanes perdieron varios buques, incluido un crucero de batalla, tres destructores y al menos 30 barcos U y una gran cantidad de aviones. El Atlántico Norte es una fuerza sobre sí mismo y no le importaba de qué armada era el barco. El hielo invernal se acumularía en los barcos y tendría que cortarse o la acumulación podría afectar la estabilidad del peso del barco. A veces, un submarino alemán corría paralelo a un barco aliado porque el mar estaba demasiado alto para atacar. Lo primero y más importante fue la necesidad de autoconservación. La principal preocupación del Escuadrón 10 era el crucero de batalla Scharnhorst estacionado en Noruega. Saldría con una pantalla de destructores y atacaría convoyes con sus cañones de largo alcance de 28 cm y 11 pulgadas que podrían destruir un convoy completo por sí misma.

El Almirantazgo, que tenía el código naval alemán, ideó un plan para atraer a Scharnhorst a una trampa, Force I eran los tres cruceros HMS Belfast, HMS Norfolk y HMS Sheffield que navegarían y seguirían al convoy. Force II sería el acorazado británico HMS Duke of York y su pantalla, el crucero HMS Jamaica, y los destructores clase S HMS Savage, Scorpion, Saumarez, Sword y HNoMS Stord de la Royal Norwegian Navy. Si Scharnhorst y sus destructores muerden el anzuelo y atacan al convoy, la Fuerza I atacaría y se mantendría mientras la Fuerza II se acercaba para matar. La Operación Ostfront fue la operación de la Kriegsmarine alemana para interceptar el convoy JW 55B del Ártico con destino a Rusia. El convoy, avistado tres días antes por un avión de la Luftwaffe, constaba de diecinueve cargueros, escoltados por los destructores HMS Onslow, HMS Onslaught, HMS Orwell, HMS Scourge, HMS Impulsive, HMCS Haida, HMCS Huron y HMCS Iroquois, y el dragaminas. HMS Gleaner. Fuerza no había sido avistado. También como parte del plan del Almirantazgo para sacar a Scharnhorst en el área, estaba el convoy RA 55A, que regresaba al Reino Unido desde Rusia. El RA 55A constaba de 22 cargueros, escoltados por los destructores HMS Musketeer, Opportune, Virago, Matchless, Milne, Meteor y Ashanti, HMCS Athabascan y el dragaminas HMS Seagull.

El 25 de diciembre de 1943, Scharnhorst, con su pantalla de destructor clase Narvik compuesta por el Z29, Z30, Z33, Z34 y Z38, zarpó del Fiordo Alta de Noruega para atacar los dos convoyes que se fusionaban. Desconocido para los alemanes era la presencia de Force I y II. Lo que no se tuvo en cuenta en la trampa fue que Duke of York era 4 km / h más lento que Scharnhorst y cuando la velocidad importa, esto iba a jugar un papel. Con el mal tiempo, el almirante Bey había separado sus destructores de Scharnhorst tratando de recoger los convoyes. Antes del amanecer del 26 de diciembre, el radar del HMS Belfast captó el Scharnhorst y su pantalla a una distancia de 35.000 yardas. Fue a las estaciones de acción y notificó el saldo de los cruceros en Force I y mantuvo informado al Duque de York.

A 13.000 yardas, el Scharnhorst ahora solo no había recogido la Fuerza I y Belfast y los otros cruceros abrieron fuego, comenzó la Batalla de Cabo Norte. Scharnhorst sorprendió y abrió con salvas contra Belfast y Force I sin golpes, sin embargo, Scharnhorst recibió dos golpes con un tiro de suerte que noqueó su torre de radar y control. El tiempo había empeorado con una fuerte tormenta de nieve que dejó a Scharnhorst ciego con la invasión de la Fuerza I dirigida por el radar de Belfast. Scharnhorst tuvo que volver al antiguo "fuego en los destellos de boca" y adivinar el alcance. Norfolk todavía usaba el polvo más antiguo donde Belfast y Sheffield usaban una cordita sin flash, dejando a Norfolk como el objetivo principal. Scharnhorst sintió que había sido atacada por un acorazado dio media vuelta y huyó hacia Noruega. El plan estaba funcionando como duque de York y su pantalla se cerró mientras Scharnhorst navegaba a velocidad de flanco hacia el sur. Sheffield y Norfolk retrocedieron con problemas operativos mientras Belfast seguía con su radar buscando el crucero de batalla. Scharnhorst aún desconocía al duque de York, Force II siguió adelante recogiendo al alemán y maniobró para llevar sus cañones de 10 x 14 pulgadas. Belfast llegó e iluminó a Scharnhorst con un proyectil de estrella a menos de 12.000 yardas, el Duque de York tenía a Scharnhorst en la mira y disparó una andanada que golpeó a Scharnhorst con al menos dos proyectiles de 14 pulgadas. El Scharnhorst giró hacia el norte, pero fue contratado por los cruceros Norfolk y Belfast, por lo que giró hacia el este a una alta velocidad de 31 nudos. Duke of York se lanzó a la persecución, pero comenzó a retroceder debido a una pequeña pero importante desventaja de 4 km / h en velocidad. El duque de York, el nuevo alemán, escaparía, por lo que, a una distancia extrema, anotó un impacto que dañó la sala de calderas número uno, lo que obligó al crucero de batalla a reducir la velocidad. Los destructores británicos se pusieron al día y atacaron con torpedos contra el Scharnhorst. Los destructores anotaron tres impactos de torpedos, pero el crucero de batalla aún mantuvo una velocidad de 22 nudos. Belfast disparaba desde el norte mientras que el duque de York y el crucero Jamaica disparaban desde el sur lloviendo proyectiles sobre Scharnhorst mientras su velocidad seguía disminuyendo. Los destructores británicos se acercaron y dispararon 19 torpedos con muchos impactos. Scharnhorst finalmente zozobró y se hundió a las 19:45 horas del 26 de diciembre, mientras sus hélices aún giraban. La tripulación del barco era 1.968 y el Almirantazgo envió un mensaje para "tomar una pequeña muestra" por lo que sólo 36 hombres fueron sacados del agua y salvados por barcos británicos.

