Noticias

Tripulación del USS Lea (DD-118)

Tripulación del USS Lea (DD-118)


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Destructores estadounidenses: una historia ilustrada del diseño, Norman Friedmann. La historia estándar del desarrollo de los destructores estadounidenses, desde los primeros destructores de torpederos hasta la flota de posguerra, y que abarca las clases masivas de destructores construidos para las dos guerras mundiales. Brinda al lector una buena comprensión de los debates que rodearon a cada clase de destructor y llevaron a sus características individuales.


USS Pasto (DD-118)

USS Pasto (DD-118) era un Wickes-destructor de clase en la Armada de los Estados Unidos durante la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial. Fue nombrada en honor a Edward Lea, un oficial de la Marina de los Estados Unidos asesinado durante la Guerra Civil.

Pasto fue establecido el 18 de septiembre de 1917 por William Cramp & amp Sons, Filadelfia, Pensilvania, lanzado el 29 de abril de 1918 patrocinado por la Sra. Harry E. Collins y encargado el 2 de octubre de 1918, el teniente comandante Willis Augustus Lee al mando.


Este diplomático japonés salvó cinco veces más judíos que Oskar Schindler

Publicado el 25 de junio de 2020 08:05:09

Los refugiados esperan a las puertas del consulado japonés. (Foto cortesía de Nobuki Sugihara / Obtenido de TimesofIsrael.com)

En 2019, un japonés viajó desde Amberes, Bélgica, a Filadelfia, Pensilvania, para reunirse con un rabino judío en Shofuso, una casa y jardín japoneses en Filadelfia. Aunque los dos hombres nunca se habían conocido, sus vidas se entrelazaron decisivamente en 1940 por una guerra, un genocidio y la determinación de un hombre de hacer lo correcto.

El 1 de enero de 1900, Chiune Sugihara nació en una familia de clase media en Japón. Recibiendo altas calificaciones en la escuela, su padre quería que fuera médico. Sin embargo, Sugihara no tenía ningún deseo de estudiar medicina, estaba mucho más interesado en el idioma inglés. Sugihara reprobó su examen de ingreso a la escuela de medicina, escribiendo solo su nombre en el examen, y entró en la Universidad de Waseda en Tokio para estudiar inglés. Allí, se convirtió en miembro de Yuai Gakusha, una fraternidad cristiana fundada por un pastor bautista, para fortalecer su inglés.

En 1919, Sugihara aprobó el examen de becas del Ministerio de Relaciones Exteriores. Después de dos años de servicio militar, renunció a su comisión de oficial # 8217 en 1922 y tomó los exámenes de calificación de idiomas del Ministerio de Relaciones Exteriores en 1923. Aprobó el examen de ruso con altas calificaciones y fue reclutado para el Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón.

En una asignación del Ministerio de Relaciones Exteriores, Sugihara asistió a la Universidad Nacional Harbin Gakuin en China, donde estudió asuntos alemanes, rusos y rusos. Durante su tiempo en Harbin, Sugihara se convirtió al cristianismo y se casó con Klaudia Semionovna Appollonova. En 1932, sirviendo en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Manchuria, negoció con la Unión Soviética la compra del Ferrocarril del Norte de Manchuria. En 1935, Sugihara renunció a su cargo de viceministro de Relaciones Exteriores en Manchuria en protesta por el duro trato que los japoneses le dieron a los chinos locales. Él y su esposa se divorciaron y Sugihara regresó a Japón.

Después de regresar a Japón, Sugihara se casó con una mujer llamada Yukiko con quien tuvo cuatro hijos. Continuó su servicio gubernamental como traductor para la delegación japonesa a Finlandia. En 1939, Sugihara fue nombrado vicecónsul del Consulado de Japón en Lituania. Además de sus deberes diplomáticos, Sugihara recibió instrucciones de informar sobre los movimientos de tropas soviéticas y alemanas.

Retrato fotográfico de Chiune Sugihara. (Dominio público / Autor desconocido)

Tras la invasión alemana de Polonia en 1939, muchos judíos polacos habían huido a la vecina Lituania. Los soviéticos también habían comenzado a apoderarse de Lituania, estableciendo bases militares en 1939. En 1940, los refugiados polacos, junto con muchos lituanos judíos y refugiados judíos de otros países, solicitaron visas de salida para huir del país. En ese momento, el gobierno japonés solo emitía visas a personas que habían pasado por los canales oficiales de inmigración y ya tenían una visa a otro destino para salir de Japón. Sugihara se puso en contacto con el Ministerio de Relaciones Exteriores tres veces para hacer excepciones para los refugiados judíos que se le negaron tres veces.

