Noticias

Veracruz

Veracruz

Hernán Cortés fundó la ciudad de Veracruz mientras buscaba oro en la región. Hoy en día, el estado es famoso por sus hermosas playas y el Carnaval, una celebración anual con música, baile y desfiles espectaculares. Muchos de los otomíes, uno de los primeros habitantes de la región, aún viven en Veracruz. El quinto grupo étnico indígena más grande de México, los otomíes, se encuentran dispersos por todo el centro de México, desde Michoacán hasta Veracruz.

Historia

Historia temprana
Durante el período prehispánico, la región que hoy constituye la Veracruz actual estuvo habitada por cuatro culturas indígenas. Los huastecos y otomíes ocuparon el norte, los totonacas residieron en el centro norte y los olmecas, una de las culturas más antiguas de América, dominaron el sur entre 1300 y 400 a.C. Varios sitios olmecas importantes están situados a lo largo de los ríos en la llanura costera de Veracruz. Incluyen San Lorenzo (1300-900 a.C.) y Tres Zapotes (1000-400 a.C.). En su apogeo, estos tres asentamientos fueron probablemente los sitios ceremoniales más complejos encontrados en Mesoamérica; sin embargo, en el año 400 a.C., las características distintivas de la cultura olmeca desaparecieron y la región fue reemplazada por las civilizaciones emergentes de México central y maya.

Los indígenas huastecos de la cuenca del río Pánuco en el este de México hablaban un dialecto maya pero estaban físicamente separados del resto de los mayas; en consecuencia, su cultura no se desarrolló en líneas similares. Los huastecos también permanecieron aislados de civilizaciones posteriores de la meseta central, como la azteca. La población huasteca actual, que mantiene aspectos de su cultura y lengua tradicionales, cuenta ahora con unas 80.000 personas en las áreas alrededor de Veracruz y San Luis Potosí.

Los totonacas ocuparon una zona conocida como Totonacapan. Esta área se extendía por todo el centro de Veracruz y abarcaba el distrito de Zacatlán del actual estado de Puebla. Ocupando unas 50 ciudades con una población total de un cuarto de millón de personas, los totonacas hablaban cuatro dialectos. Su capital, Cempoala, tenía una población de aproximadamente 25.000 habitantes y estaba ubicada a cinco millas tierra adentro de la actual ciudad de Veracruz.

Durante el siglo XI, los aztecas invadieron el área y, en la década de 1400, habían dominado Veracruz.

Historia intermedia
Los españoles llegaron por primera vez a Veracruz en 1518 bajo el mando de Juan de Grijalva. La expedición también incluyó a Bernal Díaz del Castillo, quien luego se convirtió en un defensor de los derechos indígenas.

Debido a que la primera expedición detectó la presencia de oro en la región, se lanzó una segunda expedición al mando de Hernán Cortés en 1519. Fue durante esta expedición que Cortés desembarcó y fundó el lugar que él y sus hombres llamaron Villa Rica de la Vera Cruz. o el Pueblo Rico de la Verdadera Cruz. A mediados del siglo XVI, se cosecharon enormes cantidades de oro y plata en todo el estado.

Como fue el caso en la mayor parte de México, las nuevas enfermedades europeas y la esclavitud diezmaron a la población indígena en los primeros años después de la llegada de los españoles. A medida que la población disminuyó, se trajeron esclavos africanos para trabajar en las plantaciones de caña de azúcar. La ciudad portuaria de Veracruz se convirtió rápidamente en el puerto de entrada más importante de México. Veracruz tuvo la población esclavizada más grande de México durante este tiempo.

En 1570, un esclavo africano llamado Gaspar Yanga encabezó un levantamiento y estableció San Lorenzo de los Negros. En el México colonial, este fue uno de los únicos asentamientos de negros africanos que logró su independencia y libertad a través de la revuelta. Después de intentar recuperar a los esclavos y poner fin a la revuelta en 1606 y 1609, las autoridades españolas decidieron negociar con la comunidad. A cambio de la libertad del asentamiento, Yanga acordó no seguir asaltando comunidades españolas. En 1630, el asentamiento estableció la ciudad de Yanga.

Historia reciente
Destinado a convertirse en uno de los líderes militares y políticos más temidos y queridos de México, Antonio López de Santa Anna nació en Jalapa, Veracruz, el 21 de febrero de 1794. Poco después, al comienzo de la Guerra de Independencia de México en 1810, Guadalupe Victoria se convirtió en la líder independentista más importante de Veracruz. Sirviendo al mando de José María Morelos, participó en el ataque a Oaxaca en 1812, y en 1814 asumió el liderazgo del movimiento rebelde en Veracruz.

Después de apoderarse de varios convoyes realistas, Victoria fue derrotada en Palmillas en 1817 y obligada a esconderse. Cuando salió, Victoria fue encarcelada pero logró escapar. Tomó el mando de las fuerzas en Veracruz que se rebelaron contra el dominio imperial de Agustín de Iturbide. Después de la caída de Iturbide, Victoria, Nicolás Bravo y Pedro Celestino Negrete formaron un triunvirato que mantuvo el poder ejecutivo hasta octubre de 1824 cuando Victoria asumió el cargo de primer presidente de México.

En 1824, Veracruz se convirtió en un estado federal y creó una nueva constitución al año siguiente. Como sucedió con el resto de México, el estado experimentó inestabilidad política y social durante gran parte del siglo XIX. Los conflictos entre centralistas y federalistas y entre liberales y conservadores ralentizaron el desarrollo económico y dieron lugar a continuas revueltas. Cuando su gobierno liberal fue atacado en la Ciudad de México en 1857, el presidente mexicano Benito Juárez gobernó desde Veracruz.

En 1863, el monarca austríaco Maximiliano, nombrado emperador de México por Napoleón III, llegó a Veracruz para asumir el poder. Las fuerzas francesas conquistaron y gobernaron partes de México entre 1864 y 1866. Finalmente se retiraron debido a la intervención de los Estados Unidos, quienes exigieron que Maximiliano renunciara al trono y que Napoleón III retirara sus fuerzas francesas.

Durante la Revolución Mexicana (1910-1920), Veracruz se convirtió en un campo de batalla para diferentes facciones, pero al final de la revolución, la paz y la estabilidad regresaron a la región. Veracruz se ha convertido desde entonces en uno de los estados mexicanos más poblados y económicamente activos.

Veracruz hoy

Veracruz sigue siendo una parte muy importante de la economía de México. El estado es rico en recursos naturales y representa aproximadamente el 35 por ciento del suministro de agua de México. Además, Veracruz cuenta con cuatro puertos de aguas profundas y dos aeropuertos internacionales. Veracruz, una fuente importante de hierro y cobre, también produce minerales no metálicos como azufre, sílice, feldespato, calcio, caolín y mármol.

Las fincas de la región alrededor de Jalapa cultivan la mayoría de los granos de café del estado. El estado tiene una economía agrícola robusta y los centros industriales de larga data en Córdoba, Orizaba y Río Blanco producen abundantes materiales textiles.

