Noticias

Batalla del Ouche, 500

Batalla del Ouche, 500

Batalla del Ouche, 500

La batalla de Ouche (500 d. C.) fue una victoria ganada por Clovis, rey de los francos, durante una intervención que de otra manera no tuvo éxito en una disputa familiar borgoñona.

Hacia el año 500 d.C. Clovis dominaba gran parte del norte de la Galia. Había heredado un reino más pequeño con sede en Flandes y se había expandido con éxito en el área al norte del Loira, y también pudo haber conquistado los alamanes. Los borgoñones eran ahora uno de sus vecinos del sur, con un reino basado en el Ródano (aunque sin acceso al mar).

Los borgoñones no tuvieron un solo monarca durante este período. El rey Gundowech (o Gondioc) había gobernado hasta su muerte en 473. Le siguió su hermano Chilperic I, pero también dejó cuatro hijos, Gundobar (o Gundobad), Godegesil, Chilperic II y Godomar, que parecen haber compartido el poder con Chilperic I. Su tío fue Ricimer, uno de los últimos hombres en tener un poder real en el Emperador Romano Occidental. Gundobar había sucedido brevemente en el puesto de Ricimer, pero abandonó la corte romana en 473 o 474 para regresar a casa. Según Gregorio de Tours, Gundobar mató rápidamente a dos de sus hermanos (Godomar y Chilperic II), por lo que tras la muerte de Chilperic I en 480 solo tuvo que compartir el poder con Godegesil.

Clovis tenía una conexión directa con la familia real de Borgoña. Su esposa Clotilde era hija de Chilperic II, por lo que si la historia de Gregory es correcta habrá sentido poco amor por Gundobar. Aunque Gregorio de Tours no proporciona una fecha para este conflicto, la crónica de Marius Aventicensis (escrita alrededor del 581) fecha la batalla al 500 d.C.

Hacia el año 500, Gundobar y Godegesil estaban en guerra entre sí. Quizás inevitablemente uno de los hermanos recurrió a su poderoso vecino Clovis en busca de ayuda, en este caso Godegesil, quien prometió pagar un tributo anual si Clovis lo ayudaba a matar a su hermano en la batalla o a expulsarlo de Borgoña.

Clovis aceptó esta oferta y condujo a su ejército a Borgoña. Gundobar no estaba al tanto del papel de su hermano en esto, y le envió un mensaje sugiriendo que se unieran contra el invasor franco. Godegesil prometió acudir en su ayuda, pero cuando los tres ejércitos se unieron en el río Ouche, Godegesil reveló sus verdaderos colores y se puso del lado de Clovis. Los aliados aplastaron al ejército de Gundobar, pero el propio Gundobar escapó y huyó al sur, a Aviñón.

A raíz de esta batalla, Godegesil prometió darle a Clovis parte del reino, y luego se fue para entrar triunfante en Vienne. Esto resultaría ser un error fatal. Clovis persiguió a Gundobar y sitió Aviñón. Godegesil habría sido más prudente al acompañar a Clovis. Aviñón resistió a Clovis, que no tenía un tren de asedio. Uno de los consejeros de Gundobar fingió abandonarlo y convenció a Clovis de que aceptara un tributo anual a cambio de dejar a Gundobar como rey conjunto de los borgoñones. Una vez que Clovis se fue, Gundobar se volvió contra su hermano y lo asedió en Vienne (c.500-501). La ciudad cayó y Godegesil murió. Gundobar y Clovis parecen haberse reconciliado en algún momento después de esto, y los borgoñones probablemente apoyaron a Clovis durante su guerra posterior contra los visigodos.


La Ciudad de México cumple 500 años desde que comenzó la batalla por la conquista

CIUDAD DE MÉXICO - Hay dos formas de recordar el asedio español de Tenochtitlán, la capital azteca ahora conocida como Ciudad de México: como el doloroso nacimiento del México moderno o el comienzo de siglos de esclavitud virtual.

La batalla que cambió el mundo comenzó el 22 de mayo de 1521 y duró meses hasta que la ciudad finalmente cayó en manos de los conquistadores el 13 de agosto. Fue una de las pocas veces que un ejército indígena organizado bajo el mando local luchó contra los colonizadores europeos hasta que se paralizó. meses, y la derrota final ayudó a sentar las bases para gran parte de la conquista y colonización que vino después.

“La caída de Tenochtitlán abrió la historia moderna de Occidente”, dijo el historiador Salvador Rueda, director del Museo de Chapultepec de la ciudad.

Una forma de recordar el evento está simbolizada por una placa que se erige en la "Plaza de las Tres Culturas" de la ciudad en honor al México indígena, el colonialismo español y el México mestizo "moderno" que resultó de la conquista.

Las tres culturas están representadas por tres edificios: un templo azteca en ruinas, una iglesia colonial española construida sobre las ruinas y un moderno edificio de oficinas del gobierno construido en la década de 1960. “No fue ni un triunfo ni una derrota. Fue el doloroso nacimiento del México mestizo (mestizo) hoy ”, dice la placa.

Ese sentimiento, predicado por el gobierno desde la década de 1920, que México es una nación unificada, no racial, no racista, donde todos son mestizos, llevan la sangre de conquistadores y conquistados, ha envejecido tan bien como la oficina de la década de 1960. edificio.

Está en gran parte acordonado porque los fragmentos de su revestimiento de mármol se desprenden regularmente y se estrellan contra el suelo, y los indígenas o mexicanos de piel oscura continúan enfrentando la discriminación de sus compatriotas de piel más clara.

Un mensaje mucho más perdurable y quizás exacto se encuentra a unas cuadras de distancia en la pared de la pequeña iglesia de Tequipeuhcan, un lugar cuyo mismo nombre en el idioma náhuatl de los aztecas lo resume todo.

“Tequipeuhcan: 'El lugar donde comenzó la esclavitud'. Aquí el emperador Cuauhtemotzin fue hecho prisionero la tarde del 13 de agosto de 1521”, se lee en la placa en la pared de la iglesia.

La actual alcaldesa de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, lo expresó de esta manera: “La caída de México-Tenochtitlán inició una historia de epidemias, abusos y 300 años de dominio colonial en México”.

Eso se convertiría en la regla en todo el hemisferio durante los próximos tres siglos. Los colonizadores robaron la tierra a los pueblos indígenas y los obligaron a trabajarla, extrayendo la riqueza en beneficio de los colonizadores.

“Los españoles parecían tan convencidos de que este modelo funcionaba bien que (el lugarteniente de Cortés, Pedro) de Alvarado estaba listo para lanzar una invasión a China desde el puerto de Acapulco cuando quedó atrapado en otra batalla en el oeste de México y murió”, dijo David. M. Carballo, profesor de arqueología, antropología y estudios latinoamericanos en la Universidad de Boston y autor del libro “Colisión de mundos”.

Dijo que la conquista de México “verdaderamente hizo que el mundo se globalizara, ya que conectó el mundo transatlántico con el transpacífico y todos los continentes habitados. Eso dio inicio a lo que ahora llamamos globalización ”.

Cortés y sus 900 españoles - más miles de aliados de grupos indígenas oprimidos por los aztecas - iniciaron el asedio el 22 de mayo de 1521. Habían entrado en la Ciudad de México en 1520, pero habían sido expulsados ​​con grandes pérdidas unos meses después, dejando a la mayoría de su oro saqueado detrás.

Pero los españoles estaban especialmente preparados para una guerra de conquista. Habían pasado gran parte de los siete siglos precedentes librando guerras para reconquistar España de manos de los moros. Sorprendentemente, incluso pudieron aportar su experiencia con la guerra naval en el Mediterráneo a la batalla por la capital azteca, ubicada en un valle de alta montaña a más de 7,000 pies sobre el nivel del mar y a cientos de millas del mar.

Tenochtitlan estaba completamente rodeado por un lago poco profundo atravesado por estrechas calzadas, por lo que los españoles construyeron barcos de ataque conocidos como bergantines, algo parecido a plataformas de batalla flotantes, para luchar contra los aztecas en sus canoas.

Se empantanó en una brutal serie de batallas de meses por el control de las elevadas calzadas de tierra que conducían a la ciudad.

La campaña nunca fue una derrota predeterminada para los aztecas. Obtuvieron varias victorias, tomaron prisioneros a decenas de españoles e incluso utilizaron armas españolas capturadas contra los conquistadores.

En un momento, tomaron a unos 60 españoles capturados y los sacrificaron uno por uno, probablemente arrancando sus corazones aún palpitantes de sus cofres, en almenas o plataformas de templos a la vista del resto de los españoles. Incluso los conquistadores admitieron que el efecto fue aterrador.

Pero los españoles pudieron aprovechar su experiencia de asedios durante la Reconquista cristiana recién concluida de la España musulmana. Cortaron el suministro de agua potable y alimentos para la ciudad. Igual de importante, la mayor parte de sus tropas eran aliados indígenas cansados ​​de pagar tributos bajo la dominación azteca.

El arma más poderosa de su arsenal no eran sus caballos, perros de guerra o mosquetes primitivos. Ni siquiera fue el engaño que utilizaron para capturar al emperador azteca Moctezuma -quien murió en 1520- o más tarde, al emperador Inca Atahualpa. El arma más eficaz de los europeos fue la viruela.

Durante la breve estadía de Cortés en la ciudad de México en 1520, los aztecas habían comenzado a infectarse con viruela, supuestamente llevada por un esclavo africano que los españoles habían traído con ellos.

Carlo Viesca, historiador médico de la Universidad Nacional Autónoma de México, dijo que al menos 150.000 de los 300.000 habitantes de la ciudad probablemente murieron antes de que los españoles pudieran volver a entrar en la ciudad, y cuando lo hicieron, citó a un español que dijo: “Estábamos caminando cuerpos."

Al final, dice Viesca, Cuauhtémoc, el último emperador azteca, “tenía pocas tropas con fuerzas para luchar”.

La antropóloga médica Sandra Guevara señaló que la viruela asumió una forma tan virulenta entre los indios que no habían estado expuestos previamente a ella, y sin defensas inmunológicas contra ella, que incluso los que sobrevivieron probablemente quedaron ciegos o desarrollaron gangrena en los pies, la nariz y la boca.

Cuando cayó la ciudad, había tantos cadáveres que los españoles no pudieron ocupar la ciudad por completo durante meses. La única forma de deshacerse del hedor era demoler las casas aztecas para enterrar a los muertos entre los escombros.

Cuitláhuac, un líder respetado que sucedió a Moctezuma y precedió a Cuauhtémoc, murió de viruela a fines de 1520, antes de que comenzara el asedio.

“Si Cuitláhuac no hubiera muerto, la historia de México hubiera sido diferente”, dijo Guevara.

El emperador Cuauhtémoc, Cuauhtemotzin para los aztecas, asumió el mando, luchó y dirigió hábilmente la resistencia azteca en el asedio de 1521.

Pero en agosto, perseguido hasta el extremo oriental de la ciudad, se rindió o fue capturado. Fue torturado, porque los españoles querían encontrar el oro que habían saqueado brevemente, pero tuvieron que abandonarlo en 1520. Estoico hasta el final, Cuauhtémoc supuestamente entregó a los españoles una daga y les pidió que lo mataran.

Sigue siendo una figura tan trágica pero venerada que los mexicanos se han animado durante siglos a repetir su inútil autosacrificio. Cuando seis cadetes del ejército ligeramente armados fueron rodeados por tropas estadounidenses en una academia militar en la cima de una colina en la Ciudad de México durante la invasión de 1847, en lugar de rendirse, según los informes, se lanzaron a la muerte desde los parapetos. Ellos también siguen siendo héroes nacionales.

La fallida batalla para defender Tenochtitlán sentó las bases para la máxima inutilidad de los grupos indígenas que intentan luchar contra los europeos con enormes ejércitos permanentes, posiciones fijas y asedios. Aparte de algunas luchas entre los ejércitos españoles e incas durante la conquista de Perú en 1536 por parte de Francisco Pizarro, la resistencia indígena en las Américas, y en gran parte del mundo, se reduciría en gran medida a tácticas de guerrilla, incursiones periódicas y retiradas a áreas remotas o de difícil acceso. .

Algunas de las últimas resistencias indígenas armadas, tanto en México como en Estados Unidos, no serían derrotadas hasta principios del siglo XX.


500 d.C. y ndash900

TEL IMPERIO ROMANO, CON SU AMPLIA EXTENSIÓN GEOGRÁFICA, su sofisticada organización política y militar y sus majestuosos monumentos, causó una poderosa impresión en generaciones de historiadores posteriores, que en consecuencia quedaron horrorizados por su colapso. La causa inmediata parecía obvia. "El mundo romano", escribió Gibbon, "estaba abrumado por un diluvio de bárbaros." por fuerzas que aún no han sido explicadas. El Imperio Romano Occidental, soberano durante mucho tiempo sobre la cuenca del Mediterráneo, fue hecho añicos gobernado por estos "bárbaros". Varias generaciones de eruditos debatieron las fuentes de la debilidad que permitió la calamidad. Pero en el siglo XX, en gran parte debido al trabajo pionero del erudito belga Henri Pirenne (1862 & ndash1935), los historiadores comenzaron a cambiar el sentido de su pregunta. En lugar de preguntar qué causó la caída de Roma, comenzaron a preguntar: ¿Qué es exactamente erala caída de Roma?

Principalmente, la caída de Roma fue un evento político, la desaparición o alteración radical de un sistema de gobierno. Incluso en la esfera política se limitó geográficamente a la mitad occidental del Imperio Romano, dejando que la mitad oriental (bizantina), con su capital de Constantinopla, sobreviviera otros mil años. La caída también fue de alcance limitado, los nuevos gobernantes locales retuvieron gran parte del aparato administrativo romano. Pirenne empleó la metáfora de un antiguo palacio que no fue arrasado sino subdividido en apartamentos. No fue sino hasta el surgimiento del imperio árabe en el siglo VII, creía Pirenne, que el mundo clásico colapsó, el comercio y la vida urbana disminuyeron y el marco administrativo romano desapareció. 2 La tesis de Pirenne generó controversia y revisión, y terminó con un consenso entre los estudiosos, con la ayuda de la arqueología reciente, en el sentido de que se produjo un declive social y económico general, más tarde de lo que los historiadores habían creído anteriormente, pero antes de que los árabes llegaran a la escena.

¿Qué cayó realmente en el & ldquofall de Roma & rdquo? En el ámbito de la tecnología, muy poco. Lynn White fue tan lejos como para afirmar que había “evidencia de una ruptura en la continuidad del desarrollo tecnológico luego del declive del Imperio Romano Occidental”. En algunas regiones, ciertas habilidades artesanales romanas se perdieron por un tiempo. El torno de alfarero desapareció de Gran Bretaña, pero cuando regresó de la Europa continental en el siglo IX, había sido mejorado por el volante, que permitía al alfarero usar ambas manos para manipular la pieza de trabajo. 4 Las operaciones mineras romanas se contrajeron bajo el Imperio tardío, y su escala no se volvió a alcanzar al menos hasta la Edad Media central, pero las técnicas no se perdieron, y en el siglo VIII comenzaron a abrirse nuevas regiones mineras en Europa central y oriental. Junto con la minería, la metalurgia entró en un declive romano tardío, pero en el siglo IX mostró una tendencia ascendente. 5 De manera similar, las obras de irrigación romanas en España y África se perdieron por negligencia a raíz de la invasión y la guerra.

Lynn White hizo su caso con demasiada fuerza cuando afirmó: `` En tecnología, al menos, la Edad Media marca un avance constante e ininterrumpido sobre el Imperio Romano ''. 6 Sin embargo, las innovaciones técnicas medievales tempranas tuvieron un impacto incuestionable, ayudando a lograr Europe & rsquos primera gran transformación. La mayoría de las innovaciones se aplicaron a la agricultura y la mayoría fueron tomadas en préstamo. En palabras de Carlo Cipolla, “Lo que los europeos mostraron desde el siglo VI al XI no fue tanto ingenio inventivo como una notable capacidad de asimilación. Sabían cómo llevar las buenas ideas donde las encontraban y cómo aplicarlas a gran escala a la actividad productiva. & Rdquo 7

El mundo posrromano estaba dividido geográficamente no solo entre el Este bizantino y el Oeste bárbaro, sino aún más significativamente entre el Sur rico y el Norte pobre. El litoral mediterráneo, aunque escenario de una gran cantidad de turbulencias políticas y militares, seguía siendo a finales del siglo V poblado y productivo, salpicado de ciudades, pueblos y latifundios. En el norte, también, se cambió poco y mdasha una población escasa que habita en asentamientos agrícolas temporales, pocas ciudades dignas de ese nombre, muchos bosques vacíos, brezales y pantanos. La densidad de población de la Galia en el siglo VI se ha estimado en 5,5 por kilómetro cuadrado, la de Alemania y Gran Bretaña en 2,2 y 2,0 respectivamente. Los habitantes dispersos de estas frías tierras evidentemente no vivían bien, sus esqueletos indican desnutrición. Probablemente, la hambruna, la peste y el tifus eran incluso más endémicos aquí que en el sur. 8 Sin embargo, esta región del norte tenía importantes activos naturales: bosques abundantes, vegetación de rápido crecimiento, minerales metálicos accesibles y numerosos ríos y arroyos, muchos de ellos fluyendo rápidamente y sin hielo, con un potencial más allá del transporte y la comunicación. Como los vientos constantes en otras regiones del norte, prometían fuentes de energía de inmenso valor. "Eran para la gente de la época lo que el carbón, el petróleo y el uranio son para una sociedad industrializada" (Carlo Cipolla). 9

Si bien las fechas de números redondos de 500 a 1500 d.C. ahora son ampliamente aceptadas para todo el período de la Edad Media, las divisiones dentro de la era siguen siendo arbitrarias. Como fecha final para la primera parte del período, el año 900 puede ser satisfactorio, teniendo en cuenta que no ocurrió nada en particular ese año, al igual que en el año de comienzo de 500. Sin embargo, como sucede, cada uno de los cuatro Los siglos así abarcados están marcados por su propio catálogo especial de eventos.

