Noticias

Alhambra

Alhambra

La Alhambra es un antiguo palacio, fortaleza y ciudadela ubicado en Granada, España. El sitio, que data del siglo VIII, recibió su nombre de las murallas y torres rojizas que rodeaban la ciudadela: al-qal’a al-hamra en árabe significa fuerte rojo o castillo. Es la única ciudad palatina sobreviviente (un centro territorial real) de la Edad de Oro islámica y un remanente de la dinastía nazarí, el último reino islámico de Europa occidental.

UNESCO sitio de Patrimonio Mundial

En 1984, la Alhambra fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO junto con otros dos sitios relacionados: el Albaicín (o Albayzín) y el Jardín del Generalife.

La Alhambra se encuentra al oeste de la ciudad de Granada en la colina de Sabika, un mirador estratégico que ofrece vistas de toda la ciudad de Granada y la vega de Granada.

El conjunto es de forma irregular y está rodeado por murallas defensivas. En total, la Alhambra se extiende por casi 26 acres, con más de una milla de muros, 30 torres y numerosas estructuras más pequeñas.

La colina Sabika y su ciudad palatina están rodeadas de montañas, y los escritores árabes compararon Granada y la Alhambra con una corona y una diadema, respectivamente.

En la base de la meseta se encuentra el río Darro, que discurre por un profundo barranco hacia el norte. El río separa Sabika del Albaicín, un barrio residencial morisco que, junto con la Alhambra, forman la parte medieval de Granada.

El Jardín del Generalife, por su parte, está situado cerca en las faldas del Cerro del Sol. El Generalife contenía edificios residenciales y terrenos destinados al pastoreo y al cultivo, y fue diseñado como lugar de descanso para la realeza musulmana que vivía en la Alhambra.

Complejo de la Alhambra

Durante su apogeo, la Alhambra tenía tres secciones principales: La Alcazaba, una base militar que albergaba a los guardias y sus familias; la zona palaciega, que contenía varios palacios para el sultán y sus parientes; y la Medina, un barrio donde vivían y trabajaban los funcionarios de la corte.

Los palacios nazaríes se dividieron en tres áreas independientes. Estas áreas incluían el Mexuar, una parte semipública del palacio (para la administración de justicia y asuntos estatales); el Palacio de Comares, la residencia oficial del sultán que se componía de varias salas que rodeaban el Patio de los Arrayanes (un área al aire libre que contiene un gran estanque central bordeado de arbustos de mirto); y el Palacio de los Leones, un área privada del palacio para el rey y su familia y amantes.

El complejo de la Alhambra contenía muchas otras estructuras, quizás la más famosa de las cuales fue el Patio de los Leones (o Patio de los Leones). Este patio se llama así por la fuente central, que está rodeada por doce leones que arrojaban chorros de agua.

Otras estructuras famosas incluyen el Salón de los Abencerrajes, que tiene un techo de estalactitas y es un sitio legendario donde se dice que una familia noble fue asesinada, y el Salón de los Embajadores, una cámara donde los emires islámicos (comandantes) negociaban con Christian. emisarios.

¿Quién construyó la Alhambra?

La parte más antigua de la Alhambra es la Alcazaba, una fortaleza con múltiples torres. Aunque la dinastía nazarí fortificó la Alcazaba y la utilizó como base militar para la guardia real del sultán, los expertos creen que la estructura se construyó antes de que los musulmanes llegaran a Granada.

Los primeros registros históricos de la Alcazaba (y la Alhambra mayor) datan del siglo IX. Se refieren a un hombre llamado Sawwar ben Hamdun que se había refugiado en la Alcazaba debido a las luchas civiles entre musulmanes y muladies (personas de ascendencia árabe y europea mixta).

Los textos árabes sugieren que Sawwar ben Hamdun y otros musulmanes pudieron haber iniciado nuevas construcciones en la fortaleza.

La Alhambra, sin embargo, fue ignorada en gran parte hasta al menos el siglo XI, cuando la dinastía zirí se instaló en la Alcazaba Cadima (Fortaleza Vieja) del Albaicín. Para preservar un importante asentamiento judío ubicado en la zona, el visir Samuel ibn Nahgralla renovó y reconstruyó las ruinas de Sabika y construyó allí un palacio para el emir Badis ben Habus.

En 1238, Mohammed ben Al-Hamar (Mohammed I), el fundador de la dinastía nazarí, se instaló en la Alcazaba del Albaicín, pero se sintió atraído por las ruinas del cerro Sabika. Posteriormente estableció una nueva residencia real de la Alhambra y comenzó a crear la ciudad palatina conocida hoy.

Desarrollo temprano de la Alhambra

La Alhambra no fue el proyecto de construcción de un solo gobernante, sino obra de sucesivos gobernantes de la dinastía nazarí.

Mohammed I sentó las bases de la Alhambra fortificando el sitio real. Reforzó la Sabika Alcazaba construyendo tres nuevas torres: la Torre Rota, la Fortaleza y la Torre de Vigilancia.

También canalizó el agua del río Darro, lo que le permitió establecer una residencia real en la Alcazaba. Mohammed I construyó almacenes o salas para soldados y guardias más jóvenes y comenzó la construcción de los palacios y murallas de la Alhambra.

El hijo y el nieto de Al-Hamar, Mohammed II y Mohammed III, continuaron el trabajo de su predecesor con respecto al palacio y las murallas. Este último gobernante también construyó la Gran Mezquita de la Alhambra y los baños públicos.

La mayoría de las estructuras más conocidas del complejo de la Alhambra que se conocen hoy en día fueron construidas por Yusuf I y Mohammed V.

Estos incluyen el Patio de los Leones, la Puerta de la Justicia, los Baños, el Salón de Comares y el Salón de la Barca.

Fin del dominio islámico

En 1492, el rey Fernando de Aragón y la reina Isabel de Castilla conquistaron Granada, unificando España bajo una monarquía católica y poniendo fin a siglos de dominio islámico (exiliaron al último gobernante nazarí, Muhammad XII, conocido como Boabdil por los historiadores españoles).

La Alhambra pronto sufrió muchos cambios.

Carlos V, que gobernó España como Carlos I, ordenó la destrucción de parte del complejo para construir un palacio de estilo renacentista para él, llamado Palacio de Carlos V. También construyó otras estructuras, incluidas las Cámaras del Emperador, el Vestuario de la Reina y una iglesia para reemplazar la mezquita de la Alhambra.

