Noticias

Departamento de Interior - Historia

Departamento de Interior - Historia

Departamento del Interior - Establecido en 1849, este departamento del Gabinete está dirigido por el Secretario del Interior. El Departamento del Interior funciona como la principal agencia de conservación del gobierno federal. Sus principales funciones incluyen: administrar tierras públicas, que consisten en más de 500 millones de acres; promover la conservación, el desarrollo y el uso de recursos minerales, acuáticos, pesqueros y de vida silvestre; recuperación de tierras áridas para uso agrícola; operar instalaciones de energía hidroeléctrica federal; administrar el sistema de parques nacionales; y ser responsable de las Reservas de Nativos Americanos. Las oficinas y servicios que integran el Departamento del Interior son: el Servicio de Parques Nacionales; el Estudio Biológico Nacional; la Oficina de Asuntos Indígenas; la Oficina de Gestión de Tierras; la Oficina de Recuperación y Cumplimiento de la Minería a Superficie; el Servicio de Gestión de Minerales; el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos; la Oficina de Reclamación; el Servicio Geológico de Estados Unidos; la Oficina de Reclamación; y la Oficina de Minas de los Estados Unidos; y la Oficina de Asuntos Territoriales e Internacionales.

. .



Establecimiento del Departamento del Interior

Fuente: Ley de 3 de marzo de 1849, c. 108, 9 Stat. 395, creando el Departamento del Interior. Extracto en: El departamento de todo lo demás: aspectos destacados de la historia del interior. "Apéndice." por Robert M. Utley y Barry Mackintosh. Disponible en línea en: 〈http://www.cr.nps.gov/history/online_books/utley-mackintosh/interiora.htm〉 (consultado el 17 de marzo de 2006).

Sobre el Autor: Robert James Walker (1804-1869), un senador de Mississippi elegido en 1835, fue responsable de redactar el proyecto de ley de 1849 que finalmente estableció el Departamento del Interior de Estados Unidos.

INTRODUCCIÓN

La idea de establecer un departamento de asuntos internos, o el Departamento del Interior, como se le llamaba a menudo, se discutió por primera vez durante los años de formación de los Estados Unidos. El Primer Congreso, que se reunió por primera vez en 1789, consideró tal departamento pero finalmente acordó fusionar los asuntos internos y externos, formando así el Departamento de Estado. La idea de un Departamento del Interior, lo que hoy se llama el Departamento del Interior, siguió siendo un tema de discusión popular durante los siguientes cincuenta años, pero nunca se materializó realmente durante este período.

Entre 1845 y 1848, Estados Unidos amplió sus proporciones físicas en más de 1 millón de millas cuadradas (2,6 millones de kilómetros cuadrados), expandiendo su frontera norte a Canadá y su frontera sur a México. Durante este tiempo, hubo un acalorado debate a nivel del gobierno federal en cuanto a la gestión de estos nuevos territorios, junto con la gestión de los estados que ya forman parte de la Unión. Un político particularmente franco fue el secretario del Tesoro, Robert J. Walker, quien favoreció un departamento separado responsable de las tierras nacionales. No creía que las responsabilidades de la Oficina General de Tierras —que dependía de la Tesorería estaba autorizada para administrar el dominio público (o las tierras públicas )— deberían ser realmente parte de su departamento.

Después de realizar una revisión exhaustiva de las funciones de las agencias bajo su control y otras agencias en todo el gobierno federal, Walker anunció oficialmente que la Oficina General de Tierras, junto con la Oficina de Asuntos Indígenas (en el Departamento de Guerra), la Oficina de Patentes (en el Departamento de Estado) y las oficinas de pensiones (en los departamentos de Guerra y Marina) tenían poco en común con sus (respectivos) departamentos. Sugirió que se trasladaran a un nuevo departamento y se dedicó a redactar un proyecto de ley para lograr su objetivo. Después de que el proyecto de ley fue aprobado por la Cámara de Representantes de los Estados Unidos el 15 de febrero de 1849, fue enviado al Senado de los Estados Unidos. El último día del Trigésimo Congreso de los Estados Unidos, el 3 de marzo de 1849, la legislación fue aprobada por el Senado, creando así una agencia de gabinete conocida como Departamento del Interior (DOI).


¿Por qué se creó el Departamento del Interior de los Estados Unidos?

En numerosas ocasiones se propuso la idea de crear un departamento independiente para ocuparse de los asuntos domésticos. No fue hasta el 3 de marzo de 1849, último día del 30º Congreso, que se aprobó un proyecto de ley para crear el Departamento del Interior para hacerse cargo de los asuntos internos de la Nación:

El departamento de todo lo demás: aspectos destacados de la historia del interior.

El Departamento del Interior tenía una amplia gama de responsabilidades encomendadas: la construcción del sistema de agua de la capital nacional, la colonización de esclavos liberados en Haití, la exploración del desierto occidental, la supervisión de la cárcel del Distrito de Columbia, la regulación de los gobiernos territoriales, gestión de hospitales y universidades, gestión de parques públicos y responsabilidades básicas de los indígenas, tierras públicas, patentes y pensiones. De una forma u otra todo esto tenía que ver con el desarrollo interno de la Nación o el bienestar de su gente.

Retrato de Thomas Ewing, el primer Secretario del Interior, por John Mix Stanley, 1861. Museo del Departamento del Interior de los Estados Unidos.


La misión de la Oficina de Asuntos Indígenas es mejorar la calidad de vida, promover las oportunidades económicas y asumir la responsabilidad de proteger y mejorar los activos fiduciarios de los indígenas estadounidenses, las tribus indígenas y los nativos de Alaska.

Historia de BIA

Desde su creación en 1824, la Oficina de Asuntos Indígenas ha sido testigo y actor principal en la relación entre el Gobierno Federal y las tribus indígenas y las aldeas nativas de Alaska. La BIA ha cambiado drásticamente en los últimos 185 años, evolucionando a medida que las políticas federales diseñadas para subyugar y asimilar a los indígenas estadounidenses y nativos de Alaska se han transformado en políticas que promueven la autodeterminación indígena.

