Noticias

Museo Frida Kahlo

Museo Frida Kahlo


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Una vez que fue el hogar de posiblemente el ícono cultural más famoso de México, Frida Kahlo, La Casa Azul sigue siendo un lugar de peregrinaje para muchos visitantes a la Ciudad de México, y bien vale la pena visitarla, sin importar si eres fanático de Frida.

Historia del Museo Frida Kahlo

La casa se encuentra en el frondoso distrito de Coyoacán, delimitado en una zona principalmente residencial por su exterior azul cobalto y la cola que a menudo serpentea desde la puerta principal a lo largo de la calle.

Kahlo nació en La Casa Azul en 1907 y aprendió a pintar allí mientras se recuperaba del accidente de autobús que la dejó con dolores por el resto de su vida. Cuando conoció al muralista y pintor Diego Rivera, lo invitó a volver a su casa para ver su trabajo, y rápidamente se convirtió en un visitante habitual de La Casa Azul. Cuando los dos finalmente se casaron en 1929, ella se mudó a vivir con Rivera en su casa en el Paseo de La Reforma, pero visitaba con frecuencia la casa de su familia.

Con la intervención de Kahlo y Rivera, el revolucionario ruso exiliado León Trotsky obtuvo refugio en México. Trotsky y su esposa se mudaron inicialmente a La Casa Azul: las ventanas que daban a la calle estaban tapiadas por motivos de seguridad. Los Trotsky vivieron en La Casa Azul hasta 1939, y la casa se convirtió en un lugar de encuentro de artistas e intelectuales.

En 1941, Diego Rivera se mudó de nuevo a La Casa Azul e hizo varias alteraciones, incluida la clausura completa del patio y la mudanza del dormitorio y el estudio de Frida. Frida comenzó a enseñar desde casa en 1943, y estuvo prácticamente postrada en cama desde 1945. Finalmente murió en el piso superior de La Casa Azul en 1954, a los 47 años.

Cuatro años después de su muerte, Rivera donó la casa al gobierno mexicano para que se convirtiera en un museo dedicado a la vida y obra de Frida Kahlo.

Museo Frida Kahlo hoy

Hoy en día, el museo sigue siendo fiel a su propósito original: permanece lleno de las pertenencias personales de la pareja y del arte de Frida. La colección cobró nueva vida después de que se descubrieron baúles en un ático lleno de vestidos, corsés y otros objetos de interés; todos están en exhibición hoy.

Dependiendo de qué tan devoto de Frida seas, el museo toma entre 90 minutos y medio día para explorarlo por completo. Sin embargo, se llena de gente, así que no espere sentir necesariamente la magia. Visitar el Museo Dolores Olmedo después es una buena idea si quieres algo un poco más tranquilo y explorar más a fondo el trabajo de Frida y Rivera.

El Museo Frida Kahlo es extremadamente popular: se recomienda encarecidamente reservar las entradas en línea con anticipación, de lo contrario, es posible que tenga que esperar una larga espera. El museo cierra los lunes.

Llegar al Museo Frida Kahlo

El museo está ubicado en Coyoacán, un agradable suburbio al sur de la Ciudad de México. Las paradas de metro más cercanas son Coyoacán (Olive / Linea 3) y Eje Central (Gold / Linea 12), y están a unos 15 minutos a pie desde cualquiera de las dos hasta la casa.


Frida Kahlo, introducción

Sesenta, más de un tercio de las pinturas de caballete conocidas por Frida Kahlo son autorretratos. Este gran número demuestra la importancia de este género en su obra artística. Las dos fridas , igual que Autorretrato con pelo corto , captura la confusión de la artista después de su divorcio en 1939 del artista Diego Rivera. Al mismo tiempo, las cuestiones de identidad afloran en ambas obras. Las dos fridas habla de ambivalencia cultural y se refiere a su herencia ancestral. Autorretrato con pelo corto sugiere el interés de Kahlo en el género y la sexualidad como conceptos fluidos.

Frida Kahlo, Autorretrato con pelo corto, 1940, óleo sobre lienzo, 40 x 27,9 cm (Banco de México Diego Rivera Frida Kahlo Museums Trust, Ciudad de México)

Kahlo era famosa por su tumultuoso matrimonio con Rivera, con quien se casó en 1929 y se volvió a casar en 1941. Hija de un inmigrante alemán (de ascendencia húngara) y una madre mexicana, Kahlo sufrió numerosos reveses médicos, incluida la poliomielitis, que contrajo en la edad de seis años, inmovilidad parcial, resultado de un accidente de autobús en 1925, y sus varios abortos espontáneos. Kahlo comenzó a pintar en gran parte en respuesta a su accidente y su movilidad limitada, tomando su propia identidad y sus luchas como fuentes de su arte. A pesar de la naturaleza personal de su contenido, la pintura de Kahlo siempre está informada por su sofisticada comprensión de la historia del arte, la cultura mexicana, su política y su patriarcado.

Las dos fridas

Expuesto en 1940 en la Exposición Surrealista Internacional, Las dos fridas representa un retrato doble a gran escala de Kahlo, poco común para el artista, ya que la mayoría de sus lienzos eran pequeños, con reminiscencias de la época colonial. retablos , pequeñas pinturas devocionales. A la derecha aparece Kahlo vestida con el atuendo tradicional tehuana, diferente al vestido de novia del siglo XIX que usa a la izquierda y similar al que usaba su madre en Mis abuelos, mis padres y yo (árbol genealógico) (1936).

Frida Kahlo, Mis abuelos, mis padres y yo (árbol genealógico), 1936, óleo y temple sobre zinc, 30.7 x 34.5 cm (Banco de México Diego Rivera Frida Kahlo Museums Trust, Ciudad de México)

Mientras que la vestimenta blanca hace referencia a la cultura euro-mexicana en la que se crió, en la que las mujeres son “femeninas” y frágiles, la vestimenta tehuana evoca lo contrario, una figura poderosa dentro de una cultura indígena descrita por algunos en ese momento como matriarcado. Este contraste cultural habla del tema más amplio de cómo la adopción del traje distintivo del pueblo indígena de Tehuantepec, conocido como Tehuana, fue considerado no solo “un gesto de solidaridad cultural nacionalista”, sino también una referencia al estereotipo de género de “la india bonita.”[1] En el contexto del México posrevolucionario, cuando los debates sobre indigenismo (la ideología que sostenía al indio como un importante marcador de identidad nacional) y mestizaje (la mezcla racial que se produjo como resultado de la colonización de las Américas de habla hispana) estaban en juego, el trabajo de Kahlo se puede entender tanto a nivel nacional como personal. Si bien el traje de Tehuana le permitió a Kahlo esconder su cuerpo deforme y su pierna derecha, consecuencia de la polio y el accidente, también fue el atuendo preferido por Rivera, el hombre cuyo retrato sostiene el Tehuana Kahlo. Sin Rivera, la europeizada Kahlo no solo se desangra, sino que su corazón permanece roto, tanto literal como metafóricamente.