La Alhambra fue abandonada a partir del siglo XVIII.

En 1812, algunas de las torres del complejo fueron voladas por los franceses durante la Guerra de la Independencia.

La Alhambra sufrió una serie de trabajos de reparación y restauración en el siglo XIX, comenzando en 1828 por el arquitecto José Contreras (bajo una donación del entonces rey de España Fernando VII) y continuada por su hijo y nieto.

Alhambra hoy

En 1829, el autor estadounidense Washington Irving se instaló en la Alhambra. Escribió y publicó Cuentos de la Alhambra, una colección de ensayos e historias sobre la ciudad palaciega.

En 2009, en el 150 aniversario de la muerte de Irving, los administradores de la Alhambra erigieron una estatua del escritor en un parque fuera del palacio para conmemorar su papel en la presentación al público occidental del sitio histórico y la historia islámica de España.

La Alhambra sigue siendo uno de los sitios históricos más bellos de España y es visitada cada año por miles de turistas de todo el mundo.

Fuentes

Introducción histórica de la Alhambra; AlhambraDeGranada.org.
La Alcazaba; AlhambraDeGranada.org.
Generalife; AlhambraDeGranada.org.
Breve historia de la Alhambra; Patronato de la Alhambra y Generalife.
La Alhambra; Academia Khan.
Alhambra, Generalife y Albayzín, Granada; UNESCO.
Cuentos de la Alhambra; El Atlántico.
El arte del período nazarí (1232-1492); Museo MET.
Entorno de la Alhambra; Patronato de la Alhambra y Generalife.


Alhambra - HISTORIA

El Pueblo de la Alhambra ahora acepta pagos seguros en línea.
Para pagar su factura con tarjeta de crédito 24 horas al día, 7 días a la semana

HISTORIA DE ALHAMBRA - (Tomado del Libro de Recuerdos del Centenario de la Alhambra, 1949)

La Alhambra fue diseñada en 1849 por el Dr. Louis Sheppard, que vino aquí desde el este y compró un terreno considerable en esta sección. Al llegar por primera vez aquí, los Sheppard se establecieron en su hogar con la familia Levi Harnsberger. La Sra. Harnsberger y la Sra. Sheppard habían estado leyendo el libro de Washington Irving, & # 8220 La Alhambra, & # 8221, y sugirieron que se le diera ese nombre a la ciudad. La Alhambra es un castillo morisco en España. La palabra, Alhambra, significa & # 8220The Red Castle, & # 8221 y fue nombrada así por su exterior de azulejos rojos. El Sr. Sheppard llegó aquí en una brillante noche de luna y, encantado con la belleza de la escena, pensó que el nombre, Alhambra, era muy apropiado. Así se eligió este nombre.

La historia de la Alhambra no es del todo serena. El 19 de octubre de 1859, Levi Harnsberger, W.S. Handle, Henry Harnsberger y el capitán J. Thornburg, en las esquinas de las secciones diez, once y catorce a las que llamaron Greencastle. Hubo una gran rivalidad entre los dos pueblos y, a veces, muy resentimientos. Pero el tiempo cura todas las heridas, y también los sentimientos que existían entre los dos asentamientos.

La idea de incorporar el pueblo de Alhambra estaba creciendo entre las muchas personas de mentalidad cívica, pero evidentemente hubo cierta oposición ya que un artículo tomado de un recorte de periódico dice lo siguiente: & # 8220The Plank Walk & # 8221 & # 8211 La acera no es completado tan al oeste como la residencia de RD Utiger, y tiene dos pies de ancho, y es apreciado por nuestros niños de la escuela. De hecho, todos y aquellos que hicieron patadas tan terribles la primavera pasada cuando queríamos incorporarnos, ahora no tienen nada que decir y no ganaron & # 8217t ni siquiera caminar en el medio del camino como prometieron & # 8221.

Los pueblos de Greencastle y Alhambra se unieron e incorporaron el 5 de abril de 1884.


Historia de la Alhambra

La historia de la Alhambra está vinculada al lugar geográfico donde se ubica, Granada sobre una colina rocosa de difícil acceso, a orillas del río Darro, protegida por las montañas y rodeada de bosque, entre los barrios más antiguos de la ciudad, se levanta la Alhambra como un imponente castillo de tonos rojizos en sus muros que esconden al exterior la delicada belleza de su interior.

Concebida como zona militar en un principio, la Alhambra se convirtió en la residencia real y corte de Granada, a mediados del siglo XIII, tras la instauración del reino nazarí y la construcción del primer palacio, por el rey fundador Mohammed ibn Yusuf ben. Nasr, mejor conocido por Alhamar.

A lo largo del s. XIII, XIV y XV, la fortaleza se convierte en una ciudadela de altos muros y torres defensivas, que alberga dos áreas principales: la zona militar o Alcazaba, cuartel de la guardia real, y la medina o ciudad palatina, donde se ubican los famosos Palacios Nazaríes. y los restos de las casas de nobles y plebeyos que vivían allí. El Palacio de Carlos V, (que se construye tras la toma de la ciudad en 1492 por los Reyes Católicos), también se encuentra en la medina.

El conjunto monumental también cuenta con un palacio independiente frente a la Alhambra, rodeado de huertas y jardines, que fue el consuelo de los reyes granadinos, el Generalife.

Se forma el conjunto monumental de la Alhambra:

Alhambra - HISTORIA

3804 dias desde
Reunión de membresía

Gente histórica

Jacob Bean y el Bean Tract de la Alhambra

La familia Bean llegó a América en 1600. John Bean, de Escocia, conoció y luego se casó con Margaret, de Irlanda, en el viaje a través del Atlántico. Se establecieron en New Hampshire, donde los Beans fueron una parte intrínseca de la comunidad durante varias generaciones.

La educación abortada del Sr. Jacob Bean influyó en su gran apoyo a las escuelas públicas y al sistema educativo. Era un hombre generoso, que daba sin escatimar a muchas organizaciones benéficas, así como a personas que buscaban su consejo. Habiendo logrado el éxito a través del trabajo duro, fue partidario de los jóvenes que también estaban obligados a abrirse camino en el mundo, sin el beneficio del prestigio de la influencia o la riqueza.


Ben Parker: William Hall fue el primer mariscal / jefe de policía. Le pagaron $ 50 por un período de 5 meses. Cuando Ben Parker se convirtió en jefe en 1912 y su salario se elevó a $ 100 al mes. Ben usó una motocicleta con sidecar hasta que le proporcionó un automóvil en 1914. Ben era un guardián de la paz muy popular. En 1904 se aprobó una ordenanza sobre las aceras (pág. 320).