Siglo sexto, 500 d.C. & ndash600: el siglo bárbaro, con la última de las Grandes Migraciones, el establecimiento de los reinos bárbaros y la contraofensiva contra los godos por parte del Imperio Romano Oriental (Bizantino) que convirtió a Italia en un campo de batalla. "A finales del siglo VI, Europa era un lugar profundamente incivilizado", observa Georges Duby. 10 También hay motivos para creer que la población del Mediterráneo occidental se redujo durante este siglo y en el siguiente.

Siglo séptimo, 600 d.C. & ndash700: el siglo musulmán, con la explosión del Islam en el norte de África y el Cercano Oriente. A finales de siglo, todas las regiones del sur del antiguo Imperio Romano, más Persia, eran musulmanas. Casi de la noche a la mañana apareció así una nueva potencia importante, posicionada geográficamente entre Europa y Asia-África.

Siglo octavo, 700 d.C. & ndash800: el siglo carolingio. El primer gran carolingio, Charles Martel, detuvo el avance islámico en Europa en la batalla de Poitiers (o Tours), su nieto Carlomagno fundó un imperio romano sucedáneo de corta duración y promovió el renacimiento académico y artístico conocido como el renacimiento carolingio.

Siglo IX, 800 d.C. & ndash900: el siglo vikingo, marcado por el asalto y el saqueo de ciudades y monasterios de Europa occidental por parte de piratas escandinavos. Los asaltantes musulmanes hicieron lo mismo para el sur de Europa, donde el Mediterráneo se convirtió en "tierra de nadie" entre las fuerzas navales cristianas y musulmanas "(Richard Unger). 11

La mayoría de los hechos violentos que formaron la historia tradicional de la Alta Edad Media fueron, sin embargo, esencialmente superficiales. La riqueza básica de una economía campesina es la tierra, y la tierra es inmune al robo y al pillaje.Durante los cuatro siglos de la Alta Edad Media, el valor de la tierra europea se incrementó sustancialmente por la operación de un fenómeno demográfico de efecto mucho mayor que todos los saqueos y saqueos. Esta fue la expansión de la población hacia el norte. Para la época de Carlomagno, como señaló Pirenne, el centro de gravedad de la civilización occidental se había desplazado del Mediterráneo a las llanuras del norte de Europa. Casualmente, y probablemente algo causal, se había producido un cambio meteorológico importante. La deriva hacia el sur del frente glacial que comenzó en el siglo V se invirtió a mediados del siglo VIII. A medida que las heladas se retiraron, el norte de Europa se volvió más hospitalario para la agricultura. 12 Los datos escasos indican rendimientos por acre muy por debajo de lo que producían las mejores tierras agrícolas del mundo antiguo, 13 pero para el siglo VII las comunidades agrícolas de Gran Bretaña, la Galia, los Países Bajos y Alemania estaban cosechando excedentes suficientes para mantener una población modesta pero definida incrementar.

Incluso hubo un pequeño crecimiento urbano. En los siglos séptimo y octavo, surgieron asentamientos comerciales especializados llamados "ldquoemporia" o "comunidades de pasarela" cerca de las costas del Mar del Norte y del Canal de la Mancha cuando los reyes francos (merovingios y carolingios) intercambiaban bienes con jefes anglosajones y escandinavos en acuerdos de tratados llamados "asociaciones de intercambio de comercio". Los gobernantes francos más avanzados ofrecían productos de prestigio como vinos, cristalería y alfarería de ruedas a cambio de materias primas como lana y pieles, recaudadas como impuestos de los jefes y súbditos rsquo. A mediados del siglo VIII, emporios como Hamwih (más tarde Southampton) e Ipswich, en East Anglia, dispuestos en una cuadrícula de talleres, puestos y almacenes, se encontraban entre las ciudades más grandes de Inglaterra. 14 Londres en ese momento era un & ldquobeach-market & rdquo (ripa emptoralis), que atiende principalmente a comerciantes, agricultores y pescadores locales, que venden sus productos directamente desde sus barcos sin el beneficio de muelles, tiendas, almacenes o intermediarios. 15 Al otro lado del canal, Dorestad, base de los comerciantes frisones, y Quentovic, al sur de Boulogne, florecieron hasta su declive en el siglo IX, con la desintegración del Imperio carolingio. dieciséis

Mientras tanto, dos desarrollos generalizados y tecnológicamente relacionados cambiaron la faz de Europa: una nueva forma de organización agrícola, equipada con un nuevo tipo de arado y el surgimiento de una nueva casta militar, compuesta por jinetes blindados, que se convirtieron durante un tiempo considerable en el gobernante europeo. élite.

Una revolución en la agricultura

La vieja noción de que la agricultura se detuvo o retrocedió durante varios siglos en la Edad Media ha sido destruida hace mucho tiempo. En cambio, se produjeron dos revoluciones separadas en la organización del trabajo agrícola, una en la Alta Edad Media y la otra, que se describirá en el capítulo 5, en la Edad Media central.

La primera revolución, reforzada por la introducción de dos herramientas que también pueden llamarse revolucionarias, provocó la desaparición del antiguo latifundio romano, esclavista y orientado al mercado. En su lugar, hacia el siglo VIII, se encontraba la finca, igualmente grande pero basada en un principio de explotación diferente: el trabajo agrícola realizado por los arrendatarios que dividían su tiempo entre la tierra de los señores y sus propias pequeñas propiedades. Aquellos que fueron clasificados como no libres (eventualmente llamados & ldquoserfs, & rdquo o en Inglaterra & ldquovilleins & rdquo) estaban sujetos a una lista variable de obligaciones y responsabilidades que no se imponían a los inquilinos libres. Sin embargo, los siervos, así como sus vecinos libres, tenían un derecho reconocido (en el vocabulario medieval un & ldquocustomary & rdquo) al uso de su tierra, un derecho, además, que era heredable. Junto a la servidumbre, la esclavitud persistió pero como una institución marginal y en declive. 17

En lugar de obtener ganancias en el mercado, la nueva agricultura buscó la autosuficiencia local y, aunque no alcanzó el éxito total, creó un paisaje rural altamente descentralizado. Al principio, su tecnología fue algo retrógrada, ya que las habilidades y prácticas romanas como el injerto de árboles frutales y la aplicación de cal como fertilizante cayeron en desuso en muchas regiones. Se descuidaron los tratados agrícolas romanos y no se escribieron nuevos. Las técnicas de producción de cereales, principal forma de agricultura, permanecieron sin cambios durante un tiempo.

Pero a partir del siglo VI, se introdujo una mejora radical en la agricultura y la herramienta más básica de los rsquos. Plinio había descrito un arado pesado de segunda mano, montado sobre ruedas y tirado por varios bueyes, que se decía que se utilizaba en las provincias orientales del Imperio Romano. Su difusión debe haber sido en efecto limitada, esperó entre bastidores durante cinco siglos antes de aparecer en cantidades suficientes para llamar la atención, primero en las tierras eslavas, luego en el valle del Po, y a principios del siglo VIII en Renania. A veces estaba montado sobre ruedas, a veces no la función principal de las ruedas era permitir el ajuste de la reja del arado a la profundidad del surco.

Un arnés mejorado para enganchar en tándem (un animal detrás del otro) facilitó el uso de equipos de múltiples bueyes para tirar del pesado arado y atacar nuevos terrenos. La combinación de arado y equipo proporcionó la clave tecnológica para la prodigiosa tarea de limpiar los bosques del fértil noroeste de Europa. Otros implementos nuevos o poco usados ​​entraron en amplio servicio: la grada, que al desmenuzar los terrones después de arar salvó el laborioso arado transversal de la guadaña, rara vez empleada por los romanos, ahora necesitaba cortar heno para alimentar a los numerosos bueyes y la horquilla, para manejar el heno. Cuando Carlomagno propuso una nueva nomenclatura para el calendario, cambió el nombre de julio a Mes de Haya.

Arado ligero, sin reja ni vertedera, como se ve en el Salterio de Utrecht (c. 830). [Biblioteca Británica, Harley Sra. 603, f. 54v.]

Hacia el final del período, una innovación tan importante para la agricultura como el arado pesado hizo su aparición en Europa: el collar de caballo rígido y acolchado, conocido desde hace mucho tiempo en Asia, que convirtió al caballo por primera vez en un eficiente animal de tiro. Desarrollado en la época romana, probablemente por los nómadas dependientes de los caballos de las estepas de Asia central, el collar de caballo avanzó hacia el oeste en un curso que los estudiosos han trazado a través de pistas lingüísticas e iconográficas. La primera evidencia pictórica de su aparición en Europa se produce en una iluminación de la Apocalipsis de Trier (c. 800), que muestra a un par de caballos tirando de un carruaje abierto. El texto más antiguo hace referencia a un arado tirado por caballos y mdashis de la Noruega de finales del siglo IX. 19

Arado pesado, con reja y vertedera, tirado por cuatro bueyes. Del Salterio de Luttrell del siglo XIV. [Biblioteca Británica, Sra. Add. 42130, f. 170.]

El nuevo dispositivo reemplazó al viejo arnés de garganta y cincha que ahogaba al caballo cuando el animal tiraba de él. El collar acolchado, en lugar de apoyarse en la tráquea, ejercía su presión sobre el esternón, liberando el canal respiratorio y al menos triplicando el peso que podía tirar un caballo. Otro arnés práctico, la correa para el pecho, llegó de China aproximadamente al mismo tiempo, pero nunca se usó ampliamente en Occidente. 20

De paso más rápido y de trabajo más largo que el buey, el caballo demostró en la mayoría de las condiciones un animal de arado superior y una bestia de transporte mucho mejor. La herradura de hierro clavada, también llegada de Asia en el siglo IX o X, mejoró aún más su calidad y durabilidad en la granja y en la carretera. La primera representación pictórica de un caballo tirando de un implemento agrícola & mdasha harrow & mdashoccurs en el Tapiz de Bayeux de alrededor de 1080 en ese momento, la vista era sin duda común. 21

Sin embargo, el buey, el viejo "motor del campesino", no se retiró de la escena. De movimiento lento pero muy fuerte, tenía la ventaja sobre el caballo en terrenos difíciles, como en el primer arado de terrenos recién despejados. Era más barato alimentarlo y en Inglaterra disfrutaba del atractivo añadido de ser comestible. El Papa Gregorio III en 732 prohibió la carne de caballo de la mesa cristiana, un mandato que por razones desconocidas solo se respetó en Inglaterra. En el continente, los viejos caballos de arado se comían con tanto gusto como los viejos bueyes. 22

Las tres formas principales de arnés para caballos: (a) cuello y cincha (antigüedad occidental) (b) correa de pecho (China antigua y medieval temprana) y (c) collar de caballo acolchado (China medieval tardía y Europa medieval). [De Joseph Needham, Ciencia y Civilización en China, Prensa de la Universidad de Cambridge.]

A medida que el nuevo arado, tirado por cualquier animal de tracción, demostró su capacidad para cultivar los ricos y pesados ​​suelos del noroeste de Europa, la región y el bosque, el páramo y el pantano de los rsquos fueron atacados con hacha y pala. Incluso el mar se hizo para aportar nuevas tierras para el cultivo. Los habitantes de la costa baja de los Países Bajos construyeron diques para protegerse de las tormentas y mareas anormalmente altas. Gradualmente, los depósitos de limo que se acumularon se convirtieron en nuevas tierras secas durante la marea alta normal. Los holandeses se apropiaron de él construyendo nuevos diques más lejos, lo que los llevó a una historia de ingeniería hidráulica destinada a ser incomparable en el mundo.

Los monjes de la Orden Benedictina, fundada en Italia por San Benito de Nursia en el siglo VI, desempeñaron un papel destacado en la expansión hacia el norte. La Regla de San Benito y rsquos prescribió el trabajo como un beneficio material y espiritual: `` Cuando viven del trabajo de sus manos, como lo hicieron nuestros padres y los apóstoles, entonces son verdaderamente monjes ''. 23 Además de su entusiasmo por limpiar la tierra y drenar los pantanos , los benedictinos desarrollaron variedades de frutas que podrían prosperar en el clima frío del norte, llevando un gancho de podar simbólico en sus cinturones mientras revivían las antiguas habilidades de injerto y las artes hortícolas de los romanos. La necesidad del vino sacramental proporcionó un estímulo a la viticultura del norte, que rápidamente demostró ser comercialmente viable.

Los benedictinos también contribuyeron a la difusión del molino de agua. "El monasterio", declaró la Regla, "si es posible, debería estar constituido de tal manera que todas las cosas necesarias, como agua, un molino, un jardín y las diversas artesanías, pudieran estar contenidas en él". 24 Tanto la ciudad como el campo siguieron el ejemplo benedictino. en la explotación de arroyos que fluyen rápidamente durante todo el año. Gregory of Tours (538 & ndash594) describió varios molinos, incluido uno en Dijon, donde el río Ouche & ldquotvira las ruedas del molino a una velocidad asombrosa fuera de la puerta & rdquo 25 y otro en el Indre, construido por Ursus, abad de Loches, & ldquomade & hellip con estacas de madera empaquetadas con grandes piedras y compuertas para controlar el flujo de agua hacia un canal en el que giraba la rueda del molino. & rdquo 26

El código de ley emitido por el rey franco Clovis alrededor del año 511 imponía multas por robar granos o herramientas de hierro de otro molino o irrumpir en el recinto de su molino. 27 La del rey lombardo Rothair, promulgada en 643, estipulaba multas por quemar el molino de otro hombre y rsquos, romper su presa o construir un molino en una parte vecina de la ribera del río. 28 En la época de Carlomagno, los molinos eran lo suficientemente importantes como para ser gravados en el imperial Capitulare de villis (800). 29

Construidos sobre muchas de las grandes haciendas del siglo IX, los molinos de agua representaron una inversión sustancial pero produjeron lucrativos beneficios en forma de "cultivo", un porcentaje del grano o harina de los campesinos exigidos en el molino. 30 En una mansión de la abadía de St.-Germain-des-Pr & eacutes, los molineros entregaban de los campesinos la misma cantidad de grano en multure cada año que producía el propio lord & rsquos. El políptico (estudio de la propiedad) de la abadía, con fecha de 801 y ndash820, enumera no menos de cincuenta y nueve molinos, incluidos ocho nuevos y dos recientemente renovados. 31

Apenas se sabe nada sobre la configuración de estos primeros molinos medievales. La rueda horizontal, que no necesitaba engranajes, era fácil de construir y reparar y, en consecuencia, popular. Los señores adinerados, sin embargo, pueden haber construido las ruedas verticales más potentes y eficientes. 32

En el siglo X, el molino de agua había alcanzado un estatus y un valor mucho más allá de lo que había poseído durante el Imperio Romano. Hizo una contribución significativa a la revolución agrícola provocada por el arnés de caballos, el arado pesado y la finca autónoma de arrendatarios.