El HMS Belfast había demostrado que el radar era el camino del futuro y luchó en el último gran tiroteo de la historia naval. Ella continuó sirviendo y participó en los desembarcos del Día D el 6/06/44 como una plataforma de armas disparando, dicen, las salvas iniciales en las playas Gold y Juno. Durante las siguientes cinco semanas, disparó miles de rondas en posiciones alemanas en su rango de 14 millas. Su última ronda en la Segunda Guerra Mundial fue disparada el 7/08/44 en la batalla de Caen. Regresó a Devonport, Inglaterra para una reparación necesaria, había gastado sus armas. Después de las reparaciones necesarias, navegó hacia Malaya para ayudar a los japoneses a salir de la isla, pero no disparó debido a la rendición japonesa. Regresó a Gran Bretaña para una reparación importante.

Belfast sirvió en la Guerra de Corea mientras apoyaba a las fuerzas terrestres de las Naciones Unidas mediante bombardeos navales. En julio de 1952 fue alcanzada por una batería comunista, matando a uno e hiriendo a cuatro. Estaba estacionada en la costa oeste usando sus cañones de 6 pulgadas contra las fuerzas de Corea del Norte. Belfast se modernizó entre enero de 1956 y mayo de 1959 con nuevos cañones AA, el nuevo NBC Warfare Bridge que se parecía a los nuevos cruceros Tiger. Entre 1959-62 el barco operó en el Lejano Oriente en ejercicios y "mostró la bandera británica" y regresó a Belfast por última vez el 24 de agosto de 1963. Permaneció en el muelle y fue trasladado para convertirse en un barco museo el 1 de marzo. 1978.


HMS Belfast (35)


Foto cortesía de Paul Johnson Collection

Esta es una lista de personas asociadas con este barco.
También tenemos una página detallada sobre el crucero ligero británico HMS Belfast (35).

A bordo del HMS Belfast (35) cuando fue alcanzado el 21 de noviembre de 1939

Puede hacer clic en cualquiera de los nombres para obtener información adicional posible.

NombreLa edadRangoServido sobre
Collins, Reginald, enfermera titulada Oficial de torpedosHMS Belfast (35)
Dicken, Frederick Maxwell, RN Marinero líderHMS Belfast (35)
Scott, George Arthur, enfermera titulada CapitánHMS Belfast (35)
Stanton, Henry, enfermera titulada32Pintor de 2a claseHMS Belfast (35)

Servido sobre indica los barcos que hemos enumerado para la persona, algunos estaban estacionados en varios barcos alcanzados por submarinos.

¿Personas que faltan en este listado? ¿O quizás información adicional?
Si desea agregar un miembro de la tripulación a la lista, necesitaríamos la mayor parte de esta información: nombre del barco, nacionalidad, nombre, fecha de nacimiento, lugar de nacimiento, servicio (marina mercante,.), rango o trabajo a bordo. También tenemos lugar para una foto si se proporciona. Puede enviarnos la información por correo electrónico aquí.


Armamento [editar | editar fuente]

De Belfast El armamento principal consiste en doce cañones navales de 6 pulgadas, en cuatro torretas triples. La propuesta original incluía dieciséis cañones de 6 pulgadas, en torretas cuádruples, pero resultó imposible fabricar una torreta cuádruple eficaz y se sustituyeron las torretas triples.

Su armamento secundario consistía en doce cañones navales de 4 pulgadas, en seis montajes dobles. También estaba armada con dieciséis cañones antiaéreos QF de 2 libras, ocho ametralladoras Vickers .50 y seis tubos de torpedo de 21 pulgadas. En 1945 De Belfast El armamento antiaéreo se mejoró con la adición de cinco cañones Bofors de 40 mm.