Consciente de los peligros a los que se enfrentaban estas personas, Sugihara hizo lo que sabía que era correcto. A partir del 18 de julio, en desobediencia deliberada a sus órdenes, emitió visas de 10 días a judíos para que transitaran por Japón. También hizo arreglos con los funcionarios soviéticos que permitieron a los refugiados viajar a través de la Unión Soviética en el Ferrocarril Transiberiano (a cinco veces el precio regular). Trabajando de 18 a 20 horas al día, Sugihara escribió visas a mano, produciendo un mes & # 8217s de ellas todos los días. Continuó con su trabajo para salvar vidas hasta el 4 de septiembre, cuando se vio obligado a dejar su puesto justo antes de que cerraran el consulado.

El titular de este pasaporte checo escapó a Polonia en 1939 y recibió una visa Sugihara para viajar a Surinam a través de Siberia y Japón. (Dominio público / Escaneado por nombre de usuario Huddyhuddy)

Los testigos informan que Sugihara continuó escribiendo visas de camino a la estación de ferrocarril desde su hotel e incluso después de abordar el tren. Arrojó las visas a la multitud de refugiados incluso cuando el tren partía de la estación. Sin visas, Sugihara incluso tiró hojas de papel en blanco que solo tenían el sello del consulado y su firma para que las personas las convirtieran en visas. Según la biografía de Sugihara escrita por Yukiko Sugihara, uno de sus hijos, al partir, se inclinó ante la multitud y dijo: & # 8220, perdóname. Ya no puedo escribir. Te deseo lo mejor. & # 8221

Alguien exclamó entre la multitud, & # 8220Sugihara. Nunca te olvidaremos. ¡Seguramente te veré de nuevo! & # 8221

Se discute el número exacto de visas emitidas y de judíos salvados. Hillel Levine, autor y profesor de la Universidad de Boston, estima que Sugihara ayudó, & # 8220 a 10,000 personas & # 8221, aunque menos de ese número sobrevivió. Algunos judíos que llevaban visas de Sugihara no abandonaron el país antes de la invasión alemana de la Unión Soviética y fueron asesinados en el Holocausto. El Centro Simon Wiesenthal estima que Sugihara emitió visas de tránsito para unos 6.000 judíos y que alrededor de 40.000 descendientes de los refugiados están vivos hoy como resultado de Sugihara y sus visas.

En 1984, Sugihara fue reconocido por Yad Vashem, el Centro Mundial para el Recuerdo del Holocausto en Israel, como Justo entre las Naciones. Israel otorga este título honorífico a los no judíos que arriesgaron sus vidas para salvar a los judíos de los nazis durante el Holocausto por razones altruistas.

Medalla de los Justos de las Naciones. (Crédito Yad Vashem)

A pesar de su fama en Israel y otras naciones por sus acciones, vivió en una relativa oscuridad en Japón hasta su muerte en 1986. A su funeral asistió una numerosa delegación judía de todo el mundo, incluido el embajador de Israel en Japón. Después de esto, la heroica historia de Sugihara se extendió por todo el país.

Chiune Sugihara y su hijo menor, Nobuki, en Israel 1969. (Foto de Nobuki Sugihara)

El japonés de Amberes, Bélgica, era Nobuki Sugihara, el hijo más joven y único superviviente de Chiune Sugihara. Se reunió en Filadelfia con el rabino Yossy Goldman, su hijo, el rabino Shimon Goldman. El mayor de los Goldman era un estudiante adolescente que huyó de Polonia, y luego de Lituania, con su clase y profesores con una de las visas de Sugihara & # 8217. Shimon Goldman falleció en 2016 a la edad de 91 años, dejando atrás a más de 100 descendientes, incluidos 80 bisnietos. & # 8220Cada vez que abrazó a un bisnieto contra su corazón, no solo era amor sino también una indicación para él de que Hitler no ganó & # 8221 Yossy recordó a su padre. A Yossy se unió su propio hijo, el rabino Yochonon Goldman, y los tres hombres se sentaron a una ceremonia del té tradicional japonesa. & # 8220Yo no estaría aquí, mi hijo no estaría aquí, ninguno de nosotros estaría aquí si no fuera por tu padre, & # 8221 Yossy le dijo a Nobuki, & # 8220Dios bendiga su alma. Estoy seguro de que hay un lugar especial en el cielo para él. Gracias. & # 8221