Fabricación de telas: trabajo de mujeres y rsquos

La agricultura desarrolló una nueva función social y económica a principios de la Edad Media mientras mejoraba su equipo técnico, la confección de telas conservó su equipo mientras sufría modestas alteraciones en su función. Como en la época romana, las mujeres dominaban la manufactura. Sus tareas, como lo indica un estatuto de 789, incluían no solo hilar y tejer, sino también esquilar ovejas, triturar lino, peinar lana y cortar y coser prendas. 33

Mujeres libres y siervas trabajaban en sus hogares, esclavas en los talleres (ginecea) de las grandes propiedades. Casi todas las propiedades de importancia tenían un gineceo. Gregory of Tours menciona a las mujeres que trabajaban en la sala de hilado y tejido de la mansión real de Marlenheim. 34 En el concilio de Nantes en 660, los prelados reprendieron a las mujeres aristocráticas por asistir a asambleas públicas y "impugnar la autoridad senatorial" cuando ellas "deberían estar sentadas entre sus chicas de la tienda de telas y deberían estar hablando sobre el procesamiento de la lana y sus labores textiles". 35 Varios códigos de leyes germánicas mencionan talleres de mujeres y rsquos, mientras que el carolingio Capitulare de villis prescribió que a las mujeres en el gineceo se les suministre quolinen, lana, guata, tinte rojo, mascarilla, implementos para cardar, peines, jabón, aceite, recipientes y otras cosas pequeñas que se necesiten allí.

Los talleres se ubicaban a veces en cabañas hundidas, cuyos pisos de tierra se excavaban dos o tres pies por debajo del nivel del suelo, los interiores iluminados por una abertura en el techo. Alternativamente, un edificio de dos pisos proporcionó dormitorios en el piso superior. Si la tela iba a teñirse, la tienda incluía un hogar para calentar agua. En verano, los telares pueden instalarse al aire libre en estructuras abiertas con techo o bajo marquesinas. 37

Como en la época romana, el lino y la lana siguieron siendo los principales tejidos. La fabricación de tela de algodón, una importación de lujo romana, fue llevada por la conquista árabe a España, Sicilia y el sur de Italia ya en el siglo X, pero la Europa cristiana no la dominó hasta el XII. La seda, la exportación más famosa de China y Rusia, se convirtió en el objeto de un golpe histórico de espionaje industrial en el siglo VI. Se dice que dos monjes griegos que viajaban a China escondieron capullos de gusanos de seda en sus varas y regresaron a Constantinopla para lanzar la industria de la seda bizantina. La historia, como ha señalado Joseph Needham, deja preguntas desconcertantes: presentado con los capullos, ¿cómo adquirieron los trabajadores textiles bizantinos las técnicas de desenrollado y procesamiento de las fibras? 38 Evidentemente, la información se puso a disposición de alguna manera, ya que la corte bizantina pronto tuvo su propio establecimiento de tejido de seda, además de talleres de propiedad privada. Sin embargo, la fabricación de seda no penetró en Europa occidental hasta los siglos XI y XII.

La tela de lana, indispensable en el clima frío del recién desarrollado norte de Europa, mantuvo su posición dominante entre los textiles, ya que el centro de gravedad de la industria se desplazó hacia el norte, hacia el norte de Francia y los Países Bajos. Cuando Harun-al-Rashid, el califa del Mil y una noches, envió a Carlomagno obsequios que incluían 'muchas preciosas túnicas de seda', una tienda de lino, perfumes, ungüentos, un elaborado reloj de agua y un elefante, Carlomagno respondió con un regalo de caballos y mulas españolas, perros de caza y & ldquosome [lana] capas de Frisia, blanco, gris, carmesí y azul zafiro y rdquo & mdashhecha de la cara tela comercializada por los marineros frisones. (Harun, indiferente, `` echó un ojo descuidado '' a todo menos a los perros de caza.) 39 El lino, un artículo de comercio en el período romano, a principios de la Edad Media se retiró al estado de una industria doméstica, supliendo las necesidades locales pero ya no rentable. suficiente para transportar a mercados distantes. 40

Las técnicas de fabricación se mantuvieron sin cambios durante un largo período. Al vellón de lana se le dio un lavado preliminar, luego se peinó para eliminar los enredos y las impurezas y sacar las fibras paralelas entre sí. El hilo se hilaba con el huso, por lo general & ldquosuspended & rdquo & mdashfree colgar & mdashin un proceso que no ha cambiado desde su descripción por Catulo en el siglo I a.C. Sosteniendo en su mano izquierda la rueca, un palo corto bifurcado alrededor del cual se enrollaba una masa de las fibras crudas preparadas, la solterona tomó algunas de las fibras entre el dedo índice y el pulgar de su mano derecha, retorciéndolas juntas mientras las tiraba suavemente hacia abajo. . Cuando el hilo así producido fue lo suficientemente largo, metió la rueca debajo del brazo o en su cinturón y ató el hilo con un nudo corredizo a la parte superior del huso, una varilla parecida a una parte superior con un peso en forma de disco unido a la parte inferior para aumentar la rotación. y le dio una vuelta. El peso suspendido tiraba lentamente de las fibras a través de los dedos de solterona y rsquos, mientras que la rotación las retorcía juntas en hilo. El proceso dependía de la habilidad de la solterona para controlar la liberación de las fibras. Sacando más fibras de la rueca, repitió la operación hasta que el huso llegó al suelo, cuando lo recogió y lo envolvió con el hilo hilado. Cuando el huso estuvo lleno, enrolló el hilo en una bola. 41

El proceso nunca cesó y la habilidad era universal, especialmente para las mujeres de las clases bajas, que siempre tenían el huso en la mano, incluso mientras cocinaban, alimentaban al ganado o cuidaban a los niños (o, para creer en una miniatura medieval, mantenían relaciones sexuales). El hilado estaba tan identificado con las mujeres que el lado femenino de la familia se conocía como el lado del "quodistaff" o el lado del "quoshuso". Aunque la tecnología parezca primitiva, el hilado a mano creó un producto excelente, uno que la maquinaria no puede igualar fácilmente incluso siglos después.

Rueca y huso suspendido: las mujeres los llevaban incluso cuando realizaban otras tareas. [Biblioteca Británica, Luttrell Salterio, Sra. Add. 42130, f. 166v.]

Se necesitaron muchos hilanderos manuales para suministrar un solo tejedor, que operaba uno de los dos tipos de telares verticales, ya sea de urdimbre o de dos vigas. En su forma más primitiva, el telar de urdimbre consistía en un par de montantes de madera unidos en la parte superior por una viga de madera y ldquocloth que se podía girar para enrollar la tela mientras se tejía. Los hilos de urdimbre (a lo largo), que colgaban de la viga de tela, se mantenían tensos con pesas de arcilla en la parte inferior. Para producir un tejido liso, el tejedor puede pasar primero el hilo de trama (lateral) de derecha a izquierda sobre cada hilo de urdimbre de número par y debajo de cada uno de número impar, luego en la siguiente fila volver de izquierda a derecha, invirtiendo el procedimiento. , levantando los hilos de la urdimbre con una mano mientras la trama pasaba por debajo con la otra.La vida de una santa del siglo IX describe a una mujer tejedora en los pasillos de trabajo de invierno de una finca que teje con los dedos doblados y que sostiene una pequeña madeja o bola de trama en la mano y la pasa por la urdimbre. 42 Después de que se completó una fila, la trama se empujó hacia arriba para unir las filas anteriores en la parte superior del telar (golpeado hacia arriba), usando los dedos, un peine de tejido de huesos o una espada de hierro & ldquoweaving & rdquo con una hoja larga y plana.

Telar vertical ponderado por urdimbre (dibujo esquemático).

En una versión más avanzada del telar ponderado por urdimbre, el proceso se simplificó con la introducción del & ldquoheddle & rdquo, un dispositivo que hizo posible levantar un juego completo de hilos de urdimbre con un solo movimiento. Los hilos de urdimbre pares e impares colgaban alternativamente en la parte delantera y trasera de una varilla fija horizontal y apagada. Una segunda barra ajustable llamada lizo estaba unida sin apretar por bucles de hilo a los hilos de urdimbre traseros. La tejedora primero pasó la trama a través del "cobertizo quonatural", el espacio entre los hilos de urdimbre trasero y delantero creado por la varilla del cobertizo. En la siguiente fila, movió el lizo hacia adelante en sus soportes, tirando de los hilos de urdimbre traseros hacia el frente y creando un espacio conocido como el "cobertizo artificial", a través del cual se pasaba la trama. La alternancia de estas dos posiciones y los cobertizos produjo un tejido liso. Se podrían crear variaciones en el patrón cambiando la disposición de los hilos de urdimbre y aumentando el número de varillas de lizo. 43

El telar vertical de dos vigas se manejó de manera similar, excepto que por lo general era más pequeño y más estrecho, y la trama se golpeaba hacia abajo en lugar de hacia arriba. El Salterio de Utrecht (c. 834) muestra a una mujer en un gynaeceum tejiendo al aire libre bajo un dosel, utilizando un telar de dos vigas, separando los hilos de urdimbre con los dedos.

El lino se hilaba y tejía mediante los mismos procesos que la lana, pero las fibras crudas requerían un tratamiento más extenso: primero colgar los manojos de lino para que se secaran para que las semillas se pudieran sacudir, luego & ldquoretting & rdquo & mdash remojo en agua & mdashand machacando para quitar la corteza, finalmente & ldquohackling, & rdquo dibujando los tallos a través de una tabla con filas de púas para quitar el resto del tallo y separar las fibras. 44

Telar vertical de dos vigas, de una copia del Salterio de Utrecht del siglo XII. [Trinity College, Cambridge, Sra. R 17, 1, f. 263.]

& ldquoMen of Iron & rdquo

En contraste con la confección de telas, la tecnología militar fue un área que en los primeros siglos medievales experimentó una transformación radical, abarcando armas, armaduras defensivas, fortificaciones y, históricamente más intrigante, el carruaje de un caballo de montar, especialmente el estribo.

Al comienzo de su carrera, Lynn White propuso una hipótesis audaz: el estribo, importado de Asia, hizo posible el combate de choque de los caballeros montados, cuya dotación de Charles Martel con tierras de la Iglesia para pagar su costoso equipo sentó las bases del feudalismo. . 45 El ensayo de White & rsquos suscitó controversias, investigaciones y análisis críticos que arrojaron una imagen más compleja. Ahora está establecido que las campañas de Charles Martel y Carlomagno estuvieron dominadas por asedios y redadas, con poca evidencia de combate de choque, y que ya existía una nobleza de nacimiento, con orígenes en la antigua aristocracia franca de la que simplemente obtuvo una infusión de sangre de los caballeros, que aparecieron en escena en el siglo X. Los fundamentos del feudalismo incluían costumbres tanto de la sociedad germánica como de la romana, y el sistema no alcanzó la madurez hasta el siglo XIII. 46

Sin embargo, si no fue el catalizador que sugirió White, el estribo tuvo impacto militar y repercusiones sociales suficientes para justificar el término `` evolución ''. Sus inicios se remontan a la India en el siglo II a.C., en forma de bucle en el que el jinete metía su dedo pulgar del pie. Un estribo de este tipo solo podría ayudar ligeramente a permanecer en el caballo y menos aún a montar, además de estar limitado a los jinetes descalzos y de clima cálido. 47 La evidencia iconográfica del verdadero estribo data de principios del siglo IV d.C. en China, de donde, como tantas innovaciones, gravitó hacia el oeste. Los ávaros turcos, que apreciaron su efecto estabilizador al disparar flechas desde la silla de montar, lo llevaron a Hungría, de donde pasó al resto de Europa, evidentemente valorado principalmente por su ayuda en el montaje: las palabras para estribo en antiguo alto alemán, antiguo sajón y El inglés antiguo, todo derivado de las palabras para escalar (hasta ahora, los jinetes habían usado un taburete de montaje o se habían subido a caballo). La primera representación de un estribo en Occidente se encuentra en un manuscrito de San Galo de finales del siglo IX, el Salterio de Utrecht de alrededor de 834 muestra muchos guerreros montados pero ninguno con estribos. 48

Esta estatua ecuestre de Carlomagno del siglo IX no tiene estribos. [Lumbrera.]

Cuando los jinetes europeos finalmente adoptaron el estribo y lo combinaron con la silla contorneada, obtuvieron una ventaja dramática. Desde su asiento recién asegurado, podían asestar fuertes golpes, al principio con el hacha de batalla existente, luego con una espada larga y una lanza pesada. La última arma creó especialmente un verdadero "combate de choque" al permitir que un golpe fuera golpeado con la energía derivada de la masa del caballo que cargaba. Cuánto se utilizó la ventaja y cuándo (fuera de los torneos) sigue siendo una pregunta abierta. En el Tapiz de Bayeux de alrededor de 1080, se muestra a los combatientes montados tanto en el lado normando como en el inglés arrojando lanzas y lanzas, en lugar de conducirlas recostados. 49

Además de la herradura clavada, que llegó desde el este casi al mismo tiempo que el estribo, los europeos agregaron a los pertrechos de caballería dos inventos nativos, las espuelas y el freno, proporcionando un control efectivo para un jinete que solo tenía una mano libre para las riendas. 50

Los caballeros normandos en la batalla de Hastings (1066) están equipados con estribos, pero arrojan sus lanzas. Tapiz de Bayeux. [Prensa Phaidon.]

La lucha a caballo alentó la adopción de armaduras defensivas pesadas, que rápidamente le dieron a la caballería el dominio en el campo de batalla. El biógrafo de Charlemagne & rsquos, Notker, describe la formidable aparición de Carlomagno y su ejército en el sitio de Pavía (774), con todo su equipo de batalla:

Ese hombre de hierro [estaba] coronado con su casco de hierro, sus puños en guantes de hierro, su pecho de hierro y sus anchos hombros cubiertos con una coraza de hierro. Una lanza de hierro levantada en lo alto contra el cielo estaba agarrada en su mano izquierda. A su derecha sostenía su espada aún sin conquistar y su Hellip [Sus muslos] estaban atados con planchas de hierro y sus grebas [coberturas para la parte inferior de las piernas] también estaban hechas de hierro. Su escudo era todo de hierro. Su propio caballo relucía en color y temple de hierro. Todos los que cabalgaban antes que él, los que lo acompañaban en cada flanco, los que lo seguían, vestían la misma armadura, y su equipo era una copia tan fiel del suyo como es posible imaginar. -línea de hierro. Esta raza de hombres más duros que el hierro rinde homenaje a la dureza misma del hierro. 51

Al imaginarse a todo un ejército vestido con una armadura de placas, la exagerada armadura de placas de Notker era para reyes y líderes. La armadura universal del soldado a caballo ordinario de la Alta Edad Media era escamas, tiras o anillos de metal cosidos en una túnica de cuero o tela acolchada. Una cota de malla era cara, al igual que el casco, el escudo y las armas, sin mencionar los caballos grandes y especialmente criados (cargadores, corderos) en el mercado; un caballo así valía entre cuatro y diez bueyes o entre cuarenta y cien. oveja. Una cota de malla, compuesta por decenas de miles de anillos de hierro forjados individualmente, valía sesenta ovejas. 52 A medida que aumentaba el costo del equipo, una transformación social siguió a la militar, y de soldado de estatus mediocre el caballero fue elevado a miembro de una casta prestigiosa, agraciada con un código de conducta que ejerció una fuerte influencia en la posteridad.

Combate de choque: caballeros cargando con lanzas inclinadas, del siglo XII. Vida, pasión y milagros de San Edmundo. [La biblioteca Pierpont Morgan, M. 736, f. 7v.]

El paisaje militar del siglo IX contó con otra innovación tecnológica que se convirtió en símbolo de la Edad Media: el castillo. Los desórdenes que siguieron a la desintegración del imperio Carlomagno y rsquos, exacerbados por los invasores vikingos, hicieron que el noroeste de Europa buscara sus defensas. Los pueblos reconstruyeron muros abandonados durante mucho tiempo, reviviendo el arte medio olvidado de la cantería, mientras que en el campo aparecieron fortalezas, pero fortalezas de una descripción novedosa. La mampostería era demasiado costosa para los distritos rurales escasamente poblados, y las nuevas estructuras eran de madera y tierra, mdash & ldquomotte y muralla, y la mota era un montículo, natural o artificial, y la muralla era un patio empalizado debajo. Incluso más distintivo que su forma física era su carácter social. Los fuertes públicos manejados por guarniciones profesionales eran de larga data, pero el castillo motte-and-bailey era una fortaleza privada, no exactamente por diseño, sino por una progresión inevitable. Originalmente pensado como puesto de mando para un oficial imperial carolingio, el "castellano" que vivía en él con su familia, sirvientes y sirvientes, pronto se convirtió en una posesión hereditaria independiente y el castellano en la autoridad gobernante de su distrito local.