Con un clima agradable, buena gastronomía y sitios arqueológicos, el puerto de Veracruz es un balneario favorito para los turistas mexicanos y extranjeros. La ciudad, situada ventajosamente a lo largo del Golfo de México, se ha convertido en un puerto preferido para las exportaciones a Estados Unidos, América Latina y Europa. De hecho, el 75 por ciento de toda la actividad portuaria en México tiene lugar en Veracruz. Las principales exportaciones del estado son café, frutas frescas, fertilizantes, azúcar, pescado y crustáceos.

Datos y cifras

  • Capital: Xalapa
  • Ciudades principales (población): Veracruz (512,310), Xalapa-Enríquez (413,136), Coatzacoalcos (280,363), Córdoba (186,623), Papantla de Olarte (152,863)
  • Tamaño / Área: 27,683 millas cuadradas
  • Población: 7,110,214 (censo de 2005)
  • Año de la estadidad: 1824

Hechos graciosos

  • El escudo de armas de Veracruz muestra una cruz roja con la palabra vera, que significa verdadero. Una torre amarilla con fondo verde representa la Villa Rica de la Vera Cruz y la abundante vegetación circundante. Columnas blancas y palabras más ultra (que significa más allá) sobre un fondo azul sugieren que, aunque situada al otro lado del océano, esta nueva tierra pertenecía a España. El escudo está decorado con una banda amarilla con 13 estrellas azules, varias espirales y dos arreglos florales.
  • El estado mexicano de Veracruz fue nombrado por el explorador español Hernán Cortés, quien desembarcó en la playa de Chalchihuecan el 22 de abril de 1519. Era Viernes Santo, al que los españoles también se referían como el día de la Vera Cruz o Verdadera Cruz.
  • La famosa Danza de Voladores de Papantla es una danza ritual que realizan cinco hombres de la tribu indígena totonaca. Uno de los participantes se sube a un poste de aproximadamente 80 metros (262 pies) de altura donde toca una flauta y baila mientras los otros cuatro hombres cuelgan de cuerdas enrolladas alrededor del poste y atadas a uno de sus pies. Cuando el poste gira, la cuerda se desenrolla y los hombres bajan lentamente a la tierra.
  • Las brujas locales en Catemaco, Veracruz, creen que el primer viernes de cada marzo, sus poderes aumentan, limpiando sus espíritus del mal que les rodea durante todo el año. Este día se ha convertido en una fiesta muy popular en la región.
  • Veracruz es famosa por sus hermosas playas. El banco de arena de Chachalacas, que se extiende unos 56 kilómetros (35 millas) a lo largo de la costa, es conocido por su arena suave y sus suaves olas. Los visitantes pueden disfrutar de una variedad de deportes acuáticos, como natación, paseos en bote y parasailing, en la zona.
  • Nueve días antes del Miércoles de Ceniza, Veracruz alberga su famoso Carnaval, un festival similar al Mardi Gras. Consideradas por muchos como una celebración de la libido, las festividades preceden a la Cuaresma, un período de ayuno espiritual. Durante el Carnaval, la ciudad vibra de vida y se exhibe una rica variedad de música, bailes, comida, espectáculos, cultura, fuegos artificiales, artes y artesanías.
  • Considerado por muchos como el centro de la música y la danza de México, Veracruz alberga el Festival Afrocaribeño cada año a fines del verano. Varios países, incluidos Cuba, Jamaica y Colombia, participan en exposiciones de danza, música, cine y arte, así como en ferias de negocios.
  • Cuando los conquistadores españoles llegaron a Papantla en 1524, descubrieron una planta que había sido cultivada por los indios totonacos durante siglos; llamaron a esta especia vainilla (pequeña vaina). Durante la década de 1850, un hombre de Papantla ideó una forma de polinizar artificialmente las plantas con un palillo de dientes, y la producción de vainilla aumentó drásticamente. Este pequeño municipio sigue siendo uno de los principales productores de vainilla de México.

Lugares emblemáticos

Centro Colonial
La plaza principal de Veracruz, la Plaza de Armas, se encuentra en el centro de la ciudad y está adornada con palmeras, una fuente colonial y hermosos arcos. Frente a la Plaza se encuentran la Catedral, el Palacio Municipal y varias otras estructuras majestuosas, incluido el Correos y Telégrafos (oficina de correos) y el edificio Aduana Marítima (Aduana Marítima).

Fuerte de San Juan de Ulua
Este fuerte, construido originalmente por los españoles para protegerse de los piratas y, más tarde, de los invasores extranjeros, se convirtió en el último refugio de los españoles antes de ser derrotados y obligados a abandonar México. Después de la Guerra de Independencia de México, el fuerte se convirtió en una prisión infame por sus duras condiciones. Durante la era de Porfirio Díaz, muchos prisioneros murieron antes de ser liberados. El fuerte ganó nueva fama cuando apareció en la película Romancing the Stone con Michael Douglas y Kathleen Turner.

El Tajín
La ciudad prehistórica de El Tajín es uno de los sitios arqueológicos más fascinantes de Veracruz. Aunque la mayor parte de El Tajín permanece sin excavar, los arqueólogos han localizado, excavado y restaurado alrededor de 50 edificios. Los científicos creen que algunos de los edificios, como la famosa pirámide del nicho, se utilizaron para juegos o sacrificios. El Juego de Pelota, que contó con el sacrificio humano, se originó en El Tajín.

Museos y arte
El Museo de la Ciudad de Veracruz (Museo de la Ciudad) exhibe artefactos históricos desde la época colonial hasta el presente. Las exhibiciones incluyen tesoros arqueológicos de las civilizaciones indígenas que dieron forma a la cultura de Veracruz, así como pinturas, artesanías y fotografías del pasado de la ciudad.

Originalmente una escuela de oficiales navales, el Museo Naval (Museo Naval) fue restaurado e inaugurado en 1997 como un tributo a la historia y evolución naval de México. El museo exhibe parafernalia náutica, registros históricos de la academia naval y reliquias de las luchas de México con otros países. En el patio, los visitantes pueden ver los restos de la antigua muralla que solía rodear la ciudad.

GALERIAS DE FOTOS












Escudo de Veracruz: Historia y Significado

Él Escudo de Veracruz Es una de las más antiguas del continente americano y data del siglo XVI, otorgada directamente por la monarquía española.

Fue exactamente el 4 de julio del año 1523 cuando el entonces Rey de España Carlos I otorgó a la "Villa Rica de la Vera Cruz" un escudo que es el mismo que actualmente se utiliza como heráldica oficial.

Aunque desde su versión original ha tenido ligeros cambios en su forma, su contenido se ha mantenido prácticamente inalterado.

Incluye la palabra Vera (verdadera en latín) en una cruz roja y el castillo o torre enmarcado en una heráldica medieval de estilo tradicional castellano.


Contenido

La fecha oficial de presentación en Corea del Sur fue el 12 de octubre de 2006 y estuvo disponible en los Estados Unidos como modelo de 2007. [4] El Veracruz salió a la venta en marzo de 2007 y es el SUV crossover más grande de Hyundai.