Autorretrato con pelo corto

Frida Kahlo, detalle con pinza hemostática, Las dos Fridas (Las dos Fridas), 1939, óleo sobre lienzo, 67-11 / 16 x 67-11 / 16 ″ (Museo de Arte Moderno, Ciudad de México) (foto: Dave Cooksey, CC: BY-NC-SA 2.0)

En oposición, la pintura Autorretrato con pelo corto denuncia audazmente la feminidad de Dos fridas . Al quitarse su icónico vestido de Tehuana, a favor de un traje de hombre de gran tamaño, y al cortar sus trenzas a favor de un corte al aire libre, Kahlo adquiere la apariencia de nada menos que el propio Rivera. En la parte superior del lienzo, Kahlo incorpora la letra de una canción popular, que decía: “Mira, si te amé fue por tu cabello. Ahora que no tienes pelo, ya no te quiero ". Al tejer referencias personales y populares, Kahlo crea autorretratos de varias capas que, si bien están arraigados en la realidad, como ella argumentó con tanta firmeza, sin embargo, provocan la imaginación surrealista. Esto se puede ver en las disyunciones visuales que emplea, como las trenzas flotantes en Autorretrato con pelo corto y la arteria cortada en Dos fridas . Como Kahlo le afirmó al escritor surrealista André Breton, simplemente estaba pintando su propia realidad.

Notas

[1] Adriana Zavala, Convertirse en moderno, convertirse en tradición: mujer, género y representación en el arte mexicano (Prensa de la Universidad Estatal de Pensilvania, 2009), pág. 3


Definiendo el lugar de Frida Kahlo en la historia del arte

Frida Kahlo es sin duda alguna la pintora moderna más conocida de México. Gran parte de su fama se debe sin duda a la forma en que el mundo contemporáneo ha visto la forma única en que construyó su personalidad pública, pero no siempre fue así. Durante su vida, su obra fue eclipsada por la monumental figura de su esposo, Diego Rivera, quien fue el artista más aclamado del país en ese período. No fue hasta las décadas de 1970 y 1980, con el auge de los movimientos feministas, que se recuperó el trabajo de Kahlo.

Su legado artístico toma la forma de una narrativa biográfica excepcional en la que, utilizando el drama y un rico simbolismo, cuenta la historia de sus vivencias íntimas, su dolor, sus creencias y sus pasiones. Esto presenta un desafío para los historiadores del arte y los curadores: su vida y sus obras están íntimamente ligadas y su contribución artística corre el riesgo de verse ensombrecida por la extraordinaria historia de su vida. La obra de Frida es una fascinante mezcla de sistemas simbólicos y pictóricos de diversos orígenes que, reflejados en sus lienzos, adquieren otra forma, revitalizando los aspectos dramáticos de su historia.

Al lado de su padre, el fotógrafo alemán Guillermo Kahlo, Frida aprendió desde muy joven a usar el lente de una cámara, a observar en detalle los rostros, gestos y posturas de los clientes que acudían a su estudio, y a utilizar un pincel para retocar imágenes. Frida sabía, y esto se reflejaba en sus pinturas, así como en los numerosos retratos fotográficos que realizó a lo largo de su vida, que a través de la fotografía, la imagen de una persona quedaba inmortalizada y seleccionaría cuidadosamente de todas ellas la que mejor reflejara. lo que quería mostrar.

Desde el momento de su nacimiento hasta que se casó con Diego, vivió entre Coyoacán, Ciudad de México y algunos otros lugares cercanos. La inspiración para su arte vino, al principio, de lo que observaba en su entorno inmediato. Ciertas formas de arte popular, como los exvotos (pequeños cuadros pintados sobre placas de metal, encargados por los fieles en agradecimiento por los milagros recibidos y utilizados para adornar los atrios y capillas de las iglesias) aparecieron en sus pinturas a lo largo de los años.

Las relaciones íntimas y amistades que Frida mantuvo a lo largo de su vida tuvieron un profundo efecto en sus intereses. Fue mientras estudiaba en la Escuela Nacional Preparatoria (ahora Antiguo Colegio de San Ildefonso) que conoció a su primer amor, Alejandro Gómez Arias. Formó parte del grupo llamado "Los Cachuchas", cuyos integrantes se identificaron con el movimiento de vanguardia mexicano del "estridentismo" (estridentismo), fundado en 1921. Este grupo, inspirado en el dadaísmo, rechazó las reglas e instituciones y propugnó la libertad total en la creación artística. .

Surgió como respuesta al enfoque posrevolucionario que enfatizaba la función social del arte. La admiración de estos jóvenes por artistas como Max Jacob, Francis Picabia, Marcel Duchamp, Picasso, Max Ernst, Giorgio de Chirico y Modigliani también afectó a Frida, y su influencia se puede ver en sus primeros cuadros. En uno incluso pintó un autorretrato con un vestido de terciopelo, con un estilizado cuello alargado al estilo de Modigliani.

Su relación con Diego Rivera fue quizás la influencia más significativa en su vida y en su desarrollo como artista. El interés de Rivera por el pasado prehispánico y la recuperación de la historia y la cultura de México transformaron el trabajo de Frida y su identidad. Fue a su lado que surgió su pasión por la ropa y la joyería tradicionales, la cocina mexicana y el coleccionismo de arte popular.

Acompañó a Rivera en sus viajes en busca de piezas prehispánicas para sumar a su vasta colección. Al hacerlo, descubrió culturas ancestrales que la volvieron a conectar con su propia historia familiar. Su madre era originaria de Oaxaca y, según las fotografías familiares en la Casa Azul, la línea femenina se podría rastrear hasta el Istmo de Tehuantepec, lugar en el que aún existía una cultura matriarcal. Frida se apropió de esta poderosa imagen y se pintó vestida de mujer tehuana.

Los encargos de murales de Rivera en San Francisco, Detroit y Nueva York abrieron un panorama completamente nuevo para Frida que vio una transformación en su trabajo. Mientras Diego pasaba sus días en los andamios de varios edificios, Frida visitaba museos, a menudo iba a obras de teatro y películas, y hacía nuevas amistades con coleccionistas, artistas, escritores e intelectuales.

