Noticias

Cleveland y la cuestión de la moneda

Cleveland y la cuestión de la moneda

Grover Cleveland fue claramente un conservador en cuestiones monetarias. Él favoreció la adherencia al patrón oro y se opuso a los esquemas que inducirían la inflación. Desde 1873, Estados Unidos había estado esencialmente en el patrón oro, pero el gobierno compró una cantidad mínima de plata bajo la Ley Bland-Allison (1878). Los productores de plata estadounidenses lograron intercambiar plata por oro del gobierno de manera rentable, lo que redujo drásticamente la reserva de oro del Tesoro. Cleveland creía que la acción apropiada debería ser la derogación de Bland-Allison, pero el Congreso se negó a actuar.


6 denominaciones de moneda estadounidense descontinuadas y poco comunes famosas

Una sociedad completamente sin efectivo suena limpia y conveniente, y aunque hemos hecho grandes avances, todavía no lo hemos logrado. A pesar de la magia de PayPal, Square, las tarjetas de crédito y las billeteras móviles, algunos de nosotros necesitamos llevar un puñado de billetes verdes.

Si bien podemos elegir entre una amplia variedad de singles, aletas, sawbucks, Jackson, $ 50 y Benjamins, hay varias otras denominaciones que el Tesoro de los Estados Unidos ha descontinuado, o que son simplemente raras. Éstos son los más notables.

Conclusiones clave

  • Todavía hay 1.200 millones de billetes de 2 dólares en circulación.
  • Un billete de $ 500 o $ 1,000 puede valer más que su valor nominal.
  • Retirado del mercado en 1969, existen menos de 400 billetes de $ 5,000.
  • El billete de $ 10,000 fue la denominación más grande jamás impresa para el consumo público.
  • Los cobradores no pueden tener legalmente un billete de $ 100,000.

Cleveland y la cuestión de la moneda - Historia

La amarga controversia en torno a las cuestiones de la "plata gratis" y el "dinero sólido", tan central en la campaña de 1896, ha resultado difícil de explicar para los historiadores. Los partidarios de ambos lados hicieron afirmaciones exageradas sobre el impacto que la política monetaria podría tener en la salud económica de la nación. Dieron a entender que la acuñación de plata (del lado de Bryan) o la adhesión al patrón oro (del lado republicano) era la clave única para la prosperidad y, a veces, para el honor de la nación.

Curiosamente, antes de 1896 tanto McKinley como Bryan habían centrado más la atención en los aranceles que en las cuestiones monetarias. A pesar de la plataforma de su partido, McKinley buscó enfatizar el arancel y evitar ser etiquetado como "monometalista" o "bimetalista", lo que llevó a acusaciones de distorsión. Mientras era congresista, Bryan supuestamente dijo una vez que "la gente de Nebraska está por plata gratis, así que yo estoy por plata gratis. Buscaré los argumentos más tarde". Su campaña de 1896 se convirtió en una cruzada de plata gratuita.

Desde la Guerra Civil, una serie de terceros habían criticado la política de los republicanos de contraer la oferta monetaria. La emisión de Greenbacks de Lincoln, el primer papel moneda nacional, ayudó a financiar la guerra, pero también estimuló la inflación. En las décadas siguientes, los líderes republicanos nacionales buscaron retirar los billetes verdes hasta que cada dólar tuviera un respaldo del 100% en reservas de metales. Durante las depresiones económicas de las décadas de 1870 y 1890, en particular, esta política fue aproximadamente opuesta a la que la Reserva Federal de hoy podría seguir en una recesión económica. Recibió críticas por su tendencia a favorecer a los banqueros y prestamistas, que necesitaban que el valor de un dólar prestado se mantuviera estable, o aumentara, hasta que fuera reembolsado, y perjudicial para los prestatarios y trabajadores.

Los herederos del Greenback Party de la década de 1870 creían que el papel moneda era la solución. Sin embargo, en las décadas de la posguerra, la apertura de vastas vetas de plata (como Comstock Lode de Nevada) había aumentado drásticamente el suministro de plata de la nación. Para los demócratas de la plata, la acuñación federal de plata (en una proporción de peso de 16 onzas por 1 onza de oro, de ahí el eslogan "16 a 1") era una solución moderada al problema de la moneda. Después de todo, la plata era un metal precioso, no un mero papel. Así, la "plata libre" permitió temporalmente que se uniera un espectro de reformadores monetarios, desde demócratas del sur hasta populistas. Para los horrorizados demócratas y republicanos del oro, la "plata gratis" era un llamado a obtener dólares más baratos. Estafaría a los prestamistas para obtener un retorno honesto de su dinero, permitiendo a los prestatarios despilfarradores robar valor a quienes han otorgado préstamos.

La plata libre en "16 a 1" habría expandido la oferta monetaria, pero como medida única difícilmente habría resuelto los problemas económicos de la nación, y habría aumentado sustancialmente (como argumentaban los republicanos) el valor de la plata en relación con el oro. Sin embargo, la adhesión al 'dinero sólido' no fue la única, ni siquiera principalmente, responsable del retorno del país a la prosperidad después de 1896. En la medida en que la victoria de McKinley tranquilizó a los inversores y las instituciones financieras, cuyos líderes temían a Bryan, la resolución del problema puede haber tenido un impacto económico indirecto. Sin embargo, después de la campaña, la cuestión de la moneda se desvaneció con bastante rapidez del debate político.

La 'plata gratis' y el 'dinero sólido' pueden haber sido los más importantes como eslóganes abreviados de filosofías más amplias de las finanzas y las políticas públicas, y creencias opuestas sobre la justicia, el orden y la 'economía moral'. Los dibujos animados y los comentarios de la campaña, que se centran en gran medida en la cuestión de la moneda, brindan información sobre estas diferentes visiones del mundo.