Barato y rápido de construir, requiriendo poca mano de obra calificada, el castillo de motte-and-bailey fue, sin embargo, militarmente efectivo. No solo podía bloquear la invasión de una región, sino también controlar a la población local. El cronista Jean de Colmieu describe la construcción de una mota:

Es costumbre de los nobles de la vecindad hacer un montículo de tierra lo más alto posible y luego rodearlo con un foso lo más ancho y profundo posible. Cierran el espacio en la parte superior del montículo con una empalizada de troncos cortados muy fuertes firmemente unidos entre sí, reforzados a intervalos por tantas torres como tienen medios. Dentro del recinto se encuentra una casa, una ciudadela central o torreón que domina todo el circuito de la defensa. La entrada a la fortaleza es a través de un puente y el infierno se apoya en pares de postes y el infierno cruza la zanja y llega al nivel superior del montículo al nivel de la puerta de entrada [al recinto]. 53

En tiempos de paz, el señor y su familia vivían en la torre del homenaje en la cima del montículo, la guarnición, los caballos y otros animales en estructuras de madera en el patio de abajo. Amenazados con un ataque, todos se retiraron al torreón.

Restos del castillo motte-and-bailey construido por Guillermo el Conquistador en Berkhamsted. La mota (montículo) estaba rematada con una empalizada de madera. Berkhamsted era inusual por tener un foso húmedo. [Aerofilms Ltd.]

La economía y la eficacia del castillo de motte-and-bailey llevaron a su supervivencia en la Alta Edad Media, en competencia con su contraparte de mampostería más elaborada y mucho más costosa. Un motte-and-bailey del siglo XIII descrito por el sacerdote Lambert de Ardres tenía tres pisos: en la planta baja, cuartos de almacenamiento en el segundo, el salón donde vivía y comía la familia, la & ldquogreat chamber & rdquo donde dormían el señor y la dama, y la guardería en el tercero, un dormitorio para los adolescentes y los sirvientes, y una capilla. 54

En el otro extremo de Europa, donde la mitad oriental superviviente del Imperio Romano, ahora francamente griego o bizantino, estaba acosada por enemigos, una pieza de tecnología militar y naval más dramática que el estribo apareció repentinamente en el siglo VII. Si el "fuego griego" por sí solo no preservó Bizancio, ciertamente ayudó.

Las armas incendiarias no eran nuevas en la guerra. La nafta (un destilado del petróleo) se conocía ya en el siglo IV a. C., y el petróleo, el azufre, el betún y la resina se usaban tanto en la guerra terrestre como en la naval en los primeros siglos de la era cristiana. La nueva mezcla griega, atribuida por el historiador bizantino Theophanes a Callinicus, un refugiado sirio de la conquista árabe, se descargó de tubos montados en barcos y proas rsquo y no pudo extinguirse con agua. Su composición química ha desafiado el análisis positivo y el método de ignición es aún más desconcertante. Probablemente era una mezcla de petróleo destilado, no muy diferente de la gasolina moderna, espesada con sustancias resinosas y azufre para retardar su disipación en agua y evitar que se lave del objetivo por la acción de las olas. Los informes de que se encendió al entrar en contacto con el agua probablemente fueron el resultado de una observación defectuosa. Un arma china similar del siglo X, & ldquofierce fire oil & rdquo (petróleo destilado), se encendió con una carga de pólvora, pero los bizantinos no tenían pólvora en el siglo VII. Se ha conjeturado que proyectaron su mezcla con una bomba de fuerza, el dispositivo helenístico atribuido a Ctesibius. Otro enigma más es cómo los marineros bizantinos lograron almacenar una mezcla tan volátil de manera segura a bordo de sus propios barcos. Una conjetura moderna es que la mezcla no era volátil hasta que se calentaba y presurizaba bajo cubierta inmediatamente antes del combate.

El secreto fue el más fácil de guardar debido a su complejidad inherente, que comprende no solo la mezcla, sino también el método de preparación y los medios de descarga. El arma se utilizó por primera vez, con un efecto devastador, contra una flota árabe que atacaba Constantinopla en 673, y nuevamente en 717. Un relato del siglo VIII describe escudos de hierro que protegían a los hombres que trabajaban con los lanzallamas de bronce y el estruendoso ruido de los chorros en llamas. , a veces de mano, a veces montados en los barcos. "Gracias a la cooperación de Dios a través de la intercesión de su Madre totalmente inmaculada", registró el cronista Teófanes, "el enemigo fue hundido en el acto". Aprovechando el botín y los suministros árabes y rsquos, nuestros hombres regresaron con alegría y victoria. Finalmente, los árabes adquirieron al menos una versión del arma, mientras que su secreto, limitado a un círculo gobernante muy pequeño, fue perdido mientras tanto (antes de 1204) por los griegos. ellos mismos. 55

Espadas y rejas de arado

La descripción de Notker & rsquos de Carlomagno como "ese hombre de hierro" refleja el papel aristocrático que el "metal docodemocrático" había asumido en la Europa medieval temprana. La minería y la producción de metales de todo tipo habían decaído drásticamente con la pérdida del poderoso patrocinio del gobierno imperial, y algunas de las antiguas técnicas grecorromanas se habían perdido. Pero la minería a cielo abierto a pequeña escala y las forjas locales continuaron operando a ambos lados de la antigua frontera romana y, a medida que la población crecía, la necesidad de más y mejores equipos agrícolas, como el nuevo arado pesado, proporcionó un estímulo además de la de los caballeros "hombres de hierro" con sus espadas, hachas de batalla, cascos y cota de malla.

El herrero medieval disfrutaba de un gran prestigio, incluida la reputación de estar aliado con poderes diabólicos. Se podía consultar a un herrero para lanzar o romper hechizos, curar enfermedades o reparar huesos rotos. Como fabricante de armaduras y armaduras, en Gales se sentó a la mesa junto al capellán real, y en Tara, el antiguo salón real irlandés, se unió al fabricante real de versos, cervecero y maestro de la mano derecha del rey y rsquos. 56 Con el tiempo, las profesiones aliadas de armero y cerrajero se convirtieron en especialidades derivadas, y el herrero se limitó a la fabricación y reparación de implementos agrícolas, la fabricación de clavos y la herradura. A lo largo de la Alta Edad Media siguió siendo el más importante de los hábiles artesanos. El escritor anglosajón del siglo X Aelfric compuso un debate imaginario entre artesanos sobre su importancia relativa en el que el herrero señaló triunfalmente que ninguno de los demás podía trabajar sin las herramientas que él mismo fabricaba. 57

Casi ningún documento relevante sobrevive en la metalurgia medieval temprana, y aunque los sitios arqueológicos han encontrado una gran cantidad de evidencia, como la matriz de veinticuatro hornos en Zelochovice, Checoslovaquia, la datación e interpretación son difíciles. El primer paso en la fundición fue lavar y tostar el mineral y romperlo en trozos adecuados para el horno de reducción. Después de siglos como una mera depresión en el suelo con revestimiento de arcilla y cúpula, el horno comenzó su ascenso agregando una chimenea rechoncha de arcilla y arenisca. Además de la salida de gas, se proporcionaron dos aberturas, un orificio de carga para la introducción del mineral y una abertura cerca del fondo para permitir la extracción de la "floración" de hierro y mdashsoft y brillante pero no fundido y la introducción de una corriente de aire suministrada por un par de fuelles. En su apetito por el combustible, el horno era rapaz, por lo general quemaba doce libras de carbón vegetal para fundir una libra de hierro. 58

La flor caliente se aporreó sobre una piedra plana para expulsar la escoria (arena y arcilla) y consolidar el hierro en barras y placas adecuadas para el herrero. Los maestros herreros "sólo sabían cómo, no sabían por qué, hacían ciertas cosas" (W. K. V. Gale). Sabían que su carbón vegetal creaba hierro. No sabían que hacía su trabajo extrayendo el oxígeno del mineral (óxido de hierro) para unirse con el carbono y escapar como gas. Sabían que si el calor se mantenía demasiado tiempo, algo salía mal. No sabían que el hierro, habiéndose deshecho de su oxígeno, empezaba a adquirir carbono. Mucho más tarde, cuando los hornos producían temperaturas suficientemente altas para fundir el hierro, el metal fundido podía fundirse en moldes (de ahí el nombre & ldquocast iron & rdquo), pero a principios de la Edad Media, la producción accidental de trozos sólidos de metal demasiado frágiles para trabajar era simplemente una molestia. Si todo iba bien, varias horas de trabajo producían unas pocas libras de hierro utilizable. 59 Ciertos minerales, ricos en manganeso, produjeron un hierro naturalmente acerado. 60

El fuelle medieval consistía en una caja de madera cerrada por un trozo de cuero que se podía presionar con la mano o el pie, forzando el aire a salir por un pequeño orificio hacia una tubería que conducía a la tobera (tobera) y de allí al fuego. Una cuerda y un trozo de madera elástica tiraron de nuevo la piel del fuelle, permitiendo una nueva carga de aire. En el horno de fundición, los fuelles se emparejaron, de modo que sus golpes alternos mantuvieran un tiro constante.

El herrero que recibió el hierro del horno de reducción se basó, como el fundidor de hierro, en su habilidad, experiencia y el conocimiento transmitido de generación en generación en la fragua durante mil años. Sabía cómo endurecer su metal recalentándolo a una temperatura alta y manteniéndolo allí durante un cierto período de tiempo, no por qué ocurrió el efecto: el hierro estaba absorbiendo del carbón una pequeña cantidad de carbono (menos del uno por ciento), y aquí también, si se dejaba que el proceso se prolongara demasiado, el producto se volvía quebradizo e inutilizable. Ni siquiera se dio cuenta de que el endurecimiento que logró era solo superficialmente profundo y mdash & ldquocase endurecimiento & rdquo en el vocabulario metalúrgico moderno y sinceramente que la mejora hizo que el metal fuera mucho más valioso. 61

Cada vez se utilizaba más hierro en rejas de arado, rastras, hoces y garfios, e incluso algunas campanas de iglesia estaban hechas de hierro, y el herrero soldaba o remachaba cuatro piezas juntas.Pero los productos más famosos del herrero fueron las formidables espadas largas empuñadas por los caballeros con armadura, producidas al estirar y plegar las tiras endurecidas entre sí. La hoja acabada tenía un aspecto característico, más bien como el tocino rayado (Leslie Aitchison), y un precio elevado. 62 En la época de Carlomagno y rsquos, una buena espada costaba hasta tres vacas y, en consecuencia, era un tesoro. Su dueño podría darle un nombre e incluso tener reliquias religiosas encerradas en la empuñadura. Un personaje legendario llegó a unirse a las espadas de grandes héroes: Roland & rsquos Durandal, Charlemagne & rsquos Joyeuse, King Arthur & rsquos Excalibur, El Cid & rsquos Tizona. 63

La cota de malla, conocida en la antigüedad, puede haber tenido un origen oriental, pero los herreros y armeros medievales la fabricaban en cantidades nunca antes vistas. No se sabe con certeza cómo se hizo. La versión madura de la cota de malla o cota de malla consistía en alambre de hierro trefilado a mano soldado en anillos, cada anillo vinculado a sus vecinos. La versión de anillos cosidos sobre cuero se mantuvo para soldados de infantería y arqueros.

Más y mejor hierro mejoró las herramientas propias del herrero y las de su socio habitual, el carpintero. Se introdujeron pocos dispositivos nuevos, pero muchos antiguos se difundieron ampliamente por primera vez, incluida una máquina muy importante para la carpintería y la madera, el torno. Diseñada para hacer girar una pieza de trabajo rápidamente contra una herramienta de corte, la versión medieval se presentó en dos formas, el torno de postes y el torno de proa. En el primero, se enrollaba un cable alrededor de un eje y se sujetaba por un extremo a un poste, que se doblaba hacia abajo mientras se tiraba del otro extremo del cable para girar el eje liberado, el poste proporcionaba una acción de resorte para girar el eje en el lado opuesto. dirección. El torno de proa sustituyó al poste por un arco, fijado por encima de la cabeza. 64

Hogar a nivel de cintura con fuelle. [Biblioteca Británica, Sloane Ms. 3983, f. 5.]

Las enormes espadas y hachas de batalla de los hombres de hierro debían afilarse cuando se fabricaban por primera vez y después a intervalos. También lo hicieron muchos de los implementos agrícolas y domésticos. Durante mucho tiempo, las hojas se habían afilado frotando recíprocamente contra una piedra naturalmente abrasiva (generalmente arenisca). Los chinos habían inventado una muela giratoria mucho antes, pero se desconoce si la idea migró hacia el oeste o se originó de forma independiente en Europa. Su importancia radica en su carácter de primera aplicación del principio de manivela, y su primera representación en Europa se encuentra en el Salterio de Utrecht (834), que ilustra el salmo sexagésimo tercer: una muela giratoria está siendo operada por un hombre que gira a la derecha inconfundible. -manivela angulada. Lynn White señaló que los malvados (y los que buscan mi alma) están representados afilando sus espadas en una piedra de afilar antigua, mientras que los justos, preparándose para luchar contra ellos, afilan las suyas con la nueva y técnicamente innovadora piedra de afilar giratoria. sesenta y cinco

Uno de los componentes de la máquina más simples e históricamente más valiosos, la manivela presenta un misterio en su lenta difusión hacia el oeste o en su invención y reinvención independientes. De la muela giratoria, la manivela medieval pasó al órgano de mano o zanfona (originalmente un instrumento de iglesia), luego a la ballesta y la riostra y mordida, antes por fin, casi al final de la Edad Media, convirtiéndose en una máquina. componente. 66

La iglesia románica

Como la minería y la metalurgia, la construcción de edificios sufrió después de la caída de Roma, al menos en la atribulada mitad occidental del Imperio. En la mitad oriental, la Constantinopla del siglo VI adquirió un elaborado sistema de alcantarillado y la magnífica catedral abovedada de Santa Sofía, que se levantó en el increíblemente corto período de cinco años. 67

Ilustrando el salmo sexagésimo tercer, se opera una piedra de afilar giratoria, abajo a la derecha, mientras que el hombre en la parte inferior izquierda afila la espada en una piedra de afilar antigua. Del Salterio de Utrecht del siglo IX. [Biblioteca de la Universidad de Utrecht, Aev. medicina texto. eccl. 484, f. 35v.]

En el Occidente medieval temprano, los señores y prelados despojaron los templos romanos y los edificios públicos de sus revestimientos de mármol y despojaron las paredes de sus ladrillos para adornar sus propios palacios, iglesias y casas de campo. Los canteros se dedicaron a trabajos esporádicos y dejaron de transmitir sus habilidades, mientras que la fabricación de ladrillos desapareció del norte de Europa hasta la Alta Edad Media. Carlomagno, que restauró parte de la majestad del poder imperial, tuvo dificultades para reunir suficientes albañiles hábiles para construir el palacio real y la capilla en su nueva capital, Aquisgrán. Las estructuras de mampostería de la época carolingia muestran una dependencia del mortero, con llana gruesa sobre las hileras de piedra, en contraste con la elegante práctica romana de no usar mortero en absoluto o solo capas delgadas. El secreto del cemento y hormigón romano se perdió, no se recuperará hasta el siglo XIX. 68

A pesar de las limitaciones financieras y técnicas, la Alta Edad Media hizo una cantidad considerable de construcción. Los templos griegos y romanos eran rarezas, y la religión romana se practicaba principalmente en el hogar y no en la iglesia. El triunfo del cristianismo, institucionalizado en el culto comunitario, exigió iglesias en números que el mundo occidental nunca había visto. Las & ldquobasílicas & rdquo diseñadas para acomodar a las congregaciones de la ciudad eran grandes, construidas en piedra y modeladas en el salón público romano, dividido por filas de columnas en la nave y los pasillos. En el siglo VI, Gregorio de Tours registró las dimensiones de la nueva basílica de Tours, construida sobre la tumba de San Martín, como 160 pies de largo por 60 pies de ancho y 45 pies de alto, con 52 ventanas, 8 puertas y 120 de mármol. columnas. La nueva catedral en Clermont, nativa de Gregory & rsquos, fue igualmente impresionante. 69

El movimiento monástico iniciado por San Benito también requirió grandes edificios, como la abadía de Jumi & egraveges en Normandía (siglo VII) y la iglesia abacial de St. Denis, cerca de París, reconstruida a partir de una iglesia del siglo V aproximadamente en 760. Casi todos las iglesias "románicas" (de estilo romano) se construyeron sobre el plan de la basílica, a menudo con un crucero que se proyectaba a ambos lados y un ábside redondeado en el extremo oriental. Las iglesias de la Galia a menudo tenían campanarios, en el medio, sobre el cruce o como estructuras separadas. El renacimiento de Carlomagno y rsquos estimuló la reconstrucción de muchas iglesias merovingias en una escala aún mayor, por ejemplo, en Colonia y Reims. 70

La mayoría de las iglesias estaban simplemente techadas con madera, pero algunas estaban provistas de bóvedas, en forma de bóveda de cañón en forma de túnel, que con sus enormes muros de soporte costaba entre quince y dieciocho veces más de lo que costaba el techo de madera y solo permitía pequeñas aberturas de ventanas. Sin embargo, en las escasas ventanas de la basílica medieval temprana aparecieron las primeras vidrieras. El historiador Beda describe el acristalamiento de las ventanas de los edificios monásticos en Monkwearmouth (condado de Tyne y Wear) en el siglo VII por artesanos importados del continente, para adornar una iglesia de piedra de ldquoa construida en estilo romano. & Rdquo 71 En el siglo X, vidrieras (en realidad, no teñido, sino que emergió coloreado del proceso de fabricación del vidrio) ya era una gloria de las catedrales cristianas.

