Noticias

¿Por qué el Japón del siglo XIX pudo modernizarse y no China?

¿Por qué el Japón del siglo XIX pudo modernizarse y no China?

A principios del siglo XIX, los países asiáticos tenían ejércitos menos efectivos que las naciones occidentales.

En 1853, la Marina de los Estados Unidos obligó a Japón a comerciar con Estados Unidos. Los japoneses se dieron cuenta de que eran demasiado débiles para defenderse y tuvieron que aceptar los términos. A partir de entonces, los japoneses comenzaron a modernizarse y se convirtieron en una gran potencia asiática en el siglo XX.

China tuvo su propia experiencia humillante que debería haberlo empujado a una acción similar a la de Japón. Fue la primera Guerra del Opio con los británicos. Ocurrió incluso antes, en 1839, y fue mucho más injusto y humillante. China sufrió otra gran humillación a manos de las potencias occidentales durante la Rebelión de los Bóxers. Desafortunadamente, China no se modernizó y se mantuvo débil durante la mayor parte del siglo XX.

¿Por qué el Japón del siglo XIX pudo modernizarse y no China?


La dinastía Qing se había agotado en el siglo XIX.

El gobierno intentó modernizarse (el Movimiento de Auto Fortalecimiento) pero la autoridad del gobierno imperial era demasiado débil y su infraestructura cívica era demasiado corrupta para embarcarse en la modernización sistemática que Japón emprendió en la era Meiji. Las facciones dentro de la corte imperial Qing y los intereses creados de los gobernadores provinciales subvirtieron las reformas sociales y económicas más amplias que sustentan un ejército moderno. El "bloqueo" no se pudo resolver realmente hasta que la dinastía Qing fuera derrocada; aunque el joven emperador Guangxu lo intentó.

Visto desde otro ángulo: China hizo empezar a modernizarse en el siglo XIX; pero el gran volumen de problemas internos de China en ese momento significaba que se necesitaba una gran cantidad de trabajo preliminar fundamental. El tipo de progreso que no es muy visible en la producción de carbón y acero o en el tonelaje de peso muerto de los buques. La modernización de China no necesariamente comenzó más tarde, sino que tomó más tiempo y tuvo contratiempos más temporales.

Entonces, de la misma manera que el transporte de electrones hace que el calentamiento del metal sea más rápido que el agua, la cohesión y la velocidad económica de la sociedad japonesa aceleraron su modernización, pero una cucharadita de metal y un vaso de agua se calientan al final.


La clave para la modernización exitosa de Japón fue la exitosa Restauración Meiji de 1868. Esto centralizó el poder nacional en manos del Emperador, sacándolo de las manos de los señores de la guerra. (El último señor de la guerra fue derrotado en Hakodate, Sapporo, en 1869.) Una vez que se produjo la centralización del poder, fue mucho más fácil proyectar el poder imperial sobre el área relativamente pequeña representada por las principales islas japonesas, bien conectadas por rutas marítimas, poniendo " todos en la misma página ". Finalmente, cuando varias partes tomaron iniciativas, el efecto de esas iniciativas se extendió a menos personas que en China (la población de Japón era solo una quinta parte de la de China), por lo que tuvo un mayor impacto. El resultado fue un círculo virtuoso que se refuerza a sí mismo.

Un círculo así nunca se puso en marcha en China (al menos no en el siglo XIX). El emperador Kuang Hsu intentó instituir una serie de reformas, pero fue derrotado por su propia tía, la emperatriz viuda Cixi, y los señores de la guerra asociados con ella. Esto significó que el gobierno chino nunca estuvo completamente centralizado (hasta la época de Mao Zedong, más de cincuenta años después). China es un país mucho más grande físicamente que Japón, con importantes problemas de comunicaciones, por lo que las resoluciones acordadas por el gobierno central no se transmitieron por completo a gran parte del país. Y había tanta gente en China (una fracción de mil millones durante la mayor parte de los siglos XIX y XX), que todo lo que se logró afectó a una parte relativamente pequeña de la población.

Muchos de los problemas de China persisten hasta el día de hoy. La China "moderna" probablemente se compone de entre 100 y 150 millones de personas aproximadamente lo mismo (¡finalmente!) Que el Japón moderno. Pero hay entre 1.200 y 1.300 millones de personas detrás de este grupo, la mayoría de ellos en una situación muy atrasada, lo que reduce el "promedio" chino. Entonces, mientras que el PIB chino es ahora un poco mayor que el de Japón (en conjunto), el PIB per cápita sigue siendo mucho menor.


Además de la respuesta de Tom Au sobre la Restauración Meiji anterior, está el colapso de los mecanismos centrales de coordinación de la Era Tokugawa o Edo que precedió a la Era Meiji. En 1600, Japón se unificó bajo un régimen militar (bakufu o shogunato) dirigido por el líder militar supremo, el Shogun, Tokugawa Ieyasu, que tenía su castillo en Edo (ahora Tokio). El sistema establecido por el régimen de Tokugawa funcionó durante aproximadamente 260 años como una estricta sociedad de castas. Había cuatro castas (con el shogun y sus principales líderes por encima de los cuatro): samuráis, campesinos, artesanos, comerciantes. Había una casta abajo, los intocables o eta, que se ocupaban de todo lo relacionado con la muerte, incluido el bronceado.