Durante casi 200 años, que se remonta al papel que desempeñó en la negociación de tratados entre los Estados Unidos y las tribus a finales de los siglos XVIII y XIX, la BIA ha incorporado la confianza y las relaciones de gobierno a gobierno entre los EE. UU. Y los Estados Unidos reconocidos a nivel federal. tribus. A lo largo de los años, la BIA ha estado involucrada en la implementación de leyes federales que han afectado directamente a todos los estadounidenses. La Ley de Asignación General de 1887 abrió las tierras tribales al oeste del Mississippi a los colonos no indígenas, la Ley de Ciudadanía India de 1924 otorgó a los indígenas estadounidenses y nativos de Alaska la ciudadanía estadounidense y el derecho al voto, y el New Deal y la Ley de Reorganización India de 1934 estableció gobiernos tribales modernos. El período de reubicación de la Segunda Guerra Mundial y la era de terminación de la posguerra de la década de 1950 llevaron al activismo de las décadas de 1960 y 1970 que vio la toma de control de la sede de la BIA y resultó en la creación de la Ley de Autodeterminación y Asistencia Educativa de India de 1975. La Ley de autogobierno tribal de 1994, junto con la Ley de autodeterminación y asistencia para la educación, han cambiado fundamentalmente la forma en que el gobierno federal y las tribus hacen negocios entre sí.

En los primeros años de los Estados Unidos, los asuntos indígenas estaban gobernados por el Congreso Continental, que en 1775 creó un Comité de Asuntos Indígenas encabezado por Benjamin Franklin. El Artículo I, Sección 8, de la Constitución de los Estados Unidos describe los poderes del Congreso sobre los asuntos indígenas: "Regular el comercio con naciones extranjeras, y entre varios Estados y con las tribus indígenas". La BIA, una de las oficinas más antiguas del gobierno federal, fue establecida administrativamente por el secretario de Guerra John C. Calhoun el 11 de marzo de 1824, para supervisar y llevar a cabo las relaciones comerciales y de tratados del gobierno federal con las tribus. El Congreso otorgó autoridad estatutaria a la BIA mediante la ley del 9 de julio de 1832 (4 Stat. 564, cap. 174). En 1849, la BIA fue transferida al recién creado Departamento del Interior de los Estados Unidos. Durante años a partir de entonces, la Oficina fue conocida de diversas formas como la oficina de la India, la oficina de la India, el departamento de la India y el Servicio de la India. El Departamento del Interior adoptó formalmente el nombre de "Oficina de Asuntos Indígenas" para la agencia el 17 de septiembre de 1947.

Desde 1824, ha habido 45 Comisionados de Asuntos Indígenas, de los cuales seis han sido indios americanos o nativos de Alaska: Ely S. Parker, Seneca (1869-1871) Robert L. Bennett, Oneida (1966-1969) Louis R. Bruce, Mohawk-Oglala Sioux (1969-1973) Morris Thompson, Athabascan (1973-1976) Benjamin Reifel, Sioux (1976-1977) y William E. Hallett, Red Lake Chippewa (1979-1981). De 1981 a 2003, el título "Comisionado adjunto" se utilizó para designar al jefe de la BIA. En 2003, después de una importante reorganización de la BIA, el título se cambió administrativamente a "Director", que todavía se utiliza en la actualidad. El primer director de BIA fue Terrance Virden, seguido de Brian Pogue y Patrick Ragsdale (2005-2007). Luego Jerold L. "Jerry" Gidner, Sault Ste. Marie Chippewa sirvió desde (2007-2010). Michael Black, Oglala Lakota Sioux, se desempeñó como Director de 2010 a noviembre de 2016. Bruce Loudermilk, ciudadano de las tribus Sioux y Assiniboine de Fort Peck de la reserva india de Fort Peck en Montana, se desempeñó como Director de noviembre de 2016 a septiembre de 2017. Director Bryan Rice, ciudadano de la Nación Cherokee de Oklahoma fue nombrado en octubre de 2017. El 28 de abril de 2019, el puesto fue ocupado por Darryl LaCounte, miembro de la Turtle Mountain Band of Chippewa Indians en Dakota del Norte.

William Hallett fue el último en servir como Comisionado de BIA luego del establecimiento del puesto de Subsecretario de Asuntos Indígenas dentro del Departamento del Interior en 1977. Desde entonces, el Senado de los Estados Unidos ha confirmado a 12 personas, todos indígenas estadounidenses, para el puesto: Forrest J. Gerard, Blackfeet (1977-1980) Thomas W. Fredericks, Mandan-Hidatsa (1981) Kenneth L. Smith, Wasco (1981-1984) Ross O. Swimmer, Cherokee Nation (1985-1989) Dr. Eddie F. Brown, Tohono O'odham-Yaqui (1989-1993) Ada E. Deer, Menominee (1993-1997) Kevin Gover, Pawnee (1997-2001) Neal A. McCaleb, Chickasaw Nation (2001-2002) David W. Anderson, Lac Courte Oreilles Chippewa-Choctaw (2004-2005) y Carl J. Artman, Tribu Oneida de Wisconsin (2007-2008) Larry Echo Hawk, Pawnee (2009-2012) Kevin K. Washburn, Nación Chickasaw (2012-2016). Tara Mac Lean Sweeney, una destacada líder de Alaska y aclamada empresaria de Arctic Slope Regional Corporation, juró como secretaria adjunta del Departamento para Asuntos Indígenas en 2018.

Los últimos treinta años también han visto el mayor aumento en el número de indígenas estadounidenses y nativos de Alaska que trabajan para la BIA. Actualmente, la mayoría de sus empleados son indígenas estadounidenses o nativos de Alaska, lo que representa un número mayor que en cualquier otro momento de su historia. De acuerdo con las autoridades y responsabilidades otorgadas en virtud de la Ley Snyder de 1921 y otras leyes, reglamentos y tratados federales, los empleados de BIA en todo el país trabajan con los gobiernos tribales en la administración de la aplicación de la ley y la justicia, el desarrollo agrícola y económico, la gobernanza tribal y los recursos naturales. programas de manejo para mejorar la calidad de vida en las comunidades tribales.