Benjamin Davis Wilson nació en Tennessee en 1811. A los 29 años. mayor de edad, viajó por el desierto y las montañas con la famosa fiesta Workman-Rowland. Compró el Rancho Jurupa en Riverside a la edad de 31 años. A los 33, se casó con Ramona Yorba, hija del dueño del enorme Rancho Santa Ana.


ILGenWeb del condado de Madison

Alhambra fue diseñada en 1849 por el Dr. Louis F. Sheppard, y la plataforma registró el 2 de noviembre de 1850. Sheppard vino del este con su esposa y compró un terreno considerable en el condado de Madison. A su llegada, hicieron su hogar con Levi Harnsberger. La Sra. Harnsberger y la Sra. Sheppard estaban leyendo el libro de Washington Irving, "Tales of the Alhambra". La Alhambra (que significa Castillo Rojo) era un castillo árabe en España, y recibió ese nombre por su exterior de azulejos rojos. Cuando llegó el momento de nombrar su ciudad recién establecida, su esposa sugirió Alhambra, y él lo aprobó.

William W. Pearce se instaló en Alhambra y compró las propiedades del Dr. Southard. Presentó una adición de tres bloques, al norte de la ciudad original. Era un gran terrateniente y se convirtió en un líder del municipio. En 1858, Pearce construyó una espaciosa residencia de ladrillos, la mejor del municipio, en Main Street. Fue elegido miembro de la legislatura estatal en 1884.

Solomon Tabor y Louis F. Sheppard erigieron los primeros edificios, aproximadamente al mismo tiempo. Tabor puso en su edificio un stock general de bienes, mientras que el de Sheppard era una residencia. Sheppard también construyó un aserradero poco después de la construcción de la ciudad.

William J. Lowry fue el primer director de correos de Alhambra. Lowry era un granjero que vivía a unas dos millas al oeste de Alhambra. En 1846 o 1847, consiguió el establecimiento de una oficina de correos en su residencia agrícola, llamándola "Lowry". Cuando se distribuyó la Alhambra, se mudó allí y el nombre de la oficina de correos se convirtió en "Alhambra". La oficina de correos cambió varias veces entre Alhambra y Greencastle, que estaba a una milla al oeste de Alhambra. James B. McMichael trasladó la oficina de correos a Greencastle y luego la volvió a cambiar a Alhambra. R. D. Utiger trasladó la oficina de correos a Greencastle en 1870, donde la mantuvo hasta el 5 de abril de 1884, cuando Alhambra y Greencastle se combinaron y se incorporaron bajo el nombre de Alhambra. A veces había habido una gran rivalidad entre las dos aldeas, pero a veces se reconciliaron y se convirtieron en una.

En 1879 se construyó una escuela de dos pisos, donde se emplearon dos maestros. En 1882, la ciudad tenía dos tiendas generales (propiedad de Samuel Rosenthall y Leutweiler & amp Leuscheer, dos hoteles (propiedad de John Ottenad y William Berg), dos médicos (FM Pearce y HT Wharff), dos herrerías (propiedad de Chris Stait y Keintz Brothers). dos tiendas de vagones (propiedad de George Schmidt y August Gross) una sombrerería y una tienda de confección (propiedad de Mary J. Warderman) un peluquero (JP Pearce) dos arneses y guarnicioneros (H. Riffle y Casper Fridili) una ferretería y una tienda de implementos agrícolas (John Gehrig) y una sastrería (V. Deibert) En 1884 se incorporó el pueblo de Alhambra, con FM Pearce como alcalde.

En 1907, los ciudadanos de la Alhambra se reunieron y organizaron el Banco Estatal de Ciudadanos de la Alhambra, con C. Tontz como presidente, Dr. C. E. Harnsberg como primer vicepresidente, C. B. Munday como segundo vicepresidente y L. A. Schrieber como cajero. Los accionistas estaban compuestos por treinta y seis de los agricultores más ricos del municipio de Alhambra. Los directores del banco fueron: Christian Tontz, C. E. Harnsberger, C. B. Munday, August Talleur, Herman Suhre, William Conrad, F. Oswald, N. L. Ryder y W. H. Beckman.

Otro banco se organizó en 1907, y fue la institución privada de Adolph Hitz, quien era el presidente, con Jacob B. Leef como cajero y Emil A. Landolt como asistente de cajero. Ocupaba un hermoso edificio de dos pisos, con muebles, enseres y bóveda de seguridad. Hitz era uno de los propietarios de tierras más grandes del municipio.

La Alhambra se convirtió en un importante punto de envío de cereales y productos agrícolas. Las granjas lecheras eran una actividad agrícola líder, con grandes cantidades de leche enviadas diariamente a St. Louis, a través de Illinois Central y Clover Leaf Railroads.


La alhambra

La Alhambra de Granada, España, se distingue entre los palacios medievales por su planificación sofisticada, programas decorativos complejos y sus numerosos jardines y fuentes encantadores. Sus espacios íntimos están construidos a escala humana que los visitantes encuentran elegantes y acogedores.

La Alhambra, una abreviatura del árabe: Qal'at al-Hamra, o fuerte rojo, fue construida por la dinastía nazarí (1232-1492), los últimos musulmanes que gobernaron en España. Muhammad ibn Yusuf ibn Nasr (conocido como Muhammad I) fundó la dinastía nazarí y aseguró esta región en 1237. Comenzó la construcción de su complejo de la corte, la Alhambra, en la colina Sabika al año siguiente.

Plano de la Alhambra y Generalife

Plano de la Alhambra y Generalife

1.730 metros (1 milla) de murallas y treinta torres de diferentes tamaños encierran esta ciudad dentro de una ciudad. El acceso estaba restringido a cuatro puertas principales. Los casi 26 acres de la Alhambra incluyen estructuras con tres propósitos distintos, una residencia para el gobernante y la familia cercana, la ciudadela, la Alcazaba, cuarteles para la guardia de élite que era responsable de la seguridad del complejo, y un área llamada medina (o ciudad), cerca de la Puerta del Vino, donde vivían y trabajaban los funcionarios de la corte.

Las diferentes partes del complejo están conectadas por caminos, jardines y puertas, pero cada parte del complejo podría bloquearse en caso de una amenaza. Las estructuras exquisitamente detalladas con sus espacios interiores y patios muy ornamentados contrastan con las paredes lisas del exterior de la fortaleza.