Los campesinos constituían la gran mayoría de la población (aproximadamente el 80%) y eran propietarios de la tierra; la economía se basaba en la producción de arroz. Se comercializaban otros productos básicos (cebada, mijo, soja, etc.), pero hoy el arroz era como el oro. Los comerciantes eran esenciales para mover productos por todo el país (incluidas semillas y nueva tecnología para mejorar las cosechas) y desarrollaron habilidades en el manejo / almacenamiento de productos básicos (incluido sake, seda, salsa de soja, pescado seco y artículos hechos por artesanos calificados). Se desarrolló una economía monetaria en la casta de comerciantes y muchos de ellos se volvieron expertos en banca y se desarrolló un pequeño mercado de futuros en Osaka. Con el tiempo, los comerciantes acumularon riquezas mientras que muchos samuráis de clase alta pasaban hambre. Los siete samuráis (la película de Akira Kurosawa de 1956) describe algunos aspectos de la vida en ese momento, incluido el rígido sistema de castas y los samuráis sin amo (ronin).

A mediados de la década de 1800, el sistema Edo estaba cada vez más tenso: la casta samurái superior (y los superiores) tenía enormes deudas con la casta inferior (comerciantes). En el mundo de hoy, no es diferente del poder (que es el dinero) que las corporaciones multinacionales tienen / controlan frente a muchos gobiernos nacionales. En resumen, el Período Edo estaba a punto de colapsar, y la llegada de Black Ships de los Estados Unidos de Matthew Perry lo ayudó en ese camino.

Durante el período Tokugawa / Edo, samuráis de alto rango se volvieron expertos en la gestión burocrática de la compleja economía del arroz. Al mismo tiempo, muchos samuráis de bajo rango aprovecharon las oportunidades en la economía del dinero (oro y plata), como planes para crear más tierras a través de vertederos para luego convertirse en propietarios de tierras y obtener la opción de convertirse en campesinos ricos. Algunos de los samuráis más empobrecidos renunciaron por completo a su condición de samuráis y se convirtieron en banqueros y comerciantes. Algunas de las primeras zaibatsu (camarillas financieras organizadas como sociedades de cartera de propiedad familiar) de Japón se fundaron con un estricto código de honor, como la Casa de Mitsui, inspirada en la sociedad samurái.

Los hábiles samuráis y comerciantes se volvieron esenciales para la organización inicial de la Era Meiji. (A mediados de la década de 1800, los hombres educados eran aproximadamente el 50% de la sociedad, las mujeres aproximadamente el 15%). Muchos ex samuráis con conocimientos burocráticos crearon el nuevo gobierno y, naturalmente, el ejército moderno. Muchos comerciantes líderes ayudaron a crear un sistema financiero moderno, incluido un nuevo banco central, el Banco de Japón. El Japón del Período Edo se había cerrado al comercio y la influencia del exterior, por lo que para remediar esa brecha, se iniciaron varias misiones para aprender sobre el mundo. La más famosa de ellas fue la Misión Iwakura que duró desde el 23 de diciembre de 1871 hasta el 13 de septiembre de 1873. Los principales objetivos de las misiones eran renegociar los tratados desiguales que Japón se había visto obligado a suscribir con Estados Unidos y muchos países europeos y aprender sobre la tecnología, la ciencia, las estructuras sociales y económicas de esos países modernos. El aprendizaje que se trajo a Japón influyó en la forma en que el país se modernizó en las próximas décadas. Para 1900, por ejemplo, el 90% de la población estaba matriculada en educación primaria.


Japón estaba bajo la amenaza del imperialismo occidental y la modernización era un medio para escapar de la humillación. Las clases feudales también habían sido abolidas, lo que significaba que su gente ahora tenía la oportunidad de perseguir sus propios talentos. Los comerciantes ricos habían ahorrado grandes cantidades de capital que se invertirían en industrias


No estaría de acuerdo con las otras respuestas, que parecen suponer que alguna serie de eventos políticos u otra mecánica simple de alguna manera condujeron milagrosamente a la industrialización en Japón, pero no en China. Es como preguntarse por qué Japón produce automóviles económicos de mayor calidad que otros países. No hay una respuesta fácil.

Japón y China tienen culturas y actitudes extremadamente diferentes. Además, Japón es un país homogéneo, mientras que China es heterogénea y tiene muchos idiomas y etnias diferentes.

Un teórico que puedo recomendar sobre por qué las culturas progresan o no progresan es Thorstein Veblen. Veblen escribió numerosos libros sobre estos temas, tratando de averiguar por qué algunos países y culturas parecen avanzar y tener éxito, mientras que otros languidecen.


¿Por qué, en el siglo XIX, Japón se modernizó tan rápida y exitosamente pero China no?

