Noticias

Marte de Todi

Marte de Todi


Marte de Todi - Historia

Todi se convirtió en diócesis en el siglo IV. Sin embargo, la presencia de otra diócesis temprana en Vicus Martis Tudertium (más tarde Civitas Martana) y de una catacumba cristiana en la cercana Villa San Faustino que estaba en uso desde el siglo II sugiere que la nueva religión estaba bien establecida en la región en ese momento. .

San Terentiano, según su leyenda (BHL 8000-3), un obispo de Todi que fue martirizado bajo el emperador Adriano (117-38) podría haber sido uno de los primeros obispos de Todi (aunque, de ser así, esto no habría sido tan una fecha temprana). La evidencia histórica de dos obispos mártires de Todi en el Martirologio Romano, SS Cassian y Callistus, es tentativa.

El obispo Cresconius, el primer obispo de Todi documentado de manera segura:

✴ El Papa Gelasio I le escribió a él y al obispo Juan de Spoleto en 496, indicándoles que investigaran la demanda legal contra el recientemente fallecido obispo Urbano de Foligno.

✴ El Papa Anastasio II lo envió como embajador a Bizancio en 497, junto con el obispo Germán de Capua.

✴ También asistió a los sínodos papales en Roma en 487, 496, 501 y 502.

No hay razón para dudar de la existencia histórica de San Fortunatus, que aparece en los Diálogos de San Gregorio como obispo de Todi en la época de Totila (ver más abajo).

Alaric bien pudo haber destruido Vicus Martis Tudertium y Carsulae cercano mientras marchaba sobre Roma en 410.

En 537, Witges dejó a unos 400 hombres como retaguardia en Todi mientras marchaba sobre Roma [Procopio].

El territorio de Massa Martana se convirtió luego en un campo de batalla durante las batallas entre Totila y los bizantinos en 548, y la población encontró refugio en asentamientos fortificados en las colinas cercanas.

Totila sitió a Todi, pero la ciudad parece haberse resistido.

En 556, las tropas de Totila marcharon a través de Todi en su camino hacia la batalla final con Narses, y tomaron a dos niños como rehenes hasta que St Fortunatus aseguró su liberación.

Todi era originalmente parte del Ducado de Spoleto, pero las fuerzas imperiales de la Perugia recién guarnecida pudieron incorporar la ciudad a su corredor terrestre entre Roma y Rávena a principios de la década de 590.

El duque Ariulf de Spoleto se apoderó de la ciudad en 592.

En 592, poco después de que sucediera a su padre como duque de Spoleto, el lombardo Ariulf se apoderó de Perugia, mientras que el duque Arichis de Benevento amenazó a Nápoles. Ante esta amenaza de duelo contra la propia Roma, el papa Gregorio I acordó apresuradamente una tregua con el Ariulf, sin el permiso del emperador Mauricio (que lo acusó de haber caído en el engaño). El exarca Romano (el representante de Bizancio) se negó a reconocer esta tregua y retiró las fuerzas de Narni y Roma para retomar Perugia. Gregorio I describió amargamente la acción de Romano como "abandonar Roma para que Perugia pudiera ser retenida". De hecho, Romano logró tomar varias ciudades de los lombardos (incluidas, según Paul the Deacon, Todi y Amelia, así como Perugia).

En 757, el rey lombardo Desiderius y el papa Pablo I enviaron a sus emisarios para definir el límite territorial de Todi con el ducado de Spoleto. Parece que el territorio alrededor de la actual Massa Martana pertenecía al Ducado y tenía una importante función militar y estratégica. El nombre & quotMassa & quot, que se refiere a un grupo de viviendas fortificadas, se menciona a menudo en documentos lombardos. El castillo de Massa probablemente data de finales del siglo VII, en la época de la dominación lombarda.

[La diócesis de Civitas Martana fue absorbida por la diócesis de Todi en el siglo VIII].

Todi fue incluido en la donación de Pepin al papado.

El Papa Adriano envió al obispo Theophylactus de Todi a Inglaterra en 787 y al Concilio de Frankfurt en 794.

Todi probablemente permaneció bajo el control papal nominal durante todo el período franco, aunque el territorio alrededor de la moderna Massa Martana permaneció dentro del ducado franco de Spoleto.

El obispo Agatone II asistió al sínodo en Roma convocado por León IV en 853.

Todi probablemente sufrió a manos de los asaltantes sarracenos en 876 y nuevamente en 882, cuando devastaron el territorio circundante.

Varias familias poderosas surgieron en el contado de Todi en el siglo X: entre ellas estaban los Arnolfi, los Baschi, los Montemarte, los Alviani, los Atti y los Marsciani.

Cuando el emperador Otón III y el papa Silvestre II fueron expulsados ​​de Roma en 1001, viajaron a Todi, donde celebraron un sínodo para resolver una serie de cuestiones relacionadas con la iglesia en Alemania. El obispo Atto fue influyente en esta reunión y parece haber presagiado el comienzo de una era importante para Todi.

Cuando el emperador Federico I pasó por Umbría en 1155 después de su coronación, solo Todi y Foligno disfrutaron de su favor.

La primera mención de la Comuna de Todi está en un registro de privilegios que otorgó a la ciudad en 1171.

El obispo Rustico Brancaleone (1179-1218) sirvió como legado papal en varias ocasiones.

En su procesión triunfal por Umbría en 1198, el Papa Inocencio III regresó a Roma a través de Todi (donde emitió un privilegio que tomó a Perugia bajo su protección) y Amelia.

La primera mención de un Podestà de Todi es en 1201, y del Palatio Comunis es en 1206, aunque la oficina puede no haber sido permanente en ese momento.

Inocencio III intervino en Todi en 1207 para sofocar la contienda entre los nobles y los popolani, aunque inicialmente no intervino cuando estalló la guerra en ese año entre Todi y Orvieto. Tampoco intervino en 1208 cuando Amelia se sometió a Todi.

Todi (junto con Terni y Amelia) defendió a Otricoli y Stroncone contra Narni en 1216 a petición de Inocencio III. Las cosas se intensificaron cuando Narni recurrió a Spoleto en busca de apoyo, momento en el que Terni recurrió a Foligno. Esto condujo a una guerra total en la región, en la que los dos castillos fueron destruidos y Amelia atacada. Inocencio III logró poner fin a la guerra en 1216 y obligar a Narni a reconstruir Stroncone, pero la tensión entre las partes en conflicto se mantuvo alta.

Todi y Foligno se aliaron con Terni más tarde en 1216 en otra disputa con Narni (aliado con Spoleto y Coccorone), esta vez por el control de un puente a través del Nera.

En 1217, Terni se sometió a Todi, y el Papa Honorio III separó la diócesis de Terni de la de Spoleto, dándole su propio obispo. Sin embargo, persistió el alboroto en la zona.

Emperador Federico II (1215-50)

Mons. Bonifacio (1219-35) pertenecía a la familia de los condes de Coldimezzo.

Los dominicos llegaron a Todi en 1236, durante el período en que el dominico Giacomo Ghezzi era obispo. Fra Giunto y un pequeño número de frailes se establecieron cerca de San Fortunato, pero cuando los valombrosianos se opusieron, el obispo Ghezzi persuadió al Papa para que transfiriera la cercana Abbazia di San Leucio de los canónigos premonstratenses a los frailes.

Todi recibió una severa amonestación papal en 1237 cuando el obispo Giacomo Ghezzi ordenó la demolición de Avigliano Umbro. Todi también intentó sin éxito separar a Lugnano de Orvieto en este momento. Estos reveses parecen haber causado (o haber sido causados ​​por) un conflicto entre facciones dentro de la ciudad, y Todi sofocó una revuelta de sus propios gibelinos exiliados y los de Amelia en 1238.

En 1239, Perugia formó una alianza defensiva contra el emperador Federico II con Spoleto, Todi, Gubbio y Foligno.

Todi, como Gubbio, Spoleto y Terni, desertó a Federico II en 1241 a cambio de la concesión de privilegios imperiales. Los muros alrededor de Borgo Nuovo se construyeron poco después.

Fin de los emperadores Hohenstaufen (1250-68)

El Papa Inocencio IV parece haber perdonado a Todi en 1251, aunque la ciudad pronto se vio sacudida por un conflicto interno.

La victoria de Manfred en Foggia en 1254 dio un nuevo corazón a los gibelinos en Todi, donde los Chiaravallesi expulsaron a los Atti de la ciudad. Sin embargo, el Conde Pandolfo II de Anguillara reunió un ejército de Spoleto y Perugia que tomó Todi y restauró el Atti. Debe haber sido en este punto cuando Pandolfo adquirió las reliquias de san Terentian, que entregó a la ciudad de Capranica (cerca de Viterbo) cuando las adquirió en 1260. San Terentian sigue siendo patrón de Capranica.

La oficina del Capitano del Popolo se instituyó en 1255 y el Consiglio delle Arte se formó en 1258.

Pietro Caetani fue obispo de Todi en el período 1252-76. En 1260, su sobrino Benedetto (el futuro Papa Bonifacio VIII) se convirtió en canónigo del Duomo y Prior de Sant ’Illuminata en las afueras de Todi (cerca de Massa Martana).

Pandolfo Savelli, que actuó como Podestà en 1267, 1273 y 1286, logró sofocar la contienda civil en la ciudad.

Todi tenía dos obispos franciscanos de la familia Bentivenga de Acquasparta: Bentivenga Bentivenga (1276-8) y Angelario Bentivenga (1278-82). El primero fue nombrado cardenal en 1278, poco antes de su muerte. Fue enterrado en San Fortunato.

Mateo de Acquasparta, uno de sus parientes, se convirtió en franciscano en San Fortunato en 1254. Se convirtió en Ministro General de los Franciscanos en 1287-9 y fue nombrado cardenal en 1288. Más tarde fue un destacado partidario del Papa Bonifacio VIII (ver debajo).

San Felipe Benizi, general de los sirvitas, murió en Todi en 1285.

En 1293, Todi apeló a Perugia para resolver su conflicto interno. También pidió ayuda contra Amelia, que había logrado liberarse del sometimiento a Todi.

El Papa Bonifacio VIII nombró a Teobaldo Pontano da Todi como obispo de Asís, cargo que ocupó en el período 1296-1329. El obispo Pontano, que era franciscano, por orden de Bonifacio VIII, obligó a trasladar a San Fortunato, Todi de los vallombrosianos a los franciscanos en 1296.

Las reliquias de SS Fortunatus, Cassian y Callistus fueron descubiertas en San Fortunato en 1296, cuando los franciscanos demolieron parte de la antigua iglesia para construir el nuevo ábside. El Papa Bonifacio VIII consintió su traslado a la sacristía en 1297. En 1301, el obispo Nicolò Armati trasladó las reliquias de dos santas a San Fortunato:

✴ St Romana, de Monte Soratte: y

✴ St Digna, de San Faustino.

Más tarde, en 1301, Bonifacio VIII concedió indulgencias a los asistentes a la posterior traducción de estas reliquias al nuevo altar mayor.

En 1301, Bonifacio VIII medió entre Orvieto y Todi, lo que llevó a una alianza entre ellos que puso fin a su hostilidad de larga data.

[Privilegios otorgados por Bonifacio VIII]

Todi, que tradicionalmente había sido un fuerte aliado de Perugia, parece haber sido tomado por una facción gibelina en ca. 1300. La tensión se hizo evidente en 1303, cuando un ejército de Todi asedió Massa Martana, una ciudad en el límite de las esferas de influencia entre Todi y Perugia. Los perugianos rompieron debidamente el sitio y se vieron obligados a hacerlo de nuevo en varias ocasiones en 1304-5. El gibelino Corrado di Anastasio degli Anastasi, a quien los perugianos habían expulsado de Foligno, estableció una base en Todi. Sorprendentemente, contó con el apoyo del rector del ducado de Spoleto, Pietro Oliva.

Los perugianos también informaron a los legados Guillaume Durand (Guglielmo Duranti) y Pilfort de Rabastens, abad de Lombez, de su intención de declarar la guerra a Todi, ante la desaprobación papal. Con la ayuda de aliados de Spoleto y Foligno, Perugia tomó la fortaleza de Collepepe después de un asedio en 1306, pero posteriormente se vio obligada a defender Marsciano de un ataque de Todi. Las facciones de Todi se reconciliaron a finales de 1306, y Todi y Perugia acordaron una paz algo tenue.

Enrique VII en Italia (1308-13)

En 1308, Todi se unió a la rebelión gibelina durante el descenso a Italia de Enrique de Luxemburgo (el emperador Enrique VII).

Los gibelinos de Todi ayudaron a Corrado di Anastasio a atacar Foligno en 1308, y también ayudaron a los gibelinos de Spoleto a expulsar a los güelfos en 1310. Los perugianos, la única ciudad importante de Umbría que se mantuvo leal al papado, devastaron el contado de Todi en 1310- 1.

Una placa en el puente sobre el Tíber en Montemolino, en el contado de Todi relata la terrible batalla que ocurrió allí en septiembre de 1310, cuando el gentil Orsini, el capitán del ejército perugiano, aplastó una fuerza gibelina de Todi y Spoleto dirigida por Bindo. dei Baschi. Pietro Oliva, el rector del ducado de Spoleto (quien, como se señaló anteriormente, apoyó a los gibelinos) fue asesinado en este compromiso. Los perugianos devastaron el contado de Spoleto. Derrotaron a los espoletanos en 1312, matando a Abrunamonte da Chiavano. El teatro de la guerra luego regresó al contado de Todi, aunque ninguno de los lados obtuvo más ventajas obvias.

Enrique de Luxemburgo llegó a las afueras de Roma en abril de 1312.

✴ Juan de Gravina, hermano del rey Roberto de Nápoles, y los güelfos romanos mantuvieron la ciudad en su contra, ayudados por tropas de la Liga Guelf (incluida la caballería de 150 de Perugia).

✴ Todi, Amelia, Narni y Spoleto enviaron levas para reforzar el ejército imperial.

Enrique de Luxemburgo se abrió camino en la ciudad, pero no pudo llegar a San Pedro porque los Güelfos tenían el Castello di Sant ’Angelo. Sus tropas sufrieron una desastrosa derrota en las calles de la ciudad, y muchas, incluidas las levas de Umbría, desertaron posteriormente. Sin embargo, los güelfos no pudieron aprovechar su ventaja y la turba gibelina obligó a los cardenales reacios a llevar a cabo la coronación en las ruinas de San Giovanni Laterano.

Enrique VII marchó luego de Roma a Todi (agosto de 1312). Levantó tropas de Todi y Spoleto con las que devastar el contado de Perugia. Después de seis días, marchó a Toscana para sitiar Florencia, dejando a las tropas de Spoleto y Todi para continuar el trabajo.

En 1313, Bindo da Baschi de Todi dirigió refuerzos para ayudar a Ghibelline Filippeschi en la guerra civil en Orvieto. Perugia marchó en ayuda de Guelf Monaldeschi, y Bindo da Baschi murió en la lucha posterior de la que los Guelfs salieron victoriosos.

Enrique VII murió pocos días después en una ciudad a unas 40 millas al norte. Esto tuvo un efecto dramático en la moral de los gibelinos de Spoleto y Todi. Las facciones opuestas de Spoleto se reconciliaron en una ceremonia al pie del campanario de San Lorenzo en Perugia en abril de 1314, mientras que las facciones de Todi se reconciliaron en agosto bajo los auspicios de Perugia.

Revuelta gibelina en Umbría

El obispo Pontano, que huyó de Asís cuando el gibelino Muzio di Francesco se apoderó de ella en 1319, se refugió en San Fortunato, Todi. Probablemente encargó allí la Cappella di San Francisco.

[Todi, Narni y Rieti se rebelaron contra el Rector del Patrimonio, Mons. Guido Farnese en 1322.]

Todi dio refugio a Muzio di Francesco cuando fue expulsado de Asís en agosto de 1321. El obispo Pontano inició un proceso inquisitorial contra él en mayo de 1322, y se enfrentó a la inquisición en San Fortunato Todi en junio de 1322. Todi ignoró una orden posterior del Papa Juan XXII que debía entregar Muzio di Francesco al rector del Ducado de Spoleto. Los inquisidores tomaron unas 90 declaraciones y compilaron su informe en agosto de 1322. Muzio di Francesco devolvió 1.000 florines de oro a Napoleone Orsini en 1323 (dinero que había extorsionado en 1320 - ver arriba). Dejó a Todi por Arezzo en ca. 1326.

[Todi expulsó al obispo Rainuccio degli Atti de la ciudad en 1326. Está documentado que el obispo Teobaldo Pontano de Asís donó un dossal de altar a San Fortunato en 1327.]

En 1322, Juan XXII se negó a confirmar la elección de Luis de Baviera como futuro emperador Luis IV. Juan XXII excomulgó a Luis de Baviera en 1324, lo que provocó que Luis de Baviera acusó a Juan XXII de herejía y apeló para que un concilio general resolviera la disputa.

En 1327, Luis de Baviera entró en Italia, con la intención de coronarse en Roma, aumentando la tensión entre güelfos y gibelinos. En gran parte, no tuvo oposición mientras seguía la ruta que había tomado Enrique VII a Roma. En Umbría, Narni, Todi y Amelia declararon abiertamente su apoyo a él. Los romanos lo invitaron a la ciudad y el cardenal gibelino Sciarra Colonna lo coronó debidamente (enero de 1328).

Todi se negó a aceptar la autoridad del rector papal en 1328 y se puso abiertamente del lado del rebelde franciscano Miguel de Cesena. La ciudad se negó resueltamente, bajo pena de interdicto, a expulsar al Podestà, Borgaruccio da Matelica.

Luis IV planteó preocupaciones incluso entre sus propios seguidores cuando creó a un franciscano, Pedro de Corbara, como el antipapa Nicolás V (mayo de 1328). Juan XXII declaró una cruzada contra ellos y Luis IV se vio obligado a retirarse de Roma (agosto de 1328). Cuando la acogida prometida por la familia Filippeschi en Orvieto no llegó, se valió de la de los Chiaravallesi en Todi.

Luis IV, junto con su esposa y el antipapa Nicolás V hizo una entrada triunfal en Todi. Los nobles gibelinos prominentes, incluidos los baschi, marsciani y chiaravallesi, conducían a sus caballos. Los frailes de San Fortunato se unieron a la bienvenida y Nicolás V se instaló en su convento. Nicolás V predicó contra Juan XXII desde el Duomo.

Su ejército devastó los contadi de Bevagna y Foligno. Finalmente abandonó Todi a finales de agosto, dejando la ciudad despojada y violada.

[Luis IV designó a Ranieri Atti como vicario imperial de Todi].

Luis IV no pudo establecer una base sólida en Italia y regresó a Alemania en 1330, dejando solo una mayor confusión a su paso.

En 1340, las fuerzas papales de Montefiascone liberaron a Amelia de las fuerzas de ocupación de Todi.

Reconquista papal de Italia central (1353-78)

[El cardenal Francesco degli Atti, que nació en Todi, fue elegido obispo de Corfú en 1348, pero trasladado a Chiusi el mismo año. Allí compuso su único tratado canónico conocido, que trata de la parte episcopal de los diezmos. Más tarde se trasladó a Cassino (1353) y Florencia (1355). En 1357, finalmente se trasladó a la corte papal de Aviñón, después de que Inocencio VI lo nombrara cardenal. Murió en 1361.]

En 1352, Chiaravallesi y Giovanni di Vico, el señor gibelino de Viterbo, intentaron sin éxito tomar el poder en Todi. Regresaron al ataque en 1353 utilizando los mercenarios de Fra Moriale, pero nuevamente los Güelfos, ayudados por Perugia y alentados por el legado papal, el cardenal Gil Albornoz, se mantuvieron firmes.

En 1356, el Papa Inocencio VI buscó la ayuda de Perugia para repeler otro ataque gibelino contra Todi, a pesar de sus tensas relaciones. Andrea degli Atti fue instalado como vicario papal y logró restaurar el control eclesiástico. [¿¿Levantamiento del interdicto?]

En 1367, durante la corta estancia en Italia del Papa Urbano V, el cardenal Albornoz inició el proceso de reafirmar el control papal directo de Todi, a pesar de la intercesión de Florencia en nombre de Todi. Se hizo cargo del Convento di Santa Maria di Montesanto de manos de las Clarisas y utilizó el sitio para construir una fortaleza. Sin embargo, murió el 23 de agosto de 1367.