Interior de la iglesia abacial de St. Philibert, del siglo IX, cerca de Nantes, con pesados ​​pilares de la nave.

Ríos, carreteras y puentes

Además de las iglesias cristianas, en el siglo IX se construyeron algunas obras públicas de tipo romano. Carlomagno restauró el famoso faro romano de Boulogne, y St. Aldric, obispo de Le Mans, hizo que se construyera un acueducto de 4 y 12 millas de largo para servir a su ciudad, mientras que a lo largo del Loira superior se erigieron diques para ayudar a la navegación. 72

Los ríos del noroeste de Europa, relativamente libres de hielo invernal y fluyendo durante todo el año, sirvieron bien al comercio incluso en un estado natural. Llevaban una parte sustancial del creciente tráfico de vino, que se benefició de la sustitución ahora generalizada de una variedad de toneles, cubas y tinas de madera por ánforas y pieles del mundo antiguo. Al igual que los barqueros de Mississippi de una era posterior, los hombres medievales de los ríos llevaban sus embarcaciones río abajo, las vendían por madera en su destino y regresaban caminando. Donde el tráfico de agua era pesado, los bueyes recorrían caminos de sirga transportando barcazas. 73 Carlomagno concibió un grandioso proyecto para un canal que uniera el Danubio con el Rin, que en realidad se inició pero quedó inconcluso hasta mil años después. 74 Si los ingenieros del siglo IX pudieron haber resuelto el problema planteado por los diferentes niveles de los dos ríos es una conjetura que la esclusa del canal aún no existía, ni siquiera en China.

Los señores que disfrutaban de las ubicaciones en los ríos concurridos copiaron a las autoridades romanas en la recaudación de peajes, pero no en la aplicación de los ingresos para mejorar la navegación. Los peajes excesivos en realidad redujeron el tráfico en algunos casos, y algunos señores no eran mejores que los piratas o, en la frase que agregaron a los idiomas occidentales, & ldquorobber barons & rdquo.

Las carreteras eran menos importantes en el comercio que los ríos. Apenas se sabe nada de la construcción y el mantenimiento de carreteras en la Edad Media temprana, excepto por implicación. Las carreteras romanas probablemente se deterioraron más rápidamente en el clima húmedo y frío del norte que en el sur, pero todas las carreteras requieren un mantenimiento extenso, para lo cual no existía ahora una autoridad gubernamental o incluso regional adecuada. Los reyes bárbaros que heredaron el poder impositivo del Imperio Romano y los rsquos a menudo permitían que éste se desvaneciera por indiferencia, y sus responsabilidades gubernamentales tradicionales no imponían ninguna demanda de grandes ingresos. La necesidad de mantenimiento de carreteras ganó poco a poco la magnitud de un problema gubernamental. 75

Una complicación adicional surgió cuando el movimiento hacia el norte y el oeste de la agricultura y el asentamiento creó orientaciones de ruta completamente nuevas, en particular desde la antigua red de la Galia romana centrada en Lyon hasta la red de la Francia merovingia centrada en París. Los pavimentos no utilizados adquirieron capas de suelo y vegetación, bajo las cuales durmieron hasta que fueron perturbados por la arqueología moderna. La vía romana que mejor conservó su importancia fue la que recorrieron los peregrinos ingleses en su camino a Roma, atravesando Francia desde Boulogne a Langres hasta los puertos alpinos, ruta preferible al arriesgado viaje por mar incluso en el siglo IX, cuando los pasos estaban infestados. con bandas sarracenas. 76

"Incomparablemente más importante" que las carreteras en la mejora del transporte y las comunicaciones medievales, según Marjorie Boyer, fueron los puentes. 77 De los tres tipos de cruces de ríos que existen, los vados eran a menudo inasequibles, los transbordadores inadecuados y los puentes, si existían, necesitaban reparación. La sustitución general de vados y transbordadores por puentes permanentes y bien mantenidos ha sido denominada (por C. T. Flower) "la gran obra pública" de la Edad Media. 78 Los animales de carga podían sortear incluso un camino en mal estado, pero no un río servido solo por un bote, o nada en absoluto. En la oscuridad de la Alta Edad Media, se hizo al menos un comienzo para resolver el problema del cruce de ríos.

Todo lo que sabemos de los primeros vanos medievales es que estaban hechos de madera y piedra, ciertamente más madera que piedra. Las descripciones faltan por completo y apenas sobrevive un fragmento. Sabemos que Carlomagno y sus sucesores impusieron la responsabilidad de la construcción y el mantenimiento de puentes a los habitantes locales, con una función militar principalmente en mente. Un puente fortificado no solo podría bloquear un cruce, sino también controlar el tráfico en el río. Un puente sobre el Marne en Treix impidió que los vikingos subieran por el río. El problema de la financiación de la construcción se resolvió con un doble cobro de peajes, tanto para el tráfico terrestre como acuático.

Ya en el siglo VI, se encontraron roles suplementarios para los puentes. Uno importante fue concebido durante el asedio de Roma por los godos en 537, cuando el enemigo cerró los acueductos cuyas aguas impulsaban los molinos de la ciudad y rsquos. Belisario, el general bizantino que defendía la ciudad, ordenó que se instalaran molinos flotantes cerca de los puentes del Tíber, cuyos muelles constreñían y aceleraban la corriente. Dos filas de barcos estaban anclados con ruedas hidráulicas suspendidas entre ellos. El arreglo funcionó tan bien que las ciudades de toda Europa pronto lo copiaron. 79 El Gran Puente de París, probablemente una combinación de madera y piedra, construyó molinos de agua debajo de su calzada y casas encima de ella, inaugurando una de las modas arquitectónicas más pintorescas de la Edad Media.

Navegación: Vela Latina y Barco Largo

Mientras que el transporte terrestre tuvo problemas con las carreteras y los cruces de ríos, en el mar surgieron dos nuevas tradiciones de construcción naval, la del norte y la del sur. Para el año 900, ambos habían logrado importantes avances en el diseño de los barcos del mundo antiguo.

En el Mediterráneo, la vela latina triangular (o casi triangular) fue finalmente aparejada con éxito en grandes barcos. Los bizantinos, que pudieron haber aprendido la técnica de sus enemigos musulmanes, la transmitieron a otros europeos y, en 800, se había convertido en la vela dominante en el Mediterráneo. Colgado de un patio largo e inclinado, un extremo del cual se elevaba muy por encima del tope mientras que el otro llegaba casi a la cubierta, el latino podía tomar el viento a ambos lados, mejorando la capacidad de un barco para navegar cerca del viento. Esto fue especialmente valioso para ayudar a un barco a luchar en la costa de sotavento. La antigua imagen de los veleros medievales abrazados a la costa es un error, ya que las rocas y los bajíos costeros representaban el principal peligro para un barco. Pero mucha navegación en aguas costeras era inevitable. 80

Manipular lo latino no fue fácil. Para lograrlo (cambiar de rumbo) se requería levantar el astillero por encima del mástil, lo que requería más habilidad y mano de obra adicional, pero las ventajas superaron las dificultades. La marina bizantina y los rsquos de vela y remo y los quodromones hicieron buen uso de los latinos para ponerse en posición de proyectar su fuego griego. 81 Aunque diseñado específicamente para la guerra, el dromon también demostró ser un práctico transportador de carga.

Simultáneamente con la adopción de la vela latina, los constructores navales bizantinos y mediterráneos introdujeron un nuevo sistema radical de construcción de cascos. Después de seguir durante mucho tiempo el método romano de construir el casco tablón por tablón, cada tablón sucesivo sujetó borde con borde a su predecesor mediante mortaja y espiga, y el esqueleto de soporte insertado tarde en el trabajo, ahora invirtieron el procedimiento y construyeron el esqueleto primero. . Se ahorró mucha mano de obra calificada y, aunque el casco resultante no era tan fuerte como el romano, los ahorros en mano de obra se tradujeron en ahorros de costos para el transporte de carga comercial. 82

Mientras tanto, la construcción naval del norte de Europa seguía su propia línea de evolución, completamente aislada de la tradición mediterránea. Los arqueólogos han descubierto dos ejemplares muy tempranos de barcos del norte, uno prehistórico y el otro de la época romana. El más antiguo, encontrado en Als, Dinamarca, que data de alrededor del 350 a.C., tenía doce metros de largo y estaba construido en clinker, es decir, con sus tablas superpuestas, atadas juntas en lugar de clavadas. El barco no tenía mástil ni quilla ni esclusas, y evidentemente su tripulación lo remaba a la manera de una canoa. 83 El segundo, recuperado de un sitio de enterramiento en Nydam, Schleswig, y que data del siglo III d.C., tenía veinticinco metros de largo, sus tablas de clinker estaban clavadas y amarradas, lo que hacía que el casco fuera flexible y duradero. Aún sin mástil y limitado a la navegación costera, el barco Nydam encarnaba un gran avance en potencia: sus veintiocho tripulantes miraban hacia la popa y tiraban de los remos.

Estos ejemplos premedievales presagiaron la configuración de un barco anglosajón de veinticinco metros de largo encontrado en Sutton Hoo, Inglaterra, cerca de Ipswich, que data aproximadamente del año 600 d.C., construido con clinker pero con una técnica más avanzada, sus tablas cortas remachadas a lo largo para formar tracas largas (maderas del largo de barcos y rsquos), eliminando la necesidad de troncos de árboles largos y rectos difíciles de encontrar. Aún careciendo de mástil y quilla, el barco aparentemente se utilizó para la navegación costera y a través del Canal, probablemente en las asociaciones comerciales con los reyes merovingios. Sin embargo, el espacio ocupado por las dos docenas o más de remeros dejaba poco espacio para la carga. 84

En ese momento, los barcos del norte probablemente incluían embarcaciones de vela, pero no ha sobrevivido ninguna evidencia de ellas. El primer barco del norte que combina propulsión de vela y remo que ha descubierto la arqueología es un barco vikingo de finales del siglo IX encontrado en Gokstad, Noruega. Su quilla se formó a partir de un solo tronco de roble gigante, proporcionando una gran resistencia y sosteniendo un mástil firmemente anclado en un fuerte zócalo (keelson). Un barco así podría navegar toda la noche en mar abierto con un viento favorable, aumentando enormemente su alcance y potencial. 85

La principal debilidad de la cocina siempre había sido la falta de espacio para dormir para la tripulación, lo que prácticamente imponía los aterrizajes nocturnos. Un barco equipado sólo con remos tuvo que avanzar lentamente a lo largo de la costa hasta el Canal de la Mancha y volver a casa en Dinamarca o Noruega. Un barco de vela y remo en mar abierto podría llegar a las costas del Canal de la Mancha desde Escandinavia en unos pocos días y allí explotar su poco profundo calado (alrededor de 3 y frac12 pies) y maniobrabilidad subiendo ríos para comerciar o hacer incursiones.

Reconstrucción del barco anglosajón Sutton Hoo, c. 600 d.C. [Museo Británico].

La cubierta de un barco tipo Gokstad estaba compuesta de tablas sueltas, que mantenían fuera del mar pero se abrían fácilmente para cargar carga. Las vigas de su casco superpuestas estaban aseguradas por clavijas de madera (arbolitos) clavadas a través de agujeros perforados para recibirlas, las clavijas se partieron y calzaron para que los espacios entre las tablas se hicieran herméticos presionando musgo. Los orificios de los remos tenían forma de cerradura, para permitir que los remos salieran desde el interior del barco, y estaban equipados con contraventanas para cerrarlos contra el mar cuando se embarcaban los remos. Al igual que sus predecesores, se podía varar fácilmente para el aterrizaje, la carga y la descarga, aprovechando las mareas. El mástil, probablemente inamovible al principio, pudo ser desatendido en el siglo IX y la vela cuadrada se movió para mirar en diferentes direcciones, incluso hacia adelante y hacia atrás. Más torpe que la vela latina, sin embargo cumplió su propósito. 86 Una réplica del barco Gokstad del siglo XIX zarpó de Bergen, Noruega, a Terranova en veintiocho días. 87

Modelo del barco Gokstad, c. 900 d.C. [Museo de Ciencias, Londres].

El producto de una larga evolución, el drakkar del tipo Gokstad no fue diseñado deliberadamente para asaltos, pero resultó ser ideal para ese propósito. Su maduración coincidió con un momento en el que Europa era un objetivo vulnerable y atractivo. Aunque étnica y culturalmente homogéneos, los vikingos se dividieron geográficamente en tres, circunstancia que los llevó en tres direcciones diferentes. Los de Noruega tendían a navegar hacia el oeste hasta las Shetland, luego girar hacia el sur hacia el mar de Irlanda y de allí hacia las costas francesa y española. Aquellos que partían de Dinamarca se convirtieron en el Canal de la Mancha, asaltando Gran Bretaña y los Países Bajos, mientras que los de Suecia cruzaron el Báltico hacia Alemania, Lituania y Rusia. El carácter atropellado de las incursiones vikingas (así como sarracenas) frustró los esfuerzos defensivos descoordinados de Europa y la autoridad política y militar dispersa de los rsquos.Cargado de botín, el drakkar se convirtió en comerciante-comerciante, y a menudo instalaba una tienda temporal en un distrito vecino al que acababa de victimizar. En la mezcla vikinga de incursiones y comercio, el comercio comenzó a predominar gradualmente, principalmente en la forma de un extenso imperio comercial en partes de Europa del Este y en Rusia. Aquí los vikingos se encontraron con comerciantes musulmanes que venían por los ríos desde la otra dirección y cambiaron pieles y esclavos, armas y ámbar por sedas, especias y monedas de plata musulmanas y rsquo.

Un diplomático musulmán describió la llegada de barcos vikingos a un puesto comercial en el Volga: los norteños eran & ldquotall como palmeras datileras, rubios y rubicundos, & rdquo nunca se separaron de & ldquoaxe, sword and knife & hellipthe más inmundo de Dios & rsquos criaturas & ldquotall como datileras, rdquo Cada comerciante iba. en tierra para hacer una ofrenda ante "un gran poste de madera con cara de ser humano", colocando pan, carne, cebollas y cerveza al pie de la imagen y luego anunciando: "Oh, mi Señor, vengo de un tierra lejana y tengo conmigo tal y tal número de esclavas y tal y tal número de martas, y rdquo y enumerando sus otras mercancías, luego rezando al ídolo para que me diga un comerciante con muchos dinares y dirhems, que Me comprará lo que quiera y no disputará nada de lo que diga. '' 88 Al regresar al norte de Europa, los vikingos cambiaron los dinares y dirhems de plata por vino renano, cristalería, molinillos y armas, y los frisones actuaron como intermediarios.

Mientras tanto, en Occidente, la resistencia finalmente se endureció y los exploradores escandinavos abandonaron la piratería y se establecieron en Inglaterra y Normandía para dedicarse a la agricultura y la ganadería, complementada con tratos comerciales. El famoso drakkar, sin embargo, estaba menos adaptado a las actividades pacíficas que a las incursiones y saqueos. La versión vikinga del barco redondo, el & ldquoknorr & rdquo, estaba mejor preparada para transportar carga y colonos mdashor, especialmente en viajes largos. tripulación mucho más pequeña que el drakkar. 89 Se construyó con clinker, pero en el siglo X la construcción con clinker estaba obsoleta. Ya había aparecido una nave redonda mejor, originaria de Sluys, en los Países Bajos. El & ldquocog & rdquo empleó la construcción de carvel, tomada del Mediterráneo, y un diseño de casco de fondo plano que ayudó a navegar por los bancos de arena de la costa sur del Mar del Norte y facilitó el aterrizaje en los bancos de arena. 90 Tanto cog como knorr encontraron un nuevo y valioso papel en la misteriosa migración del arenque al Báltico, desconocido allí en la antigüedad. Conservado en sal, el arenque era un excelente cargamento para el Canal de la Mancha y el Golfo de Vizcaya, donde la sal podía transportarse como carga para el viaje de regreso.