Ambos países eran aislacionistas, de cultura similar, y se les dio un rudo despertar cuando las potencias extranjeras expusieron lo atrasados ​​que estaban. Entonces, ¿por qué China durante la última dinastía Qing no se modernizó, pero Japón lo hizo (y con mucho éxito, podría agregar)?

He escuchado el argumento de que los chinos eran simplemente más arrogantes, ya que siempre se vieron a sí mismos en el centro del mundo y superiores a todas las demás culturas, mientras que los japoneses tenían una historia de aprender y tomar prestado de los demás (por ejemplo, tomaron muchos elementos de la cultura china durante la dinastía Tang), por lo que estaban más dispuestos a abrazar la modernización de estilo occidental. Pero ese argumento parece demasiado simple, y no lo creo. Además, antes de la llegada de Matthew Perry, los japoneses despreciaban tanto a los extranjeros como los chinos. Y estoy bastante seguro de que las principales derrotas que sufrió la dinastía Qing hacia fines del siglo XIX (no solo para las potencias occidentales, sino incluso para los japoneses, que debe haber sido la máxima humillación) habrían llevado a la corte Qing a la acción. .

bueno, tienes razón en tu escepticismo. Pero estás un poco atrapado por algunos conceptos pasados ​​de moda.
"Se les dio un rudo despertar cuando las potencias extranjeras expusieron lo atrasados ​​que estaban"; este tipo de actitud debe ser prescindido. En 1853 Japón tenía una sociedad muy avanzada, con el sistema de carreteras más moderno del mundo, un alto nivel de alfabetización y una base de conocimientos muy sólida de otras naciones. Como dijo un profesor mío (que no recuerdo, y parafraseo), los japoneses eran mucho más sobre Europa en 1853 de lo que Europa sabía sobre los japoneses.
Por el lado de China, en muchos sentidos también estamos viendo una sociedad muy avanzada, en términos de hidrología, extracción de sal y artes culturales, China fue insuperable.
Entonces, ¿por qué la gente sigue aferrándose a la idea de que estos dos lugares estaban "al revés"? Bueno, ¡porque no se habían industrializado por su cuenta, por supuesto!
Pero la clave es esta: nadie se había industrializado mucho fuera de Gran Bretaña y Estados Unidos. Perry tenía barcos de vapor con armas y ciertamente hizo sus amenazas, pero los japoneses cooperaron no por temor a la ventaja tecnológica estadounidense, sino porque la élite gobernante estaba cada vez más insatisfecha con el shogun. Así que la apertura de la cotización de Perry no fue una exposición de la debilidad y el atraso de Japón, sino el evento conveniente que dio a las élites el ímpetu para instituir un gobierno de reforma. PERO esto todavía no sucedería durante 15 años después de la llegada de Perry. Debemos dar crédito a los japoneses, y no a Perry, por su propio avance continuo. Fue entonces cuando los japoneses realmente presionaron con fuerza en la mecanización y la industria.
En el lado de China, el mito de la intransigencia y el atraso de China es el caballo que acaba de ganar y morir, sin importar cuánto golpeemos y golpeemos el cadáver.
China se "modernizó" poco después de la primera guerra del opio. Sin embargo, la rebelión de Taiping se produjo en el peor momento posible, fracturando el ya débil dominio del imperio del gobierno Qing. La familia imperial subcontrató gran parte de la lucha de la guerra de Taiping a algunos literatos / generales muy capaces y dispuestos, algunos de los cuales construyeron sus ejércitos por su cuenta, con sus propios patrocinadores y poca ayuda del gobierno central. Entonces, tenemos un patrón que emerge:
Gobierno imperial central muy débil.
Creciente fuerza e influencia de los generales-modernizadores regionales.
Así que los 50 & # x27 vieron la primera gran oleada de mecanización e industria, lo que llevó a los chinos a rechazar a los británicos nuevamente, un movimiento tonto, porque esta vez los británicos tenían barcos de vapor. Los británicos fueron un paso tecnológico significativo por delante de los chinos, por lo que la segunda guerra del Opio fue una derrota aplastante para la casa imperial Qing.
Ahora, el auto-fortalecimiento continuó, y aquí está el detalle más importante: El auto-fortalecimiento en China fue guiado por la élite literaria, la parte superior jinshi los titulares estuvieron en el corazón de la modernización de China y # x27 entre 1850-1895. Sin embargo, la casa imperial fue intransigente y frenó parte del progreso. Esto fue en gran parte la autoconservación de la familia imperial. Socavaron el progreso de aquellos individuos que se volvieron demasiado poderosos. Ellos complacieron a los británicos y otras potencias europeas al mismo tiempo que intentaban expulsarlos a través del engañoso Zongli Yamen. Fue un desastre. PERO, no deberíamos considerar que todo el sistema de gobierno chino, en un punto de vista bloqueado y poco crítico, está atrasado.