Reemplazó al Terracan basado en camión que se vendió en todo el mundo excepto en América del Norte. El Veracruz está construido sobre una plataforma Hyundai Santa Fe. El renovado Veracruz 2011 se basó en la misma plataforma que el Kia Sorento. [5]

Veracruz recibe su nombre de un estado de México, continuando con el tema occidental del pequeño SUV Tucson y el SUV mediano Hyundai Santa Fe. El Veracruz impulsa un motor V6 de 3.8 L 260 hp (190 kW) con una transmisión automática Shiftronic de seis velocidades de Aisin.

En Europa, se vendió solo con motor S-Line diesel CRDI V6 de 3.0 L con turbocompresor de geometría variable y 240 hp (180 kW). [6] En 2008, el Veracruz también se vendió en algunos países europeos como el ix55. [7]

El Veracruz estuvo disponible en 3 modelos durante sus seis años de funcionamiento: la base GLS, los SE y el lujoso Limitado, en Tracción delantera o Todas las ruedas motrices configuraciones.

Las características estándar en todos los modelos de Veracruz incluyen equipo de potencia máxima, aire acondicionado con filtro de alérgenos, estéreo A / MF / M con radio satelital SiriusXM, reproductor de CD / MP3, USB y entradas auxiliares para dispositivos multimedia portátiles, sistema de audio montado en el volante y crucero. controles, asientos de la tercera fila, llantas de aleación de aluminio, un motor V6, una transmisión automática y espejos laterales y manijas de las puertas con colores de combinación.

Las opciones adicionales incluyeron seis discos, cambiador de CD / MP3 en el tablero, sonido envolvente Infinity, asientos tapizados en cuero, asientos con calefacción y ventilación, techo corredizo eléctrico, acceso con llave inteligente (con un sistema de encendido "Twist to Start"), detalles cromados, y navegación GPS con pantalla táctil con el servicio SiriusXM Travel Link.

Una característica que no estaba disponible de fábrica en ningún modelo de Veracruz era un sistema telefónico de manos libres Bluetooth, aunque uno estaba disponible como accesorio a través de Hyundai que reemplazaba el soporte para gafas de sol en la consola superior.

Sin embargo, el kit de accesorios de manos libres Bluetooth opcional no admitía la transmisión de música estéreo inalámbrica A2DP, ya que no se integraba en el sistema de audio de Veracruz y, en cambio, presentaba su propio panel de control y altavoz integrados. [8]

Discontinuación Editar

El Hyundai Veracruz se suspendió el 15 de noviembre de 2011 en otros países excepto Corea del Sur. Los últimos modelos producidos de 2011 se rebautizaron en 2012 y se mantuvieron durante el año extendido.

Hyundai anunció el 6 de abril de 2012 que la versión para siete pasajeros del nuevo Hyundai Santa Fe 2013 reemplazará al Veracruz, y que la producción del Veracruz actual se detendría "alrededor de noviembre de 2012". [9]

En 2015, la versión surcoreana se suspendió debido a las normas de emisión Euro 6.

El Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras (IIHS, por sus siglas en inglés) dijo que los resultados de los choques indicaron "un bajo riesgo de lesiones importantes en un choque de esta gravedad", que es el resultado más alto posible. La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de EE. UU. (NHTSA) encontró resultados similares cuando probaron el Veracruz, otorgándole cinco estrellas después de su prueba de choque frontal tanto para el pasajero como para el conductor y en el evento de impacto lateral. [10]

El 15 de noviembre de 2007, el IIHS declaró a los vehículos de Veracruz construidos después de agosto de 2007 como Mejor elección de seguridad para protección contra impactos laterales, traseros y frontales. [11]


Lista de tradiciones y costumbres del estado de Veracruz en México

1- Carnaval de Veracruz

Es uno de los carnavales más reconocidos del mundo, conocido como "el carnaval más alegre del mundo". Dura unos nueve días en total y cuenta con seis grandes desfiles, conciertos públicos, fiestas y eventos sociales.

El carnaval de Veracruz tiene su origen en la época colonial. Los residentes de localidades en las afueras de la ciudad crearon nuevas formas de música con tradiciones europeas, africanas e indígenas.

Estas antiguas tradiciones que involucran a personas vestidas con ropas coloridas que bailan al ritmo de los africanos provocaron la desaprobación de la Iglesia Católica.

Sin embargo, el festival continuó evolucionando hacia bailes más formales para un pequeño grupo selecto, así como celebraciones callejeras para las clases populares.

Hoy, Veracruz tiene el carnaval más grande y famoso de México. Comienza con la 'quema del mal humor' y termina con el entierro del 'Juan carnaval'.

El 'ardor del mal humor' está representado por la efigie de una persona conocida y odiada. 'Juan carnaval' es otra efigie que recibe un funeral de mentira.

Entre estos eventos se corona a la reina del carnaval y su corte, se realizan seis desfiles con un mínimo de 30 carrozas por el balneario Veracruz y Boca del Río, se realizan conciertos de reconocidos artistas, bailes y eventos benéficos.

Quizás te interese Las 20 tradiciones y costumbres mexicanas más importantes.

2- La Danza de los Tocotines

Esta danza se originó en Misantla. Generalmente se representa en el Templo de la parroquia de la Asunción.

Este baile es una representación de la llegada de los conquistadores españoles a lo que hoy es el municipio de Xico Viejo.

Este baile está compuesto por 18 partes que dura unas cuatro horas. Están representados todos los enfrentamientos que se produjeron hasta que Cortés triunfa sobre Moctezuma.

Quizás te interese Cultura mexicana: 15 características y tradiciones.

3- Pollo Encoahuatado

Este platillo tradicional del húmedo y caluroso estado de Veracruz consiste en una pechuga de pollo ahogada en una cremosa salsa de maní.

En Veracruz, las semillas y nueces se usan a menudo para agregar cremosidad y sabor a las salsas.

Aunque los cacahuates fueron usados ​​principalmente por los mayas, se usan en el área de Veracruz más que en cualquier lugar de México.

Se cree que el uso de maní y chiles en este platillo representa la cultura y el sabor de la cocina veracruzana.

Quizás te interese Las 40 comidas mexicanas más comunes.

4- Fiesta de La Candelaria

Este evento se celebra en 13 municipios de Veracruz. Hay dos versiones de los orígenes de esta fiesta.

La primera versión se basa en la veneración de los indios hacia una diosa llamada Chalchiuhtlicua, diosa del agua, ríos, mares y lagunas.

Se dice que cuando llegaron los españoles suplantaron a Chalchiuhtlicua por la virgen de Candelaria, protectora de los pescadores.

La segunda versión se basa en la virgen andaluza cuidando a los marineros que vivían en la isla de Tlaxcotialapan. Independientemente de la realidad, la influencia española es clara durante la celebración de la Candelaria, los toros se sueltan como en las pamplonadas europeas.

Quizás te interese 103 refranes y refranes populares.