La navegación del norte, al igual que la del sur, siguió adoleciendo de graves deficiencias: aparejos inadecuados, debilidad de los cascos frente a las tormentas, falta de mapas, cartas e instrumentos. Tanto los marineros del norte como los del sur se quedaron en casa durante el invierno, excepto en casos raros. Uno de ellos fue registrado por San Willibald, que fue lo suficientemente resistente para navegar desde Tiro, en Siria, hasta Constantinopla, una distancia costera de quizás mil millas, en noviembre de 726. Llegó la primavera siguiente, una semana antes de Pascua. 91

& ldquoNaturaleza & rsquos Causas secretas & rdquo

Al comentar sobre el clima intelectual de la Alta Edad Media, el historiador de la ciencia RJ Forbes ha escrito: `` La ciencia ya no era la esclava de la filosofía, sino que ambas estaban hechas para servir a la religión ''. 92 La filosofía en la Alta Edad Media era, de hecho, prácticamente indistinguible de la religión, y la ciencia fue en verdad su esclava. Los teólogos medievales se habrían sorprendido al saber que había alguna diferencia entre las tres esferas de pensamiento. Aunque San Agustín creía que el hombre podía percibir mejor a Dios directamente a través de la fe en lugar de observar el mundo creado, la mayoría de los pensadores medievales eran seguidores de una tradición alternativa, la de Boecio, que creía que el conocimiento de Dios se podía obtener mediante el examen de la belleza. y orden del universo. El hombre de razón, escribió Boecio, y quiso investigar las causas de las cosas y mdash por qué los vientos suspirantes irritaban las olas del mar, qué espíritu transforma el mundo estable y por qué el sol sale del este rojo para caer bajo el océano occidental y demonios qué templa las suaves horas de la primavera y qué demonios. hace que el otoño fértil fluya con uvas reventadas en un buen año, y rdquo en resumen, y ldquonature & rsquos causas secretas. & rdquo 93

Boecio realizó experimentos con el monocordio, el instrumento de una sola cuerda que había sido utilizado por Pitágoras para demostrar el orden matemático del universo. Dividir la cuerda proporcionalmente produjo las notas de la escala pitagórica, que los griegos creían que representaban proporciones divinas existentes en otras partes del universo, por ejemplo, en las distancias que separan los planetas. Boecio y sus sucesores elaboraron sobre la concepción pitagórica de un universo matemático, con la convicción de que debe tener (en palabras de John Benton) un patrón musical, armonioso, hermoso y ordenado, si solo uno puede encontrarlo. 94

Al servicio de la ciencia-filosofía-religión, los eclesiásticos medievales hicieron mucho para conservar el conocimiento (al menos el conocimiento latino) e incluso para aumentarlo. Teólogos como Isidoro de Sevilla, Hrabanus Maurus, Martianus Capella y John Scotus Erigena se dedicaron a la exposición del saber, y sus trabajos proporcionaron a los estudiantes de los siguientes siglos información de libros de texto (no toda confiable) sobre artes liberales, medicina, etc. agricultura, historia natural, astronomía y otros temas seculares. El Venerable Beda (673 & ndash735) describió la tierra como una esfera que, como sus antiguos predecesores, ubicó en el centro del universo, y dio un relato lúcido de los eclipses y fases de la luna. También compuso una historia del mundo, para lo cual inventó un nuevo sistema de datación: hacia atrás y hacia adelante desde el nacimiento de Cristo.

El consejero de Carlomagno y rsquos Alcuin (732 & ndash804) promovió la adopción de & ldquoCaroline [carolingia] minúscula, & rdquo, una versión más legible y regular de varias escrituras en minúscula inventadas por el clero en el siglo anterior para reemplazar la mayúscula romana (mayúscula) con el fin de economizar pergamino caro o vitela. El nuevo guión facilitó la copia de los clásicos latinos, rescatados del olvido por los monasterios, & ldquoislands in a sea of ​​ignorance & rdquo (Charles Homer Haskins). 95 Caroline minuscule llegó a ser universalmente adoptada en Occidente, donde una versión de ella eventualmente contribuyó con un elemento esencial para la invención de la imprenta: el tipo de letra. La mayoría de los tipos de letra que se utilizan hoy en día son descendientes de Caroline minuscule.

Boecio, de un manuscrito de Sobre el consuelo de la filosofía. [Biblioteca Bodleian, Sra. Auct. F 6,5, f. lv.]

Los monasterios fabricaban sus propios materiales de escritura, recortando la piel de un ternero, oveja o cabra, empapándola en cal, estirándola, raspando y cortándola en láminas. Una tinta mejor introducida en el siglo VII, la tinta de hierro biliar, hecha con una sal de hierro soluble, suplantó a la vieja solución de negro de carbón y goma de mascar. El escriba, sentado en un banco con los pies en un taburete bajo, trabajaba en un escritorio equipado con tintero, pluma y cuchillo para borrar, copiando a veces directamente de un manuscrito, a veces del dictado de un lector. Para probar sus bolígrafos, los escribas escribieron comentarios en los márgenes: "¡Qué peludo es este pergamino!" en tintas de colores y pan de oro. 96

El escriba Eadwine, del Salterio de Canterbury del siglo XII. [Trinity College, Cambridge, Sra. R 17, f. 1.]

El clero cristiano también sirvió como maestros a la ciencia y la tecnología. El monje benedictino fue "el primer intelectual en ensuciarse las uñas" (Lynn White), 97 mientras exploraba y enseñaba ciencias agrícolas, ganadería, silvicultura, metalurgia, fabricación de vidrio y otras artes útiles. Los grandes monasterios mantuvieron su cuerpo de artesanos. La abadía de Corbie, cerca de Amiens, tenía seis herreros, un batidor, dos orfebres, un pergamino y cuatro carpinteros. St.-Riquier, en la costa del Canal al noroeste de Corbie, también tenía zapateros y talabarteros. El famoso plan de St. Gall (Suiza) muestra talleres para ebanistas (& ldquoturners & rdquo), arneses, talabarteros, zapateros, herreros, orfebres, batidores y pulidores de espadas. 98

Los nuevos castillos de motte-and-bailey que dominaban las regiones locales dramatizaron visualmente el orden político en desarrollo, conocido por los historiadores futuros como feudalismo. A medida que los vikingos y los sarracenos se retiraban, los señores locales podían volver su atención y su innovadora tecnología militar unos contra otros, creando una especie de anarquía europea a caballo. "Los fuertes construyeron castillos, los débiles se convirtieron en sus esclavos" (James Bryce). 99

Pero bajo la superficie desordenada, se había producido un cambio más significativo. A principios del siglo X, a pesar de la caída de Roma, los vikingos, los sarracenos y la pérdida de la ciencia griega, la nueva Europa había superado claramente en tecnología al antiguo mundo mediterráneo. En agricultura, metalurgia y fuentes de energía había introducido mejoras significativas, heredado, tomado prestado de Asia o inventado de forma independiente. Su continuo aumento demográfico comenzaba a reflejarse cualitativamente en el crecimiento de las ciudades. La esclavitud, en decadencia como institución, ya no proporcionó la base del trabajo agrícola, y la Iglesia declaró que la emancipación de los esclavos era el `` trabajo bueno por excelencia ''. 100 (Por otro lado, la religión cristiana dio una cobertura moral a la trata de esclavos, limitándolo a los eslavos y árabes no cristianos, mientras que el Islam lo limitó a los no musulmanes).

La revolución en la agricultura que introdujo nuevos implementos, nuevas técnicas y una nueva organización del trabajo fue en gran parte una revolución desde abajo, no desde arriba. "El héroe de finales del Imperio Romano y principios de la Edad Media", escribió Lynn White, "es el campesino, aunque esto no se puede descubrir en Gibbon". 102

Menos conspicuo que el castillo, pero más significativo para el futuro a largo plazo, fue el horno de reducción sobre el suelo, que alimentaba con hierro a las forjas locales cuyos herreros le daban forma en piezas para arados, palas, horcas y herraduras para los caballos que comenzaban a tirar con la ayuda del nuevo collar de caballo. Mientras el caballo pisaba los campos de Europa y Rusia para cultivar las cosechas, la rueda hidráulica giraba a una velocidad asombrosa para moler el grano, mientras que la vela triangular latina conducía barcos por el Mediterráneo y tres símbolos más del progreso en una Edad no tan oscura.


La batalla de Flodden 500 años después

Si no fuera por la historia, Branxton Hill en el norte de Northumberland sería una parcela ordinaria de tierras de cultivo esencialmente indistinguible de mil otros campos del norte de Inglaterra. Pero hay historia, y tragedia, en abundancia aquí. A medida que las nubes se abren, la tierra se baña con el sol, la cebada susurra con la brisa y recuerdas que el destino de una nación se decidió una vez en estos campos tranquilos y ordinarios. Porque esto es Flodden.

Hace quinientos años este lugar era un osario en estos campos se amontonaban los cuerpos de los muertos escoceses. Todos muy valientes, todos muy muertos. Diez mil de ellos, se calcula, aunque es difícil precisar estas cuestiones medio milenio después. En cualquier caso, los cadáveres escoceses superaban en número a sus homólogos ingleses en dos a uno. Entre ellos, el propio rey James IV, su hijo natural, el obispo de St Andrews, y no menos de 13 condes. Todos ellos yaciendo fríos en el barro.

Durante siglos, Flodden fue el yin del yang de Bannockburn. Recordar uno era recordar implícitamente el otro. Se equilibraron perfectamente el uno en el triunfo y el otro en un desastre. Pero no más, creo. El 700 aniversario de Bannockburn el próximo año se celebrará en voz alta, el 500 aniversario de Flodden el próximo mes se recordará con apenas un susurro.


300: La rebelión de un imperio (2014)

Si. Herodoto, también conocido como el "Padre de la Historia", hace numerosas referencias a Artemisia al relatar los acontecimientos de la guerra greco-persa. Él la describe como una gobernante que no lideró pasivamente, sino que se involucró activamente tanto en la aventura como en la guerra. "Y su espíritu valiente infernal y su osadía viril la enviaron a la guerra, cuando no había necesidad de que se aventurara. Su nombre, como dije, era Artemisia".Las historias

¿Artemisia era realmente conocida por sus astutas tácticas e inteligencia en combate?

Si. Al explorar el 300: El surgimiento de un imperio historia real, nos encontramos con las obras de Polyaenus, el escritor macedonio del siglo II. Describe un ejemplo de la inteligencia real de Artemisia en combate. Cuenta cómo llevaría dos banderas a bordo de su barco, una bandera persa y la otra bandera de su enemigo, Grecia. Artemisia enarbolaría la bandera griega mientras se acercaba a un desprevenido buque de guerra griego. Una vez que estuviera sobre su enemigo, desataría toda la fuerza de su flota cariana.


Similar a Artemisia (Eva Green) en el 300: El surgimiento de un imperio película, la verdadera Artemisia, reina de Caria, fue una conquistadora astuta con una inclinación por la guerra.

¿Estaban realmente enojados los griegos porque una mujer se había alzado en armas contra ellos?

Si. Según Herodoto, los griegos unidos incluso ofrecieron una recompensa de 10.000 dracmas por la captura de Artemisia.

¿Qué hacen los eventos en 300: El surgimiento de un imperio tiene que ver con los eventos de la película original 300?

300: El surgimiento de un imperio es una precuela, una secuela secundaria y una secuela de la película original, 300 (2007), con los eventos en el seguimiento ocurriendo antes, durante y después de los eventos en el original. La primera batalla que tiene lugar en el 300: El surgimiento de un imperio La película es la Batalla de Maratón en 490 a. C. Esto sucede diez años antes de los eventos de 2007. 300 película. La victoria de Atenas sobre Persia en Maratón, Grecia, prepara el escenario para las motivaciones detrás de la transformación de Jerjes en el Rey Dios ficticio de la película.

La segunda batalla que ocurre en 300: El surgimiento de un imperio, la Batalla de Artemisio (un enfrentamiento naval del 480 a. C.), tuvo lugar al mismo tiempo que la Batalla de las Termópilas que se desarrolla en la película original, 300. Fue Temístocles quien propuso que los griegos intentaran detener el avance persa enfrentándolos en tierra en el estrecho estrecho de las Termópilas. Leonidas y los 300 espartanos emprendieron la tarea, que se narra en la película. 300, con los espartanos finalmente alcanzados por las fuerzas persas. Al mismo tiempo, la armada griega intentó bloquear a los persas en el agua en el estrecho de Artemisio. Sin embargo, se vieron obligados a retirarse después de la derrota en las Termópilas.


El rey persa Jerjes (Rodrigo Santoro), con hacha en mano, se sienta encima de su caballo mientras mira a su enemigo caído, el rey espartano Leonidas (Gerard Butler). De 300: El surgimiento de un imperio.

¿Había nacido en la pobreza el general ateniense Temístocles?

Si. Según los historiadores Herodoto y Plutarco, el valiente general ateniense Temístocles no nació en la riqueza. Su padre, Neocles, era un ciudadano ateniense ambiguo de modestos recursos. Se cree que su madre era inmigrante. Otros niños mantuvieron a Temístocles a distancia. No le molestaba mucho, porque mientras otros niños jugaban juntos, Temístocles estudiaba y afinaba sus habilidades. Como lo describió Plutarco, sus maestros le decían: "Tú, muchacho, no serás nada insignificante, sino grandioso de una forma u otra, ya sea para bien o para mal".

Al investigar el 300: El surgimiento de un imperio La historia real, nos enteramos de que Temístocles, una educación menos que modesta, lo benefició en el nuevo gobierno democrático de Atenas. Hizo campaña en las calles y pudo relacionarse con la gente común y desfavorecida de una manera que nadie lo había hecho antes, siempre tomándose el tiempo para recordar los nombres de los votantes. Fue elegido para la oficina gubernamental más alta en Atenas, Arconte Eponymous, cuando tenía treinta años.

¿Fue Temístocles realmente responsable de la fuerte armada de Grecia?

Si. Temístocles siempre creyó en la construcción de la armada ateniense. Sabía que los persas solo podrían sostener una invasión terrestre si su armada podía apoyarla desde las aguas costeras. Sin embargo, la mayoría de los atenienses, incluidos los generales atenienses, no estaban de acuerdo con Temístocles. No creían que una invasión persa fuera inminente, y pensaban que el ejército ateniense era lo suficientemente fuerte como para compensar cualquier deficiencia con respecto a la armada.

Para conseguir su deseo de una armada más fuerte, Temístocles usó su posición política para mentir y engañar a los atenienses haciéndoles creer que la cercana isla rival de Egina representaba una amenaza para los barcos mercantes. Aceptando su argumento, los atenienses decidieron invertir en la marina, dejando a Atenas con la fuerza naval más dominante de toda Grecia. Por lo tanto, se puede argumentar que la civilización griega se salvó con una mentira.


Arriba: Los actores se paran en la cubierta de un trirreme (barco antiguo) ateniense construido en un escenario de sonido para la película. Abajo: En 1987 se lanzó una reconstrucción en condiciones de navegar de un trirreme, el Olympias.

¿Temístocles realmente mató al padre de Jerjes, el rey Darío?

No. La verdadera historia detrás 300: El surgimiento de un imperio revela que Temístocles no mató al padre de Jerjes, el rey Darío I de Persia (Darío el Grande), con una flecha en la Batalla de Maratón. El rey Darío murió aproximadamente cuatro años después, en 486 a. C., por problemas de salud. Fue entonces cuando Jerjes, el hijo mayor de Darío y Atossa, se convirtió en Rey, gobernando como Jerjes I.

¿Jerjes realmente se transformó en un rey dios?

No. Como probablemente adivinaste, los verdaderos Jerjes no se transformaron en un Dios Rey sobrenatural como en la película (en la foto de abajo). De hecho, la motivación de Xerxes para su transformación ni siquiera existía en la vida real, ya que Temístocles no mató al padre de Xerxes en la Batalla de Maratón. Esta versión altamente ficticia de Jerjes proviene de la mente de Frank Miller, el creador de la 300 novela gráfica y la aún inédita Jerjes serie de historietas.


El rey persa Jerjes (Rodrigo Santoro) se transforma en el Rey Dios ficticio en 300: El surgimiento de un imperio.

¿La familia de Artemisia fue asesinada por hoplitas griegos, después de lo cual fue tomada como esclava?

No. En el 300: El surgimiento de un imperio En la película, una joven Artemisia (Caitlin Carmichael) observa cómo su familia es asesinada por un escuadrón de hoplitas griegos.Luego pasa varios años siendo retenida como esclava sexual en las entrañas de un barco de esclavos griego. La dejan morir en la calle y es ayudada por un guerrero persa. Pronto se encontrará entrenando con los mejores guerreros del Imperio Persa, con la esperanza de vengarse algún día de Grecia. Esta historia de fondo de Artemisia fue inventada por Frank Miller y los realizadores para explicar las motivaciones detrás de la despiadada sed de venganza de Artemisia en la película.

¿Artemisia tenía marido?


Izquierda: Artemisia (Eva Green) vestida con una armadura 300: El surgimiento de un imperio. Derecha: Un retrato de Artemisia en forma de moneda del siglo XVI del libro de Guillaume Rouill y eacute Promptuarii Iconum Insigniorum.