(De izquierda a derecha) Nobuki Sugihara, el rabino Yossy Goldman y el rabino Yochonon Goldman en Shofuso. (Foto de Sharla Feldsher / Obtenido de WHYY.org)

Hoy, Sugihara tiene calles en Lituania, Israel y Japón, e incluso un asteroide que lleva su nombre. Otros homenajes al diplomático japonés incluyen jardines, sellos y estatuas. Sin embargo, su mayor legado son los miles de judíos que salvó y sus decenas de miles de descendientes. En las propias palabras de Sugihara, & # 8220 puedo haber desobedecido a mi gobierno, pero si no lo hiciera, estaría desobedeciendo a Dios. En la vida, haz lo correcto porque es correcto y déjalo en paz. & # 8221

El innovador financiero Leo Melamed y su esposa Betty visitan el monumento a Chiune Sugihara en la Universidad de Waseda. Melamed huyó de Europa con una de las visas # 8217 de Sugihara. (Foto de la Universidad de Waseda)

Más sobre Somos los poderosos

Más enlaces que nos gustan

PODEROSA HISTORIA

INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO DE LA MARINA

EL AUTOR se graduó de la Academia Naval y comisionó alférez en 1929. Como guardiamarina, recibió el premio como “… ese guardiamarina de su clase que más ha contribuido con sus cualidades de oficial y carácter positivo al desarrollo del espíritu naval y la lealtad dentro de la regimiento de guardiamarinas ".

EL AUTOR se graduó de la Academia Naval y comisionó alférez en 1929. Como guardiamarina, recibió el premio como “… ese guardiamarina de su clase que más ha contribuido con sus cualidades de oficial y carácter positivo al desarrollo del espíritu naval y la lealtad dentro de la regimiento de guardiamarinas ".

Avanzó a través de los grados a Contralmirante en el que fue confirmado a partir del 1 de enero de 1946. Sirvió en el mar en el USS Omaha, USS Lea (DD-118), USS Talbot (DD-114), USS New Mexico, USS Sampson (DD-394) y al mando de USS Goff (DD-247), USS Cambria (APA-66) y USS Northampton (CLC-1). Realizó un posgrado en Diseño de Ingeniería en la Escuela de Posgrado. A esto le siguieron dos años de estudios de ingeniería general en Cambridge, Inglaterra.

Durante la Segunda Guerra Mundial, recibió la Legión al Mérito con Combate “V” por su destacada actuación como comandante de escolta de convoyes y la Estrella de Bronce por su meritorio servicio al mando de las fuerzas antisubmarinas.


Historia de la ciudad natal: el veterano de la Guerra Civil de Port Jefferson, Abram Bentley

Arriba: Sentado en un automóvil de turismo decorado, Abram Bentley, el último superviviente de la Guerra Civil de Port Jefferson, encabeza el Desfile del Día de la Independencia de 1930 en la aldea acompañado por su esposa Marion. Foto del archivo digital Kenneth C. Brady

En el Día de los Caídos, honramos a los marineros y soldados caídos de Estados Unidos y decoramos las tumbas de los hombres y mujeres que sirvieron en las fuerzas armadas de la nación.

Entre los camaradas de armas enterrados en el cementerio Cedar Hill de Port Jefferson, Abram Bentley fue el último veterano sobreviviente de la Guerra Civil de la aldea.

Bentley, conocido localmente como "el tío Abe", nació en Manhattan el 4 de septiembre de 1844 y fue aprendiz en una fábrica de carruajes cuando era adolescente.

A la edad de 20 años, Bentley se alistó en la Compañía I, 39º Regimiento de Infantería de Nueva Jersey, que luchó contra los confederados en Virginia. Pronto fue ascendido a cabo y luego a sargento.

Después de su alta y regreso a la vida civil, Bentley se casó con Marion Wilson de Newark, Nueva Jersey, el 9 de diciembre de 1866. Días después, los recién casados ​​viajaron en el vapor Sunbeam desde la ciudad de Nueva York a Port Jefferson, donde le esperaba un trabajo al novio. .

Bentley, diestro como carretero y tapicero, trabajaba en la tienda de carruajes de Effingham Tuthill en Main Street. Después de que Tuthill dejó Port Jefferson en 1874, Bentley continuó operando el establecimiento con Aaron Coles y John Baldwin. En 1886, cuando sus socios se retiraron del negocio, Bentley se convirtió en el único propietario de la empresa.

