Noticias

20 de febrero de 1962 - Mercurio - Historia

20 de febrero de 1962 - Mercurio - Historia

20 de febrero de 1962 - Mercurio 4

El 20 de febrero de 1962, John Glenn se convirtió en el primer estadounidense en entrar en órbita. Volando a bordo de Friendship 7, Glenn orbitó la tierra tres veces. Durante el vuelo, Glenn controló el sistema de actitud. El drama se intensificó cuando, en el camino hacia abajo, hubo temor de que el escudo térmico de Glenn se fuera a desprender. El escudo aguantó y, cuatro horas y 55 minutos después del despegue, la cápsula de Glenn se derramó.


MA-6 (23)

La cuenta regresiva de mercurio comenzó el 27/1/62 y se realizó en dos partes. El recuento previo comprueba los sistemas primarios de la nave espacial, seguido de una espera de 17,5 horas para las comprobaciones pirotécnicas, las conexiones eléctricas y el mantenimiento del sistema de peróxido. Entonces comenzó la cuenta atrás. La cuenta regresiva del lanzamiento procedió a la marca del minuto T-13 y luego fue cancelada debido a condiciones climáticas adversas. Después de la cancelación, el equipo de la misión decidió reemplazar la unidad de absorción de dióxido de carbono y el sistema de peróxido tuvo que drenarse y enjuagarse para evitar la corrosión. Luego se revalidaron los sistemas de los vehículos de lanzamiento y se descubrió una fuga en el mamparo interior del tanque de combustible que requirió de 4 a 6 días para reparar. El lanzamiento se reprogramó para el 13/02/62 y luego para el 14/02/62 para completar todo el trabajo de mamparo. El recuento previo se reanudó el 13/2/62, el 15/2/62 y el 16/2/62, pero se canceló cada vez debido al clima adverso. Luego, el lanzamiento se reprogramó para el 20/2/62.

Durante la cuenta regresiva del lanzamiento el 20/02/62, todos los sistemas se energizaron y se realizaron las verificaciones generales finales. el recuento comenzó en T-390 minutos instalando y conectando el encendedor del cohete de escape. A continuación, se despejó la estructura de servicio y se propulsó la nave espacial para verificar que no se produjera ningún encendido pirotécnico inadvertido. Luego, el personal regresó a la estructura de servicio para prepararse para el encendido estático del sistema de control de reacción en T-250 minutos. Luego, la nave espacial se preparó para embarcar en T-120 minutos. La trampilla se colocó en T-90 minutos. Durante la instalación, se rompió un perno y se tuvo que quitar la escotilla para reemplazar el perno, lo que provocó una retención de 40 minutos. Desde el T-90 al T-55 se realizaron los trabajos mecánicos finales y los controles de la nave espacial y se evacuó el servicio y se alejó del vehículo de lanzamiento. En los minutos T-45, se requirió una espera de 15 minutos para agregar combustible al vehículo de lanzamiento y en los minutos T-22 y se requirieron 25 minutos adicionales para llenar los tanques de oxígeno líquido como resultado de un mal funcionamiento menor en el equipo de apoyo en tierra utilizado para bombear oxígeno líquido al vehículo de lanzamiento. Aproximadamente en T-35 minutos, comenzó el llenado de los tanques de oxígeno líquido y se iniciaron las comprobaciones finales de los sistemas de las naves espaciales y los vehículos de lanzamiento.

En los minutos T-10, la nave espacial se conectó con energía interna. En T-6min 30 segundos, se requirió una espera de 2 minutos para hacer una revisión rápida de la computadora de la red en Bermuda. El vehículo de lanzamiento se conectó con energía interna en T-3 minutos. En T-35 segundos, el umbilical de la nave espacial fue expulsado y en T-0 arrancaron los motores principales. El despegue ocurrió en T + 4 segundos a las 9:47:39 am EST.

Orbita:

Aterrizaje:

Recuperado por el destructor USS Noa. Los vigías del destructor avistaron el paracaídas principal a una altitud de 5000 pies desde un rango de 5 millas náuticas. El Noa tenía la nave a bordo 21 minutos después del aterrizaje y el astronauta John Glenn permaneció en la nave durante la recogida. Los planes originales exigían la salida a través de la escotilla superior, pero Glenn se estaba calentando de manera incómoda y se decidió salir por el camino de salida más fácil.


Contenido

El Proyecto Mercury fue aprobado oficialmente el 7 de octubre de 1958 y anunciado públicamente el 17 de diciembre. [5] [6] Originalmente llamado Proyecto Astronauta, el presidente Dwight Eisenhower consideró que le prestó demasiada atención al piloto. [7] En cambio, el nombre Mercurio fue elegido de la mitología clásica, que ya había dado nombre a cohetes como el griego Atlas y romano Júpiter para los misiles SM-65 y PGM-19. [6] Absorbió proyectos militares con el mismo objetivo, como el Air Force Man in Space Soonest. [8] [n 3]

Edición de fondo

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, se desarrolló una carrera de armamentos nucleares entre Estados Unidos y la Unión Soviética (URSS). Dado que la URSS no tenía bases en el hemisferio occidental desde las cuales desplegar aviones bombarderos, Joseph Stalin decidió desarrollar misiles balísticos intercontinentales, que impulsaron una carrera de misiles. [10] La tecnología de cohetes, a su vez, permitió a ambas partes desarrollar satélites en órbita terrestre para comunicaciones y recopilar datos e inteligencia meteorológicos. [11] Los estadounidenses se sorprendieron cuando la Unión Soviética colocó el primer satélite en órbita en octubre de 1957, lo que provocó un temor creciente de que Estados Unidos estuviera cayendo en una "brecha de misiles". [12] [11] Un mes después, los soviéticos lanzaron el Sputnik 2, llevando un perro a la órbita. Aunque el animal no se recuperó con vida, era obvio que su objetivo era el vuelo espacial humano. [13] Incapaz de revelar detalles de proyectos espaciales militares, el presidente Eisenhower ordenó la creación de una agencia espacial civil a cargo de la exploración espacial científica y civil. Basado en el Comité Asesor Nacional de Aeronáutica (NACA) de la agencia federal de investigación, fue nombrado Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA). [14] Logró su primer objetivo, un satélite estadounidense en el espacio, en 1958. El siguiente objetivo era poner un hombre allí. [15]

El límite del espacio (también conocido como la línea Kármán) se definió en ese momento como una altitud mínima de 62 millas (100 km), y la única forma de alcanzarlo era mediante el uso de propulsores propulsados ​​por cohetes. [16] [17] Esto creó riesgos para el piloto, incluyendo explosión, fuerzas G altas y vibraciones durante el despegue a través de una atmósfera densa, [18] y temperaturas de más de 10,000 ° F (5,500 ° C) por compresión de aire durante reentrada. [19]

En el espacio, los pilotos necesitarían cámaras presurizadas o trajes espaciales para suministrar aire fresco. [20] Mientras estaban allí, experimentarían ingravidez, lo que podría causar desorientación. [21] Otros riesgos potenciales incluían radiación y golpes de micrometeoroides, los cuales normalmente serían absorbidos en la atmósfera. [22] Todo parecía posible de superar: la experiencia de los satélites sugirió que el riesgo de micrometeoroides era insignificante, [23] y los experimentos a principios de la década de 1950 con ingravidez simulada, altas fuerzas G en humanos y el envío de animales al límite del espacio, todo sugirió potencial los problemas podrían superarse con tecnologías conocidas. [24] Finalmente, se estudió la reentrada usando las ojivas nucleares de misiles balísticos, [25] que demostraron que un escudo térmico contundente y orientado hacia adelante podría resolver el problema del calentamiento. [25]

Organización Editar

T. Keith Glennan había sido nombrado primer administrador de la NASA, con Hugh L. Dryden (último director de NACA) como su adjunto, en la creación de la agencia el 1 de octubre de 1958. [26] Glennan informaría al presidente a través de el Consejo Nacional de Aeronáutica y Espacio. [27] El grupo responsable del Proyecto Mercurio era el Grupo de Trabajo Espacial de la NASA, y los objetivos del programa eran orbitar una nave espacial tripulada alrededor de la Tierra, investigar la capacidad del piloto para funcionar en el espacio y recuperar tanto el piloto como la nave espacial de forma segura. [28] La tecnología existente y el equipo estándar se utilizarían siempre que fuera práctico, se seguiría el enfoque más simple y confiable para el diseño del sistema, y ​​se empleará un vehículo de lanzamiento existente, junto con un programa de prueba progresivo. [29] Los requisitos de la nave espacial incluían: un sistema de escape de lanzamiento para separar la nave espacial y su ocupante del vehículo de lanzamiento en caso de falla inminente, control de actitud para la orientación de la nave espacial en órbita, un sistema de retrocohete para sacar la nave espacial de la órbita, frenado por arrastre, cuerpo contundente para reentrada atmosférica y aterrizaje en agua. [29] Para comunicarse con la nave espacial durante una misión orbital, se tuvo que construir una extensa red de comunicaciones. [30] De acuerdo con su deseo de evitar darle al programa espacial de EE. UU. Un sabor abiertamente militar, el presidente Eisenhower al principio dudó en darle al proyecto la máxima prioridad nacional (calificación DX según la Ley de Producción de Defensa), lo que significó que Mercury tuvo que esperar Sin embargo, en línea con los proyectos militares de materiales, esta calificación se otorgó en mayo de 1959, poco más de un año y medio después del lanzamiento del Sputnik. [31]

Contratistas e instalaciones Editar

Doce empresas presentaron una oferta para construir la nave espacial Mercury con un contrato de 20 millones de dólares (178 millones de dólares ajustados por inflación). [32] En enero de 1959, McDonnell Aircraft Corporation fue elegida como contratista principal de la nave espacial. [33] Dos semanas antes, North American Aviation, con base en Los Ángeles, obtuvo un contrato para Little Joe, un pequeño cohete que se utilizará para el desarrollo del sistema de escape de lanzamiento. [34] [n 4] La World Wide Tracking Network para la comunicación entre la tierra y la nave espacial durante un vuelo fue otorgada a Western Electric Company. [35] Los cohetes Redstone para lanzamientos suborbitales fueron fabricados en Huntsville, Alabama, por Chrysler Corporation [36] y los cohetes Atlas por Convair en San Diego, California. [37] Para lanzamientos tripulados, la USAF puso a disposición el Atlantic Missile Range en la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral en Florida. [38] Este fue también el sitio del Centro de Control de Mercurio, mientras que el centro de computación de la red de comunicaciones estaba en el Centro Espacial Goddard, Maryland. [39] Los cohetes Little Joe se lanzaron desde Wallops Island, Virginia. [40] El entrenamiento de astronautas se llevó a cabo en el Langley Research Center en Virginia, el Lewis Flight Propulsion Laboratory en Cleveland, Ohio, y el Naval Air Development Center Johnsville en Warminster, PA. [41] Los túneles de viento de Langley [42] junto con una pista de trineo de cohetes en la Base de la Fuerza Aérea Holloman en Alamogordo, Nuevo México, se utilizaron para estudios aerodinámicos. [43] Ambos aviones de la Armada y la Fuerza Aérea se pusieron a disposición para el desarrollo del sistema de aterrizaje de la nave espacial, [44] y los barcos de la Armada y los helicópteros de la Armada y del Cuerpo de Marines se pusieron a disposición para su recuperación. [n 5] Al sur de Cabo Cañaveral, la ciudad de Cocoa Beach floreció. [46] Desde aquí, 75.000 personas vieron el primer vuelo orbital estadounidense que se lanzó en 1962. [46]

Ubicación de las instalaciones operativas y de producción del Proyecto Mercury

El diseñador principal de la nave espacial Mercury fue Maxime Faget, quien comenzó a investigar sobre vuelos espaciales tripulados durante la época de la NACA. [47] Tenía 10,8 pies (3,3 m) de largo y 6,0 pies (1,8 m) de ancho con el sistema de escape de lanzamiento agregado, la longitud total era de 25,9 pies (7,9 m). [48] ​​Con 100 pies cúbicos (2,8 m 3) de volumen habitable, la cápsula era lo suficientemente grande para un solo miembro de la tripulación. [49] En el interior había 120 controles: 55 interruptores eléctricos, 30 fusibles y 35 palancas mecánicas. [50] La nave espacial más pesada, Mercury-Atlas 9, pesaba 1400 kg (3000 libras) completamente cargada. [51] Su piel exterior estaba hecha de René 41, una aleación de níquel capaz de soportar altas temperaturas. [52]

La nave espacial tenía forma de cono, con un cuello en el extremo estrecho. [48] ​​Tenía una base convexa, que llevaba un escudo térmico (Item 2 en el diagrama siguiente) [53] que consiste en un panal de aluminio cubierto con múltiples capas de fibra de vidrio. [54] Atado a él había un retropack (1) [55] consistente en tres cohetes desplegados para frenar la nave espacial durante la reentrada. [56] Entre estos había tres cohetes menores para separar la nave espacial del vehículo de lanzamiento en la inserción orbital. [57] Las correas que sujetaban el paquete podrían cortarse cuando ya no se necesitaran. [58] Junto al escudo térmico estaba el compartimento presurizado de la tripulación (3). [59] En el interior, un astronauta estaría atado a un asiento ajustado con instrumentos frente a él y de espaldas al escudo térmico. [60] Debajo del asiento estaba el sistema de control ambiental que suministra oxígeno y calor, [61] limpiando el aire de CO2, vapores y olores, y (en vuelos orbitales) recolección de orina. [62] [n 6] El compartimento de recuperación (4) [64] en el extremo estrecho de la nave espacial contenía tres paracaídas: un embudo para estabilizar la caída libre y dos toboganes principales, uno primario y uno de reserva. [65] Entre el escudo térmico y la pared interior del compartimento de la tripulación había un faldón de aterrizaje, desplegado bajando el escudo térmico antes de aterrizar. [66] En la parte superior del compartimento de recuperación estaba la sección de la antena (5) [67] que contiene antenas para comunicaciones y escáneres para guiar la orientación de las naves espaciales. [68] Se adjuntaba una solapa que se usaba para asegurar que la nave espacial se enfrentara al escudo térmico primero durante la reentrada. [69] Un sistema de escape de lanzamiento (6) se montó en el extremo estrecho de la nave espacial [70] que contenía tres pequeños cohetes de combustible sólido que podían dispararse brevemente en caso de falla del lanzamiento para separar la cápsula de su propulsor de manera segura. Desplegaría el paracaídas de la cápsula para un aterrizaje cercano en el mar. [71] (Ver también el perfil de la misión para más detalles).