5- Danza de los Voladores de Papantla

Es una antigua ceremonia indígena que consiste en bailes y la escalada de un poste de 30 metros desde el cual se ata con cuerdas a cuatro de los cinco participantes para descender al piso.

El quinto participante permanece en la parte superior del palo, bailando y tocando una flauta y un tambor.

Se cree que este ritual comenzó cuando los nativos pidieron a los dioses que pusieran fin a una severa sequía.

Aunque este ritual no se originó con los nativos totonacas, actualmente está asociado con ellos, especialmente en los de Papantla y sus alrededores en Veracruz.

Te puede interesar Representante de 7 Manifestaciones Culturales de México.

6- Fiesta de todos los muertos

Es una celebración que dura varios días y se centra en las reuniones familiares y de amigos que recuerdan y rezan a los miembros cercanos que han fallecido para que los ayuden en su viaje espiritual.

Las tradiciones relacionadas con estas celebraciones incluyen la construcción de altares privados llamados ofrendas, honrar a los miembros con calaveras, flores muertas y visitar las tumbas de los difuntos. Se cree que esta tradición tuvo sus inicios en las fiestas aztecas.

Quizás te interese 5 Tradiciones del Día de Muertos en México.

7- Día de la Santa Cruz o Día del albañil

Este festival se realiza durante varios días de mayo en 10 municipios de Veracruz. En esta fiesta se construyen cruces, se colocan en edificios y el cura o párroco suele bendecir las estructuras.

Además, esta celebración involucra la bebida de licores como cerveza, mezcal y tequila, también se realizan fiestas y reuniones.

Quizás te interese 10 Tradiciones y Costumbres de Colima (México).

8- Día de la virgen de Guadalupe

Se celebra el 12 de diciembre y se conmemora la aparición de esta virgen en el cerro Tepeyac.

En la actualidad, se festeja con varias organizaciones de trabajadores de barrios y colonias portan una virgen que ha sido decorada con papel y flores. Estas personas llevan a la virgen a un templo mientras acompañan su romería con música y cantos.

Algunas personas incluso usan mariachis para cantarle a la virgen. Al final de la romería, el párroco los bendice.

Quizás te interese ¿Qué se celebra en noviembre en México?

9- Danza huasteca veracruzana

Es un baile con grandes influencias europeas, especialmente españolas, originado en las costas de Veracruz que se realiza sobre un escenario.

Esta danza es una combinación de varias formas musicales, influencias indias y africanas.

Suele llamarse huapango a la celebración donde se incluyen los intérpretes, músicos y bailarines.

Quizás te interese 7 Costumbres y Tradiciones de Guanajuato (México).

10- Artesanía Veracruz

La artesanía de Veracruz depende del territorio donde se encuentre. Algunas de las artesanías más conocidas de este estado incluyen artículos de palma y jarcieria, figurillas de vainilla, textiles de lana y artículos de carey.

En Amatl & aacuten de los Reyes se elaboran textiles con telar de cintura y en Coatepec se elaboran artesanías de raíz, tronco y ramas de cafetos.

Por otro lado, en Tuxtlas se elaboran máscaras de maderas y amuletos, Tiocotalpan es conocido por sus tejidos, y en Xalapa se respeta la tradición olmeca y totok de hacer piezas de jade y cerámica.


Solo has rayado la superficie de Veracruz historia familiar.

Entre 1965 y 2002, en los Estados Unidos, la esperanza de vida de Veracruz estuvo en su punto más bajo en 1996 y la más alta en 1994. La esperanza de vida promedio de Veracruz en 1965 era de 61 años y de 71 en 2002.

Una esperanza de vida inusualmente corta podría indicar que sus antepasados ​​de Veracruz vivieron en condiciones difíciles. Una esperanza de vida corta también podría indicar problemas de salud que alguna vez fueron frecuentes en su familia. El SSDI es una base de datos con capacidad de búsqueda de más de 70 millones de nombres. Puedes encontrar fechas de cumpleaños, de fallecimientos, direcciones y más.


BIBLIOGRAFÍA

Antuñano Maurer, Alejandro de, et al. Veracruz: cartilla puerto del continente. Ciudad de México: Fundación Miguel Alemán, 1996.

Booker, Jackie Robinson. Comerciantes de Veracruz, 1770–1829: una élite mercantil en el México tardío borbón y temprano independiente. Boulder, CO: Westview Press, 1993.

Pasquel, Leonardo. Biografía integral de la ciudad de Veracruz, 1519-1969. Veracruz, México: Ayuntamiento de Veracruz, 1969.

Rodríguez, Hipólito y Manrique, Jorge Alberto. Veracruz: La ciudad hecha de mar, 1519–1821. Veracruz, México: Ayuntamiento de Veracruz e Instituto Verucrazano de Cultura, 1991.


Reducir la ciudad

Dentro de la ciudad, el general de brigada Juan Morales poseía 3.360 hombres y otros 1.030 en alta mar en San Juan de Ulúa. Superado en número, esperaba mantener la ciudad hasta que llegara la ayuda del interior o la próxima temporada de fiebre amarilla comenzara a reducir el ejército de Scott. Aunque varios de los comandantes superiores de Scott deseaban intentar asaltar la ciudad, el metódico general insistió en reducir la ciudad mediante tácticas de asedio para evitar bajas innecesarias. Insistió en que la operación no debería costar la vida a más de 100 hombres.

Aunque una tormenta retrasó la llegada de sus armas de asedio, los ingenieros de Scott, incluidos los capitanes Robert E. Lee y Joseph Johnston, así como el teniente George McClellan, comenzaron a trabajar para ubicar los emplazamientos de armas y mejorar las líneas de asedio. El 21 de marzo, llegó el comodoro Matthew Perry para relevar a Connor. Perry ofreció seis cañones navales y sus tripulaciones que Scott aceptó. Estos fueron colocados rápidamente por Lee. Al día siguiente, Scott exigió que Morales entregara la ciudad. Cuando esto fue rechazado, las armas estadounidenses comenzaron a bombardear la ciudad. Aunque los defensores respondieron al fuego, causaron pocos heridos.