Entonces, el contexto entregado: permita que & # x27s responda la pregunta:
Meiji tuvo un gran éxito porque el gobierno central fue el producto de la reforma y, por lo tanto, estaba totalmente detrás de la mecanización del ejército y la industria.
El auto-fortalecimiento en China no vino con una interrupción del gobierno central, y estuvo en gran medida en desacuerdo con los intereses (personales, egoístas) de la familia imperial.


¿Por qué Japón pudo modernizarse mucho más rápido que China en el siglo XIX?

Los comentaristas renuncian a las comparaciones y en su lugar resumen cómo y por qué Meiji Japan pudo modernizarse.

En este hilo, un usuario entusiasta entra en gran detalle sobre las razones culturales, políticas y geográficas por las que Meiji Japón se modernizó con éxito.

Los comentaristas en este hilo discuten el estado de la tecnología, la industria y la política en la China tardía de Qing mientras hacen algunas comparaciones con sus contemporáneos japoneses.

Los comentaristas resumen las situaciones de ambos países y también enlazan a una gran cantidad de artículos de Wikipedia (principalmente en el lado chino del asunto).

Esto se refiere al uso de exámenes de servicio civil y el estado de la burocracia Qing a fines del siglo XIX, con alguna discusión de un contrafactual que involucra el éxito de la modernización a la par con Meiji Japón.

Otras comparaciones

Múltiples usuarios de diversas especialidades se unen para comparar y contrastar los intentos de modernización del Imperio Otomano y Egipto con los de Japón, con algunas referencias a Qing China.

Si, después de revisar los hilos anteriores, hay preguntas importantes que han quedado sin respuesta o temas específicos que no han recibido suficiente detalle, no dude en hacer preguntas de seguimiento. Se anima a citar de forma liberal estos hilos para permitir respuestas más claras y evitar que los usuarios pierdan el tiempo repitiendo puntos ya tratados.

Los siguientes usuarios están entusiasmados con el tema y / o han respondido preguntas sobre él en el pasado, y probablemente podrían responder estas preguntas de seguimiento:


¿Por qué Japón pudo modernizarse mucho más rápido que China en el siglo XIX?

Los comentaristas renuncian a las comparaciones y, en cambio, resumen cómo y por qué Meiji Japan pudo modernizarse.

En este hilo, un usuario entusiasta entra en gran detalle sobre las razones culturales, políticas y geográficas por las que Meiji Japón se modernizó con éxito.

Los comentaristas en este hilo discuten el estado de la tecnología, la industria y la política en la China tardía de Qing mientras hacen algunas comparaciones con sus contemporáneos japoneses.

Los comentaristas resumen las situaciones de ambos países y también enlazan a una gran cantidad de artículos de Wikipedia (principalmente en el lado chino del asunto).

Esto se refiere al uso de los exámenes de servicio civil y el estado de la burocracia Qing a fines del siglo XIX, con alguna discusión de un contrafactual que involucra el éxito de la modernización a la par con Meiji Japón.

Otras comparaciones

Múltiples usuarios de diversas especialidades se unen para comparar y contrastar los intentos de modernización del Imperio Otomano y Egipto con los de Japón, con algunas referencias a Qing China.

Si, después de revisar los hilos anteriores, hay preguntas importantes que han quedado sin respuesta o temas específicos que no han recibido suficiente detalle, no dude en hacer preguntas de seguimiento. Se anima a citar de forma liberal estos hilos para permitir respuestas más claras y evitar que los usuarios pierdan el tiempo repitiendo puntos ya tratados.

Los siguientes usuarios están entusiasmados con el tema y / o han respondido preguntas sobre él en el pasado, y probablemente podrían responder estas preguntas de seguimiento:


¿Por qué Japón se adelantó a China en los siglos XIX y XX?

¿Fue una forma en que el gobierno japonés adoptó las ideas occidentales? ¿Algo que ver con la cultura? ¿Por qué China no hizo lo mismo que Japón?

Voy a hablar un poco sobre el colonialismo aquí. Una cosa que distingue a los imperios coloniales es su cualidad esencialmente extractiva: en la India, por ejemplo, la gobernanza diaria la realizaban los funcionarios y la defensa indios y el mantenimiento del orden lo realizaban los soldados y guardias indios. Esto no quiere decir que otros imperios no sean esencialmente extractivos, pero los imperios coloniales políticos fueron muy secundarios a los extractivos.

Lo que significa que las acciones y los objetivos de los europeos en India y China eran esencialmente los mismos, la diferencia es que las instituciones mogoles eran débiles, descentralizadas o simplemente inexistentes, mientras que las instituciones Qing seguían siendo esencialmente funcionales. La India no pudo sangrarse durante mucho tiempo y, por lo tanto, para satisfacer los objetivos extractivos del colonialismo, Gran Bretaña, actuando al principio a través de la Compañía de las Indias Orientales, se vio obligada a hacerse cargo de las instituciones. La vieja retórica imperial de que Gran Bretaña fue absorbida por la conquista india es, por supuesto, falsa, pero la conquista se llevó a cabo principalmente por razones distintas a la conquista territorial. China, por otro lado, pudo resistir el sangrado cada vez mayor llevado a cabo por los europeos, por lo que los europeos pudieron dejar las instituciones en su lugar, ya que todavía eran lo suficientemente fuertes como para realizar sus extracciones para el gobierno de Qing y, en última instancia, los europeos.