En 1956 se tomó la decisión de modernizar Belfast. Se quitaron cuatro cañones navales de 4 pulgadas para dejar espacio a los sistemas de armas modernos. Su armamento antiaéreo se estandarizó en forma de seis cañones Bofors de 40 mm en cuatro montajes dobles. Su armamento de torpedos fue retirado y partes clave del barco fueron protegidas contra ataques nucleares, biológicos y químicos.


¡Estaciones de batalla! 10 datos y cifras interesantes sobre el HMS Belfast que quizás no conozcas

¿Falta la comida británica adecuada? Luego, haga su pedido en British Corner Shop & # 8211 Miles de productos británicos de calidad & # 8211, incluido Waitrose, envío a todo el mundo. Haga clic para comprar ahora.

Anclado en el Támesis, el HMS Belfast se lanzó poco antes del advenimiento de la Segunda Guerra Mundial. Vio una gran cantidad de acción durante la guerra como un barco de bloqueo, escoltando convoyes, en batalla y apoyando la invasión de Normandía. Después de una carrera larga y distinguida, los esfuerzos para salvar el barco de ser hundido dieron como resultado que el Belfast se convirtiera en un barco museo. Hoy es un monumento no solo a su propia historia, sino a la Armada británica y a todos los marineros que lucharon en la guerra. Sin más preámbulos, aquí hay diez datos interesantes sobre este gran barco.

Figuras Básicas

Lanzado como un crucero ligero en 1938 y oficialmente puesto en servicio en 1939, el barco tiene un desplazamiento de 11.533 toneladas, que es el volumen de agua que llenaría el espacio que ocupa el barco. Tiene un armamento de 12 cañones de 6 pulgadas, 12 cañones de doble propósito de 4 pulgadas, 16 cañones AA de 2 libras (también conocidos como "Pom-Poms"), 8 ametralladoras Vickers 0.5 y 6 tubos de torpedos de 21 pulgadas . Mide 613 ', 6 "de largo con una viga (ancho) de 63', 4". La velocidad máxima del Belfast es de 32 nudos (36,82 mph). En cualquier momento dado durante su servicio, tenía un complemento de tripulación de 750-850 marineros.

Nosotros tres

El Belfast es uno de los tres únicos barcos de la flota del Día D que no han sido desguazados y sirven como barcos museo. Los otros dos son buques de la Armada de los EE. UU. El primero es el USS Laffey, un destructor clase Sumner actualmente anclado con otros barcos del museo en Patriots Point en Charleston, Carolina del Sur. El otro es el USS Texas, un acorazado clase Nueva York que forma parte del Parque Estatal San Jacinto cerca de Houston, Texas.

Deshazte de la vía de servicio

Los cañones del HMS Belfast están entrenados y elevados de tal manera que apuntan al London Gateway, la última estación de servicio de la M1 antes de llegar a Londres. Por supuesto, el arma ya no está cargada ni puede disparar, por lo que está bastante seguro si se detiene allí para ir al baño.

Genial, ¿ahora adónde vamos?

Durante la invasión del Día D, el disparo de las armas logró romper los baños a bordo del barco. El Belfast pasó 33 días en Normandía y disparó más de 5.000 proyectiles. Sería la última vez que disparó sus armas, a pesar de haber visto una gira en la Guerra de Corea y las misiones de mantenimiento de la paz antes de su retiro en 1968.

¿Te apetece una pinta?

Las instalaciones del Belfast incluyen un bar llamado Upper Deck ubicado sobre la entrada del barco museo. El bar tiene capacidad para 55 clientes y sirve una serie de bebidas y aperitivos ligeros. Permanece abierto hasta las 11:30 pm y ofrece excelentes vistas de Belfast y otros lugares de interés de Londres.

El último de su especie

El HMS Belfast es el último crucero ligero que queda de la flota de la Segunda Guerra Mundial de la Royal Navy. El HMS Belfast Trust se formó en 1971 para presionar por la preservación del barco como museo. Finalmente, el gobierno accedió y entregó el barco al fideicomiso. Seis años después, las finanzas del fideicomiso no estaban en buena forma y fusionaron el Museo Imperial de la Guerra, que ahora administra Belfast.

Aeronave

El Belfast estuvo una vez equipado para lanzar aviones a través de catapulta y tenía perchas para almacenarlos. Dos aviones anfibios Supermarine Walrus eran parte del complemento del barco y se usaban para atacar submarinos. Después de completar sus misiones, los aviones aterrizarían junto al barco en el agua y fueron recuperados por grúas a ambos lados del barco.

La guerra es fría

En 1943, el Belfast estaba sirviendo en el Ártico, donde destruyó el barco alemán Scharnhorst. El Scharnhorst había sido asignado para atacar un convoy que navegaba de Inglaterra a Rusia. Sin embargo, lo que el barco alemán no sabía era que el convoy era una trampa tendida por la Royal Navy. El Belfast, junto con el HMS Norfolk y el HMS Sheffield, flanqueaba al Scharnhorst junto con el HMS Duke of York, el HMS Jamaica y cuatro destructores. Mientras que el barco alemán intentó huir, no llegó muy lejos antes de que un disparo alcanzara la sala de calderas, lo que ralentizó al Scharnhorst lo suficiente como para que la flota pudiera alcanzarlo y hundirlo.