Veracruz - HISTORIA

Veracruz La historia de México con sistemas tropicales Clima actual
(br) = cepillo (ts) = Tormenta tropical (bd) = Puerta trasera, es decir, que viene de tierra firme desde la costa opuesta. No se anotan todos los nombres, tampoco las tormentas anteriores a 1950 no se nombraron. No se dan todas las estadísticas de cada descripción de tormentas. . (desde 1871)

Años dentro o cerca del núcleo
1923ts, 1931,1932ts, 1944br, 1949ts, 1950,1955br, 1980tsbr, 1984tsbr, 2003tsbr, 2005-2tsbr, 2010m, 2011-2ts, 2012ts, 2013-2ts, 2016ts, 2017br
20 veces en 149 años a finales de 2020

Nombres de la lista anterior
Artículo, Janet, Hermine, Edouard, Larry, Jose, Stan, Karl, Harvey, Nate, Ernesto, Barry, Fernand, Earl, Franklin,

Proporción de tormenta tropical a huracán
TS = 14, 70,00% H = 6, 30,00%
La brecha más larga entre tormentas
24 años 1955-1980

¿Con qué frecuencia se ve afectada esta área?
cepillado o golpeado cada 7,45 años

Promedio de años entre los impactos directos de los huracanes (vientos con fuerza de huracán durante algunas horas)
(3h) una vez cada 49,66 años

Años promedio entre los grandes huracanes. (1)
No hay suficientes datos

MPH promedio de golpes de huracán. (basado en avisos de vientos sostenidos, no ráfagas)
98 mph

Estadísticamente, cuándo debería verse afectada esta zona a continuación
antes de finales de 2025

Último afectado por
2017 10 de agosto El huracán Franklin pasa 55 millas al norte de aquí mientras se mueve hacia el oeste con vientos de 80 mph. Vertidos entre 30 y 40 centímetros de lluvia en Veracruz.


Veracruz

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Veracruz, en su totalidad Veracruz de Ignacio de la Llave, anteriormente (1863-2003) en su totalidad Veracruz-Llave, estado (estado), centro-este de México. Veracruz limita con el estado de Tamaulipas al norte, con el Golfo de México al este, y con los estados de Tabasco y Chiapas al sureste, Oaxaca al suroeste y Puebla, Hidalgo y San Luis Potosí al oeste. . La capital del estado es Xalapa (Jalapa en su totalidad, Xalapa Enríquez).

Veracruz tiene la forma de una media luna, que se extiende unas 400 millas (650 km) a lo largo de la costa del Golfo, pero con un promedio de solo unas 60 millas (100 km) de ancho. La costa consiste en franjas arenosas bajas intercaladas con corrientes de agua de marea y lagunas, pero el relieve se eleva tierra adentro hasta la Sierra Madre Oriental, que está cortada por valles a menudo cubiertos por una densa selva tropical. Citlaltépetl (Pico Orizaba), el punto más alto de México, con 18,406 pies (5,610 metros), se encuentra en la unión de las tierras altas de la Sierra Madre y la Cordillera Neo-Volcánica. Más de 40 ríos y afluentes proporcionan agua para riego y energía hidroeléctrica, también transportan sedimentos ricos desde las tierras altas erosionadas, que se depositan en los valles y áreas costeras.

El estado contiene numerosos restos de ciudades prehispánicas olmecas, totonacas y huastecas. El Tajín, una ciudad en ruinas que alcanzó su cúspide entre los siglos IX y XIII, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1992. Los asentamientos coloniales españoles comenzaron en el siglo XVI, incluido el puerto fluvial de Tlacotalpan, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad. en 1998. Una pequeña pero significativa proporción de los residentes todavía habla lenguas indígenas.

Veracruz tiene una de las principales economías de México. El estado tiene alrededor de una cuarta parte de las reservas de petróleo de México y varias refinerías. Los principales productos agrícolas incluyen café, vainilla, caña de azúcar, tabaco, plátanos, cocos y hortalizas, pero los agricultores dependen principalmente del maíz (maíz) y los frijoles. Veracruz es uno de los principales productores de ganado de carne del país. También son importantes la silvicultura, las flores (especialmente las orquídeas) y las plantas medicinales. Entre las numerosas y variadas industrias del estado se encuentran el refinado de azúcar, la destilación, el procesamiento químico, la metalurgia y la producción textil. La pesca en el Golfo de México y el procesamiento de las capturas forman una industria de importancia nacional. Las conexiones por carretera, ferrocarril y aire son buenas, especialmente en el sur. Además del principal puerto marítimo de la ciudad de Veracruz, existen puertos menores en Tuxpan y Coatzacoalcos, entre otros. Una importante carretera y ferrocarril conecta la ciudad de Veracruz y Xalapa con la Ciudad de México.

Veracruz se convirtió en estado en 1824. Su gobierno está encabezado por un gobernador, quien es elegido para un solo mandato de seis años. Los miembros de la legislatura unicameral, el Congreso del Estado, son elegidos por períodos de tres años. El estado se divide en unidades gubernamentales locales llamadas municipios (municipios), cada uno de los cuales tiene su sede en una ciudad, pueblo o aldea prominente. La Universidad de Veracruz (1944) se encuentra en Xalapa. El museo antropológico de Xalapa (1957) exhibe artefactos olmecas, totonacas y huastecas. Área 27,683 millas cuadradas (71,699 kilómetros cuadrados). Música pop. (2010) 7.643.194.

Este artículo fue revisado y actualizado más recientemente por John M. Cunningham, editor de lectores.


La invasión estadounidense de Veracruz

Woodrow Wilson justificó la invasión de Veracruz afirmando que era necesario & # 8220 mantener la dignidad y autoridad de los Estados Unidos & # 8221, pero las verdaderas razones tenían más que ver con la protección de los intereses estadounidenses al sur de la frontera.

En la primavera de 1914, México se vio desgarrado por una revolución armada contra su gobierno central y presidente, el general Victoriano Huerta. Huerta era un graduado de la Academia Militar Mexicana que había ascendido de rango para convertirse en general en jefe del ejército federal mexicano. En febrero de 1913, traicionó al presidente electo de México, Francisco Madero, al arrestarlo y obligarlo a renunciar. Unos días después, Madero fue convenientemente asesinado.

En los Estados Unidos, Woodrow Wilson asumió su primer mandato como presidente en marzo de 1913, solo unas pocas semanas después del golpe de estado del general Huerta. Wilson estaba indignado por la toma de la presidencia mexicana por parte de Huerta y el asesinato de Madero. Estados Unidos se negó a reconocer a su gobierno y el embajador de Estados Unidos fue retirado de la Ciudad de México.

La resistencia armada contra la presidencia de Huerta estalló en todo México. Los ejércitos federales fueron atacados por fuerzas rebeldes lideradas por Álvaro Obregón, Venustiano Carranza y Francisco “Pancho” Villa en el norte y Emiliano Zapata en el sur.

Los intereses comerciales estadounidenses en México, protegidos durante el largo régimen del ex presidente mexicano Porfirio Díaz, se vieron amenazados por estos ejércitos revolucionarios. Los ciudadanos estadounidenses de todo México se preocuparon cada vez más por su seguridad.

El presidente Wilson demostró su actitud hacia América Latina cuando declaró a un visitante británico que "iba a enseñar a las repúblicas sudamericanas a elegir buenos hombres". Sin embargo, se mostró reacio a intervenir directamente en los asuntos mexicanos. Instead, he chose to assume a stance of “watchful waiting,” confident that Huerta would eventually be overthrown and replaced by a stable government.

With the insurrection against Huerta gaining ground, Mexico’s key Gulf Coast ports, Tampico and Veracruz, became the focus of increasing U.S. attention. Growing numbers of U.S. warships concentrated off these ports, both located in areas still under control of the Huerta government.