Además de dirigir una fábrica, Bentley estuvo activo en la Iglesia Bautista de Port Jefferson en East Main Street, la actual Iglesia Cristiana Harborview. Era el superintendente de la Escuela Dominical, miembro del coro, secretario / tesorero de la clase bíblica y diácono.

También fue un incondicional del partido republicano, sirvió en la junta electoral y completó cuatro términos como auditor de la ciudad de Brookhaven.

Sin olvidar nunca su tiempo en el ejército, Bentley fue uno de los fundadores y más tarde comandante de Lewis O. Conklin Post 627, Gran Ejército de la República, una organización de veteranos de la Unión con un "campamento" en la aldea.

Bajo el liderazgo de Bentley, el Post organizó las ceremonias anuales del Día de la Decoración de Port Jefferson, que generalmente comenzaban con servicios religiosos en la Iglesia Bautista. Los miembros de GAR, seguidos por un contingente de habitantes, marcharon al cementerio de Cedar Hill.

Después de escuchar un conmovedor discurso patriótico y música marcial interpretada por la Port Jefferson Brass Band, los veteranos adornaron las tumbas de sus hermanos perdidos con flores, coronas, cruces y banderas. Entre los enterrados en el cementerio, hay más de 40 soldados y marineros que sirvieron con el Norte durante la Guerra Civil.

Abajo: Veteranos de la Guerra Civil, Lewis O. Conklin Post 627, Gran Ejército de la República, se muestran durante las ceremonias del Día de la Decoración (Conmemoración) en el cementerio Cedar Hill de Port Jefferson. Abram Bentley es el cuarto desde la derecha.
Foto de Arthur S. Greene. Foto del archivo digital Kenneth C. Brady

Bentley también representó a Port Jefferson en los campamentos regionales de GAR, fue una figura familiar al frente de los desfiles del 4 de julio de la aldea y fue maestro de instrucción de la Brigada de Niños local, una organización semimilitar fundada "para desarrollar la hombría cristiana" en Port La juventud de Jefferson.

El “tío Abe” murió en su casa en Thompson Street el 25 de junio de 1934. Su esposa falleció antes que él el pasado mes de marzo. Llevaban casados ​​más de 67 años.

El día del funeral de Bentley, el destructor USS Lea (DD-118) estaba anclado en el puerto de Port Jefferson para participar en las celebraciones del Día de la Independencia de 1934 en la aldea. El buque de guerra lleva el nombre de un oficial asesinado durante la Guerra Civil.

Una guardia de honor de Lea escoltó el cajón que transportaba a Bentley desde la Iglesia Bautista hasta su lugar de descanso final en Cedar Hill Cemetery, un final apropiado para uno de los queridos ciudadanos de Port Jefferson.

Kenneth Brady se ha desempeñado como historiador de Port Jefferson Village y presidente de Port Jefferson Conservancy, así como en las juntas directivas de la Sociedad Histórica del Condado de Suffolk, el Consejo de Artes del Gran Port Jefferson y la Sociedad Histórica de Port Jefferson. Es un residente de Port Jefferson desde hace mucho tiempo.


El asalto del U-94: cómo dos marineros aliados subieron a la tripulación de un submarino en el Caribe

EL VERANO DE 1942 fue uno de los períodos más intensos de acción antisubmarina para las armadas aliadas en la Segunda Guerra Mundial.

La Batalla del Atlántico estaba en pleno apogeo cuando los convoyes de suministros de los Estados Unidos y Canadá que transportaban a los hombres y el material que se necesitaban desesperadamente a través del océano se enfrentaban a los ataques de los submarinos alemanes.

Sin embargo, una de las acciones más fascinantes de la época no tuvo lugar en el frío y gris Atlántico norte, sino en las cálidas aguas turquesas del Caribe. El incidente tenía todos los elementos de una gran historia naval: un devastador ataque aéreo, el embestida de un submarino enemigo por una corbeta aliada y un abordaje hostil en el principal español. Aunque es un evento ampliamente celebrado en los círculos navales canadienses, la dramática historia permanece en gran parte olvidada fuera del servicio de ese país.