Ganaste un premio

Uno de los mejores logros del Belfast fue la captura del transatlántico alemán SS Cap Norte en 1939. El barco estaba tratando de regresar a Alemania haciéndose pasar por un buque neutral. El Belfast abordó el Cap Norte y lo escoltó hasta un puerto británico. En ese momento, era el barco mercante más grande jamás capturado y la tripulación de Belfast recibió un "premio en metálico" en forma de propina en efectivo.

¿Puedo obtener su autógrafo?

El quirófano del HMS Belfast lleva las firmas de 26 de los 36 supervivientes del Scharnhorst.


¿Por qué los cañones del HMS Belfast apuntan a una estación de servicio de autopista?

Las armas de Belfast, de Stuart Miller en la piscina londinense de Flickr.
Suena a mito urbano. Los cañones orientados hacia adelante del HMS Belfast están colocados de forma permanente para conseguir un impacto directo en la estación de servicio London Gateway en Scratchwood.

No es un mito. El objetivo es intencional. Si las pistolas de seis pulgadas estuvieran cargadas con proyectiles, podrían dar un golpe increíble al café M1 y a la parada del baño. Cada proyectil pesa 112 libras, similar a un saco de carbón, y mucho más explosivo. Los cañones delanteros podían disparar ocho rondas por minuto, lo que significa que Scratchwood podría destruirse en segundos.

Pero, ¿por qué este objetivo en particular? No tiene nada que ver con el exorbitante precio de sus capuchinos.

La estación de servicio en peligro se encuentra perfectamente en el radio del cómodo alcance de los cañones (aproximadamente 18,5 km a 45º de elevación, pero la artillería podría extenderse hasta 23 km si se empuja). Un punto en cualquier lugar dentro de esa banda podría haber sido elegido para la formación de reposo de los seis cañones de avanzada. Según el jefe Yeoman del barco, Kevin Price, se metió en Scratchwood porque era un hito muy conocido en la autopista M1. "También podríamos golpear Cheshunt, o Gidea Park, o quedarnos tímidos de Dartford", nos dice. Scratchwood, sin embargo, tiene una cierta monotonía cotidiana que invita a la comparación con el prejuicio de Betjeman de "venir bombas amistosas".

El objetivo se decidió ya en 1971. Este fue el año en que el HMS Belfast fue amarrado por primera vez en el Pool de Londres para servir como barco museo, luego de décadas de servicio distinguido como uno de los cruceros ligeros más poderosos de la Royal Navy. No hace falta decir que el Belfast nunca tendría motivos para bombardear la autopista, pero las armas tenían que apuntar a algún lugar, y apuntar a un lugar famoso y monótono solo podría ayudar con la prensa y la atención popular.

Mapa de Google que muestra el alcance aproximado de los cañones delanteros de seis pulgadas, incluido Scratchwood en la parte superior izquierda.
Los otros cañones del barco no han sido apuntados tan deliberadamente y, a menudo, giran. Los numerosos cañones de diez centímetros a lo largo de los costados de la embarcación probablemente golpearían los edificios circundantes, lo que reduciría el trabajo del complejo More London. Si ellos podría despejar el horizonte, tendrían un alcance máximo de unos 18 km. Esta es precisamente la distancia al centro de la ciudad de Sutton.

HMS Belfast es operado por Imperial War Museum y está abierto todos los días al público.


Contenido

A finales de la década de 1890, los revestimientos de prestigio existentes de la White Star Line Majestuoso y teutónico, ambos lanzados en 1889, habían quedado obsoletos debido a los rápidos avances en la tecnología marina: sus competidores, la Cunard Line, habían introducido el Campania y Lucania en 1893. En 1897, SS Cymric se puso en servicio. Era más grande que la teutónica y la majestuosa, pero no la más grande del mundo. Cymric era más grande que Campania y Lucania, pero no más rápido. Cymric introdujo el lujo sobre la velocidad. White Star Line utilizó la estrategia en el Oceanic. y a partir de 1897 el alemán Norddeutscher Lloyd comenzó a introducir cuatro nuevos transatlánticos de clase Kaiser que incluían el SS Kaiser Wilhelm der Grosse. Para competir con estos barcos, la White Star Line necesitaba producir un nuevo buque insignia que pudiera rivalizar con ellos. [2]