Para el editor, Boston Daily Globe:
Soy un votante mayor de 60 años. Nunca ejercité mi derecho al voto, y nunca consideré que la política mereciera mi atención, como nunca he considerado que la "maquinaria de la política" sea un trato justo con las masas. Los periódicos y oradores tanto democráticos como republicanos dicen mentiras constantemente.
Hasta el sentimiento y las declaraciones de Wiliam J. Bryan en Chicago, que causaron su nominación, nunca me había impresionado el deseo de emitir un voto. El sentimiento resonante de ese discurso ha despertado mi patriotismo y, como deber para con mi país, debo votar por el boleto de plata. No queremos candidatos de clase elegidos. Tengamos 16 a 1, y continuemos con esa proporción. El discurso del Sr. Bryan es notable: pasará a la historia de las edades y será recordado mientras se hable el idioma inglés.
Mi primer voto será por un presidente intrépido, firme y justo, y un maestro de sus convicciones.
--J. W. Harris, Roxbury, Massachusetts, Boston Globe, 5 de septiembre de 1896


Un "Pin de plata para insectos" a la venta en la campaña.

Oro.
Ustedes los que trabajan de mar a mar,
Todo nuestro país a través
Bajo la bandera que revolotea libre
Sus estrellas ardientes y su campo de azul,
No quieres más monedas que oro, oro
Oro como en los días de antaño,
No quieres más monedas que oro.
. . . . Guarda así el honor de tu tierra,
Corazones y manos honestos,
Mantenga la fe, para el hogar y la demanda del hogar
El cuidado de las bandas patriotas
Cuyo estandarte será el oro, el oro,
Oro, como un escudo de antaño,
Cuyo estandarte será el oro.
--Ruth Lawrence, Bar Harbor, Maine, en New York World, 11 de octubre de 1896


LA COPA DE AMOR QUE SE PRESENTARÁ A MAJ. M'KINLEY.
La amorosa taza diseñada para el mayor McKinley por los plateros de Nueva York es una espléndida muestra del arte que la produjo. S. George Dessaur, el agente occidental de la casa cuyos empleados compraron la plata y diseñaron la taza, ha ido a Conton para hacer la presentación. El buque es emblemático del patriotismo estadounidense. A cada lado del cuenco hay un águila americana con las alas extendidas. En el cuello de la copa hay un panel rodeado por una corona y con la inscripción: "En plata creemos, cuando se puede canjear en oro". . . . A los plateados se les ocurrió la idea de darle este regalo al mayor y no perdieron el tiempo. Son demócratas y creen en el tipo de metal monetario que representa el mayor McKinley. . . .
--S t. Paul Pioneer Press, 4 de octubre de 1896.

Jacksonville, Florida, 10 de septiembre--
Esta noche en St. Augustine, James P. Weldman y Joe Allen se pelearon mientras discutían la cuestión plateada. Allen sacó un cuchillo y cortó a Weldman, y este último le disparó a Allen dos veces, causándole una muerte casi instantánea. Ambos hombres abandonan sus familias y participaron activamente en la política.
--Birmingham State Herald, 11 de septiembre de 1896

La continuación del "patrón oro actual" significa:
Ruina
Rabia
Disturbios
Deudas
Crimen
Huelgas
Vagabundos
Pobreza
Hipotecas
Tiempos difíciles
Ventas del alguacil
Más pánico
Menos iglesias
Cerrar fábricas
Fracasos comerciales
Menos predicadores
Más casas de sopa
Familias sin hogar
Una papeleta libertina
Veinte centavos de trigo
Menos mejoras
Niños sin educación
Sufrimiento y miseria
Casas de limosna abarrotadas
Una escasez de matrimonios
Heno de dos dólares la tonelada
Ociosidad y estancamiento
Cerdos de dos centavos por libra
Mantequilla de cinco centavos por libra
Mulas de diez dólares por cabeza
Precios a la baja para todos los productos
Mujeres y niños hambrientos
Papas de diez centavos por bushel
Precios más pobres para las verduras
Caballos de dos dólares y medio
Una contracción de la moneda
Un dólar querido y un hombre barato
Trabajo de veinticinco centavos al día
Mujeres y niños a medio vestir
Ejércitos Coxey marchando por la tierra.
--People's Party Paper, 16 de octubre de 1896 (reimpreso de Times-Democrat, Idaho)


AFECTARÍA A LAS MUJERES.
Plata de Importación Vital Gratis
a las esposas y madres de asalariados.
Mientras que el valor de los salarios que ganan todos los que trabajan para ganarse la vida se reducirá enormemente por la libre acuñación de plata, las mujeres trabajadoras estarán mucho peor que los hombres. Es probable que sus salarios no se reduzcan en una proporción mayor que los salarios de los hombres, pero tendrán menos posibilidades de obtener un anticipo para hacer frente al aumento del costo de vida. Tendrán que someterse a las dificultades de los altos precios y los bajos salarios con menos esperanzas de remediar su condición.

Una de las principales causas de esta desventaja es que las mujeres empleadas en las industrias productivas no tienen sindicatos organizados con los que sustentar sus intereses. La falta de organizaciones propias dejará a las miles de trabajadoras de nuestras industrias manufactureras en una marcada desventaja si sus salarios se reducen en valor por la libre acuñación de plata y la consecuente depreciación del dinero en el que se les paga.
- Registro Nacional, 10 de octubre de 1896 (reimpreso de Boston Post)


MUJERES Y PLATA LIBRE. . Las mujeres de este país lo dominan. Mantienen nuestros modales sinceros, si no pulidos. Mantienen nuestra moral y nuestra literatura y nuestro habla limpios y puros. Ellos, aunque no en la política, fueron fundamentales para lograr la solución del problema de la esclavitud. Formaron el propósito de la nación, la fortalecieron a firmeza a través de sangre y lágrimas y una carga de tributo sobre sus hijos hasta que triunfó en la manumisión del esclavo.