Si. Artemisia I de Caria tuvo un hijo llamado Pisindelis (que no se muestra en la película), que aún era un niño cuando su padre murió y su madre asumió el cargo de gobernante.

¿Fue Artemisia la única mujer comandante en las guerras greco-persas?

Si. Según los escritos de Herodoto, Artemisia I de Caria fue la única mujer comandante en las guerras greco-persas. Como en la película, ella era una aliada de Jerjes y se desempeñó como comandante en la armada persa.

¿Realmente se unieron las ciudades-estado griegas contra el ejército persa invasor?

Si. En el 300: El surgimiento de un imperio película, vemos a la reina Gorgo de Esparta (Lena Headey) y Themistocles de Atenas (Sullivan Stapleton) uniéndose para unirse contra el ejército persa. En la vida real, Atenas y Esparta estuvieron en la vanguardia de la alianza entre las treinta ciudades-estado griegas. A medida que la alianza se afianzaba, Temístocles se convirtió en el hombre más poderoso de Atenas.

¿Cómo pudieron los persas tomar Atenas?

Temístocles había convencido a Atenas de que pusiera a todos los hombres sanos, incluidos los guerreros atenienses, en barcos de guerra para detener a los persas en el estrecho de Artemisio, dejando a la ciudad de Atenas desprotegida. Plutarco escribe sobre la evacuación de Atenas en su obra Temístocles. "Cuando toda la ciudad de Atenas estaba subiendo a bordo, ofreció un espectáculo digno de compasión y admiración, verlos así despedir a sus padres e hijos antes que ellos, y, sin inmutarse con sus gritos y lágrimas, pasaron a la isla. . "


Si bien parece que el Partenón (derecha) se está quemando en la película (izquierda), en realidad es el Antiguo Partenón el que fue destruido por las fuerzas persas durante la invasión. El icónico Partenón con el que estamos familiarizados se construyó varias décadas después para reemplazar al Antiguo Partenón.

¿Temístocles ganó la batalla de Salamina atrayendo a Jerjes a una trampa?

Si. Temístocles había enviado un mensajero a Jerjes, diciéndole al rey persa que los griegos tenían la intención de huir en barcos que estaban alojados en el istmo de Corinto. A diferencia de la película, ese mensajero no era Efialtes de Trachis, el jorobado desfigurado que había traicionado a los espartanos en las Termópilas. El verdadero Efialtes, que no era un jorobado desfigurado, escapó a Tesalia y los griegos ofrecieron una recompensa por su muerte.

Pensando que las fuerzas griegas estaban dispersas, débiles y con la intención de huir, Jerjes creyó al mensajero y envió a su armada para una fácil victoria. Para su sorpresa, sus barcos se encontraron con toda la fuerza de la armada griega lista para entrar en batalla.

¿Compartieron Temístocles y Artemisia un momento de pasión violenta y desenfrenada?


Artemisia (Eva Green) y Themistocles (Sullivan Stapleton) comparten un momento ficticio de pasión en 300: El surgimiento de un imperio.

¿Estaba Temístocles casado?

¿Xerxes vio la batalla de Salamina mientras estaba sentado en su trono encaramado en lo alto de un acantilado?

Si. Jerjes vio cómo la batalla se desarrollaba en lo alto de un acantilado cercano en el monte Egaleo. No se muestra en la película, fue testigo de cómo Artemisia embistió a otro barco que, sin saberlo, se había cruzado en su camino mientras intentaba escapar de un trirreme ateniense que la perseguía. Jerjes asumió que era un barco ateniense que ella había atravesado y quedó tan impresionado con la ferocidad de Artemisia en la batalla que se dice que dijo: "¡Mis hombres luchan como mujeres y mis mujeres como hombres!" En realidad, y sin que Xerxes lo supiera, Artemisia había atravesado directamente una nave aliada. Al hacerlo, la perseguidora de Artemisia abandonó la persecución, creyendo que era una aliada de los griegos. Afortunadamente para Artemisia, el barco aliado se hundió y toda su tripulación se ahogó, sin dejar a nadie atrás para decirle a Jerjes la verdad. -Las Historias


Desde lo alto de un acantilado, Jerjes (Rodrigo Santoro) observa su flota en el Estrecho de Salamina en la película (izquierda). Una mirada desde el verdadero Monte Egaleo que domina el Estrecho de Salamina donde tuvo lugar la batalla (derecha).

¿Artemisia estuvo de acuerdo con Jerjes con respecto a la batalla de Salamina?

No. Sin embargo, a diferencia de la película donde Artemisia (Eva Green) exige que Jerjes ordene a la flota persa a Salamina para acabar con los griegos, la verdadera Artemisia había aconsejado al rey persa Jerjes contra la batalla, argumentando que no es prudente hacerlo. entablar combate con los griegos en el mar. En este punto, Jerjes ya había incendiado la gran ciudad de Atenas hasta los cimientos. La victoria estaba a su alcance y sus asesores / oficiales, a excepción de Artemisia, le dijeron que debía lanzar un asalto naval para acabar con los griegos. Artemisia vio las cosas de manera diferente.

"Respeten sus barcos", aconsejó Artemisia, "y no se arriesguen a una batalla, porque esta gente es tan superior a su gente en náutica, como los hombres a las mujeres. ¿Qué necesidad tan grande hay de que usted corra peligro en el mar? ¿No es el amo de Atenas, por el cual emprendiste tu expedición? ¿No está Hellas sujeta a ti? Ningún alma se resiste ahora a tu avance, & hellip " -Las Historias

Al final, aunque Jerjes respetó su consejo, decidió lanzar un asalto naval a gran escala en septiembre del 480 a. C. Desafortunadamente para los persas, fue una decisión equivocada y la batalla de Salamina resultó ser el punto de inflexión en la guerra. Como en el 300: El surgimiento de un imperio En la película, los persas fueron superados y combatidos por una armada griega que estaba mejor preparada para hacer la guerra en el estrecho estrecho entre el continente y la isla de Salamina (conocida como el Estrecho de Salamina).

No. El 300: El surgimiento de un imperio La historia real revela que, a diferencia de lo que se muestra en la película, la verdadera Artemisia no murió a manos de Temístocles en la Batalla de Salamina. Ella sobrevivió a la batalla y no encontró su destino mientras participaba en el combate.

Si bien Artemisia I de Caria no murió en la batalla, no está claro cómo murió en realidad. Una leyenda reportada por Photios, el Patriarca Ecuménico de Constantinopla de 858 a 867 y de 877 a 886, dice que Artemisia se enamora de un hombre llamado Dardanus. Según Photios, cuando Dardanus la rechazó, Artemisia se arrojó sobre las rocas de Leucas y fue tragada por el Mar Egeo. Sin embargo, algunos historiadores argumentan que esta acción va en contra de su naturaleza como conquistadora de voluntad fuerte.

¿Qué le pasó a Artemisia después de la batalla de Salamina?

Después de estar en el bando perdedor de la batalla contra la que había aconsejado al rey persa, Jerjes volvió a buscar su consejo. Esta vez actuó en consecuencia y regresó a casa abandonando su campaña.

A Artemisia se le confió el cuidado de los hijos de Jerjes (los hijos ilegítimos que había llevado a la campaña con él). Los acompañó a la ciudad de Éfeso en la costa jónica. A pesar de que los griegos continuaron participando en la guerra durante varios años más, Artemisia y su gente ganaron el favor del Imperio Persa y prosperaron con la relación.

¿Dónde puedo leer la novela gráfica de Frank Miller? Jerjes, en la que 300: El surgimiento de un imperio ¿Es basado?

A partir del lanzamiento de la 300: El surgimiento de un imperio película en marzo de 2014, Frank Miller aún no había completado su secuela de su serie de cómics de 1998 300. A principios de 2011, el CEO de Dark Horse Comics, Mike Richardson, dijo ICv2 que Miller había terminado dos números pero tenía varios compromisos en Hollywood que le impedían terminar el resto. Estas obligaciones de Hollywood incluían actuar como codirector de Sin City 2, que saldrá a la venta en agosto de 2014. ICv2 El artículo afirma que Frank Miller tiene toda la intención de terminar el Jerjes serie de historietas.


El rey dios Xerxes (Rodrigo Santoro) en la película (izquierda) y Xerxes de la novela gráfica inédita de Frank Miller (a partir del lanzamiento de la película).

¿Por qué el director Zack Snyder, que dirigió la primera película, no dirigió también Surgimiento de un imperio?

En 2008, Variedad informó que Zack Snyder, quien dirigió 2007 300 protagonizada por Gerard Butler, estaba interesado en dirigir una adaptación de la novela gráfica de seguimiento de Frank Miller Jerjes (el original 300 La película se basó en la novela gráfica de Miller de 1998. 300). Sin embargo, Zack Snyder eligió dirigir el reinicio de Superman. Hombre de Acero, lanzado en 2013. Como resultado, Noam Murro fue contratado para dirigir 300: El surgimiento de un imperio con Snyder actuando como productor y coguionista (Fecha límite Hollywood).

Una vez que haya terminado de leer nuestro análisis de 300: El surgimiento de un imperio historia real frente a la película a través de las preguntas anteriores, disfrute de los videos relacionados a continuación, incluido el Surgimiento de un imperio tráiler y videos que brindan una mirada más cercana a los héroes y villanos de la película.

Vea una introducción a los héroes de 300: El surgimiento de un imperio, incluido Temístocles (Sullivan Stapleton), el general griego que se enfrentó a los persas en las batallas de Maratón, Artemisio y Salamina.

Conozca el 300: El surgimiento de un imperio villanos. Eche un vistazo a la asesina comandante persa Artemisia, interpretada por Eva Green. Sea testigo de la transformación de Jerjes en un Rey Dios y vea a otros villanos que regresan, incluidos los Inmortales.

La actriz Eva Green, que interpreta a la comandante naval Artemisia en la película, habla sobre la Artemisia real y otros personajes femeninos similares que inspiraron su actuación, incluidas Cleopatra y Lady Macbeth. El entrevistador le pregunta qué fue más difícil, prepararse para el tumultuoso 300: El surgimiento de un imperio escena de sexo o las numerosas secuencias de batalla de la película.

La secuela de 2007 300 Protagonizada por Gerard Butler, esta entrega encuentra a Temístocles de Atenas (Sullivan Stapleton) defendiendo Grecia durante la segunda invasión persa. Esta vez, Jerjes I de Persia (Rodrigo Santoro) regresa y se une a Artemisia I de Caria (Eva Green), quien se enfrenta a Grecia en el enfrentamiento naval conocido como la Batalla de Artemisio. Además de Santoro, Lena Headey vuelve a interpretar su papel de Reina Gorgo de Esparta. Echa un vistazo a nuestra investigación sobre el original. 300 película.


El resultado de la batalla de la trinchera

Los musulmanes ganaron esta batalla muy fácilmente. Aunque los musulmanes eran solo 3.000 y las fuerzas enemigas eran 10.000, los musulmanes solo sufrieron de 1 a 5 bajas, mientras que los oponentes terminaron perdiendo el 80% de su ejército.

Entrada de la mezquita Ra & # 8217yah, donde el Profeta Muhammad (la paz sea con él) vio la luz emitida por la roca. & # 8211 Foto de: IslamicLandmarks

Después de eso, los musulmanes conquistaron aún más los vecindarios de Banu Qurayza y gobernaron estas tribus con orgullo a medida que más personas de estas tribus aceptaban el Islam y más tarde el Islam floreció en esta región.

Dentro de la mezquita Ra & # 8217yah & # 8211 Foto de: IslamicLandmarks

Monte Badon, batalla de

Monte Badon, batalla de, C. 500 d. C. Gildas, el cronista de la decadencia de la Gran Bretaña romana, atribuyó una gran importancia a esta victoria británica, que consideró como un respiro de 40 años del avance sajón. Los sitios más probables son Badbury cerca de Swindon, o Baydon cerca de Lambourn, ambos en las colinas de Wiltshire. Gildas asoció la victoria con la resistencia liderada por Ambrosius Aurelianus: Nennius a principios del siglo IX. introdujo el nombre del Rey Arturo y lo fechó en 516.

Citar este artículo
Elija un estilo a continuación y copie el texto para su bibliografía.

"Monte Badon, batalla de". El compañero de Oxford para la historia británica. . Encyclopedia.com. 18 de junio de 2021 & lt https://www.encyclopedia.com & gt.

"Monte Badon, batalla de". El compañero de Oxford para la historia británica. . Obtenido el 18 de junio de 2021 de Encyclopedia.com: https://www.encyclopedia.com/history/encyclopedias-almanacs-transcripts-and-maps/mount-badon-battle

Estilos de citas

Encyclopedia.com le brinda la posibilidad de citar entradas y artículos de referencia de acuerdo con estilos comunes de la Asociación de Idiomas Modernos (MLA), el Manual de Estilo de Chicago y la Asociación Estadounidense de Psicología (APA).

Dentro de la herramienta "Citar este artículo", elija un estilo para ver cómo se ve toda la información disponible cuando se formatea de acuerdo con ese estilo. Luego, copie y pegue el texto en su bibliografía o lista de trabajos citados.


Batalla de Mactan

los Batalla de Mactan (Cebuano: Gubat sa Mactan, Filipino: Labanan sa Mactan Español: Batalla de Mactán), se libró en Filipinas el 27 de abril de 1521, antes de la colonización española. Los guerreros de Lapu-Lapu, un cacique nativo de la isla de Mactan, derrotaron a las fuerzas españolas bajo el mando de Fernando de Magallanes, quien murió en la batalla.

El 16 de marzo de 1521 (calendario español), Magallanes avistó las montañas de lo que ahora es Samar mientras estaba en una misión para encontrar una ruta hacia el oeste a las Islas Molucas para España. Este evento marcó la llegada de los primeros europeos al Archipiélago. Al día siguiente, Magallanes ordenó a sus hombres que anclaran sus barcos en las costas de la isla Homonhon.

Allí, Magellan se hizo amigo de Rajah Kulambu y Rajah Siagu, el jefe de Limasawa, quien lo guió a Cebu. Él y su reina fueron bautizados en la fe católica, tomando los nombres cristianos de Carlos, en honor al rey Carlos de España, y Juana, en honor de la madre del rey Carlos. Para conmemorar este evento, Magallanes entregó a Juana el Santo Niño, una imagen del Niño Jesús, como símbolo de su nueva alianza.

Como resultado de la influencia de Magallanes con Rajah Humabon, se había emitido una orden a los jefes cercanos de que cada uno de ellos debía proporcionar alimentos para los barcos y convertirse al cristianismo.

La mayoría de los jefes obedecieron la orden. Sin embargo, Datu Lapu-Lapu, uno de los dos jefes dentro de la isla de Mactan, fue el único cacique que mostró su oposición. Lapu-Lapu se negó a aceptar la autoridad de Rajah Humabon en estos asuntos. Esta oposición demostró ser influyente cuando Antonio Pigafetta, cronista del viaje de Magallanes, escribe:

El viernes veintiséis de abril, Zula, el segundo jefe de la isla de Mactan, envió a uno de sus hijos a presentar dos cabras al capitán general, y decirle que le enviaría todo lo que había prometido, pero que no se lo había podido enviar por culpa del otro cacique Lapu-Lapu, que se negó a obedecer al rey de España.

Rajah Humabon y Datu Zula sugirieron que Magellan fuera a la isla de Mactan y obligara a su jefe principal Datu Lapu-Lapu a cumplir con sus órdenes. Magallanes vio la oportunidad de fortalecer los lazos de amistad existentes con el gobernante de la región de Visaya y acordó ayudarlo a someter al rebelde Lapu-Lapu.

Según los documentos del historiador italiano Antonio Pigafetta, Magellan intentó convencer a Lapu-Lapu de que cumpliera con las órdenes de Rajah Humabon & # 8217 la noche antes de la batalla.

A la medianoche partimos sesenta armados con corseles y cascos, junto con el rey cristiano, el príncipe, algunos de los jefes y veinte o treinta balanguais. [un tipo de barco filipino] Llegamos a Mactan tres horas antes del amanecer. El capitán no quiso pelear entonces, pero envió un mensaje a los nativos en el sentido de que si obedecían al rey de España, reconocían al rey cristiano como su soberano y nos pagaban nuestro tributo, él sería su amigo, pero eso si querían lo contrario, deberían esperar a ver cómo herían nuestras lanzas. Respondieron que si teníamos lanzas tenían lanzas de bambú y estacas endurecidas al fuego. [nos pidieron] que no procediéramos a atacarlos de inmediato, sino que esperáramos hasta la mañana para que tuvieran más hombres. Dijeron que para inducirnos a ir a buscarlos, habían cavado algunos hoyos entre las casas para que pudiéramos caer en ellos.