Tres palacios

Las estructuras más famosas de la Alhambra son los tres palacios reales originales. Estos son el Palacio de Comares, el Palacio de los Leones y el Palacio del Partal, cada uno de los cuales fue construido durante el siglo XIV. Más tarde, el gobernante cristiano Carlos V. comenzó un gran cuarto palacio.

Azulejos, El Mexuar (foto: Biblioteca MCAD, CC BY 2.0)

El Mexuar es una sala de audiencias cerca de la torre de Comares en el extremo norte del complejo. Fue construido por Ismail I como una sala del trono, pero se convirtió en una sala de recepción y reunión cuando los palacios se ampliaron en la década de 1330. La sala tiene dados de mosaicos geométricos complejos (paneles de pared inferiores distintos del área de arriba) y paneles de estuco tallado que le dan una formalidad adecuada para recibir dignatarios (arriba).

El Palacio de Comares

Fachada del Palacio de Comares (foto: Jeff y Neda Fields, CC BY-NC-ND 2.0)

Patio de los Arrayanes (foto: david_totally, CC BY-NC-ND 2.0)

Detrás de El Mexuar se encuentra la formal y elaborada fachada de Comares apartada de un patio y una fuente. La fachada está construida sobre una plataforma elevada de tres escalones que podría haber servido como una especie de escenario al aire libre para el gobernante. La fachada de estuco tallado fue una vez pintada con colores brillantes, aunque solo quedan rastros.

Un oscuro y sinuoso pasaje más allá de la fachada de Comares conduce a un patio cubierto que rodea un gran patio con una piscina, ahora conocido como el Patio de los Arrayanes. Este fue el punto focal del Palacio de Comares.

La torre más grande de la Alhambra, la Torre de Comares, contiene el Salón de Comares (Salón de los Embajadores), una sala del trono construida por Yusuf I (1333-1354). Esta sala exhibe las artes decorativas y arquitectónicas más diversas contenidas en la Alhambra.

Salón de los Embajadores, Alhambra (foto: Jeff y Neda Fields, CC BY-NC-ND 2.0)

Las ventanas de doble arco iluminan la habitación y ofrecen unas vistas impresionantes. La luz adicional es proporcionada por ventanas de rejilla arqueada (celosía) colocadas en lo alto de las paredes. A la altura de los ojos, las paredes están ricamente decoradas con azulejos colocados en intrincados patrones geométricos. Las superficies restantes están cubiertas con motivos de estuco intrincadamente tallados organizados en bandas y paneles de patrones curvilíneos y caligrafía.

Palacio de los Leones

Patio de los Leones, Alhambra (foto: Jim Gordon, CC BY 2.0)

El Palacio de los Leones se encuentra junto al Palacio de Comares pero debe considerarse un edificio independiente. Las dos estructuras se conectaron después de que Granada cayera en manos de los cristianos.

Muhammad V construyó el Palacio de los Leones, el elemento más célebre en el siglo XIV, una fuente con un complejo sistema hidráulico que consiste en una palangana de mármol en la parte posterior de doce leones de piedra tallados situados en la intersección de dos canales de agua que forman una cruz en el patio rectilíneo. Un patio cubierto con arcos rodea el patio y exhibe finas tallas de estuco sostenidas por una serie de esbeltas columnas. Dos pabellones decorativos sobresalen del patio en un eje Este-Oeste (en los lados estrechos del patio), acentuando los espacios reales detrás de ellos.

Cámara de Muqarnas, Alhambra (foto: Vaughan Williams, CC BY 2.0)

Hacia el oeste, la Sala de los Mocárabes, pudo haber funcionado como antecámara y estaba cerca de la entrada original al palacio. Toma su nombre del intrincado sistema de soportes tallados llamados & # 8220muqarnas & # 8221 que sostienen el techo abovedado.

Techo, Salón de los Reyes, Alhambra (foto: Guacamoliest, CC BY-NC 2.0)

Al otro lado del patio, hacia el este, se encuentra la Sala de los Reyes, un espacio alargado dividido en secciones mediante una serie de arcos que conducen a un techo abovedado de muqarnas.La sala tiene múltiples nichos, algunos con vista despejada. del patio, pero sin función conocida.

Esta sala contiene pinturas en el techo que representan la vida cortesana. Las imágenes se pintaron por primera vez sobre pieles de oveja curtidas, siguiendo la tradición de la pintura en miniatura. Usan colores brillantes y detalles finos y están adheridos al techo en lugar de pintados sobre él.

Techo, Salón de los Embajadores, Alhambra (foto: amyhsk, CC BY-NC-ND 2.0)

Hay otros dos salones en el Palacio de los Leones en los extremos norte y sur que son la Sala de las Dos Hermanas (el Salón de las Dos Hermanas) y el Salón de las Abencerrajas (Salón de las Embajadoras). Ambos eran apartamentos residenciales con habitaciones en el segundo piso. Cada uno también tiene una gran sala abovedada suntuosamente decorada con estuco tallado y pintado en formas de muqarnas con motivos de estrellas elaborados y variados.

El Palacio del Partal

El Palacio del Partal fue construido a principios del siglo XIV y también se conoce como del Pórtico por el pórtico formado por una arcada de cinco arcos en un extremo de una gran piscina. Es una de las estructuras palaciegas más antiguas del complejo de la Alhambra.

Generalife

Patio de Long Pond, Generalife (foto: Darren, CC BY-NC 2.0)

Los gobernantes nazaríes no se limitaron a construir dentro de la muralla de la Alhambra. Una de las fincas nazaríes mejor conservadas, un poco más allá de las murallas, se llama Generalife (del árabe, Jannat al-arifa). La palabra jannat significa paraíso y por asociación, jardín o lugar de cultivo que el Generalife tiene en abundancia. Sus canales de agua, fuentes y vegetación pueden entenderse en relación con el pasaje 2:25 del Corán, "& # 8230gardens, debajo de los cuales fluyen las aguas corrientes & # 8230".

En uno de los jardines más espectaculares del Generalife, un patio largo y estrecho está adornado con un canal de agua y dos hileras de fuentes de agua. El Generalife también contiene un palacio construido de la misma manera decorativa que los de la Alhambra, pero sus elaborados jardines de hortalizas y ornamentales hicieron de este exuberante complejo un refugio bienvenido para los gobernantes de Granada.