. La sana opinión pública de toda la nación no es lo que los hombres piensan sobre un tema, sino lo que las mujeres sienten al respecto. Las mujeres que hacen esta opinión pública no son las María Arrendatarias de la tierra, galopando sobre el rostro asustado de la naturaleza, sino las mujeres reales, las mujeres a las que regresamos a casa cuando Hesper convoca. para el descanso, el consuelo y la paz que se respira en la música menor de la vieja palabra "hogar".

Algunas de estas últimas mujeres están en marcha pidiendo a gritos la "acuñación gratuita e ilimitada de plata y oro en una proporción de 16 a 1". Hay evidencia en nuestra política y en nombre del bryanismo solo las mujeres que tienen todos los síntomas del termagent y la musaraña. Para ellos es innecesario presentar el aspecto más simple del tema que divide actualmente a la gente de esta sección de este planeta perturbado. No les preocupa nada más que su propia publicidad embriagadora.

Con tales mujeres no tenemos nada que hacer, y cuanto menos tengamos que ver con todas las mujeres que se desvían, mejor porque la desviación implica un alejamiento de la severa rectificación del deber o de la elegante curva de la belleza. Todas las mujeres deben ser heterosexuales y hermosas. La mayoría son uno u otro y generalmente ambos. Mantendríamos una dulce conversación, por lo tanto, hoy, solo con las mujeres que no son ni tan ociosas como para estar en peligro moral ni tan renegadas de la santidad del deber de su sexo en el hogar como para imitar los peores razonamientos de los hombres y degradarse a sí mismas. saliendo del glamour con que los ha investido la devoción de los hombres.

¿Qué tienen que ver las mujeres con la economía política? se le puede pedir. Están en la base de toda la economía. Sin mujeres no habría economía. Es el deseo de mujer lo que nos hace vivir. Es por ellos que los hombres acumulan tesoros. La mujer tiene todo que ver con todo, con la economía política especialmente, y con el aspecto consciente de la economía más especialmente. Las mujeres son las ahorradoras. El dinero que una mujer quiere, y el Señor sabe que ella necesita más de lo que recibe, por lo general, es el mejor dinero que se puede obtener. Lo mejor es lo más barato con ella, siempre.

El mejor dinero es el oro. Los silverites libres confiesan esto cuando admiten que su metal fetiche se puede medir, después de todo, en el metal amarillo. La plata de hoy es buena solo porque está respaldada por oro. Con plata a 16 a 1 y libre de monedas. los pocos se beneficiarán. Muchos sufrirán y serán robados por aquellos que profesaron ser amigos de ellos. Este es el fin del dinero barato. Es como todas las cosas baratas, más queridas a la larga. La mujer puede ver esto. Su visión tiene más calidad de rayos X en estas cosas que la del hombre.

El placer del ama de casa con un dólar, con plata gratis, quedaría completamente aniquilado. El dólar que le ofrece el bryanismo es un dólar que es igualmente difícil de conseguir, pero cuando se obtiene es de la mitad del poder adquisitivo, y tiende a disminuir aún más en este sentido. El dólar que hace que sus compras sean una delicia, ininteligible para el hombre en toda su exquisitez, no debe ser un dólar que sea interesante por cuánto comprará, sino que es una exasperación en la incapacidad de prever lo poco que comprará. De dia a dia.

Esto no es lo que desean las buenas mujeres de este país. Quieren dinero que represente el valor del trabajo que sus maridos hicieron para conseguirlo.
--Seattle Post-Intelligencer, 1 de noviembre de 1896 (reimpreso de St. Louis Mirror)

Los hombres de oro nos dicen que si tenemos plata gratis. el país estará invadido por dinero barato. En todo el tiempo que tuvimos plata gratis, un dólar de plata valía 100 centavos, pero ahora, bajo un patrón oro, un dólar de plata vale 53 centavos. Soy solo un pobre viejo, no se destaca por su inteligencia, pero dame todos los dólares de plata que quiero y no te preocupes por mí. No me congelaré.
--John Myers, Peaseleeville, N.Y., New York World, 10 de agosto de 1896

El valor actual del dólar de 1896 S. Morgan Friedman de la Universidad de Pensilvania ha creado una calculadora de inflación que convierte 1896 dólares en dinero de hoy. La página también proporciona enlaces a estadísticas históricas sobre el valor cambiante del dólar.


Notas de tesoría


El gobierno federal comenzó a emitir sus propias monedas durante la Guerra Civil mientras trataba de hacer frente a las emergencias de financiación y circulación de dinero. En 1861, el secretario del Tesoro, Salmon P. Chase, ordenó al Tesoro que emitiera notas a la vista para pagar los gastos. Como primera moneda nacional, los Demand Notes se ganaron su nombre por el hecho de que se podían canjear a pedido por monedas de oro en el Tesoro.

El gobierno también creó el United States Note, otra moneda diseñada como una medida de financiamiento temporal, con la aprobación de la Ley de Licitación Legal del 25 de febrero de 1862. Casi en bancarrota, Estados Unidos necesitaba dinero para pagar a proveedores y tropas durante la Guerra Civil. El plan era imprimir una cantidad limitada de billetes estadounidenses para afrontar la crisis. Sin embargo, los billetes estadounidenses se hicieron populares y se emitieron durante décadas, llegando a ser conocidos como billetes verdes.