Su nuevo buque insignia Oceánico se construyó en el astillero de Harland y Wolff's Queen's Island en Belfast, como era la tradición con los barcos White Star Line, y su quilla se colocó en 1897. Usó la estrategia del lujo sobre la velocidad, que comenzó con el Cymric en 1897. llamado así por su primer revestimiento exitoso RMS Oceánico de 1870, y sería el primer barco en superar el SS de Brunel Gran oriental en longitud, aunque no en tonelaje. Con 17.272 toneladas de registro bruto, la futura "Reina del Océano" costó un millón de libras esterlinas (equivalente a £ 113.400.000 en 2019), [3] y requirió 1.500 carpinteros para completar. Oceánico Sin embargo, no fue diseñado para ser el barco más rápido a flote o competir por el Blue Riband, ya que la política de White Star Line era centrarse en el tamaño y la comodidad en lugar de la velocidad. Oceánico fue diseñado para una velocidad de servicio de 21 nudos (39 km / h 24 mph). Estaba propulsada por dos motores de triple expansión de cuatro cilindros, que cuando se construyeron fueron los más grandes de su tipo en el mundo, y podían producir 28.000 caballos de fuerza [4] [5] [2]

Para construir el barco se tuvo que construir una nueva grúa puente de 500 toneladas en el astillero para levantar el material necesario para la construcción del barco. Otra innovación fue el uso de remachadoras hidráulicas, que se utilizaron por primera vez en Harland and Wolff durante su construcción. [2]

Oceánico'El puente se integró con su superestructura, dándole un aspecto limpio y fluido, esta característica de diseño se omitiría de los próximos cuatro grandes barcos White Star, Cedric, céltico, báltico y adriático, con sus extraños pero distinguibles puentes de "islas". "Nada más que lo mejor" era la política de Ismay hacia esta nueva empresa. [6] El arquitecto Richard Norman Shaw fue contratado como consultor para el diseño de gran parte de los interiores del barco, que estaban profusamente decorados en las secciones de primera clase. [2]

Oceánico fue construido para acomodar a 1.710 pasajeros: 410 de Primera Clase, 300 de Segunda Clase y 1000 de Tercera Clase, más 349 tripulantes. [2] En su autobiografía Titanic y otros barcos, [7] Charles Lightoller da cuenta de cómo era ser un oficial en este barco.

Su alojamiento para pasajeros se distribuyó de una manera similar a la de teutónico y Majestuoso, con Primera Clase en medio del barco, Segunda Clase situada en el extremo de popa de la superestructura y Tercera Clase dividida en los extremos de proa y popa del buque en cuatro cubiertas Promenade, Upper, Saloon y Main. Los espacios ocupados de primera clase en las cuatro cubiertas, la mayoría de los cuales se dedicaron a una variedad de espaciosas y cómodas cabinas individuales, con dos y tres literas. Había una biblioteca en la cubierta de paseo y una sala de humo en el extremo de popa de la cubierta superior, y la característica más impresionante era la elegante cúpula que coronaba el comedor de primera clase en la cubierta del salón. [8]

Similar a lo que se vio a bordo teutónico y Majestuoso, Alojamiento de segunda clase a bordo de una elegancia más modesta, pero espaciosa y confortable. Una caseta separada en el extremo de popa de la superestructura proporcionó cubiertas de paseo abiertas y cerradas y albergaba una biblioteca y una sala de humo que eran versiones reducidas de sus contrapartes de primera clase. La misma reducción se observó con el comedor de segunda clase, que tenía capacidad para 148 personas, y la variedad de cómodas cabinas de dos y cuatro literas.

Tercera clase, como era habitual en todos los buques de White Star Line en el Atlántico norte, estrictamente segregada en los extremos opuestos del buque en las cubiertas superior, salón y principal. En la cubierta superior, las entradas se ubicaron junto a las cubiertas de pozos de proa y popa, donde se ubicaron la mayoría de los baños. En el extremo de popa de la cubierta estaban la Sala de Humo de Tercera Clase y la Sala General, así como la cocina. Los hombres solteros estaban atracados en cinco compartimentos en el extremo de proa del barco (dos en la cubierta del salón, tres en la cubierta principal), cada uno de los cuales estaba dispuesto en un diseño bastante novedoso de literas abiertas. Debido a que el atraque de la tercera clase se distribuyó en cada extremo del barco, los compartimentos de proa tenían cada uno literas para aproximadamente 100 hombres, mientras que los dormitorios convencionales con literas abiertas a menudo atracaban hasta 300 pasajeros en otros barcos. Esto permitió un diseño más abierto que estaba mucho menos concurrido, completo con mesas largas y bancos de madera donde se servían las comidas a los pasajeros masculinos. [9]

En los cuartos de popa del barco para la tercera clase había alojamiento para mujeres solteras, parejas casadas y familias ubicadas en cinco compartimentos (paralelos al diseño de proa, con dos en la cubierta del salón y tres en la cubierta principal). Como se vio a bordo teutónico y Majestuoso, así como el recién terminado idioma céltico, se procesó un número limitado de cabinas de dos y cuatro literas, pero estaban estrictamente reservadas para parejas casadas y familias con niños. El más pequeño de los dos compartimentos de cubierta del salón fue designado para parejas casadas. En la cubierta principal, se designó una sección de otro compartimento para familias con niños. Cada uno de los dos compartimentos también tenía pequeños comedores decorados con mesas empotradas y sillas giratorias similares a las de Segunda Clase. En los tres compartimentos restantes, las mujeres solteras estaban atracadas en camarotes de estilo dormitorio con 20 literas, situados en los lados exteriores de cada compartimento. En el centro de cada compartimento, un pasillo ensanchado se diseñó como un comedor con largas mesas empotradas y sillas giratorias que atravesaban a lo largo cada compartimento. [10] [11]

