Noticias

Muere el célebre mago Harry Houdini

Muere el célebre mago Harry Houdini


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Harry Houdini, el mago y escapista más célebre del siglo XX, muere de peritonitis en un hospital de Detroit. Doce días antes, Houdini había estado hablando con un grupo de estudiantes después de una conferencia en Montreal cuando comentó sobre la fuerza de los músculos de su estómago y su capacidad para resistir golpes duros. De repente, uno de los estudiantes golpeó a Houdini dos veces en el estómago. El mago no había tenido tiempo de prepararse y los golpes le rompieron el apéndice. Cayó enfermo en el tren a Detroit y, después de actuar por última vez, fue hospitalizado. Los médicos lo operaron, pero fue en vano. El apéndice reventado envenenó su sistema y el 31 de octubre murió.

LEER MÁS: ¿Qué mató a Harry Houdini?

Houdini nació Erik Weisz en Budapest en 1874, hijo de un rabino. A una edad temprana, emigró con su familia a Appleton, Wisconsin, y pronto demostró una habilidad acrobática natural y una habilidad extraordinaria para abrir cerraduras. Cuando tenía nueve años, se unió a un circo ambulante y recorrió el país como contorsionista y trapecista. Pronto se especializó en actos de escape y ganó fama por su capacidad para escapar de cualquier grillete. Realizó su primera gira internacional en 1900 y actuó por toda Europa con gran éxito. Al ejecutar sus escapadas, se basó en la fuerza, la destreza y la concentración, no en el engaño, y fue un gran showman.

En 1908, Houdini comenzó a realizar escapes más peligrosos y dramáticos. En un acto favorito, lo ataron y luego lo encerraron en un cofre de hierro que se dejó caer en un tanque de agua o se arrojó de un bote. En otro, fue fuertemente atado y luego suspendido boca abajo en un tanque de agua con paredes de vidrio. Otros actos presentaban a Houdini colgado de un rascacielos con una camisa de fuerza, o atado y enterrado, sin ataúd, bajo dos metros de tierra.

En sus últimos años, Houdini hizo campaña contra médiums, lectores de mentes, faquires y otros que afirmaban tener talentos sobrenaturales pero dependían de trucos. Al mismo tiempo, estaba profundamente interesado en el espiritismo e hizo un pacto con su esposa y amigos de que el primero en morir era intentar comunicarse con el mundo de la realidad desde el mundo espiritual. Varios de estos amigos murieron, pero Houdini nunca recibió una señal de ellos. Luego, en Halloween de 1926, el propio Houdini falleció a la edad de 52 años. Su esposa esperó un comunicado del mundo de los espíritus, pero nunca llegó; declaró que el experimento fue un fracaso poco antes de su muerte en 1943.

LEER MÁS: 8 de las leyendas populares más cabelleras de Halloween


Este día en la historia: Houdini Died (1926)

En este día de la historia, quizás murieron los magos e ilusionistas más famosos. Harry Houdini, el famoso mago y escapista falleció ese día de 1926. El gran Houdini murió de peritonitis en Detroit. La causa de su muerte fue consecuencia de un golpe en el estómago. Houdini estaba dando una demostración de sus asombrosos poderes de resistencia y fuerza y ​​le pidió a un miembro del público que lo golpeara en el estómago. Houdini le pidió a un miembro del público que lo golpeara fuerte en el estómago, pero el hombre lo golpeó antes de que estuviera preparado. Los golpes en el estómago provocaron la ruptura del apéndice de Houdini & rsquos. Esto no le impidió actuar esa noche, pero luego cayó muy gravemente enfermo y tuvo que ser hospitalizado. Los cirujanos lo operaron para salvarle la vida, pero fallaron. Houdini se demoró durante doce días, pero murió ese día en 1926. Su muerte fue ampliamente informada en todo Estados Unidos y el mundo. Houdini tenía 52 años cuando murió.

La tumba de Houdini

El verdadero nombre de Houdini & rsquos era Erik Weisz, que nació en Budapest en 1874, hijo de un rabino. Cuando era niño, emigró a los Estados Unidos como tantos otros judíos de Europa del Este en ese momento. La familia Weisz se estableció en Wisconsin y pronto el joven Erik mostró habilidades extraordinarias. Podía abrir cualquier cerradura y era un acróbata increíble. Desde temprana edad, fue evidente que sería un animador. El joven Eirk se unió a un circo ambulante a la edad de nueve años y sería animador por el resto de su vida. Fue por esta época que adoptó el nombre artístico de Houdini.

En 1907, Houdini comenzó a realizar rutinas peligrosas y dramáticas, como estar encadenado en un tanque de agua. Pronto Houdini estaba realizando muchos trucos y escapadas espectaculares que lo hicieron famoso en todo el mundo. Una vez lo suspendieron de un rascacielos mientras estaba atado con una camisa de fuerza. En otra ocasión fue atado y enterrado bajo dos metros de tierra. Logró escapar de todos estos ante el asombro del público.

Houdini era un hombre complejo y creía en el espiritismo y, a menudo, intentaba ponerse en contacto con familiares y amigos muertos. Sin embargo, también hizo campaña contra los muchos estafadores y otros impostores que pretendían poder comunicarse con los muertos. Después de su muerte, la esposa de Houdini & rsquos intentó comunicarse con él. Habían acordado que si uno de ellos moría, el superviviente haría todo lo posible por ponerse en contacto con el espíritu del otro. Después de su muerte, la viuda de Houdini & rsquos hizo todo lo que pudo para comunicarse con su espíritu, pero antes de su propia muerte en 1943 declaró que todos sus esfuerzos por comunicarse con el mundo de los espíritus habían sido una pérdida de esfuerzo.


Harry Houdini

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Harry Houdini, nombre original Erik Weisz, (nacido el 24 de marzo de 1874 en Budapest [ver Nota del investigador], fallecido el 31 de octubre de 1926, Detroit, Michigan, EE. UU.), Mago estadounidense conocido por sus sensacionales actos de fuga.