La Guerra Civil también provocó una escasez de monedas. En respuesta a este problema, el Tesoro emitió billetes en denominaciones de menos de un dólar, que iban desde tres centavos a cincuenta centavos, en 1863. Estos billetes de pequeño valor se conocen como moneda fraccionaria. Fueron las primeras notas impresas por la Oficina de Grabado e Impresión, y se emitieron hasta 1876.

En un esfuerzo por controlar el caos del sistema monetario, el Secretario Chase abogó por la creación de un sistema de Bancos Nacionales en 1863 que emitiría una moneda nacional uniforme. La Ley de Bancos Nacionales del 3 de junio de 1864 creó billetes de banco nacionales que se podían canjear en cualquier Banco Nacional del Tesoro. Los billetes resultaron un éxito y se emitieron hasta bien entrado el siglo XX.

En el mismo año en que autorizó los Billetes de Banco Nacional, el Congreso también creó otra nueva forma de moneda, los Certificados de Oro. Uno podría depositar oro en el Tesoro y recibir Certificados de Oro a cambio. Los primeros Certificados de Oro se emitieron en noviembre de 1865, con una denominación máxima de $ 10,000.


En 1878, los billetes estadounidenses, los billetes de banco nacional y los certificados de oro circulaban conjuntamente. Ese mismo año, el Congreso presentó el Certificado de Plata. La ley que autorizaba estos billetes permitía a las personas depositar monedas de plata en el Tesoro a cambio de certificados, lo que brindaba a las personas una alternativa a llevar numerosos dólares de plata. Los certificados de plata se hicieron muy populares y fueron una forma importante de moneda durante muchos años.

Doce años más tarde, el crecimiento de la minería de plata en los Estados Unidos condujo a otra forma de moneda conocida como Treasury Coin Notes, que la Treasury Note Act de 1890 autorizó. Hasta 1893, la ley requería que el Tesoro comprara lingotes de plata y los pagara con los nuevos billetes.

A fines del siglo XIX, varias formas de moneda circulaban conjuntamente en la economía de la nación, pero continuaron las crisis económicas y bancarias relacionadas con el dinero. Un problema central giraba en torno a la incapacidad de la oferta de estas monedas para expandirse o contraerse para satisfacer las condiciones económicas. La segunda parte de esta serie, que se publicará a finales de esta semana, explorará la solución a este problema.


9 de agosto de 1986 Desastre de globos aerostáticos en Cleveland

¡Qué vista tan magnífica! Miles y miles de globos en una miríada de colores se elevan al cielo. Los edificios a tu alrededor están completamente envueltos por la turba multicolor de caucho flotante antes de deslizarse lentamente hacia el cielo nublado, salpicándolo como chispas en un pastel. Entonces sucede algo extraño, todos los globos comienzan a dispararse.

Imagen de los globos que llenan el cielo de Cleveland, cortesía de Derelict Doug

El evento

En la década de 1980, la ciudad de Cleveland, Ohio, estaba tratando de atraer una atención positiva después de experimentar muchas turbulencias durante la década de 1970. La ciudad había perdido más de una cuarta parte de su población, estaba plagada de bombardeos y tiroteos, las fábricas cerraron y los lagos y ríos se convirtieron en prácticos pozos negros. Ahora, con mucho de eso detrás de ellos, Cleveland tenía la misión de reconstruirse y cambiar su marca, y una forma de hacerlo era ganando el premio “All American City”, que ya había ganado tres veces en años anteriores de los 80.

Este año en particular, Cleveland se asoció con United Way of Greater Cleveland para realizar una gran recaudación de fondos para proyectos de desarrollo. Para la recaudación de fondos, planearon romper el récord mundial de la mayor cantidad de globos lanzados a la vez, el poseedor actual del récord es Anaheim, California, que lanzó 1,2 millones de globos. La gente vendió patrocinios para United Way donde $ 1 equivalía a dos globos y con la idea volviéndose concreta, generaron mucha prensa positiva que estaba encantada de ver el evento.

Globos retenidos por la red. A continuación puede ver a los voluntarios llenando los globos. Cortesía de Goodfullness

El 25 de septiembre, los voluntarios comenzaron a llenar globos con helio y trabajaron durante el 26 y durante la noche hasta el 27. Para el 26, miles de personas se ofrecieron como voluntarias para ayudar a llenar globos, la persona promedio llenando y soltando 2-3 globos por minuto. Se necesitaron 46 horas para inflarlos todos y algunos voluntarios trabajaron tanto tiempo que sus dedos desarrollaron ampollas por atar los globos. La masa de caucho flotante se cernió sobre la plaza pública de Cleveland, siendo retenida por una gran red hasta el momento de su liberación.

Otra vista de los globos sostenidos por la red, cortesía de Gizmodo

¡Finalmente, a primera hora de la tarde del 27, se lanzaron casi 1,5 millones de globos! Flotaron lentamente hacia el cielo y envolvieron por completo Terminal Tower, el rascacielos más alto de Cleveland. Los testigos describieron la escena como surrealista con los globos que parecían confeti gigante en el cielo. Los globos multicolores hicieron una hermosa vista y llenaron de alegría a toda la multitud. La cobertura de los medios de comunicación de la época muestra a las multitudes enloquecidas al ver la nube de globos llenando el cielo. Sin embargo, para Cleveland nada funciona así de simple.

La ola de globos que envuelve la Terminal Tower, cortesía de Brian T. Miller

Desastre

A la 1:50 p. M. Poco después de que se soltaran los globos, llegó una gran tormenta desde los Grandes Lagos que cambió la presión del aire y obligó a los globos a descender hacia la ciudad. Se produjo el caos cuando cubrieron las carreteras y obstruyeron la vista de los conductores, se produjeron varios choques, pero ninguno fue fatal. La pista del aeropuerto local tuvo que cerrarse ya que los globos cubrieron la pista. En un caso, los orbes de goma se posaron en un campo de agricultores y asustaron a varios de sus caballos premiados, lo que les provocó lesiones permanentes. El agricultor luego demandó a la ciudad por $ 100,000, más de un cuarto de millón en dinero de hoy.