La nave espacial Mercury no tenía una computadora a bordo, sino que confiaba en todos los cálculos para que las computadoras en tierra calculen la reentrada, y sus resultados (tiempos de retroceso y actitud de disparo) luego se transmiten a la nave espacial por radio durante el vuelo. [72] [73] Todos los sistemas informáticos utilizados en el programa espacial Mercury estaban alojados en las instalaciones de la NASA en la Tierra. [72] Los sistemas informáticos eran ordenadores IBM 701. [74] [75] (Ver también Control de tierra para más detalles).

1. Retropack. 2. Escudo térmico. 3. Compartimento de la tripulación. 4. Compartimento de recuperación. 5. Sección de antena. 6. Lanzamiento del sistema de escape.

Retropack: Retrorockets con cohetes posigrados rojos

Despliegue del faldón de aterrizaje (o bolsa): el faldón se infla en el impacto y el aire sale (como un airbag)

Alojamiento del piloto Editar

El astronauta yacía sentado de espaldas al escudo térmico, que resultó ser la posición que mejor permitía a un humano resistir las altas fuerzas G del lanzamiento y la reentrada. Un asiento de fibra de vidrio fue moldeado a la medida del cuerpo adaptado al espacio de cada astronauta para brindar el máximo apoyo. Cerca de su mano izquierda había una manija de suspensión manual para activar el sistema de escape de lanzamiento si es necesario antes o durante el despegue, en caso de que fallara el gatillo automático. [76]

Para complementar el sistema de control ambiental a bordo, llevaba un traje de presión con su propio suministro de oxígeno, que también lo enfriaría. [77] Se eligió una atmósfera de cabina de oxígeno puro a una presión baja de 5,5 psi o 38 kPa (equivalente a una altitud de 24.800 pies o 7.600 metros), en lugar de una con la misma composición que el aire (nitrógeno / oxígeno) en el mar. nivel. [78] Esto fue más fácil de controlar, [79] evitó el riesgo de enfermedad por descompresión ("las curvas"), [80] [n 7] y también ahorró en el peso de la nave espacial. Los incendios (que nunca ocurrieron) tendrían que extinguirse vaciando la cabina de oxígeno. [62] En tal caso, o falla de la presión de la cabina por cualquier motivo, el astronauta podría hacer un regreso de emergencia a la Tierra, confiando en su traje para sobrevivir. [81] [62] Los astronautas normalmente volaban con la visera levantada, lo que significaba que el traje no estaba inflado. [62] Con la visera bajada y el traje inflado, el astronauta solo podía alcanzar los paneles laterales e inferiores, donde se colocaban botones y manijas vitales. [82]

El astronauta también usó electrodos en el pecho para registrar su ritmo cardíaco, un brazalete que podía tomar su presión arterial y un termómetro rectal para registrar su temperatura (este fue reemplazado por un termómetro oral en el último vuelo). [83] Los datos de estos se enviaron a tierra durante el vuelo. [77] [n 8] El astronauta normalmente bebía agua y comía gránulos de comida. [85] [n 9]

Una vez en órbita, la nave espacial podría rotarse en guiñada, cabeceo y balanceo: a lo largo de su eje longitudinal (balanceo), de izquierda a derecha desde el punto de vista del astronauta (guiñada) y hacia arriba o hacia abajo (cabeceo). [86] El movimiento fue creado por propulsores propulsados ​​por cohetes que usaban peróxido de hidrógeno como combustible. [87] [88] Para orientarse, el piloto podía mirar a través de la ventana frente a él o podía mirar una pantalla conectada a un periscopio con una cámara que podía girar 360 °. [89]

Los astronautas de Mercury habían participado en el desarrollo de su nave espacial e insistieron en que el control manual y una ventana fueran elementos de su diseño. [90] Como resultado, el movimiento de la nave espacial y otras funciones podrían controlarse de tres maneras: de forma remota desde el suelo al pasar sobre una estación terrestre, guiado automáticamente por instrumentos a bordo, o manualmente por el astronauta, quien podría reemplazar o anular los otros dos métodos. . La experiencia validó la insistencia de los astronautas en los controles manuales. Sin ellos, la reentrada manual de Gordon Cooper durante el último vuelo no habría sido posible. [91]

Los tres ejes de rotación de la nave espacial: guiñada, cabeceo y balanceo

Perfil de temperatura para naves espaciales en grados Fahrenheit

Los paneles de control de Amistad 7. [92] Los paneles cambiaron entre vuelos, entre otros, la pantalla del periscopio que domina el centro de estos paneles se dejó caer para el vuelo final junto con el periscopio en sí.

Mango de 3 ejes para control de actitud

Desarrollo y producción Editar

El diseño de la nave espacial Mercury fue modificado tres veces por la NASA entre 1958 y 1959. [93] Después de que se completó la licitación de los posibles contratistas, la NASA seleccionó el diseño presentado como "C" en noviembre de 1958. [94] Después de que falló un vuelo de prueba en En julio de 1959, surgió una configuración final, "D". [95] La forma del escudo térmico se había desarrollado a principios de la década de 1950 a través de experimentos con misiles balísticos, que habían demostrado que un perfil contundente crearía una onda de choque que conduciría la mayor parte del calor alrededor de la nave espacial. [96] Para proteger aún más contra el calor, se podría agregar al escudo un disipador de calor o un material ablativo. [97] El disipador de calor eliminaría el calor mediante el flujo de aire dentro de la onda de choque, mientras que el escudo térmico ablativo eliminaría el calor mediante una evaporación controlada del material ablativo. [98] Después de pruebas sin tripulación, este último fue elegido para vuelos tripulados. [99] Aparte del diseño de la cápsula, se consideró un avión cohete similar al X-15 existente. [100] Este enfoque aún estaba demasiado lejos de poder realizar un vuelo espacial y, en consecuencia, se abandonó. [101] [n 10] El escudo térmico y la estabilidad de la nave espacial se probaron en túneles de viento, [42] y luego en vuelo. [105] El sistema de escape de lanzamiento se desarrolló mediante vuelos sin tripulación. [106] Durante un período de problemas con el desarrollo de los paracaídas de aterrizaje, se consideraron sistemas de aterrizaje alternativos como el ala del planeador Rogallo, pero finalmente se desecharon. [107]

Las naves espaciales se produjeron en McDonnell Aircraft, St. Louis, Missouri, en salas blancas y se probaron en cámaras de vacío en la planta de McDonnell. [108] La nave espacial tenía cerca de 600 subcontratistas, como Garrett AiResearch, que construyó el sistema de control ambiental de la nave espacial. [33] [61] El control de calidad final y los preparativos de la nave espacial se realizaron en Hangar S en Cabo Cañaveral. [109] [n 11] La NASA ordenó 20 naves espaciales de producción, numeradas del 1 al 20. [33] Cinco de las 20, Nos.10, 12, 15, 17 y 19, no volaron. [112] Las naves espaciales N ° 3 y N ° 4 fueron destruidas durante vuelos de prueba sin tripulación. [112] La nave espacial No. 11 se hundió y fue recuperada del fondo del Océano Atlántico después de 38 años. [112] [113] Algunas naves espaciales se modificaron después de la producción inicial (reacondicionadas después del aborto del lanzamiento, modificadas para misiones más largas, etc.). [n 12] La NASA y McDonnell también fabricaron varias naves espaciales estándar de Mercury (fabricadas con materiales que no son de vuelo o que carecen de sistemas de naves espaciales de producción). [116] Fueron diseñados y utilizados para probar los sistemas de recuperación de naves espaciales y la torre de escape. [117] McDonnell también construyó los simuladores de naves espaciales utilizados por los astronautas durante el entrenamiento. [118]

Shadowgraph de la onda de choque de reentrada simulada en un túnel de viento, 1957

Evolución del diseño de cápsulas, 1958-1959

Experimento con una nave espacial repetitiva, 1959

Caída de naves espaciales repetitivas en entrenamiento de aterrizaje y recuperación. Se realizaron 56 pruebas de calificación de este tipo junto con pruebas de pasos individuales del sistema. [119]

Iniciar prueba del sistema de escape Editar

Un vehículo de lanzamiento de 55 pies de largo (17 m) llamado Little Joe se utilizó para las pruebas sin tripulación del sistema de escape de lanzamiento, utilizando una cápsula Mercury con una torre de escape montada en ella. [120] [121] Su propósito principal era probar el sistema al máximo q, cuando las fuerzas aerodinámicas contra la nave alcanzaban su punto máximo, lo que dificultaba la separación del vehículo de lanzamiento y la nave espacial. [122] También fue el punto en el que el astronauta fue sometido a las vibraciones más pesadas. [123] El cohete Little Joe usaba propulsor de combustible sólido y fue diseñado originalmente en 1958 por NACA para vuelos suborbitales tripulados, pero fue rediseñado para el Proyecto Mercury para simular un lanzamiento Atlas-D. [106] Fue producido por North American Aviation. [120] No fue capaz de cambiar de dirección, sino que su vuelo dependió del ángulo desde el que fue lanzado. [124] Su altitud máxima era de 100 millas (160 km) a plena carga. [125] Se utilizó un vehículo de lanzamiento Scout para un único vuelo destinado a evaluar la red de seguimiento, sin embargo, falló y fue destruido desde el suelo poco después del lanzamiento. [126]

Vuelo suborbital Editar

El vehículo de lanzamiento Mercury-Redstone era un vehículo de lanzamiento de una sola etapa de 83 pies de altura (25 m) (con cápsula y sistema de escape) utilizado para vuelos suborbitales (balísticos). [127] Tenía un motor de combustible líquido que quemaba alcohol y oxígeno líquido produciendo alrededor de 75.000 libras-fuerza (330 kN) de empuje, que no era suficiente para misiones orbitales. [127] Era un descendiente del alemán V-2, [36] y se desarrolló para el ejército de los Estados Unidos a principios de la década de 1950. Se modificó para el Proyecto Mercurio quitando la ojiva y agregando un collar para soportar la nave espacial junto con material para amortiguar las vibraciones durante el lanzamiento. [128] Su motor de cohete fue producido por North American Aviation y su dirección podría ser alterada durante el vuelo por sus aletas. Trabajaron de dos maneras: dirigiendo el aire a su alrededor o dirigiendo el empuje por sus partes internas (o ambas al mismo tiempo). [36] Tanto los vehículos de lanzamiento Atlas-D como Redstone contenían un sistema de detección de aborto automático que les permitía abortar un lanzamiento activando el sistema de escape de lanzamiento si algo salía mal. [129] El cohete Júpiter, también desarrollado por el equipo de Von Braun en el Arsenal de Redstone en Huntsville, también se consideró para vuelos suborbitales intermedios de Mercurio a una velocidad y altitud más altas que Redstone, pero este plan se abandonó cuando resultó que el hombre- calificar a Júpiter para el programa Mercurio en realidad costaría más que volar un Atlas debido a la economía de escala. [130] [131] El único uso de Júpiter que no sea como sistema de misiles fue para el vehículo de lanzamiento Juno II de corta duración, y mantener un equipo completo de personal técnico solo para volar unas pocas cápsulas de Mercury resultaría en costos excesivamente altos. [ cita necesaria ]

Vuelo orbital Editar

Las misiones orbitales requirieron el uso del Atlas LV-3B, una versión clasificada para hombres del Atlas D que se desarrolló originalmente como el primer misil balístico intercontinental (ICBM) operacional de los Estados Unidos [132] por Convair para la Fuerza Aérea durante la mitad de la 1950. [133] El Atlas era un cohete de "una etapa y media" alimentado por queroseno y oxígeno líquido (LOX). [132] El cohete por sí solo tenía 67 pies (20 m) de altura, la altura total del vehículo espacial Atlas-Mercury en el momento del lanzamiento era de 95 pies (29 m). [134]