A pesar de su vasto y extenso territorio, el esfuerzo bélico de Canadá se basó en los envíos de petróleo crudo de Colombia, Venezuela y Texas. El considerable poder industrial del país se había dirigido a la producción en tiempos de guerra y a las líneas de suministro marítimo, que se extendían desde América del Sur hasta las refinerías de Montreal y Halifax, lo que ayudó a saciar la sed de petróleo del este de Canadá. [1]

Sin embargo, la producción en tiempos de guerra provocó un aumento de la demanda de petróleo en un momento en que aumentaban las pérdidas de los buques mercantes por las efectivas patrullas de submarinos alemanes. Incluso cuando las autoridades impusieron el racionamiento del combustible, la industria canadiense estaba hambrienta de petróleo, mientras que las existencias de combustible naval en las Islas Marítimas disminuyeron a 45.000 toneladas, un suministro de tan solo 15 días. [2] En un esfuerzo por restablecer el flujo, el vicealmirante Percy Nelles ordenó cuatro corbetas RCN y dos destructores británicos bajo control canadiense al Caribe, donde escoltarían a los petroleros canadienses a través de las aguas infestadas de submarinos.

En 1942, los submarinos alemanes merodeaban por el Caribe con casi impunidad. Entre mayo y julio de 1942, las muertes de submarinos alemanes provocaron la pérdida de 48 buques mercantes en el Caribe y 21 buques mercantes en el Golfo de México. [3] Para ayudar a salvaguardar los envíos, los Aliados implementaron un sistema de convoyes similar a los del Atlántico. Convoy TAW 15 fue uno de ellos.

El 24 de agosto de 1942, barcos de TAW 15 se reunieron frente a la costa de Puerto España, Trinidad. Llamada así por la región geográfica de su operación, Trinidad, Aruba y Key West, la procesión navegó bajo el mando del comandante J.F. Walsh, USN, en el destructor estadounidense USS Pasto. Tres patrulleras estadounidenses más pequeñas se instalaron alrededor de los petroleros, junto con la cañonera holandesa HNMS. Jan Van Brakely tres corbetas canadienses: barcos HMC Halifax, Snowberry, y Oakville[4] El grupo se dirigiría a Cayo Hueso, Florida, acorralando a grupos de petroleros y barcos mercantes en el camino hacia Aruba, el Canal de Jamaica y la Bahía de Guantánamo, Cuba. Fuera de Key West, TAW 15 se fusionaría con otro convoy para un viaje consolidado a Nueva York y, finalmente, a Halifax.

El primer ataque se produjo la mañana del segundo día del viaje. El U-558 avistó barcos mercantes en las cercanías del Canal de Jamaica, antes de su cita programada con TAW 15. El submarino disparó un solo torpedo que hundió al carguero británico. Amakura, matando a 13 miembros de su tripulación. [5] Un Catalina PBY (Patrol Bomber Consolidated Aircraft) se enfrentó a la unidad del Eje y obligó al submarino a sumergirse en una maniobra evasiva, permitiendo que los otros barcos escaparan.

Más tarde ese día, otro submarino, el U-164, se enfrentó a un pequeño grupo de barcos del TAW 15, hundiendo el barco holandés. Stad Amsterdam. Una vez más, la llegada de aviones de patrulla obligó al submarino a interrumpir cualquier ataque posterior. Ni el U-164 ni el U-558 estaban al tanto de la presencia de un convoy más grande [6].

Al día siguiente, el 26 de agosto, TAW 15 se reunió con un grupo de petroleros rápidos frente a Aruba y se dirigió hacia el norte a través del Paso de Barlovento, navegando entre Cuba y La Española. Sin que el convoy lo supiera, el U-94, un submarino Tipo VIIC en su décima patrulla de guerra, merodeaba el área en busca de objetivos aliados. Las patrullas aéreas Catalina de la Armada de los Estados Unidos (USN), que despegaron desde la Bahía de Guantánamo, aumentaron su cobertura aérea antes de la llegada de los vulnerables petroleros. El volumen de actividad de aire alrededor del punto de estrangulamiento indicado para Oberleutnant (Teniente) Otto Ites, comandante del U-94, que se acercaba un convoy. Poco después del mediodía, un vigía en el U-94 avistó el TAW 15. Ites transmitió la posición, el rumbo y la velocidad del convoy al cuartel general. [7] Otros submarinos en las cercanías recibieron el informe y, empleando sus tácticas típicas de manada de lobos, se alteraron para interceptar el convoy. El informe de contacto del U-94 fue interceptado por la inteligencia aliada. Las autoridades en tierra en Puerto Rico transmitieron la información al comandante del convoy en USS Pasto, quien dispuso sus escoltas en posiciones defensivas alrededor del convoy en un intento de frustrar el ataque [8].