Navegantes recogiendo globos del lago Erie, cortesía de Rojak Daily

Lo más trágico es que los globos interrumpieron una misión de búsqueda y rescate de la Guardia Costera que tenía lugar sobre el lago Erie. Dos pescadores llamados Raymond Broderick y Bernard Sulze desaparecieron después de un viaje en bote y la Guardia Costera no pudo lanzar su helicóptero para encontrarlos debido a la cantidad de globos flotando alrededor. Cuando finalmente pudieron despegar, tuvieron dificultades para detectar a los hombres ya que los globos que llenaban el agua obstruían su vista.Los botes de la Guardia Costera tenían un problema similar, ya que a menudo confundían las esferas de colores brillantes con uno de los hombres con chaleco salvavidas. . Desafortunadamente, ambos hombres se ahogaron y sus cuerpos fueron recuperados posteriormente arrojados a la orilla. Dos años después del incidente, la esposa de uno de los hombres demandó a United Way por $ 3.2 millones, la demanda se resolvió más tarde por un monto no revelado.

Globos flotando en la cima del lago Erie, cortesía de The Weather Channel

Canadá incluso se vio afectado por el evento, ya que la mayoría de los globos supuestamente biodegradables comenzaron a llegar a sus costas. Durante semanas, los globos llenaron las vías fluviales canadienses y los amantes de la playa tuvieron que atravesar un mar literal de globos. Como era de esperar, la vida silvestre y el ecosistema también se vieron afectados ya que los bulbos desinflados obstruyeron las vías fluviales y asfixiaron a los animales antes de que se degradaran por completo. Cleveland terminó pagando millones en demandas y costos de limpieza, superando con creces el dinero recaudado en la recaudación de fondos. Como una cereza no dulce en la parte superior, el Libro Guinness de los Récords Mundiales se negó a reconocer el evento después del impacto negativo que tuvo.

Globos flotando alrededor de la Terminal Tower, cortesía de Gizmodo

Si desea obtener más información sobre la historia de Cleveland y ayudarme a apoyarme, consulte mis enlaces de afiliados a continuación:

Pensamientos personales

Cuando escuché por primera vez sobre esto, no podía creer que fuera real al principio solo por el impacto que tendrían los globos en el medio ambiente, pero no, esto realmente sucedió. No puedo creer que el DNR o alguien no interviniera y dijera que no pueden hacer esto. Especialmente en los años 80, cuando la conservación estaba empezando a cobrar fuerza. Entiendo que los globos eran biodegradables, pero ese proceso lleva un tiempo, seguirán siendo una molestia durante mucho tiempo. Honestamente, pensé que era bastante divertido cuando descubrí que el Libro Guinness de los Récords Mundiales se negaba a reconocerlo.

Diré que es un espectáculo bonito por las imágenes que he visto y entiendo que la gente está emocionada por ello. Especialmente en Cleveland, donde habían estado luchando contra una crisis de imagen durante más de una década. Historias como esta, en las que todo sale mal, siempre me hacen reír porque es muy cómica, es casi como un boceto de comedia. Por supuesto, es triste que dos hombres perdieran su nombre debido al incidente y traté de honrarlos de alguna manera poniendo sus nombres a diferencia de muchos otros artículos que leí durante la investigación.


Silveristas, populistas y el movimiento por la plata gratis

¿Por qué era más probable que las personas que vivían en las zonas rurales apoyaran la "plata gratis" en 1896 que los habitantes de las zonas urbanas?

Respuesta

Las batallas políticas sobre cuestiones monetarias se volvieron intensamente divisorias durante el último cuarto del siglo XIX a medida que la industrialización se aceleraba en el noreste, mientras que el sur y las áreas recién colonizadas del medio oeste seguían dependiendo de la agricultura. Desde 1873 hasta finales de la década de 1890, EE. UU. Sufrió dos grandes depresiones económicas que intensificaron el conflicto seccional y de clases. En las elecciones de 1896, designado por el historiador Walter Dean Burnham como “el primer enfrentamiento. . . entre las fuerzas políticas organizadas sobre el capitalismo industrial ", las posiciones sobre la moneda se habían solidificado en una" batalla de los estándares ". Los "bichos del oro" creían que una economía nacional "sólida" debe basarse en el patrón oro para asegurar la estabilidad del dólar, garantizar una competencia sin restricciones en el mercado y promover la libertad económica. Los “Silverites” creían que la moneda debería ser canjeable tanto en plata como en oro. Agitaron por la “plata gratis” o la acuñación ilimitada de plata, un metal que podría extraerse en abundancia en Occidente, para producir una oferta monetaria mayor y más flexible que esperaban conduciría a una economía más equitativa y promovería reformas sociales.

El Congreso había suspendido la acuñación de monedas de plata en 1873 en un acto que llegó a conocerse como el "Crimen del '73". La profesora de gobierno Elizabeth Sanders incluye la desmonetización de la plata como una de las pocas políticas importantes del período que llevó a muchos trabajadores, especialmente a los agricultores, a creer que un "fraude contra el pueblo" estaba siendo "perpetrado por el estado nacional en nombre de una élite financiera ". Con las monedas de plata deslegitimadas, la cantidad de dinero en circulación disminuyó. Una oferta monetaria restringida benefició a los acreedores, como los bancos y los comerciantes, a expensas de los deudores, especialmente los agricultores que tenían que pedir prestado anualmente a los bancos y comerciantes para plantar cultivos comerciales que pudieran generar dinero para el pago de sus deudas solo en el momento de la cosecha. . Los agricultores buscaban la inflación de la oferta monetaria para poder disponer de más dinero para obtener crédito, subir los precios de sus cultivos y hacer más fáciles de pagar las deudas.