La primera etapa del Atlas era un faldón de refuerzo con dos motores que quemaban combustible líquido. [135] [n 13] Esto, junto con la segunda etapa del sustentador más grande, le dio suficiente energía para poner en órbita una nave espacial Mercury. [132] Ambas etapas se dispararon desde el despegue con el empuje del motor sustentador de la segunda etapa pasando a través de una abertura en la primera etapa. Después de la separación de la primera etapa, la etapa sostenedora continuó sola. El sustentador también dirigió el cohete mediante propulsores guiados por giroscopios. [136] Se agregaron cohetes vernier más pequeños en sus lados para un control preciso de las maniobras. [132]

Galería Editar

Little Joe reuniéndose en Wallops Island

Descarga Atlas en Cabo Cañaveral

Atlas, con la nave espacial montada, en la plataforma de lanzamiento en el Complejo de lanzamiento 14

La NASA anunció los siguientes siete astronautas, conocidos como Mercury Seven, el 9 de abril de 1959: [137] [138]

Nombre Rango Unidad Nació Murió
M. Scott Carpenter Teniente USN 1925 2013
L. Gordon Cooper Capitán USAF 1927 2004
John H. Glenn, Jr. Importante USMC 1921 2016
Virgil I. Grissom Capitán USAF 1926 1967
Walter M. Schirra, Jr. Teniente comandante USN 1923 2007
Alan B. Shepard, Jr. Teniente comandante USN 1923 1998
Donald K. Slayton Importante USAF 1924 1993

Alan Shepard se convirtió en el primer estadounidense en el espacio al realizar un vuelo suborbital el 5 de mayo de 1961. [139] Mercury-Redstone 3, el vuelo de Shepard de 15 minutos y 28 segundos del Libertad 7 La cápsula demostró la capacidad de resistir las altas fuerzas g del lanzamiento y la reentrada atmosférica. Shepard más tarde pasó a volar en el programa Apolo y se convirtió en el único astronauta de Mercurio en caminar sobre la Luna en el Apolo 14. [140] [141]

Gus Grissom se convirtió en el segundo estadounidense en el espacio en Mercury-Redstone 4 el 21 de julio de 1961. Después del amerizaje de Campana de la libertad 7, la escotilla lateral se abrió e hizo que la cápsula se hundiera, aunque Grissom pudo ser recuperado de manera segura. Su vuelo también le dio a la NASA la confianza para pasar a vuelos orbitales. Grissom participó en los programas Gemini y Apollo, pero murió en enero de 1967 durante una prueba previa al lanzamiento del Apollo 1. [142] [143]

John Glenn se convirtió en el primer estadounidense en orbitar la Tierra en Mercury-Atlas 6 20 de febrero de 1962. Durante el vuelo, la nave espacial Amistad 7 experimentó problemas con su sistema de control automático, pero Glenn pudo controlar manualmente la actitud de la nave espacial. Dejó la NASA en 1964, cuando llegó a la conclusión de que probablemente no sería seleccionado para ninguna misión Apolo y luego fue elegido para el Senado de los Estados Unidos, sirviendo de 1974 a 1999. Durante su mandato, regresó al espacio en 1998 como un especialista en carga útil a bordo del STS-95. [144] [145]

Scott Carpenter fue el segundo astronauta en órbita y voló en Mercury-Atlas 7 el 24 de mayo de 1962. El vuelo espacial fue esencialmente una repetición de Mercury-Atlas 6, pero se produjo un error de orientación durante el reingreso. Aurora 7 250 millas (400 km) fuera del rumbo, lo que retrasa la recuperación. Posteriormente, se unió al programa "Man in the Sea" de la Marina y es el único estadounidense en ser astronauta y acuanauta. [146] [147] El vuelo Mercury de Carpenter fue su único viaje al espacio.

Wally Schirra voló a bordo Sigma 7 en Mercury-Atlas 8 el 3 de octubre de 1962. El objetivo principal de la misión era mostrar el desarrollo de controles ambientales o sistemas de soporte vital que permitieran la seguridad en el espacio, siendo así un vuelo enfocado principalmente en la evaluación técnica, más que en la experimentación científica. La misión duró 9 horas y 13 minutos, estableciendo un nuevo récord de duración de vuelo en EE. UU. [148] En diciembre de 1965, Schirra voló en Gemini 6A, logrando el primer encuentro espacial con la nave espacial hermana Gemini 7. Tres años más tarde, comandó la primera misión Apolo tripulada, Apolo 7, convirtiéndose en el primer astronauta en volar tres veces y el única persona para volar en los programas Mercury, Gemini y Apollo.

Gordon Cooper realizó el último vuelo del Proyecto Mercury con Mercury-Atlas 9 el 15 de mayo de 1963. Su vuelo a bordo Fe 7 estableció otro récord de resistencia en los EE. UU. con una duración de vuelo de 34 horas y 19 minutos, y 22 órbitas completas. Esta misión marca la última vez que un estadounidense fue lanzado solo para llevar a cabo una misión orbital completamente en solitario. Cooper luego participó en el Proyecto Gemini, donde una vez más batió el récord de resistencia durante Gemini 5. [149] [150]

Deke Slayton fue castigado en 1962 debido a una afección cardíaca, pero permaneció con la NASA y fue nombrado gerente senior de la Oficina de Astronautas y más tarde, además, director asistente de Operaciones de Tripulación de Vuelo al comienzo del Proyecto Gemini. El 13 de marzo de 1972, después de que los médicos confirmaron que ya no tenía una enfermedad coronaria, Slayton volvió al estado de vuelo y al año siguiente fue asignado al Proyecto de prueba Apollo-Soyuz, que voló con éxito en 1975 con Slayton como piloto del módulo de acoplamiento. Después del ASTP, dirigió las Pruebas de Aproximación y Aterrizaje (ALT) y las Pruebas de Vuelo Orbital (OFT) del Programa del Transbordador Espacial antes de retirarse de la NASA en 1982.

Una de las tareas de los astronautas fue la publicidad, dieron entrevistas a la prensa y visitaron las instalaciones de fabricación del proyecto para hablar con quienes trabajaron en el Proyecto Mercury. [151] La prensa apreciaba especialmente a John Glenn, considerado el mejor orador de los siete. [152] Vendieron sus historias personales a Vida revista que los retrató como 'hombres de familia patriotas y temerosos de Dios'. [153] Vida también se le permitió estar en casa con las familias mientras los astronautas estaban en el espacio. [153] Durante el proyecto, Grissom, Carpenter, Cooper, Schirra y Slayton se quedaron con sus familias en o cerca de la Base de la Fuerza Aérea de Langley. Glenn vivía en la base y visitaba a su familia en Washington DC los fines de semana. Shepard vivía con su familia en la Naval Air Station Oceana en Virginia.

Aparte de Grissom, quien murió en el incendio del Apolo 1 de 1967, los otros seis sobrevivieron después de la jubilación [154] y murieron entre 1993 y 2016.

Asignaciones de astronautas de Mercury 7. Schirra tuvo la mayor cantidad de vuelos con tres Glenn, aunque fue el primero en dejar la NASA, tuvo el último con una misión de transbordador espacial en 1998. [155] Shepard fue el único en caminar sobre la Luna.

Selección y formación Editar

Antes del Proyecto Mercurio, no existía un protocolo para la selección de astronautas, por lo que la NASA sentaría un precedente de gran alcance tanto con su proceso de selección como con sus elecciones iniciales para los astronautas. A fines de 1958, varias ideas para el grupo de selección se discutieron en privado dentro del gobierno nacional y el programa espacial civil, y también entre el público en general. Inicialmente, surgió la idea de realizar una convocatoria pública generalizada a los voluntarios. A los buscadores de emociones fuertes como los escaladores de rocas y los acróbatas se les habría permitido postularse, pero esta idea fue rápidamente rechazada por los funcionarios de la NASA que entendieron que una empresa como el vuelo espacial requería personas con capacitación profesional y educación en ingeniería de vuelo. A fines de 1958, los funcionarios de la NASA decidieron seguir adelante con los pilotos de prueba como el corazón de su grupo de selección. [156] Ante la insistencia del presidente Eisenhower, el grupo se redujo aún más a pilotos de prueba militares en servicio activo, lo que estableció el número de candidatos en 508. [157] Estos candidatos eran pilotos de aviación naval (NAP) de la USN o USMC, o pilotos de la USAF de Calificación Senior o Comando. Estos aviadores tenían largos antecedentes militares, lo que les daría a los funcionarios de la NASA más información de fondo en la que basar sus decisiones. Además, estos aviadores eran expertos en volar los aviones más avanzados hasta la fecha, lo que les otorgaba las mejores calificaciones para el nuevo puesto de astronauta. [156] Durante este tiempo, a las mujeres se les prohibió volar en el ejército y, por lo tanto, no pudieron calificar con éxito como pilotos de prueba. Esto significaba que ninguna candidata podía ser considerada para el título de astronauta. El piloto civil de la NASA X-15, Neil Armstrong, también fue descalificado, aunque había sido seleccionado por la Fuerza Aérea de los EE. UU. En 1958 para su programa Man in Space Soonest, que fue reemplazado por Mercury. [158] Aunque Armstrong había sido un NAP con experiencia en combate durante la Guerra de Corea, dejó el servicio activo en 1952. [7] [n 14] Armstrong se convirtió en el primer astronauta civil de la NASA en 1962 cuando fue seleccionado para el segundo grupo de la NASA, [160 ] y se convirtió en el primer hombre en la Luna en 1969. [161]

Además, se estipuló que los candidatos deben tener entre 25 y 40 años, no medir más de 5 pies 11 pulgadas (1,80 m) y tener un título universitario en una materia STEM. [7] El requisito de título universitario excluyó al piloto X-1 de la USAF, el entonces teniente coronel (más tarde Brig Gen) Chuck Yeager, la primera persona en superar la velocidad del sonido. [162] Más tarde se convirtió en un crítico del proyecto, ridiculizando el programa espacial civil y etiquetando a los astronautas como "spam en una lata". [163] John Glenn tampoco tenía un título universitario, pero utilizó amigos influyentes para que el comité de selección lo aceptara. [164] El capitán de la USAF (más tarde el coronel) Joseph Kittinger, piloto de combate de la USAF y aeronáutico de la estratosfera, cumplió con todos los requisitos pero prefirió permanecer en su proyecto contemporáneo. [162] Otros candidatos potenciales declinaron porque no creían que los vuelos espaciales tripulados tuvieran un futuro más allá del Proyecto Mercurio. [162] [n 15] De los 508 originales, se seleccionaron 110 candidatos para una entrevista, y de las entrevistas, 32 fueron seleccionados para realizar más pruebas físicas y mentales. [166] Se examinó su salud, visión y audición, junto con su tolerancia al ruido, vibraciones, fuerzas G, aislamiento personal y calor. [167] [168] En una cámara especial, se les hizo una prueba para ver si podían realizar sus tareas en condiciones confusas. [167] Los candidatos tuvieron que responder más de 500 preguntas sobre ellos mismos y describir lo que vieron en diferentes imágenes. [167] El teniente de la Armada (más tarde capitán) Jim Lovell, que más tarde fue astronauta en los programas Gemini y Apollo, no pasó las pruebas físicas. [162] Después de estas pruebas, se pretendía reducir el grupo a seis astronautas, pero al final se decidió mantener siete. [169]

Los astronautas pasaron por un programa de entrenamiento que cubría algunos de los mismos ejercicios que se utilizaron en su selección. [41] Simularon los perfiles de fuerza g de lanzamiento y reentrada en una centrífuga en el Centro de Desarrollo Aéreo Naval, y se les enseñaron las técnicas especiales de respiración necesarias cuando se sometieron a más de 6 g. [170] El entrenamiento de ingravidez se llevó a cabo en aviones, primero en el asiento trasero de un caza biplaza y luego en el interior de aviones de carga convertidos y acolchados. [171] Practicaron cómo obtener el control de una nave espacial giratoria en una máquina en el Laboratorio de Propulsión de Vuelo de Lewis llamada Instalación de Inercia de Prueba de Giro Multi-Eje (MASTIF), usando un controlador de actitud que simula el de la nave espacial. [172] [173] Otra medida para encontrar la actitud correcta en órbita fue el entrenamiento de reconocimiento de estrellas y la Tierra en planetarios y simuladores. [174] Los procedimientos de comunicación y vuelo se practicaron en simuladores de vuelo, primero junto con una sola persona que los asistía y luego con el Centro de Control de Misión. [175] La recuperación se practicó en piscinas en Langley, y luego en el mar con hombres rana y tripulaciones de helicópteros. [176]


3. La misión de Glenn & # x2019 se retrasó varias veces, lo que generó preocupación y ansiedad.

Guenter Wendt, el líder de la plataforma original para los programas tripulados de la NASA y # x2019, provoca una sonrisa en Glenn después de un aplazamiento de la misión. (Crédito: NASA)

Originalmente programado para diciembre de 1961 y luego aplazado hasta el 13 de enero, los problemas con el nuevo cohete Atlas que serviría como plataforma de lanzamiento de la cápsula espacial y # x2019s causaron un retraso de dos semanas. El 27 de enero, con los equipos de televisión ya configurados para transmitir tanto desde el sitio de lanzamiento como desde la casa de Glenn & # x2019, donde su esposa, Annie, y sus hijos miraban ansiosos, las malas condiciones climáticas obligaron a otro aplazamiento. Cuando se canceló la misión, los periodistas, acompañados nada menos que por el vicepresidente Lyndon Johnson, intentaron acceder a la casa de Glenn & # x2019 con la esperanza de entrevistar a su esposa. Annie se negó a hablar con ellos, y cuando John se enteró de la presión ejercida sobre su esposa, la respaldó, lo que provocó un enfrentamiento con funcionarios del gobierno. El lanzamiento se retrasó una vez más el 30 de enero después de que se descubrió una fuga de combustible, seguida de otro retraso por clima. Finalmente, con todos los problemas mecánicos resueltos y pronosticado un buen tiempo, Glenn estuvo nuevamente atado a Friendship 7 temprano en la mañana del 20 de febrero de 1962.