Interior y exterior reinventados

Sin duda, los jardines y las fuentes de agua, los canales y las piscinas son un tema recurrente en la construcción en todo el dominio musulmán. El agua es práctica y hermosa en arquitectura y, en este sentido, la Alhambra y el Generalife no son una excepción. Pero los gobernantes nazaríes de Granada hicieron del agua una parte integral. Llevaron el sonido, la vista y las cualidades refrescantes del agua muy cerca, en jardines, patios, canales de mármol e incluso directamente en interiores.

La arquitectura de la Alhambra comparte muchas características con otros ejemplos de arquitectura islámica, pero es singular en la forma en que complica la relación entre el interior y el exterior. Sus edificios cuentan con patios sombreados y pasillos cubiertos que pasan de espacios interiores bien iluminados a patios sombreados y jardines llenos de sol, todos animados por el reflejo del agua y la decoración de estuco intrincadamente tallado.

Sin embargo, de manera más profunda, este es un lugar para reflexionar. Dada la belleza, el cuidado y el detalle que se encuentra en la Alhambra, es tentador imaginar que los nazaríes planearon quedarse aquí para siempre. Es irónico ver en todo el complejo en el estuco tallado, las palabras, "& # 8230 ningún conquistador, pero Dios ”Dejados por los que una vez habían conquistado Granada, y ellos mismos serían conquistados. Es un testimonio de la Alhambra que los reyes católicos que sitiaron y finalmente tomaron la ciudad dejaron este complejo en gran parte intacto.


Ubicación: Alhambra

Esta semana L.A. Letters examina Alhambra, la puerta de entrada al Valle de San Gabriel. Ubicado entre Pasadena, South Pasadena, San Gabriel, San Marino, El Sereno, City Terrace y Monterey Park, Alhambra es uno de los suburbios más antiguos del condado de Los Ángeles, que se remonta a la llegada del ferrocarril transcontinental y el auge de la década de 1880. Su ubicación entre Monterey Park y Pasadena también refleja la mezcla actual de chino, latín y la vieja escuela americana que se unen para crear el espíritu de Alhambra.

La proximidad a Pasadena y Monterey Park es un excelente punto de partida para hablar de Alhambra. Solo unos años más joven que Pasadena, Alhambra se incorporó oficialmente en 1903, aunque comenzó como una ciudad en auge temprano en la década de 1880. Benjamin Wilson, alias Don Benito, es el padre de Alhambra, la historia de su vida es otro artículo en sí mismo. Angel City Press publicó recientemente una nueva biografía sobre Wilson. Atlantic Boulevard también se llamó originalmente Wilson Avenue en su honor.

La hija de Wilson, Ruth, nombró a la ciudad después de leer el libro "Cuentos de la Alhambra", de Washington Irving. Este libro de cuentos fantásticos sobre La Alhambra en España encaja en el espíritu de la época. Al igual que el cercano Monterey Park, los nombres españoles forman muchas calles de la Alhambra. Calles como Granada, Ramona, Córdoba, El Molino, Sierra Vista e Hidalgo muestran cómo los primeros pioneros de la Alhambra estaban aprovechando la fiebre española de finales del siglo XIX que se utilizaba para vender el sur de California. La hija de Don Benito, Ruth Wilson, también fue madre del general George Patton, quien creció en las cercanías de San Marino.

Como se señaló en el artículo de Monterey Park hace unas semanas, antes de que Monterey Park fuera incorporado en 1916, se llamaba "Ramona Acres". Hay una sección de casas en Alhambra, justo al norte de Monterey Park llamada Ramona Acres. Además, junto a la autopista 10 y cerca de Garfield, hay una Ramona Avenue que atraviesa Monterey Park y Alhambra. Hay muchos más nombres españoles en el área, y todos fueron nombrados durante los primeros años del boom, hace un siglo.

Alhambra y Monterey Park se encuentran al oeste de la Misión de San Gabriel y al este del centro de Los Ángeles. Esta ubicación central los colocó en una posición privilegiada para capitalizar el interés masivo de todo lo español, luego de la publicación del libro de 1884 de Helen Hunt Jackson, "Ramona . "

Jackson pretendía que su libro fuera una polémica contra el tratamiento de los indios de California envueltos en una historia de amor, pero terminó convirtiéndose en una fuerza poderosa para llevar a la gente al sur de California, para descubrir más sobre la era de la Misión y el antiguo romance español. Jackson murió un año después de su publicación y nunca vivió para ver el efecto completo de su trabajo. Unos años antes, antes de llegar a California, había escrito un libro de no ficción llamado "Un siglo de deshonor", sobre el pobre historial de genocidio y reubicación de los residentes indígenas en Estados Unidos. A pesar de lo sentimental que era, Jackson era una defensora y quería marcar la diferencia.

Irónicamente, su libro se convirtió en una de las mayores herramientas de refuerzo en la historia del sur de California. Más calles y escuelas llevan el nombre de Ramona que cualquier otra en la región. Mary Pickford interpretó a "Ramona" en una de las primeras películas mudas famosas en 1910. Todavía hay concursos y obras de teatro de Ramona en la Misión de San Gabriel y al otro lado de la cuenca. Alhambra ya se estaba desarrollando antes del libro de Jackson, pero las futuras calles que llevan el nombre de Ramona fueron bautizadas alrededor de la década de 1890 y el cambio de siglo, en un intento de cabalgar sobre los faldones de la fiebre de Ramona.

La historia española de California se exageró para vender inmuebles. Siguiendo el libro de Jackson, la gente comenzó a llegar por miles, interesada en visitar las misiones y adobes como se describe en la novela. El historiador William Deverell, en su libro "Whitewashed Adobe", describe cómo de repente el maltrato a los indios en las misiones se reformuló en una luz mucho más romántica. Los impulsores comenzaron a mitificar el período español. El historiador, autor y activista de California, Carey McWilliams, caracterizó la identidad hispanoamericana inventada como una "herencia de fantasía" en su libro seminal, "Norte de México".

La identidad de fantasía fue difundida en libros y folletos por impulsores como la Oficina de Inmigración y el Ferrocarril de Santa Fe, junto con autores como Charles Fletcher Lummis. Ciudades como Alhambra y San Gabriel se convirtieron en imanes para entusiastas, turistas y eventualmente residentes. Southern Pacific Railroad tenía una estación en Garfield and Mission construida en 1887, y esta área se convirtió en el hogar del primer grupo de residentes de Alhambra. Mission Road conectaba la estación con la cercana Misión de San Gabriel, unas pocas millas al este. La proximidad de la Alhambra a la misión y su propio nombre se conectan a lo grande con la mitología española de California.