El cardenal Anglic de Grimoard, hermano menor de Urbano V y vicario papal en Italia desde marzo de 1368, completó la subyugación de Todi y castigó a la ciudad rebelde abrogando los privilegios que le había concedido Bonifacio VIII y reduciendo su contado. En abril de 1371, el legado papal, el cardenal Pierre d 'Estaing, inició la construcción de una nueva fortaleza a expensas de la Comuna: esto requirió la demolición de la Abadía de San Leucio en 1373. La fortaleza fue destruida en 1382.

Todi inició un período de lento declive desde principios del siglo XV.

La familia Guelph Atti se peleó con el gibelino Chiaravalle.

La gente derribó la Rocca en 1382.

En 1391, el Papa Bonifacio IX (1389-1404) entregó Todi a Malatesta di Pandolfo, hijo de Pandolfo III di Malatesta, señor de Pesaro durante 10 años, pero pronto lamentó su decisión y excomulgó a Pandolfo.

En 1392, Bonifacio IX cedió el territorio de Montecastello, Acquasparta y Sismano a Catalano degli Atti, para establecer una fuerza opositora. Malatesta di Pandolfo capturó y encarceló a Catalano ya su hijo Francesco I degli Atti, y los retuvo en la fortaleza de Orte. Los florentinos presionaron por su liberación, pero fue en vano. Cuando la esposa de Catalano permitió que Biordo Michelotti de Perugia usara el castillo de Sismano contra Malatesta di Pandolfo, este tomó represalias decapitando a Catalano. Francesco I permaneció prisionero hasta 1395.

El Chiaravalle ayudó a Biordo Michelotti a tomar Todi de Malatesta di Pandolfo en 1395.

Francesco I degli Atti fue Podestà de Foligno en 1402.

[El obispo Guglielmo Dallavigna (1405) intentó inducir al antipapa Benedicto XIII a que renunciara a su pretensión].

Braccio Fortebracci capturó Todi para el rey Ladislas de Nápoles en 1408. La familia Atti volvió a establecerse como la familia gobernante sólo después de 1409. Ladislas de Nápoles saqueó Todi en 1414.

Braccio Fortebraccio reconstruyó la Rocca en 1423

En 1424, el Papa Martín V envió a Luca Monaldeschi de Orvieto para recibir el sometimiento de Todi. Luego atacó a Matteo y Ulisse Chiaravalle en el Castello di Lugnano, usando soldados de Orvieto y Todi.

[El obispo Bartolomeo Aglioni (1436) fue encarcelado durante los tiempos difíciles.]

En 1441, el Papa Eugenio IV entregó el castillo de Montecchio a Giacomo y Andrea I degli Atti, sobrinos de Catalano.

El Papa Pío II (1458-64) persuadió a Chiaravalle para que hiciera la paz, pero ambos bandos continuaron devastando el contado. En 1462, encarceló a Ulisse Chiaravalle en Amelia, lo que provocó que el hijo de Ulisse, Matteo, saqueara el cercano Collicello y tomara el Castello di Sismano.

El Papa Pablo II (1464-71) fortaleció la Rocca en 1464 y nuevamente en 1471. Exilió a Guglielmo, Matteo y Piergiovanni Chiaravalle, y ordenó al gobernador de Narni que confiscara sus castillos y los vendiera a las comunas de Todi y Amelia.

En 1472, el Papa Sixto IV envió tropas de Amelia al mando de Bartolomeo d 'Alviano para atacar la facción de Chiaravalle.

En 1474, Gabriele degli Atti, señor de Todi fue asesinado en Roma, y ​​el gibelino Piergiovanni Chiaravalle fue arrestado bajo sospecha de complicidad en el crimen. Esto provocó una guerra civil entre los gibelinos, liderados por el hermano de Piergiovanni, Matteo Chiaravalle, y los güelfos liderados por miembros de la familia Orsini. Sixto IV envió a su sobrino Giuliano della Rovere (el futuro Papa Julio II) para imponer el orden. Un ejército al mando de Giordano Orsini controlaba la ciudad cuando della Rovere se acercaba, pero logró expulsarlos e instalar un vicario papal. Ordenó el regreso de los exiliados gibelinos, con excepción de la familia Chiaravalle.

En 1477, Matteo Chiaravalle y el genovés Domenico Doria fueron encarcelados en el Castel Sant 'Angelo, acusados ​​de participar en una conspiración que Giuliano della Rovere había instigado contra su odiado primo, Girolamo Riario.

Girolamo Riario controló la Rocca en 1484, cuando murió su tío, Sixto IV, pero el nuevo Papa Inocencio VIII lo obligó a renunciar a ella.

En 1486, Altobello y Vittorio Chiaravalle entraron en Todi y asesinaron al octagenario Andrea II degli Atti. Luego se refugiaron en la Rocca. Inocencio VIII envió a Bartolomeo d'Alviano, quien expulsó a Altobello y Vittorio y fue nombrado gobernador papal. Permaneció en la ciudad durante aproximadamente un año, tiempo durante el cual reconstruyó la Rocca.

Bartolomeo d ’Alviano (fallecido en 1515)

Bartolomeo nació en Todi, hijo de Francesco d ’Alviano e Isabella degli Atti. Fue paje en la corte de Virgino Orsini di Bracciano en 1455 y posteriormente se convirtió en condottiere. Sirvió a la Iglesia en 1469, 1472, 1482 y 1486, al Rey de Nápoles en 1478, 1481, 1494 y 1495, Florencia en 1491 y Venecia desde 1498. Fue nombrado gobernador papal y castellano de Todi en 1487-8. Se casó con Bartolomea, la hija de Napoleone Orsini de Bracciano, y luego con Pentesilea Baglioni, la hermana de Gianpaolo Baglioni, señor de Perugia.

En 1494, Gian Paolo y Astore Baglioni acudieron en ayuda de Ludovico y Giovanni degli Atti cuando un contingente de soldados franceses y Chiaravalle amenazaron a Todi. Los Atti ahorcaron a Onofrio di Matteo Chiaravalle en Sismano, pero se pelearon con los Baglioni cuando estos últimos se negaron a entregarles a Etorre Chairavalle después de haberlo hecho prisionero.

En 1495, Bartolomeo d 'Alviano fue enviado de regreso a Todi para expulsar a Chiaravalle una vez más.

En 1497, Altobello Chiaravalle entró en Todi y destruyó las casas de los Atti, matando a los habitantes. Luego fue expulsado de Todi después de un estallido de sangrientos disturbios civiles. Él y sus soldados escaparon a Montecchio, donde Bartolomeo d'Alviano, el líder de las fuerzas del Papa Alejandro VI, los atacó. Montecchio cayó, pero Altobello escapó. D ’Alviano entró en Todi y asaltó San Fortunato, donde se habían refugiado varios gibelinos. También prendió fuego al Borgo Ulpiano, otro refugio gibelino. Luego marchó hacia Terni, pero fue llamado de regreso a Roma porque era sospechoso del asesinato del duque de Gandia.

La tregua entre Atti y Chiaravalle se celebró en 1496 en la iglesia de Sant 'Angelo en el Castello di Montemolino (el lugar de la famosa batalla de 1310 - ver arriba).

A pesar de la tregua, Altobello y Girolamo Chiaravalle continuaron devastando el contado de Todi. En 1500, Cesare Borgia montó una operación concertada para poner fin a sus sanguinarias actividades. Los Charavallesi encontraron refugio en Acquasparta, donde los capitanes mercenarios de Borgia (Vittellozzo Vitelli, Gian Paolo Baglione, Paolo Orsini y Bartolomeo d ’Alviano) los sitiaron. La fortaleza cayó y Girolamo Chiaravalle y muchos de los aliados gibelinos de Todi, Terni y Narni fueron decapitados. Altobello inicialmente escapó, pero fue capturado y despedazado. La fortaleza de Acquasparta fue completamente destruida, junto con el poder de Chiaravalle.

En 1503, al enterarse de la muerte de Alejandro VI, Bartolomeo d'Alviano primero ayudó a Gianpaolo Baglioni a retomar Perugia y luego ambos acudieron en ayuda de Ludovico degli Atti para retomar Todi. Los Chiaravallesi tenían la Rocca, que Ludovico destruyó.

Las murallas medievales fueron restauradas en 1517.

En 1519, Lodovico degli Atti, general del ejército papal, recibió el Castillo de Casigliano como recompensa por sus servicios.

El declive de Todi continuó en el siglo XVI, alcanzando un punto bajo en 1523 cuando más de la mitad de su población murió en un brote de peste.

En ese momento, sin embargo, Atti se enfrentó a la competencia por la hegemonía de Todi de la familia Cesi. Las cosas llegaron a un punto crítico en 1553 cuando Angelo Atti y Pietro Cesi comenzaron una feroz disputa sobre la construcción del Palazzo Cesi junto al Palazzo Atti en la Piazza. Las cosas se pusieron tan acaloradas que Pietro Cesi asesinó a Angelo Atti y a otros miembros de su familia después de un banquete en Casigliano. La fortuna de la familia Atti declinó posteriormente, y vendieron Palazzo Atti (más tarde Palazzo Carosi Martinozzi) y otras propiedades al florentino Bartolomeo Corsini en 1607.

La familia Cesi proporcionó a los obispos de Todi durante un período ininterrumpido desde 1523 hasta 1606.

✴ Los obispos Paolo Emilio Cesi (1523-34) y Federico Cesi (1534-45) pasaron poco tiempo en la diócesis desde que fueron atrapados en la Curia de Roma.

✴ El obispo Giovanni Andrea Cesi (1545-66) era sobrino de Federico.

✴ El obispo Angelo Cesi (1566-1606), sobrino de Giovanni Andrea, dejaría una huella duradera en la ciudad. Impuso la disciplina requerida por el Concilio de Trento y emprendió un extenso programa de desarrollo urbano. También atrajo a importantes artistas a Todi de Roma. Construyó Via Cesia, amplió la iglesia sirvita de San Filippo Benizi, construyó el Palazzo Vescovile y el Tempio del Santissimo Crocifisso. [San Carlo, Capuchins. ]

[Santa Maria della Consolazione]

El cardenal obispo Marcello Lante delle Rovere (1606-25) estableció el seminario diocesano en 1608.

Todi fue devastado por un brote de peste en 1630.

Obispos posteriores: el cardenal Giovanni Battista Altieri (1638-43), hermano del papa Clemente X, fue un famoso canonista cardenal Filippo Antonio Gualterio (1709-14) y su hermano, Ludovico Anselmo Gualterio (1715-46) erigió un nuevo seminario y Francesco Maria Pasini (1760-73) completó la restauración del Duomo.

Giuseppe Garibaldi pasó por Todi durante el retiro de 1849. Su esposa, Anita, muy embarazada, dejó su silla plateada y siguió usando una más cómoda que el guarnicionero Branzini le hizo.

El resultado del plebiscito del 20 de septiembre de 1860 se leyó desde el púlpito de la Piazza.

El 24 de julio de 1796, en el Oratorio della Madonna del Campione, la célebre imagen de la Virgen cerró los ojos, provocando una ola de veneración por la imagen y su culto. En 1890, el obispo Giulio Boschi (1888-95) trasladó la imagen a la iglesia de San Bonaventura.


Creencias

El sistema de creencias etrusco era un politeísmo inmanente, es decir, todos los fenómenos visibles se consideraban manifestaciones del poder divino, y ese poder estaba incorporado en deidades que actuaban continuamente en el mundo pero que los hombres mortales podían disuadir o persuadir.

Mucho después de la asimilación de los etruscos, Séneca el joven dijo [1] que la diferencia entre los romanos y los etruscos era que

Mientras que creemos que los rayos se liberan como resultado de la colisión de las nubes, ellos creen que las nubes chocan para liberar un rayo: porque como atribuyen todo a la deidad, se les induce a creer que las cosas no tienen un significado en la medida en que lo hacen. ocurren, sino que ocurren porque deben tener un significado.

Espíritus y deidades

los Marte de Todi, una escultura etrusca de bronce de tamaño natural de un soldado haciendo una ofrenda votiva, muy probablemente a Laran, el dios etrusco de la guerra, finales del siglo V a principios del siglo IV a.C.

Alrededor de mun o muni, o tumbas [ cita necesaria ] , fueron la hombre o mani (Latín Melenas), las almas de los antepasados. En la iconografía posterior al siglo V a.C., se muestra a los difuntos viajando al inframundo. [2] En varios casos del arte etrusco, como en el François Tombin Vulci, un espíritu de los muertos se identifica con el término hinthial, literalmente & laquo (uno que está) debajo de & raquo.

Un dios fue llamado un ais (más tarde eis), que en plural es aisar. La morada de un dios era un fanu o luth, un lugar sagrado, como un favi, una tumba o templo. Allí, uno tendría que hacer un más lleno (plural flerchva) o & laquo ofreciendo & raquo.

En el arte etrusco se representan tres capas de deidades. Uno parece ser divinidades menores de origen indígena: Catha y Usil, el sol Tivr, la luna Selvans, un dios civil Turan, la diosa del amor Laran, el dios de la guerra Leinth, la diosa de la muerte Maris, Thalna, Turm y el dios Fufluns, cuyo nombre está relacionado de alguna manera desconocida con la ciudad de Populonia y el populus Romanus.

Gobernaban sobre ellos deidades superiores que parecen reflejar el sistema indoeuropeo: Tin o Tinia, el cielo, Uni su esposa (Juno) y Cel, la diosa de la tierra.

Como tercer estrato, los dioses griegos fueron adoptados por el sistema etrusco durante el Período de orientalización etrusco de 750 / 700-600 a. C. [3] Algunos ejemplos son Aritimi (Artemisa), Menrva (equivalente latino de Minerva de Atenea) y Pacha (equivalente latino de Baco de Dioniso), y con el tiempo la trinidad primaria se convirtió en Tinia, Uni y Menrva.


El etrusco Marte de Todi

Los santuarios religiosos de la antigua Italia eran lugares concurridos y multifacéticos, que desempeñaban papeles no solo en la religión y los rituales, sino también en el comercio y la conectividad. La gente visitaba santuarios para participar en rituales, conectarse con su comunidad y estar en comunión con los dioses. Las religiones de la antigua Italia dependían en gran medida de las prácticas votivas, es decir, el dar obsequios u ofrendas a las divinidades que ayudaban a afirmar un pacto o acuerdo entre el adorador y un dios o diosa. Las votantes pueden ser objetos humildes de la vida cotidiana o pueden ser objetos de prestigio hechos a propósito. En todos los casos, las votivas son particularmente instructivas para informarnos sobre la práctica ritual en el mundo antiguo.

La estatua

La llamada Marte de Todi es una estatua de bronce etrusca con inscripciones que data de finales del siglo V o principios del IV a. C. Fue descubierto en 1835 en las laderas del monte Santo cerca de Todi, Italia (antigua Tuder). La estatua de bronce de fundición hueca es producto de un taller etrusco, pero probablemente se produjo para el mercado de Umbría (una región del centro de Italia).

La estatua mide 141 cm de altura, lo que la hace casi de tamaño natural. Los etruscos eran hábiles obreros metalúrgicos y Orvieto (etruscos Velzna, Romano Volsinii) fue particularmente conocido por la producción de estatuas de bronce. Según los informes, los romanos quitaron 2.000 bronces de Volsinii cuando lo capturaron en 265 a. C. (Plinio, Historia Natural 34,33). Es posible que el Marte de Todi fue producido originalmente allí.

Cabeza (detalle), Marte de Todi, finales del siglo V a. C., bronce fundido en hueco, 141 cm de altura (Museo Gregoriano Etrusco, Museos Vaticanos), foto: Nick Thompson (CC BY-NC-SA 2.0)

El guerrero es claramente un objeto de prestigio, una digna dedicación votiva. Es probable que el objeto estuviera dedicado a Laran, el dios etrusco de la guerra. Vestida con una armadura de placas intrincadamente trabajada, la figura adopta una postura de contrapposto e indica que el artista etrusco era consciente de los elementos formales del estilo clásico de la escultura. Estos elementos clasificatorios indican que los artistas de Etruria no solo son conscientes de las convenciones estilísticas mediterráneas, sino que también se sienten lo suficientemente cómodos con estas tendencias estilísticas que, a su vez, pueden adaptarlas y aplicarlas a los gustos y demandas locales. Los elementos probablemente adheridos, incluyendo una patera (un cuenco de libación) sostenida en la mano derecha y una lanza en la izquierda, no han sobrevivido, ni tampoco el casco que llevaba encima de la cabeza.

La inscripcion

Título (detalle), Marte de Todi, finales del siglo V a. C., bronce fundido al hueco, 141 cm de altura (Museo Gregoriano Etrusco, Museos Vaticanos)

La estatua de bronce tiene una inscripción en lengua umbría escrita con caracteres etruscos. Esta dedicatoria está inscrita en la falda que se adjunta al pectoral y dice “Ahal Trutitis dunum dede”(“ Ahal Trutitis dio [esto como] regalo ”). El dedicador, Ahal Trutitis, tiene un nombre de origen celta, lo que confiere a esta dedicación de un objeto etrusco en un santuario de Umbría un elemento particularmente cosmopolita.

Interpretación

El Marte de Todi es un objeto raro en el que muchas votivas de prestigio de su estatura no han sobrevivido desde la antigüedad. El entierro cuidadoso de este objeto, tal vez después de haber sido alcanzado por un rayo *, explica su supervivencia. La composición representa la tradición de las libaciones hechas por los soldados antes de la batalla, una oportunidad para suplicar a los dioses por apoyo y éxito en la batalla. La dedicación de este objeto también es indicativa del dinámico paisaje humano de la antigua Italia; dentro de ese paisaje humano, los santuarios a menudo servían como puntos nodales donde las diversas culturas entraban en contacto entre sí. Esta estatua votiva, entonces, nos dice mucho no solo sobre la práctica ritual y la iconografía, sino también sobre aquellos que frecuentaban los santuarios en la antigua Italia.

* Nota sobre el rayo como sagrado

En la antigua religión itálica, los rayos eran sagrados, ya que estaban conectados al dios principal del cielo, llamado Iuppiter (Júpiter) por los romanos y Tinia por los etruscos. Así, en ocasiones en las que un rayo golpeó la Tierra, el lugar o el objeto que el rayo "seleccionó" (fulgur conditum) se volvería aún más sagrado. La doctrina ritual romana consideraba especiales estos lugares consagrados y, por lo tanto, a menudo se marcaban de alguna manera. El Puteal Libonis (también conocido como Puteal Scribonianum) en el Comitium del Forum Romanum proporciona un ejemplo de ello después de que un punto del Comitium fuera alcanzado por un rayo, se marcó con un puteal (una boca de pozo de mármol) (Festus 333). Los romanos consideraban estos santuarios especiales, que a menudo tenían un templum circular (un recinto sagrado e inaugurado), como bidentalia (del sustantivo latino bidental, bidentalis “Un lugar alcanzado por un rayo”) y estaba prohibido pisarlos. En el caso del Marte de Todi, la estatua se encontró cuidadosamente enterrada en una cista revestida de piedra, lo que llevó a la conclusión de que la estatua había sido alcanzada por un rayo, lo que la hizo caer de su podio y que posteriormente fue enterrada ritualmente. . El entierro ritual de objetos votivos es una práctica común en las antiguas religiones mediterráneas, pero el tratamiento de estos bidentalia fue especial por derecho propio.

Recursos adicionales

G. Bonfante y L. Bonfante, La lengua etrusca: una introducción, edición revisada (Manchester: Manchester University Press, 2002), p. 26.

O. J. Brendel, Arte etrusco, 2ª ed. (New Haven: Yale University Press, 1995) pág. 317.

D. Strong y J.M.C. Toynbee, Arte romano (New Haven: Yale University Press, 1976, 1988), págs. 32–33.

F. Roncalli, Il Marte di Todi: bronzistica etrusca ed ispirazione classica (Roma: Tip. Poliglotta Vaticana, 1973).

E. Simon, "Dioses en armonía: el panteón etrusco", en La religión de los etruscos, ed. por N. T. De Grummond y E. Simon, págs. 45-65 (Austin: University of Texas Press, 2006).


Convento de Montesano

No muy lejos de Porta Orvietana, aferrado a una colina al oeste de las murallas, Convento de Montesano destaca. Fue construido en el siglo XIII como fortaleza contra los ataques de los habitantes de Orvieto. En 1325 fue ocupada por las Clarisas que dejaron el lugar a los franciscanos después de la plaga de 1348.