Barco gemelo propuesto olímpico Editar

Como White Star normalmente ordenaba naves en pares, una nave hermana para Oceánico ser llamado olímpico fue propuesto. Sin embargo, tras la muerte del presidente de la empresa, Thomas Ismay, en noviembre de 1899, el pedido se pospuso y luego se canceló. En cambio, la empresa decidió desplegar los recursos para producir un conjunto de revestimientos más grandes que se convertirían en la clase "Cuatro Grandes". El nombre olímpico más tarde fue otorgado al RMS olímpico de 1910. [5] [2]

Oceánico fue lanzado el 14 de enero de 1899, un evento al que asistieron más de 50.000 personas. Sería el transatlántico británico más grande y último en ser botado en el siglo XIX. Tras su acondicionamiento y pruebas en el mar, dejó Belfast rumbo a Liverpool el 26 de agosto de ese año, y cuando llegó fue abierta al público y la prensa donde fue recibida con gran fanfarria. Partió de Liverpool en su viaje inaugural a Nueva York el 6 de septiembre, bajo el mando del capitán John G. Cameron. Thomas Ismay había planeado estar a bordo, pero en esta etapa se encontraba demasiado mal. Completó el viaje en 6 días, 2 horas y 37 minutos a una velocidad media de 19,57 nudos y llegó a Nueva York con una entusiasta bienvenida. Una característica decepcionante que pronto se hizo evidente en el servicio fue la tendencia de la nave a experimentar vibraciones excesivas a toda velocidad, debido en parte a su diseño largo y estrecho. Para evitar este problema, pronto se vio necesario operarla a una velocidad de servicio de 19,5 nudos (36,1 km / h 22,4 mph), inferior a su velocidad de servicio planificada de 21 nudos (39 km / h 24 mph). [2]

Los primeros años de Oceánico Su carrera fue bastante agitada, ya que fue bien recibida por el público a ambos lados del Atlántico. Entre 1900 y 1906, superó a sus principales rivales, las reinas de la velocidad de Cunard. Campania y Lucania, as well as her own running mates for westbound crossings. [12]

In 1900 she was struck by lightning while at dock at Liverpool and lost the top of her mainmast. On 4 August that year while berthed at New York harbour, she was threatened by a serious fire in a cargo hold of the SS Bovic which was docked adjacent to her. Fortunately the fire was brought under control before it could spread to Oceanic. [2]

On 7 August 1901 in a heavy fog, near Tuskar Rock, Ireland, Oceanic was involved in a collision with the small Waterford Steamship Company SS Kincora, sinking the smaller vessel and killing seven. [6] [2]

On 18 November 1904, four days out from New York, Oceanic encountered strong gales, stormy seas and snow, the battering the ship took from the sea stove in two portholes, which allowed a considerable amount of water to enter the ship. [2]

In 1905, 45 of the ship's firemen mutinied in protest at the unpleasant working conditions in the ship's boiler rooms, which resulted in the conviction and imprisonment of 33 stokers. [13] [2]

In 1907, White Star set in place plans to establish an express service out of Southampton. Another IMM subsidiary, the American Line, had experienced great success out of this port due to its proximity to London, and it was ultimately decided Oceanic, along with Teutonic, Majestuoso and the newly completed Adriatic would terminate from this port, making double calls at the French port of Cherbourg and the line's traditional terminal at Queenstown before setting for New York.

In April 1912, during the departure of RMS Titánico from Southampton, Oceanic became involved in the near collision of Titánico with SS Nueva York, cuando Oceanic was nearby as Nueva York broke from her mooring and nearly collided with Titánico, due to the large wake caused by Titánico′s size and speed. A month later, in mid-May 1912, Oceanic picked up three bodies in one of the lifeboats left floating in the North Atlantic after Titánico se hundió. [a] After their retrieval from Collapsible A by Oceanic, the bodies were buried at sea. [14]

Primera Guerra Mundial Editar

Oceanic had been built under a deal with the Admiralty, which made an annual grant toward the maintenance of any ship on the condition that it could be called upon for naval work, during times of war. Such ships were built to particular naval specifications, in the case of Oceanic so that the 4.7 inch guns she was to be given could be quickly mounted. "The greatest liner of her day" was commissioned into Naval service on 8 August 1914 as an armed merchant cruiser. [2]