Los defensores de inflar la oferta monetaria iban desde aquellos que propusieron que el gobierno federal imprimiera papel moneda sin respaldo de oro o plata hasta aquellos que pidieron la remonetización de la plata. Los defensores de la plata libre llegaron a creer en la década de 1890 que la acuñación ilimitada de plata, una reforma menos extrema que otras que los radicales agrarios habían apoyado anteriormente, podía unir a grupos divergentes en una coalición nacional para desafiar a los políticos que apoyaban intereses adinerados.

El Partido Popular, también conocido como los populistas, se formó como partido político en 1891. Como enfatiza Sanders, "su filosofía era anticorporativa, aunque no anticapitalista". La plataforma populista durante la campaña electoral de 1892 defendió la plata gratis y otras reformas con la intención, escribe Sanders, “no hacer retroceder el reloj del desarrollo industrial, sino aprovechar el nuevo poder tecnológico para el bien social, usar el estado para controlar los excesos de explotación , para defender los derechos y oportunidades del trabajo (granja y fábrica), y para mantener una competencia empresarial sana y creativa ".

Los populistas esperaban ganar las elecciones de 1896 y suplantar a los demócratas como uno de los dos principales partidos nacionales de la nación. Su estrategia se basó en convencer a los silverites del Partido Demócrata para que votaran con los populistas en lugar del esperado candidato demócrata, el presidente Grover Cleveland, que apoyaba el patrón oro, al igual que el candidato republicano, el gobernador de Ohio William McKinley. Los demócratas, sin embargo, seleccionaron como candidato a William Jennings Bryan, un firme defensor de la plata gratis. Las fuerzas de McKinley, montando una campaña bien financiada apoyada por la intelectualidad del Norte, la iglesia y los intereses comerciales, y la prensa urbana, empañaron a Bryan como un radical con un programa económico que conduciría a consecuencias desastrosas para la nación. McKinley ganó sólidamente las elecciones, y aunque Bryan triunfó en 22 estados frente a los 23 de McKinley, McKinley capturó casi 100 votos electorales más y prevaleció en todas las ciudades de más de 100.000, con la excepción de Denver, donde el interés por la minería de plata era fuerte.

Algunos historiadores creen que muchos trabajadores urbanos votaron por McKinley porque estaban convencidos de que las políticas de Bryan destruirían la economía y darían como resultado una reducción de los salarios y un aumento del desempleo. Algunos argumentan que el estilo de campaña "revivalista" de Bryan y las opiniones prohibicionistas de algunos de sus partidarios eran desagradables para los católicos, especialmente los alemanes, en la fuerza laboral urbana. Sanders sostiene que la cobertura de los reporteros de la campaña de Bryan proporciona una fuerte evidencia de que su mensaje, de hecho, resonó entre los trabajadores urbanos. Sin embargo, sugiere que "las poderosas advertencias económicas del sistema central" y la afirmación de que un programa en beneficio de los agricultores causaría estragos en la economía industrial del Norte "fueron en última instancia persuasivas el día de las elecciones".

Sanders y otros enfatizan que las organizaciones laborales de la época no querían depender del gobierno para resolver sus disputas con la gerencia. Los sindicatos buscaban efectuar cambios ejerciendo influencia en el lugar de trabajo mismo. Burnham escribe: "Desde la perspectiva del votante urbano comprometido con la red de relaciones sociales y económicas urbano-industriales que ahora existían, la inflación monetaria solo podría considerarse irrelevante en el mejor de los casos y disruptiva en el peor".

Bibliografía

Burnham, Walter Dean. "El sistema de 1896: un análisis". En La evolución de los sistemas electorales estadounidenses, por Paul Kleppner, et. Alabama. Westport, CT: Greenwood Press, 1981.

Kazin, Michael. Un héroe piadoso: la vida de William Jennings Bryan. Nueva York: Alfred A. Knopf, 2006.

Postel, Charles. La visión populista. Nueva York: Oxford University Press, 2007.

Ritter, Gretchen. Goldbugs y greenbacks: la tradición antimonopolio y la política financiera en Estados Unidos. Nueva York: Cambridge University Press, 1997.

Sanders, Elizabeth. Raíces de la reforma: agricultores, trabajadores y el estado estadounidense, 1877-1917. Chicago: University of Chicago Press, 1999.

Weinstein, Allen. Preludio al populismo: orígenes de la edición de plata, 1867-1878. New Haven: Prensa de la Universidad de Yale, 1970.


Desafíos para el futuro

El desafío clave que veo que enfrentarán los bancos centrales en el futuro será equilibrar sus tres objetivos políticos. The primary goal of the central bank is to provide price stability (currently viewed as low inflation over a long-run period). This goal requires credibility to work. In other words, people need to believe that the central bank will tighten its policy if inflation threatens. This belief needs to be backed by actions. Such was the case in the mid-1990s when the Fed tightened in response to an inflation scare. Such a strategy can be greatly enhanced by good communication.

The second policy goal is stability and growth of the real economy. Considerable evidence suggests that low inflation is associated with better growth and overall macroeconomic performance. Nevertheless, big shocks still occur, threatening to derail the economy from its growth path. When such situations threaten, research also suggests that the central bank should temporarily depart from its long-run inflation goal and ease monetary policy to offset recessionary forces. Moreover, if market agents believe in the long-run credibility of the central bank&rsquos commitment to low inflation, the cut in policy interest rates will not engender high inflation expectations. Once the recession is avoided or has played its course, the central bank needs to raise rates and return to its low-inflation goal.