Tampico lies 300 miles south of Brownsville, Texas, on the Gulf of Mexico. The discovery of oil there in the first years of the 20th century transformed the sleepy Mexican port into a boomtown, and the uninterrupted flow of oil from Tampico had become critical to powerful foreign interests. In March 1914, the Mexican federal garrison at Tampico was under intermittent attack by rebel Constitutionalist forces loyal to Carranza, and the situation was becoming unstable.

On April 9, 1914, an unarmed whaleboat from the U.S. gunboat Delfín proceeded up the Pánuco River at Tampico on a mission to pick up drummed gasoline at the warehouse of a local German merchant. This was an area close to the Mexican fighting, and the federal troops there were under orders to detain anyone without a proper military pass. After mooring their boat, the crew was forced at gunpoint to disembark and was marched a short distance to the Mexican headquarters.

The local commander, Colonel Ramón H. Hinojosa, recognized the error made by his men, and the Americans were promptly escorted back to their boat. The federal military governor of Tampico, General Ignacio Morelos Zaragoza, apologized to the U.S. consul and asked that his regrets be conveyed to Rear Admiral Henry T. Mayo, commanding U.S. naval forces at Tampico.

Admiral Mayo presented General Zaragoza with an ultimatum “in view of the publicity of this occurrence.” Within 24 hours the Mexicans were to formally apologize for the “hostile act,” and arrange for the U.S. flag to be raised in a prominent place and saluted with twenty-one guns. Replying that he did not have the authority to respond to these demands, General Zaragoza asked for an extension of the deadline so that he could consult with his superiors in Mexico City. Admiral Mayo agreed to the request.

President Huerta soon issued an apology for the incident at Tampico, but the proud Mexican president balked at the U.S. demand to salute its flag. He pointed out that the United States still refused to recognize his government.

Declaring that “The salute will be fired,” President Wilson used the incident at Tampico to force a showdown with Huerta. He gave the Mexican president until 6 P.M., Sunday, April 19, for the salute and ordered additional units of the U.S. Atlantic Fleet to the Mexican coast.

In addition to his problems with the United States, President Huerta’s domestic situation continued to deteriorate. Two weeks earlier, federal forces had surrendered the northern city of Torreón to Pancho Villa’s Army of the North, and government troops at Tampico were now under siege. Perhaps believing that armed conflict with the United States might unite Mexico’s warring factions behind his government, Huerta chose to let Wilson’s deadline pass without firing the salute.

The next afternoon, April 20, President Wilson went before a joint session of Congress to detail a series of incidents demonstrating what he characterized as the Mexican government’s contempt toward the United States. Wilson asked for approval to “use the armed forces of the United States in such ways and to such an extent as may be necessary to obtain from General Huerta and his adherents the fullest recognition of the rights and dignity of the United States….” He added: “There can in what we do be no thought of aggression or of selfish aggrandizement. We seek to maintain the dignity and authority of the United States only because we wish always to keep our great influence unimpaired for the uses of liberty, both in the United States and wherever else it may be employed for the benefit of mankind.”

Soon afterward, a joint resolution authorizing the use of force against Huerta passed the House of Representatives by a wide margin. Many Republican senators, however, favored a stronger resolution, and debate went on into the early hours of Tuesday morning. Without voting, the Senate adjourned until Wednesday, April 22, when the resolution would receive further consideration.

In an earlier meeting at the White House, President Wilson explained what he had in mind in the event Huerta refused to salute the U.S. flag: the possible seizure of Tampico or Veracruz, or even Pacific ports. Other options included a naval blockade of Mexico’s Gulf coast. In view of the overwhelming forces the United States could bring to bear, Wilson was certain that—whatever measures he chose to take—the Mexicans would offer no resistance.

At Tampico, the transport Hancock had arrived with 800 officers and men of the Marine Corps’ “Panama Brigade.” With these Marines, and with several additional battleships en route, Admiral Mayo anticipated orders from Washington to land and occupy the city. Two hundred fifty miles farther south on the coast, U.S. Navy Rear Admiral Frank F. Fletcher understood that he might be called on to take similar action at Veracruz.

Ever since Spanish conquistador Hernando Cortez found the harbor in 1519, Veracruz had been Mexico’s primary port city. During the Díaz era, a British firm, S. Pearson and Son, rebuilt and modernized the harbor facilities. In addition to new quays, wharfs, and a floating dry dock, a number of imposing buildings were constructed adjacent to the harbor, including a combined post office/telegraph building, a new railroad station and hotel, a customs house, and a modern lighthouse. Inaugurated in 1902, the renewed Veracruz was firmly established as Mexico’s largest and most modern port city, and— through import duties collected there—a significant source of income to the Mexican government.

In April 1914, U.S. naval forces at Veracruz included the battleships Florida y Utah, and the transport Pradera, with a contingent of 350 Marines on board. The U.S. State Department learned in mid-April that the Hamburg-America liner SS Ypiranga was heading for Veracruz, carrying the largest single munitions shipment ever to be received there. Facing hostilities with Mexico, the U.S. government was determined to prevent Ypiranga’s cargo from reaching Huerta. Attention in Washington quickly shifted from Tampico to Veracruz.

Already steaming toward Tampico with his powerful squadron of battleships, commander in chief of the U.S. Atlantic Fleet Rear Admiral Charles J. Badger was ordered to alter course for Veracruz. At Tampico, Admiral Mayo was instructed to send warships and marine reinforcements as well.

Unwilling to antagonize the Imperial German government by interfering with a German vessel on the high seas, the Americans planned to seize the customs house at Veracruz after Ypiranga’s cargo had been unloaded, but before it could be moved out of the city. President Wilson hoped to delay a landing at Veracruz until the Senate voted to approve the supportive joint resolution that had already passed the House. Consequently, Admiral Fletcher sent the battleship Utah to intercept Ypiranga at sea, inform its captain of the current state of affairs at Veracruz, and attempt to persuade him to delay the arrival of his vessel in the port until after the Senate vote.

In the early morning hours of Tuesday, April 21, events took an urgent turn. Secretary of State William Jennings Bryan received a cable from the U.S. consul at Veracruz, William Canada, informing him that Ypiranga was due to arrive at Veracruz later that morning, and that the ship would begin discharging its cargo of 200 machine guns and 15 million cartridges into waiting freight trains at 10:30.

With Consul Canada’s cable in hand, Bryan awakened the president with a telephone call. Also on the line were Navy Secretary Josephus Daniels and Wilson’s secretary, Joseph Tumulty. Bryan told the president that Ypiranga was now expected to arrive at Veracruz in only a few short hours—well before any hope of a Senate vote. Wilson told Secretary Daniels to order Fletcher to “take Veracruz at once.”

At 8 that morning, Fletcher received orders from Washington: “Seize customs house. Do not permit war supplies to be delivered to Huerta government or to any other party.” With the breeze at Veracruz shifting to the north, Fletcher was concerned that the port was in store for a powerful “norther” whose high winds and choppy seas would preclude a landing in small boats for days. He decided to move forward promptly with the landing without waiting for reinforcements, even though Ypiranga had not yet arrived. First, however, the admiral asked Consul Canada to advise General Gustavo Maass, the local Mexican army commander, that U.S. forces would soon be coming ashore to take charge of the docks, customs house, and railroad station.