On 25 August 1914, the newly designated HMS Oceanic departed Southampton on naval service that was to last just two weeks. Oceanic was to patrol the waters from the North Scottish mainland to the Faroes, in particular the area around Shetland. She was empowered to stop shipping at her Captain’s discretion, and to check cargoes and personnel for any potential German connections. For these duties, she carried Royal Marines and Captain William Slayter RN was appointed in command. Her former Merchant Master, Captain Henry Smith, with two years' service, remained in the ship with the rank of Commander RNR. Many of the original crew also continued to serve on Oceanic. In effect therefore Oceanic had two captains, and this would lead to confusion about the chain of command. [2]

Wrecking Edit

Oceanic headed for Scapa Flow in Orkney, Britain’s main naval anchorage, with easy access to the North Sea and the Atlantic. From here she proceeded north to Shetland travelling continuously on a standard zigzag course as a precaution against being targeted by U-boats. This difficult manoeuvring required extremely accurate navigation, especially with such a large vessel. In the event it appears to have been poor navigation, rather than enemy action that was to doom Oceanic. [2]

An inaccurate fix of their position was made on the night of 7 September by navigator Lieutenant David Blair RNR (previously assigned to, then reassigned from, the Titánico). While everyone on the bridge thought they were well to the southwest of the Isle of Foula, they were in fact an estimated thirteen to fourteen miles farther north than they believed and to the east of the island instead of the west. This put them directly on course for a reef, the notorious Shaalds of Foula, which poses a major threat to shipping, coming within a few feet of the surface, and in calm weather giving no warning sign whatsoever. [2]

Captain Slayter had retired after his night watch, unaware of the situation, with orders to steer to Foula. Commander Smith took over the morning watch. Having previously disagreed with his naval superior about navigating a ship as large as Oceanic in the dangerous waters around the Scottish islands, he instructed the navigator to plot a course west, and out to sea, away (so he thought) from hidden dangers like outlying reefs. Unbeknown to Smith, this put the ship onto a course between the island and the reef just south of it. Slayter must have felt the course change, as he reappeared on the bridge to countermand Smith's order and made what turned out to be a hasty and ill-informed judgement, as the ship again changed course directly towards the reef. [2]

The ship ran aground on the Shaalds on the morning of 8 September, approximately 2.5 nautical miles (5 km) east of Foula's southern tip. She was wrecked in a flat calm and clear weather. She was the first Allied passenger ship to be lost in the war. [2]

Rescue Edit

The Aberdeen trawler Glenogil was the first vessel on the scene, and although she attempted to pull off the massive ship, it proved an impossible task, and with the hull already ruptured, Oceanic would not have stayed afloat long in open waters. [15] Other ships in the area were called in to assist in the rescue operation that was to follow. All of the ship's crew transferred to the trawler via the ship's lifeboats and were then ferried to the waiting AMC HMS Alsatiany HMS Hacia adelante. Charles Lightoller, the ship's First Officer (and also the most senior officer to survive the sinking of the Titánico), was the last man off, taking the navigation room's clock as a souvenir.

The 573-ton Admiralty salvage vessel Lyons was dispatched to the scene hurriedly, and in the words of the Laird of Foula, Professor Ian S. Holbourn, writing about the disaster in his book The Isle of Foula:

The launch of the Lyons, a salvage boat which hurried to the scene, was capable of a speed of ten knots, yet was unable to make any headway against the tide although she tried for fifteen minutes. Even then it was not the top of the tide, and the officer in charge reckoned the full tide would be 12 knots, he confessed he would not have believed it had he been told. [dieciséis]

Commander Smith is said to have come ashore at the remote island’s tiny pier, and on looking back out to sea toward his stranded ship two miles away, commented that the ship would stay on the reef as a monument and nothing would move it. One of the Foula men, wise to the full power and fury of a Shetland storm, is said to have muttered with a cynicism not unknown in those parts "I‘ll give her two weeks". [dieciséis]

Remarkably, following a heavy gale that had persisted throughout the night of 29 September, just two weeks after the incident the islanders discovered the following day that the ship had been entirely swallowed up by the sea, where she remains to this day scattered as she fell apart under the pressure of the seas on the Shaalds.

The disaster was hushed up at the time, since it was felt that it would have been embarrassing to make public how a world-famous liner had run aground in friendly waters in good weather within a fortnight of beginning its service as a naval vessel. The revelation of such gross incompetence at this early stage of the war would have done nothing for national morale.

Courts-martial Edit

Lt. Blair was court-martialled at Devonport in November 1914, when he was found guilty of "stranding or suffering to be stranded" HMS Oceanic, and was ordered to be reprimanded. He offered in his defence that he was exonerated by the evidence given by Captain Slayter and Commander Smith that he was under their supervision, and that the stranding was due to abnormal currents.

A similar charge was made against Commander Smith at a second court-martial the evidence for the prosecution was the same as in the previous case, but witnesses were cross-examined with a view to showing that the position of the accused on Oceanic was not clearly defined by the naval authorities, and that he was understood to be acting solely in an advisory capacity. He was acquitted the following day, as he was found not to have been in command on 8 September.

Captain Slayter was also acquitted.