The third policy goal is financial stability. Research has shown that it also will be improved in an environment of low inflation, although some economists argue that asset price booms are spawned in such an environment. In the case of an incipient financial crisis such as that just witnessed in August 2007, the current view is that the course of policy should be to provide whatever liquidity is required to allay the fears of the money market. An open discount window and the acceptance of whatever sound collateral is offered are seen as the correct prescription. Moreover, funds should be offered at a penalty rate. The Fed followed these rules in September 2007, although it is unclear whether the funds were provided at a penalty rate. Once the crisis is over, which generally is in a matter of days or weeks, the central bank must remove the excess liquidity and return to its inflation objective.

The Federal Reserve followed this strategy after Y2K. When no financial crisis occurred, it promptly withdrew the massive infusion of liquidity it had provided. By contrast, after providing funds following the attacks of 9/11 and the technology bust of 2001, it permitted the additional funds to remain in the money market once the threat of crisis was over. If the markets had not been infused with so much liquidity for so long, interest rates would not have been as low in recent years as they have been, and the housing boom might not have as expanded as much as it did.

A second challenge related to the first is for the central bank to keep abreast of financial innovations, which can derail financial stability. Innovations in the financial markets are a challenge to deal with, as they represent attempts to circumvent regulation as well as to reduce transactions costs and enhance leverage. The recent subprime crisis exemplifies the danger, as many problems were caused by derivatives created to package mortgages of dubious quality with sounder ones so the instruments could be unloaded off the balance sheets of commercial and investment banks. This strategy, designed to dissipate risk, may have backfired because of the opacity of the new instruments.

A third challenge facing the Federal Reserve in particular is whether to adopt an explicit inflation targeting objective like the Bank of England, the Bank of Canada, and other central banks. The advantages of doing so are that it simplifies policy and makes it more transparent, which eases communication with the public and enhances credibility. However, it might be difficult to combine an explicit target with the Fed&rsquos dual mandate of price stability and high employment.

A fourth challenge for all central banks is to account for globalization and other supply-side developments, such as political instability and oil price and other shocks, which are outside of their control but which may affect global and domestic prices.

The final challenge I wish to mention concerns whether implicit or explicit inflation targeting should be replaced with price-level targeting, whereby inflation would be kept at zero percent. Research has shown that a price level may be the superior target, because it avoids the problem of base drift (where inflation is allowed to cumulate), and it also has less long-run price uncertainty. The disadvantage is that recessionary shocks might cause a deflation, where the price level declines. This possibility should not be a problem if the nominal anchor is credible, because the public would realize that inflationary and deflationary episodes are transitory and prices will always revert to their mean, that is, toward stability.

Such a strategy is not likely to be adopted in the near future because central banks are concerned that deflation might get out of control or be associated with recession on account of nominal rigidities. In addition, the transition would involve reducing inflation expectations from the present plateau of about 2 percent, which would likely involve deliberately engineering a recession&mdasha policy not likely to ever be popular.


PLAIN DEALER

los PLAIN DEALER was founded as a weekly newspaper on 7 Jan. 1842 by JOSEPH WM. GRAY (1813-62) and became an evening daily on 7 Apr. 1845. Its name was probably inspired by a former Jacksonian paper published in New York. Among its early staff members was CHAS. FARRAR BROWNE, who created the character "Artemus Ward." In the years leading up to the CIVIL WAR, the Distribuidor llano was the local Democratic organ in a Republican city and region. From the firing on Ft. Sumter until his death on 26 May 1862, Gray held the Distribuidor llano to the Democratic policies outlined by his political mentor, Stephen A. Douglas. The paper was then taken over by the administrator of his estate, John S. Stephenson, who turned it into a virulent Copperhead organ that condemned Lincoln and supported the Ohio gubernatorial campaign of the arch-Copperhead Clement L. Vallandigham in 1863. Because of the unpopularity of these stands, Stephenson was removed as Gray's administrator, and the Distribuidor llano suspended publication for several weeks beginning 8 Mar. 1865. It reappeared on 25 Apr. 1865, under the editorship of WM. W. ARMSTRONG. On 2 Jan. 1885, the Distribuidor llano became the property of LIBERTY E. HOLDEN, who introduced a morning edition on 16 Mar. 1885, after purchasing the CLEVELAND HERALD and dividing its assets with the CLEVELAND LEADER. With circulation rising to nearly 30,000, the Distribuidor llano also began a Sunday edition. The evening edition existed until it was finally merged into the World-News in 1905. After personally operating the paper from 1893-98, Holden placed its control in the hands of veteran Cleveland newsmen ELBERT H. BAKER and CHAS. E. KENNEDY. Baker solely directed the Distribuidor llano as general manager from 1907-20. Baker had the Plain Dealer Bldg. at E. 6th and Superior enlarged and rebuilt after a fire in 1908 to harmonize with the public buildings surrounding the MALL.