Mexican forces in Veracruz that day consisted of about six hundred regular troops of the 18th and 19th Infantry battalions (all that remained after sending repeated reinforcements to the beleaguered federal garrison at Tampico), along with several hundred prisoners who had been released from the old fortress prison of San Juan de Ulúa and armed. There were also the midshipmen at the Mexican Naval Academy (located on the edge of the city near the waterfront), and a number of armed civilians of the “Society of Volunteers of the Port of Veracruz.”

At 10:50 A.M., Admiral Fletcher ordered the operation to commence, and landing parties under the command of Captain William R. Rush, commanding officer of Florida, were soon shoving off from Pradera, Florida, y Utah. Of the initial force of 800 officers and men, 500 were Marines. In addition to small arms, the landing party brought ashore several machine guns and a three-inch fieldpiece.

Shortly after 11, Consul Canada observed Pradera’s landing party taking to its boats, and telephoned General Maass. Canada explained that only the port facilities were to be occupied by the Americans. There would be no entry into the city proper and no shooting unless the landing party was fired upon. To avoid useless bloodshed, he urged Maass to offer no resistance.

Shocked, General Maass replied that his orders from Mexico City would not permit him to surrender. He began preparations to resist the American landing.

After disembarking at Pier Four, a group of Marines advanced and took over the local cable office on Avenida Independencia, the main business street. Other Marines seized the municipal power plant north of the railroad terminal, simultaneously covering the western rail approaches to the city. Captain Rush set up headquarters in the Terminal Hotel, located adjacent to the railroad station and dock area. A navy signal detachment was sent to the roof to establish and maintain semaphore communications with Admiral Fletcher on Florida. Other navy personnel took possession of the customs house and nearby warehouses, the post office and telegraph building, and the railroad terminal.

So far, everything was going to plan.

After his telephone conversation with the American consul, General Maass proceeded to the barracks of the 19th Infantry Regiment, where he ordered Lieutenant Colonel Albino Rodríguez Cerrillo to take a detail of men along Avenida Independencia toward Pier Four to “repel the invasion.” At the nearby headquarters of the 18th Infantry Regiment, Maass ordered General Luis B. Becerril to distribute rifles to civilian volunteers. Lieutenant Colonel Manuel Contreras was instructed to release and arm prisoners from the nearby military prison. These groups were to proceed toward the American landing force along Avenida Cinco de Mayo, paralleling the advance of the 19th Infantry detachment.

Approaching the area of the city occupied by the Americans, the mixed force of Mexican regulars, released prisoners, and armed civilian volunteers began a disorganized deployment behind buildings, on rooftops, in alleys, and in the towers of the Parochial Church and the Benito Juárez lighthouse. Como Florida’s 1st Company advanced, the municipal policeman at the corner of Calle Morelos and Calle Miguel Lerdo, Aurelio Monffort, opened fire on the Americans with his service revolver. Killed by return fire, Monffort was the first Veracruzano to fall during the fighting. Shooting quickly intensified on both sides.

The Mexicans immediately targeted the navy signalmen on the roof of the Terminal Hotel. Captain Rush, realizing the danger to these men but unwilling to lose communications with the flagship, sent a Marine rifle squad up to the roof for protection. The first Marine to step into the open, Private Daniel Aloysius Haggerty of Cambridge, Massachusetts, was mortally wounded by a bullet through his stomach, becoming the first U.S. serviceman killed at Veracruz since 1847.

With rumors of a large force of well-armed Mexican regulars in the area, Captain Rush urgently signaled for reinforcements. Utah had been recalled from its search for Ypiranga, and Admiral Fletcher now ordered the battleship to steam closer to shore and disembark its battalion. Ypiranga arrived early in the afternoon. Due to the fighting ashore, Utah directed the liner to anchor in the outer harbor.

In the sprawling Naval Academy building, midshipmen barricaded themselves behind mattresses and furniture. Joined by regulars from the nearby Artillery Barracks, they were soon pouring a hot fire into the Americans from second-story windows.

Three armed U.S. Navy steam launches raced through the harbor, answering the shooting from the Naval Academy and drawing fire on themselves. At this, Pradera opened fire over the U.S. launches with its three-inch guns, temporarily silencing the firing from that part of the city. The American fire killed one of the Mexican midshipmen in the Naval Academy, 17-year-old Virgilio Uribe.

On a street corner near the Naval Academy, 18-year-old Lieutenant of Naval Artillery José Azueta (son of the commandant of the Naval Academy, Commodore Manuel Azueta) led a squad of men in setting up a machine gun and opening fire on the advancing Americans. From a corner near the customs house, seamen from Florida fired back at Lieutenant Azueta’s squad, mortally wounding the young officer. Azueta’s men retreated into the Naval Academy, carrying their unconscious leader with them.

Anxious to prevent additional casualties among his men, Admiral Fletcher sent his chief of staff ashore to find Consul Canada and ask him to attempt to arrange an armistice with the Mexican military authorities in the city. Shortly before 4 P.M., Fletcher cabled his first report of the landing to Washington, including word of U.S. casualties and the arrival of Ypiranga.

President Wilson, stunned by the news. said to his secretary, Joseph Tumulty, “I cannot forget that it was I who had to order those young men to their deaths.”

Unsuccessful in his efforts to locate any Mexican officials, and concerned about the potential for more casualties by pushing his forces farther into the city, Admiral Fletcher decided to hold the landing party in its current positions and remain on the defensive overnight. Unbeknown to the Americans, General Maass, obeying instructions received from Mexico City that evening, ordered his forces to withdraw to Tejería, a village about ten miles west of Veracruz. With no reliable means of communication, not all of the scattered groups of Mexican fighters received—or chose to obey— Maass’ orders to pull back.

At 9 P.M., the cruiser San Francisco arrived from Tampico and anchored in the inner harbor near Pradera, immediately landing two companies of seamen to reinforce Captain Rush. Shortly after midnight, the cruiser Chester also arrived from Tampico and sent a mixed force of Marines and bluejackets ashore.

Five battleships of the Atlantic Fleet under Admiral Badger arrived at 2 A.M. and anchored in the outer harbor. Admiral Fletcher proceeded aboard the flagship Arkansas, where Badger informed him that command of the U.S. operations ashore would remain in Fletcher’s hands. The decision was then made to immediately land Marines and sailors from Arkansas, Vermont, New Hampshire, Carolina del Sur, y New Jersey to strengthen those units already ashore. These fresh reinforcements began arriving at Pier Four shortly after 4 A.M., and continued to disembark for the next three and a half hours, sometimes under scattered sniper fire.

At 8:30 on the morning of Wednesday, April 22, Captain Rush signaled the flagship, “Advance begun. Please shell military positions.” By this time, the American force ashore was approaching 1,400 marines and 2,600 navy personnel.