Tras el auge de la década de 1880, la Alhambra se desaceleró un poco, pero en general el desarrollo de la ciudad reflejó el auge general de toda la región a principios del siglo XX. Los campos de naranjos se subdividieron en lotes de viviendas. En 1902, Pacific Electric construyó su ferrocarril interurbano por Main Street, que se convirtió en el centro de las pequeñas empresas. El hotel Alhambra de diseño victoriano, construido en Main en la década de 1880, fue el primer gran destino de la ciudad. Mission y Valley Boulevard fueron otras calles importantes tempranas.

Alhambra y Monterey Park están, en su mayor parte, divididos por la autopista 10, con la excepción de una parte del oeste de Alhambra. Esta sección se extiende al sur de los 10 y una vez fue el hogar de un gran campo de golf llamado Midwick Country Club. Construido en 1912, fue considerado uno de los mejores clubes de campo del sur de California. El club había desaparecido durante la Segunda Guerra Mundial, pero durante un tiempo atrajo a estrellas de Hollywood y luminarias locales. Lo único que queda del club de campo es Granada Park, con su gran césped en la ladera. El resto del área ahora son casas, aunque las mansiones que alguna vez estuvieron en Fremont Avenue, al oeste del Midwick Country Club, han desaparecido. El infame castillo de Phil Specter está justo al norte de la autopista 10 en Alhambra, y un gran arco monumental en la esquina de Valley y Fremont dice "Alhambra" en él.

Fifty-three year old Karen LeBrun is a lifelong Alhambra resident. She tells me, "the original name for Main Street was Boabdil, which also came from the book about The Alhambra. People found the name too unusual, and so it was changed to Main Street." Main Street flourished in its original form until the 1970s. LeBrun remembers, "Downtown Alhambra was the place to shop, with Woolworth, JC Penney, Leibergs, Simms, Downers, Max West sporting goods, Winchell's donuts, and many other mom and pop shops."

LeBrun shares a few of her memories, "I remember that Main Street was the hub of Alhambra when I was a kid. The 'Hi Neighbor' parade drew a huge crowd every year. The original library, a Greek revival designed by Frederick L. Roehrig, "The Millionaire's Architect," was located on Main Street. I thought, even as a little kid, it was beautiful! I remember it had a fish pond on the east side of the building." This library was torn down in 1988 because of damage from the Whittier Narrows earthquake the previous year. There are still many craftsman homes from the early period of the city, but not as many as there once were. LeBrun tells me, "Unfortunately, many that were in areas zoned for multiple dwellings were torn down in the 70s and 80s, and replaced with condominiums. Since that time there has been a Historical Preservation Committee created to prevent further loss of these beautiful homes."

In addition to the craftsman homes and the library, LeBrun remembers, "My high school, Ramona Convent, was an architecturally beautiful building that unfortunately had to be torn down due to earthquake damage. A portion of the school along Marengo Avenue was sold, and condos built the year after I graduated in 1978. When I was there this land contained stables and horses owned by some of the students."

LeBrun's Alhambra roots run deep. Her parents both grew up in Alhambra, across the street from each other during the 1950s. "My dad drove a 'chop top' car and he told me they used to race their cars where the 10 freeway ended at Rosemead Boulevard," she says. "He and my mom both went to Mission High School back when it was coed. My dad worked at Leo's Ice cream on Main Street, a very popular hang out in the 1950s." She adds, "My husband also grew up in Alhambra and he remembers riding his bike with his friends everywhere. From Alhambra to Millard Canyon, Eaton Canyon, the Rose Bowl and Puddingstone Dam."

Long-time Alhambra Historical Society board member Rose Marie Markus tells me that Norman Rockwell briefly lived in Alhambra for a time. A short street called Champion Place, on the eastside of Alhambra, was a well-known colony for artists during the 1920s and 30s. Rockwell associated with these artists, though he lived a few blocks north from that street, near Alhambra Road. Accounts of his time in Alhambra report that he completed several major works during his stay in the city.

There are a few traces of old Alhambra, like Fosselmans Ice Cream on Main Street, one of the oldest ice cream parlors in America. Huell Howser was there once, and it still feels like Norman Rockwell in their storied space. Year after year Fosselmans appears in hip magazines' "Best of" lists for being the best ice cream in California. Located where all the auto dealerships are, Fosselmans is in the pantheon of iconic Southern California venues like Pinks, Musso & Franks, the Donut Man, etc. They have been established since 1919 -- Fosselman's is mythical and rightfully so.

A few other old school iconic eateries remain, like Twoheys and The Hat. Twoheys is in north Alhambra, and known for their burgers. The Hat is on Valley and Garfield, and known for their pastrami. There are also venues like Noodle World on Valley Boulevard that is in a former Bob's Big Boy. Valley Boulevard is a huge street with dozens of Chinese eateries, Vietnamese eateries, and local Mexican favorites like Pepe's Tacos.

Valley Boulevard is a major road just directly north of the 10 freeway. It was a highway in its own right before the freeway system was built. Another historical item to note is the former Alhambra Airport. Located along Valley near New Boulevard from 1929 until 1946, the Alhambra Airport was an important hub for planes in the San Gabriel Valley.

In the last two decades the city has done a lot of redevelopment. As noted before, a Preservation Society has come to rise after many old structures were lost. Award-winning author Sesshu Foster is a longtime Alhambra resident. He is not a fan of the redevelopment. He says, "While the city of Alhambra is content to declare mom and pop businesses a source of 'blight,' immediately adjacent to the downtown intersection of Garfield and Main streets is the dead mini-mall that used to house Mervyn's Department store and a half dozen other stores, like Payless Shoes, but Alhambra has left that large property sit empty for years. All along Main Street, however, it has razed mom and pop businesses, some, like D'arcy's Coachworks, going back to 1956, in order to build ugly instantly tenement-like condo complexes."

In 1988, the adjacent city of Monterey Park passed an English-Only law for its street signs that prompted hundreds of Chinese businesses to move to Alhambra. Many historians say the Chinese businesses were already in Alhambra or on their way, but in any event Alhambra slowly started to catch up to Monterey Park with Chinese residents and establishments. Valley Boulevard is the hub of Chinese Alhambra, with Dim Sum eateries, bakeries, markets, retail establishments. In the last several years, Vietnamese immigration has been increasing in the area also.