En Nueva York, las obras que pudo visitar en el Museo Metropolitano de Arte y en el Museo de Arte Moderno, especialmente las pinturas de El Greco, Henri Rousseau y Salvador Dalí, dejaron una impresión que se puede ver en sus propias pinturas. Fue en esta ciudad donde conoció a la artista Georgia O & # 39Keeffe quien, como ella, utilizó el género tradicional de la naturaleza muerta como medio para representar temas tabú como la sexualidad. Frida veía las frutas y las flores como hablantes de un lenguaje provocador, revelando cosas que estaban ocultas.

También fue a través de Rivera que conoció a André Breton, el padre del surrealismo y alguien que pasaría a desempeñar un papel clave en su carrera. Fue gracias a sus esfuerzos que tuvo la oportunidad de exhibir su trabajo por primera vez en una exposición individual en Nueva York en 1938, en la Julien Levy Gallery (un lugar importante para los surrealistas en América) y, un año después, en la exposición colectiva titulada Mexique, que se muestra en la Galerie Renou et Colle de París.

Como resultado, Frida se vio repentinamente arrojada al mundo surrealista, conociendo a artistas como Paul Klee, Picasso y Joan Miró. Mientras estuvo allí, pasó varias semanas en la casa de Marcel Duchamp, un artista a quien admiraba mucho y que pudo haber inspirado la exploración de su alter ego en su pintura más famosa, Las dos Fridas, que pintó para la Exposición Surrealista Internacional de 1940.

Las fuentes que inspiraron la imaginación de Frida Kahlo fueron múltiples y la Casa Azul fue un recurso inagotable para nuevos estudios e investigaciones. Las colecciones de arte prehispánico y popular, libros y catálogos de exhibición, pinturas de otros artistas que admiraba, reproducciones en miniatura de pinturas e innumerables objetos escondidos en su guardarropa, todos encontraron un lugar en sus pinturas.

En esta perpetua reelaboración de su identidad, Kahlo creó cuadros extraordinarios en los que ella misma se convirtió en objeto y sujeto de su arte. Sus retratos y autorretratos simbólicos representaron una provocadora ruptura en la línea divisoria que separa lo público de la esfera estrictamente privada. Kahlo sorprende al espectador con su poder visionario, siendo la primera artista femenina en rebelarse contra los cánones del arte para explorar su psique, llena de símbolos e historias personales, que inspiró la imaginación de innumerables artistas de todo el mundo.


Experimente la Casa Azul de Frida Kahlo sin salir de Texas

Una de las fachadas recreadas de la casa del artista en la Ciudad de México, La Casa Azul. Foto cortesía del Jardín Botánico de San Antonio.

Frida Kahlo, conocida por sus autorretratos, el uso vibrante del color, las pinturas que mezclaban el realismo con un toque de fantasía y esa icónica uniceja, es considerada una de las más grandes artistas de México. Los tejanos están experimentando gran parte de sus obras e inspiraciones artísticas esta primavera, comenzando con el Museo de Arte de Dallas. Exposición de cinco obras, con algunas de las piezas menos conocidas del artista (la muestra cierra el 20 de junio). Ahora, San Antonio alberga el estreno mundial de una nueva exhibición al aire libre que transporta a los visitantes a su famosa casa en la Ciudad de México.

La Casa Azul es el lugar donde Kahlo pasó la mayor parte de su vida, creciendo allí rodeada de su familia, viviendo allí con su esposo, el pintor mexicano Diego Rivera, e incluso muriendo en la casa a la edad de 47.

Después de su muerte en 1954, Rivera lideró el esfuerzo por hacer realidad el sueño de Kahlo de convertir la casa en un museo, y desde entonces los turistas han acudido en masa al Museo Frida Kahlo. Del 8 de mayo al 2 de noviembre, los tejanos no tendrán que viajar a la Ciudad de México para tener una idea del santuario de Kahlo, ya que la exhibición más reciente del Jardín Botánico de San Antonio, Oasis de Frida Kahlo, da vida a la Casa Azul y sus exuberantes jardines, proporcionando una sensación del lugar donde floreció la creatividad de Kahlo.

El jardín de Casa Azul es una parte esencial del museo, ya que es donde Kahlo pasó gran parte de su tiempo recuperándose de sus numerosos problemas de salud, como contraer polio cuando era niña y sobrevivir a un accidente de autobús cuando tenía 18 años.

"Una cosa sobre Frida que mucha gente no sabe es que era una jardinera ávida", dice Emily Knapp, directora de marketing del Jardín Botánico de San Antonio. “Las plantas de su jardín se reflejan en muchas de sus obras más importantes, y el jardín de Casa Azul es tan importante como la casa misma”.

Réplicas del escritorio y caballete de Kahlo & # 8217s. Foto cortesía del Jardín Botánico de San Antonio.

Trabajando directamente con la familia de Kahlo para la exhibición, el jardín botánico pudo aprender detalles importantes sobre su vida. "Estaban encantados de que estemos haciendo esto porque querían que se contara la historia de ella amando sus plantas", dice Knapp. "Sabían lo feliz que la hacían sus jardines, así que están felices de que le demos vida a esa historia".

Los visitantes de la exhibición ingresan al espacio de 2,100 pies cuadrados en los jardines a través de la réplica de la fachada de la puerta principal de Casa Azul, donde son recibidos con varios parterres que contienen plantas como orejas de elefante, agave, caléndulas y flores del cielo. Todas las plantas a lo largo de la exhibición son las que Kahlo vio en su vida diaria en Casa Azul, o las observó en la naturaleza, muchas de ellas aparecen a lo largo de su obra de arte.

Otras fachadas de la Casa Azul se colocan alrededor del jardín, incluida la Frida y Diego Vivieron en Este Casa (“Aquí vivían Frida y Diego”). También se reproducen monumentos famosos de la casa, incluida la pirámide que muestra piezas de la colección de artefactos precolombinos de Diego Rivera, el escritorio y el caballete de Kahlo y una fuente con temática de rana.

Una escultura de ciervo, parte de la serie escultórica de animales que inspiró el trabajo de Kahlo. Foto cortesía del Jardín Botánico de San Antonio.

Knapp anima a los visitantes a explorar todo el jardín botánico, ya que contiene seis esculturas de animales que Frida amaba e incorporó a su trabajo: un perro, un mono, un loro, un colibrí, un ciervo y una mariposa. En el WaterSaver Garden, está el Botanical Fridas, una colección de seis esculturas creadas por el escultor de la Ciudad de México Paul Zarkin y pintadas a mano con diseños de varios artistas. Cada uno representa a Kahlo de una manera diferente.