Testimonio de & # 8220Monte Mascarano& # 8221 topónimo antiguo, de Lombardía maska eso es montaña de fantasmas y de brujas, el sitio debe haber sido un lugar sagrado desde la antigüedad. Podría haber sido una necrópolis con templos y sacella dedicados a varias divinidades como Marte y diosa Bellona. Aquí, en 1835, el renombrado Marte de Todi, actualmente conservado en los Museos Vaticanos, salió a la luz.

La plaza del convento alberga un majestuoso tilo centenario, que se dice que fue plantado en 1426 con motivo de la visita de San Bernardino.

El claustro, con su pozo del siglo XVIII, la sala del siglo XIV utilizada como centro de conferencias y la biblioteca & # 8211 llena de pergaminos, incunambula y ediciones raras, en su mayor parte fusionadas en la colección de la biblioteca municipal de Todi & # 8211 son notable.

Junto al edificio monástico, se ubica la Iglesia del mismo nombre. Consagrada en 1633, se convirtió en Iglesia parroquial en 1977 llamada Maria Santissima Assunta en Montesanto. Eso todavía consagra varias obras de arte: muchas estatuas de madera y algunas cuadros de lo Spagna, así como por los alumnos de Ghirlandaio (Siglo XVI) y de Cesare Permei (siglo 17).


italiano Comuni (ciudades-estado) variaban ampliamente como instituciones políticas. Todi conserva tres palacios construidos durante su período como ciudad-estado que ayudan a comprender las diversas formas de gobierno que tenía.
El Palazzo del Popolo es el más antiguo (se terminó en 1228): tiene una gran sala para las reuniones de Consiglio Generale, cuerpo donde estaban representadas todas las familias más pudientes y los gremios (en el siglo XV contaba con 478 miembros). Palazzo del Popolo sirvió también como residencia para el podest , un magistrado que ejercía el poder supremo en la ciudad, generalmente por un período corto de tiempo. Para evitar la intensa lucha tan común en la vida cívica italiana, muy a menudo el podest era un extranjero.
Palazzo del Capitano (del Popolo) fue construido en 1293 como residencia de un magistrado (capitano = capitán), cuya función era representar a las clases bajas de la ciudad y / o aquellos ciudadanos que no pertenecían al grupo original de familias que establecieron hasta las instituciones políticas del Comune.
Algunos detalles, como las almenas gibelinas en la parte superior del Palazzo del Popolo, son el resultado de una restauración realizada a principios del siglo XX.


Que ver y que hacer en Todi

Aquellos que nunca han oído hablar de la ciudad de Umbría de dieciséis mil habitantes en el corazón de Val Tiberina (Valle del Tíber), quedarán impresionados por la variedad de atracciones históricas, culturales y paisajísticas que ofrece.

A lo largo de Via Flaminia (SS 3bis), a medio camino entre Perugia y Terni, Todi se eleva sobre una colina, aproximadamente a 400 metros sobre el nivel del mar. A sus pies, el Tíber da la bienvenida a las aguas de Naia que dan fertilidad a la región, tema de interés desde la antigüedad.

Debido a su posición estratégica y su turbulenta historia, la ciudad contó con tres muros aún perfectamente conservados, que constituyen la & # 8220 corona arquitectónica & # 8221 y el hito de Todi. Al cruzar las majestuosas puertas medievales, tendrá ganas de retroceder en el tiempo, sumergirse en los callejones de un casco antiguo con curvas, rico en ruinas antiguas cristalizadas, casi inalterado por el paso de los siglos.

Todi, un hermoso museo al aire libre, ofrece la frescura de impresionantes paisajes naturales, como los arduos Cañones del Parque del Río Tíber, y hará las delicias de los visitantes & # 8217 con productos típicos del vino de Umbría, con sus carpinteros & # 8217 talento y con los aromas de su cocina tradicional rural.

Todi, la ciudad natal de Frà Jacopone, no solo guarda los restos de uno de los poetas renacentistas más conocidos, sino que también es una joya invaluable de la arquitectura civil y religiosa, con iglesias planeadas por artistas de renombre como Bramante. La ciudad es una mezcla de antigüedad que se mezcla magistralmente con la modernidad. Un lugar de visita obligada para aquellos que pasan por el centro de Umbría.

Descubrir Todi

Si decides visitar Todi, debes ser consciente de que para disfrutarlo se requiere una buena dosis de paciencia, tiempo e incluso entrenamiento físico, ¡por su riqueza urbanística, arquitectónica y paisajística!

Antes de acceder al pueblo, a unos cientos de metros de las murallas, destaca uno de los edificios más destacados de Todi: el Tempio del Crocefisso (Templo del Crucifijo), al sureste de Porta Romana (Puerta romana) fue monumental por el obispo Cesi en el Renacimiento, el Iglesia de Santa Maria della Consolazione, Al suroeste de la ciudad, una de las joyas arquitectónicas de Bramante y, finalmente, Convento de Montesanto a la que se accede por una carretera arbolada, al oeste de Porta Orvietana, y fue construida en el siglo XVI como fortaleza para defender a los habitantes de Todi de los ataques de la cercana Orvieto. Aún más distantes de las murallas, aproximadamente a diez kilómetros de la ciudad, las siete mil hectáreas de la Parque del río Tiber desplegar. Aquí el Gole del Forello y di Prodo (Forello y Prodo Canyons) te regalarán paisajes de extraordinaria belleza.

Al cruzar la primera de las tres murallas bien conservadas, tendrás ganas de retroceder en el tiempo, caminar por los callejones sinuosos y empinados de un Casco Antiguo, cristalizado en las formas medievales del siglo XIII: con Piazza del Popolo (People & # 8217s Square), el corazón de la ciudad y joya arquitectónica del Renacimiento de Umbría, con los populares palacios públicos: del Popolo, del Capitano e dei Priori (Pueblo & # 8217s Palacio, Capitán & # 8217s Palacio y Priores & # 8217 Palacio) como marco monumental de la hermosa Catedral, con las numerosas Iglesias de diferentes épocas que salpican el espacio urbano, desde las más antiguas San Nicolò de Criptis, San Filippo, San Stefano y San Giorgio a la última Santa Prassede, Santa María en Camuccia y Sts. Filippo y Giacomo donde algunos de los artistas italianos más reconocidos y las obras # 8217 están actualmente protegidas

Si te atraen las ruinas antiguas, entonces el Museo cívico con el Pinacoteca (Pinacoteca Municipal) y el Museo Lapidario cumplirá sus expectativas, así como el Roman Nicchioni cerca de Piazza Garibaldi o el Scannabecco y Fuentes de Cesia.

Y ciertamente no te aburrirás si prefieres mantenerte en línea con los tiempos disfrutando de los espectáculos modernos en el Teatro Municipal o visitando el Exposiciones de arte contemporáneo a lo largo de las carreteras de la ciudad.

Aferrado a la colina mirando el tramo de tierras bajas del río Tíber, la ciudad fue descrita como la más & # 8220ascensional& # 8221 uno de Umbría por los viajeros a principios del siglo XX, debido a la estructura pináculo del campanario de la Catedral (dedicada a la Anunciación de la Santísima Virgen María) que representaría su triunfo arquitectónico. Las carreteras sinuosas y sinuosas, las zonas estrechas y las escaleras que unen los diferentes barrios dificultan, si no imposibilitan, el paso de los coches. Por lo tanto, se verá gratamente obligado a moverse en el espacio y el tiempo al ritmo de una caminata, para recoger los detalles de un rico Pueblo Viejo, todavía bien protegido y rodeado por el monumental tufo paredes y el medieval Puertas: Orvietana, Perugina, Romana y Amerina (o Fratta).

Dentro del pueblo fortificado, Parco della Rocca se encuentra, el pulmón verde de la ciudad que alberga Templo de San Fortunato donde es bien conocido Frà Jacopone los restos están consagrados. No lejos de la antigua Iglesia, la moderna Teatro Municipal, Se eleva. Fue construido e inaugurado a finales del siglo XIX. Un poco más arriba, subiendo por Mazzini, se puede disfrutar de la majestuosa vista de Piazza del Popolo, el corazón palpitante de la ciudad, enmarcado por el maravilloso Catedral en su lado norte y por los Edificios Municipales en los otros lados: Palazzo del Capitano o Palazzo Nuovo y Palazzo del Popolo albergando el Pinacoteca Municipal, y Palazzo dei Priori donde la conocida águila de bronce hecha por Giovanni di Gigliaccio en 1339 se destaca, como emblema de la villa. Debajo de la superficie cuadrada, un complejo sistema de túneles, cisternas y pozos de diferentes edades, comúnmente llamado & # 8220Todi subterráneo y # 8221 se extiende aproximadamente cinco kilómetros y le da a la ciudad un aspecto especial.

Finalmente, cruzando adyacentes Piazza Garibaldi y caminando por Corso Cavour para luego subir por Cesia, descubrirá una serie de otros monumentos de diferentes edades y culturas, desde los romanos paganos hasta los católicos medievales y renacentistas.

De Fuente de la Rua (o Fuente Cesia) y del Scannabecco (Siglo XIII) hasta el Iglesias de San Filippo (siglo 16), de San Nicolò de Criptis (Siglo 11), de Santa María en Cammuccia (Siglo XIII, donde la famosa estatua de madera de la Virgen María, & # 8220SedesSapientiae& # 8220, se mantiene), de San Carlo (Siglo XIII) y de Santa Prassede (Siglo XIV), hasta la época romana aún bien conservada Nicchioni (ruinas de una antigua basílica) y Porta Marzia, No tendrá tiempo libre para descansar la vista, admirando la gran cantidad de monumentos enclavados en el pequeño pueblo medieval por descubrir.

La Plaza se levantó sobre el antiguo Foro Romano y desde el siglo I a.C. había representado el centro político, religioso, económico y cultural de la ciudad. Dentro de un marco de pendiente pronunciada, los arquitectos romanos lograron una plataforma rectangular en la cima de la colina, rodeada de los edificios públicos y religiosos más importantes. La ciudad moderna aún conserva su antiguo equilibrio. El poder religioso está representado por el Catedral y el anexo Palazzo Vescovile (Bishop & # 8217s Palace), en el lado norte de la plaza, en contraste con los tres palacios municipales laicos, construidos entre los siglos XII y XIII: Palazzo del Popolo, Palazzo del Capitano y Palazzo dei Priori. Probablemente, en la antigüedad, la Plaza debe haber cubierto un área más grande hasta abarcar el anexo moderno. Piazza Garibaldi que protege las ruinas de una antigua basílica romana (el Nicchioni). La complejidad arquitectónica de la zona se demuestra por la enorme cantidad de subterráneos túneles desplegándose bajo tierra la misma plaza, como evidencia de estratificaciones históricas y estructurales que se unen perfectamente a lo largo del tiempo.

En los últimos años, la & # 8220 ciudad invisible & # 8221, también llamado & # 8220Todi subterráneo & # 8221 desplegándose bajo la superficie de Piazza del Popolo, el antiguo Foro Romano, ha sido redescubierto y analizado en profundidad, gracias al hábil trabajo de investigación de Todi Speleological Group.

Mediante el uso de un enfoque modelo de & # 8220 espeleología urbana & # 8221 mediante el cual la exploración subterránea se intercambiaría con la investigación de archivos sobre documentos históricos y cartográficos, un complejo de más de treinta prerromana, romana y medieval cisternas fue sacado a la luz, junto con quinientos pozos de diferentes formas y edades. Corrían a lo largo de más de cinco kilómetros, convirtiendo el subsuelo de Todi en un patrimonio invaluable.

Gracias al compromiso de las Autoridades Municipales en colaboración con la Autoridad Arqueológica de Umbría, actualmente se puede visitar parte de estas estructuras monumentales en el lado occidental de la plaza. Doce habitaciones rectangulares hechas de Hormigón romano y cubiertos por bóvedas de cañón se extienden aproximadamente ocho metros de altura, ocho metros de ancho y treinta metros de largo, con una capacidad aproximada de treinta mil metros cúbicos de agua. Las habitaciones se comunican entre sí a través de pasillos arqueados y muestran una o más aberturas en las bóvedas, por donde se puede extraer el agua. Las huellas de los encofrados de madera donde se arrojó el compuesto de piedras y mortero aún son visibles en las paredes.

Todo el conjunto fue redescubierto por casualidad con motivo de las obras de restauración de la mencionada tabaquería Pazzaglia-Valentini. En términos de tamaño, la estructura ocupa el tramo inicial de via del Monte, y sigue adelante vía Valle Inferiore hasta a través de Mazzini. En términos de orientación, es perfectamente paralelo a su estructura gemela en el lado opuesto de Piazza del Popolo (Este), cuyas habitaciones se extienden bajo los cimientos de Palazzo dei Priori (Priores y Palacio # 8217).

A diferencia del complejo occidental, descubierto en tiempos modernos, el oriental se conoce desde 1262, como lo atestigua Gianfabrizio Atti& # 8216s Cronaca dell & # 8217egregia città de Tode data del siglo XVI. Desafortunadamente, solo nueve habitaciones, de las doce, son accesibles y visitables.

Debido a las técnicas de construcción de edificios utilizadas y perfectamente reconocibles, la estructura podría estar fechada en la época republicana tardía y se extendió por aproximadamente un siglo. Ambas cisternas se llenarían con el agua procedente de los manantiales de la cima de la colina en la zona de Rocca, y formaban parte de un proyecto monumental de planificación urbana del Fórum para el abastecimiento de agua en la ciudad.

El sistema monumental fue parte del proyecto de construcción del siglo I a.C., cuando Todi pasó de la condición de municipium al de Splendidissima Colonia romana.

También llamado & # 8220del Comune & # 8221 (del municipio), Palazzo del Popolo (People & # 8217s Palace) no es solo el edificio más antiguo de la plaza principal de Todi pero también uno de los edificios públicos más antiguos de Italia.

Las obras se iniciaron en 1214 con la estructura porticada en la planta baja según los principios y el estilo de la arquitectura lombarda. Posteriormente, desde 1228 hasta las obras de rehabilitación del siglo XX, se construyeron las dos plantas superiores, junto con la escalera exterior de entrada y el elemento de coronación con almenas gibelinas. Las ventanas de tres y cuatro luces adornadas con pequeñas columnas decorativas aligeran el aspecto macizo de la fachada.

El lado izquierdo del Palacio tiene vistas Piazza del Popolo mientras que la fachada principal se puede ver desde el adyacente Piazza Garibaldi.

El primer piso del edificio era probablemente el asiento o residencia del magistrado principal y gente de la casa & # 8217s reuniones en la época de las comunas.

Conectado a Palazzo del Capitano, el palacio actualmente alberga la Pinacoteca (Pinacoteca Municipal), en el segundo piso.

Colocado en el lado norte de Piazza del Popolo, Catedral de Todi representa idealmente el corazón de la ciudad. Con un campanario a la derecha de la fachada, la Catedral se eleva sobre los tejados de la ciudad y representa, junto con los tres edificios públicos, el contorno perfecto de una de las composiciones arquitectónicas urbanas más bellas y estilísticamente coherentes de Italia.

La estructura moderna fue construida sobre los restos de un antiguo templo romano, el Capitolio que solía separar el foro de los barrios urbanos detrás. Detrás de la Catedral Se redescubrieron algunos restos de una antigua villa romana, con piso de mosaico y algunos bloques de las antiguas murallas. El nombre significativo del barrio, & # 8220Nidola& # 8221 o & # 8220Nido dell & # 8217aquila& # 8221 (Eagle Nest) aún resuena con el grito del legendario ave de rapiña, el fundador de la ciudad que construye su nido en estas áreas.

Las obras de construcción de la Catedral se iniciaron en el siglo XII. La estructura fue modificada y ampliada varias veces, hasta el siglo XVII. Actualmente, solo queda el ábside del Maestros comancine & # 8217 Plan original.

Veintinueve escalones de travertino componen la monumental escalera lograda por Bishop Giuseppe Pianetti en 1740: un sugerente, esencial fachada con una cornisa de estilo lombardo en la parte superior.

Tres puertas de entrada corresponden a los tres pasillos internos. Un rico decoración de madera de roble se destaca en el puerta central. El adorno recuerda los motivos de la Catedral de Orvieto, realizado por maestros Bencivenga da Mercatello (los cuatro paneles superiores) e Carlo Lorenti (los seis paneles bajos).

En la parte superior de la fachada, coronando la entrada monumental, la hermosa central ventana rosada destaca. Se inició en la época del obispo Basilio Moscardi (1515) y terminó bajo el episcopado de su sucesor (1523).

La planta del edificio es en forma de cruz latina y el área, dentro, está estructurado en tres naves separadas entre sí por diez maravillosas columnas corintias con hojas de acanto, que sostienen la armadura de madera del techo.

Justo detrás del visitante, a lo largo de la pared alrededor del rosetón central, la hermosa & # 8220Giudizio Universale & # 8221 (Juicio final) fresco por Ferraú da Faenza en 1596 según el patrón de Michelangelo & # 8217s, destaca.

Finalmente, otro notable obras de arte de diferentes tipos están blindados dentro del edificio: los dos pinturas atribuidas a lo Spagna retratando el Trinità (Trinidad) y Sts. Pietro y Paolo (Pedro y Pablo), la hermosa Crocifisso (Crucifijo) del siglo XIII, suspendido sobre el altar y un Giannicola di Paolo & # 8217s trabajo retratando el Madonna col Bambino e Santi (Virgen con Niño y Santos).

Desde el pasillo de la izquierda se puede llegar al cripta de la Catedral, donde tres esculturas de piedra están consagrados. Forman parte de la fachada y se atribuyen a escultores. Giovanni Pisano y Rubeus.

Iglesia de San Fortunato o templo se coloca cerca de la Rocca, dentro de la antigua acrópolis de la ciudad. El edificio actual es testigo de sus numerosos etapas de construcción: desde el mayor Etrusco-Romano etapa & # 8211 que los leones colocaron en la entrada y dos capiteles convertidos en pila de agua bendita permanecen desde & # 8211 a la primera románico una fechada aproximadamente en 1198 y realizada por los monjes de Vallumbrosan, hasta la final gótico estructura, cuyas obras se iniciaron en 1292 y finalizaron dos siglos después.

La fachada representa una evidencia significativa de tal intervención. Destaca en la escalera monumental, que quedó incompleta debido a la muerte del maestro Giovanni di Santuccio da Firenzuola en 1458. Trabajaba en el proyecto junto con su sobrino Bartolo d & # 8217Angelo. Las guerras recurrentes contra las comunas cercanas, primero contra Orvieto, agotaron el tesoro público luego, dejando a la Iglesia sin los fondos necesarios para terminar las obras.

los fachada El nivel inferior se estructura en tres partes correspondientes a los tres pasillos internos provistos de portones de entrada. El central es el más interesante. Precioso columnas espirales y bajorrelieves representan, de izquierda a derecha, los doce apóstoles, algunos santos (como Degna, Romana y Cassiano, cuyos restos están consagrados en la Iglesia), ángeles, profetas bíblicos, San Fortunato, San Francisco & # 8217 estigmas, la Anunciación e Isaac & El sacrificio # 8217, todo rodeado de motivos florales como la vid, como emblema del Bien, y el higo, como símbolo del Mal, pero también el dragón y la serpiente como emblemas del pecado.

En el interior de la Iglesia, tres naves de la misma altura estructuran el espacio. Los laterales son algo más estrechos que el central, según Hallenkirche (Hall Church) modelo transalpino. Las elegantes columnas de crucería sostienen las bóvedas de crucería bajo las cuales se abren trece capillas elevadas, a los lados de las naves. La cuarta capilla, a su derecha, alberga un fragmento de la virgen con el niño y los ángeles por Masolino da Panicale (1432), mientras que el quinto a la izquierda protege algunos restos de frescos con escenas de la vida de San Juan Bautista, de la escuela de Giotto.

St. Fortunato y estatua n. ° 8217 destaca en el centro del edificio. El coro de nogal con asombrosas incrustaciones realizadas por Antonio Maffei da Gubbio en 1590 cubre todo el ábside central y se encuentra al fondo.

Finalmente, el cripta bajo el altar alberga un único sarcófago monumental que consagra el restos de los santos. Cassiano, Callisto, Fortunato, Romana y Degan, mientras que el sacristía adyacente ha alojado Jacopone da Todi& # 8216s tumba desde 1432.

los campana de la torre Es accesible a través de la sacristía. Desde allí podrás disfrutar de una Vista de 360 ​​grados de todo el pueblo.