Una descripción detallada del vuelo

Citado de Este nuevo océano: una historia del proyecto Mercury, por Loyd S. Swenson Jr., James M. Grimwood y Charles C. Alexander, Serie Histórica de la NASA, 1966 .:

Glenn se despertó una vez más a las 2:20 a.m. del 20 de febrero. Después de ducharse, se sentó a desayunar bistec, huevos revueltos, tostadas, jugo de naranja y café. A las 3:05, el cirujano de vuelo de los astronautas, William Douglas, le hizo un breve examen físico. Douglas, Glenn y su técnico de trajes, Joe W. Schmitt, eran solo tres de una multitud trabajando arduamente en la nublada mañana de febrero. En el registro de procedimientos del Centro de Control de Mercurio, el equipo de control de vuelo notó a las 3:40 que estaban "listos". El equipo realizó de inmediato una verificación de radar y, aunque las condiciones ionosféricas hicieron que los resultados fueran deficientes, los controladores creían que la situación mejoraría pronto. Así que pasaron a comprobar la telemetría de refuerzo y el sistema de intercomunicación por voz del Centro de control, que estaban en buen estado. Poco después, encontraron un enlace de comunicación defectuoso que se suponía que estaba obteniendo información sobre el sistema de oxígeno de la cápsula, pero en cuestión de minutos habían corregido el problema.

A las 4:27 a.m., Christopher Kraft, sentado frente a la consola de su director de vuelo, recibió la noticia de que la red de seguimiento global había sido revisada y estaba lista. En Hangar S, Douglas colocó los biosensores en Glenn y Joe Schmitt comenzó a ayudar al astronauta a ponerse su traje de presión de 20 libras. A las 5:01, el Mercury Control Center se enteró de que el astronauta estaba en la camioneta y se dirigía a la plataforma de lanzamiento. La camioneta avanzó lentamente y llegó a las 5:17, con 20 minutos de retraso. Pero el retraso fue de poca importancia, ya que a las 5:25 (T menos 120 minutos) había surgido un problema en el sistema de guía del propulsor. Dado que esto se produjo durante la parte de espera incorporada de 90 minutos de la cuenta regresiva para la actividad de inserción del astronauta, no era probable que la demora detuviera los procedimientos de preparación por mucho tiempo. Sin embargo, la instalación de una unidad de repuesto y los 45 minutos adicionales necesarios para su pago hicieron que se perdieran un total de 135 minutos.

Debido al clima nublado y al problema de orientación en el Atlas, Glenn se relajó cómodamente en la camioneta hasta las 5:58, cuando el cielo comenzó a aclararse.Las comprobaciones de validación de la cápsula y el refuerzo progresaban con normalidad cuando salió de la furgoneta, saludó a los espectadores y subió al ascensor del pórtico. A las 6:03, el equipo de operaciones anotó en su registro de procedimientos, el astronauta "puso un pie en la nave espacial". Una vez dentro de Friendship 7, Glenn notó que el sensor de respiración, un termistor conectado al micrófono del astronauta en la corriente de aire de su respiración, se había movido de donde se había fijado durante el vuelo simulado. Stanley C. White le señaló a Williams que solo se podía hacer una corrección abriendo el traje, una operación muy complicada en lo alto del pórtico. Entonces, los dos funcionarios decidieron ignorar el termistor deslizado, aunque se producirían datos defectuosos. White aconsejó a la gama que ignorara todas las transmisiones respiratorias.

Por fin, los técnicos comenzaron a atornillar la escotilla de la nave espacial, pero a las 7:10, con la cuenta regresiva en curso y la mayoría de los 70 pernos asegurados, se descubrió un perno roto. Aunque Grissom había volado en MR-4 con un cerrojo de la escotilla roto, Williams, sin correr riesgos esta vez, ordenó que lo retiraran y lo repararan. Quitar la escotilla y volver a doblar requeriría unos 40 minutos, por lo que el equipo de operaciones aprovechó esta oportunidad para realizar otra verificación del sistema de guía en Atlas 109-D. Evidentemente, Glenn mantuvo la compostura durante esta sujeción, con un pulso que oscilaba entre 60 y 80 latidos por minuto. Cuando se hubo asegurado un poco más de la mitad de los pernos, miró a través del periscopio y les comentó a Scott Carpenter y Alan Shepard en el Centro de Control: "Parece que el clima está mejorando".

Minutos más tarde se completó la instalación de la escotilla y se inició la purga de la cabina. Una verificación de la tasa de fuga de oxígeno en la cabina indicó 500 centímetros cúbicos por minuto, muy dentro de las especificaciones de diseño. A las 8:05, T menos 60 minutos, la cuenta regresiva continuó, pero después de 15 minutos se solicitó una espera para agregar aproximadamente 10 galones de propulsor a los tanques de refuerzo. Glenn había estado revisando afanosamente su lista de verificación de sistemas de cápsulas. A medida que continuaban las presas, ocupó su tiempo y alivió la presión en varios puntos de su cuerpo apretado tirando del dispositivo de ejercicio de cuerda elástica frente a su cabeza en la cápsula. La cuenta regresiva se reanudó mientras se bombeaba oxígeno líquido a bordo del Atlas, pero a T menos 22 minutos, 8:58, una válvula de salida de la bomba de combustible se atascó, lo que provocó otra retención.

En ese punto de la cuenta regresiva, alrededor de 100 millones de personas se unieron a Glenn, a las cuadrillas del fortín y del Centro de Control, y a los trabajadores que corrían y trepaban por el pórtico, que veían televisores en unos 40 millones de hogares en todo Estados Unidos. Innumerables personas se apiñaban alrededor de radios en sus hogares o lugares de trabajo y unos 50.000 "observadores de aves" se encontraban en las playas cercanas a Cabo Cañaveral, entrecerrando los ojos hacia el cohete erguido que relucía en la distancia. Algunos de los espectadores más cordiales y bronceados habían estado en el Cabo desde mediados de enero y habían organizado casas rodantes, con "alcaldes". El locutor de la misión Powers, conocido popularmente como "la voz de Mercury Control", que había estado en su puesto en el Centro de Control desde las 5 de la mañana, salió al aire para avisar al público que esperaba sobre el estado de la cuenta atrás y la Causa de la presente retención.

Con la válvula atascada despejada, el conteo se recuperó a las 9:25, pero llegó otro momento de suspenso 6 1/2 minutos antes de la hora del lanzamiento, cuando la estación de rastreo de Bermuda experimentó un corte de energía eléctrica. Aunque la avería fue breve, se necesitaron varios minutos más para estabilizar la computadora Bermuda.

A las 9:47, después de dos horas y 17 minutos de espera y tres horas y 44 minutos después de que Glenn entrara en su "oficina", Friendship 7 se puso en marcha en su viaje orbital. El Atlas, sostenido por su cola de fuego, se levantó de su plataforma, y ​​Powers hizo el anuncio de que este país había esperado tres largos años para escuchar: "¡Glenn informa que todos los sistemas de naves espaciales funcionan! ¡Mercury Control está listo!" Mientras Atlas 109-D se lanzaba hacia el espacio, el pulso de Glenn subió a 110, como se esperaba. El Atlas y sus sistemas de control telemedían señales de que estaban funcionando perfectamente.

Medio minuto después del despegue, el sistema de guía de General Electric-Burroughs se bloqueó en un transpondedor de radio en el amplificador para guiar el vehículo hasta que atravesó la "ventana" de inserción orbital. La vibración en el despegue apenas molestó a Glenn, pero cien segundos después en max-q informó: "Aquí hay un poco de baches". Después de que el cohete se hundió a través de la región max-q, el vuelo se suavizó y luego, dos minutos y 14 segundos después del lanzamiento, los motores de refuerzo fuera de borda se apagaron y se retiraron. Glenn vio una voluta de humo y pensó fugazmente que la torre de escape se había desprendido temprano, pero ese evento ocurrió exactamente a tiempo, 20 segundos después.

Cuando la torre se separó, la combinación de vehículos se inclinó aún más, lo que le dio a Glenn su primera vista del horizonte, que describió como "una hermosa vista, mirando hacia el este a través del Atlántico". La vibración aumentó a medida que el suministro de combustible arrojó la boquilla del motor sustentador y luego se detuvo abruptamente cuando el sustentador se apagó. El sustentador había acelerado la cápsula a una velocidad de solo siete pies por segundo por debajo de la nominal y había puesto al Atlas en una trayectoria orbital de solo .05 de grado bajo. Gozosamente, el equipo de operaciones anotó en el registro, "9: 52- - -Hemos atravesado las puertas". Glenn recibió la noticia de que podía hacer al menos siete órbitas con las condiciones orbitales que había alcanzado MA-6. Para las computadoras de Goddard en Maryland, las condiciones de inserción orbital parecían lo suficientemente buenas para casi 100 órbitas.

Aunque los cohetes posígrados soltaron la cápsula del propulsor en el instante correcto, la operación de amortiguación de velocidad de cinco segundos comenzó dos segundos y medio tarde. Este breve lapso provocó un error de giro inicial sustancial justo cuando la cápsula comenzaba a girar. El sistema de control de actitud manejó muy bien la desviación, pero pasaron unos 38 segundos antes de que Friendship 7 cayera en su actitud orbital adecuada. Turnaround gastó 5,4 libras de combustible de un suministro total de 60,4 libras (36 para control automático y 24,4 para control manual). A pesar de su lenta maniobra de posicionamiento automático, Glenn hizo sus controles de control con tanta facilidad que parecía, dijo, como si estuviera sentado en el entrenador de procedimientos. Como Voas le había pedido que hiciera, el astronauta miró por la ventana el tanque Atlas que se tambaleaba. Había salido a la vista exactamente como Ben F. McCreary de MSC había predicho que lo haría. Pudo ver el vehículo gastado girando de un lado a otro, y gritó estimaciones de las distancias entre los vehículos que se separaban: "Cien metros, doscientos metros". En un momento, la estimación de Glenn coincidió exactamente con la señal de telemetría. Siguió visualmente al sostenedor de forma intermitente durante unos ocho minutos.

Glenn, al notar el inicio de la ingravidez, se instaló en vuelo libre orbital con una velocidad de inercia de 17,544 millas por hora e informó que cero g era totalmente placentero. Aunque podía moverse bien y ver mucho a través de su ventana trapezoidal, quería ver aún más. "Supongo que me gustaría una cápsula de vidrio", bromeó más tarde. La ingravidez también lo ayudó cuando usó la cámara de mano. Cuando su atención se centró en un interruptor del panel o una lectura, simplemente dejó la cámara "ingrávida" suspendida y alcanzó el interruptor. Realizando obedientemente todos los movimientos de cabeza y cuerpo solicitados por Voas, no experimentó ninguna de las sensaciones reportadas por Gherman Titov. Si bien cualquier comparación entre Glenn y Titov podría declararse inválida ya que, según los informes, Titov sintió náuseas en su sexta órbita y Glenn voló solo tres órbitas, MA-6 al menos debía demostrar a la comunidad médica estadounidense que no hubo efectos fisiológicos adversos discernibles de más de cuatro horas de ingravidez.

La primera órbita de Friendship 7 comenzó a funcionar como un reloj con las Islas Canarias informando de todos los sistemas de cápsulas en perfecto estado de funcionamiento. Mirando la costa africana, y luego el interior sobre Kano, Nigeria, Glenn le dijo al equipo de la estación de rastreo que podía ver una tormenta de polvo. Los comunicadores de vuelo de Kano respondieron que los vientos habían sido bastante fuertes durante la última semana.

Glenn, que completaba las comprobaciones de los sistemas de la nave espacial en Canarias, había comentado que se estaba retrasando un poco en su agenda, pero que todos los sistemas aún estaban "funcionando". Luego, sobre Kano, había comenzado su propio primer ajuste importante de guiñada, lo que implicaba un giro completo de la cápsula hasta que estuvo frente a su trayectoria de vuelo. Glenn notó que los indicadores de actitud no estaban de acuerdo con lo que podía ver que eran las verdaderas actitudes de las naves espaciales. A pesar de las lecturas incorrectas del panel, estaba contento de estar mirando en la dirección en la que se dirigía su nave espacial.