La BIA lleva a cabo su misión principal de servir a 574 tribus reconocidas a nivel federal a través de cuatro oficinas. La Oficina de Servicios Indígenas opera los programas de asistencia general, ayuda en caso de desastre, bienestar infantil indígena, gobierno tribal, autodeterminación indígena y carreteras de reserva de la BIA. La Oficina de Servicios de Justicia opera o financia directamente la aplicación de la ley, los tribunales tribales y los centros de detención en tierras indígenas federales. La Oficina de Servicios Fiduciarios trabaja con tribus e indios americanos individuales y nativos de Alaska en el manejo de sus tierras, activos y recursos fiduciarios. Finalmente, la Oficina de Operaciones de Campo supervisa 12 oficinas regionales y 83 agencias que llevan a cabo la misión de la Oficina a nivel tribal.

Las responsabilidades de la BIA alguna vez incluyeron brindar servicios de atención médica a los indígenas estadounidenses y nativos de Alaska. En 1954, esa función fue transferida legislativamente al Departamento de Salud, Educación y Bienestar de los Estados Unidos, ahora conocido como Departamento de Salud y Servicios Humanos, donde ha permanecido hasta el día de hoy como el Servicio de Salud para Indígenas (IHS). Para obtener información sobre el Servicio de Salud para Indígenas de EE. UU., Visite www.ihs.gov.

La Oficina de Asuntos Indígenas es una rareza entre las agencias federales. Con raíces que se remontan al Congreso Continental, la BIA es casi tan antigua como los propios Estados Unidos. A medida que la política federal ha cambiado de las nociones de subyugar y asimilar a los indios americanos y los nativos de Alaska, la misión de la BIA también ha cambiado. Su función ahora es la de colaborar con las tribus para ayudarlas a lograr sus objetivos de autodeterminación y, al mismo tiempo, mantener sus responsabilidades bajo la confianza federal-tribal y las relaciones de gobierno a gobierno.


Reconocimiento de la historia: el legado de mal comportamiento de Interior

Reckoning with History es una serie en curso que busca comprender los legados del pasado y poner en perspectiva el momento presente de Occidente.

Los historiadores lo han denominado el "departamento de todo lo demás", una metáfora genuinamente adecuada para el Departamento del Interior de Estados Unidos. No solo reúne las diversas carteras del Servicio de Parques Nacionales, las oficinas de Asuntos Indígenas, Gestión y Recuperación de Tierras y todo tipo de programas minerales, Interior ha sido una mezcolanza de controversias a lo largo de su larga historia.

El actual secretario del Interior, Ryan Zinke, está atrapado en un torbellino de cuestiones éticas. Está siendo investigado por gastos cuestionables, desde paseos privados en helicóptero hasta monedas conmemorativas que llevan su nombre, y enfrenta amplias críticas por una revisión opaca y aparentemente unilateral de los monumentos nacionales. Pero, ¿qué tan lejos de la norma está el comportamiento de Zinke? No muy lejos, de hecho, como muestra la historia del departamento.

La relación entre el departamento y Occidente se remonta a 1849, cuando Interior se unió al aparato federal como un departamento a nivel de gabinete para administrar tierras, tribus y más. El valor de Occidente descansaba en sus bienes raíces, y la participación del Interior en el negocio de la tierra alentó el fraude desenfrenado.

El departamento se deshizo de las tierras conquistadas por los Estados Unidos a través de la Oficina General de Tierras (que luego se fusionaría con el Servicio de Pastoreo de los EE. UU. Para convertirse en la Oficina de Administración de Tierras) y redujo las tenencias de tierras nativas en dos tercios con la Ley Dawes de 1887. los burócratas aceptaron sobornos, hicieron cumplir pocas regulaciones y retuvieron efectivo y suministros de las naciones tribales. A medida que avanzaba el siglo XIX, Sarah Winnemucca, escritora y activista del norte de Paiute, arremetió contra la corrupta Oficina de Asuntos Indígenas. Las condiciones de reserva no mejorarían, escribió, “si ustedes (en el departamento) continúan enviándonos los agentes que nos han enviado año tras año, que no hacen más que llenar sus bolsillos y los bolsillos de sus esposas y hermanas. "

A principios del siglo XX, el programa de conservación federal surgió con nuevas agencias y leyes diseñadas para administrar los recursos con mayor cuidado y profesionalismo, y con menos desperdicio y fraude. Sin embargo, el secretario del Interior, Albert B. Fall, continuó con la perniciosa tendencia del departamento al autoengrandecimiento. Senador de Nuevo México con experiencia en minería y agricultura, Fall se convirtió en secretario en 1921, parte del predominio republicano dominante de la década. Fue nombrado por el presidente Warren G. Harding, de quien era un amigo leal (una cualidad que algunos presidentes consideran más importante que la competencia o la experiencia). Fall detestaba la conservación, favorecía el desarrollo completo de los recursos, socavaba la soberanía tribal y buscaba consolidar el poder bajo su mando.

Fall arrendó las reservas nacionales de carbón y petróleo en Wyoming's Teapot Dome y dos sitios en California a Mammoth Oil Company y Pan American Petroleum Company en acuerdos que surgieron del secreto y licitaciones no competitivas, un proceso turbio demasiado característico en un escándalo propenso administración. Los "obsequios y préstamos" que recibió de los ejecutivos petroleros ascendieron a más de $ 6.5 millones en dólares de hoy. Fall fue investigado y renunció a su cargo en 1923, fue declarado culpable de un delito grave en 1929 y se convirtió en el primer funcionario del gabinete de los Estados Unidos en ser encarcelado, en 1931.

Para los occidentales y los ambientalistas de finales del siglo XX, James Watt fue el pescador contra el que se medirán todos los demás secretarios del Interior, incluido Zinke. Un verdadero creyente que una vez caracterizó su trabajo en Interior como una "cruzada", Watt representó múltiples vertientes del nuevo tipo de conservadurismo del entonces presidente Ronald Reagan: anti-gobierno, pro-industria y evangélico. La buena fe conservadora de Watt lo alineó con la emergente Sagebrush Rebellion, que apuntó su ira a la regulación ambiental federal. Esa asociación que convirtió a Watt en un destacado pararrayos del desprecio de la administración Reagan por la protección del medio ambiente.