En la noche del 27 de agosto, el U-511, comandado por Kapitanleutenant (Teniente Comandante) Friedrich Steinhoff, alcanzó el convoy y junto con el U-94 se posicionaron para atacar. [9] El U-94 penetró la pantalla del convoy entre Oakville y Snowberry pero fue avistado por un USN Catalina PBY-5, del Escuadrón de Patrulla 92. El U-94 se hundió cuando el piloto del Catalina, el teniente Gordon Fiss se enfrentó con su avión, lanzando cuatro cargas de profundidad de 650 libras bien colocadas que explotaron alrededor del submarino, soplando de sus dos hidroaviones de proa. [10]

El equipo de Bridge en Oakville escuché las explosiones y observé cuatro altas columnas de agua surgir en el cielo iluminado por la luna. OakvilleEl oficial de guardia, el subteniente E.G. Scott, llamó a su capitán, el teniente comandante Clarence Aubrey King, quien ordenó que su barco se dirigiera a las estaciones de acción. King era un experimentado conductor de barcos en tiempos de guerra, que había ganado una Cruz de Servicio Distinguido por hundir un submarino alemán mientras comandaba un Q-ship británico durante la Primera Guerra Mundial. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, había regresado al servicio del Rey después de su retiro como un granjero en el Valle de Okanagan en la Columbia Británica.

HMCS OakvilleLa alarma de acción despertó al subteniente Hal Lawrence, que había estado dormido en la cubierta superior húmeda, vestido solo con sus pantalones cortos. [11] Corrió a su puesto como oficial de ASDIC y encontró al marinero líder Hartman barriendo el rayo antisubmarino en busca de un contacto. Al ponerse los auriculares, Lawrence oyó que un submarino explotaba sus tanques y el operador de ASDIC detectó un leve contacto. [12] Oakville dejó caer un patrón de cinco cargas de profundidad a lo largo del curso aparente del submarino, luego redujo la velocidad para permitir que el equipo de ASDIC continuara su búsqueda.

El operador de ASDIC recuperó el contacto cuando el submarino emergió cien metros por delante de Oakville. King maniobró su barco para embestir al submarino, pero el U-94 lo esquivó y sufrió un simple golpe de pasada. Oakville enfrentó al submarino a la superficie con su cañón de 4 pulgadas, logrando un impacto en la torre de mando del submarino. Oakville las ametralladoras siguieron su ejemplo, disparando de costado al submarino y arrojando al mar el cañón de cubierta de 88 mm del U-94. King se alteró para embestir al submarino una vez más, pero falló por segunda vez y volvió a rozarla. OakvilleLos cañones no podían presionar las armas lo suficiente como para disparar al submarino mientras pasaba por el costado del barco a corta distancia. Pero los marineros tienen muchos recursos, y un suministro de botellas de Coca-Cola vacías que se habían almacenado en las cubiertas superiores se arrojaron a la cubierta del submarino. [13] Después de este segundo pase, Oakville disparó un patrón de cargas de profundidad que explotaron directamente debajo del U-94.

King hizo girar su nave para un tercer intento de embestida, y finalmente alcanzó al U-94 directamente a popa de la torre de mando. El capitán llevó su corbeta junto al submarino siniestrado y ordenó a su grupo de abordaje que se fuera.

OakvilleEl equipo de abordaje se reunió en el castillo de proa y se armó para sus deberes. El grupo llevaba revólveres, granadas, linternas y cascos de acero. La mayoría de los hombres iban sin camisa, se habían despertado en la calurosa noche caribeña, vestían solo pantalones cortos tropicales o, en algunos casos, calzoncillos. [14] La mayoría de los hombres iban descalzos, incluido Hal Lawrence, el oficial de la partida de abordaje.

Mientras Lawrence y su equipo se preparaban, el arma principal de la corbeta se atascó. En el fragor de la batalla, la tripulación despejó rápidamente la ronda sin preocuparse por su entorno. El arma fue limpiada, recargada y disparada. Sin embargo, OakvilleEl grupo de abordaje estaba a solo unos metros del cañón, y la explosión arrojó al grupo de abordaje por un costado y cayó a la cubierta de abajo [15]. Lawrence se despertó de la conmoción cerebral con los oídos y la nariz sangrando. El suboficial que estaba junto a él le informó que el submarino estaba al costado y que era hora de abordar. Lawrence se tambaleó hasta la borda y saltó por la borda, aterrizando en la cubierta del submarino 10 pies más abajo.