Sobre el Océano Índico en su primera órbita, Glenn se convirtió en el primer estadounidense en presenciar la puesta de sol desde más de 100 millas. Asombrado, pero sin inclinaciones poéticas, el astronauta describió el momento del crepúsculo simplemente como "hermoso". El cielo espacial era muy negro, dijo, con una delgada banda azul a lo largo del horizonte. Podía ver los estratos de nubes debajo, pero las nubes a su vez le impedían ver una bengala de mortero disparada por el barco de rastreo del Océano Índico. Glenn describió la notable puesta de sol: & # 160 el sol se puso rápido pero no tan rápido como había esperado durante cinco o seis minutos, hubo una reducción lenta pero continua en la intensidad de la luz y capas de color naranja y azul brillantes que se extendieron de 45 a 60 grados. a cada lado del sol, disminuyendo gradualmente hacia el horizonte.

En el lado nocturno de la Tierra, acercándose a la costa australiana, Glenn hizo sus observaciones planificadas de estrellas, clima y puntos de referencia. No pudo ver el fenómeno de la tenue luz de los cielos llamado luz zodiacal, pensó que sus ojos no habían tenido tiempo suficiente para adaptarse a la oscuridad. Dentro del alcance de la radio de voz de la estación de rastreo de Muchea, Australia, Glenn y Gordon Cooper comenzaron una larga conversación entre el espacio y la Tierra. El astronauta informó que se sentía bien, que no tenía problemas y que podía ver una luz muy brillante y lo que parecía ser el contorno de una ciudad. Cooper respondió que probablemente vio las luces de Perth y Rockingham. Glenn también dijo que podía ver estrellas mientras miraba hacia el horizonte "real", a diferencia de la capa de neblina que estimó que estaba a unos siete u ocho grados sobre el horizonte en el lado nocturno, y nubes que reflejaban la luz de la luna. "Seguro que fue un día corto", le dijo emocionado a Cooper. "Ese fue el día más corto con el que me he encontrado".

Avanzando sobre el Pacífico sobre la isla de Canton, Glenn experimentó una noche aún más corta de 45 minutos y preparó su periscopio para ver su primer amanecer en órbita. Cuando amaneció sobre la isla, vio literalmente miles de "pequeñas motas, manchas brillantes, flotando fuera de la cápsula". La primera impresión de Glenn fue que la nave espacial se estaba cayendo o que estaba mirando un campo de estrellas, pero una rápida mirada por la ventana de la cápsula corrigió esta ilusión momentánea. Definitivamente pensó que las "luciérnagas" luminiscentes, como él llamó a las motas, pasaban por delante de su nave espacial. Parecían fluir pausadamente, pero no se originaban en ninguna parte de la cápsula. Mientras Friendship 7 aceleraba sobre la extensión del Pacífico hacia la luz del sol más brillante, las "luciérnagas" desaparecieron.

El circuito global avanzaba sin mayores problemas y Glenn aún disfrutaba de su prolongado encuentro con cero g. Se topó con una molesta interferencia en su radio HF de banda ancha cuando intentó hablar con el sitio hawaiano en Kauai. Un avión del Pacific Missile Range intentó sin éxito localizar la fuente de ruido. Aparte del misterio de las "luciérnagas" y la interferencia intermitente de HF, la misión iba bien, con el sistema de control de actitud de la cápsula funcionando perfectamente.

Luego, la estación de rastreo en Guaymas, México, informó al centro de control en Florida que un jet de reacción de guiñada le estaba dando a Glenn un problema de control de actitud que, como recordó más tarde, "se quedaría conmigo por el resto del vuelo". Esta fue una noticia desalentadora para aquellos en el equipo de operaciones, quienes recordaron que una válvula de combustible atascada descubierta durante el segundo paso orbital del chimpancé Enos había causado la terminación anticipada de MA-5. Si Glenn pudiera superar este problema de control, confirmaría la afirmación de Williams y otros de que el hombre era un elemento esencial en el circuito. Si los análisis de las tareas fallidas de los psicólogos fueran correctos, la flexibilidad del hombre debería demostrar ahora la forma de aumentar la fiabilidad de la máquina.

Glenn notó por primera vez el problema de control cuando el sistema automático de estabilización y control permitió que la nave espacial se desviara aproximadamente un grado y medio por segundo hacia la derecha, como un automóvil con las ruedas delanteras muy desalineadas. Esta deriva inició una señal en el sistema que requería un empuje de medio kilo a la izquierda, pero no hubo respuesta de frecuencia. Glenn cambió de inmediato a su modo de control manual proporcional y facilitó el regreso de Friendship 7 a la posición orbital. Luego, cambiando de un modo a otro, buscó determinar cómo mantener la posición de actitud correcta con el menor costo de combustible. Informó que el fly-by-wire parecía más efectivo y económico. Mercury Control Center recomendó que se quedara con este sistema de control. Después de unos 20 minutos, el propulsor que funcionaba mal misteriosamente comenzó a funcionar de nuevo y, con la excepción de algunas respuestas débiles, parecía estar funcionando bien cuando Glenn llegó a Texas. Sin embargo, después de solo un minuto de vuelo automático, el propulsor de giro a la derecha opuesto dejó de funcionar. Cuando pruebas similares y esperas no restauraron el jet de desvío a la derecha, Glenn se dio cuenta de que tendría que vivir con el problema y convertirse en un piloto a tiempo completo responsable de su propio bienestar.

Para el equipo de operaciones en el Cabo y para las tripulaciones en los sitios de rastreo, Glenn parecía estar lidiando bien con su problema de control de actitud, a pesar de que tuvo que omitir muchas de sus asignaciones de observación. Pero un problema aún más serio molestó a los monitores de Cape cuando Friendship 7 se movió sobre ellos. Un ingeniero de la consola de control de telemetría, William Saunders, señaló que el "segmento 51", un instrumento que proporciona datos sobre el sistema de aterrizaje de la nave espacial, presenta una lectura extraña. Según la señal, el escudo térmico de la nave espacial y la bolsa de aterrizaje comprimida ya no estaban bloqueados en su posición. Si este fuera realmente el caso, el escudo térmico tan importante se sostenía en la cápsula solo por las correas del retropaquete. Casi de inmediato, el Centro de Control de Mercury ordenó a todos los sitios de rastreo que monitorearan de cerca el segmento de instrumentación y, en sus conversaciones con el piloto, mencionar que el interruptor de despliegue de la bolsa de aterrizaje debería estar en la posición de "apagado". Aunque Glenn no se dio cuenta de inmediato de su peligro potencial, comenzó a sospechar cuando un sitio tras otro le pidió consecutivamente que se asegurara de que el interruptor de despliegue estuviera apagado. Mientras tanto, el equipo de operaciones tuvo que decidir cómo hacer que la cápsula y el astronauta regresaran a la atmósfera con un escudo térmico suelto. Después de acurrucarse durante varios minutos, decidieron que, después del retroceso, el retropaquete gastado debería conservarse para mantener el escudo seguro durante la reentrada. William M. Bland, Jr., en el centro de control, se apresuró a telefonear a Maxime A. Faget, el diseñador jefe de la nave espacial Mercury, en Houston, para preguntarle si había alguna consideración especial que necesitaran saber o observar. Faget respondió que todo debería estar bien, siempre que dispararan todos los retrocohetes. Si no lo hicieran, el retropack tendría que desecharse, porque cualquier propulsor sólido no quemado se encendería durante la reentrada. [430] El equipo de operaciones concluyó que retener el retropaquete era la única forma posible de mantener el escudo en su lugar y proteger a Glenn durante la primera parte de su regreso a la densa atmósfera. Los hombres de Mercury Control se dieron cuenta de que el retropaquete metálico se consumiría, pero sintieron que para cuando lo hiciera, las presiones aerodinámicas serían lo suficientemente fuertes como para mantener el escudo en su lugar. Una vez tomada la decisión, los miembros del equipo de operaciones combatieron una inquietud punzante durante el resto del vuelo.42 Esta inquietud se transmitió a la audiencia de radio y televisión antes del retroceso real.

Mientras tanto, Friendship 7 estaba saltando el Atlántico en su segundo paso orbital, y Glenn estaba ocupado manteniendo la actitud correcta de su cápsula y tratando de cumplir con la mayor cantidad posible de tareas del plan de vuelo. Le había dicho a Virgil Grissom en Bermuda que la prueba oculógira, que implica seguir visualmente un punto de luz, acababa de completarse. Cerca de las Islas Canarias, el sol, que entraba por la ventana, hizo que Glenn se calentara un poco, pero se negó a ajustar el control del refrigerante del agua en el circuito de su traje. Esta vez observó que evidentemente las "luciérnagas" fuera de la nave espacial no tenían conexión con el gas de los chorros de control de reacción. Glenn colocó hábilmente su nave para tomar algunas fotografías de las masas de nubes y la Tierra girando debajo de él. Mientras meditaba sobre un pequeño rayo flotando dentro de la cápsula, los sitios de Kano y Zanzíbar que monitoreaban la cápsula notaron repentinamente una caída del 12 por ciento en el suministro secundario de oxígeno.

Mientras tanto, el barco de rastreo del Océano Índico se estaba preparando para el segundo experimento de observación. Preparado para el mal tiempo, el equipo de apoyo de Mercury decidió que soltar globos para que Glenn intentara verlo estaba fuera de discusión y en su lugar dispararon bengalas de paracaídas con proyectiles de estrellas. Glenn, sin embargo, solo pudo observar relámpagos en las nubes de tormenta de abajo.

Sobre el Océano Índico, Glenn finalmente decidió ajustar el flujo de agua refrigerante en el circuito del traje para mejorar una condición que describió como "confortablemente cálida". Cuando estuvo en Woomera, Australia, la señal luminosa de advertencia de exceso de agua en la cabina le indicó que el nivel de humedad estaba aumentando. A partir de entonces, durante el resto del vuelo, tuvo que equilibrar cuidadosamente el enfriamiento de su traje con la humedad de la cabina, pero la temperatura dentro de su traje nunca fue más que moderadamente incómoda. Otra luz de advertencia apareció sobre Australia, lo que indica que el suministro de combustible de peróxido de hidrógeno para el sistema automático se redujo al 62 por ciento. Mercury Control Center recomendó dejar que la cápsula se desplazara en órbita para ahorrar combustible. Glenn también se quejó de que el escáner de horizonte de rollo no parecía estar funcionando demasiado bien en el lado nocturno de la Tierra y que le resultaba difícil obtener una referencia visual para comprobar la situación. Para obtener una mejor vista del horizonte de la Tierra, inclinó la nave espacial ligeramente hacia abajo, lo que ayudó a algunos.

Durante el resto de la segunda órbita y durante el tercer paso, Friendship 7 no encontró nuevos problemas.Glenn continuó controlando su actitud sin permitir demasiada deriva y, en consecuencia, consumió considerablemente más combustible del que habría usado el sistema automático si el sistema de control hubiera estado funcionando normalmente. Había usado seis libras del tanque automático y 11.8 libras del manual en la segunda órbita, o casi el 30 por ciento de su suministro total. Si bien tuvo que prestar mucha atención al sistema de control para mantener el gasto de combustible lo más bajo posible, aún tenía oportunidades para hacer observaciones, fotografiar la constelación de Orión y ejecutar una tercera maniobra de guiñada de 180 grados.

En el último circuito orbital de Friendship 7, la nave de rastreo del Océano Índico renunció a la liberación de objetos para que la cobertura de nubes de observación piloto todavía fuera demasiado espesa. Todavía había tiempo suficiente para bromear un poco entre Cooper, en Muchea y Glenn. El piloto solicitó formalmente al comunicador "de abajo" que le dijera al general David Shoup, comandante de la Infantería de Marina, que tres órbitas deberían ser suficientes para su requisito mínimo mensual de cuatro horas de vuelo. Glenn pidió que lo certificaran como elegible para el incremento de pago de su vuelo regular.

Ahora que Friendship 7 estaba a la mitad de su última órbita, Williams y Kraft decidieron intentar una vez más averiguar todo lo que pudieran sobre el escudo térmico antes de que Glenn y su nave atravesaran la abrasadora zona de reentrada. Por orden de Kraft, el sitio de rastreo de Hawai le dijo a Glenn que colocara el interruptor de despliegue de la bolsa de aterrizaje en la posición automática. Luego, si se encendía una luz, debería entrar con el retropack en su lugar. Combinando esto con consultas anteriores sobre este cambio, Glenn dedujo a fondo su situación. Realizó la prueba, informó que no apareció ninguna luz y agregó que no podía escuchar ruidos sueltos cuando cambiaba la actitud de la nave espacial. Los líderes del equipo de tierra discreparon con respecto al mejor procedimiento posible a seguir: los monitores de los sistemas de cápsulas en el Centro de Control pensaron que el retropaquete debería desecharse, mientras que el equipo de reducción de datos instó a retenerlo. Esto dejó la decisión final a Kraft y Williams. Sopesaron la información que habían recibido y decidieron que sería más seguro quedarse con el retropack. Walter Schirra, el comunicador de California, pasó la orden a Glenn de retener el retropaquete hasta que estuviera sobre la estación de rastreo de Texas.