& # 8220 Tenemos una Frida metálica, una Frida caprichosa ”, dice Knapp. "Los Botanical Fridas están teniendo su estreno mundial aquí, ya que se suponía que debían viajar por el mundo, pero Paul quería debutarlos aquí en San Antonio antes de que viajen a otra parte".

Las seis Fridas botánicas en exhibición en el WaterSaver Garden. Foto cortesía del Jardín Botánico de San Antonio.

Numerosos eventos y programas inspirados en Frida Kahlo acompañan a la exhibición, incluidos talleres culinarios y de cócteles, conferencias de historia del arte y recorridos curados. Knapp recomienda asistir a un evento Noches de Frida (que se lleva a cabo en jueves selectos del 13 de mayo al 26 de agosto), donde las visitas guiadas por docentes de la exhibición se combinan con picnics y actuaciones de DJ locales.


Frida Kahlo: Las apariencias engañan

& # 8220Frida Kahlo: Las apariencias engañan, & # 8221 a la vista en el Museo de Brooklyn, muestra una colección de sus pertenencias personales, que incluyen ropa, cosméticos, accesorios, dispositivos médicos y pinturas, lo que permite al público imaginarse en los zapatos de Kahlo.

rida Kahlo: Las apariencias engañan ”, que se exhibe en el Museo de Brooklyn, es la exposición estadounidense más grande en diez años dedicada a la icónica pintora mexicana Frida Kahlo. La exposición es la primera en los Estados Unidos en mostrar una colección de sus pertenencias personales, que incluyen ropa, cosméticos, accesorios y dispositivos médicos, junto con sus pinturas. Como revelan estos artefactos personales, Kahlo a menudo creaba su apariencia e identidad pública para reflejar su herencia cultural y creencias políticas. Un accidente de tranvía en 1925 dejó a Kahlo en una vida de dolor, lo que la obligó a usar corsés y aparatos ortopédicos, incluidos en la exposición. "Frida Kahlo: las apariencias engañan" llama la atención sobre las experiencias personales de la vida de Kahlo, lo que permite a la audiencia comprender mejor su arte y comenzar a imaginarse en la piel de Kahlo.

La primera sala de la exposición presenta los antecedentes familiares y la herencia étnica de Kahlo. Nacido de padre alemán y madre mexicana de español y nativo americano (mestiza) descendiente de Oaxaca, México, Kahlo exploró su identidad describiendo con frecuencia su ascendencia como opuestos binarios en su arte (Fig. 1). Aunque Kahlo nunca visitó el Istmo de Tehuantepec, un municipio en el sureste de Oaxaca, Kahlo incorporó el tradicional Tehuana estilo en su guardarropa. El Museo Frida Kahlo describe los elementos del vestido característico de Tehuana en Google Arts and Culture (Fig.2):

& # 8220 El vestido de Tehuana es la representación pura de esa reunión: el enfoque geométrico en la parte superior del cuerpo muy adornada, las blusas cortas de punto de cadena cuadrada y las declaraciones políticas de género que implica el vestido. Frida y la Tehuana se unen en una perfecta unión de identidad, belleza y diseño. & # 8221

El vestido de Tehuana consiste en la prenda superior, la huipily una falda larga y colorida, que cubre gran parte del cuerpo. A huipil es una blusa holgada, tradicional en México y Centroamérica, compuesta de algodón y elaborados motivos bordados en escotes, aberturas de mangas y dobladillo (Fig. 3). los huipil Kahlo lo usaba con regularidad probablemente debido a los efectos que traería & # 8211 su construcción cuadrada y geométrica la ayudó a lucir más alta y evitó la incomodidad cuando estaba sentada. Alba F. Aragón en Vestidos deshabitados: Frida Kahlo, de icono de México a musa de la moda (2014) explica el propósito simbólico de la huipil:

& # 8220 Las cualidades del diseño de la Tehuana refuerzan aún más esa impresión: el huipil desajustado no sugiere un cuerpo sensual y perecedero de curvas y huecos. En cambio, su geometría adorna un cuerpo ausente, por lo tanto impenetrable, en un aparente rechazo de la marca de seducción femenina de West y la mirada masculina que implica. & # 8221 (523)

Fig.1 - Frida Kahlo (mexicana, 1907-1954). Las dos Fridas (Las dos Fridas), 1939. Óleo sobre lienzo 171,9 x 171,9 cm (67-11 / 16 x 67-11 / 16 in). Ciudad de México: Museo de Arte Moderno. Adquirido por el INBA directamente al autor en 1947, adscrito al MAM el 28 de diciembre de 1966 .. Fuente: fridakahlo.org

Fig. 2 - Diseñador desconocido. Falda hasta el suelo lisa de algodón mazateco, bordada a mano y aplicada, desconocido. Algodón. Archivos de Diego Rivera y Frida Kahlo. Fiduciario del Patronato de los Museos Diego Rivera y Frida Kahlo. Fuente: The Brooklyn Museum

Fig. 3 - Diseñador desconocido. Huipil de algodón con falda de algodón estampada en punto de cadena bordada a máquina con bordado y holán (volante), desconocido. Algodón. Archivo Museo Frida Kahlo, Diego Rivera y Frida Kahlo. Fiduciario del Patronato de los Museos Diego Rivera y Frida Kahlo. Fuente: The Brooklyn Museum

Fig.4 - Nickolas Muray (Americano, 1892-1965). Frida en el banco, 1939. Impresión al carbón 45,5 x 36 cm (18 x 14 pulgadas). Archivo fotográfico de Nickolas Muray. Cortesía de los archivos fotográficos de Nickolas Muray. Fuente: The Brooklyn Museum

Fig.5 - Nickolas Muray (Americano, 1892-1965). Frida Kahlo en blusa de satén azul, 1939. Archivo fotográfico de Nickolas Muray. Cortesía de los archivos fotográficos de Nickolas Muray. Fuente: Museo V&A

Frida Kahlo estilizó su vestido de tehuana con la mexicana rebozo, un largo chal rectangular con flecos que le cubría los hombros (Fig. 4) y una enorme cadena de cuentas aztecas alrededor de su cuello. Su cabello también estaba frecuentemente trenzado y con cintas al estilo Tehuana (Fig. 5). La vestimenta tehuana ocupaba un lugar privilegiado en la iconografía de la identidad mexicana por su estrecha asociación con las mujeres zapotecas de Tehuantepec y su supuesta comunidad matriarcal (Aragón 534). Así, al adoptar este vestido, Kahlo afirmó su posición anticolonialista, así como su identidad de ser claramente mexicana y el exótico "otro". En otras palabras, Kahlo hizo declaraciones nacionalistas con la adaptación del atuendo indígena tradicional, ilustrando la vitalidad cultural del México posrevolucionario. Kahlo también estuvo muy influenciado por el socialismo y finalmente se unió al Partido Comunista Mexicano. Las raíces de Kahlo en Oaxaca, las construcciones posrevolucionarias de la identidad nacional y la historia de los zapotecas guiaron su autoconstrucción.