Houdini era hijo de un rabino que emigró de Hungría a Estados Unidos y se estableció en Appleton, Wisconsin. Se convirtió en trapecista en circos a una edad temprana y, después de establecerse en la ciudad de Nueva York en 1882, actuó en espectáculos de vodevil allí sin mucho éxito. En 1894 se casó con Wilhelmina Rahner, quien a partir de entonces como Beatrice Houdini se desempeñó como asistente de escena. A partir de 1900, Houdini comenzó a ganarse una reputación internacional por sus atrevidas hazañas de sacarlo de grilletes, cuerdas y esposas y de varios recipientes cerrados con llave que iban desde latas de leche hasta ataúdes y celdas de prisión. En un acto típico, lo ataron con cadenas y lo colocaron en una caja que estaba cerrada, amarrada y ponderada. La caja fue sumergida desde un bote, al que regresó luego de liberarse bajo el agua. En otra exhibición al aire libre, se permitió que lo suspendieran, con la cabeza gacha, a unos 75 pies (23 metros) sobre el suelo y luego se liberó de una camisa de fuerza. Estas manifestaciones fueron vistas típicamente por miles de personas. Las asombrosas habilidades de escape de Houdini dependían en parte de su gran fuerza física y agilidad y en parte de su extraordinaria habilidad para manipular cerraduras. Exhibió sus habilidades en muchas películas de 1916 a 1923.

En sus últimos años, Houdini hizo campaña contra lectores de mentes, médiums y otros que afirmaban tener poderes sobrenaturales. Sostuvo que eran charlatanes que producían todos sus efectos por medios naturales y diversos trucos. El escribio Los traficantes de milagros y sus métodos (1920) y Un mago entre los espíritus (1924). Houdini y su esposa, sin embargo, acordaron realizar un experimento de espiritualismo: el primero en morir fue tratar de comunicarse con el sobreviviente. Su viuda declaró que el experimento fue un fracaso antes de su muerte en 1943.

Houdini tomó su nombre artístico del nombre del mago francés Jean-Eugène Robert-Houdin, pero luego escribió El desenmascaramiento de Robert-Houdin (1908), un estudio desmentido de las habilidades de Houdin. Houdini escribió el artículo sobre conjuros para la 13a edición de la Encyclopædia Britannica. Murió de peritonitis derivada de una lesión en el estómago.


Muerte de Harry Houdini

Aunque hay informes contradictorios sobre la causa de la muerte de Houdini & aposs, es seguro que sufría de apendicitis aguda. Se desconoce si su muerte fue causada por un estudiante de la Universidad McGill que estaba probando su voluntad dándole un puñetazo en el estómago (con permiso) o por el veneno de una banda de espiritistas enojados. Lo que se sabe es que murió de peritonitis por una ruptura de apéndice el 31 de octubre de 1926, a la edad de 52 años, en Detroit, Michigan.

Después de su muerte, los accesorios y efectos de Houdini & aposs fueron utilizados por su hermano Theodore Hardeen, quien finalmente los vendió al mago y coleccionista Sidney H. Radner. Gran parte de la colección se podía ver en el Museo Houdini en Appleton, Wisconsin, hasta que Radner la subastó en 2004. La mayoría de las piezas preciadas, incluida la celda de tortura de agua, fueron para el mago David Copperfield.


De los Archivos: Mago, Harry Houdini, Sucumbe

El célebre escapista, cuya habilidad para liberarse de las camisas de fuerza, las cadenas y las células desconcertó al público en todas partes del mundo, murió después de un segundo intento quirúrgico para salvar su vida de los efectos de la peritonitis.

Houdini fue operado el lunes pasado de apendicitis.

Aunque se sabía que el mago estaba enfermo cuando llegó aquí hace ocho días, no se supo la gravedad de su condición hasta que se derrumbó al final de su actuación de apertura.

Houdini nació en Hungría en 1874, hijo del rabino Mayer Samuel Weiss. Su nombre teatral fue adquirido temprano a través de un procedimiento legal.

Como uno de los personajes destacados de la escena estadounidense, su popularidad duró un cuarto de siglo. Comenzando su carrera escénica como trapecista, recorrió el mundo. Fue durante su viaje por Asia que se interesó por el misticismo y cambió su papel al de mago.

Houdini contaba entre sus audiencias con la realeza de Europa y Asia. Escribió numerosos tratados con la intención de exponer el espiritismo como un fraude. Su libro, "Un mago entre los espíritus", creó un furor entre los espiritistas profesionales al afirmar que la práctica era "una tontería".

Uno de sus desafíos públicos de larga data de que podía duplicar o exponer cualquier hazaña aparentemente mágica fue aceptado por Ramen Bey, mistificador egipcio, en agosto. El egipcio ha creado sensación al permanecer en un ataúd sellado bajo el agua durante diecinueve minutos. “Las respiraciones breves y la conservación del oxígeno lo lograron”, dijo Houdini, quien ingresó al ataúd y permaneció allí noventa minutos.

HOUDINI ENEMIGO DE LOS MEDIOS ESPÍRITU

NUEVA YORK, 31 de octubre (AP)—Harry Houdini, el mago de fama mundial que murió hoy en Detroit, nació en Budapest, Hungría, el 24 de marzo de 1874, hijo del rabino Mayer Samuel Weiss.

Houdini se presentó ante el público estadounidense como un expositor de fraudes perpetrados por los llamados médiums espirituales. Sostuvo que los fenómenos producidos por supuestos médiums de diversos tipos, hipnóticos, mesmeristas y faquires, todos eran espurios. Expuso a cientos de médiums profesionales y ofreció $ 10,000 a cualquier médium que pudiera producir fenómenos que él no podría reproducir confiando únicamente en su fuerza y ​​agilidad muscular, su resistencia física y su conocimiento de la mecánica. Nunca se le pidió que pagara la recompensa.