El majestuoso edificio gótico de Palazzo dei Priori (Priors & # 8217 Palace) se destaca sólidamente en el lado sur de Piazza del Popolo, frente al Catedral. Construido a finales del siglo XIII junto con Palazzo del Capitano (Capitán & # 8217s Palace), se cambió varias veces: en 1334-47 se amplió el lado derecho, en 1367 se construyó la torre cuadrangular, casi como una bisagra entre las dos plazas, y finalmente en 1513, en Leone X & # 8217s A instancias, se abrieron en la fachada las ventanas en arquitrabe de estilo renacentista. La conocida águila de bronce hecho por Giovanni di Gigliaccio en 1339 se destaca, como emblema de la villa, en el ángulo superior izquierdo, con vistas a la plaza.

El edificio albergó a los principales magistrados, priores y gobernadores de los estados papales a lo largo de los siglos, y actualmente alberga el tribunal de magistrados y # 8217 y las oficinas municipales.

Palazzo del Capitano (Capitán & # 8217s Palace), también llamado & # 8220Palazzo Nuovo & # 8221 (Palacio Nuevo), se destaca junto a Palazzo del Popolo (Pueblo & # 8217s Palacio). A diferencia del primer y más antiguo edificio, fue construido a finales del siglo XIII, hacia 1293, junto con Palazzo dei Priori (Priores y Palacio # 8217).

Desde el punto de vista estructural, el edificio gótico consta de tres plantas: una logia (galería abierta) en la planta baja, ventanas de tres y cuatro luces sostenidas por pequeñas columnas y enmarcadas por arcos y frontones en las dos plantas superiores. La peculiaridad arquitectónica del edificio es su monumental escalera diagonal con vistas Piazza del Popolo y permitir la entrada a ambos palacios.

Palazzo del Capitano Actualmente alberga las oficinas municipales y los museos. La sala del mismo nombre (sala & # 8220del Capitano & # 8221) en el primer piso protege los restos de algunos frescos que datan del siglo XIV y una sección del Museo Etrusco-Romano (Museo Etrusco-Romano), donde una copia del renombrado Marte de Todi se conserva (el original está en los Museos Vaticanos). En el segundo piso, en cambio, el Museo Pinacoteca (Pinacoteca Municipal) se encuentra.

No muy lejos de Porta Orvietana, aferrado a una colina al oeste de las murallas, Convento de Montesano destaca. Fue construido en el siglo XIII como fortaleza contra los ataques de los habitantes de Orvieto. En 1325 fue ocupada por las Clarisas que dejaron el lugar a los franciscanos después de la plaga de 1348.

Testimonio de & # 8220Monte Mascarano& # 8221 topónimo antiguo, de Lombardía maska eso es montaña de fantasmas y de brujas, el sitio debe haber sido un lugar sagrado desde la antigüedad. Podría haber sido una necrópolis con templos y sacella dedicados a varias divinidades como Marte y diosa Bellona. Aquí, en 1835, el renombrado Marte de Todi, actualmente conservado en los Museos Vaticanos, salió a la luz.

La plaza del convento alberga un majestuoso tilo centenario, que se dice que fue plantado en 1426 con motivo de la visita de San Bernardino.

El claustro, con su pozo del siglo XVIII, la sala del siglo XIV utilizada como centro de conferencias y la biblioteca & # 8211 llena de pergaminos, incunambula y ediciones raras, en su mayor parte fusionadas en la colección de la biblioteca municipal de Todi & # 8211 son notable.

Junto al edificio monástico, se ubica la Iglesia del mismo nombre. Consagrada en 1633, se convirtió en Iglesia parroquial en 1977 llamada Maria Santissima Assunta en Montesanto. Eso todavía consagra varias obras de arte: muchas estatuas de madera y algunas cuadros de lo Spagna, así como por los alumnos de Ghirlandaio (Siglo XVI) y de Cesare Permei (siglo 17).

Derecha fuera de los muros, en el suroeste de la ciudad, uno de los Obras maestras del Renacimiento de Umbría se encuentra. Aunque no hay evidencia de un proyecto realizado por Bramante A la izquierda, la estructura del edificio no parece poner en duda y, desde el siglo XVI, se le atribuye al reconocido arquitecto. En cambio, no hay absolutamente ninguna duda sobre la intervención de algunos importantes maestros tal como Cola da Caprarola, Antonio da Sangallo, Peruzzi, Vignola y Ippolito Scalza.

Las obras de construcción comenzaron en 1508 y terminaron solo un siglo después, en 1607. Fue construido para consagrar la imagen sagrada de La virgen con el niño (Madonna della Consolazione) que actualmente es visible en el ábside semicircular de la Iglesia. Según la leyenda, un albañil redescubrió los restos del fresco cubiertos de polvo y telarañas. Después de haberse limpiado el sudor de la cara con el mismo pañuelo que se utilizó para limpiar la imagen sagrada, su ojo sanó milagrosamente.

El templo renacentista muestra una peculiar planta de cruz griega resultante de dos brazos iguales cruzados. Cuatro ábsides se apoyan en ellos tres de ellos son poligonales, y el semicircular, norte alberga el fresco milagroso. Los ábsides, pertenecientes a dos órdenes y adornados con columnas corintias, tienen cúpulas en la parte superior que abrazan idealmente la terraza (donde se colocan las águilas esculpidas por Antonio Rosignoli en el siglo XVII) y la majestuosa cúpula central, sostenida por un frontón adornado con dobles columnas jónicas. atribuido a Francesco Casella.

Las tres puertas de entrada datan de tres siglos diferentes: los siglos XVII, XVIII y XIX, mientras que dentro, el ancho, brillante Barroco La estructura se atribuye al talento de Filippo da Meli.

Cincuenta y seis ventanas iluminan la zona donde destacan la estatua de madera del Papa Martín I, las de yeso de los doce Apóstoles y el altar barroco.

La Iglesia tiene setenta metros de altura y representa uno de los monumentos más famosos y significativos de Todi.

Via S. Maria en Camuccia, una calle transversal de Via Roma, conduce a la muy antigua Iglesia del mismo nombre. Su núcleo se remonta a los siglos VII-VIII, luego renovado en el siglo XIII. De 1394 a 1810 el pequeño edificio albergó un convento de dominicos.

La fachada se estructura en dos plantas: la puerta de entrada principal, cuyo dintel está sostenido por columnas corintias, y dos hornacinas laterales adornadas con un crucifijo y cuadros marianos, en la planta baja. Una ventana de doble arco finamente adornada, en el piso superior.

Dentro, el edificio es de un solo pasillo. A sus lados se exhiben diez pequeñas capillas. El más importante es el tercero a la izquierda donde el & # 8220Sedes Sapientiae“, una hermosa estatua de madera data del siglo XII, está consagrado. Esa es una imagen de la Virgen María sentada en un trono sosteniendo al Niño, como para simbolizar cómo María encarna el Conocimiento representado por el Cristo niño.

No muy lejos de Iglesia de San Fortunato, en Parco della Rocca, Prisión de San Cassiano, se coloca un edificio de forma cuadrangular. Básicamente, se supone que es una antigua cisterna romana donde, según la leyenda, el obispo de Todi habría sido encarcelado durante las persecuciones del siglo II d.C. Posteriormente, la sala habría acogido los restos del Santo Patrón, San Fortunato y luego, habría sido utilizada como oratorio cristiano.

Actualmente, la estructura es una sala diáfana, accesible desde una pequeña puerta de entrada de madera, decorada con un arco de medio punto sostenido por dos capiteles, toscamente realizados.

Las ventanas laterales, también, se agregaron más tarde.

Actualmente el edificio no puede ser visitado por tratarse de propiedad privada: aquí tiene su sede la finca comercial Mazzocchi Alemanni Magdalena y Maurizio.

El castillo debe haber sido el noble residencia de un señor de la familia Leoni, como atestigua el escudo de armas que se destaca en la puerta de entrada. El nombre puede provenir de Campoleone luego se convirtió en Campi di Leone.

En 1512, cerca del edificio, a lo largo de la ruta entre Pontecuti y Casemasce, el conocido Nicchio di Todi, se encontró un edículo de mármol de un templo romano fuera de servicio. Hoy es consagrado en los Museos Vaticanos.

En 1565, Cipriano Piccolpasso Pasó por la región. Era el superintendente de la fortaleza de Perugia, encargado de vigilar todas las ciudades, fortalezas y castillos de la provincia.

En el interior del edificio hay una pequeña iglesia dedicada a Santa Lucía, junto a un campanario de arco apuntado.

Luego, en los tiempos modernos, el castillo pasó del Leoni a los propietarios actuales, Alemanni Mazzocchi.

Ubicado en los límites orientales del municipio, Castillo de Ficareto Actualmente es un edificio compuesto por cuatro casas, una pequeña iglesia dedicada a San Juan (en ruinas desde el siglo XVIII) y una residencia fortificada, el propio castillo, lamentablemente cayó en ruinas.

Del mismo modo, a los topónimos de los pueblos cercanos como Castagneto, Cerqueto, Mandorleto u Olmeto, el nombre vendría de la gran cantidad de higueras que allí crecen.

Según la antigua tradición, desde 1322 había un hospital dedicado a San Francisco y en 1381 el terreno fue certificado en un protocolo notarial de Ser Francesco di Nicolò.

Hay muchas noticias relacionadas con las visitas pastorales de los prelados que solían controlar el área de vez en cuando, mientras que no queda rastro de posibles influencias de familias nobles de Todi. Por tanto, es muy probable que la tierra permaneciera bajo el control de los Estados Pontificios A través de su historia.

La antigua iglesia parroquial dedicada a San Juan y luego abandonada fue reemplazada por la actual Iglesia de San Rocco, en los tiempos modernos.

Ubicado en una colina a una altura de 369 metros sobre el nivel del mar, Loreto Actualmente es uno de los municipios más aislados de la región. Es difícil llegar, especialmente en invierno, cuando las carreteras que lo unen con los pueblos cercanos se vuelven casi intransitables.

El nombre puede provenir de la gran cantidad de bosques de laurel (laurus) de la zona. Debido a su posición estratégica, la fortaleza solía ser un puesto de guardia importante, vigilado constantemente por centinelas y fortificado por una gran torre que actualmente alberga escuelas primarias.

En el interior del edificio destacaría una pequeña iglesia románica, dedicada a San Lorenzo, con un refinado hastial de campanario. Aquí, hasta 1171, se registró la presencia de un Prior e incluso tres Canónigos. La última restauración data de 1948.

El descubrimiento de dos estatuillas de bronce datables entre los siglos III y II a.C. prueba que la zona había estado habitada durante mucho tiempo. Un poco más tarde, según la tradición, Obispo Terentian, martirizado en el siglo I d.C., se le habría aparecido a una mujer, Santa Lorenza, al confiarle sus restos, su cuerpo había sido glorificado aproximadamente cuarenta años antes.

La estructura actual de la Iglesia parroquial ubicada en Piazza Vittorio Emanuele II en el Casco Antiguo, data de mediados del siglo XIX y fue construido sobre los restos de un edificio anterior, luego desaparecido.

El neoclásico Sts. Iglesia Filippo y Giacomo muestra una fachada de piedra caliza tosca, verticalmente tripartita de manera bastante regular, adornada con adornos de terracota que enmarcan un gran tímpano coronado, los tres portales de entrada y la gran ventana semicircular, recientemente adornada con vidrieras.

En el interior, la Iglesia es tripartita en pasillos separados por columnas con capiteles jónicos. El central más grande tiene bóveda de cañón. Los dos laterales menores tienen techos planos y están adornados con huecos laterales que albergan seis altares de piedra (tres por cada lado).

La bóveda, el muro y la columna frescos fueron pintados por Nicola y Federico Benvenuti, pintores de Perugia.

Sobre el presbiterio, alzado por un doble escalón y enmarcado por tres ábsides que coronan las respectivas naves, destaca el majestuoso altar de piedra adornado con la imagen de la Madonna dei Portenti, y las dos estatuas de los santos Filippo y Giacomo.

Dentro de la Iglesia, el pila bautismal y el vasija de aceite sagrado son dignos de mención, junto con los llamados Braccio Santo d & # 8217argento (Relicario del brazo de plata) con un anillo y una pulsera, como restos de los dos santos.

Cerca de trescientos metros fuera de las paredes, dejando a través Porta Romana (puerta romana), usted encontrará SS. Iglesia Crocifisso, un edificio maravilloso que data del siglo XVI. La Iglesia puede haber sido construida como lo deseaba la gente dedicada a una antigua edícula del siglo XIV llamada Maestà delle Forche o & # 8220di Piobicca & # 8221, todavía consagrado en un hueco en la parte posterior del presbiterio.

A partir de 1593, las formas arquitectónicas más antiguas fueron reemplazadas por las renacentistas aún visibles, como deseaba el obispo. Angelo Cesi y gracias a arquitectos Valentino Martelli y Ippolito Scalza& # 8216s funcionan.

La iglesia muestra una planta de cruz griega con brazos que se extienden aproximadamente de diecisiete metros de ancho y más de veintisiete de largo.

En el interior, la iglesia está enlucida mientras que en el exterior está construida en piedra con ladrillos toscos y marcada por pilastras con capiteles toscanos.

Se accede a la Iglesia por un gran portal adornado con un marco de piedra realizado en la primera mitad del siglo XX y cubierto por un techo circular con una linterna en la parte superior.

Situado en Via porta Fratta, en el sur de la ciudad, el pequeño Iglesia de San Giorgio había sido reconocido en los documentos de la ciudad desde el siglo XI. Desafortunadamente, el edificio, enlucido y pintado, ahora está casi completamente dañado por dentro. La iglesia de una sola cámara muestra bóvedas de crucería de arco de medio punto adornadas con pilastras y hornacinas toscanas. Todo está iluminado por amplios ventanales laterales.

Los muros exteriores son de sillería tosca más o menos regular. La fachada principal inclinada, la puerta de entrada. con lunetas y el pequeño, central, piedra enmarcada ventana rosada son dignos de mención.

A la izquierda de la puerta de entrada se vislumbran los restos de un portal más antiguo, actualmente tapiada, mientras que a la derecha, los restos de un iconostasio del siglo XI, con los iconos de los evangelistas. Lucas y Marcos, se mantienen. Finalmente, más a la derecha, protegido por un techo, el Madonna con Bambino e San Giorgio Fresco anónimo que da nombre a la misma Iglesia, brilla en todo su esplendor.

A lo largo de Actual Via Matteotti, antigua vía Ulpiana, justo detrás del tercer círculo de murallas cerca de Porta Romana (Puerta Romana), Iglesia de San Nicolás, Destaca una de las iglesias más antiguas del siglo XI. El edificio fue conocido como San Nicolò de Criptis ya que solía destacar en los túneles del anfiteatro romano ahora abandonado.

Del edificio original solo quedan parte de la fachada y su pequeña puerta con dintel. En el lado izquierdo de la antigua Iglesia, la siguiente, del siglo XIV, está perfectamente ubicada.

En el interior, la estructura sin aislamiento se modificó entre los siglos XII y XIV, agregando dos pasillos menores. Cada pasillo alberga un altar de travertino cerca del presbiterio.

Fuera de, la fachada muestra al cuadrado caliza bloques de diferentes tamaños. En el centro inferior, la entrada está otorgada por un majestuoso portal de arco apuntado decorado con columnas salomónicas, mientras que en la parte superior, un hermoso rosetón en un patrón de rayos de sol procedente de la pequeña iglesia anterior, se destaca.

Finalmente, el campanario se coloca en la parte trasera del edificio.

A lo largo de la carretera del mismo nombre, en Borgo Nuovo, en el norte de la ciudad, Iglesia de St. Prassede destaca. Junto con el convento anexo, fue construido hacia el siglo XIV por los Padres Agustinos.

El edificio gótico tiene una peculiaridad: su fachada incompleta estructurado en dos niveles diferentes. El inferior tiene bloques de piedra blanca y rosa en hileras horizontales alternas, el superior está inclinado con ladrillos toscos y construido en piedra con una mezcla de piedras y ladrillos.

Una puerta abierta colocada en tres escalones permite el acceso y una ventana amplia asegura la luz en el interior.

El moderno edificio debió estar construido sobre los restos de una estructura del siglo XII, que no dejó ningún rastro. Tampoco queda casi nada de la decoración antigua en el interior, ya que fue completamente cambiada en el siglo XVIII.

La sobria, original estructura de nave única con capillas laterales fue sustituida por una muy rica decoración de estilo barroco: la nave única está enlucida y embellecida con decoraciones murales y estucos, cubierta por una bóveda de cañón estructurada en cuatro tramos sostenidos por dobles arcos transversales. La cornisa está sostenida por columnas con capiteles corintios. Cinco nichos y una capilla se exhiben a cada lado del pasillo. Los cuatro altares laterales son de mármol policromado, mientras que el central de madera está adornado con adornos dorados.

Finalmente, dentro de la Iglesia, algunos obras de arte son dignos de atención. Entre ellos el Deposizione, atribuido al pintor flamenco Hendrick de Clerk (Siglos XVI-XVII) y el Estasi di Santa Rita da Cascia, probablemente por Giacinto Brandi (siglo 17).

El edificio se encuentra entre los más antiguos de la ciudad como atestiguan algunos documentos históricos donde se cita: en 1112 se incluyó en una lista de bienes que Conte Guazza enviado a la abadía de Farfa Sabina, mientras que una inscripción en latín recuerda que & # 8220en 1240, el día de Pentecostés, la Iglesia fue consagrada por cuatro obispos & # 8221.

La fachada, en estilo románico de Umbría datado de los siglos X-XI, es caracterizado por cinco muescas horizontales. Dos de ellos marcan el rosetón central, mientras que los otros enmarcan las dos filas de los tres arcos que adornan el campanario.

El rosetón está adornado con ocho columnas., colocado en un patrón de rayos de sol sobre un marco de piedra que no parece haber sufrido más cambios.

La puerta de entrada está coronada por una luneta adornada con la imagen de San carlo y datable 1623, cuando la pequeña Iglesia preexistente fue confiada a la Compañía del Santo.

Dentro, en el lado izquierdo del altar, los Madonna del Soccorso hermoso fresco es colocado. Se atribuye a Giovanni di Pietro, un pintor de Spoleto también llamado lo Spagna.

Justo fuera de las paredes cerca de Porta Fratta (o Amerina), en a través de S. Raffaele, una pequeña iglesia dedicado a St. Stefano con convento anexo, se ubican. La muy sencilla estructura de piedra construida con sillería más o menos regular, de diferentes tamaños, debe estar fechada en el siglo XI. Luego fue reestructurado y cambiado con el tiempo. La fachada principal inclinada, encerrada en los muros del convento, muestra una puerta de entrada con lunetas y está adornada con un arco de medio punto. En la parte superior se coloca un pequeño rosetón circular con marco de piedra.

El pequeño convento dedicado a San Filippo Destaca en la vía del mismo nombre, sureste de la ciudad. El nombre actual se remonta a un período posterior. De hecho, la estructura original del siglo XV fue reconocida como Santa Maria delle Grazie (Santa María de Gracia).

Según la tradición, el núcleo original del convento fue construido para proteger la imagen milagrosa de la Virgen en la pared de un antiguo hospital. La estructura moderna es atribuible a los frailes que le fueron asignados alrededor de 1660.

La fachada se ha ido modificando con el tiempo. En el siglo XVIII, incluso se partió en dos para construir un muro del convento que pudiera unir la iglesia con el propio convento.

Aunque estrecho, el portón de entrada mantiene su elegancia y majestuosidad con Formas renacentistas y manieristas: una copia hecha en piedra de la Vergine delle Grazie fresco por Giovanni di Orvieto se destaca en el frontón.

El lado derecho de la calzada está adornado con lesenes corintias y al fondo, alrededor del ábside, se realizó un corredor que unía el coro de la Iglesia con el convento adyacente.

A lo largo de vía Cesia, un poco más allá de la iglesia de San Carlos, Fuente Scannabbecco es colocado. Debe su nombre al Magistrado Jefe Todi, de la familia Fagnani de Bolonia, que lo hizo construir en 1241. Es una estructura inusual y compleja que consiste en un pórtico con siete columnas con capiteles de diferentes formas y adornos, que soportan arcos de medio punto hechos de ladrillos. Hay cuatro cuencas que se comunican entre sí a través de un sistema de descarga.

Las investigaciones arqueológicas y topográficas han permitido localizar los restos de tres paredes alrededor de Todi. En diferentes épocas, delimitaron el área urbana y protegieron los límites de la ciudad: las primeras murallas, comúnmente llamadas & # 8220Etrusco & # 8221 y casi desaparecido, se remonta al siglo III a.C. El segundo & # 8220Roman & # 8221 las que se remontan al siglo I a.C., cuando la villa adquirió la condición de municipium. La tercera y última muralla, la Medieval algunos, datan del siglo XIII y son los más extendidos en términos de espacio urbano, hasta la actualidad.