Alex Phuong is a 21 year old Junior at Cal State L.A. and a long-time Alhambra resident. Phuong shares his memories: "I grew up in Alhambra for practically all of my life. As a child, I went to Ramona Elementary School. After completing eighth grade, I spent the next four years at Alhambra High School. This town might not be as glamorous as a European palace, but it still holds a special place in my heart."

Twenty year old Lucas Benitez grew up around Alhambra. He shares, "I loved hanging out on Main Street. Some of my first memories on Main Street were at the diner before it was remodeled." The 1950s style eatery was a family tradition for Benitez. "My parents would always take me there as a child. We called it the 'Elvis Diner.' We used to sit in the corner next to the Elvis and Beatles records displayed on the wall, and they would talk to me about their favorite songs growing up in the '50s and '60s."

I was on Main Street in Alhambra recently at a crowded Korean BBQ. The multicultural crowd of mostly young Alhambra residents waited patiently for an all-you-can-eat feast. The street outside was bustling, though I did see a few empty storefronts. I can see how Main Street was once truly like a Norman Rockwell painting, like Karen LeBrun shares. The infrastructure of Alhambra is there. Though it is easier said than done, here's to intelligent development -- the bones are there and the people are waiting. New movie theaters were built on Main Street in the last decade, but the street remains in transition. The future is bright though, because Main in Alhambra is a walkable district.

Driving around Alhambra, seeing the many well-cared-for craftsman homes, as well as Spanish Colonial homes, it is easy to see how Norman Rockwell spent some time in the area. Furthermore, red tile roofs and streets like Ramona honor the Spanish past. A drive on Valley Boulevard reveals 21st Century Pacific Rim culture, in all its grandeur of Hong King Cafes and Chinese markets. Alhambra retains its all of these qualities, while still being a very progressive multicultural city. Alhambra, like its neighbor Monterey Park, has an epic history and exciting present. Here's to the citizens of Alhambra, its history and bright future. Long-time residents like Karen LeBrun, Lucas Benitez, Alex Phuong and Sesshu Foster care deeply about their city. Salute to Alhambra and these residents for their important position in the geography of L.A. Letters.

Top: Statue of Benjamin "Don Benito" Wilson at the corner of Main and Garfield in Alhambra. Photo: Slices of Light/Flickr/Creative Commons.


History of the Alhambra

Alhambra has a rich past which began all the way back in AD 889 when the original small fortress was constructed on the remains of Roman fortifications. The fortress was left to its own devices for quite some time and then its ruins were rebuilt and renovated by the Nasrid emir Mohammed ben Al-Ahamar, of the Emirate of Granada, during the middle of the 13th century. In 1333, the fortress was converted into a royal palace under the order of Yusuf I, Sultan of Granada. Once the Christian Reconquista of 1492 ended, the palace was transformed into the Royal Court of Isabella and Ferdinand and minor renovation work was done to bring about the Renaissance style in the building. Later in 1526, Charles I & V announced a new Renaissance palace that better represented the Holy Roman Emperor, featuring the iconic Mannerist style but this palace never came to fruition. Post this, there were many changes made to the palace complex when Philip V Italianised the rooms and got partitions built up which blocked up whole apartments. Further damage to the original Moorish art was done in 1812 when some towers were destroyed by the French under Count Sebastiani. An earthquake in 1821 caused further damage to the fortress.

In 1828, restoration work was undertaken by architect Jose Contreras and after his death, by his son in 1847. Another noticeable renovation occurred in the 1930s, led by Leopoldo Torres Balbas who opened up walled arcades, replaced missing tiles and more!


Alhambra - HISTORY

Alhambra Grain & Feed opened in 1919 as a customer-owned, cooperative grain elevator in Alhambra, which opened a second grain elevator in Marine in 1950. In 1945, the Alhambra location expanded and began production as the first cooperative soybean processing mill in Illinois. By 1960, the business grew to more than 1,200 members, served more than 2000 farmers within a 200-square-mile radius, and functioned as a community meeting center for the town. The Illinois Grain Corporation (IGC) took over the business in 1961 due to a shortfall in accounts found during a government audit of their inventory. Alhambra Grain & Feed was sold to Madison Service Company in 1962, which then merged with M & M Service Company in 2011. As of 2018, both original locations are still in operation as a cooperation, but as part of the M & M Service Company.

A grain elevator is used to store grains. A cooperative grain elevator is when a group of investors, usually farmers, pool their money or other resources together to build a grain elevator which they then share. A group of citizens and farmers who recognized a need for a cooperative grain elevator opened Alhambra Grain & Feed in 1919. 1 Their first board of directors were elected on April 3, 1919. Hug Construction company of Highland built the Alhambra elevator. 2 Alhambra Grain & Feed began operating a second grain elevator in Marine in 1950. 3 The Alhambra location sponsored a local ladies bowling team for more than twelve years and was often used as a meeting place for various local organizations, such as the 4-H Club, American Legion Auxiliary, and the Home Bureau.

Cooperatives also pool their resources for other purposes, such as building a soybean processing mill. Due to war-time regulations that rationed food products and increased the use of soybean oil nation-wide, there was a need to build a soybean processing plant in Alhambra during World War II. Herman Martin of Hamel was the contractor for the building. 4 On May 1, 1945 the soybean processing mill began full production of soybean meal and oil. 5 It was the first cooperative soybean processing unit in Illinois, 6 and it was one of the first twenty in the nation. 7 The University of Illinois established testing fields, including soybean experiments, near this co-op in the mid-1940s. 8 The soybean processing mill was shut down in 1961, around the time of an audit and Illinois Grain Corporation takeover. 9

Elmer Ruehrup (1922-1992) of Alhambra was manager of Alhambra Grain & Feed until he resigned on January 5, 1961. 10 During that same month, a government audit of Alhambra Grain & Feed revealed a shortage of grain stored at their elevators, caused by inaccurate inventory records kept by Ruehrup. 11 At this time, Alhambra Grain & Feed served about 2,000 farmers in a 200-square-mile area. This shortfall meant they owed creditors, including many of its 1,200 members, $149,211. 12 Effective January 23, 1961 the business was taken over by the Illinois Grain Corporation (IGC). 13 The IGC is a statewide grain marketing cooperative and Alhambra Grain & Feed was one of the 156 elevator cooperatives who participated in the ownership and operation of it. 14 Alhambra Grain & Feed entered a reorganization period with the help of the IGC. 15 It remained in operation until they were sold in 1962 to Madison Service Company. 16 In 1963, Ruehrup was convicted of three counts of false credit applications to the Federal Farm Credit Administration and St. Louis Bank for Co-operatives. In 1964, he was sentenced to two years for knowingly making false statements as to the value of grain on hand to federal agencies dating back to 1959. Much of the testimony revolved around the audit conducted in January 1961. 17

In 2011, Madison Service Company merged with M & M Service Company. 18 As of 2018, M & M Service Company was still in operation as a cooperation at 16 locations across Macoupin, Montgomery, and Madison counties. This included the Alhambra location and two locations in Marine.