In 1924, a salvage company which had been engaged on the scuttled German warships at Scapa Flow attempted to salvage what remained of the wreck however they were unsuccessful. In 1973 another attempt was made to salvage parts of the wreck and the propellers for scrap. [17]


HMS Belfast

By the late 2010s, it appeared to have been moored in a permanent location, evidenced by the fact that it appeared on a map of London. At this time, it was located in the River Thames, between the City of London to the north bank, (TV: The Lie of the Land) and the London Borough of Southwark to the south. Ώ] It was located on the stretch of Thames between London Bridge and Tower Bridge. (TV: The Lie of the Land)

A map showing the location of HMS Belfast. (TV: The Lie of the Land)


History of the HMS Belfast

Launched on the eve of the Second World War, the Royal Navy cruiser HMS Belfast played a role in some of the most crucial naval actions of the war. Today, she is permanently docked on the Thames River as a floating museum.

In the aftermath of the First World War, naval combat was dominated by the big-gun battleship. When the Nazis rose to power in Germany and began preparing for a re-match, they began a frantic campaign to rebuild their Navy, turning out a number of large battleships (such as the Bismarck y Tirpitz), smaller “pocket battleships” (like the Graf Spee) and “battle cruisers” (including the Scharnhorst y Gneisenau).

In response, the British expanded and updated their own fleet with a series of new battleships. To protect their capital ships from enemy torpedo boats and aircraft, the Royal Navy also added a number of light cruisers. These were fast lightly-armored ships with batteries of anti-aircraft guns, torpedo tubes, and 12 6-inch guns in four turrets, for anti-ship and shore bombardment actions. One of these light cruisers was HMS Belfast, who entered service in August 1939. Just one month later, Britain and Germany were at war. The Belfast was assigned, along with her sister ship Edimburgo and the light cruisers Sheffield y Aurora, to patrol the British coast searching for Nazi U-boats.

But on November 21, as she as sailing out of Rosyth harbor for another patrol, Belfast hit a magnetic mine that had been laid by a submarine, and suffered extensive damage. The Royal Navy at first considered her un-repairable and were going to scrap her, but because she was so new and Britain needed every available ship, it was decided to fix her. Repairs kept her out of action for the next three years.

It wasn’t until November 1942 that Belfast took to sea again, as protection for supply convoys to Arctic ports in the Soviet Union. The convoys were vital. Both England and Russia were desperate for the supplies which they needed to keep them in the fighting, and the Germans in turn knew that they could win the war if they could cut off the convoys with their submarines and surface raiders.

One of these surface raiders was the battle cruiser Scharnhorst. Hidden in the innumerable Norwegian coastal fjords, the German cruiser could appear suddenly, wreak havoc on a passing convoy with her 11-inch guns, then disappear.

En diciembre de 1943, el Scharnhorst left the protection of port. Two supply convoys, one sailing for Russia and the other returning, were due to pass each other off North Cape, and it was a target too tempting to pass up. But unknown to the Germans, the British had broken their naval codes, and the Royal Navy knew that the raider was on her way. As the Scharnhorst approached on December 26, she was intercepted by a group of three light cruisers, with the Belfast as their flagship. In the dark, the British fleet was able to take her completely by surprise, opening fire at a range of just 13,000 yards. After several hits, the German cruiser turned away.

But rather than pursue the Scharnhorst in the dark, the British broke off the engagement. They knew that the Germans would soon be back. And indeed, two hours later, the Scharnhorst re-appeared on their radar screens, and the British cruisers opened fire again. For the next 20 minutes the two sides exchanged shells, until the Scharnhorst broke and ran again. But this time, the Germans ran straight into another British force with the battleship Duke of York. The Nazi battle cruiser was faster, however, and began to pull away–until a lucky shot hit her boiler room and crippled her engines. Caught between the two British fleets, the Scharnhorst was pounded to bits and sunk. There were only 36 survivors. The Battle of North Cape would be the last naval fight between big-gun warships. From then on, air power would be the decisive naval force.

Pero el Belfast’s war was not over yet. Plans were already being made for the invasion of occupied Europe, and the light cruiser was now assigned to Operation Overlord. The D-Day landings in France depended upon the largest naval force ever assembled to that time. Just before 6am on June 6, 1944, the Belfast joined in the pre-landing bombardment, targeting German guns on Gold and Juno beaches. Over the next 3 days, she would fire some 5,000 shells at ground targets in France. Then, after a short re-fit in England, Belfast was assigned to the Pacific, where she was scheduled to take part in the invasion of Japan. The war ended just as she arrived.

When the Korean War broke out in 1950, the Belfast served as an escort and in shore-bombardment duty. After the war, she remained in the Pacific until being pulled from active duty back to England and placed in reserve in 1963.

In 1967, the Belfast was scheduled for scrapping. The Imperial War Museum had been looking into the possibility of preserving a World War Two cruiser as a floating museum, but the British government decided against it. So a private Trust was set up instead, with one of Belfast’s former captains as its head, to raise money and save the ship. los Belfast is now anchored in the Thames River near the Tower of London, where she is visited by around 250,000 tourists each year.