Al igual que Fall, Watt concibió Interior principalmente como un desarrollador de recursos minerales y energéticos, y buscó limitar la naturaleza y la recreación. En 1982, Watt propuso vender tierras federales directamente a los ciudadanos, una idea incompatible con la legislación existente. Sin embargo, el mayor legado de Watt fue galvanizar a los ambientalistas estadounidenses, tanto The Wilderness Society como el Sierra Club duplicaron aproximadamente sus miembros durante la Rebelión de Sagebrush. Finalmente, las meteduras de pata de Watt causaron su caída, en particular su alarde sordo, en 1983, de que un comité asesor del Interior incluía "un negro ... una mujer, dos judíos y un lisiado. Y tenemos talento ". Watt pronto renunció, una carga política para la Revolución Reagan.

Lo que nos lleva al día de hoy. Con los cargos acumulados dirigidos a Zinke e Interior por una serie de acciones éticas cuestionables y bravuconería encarnada, Interior puede volver a estar en la línea de un escándalo grave. Sin duda, se encamina hacia las políticas energéticas del pasado. En la mayoría de los casos, los secretarios desde Watt han sido convencionalmente partidistas, provocando la consternación esperada de sus oponentes, aumentando y menguando con las mareas políticas. Pero el departamento de Zinke puede mostrarnos que el "departamento de todo lo demás" no se parece tanto al "departamento de más de lo mismo".

Adam M. Sowards es historiador, profesor y escritor medioambiental. Vive en Pullman, Washington.


Por qué es importante Deb Haaland

En 1968, el Consejo Nacional de la Juventud Indígena sirvió como uno de los organizadores del contingente de nativos americanos para la Campaña de los Pobres. Esta coalición multirracial marchó sobre Washington y, en un documento redactado por el “Comité de los 100”, presentó su lista de demandas. Con respecto a los Pueblos Indígenas en Estados Unidos, insistieron en “el derecho a tener una vida digna en nuestras propias comunidades”, con “trabajos garantizados, ingresos garantizados, vivienda, escuelas, desarrollo económico, pero lo más importante - los queremos en nuestros propios términos ".

Estos jóvenes manifestantes fueron objeto de una condena particular al Departamento del Interior de los Estados Unidos, fundado por ley del Congreso en 1849. "El Departamento del Interior", decía la lista de demandas, "comenzó a fallar porque se construyó y opera bajo una política racista e inmoral. , sistema paternalista y colonialista ". Dijeron que "no había forma de mejorar el racismo, la inmoralidad y el colonialismo". Argumentaron que “el sistema y la estructura de poder que sirve a los pueblos indígenas es una enfermedad que ha crecido hasta alcanzar proporciones epidémicas. El sistema indio está enfermo, el paternalismo es el virus y el secretario del Interior es el portador ”.

Estos sentimientos reflejan una desconfianza y sospecha de larga data hacia el Departamento del Interior por parte de los pueblos indígenas. De hecho, fue hace poco más de una década cuando el Congreso aprobó una legislación que Cobell caso con los trescientos mil demandantes nativos americanos que habían demostrado que el Departamento del Interior había perdido cientos de millones de dólares adeudados a los beneficiarios del fideicomiso indígena. El secretario del Interior admitió en ese momento que se habían cometido graves errores, y el tribunal de primera instancia encontró "un reinado de mala gestión durante un siglo".

El presidente Biden nominó a Deb Haaland, una representante del Congreso de Nuevo México, para ser la primera nativa americana en convertirse en secretaria del gabinete. y jefe del Departamento del Interior de los Estados Unidos. Interior supervisa más de 480 millones de acres de tierras públicas, o casi una quinta parte de la tierra total en los Estados Unidos, principalmente en el oeste, y 11 agencias federales, incluida la Oficina de Administración de Tierras, el Servicio de Parques Nacionales y el Servicio de Pesca de EE. UU. y Servicio de Vida Silvestre. Interior también incluye la Oficina de Asuntos Indígenas, la Oficina de Educación Indígena y la Oficina de Fondos Fiduciarios, que tienen el mayor impacto en las vidas y tribus indígenas de cualquier agencia de la rama ejecutiva.

Sin duda, Haaland está bien calificado para el trabajo. Es abogada, emprendedora e innovadora con visión de futuro. Es una buena administradora de fondos y está familiarizada con muchas de las responsabilidades de Interior, incluso para Indian Gaming, habiendo sido presidenta de Laguna Development Corporation, la segunda empresa de juegos tribales más grande de Nuevo México. Y tiene conocimientos sobre la gestión de tierras públicas, ya que se desempeñó como copresidenta del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes de EE. UU.

Aunque en muchos sentidos las condiciones en las comunidades de las reservas han mejorado desde que el Comité de los 100 emitió sus demandas en 1968, la saciedad del apetito de Estados Unidos por la energía y la riqueza mineral siempre se ha logrado mediante la explotación de tierras importantes para los pueblos indígenas. Eso no ha cambiado. Esto fue evidente en 2016 en Standing Rock y ahora en Oak Flat. Es una larga historia con la que Haaland tendrá que lidiar.

Al llegar a la agencia después de los nombramientos de Trump que buscaron agresivamente el acceso a la riqueza mineral del país indio, el nombramiento de Haaland marca una ruptura significativa. Uno podía sentir que el terreno se movía durante su dolorosa audiencia de confirmación, mientras los senadores republicanos estrechamente vinculados al lobby de Energía intentaron arrastrarla hacia abajo. Ellos fallaron.

El secretario Haaland manejó sus preguntas estúpidas e insultantes con paciencia y amabilidad. Es vista como una amenaza por aquellos que desean desarrollar los recursos minerales y energéticos del país indio. Su confirmación fue un evento importante para quienes valoran el medio ambiente y aprecian la relación histórica de 172 años entre el Interior y las naciones nativas de Estados Unidos.