Mientras tanto, Glenn se estaba preparando para el reingreso. Mantener encendido el paquete del retrocohete significaba que tenía que retraer el periscopio manualmente y activar la secuencia .05-g presionando el interruptor de anulación. Luego, mientras se acercaba a la costa de California, un poco más de cuatro horas y 33 minutos después del lanzamiento, la nave espacial asumió su alineación crítica de actitud de retroceso y se disparó el primer retrocohete. "Vaya, siento que me voy a la mitad del camino de regreso a Hawai", informó Glenn. Segundos después, en ordenada sucesión, los dos cohetes restantes ejecutaron el proceso de frenado. Los controles de actitud mantuvieron la posición de la nave espacial exactamente a lo largo de la secuencia de retroceso aproximadamente seis minutos después de que se disparara el primer retrocohete, Glenn inclinó cuidadosamente el extremo cónico de la nave espacial hasta la posición correcta de inclinación negativa de 14 grados para su caída hacia abajo a través de la atmósfera.

Ahora llegó uno de los momentos más dramáticos y críticos de todo el Proyecto Mercurio. En el Centro de Control de Mercury, en las estaciones de rastreo y en los barcos de recuperación que recorrían el globo, ingenieros, técnicos, médicos, personal de recuperación y compañeros astronautas estaban nerviosos, miraban sus consolas y escuchaban los circuitos de comunicaciones. ¿Fue correcta la lectura del segmento 51 en la bolsa de aterrizaje y el escudo térmico? Si es así, ¿las correas del retropack mantendrían el protector térmico en su lugar el tiempo suficiente durante el reingreso? E incluso si lo hicieran, ¿fue la protección térmica diseñada y desarrollada en la nave espacial Mercury realmente adecuada? ¿Terminaría esto, el primer vuelo orbital tripulado de Estados Unidos, con la incineración del astronauta? Todo el equipo de Mercury se sintió a prueba y esperó su veredicto.

Glenn y Friendship 7 desaceleraron durante su largo vuelo de reentrada sobre los Estados Unidos continentales hacia el esperado amerizaje en el Atlántico. La estación de Corpus Christi le dijo a Glenn que se quedara con el retropack hasta que el medidor de g que tenía delante marcara 1,5. Muy ocupado con sus problemas de control, Glenn informó por el Cabo que había estado manejando la cápsula manualmente y que usaría el modo de control de vuelo por cable como respaldo. Mercury Control luego le dio la marca de .05-g, y el piloto presionó el botón de anulación, diciendo más tarde que parecía estar en los márgenes del campo g antes de presionar. Casi de inmediato, Glenn escuchó ruidos que sonaban como "pequeñas cosas que rozan la cápsula". "Esa es una verdadera bola de fuego afuera", dijo por radio al Cabo, con un rastro de ansiedad tal vez evidente en su tono. Luego, una correa del retropaquete se giró y revoloteó sobre la ventana, y vio humo mientras todo el aparato se consumía. Aunque su sistema de control parecía mantenerse bien, su suministro de combustible manual se redujo al 15 por ciento, y el pico de desaceleración aún está por llegar. Así que cambió a fly-by-wire y al suministro automático del tanque.

Friendship 7 llegó ahora al punto más terrible y fatídico de su viaje. El terrible calor de fricción de la reentrada envolvió la cápsula, y Glenn experimentó el peor estrés emocional del vuelo. "Pensé que el retropack se había deshecho y vi pedazos saliendo y volando por la ventana", dijo más tarde. Temía que los trozos fueran piezas de su protección de ablación, que el escudo térmico se estuviera desintegrando, pero sabía que no ganaría nada si dejaba de trabajar.

Poco después de pasar la región del pico g, la nave espacial comenzó a oscilar tan severamente que Glenn no pudo controlarla manualmente. La amistad 7 pasó mucho más allá de los 10 grados "tolerables" a ambos lados del punto de cero grados. "Me sentí como una hoja que cae", recuerda Glenn. Así que puso en marcha el sistema de amortiguación auxiliar, que ayudó a estabilizar las grandes velocidades de guiñada y balanceo a un nivel más cómodo. Sin embargo, el combustible de los tanques automáticos se estaba agotando. Obviamente, el escudo térmico se había quedado en su lugar. Glenn todavía estaba vivo. Pero ahora se preguntaba si su cápsula se mantendría estable hasta una altitud a la que el paracaídas de caída pudiera desplegarse de forma segura.

Los temores del piloto resultaron reales cuando ambos suministros de combustible se agotaron. El combustible automático se agotó a los 111 segundos y el combustible manual se agotó a los 51 segundos, antes del despliegue del drogue. Las oscilaciones se reanudaron rápidamente y, a unos 35.000 pies, Glenn decidió que era mejor intentar desplegar la lanzadera manualmente para que la nave no se volteara hacia una posición de antena hacia abajo en lugar de una posición de escudo térmico hacia abajo. Pero justo cuando levantó la mano hacia el interruptor, la lanzadera se disparó automáticamente a 28.000 pies en lugar de los 21.000 nominales. De repente, la nave espacial se enderezó y, como informó Glenn, "todo estaba en buen estado".

Todos los sistemas de Friendship 7 funcionaron con precisión durante el resto del vuelo. A unos 17.000 pies, el periscopio se abrió de nuevo para el uso del piloto. Glenn, en cambio, miró por la ventana, pero estaba cubierta de tanto humo y película que podía ver muy poco. La nave espacial estabilizó en su descenso la sección de la antena arrojada y Glenn, con inmenso alivio, observó la rampa principal salir, arrecife y florecer. El centro de control de Florida le recordó a Glenn que desplegara la bolsa de aterrizaje. Pulsó el interruptor, vio la confirmación de la luz verde y sintió un reconfortante "clunk" cuando el escudo y la bolsa de impacto cayeron a su posición cuatro pies debajo de la cápsula. Glenn vio cómo el océano se acercaba a su encuentro y se preparó cuando la brecha se cerró. Sacudido por un impacto que fue más tranquilizador que sorprendente, se balanceó en el agua, verificó su integridad hermética y transmitió su alegría de que una misión MA-6 exitosa parecía asegurada.

Friendship 7 se había adentrado en el Atlántico a unas 40 millas por debajo del área pronosticada, ya que los cálculos de retroceso no habían tenido en cuenta la pérdida de peso de la nave espacial en consumibles. El Noa, un destructor con nombre en código Steelhead, había visto la nave espacial durante su descenso. Desde una distancia de unas seis millas, el destructor comunicó por radio a Glenn que podría llegar a él en breve. Diecisiete minutos después, el Noa navegó junto a un marinero que despejó inteligentemente la antena de la nave espacial y el contramaestre David Bell ató hábilmente una línea de pescante para recogerlo. Durante el levantamiento, la nave espacial chocó sólidamente contra el costado del destructor. Una vez que Friendship 7 se bajó a la plataforma del colchón, Glenn comenzó a quitar los paneles, con la intención de dejar la cápsula a través de la escotilla superior. Pero hacía demasiado calor y la operación era demasiado lenta para el ya largo día. Así que le dijo a la tripulación del barco que se mantuviera alejada, quitó con cuidado el detonador de la escotilla y golpeó el émbolo con el dorso de la mano. El émbolo retrocedió, cortando ligeramente los nudillos de Glenn a través de su guante y causándole la única herida que recibió durante toda la misión. Un fuerte informe indicó que la escotilla estaba cerrada. Manos ansiosas sacaron al astronauta sonriente, cuyas primeras palabras fueron "Hacía calor allí".

El teniente comandante Robert Mulin de la Armada y el capitán Gene McIver del Ejército, médicos asignados al equipo de recuperación de Mercury, describieron a Glenn como acalorado, sudando profusamente y fatigado. Estaba lúcido pero no locuaz, sediento pero no hambriento. Después de beber un vaso de agua y ducharse, se volvió más hablador. Cuando se le preguntó si sintió algún "malestar estomacal", ya sea durante el vuelo o mientras estuvo holgazaneando los 17 minutos en la nave espacial flotante esperando ser recogido, Glenn admitió solo algo de "conciencia estomacal", comenzando después de que estuvo en el agua. Pero no hubo náuseas, y los médicos examinadores se aseguraron de que el estado de Glenn era causado por el calor, la humedad y algo de deshidratación. Había perdido cinco libras, cinco onzas de su peso antes del vuelo de 171 libras, siete onzas. Había consumido el equivalente a solo 94 centímetros cúbicos de agua, en forma de puré de manzana, durante el vuelo, mientras que su producción de orina era de 800 centímetros cúbicos. También había transpirado profusamente mientras esperaba que lo recogieran.

La temperatura de Glenn una hora después del aterrizaje era de 99,2 grados, o solo un grado más alta que la lectura previa al vuelo, y para la medianoche registró una temperatura normal. Su presión arterial registró solo una fracción más alta que las lecturas previas al vuelo. El estado de su corazón y pulmones era normal antes y después de la misión, y no había nada inusual en su piel excepto las abrasiones superficiales en los nudillos, causadas por la apertura de la escotilla. Para cuando el presidente Kennedy llamó por radio teléfono a Glenn a bordo del Noa para felicitar personalmente a Glenn, el "viaje maravilloso, casi increíble" había terminado, Glenn estaba sano y salvo y 100 millones de televidentes estadounidenses habían cesado felizmente su vigilia.

Después de grabar en cinta un "auto-interrogatorio" a bordo del Noa, Glenn fue trasladado al portaaviones Randolph, donde se le hizo una radiografía de tórax, se realizó un electrocardiograma y se inició la fase inicial del interrogatorio técnico. Desde allí, el astronauta fue transportado a Grand Turk Island, donde comenzó un examen físico mucho más completo alrededor de las 9:30 p.m., bajo la dirección de Carmault B. Jackson, asistente del cirujano de vuelo Douglas. El 20 de febrero de 1962 resultó ser "un largo día en la oficina" para Glenn. Después de exhaustivas pruebas y observaciones, los médicos que lo atendieron no pudieron encontrar efectos adversos en la triple circunnavegación de Glenn en el espacio. Las sesiones informativas técnicas continuaron durante dos días en la isla y luego se trasladaron al Cabo para la sesión de otro día.

El análisis posterior al vuelo del uso de Glenn del controlador de mano de tres ejes durante la reentrada mostró que aproximadamente la mitad de los pulsos de empuje que inició se oponían a la dirección del movimiento de la nave espacial, como se suponía que debían hacerlo. Pero la otra mitad de los movimientos del controlador de mano reforzó los movimientos oscilantes o no tuvo un efecto amortiguador neto. El tema del "error inducido por el piloto" fue recogido por algunos periodistas y reportado como una controversia más que como un problema.

Ahora que los objetivos principales del Proyecto Mercury se habían logrado por fin con gran estilo, el impulso por la perfección en el rendimiento, tan indispensable para los vuelos espaciales tripulados, aún no disminuía.


Línea de tiempo y parámetros [editar | editar fuente]

Lanzamiento [editar | editar fuente]

Intento Planeado (UTC) Resultado Giro de vuelta Razón Punto de decisión Notas
1 27 de enero de 1962, 12:00:00 am fregado clima T-menos 29 minutos Condiciones meteorológicas & # 915 & # 93
2 30 de enero de 1962, 12:00:00 am fregado 3 días, 0 horas, 0 minutos técnico Fuga en el tanque de combustible en el vehículo de lanzamiento Atlas descubierta durante el repostaje & # 915 & # 93
3 14 de febrero de 1962, 12:00:00 am fregado 15 días, 0 horas, 0 minutos clima "Condiciones climáticas desfavorables" & # 915 & # 93
4 20 de febrero de 1962, 2:47:39 pm éxito 6 días, 14 horas, 48 ​​minutos La cuenta regresiva comenzó a las 2:45 am hora local

Vuelo [editar | editar fuente]