El tercer y último muro, cuyas obras de construcción se iniciaron en 1244, incluyen: Porta Perugina (un bastión medieval estable estructurado en dos niveles), Porta Romana (construida en el siglo XVI como lo deseaba el Papa Gregorio XIII, que consta de un solo arco de bloques blancos y rojos, la puerta más moderna entre las que aún existen), Porta Amerina (también llamado Fratta, construida en el siglo XIV y nuevamente estructurada en dos niveles) y Porta Orvietana (una ruina subterránea por ahora, debido a deslizamientos de tierra).

Cada una de estas puertas, ubicadas en los sistemas de carreteras principales de Todi, solía llevar el nombre de la ciudad que pasaría por alto y, en la Edad Media, era una copia de la puerta romana anterior.

Porta Libera, así como, Pertenece a la Edad Media y se encuentra cerca Parco della Rocca.

Las segundas paredes incluyen: Porta Aurea (piedra y actualmente bien conservada. Debe haber sido el puesto de avanzada romano de la cercana Porta Fratta medieval), Porta Catena (también llamado de San Antonio, actualmente en via Matteotti desde donde se extiende el distrito de Ulpiano) Porta di Santa Prassede (cerca de Borgo Nuovo en el norte de la ciudad).

Solamente Porta Marzia, que da a via Roma, restos de las murallas más antiguas. En los textos históricos, hay evidencia de otras puertas monumentales de Todi, actualmente desaparecidas, como Porta della Valle, Porta Liminaria, Porta Bonella y Porta di St. Giorgio.

Reorganizado y reabierto al público en 1997, Museo Cívico Todi se encuentra en el último piso de Palazzo del Popolo (Pueblo & # 8217s Palace) y Palazzo del Capitano (Capitán & # 8217s Palace). Estructurado en secciones, el recorrido comienza con el Museo della città (Museo de la ciudad) que muestra los momentos más significativos de la historia de Todi. Aquí la famosa losa de mármol que representa San Fortunato, San Cassiano y Cristo el Redentor, que data de los siglos X-XI. Las siguientes cinco secciones están dedicadas a Arqueología (Cerámica aticana con imágenes negras y rojas, elementos arquitectónicos de terracota y estatuillas votivas de bronce), Numismática (aproximadamente 1500 monedas griegas, prerromanas, medievales y modernas en general), a Tela (Vestiduras Sagradas y otras telas de seda, terciopelo, damasco y lino realizadas entre los siglos XV y XVIII), a cerámica (cerámica de uso común entre los siglos VIII y XIII). Por último, pero no menos importante, Pinacoteca (Municipal Galería de imágenes) que alberga algunas obras de arte asombrosas: el renombrado pala (retablo), que representa el Coronación de la Virgen, por Giovanni di Spagna, entre Perugino& # 8216s alumnos más importantes, seis lienzos de Ferraù da Faenza de la Catedral y de la Iglesia de San Fortunato, el Declaración por Pietro Paolo Sensini (1608) y La virgen con el niño y los santos por Andrea Polinori.

los Museo Lapidario fue inaugurado oficialmente el 26 de septiembre de 2009 y se encuentra en algunas zonas de San Giovanni Battista antiguo convento, conocido como & # 8220Monastero delle Lucrezie& # 8220. Lleva el nombre de Lucrezia della Genga, una mujer noble de Ancona que pasó por un edificio detrás de las murallas de la ciudad sobre sus doce hermanas, miembros de la Tercera Orden de San Francisco (Orden Franciscana Seglar) en 1425. Un gran número de lapidario restos están blindados en el ábside de la antigua Iglesia dedicada a San Juan y en los dos adyacente pasillos. Los restos atestiguan la larga historia de la ciudad desde la época romana hasta el Renacimiento hasta la época moderna: una colección entre las más antiguas de Umbría, después de Gubbio.

No muy lejos de Porta Marzia, los majestuoso romano Nicchioni pasar por alto Piazza del Mercato Vecchio. La estructura se remonta a finales de la época republicana y principios de la era augusta, consta de cuatro grandes ábsides hecho de bloques de travertino y provisto de un dórico cornisa decorativa encima. Los triglifos y las metopas están adornados con bajorrelieves esculpir brazos y rostros humanos. La estructura podría haber sido un muro de terraza que soportaba la ladera de arriba o un camino elevado, ahora desaparecido, que podría permitir el acceso a la plaza en el nivel superior.

Según la tradición medieval, en cambio, los Nicchioni serían los restos de un templo abandonado dedicado a Apolo.

El Palacio es considerado una de las mejores muestras de finales del siglo XVI. arquitectura de edificios privados. Se encuentra en el norte de la localidad, en via del seminario. El Palacio fue construido por el Corradi, una familia noble luego se casó con el Landi. En 1712, el edificio fue adquirido por el obispo de Todi, Filippo Antonio Gualtiero de Orvieto. De 1711 a 1720, el Palacio se convirtió en el seminario de la ciudad, reemplazando al antiguo, que por entonces no era lo suficientemente adecuado.

El edificio también se llama Palazzo del Vignola, quien el majestuoso puerta de travertino decorar la fachada se atribuye a. Fue cambiado varias veces, hasta las últimas obras de reforma interior y exterior realizadas por Mons. Alfonso María de Santis en 1954.

El Palacio fue protagonista también de una trágica noticia de Todi: el 25 de abril de 1982, un devastador incendio provocó la muerte de treinta y dos personas, cuyo recuerdo se guarda en una lápida colocada en la fachada principal.

Actualmente el Palacio se utiliza principalmente como centro de exposiciones. los antiguo La exposición es la más popular: tiene lugar todos los años a finales de abril, la mayoría de los coleccionistas, no solo de Todi, la anhelan.

Colocado a la izquierda del Catedral, y accesible por una escalera, el palacio fue encargado por el obispo Angelo Cesi en 1593. Fue construido donde estaban situadas las casas de los Canónigos, como residencia digna de un Príncipe y Patrón del Renacimiento.

El edificio se estructuró en cuatro pisos: abajo, al nivel del jardín (llamado & # 8220Obispo y huerto # 8217s), actualmente abandonados, estaban las cocinas, las caballerizas, los sótanos y los almacenes. El primer piso era accesible por el entrada principal, atribuida a Vignola, y albergaba la curia, la cancillería y el archivo. Desde allí, una escalera monumental conduciría al piano nobile que albergaba el Sala del trono (Sala del Trono) concebida como una Sala de Estado y glorificación de la autoridad del Obispo, donde se llevarían a cabo las audiencias. La habitación, pintada al fresco por Ferraù de Faenza, incluía los cartuchos y los retratos de todos los pastores de Todi de San Terenziano para Angelo Cesi. En la misma planta, la capilla privada y el Galería, frescos del pintor Andrea Polinori con episodios de la historia de Todi, se colocaron. Desde allí, se podía llegar a las salas privadas del Obispo, que actualmente se utilizan como biblioteca diocesana. Finalmente, el cuarto y último piso estaba dirigido únicamente a los sirvientes.

Un pulmón verde adecuado de Todi, Parco della Rocca, 411 metros sobre el nivel del mar, se encuentra entre los puntos más altos de la ciudad. La fortaleza fue construida en 1373 por Cardenal Pablo Albornoz y encargado por el Papa Gregorio XI para controlar la ciudad de Todi, recién reconquistada por los Estados Pontificios. En 1385, la Rocca fue destruida por los propios habitantes y luego renovada diez años más tarde.

En 1495, la fortaleza sufrió el asedio de Sixto IV y # 8217 que puso a prueba las habilidades militares de Giuliano della Rovere, su sobrino y futuro Papa Julio II. El fuerte fue completamente demolido en 1503, cuando se construyeron San Fortunato y Santa María della Consolazione con las piedras del mismo.

Actualmente, solo el Mastio (calabozo) restos de toda la estructura, junto con algunos contrafuertes, colocados en uno de los puntos más altos del pequeño parque urbano: provisto de un parque infantil, la zona verde es apta para picnics y paseos. Caminando por las murallas del convento de San Fortunato se llega a un mirador panorámico. A la derecha, vía Melsungen & # 8211 conocido como & # 8220la passeggiata& # 8221 (la caminata) & # 8211 comienza. Desde allí puede disfrutar de una vista increíble de todo el valle subyacente.

El Parque de 7.295 hectáreas cubre aproximadamente cincuenta kilómetros de la lo más importante río en Italia, siguiendo su curso desde el puente de Montemolino hasta Lago Alviano, cruzando el lago artificial Corbara. En su tramo norte, cerca de Montemolino, el Tíber se describe como & # 8220furioso & # 8221 debido a la impetuosidad del agua. Inmediatamente después, cerca de Pontecuti, se llama & # 8220Tever morto & # 8221 (Tiber muerto) debido a la falta de velocidad de la corriente. Las zonas más interesantes y destacables son los ocho kilómetros donde el río cruza la cresta de las montañas Peglia-Amerini, dando forma a la Gole di Forello(Cañón de Forello) biotipo. Es una zona ardua, poco afectada por la actividad humana y considerada el verdadero corazón del Parque por los naturalistas. Aves rapaces como milanos, gavilán y buitres se refugian entre el follaje de encinas, carpes, escobas y brezos, de la zona y de los alrededores. Gole di Prodo (Prodo Canyion), frente a las casas de Civitella del Lago, nuevamente una zona ardua, explorable solo por excursionistas expertos y equipados.

Diferente fauna y flora. habitan las zonas húmedas de los dos lagos artificiales de Corbara (hecho por el terraplén del Tíber en 1963) y Alviano, cuya exuberancia ha permitido configurar la corriente Oasis de WWF del mismo nombreAlviano Oasis). Las aproximadamente quinientas hectáreas de área húmeda se han convertido en el hábitat ideal para varias especies migratorias y acuáticas. Entre ellos el pato Mallard, el Bule Heron, el Crane e incluso el Kingfisher.

Además de su hermoso paisaje, el Parque es apto para la práctica de los más diversos deportes: desde el senderismo hasta la equitación, desde el remo hasta la espeleología. Finalmente, la gran cantidad de ruinas arqueológicas de diferentes épocas lo convierten en un museo al aire libre, absolutamente digno de visitar.

Teatro Todi fue planeado por el arquitecto Carlo Gatteschi de Arezzo en 1872, y inaugurado por Giuseppe Verdi & # 8217s opera & # 8220Un Ballo en Maschera & # 8221 (Un baile de máscaras) en 1876.

Dentro la estructura es preciosa, elegante y con clase, con atención a cada detalle. Las cortinas portays Ludovico Ariosto& # 8216s visita a Todi en 1531 por Annibale Brugnoli, un renombrado artista de Perugia que decoró el techo de la Ópera de Roma.

Toda la estructura alberga 499 asientos y está formada por cuatro tipos diferentes de tarimas. La amplia ovoide patio de butacas es un joya de la arquitectura del siglo XX, mientras que los cuatro medallones de terracota que representan Metastasio, Alfieri, Rossini y Goldoni Fueron realizados por los escultores Angeletti y Biscarini.

Desde 1992, el teatro acoge la Stagione en prosa (Temporada en prosa) que ofrece una gran cantidad de espectáculos destacados, desde operetas a musicales, hasta actuaciones con bailarines como Paganini y Kemp y conciertos con cantantes como Paoli y Vecchioni.

Todi ofrece un amplio abanico de actividades de ocio tanto para sus habitantes como para los turistas, por su riqueza paisajística, histórica y cultural. Se pueden alternar sugerentes paseos por el casco antiguo con visitas a los museos municipales y modernas galerías, así como intercambiar actividades deportivas para todos los gustos: senderismo, trekking, paseos a caballo, piragüismo, rafting e incluso parapente entre el impresionante paisaje del Parque del Río Tíber. así como actividades & # 8220urban & # 8221 como petanca, fútbol y tenis en las estructuras modernas de la ciudad.

La comunidad cuenta con un estadio cubierto, pistas de atletismo, piscinas, centros hípicos, gimnasios y canchas.

Podemos mencionar el Internazionali di Tennis (Abierto de Italia) para los más curiosos y exigentes. Cada año en julio, el torneo de tenis se lleva a cabo en Ponte Naia. Pero también podemos sugerirle visitar algunas de las interesantes exposiciones permanentes de Arte Contemporáneo de la ciudad:

Galería ab ovo: una ventana abierta al mundo de las artes aplicadas europeas contemporáneas, en Todi Old Town.

Todi Fine Art: Exposición permanente de entrada gratuita concebida como una combinación experimental de arte y tecnología, que proporciona materiales antiguos como la piedra mediante tecnologías modernas de la fotografía.

Bibos & # 8217s lugar: Artistas Andrea Bizzarro y Matteo Boetti & # 8217s exposición permanente, colocada dentro de la galería Giuliana Soprani Dorazio & # 8217s desde 2013. La programación de eventos refleja los intereses de los dos artistas: por un lado, los autores historizados del siglo XX, por otro, la promoción de los jóvenes. artistas, en un juego constante de brecha generacional.

¿Desea saber más?

ORÍGENES UMBRIAN-ETRUSCAN Y LA EDAD ROMANA

Entre la leyenda y las ruinas arqueológicas, los orígenes de Todi aún permanecen envueltos en un misterio. Según la tradición, el pueblo fue fundado en 2707 a. C. por la tribu Veii-Umbrian. Se dice que, mientras los hombres vivaqueaban después de haber comenzado las obras de construcción río abajo en las orillas del Tíber, un águila traviesa les quitó el mantel y lo dejó caer en la cima de la colina que había detrás. El cartel fue acogido como un mensaje de Dios, allí se construyó el pueblo y el águila se convirtió en el emblema del pueblo, reproducido en numerosas efigies.

Además de historias fantásticas, los arqueólogos pudieron detectar el núcleo de un pueblo original, que data de los siglos VIII-VI a.C., habitado por agricultores y pastores. Pronto fue subyugado por los etruscos cercanos. El mismo nombre de la ciudad lo demuestra. Desde el etrusco & # 8220Tular & # 8221 o & # 8220tulere & # 8221 que significa & # 8220border & # 8221, vino el siguiente nombre romano Tuder, el medieval Tudertum y finalmente la lengua vernácula Tode, hasta el nombre actual: Todi, cuyos habitantes se llaman Tuderti o Tudertini.

Los primeros muros, construidos entre los siglos III y I a.C., se atribuyen a los etruscos.

En el 89 a. C. Todi ganó el estatus de municipium romano y experimentó un desarrollo arquitectónico urbano. Su núcleo era Piazza del Popolo (People & # 8217s Square), el antiguo Foro donde el Capitolio (actualmente el Catedral) y los edificios públicos se destacarían, pero casi nada queda. El eco de la floreciente Edad Romana todavía está consagrado en la túneles subterráneos de la Plaza, en el Nicchioni y en los nombres de los caminos que recuerdan las antiguas puertas de la ciudad: Porta Aurea, Porta Libera y Porta Fratta en el suroeste, Porta Catena y Porta Marzia en el sureste.

LA EDAD MEDIA Y LAS COMUNAS

La caída del Imperio Romano Occidental también involucró a Todi, que sufrió las incursiones de los bárbaros y # 8217. Primero el Godos quienes fueron rechazados por la providencial intervención de San Fortunato, Obispo y Patrón del pueblo. Entonces el Longobardos que dividieron el territorio conquistado en ducados y se convirtieron en feudatarios autoritarios, luchando constantemente contra los señores locales. Las familias más populares involucradas en las batallas fueron los Condes de Montemarte, los Arnolfi y el Atti.

Solo a partir del siglo XIII, la ciudad disfruta de la mejor época de su historia: las murallas de la ciudad se ampliaron hasta abarcar los dos contrafuertes circundantes en los lados norte y sur, delimitados por las puertas monumentales de Porta Orvietana, Porta Perugina, Porta Romana y Porta Amerina. Por lo tanto, la ciudad tomó su forma definitiva que se ha mantenido intacta casi hasta nuestros días.

Durante esos años, Todi amplió su autoridad sobre los pueblos cercanos de Amelia y Terni, que comenzaron a rendir homenaje a la ciudad. Ejerció su poder sobre las disputas papales de Alviano y Guardea, tomó el poder del valle de Nera lejos de Orvieto y comenzó a establecer importantes relaciones políticas y comerciales con Perugia.

En 1236, la rica ciudad dio a luz a Jacopo de Benedetti, conocido como Frà Jacopone da Todi, el poeta épico de la Pasión de Cristo y autor de algunos de los más populares Laudi de la literatura vernácula italiana.

Jacopo era un notario que se había casado con Vanna, una mujer noble que murió aproximadamente un año después, aplastada por los escombros de un piso derrumbado mientras bailaba en un baile. En esa ocasión, el futuro fraile vio el cilicio en el muslo de su esposa. Después de un largo período de crisis espiritual y peregrinaciones, se convirtió y tomó votos. Sus restos se guardan en la cripta de Iglesia de San Fortunato y actualmente son un destino privilegiado para peregrinos y turistas.

DEL RENACIMIENTO A LOS TIEMPOS MODERNOS

Cuando Bonifacio VIII fue elegido Papa (1294), Todi experimentó un mayor desarrollo económico y político. De hecho, el nuevo Papa inició una actividad diplomática, muy apreciada por Todi Ghibellines. Tomó el control directo del patrimonio eclesiástico de la ciudad del Rector, aliado de los Guelphs. Con la ayuda de la Iglesia Católica, el pueblo logró apoderarse del Castillo de Montemarte, un punto de discordia entre Todi y el rival Orvieto, durante mucho tiempo.

La crisis comenzó unos años más tarde cuando murió Bonifacio VIII, en el siglo XIV, y Todi cayó en manos de Carlos IV, quien lo asignó al nuevo Papa y a un gran número de príncipes y capitanes. Entre ellos, Malatesta da Rimini, Biordo Michelotti e incluso Francesco Sforza.

Solo en los siglos XVI-XVII Todi experimentó una breve etapa de reanudación. Las últimas intervenciones arquitectónicas y urbanas del obispo Angelo Cesi son atribuibles a joyas de este período como la Fuente de la Rua o Fuente Cesia (nombrado en su honor), el Iglesia crucifijo y la obra maestra del Iglesia de Santa Maria della Consolazione, atribuida a Bramante, expuso la síntesis y conclusión del trazado urbanístico que se habría desarrollado con pequeñas obras sólo durante los siglos siguientes.

La ciudad ya se ha asentado. Diferentes edades se han mezclado armoniosamente y sin contrastes.

En las últimas décadas, la construcción ha implicado periferia, únicamente, dejando intacto el Casco Antiguo, con su connotación de casco antiguo y rural.

La artesanía de Umbría tiene raíces ancestrales y va desde la madera hasta la confección de encajes, la alfarería y el hierro forjado, con un gran número de talleres en toda la Región.

Debido a una gran cantidad de maderas con árboles finos, como cenizas, cerezos, durmasts y nueces, el área de Todi ha desarrollado y demostrado una gran habilidad en el trabajo de este material.

La artesanía se ha movido a lo largo de dos pistas paralelas: por un lado artesanía en masa, vinculado con objetos de la vida cotidiana o herramientas agrícolas, por el otro artesanía educada desde el trabajo de taracea hasta la decoración del interior de iglesias y palacios.

Destacan los dos coros leñosos de la Catedral y la Iglesia de San Fortunato. Fueron realizados en el siglo XVI y, respectivamente, encargados a Bencivegna da Mercatello y Antonio Maffei da Gubbio. Ambos artistas querían estar flanqueados exclusivamente por artesanos locales para realizar su trabajo, como clara evidencia de las habilidades de los habitantes de Todi desde la antigüedad.

A lo largo de los caminos de la ciudad, talleres de muebles de época, de refinados ebonistas y hábiles talladores de madera, taraceros, escultores y restauradoresmantener viva una tradición muy antigua, transmitida de generación en generación.

Los trabajos especiales hechos a mano, desde pequeños muebles hasta muebles, con atención a los detalles, se asemejan a antigüedades raras.

En términos de comida y vino, la cocina de Todi abraza perfectamente la tradición de Umbría: ingredientes simples y naturales, mezclados hábilmente y provenientes de una sociedad rural, pero no afectados por las Regiones cercanas a lo largo del tiempo.

Productos del suelo como cereales, frijoles y verduras se alternan con carnes y setas, espárragos y trufas procedentes de los bosques circundantes, mientras que el pescado está básicamente ausente ya que Todi está lejos del mar.