El Departamento del Interior reconoce la historia LGBT con un nuevo hito en Chicago

La semana pasada, el Departamento del Interior anunció que la casa de Henry Gerber, activista LGBT, pionero y ciudadano de Chicago, se convertiría en un Monumento Histórico Nacional. La casa de Gerber & rsquos es el sitio donde se formó la primera organización de derechos LGBT, The Society for Human Rights, y finalmente recibió su estatuto en 1924. La consideración de la casa de Gerber & rsquos como un Monumento Histórico Nacional lo convierte en el segundo espacio relacionado con LGBT que se otorgará esa distinción por parte del gobierno federal. La administración Obama ha reconocido la necesidad de mejorar. Sally Jewell, secretaria del Departamento del Interior, anunció el año pasado la intención de la agencia y los rsquos de identificar lugares y eventos que conmemoran sucesos importantes para la comunidad LGBT.

The Stonewall Inn, un bar gay en la ciudad de Nueva York y el vecindario de rsquos Greenwich Village, fue la primera propiedad relacionada con LGBT en ser designada como Monumento Histórico Nacional. Una revuelta de 1969 que ocurrió entre los clientes de Stonewall Inn y el Departamento de Policía de Nueva York es ampliamente considerada como el evento que provocó el movimiento moderno de derechos LGBT. Los estados y localidades también están tomando medidas para proteger e incorporar más propiedades y eventos relacionados con LGBT en tierras públicas. De hecho, la Comisión de Preservación de Monumentos Históricos de la ciudad de Nueva York otorgó recientemente el estatus de monumento histórico a Stonewall, que amplía las protecciones para la preservación de este sitio. Letitia James, defensora pública de la ciudad de Nueva York y rsquos, dijo con respecto a la decisión de la ciudad de hacer del bar un lugar emblemático, & ldquoDebe protegerse contra los desarrolladores rapaces que destruirían la historia de este lugar sagrado y todo lo que representa. & Rdquo

La inclusión de figuras LGBT prominentes entre otros estadounidenses reconocidos en tierras públicas por sus contribuciones a la mejora del tejido social de la nación otorga dignidad y un reconocimiento público de una manera que no siempre ha sido reconocida a lo largo de la historia estadounidense. Aunque el reconocimiento de las personas LGBT en tierras públicas es simbólico, las numerosas contribuciones que la comunidad LGBT ha hecho al progreso del país merecen ser recordadas, reflexionadas y reconocidas por igual junto con otros estadounidenses.

Las tierras públicas han desempeñado durante mucho tiempo un papel importante en la búsqueda del país por la igualdad y la justicia para todos. Una de las reuniones más famosas en tierras públicas en la historia estadounidense, la Marcha de 1963 en Washington, fue organizada por Bayard Rustin, un hombre gay negro cuyas contribuciones y legado merecen ser honrados junto con los de otros íconos de la era de los derechos civiles como como Dr. Martin Luther King, Jr ..

El ejemplo de Rustin & rsquos también destaca y reconoce que las personas LGBT rara vez son miembros de la comunidad LGBT, son simultáneamente miembros de numerosos grupos étnicos, religiosos, de clase, de capacidad y raciales. Actualmente, menos de una cuarta parte de los más de 450 parques y monumentos nacionales tienen un enfoque principal en las mujeres, las comunidades de color u otros grupos tradicionalmente subrepresentados. Honrar a la comunidad LGBT a través de una mayor representación en tierras públicas honra y celebra las contribuciones de quienes viven en la intersección de identidades múltiples y refuerza el compromiso del Departamento del Interior con su misión de & ldquoproteger el patrimonio cultural de la nación & rsquos & rdquo.

Un informe publicado recientemente por el Center for American Progress muestra que los presidentes tienen un historial mucho mejor que el Congreso con respecto a la designación de monumentos y parques nacionales inclusivos. De hecho, el informe indica que el 33 por ciento de las designaciones inclusivas fueron hechas por presidentes en comparación con solo el 22 por ciento de las hechas por el Congreso. Esto se debe a una disposición de la Ley de Antigüedades que otorga al presidente la capacidad de designar parques nacionales y monumentos independientemente de la aprobación del Congreso. Mientras continúa el estancamiento en Capitol Hill, quedan pasos tangibles que la Casa Blanca puede tomar para honrar a los estadounidenses que quedan atrás con demasiada frecuencia.

Las tierras públicas no son inmunes a las conversaciones nacionales sobre inclusión y diversidad y, como tal, las contribuciones de los estadounidenses LGBT merecen ser igualmente destacadas en todo el país.


Nuestra historia

En 1925, la Escuela de Arquitectura recién establecida en la Universidad de Florida se estableció dentro de la Facultad de Ingeniería, ofreció un programa de cuatro años que conducía a una licenciatura en ciencias en arquitectura. Cuatro años más tarde, el programa se convirtió en una unidad independiente conocida como Escuela de Arquitectura y Artes Afines en 1929. Después de un período de desarrollo y maduración, la Escuela de Arquitectura y Artes Afines fue acreditada por primera vez por NAAB en 1948, lo que ayudó a elevar la escuela. a la condición de universidad en 1948. En particular, un programa de cuatro años en Diseño de Interiores también se formó en la Facultad de Arquitectura y Artes Afines en 1948 con un plan de estudios que culminó en una Licenciatura en Diseño de Interiores. En 1952, el programa de diseño de interiores cambió los hogares académicos al Departamento de Arquitectura, donde se aprobó un plan de estudios interdisciplinario de cuatro años en Diseño de Interiores que condujo a una Licenciatura en Diseño con especialización en Diseño de Interiores. El Departamento de Diseño de Interiores recibió su primera acreditación de la Fundación de Educación e Investigación en Diseño de Interiores en 1974 y ha mantenido la acreditación continua durante los últimos 43 años.