Mantuvo un incansable ataque a los espiritistas. Escribió un libro para exponer a "Margery", la médium que ganó el premio de Scientific American, acusando que el comité que otorgó el premio no tomó las debidas precauciones. Ayudó a la policía de la ciudad de Nueva York a sacar del negocio a varios médiums e impartió un curso en la Academia de Policía sobre el descubrimiento de fraudes.

Su primera aparición como animador público fue a los 8 años, cuando actuó en el trapecio alto con una compañía de circo. Debido a las objeciones de su madre, lo llevaron de regreso a casa y lo pusieron como aprendiz de cerrajero. Casi de inmediato centró su atención en el negocio de abrir cerraduras sin llave.

Un prisionero esposado traído a Appleton por un alguacil que había perdido las llaves de las esposas fue la ocasión para el descubrimiento del truco de apertura de las esposas que Houdini dijo que sólo él, su esposa y el prisionero conocían.

Después de un intento fallido de aparecer en el vodevil, Houdini reunió suficiente dinero para viajar a Europa, donde se hizo famoso. Cuando regresó, pudo cobrar cincuenta veces el precio que primero pidió por su acto. Además de realizar varios de los llamados trucos mágicos, Houdini era experto en liberarse de casi cualquier tipo de confinamiento que pudiera idearse.

Se liberó después de ser esposado y encerrado en una caja. Se escapó de las camisas de fuerza. Se liberó mientras colgaba de una torre de perforación con esposas y una camisa de fuerza. Se dejó confinar en un ataúd bajo el agua. Aunque desafió a cualquier hombre a realizar estas hazañas de escape, ningún hombre repitió una de ellas.

Se dice que la biblioteca de Houdini aquí es la biblioteca de magia más completa del mundo. Fue autor de varios libros sobre magia y nueve veces fue elegido presidente de la Sociedad de Magos Estadounidenses.

Houdini deja a su viuda, que era Beatrice Rahner de Brooklyn. Se casaron en 1894.


Mina Crandon & # 038 Harry Houdini: El médium y el mago

Fue una reunión tensa y bastante peculiar que tuvo lugar el 23 de julio de 1924 en el número 10 de Lime Street, una elegante casa de ladrillos de cuatro pisos en el barrio de Beacon Hill de Boston. En una habitación estrecha del último piso, cinco hombres distinguidos se habían reunido para tratar de comunicarse con los muertos. Su anfitriona, & # 8211 y guía del reino de los espíritus & # 8211, era la vivaz Mina Crandon, de 36 años, que en los últimos meses se había hecho conocida por el público bajo una especie de nombre artístico: & # 8216Margery the Medium & # 8217.

Margery recibió a sus visitantes con una bata endeble, pantuflas y medias de seda. Este atuendo, que dejaba poco a la imaginación, pretendía descartar la posibilidad de encubrimiento o engaño. Pudo haber tenido otros efectos en sus visitantes masculinos. La figura juvenil de Margery, el cabello castaño claro a la moda y los ojos azules brillantes se combinaron para hacerla, en palabras de un admirador deslumbrado, & # 8216 demasiado atractiva para su propio bien & # 8217.

Durante el año anterior, Margery había llevado a cabo decenas de reuniones o sesiones de espiritismo similares para algunos cientos de amigos y conocidos impresionables. Sentada alrededor de una mesa de madera en la habitación a oscuras, Margery y sus compañeros & # 8217sitters & # 8217 experimentaron una amplia gama de sucesos sobrenaturales. Sonaron golpes y raps misteriosos. Extraños destellos de luz atravesaron la oscuridad. A veces, una Victrola a cuerda se detenía y comenzaba por sí sola, o voces incorpóreas llamaban desde las sombras. Una vez, apareció una paloma viva en la habitación, aparentemente conjurada de la nada. Incluso la mesa misma se convirtió en un participante activo en el proceso, incorporándose sobre dos patas o elevándose hacia el techo. En una sesión especialmente animada, persiguió a un visitante de la habitación y lo derribó.

Se pensó que cada uno de estos eventos notables ofrecía una prueba de la validez del espiritismo, la creencia de que es posible que los muertos se comuniquen con los vivos a través de un conducto terrenal conocido como médium. "Considero que la cuestión psíquica es infinitamente lo más importante del mundo", declaró Sir Arthur Conan Doyle, el creador de Sherlock Holmes y el proponente más visible del espiritualismo en el mundo. & # 8216Todas las invenciones y descubrimientos modernos se hundirán en la insignificancia al lado de aquellos hechos psíquicos que se impondrán dentro de unos años sobre la mente humana universal. & # 8217

Conan Doyle no estaba solo en esta opinión. El espiritismo había estado en decadencia durante décadas, pero a raíz de la Primera Guerra Mundial, cuando la muerte tocó a decenas de miles de hogares en ambos lados del Atlántico, el movimiento experimentó un renacimiento. Los amigos y familiares de los soldados caídos acudían en masa a las sesiones espiritistas, desesperados por recibir alguna palabra o señal de & # 8216vida más allá del velo & # 8217. afligido. Otros, como Mina Crandon, no fueron descartados tan fácilmente. Su asombrosa versatilidad y encanto personal pronto la impulsaron a la fama internacional y provocaron una controversia duradera.

En gran medida, esa controversia comenzó en la sesión de espiritismo de Margery & # 8217 del 23 de julio. Hasta este punto, la médium había mostrado su talento casi exclusivamente a un público comprensivo, que fácilmente vio evidencia de sus seres queridos fallecidos en las extrañas manifestaciones en Lime Street. En esa noche en particular, sin embargo, los asistentes tenían un estado de ánimo más crítico, ninguno más que el hombre sentado al lado de Margery & # 8217s izquierda & # 8211Harry Houdini.