Lo que lleva a Japón. La gente suele decir que Japón no fue colonizado, pero esto no es estrictamente cierto, ya que las potencias europeas podrían dictar más o menos los términos; por ejemplo, los europeos forzaron el levantamiento de la prohibición de la actividad misionera durante una época en que el gobierno estaba en funciones. trabajando muy duro hacia un programa básicamente nacionalista de reforma y purificación religiosa. También vale la pena señalar que la narrativa tradicional de que los japoneses aceptaron con entusiasmo las ciencias y reformas occidentales, mientras que los chinos atrasados ​​y arrogantes no lo hicieron, es simplemente falsa: ambas naciones tuvieron extensos debates, movimientos de reforma, reacciones conservadoras y resurgimientos liberales. La diferencia es que el movimiento de reforma de Japón ganó o, sería más exacto decirlo, ganó antes. El proceso de industrialización y modernización de Japón & # x27 es en realidad bastante similar al de China & # x27, solo que se lleva a cabo en un período de tiempo muy contraído.

Para relacionar esto con mi punto principal, una de las razones por las que la línea de tiempo de Japón se comprimió es que las potencias coloniales no tenían realmente objetivos extractivos sobre los japoneses, en gran parte porque Japón simplemente no tiene tantos recursos para extraer. --y ciertamente no en comparación con China y el sudeste asiático "cercanos". El gobierno central de Chin & # x27 estaba en bancarrota, tanto financiera como políticamente, cuando la facción reformista triunfó en 1911 y el país entró en una guerra civil. Japón también cayó en una guerra civil, pero mucho más breve: la facción reformista central de China y # x27 tardaron más de quince años en completar la nación, mientras que Japón y # x27 lo hicieron en un año.

También hay muchas otras razones: la facción reformista de Japón tenía una base territorial más fuerte y era políticamente más astuta que la facción de 1911, Japón tenía al emperador disponible para ser un foco renovado de lealtad nacional y Japón es más pequeño. Pero la destrucción del gobierno central por parte de las potencias coloniales occidentales debe ser una de las principales razones, si no la principal, de sus diferentes narrativas.


Rebelión del boxeador: antecedentes

A fines del siglo XIX, las potencias occidentales y Japón habían obligado a China y la dinastía Qing gobernante de China a aceptar un amplio control extranjero sobre los asuntos económicos del país. En las Guerras del Opio (1839-42, 1856-60), rebeliones populares y la Guerra Sino-Japonesa (1894-95), China había luchado para resistir a los extranjeros, pero carecía de un ejército modernizado y sufrió millones de bajas.

¿Sabías? Estados Unidos devolvió el dinero que recibió de China después de la Rebelión de los Bóxers, con la condición de que se utilizara para financiar la creación de una universidad en Beijing. Otras naciones involucradas también remitieron posteriormente sus partes de la indemnización Boxer.

A finales de la década de 1890, un grupo secreto chino, la Sociedad de Puños Justos y Armoniosos (& # x201CI-ho-ch & # x2019uan & # x201D o & # x201CYihequan & # x201D), había comenzado a llevar a cabo ataques regulares contra extranjeros y cristianos chinos. (Los rebeldes realizaban rituales de calistenia y artes marciales que creían que les daría la capacidad de resistir balas y otras formas de ataque. Los occidentales se referían a estos rituales como boxeo de sombras, lo que les dio el apodo de Boxers). En la sociedad, muchos eran campesinos, particularmente de la provincia de Shandong, que había sido golpeada por desastres naturales como el hambre y las inundaciones. En la década de 1890, China había otorgado concesiones territoriales y comerciales en esta área a varias naciones europeas, y los Boxers culparon de su bajo nivel de vida a los extranjeros que estaban colonizando su país.


Industrialización de Japón

Japón: Transformación sin revolución. La respuesta de Japón a la presión externa fue más directa y exitosa que la de Rusia. Los japoneses se adaptaron al desafío del cambio industrial y la reforma del mercado interno. Muchas instituciones tuvieron que ser modificadas y resultó en muchos cambios sociales.