Hora (hh: mm: ss) Evento Descripción
00:00:00 Despegar Mercury-Atlas despega, se pone en marcha el reloj de a bordo.
00:00:02 Programa de rollo Mercury-Atlas gira a lo largo de su eje 2,5 grados / s de 30 a 0 grados.
00:00:16 Programa de lanzamiento Mercury-Atlas comienza un paso de 0.5 grados / s de 90 a 0 grados.
00:00:30 Bloqueo de guía por radio El sistema de guía de General Electric-Burroughs se bloquea en el transpondedor de radio en el amplificador Atlas para guiar el vehículo hasta la inserción en órbita.
00:01:24 Max Q Presión dinámica máxima 980 & # 160 lbf / ft² (6,75 MPa)
00:02:10 BECO Corte del motor de refuerzo Atlas. Los motores de refuerzo se apagan.
00:02:33 Torre Jettison Escape Tower Jettison, ya no es necesario.
00:02:25 Atlas Pitchover Después de la separación de la torre, el vehículo se inclina aún más.
00:05:20 SECO Atlas Sustainer Engine Cutoff, cápsula alcanza la órbita, velocidad 17,547 & # 160 mph (7,844 & # 160 m / s)
00:05:24 Separación de cápsulas Los cohetes posígrados se disparan durante 1 s, lo que da una separación de 15 y 160 pies / s (4,57 y 160 m / s).
00:05:25 Amortiguación de velocidad de 5 segundos ASCS amortigua las velocidades de las cápsulas durante 5 segundos en preparación para la maniobra de cambio.
00:05:25 Maniobra de cambio El sistema de cápsula (ASCS) hace que la cápsula gire 180 grados para mantener la posición hacia adelante del escudo térmico. La nariz está inclinada hacia abajo 34 grados a la posición de retroceso.
00:05:30 - 04:30:00 Operaciones orbitales Operaciones y experimentos orbitales para 3 órbitas.
04:30:00 Inicio de secuencia retro Reacondicionamiento en 30 s. (ASCS) comprueba la actitud de retroceso adecuada -34 grados de inclinación, 0 grados de guiñada, 0 grados de balanceo.
04:30:30 Retrofire Se disparan tres cohetes retro durante 10 segundos cada uno. Se inician a intervalos de 5 segundos, disparando superposiciones durante un total de 20 s. El Delta V de 550 y 160 pies / s (168 y 160 m / s) se quita de la velocidad de avance.
04:35:45 Retraer el periscopio El periscopio se retrae en preparación para el reingreso.
04:36:15 Paquete retro Jettison Un minuto después de que se desecha el paquete retro retrofire, dejando el escudo térmico limpio. (Fue anulado en la misión).
04:36:20 Maniobra de actitud retro (ASCS) orienta la cápsula en 34 grados de inclinación hacia abajo, 0 grados de balanceo, 0 grados de guiñada.
04:42:15 .05 G Maniobra (ASCS) detecta el comienzo de la reentrada y rueda la cápsula a 10 grados / s para estabilizar la cápsula durante la reentrada.
04:49:38 Despliegue de paracaídas drogue Paracaídas de caída desplegado a 22.000 & # 160 pies (6,7 & # 160 km) que ralentiza el descenso a 365 & # 160 pies / s (111 & # 160 m / s) y estabiliza la cápsula.
04:49:45 Despliegue de snorkel El esnórquel de aire fresco se despliega a 20.000 y 160 pies (6 y 160 km). ECS cambia a la tasa de oxígeno de emergencia para enfriar la cabina.
04:50:15 Despliegue del paracaídas principal El paracaídas principal se despliega a 10,000 y # 160 pies (3 y # 160 km). La velocidad de descenso se reduce a 30 y # 160 pies / s (9 y # 160 m / s)
04:50:20 Despliegue de la bolsa de aterrizaje La bolsa de aterrizaje se despliega, dejando caer el escudo térmico 4 & # 160 pies (1,2 m).
04:50:20 Descarga de combustible El combustible de peróxido de hidrógeno restante se descarga automáticamente.
04:55:30 Amerizaje La cápsula aterriza en el agua a unas 500 y 160 millas (800 y 160 km) más abajo del sitio de lanzamiento.
04:55:30 Despliegue de ayudas de rescate Paquete de ayuda de rescate desplegado. El paquete incluye marcador de tinte verde, radiobaliza de recuperación y antena de látigo.

Parámetros [editar | editar fuente]

Reproducir medios

Documental de la NASA con Glenn sobre Friendship 7, 2012


El astronauta John Glenn y la misión Friendship 7

John Glenn entró en órbita el 20 de febrero de 1962, como parte de una carrera espacial entre Estados Unidos y la Unión Soviética en la que los estadounidenses estaban rezagados. La finalización con éxito de la misión de Glenn (orbitó la Tierra tres veces) hizo mucho para restaurar el prestigio estadounidense en todo el mundo.

20 de febrero de 1962

Envuelto en un voluminoso traje presurizado, atado a un asiento y metido en una pequeña cápsula, Glenn arriesgó su vida mientras viajaba a 27.000 kilómetros por hora a 160 kilómetros sobre la Tierra. Con gran habilidad, coraje y gracia, Glenn pilotó la nave espacial manualmente cuando falló la función de piloto automático, y Mission Control se preguntó si el escudo térmico que salva vidas de la cápsula aguantaría mientras volvía a entrar en la atmósfera. Glenn regresó a la Tierra después de 5 horas, sin sufrir ninguna lesión más grave que los nudillos raspados, sufrida mientras se preparaba para salir de la cápsula después de un aterrizaje seguro.

Después de que Glenn comenzara su segunda órbita, Mission Control recibió una señal de que el escudo térmico, diseñado para evitar que la cápsula se quemara durante la reentrada, estaba suelto. Aunque podría haber sido una señal defectuosa, Mission Control no se arriesgó. Normalmente, el paquete de retropaquete se desecharía después de que se dispararan los cohetes para reducir la velocidad de la cápsula y volver a entrar. En este caso, sin embargo, se le ordenó a Glenn retener el retropack para mantener el escudo térmico en su lugar.

Estas páginas de la transcripción oficial del vuelo espacial de Glenn en 1962 documentan el reingreso. Mientras luchaba por mantener el control de la nave espacial, Glenn observó cómo enormes trozos volaban más allá de la ventana y se preguntó si era el retropaquete o el escudo térmico que se rompía. El escudo térmico aguantó. Si no hubiera sido así, Glenn y su cápsula habrían sido incinerados.

Seleccionar recursos

El astronauta John Glenn fotografiado en el espacio viajando a 17,500 mph, 20 de febrero de 1962 Registros de la Administración de Archivos y Registros Nacionales de la Agencia de Información de los Estados Unidos (NARA Still Pictures Reference 306-PSD-67-1647)

El astronauta estadounidense John H. Glenn. Diciembre de 1961 (Detalle) Imágenes fijas de NARA Referencia 306-PSD-61-12951

Esta página fue revisada por última vez el 26 de junio de 2017.
Contáctenos con preguntas o comentarios.


20 de febrero de 1962 - Mercurio - Historia

por Lucas Joel martes, 2 de febrero de 2016

Izquierda: el astronauta John H. Glenn Jr. con su traje de vuelo Mercury. Derecha: El astronauta Bruce McCandless pilota la Unidad de maniobras tripuladas durante la primera caminata espacial sin ataduras el 7 de febrero de 1984. Crédito: ambos: NASA.

En la mañana del 20 de febrero de 1962, John H. Glenn se sentó dentro de la cápsula espacial Mercury Friendship 7, encaramado sobre un cohete que inicialmente había sido diseñado para lanzar ojivas nucleares a los confines del mundo. Ese cohete impulsaría a Glenn al espacio y a los libros de historia, como el primer estadounidense en orbitar la Tierra.

Muy lejos de las visiones anteriores de aviones espaciales futuristas que transportarían humanos al espacio, el misil balístico intercontinental Atlas (ICBM) fue la forma rápida y sucia para los Estados Unidos recién formados.La agencia gubernamental llamó a la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) para poner en órbita a un estadounidense. Fue una hazaña que la Unión Soviética, los rivales de la Guerra Fría y la carrera espacial de Estados Unidos y Rusia, había logrado el año anterior en abril, cuando Yuri Gagarin se convirtió en el primer ser humano en el espacio y el primero en orbitar la Tierra.

Aunque no fue el primer estadounidense en llegar al espacio (esa distinción fue para Alan B. Shepard el 5 de mayo de 1961), Glenn fue el primer estadounidense en igualar el logro de Gagarin & rsquos, que inmediatamente lo elevó al centro de atención nacional.

Las tensiones de la Guerra Fría entre los EE. UU. Y la Unión Soviética ayudaron a desencadenar la era espacial, que, en las décadas posteriores a la órbita de Glenn & rsquos, vio muchos más logros de astronautas. Uno de esos hitos ocurrió hace 32 años cuando Bruce McCandless, un astronauta e ingeniero eléctrico, estaba orbitando el planeta como parte de una misión en el transbordador espacial Challenger. El 7 de febrero de 1984, McCandless salió de la bahía de carga útil del transbordador y rsquos atado a un gran vehículo del tamaño de una mochila llamado Unidad de Maniobra Tripulada (MMU), que lo impulsó al espacio completamente desconectado del transbordador. Fue el primer paseo espacial sin ataduras del mundo y los rsquos.

Lanzamiento de la NASA y rsquos

Glenn posa para una foto con la nave espacial Mercury Friendship 7 durante los preparativos previos al vuelo. Crédito: NASA.

Los sueños de viajes espaciales humanos comenzaron a materializarse a mediados del siglo XX después de que se produjeran avances clave en la ciencia espacial durante la Segunda Guerra Mundial. Con los esfuerzos de Wernher von Braun y otros científicos e ingenieros, Alemania desarrolló el cohete V2, el primer misil balístico de largo alcance.

& lt & ldquoiv & gt & rdquo & ldquoRocketry fue bastante aficionado hasta la década de 1930, pero gracias a los desarrollos de defensa durante la guerra, viajar al espacio comenzó a parecer cada vez menos loco con el tiempo & rdquo, dice Michael Neufeld, curador principal de la División de Historia Espacial del Smithsonian & rsquos National Air. y Museo del Espacio. & ldquoY con el final de la Segunda Guerra Mundial, el V2 abrió la puerta al lanzamiento del misil balístico intercontinental y, de esa manera, al vehículo de lanzamiento espacial. & rdquo No fue hasta principios de la década de 1960, sin embargo, que los cohetes lo suficientemente grandes como para llevar una ojiva en cualquier lugar del planeta, o lanzar una nave espacial al espacio.

Antes del lanzamiento de Glenn & rsquos 1962, la Unión Soviética había superado a Estados Unidos en la carrera espacial. Después del lanzamiento en 1957 del satélite soviético Sputnik, el presidente de los Estados Unidos, Dwight D. Eisenhower, comprometió fondos del gobierno para acelerar el incipiente programa espacial de la nación. En un principio, la responsabilidad de llegar al espacio recayó en dos ramas de las fuerzas armadas: el Ejército y la Fuerza Aérea, las cuales, con fines de defensa, estaban interesadas en desarrollar una presencia en los tramos superiores de la atmósfera. "Hubiera sido un resultado perfectamente razonable de la situación de la Guerra Fría que el programa espacial de Estados Unidos hubiera tenido una base militar", dice Neufeld. Sin embargo, los conflictos entre las ramas militares, y el hecho de que cada una quería tener el punto de apoyo más fuerte en el espacio, ayudó a impulsar a Eisenhower a establecer una agencia espacial civil separada: la NASA. La creación de un programa espacial administrado por civiles también fue concebida como una declaración, dice Neufeld, en la batalla de propaganda de la Guerra Fría: & ldquoNASA era una buena imagen para los Estados Unidos porque representaba un programa espacial supuestamente pacífico, en lugar de ser una especie de programa espacial. de la iniciativa de misiles de gestión militar como con el programa espacial de la URSS y rsquos. & rdquo

Después de la creación de la NASA en 1958, pronto creó el Proyecto Mercurio, cuyo objetivo era poner en órbita a un estadounidense. Siete pilotos de pruebas militares fueron elegidos para formar parte del primer cuerpo de astronautas de la NASA y rsquos. Uno de estos pilotos fue John Glenn, quien había volado misiones de combate en la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea. Glenn, antes de su vuelo, nombró a su cápsula espacial Friendship 7: como la cápsula Freedom 7 de Alan Shepard y rsquos, el nombre fue un guiño a sus compañeros astronautas de Mercury.

Orbitando la Tierra

Llegó el día del lanzamiento de Glenn & rsquos, el 20 de febrero, y a las 6 a. M., Hora del Este, se había puesto su traje espacial y subido al interior de los reducidos barrios de Friendship 7, sobre el que bromeó: & ldquoYou don't get into [it], you put [it] . & rdquo A las 9:47 am, los motores se encendieron, y cinco minutos después Glenn entró en órbita como un cohete.

Fuera de su ventana, Glenn pasó sobre la costa de África Occidental y luego sobre el Océano Índico, que es donde vio su primera puesta de sol desde la órbita: & ldquoUna hermosa exhibición de colores vivos ... A medida que el sol se pone cada vez más bajo, una sombra negra se mueve a través de la Tierra hasta que toda la superficie que puede ver esté oscura, excepto por la banda de luz brillante en el horizonte. Al principio, esta banda es de color casi blanco. Pero a medida que el sol se hunde más profundamente, la capa inferior de luz se vuelve naranja brillante. Las siguientes capas son rojas, luego violetas, luego azul claro, luego azul más oscuro y finalmente la negrura del espacio. Todos son colores brillantes, más brillantes que en un arco iris. & Rdquo

Después de tres órbitas durante 4 horas y 55 minutos, Glenn regresó a la Tierra y se sumergió en el Océano Atlántico. Shepard pudo haber sido el primer estadounidense en el espacio, pero no había orbitado el planeta como lo había hecho Gagarin. "Los soviéticos orbitaron a Gagarin en el primer intento, mientras que Shepard hizo un vuelo de 15 minutos hacia arriba y luego inmediatamente hacia abajo desde el espacio", dice Neufeld. Para los estadounidenses en ese momento, esto "parecía un logro inferior". La órbita de Glenn & rsquos eclipsó el vuelo de Shepard & rsquos y, por eso, la ciudad de Nueva York y Washington, D.C., realizaron desfiles en su honor. El vuelo llegó a significar el primer gran paso del país en la era espacial.

Paseo espacial sin ataduras

McCandless flota a unos 100 metros del transbordador espacial Challenger durante la primera caminata espacial sin ataduras en 1984. Crédito: NASA.