Houdini, que había alcanzado la fama mundial a través de sus habilidades como mago y sus habilidades como artista del escape, había estado creando un nuevo papel para sí mismo como el & # 8217 azote de los médiums espirituales. & # 8217 & # 8216 Estoy dispuesto a ser convencido, & # 8217 escribió a principios de ese año & # 8216mi mente está abierta, pero la prueba debe ser tal que no deje ningún vestigio de duda de que lo que se dice que se ha hecho se logra solo a través o por poder sobrenatural. & # 8217

La cruzada pública de Houdini # 8217 tuvo sus raíces en un dolor privado. La muerte de su amada madre en 1913 había sido & # 8216 un shock del que no creo que la recuperación sea posible & # 8217. En los años intermedios había asistido a cientos de sesiones, pero su anhelo de contactar a su madre pronto se convirtió en rabia. los obvios engaños que encontró. Le irritaba ver al público estafado por médiums sin escrúpulos cuyos talentos, pensó, no eran más sobrenaturales que los de los magos & # 8216honest & # 8217. Pronto se comprometió a dedicar el resto de su vida a exponer a médiums fraudulentos. Incluso en esto, el mago no pudo refrenar por completo su talento para lo dramático. A menudo asistía a sesiones espiritistas con barba y bigote postizos o algún otro camuflaje, para observar mejor sin ser detectado. Cuando había reunido suficiente evidencia para hacer una exposición, se levantaba de un salto, se quitaba el disfraz y gritaba: & # 8216 ¡Soy Houdini! ¡Y eres un fraude! & # 8217

Houdini no necesitó disfrazarse cuando llamó a Margery, la médium disfrutó de la oportunidad de convertir a un escéptico tan notorio. Algunos observadores vieron este encuentro como una prueba de fuego, no sólo de la mediumnidad de Margery, sino del espiritualismo mismo. Pero si Houdini realmente mantuvo una mente abierta sobre el tema, como solía afirmar, hubo poca evidencia de ello esa noche cuando la pequeña sala de sesiones se llenó de actividad de otro mundo. Sonó una campana espiritual. Una voz lo llamó en la oscuridad. Un megáfono se estrelló contra el suelo a sus pies. Si estas manifestaciones le impresionaron, dio pocas señales. Cuando las luces volvieron a encenderse, Houdini agradeció a su anfitriona y se despidió. En el camino de regreso a su hotel, el mago expresó sus verdaderos sentimientos. & # 8216I & # 8217 la tengo, & # 8217 declaró. & # 8216Todo fraude. & # 8217

Mina Crandon parecía una médium poco probable. Donde la célebre Helena Blavatsky, fundadora del movimiento conocido como Teosofía, había sido sólida y seria, Mina Crandon no se parecía más que a una aleta alegre. Incluso Houdini admitió que era una mujer sumamente atractiva, y un investigador psíquico advirtió a sus colegas de & # 8216 evitar enamorarse del médium & # 8217. La hija de un granjero canadiense, Mina se había mudado a Boston cuando era adolescente para tocar el piano. , corneta y violonchelo en varias bandas de baile y orquestas locales. Después de trabajar como secretaria, actriz y conductora de ambulancia, Mina se divorció de su primer marido y se casó con el Dr. Le Roi Goddard Crandon, ex instructor de cirugía en la Facultad de Medicina de Harvard, en 1918. Apenas tenía 30 años. Dr. Crandon tenía al menos una docena de años más.

Fue el Dr. Crandon quien le presentó a su esposa lo paranormal. En la primavera de 1923 se sintió intrigado por un relato de & # 8216 table tipping & # 8217, una forma rudimentaria de mediumnidad no muy diferente de una tabla Ouija. Crandon ordenó que se construyera una mesa con las dimensiones exactas especificadas en el libro que había estado leyendo. Hacia fines de mayo, Crandon y su esposa invitaron a cuatro de sus amigos a unirse a ellos en un intento de recrear el experimento de volcar la mesa. Siguiendo las concisas instrucciones de Crandon, los asistentes tomaron sus lugares en la mesa, se tomaron de las manos y esperaron alguna señal de la presencia de un espíritu.

No pasó nada. Mina comenzó a sentirse tonta. & # 8216Todos fueron tan solemnes al respecto que no pude & # 8217t evitar reír & # 8217, recordó. & # 8216Me reprendieron severamente, y mi esposo me informó con seriedad que & # 8216 este es un asunto serio & # 8221.

Entonces, abruptamente, la mesa comenzó a moverse & # 8211 sólo un poco al principio, pero luego más violentamente, inclinándose sobre dos patas antes de estrellarse ruidosamente contra el suelo. Crandon exigió saber cuál de sus invitados poseía el talento mediúmnico necesario para provocar esta manifestación. Uno por uno, el médico ordenó a sus amigos que retiraran las manos de la mesa de la sesión. La mesa dejó de balancearse solo cuando el último de los asistentes levantó las manos. El Dr. Crandon tuvo su respuesta. El médium era su propia esposa.

Al principio, la sola idea de ser un médium le pareció una gran alucinación a Mina. Durante todo el verano de 1923, los Crandon llevaron a cabo una sesión de espiritismo tras otra. En cada caso, Mina parecía exhibir un extraño poder nuevo. De hecho, parecía que el Dr. Crandon solo tenía que leer sobre alguna nueva manifestación psíquica antes de que Mina pudiera duplicarla.

Un mes después de la primera sesión, el Dr. Crandon anunció un plan para poner a su esposa bajo hipnosis, con la esperanza de hacer contacto con un & # 8216 control psíquico & # 8217 que le serviría de guía al mundo espiritual. Al principio, Mina se resistió a esta sugerencia, alegando que no quería perderse nada de la & # 8216fun & # 8217 mientras estaba bajo hipnosis. Sin embargo, finalmente cedió a los deseos de su marido y, en poco tiempo, una voz masculina desconocida se dio a conocer al círculo de Crandon. & # 8216 Dije que podía pasar esto, & # 8217 anunció.

Se pensó que la voz pertenecía a Walter Stinson, el hermano mayor de Mina, que había muerto aplastado en un accidente ferroviario una docena de años antes. A partir de este momento, el espíritu de Walter fue una presencia regular en la sala de sesiones de Lime Street.