With the death of Holden in 1913, ownership of the Distribuidor llano was placed in trust for his heirs. It purchased the 6-day Líder in 1917, while the Sunday Leader was acquired by the CLEVELAND NEWS. los Distribuidor llano y el Noticias in 1932 merged their stock into the FOREST CITY PUBLISHING CO., which was dominated by the Distribuidor llano but continued to operate both papers independently. Breaking with its 98-year Democratic orientation, the Distribuidor llano endorsed Wendell L. Willkie for president in 1940. Since then, it has endorsed the Republican nominee in every presidential election except 1964 and 1992. Editorial cartoonist ED KUEKES brought Cleveland its only Pulitzer Prize, in 1953, for a cartoon that had appeared in the Plain Dealer. In 1960 Forest City Publishing sold the Noticias al CLEVELAND PRESS, y el Distribuidor llano moved into the former Noticias building on Superior at E. 18th. One of Holden's heirs, great-grandson Thomas V. H. Vail (b. 1926), assumed personal direction of the Distribuidor llano in 1963 as publisher and editor at the age of 36. Vail revitalized the Distribuidor llano by hiring young reporters and supported more Democrats, giving the paper a vigorous non-partisan stance. Vail's aggressive journalism became the subject of stories in Tiempo y Newsweek magazines in the 1960s. By 1965 the Distribuidor llano had gained 50,000 in circulation on the Cleveland Press and was threatening to surpass the prensa as the largest daily newspaper in Ohio. In 1967 the Distribuidor llano ran a full page editorial endorsing Carl B. Stokes for mayor of Cleveland. With the support of the Plain Dealer, Stokes won the election and became the first black mayor of a major American city. Also in 1967, the Holden trustees, including Vail, decided to sell the Distribuidor llano to the Samuel Newhouse chain for what was then a record price of $54.2 million. Vail was retained by Newhouse as salaried publisher and editor, with full editorial discretion. los Distribuidor llano surpassed the prensa in circulation in 1968 to become Ohio's largest daily newspaper with the demise of the prensa in 1982, it survived as Cleveland's only daily. Vail retired at the end of 1991 in favor of publisher Alex Machaskee, who supervised the opening of a $200-million production and distribution center in BROOKLYN in 1994. Circulation in 1995 was approx. 403,000 (daily) and 548,000 (Sunday).


Descargo de responsabilidad

Registration on or use of this site constitutes acceptance of our User Agreement, Privacy Policy and Cookie Statement, and Your California Privacy Rights (User Agreement updated 1/1/21. Privacy Policy and Cookie Statement updated 5/1/2021).

© 2021 Advance Local Media LLC. All rights reserved (About Us).
The material on this site may not be reproduced, distributed, transmitted, cached or otherwise used, except with the prior written permission of Advance Local.

Community Rules apply to all content you upload or otherwise submit to this site.


‘It’s like war numbers’: Cleveland endures worst homicide rate in recent history in 2020

Cleveland's homicide rate in 2020 the worst in recent history, including (clockwise from top left) Arthur Keith, Desmond Franklin, Anthony Hughes Jr., Erik Hakizimana and Dalion Mendoza.

CLEVELAND, Ohio -- A weak economy, high unemployment rates, failing schools, and high child poverty levels all plagued Cleveland in 1982. Those same issues remain in 2020, laid barer by the coronavirus pandemic that limited access to social services and increased social isolation that devastated people’s mental health.

The two years are linked because they represent the worst two years in recent history for deadly violence in Cleveland. The city hit 185 homicides on Dec. 20, the most in a single year since 1982 when the city hit 195 homicides and when nearly 200,000 more people called the city home.

The homicide rate in 1982 ended at 33.9 homicides per 100,000 residents this year, as of Dec. 20, it was 48.6 homicides per 100,000 residents. In Cleveland’s deadliest year -- 1972, when there were 333 homicides -- the homicide rate was 44.3 per capita.

Cleveland City Councilman Michael Polensek, who was first elected councilman in 1978, said the numbers bear out what he’s heard from residents all year: that the level of violence in 2020 escalated to historic levels.

“Seeing those numbers, that’s when you start to realize the significance of this,” Polensek said. “We all know the devastating effects on families. But you look at the sheer number of people shot. It’s like war numbers. The level of violence should send a shockwave through City Hall and the business community. What we’re going through is serious. It’s deadly serious.”

The number of people killed this year also represents a sharp increase over the 133 homicides in 2019.

The spike in killings puzzled city leaders and experts alike. Cleveland police attributed the spike in deaths to increased gang violence, drug activity and the coronavirus pandemic. Experts say the pandemic’s effect intensified already existing issues in the poorest big city in America.

Dan Flannery, director of the Begun Center for Violence Prevention Research Education at Case Western Reserve University, said a struggling economy, social isolation, the proliferation of guns on the street, increased drug use and domestic violence during the pandemic all factored in the violent crime rate.

Many social services, including violence intervention, were sharply curtailed or dropped altogether because of the virus, Flannery said.

“You put all those things together and it’s a bad recipe for hoping things stay calm,” Flannery said. “I wish it were a simple answer and a straight-forward thing that if we did A, B and C, it would cut the homicides in half, but it’s not. There’s a lot of stress and anger and despair out there.”

Flannery also said more people are getting into disputes, and more are turning to violence. He also said more of the victims this year in Cleveland tended to be innocent bystanders or people who were not the gunfire’s intended target.


US Coins and Currency

Quarters, nickels, and dimes are currently made from nickel and copper.

Pennies are currently made from copper plated zinc.

Coins with ridges were originally made with precious metals. The ridges were used to easily detect people clipping or filing off these precious metals.

A U.S. Quarter has 119 grooves on its circumference. A dime has 118 grooves.

Lincoln faces to the right because the penny was an adaptation of a plaque.

E Pluribus Unum means "Out of Many, One".

On the back of a Roosevelt dime, the center torch signifies liberty. The oak branch to the right signifies strength and independence. The olive branch to the left signifies peace.

On an American one dollar bill, there is an owl in the upper left-hand corner of the "1" encased in the "shield" and a spider hidden in the front upper right-hand corner.

The law prohibits portraits of living persons from appearing on Government
Securities.


Ver el vídeo: LA MONEDA UNICA IBEROAMERICANA, EL ESPAÑOL (Diciembre 2021).