Fig.6 - Frida Kahlo (mexicana, 1907-1954). Corsé de escayola, pintado y decorado por Frida Kahlo, desconocido. Yeso. Ciudad de México: Museo Frida Kahlo. Fiduciario del Patronato de los Museos Diego Rivera y Frida Kahlo. Fuente: Museo de Brooklyn

Fig. 7 - Diseñador desconocido. Pierna protésica con bota de cuero, desconocido. Cuero rojo con cinta de grosgrain roja y bordado en hilo de seda con motivos chinos dos campanillas metálicas colgadas de una cinta de color salmón. Ciudad de México: Museo Frida Kahlo. Fiduciario del Patronato de los Museos Diego Rivera y Frida Kahlo. Fuente: Google Arts and Culture

Fig.8 - Florence Arquin (Estadounidense, 1900-1974). Frida Kahlo, 1951. Impresión en gelatina de plata 25,4 × 20,3 cm (10 × 8 pulg.). Nueva York: Throckmorton Fine Art. Fuente: Time

Frente a una fila de maniquíes en conjuntos que Kahlo usó, el piso de la galería presenta algunos de sus accesorios médicos decorados, particularmente adornados con pinturas y cascabeles (una pequeña campana en español). Debido a las graves lesiones de su columna, Kahlo tuvo que usar corsés ortopédicos hechos de cuero, acero y yeso (Fig. 6). Además de esto, en 1953 tuvo que amputarle la parte inferior de la pierna derecha y el pie debido a una gangrena. Kahlo embelleció sus accesorios médicos pintando a mano imágenes emblemáticas, fusionando paneles de tela bordados y atándoles campanillas tintineantes (Fig. 7). Aragón detalla que en su corsé pintó una “hoz y martillo rojos” (527), lo que indica su compromiso con el comunismo (Fig. 8).

Fig.9 - Ricky Rhodes (Americano, 1988-). A la izquierda, un chal blanco combinado con una falda con estampado chino., desconocido. Fuente: The New York Times

Aragón también describe que la bota que llevaba sobre su pierna protésica estaba realzada con “motivo de dragón chino bordado y campanillas” (527). Kahlo a menudo integraba su vestido estilo tehuana con ciertas características de prendas étnicas de Guatemala y China también. Por ejemplo, dentro de la colección de conjuntos mostrada en la exposición, una falda de tela de seda pesada hecha a medida con un dobladillo profundo formado por una longitud de seda más fina bordada con motivos chinos demuestra su interés por otras culturas (Fig. 9). Estos adornos dan fe de su enfoque creativo y alegre de la vida, incluso cuando estaba afligida por el dolor.

“Frida Kahlo: Las apariencias engañan” arroja luz sobre aspectos de la vida de la artista que no se habían visto durante mucho tiempo, ya que la mayoría de sus artículos personales estaban guardados en su casa, la Casa Azul (La Casa Azul), por instrucción de su esposo, Diego. Rivera. Al examinar ejemplos del vibrante vestuario de Kahlo, ahora podemos ver cómo construyó su propia imagen, influenciada por su compleja herencia cultural, perspectiva política y experiencia con la discapacidad. “Frida Kahlo: Las apariencias engañan” se exhibirá en el Museo de Brooklyn del 8 de febrero al 12 de mayo de 2019. El museo alienta a los visitantes a comprar sus boletos en línea con anticipación.

Visite el sitio web del Museo de Brooklyn para obtener más información: & # 8220Frida Kahlo: Las apariencias engañan & # 8221


MUSEO FRIDA KAHLO

1 de Enero
1 de mayo
15 de septiembre (horarios especiales del museo: 10:00 y # 8211 2:00 p.m.)
16 de septiembre
24 de diciembre (horarios especiales del museo: 10:00 y # 8211 2:00 p.m.)
25 de Diciembre
31 de diciembre (horarios especiales del museo: 10:00 y # 8211 2:00 p.m.)

Londres 247, Colonia del Carmen, Delegación Coyoacán, CP 04100, Ciudad de México, México
(55) 5554 5999
MuseoFridaKahlo
@MuseoFridaKahlo

Los sitios oficiales para comprar entradas son los siguientes:

ENTRADAS

$ 230.00 Admisión general
$ 100.00 Ciudadanos mexicanos con identificación oficial
$ 45.00 Profesores y alumnos con credencial vigente
$ 20.00 Estudiantes de primaria y secundaria
$ 20.00 Mayores (65+)
$ 30.00 Permiso de fotografía para tomar fotografías sin flash dentro del Museo: $ 30.00

$ 270.00 Admisión general
$ 130.00 Ciudadanos mexicanos con identificación oficial
$ 50.00 Profesores y alumnos con credencial vigente
$ 25.00 Estudiantes de primaria y secundaria
$ 25.00 Mayores (65+)
$ 30.00 Permiso de fotografía para tomar fotografías sin flash dentro del Museo: $ 30.00

Se aceptan pagos con MasterCard, VISA y American Express.
En efectivo, solo pesos mexicanos. No se aceptan USD.

Al pagar las entradas al Museo, podemos preservar la colección de Frida Kahlo y Diego Rivera, podemos cubrir los costos de restauración de las colecciones y el mantenimiento de la Casa Azul. Además , con tu entrada al Museo Frida Kahlo, recibirás entrada gratuita al Museo Diego Rivera-Anahuacalli, también ubicado en Coyoacán.

entrada gratis para personas con discapacidad, de escasos recursos y para niños de 6 años o menos, acompañados de sus padres.

VISITAS GUIADAS:

Debido a la contingencia sanitaria actual, nuestros servicios de visitas guiadas están temporalmente cancelados. apreciamos su comprensión.

$ 600.00 no incluye el costo de la entrada al Museo. Capacidad máxima, 20 personas.

$ 700.00 no incluye el costo de la entrada al Museo. Capacidad máxima, 20 personas.