Walter demostró tener una personalidad contundente. Tenía un ingenio rápido y listo y era muy dado al lenguaje rudo. Muchos visitantes de la sala de sesiones de Crandons & # 8217 se convencieron de la verdad de lo que escucharon simplemente porque no podían imaginar que un lenguaje tan grosero e irreverente saldría de los labios de la recatada médico & # 8217s esposa. & # 8216Hell ahora está completamente actualizado & # 8217, bromeó una vez Walter a una sala llena de clérigos. & # 8216 ¡Quemamos aceite! & # 8217

Varios observadores notaron que la voz de Walter no parecía provenir de Mina en absoluto. El sonido parecía originarse en una parte diferente de la habitación y continuaría sin cesar incluso mientras Mina roncaba en su camino a través de un trance hipnótico o mantenía la boca llena de agua. El efecto resultó tan notable que un escéptico, en busca de una explicación plausible, se preguntó en voz alta si tal vez la dama podría hablar a través de sus oídos.

Creyendo que su esposa era un & # 8216 notable instrumento psíquico & # 8217, el Dr. Crandon la llevó al extranjero para crear un consenso de opinión favorable de los expertos europeos. Uno de ellos fue Sir Arthur Conan Doyle, quien declaró que ella era & # 8216 un medio muy poderoso & # 8217 y que la validez de sus dones estaba & # 8216 más allá de toda duda & # 8217.

J. Malcolm Bird, editor asociado de Científico americano revista, compartió la opinión de Conan Doyle y escribió una serie de artículos ensalzando los regalos de la Sra. Crandon. Fue Bird quien le dio el nombre & # 8216Margery & # 8217 en un esfuerzo por proteger la privacidad de los Crandons & # 8217. Bajo este nombre, su renombre creció constantemente.

Al llamar la atención de la Sra. Crandon Científico americanoConan Doyle la había colocado inadvertidamente en el centro de una creciente controversia. En diciembre de 1922, la revista había iniciado una investigación sobre lo paranormal, con un premio en efectivo de & # 8216 $ 2,500 a la primera persona que produzca una fotografía psíquica en sus condiciones de prueba & # 8217 y & # 8216 $ 2,500 a la primera persona que produzca una imagen visible. Manifestación psíquica de otro carácter. . . a entera satisfacción de estos jueces. & # 8217 Un comité de investigación especial examinaría a todos los médiums que solicitaran el premio, con Bird actuando como su secretario. Conan Doyle lamentó que Bird, un partidario de Margery, no tuviera ningún papel de investigación, ya que el autor albergaba reservas sobre el resto del comité, que incluía a varios escépticos. Cuando se le pidió a Houdini que prestara su talento, Conan Doyle expresó su indignación por el & # 8216 error capital & # 8217 de colocar un enemigo del espiritismo en un cuerpo así. & # 8216La Comisión es, en mi opinión, una farsa, & # 8217, escribió.

Los Crandon, por su parte, parecieron agradecer la oportunidad de poner a prueba el temple de Margery contra el notorio Houdini. Aunque Científico americano& # 8211s dinero significaba poco para la pareja adinerada, la oportunidad de ganar la aprobación de un organismo tan prestigioso & # 8211 a expensas de Houdini & # 8217s & # 8211 resultó ser una tentación demasiado grande para resistir. El Dr. Crandon le escribió a Conan Doyle sobre su disposición a & # 8216 crucificar & # 8217 a cualquier investigador que dudara de su esposa. Incluso la voz desencarnada de Walter, hablando desde el plano espiritual, pareció deleitarse con el desafío.

Dio la casualidad de que Houdini no fue notificado cuando el Científico americano El comité inició sus investigaciones y no se enteró hasta tres meses después de que los procedimientos estaban en curso. En ese momento, corría el rumor de que el comité estaba a punto de declarar genuina a Margery y otorgarle el premio. Bird, en particular, parecía ansioso por respaldar a la revista y permitió que la prensa llegara a la noticia de los resultados favorables. & # 8216Boston Medium Baffles Experts, & # 8217 anunció un titular. & # 8216Houdini el Mago Perplejo, & # 8217 declaró otro.

Houdini, que ni siquiera había estado presente en la investigación, y mucho menos perplejo, no estaba satisfecho. El dijo Científico americano que perdería $ 1,000 de su propio dinero si no denunciaba a Margery como un fraude. Viajando a Boston, revisó los hallazgos de sus compañeros. Según su forma de pensar, la investigación se había manejado mal desde el principio. La mayoría de los miembros del comité se habían valido de la generosa hospitalidad de los Crandon durante los procedimientos y se habían quedado en su casa, comiendo y disfrutando de su compañía. Esto, creía Houdini, había comprometido gravemente su objetividad. Más tarde se reveló que aceptar alojamiento y comida había sido la menor de las transgresiones. Un investigador había pedido prestado dinero al Dr. Crandon, mientras que otro esperaba ganar su respaldo para una fundación de investigación. Peor aún, el distinguido panel no ignoraba las atracciones de la Sra. Crandon. Al menos un miembro del comité se sintió reconfortado en su vejez por el recuerdo de encuentros amorosos con la célebre médium.

Después de la sesión del 23 de julio, Houdini dejó la casa de Crandon muy impresionado por la famosa Margery, aunque no por ningún poder sobrenatural, se apresuró a asegurar a sus colegas. En su hotel más tarde esa noche, el mago explicó cómo y por qué sus conclusiones diferían de las de ellos. Una hazaña que había desconcertado a los demás asistentes fue el sonido de un & # 8217spirit bell box & # 8217, un pequeño badajo de madera que sonaba como un timbre eléctrico cuando se presionaba desde la parte superior. Aunque las manos de Margery estaban sostenidas por los asistentes a ambos lados de ella y sus pies estaban en contacto con los de ellos, la campana sonó repetidamente durante la sesión, un fenómeno que ella atribuyó a Walter.