Su aterrizaje brusco rompió el elástico de sus pantalones cortos, que se sacudió en el mar. Con la excepción de algunos equipos de abordaje y un cinturón salvavidas, Lawrence estaba desnudo. El suboficial de Stoker Art Powell siguió a Lawrence hasta el submarino mientras Oakville perdió el poder y comenzó a alejarse. Los miembros restantes del equipo de abordaje quedaron varados en su propio barco, dejando que Lawrence y Powell realizaran el abordaje solos.

Mientras los dos canadienses se dirigían a la torre de mando del submarino, Lawrence fue arrastrado por la borda por una ola y Powell lo subió a bordo. El breve retraso fue fortuito, ya que Oakville desató sus ametralladoras en el submarino, explotando la torre de mando con plomo. Cuando Lawrence y Powell finalmente llegaron a la torre de mando, encontraron que la escotilla había sido abierta y cubierta de vidrios rotos de botellas de Coca-Cola rotas.

Dos tripulantes alemanes conmocionados se acercaron a los canadienses. El grupo de abordaje los condujo a popa a lo largo del fuselaje del submarino. Ambos alemanes saltaron por la borda. Cuando los canadienses se acercaron a la escotilla de entrada, emergieron dos submarinos y se les ordenó regresar al submarino. Los alemanes continuaron avanzando y se lanzaron hacia el equipo de abordaje. Lawrence le disparó a un hombre y Powell mató al otro, sus cuerpos sin vida cayeron al mar.

Hal Lawrence obtuvo acceso al submarino y ordenó a la tripulación alemana reacia que subiera a la cubierta, donde Powell los contenía. Lawrence registró en la oscuridad el submarino que se inundaba rápidamente, y la luz de su linterna se atenuó. A medida que el barco se movía en el mar, Lawrence a veces se encontraba remando como un perro para mantenerse fuera del agua. Cuando el U-94 comenzó a asentarse en el mar, Powell dijo que era mejor que Lawrence se levantara antes de que fuera demasiado tarde. Lawrence obedeció, saliendo del submarino solo con lo que trajo adentro.

Lawrence ordenó a Powell ya los prisioneros que se tiraran al agua y vigilaron el cumplimiento desde la torre de mando, desnudos y ensangrentados a la luz de la luna. En ese momento, los torpedos disparados desde el U-511 se estrellaron contra dos petroleros distantes del TAW 15. Hal Lawrence bajó del submarino y se metió en el agua cuando el U-94 se deslizó bajo las olas por última vez.

USS Pasto recuperaron a Powell y Lawrence de las aguas infestadas de tiburones, además de 21 submarinos alemanes. Otto Ites y uno de su tripulación nadaron hasta Oakville. Su bote recogió a otros cinco prisioneros de guerra.

Lawrence regresó a Oakville a la 0100, y fue recibido por el primer teniente, K.B. Culley, quien le dio la bienvenida de nuevo a bordo. Culley le recordó que el barco todavía estaba en las estaciones de acción, y que debería regresar al Puente y tomar su reloj. [16]

Oakville fue completamente dañado durante el encuentro. La cúpula y el oscilador de ASDIC fueron destruidos, y el compartimiento de ASDIC y la sala de calderas se inundaron. Hubo daños en el mamparo principal. Oakville fue separada de sus deberes de escolta para afectar las reparaciones de emergencia en la Bahía de Guantánamo.

El U-511 hundió dos barcos del TAW 15 durante OakvilleEn acción con el U-94, y escapó sin ser detectado. TAW 15 llegó a Key West sin más incidentes.

James Brunes un oficial de la Royal Canadian Navy y colaborador habitual de MilitaryHistoryNow.com. Para sus tweets diarios de fotos raras y fascinantes de la Segunda Guerra Mundial, sígalo en @ lebrunjames81

Notas al pie

[1] Robert C. Fisher, "'Conseguiremos lo nuestro': Canadá y la crisis del transporte marítimo de petróleo de 1942", El marinero del norte 3/2 (1993), 33.

[2] W. A. ​​B. Douglas y otros, Sin propósito superior: la historia operativa oficial de la Royal Canadian Navy en la Segunda Guerra Mundial, 1939-1943 Volumen II, Parte I. (St. Catharines, ON: Vanwell Pub., 2002), 407.