Pigafetta escribe cómo Magallanes desplegó cuarenta y nueve hombres armados con espadas, hachas, escudos, ballestas y pistolas, y zarpó hacia Mactan en la mañana del 28 de abril. Los historiadores filipinos señalan que debido a los afloramientos rocosos y los corales cerca de la playa, los españoles los soldados no pudieron aterrizar en Mactan. Obligado a anclar sus barcos lejos de la costa, Magellan no pudo llevar sus barcos y sus cañones para atacar a los guerreros de Datu Lapu-Lapu y los guerreros de Datu Lapu-Lapu, que sumaban más de 1.500.

Cuando llegó la mañana, cuarenta y nueve de nosotros saltamos al agua hasta los muslos y caminamos por el agua durante más de dos vuelos de ballesta antes de que pudiéramos llegar a la orilla. Los botes no podían acercarse más debido a ciertas rocas en el agua. Los otros once hombres se quedaron atrás para vigilar los botes. Cuando llegamos a tierra, [los nativos] se habían formado en tres divisiones con un número de más de mil quinientas personas. Cuando nos vieron, cargaron contra nosotros con gritos excesivamente fuertes & # 8230 Los mosqueteros y ballesteros dispararon desde la distancia durante aproximadamente media hora, pero inútilmente & # 8230

& # 8220La muerte de Magallanes de 1521 & # 8221.

Una pintura del encuentro en el Santuario de Mactan. Luego, Magellan intentó asustarlos quemando algunas casas en lo que ahora es Buaya, conocido entonces como Bulaia.

Al ver eso, el capitán general envió a algunos hombres a quemar sus casas para aterrorizarlos. Cuando vieron arder sus casas, se sintieron más furiosos. Dos de nuestros hombres murieron cerca de las casas, mientras nosotros quemamos veinte o treinta casas. Tantos de ellos cargaron contra nosotros que dispararon al capitán en la pierna derecha con una flecha envenenada. Por eso ordenó que nos retiráramos lentamente, pero los hombres echaron a volar, excepto seis u ocho de nosotros que nos quedamos con el capitán. Los nativos nos disparaban sólo a las piernas, porque estaban desnudas y eran tantas las lanzas y piedras que nos arrojaban, que no pudimos ofrecer resistencia. Los morteros de los barcos no pudieron ayudarnos porque estaban demasiado lejos.

Muchos de los guerreros atacaron a Magallanes, fue herido en el brazo con una lanza y en la pierna por un kampilan. Con esta ventaja, las tropas de Lapu-Lapu & # 8217 finalmente dominaron y mataron a Magallanes. Fue apuñalado y cortado con lanzas y espadas. Pigafetta y los demás lograron escapar,

Al reconocer al capitán, muchos se volvieron hacia él que le quitaron el casco de la cabeza dos veces & # 8230 Un indio arrojó una lanza de bambú en la cara del capitán & # 8217, pero este último lo mató inmediatamente con su lanza, que dejó en el indio & # 8217s cuerpo. Luego, tratando de poner la mano en la espada, pudo sacarla pero a medias, porque había sido herido en el brazo con una lanza de bambú. Cuando los nativos vieron eso, todos se lanzaron sobre él. Uno de ellos lo hirió en la pierna izquierda con un gran alfanje, que se asemeja a una cimitarra, solo que es más grande.Eso hizo que el capitán cayera boca abajo, cuando inmediatamente se abalanzaron sobre él con lanzas de hierro y bambú y con sus alfanjes, hasta matar nuestro espejo, nuestra luz, nuestro consuelo y nuestro verdadero guía. Cuando lo hirieron, se volvió muchas veces para ver si estábamos todos en los botes. Entonces, viéndolo muerto, nosotros, heridos, nos retiramos, lo mejor que pudimos, a los botes, que ya estaban despegando & # 8230

Según Pigafetta, varios de los hombres de Magallanes murieron en batalla y varios nativos convertidos al cristianismo que habían acudido en su ayuda fueron asesinados por guerreros. No hay registros oficiales del número de bajas en la batalla, aunque Pigafetta menciona al menos 3 soldados cristianos muertos, incluido Magellan.

Se dijo que los aliados de Magallanes, Raja Humabon y Datu Zula, no habían participado en la batalla debido a la oferta de Magallanes, y miraron desde la distancia.

Pigafetta informa que el rey cristiano Raja Humabon envió un mensaje diciendo que si devolvían los cuerpos de Magallanes y su tripulación, se les daría tanta mercadería como quisieran. La respuesta inmediata de Lapulapu fue: "No regalaremos el cuerpo del capitán por todas las riquezas del mundo, porque su cuerpo es el trofeo de nuestra victoria contra los invasores de nuestra costa".

Algunos de los soldados que sobrevivieron a la batalla y regresaron a Cebú fueron envenenados mientras asistían a una fiesta ofrecida por Humabon. Magallanes fue sucedido por Juan Sebastián del Cano como comandante de la expedición, quien ordenó la salida inmediata luego de la traición de Humabón. Del Cano y su flota navegaron hacia el oeste y regresaron a España en 1522, completando la primera circunnavegación del mundo.

En la cultura filipina

Hay un lugar en la isla de Mactan llamado santuario de Mactan donde se recrea la batalla durante su aniversario. En el mismo santuario, junto a la estatua de Lapu-Lapu, hay un obelisco erigido en honor a Magallanes por las autoridades coloniales españolas y desfigurado poco después de la ocupación militar estadounidense de Filipinas.

Magellan también tiene el honor de llevar el cristianismo a Filipinas en general y al Santo Niño (Niño Jesús) a Cebú en particular. La Cruz de Magallanes y el santuario de Magallanes antes mencionado se erigieron en la ciudad de Cebú y la isla de Mactan. Muchos puntos de referencia e infraestructuras en todo Filipinas llevan el nombre de Magellan & # 8217s, principalmente usando su ortografía en español (Magallanes), que también es un apellido filipino ampliamente utilizado.

Los habitantes del archipiélago de Sulu creen que Lapu-Lapu era un musulmán del pueblo Tausūg.

Según la leyenda nativa, Lapu-Lapu nunca murió, sino que se convirtió en piedra y desde entonces ha estado protegiendo los mares de Mactan. Los pescadores de la ciudad isleña arrojaban monedas a una piedra con forma de hombre como una forma de pedir permiso para pescar en el territorio del cacique. Tuvo seis hijos.

Otro mito transmitido por los nativos se refiere a la estatua de Lapu-Lapu erigida sobre un pedestal en el centro de la plaza del pueblo. La estatua estaba frente al antiguo edificio del ayuntamiento, donde los alcaldes solían ocupar sus cargos, sostenía una ballesta en la postura de disparar a un enemigo. Algunas personas supersticiosas de la ciudad propusieron cambiar esta ballesta por un bolo, luego de que una sucesión de tres alcaldes murieran por insuficiencia cardíaca.

Otra leyenda sugiere que después de la batalla, Lapu-Lapu dejó Mactan y vivió en una montaña.


Batalla de Berlín


Fuente: Por Bundesarchiv- Weinrother, Carl [CC-BY-SA 3.0] a través de Wikimedia Commons

Esta batalla fue la batalla decisiva en la campaña europea contra la Alemania nazi. Resultó en la caída de Berlín y precipitó el suicidio de Adolf Hitler y parte de su equipo. A principios de año, Hitler había ordenado que las tropas se mantuvieran contra las fuerzas soviéticas en Hungría. El esfuerzo agotó los recursos terrestres alemanes. Los soviéticos atacarían Berlín por tierra y los aliados comprometieron algo de poder aéreo.

Más de 3 millones de soldados de ambos bandos lucharon allí.

Después de que las fuerzas soviéticas rompieron las defensas alemanas en las afueras de Berlín, los soviéticos comenzaron a bombardear el corazón del gobierno alemán.

¿Sabías?

Los soldados nazis querían rendirse a las fuerzas estadounidenses o británicas en lugar de a los soviéticos por temor a represalias por el trato cruel de los alemanes a los soldados del Ejército Rojo capturados.


Domingo, 14 de octubre de 2012

74 La rueda de la fortuna

& # 0160 En 1264, cuando De Montfort partió de Londres, habría sido consciente de que se trataba de un último lanzamiento después de las derrotas ante los realistas en el Midlands, su única oportunidad era una victoria decisiva. Lewes le dio esa victoria y abrió un período notable en la historia de Inglaterra, un período de monarquía constitucional.

La batalla de Lewes, mayo de 1264

De Montfort dirigió un ejército considerablemente más pequeño que el rey. Las estimaciones varían enormemente, pero vamos por 10,000 en el lado realista y 5,000 en De Montfort. Además, De Montfort tenía mucha menos caballería, aunque al final, dado el terreno y las actividades de Edward, tal vez eso no fue tan malo.

El siguiente mapa de David Carpenter da una buena idea de los eventos del día. También puede encontrar más información en el sitio web de la Sociedad Arqueológica de Sussex. & # 0160

A continuación se muestra el relato de la batalla de Lewes por el cronista confiable William of Rishanger:

El conde Simon pasó esa noche sin dormir, dedicando tiempo, como era su costumbre, a los oficios divinos y las oraciones y exhortando a sus hombres a hacer confesiones sinceras. Walter de Cantilupe, obispo de Worcester, los absolvió a todos y ordenó que para la remisión de sus pecados debían luchar valientemente por la justicia en ese día, prometiendo a todos los que murieran así la entrada al reino celestial.

Por tanto, estando segura la batalla, al amanecer antes de la salida del sol, salieron del pueblo de Fletching, donde gran parte de ellos había pasado la noche, y que estaba a unas diez millas de Lewes. Antes del comienzo, el conde Simon de Montfort ciñó a Gilbert de Clare con una espada de caballero.

Cuando habían marchado cerca de la ciudad de Lewes y estaban apenas a dos millas de distancia de ella, Simon con sus hombres subió a una colina y colocó su carro allí en medio de su equipaje, y habiendo colocado intencionalmente y erigido firmemente su estandarte sobre él, lo rodeó con muchos hombres armados. Luego, con sus propias fuerzas, mantuvo el terreno a ambos lados y esperó el tema de los acontecimientos. En el carro puso a cuatro ciudadanos de Londres, que poco antes, cuando pasó la noche en Southwark, habían conspirado para traicionarlo. Esto lo hizo como advertencia.

Cuando hubo así dispuesto prudentemente sus fuerzas, ordenó que se cosieran cruces blancas en la espalda y el pecho sobre sus armaduras, para que se distinguieran de sus enemigos y para indicar que luchaban por la justicia. Al amanecer, el ejército de los barones atacó repentinamente a los guardias del rey que habían salido a buscar comida o forraje y mató a muchos de ellos.

Cuando el rey, por tanto, estuvo seguro de la llegada de los barones, pronto avanzó con sus hombres, con sus estandartes desplegados y precedidos por el estandarte real, presagiando el juicio de la muerte, al que llaman el 'Dragón'. Su ejército estaba dividido en tres partes: la primera línea estaba comandada por Edward, el hijo mayor del rey, junto con William de Valance, conde de Pembroke, y John de Warenne, conde de Surrey y Sussex, la segunda por el rey de Alemania. con su hijo Enrique y el tercero por el propio rey Enrique. Las fuerzas baroniales se dividieron en cuatro, de los cuales la primera línea se le dio a Henry de Montfort, la segunda a Gilbert de Clare junto con John FitzJohn, y William de Montchensy en el tercero fueron los londinenses bajo Nicholas Segrave mientras que el propio conde con Thomas de Pelveston lideró el cuarto.

Entonces Edward con su línea se abalanzó sobre sus enemigos con tal violencia que los obligó a retirarse, y muchos de ellos, hasta el número de sesenta caballeros, se dice, se vieron abrumados. Pronto los londinenses fueron derrotados, porque Edward estaba sediento de su sangre porque habían insultado a su madre, y los persiguió durante cuatro millas, matándolos de la manera más grave. Pero debido a su ausencia, la fuerza de los realistas disminuyó considerablemente.

Mientras tanto, muchos de los hombres poderosos del ejército real, al ver el estandarte del conde en la colina y pensar que estaba allí, se dirigieron hacia allí e inesperadamente mataron a esos ciudadanos de Londres, porque no sabían que estaban de su lado. Mientras tanto, el conde y Gilbert de Clare no estaban en modo alguno inactivos, pues golpearon, derribaron y mataron a quienes se les opusieron, esforzándose con el mayor afán de capturar vivo al rey. Por lo tanto, muchos de los partidarios del rey se apresuraron juntos: John, el conde de Warenne, William de Valance, Guy de Lusignan, todos los medio hermanos del rey, Hugh Bigod y unos trescientos guerreros, y al ver la fiereza de los barones, huyeron. Allí fueron capturados Richard, el rey de Alemania, Robert Bruce y John Comyn, que había conducido a los escoceses allí. También el rey Enrique hizo herir su caballo debajo de él, y entregándose al conde Simón pronto fue puesto bajo vigilancia en el priorato.

Ese día murieron muchos barones escoceses, y un gran número de soldados de infantería que vinieron con ellos fueron degollados. Mientras tanto, Humphrey de Bohun, conde de Hereford, John FitzAlan, conde de Arundel, William Bardolf, Robert de Tateshale, Roger de Somery, Henry Percy y Philip Basset fueron hechos prisioneros.

Pero del lado del rey cayó el justiciar, William of Wilton y Fulk FitzWarin, el uno asesinado a espada, el otro ahogado en el río. En el lado de los barones estaban Ralph Haringod, barón, y William Blund, el abanderado del conde. Se dice que han caído cinco mil de ambos lados.

Cuando Edward y los que luchaban con él regresaron de la matanza de los londinenses, sin saber lo que le había sucedido a su padre, recorrió la ciudad y llegó al castillo de Lewes. Cuando no encontró a su padre allí, fue al priorato de Lewes, donde encontró a su padre y se enteró de lo sucedido. Mientras tanto, los barones asaltaron el castillo, pero cuando los encerrados en él se defendieron con valentía, los barones se retiraron. Cuando Edward vio su osadía dentro del castillo, se sintió muy inspirado y, reuniendo a sus hombres de nuevo, deseó continuar la batalla de nuevo. Al descubrir esto, los barones enviaron árbitros de paz, prometiendo que deseaban tratar por una paz efectiva al día siguiente.

Richard el Trichard y la canción de Lewes

Aquí, rara vez, está la voz de la gente común, burlándose del rey de los romanos, Ricardo de Cornualles, mientras se escondía en su molino de viento después de la batalla. & # 0160

The Song of Lewes, por otro lado, es una pista política notable, probablemente de un fraile franciscano, que defiende la realeza y la causa de los barones. & # 0160

La Mise of Lewes & # 0160

Al final de la batalla, Simon salió victorioso y el acuerdo llamado Mise of Lewes transfirió al Rey y al Príncipe Eduardo del Priorato de Lewes al encarcelamiento con De Montfort. También comprometió a De Montfort al arbitraje para encontrar una alternativa aceptable a las Disposiciones de Oxford. & # 0160

Los obispos ingleses y el fracaso del arbitraje

Luis IX, sin embargo, no estaba jugando a la pelota. Los obispos ingleses hicieron todo lo posible, cruzando a Francia para intentar negociar. Allí, el legado papal Ottobueno hizo todo lo posible por intimidarlos para que abandonaran a De Montfort, pero fue en vano. Incrédulo y exasperado, el Legado les hizo una pregunta directa, a la que habría obtenido la respuesta 'no' en todos los demás países europeos - ¿Estuvieron los obispos de acuerdo con los barones en que el rey de Inglaterra debería verse obligado a aceptar? concejales especificados y seguir estrictamente sus consejos? Los obispos lo miraron a los ojos y dijeron 'sí'. El resultado fue la excomunión y el interdicto de de Montfort y de Clare. Los hombres de Kent mostraron su actitud: cuando los obispos llegaron con las bulas papales, las rompieron en pedazos y las arrojaron al mar.

El 'orgullo y arrogancia de Lucifer'

El breve período de gobierno de De Montfort fue demasiado problemático para dar muchas posibilidades de reforma, aunque fiel a las Disposiciones, De Montfort convocó al parlamento con regularidad, incluido el primer parlamento donde se convocó a los burgueses para representar a las ciudades y nombró alguaciles de acuerdo con las disposiciones. & # 0160

Pero, por otro lado, de Montfort y su familia construyeron despiadada y sistemáticamente su riqueza y su tierra, tanto que en los torneos los muchachos de Montfort estaban "rebotando en dinero y con y con una innumerable compañía de caballeros pagados". # 0160

Problema

El resultado fue expulsar a De Clare del campo de los barones, desilusionado por el crecimiento del poder de Montfort y el eclipse del propio. En abril de 1265 había abandonado la corte y se había ido a estas fincas en las marchas galesas, donde de Montfort se vio obligado a seguir para tratar de reparar las vallas. & # 0160