Por lo general, la campana se sentaba en el suelo entre las piernas de Margery, pero Houdini había insistido en que se colocara en el suelo a sus propios pies. A pesar de esta precaución, el timbre sonó tan alegremente como siempre. Houdini tenía una respuesta preparada: & # 8216 Me había subido la pernera derecha del pantalón por encima de la rodilla & # 8217, escribió más tarde. & # 8216 Todo ese día me había puesto un vendaje de goma de seda alrededor de esa pierna justo debajo de la rodilla. Por la noche, la parte de la pierna debajo del vendaje se había hinchado y dolorosamente sensible, lo que me dio una sensación mucho más aguda y me hizo más fácil notar el más mínimo deslizamiento del tobillo de la Sra. Crandon o la flexión de sus músculos. Pude sentir claramente su tobillo deslizándose lenta y espasmódicamente mientras presionaba contra el mío mientras ganaba espacio para levantar el pie del suelo y tocar la parte superior de la caja. & # 8217 En resumen, el pie ágil de Margery & # 8217, no un visitante espiritual , había sido responsable del timbre sonando.

Otro de los misterios de la noche había involucrado un megáfono que, según la voz incorpórea de Walter, había sido levitado en la oscuridad sobre las cabezas de los asistentes. & # 8216 Que Houdini me diga dónde tirarlo, & # 8217 había ordenado la voz.

& # 8216 Hacia mí, & # 8217 respondió Houdini, tras lo cual el megáfono se estrelló instantáneamente en el suelo frente a él. Aquí también Houdini tuvo una explicación. Al principio del procedimiento, dijo, cuando una de las manos de Margery se liberó momentáneamente, ella tomó el megáfono y se lo colocó en la cabeza, como una gorra de burla. En la oscuridad total de la sala de sesiones, nadie la habría visto hacer esto. Más tarde, con ambas manos nuevamente bajo control, la médium había hecho que el megáfono volara por el aire simplemente moviendo su cabeza hacia adelante. & # 8216 Esto, & # 8217 Houdini reconoció, & # 8216 es el & # 8216slickest & # 8217 artimaña que he visto & # 8230. & # 8217

Para asegurar un control adecuado en futuras sesiones, Houdini diseñó un gabinete especial & # 8216 para prevenir fraudes & # 8217, una caja inclinada con aberturas para la cabeza y los brazos del mediano & # 8217. Una vez dentro, los movimientos de Margery & # 8217s & # 8211 y las oportunidades de engaño & # 8211 serían severamente limitadas. De mala gana, Margery accedió a realizar una sesión de espiritismo desde el interior del gabinete, pero no antes de que el Dr. Crandon y Houdini intercambiaran palabras tan duras que el propio Walter se sintió obligado a pedir una tregua.

La primera sesión con el gabinete no fue un éxito. Siguiendo un consejo de Walter, el Dr. Crandon descubrió un pequeño borrador de lápiz encajado en la caja de la campana para evitar que sonara. Indignado, el médico acusó a Houdini de intentar sabotear los procedimientos & # 8211a acusación que el mago negó repetidamente.

Otro intento resultó aún más funesto. Un carpintero plegable & # 8217s regla & # 8211 que podría haber sido utilizado para manipular la campana y otros aparatos desde dentro del gabinete & # 8211 fue descubierto a los pies de Margery & # 8217s. Los defensores de Margery vieron esto como un cobarde intento de Houdini de desacreditarla. & # 8216Houdini, maldito bastardo, ¡lárgate de aquí y no vuelvas nunca más! & # 8217, exclamó la voz de Walter en la sesión. En opinión de Houdini, la regla plegable había sido colocada para impugnar su testimonio, y le molestaba que alguien tomara la palabra de Walter sobre la suya.

Para el momento Científico americano finalmente se negó a otorgar el premio a Margery, en gran parte debido a las exposiciones de Houdini, el mago combustible se había peleado, a veces violentamente, con todos los miembros del comité. Bird, de quien Houdini sospechaba que estaba en connivencia activa con los Crandon, había dimitido como secretario. In his final verdict of the Margery phenomenon, Houdini wrote, ‘My decision is, that everything which took place at the seances which I attended was a deliberate and conscious fraud….’

From the great beyond, Walter weighed in with a prediction: Houdini, he said, would be dead within a year. Houdini managed to thwart the prophecy, but only just. He died on October 31, 1926, of complications following a blow to the stomach. In an interview with the press, Margery offered a few words of conciliation, praising Houdini’s virile personality and great determination.

Despite Houdini’s exposures, Margery emerged from the debacle essentially unscathed. In the séance room, she went on to better things. By the end of 1924 she had begun to produce ‘teleplasmic’ manifestations similar to those of Eusapia Palladino, a famed Italian medium. Sitters were now treated to the sight of ectoplasm–said to be the substance of spirit emanations–issuing from Margery’s nose, mouth, ears, and other body openings. The emanations, once extruded from the medium’s body, sometimes formed themselves into the shape of crude hands. These ectoplasmic limbs, the medium claimed, were responsible for the ringing of the bell box and other phenomena.

Eric J. Dingwall, an officer of Britain’s Society for Psychical Research, was one of the first to investigate Margery’s latest wonder. Having evidently won the confidence of Walter, Dingwall was permitted to view the teleplasmic emanations by the light of a red lamp, which Dr. Crandon flashed on and off to reveal brief glimpses of the phenomenon. Too much light, Crandon explained, would have an inhibiting effect on the ectoplasm. ‘The materialized hands are connected by an umbilical cord to the medium,’ Dingwall wrote to a friend, ‘they seize upon objects and displace them.’ Later, when Dingwall was permitted to clasp one of the teleplasmic hands, he described it as feeling like ‘a piece of cold raw beef or possibly a piece of soft wet rubber.’

Mid-way through his investigations, however, Dingwall began to entertain doubts. Dr. Crandon’s lamp never allowed him to see the ectoplasm actually extrude from Margery’s body he had only seen it after the fact. Odder still, photographs revealed that many of the emanations appeared to be hanging from slender, almost invisible threads. Others who examined the photographs noted that the ectoplasm looked suspiciously like animal lung tissue, a substance Dr. Crandon might have obtained through his work at Boston hospitals. Dingwall’s final report on the matter was inconclusive.