Contacto: [email protected]
Las visitas guiadas deben solicitarse con una semana de antelación y están programadas de martes a viernes.

Noche dramatizada (museo y noche n. ° 8217)

$ 200.00 por persona

La programación del último miércoles de cada mes está sujeta a cambios, se recomienda confirmar.

Reservaciones: (55) 5554 5999

Para grupos de escasos recursos económicos.
La solicitud debe enviarse por escrito con al menos 15 días de anticipación.
Contacto: [email protected]

Solicite su factura fiscal durante el mes de compra en la siguiente dirección de correo electrónico: [email protected]

AYUDANOS A PROTEGER EL ARTE DE LAS OBRAS

El Museo no permite el ingreso de personas bajo el efecto de sustancias tóxicas o que muestren comportamientos violentos.

Las personas ajenas al Museo que visiten nuestras instalaciones por motivos relacionados con el trabajo (proveedores, guías turísticos, operadores, prensa, etc.) deben registrarse antes de ingresar al Museo.

Antes de visitarnos, asegúrese de no traer ninguno de los siguientes artículos, estos objetos no están permitidos dentro de ninguna de las áreas del Museo:

Solo los animales de servicio pueden ingresar al Museo, previa presentación de un documento médico que acredite la necesidad de la compañía de dicho animal.

LAS PERSONAS QUE ESTÁN MASTICANDO CHICLE NO PODRÁN ENTRAR AL MUSEO

Si trae alguna de las siguientes pertenencias, se le pedirá que las deje en el guardarropa :

  • Mochilas y paquetes de más de 35 cm.
  • Paraguas
  • Comida
  • Juguetes
  • Líquidos de cualquier tipo.
  • Palos para selfies
  • Carritos y portabebés

DENTRO DEL MUSEO

Si usa sombrero, gorra o lentes de sol, debe quitárselos antes de ingresar a las salas de exhibición. Puede llevarlos con usted durante su recorrido o dejarlos en el guardarropa.

NIÑOS
Superviselos y asegúrese de tomarlos de la mano durante su visita. Los niños no pueden correr ni jugar.

PERMISOS

Photography and video recording

To request permission for photography and / or video recording, please complete the form that is attached at the end of this page and send it by email to: [email protected]

Artwork reproduction
To request permission to reproduce the artworks created by Frida Kahlo or Diego Rivera:

From Mexico, please contact the Diego Rivera and Frida Kahlo Museum Trust, at Banco de México :
Lic. Luis Alberto Salgado Rodríguez: [email protected]
Lic. Carla Barri Rosendo: [email protected]
Teléfono: (55) 5237 2144

From abroad, please contact Artists Rights Society:
Maria Fernanda Meza: [email protected]
Dirección: 536 Broadway. Quinto piso. New York, NY 10012
Teléfono: +1 (121) 242 091 60
Sitio web: www.arsny.com

Museum Archive
The Archive is currently closed due to restructuring. Thanks for your understanding.


El padre de Frida, Wilhelm o Guillermo Kahlo —húngaro-alemán de nacimiento—, construyó en 1904 la casa, según la historiadora Beatriz Scharrer, "a usanza de la época: un patio central con los cuartos rodeándolo, el exterior era totalmente afrancesado". "Fueron Diego y Frida quienes, más tarde, le dieron un estilo muy particular y, al mismo tiempo, le imprimieron —con colores y decoración popular— su admiración por los pueblos de México". [ 1 ] ​

Este lugar también fue donde se dieron cita grandes personalidades que convivieron con Diego y Frida, como León Trotsky, Henry Moore, Remedios Varo y André Bretón. [ 2 ] ​

Durante los años posteriores, la propiedad sufrió una serie de modificaciones acordes a los gustos de la pareja. En 1937 se realizó la adquisición de lo que hoy es el jardín. En 1946 Diego Rivera decidió construir un estudio para Frida, que le encargó a Juan O’Gorman, [ 1 ] ​ y en 1958, de acuerdo con la voluntad del pintor fallecido el año anterior, se abre la propiedad al pueblo mexicano, convirtiéndola en museo.

Las casas gemelas para Diego y Frida, actual sede del Museo Casa Estudio, declaradas Monumento Artístico en 1998, fue construido por encargo de Diego Rivera, en 1931, para el joven arquitecto y amigo de la pareja, Juan O’Gorman. Esta importante obra fue una de las primeras construcciones funcionalistas de Latinoamérica, incorporando de manera muy natural el estilo orgánico mexicano. Este conjunto, se trataba de una casa para Frida y otra para Diego, las cuales debían tener cada una su propio estudio.

El arquitecto, a través del uso de elementos propios, como el color, una escalera de caracol, un techo-terraza, otro aserrado, un puente y un cerco perimetral de cáctus, como se mencionó anteriormente, resolvió las viviendas con lo mínimo posible, tomando en cuenta la nueva forma de vivir que se estaba dando en México e incorporando la tradicional arquitectura mexicana.

La Casa Museo permite a sus visitantes descubrir la profunda relación que existe entre Frida Kahlo y Diego Rivera, sus pinturas y su hogar. Las habitaciones muestran parte de la obra de Frida y Diego Rivera, quien también vivió ahí.

Entre lo más destacado de la casa se encuentran las camas (cama de día y cama de noche) que utilizó Frida para pintar mientras se encontraba inmovilizada de la columna debido al terrible accidente que tuvo. Muchos de sus cuadros fueron inspirados por este y por el sufrimiento que vivió después de varias cirugías reconstructivas.

Otro de los atractivos del museo es el estudio de Frida, donde también se puede apreciar su biblioteca. La cocina de la casa ha sido preservada en el mismo estado que cuando la utilizaba la pintora. Ésta es un elemento muy importante dentro del recinto, ya que, todos los objetos dentro de ella, tal como vasijas y platos, claramente reflejan el impacto que tuvo la cultura mexicana en el estilo de vida gastronómico de la artista. A pesar de que en la época en que vivieron Frida y Diego ya se usaba el gas en las cocinas, a Frida le gustaba preparar las comidas de una forma más tradicional, con cocina a base de leña. Igualmente, el jardín a la mexicana que diseñó Diego Rivera, alberga una pirámide en la que se exponen su colección de piezas prehispánicas. [ 2 ] ​

Entre las obras más famosas que se encuentran en el museo están Viva la vida y Frida y la cesárea. Sin embargo la más grande e importante colección pública de obras originales de Kahlo se encuentra en el Museo Dolores Olmedo Patiño (28 elementos el Museo de Arte Gehrke-Remund, en Alemania, posee 123, pero se trata de réplicas). [ 3 ] ​ [ 4 ] ​ [ 5 ] ​

Para poder descubrir la historia de Frida, el museo pone a disposición unas video-guías donde se explica la historia de cada parte de la casa y la importancia que tiene en la vida de la pintora.