Las últimas décadas del shogunato. Durante la primera mitad del siglo XIX, el shogunato continuó combinando una burocracia central con alianzas semifeudales entre daimyos regionales y samuráis. El gobierno encontró problemas financieros porque los impuestos se basaban en la agricultura, mientras que la economía se estaba volviendo más comercializada. Los brotes de reforma resolvieron las brechas de ingresos hasta la década de 1840, cuando un esfuerzo fallido debilitó al gobierno y obstaculizó las respuestas a la presión occidental. La vida intelectual y cultural japonesa continuó expandiéndose bajo el Tokugawa. El neoconfucianismo se mantuvo firme entre la élite a expensas del budismo. Las clases altas se volvieron más seculares, y la variedad entre las escuelas confucianas impidió la esterilidad intelectual común en China. La educación se expandió más allá de las clases altas y condujo a la tasa de alfabetización más alta fuera de Occidente. Aunque el confucianismo era dominante, había muchos rivales intelectuales. Un grupo de estudios nacionales veneraba las tradiciones japonesas, incluida la posición del emperador y la religión sintoísta. Otro grupo realizó estudios holandeses o se interesó por el progreso científico occidental. La economía japonesa continuó desarrollándose a medida que el comercio interno se expandía y la manufactura se extendía al campo. En la década de 1850, el crecimiento económico se estaba desacelerando a medida que las limitaciones tecnológicas obstaculizaban el crecimiento agrícola y el aumento de la población. Los disturbios rurales reflejaron la angustia de los campesinos y ayudaron a debilitar al shogunato.

El desafío del aislamiento. En 1853, un escuadrón naval estadounidense comandado por Matthew Perry forzó la apertura de Japón hacia Occidente. Negociaciones posteriores ganaron el derecho a colocar un cónsul y abrir puertos para el comercio. Las naciones europeas se aseguraron rápidamente la igualdad de derechos. Los burócratas del shogunato habían cedido a la superioridad naval occidental, mientras que otros japoneses favorecían el fin del aislamiento. Se opusieron a los daimyos conservadores. Todas las partes apelaron al emperador. El shogunato había dependido de la política de aislamiento y se mostró incapaz de soportar las tensiones causadas por la intervención extranjera. El desorden interno resultó en la década de 1860 y terminó en 1868 con la derrota del shogunato y la proclamación del gobierno por el emperador Mutsuhito, llamado Meiji.

En profundidad: los caminos separados de Japón y China. Japón y China, a pesar de ser parte de la misma órbita de civilización, respondieron de manera muy diferente a las presiones occidentales. Ambas naciones habían optado por aislarse de las influencias externas desde alrededor de 1600 hasta mediados del siglo XIX y, por lo tanto, se quedaron atrás de Occidente. China tuvo la capacidad de reaccionar al desafío, pero no actuó. Japón, con conocimiento de los beneficios de la imitación, actuó de manera diferente. La limitada presión demográfica de Japón, en contraste con el crecimiento de la población china, también ayudó a su respuesta. En los asuntos políticos China, a mediados del siglo XIX, estaba sufriendo una crisis dinástica, Japón mantenía el vigor político y económico. A finales del siglo XIX, el mundo de Asia oriental se dividió. Japón se convirtió en la más fuerte de las dos naciones.

Cambio industrial y político en el estado de Meiji. El gobierno de Meiji abolió el feudalismo. Los daimyos fueron reemplazados por prefectos designados a nivel nacional en 1871. La nueva administración centralizada expandió el poder estatal para llevar a cabo cambios económicos y sociales. Los funcionarios samuráis fueron enviados a Europa y Estados Unidos para estudiar sus economías, tecnologías y sistemas políticos. Entre 1873 y 1876, el gobierno abolió la clase samurái y sus estipendios estatales. La mayoría de los samuráis se empobrecieron y la revuelta resultó en 1877. El ejército reformado, basado en el reclutamiento nacional, triunfó rápidamente. Samurai continuó existiendo muchas oportunidades buscadas en el comercio y la política. En 1889, la reconstrucción política estaba completa. Se habían formado partidos políticos a nivel regional. Los Meiji crearon una nueva nobleza conservadora a partir de los antiguos nobles y líderes Meiji que se sentaron en una Casa de pares de estilo británico. La burocracia se reorganizó, expandió y abrió a quienes tomaban exámenes de servicio civil. La constitución de 1889 otorgó mayor autoridad al emperador y menor poder a la cámara baja de la Dieta. Las altas calificaciones de propiedad limitaban el derecho al voto a aproximadamente el 5% de la población masculina. El sistema dio poder a una oligarquía de ricos empresarios y ex nobles que controlaron las corrientes políticas hasta el siglo XX. Japón había imitado a Occidente pero había conservado su propia identidad.

Revolución industrial de Japón y # 8217. La reorganización de Japón fue más allá de la vida política. Se crearon un ejército y una marina de estilo occidental. Se establecieron nuevos bancos para financiar el comercio y proporcionar capital de inversión. Los ferrocarriles y los barcos de vapor mejoraron las comunicaciones nacionales. Se eliminaron muchas viejas restricciones al comercio, como los gremios y los aranceles internos. La reforma agraria abrió el camino a la propiedad individual y estimuló la producción. La iniciativa del gobierno dominó la fabricación debido a la falta de capital y tecnología desconocida. En 1870 se creó un ministerio de industria para establecer una política económica general y operar ciertas industrias. Se crearon fábricas modelo para brindar experiencia industrial y un sistema educativo ampliado ofreció capacitación técnica. La empresa privada participó en la economía en crecimiento, especialmente en los textiles. Llegaron empresarios de todos los rangos sociales. En la década de 1890, se habían formado enormes cosechadoras industriales (zaibatsu). Por lo tanto, en 1900, Japón estaba completamente involucrado en una revolución industrial. Su éxito en la gestión de influencias extranjeras fue un gran logro, pero Japón antes de la Primera Guerra Mundial todavía estaba detrás de Occidente. Dependía de las importaciones occidentales —de equipos y carbón— y de las condiciones económicas mundiales. Las exportaciones exitosas requerían mano de obra barata y mujeres mal pagadas. Los esfuerzos de la organización laboral fueron reprimidos.