Entre las recetas más populares y aromáticas podemos mencionar Palomba alla Ghiotta y Pasta Dolce dei morti (Macarrones dulces), pasta típica elaborada durante los días festivos de Todos los Santos y # 8217.

Como en todas partes de Umbría, Todi produce aceite y vino de primera calidad.

Todi & # 8220green gold & # 8221, con etiqueta DOP, proviene del Colli Martani subárea de producción, una zona central de 15 Municipios. Entre ellos, Massa Martana, Giano dell & # 8217Umbria y Montefalco.

En cuanto a la producción de vino, en cambio, Todi pertenece a la & # 8220Strada dei vini del Cantico & # 8221 (Ruta del vino Cantico), uno de los tours de comida y vinos llamado & # 8220Strade del vino & # 8221 (Rutas del Vino) con el objetivo de dar a conocer los excelentes productos locales. Grechetto di Todi se encuentra entre los vinos del tour (1 DOCS & # 8211 denominación de origen controlada y garantizada y cinco DOC & # 8211 denominación de origen controlada). Puede ser una variedad de orígenes asiáticos donde se solía producir un vino & # 8220 estilo griego & # 8221 y recibió su nombre.


Jueves, 3 de octubre de 2019

419-400BC en el Cercano Oriente

Roundel de oro aqueménida
Este blog tratará de analizar el Cercano Oriente durante los años 419-400 aC, que durante este período se incluyó principalmente en el Imperio Persa. A partir del período persa, las fuentes históricas se vuelven bastante escasas y dependemos en gran medida de los escritos de los griegos, como Tucídides, Plutarco y Diodoro Siculus.

Los fragmentos ocasionales de información pueden provenir de los escritos bíblicos hebreos o de las tradiciones sagradas, pero generalmente solo se referirán a asuntos de Judea o aquellos que pertenecen específicamente a la historia judía. No es que no haya nada que decir sobre este período, pero la historia ahora la escriben principalmente los griegos. Entonces, si la mayor parte de lo que tengo que decir concierne a los griegos, debemos recordar que es porque están escribiendo la historia, no porque nada más sucediera en el Imperio Persa. Para cualquier evento que tenga que ver con los griegos, solo escribiré sobre ellos brevemente, ya que se tratan con mayor detalle en blogs anteriores, que se enumerarán al final.

Anteriormente había incluido los asuntos de Carthage en estos blogs, en la medida en que se conocen. Sin embargo, estos se tratan ahora con mayor detalle en los blogs griegos que cubren este período de tiempo.

Al comienzo de este período, Darío II gobernaba como Gran Rey de Persia. Existió una paz relativa entre los persas y los griegos, ya que las ciudades griegas se vieron envueltas en la guerra del Peloponeso. Persia seguía siendo el imperio más grande del mundo, se extendía desde el río Indo en el este hasta las tierras de Cirene en el oeste y contenía las antiguas tierras de Babilonia y Egipto. Era increíblemente rico y podía poner ejércitos más grandes en el campo que cualquier otro reino. Sin embargo, el creciente profesionalismo de los ejércitos en Grecia, China e India significó que estos vastos ejércitos pueden no haber sido los más efectivos del mundo en ese momento. Aún así, Persia era el imperio más importante del mundo en ese momento.

Uno de los papiros elefantinos
En el año 419 a. C. se escribió el Papiro de la Pascua. Esta fue una instrucción sobre la observancia de la Pascua para la comunidad judía en la fortaleza de Elefantina, en el sur de Egipto. Los judíos que vivían aquí formaban parte de una guarnición persa que ayudó a mantener las tierras de Egipto leales a los persas. Pueden haber sido descendientes de aquellos judíos que huyeron a Egipto durante y después de la Caída de Jerusalén y la destrucción del Templo. Este papiro en particular es bastante fascinante, ya que sugiere que quizás la guarnición judía no tenía conocimiento de la Pascua. Teniendo en cuenta que la Pascua se celebró de manera intermitente, si es que se celebró, durante la monarquía, esto no es demasiado sorprendente. Sin embargo, el contenido real de la carta sugiere que el rey persa está ordenando que se celebre la Pascua. Esto encajaría con algunos de los decretos conservados en el libro bíblico de Esdras, donde los reyes persas pronunciaban pronunciamientos sobre asuntos religiosos, como la reconstrucción de templos.

A mis hermanos Yedoniah y sus colegas de la guarnición judía, su hermano Hananiah. Que Dios busque el bienestar de mis hermanos en todo momento. Ahora, este año, el quinto año del rey Darío, el rey envió un mensaje a Arsames diciendo: "Autoriza una fiesta de panes sin levadura para la guarnición judía". Así que cuentas catorce días del mes de Nisan y observas la pascua, y desde el día 15 al 21 de Nisan observas la fiesta de los panes sin levadura. Sé ritualmente limpio y presta atención. No trabaje el día 15 o el día 21, ni beba cerveza, ni coma nada que contenga levadura desde el día 14 al atardecer hasta el 21 de Nisán. Durante siete días no se verá entre ustedes. No lo traiga a sus viviendas, séllelo entre estas fechas. Por orden del rey Darío. A mis hermanos Yedoniah y la guarnición judía, tu hermano Hananiah.
Papiro de Pascua de los papiros de Elefantina, escrito 419BC

No se puede decir mucho, que yo sepa, de los años 418 y 417. Es de suponer que sucedieron cosas, pero lamentablemente no estoy al tanto de ellas.

Alrededor del año 416, Pissuthnes, el sátrapa de Lidia, se rebeló contra el rey Darío II de Persia. La revuelta puede haber estado en curso durante algunos años, pero sospecho que fue solo algo reciente. Sospecho que los historiadores griegos habrían notado una gran revuelta que no se había controlado durante años, ya que Lydia estaba muy cerca del mundo griego. .

En el año 415 murió Pissutnes, pero su rebelión fue continuada por su hijo Amorges. Amorges parece haber recibido algún apoyo, secreto o no, de los atenienses. Esto habría llevado a los persas a considerar la guerra abierta contra los atenienses.

Moneda del sátrapa persa Tisafernes
En el año 414, el rey de Persia envió al capaz general Tisafernes a Jonia para ayudar a sofocar la revuelta de Amorges. Se hizo cargo de la satrapía de Lydia.

En el año 413, la situación estratégica en el Egeo había cambiado mucho. Los atenienses, que habían dominado el mar Egeo con su armada, habían sufrido una terrible derrota en el lejano oeste de Sicilia. Esparta ahora reavivó la guerra contra Atenas y presionó fuertemente su ventaja. Los estados sometidos atenienses intentaron levantarse contra Atenas. Tisafernes señaló que ahora era el momento de romper el poder ateniense e hizo un tratado con los espartanos.

En el año 412, Tisafernes y los demás sátrapas de la costa, incluidos los ricos y capaces Farnabazo que gobernaban la Frigia hellespontina al norte de Lidia, comenzaron a cobrar tributos de las ciudades griegas de la costa. Durante décadas, estas ciudades habían estado bajo el imperio ateniense y los persas se habían mantenido alejados de la costa. La derrota ateniense en Sicilia había cambiado todo esto. A cambio de que los espartanos permitieran a los persas tener las manos libres contra las antiguas ciudades sometidas atenienses, los persas pagarían el mantenimiento de la armada espartana.

Varios estados ahora se levantaron contra los atenienses, incluidos Quíos y Clazonmenae. Los atenienses respondieron y continuaron luchando de una manera que nadie esperaba. La ciudad de Clazomenae fue retomada por los atenienses.

Fue por esta época cuando el descarriado general ateniense Alcibíades desertó de los espartanos a los persas. Era enemigo de uno de los reyes espartanos, probablemente porque se decía que Alcibíades era el amante de la esposa del rey espartano. Temiendo por su seguridad, Alcibíades se acercó a Tisafernes, quien lo encontró útil, pero no parece haber sido engañado por Alcibíades de lengua de tenedor de plata. El rebelde Amorges fue capturado por la armada espartana y entregado a Tisafernes, quien lo ejecutó.

En el año 411 parece que estalló una pequeña rebelión en la región del delta del Nilo contra el dominio persa. Se decía que estaba dirigido por Amyrtaeus de Sais, descendiente de un rey rebelde anterior en esa región. Sin embargo, esta fecha puede ser una confusión de las fuentes y la rebelión puede haber ocurrido más tarde. Alternativamente, puede haber habido disturbios y la posibilidad de una rebelión, pero no una rebelión real. Las fuentes no están claras.

Restos del templo de Khnum en Elefantina
En el año 410 parece que hubo disturbios y revueltas en Egipto. El Templo de YHWH que usaban los soldados judíos en el Templo de Elefantina fue incendiado. Parecía haber sido quemado por partes de la comunidad egipcia que estaban resentidos por la presencia de la guarnición judía. El templo judío de Elefantina estaba al lado de un templo del dios egipcio Khnum. Anteriormente, los egipcios y los judíos habían convivido de manera relativamente pacífica, pero tal vez con la posibilidad de una rebelión contra el dominio persa, la comunidad judía era vista como infiltrados de los señores persas.

Alrededor de esta época, aunque es imposible dar una fecha exacta, la región del Valle del Indo parece haberse escapado del control directo de los aqueménidas. No era que otros imperios de la región se lo hubieran quitado a los persas, al menos hasta donde sabemos. Pero las dinastías locales de la región parecen haber gobernado desde Taksashila, o Taxila, como la conocían los griegos. Los soldados de la región todavía aparecen en relieves persas, pero estos bien pueden ser mercenarios, o simplemente copiar relieves anteriores de cuando el imperio tenía un mayor control de las tierras del interior.

Uno de los Elefantina
Papiros
La tradición rabínica en el judaísmo habla de un grupo al que a veces se hace referencia como la Gran Asamblea. Se dice que fueron 80 o 120 sabios que vivieron entre el tiempo del último exilio y el comienzo de la tradición rabínica propiamente dicha. A veces se les menciona como si estuvieran reunidos como un solo consejo, otras veces parece más como si fueran una generación de sabios. Se dice que aprobaron la adición de Ester y otros libros posteriores al canon. Se dijo que Esdras, Zacarías y Hageo estaban entre ellos. No estoy seguro de si tomar la tradición en serio.

La cronología de la Mishná parece ser bastante errónea para este período, lo que sugiere que todo el imperio persa duró poco más de una generación, en lugar de los más de dos siglos que de hecho duró. Hablando cronológicamente, no era probable que las personas mencionadas como parte de la Gran Asamblea fueran contemporáneas. Pero cierta continuidad de ancianos respetados que transmitieron tradiciones y dieron sus opiniones sobre la tradición es bastante plausible, por lo que bien puede haber habido una Gran Asamblea en ese sentido.

En el año 409, el historiador griego Jenofonte registra que los medos se rebelaron contra el rey Darío II de Persia. Sin embargo, la revuelta parece no haber durado mucho o haber amenazado seriamente al rey, ya que Jenofonte registra que se sometieron nuevamente a la autoridad real poco después.

En el año 408, quizás debido a la frustración por el lento avance de la guerra, el rey Darío II envió a su hijo, el ambicioso príncipe Ciro, también conocido como Ciro el Joven, a las provincias occidentales para que se hiciera cargo de la conducción de la guerra. El leal sátrapa Tisafernes fue marginado, mientras que a Ciro se le dio un gran tesoro y presumiblemente instrucciones para poner fin a la guerra en el oeste. Tisafernes había tratado de debilitar las ciudades griegas dando dinero a ambos lados. Cyrus ahora favoreció unilateralmente a los espartanos y les dio grandes cantidades de dinero, particularmente a un comandante espartano igualmente ambicioso llamado Lysander.

Solicitud de reconstrucción del templo de Elefantina
En el año 407, la comunidad judía de Elefantina envió una petición a Bagoas, un gobernador persa de la provincia de Yehud, solicitando fondos para reconstruir el templo de YHWH en Elefantina. Los judíos de Elefantina también le habían escrito a Sanbalat. No está claro si este es el mismo Sanbalat que había sido un oponente de Nehemías. Es cronológicamente posible, pero también es posible que uno de sus descendientes o parientes llevara el mismo nombre y ocupara el mismo cargo como gobernador de Samaria.

El Sumo Sacerdote de Jerusalén no había respondido a las peticiones de los judíos elefantinos. Esto puede deberse a que los judíos en Elefantina seguían las costumbres del Reino de Judá antes del exilio e incluían la adoración de ídolos junto con la adoración de YHWH. Al menos algunos de los sacerdotes de Jerusalén estaban decididos a adorar solo a YHWH. La comunidad samaritana dirigida por Sanbalat puede haber actuado como un término medio entre las comunidades de Jerusalén y Elefantina. Al menos algunos miembros del sacerdocio de Jerusalén tenían vínculos familiares con la comunidad samaritana.

No se puede decir mucho, que yo sepa, sobre el año 406. Es de suponer que sucedieron cosas, pero lamentablemente no estoy al tanto de ellas.

Tumba del rey Darío II en Naqsh-i-Rustam
Alrededor del año 405 murió el rey Amanineteyerike de Kush y fue enterrado en una pirámide en el cementerio real de Nuri. Fue sucedido por Baskakeren, quien probablemente era su hermano menor. Poco se sabe de ninguno de estos reyes.

En el año 404 murió el rey Darío II de Persia y fue sucedido por su hijo Artajerjes II. Artajerjes era conocido como Artajerjes Mnemon (Mnemon significa "buena memoria") para los griegos. Darío II fue enterrado en una tumba excavada en la roca tallada en el acantilado de Naqsh-i-Rustam como muchos de los reyes persas antes que él. La tumba no tiene nombre, pero su tumba se puede identificar con cierta certeza. Al igual que las tumbas de los otros reyes, muestra un relieve tallado en la roca del rey de pie ante Ahura Mazda, en una plataforma sostenida por soldados de todos los rincones del imperio.

Tras la ascensión del rey Artajerjes II al trono persa, el sátrapa Tisafernes acusó al príncipe Ciro de querer usurpar el trono. Es probable que Tisafernes estuviera diciendo la verdad. Artajerjes le creyó y estuvo a punto de ejecutar a su hermano. Sin embargo, su madre Parysatis intervino en nombre de Ciro el Joven y su hermano fue misericordioso y lo perdonó.

Si bien existía la incertidumbre de la sucesión real y un nuevo rey en el trono, Amyrtaeus de Sais aprovechó esta confusión para lanzar una rebelión en Egipto. Artajerjes II ordenó que se reuniera un gran ejército en Fenicia para aplastar la rebelión. Este ejército iba a ser dirigido por Abrocomas, el hermano bastardo de Artajerjes, pero el montaje del ejército tomó tiempo. Muchas de las mejores tropas persas probablemente fueron enviadas a este ejército. Sin embargo, tomó bastante tiempo ensamblarlo.

Estela del rey Harsiotef de Kush
Por esta época, el rey Baskakeren de Kush murió y fue enterrado en una pequeña pirámide en el cementerio real de Nuri. La pirámide probablemente era pequeña debido al breve reinado del rey. Fue sucedido por Harsiotef, quien probablemente era su hermano menor. Poco se sabe de ninguno de estos reyes, pero sí sabemos que Harsiotef dirigió campañas contra una ciudad llamada Habasa, que puede ser el primer testimonio de la palabra que es la raíz de la región conocida en inglés como Abisinia. Harsiotef también tomó títulos egipcios completos como un faraón de la antigüedad.

En este año, Esparta derrotó a Atenas al final de la Gran Guerra del Peloponeso. Los espartanos se apoderaron principalmente del imperio ateniense y se establecieron como el poder hegemónico del mundo griego tanto en tierra como en mar.

No se puede decir mucho, que yo sepa, sobre el año 403. Es de suponer que sucedieron cosas, pero lamentablemente no estoy al tanto de ellas.

Alrededor del año 402, los Papiros Elefantinos, esos documentos que dan una tentadora mirilla a la vida de la comunidad judía en el Alto Egipto, parecen llegar a su fin. Es posible que la rebelión de Amyrtaeus destruyera la comunidad, o al menos interrumpiera su mantenimiento de registros. Es asombroso que tengamos tal archivo. Para ser claros, hay documentos de papiro más recientes encontrados en Elefantina, pero ninguno que yo sepa que pertenezca directamente a la comunidad judía allí. El templo reconstruido de YHWH fue finalmente destruido y la tierra se usó para expandir el cercano templo de Khnum.

Cementerio Royal Kushite en Nuri cerca de Napata
Ciro había ayudado a los espartanos, particularmente a Lisandro, a ganar su guerra contra Atenas y decidió usar su influencia con ellos para solicitar los servicios de su flota. Cyrus todavía tenía una gran satrapía en Asia occidental e hizo la guerra a Tisafernes, reuniendo mercenarios griegos mientras lo hacía. Los espartanos odiaban a Tisafernes y estaban felices con esto. El rey no estaba disgustado con la lucha de sus sátrapas, ya que significaba que ninguno de los dos se volvería demasiado poderoso. El final de la Guerra del Peloponeso había llevado a muchos soldados profesionales inactivos alrededor del Egeo y ahora se reunieron alrededor de Ciro el Joven, atraídos por la paga y la posibilidad de un botín.

Ciro el Joven había reunido una fuerza de más de 10.000 mercenarios griegos y tenía quizás otras 40.000 tropas a su mando. Se dispuso a invadir Pisidia, que consideró que se rebelaba contra sí mismo. Pero Tisafernes era demasiado astuto para dejarse engañar por la artimaña. Adivinó correctamente que Cyrus iba a hacer una obra de teatro para el imperio mismo.

El ejército pasó por Cilicia, donde las dinastías locales hicieron una inteligente estrategia. Sin saber si Cyrus el Joven ganaría o perdería, la reina local lo ayudó, mientras su esposo hacía un esfuerzo por bloquear su camino, sin causar ningún daño real a Cyrus el Joven. De esta forma, tanto si Ciro el Joven ganaba como si perdía, aún podían mantener el favor de Persia.

Fue después de que el ejército llegó a Tarso cuando los griegos se dieron cuenta de que habían sido engañados y que su expedición era en realidad una guerra civil. Su comandante, el general espartano Clearchus, los instó a seguir adelante, contándoles las fantásticas recompensas que obtendrían si lo seguían. Sin embargo, ahora quedó claro que Ciro el Joven no tenía el control total de su ejército. Los griegos seguirían a Clearchus y a los otros generales, pero no recibirían órdenes directamente de Ciro el Joven. Los griegos perdieron veinte días en Tarso, decidiendo si continuar o no, tiempo durante el cual Artajerjes estaba reuniendo un ejército para enfrentarse a las fuerzas de Ciro el Joven.

Soldados del Imperio Persa que se muestran en la tumba de
Darío II en Naqsh-i-Rustam
Ciro el Joven pasó las puertas de Cilicia y fue solo aquí en Siria que reveló que de hecho estaba marchando contra su hermano el rey. Los griegos estaban descontentos, pero continuaron con la marcha. La historia se cuenta en los escritos de la anábasis de Jenofonte. Él era un soldado en el ejército y escribió un relato de él algunos años más tarde, aunque fingió que fue escrito por una persona llamada Themistogenes el Siracusa, presumiblemente como alguna forma de seudónimo.

Abrocomas, el hermano bastardo del rey y comandante de las fuerzas que se habían reunido en Siria para la invasión planeada de Egipto, había marchado delante de Ciro el Joven y presumiblemente esperaba bloquear el Camino Real hacia Asiria. Sólo se puede suponer que Abrocomas, al mando de un gran número de algunas de las mejores tropas de Persia, se involucró en tácticas de tierra arrasada. Pero todo fue en vano.

Después de los retrasos en Tarso, Cyrus hizo lo último que pudo para ganar sorpresa y giró hacia el sur, corriendo a lo largo del río Éufrates, lejos de las carreteras pavimentadas del corazón. Esto debe haber sorprendido tanto a Artajerjes II como a Abrocomas y aunque Abrocomas inicialmente había tenido una ventaja sobre Ciro el Joven, Ciro ahora estaba entre los ejércitos del rey y Abracomas. Artajerjes ahora se vio obligado a dar batalla sin sus tropas más experimentadas para defender la ciudad de Babilonia.

En un lugar cercano a Cunaxa en la ribera del Éufrates, Artajerjes dio batalla. Había reunido un ejército mucho más grande que el de su hermano, pero no tenía falange griega. Los griegos fueron desplegados a la derecha de las fuerzas de Ciro, pero cuando Ciro pidió que los griegos se trasladaran al centro, Clearchus se negó, temiendo ser flanqueado por el ejército del rey. Cyrus el Joven mantuvo el centro con su guardaespaldas, mientras que Arieus y las tropas no griegas de Cyrus sostuvieron el flanco izquierdo.