[3] Douglas y col., Sin propósito superior 408.

[4] Douglas y col., Sin propósito superior 421.

[5] Sean Livingston, La flor de Oakville: la historia de HMCS Oakville (Toronto: Dundurn Press, 2014), 52.

[6] Livingston, Flor de Oakville, 52.

[7] Marc Milner, "Balas, bombas y botellas de coca-cola: luchando contra un submarino en el Caribe". Revista Legion, 15 de diciembre de 2014, https://legionmagazine.com/en/2014/12/bullets-bombs-and-coke-bottles-battling-au-boat-in-the-caribbean/ (Consultado el 9 de septiembre de 2020) .

[8] Livingston, Flor de Oakville, 52.

[9] Livingston, Flor de Oakville, 52.

[10] Milner, "Bullets, Bombs and Coke Bottles".

[11] Hal Lawrence, Cuentos del Atlántico norte, (Toronto: McClelland y Stewart, 1985), 152.


U.S.S. Pavo real

El U.S.S. Pavo real, un balandro de diez cañones y tres mástiles, fue el primer barco equipado por el gobierno de los Estados Unidos para la exploración científica. Parte de la Expedición Exploradora de Estados Unidos de 1838-1842 para explorar y estudiar el Océano Pacífico, el Pavo real se hundió en la desembocadura del río Columbia en 1841.

Construido en 1813 en el Navy Yard de Nueva York, el Pavo real se utilizó para interrumpir el comercio enemigo, proteger a los mercantes estadounidenses y proporcionar transporte a los funcionarios políticos. Durante la Guerra de 1812, el buque de guerra y su tripulación obtuvieron una notable victoria contra el bergantín británico HMS. Epervier. los Pavo real fue el barco utilizado en una serie de misiones diplomáticas para entregar tratados comerciales ratificados a Arabia, Mascate y el Reino de Siam (la actual Tailandia).

los Pavo real fue reconstruido en 1828 para que sea apto para la exploración. El nuevo barco era en gran parte el mismo que el original, pero con un armamento de diez cañones en lugar de veintidós. los Pavo real llevaba una tripulación de 130 hombres, desplazaba 680 toneladas y medía 118 pies de largo y 31.6 pies en su manga.

En 1836, después de años de deliberaciones, el Congreso autorizó a la Expedición Exploradora de los Estados Unidos para ampliar el conocimiento científico de la tierra y los pueblos del Océano Pacífico. Nueve científicos y artistas se unieron a los equipos de la Pavo real y otros cinco barcos del escuadrón de expedición, comandados por el teniente Charles Wilkes. La expedición se embarcó en Norfolk, Virginia, en agosto de 1838 y navegó alrededor del Cabo de Hornos hacia el Pacífico. Durante dos años, el escuadrón inspeccionó las islas del Pacífico Sur y gran parte de la costa de la Antártida.

Al mediodía del 17 de julio de 1841, el Pavo real intentó entrar en la desembocadura del río Columbia, donde encalló en un banco de arena. Durante veinticuatro horas, la tripulación trabajó para enderezar el barco. Viendo la lucha desde una goleta cercana, el Pez volador, El guardiamarina William Reynolds escribió: "Nos perseguían horribles fantasías de hombres ahogándose y la angustiosa pregunta de a quién, a quién veremos mañana". Finalmente, el Pavo real'El capitán, el teniente William Hudson, dio la orden de rescatar tantos materiales y suministros científicos como fuera posible y abandonar el barco. A pesar del peligro de la situación, la tripulación no sufrió bajas y solo una herida.

Hudson y su tripulación evacuaron a Fort George (actual Astoria) hasta que el teniente Wilkes llegó y compró el bergantín Thomas Perkins como reemplazo del Pavo real. La tripulación se trasladó al nuevo bergantín, rebautizado como Oregón, y continuó con la misión de la expedición de recopilar información natural, geográfica y cultural sobre el país de Oregón.

Zoom de imagen

"Contacto de pavo real con iceberg con Wilkes Expedition". Dibujo de M. Osbourne. Cortesía de Oreg. Hist. Soc. Biblioteca de investigación, OrHi91013


Ver el vídeo: Superioridad total. El supercarrier estadounidense USS Carl Vinson CVN-70 en el Océano Pacífico (Mayo 2022).