Contenidos en la casa museo Editar

En la antigua casa de Frida Kahlo —quien decía haber nacido en 1910 y al mismo tiempo que el nuevo México—, podemos encontrar no solo obras de arte suyas, sino que también podemos ser participes del dolor que abrazó a Frida desde su niñez con la poliomielitis que contrajo a los seis años, con el trágico accidente de tranvía que la imposibilitó para tener hijos, hecho que tardó mucho en aceptar y con el que le provocó la infidelidad de Diego Rivera, todo lo cual lo reflejó en sus pinturas. Esto nos hace recordar lo que pensaba Frida cuando comparaban su obra con el surrealismo: "Piensan que soy surrealista, pero no es cierto, no lo soy. Yo nunca he pintado lo que sueño. Yo pinto mi propia realidad".

En vida, Rivera le pidió a Dolores Olmedo que cuando él y Frida murieran convirtiera la casa en museo, dejando todo abierto al público con excepción de un baño, el cual podrían abrir quince años después de su deceso. Esos años se convirtieron en cincuenta y al abrir el espacio descubrieron miles de documentos, fotos, vestidos, libros y juguetes. Fue necesario acondicionar el inmueble de al lado para poder exhibir todos esos nuevos objetos.

En cada cuarto se revelan las obsesiones y costumbres que la pareja tenía en torno a la estética mexicana. Una colección de piezas prehispánicas se encuentra distribuida por toda la casa, hay cuadros y representaciones de San Judas que cuelgan de las paredes, plantas como cactus y telares. Los cuartos y estudios de los artistas reconstruidos en su totalidad:las pinturas, pinceles, libros y cuadernos tal y como alguna vez estuvieron. Las personalidades de Frida y Diego esparcidas por todos los rincones de su hogar dejando sus esencias en cada lugar.

La colección permanente está formada por los Espacios de la Casa Azul, los Objetos de la Casa Azul y las Obras Destacadas de la Colección. Entre las de esta última sección figuran El retrato de mi padre Guillermo Kahlo de (1952), Mi familia de (1949), Frida y la cesárea (1931), Viva la vida de (1954) y Naturaleza muerta (1942).


Frida Kahlo, the Teacher

Lola Álvarez Bravo, born 1903, Lagos de Moreno, Mexico died 1993, Mexico City. Arturo Estrada and Frida Kahlo in Exhibition (detail), 1944. Gelatin-silver print. New York, Throckmorton Fine Art. © Center for Creative Photography, The University of Arizona Foundation/Artists Rights Society (ARS), NY. Image courtesy Throckmorton Fine Art, Inc.

Caitlin Swindell is the curatorial assistant for the department of modern and contemporary art.

Frida Kahlo is undoubtedly one of the most recognizable artists of our time. She is familiar to many in large part due to “Fridamania,” which developed over the last few decades and focuses on her cultural persona, which is intrinsically tied to the large number of self-portraits she produced in her lifetime. However, few are aware of Kahlo’s role as a teacher and her viewpoints on how one learns to be an artist.

La Esmeralda School

Kahlo began teaching young children as early as 1928. Later in 1942 the school La Esmeralda (previously known as the Ministry of Public Education’s School of Painting and Sculpture) opened. For a decade, Kahlo was registered as a teacher there, and in the first three years, she taught in a more formal capacity with 12 hours of teaching for three days a week. As author Hayden Herrera explains in Frida: The Biography of Frida Kahlo, “Frida adored children. She treated them as equals, and both in her art and in life she allowed them their own special dignity…her approach to her pupils was both that of a child among peers and that of an adult not wanting to ‘spoil’ youthful creativity.”

Many students at La Esmeralda immediately gravitated towards the vivacious and humorous Kahlo while a few others expressed skepticism since she lacked a teaching specialization. Kahlo addressed her background outright and her beliefs in a straightforward way. According to Herrera, Kahlo once said:

Well kids, let’s go to work I will be your so-called teacher, I am not any such thing, I only want to be your friend, I never have been a painting teacher, nor do I think I ever will be, since I am always learning…I will never take the pencil from you in order to correct you I want you to know, dear children, that there does not exist in the whole world a single teacher who is capable of teaching art. To do that is truly impossible.

Kahlo and the other teachers at La Esmeralda believed the entirety of Mexico to be an artist’s studio, and encouraged students to seek out and explore the streets and fields of the country. Above all, it seems that Kahlo wanted her students to be self-critical, and to approach every facet of life with aesthetic considerations. Herrera quotes a pupil named Fanny Rabel saying: “[Kahlo] did not influence us through her way of painting, but through her way of living, of looking at the world and at people and at art.”

Kahlo’s approach to teaching was not solely focused on observing the places within which she and her students lived and worked. She also encouraged students to learn from a variety of disciplines such as literature, art history, and biology. She often suggested students read the works of Walt Whitman and Vladimir Mayakovsky, and encouraged students to sketch pre-Columbian sculptures as well as colonial art from museums. Kahlo was even known to show her students slides under a microscope so that they could learn about microorganisms, plants, and animals.

Lola Álvarez Bravo, born 1903, Lagos de Moreno, Mexico died 1993, Mexico City. Arturo Estrada and Frida Kahlo in Exhibition, 1944. Gelatin-silver print. New York, Throckmorton Fine Art. © Center for Creative Photography, The University of Arizona Foundation/Artists Rights Society (ARS), NY. Image courtesy Throckmorton Fine Art, Inc.

Los Fridos

Kahlo nurtured the lives of young children and several older students as well—most notably “Los Fridos,” which was a group of artists who studied under Kahlo and became close friends with her until her death. Los Fridos included Arturo Garcia Bustos, Guillermo Monroy, Fanny Rabel, and Arturo Estrada. These artists collaborated on projects, and their work was also included in joint exhibitions.

The genesis of this particular group of artists began when Kahlo secured a mural project for them to paint on an exterior wall of a tavern, La Rosita, which was located close to La Casa Azul. There was a large party to celebrate the students’ success and, according to Herrera, Kahlo spoke to a reporter explaining that “she hoped this crusade in favor of art would result in a resurgence of spontaneity and of pure art, since the disciples will paint in the open air and in an atmosphere where sincere criticisms will cause them to improve their styles.” This quotation demonstrates Kahlo’s approach to teaching and cultivating strong artists who can learn and grow from criticism. After the success of the La Rosita murals, Kahlo secured other mural projects for Los Fridos and worked with them to find various art-related jobs like artists’ assistants.