Los dos ejércitos se unieron en batalla en la llanura polvorienta. Los griegos abrieron paso a las tropas desplegadas frente a ellos. Sin embargo, la batalla en el flanco izquierdo de las fuerzas de Cyrus fue un asunto mucho más complicado, ya que aquí el ejército de Cyrus el Joven era mucho más numeroso. El flanco izquierdo debe haber sido girado lentamente. Mientras tanto, los griegos seguían empujando delante de ellos. Con la escala de la batalla, parece que el polvo se levantó y oscureció el campo de batalla. Los griegos avanzaron hacia el espacio vacío mientras la batalla se desataba detrás de ellos.

Sintiendo que la victoria griega en el flanco derecho había trastornado al ejército del rey, pero que debía actuar rápido antes de que el flanco izquierdo se derrumbara, Ciro el Joven encabezó a su guardaespaldas en una carga frontal contra el guardaespaldas de su hermano el rey. Los guardaespaldas de Artajerjes II y Ciro el Joven se enfrentaron en un feroz combate cuerpo a cuerpo y se registra que el propio rey resultó herido. Se registra que el médico griego Ctesias trató posteriormente la herida. Pero Ciro el Joven fue abatido y le cortaron la cabeza y con ese golpe terminó la Batalla de Cunaxa.

Cuadro de la batalla de Cunaxa de Adrien Guignet
Entonces el rey arrojó su lanza a su hermano, pero lo falló, aunque golpeó y mató a Satiphernes, un hombre noble y un amigo fiel de Ciro. Entonces Ciro apuntó su lanza contra el rey y le atravesó el pecho con ella a través de su armadura, a cinco centímetros de profundidad, de modo que cayó de su caballo con el golpe. Ante lo cual los que le acompañaban, puestos en fuga y desorden, él, levantándose con unos pocos, entre los que estaba Ctesias, y dirigiéndose a una pequeña colina no muy lejos, descansó. Pero Ciro, que estaba en medio del enemigo, se dejó llevar en gran medida por el desenfreno de su caballo, la oscuridad que ahora se avecinaba dificultaba que ellos lo conocieran y que sus seguidores lo encontraran. Sin embargo, exaltado por la victoria, y lleno de confianza y fuerza, pasó a través de ellos, gritando, y que más de una vez, en el idioma persa, "despejen el camino, villanos, despejen el camino", lo que en verdad hicieron. arrojándose a sus pies. Pero su tiara se le cayó de la cabeza, y un joven persa, llamado Mitrídates, que pasaba corriendo, le clavó un dardo en una de las sienes cerca de su ojo, sin saber quién era, de la cual salió mucha sangre de la herida, de modo que Ciro, desmayado y sin sentido, se cayó de su caballo.
Plutarco, Vida de Artajerjes, escrito alrededor del año 100 d.C.

Los griegos habían tenido tan poco que ver con la batalla que estaban a tres millas de distancia cuando se decidió el destino de la batalla. Después de algunas confusas escaramuzas durmieron en el campo de batalla y solo al día siguiente descubrieron que Ciro el Joven estaba muerto y que habían perdido la batalla.

No estaba claro qué hacer a continuación. Los griegos intentaron hacer rey a Arieus, pero Arieus rechazó la oferta. No era de sangre real y no tenía ningún derecho al trono. Incluso si pudiera obtener una especie de victoria en Cunaxa, nunca podría mantener el imperio. Arieus se rindió y se pasó al lado de Artajerjes II. Tisafernes luego negoció con los griegos.

Los mercenarios griegos eran una fuerza formidable. Los persas no tenían infantería pesada que pudiera enfrentarlos de frente y las flechas de los persas tuvieron poco efecto en sus pesadas armaduras. Habiendo perdido a muchos hombres en Cunaxa, no se consideró inteligente atacar a estos hombres desesperados. Era difícil saber qué hacer con ellos. Tisafernes finalmente logró que marcharan hacia el norte con él, con la esperanza de escoltarlos fuera de los dominios del rey. Los griegos marcharon pero mantuvieron sus armas con ellos.

Tisafernes estaba en estrecho contacto con los generales griegos, quienes también estaban preocupados por Tisafernes y el ejército persa que estaba al mando. Tisafernes tenía fama de traicionero. Por otro lado, Meno, uno de los generales griegos, le estaba diciendo a Tisafernes que Clearchus estaba planeando que asesinaran a Tisafernes, lo que bien pudo haber sido el caso. Independientemente de quién traicionó a quién primero, Tisafernes convocó a Clearchus y a los otros generales al campamento persa, antes de que fueran arrestados y enviados al Rey, donde posteriormente fueron ejecutados.

/>
Mapa que muestra la marcha de los Diez Mil. Tenga en cuenta que el
El Imperio persa en el año 401 era más pequeño que el imperio.
se muestra en este mapa (esto muestra las fronteras 490BC)
Esto provocó el pánico en el campamento griego y el temor de que pronto serían atacados por el ejército persa. Sin embargo, eligieron nuevos generales, incluido el joven noble ateniense llamado Jenofonte, y combatieron los ataques de escaramuzas persas que siguieron. A pesar de lo que uno podría pensar al leer a Jenofonte, Jenofonte no estaba al mando general de los mercenarios en este punto, ya que había un oficial espartano de mayor rango que estaba al mando general.

Los griegos marcharon hacia el norte, siendo acosados ​​por los ejércitos de Tisafernes hasta que llegaron a las regiones montañosas cercanas a Kurdistán. Estas tierras eran tierras salvajes con tribus montañesas. Los persas tendían a no molestarse con estas tribus y no les exigían tributos, por lo que Tisafernes abandonó su persecución poco después de que los griegos llegaran a las montañas, con la esperanza de que morirían en las montañas por la exposición, el hambre o los ataques de la guerrilla. De cualquier manera, se supuso que los mercenarios, a los que a menudo se hace referencia como los Diez Mil, nunca llegarían a casa.

Tisafernes era un político astuto, pero adivinó mal en este asunto. Los griegos hicieron una marcha terrible a través de las montañas de Kurdistán y Armenia, luchando contra tribus, vadeando ríos, asaltando fortalezas para obtener comida y lidiando con sus propias disputas y peleas internas sin matarse entre sí. Los mercenarios no son personajes agradables, pero la Marcha de los Diez Mil es una de las campañas más notables del mundo antiguo, y el hecho de que tengamos un relato en primera persona de ella en la Anábasis de Jenofonte lo hace aún más notable.

En el año 400 Tisafernes regresó a la costa de Asia Menor donde asumió el mando de las satrapías dejadas vacantes por la muerte de Ciro el Joven. Presionó a las ciudades jónicas para que pagaran tributo a Persia.

Moneda del sátrapa persa Pharnabazus
Los Diez Mil mercenarios aparecieron inesperadamente en la región de Hellespontine Phrygia donde asaltaron las tierras. El sátrapa de la región, Pharnabazus, se defendió y finalmente sobornó a los espartanos para que transportaran a los mercenarios a través del Bósforo. Los espartanos tampoco estaban contentos con los mercenarios y les amenazaron con la guerra. Finalmente, los mercenarios se pusieron en servicio brevemente con Seuthes II, un gobernante tracio en la costa norte del Egeo.

Los estados jónicos temían a Tisafernes y apelaron a los espartanos para que los protegieran. Los espartanos tomaron la decisión en otoño de ir a la guerra con Persia y los nuevos gobernadores que fueron enviados a la región contrataron a los Diez Mil mercenarios para luchar contra Persia una vez más.

En Egipto, el rebelde Amyrtaeus, que se había declarado faraón y había declarado el comienzo de la 28ª dinastía, estaba consolidando su reinado. El Alto Egipto se había resistido a los egipcios de Amyrtaeus, pero Amyrtaeus probablemente estableció el control del Alto Egipto en este año. Sin embargo, no era un rey popular y algunos de sus generales parecen haber querido controlar la tierra ellos mismos.

Los egipcios se beneficiaron de la agitación en otras partes del Imperio Persa. Los ejércitos de Abrocomas habían tenido que retirarse al interior para enfrentarse al ejército de Ciro el Joven, en lugar de atacar Egipto como estaba planeado. Al cabo de un año, Persia se vio envuelta en otro conflicto en el oeste, enfrentándose a los temibles soldados espartanos y sus generales, perfeccionados por años de guerra con los atenienses. Es probable que los persas no intentaran retomar Egipto correctamente hasta que se resolvió la amenaza espartana. Amyrtaeus también pudo haber capturado a varios desertores griegos del ejército de Ciro el Joven y los entregó a Artajerjes II, quizás como una forma de establecer una tregua temporal.

León persa
Los prisioneros griegos que habían sido tomados por Tisafernes probablemente fueron ejecutados en esta época. La reina madre, Parysatis, había hecho un llamamiento en su favor, ya que habían luchado por su amado hijo Ciro, pero a instancias de la reina Stateira, los griegos fueron ejecutados como rebeldes contra el rey. Poco después de esto, pero probablemente por razones no relacionadas, Parysatis se las arregló para envenenar a Stateira. Artajerjes II sospechó que su madre tenía la culpa y ordenó torturar y ejecutar a su confidente, pero no se atrevió a dañar la persona de su madre. Artajerjes parece haber sido un personaje apacible para los estándares de la época. Las mujeres de su vida parecen tener una voluntad muy fuerte en los cuentos griegos que se cuentan sobre ellas. Estos cuentos son de autores griegos y, por supuesto, pueden confundirse.

Alrededor de este tiempo, el Archivo Murashu se estaba compilando lentamente. Este es el nombre dado por los estudiosos actuales a los registros cuneiformes conservados de la familia Murashu, que eran hombres de negocios de Nippur en el sur de Babilonia durante este período. Sus registros abarcan cuatro generaciones y cubren sus negocios. La familia Murashu arrendaría tierras y luego las subarrendaría al mismo tiempo que prestaba dinero. La familia ocupaba un nicho económico importante, ya que los persas generalmente no aceptaban pagos en especie, sino que exigían el pago en monedas, que eran de metales preciosos. Al facilitar esto, los hombres de negocios de Murashu sirvieron de vínculo entre los terratenientes de Babilonia y el tesoro de los reyes persas.

Y así el período llega a su fin. Parece extraño tener tan poco que escribir sobre el imperio más grande del mundo en un lapso de dos décadas. Aparte de las muertes y guerras de reyes y estados en sus fronteras, o las tumbas de sus reyes súbditos, o los asuntos de la pequeña provincia de Yehud, no hay casi nada que informar, salvo rebeliones ocasionales y el nombre de los reyes. Es triste que existan tales lagunas en nuestro conocimiento, pero este es el estado de las cosas.

Joyas de oro aqueménida
Fuentes primarias
Papiros de Elefantina, escritos entre circa 459-402BC
Libro de Malaquías, escrito quizás alrededor del 433 a. C.
Libro de Ester, escrito posiblemente ya en 420 a. C.
Esdras, probablemente escrito no antes del 420 a. C.
Nehemías, probablemente escrito no antes del 420 a. C.
Papiro de Pascua de los papiros de Elefantina, escrito 419BC
Tucídides, Historia de la Guerra del Peloponeso, escrita alrededor del año 400 a. C.
Ctesias, Persica, escrito alrededor del 398 a. C.
Ctesias, Indica, escrito alrededor del año 400 a. C.
Jenofonte, Anábasis, escrito alrededor del año 370 a. C.
Jenofonte, Helénica, escrito alrededor del 355 a. C.
La Crónica de Parian, escrita alrededor del 216 a. C.
Apocrypha 1 Esdras (2 Esdras en eslavo, 3 Esdras en el apéndice de Vulgate), escrito alrededor del año 170 a. C.
2 Esdras (3 Esdras en eslavo, 4 Esdras en el Apéndice de la Vulgata: obra compuesta que comprende 5 Esdras cap. 1-2], 4 Esdras 3-14], 6 Esdras cap. 15-16]). Las tres obras fueron compuestas alrededor del 250 d.C., pero es posible que solo se hayan combinado hasta el 800 d.C.
Diodorus Siculus, Biblioteca de Historia, escrito alrededor del 40 a. C.
Josefo, Antigüedades de los judíos, escrito alrededor del año 93 d.C.
Plutarco, Vida de Artajerjes, escrito alrededor del año 100 d.C.
Sucá, escrita quizás alrededor del año 230 d.C.


Historia antigua

El lector debe tomar las fechas y los eventos con una pizca de sal. Las citas eran una ciencia inexacta y hay desacuerdos sobre los interregnos y otros eventos. Todas las fechas de este blog pueden ser incorrectas. La mayoría de las fechas de la República Romana siguen las fechas de Livio, lo que hace que las fechas sean algo anteriores a lo que realmente pudieron haber sido. También se debe recordar que los años romanos fluctuaron en comparación con el nuestro, por lo que un evento que he mencionado que sucedió en un año puede haber sucedido al menos en parte en el año siguiente. He tomado la cuenta de Livy como mi fuente principal.

Grupo de estatuas de terracota de Veyes mostrando a Heracles
enfrentando a Apolo, que data quizás de un siglo antes
Además, muchas de las fuentes de Livy fueron las historias personales de las familias ricas de Roma. Estos eran inmensamente orgullosos y sus recuerdos de sus antepasados ​​pueden ser muy fantasiosos. Algunos de estos registros, como hemos visto con algunas de las historias de Tarquin, de hecho pueden haber sido transpuestos de la historia griega. Los llamaré cuando pueda.

En el año 419 aC Agrippa Menénio Lanato, Publio Lucrecio Tricipitinus, Spurio Nautio Rutilo y Cayo Servilio Axila fueron elegidos tribunos consulares en Roma. Este año se produjo un posible levantamiento de esclavos para provocar incendios en toda la ciudad y tomar el edificio del Capitolio en confusión. Sin embargo, algunos esclavos informaron a los romanos y los cabecillas del complot fueron ejecutados, mientras que los informantes fueron recompensados ​​con la libertad y una enorme suma de dinero.

Hubo informes de preparativos de guerra entre los ecuos durante este año. También llegó a los romanos la noticia de que una de las ciudades de la Liga Latina, conocida como Labici, planeaba unirse a los ecuos. La guerra abierta no fue declarada, pero tanto Roma como sus enemigos trazaron sus planes.

Estatua de terracota de Apolo de Veyes,
que data de quizás un siglo antes
En el año 418 Lucius Sergio Fidenas, Gaius Servilius Axilla y Marcus Papirius Mugillanus fueron elegidos como tribunos consulares en Roma. Los ecuos, junto con sus nuevos aliados de Labici, atacaron territorio romano y una vez más tomaron posiciones en el monte Algidus para esperar el ataque romano.

Hubo un debate entre los tribunos consulares sobre quién debería liderar los ejércitos y quién debería permanecer en la ciudad. Finalmente, se dice que el padre de uno de los tribunos, un hombre llamado Quinto Servilio, determinó el asunto como padre y ordenó a su hijo que se quedara en la ciudad. Incluso si un tribuno consular ostentaba el poder supremo del estado, un hijo romano siempre tenía que obedecer a su padre.

Los otros dos tribunos consulares continuaron reñidos y los ecuos se aprovecharon de esto para infligir una derrota al ejército romano. Afortunadamente para Roma, Quinto Servilio había aconsejado a su hijo, el tribuno consular restante, que enviara tropas adicionales. Su hijo nombró dictador a Quinto Servilio y las tropas adicionales bajo el mando del dictador Quinto Servilio marcharon hacia el monte Algidus.

Los ecuos fueron rápidamente derrotados y su campamento saqueado. Los romanos victoriosos marcharon luego a la ciudad de Labici y la tomaron fácilmente, saqueando la ciudad. El dictador llevó a su ejército victorioso de regreso a Roma y renunció a su dictadura. Se enviaron colonos para reasentar Labici desde Roma.

En el año 417 Agrippa Menenius Lanatus, Lucius Servilius Structus, Publius Lucretius Tricipitinus y Spurius Veturius Cassius fueron elegidos como tribunos consulares en Roma. No pasó mucho en este año que yo sepa.

Reconstrucción en bronce del Marte de Todi
Estatua etrusca
En el año 416 Quintus Fabius Vibulanus, Aulus Sempronius Atratinus, Marcus Papirius Mugilanus y Spurius Nautius Rutulus fueron elegidos como tribunos consulares en Roma. Hubo llamados a la reforma agraria de los tribunos de la plebe en este año, pero estos fueron detenidos por los patricios que sobornaron a algunos de los tribunos para vetar la propuesta de los otros tribunos, ya sea mediante sobornos o halagos. Por lo tanto, el proyecto de ley de reforma agraria volvió a quedar en nada.

En el año 415 Publius Cornelius Cossus, Cayo Valerio Potitus, Quintus Quinctius Cincinnatus y Marcus Fabius Vibulanus fueron elegidos como tribunos consulares en Roma. En este año se libró una pequeña campaña contra la ciudad ecuiana de Bolae, que había atacado a los colonos romanos de Labici.

En el año 414, Cneo Cornelio Coso, Lucio Valerio Potito, Quinto Fabio Vibulano y Marco Postumio Regillensis fueron elegidos tribunos consulares en Roma. Los ecuos habían vuelto a tomar Bolae y el tribuno consular Postumio fue enviado para ordenar el ataque contra ellos. El ejército de Postumio volvió a tomar la ciudad, pero el comportamiento prepotente del comandante comenzó a indignar a sus tropas. Postumio respondió a cada cuestionamiento de su autoridad con castigos cada vez más severos hasta que finalmente fue asesinado por sus propios hombres. En una ciudad donde la guerra era tan constante y donde la disciplina militar era tan alta, este fue un acto verdaderamente impactante.

En el año 413 Aulus Cornelius Cossus y Furius Medullinus fueron elegidos como cónsules en Roma. Se llevaron a cabo juicios por el asesinato de Postumius el año anterior y algunos pocos fueron declarados culpables y ejecutados, en lugar de culpar a todo el ejército. Sin embargo, las tensiones entre plebeyos y patricios seguían siendo bastante altas. Se libró una pequeña campaña contra los volscos.

Estatua de terracota de Veyes que data quizás de un siglo antes
En el año 412, Quinto Fabio Ambusto y Cayo Furio Pacilo fueron elegidos cónsules en Roma. Ese año hubo una pestilencia, pero la tasa de mortalidad fue bastante baja, quizás en parte porque la mayoría de la gente huyó de la ciudad y se aisló en el campo, donde descuidaron la cosecha por temor a encontrarse con personas con el contagio.

En el año 411, Marcus Papirius Atratinus y Gaius Nautius Rutilus fueron elegidos cónsules en Roma. Para paliar la escasez de cereales tras la enfermedad del año anterior, supervisaron la compra de cereales de Etruria y Sicilia.

En el año 410, Marco Emilio y Cayo Valerio Potito fueron elegidos cónsules en Roma. Hubo resentimiento entre los plebeyos contra los patricios sobre el tema de la reforma agraria y cuando los ecuos atacaron las tierras de los aliados Hernici, uno de los tribunos de la plebe intentó bloquear el levantamiento de ejércitos. Sin embargo, finalmente se formó un ejército y el cónsul Valerio llevó al ejército levantado a la victoria. Sin embargo, al ejército no le gustó, y Menénio, el tribuno que había planteado la propuesta de reforma agraria, fue objeto de gran admiración por parte de los soldados. Los patricios estaban preocupados por esto.

Tumba de los demonios azules
Alrededor de este tiempo, la Tumba etrusca de los Demonios Azules se hizo en la Necrópolis de Monterozzi, cerca de la ciudad etrusca de Tarquinia. Era una tumba construida por una familia noble y tiene el nombre bastante siniestro debido a las pinturas de demonios, algunos de piel azul, en las paredes de la tumba. Muchas pinturas de tumbas etruscas son bastante encantadoras, pero tienen un aspecto bastante desagradable y son algunos de los primeros indicios de lo que más tarde se convertirían en estereotipos del infierno y los seres infernales en la cultura occidental.

En el año 409, Cnaeus Cornelius Cossus y Lucius Furius Medullinus fueron elegidos como cónsules en Roma. Los plebeyos estaban muy enojados con los patricios por bloquear continuamente la reforma agraria, por lo que varios candidatos plebeyos fueron elegidos como cuestores. Estos se combinaron con algunos tribunos plebeyos de la familia Icilii, que se destacaron por su oposición a los patricios. Sin embargo, los magistrados plebeyos no tenían una forma real de obligar a los patricios a acceder a las demandas. Hubo problemas con los ecuos ese año y Roma estaba demasiado dividida para enfrentar adecuadamente la amenaza.