Efectos sociales y culturales de la industrialización. La industrialización y otros cambios fueron acompañados de un aumento masivo de la población que proporcionó mano de obra barata pero agotó los recursos y la estabilidad. En el ámbito cultural, el gobierno introdujo un sistema educativo universal que enfatiza la ciencia, la tecnología y la lealtad a la nación. El enfoque científico realzó la inclinación secular anterior de la cultura de élite. Se adoptaron las modas occidentales en la vestimenta y el cuidado personal, junto con el calendario y el sistema métrico. El cristianismo, sin embargo, ganó pocos conversos. En la vida familiar, la tasa de natalidad disminuyó a medida que el crecimiento de la población obligó a abandonar la tierra y el trabajo en las fábricas hizo que los niños fueran menos útiles. La inestabilidad familiar se manifestó en una alta tasa de divorcios. La visión tradicional de la inferioridad de la mujer en el hogar se mantuvo en la formalidad continua de los modales y la dieta. El sintoísmo encontró nuevos creyentes. Los cambios en el poder económico de Japón influyeron en la política exterior. En la década de 1890, se unieron a las naciones imperialistas. El cambio dio un papel a los samuráis desplazados y proporcionó un estímulo nacionalista para la población. La necesidad de Japón de materias primas ayudó a presionar la expansión. China y Japón lucharon por Corea en 1894-1895 La rápida victoria de Japón demostró la presencia de una nueva potencia asiática. Una alianza de 1902 con Gran Bretaña lo convirtió en un socio igualitario en el sistema diplomático de la gran potencia. La rivalidad con Rusia trajo la guerra en 1904 y otra victoria japonesa. Corea fue anexada en 1910.

La tensión de la modernización. El éxito japonés tuvo sus costos, entre ellos el bajo nivel de vida en ciudades abarrotadas y las discusiones entre generaciones sobre la occidentalización. La aparición de partidos políticos provocó disputas con el emperador y sus ministros, lo que provocó frecuentes elecciones y asesinatos políticos. Muchos intelectuales estaban preocupados por la pérdida de identidad en un mundo cambiante, otros estaban preocupados por la falta de oportunidades económicas para la clase educada ampliada. Para contrarrestar el malestar, los funcionarios instaron a la lealtad al emperador como centro de identidad nacional. El nacionalismo japonés se basó en tradiciones de superioridad y cohesión, deferencia a los gobernantes y las tensiones derivadas del cambio. Su fuerza fue un factor principal para prevenir las revoluciones que ocurrieron en otras naciones industrializadas. Ninguna otra nación fuera de Occidente igualaba los logros de Japón.

Global Connections: Russia and Japan in the World. The rise of Japan and Russia changed the world diplomatic picture by the early twentieth century. Japan was not yet a major world power, but Westerners thought about a “Yellow Peril” as they watched its new strength.


Why was 19th-century Japan able to modernize and not China? - Historia

Scholar Joshua A. Fogel discusses the history of interactions between Japan and China.

Place

Parent Resource

School Subject

Scope and Sequence

Transcript (Text)

Because the disciplines of history tend to be national histories, people tend to be historians of Germany, or historians of France, or historians of Great Britain—and that, I imagine that will work to a certain extent in modern history. But in earlier times in history, the borders are much more fluid—they're different borders. And I often tell my students—I think this is an interesting exercise—if you can get a book of historical maps of a country like China, which has been around for thousands of years, and just flip through them, it's like the old cartoons—you'll see China, its size gets bigger and smaller.

The China that you see today is not the China that was several millennia ago. In Japan, it's a little easier because it's an island country, but even Japan, the northernmost island wasn't part of Japan until a couple of centuries ago. History doesn't respect national borders. History is history—it just does what it does, and if you just follow the national history of one country to the expense of another, where the countries are coming together, you're going to miss a fair amount of the picture.

The history of China and Japan together go back a long, long ways—trade, diplomacy, and of course, cultural. And in those earlier years, the general flow is from China to Japan, and oftentimes that occurs—in fact, most of the time—via Korea. That meant, for instance, 1,000, 1,200 years ago, thousands of Japanese came to study in China. I mean, thousands. And it was dangerous, believe it or not—now it's an overnight boat trip, but it wasn't the same thing 1,200, 1,000 years ago. These students were both secular and religious, coming to study in Buddhist monasteries or coming to study secular subjects. Then they would oftentimes go back to Japan and bring with them all the books and learning that they had acquired.