En 1975, la Facultad de Arquitectura y Bellas Artes se dividió en dos entidades separadas: Facultad de Arquitectura y Facultad de Bellas Artes. El Departamento de Arquitectura obtuvo el estatus de colegio en 1975 y siete años más tarde el programa de diseño de interiores ganó el estatus de departamento en 1982 con el apoyo de la facultad de la universidad, el senado de la universidad y el presidente de la universidad. El Departamento de Diseño de Interiores se convirtió en una de las cinco unidades académicas de la Facultad de Arquitectura, que incluyen arquitectura, construcción de edificios, arquitectura paisajística y planificación urbana y regional. En 1985, la Universidad de Florida fue admitida en la Asociación de Universidades Estadounidenses (AAU), lo que confirma la estatura de la universidad como una universidad de investigación de primer nivel.

El Departamento de Diseño de Interiores aumentó su oferta de títulos en 1999 para incluir una Maestría en Diseño de Interiores (MID). Esta acción alineó las actividades académicas y de instrucción del departamento con las de la universidad y la facultad. Este hito amplió la misión de investigación y enseñanza del departamento. En 2000, la Facultad de Arquitectura pasó a llamarse Facultad de Diseño, Construcción y Planificación. DCP constaba de dos escuelas: Escuela de Arquitectura y M.E. Rinker, Escuela Superior de Construcción de Edificios, y tres departamentos: Departamento de Diseño de Interiores, Departamento de Arquitectura del Paisaje y Departamento de Planificación Urbana y Regional.

Al mismo tiempo, el programa de doctorado DCP se expandió en 2000 para incluir todas las unidades académicas de la universidad. Otro desarrollo para el departamento de diseño de interiores involucró una nueva oferta combinada de títulos en 2003 que permite a los estudiantes universitarios avanzados tomar hasta 12 créditos de cursos de posgrado que se pueden aplicar a su título universitario y al MID. Los estudiantes de grado 4 + 1 o combinados pueden completar el MID en un año completo después de la graduación de pregrado. Se establecieron programas 4 + 1 similares en toda la universidad. En los últimos diez años, el programa MID se expandió y luego mantuvo una matrícula constante de aproximadamente 20 estudiantes. Durante la última década, el programa de doctorado universitario se ha duplicado en la inscripción, superando los 100 estudiantes. Durante los últimos 13 años bajo la dirección actual del departamento, la matrícula de doctorado dentro del departamento de diseño de interiores creció de uno a once estudiantes. Asimismo, la facultad del departamento aprobó la supervisión de Ph.D. estudiantes (es decir, profesores de investigación de doctorado) aumentaron a cinco (Bosch, Cunningham, Park, Portillo y Valipoor).

En resumen, el departamento ha evolucionado de tener un enfoque exclusivo en brindar una educación de pregrado sobresaliente a un programa que no solo ofrece un programa de pregrado excelente, sino que también invierte en educación de posgrado. El programa de pregrado se beneficia de esta estructura. Los estudiantes de doctorado y MID a menudo se relacionan estrechamente con estudiantes universitarios en roles que apoyan la enseñanza y el aprendizaje. Por ejemplo, muchos MID tienen más experiencia de vida, provienen de diferentes partes del mundo y tienen títulos universitarios en campos como arquitectura, diseño gráfico, educación o ciencias de la salud. Integrating MID students onto studio teams with undergraduates creates a broader and deeper worldview from which to design.


OUR NATIONAL HISTORY. DEPARTMENT OF THE INTERIOR. Report of Secretary Harian.

In opening his report, Secretary HARLAN [. ] the following statement of the public lands [. ] of during the fiscal year ending June 30, [. ].

[. ]ted with military warrants . [. ]

[. ]ted with agricultural scrip. [. ],130 27

[. ] selected under agricultural College gra[. ] [. ]8, 3[. ]8 [. ]

[. ] approved to the States as swamp lands..571,429 24

[. ] approved to the States for railroads. 607,415 39

[. ] takenunder the Hourestaed Law . 1,160 532 32

During the quarter ending Sept. 30, 1865, the aggregate quantity taken for the same purposes was. 88,591 13

Making, during five quarters, the total number of acres. 5,394,329 59

The cash sales for the year ending June 30, 1865, amounted to $748, $27 25, and excess of $70,420 04 over the sum received from the same source the previous year.

During the fiscal year ending June 30, 1865, 4,161,000 acres of public lands were surveyed. The aggregate quantity of surveyed public lands undisposed of Sept. 30, 1865 was 132, 285,035 acres.

Owing to the failure of the appropriation for that purpose at the last session of Congress, no contracts have been made for surveys during the current fiscal year except where there were unexpended balances from previous years, or where the expense of survey was defrayed by private parties.

The Secretary then refers to the manner of acquiring by preemption surveyed public lands, and suggest some general provisions in regard to unsurveyed lands. He says:

has been in operation since the 1st day of January, 1863. Large bodies of lands have been entered under its provisions. Five years' continued residence is necessary to the perfection of the title of a homestead settler, unless he prefers to purchase the lands at the minimum price, and obtain a patent. It is estimated that from forty to fifty percent, of persons who have so claimed the privilege of the Homestead Law will prefer to make payment, and thus secure title before the expiration of the period when it would otherwise vest. The nominal sum paid by the homestead settler, and the fee which he pays to the local officers are sufficient to cover the expense incident to the survey and the disposal of the land.

In the enactment of this law Congress was doubtless influenced by the conviction that the settlement and cultivation of the conviction that the settlement and importance to the nation than increased revenue that might be derived from their sale and future experience will, it is not doubted, attest the wisdom as well as the beneficence of this legislation.

The Secretary approved of the suggestions that a time should be prescribed in which appeals may be taken from the decision of local officers to the General Land Office, and from the latter to the department urges that early provision should be made for the adjustment of Spanish and Mexican titles arising under existing treaties with the Republic of Mexico again calls attention to the necessity for the organization of a bureau of mining, and says that, as the existing financial condition of the country requires that the product of every industrial pursuit should contribute to the payment of the public debt, "Congress must decide whether the public interest would be better promoted by a sale in fee of those mineral lands, or by raising a revenue from their annual product. The impolicy of suffering them to remain in their present condition, without any species of legislation regulating or defining the rights of the parties in interest, must be apparent to all."