En el año 408 Cayo Julio Julio, Publio Cornelio Coso y Cayo Servilio Ahala fueron elegidos tribunos consulares en Roma. Llegó la noticia de una inminente invasión de los volscos. Cayo Servilio Ahala, después de esperar pacientemente a que sus colegas terminaran sus propias disputas, nombró a Publio Cornelio dictador de Roma. Publio Cornelio obtuvo una victoria fácil y decisiva sobre los volscos y regresó a Roma para renunciar al cargo de dictador.

Tumba de los demonios azules
En el año 407, Lucio Furio Medulino, Cayo Valerio Potito, Cneo Fabio Vibulano y Cayo Servilio Ahala fueron nombrados tribunos consulares. Los tribunos notaron que la tregua con Veyes, la poderosa ciudad etrusca cercana había expirado y, por lo tanto, enviaron una embajada a Veyes para pedir reparaciones por daños anteriores. Los Veientes estaban en medio de sus propias luchas partidarias y no tenían una respuesta satisfactoria a Roma. Sin embargo, no se emprendió ninguna campaña, ya que la guarnición romana de Verrugo fue derrotada y masacrada por los volscos y los ecuos. La fuerza de socorro romana llegó demasiado tarde, pero pudo matar a algunos de los volscos que se dedicaban al saqueo de la campiña cercana.

En el año 406 Publius Cornelius Rutilus Cossus, Cnaeus Cornelius Cossus, Cnaeus Fabius Ambustus y Lucius Valerius Potitus fueron elegidos como cónsules en Roma. Fue una época peligrosa para los romanos, ya que parecía que la guerra con Veyes era inminente, mientras todavía había problemas con los volscos, así como la amenaza constante de conflictos civiles debido al odio entre patricios y plebeyos.

Figura de terracota de Veyes que data quizás de un siglo antes.
Se llevó a cabo una campaña contra los volscos y se capturó una de sus ciudades, con mucho botín. A los soldados plebeyos se les permitió saquear la ciudad, lo que facilitó las relaciones entre patricios y plebeyos. Los cónsules, con la aprobación total del Senado, propusieron entonces permitir que se pagara a los soldados. Este fue un gran paso adelante para los plebeyos, a pesar de que tuvo que promulgarse un nuevo impuesto para pagarlo. Anteriormente, los soldados habían servido a sus propias expensas, bastante fácil para los patricios que tenían esclavos para trabajar en sus granjas, pero ruinoso para los plebeyos que tenían que renunciar a trabajar la tierra mientras seguían pagando su propio sustento durante la guerra. Por eso los plebeyos estaban tan interesados ​​en saquear ciudades que anteriormente había sido su única forma de sufragar el costo de sus pérdidas.

El Senado y los cónsules se habían ganado a los plebeyos y se declaró la guerra a Veyes. Livio declara que la ciudad de Veyes fue sitiada y que el sitio duró diez años, pero esto suena un poco demasiado casualmente como el sitio de Troya para ser aceptado sin crítica. Sin embargo, Livy registra que los romanos comenzaron a sitiar Veyes en este año.

En el año 405 Tito Quincio Capitolino, Quinto Quincio Cincinnatus, Cayo Julio Julio, Aulo Manlio, Lucio Furio Medulino y Manlio Emilio Mamerco fueron elegidos tribunos consulares en Roma. Se dice que el asedio de Veyes continuó. Mientras tanto, las ciudades etruscas se reunieron en su consejo en Voltumna. No pudieron decidir si apoyar o no a la ciudad etrusca de Veyes contra los romanos.

Estatua de terracota de Veyes que data quizás de un siglo antes
En el año 404 Cayo Valerio Potito, Manlio Sergio Fidenas Publio Cornelio Maluginensis, Cneo Cornelio Coso, Cayo Fabio Ambusto y Spurio Nautio Rutilo fueron elegidos tribunos consulares en Roma. Se dice que el asedio de Veyes continuó, sin que los romanos pudieran destruir la ciudad o dejarla sin hambre. La introducción del pago debe haberse introducido para esta eventualidad. Algunos de los patricios deben haber sabido que el enfrentamiento con Veyes sería una guerra larga.

Livy registra que la guerra estalló una vez más con los volscos. Los romanos obtuvieron una victoria y luego sitiaron y tomaron la ciudad de Artena, aunque esto podría haber sido parte de la guerra con Veyes (como Livy registra un nombre de pueblo similar aliado con la ciudad de Veyas).

En 403 Marcus Aemilius Mamercinus, Marcus Quinctilius Varus, Lucius Valerius Potitus, Lucius Julius Iulus, Appius Claudius Crassus Inregillensis y Marcus Furius Fusus fueron elegidos como tribunos consulares en Roma. Livy registra que Veii había elegido un rey durante este tiempo y que esta decisión fue resentida por las otras ciudades etruscas, quienes por esta razón no acudieron en ayuda de Veii, aunque no explica por qué no ayudaron a Veii en años anteriores. .

Detalle de la Quimera de Arezzo
El asedio de Veyes claramente no fue muy apretado, ya que fue solo en este año que se construyeron los cuarteles de invierno y el asedio continuó durante todo el año. Esto era inusual para Roma, ya que normalmente las campañas solo se llevaban a cabo durante períodos cortos durante el año. Los tribunos de la plebe se opusieron a la medida, pero después de que el pueblo de Veyes se alió contra los romanos sitiadores, muchos voluntarios se unieron al ejército para fortalecerlo y reparar las obras de asedio dañadas.

En el año 402 Cayo Servilio Ahala, Lucius Verginius Tricostus Esquilinus, Quintus Sulpicius Camerinus Cornutus, Aulus Manlius Vulso Capitolinus y Marcus Sergio Fidenas fueron elegidos como tribunos consulares en Roma. Durante este año, las continuas operaciones militares condujeron a una relajación de la disciplina y los romanos sufrieron pequeñas derrotas a manos de los volscos y de los contingentes etruscos de Falerii y Capenas que habían acudido tardíamente en ayuda de Veyes. Con el Senado preocupado por la forma en que se estaba librando la guerra, se presionó a los tribunos consulares para que dimitieran varios meses antes y eligieran a los nuevos tribunos consulares. Después de algún debate, se acordó esto y los dos tribunos consulares que se consideró responsables de los reveses, Verginius y Sergio, fueron juzgados el próximo año.

Marte de Todi
En el año 401 Lucius Valerius Potitus, Marcus Furius Camillus, Marcus Emilius Mamercinus, Cnaeus Cornelius Cossus, Caeso Fabius Ambustus y Lucius Julius Iulus fueron elegidos como tribunos consulares en Roma. Los dos tribunos consulares infractores del año anterior fueron considerados chivos expiatorios por los fracasos militares y el aumento de impuestos, y ambos fueron fuertemente multados por sus fracasos en el campo de batalla. En la guerra, las ciudades etruscas de Falerii y Capenas también fueron sitiadas, lo que significa que Roma ahora tenía cuatro campañas activas simultáneamente, ya que luchaban en territorio volsco y también sitiaban Veyes. Los recursos de la ciudad deben haberse agotado al máximo.

En el año 400 Publius Licinius Calvus Esquilinus, Publius Manlius Vulso, Lucius Titinius Pansa Saccus, Publius Maelius Capitolinus, Spurius Furius Medullinus y Lucius Publilius Philo Vulscus fueron elegidos como tribunos consulares en Roma. En una rara novedad en la política romana, parece que Publio Licinio fue el primer plebeyo elegido como tribuno consular en Roma. Esta señal de victoria electoral, por pequeña que sea, alivió las tensiones entre los dos órdenes. Se logró una victoria sobre los volscos cuando los romanos capturaron la ciudad de Anxur. Ese año el invierno fue duro, los ríos se congelaron por completo.

Incluso mientras Veyes, la más grande de las ciudades etruscas, luchaba por su supervivencia contra la expansión de Roma, la cultura etrusca se acercaba a su apogeo en términos de arte. Dos de las mejores obras de arte, el Marte de Todi y la Quimera de Arezzo datan de este período de tiempo.

La Quimera de Arezzo probablemente fue parte de un grupo escultórico más grande, que muestra la batalla de Belerofonte y la Quimera. Muestra una criatura híbrida con cabezas de león, una serpiente y una cabra (aunque la posición actual de la serpiente es una reconstrucción moderna). El trabajo en bronce es exquisito y muestra que el trabajo de los artistas etruscos era comparable al trabajo de los griegos en ese momento.

Quimera de Arezzo
El Marte de Todi es una estatua de bronce de un guerrero, que actualmente se encuentra en el Museo del Vaticano. Esta es otra estatua de bronce fenomenal, modelada según las modas de las estatuas griegas y que ofrece una descripción precisa de las armaduras corporales de la época. Probablemente era una estatua votiva de un dios. Hay una inscripción en umbro, usando la escritura etrusca. Sin embargo, el nombre del devoto es celta.

Y así el período llega a su fin, con los romanos enfrentándose a la cercana ciudad de Veyes por el control del Valle del Tíber. El siglo V a. C. es una época extraña en la historia romana. Tenemos fuentes como Livy e historias de la época. Mucho de lo que dice Livio es indudablemente cierto, pero la historia de Roma para este siglo sigue siendo semilegendaria. Muchos de los patrones de la historia romana posterior son evidentes en este período de tiempo. La guerra fue casi constante. Los cargos de cónsul, dictador, tribuno de la plebe, censor y cuestor desempeñan papeles importantes durante este período de tiempo. Las tradiciones marciales de los romanos se perfeccionaron continuamente, incluso si las campañas estaban tan cerca que las campañas de invierno solo eran necesarias a fines de siglo.

Finalmente, este siglo había sido testigo de la continua Lucha de las Órdenes, la rivalidad de clases entre patricios y plebeyos. Es importante recordar, sin embargo, que a pesar de todo el resentimiento entre las dos órdenes, Roma había sobrevivido al siglo sin una guerra civil abierta. Esto fue mejor que muchas ciudades del Mediterráneo durante este siglo.


Marte de Todi - Historia

Museos arqueológicos fuera de Todi

La ciudad no formó su colección arqueológica hasta 1871, momento en el que muchos de sus tesoros antiguos más importantes se habían incorporado a otras colecciones en Roma y en otros lugares.

Panel de bronce (ca. siglo VI a.C.)

Museo Archeologico, Florencia

Este panel, que parece provenir de un carro, fue encontrado en 1870 en el área de Le Logge de la necrópolis. Probablemente fue hecho en Volsinii. El relieve del panel muestra a Thetis dándole una nueva armadura a su hijo Aquiles. (Aquiles le había prestado su armadura original a su amigo Patroclo, pero el troyano Héctor se la había quitado después de haber derrotado a Patroclo en combate).

Artículos de la tumba de la tumba de un guerrero (finales del siglo V a. C.)

Museo Nazionale di Villa Giulia, Roma

Esta tumba fue encontrada en el área de San Raffaele de la necrópolis en 1914. Si bien había varias tumbas en las propiedades contiguas, esta parece haber estado relativamente aislada. El difunto había sido enterrado en una tumba de trinchera en un eje este-oeste, junto con sus armas y armaduras y con las necesidades de un banquete ritual. Se habían recolectado unos sesenta vasos áticos de la tumba durante un período de aproximadamente un siglo antes de su muerte. Su casco bellamente inscrito con carrilleras con bisagras (que probablemente era para uso ceremonial más que práctico) se había inspirado en los que usaban los guerreros etruscos en el siglo V a. C. Este importante objeto fue encontrado en pedazos y reensamblado.

Marte de Todi (finales del siglo V a. C.)

Museo Gregoriano Etrusco, Vaticano, Roma

Esta imagen y el detalle a continuación son

Esta figura de bronce de un guerrero de tamaño casi natural (que pesa alrededor de 90 kg) fue encontrada en 1835 en una tumba revestida de travertino en Montesanto, en las afueras de Todi. Este fue el sitio de un antiguo santuario que aparentemente estaba dedicado a una deidad de Umbría basada en el griego Ares (Marte romano). La estatua probablemente fue enterrada ritualmente después de haber sido alcanzada por un rayo. La figura del estado, que probablemente representaba al propio Ahal Trutitis, una vez se apoyó en una lanza y parece haber estado sirviendo una libación, presumiblemente antes de ir a la guerra. La Comuna vendió la estatua al gobernador papal en 1836.

Esto registra la donación de algún tipo, probablemente a un dios, por un hombre llamado Ahal Trutitis, quien (a juzgar por su nombre) probablemente era de ascendencia gala. (Es interesante notar que se encontró una inscripción bilingüe en latín / galo (finales del siglo II a. C.) en el cercano Vicus Martis Tudertium (Massa Martana)).

La inscripción también se describe en la página sobre inscripciones en cursiva temprana.

Objetos funerarios de la tumba de una dama (ca. 300 a. C.)

Museo Nazionale di Villa Giulia, Roma

Esta tumba, que se encontró en el área de Peschiera de la necrópolis en 1886, era excepcionalmente rica. La difunta fue enterrada con un vestido tejido con hilo de oro y con sus magníficas joyas de oro, un fino espejo grabado con la escena del juicio de París y muchos otros artefactos de fabricación etrusca. Estos incluyen: una jarra de vino de bronce cuyo mango fundido está formado por un sátiro barbudo desnudo y un jarrón de cerámica de dos asas con la cabeza de un sátiro en un lado y una ménade en el otro. Estos objetos tenían quizás cien años en el momento de su entierro. También tenía una colección de monedas de oro con las que pagar su viaje al otro mundo.

Objetos funerarios de Peschiera (ca. 300 a. C.)

Museo Nazionale di Villa Giulia, Roma y Museo Archeologico, Florencia

Estas exhibiciones provienen de las 19 tumbas que se encontraron en el área de Peschiera de la necrópolis en 1891. La Tumba VII, que debe haber pertenecido a un guerrero, contenía un casco de bronce que ahora se encuentra en Roma. La tumba XX, que estaba cerca de la tumba de la dama que había sido descubierta en 1886 (ver arriba), contenía algunos objetos similares, incluido un espejo grabado que mostraba a Helen siendo vestida por sus asistentes que ahora se encuentra en Florencia.

Azulejos con inscripciones graves (siglo II a.C.)

Estas cuatro baldosas originalmente sellaron nichos de tumbas en Todi. Una inscripción usa un alfabeto etrusco, mientras que las otras usan el alfabeto latino.

Estela funeraria bilingüe (siglo II a.C.)

Museo Gregoriano Etrusco, Vaticano, Roma

Este extraordinario epitafio se encontró en el área del Vicus Martis Tudertium cerca de Massa Martana. Está escrito en galo (usando un alfabeto etrusco) y luego nuevamente en latín a cada lado de la piedra. Conmemora el hecho de que Coiso, hijo de Bruto, colocó una urna cineraria de su hermano mayor Atagnatus, en una tumba que había erigido. Los nombres indican que esta familia era de ascendencia gala, y esta es la inscripción latina más antigua encontrada en las cercanías de Todi. (El nombre de Todi en el Marte parece ser el de alguien de origen galo).

Urna Cineraria (principios del siglo II a.C.)

Museo Gregoriano Etrusco, Vaticano, Roma

Esta magnífica urna tenía un matrimonio reclinado en su tapa (aunque posteriormente se quitó la figura del marido) Se atribuye al llamado 'Maestro di Enomao', y probablemente procedía de Volterra. Fue descubierto en 1516 durante las excavaciones en el sitio de la Rocca para proporcionar material para la construcción de Santa Maria della Consolazione. Probablemente se había reutilizado para un entierro en la cripta de la Abadía de San Leucio, que había estado en este sitio desde el siglo X hasta su demolición en 1371. La figura masculina en la tapa presumiblemente fue removida en este momento, quizás porque el fallecido en esta segunda ocasión era una mujer soltera. La urna estuvo expuesta en Todi después de su descubrimiento hasta 1772, cuando las autoridades se la entregaron al Papa Clemente XIV.Esto fue ciertamente a cambio de su adjudicación a su favor en su prolongada disputa con los franciscanos sobre los derechos de San Fortunato, y de su condonación de impuestos en ese año para permitir la restauración de una sección de las murallas.

El relieve en el frente de la urna representa una escena del asesinato de Oenomaos. Según la mitología griega, Oenomaos, rey de Pisa decidió realizar una carrera de carros para la mano de su hija, Hippodameia. Cuando un oráculo le dijo que su hija causaría su muerte, ordenó que todos los pretendientes fueran asesinados durante la carrera. Sin embargo, Pelops (uno de los pretendientes) logró matar a Oenomaos con la ayuda de su dios patrón Poseidón. Luego se casó con Hippodameia y fundó los Juegos Olímpicos, tal vez para purificarse después del asesinato o tal vez como un acto de agradecimiento a los dioses por su victoria.

Base inscrita de una estatua de Júpiter (finales del siglo I d.C.)

Esta inscripción (CIL XI: 2 4639 ILS 3001) dice:

Pro salute / coloniae et ordinis decurionum / et populi / Tudertis,

Iovi opt (imo]) max (imo) / custodi conservatori /

quod es sceleratissimi servi / publici infando latrocinio | defixa Monumentis ordinis / decurionum nomina / numine suo ervit

ac vindi / cavit et metu periculorum / coloniam civesque liberavit

L (ucius) Cancrius Clementis lib (ertus) / Primigenius / sexvir et Augustalis et Flavialis /

primus omnium su honoribus ab ordine donatus / votum solvit

Por el bienestar de la colonia y la orden de los consejeros y el pueblo de Tuder, a Júpiter Optimus Maximus, guardián y preservador:

- porque él [Júpiter] eliminó por su poder divino los nombres de los miembros de la orden de consejeros que habían sido colocados en las tumbas [??] por la acción criminal atroz de un esclavo público sumamente maldito y

- porque él [Júpiter] reivindicó y liberó del miedo al peligro a la colonia y [sus] ciudadanos

Lucius Cancrius Primigenius, liberto de Clemens, sevir Augustalis y Flavialis, quien fue el primero en ser honrado de esta manera por la orden de los consejeros, cumplió su voto [a Júpiter erigiendo esta estatua].

En otras palabras, un esclavo había puesto una maldición sobre los miembros del consejo local al colocar placas de algún tipo inscritas con sus nombres en algo que generalmente se traduce como “tumbas”. Primogenius persuadió a Júpiter de eliminar la amenaza a cambio de la dedicación de una estatua.

La inscripción nos dice que Primigenius fue el primer miembro de la nueva asociación de seis hombres que se había formado en Todi para presidir los cultos combinados de Augustales y Flaviales, ambos asociados con el culto al emperador.

✴ El seviri Augustales, que era una asociación de seis hombres dedicados al culto de Augusto y los otros emperadores julio-claudianos, probablemente había existido en Todi desde los primeros días de la colonia.

✴ La extensión de su esfera de actividad probablemente se produjo poco después de la formación del nuevo culto flavio dinástico por Domiciano (fallecido en 96 d.C.) para la veneración de su padre y hermano deificados, Vespasiano y Tito. Para el trasfondo, vea el material sobre el culto Flavio en la página del Rescripto de Constantino.

Esta es una de las 13 inscripciones que registran un sevir Flavialis en un municipio italiano: en casi todos los casos conocidos, el municipio en cuestión, como Tuder, combinó los roles de serviri Augustales y seviri Flaviales.

La fecha de la inscripción se puede deducir del epíteto dado a Júpiter: “custodi conservatori”. Esto indica un vínculo directo con Domiciano, quien había encontrado refugio en una pequeña capilla al Conservador de Júpiter durante la guerra civil del 69 d.C. y quien posteriormente la había reemplazado por una más expansiva que dedicó a Júpiter Custodio. Esta referencia abierta habría sido inaceptable después de su damnatio memoriae, por lo que la estatua debe haber sido encargada antes de su muerte. (Parece entonces que la extensión del culto imperial a la nueva dinastía Flavia incluyó la veneración del Domiciano vivo, al menos en Tuder.

La inscripción se publicó en “Nouvel Esprit des Journaux Français et Étrangers” (enero de 1784, págs. 427-8) en un breve artículo que nombraba a la fuente de la información Abate Andrea Giovanelli.

[¿Dónde y cuándo se encontró esta inscripción, y dónde está ahora? ]

[Si vino aquí desde las páginas del Rescripto de Constantino en Hispellum, este enlace lo llevará de regreso]


Ver el vídeo: Nasa divulga imagem de Marte feita há 23 anos (Enero 2022).