Alhambra. Historical Introduction.

The city John wooed was not just the urban centre that lay at the base of the hill on which the Alhambra stands, but more specifically the fortified palace complex itself. King John may not have succeeded in obtaining Granada’s “hand”, but his daughter, better known to us as Isabella the Catholic, Queen of Castile, together with her husband Ferdinand, King of Aragón, took it after a long siege in January of 1492 in what was the final act of the long and chequered Reconquista. And with that a new chapter in Spanish history was about to unfold.

Fortunately for us, the fall of Granada did not witness the kind of destruction that had occurred to the palace complex of Madinat al-Zahra when the caliphate of Córdoba collapsed in 1031.

Even so, much of the Alhambra –mosques, schools, barracks, administrative buildings, public baths, a royal cemetery, and a mint– has disappeared, leaving only the alcazaba (“fortress”), the palatial or royal residences and the gardens. Isabella and Ferdinand liked the palatial residences enough to move in for a period, as did their grandson, Charles (Carlos) I/V (who also added the enormous, square Renaissance palace that visitors unavoidably pass on their way to the entrance to the royal residences).

But then came years of neglect and near disaster when Napoleon’s troops –who were quartered in the buildings– attempted to blow up the complex in 1812 when withdrawing from the city during the Spanish War of Independence (better known outside Spain as the Peninsular War). Squatters, visitors who carved their names on the walls or hauled off tiles and pieces of stucco, fires –some deliberately set — added to the depredation. At various times, the Alhambra housed convicts and galley slaves, and served as a hospital and storage space for gunpowder.

Then came the Romantic Movement with its love for the exotic. Andalusia and its Moorish, oriental past were discovered, and writers and artists paid homage to the Alhambra: e.g. Richard Ford, Théophile Gautier, Prosper Merimée, George Borrow, David Roberts to name a few.

But perhaps the best known is the American writer and diplomat, Washington Irving, of Rip van Winkle and Sleepy Hollow fame, whose Tales from the Alhambra, written in residence in 1829, did much to popularise many of the legends surrounding the Moors of Granada.

By 1870 the authorities recognised that they had a treasure in their hands and declared the Alhambra a national monument. Since then a programme of restoration has brought back some of its former glory, although parts of the restoration are ill-conceived and of dubious quality, according to many scholars. Still, for most visitors the work has paid off the Alhambra is now probably the most visited building in Spain, and widely recognised as one of the most beautiful in the world.

The history of the building of the Alhambra (from the Arabic al-qala al-hamra or “red castle” the red referring to the colour of its walls) dates from the 9th century with an insignificant fortress perched on an outcrop, known as Sabika, at the foot of the Sierra Nevada.

The fortress was then enlarged and strengthened considerably by the founder of the Nasrid dynasty, Muhammad ibn Nasr , and his descendants in the 13th century. Still, the real transformation took place in the 14th century under Yusuf I (1333-1354) and Muhammad V (1354-1391) who were responsible for the labyrinthine Royal Palace most admired nowadays: the Comares Palace ( including the Hall of the Ambassadors, the Court of the Myrtles and the Sala de la Barca), and the Court of the Lions and its adjacent rooms.

These royal residences were built at approximately the same time that King Peter (Pedro) I “the Cruel” of Castile and Leon (born 1334-69, ruled 1350-69) was remodelling the Alcázar Palace (Reales Alcázares) of Seville, and employing masons from Granada among his builders. Not surprisingly, the Royal Palace of Seville is perhaps the Alhambra’s only rival in Spain in sumptuous decoration, but it cannot match the Alhambra’s location, with the Sierra Nevada mountains towering behind it and the fertile plain (vega) of Granada stretching out before it (so unfortunately do the unattractive high rise apartment blocks of the modern city now!).

Historically, what did the Alhambra complex signify? It stood as a declaration of pride and defiance at a time when the fortunes of Islam in the Iberian Peninsula were in decline, and when the southernmost border of the kingdom of Castile was only 90 kilometres away.

Following the battle of Las Navas de Tolosa in 1212, al-Andalus (Islamic Spain) had collapsed dramatically in the face of the rapid expansion of Christian forces: Córdoba had fallen in 1236 Valencia in 1238 (taken by James (Jaume) I, king of Aragón), and Seville in 1248. Granada was surely next in line.

But Muhammad ibn Nasr was a wily ruler. He had already given the Christians a hand in the conquest of Córdoba and ensured his independence by assisting them later in their conquest Seville, and by paying tributary money (paria) to the Castilians. There was nothing new in paying tributes or in helping the enemy it had long been a pattern by both Christians and Muslims, depending on who had the upper hand.

And so Granada survived for over 250 years as a Muslim enclave in Christian Spain, with the Alhambra its symbolic heart.

Seen from below, the muscular, austere outer walls of the Alhambra are imposing and seemingly impregnable. Only after a prolonged siege by the Catholic Monarchs and secret negotiations with the last Nasrid ruler, Abu Abdallah Muhammad XII (better known in Spain as Boabdil), did the Alhambra finally surrender on January 1, 1492.

When Ferdinand and Isabella entered the Alhambra, they were dressed in Moorish finery, a tacit recognition of respect for a culture that had been an integral part of their country’s history for centuries. They were evidently enchanted by what they saw, and stayed for a while in the Royal Palaces, changing only a little, and even restoring neglected parts, using skilled Morisco (converted Muslims) artisans. Undoubtedly, the Royal Palaces were meant to dazzle and impress they were an architectural statement carrying a powerful message to the infidel that here was a culture that would not fade away with a whimper.

The Alhambra was a cultural “bang” that still resonates, long after the political players have passed. Ironically it is now claimed by many Spaniards as part of their heritage, although admittedly there are also many who are ambivalent and some even hostile.


Ver el vídeo: Αλάμπρα Η Γιαγιά μας η καλή που ξέρει καλύτερα! Πουρέκια-Μηλιού (Enero 2022).