While Los Fridos began as a group of just four pupils, it grew into an organization of politically active painters known as the Young Revolutionary Artists with 47 members. Kahlo’s guidance, resiliency, strength, and political interests had a lasting effect on these artists.

As a teacher, Frida Kahlo provided students lessons about how to look at the world—not just how to go about creating art. She treated her pupils as if they were members of her own family and nurtured their creativity up until her death in 1954. She demonstrated a strong emphasis in exploring how cultural aspects of her life and the lives of her students were depicted in society, and prompted students to be curious in their artistic, professional, and personal pursuits.


Frida Kahlo, Diego Rivera, and Mexican Modernism

Tickets are $10 for Frida Kahlo, Diego Rivera, and Mexican Modernism. Children 12 and under are free. Tickets must be purchased online, in advance. Tickets will be released up to two (2) weeks prior to available dates.

EXTENDED HOURS

Albuquerque Museum will extend viewing hours during the run of this exhibition.

Details subject to change.

The works in the Jacques and Natasha Gelman collection epitomize the vitality and expressiveness of modern Mexican art. They were produced in a pivotal period in Mexican history, when the nation sought to redefine itself through political, social, and cultural reforms. Some of the figures in this exhibition are household names in Mexico and a handful of these have, over time, received international recognition. Perhaps none are more well-known than Diego Rivera and Frida Kahlo. Rivera’s intense personality, revolutionary politics, and inspiring murals made him a celebrity during his lifetime. Although once overshadowing his equally talented wife, Kahlo’s fame has far outstripped that of her husband in the years since her death. The raw emotion of her paintings still resonates today, and her intense self-portraits have made her face familiar throughout the globe.

The captivating works by these two artists assembled by Jacques and Natasha Gelman are complimented by key works from their contemporaries, such as Lola Álvarez Bravo, María Izquierdo, David Alfaro Siqueiros, and Rufino Tamayo. They were created in a period of rich artistic invention, when artists considered their work's potential to influence society. Their presentation in this exhibition is enhanced by period photographs that give a glimpse of important Mexican cultural figures, most notably Kahlo and Rivera, and offer a sense of their distinctive personalities.

The Gelmans formed close friendships with many of the artists included in this exhibition, often acting as patrons and promoters of their careers. The works they collected offer an unrivaled opportunity to encounter the chaotic and creative Mexican art world of the first half of the twentieth century in all its complexity. Modern Mexican art would come to exert a key influence on modern art in the United States and its impact continues to be felt throughout the world today.

Organized by the Vergel Foundation and MondoMostre in collaboration with the Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL)

Frida Kahlo's Self-Portrait as a Tehuana: A Very Close Reading

What can a single painting tell us about Frida Kahlo and her context? This experimental lecture takes one of Kahlo's most iconic self-portraits as a point of departure, in order to review past interpretations and open up new meanings, uncovered through a series of direct comparisons, expected and unexpected, ranging from Vincent Van Gogh to the 1937 Mexican 10-peso banknote.This lecture was presented on March 21, 2021 by Jay Oles, Senior Lecturer in Art, Wellesley College.

Documenting Rivera

Documentary filmmaker Mary Lance discusses her experiences researching and directing the documentary “Diego Rivera: I Paint What I See,” which was made between 1985 and 1989 in Mexico and the USA. The presentation includes clips from the film, production stills, and images from the collection of research materials that went into making the film. This program took place live on Zoom on March 31, 2021.

Photography and Ways of Seeing with Cecilia Portal

In conversation with Curator of Art Josie Lopez, Cecilia Portal discusses works by Mexican Modernist Manuel Alvarez Bravo, her own photography, and her experiences as an artist of Mexico and New Mexico. This program took place live on Zoom on April 7, 2021.

Murals: Community History and Identity

A conversation between fresco muralist Frederico Vigil and art historian Holly Barnet-Sanchez exploring the intersections of art and community. Vigil is a Fresco Master who studied under Lucienne Block and Stephen Pope Dimitroff, apprentices of painter Diego Rivera. Barnet-Sanchez is an associate professor emerita at the University of New Mexico who has taught and written extensively on Chicano, Latino, and Modern Latin American art history. This program premiered on April 11, 2021.

The Legacy of Frida Kahlo with Latinos Who Lunch

In this special episode of Latinos Who Lunch, Albuquerque Museum Curator of Art Josie Lopez joins FavyFav and Babelito to discuss the exhibition Frida Kahlo, Diego Rivera, and Mexican Modernism and the legacy of artist Frida Kahlo. This program premiered on April 15, 2021.

Cooking Demonstration: Food, Frida, and Art

Artist and cook Jade Leyva demonstrates regional Mexican recipes inspired by those served to Frida Kahlo’s friends and family. Cook along with us or just enjoy the program. This program is presented in partnership with Albuquerque Museum and Three Sisters Kitchen. The program aired live via zoom on Wednesday, April 21.


Frida Kahlo’s Late Life

Frida Kahlo in 1939

In 1953, Frida Kahlo had her first one-person exhibition in Mexico. Due to her poor health, her doctors advised her not to go, but she insisted on attending. Although she was brought into the exhibition on a hospital stretcher , the exhibition was a success. As the year went on, her health grew worse and worse. Her extremely weak right leg became infected with gangrene and had to be amputated below the knee, causing her to become a full-time wheelchair user. She became deeply depressed and possibly suicidal during this period in her life, due to her extremely poor health. On July 13th, 1954, just a week after her 47th birthday, Frida Kahlo died of pulmonary embolism set on by pneumonia. While a pulmonary embolism remains the official cause of death, there are rumors that Kahlo overdosed on painkillers .

Frida was one of the first artists to share her own personal struggles with chronic pain in art is still felt by millions of fans worldwide. The house she grew up in is now a museum, displaying her belongings and artworks. Many of her paintings are now on display at the Harry Ransom Center research library and museum at The University of Texas at Austin and the Museo de Arte Moderno, or Museum of Modern Art, in Mexico City. A movie starring Mexican American actress Salma Hayek that depicted Frida’s life story was released in 2002 and grossed $56.3 million at the box office. Even though Frida Kahlo passed away almost 70 years ago, her impact on the world of art has lasted and isn’t going anywhere.


Ver el vídeo: Museo Frida Kahlo (Mayo 2022).


Comentarios:

  1. Don

    ¿Qué significa esto?



Escribe un mensaje