Margery remained characteristically unconcerned. In an earlier age, she noted, she would have been executed as a witch. Now she found herself the subject of learned investigations. ‘That represents some progress, doesn’t it?’ she asked.

Sitters continued to file into the séance room at Lime Street. One investigation after another raised the possibility of fraud, but none seemed able to make the allegations stick. Even J.B. Rhine, later to become one of the driving forces of paranormal research, was intrigued by Margery, but he came away unimpressed by what he had seen. As ever, Conan Doyle defended the medium. When Rhine published an unflattering account of his experience with Margery, Conan Doyle bought space in several Boston newspapers to run a reply. The black-bordered message read simply: ‘J. B. Rhine is an ass.’

By 1928, Margery had added yet another effect to her repertoire, one that promised to excite even more speculation. In recent séances, Walter had hinted that it might be possible for him to leave behind a fingerprint. On a visit to her dentist, Dr. Frederick Caldwell, Margery asked if the hot wax used to take dental impressions might also be used to obtain Walter’s fingerprint. Caldwell demonstrated how well the wax preserved his thumbprint and gave Margery his sample print and all the necessary materials to make new ones.

That very night, Walter left a thumbprint in the wax. When a so-called fingerprint expert used by the Crandons said the print matched one taken from an old razor that once belonged to Walter Stinson, Margery appeared to have confounded the skeptics. Yet when psychic researcher E.E. Dudley set out to compare Walter’s wax print with those of people in the Crandon circle, he made a surprising discovery: Walter’s thumbprint was identical in every way to that of Margery’s dentist, Dr. Caldwell. Someone had apparently used the sample thumbprint Dr. Caldwell had made for Margery to create a metal die-stamp suitable for making impressions in wax. The ax had finally fallen. Even many devoted adherents backed away from their earlier endorsements. Malcolm Bird, once her staunchest defender, admitted that at times he had been guilty of elaborations and half-truths. The scientific community let it be known that Margery’s séances no longer held any interest.

The medium’s decline was rapid and tragic. With the death of Dr. Crandon in 1939, Mina grew melancholy and depressed and turned to alcohol for consolation. She began to look older than her years one visitor described her as ‘an overdressed, dumpy little woman.’ She seemed to have difficulty controlling her emotions. During one séance the medium grew so distraught that she climbed to the roof of the Lime Street house and threatened to throw herself off.

Mina Crandon died at the age of 54 in 1941. In the end she had been worn down not so much by the assaults of adversaries like Houdini, but by the entreaties of her supporters, who continually demanded new and better miracles from her. As Eileen Garrett, a fellow medium, observed, ‘Margery’s best friends were her worst enemies.’

This article was written by Daniel Stashower and originally appeared in the August 1999 issue of Historia americana revista. Para obtener más artículos excelentes, suscríbase a Historia americana revista hoy!


Houdini in Detroit

Harry Houdini walked briskly to the footlights of Detroit’s Garrick Theater on October 24, 1926, as “Pomp and Circumstance” played in the background. Smiling, he ripped off his sleeves to show there was nothing hidden and began his performance.

Beginning with a variety of vanishing acts, the famed magician made several silver coins and alarm clocks disappear. Then, he made an attractive woman vanish on stage and a flower bush appear in her place. Moments later, she shouted, “Here I am,” from the back of the theater and came running down the aisle. As Houdini attempted his next trick, pain from his midsection made him turn aside. With the help of his assistants, he struggled through the rest of the first act. As the curtain fell, he collapsed and was taken to the dressing room. Despite a 104-degree temperature, he returned to the stage and completed his two-and-a-half hour show. Then, he collapsed again.

At Grace Hospital in Detroit, doctors discovered the performer had a gangrenous appendix and peritonitis, an inflammation of the abdominal cavity wall. They removed the appendix, but the poison had already flowed through his bloodstream. Newspapers from across the country carried front-page updates on Houdini’s condition.

Escape Artist

Born Erich Weiss on March 24, 1874 in Budapest, Hungary, Harry Houdini moved with his family to Appleton, Wisconsin at age four. There, his father became the first rabbi in town. At thirteen, Houdini and his family moved to New York City, where his interest in magic grew. Houdini’s early shows consisted of card tricks and simple magic, such as producing a handkerchief from the flame of a candle and making a flower appear from the buttonhole of his jacket. He soon began performing a new form of entertainment called “challenge escape.”

Although Houdini wasn’t the first challenge-escape artist, he was the first to add suspense and anticipation to the act. Houdini prolonged his simple escapes by playing up the drama to the point where the crowd thought his death was imminent. In 1899, he headlined the largest chain of vaudeville theaters in the country and over the next few years toured overseas. Amazing escapes from straitjackets, handcuffs, leg irons and jail cells made him famous worldwide.

As thrilling as his escapes were, Houdini enhanced his legend by exaggerating stories of his feats. One of the best examples occurred in Detroit. The magician arrived in late November 1906 to perform for two weeks at the Temple Theater. Often performing public feats that drew attention to his show, Houdini decided to jump from the Belle Isle Bridge, bound with restraints, to promote his Detroit shows. According to Houdini, he leaped – handcuffed, chained and leg-ironed – into a small hole cut in the frozen river. Houdini claimed he was swept away by the current and stayed alive by breathing the air bubbles between the ice and water until he found the hole (The 1953 movie, Houdini, made the embellished version even more popular, depicting actor Tony Curtis swimming under the ice for eight suspense-filled minutes.). The jump from Belle Isle Bridge became Houdini’s most famous exploit.

However, the front page of the Detroit News on November 27, 1906 tells a different story. It reported that “tied by a lifeline a hundred and thirteen feet long, handcuffed…Houdini…leapt from the draw span of the Belle Isle Bridge at one o’clock this afternoon, freed himself while under water, then swam to a waiting lifeboat, passed over the unlocked and open cuffs and clambered aboard.” Though the river wasn’t frozen, the escape was still a remarkable feat in the cold November waters of the Detroit River.