Secretary HARLAN states that the entire number of Indians within the jurisdictions of the United States will not probably exceed 350,000. He refers to their affiliation with the rebels during the war, and says that the Commissioner sent out to them made such preliminary arrangements [. ] is believed will result in the abolition of slavery among them, the session within the Indian Territory of lands for the settlement of the civilized indians now residing on re[. ] elsewhere, and the ultimate establishment of civil government, subject to the supervision of the United States.

The per[. ]s conduct of the [. ]ns in [. ]g unprovoked war upon us, has been visited with the [. ]everest retribution. Los [. ]y [. ] the [. ]an territory has been laid wa[. ], vast amounts of property destroyed, and the inhabitants reduced from a prosperous condition to such exercise destination that thousands of them must invisibly perish [. ] be present Winner, unless [. ] [. ] be made by [. ] government for their relief.

Hostile rebellions, [. ] as have existed [. ] generations, continue between [. ] of the most [. ]erce and where inhabitants. A considerable [. ]y force is necessary for the protection of the latter and the maintenance of public order.

The Indians of the pl[. ]s, who subsist [. ] buffalo, follow them on the [. ] toward the north in the [. ]ty part of the Summer, and return in Autumn [. ]ng over the western part of the [. ]e of Kansas and the Territories of Nebraska, [. ], Montana and Colorada. Influenced by the unfriendly Indians of the Southwest, and probably indeed by rebel emissaries, they maintained active and [. ] orous hostilities. Our defenceless frontier settlements were harassed the communication between the Mississippi Valley and our possessions on the Pa[. ] seriously interrupted emigrant and government [. ] assailed property of great value destroyed, and men, women and children barbarously murdered. It [. ]me the imperative duty of the government to send military expeditions against these savages, which checked the commission of further outrages, and induced them to sue for peace. On the recommendation of the Generals in command of our forces, a commission, composed of officers of the army and civilizations, was sent to the Upper Arkansas and the Upper Missouri. Satisfactory treaties have been negotiated with a large number of these tribes. Some of them could not be reached on account of the lateness of the [. ] on, but it is believed that similar arrangements can be made with them during the early part of the approaching Spring.

It is difficult to maintain peaceful relations with the Indians in [. ]. The terrible ma[. ]re of the w[. ] [. ]ants in the year 1862 as fresh [. ], [. ] of the country. The intense [. ]asper[. ]n which [. ]lowed led in that State to a policy, which has also prevailed to some extent in several of our [. ] had Territories, inducing a personal predatory welfare between the [. ]ron[. ]r [. ], [. ]s and [. ]s [. ] [. ] d hands of Indians belonging, in many instances, to tribes at peace with the government. This awaked a spirit of retaliation, in[. ]ing at[. ]ous note of violence, which, of repeated, result in i[. ]able disaster to both races.

The policy of the total d[. ]ion of the Indians has been openly [. ]ed by gentlemen of high positive, intelligence and personal character but no [. ]ed nation can adopt or sanction it without a [. ]re of [. ] self-respect and the respect of the civilized [. ] of the north.

Financials considerations forbid the inauguration of such a policy. The attempted destruction of 300,000 at these people, ac[. ]ed to a nomadic life, subsisting [. ] on the spontaneous productions of the earth, and familiar with the [. ]asin[. ]sses of the mountains and the swamps of the plains, would involve an appalling sacrifice of the lives of our soldiers and frontier settlers, and the expenditures of unfold treasure. It is estimated that the maintenance of each regiment of troops [. ] againts the Indians of the plains costs the government $[. ],000,000 per annum. All the military operations of last Summer have not occasioned the i[. ]ted [. ]tion of more than a few hundred indian [. ]. Such a policy is manifestly as impracticable as it is in violation of every dictate of humanity [. ] n duty.

It is therefore recommended that stringent legislation be adopted for the punishment of violations of the rights of persons and property of members of Indian tribes who are at peace with the government.

Sufficient appropriations should be made to supply the pressing wants of those wards of the government, resulting from the approaching settlements springing up in every organized territory. The occupation of there hunting-grounds and fish uses by agriculturists and even of their mountain fastnesses by miners, has necessarily deprived the Indians of their accustomed means of support and reduced them to expensewant. If the deficiency so occasioned should not be supplied , it is not to be expected that a savage people can be restrained from seeking by violence, redress of what they conceive to be a grievous wrong.

That their growing wants thus caused may not become a perpetual burden, every reasonable effort should be made to induce the Indians to adopt agricultural and restored prisoners prisoners. It is recommended that Congress provide a civilization and educational funds, to be disbursed in such mode as to secure the cooperation and assistance of Benevolent organizations, affording an opportunity for private citizens to dispense their charities to these impoverished children of the forest through the usual channels. It is believed that all the Christian churches would gladly occupy this missionary [. ], supplying a large per cent. of the means necessary for their instruction, and thus bring into contact with the Indian tribes a class of men and women whose lives conform to a higher standard of morals than that which is recognized as obligatory by too many of the present employed of the government.

On taking charge of this department on the 15th day of May last, the relations of officers respectively engaged in the [. ]y and civil departments in the indian country were [. ] an [. ]ry condition. A supposed [. ]and a wa[. ] of o[. ] in each [. ] led to mutual [. ]nation[. ], [. ] of military [. ] against [. ]pa [. ] of the p[. ]hey of this [. ] with the War [. ] it was informally agreed with the [. ] and officers and [. ] the [. ] as the military of [. ] should hold he in[. ] [. ] a [. ]tary authorities, with [. ]s [. ] were [. ] and that the [. ] [. ] in inforce [. ] with [. ] officers to there [. ]al with [. ]to afford [. ]ry [. ]na as this [. ]mal [. ] has been [. ] [. ]ed a sale of the [. ], and [. ] [. ] of the [. ].

It is [. ] that the [. ] [. ]int, ad[. ], [. ] and [. ] [. ] as[. ] [. ] [. ] [. ] [. ] [. ] [. ] The extent of the jurisdiction and the mode of the exercise should be clearly defined by congressional enactment.