In the sixth and seventh centuries, Chinese cultural elements flowed more steadily into Japan than at any point prior. First, the Chinese script, kanji, provided the Japanese with their first written form of communication. Confucianism and then Buddhism followed shortly thereafter, and by the end of the seventh century, Buddhist culture formed the basis of Japanese lifestyle, arts, religion, and literature. Exchange between the two countries reached its peak during the eighth century, when Japan sought to absorb China's thriving and highly developed Tang culture and political institutions.

Esto cambiaría pronto. The Heian period in Japan saw a shift in power from the Confucian political system that mirrored China's to a system dominated by regional officials, aristocrats who ruled from the top down and left the emperor with merely symbolic power. Japan would move even farther from China's system in the 12th century, with the ascension of the samurai or warrior class.

For the most part though, the majority of people in either society would not have been aware of their roles in this cultural and political transmission until the countries' push to modernize in the late 19th century.

Even 150 years ago, 200 years ago, I think if you were to ask somebody, who are you? They would say, oh well, I'm a native of such and such a village. Well, what domain are you in? I'm sure many of them may not even know. Japan would have been a vague kind of cultural entity. Their first point of identity would have been the family, the village, and then slightly above that.

There's an old saying that heaven is high and the emperor is far away. In China too, though, your first point of reference is your local area, and then slowly but surely as time moves on, you might understand there are bigger entities. China was an empire. China, a couple of thousand years ago, was a fraction of its present size, but it slowly colonized south. It didn't have the language of colonialism and imperialism, but that's what it was.

They spread south. They talked about it as the spread of Chinese culture. It was the spread of a lot—it was the destruction of local cultures, but it's the spread of Chinese culture south. Northeast Asia has only been part of China because the Manchus who used to live there invaded China and conquered it, and then the Chinese said, yeah, but it's part of China too.

The Manchu defeat of China would beget the Qing dynasty in the mid-17th century, which would rule China all the way until 1911. Japan simultaneously underwent a cultural closing-in under Edo rule, a program called the kokugaku, or national learning, sought to counterbalance traditional Chinese learning with studies of ancient Japanese writings and promoted indigenous ways of thinking.

Although contacts with the West were sharply restricted during the Qing and Edo periods, Western guns and Western ideas began to be viewed as increasingly inevitable and necessary to survival, especially in Japan. Efforts by the United States to open up trade by anchoring a fleet of gunboats in Japanese waters in the mid-19th century exposed the Japanese to the superior military power of the West, and would lead to a prioritization of strengthening the country's sovereignty against Western powers.

Nation-states are creations of human beings. They didn't fall out of the sky one day. China and Japan got to this nation-state business somewhat later because it was an invention of the Western world. And nation-states cooperating on developing ways to have state-to-state diplomacy, economic relations, treaties, all this kind of stuff—the nation-state as equals, that's a relatively recent phenomenon. Japan came to the realization earlier, possibly because it had taken the contact with the West more seriously earlier, and reinvented itself as a nation-state.

Japan's movement into a more modernized system of government in which its people recognize themselves as contributing citizens of the country would take a turn in the early 1930s and foment a fervent nationalism. This would bring them to initiate war in China, and within the context of aggressive war, it resulted in one of the worst atrocities of World War II—the massacre of thousands of Chinese women, children, and prisoners of war by Japanese Imperial Forces in the capital city of Nanjing.

The Japanese besieged the city on December 13, 1937, and committed widescale atrocities through the end of February 1938. Understanding the long history of nation-building in China and Japan sets the context for understanding the development of extreme nationalism and militarism in Japan. The Nanjing atrocities are only one result of this complicated relationship.

My sense is that, if you're interested as I am in the history of East Asia, then studying one country to the exclusion of the other—now that might work if you're studying some distant province in China or some tiny part of Japan that's unaffected by forces from elsewhere in the world. But if you're looking at bigger issues, you ignore the other country and forces coming from outside at your peril.


Summary of Japan vs China

Japan and China are two of the main Asian economies and two of the fastest growing powers in the world. Yet, despite their geographical proximity, they have little in common. Japan is a democracy – although the official definition is parliamentary constitutional monarchy – whereas China is a one-party system. The two opposing styles of governance have visible consequences on the population and on the repartition of wealth. In fact, despite being one of the world’s major powers and largest economies, China does not have one of the highest standards of living – whereas Japan does.

After having rejected the capitalist ideal for decades, China has finally opened up to progress and free market ideals, employing an economic system that was later renamed Chinese style capitalism. While the central government maintains strict control over the population and all provinces, local authorities are “free” to employ ad-hoc policies to promote the development and growth of specific areas. Yet, difference and gaps between poor and rich – and even more so between rural and urban areas – are evident. In addition, citizens can enjoy limited personal and collective freedoms. All such discrepancies are less evident in Japan, even though the country has an aging population and relies heavily on trade and exports to complement its lack of natural resources.


Ver el vídeo: India, China y Japón (Noviembre 2021).