As the reinforced marines resumed their advance through the streets near Avenida Independencia, they were met by heavy fire from multiple buildings. Sweeping the streets with machine guns, these hardened veterans advanced slowly and methodically, entering every house in every block, clearing the buildings and dispatching any snipers found on the rooftops. There was reluctance to take prisoners any Mexican possessing a firearm was likely to be killed on the spot. On two occasions, groups of 15 and 30 suspected Mexican snipers were reportedly executed by U.S. forces.

Navy units simultaneously advanced south along the waterfront on the Marines’ left flank. The 2nd Seaman Regiment was led by Spanish-American War veteran Captain E.A. Anderson, commanding officer of the battleship New Hampshire. Captain Anderson had been assured that the area assigned to his regiment had been previously cleared of snipers. Accordingly, he ignored suggestions to send scouts out ahead of his men, and to advance them in open skirmishing order rather than in marching formation. As if on a drill field, the navy units turned west into the city. Marching in the open down the middle of Calle Francisco Canal, they were suddenly and unexpectedly hit by a withering Mexican fire from machine guns, rifles and one-pounder artillery. With men hit and falling, the sailors ran back toward the waterfront and collided with the advancing seaman battalion from Carolina del Sur, adding to the chaos.

From his new command post on Pradera, Admiral Fletcher witnessed the situation ashore and ordered Chester, Pradera, y San Francisco to open fire with their 3-, 4-, and 5- inch guns, over the heads of the navy units. Mexican firing from the Naval Academy, old Fort Santiago, the area around the Artillery Barracks, and other buildings near the waterfront was quickly silenced.

Protected by the fleet’s guns, Captain Anderson re-formed his command, and the advance continued—this time supported by a number of 3-inch fieldpieces, and with the men in skirmishing order. After occupying the badly shot-up Naval Academy and Artillery Barracks, the seamen pushed on into the city.

As the morning wore on, the battleships Minnesota y Michigan, along with the transport Hancock and the hospital ship Consuelo, joined other U.S. Navy vessels in the harbor. By noon, the main area of the city, the electric power plant, and the local drinking water pumping stations were occupied by American forces and the heaviest fighting was over. Consul Canada reported that the city center “presented a gruesome sight, as many dead Mexicans were still lying on the sidewalks.” Once the fighting died down, the Americans consolidated their positions, fortifying the approaches to Veracruz against any potential counterattack by Mexican federal troops.

When wounded Mexicans were located, they were transported to local hospitals. Learning that Commodore Azueta’s son lay gravely wounded at a makeshift hospital in the home of Dr. Rafael Cuervo, Admiral Fletcher offered the medical services of the Atlantic Fleet’s surgeons, but the young lieutenant refused to be attended to by the “enemies of his homeland.” He died of his wounds on May 10, and his coffin was accompanied to the municipal cemetery by 5,000 mourners.

Initial reports in the United States stressed the fact that it was the Mexicans who had started shooting first in Veracruz, and that no Mexican noncombatants had been killed or injured. In fact, most of the Mexican casualties were civilian. Total Mexican casualties resulting from the U.S. landing at Veracruz were never accurately determined, but included at least 200 killed and another 300 wounded. Because of the heat and humidity, along with the presence of vultures and scavenging dogs, unclaimed Mexican bodies were hastily collected and buried in mass graves, or simply placed on stacks of railroad ties, doused with oil, and burned.

On the American side, 13 sailors and four Marines were killed. Two other wounded sailors later died on board Consuelo. Another 60 sailors and 12 Marines received injuries ranging from minor flesh wounds to those serious enough to require amputation.

The nineteen U.S. servicemen killed at Veracruz represented a cross section of America. There were boys from big cities like Boston and from small towns like Blakesburg, Iowa. Thirteen of the 19 were 22 or younger.

When the armored cruiser Montana brought the bodies of the dead home in May, entire cities shut down for funeral parades and services attended by politicians and thousands of everyday Americans. An estimated million people lined the parade route in New York. In a eulogy delivered in New York that day, President Wilson stated that “We have gone down to Mexico to serve mankind….A war of aggression is not a war in which it is a proud thing to die, but a war of service is….” He made no mention of Tampico or Ypiranga and her deadly cargo.

On May 27, Ypiranga steamed into Puerto México (today called Coatzacoalcos), just 145 miles south along the Gulf Coast from Veracruz. The ship discharged its once controversial cargo there without incident, and it was loaded onto waiting federal trains bound for Mexico City.

Ironically, two days later Los New York Times reported that Ypiranga’s machine gun cargo had been made in the United States. To circumvent the U.S. prohibition against selling arms to Mexico, these Colt machine guns had been shipped first to Germany and re-shipped to Mexico.

After isolated instances of continued sniping on the night of April 24, and when Mexican federal and state officials at Veracruz refused to reassume their duties under an American occupation of the city, Admiral Fletcher formally declared martial law. The U.S. flag was hoisted over American headquarters at the Terminal Hotel during a ceremony on April 27. Troops of the U.S. Army’s 5th Reinforced Brigade under the command of Brigadier General Frederick Funston arrived in transports from Galveston and disembarked on April 30. Although most of the marines remained at Veracruz under temporary control of the army, the naval brigades returned to their ships on the afternoon of April 30, following a formal change-of-command ceremony and a review parade.

The soldiers and Marines remained in occupation of Veracruz for another seven long, monotonous months. During that time war correspondents, including Richard Harding Davis and Jack London, came and went, while the troops—along with many American newspaper editors, politicians, and citizens—complained about the “war that was not a war” and clamored for a “real” invasion of Mexico.

But President Wilson held back. After the fall of Tampico in May, and with Constitutionalist armies closing in on Mexico City, President Huerta resigned in July. Fleeing to Puerto México, he sailed into exile on board the German cruiser Dresde. Just a few weeks earlier the world had learned of the assassination at Sarajevo of Archduke Franz Ferdinand and his wife by a young Bosnian Serb anarchist. Within another few weeks the world’s attention had shifted to the war in Europe.

At Veracruz, the 6,000 American troops and marines were kept busy cleaning up, maintaining, and administering the city. Ongoing negotiations between the U.S. State Department and the new head of the Mexican government, “First Chief” Venustiano Carranza, eventually resulted in the withdrawal of U.S. forces from Veracruz on November 23, 1914. Later that same day, Constitutionalist forces led by General Cándido Aguilar entered and took possession of the city.

Today the 1914 U.S. seizure and occupation of Veracruz does not even command a footnote in most American history texts, but the same is not true in Mexico. Always considerate and hospitable, most Veracruzanos are reluctant to discuss the events of 1914 with visitors from the United States. But Lieutenant Azueta and Midshipman Uribe occupy honored places in Mexican memory, and each April in Veracruz solemn ceremonies mark the anniversary of the 1914 Invasión Yanqui.

Originally published in the Autumn 2007 issue of Military History Quarterly. Para suscribirse, haga clic aquí.


Ver el vídeo: MC Kevin - Veracruz KondZilla (Enero 2022).