The Secretary of the Treasury holds certain stocks in trust for the Chickasaw National Fund, which amount, as appears by his report of the [. ]th of December last, to the sum of one million three hundred and sixteen thousand two hundred and eighty-one dollars and thirty-one cents.($1,[. ]16,281 [. ],) Public securities and certificates of stock of the par value of three million, fifty-three thousand five hundred and ninety-two, dollars and fifteen cents, ($3,053,592 15,) constituting the trust fund of the other Indian tribes, are deposited with the Secretary of the Interior. I am not aware of any good reason for a divided custody of States in trust for the Indians.

Copious detests in regard to each branch of the Indian service are furnished in the voluminous and well considered report of the Commissioner of Indian Affairs. I respectfully refer to it for further information, and commend the various suggestions it contains to the favorable consideration of Congress.

During the year ending Sept, 30, 1865, there were received at the Patent Office cleven thousand eight hundred and sixty applications for patents and seventy applications for an extension of patents. Six thousand two hundred and ninety-two patent, including reissues and designs, wee issued, and sixty-one extensions granted. One thousand five hundred and thirty caveats were filed. Seven hundred and forty-one applications allowed, but no patents issued thereon by reason of the non-payment of the final fee.

On the 1st day of October, 1864, there was a balance to the credit of the fund of fifty-six thousand one hundred and seventeen dollars and thirty-nine cents, ($56,117 39.) The fees received for the succeeding twelve months amounted to three hundred and sixteen thousand nine hundred and eighty-seven dollars and twenty-seven cents, ($16,987 27.) The expenditures three during the same period were two hundred and sixty-two thousand four hundred and forty-five dollars and forty-seven cents, ($262,445 47.) Leaving a balance on the 1st day of October, 1865, of one hundred and ten thousand six hundred and fifty-nine dollars and nineteen cents, (110,659 19.)

The law provides that in interference cases, or where letters patent have been refused, an appeal lies from the decision of the primary examiner to the examiners in chief, and from their decision to the Commissioner of Patents. According to a judicial construction of existing laws, an appeal may be taken from the decision of the Commissioner to the Chief-Justice, or one of the Associate Judges of the Supreme Court of this district. The procedure is unnecessary circuitous and protracted, and should be abridged by an amendment of the law so as to allow an appeal from the decision of the primary examiner of the examiners in chief directly to the Supreme Court of the District of Columbia, if the party against whom it is rendered so elects.

The Commissioner of Patents, is clothed with unrestrained discretionary power in all cases of application for the extension of parents. His decision, whether favorable or unfavorable, is final, and frequently involves private and public interests of enermous value. It is submitted for the consideration of Congress whether it is wise to lodge so large a power with a subordinate officer, without subjecting its exercise to the supervisory control of the head of the department.

Secretary HARLAN states that when he entered on the discharge of his duties two volumes of the eighth census ("Population" and "Agriculture") had been published, and materials had been compiled for a portion of the third. The fund appropriated had been exhausted but the diminished [. ] of the General Land Office, resulting from the condition of affairs in the Southern [. ], made a [. ] fund disperable, and the third volume ("M[. ]") has been completed, while the fourth and last, embracing "mortuary," "educational" and "misceillaneous," will be contributed at an early day. The Secretary suggests the propriety of an appropriation sufficient to [. ] the preparation of an annual report on population, and the [. ] and [. ] material interests of the United States.

THE UNION PACIFIC RAILROAD.

The progress of this work [. ]ed, and the Secretary [. ] that by the time end of next month the first sixty miles of the [. ]ack from [. ] [. ]y, and that by the 1st of July next, the first hundred miles will be in operation. On all the section [. ] equally satisfactory progress has been made. The propriety of the appointment of government di[. ]rs in each of the Pacific Railroads, [. ], and Secretary HARLAN states that he has [. ] the directors, on the part of the government, and the several Boards of Correspondents to [. ] in West [. ], Jan. 10, to [. ] [. ]ary of [. ]x[. ] to which the compa[. ] shall conform. Los [. ]:

Los [. ] He [. ] of [. ] various [. ] of Correspondent [. ] [. ] in the [. ] and [. ] with [. ] date of [. ] [. ] of on [. ] [. ] of the [. ] any [. ] by the company in the premises.

Los [. ] of the report is occupied with District affairs. The condition of the improvement to the Capitol, of the streets of the city, of the Metropolitan police, of the jail, House of Refuge and Penitentiary, of the Government Hospital for the insane, and of the Columbia Deaf and Dumb Institute, are fully stated. In conclusion, the Secretary has this to say about.

This department, on repeated occasions, has referred to the limited and precarious accomodations for holding the courts of the Southern District of New-York. The government had a term of years in the property which those courts continue to occupy, but is liable to be soon dispossessed under the present temporary arrangement, and no other could be made after the expiration of the lease. It appears from the report made by this department to the Senate of the United States on the 6th of December last, that on the 1st day of January of that year more cases were pending, and more had been instituted within the preceeding twelve months, in that than in any other judicial district. The duty of the government to [. ] shall proper facilities for the prompt transaction of the business of the courts, and the preservations of their archives and records, will not be questioned. The courts at Baltimore, Philadelphia, Boston, Cincinnati, Louisville, New-Orleans and various other points, are now held in buildings belonging to the government, and no just reason exists why this policy should not be extended, and its benefits secured to the judges, officers, and the litigating parties at the leading commercial city of the [. ]. There was a elapse in the lease reserving to the United States the right of purchasing the property, at a stipulated sum, within a specified period, which has since elapsed, and I am not advised whether the proprietors are now willing to dispose of it on the same terms. I recommend that this department be authorized to make, by purchase, permanent arrangement for the Federal courts in the City of New-York, and that an appropriations be placed under its control for the purpose.

The Eastern Judicial District of New-York was created at the last session of Congress. The department has encountered serious difficulty in its attempts to secure suitable apartments in the City of Brooklyn for the accommodation of the courts. I strongly urge upon Congress the consideration of the propriety of providing for the erection of a suitable building portions of which may be appropriated to the District and Circuit Courts and their respective officers, and the remainder to the city Post-office and other needful public [. ]s.


Ver el vídeo: 29-08-2011 Comida en el departamento interior (Diciembre 2021).