On Friday, October 22, 1926, a McGill University student approached Houdini before a Montreal show and challenged the magician’s boasts of being able to sustain punches to the stomach. Houdini accepted the challenge but was struck before he could tighten his muscles. In pain, Houdini performed his last four Montreal shows before traveling by train to Detroit and collapsing after his first show.

After a week in Grace Hospital, Houdini whispered to his brother, Theo, “I’m tired of fighting…guess this is going to get me.” Taking one last glance at his wife, Bess, he closed his eyes and died at 1:26 p.m. on Sunday, October 31, 1926.

Houdini’s career in magic and illusion is enough in itself to make him a legend. He also wrote, directed or acted in five movies, performed on Broadway, owned a movie-production company and was given one of the first stars on the Hollywood Walk of Fame. Seventy-four years after his death, his name is still synonymous with magic.

This article was originally published in the September/October 2000 issue of Michigan History Magazine.


Contenido

Hardeen was born as "Ferenc Dezső Weisz" (or "Ferencz Dezső Weisz") in Budapest, Austria-Hungary, and went by the name "Theodore Weiss" when he and his family were living in Appleton, Wisconsin. He was known as "Deshi" and later "Dash" by his parents.

In 1893, Hardeen performed with Houdini at Coney Island as "The Brothers Houdini". While he and Harry were there, Harry met and married Wilhelmina Beatrice "Bess" Rahner.

Will Goldston, English stage magician and editor of the Magician Annual, wrote that:

"Hardeen learned his business from Houdini, and he learned it well, as no man could have failed to do with such a master. But the natural ability was always there. Even if Houdini had not existed to point the way, it is quite likely that Hardeen would have become an escape artiste. I have seen him perform several times, and have marvelled at his achievements. The huge chains in the cartoon are hardly an exaggeration of those from which he breaks loose. The handcuffs but a simple thing compared with those with which he is used to toy. Hardeen, like his more famous brother Harry Houdini is a great favourite in the magical world. He is a man of considerable culture and one of the best raconteurs I have ever met. Like Houdini, he is willing to expend both time and money freely to further the cause of magic. Both the amateurs and the professionals of our number regard him as a friend. And the general public regard him as a brilliant artiste and a thrilling entertainer."

After his brother's death in 1926, Hardeen played the vaudeville circuit, doing many of his late brother's routines. From 1938 to 1941, he was featured in Olsen and Johnson's Broadway revue, Hellzapoppin. During World War II, he performed for the troops (as his brother had done during World War I).

In 1936, Hardeen starred in a Vitaphone short film for Warner Bros. called Medium Well Done. In it, Hardeen played a "hardboiled detective" on the case of a bogus medium. The film was directed by Lloyd French, who directed many of the early Laurel and Hardy shorts. [2]

Like his brother, Hardeen was skeptical of the claims of spiritualist mediums. With his friend Julien Proskauer he exposed the fraudulent methods of mediums. [3]

Houdini, in his will, requested for all his files to be given to Hardeen and destroyed ("I give, devise and bequeath to my brother, Theodore, Professionally known as "Hardeen" all my theatrical effects, new mysteries and illusions and accompanying paraphernalia, to be burnt and destroyed upon his death.") [4] [5] On August 15, 1927 Hardeen's Brooklyn home had been broken into and some of Houdini's apparatus had been damaged. Later that year, Hardeen burned all of Houdini's personal files in a furnace in his basement. [6]

Planning on writing a book about his brother, in 1945 Hardeen went to Manhattan's Doctors Hospital for a simple operation. He unexpectedly died of complications while recovering from the procedure. He was 69 years old. [7] [8]

During his final show on May 29, 1945 in Ridgeway, Queens, [9] Hardeen named his chief assistant, Douglas Geoffrey, his official successor. Geoffrey then went on to perform as "Hardeen, Jr." [10] he died January 14, 1990 at the age of 82. [10]

Richard Valentine Pitchford (1895–1973) took over the Magicians' Guild after Hardeen's death. [11] Sidney Hollis Radner received the Houdini collection from Hardeen. [12]


Harry Houdini was really, really good

Harry Houdini is long gone, but that hasn't stopped the wannabes from trying to copy his most famous stunts. Except that Houdini's bits weren't just smoke and mirrors they were genuinely dangerous stunts and they weren't designed for amateurs or even for most pros. That means duplicating a Houdini stunt might make you famous or it might make you dead, and no one's going to act super surprised if it ends up being the latter.

In 1912, Scientific American (which evidently wasn't always all about, you know, science) declared Houdini's underwater box escape to be "one of the most remarkable tricks ever performed." In June 2019, Indian magician Chanchal Lahiri (stage name "Jadugar Mandrake" or "Wizard Mandrake") was trying to perform a similar trick when something went wrong. Eyewitnesses said Lahiri — dressed in a bright red and yellow costume — had his arms and legs bound with ropes and chains and was lowered into the Hooghly River in Kolkata. He was expected to resurface just moments later, but he wasn't seen again until the following day, when authorities pulled his body out of the river. According to the Times of India, Lahiri made "several mistakes," including underestimating the current and wearing clothing and gear that would have hindered his ability to swim.

Weirdly, Lahiri's team waited a full 15 minutes to raise the alarm — plenty of time and then some for a man bogged down by chains and rope to drown in the murky waters.


Ver el vídeo: La inesperada muerte del mago Houdini (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Biast

    Lo acepto con placer. En mi opinión, esto es relevante, participaré en la discusión. Sé que juntos podemos llegar a la respuesta correcta.

  2. Jimmy

    Todos tienen miedo de que sea peligroso ... ¡me voy!

  3. Huxly

    ¡Es asombroso! admirablemente!

  4. Goltishicage

    Bravo, esta magnífica idea es necesaria por cierto



Escribe un mensaje