En los años posteriores al vuelo de Glenn & rsquos, la exploración espacial estadounidense se expandió: los astronautas primero orbitaron y luego aterrizaron en la luna en 1968 y 1969, respectivamente, y, de 1981 a 2011, los transbordadores espaciales de la NASA y rsquos transportaron astronautas al espacio en numerosas misiones exploratorias y científicas. En 1984, en una de estas misiones del transbordador, STS-41B, el astronauta Bruce McCandless realizó la primera caminata espacial sin ataduras desde el transbordador espacial Challenger. (Durante una misión posterior el 28 de enero de 1986, el Challenger explotó justo después del lanzamiento, matando a los siete astronautas a bordo).

Para la caminata espacial, McCandless usó una MMU que fue diseñada para permitirle vagar libre del transbordador espacial. Partiendo de la bahía de carga útil, McCandless se situó a unos 100 metros del transbordador, convirtiéndose en el "primer satélite humano", dice Valerie Neal, curadora y presidenta del Departamento de Historia Espacial del Smithsonian & rsquos. Mientras estaba a la deriva, su compañero astronauta Robert Gibson, desde el interior del Challenger, tomó una foto que se convirtió en una imagen icónica de los viajes espaciales humanos. En la foto, un McCandless solitario, con la visera bajada para protegerse los ojos del sol, aparece suspendido en el espacio muy por encima del horizonte de la Tierra.

La MMU que voló McCandless, que ahora se exhibe en el Museo Nacional del Aire y el Espacio, fue diseñada para que los astronautas pudieran realizar tareas a una distancia de la nave espacial, como recuperar un satélite dañado. Esto evitaría que el propio transbordador tuviera que acercarse a otros cuerpos que flotan en el espacio. "El mismo McCandless invirtió gran parte de su carrera en el desarrollo de la capacidad de MMU", dice Neal. "Él, más que cualquier otro astronauta, está asociado con la MMU, tanto por el hecho de que lo voló primero como porque había dedicado años de esfuerzo para desarrollarlo y perfeccionarlo para que sirviera de ayuda a los astronautas".

Incluyendo el vuelo de McCandless, la MMU se utilizó en solo tres misiones del transbordador. Tras la explosión del Challenger de 1986, la NASA "se volvió mucho más conservadora con respecto a la seguridad de los astronautas", dice Neal. Se decidió que la mayoría de las tareas para las que se diseñó la MMU se podrían realizar igualmente bien con el brazo robótico del transbordador espacial y rsquos.

"Si no hubiera sucedido la tragedia del Challenger, creo que es probable que la MMU se hubiera seguido utilizando", dice Neal. "Probablemente habría" evolucionado a una versión más pequeña y compacta [de la] que usó McCandless, "y quizás se habría utilizado para ayudar a construir la Estación Espacial Internacional, dice. Desafortunadamente, su "potencial para hacer que los astronautas sean trabajadores aún más capaces en el espacio" nunca se realizó.

& copiar 2008-2021. Reservados todos los derechos. Cualquier copia, redistribución o retransmisión de cualquiera de los contenidos de este servicio sin el permiso expreso por escrito del Instituto Americano de Geociencias está expresamente prohibida. Haga clic aquí para todas las solicitudes de derechos de autor.


20 de febrero de 1962 - Mercurio - Historia

El 20 de febrero de 1962, John H. Glenn, Jr., se convirtió en el primer estadounidense en orbitar la Tierra. Un vehículo de lanzamiento Atlas impulsó una nave espacial Mercury a la órbita terrestre y permitió a Glenn dar tres vueltas a la Tierra. El vuelo duró un total de 4 horas, 55 minutos y 23 segundos antes de que la nave espacial Friendship 7 salpicara el océano. La mayoría de los sistemas principales funcionaron sin problemas y el vuelo fue un gran éxito como hazaña de ingeniería.

Esta misión Mercury-Atlas (MA) 6 también restableció a la NASA y a los EE. UU. Como un fuerte contendiente en la carrera espacial con la Unión Soviética. La Unión Soviética había lanzado la primera nave espacial # 146 del mundo, Sputnik, en octubre de 1957 y también había enviado al primer ser humano, Yuri Gagarin, al espacio en abril de 1961. La NASA respondió enviando al primer estadounidense, Alan Shepard, al espacio en mayo de 1961. , pero el vuelo de Shepard era solo un globo suborbital, mientras que Gagarin había orbitado la Tierra. Con la misión orbital de Glenn & # 146, la NASA finalmente pudo retroceder incluso con los soviéticos.

El vuelo fue la culminación de una enorme cantidad de trabajo en un tiempo relativamente corto. El 7 de octubre de 1958, la recién formada NASA había anunciado el Proyecto

Mercurio, su primera gran empresa. Los objetivos eran tres: colocar una nave espacial pilotada en vuelo orbital alrededor de la Tierra, observar el desempeño humano en tales condiciones y recuperar al ser humano y la nave espacial de manera segura. A pesar del éxito del primer vuelo de Shepard, aún quedaban muchas preguntas sobre cómo los estadounidenses podrían sobrevivir y funcionar en el espacio.

El éxito de la misión Friendship 7 permitió a la NASA acelerar aún más sus esfuerzos con el Proyecto Mercury. Durante menos de cinco años, desde el principio hasta el final de Mercury & # 146, más de dos millones de personas del gobierno y la industria unieron sus habilidades y experiencia para producir y gestionar los primeros seis vuelos espaciales piloto de Nation & # 146. Los vuelos de mercurio demostraron que las personas podían sobrevivir en microgravedad durante más de un día sin deterioro de las funciones fisiológicas normales.

Mercury también preparó el escenario para los Proyectos Gemini y Apollo durante la década de 1960 y todas las actividades posteriores de vuelos espaciales tripulados en EE. UU. Por lo tanto, la misión MA-6 de Friendship 7 fue tanto un evento culminante como el comienzo de muchos más logros en vuelos espaciales tripulados para la NASA.

Actualizado el 22 de febrero de 2010
Steve Garber, curador web de historia de la NASA
Chris Gamble, autor de enlaces web
Para obtener más información, envíe un correo electrónico a [email protected]

Diseñado por Douglas Ortiz y
editado por Lisa Jirousek
Impresión y diseño de la NASA


Mercurio 7: los primeros astronautas estadounidenses en orbitar la Tierra

El 9 de abril de 1959, la NASA presentó su primera clase de astronautas, el Mercury 7. Primera fila, de izquierda a derecha: Walter M. Schirra, Jr., Deke Slayton, John H. Glenn, Jr. y M. Scott Carpenter fila de atrás , Alan B. Shepard, Jr., Gus Grissom y L. Gordon Cooper, Jr.

Bryan Ethier
Octubre de 1997

En febrero de 1962, sólo nueve meses después de que el presidente John F. Kennedy pidiera que Estados Unidos pusiera un hombre en la Luna antes de 1970, el astronauta de Mercury John Glenn se convirtió en el primer estadounidense en orbitar la Tierra.

En la mañana del 20 de febrero de 1962, millones de estadounidenses contuvieron la respiración colectivamente mientras el pionero más reciente del mundo cruzaba el umbral de una de las últimas fronteras del hombre. Aproximadamente a cien millas por encima de sus cabezas, el astronauta John Glenn se sentó cómodamente en el entorno ingrávido de una cápsula espacial de 9 1/2 por 6 pies que llamó Friendship 7.. Dentro de estos espacios reducidos, trabajó en su plan de vuelo y completó una serie de pruebas técnicas y médicas mientras navegaba por los cielos.

Ofrecía el espacio para las piernas de un Volkswagen Beetle y la estética de un cubo de basura, pero la pequeña cápsula dominaba una vista extraordinaria del planeta Tierra. A través de la ventana de la nave, Glenn vio nubes blancas y espesas que cubrían gran parte del sur de África y el Océano Índico. Las montañas del Atlas del norte de África se erguían como estatuas majestuosas y orgullosas en un planeta que parecía tan intemporal como las estrellas que centelleaban a una eternidad de distancia. Tormentas de polvo azotaron los desiertos y el humo de los fuegos de matorrales se arremolinó en la atmósfera.

& # 8220 Oh, esa vista es tremenda, & # 8221 Glenn comentó por radio al comunicador cápsula (Capcom) Alan Shepard, su compañero astronauta de Mercury estacionado en el control de la misión. Cuando Friendship 7 pasó sobre el Océano Índico, Glenn fue testigo de su primera puesta de sol desde el espacio, un panorama de hermosos y brillantes colores. Antes de la conclusión de ese día histórico, sería testigo de un total de cuatro puestas de sol: tres en órbita terrestre y la cuarta desde la cubierta de su barco de recuperación.

Para Glenn, el histórico viaje de Friendship 7 sigue siendo tan vívido hoy como si hubiera sucedido ayer. La gente todavía le pregunta cómo se sintió ser el primer estadounidense en orbitar la Tierra. Y a menudo piensa en el impresionante despegue de su cápsula # 8217 y esos amaneceres y atardeceres sutiles y emocionalmente empoderadores.

& # 8220Aquí en la tierra se ve un amanecer, es & # 8217 es dorado, & # 8217 es naranja & # 8221 Glenn recordó recientemente. & # 8220Cuando estás en el espacio, y estás dando vueltas en un atardecer o amanecer, donde la luz te llega refractada a través de la atmósfera de la tierra y # 8217s y regresa al espacio, a la nave espacial esa refracción tiene el mismo color brillante para todos los colores del espectro. . . . & # 8221

Ha habido más de diez mil puestas de sol desde que su vuelo orbital ayudó a lanzar a Estados Unidos a una carrera espacial más profunda con la ex Unión Soviética. Y aunque la carrera política de Glenn como senador demócrata de Ohio lo ha mantenido en el ojo público, muchos de sus compatriotas lo recuerdan como el primer estadounidense en dar la vuelta al planeta y como el afable portavoz de los siete astronautas de Mercury.

Glenn se maravilla de cómo la gente de todo el mundo todavía recuerda los días embriagadores del programa Mercury. & # 8220 Ha sido conmovedor en algunos aspectos y # 8217 increíble en otros, & # 8221, dice. & # 8220Yo & # 8217t no ando todo el día, diciendo & # 8216Don & # 8217¿Quieres escuchar sobre mi experiencia espacial? & # 8217 Todo lo contrario. Pero si los niños vienen a la oficina aquí, o si me encuentro con ellos en el metro y quieren detenerse un minuto, no dudo en detenerme y hablar. Creo que es bueno. Creo que es un deber que tenemos [los ex astronautas]. & # 8221

Cuando Glenn y Friendship 7 irrumpieron en la atmósfera terrestre, Estados Unidos ya ocupaba un distante segundo lugar en tecnología espacial, detrás de la Unión Soviética. La carrera para comenzar a explorar el universo había comenzado extraoficialmente el 4 de octubre de 1957, cuando los soviéticos lanzaron el Sputnik I, el primer satélite artificial del mundo.

& # 8220 Creo que el Sputnik forzó la mano & # 8221, explica Gene Kranz, quien se desempeñó como director asistente de vuelo y jefe de sección del Proyecto Mercury & # 8217 para operaciones de control de vuelo. & # 8220 Creo que nos encontramos en un segundo embarazoso en el espacio y tecnologías relacionadas. Fuimos los segundos mejores, y a los estadounidenses generalmente no les gusta ese tipo de rol. & # 8221

El presidente Dwight D. Eisenhower, sin embargo, estaba más preocupado por la seguridad del país que por su autoestima. Dado que los soviéticos tenían el poder de un cohete para impulsar un satélite al espacio, se preguntó cuánto tiempo pasaría antes de que fueran capaces de lanzar una bomba nuclear hacia los Estados Unidos. En respuesta a esta supuesta amenaza soviética, Eisenhower firmó la creación de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) el 29 de julio de 1958. Una de las primeras asignaciones otorgadas a la nueva agencia fue lanzar a un hombre al espacio y devolverlo sano y salvo a la Tierra. , y ese otoño, el Proyecto Mercury fue creado para cumplir con esa abrumadora tarea.

El 9 de abril de 1959, la NASA presentó formalmente al mundo a los siete pilotos de prueba que, se esperaba, llevarían la bandera de los Estados Unidos a los cielos. Fueron seleccionados: los tenientes comandantes Malcolm Scott Carpenter, Walter Marty Schirra y Alan B. Shepard de los capitanes de la Fuerza Aérea de la Armada Leroy Gordon Cooper, Virgil I. & # 8220Gus & # 8221 Grissom, y Donald & # 8220 Deke & # 8221 Slayton y el teniente coronel John H. Glenn del Cuerpo de Marines.

Nacido el 18 de julio de 1921, Glenn era el mayor del grupo, posiblemente el más célebre y un candidato obvio para Mercury desde el principio. Un veterano de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea, Glenn había volado 149 misiones de combate y había sido galardonado con la Distinguished Flying Cross cinco veces. Después de completar la escuela de piloto de pruebas en 1954, Glenn se puso a trabajar probando los aviones más rápidos que Estados Unidos podía producir. Su carrera brilló aún más en 1957 después de que estableció un récord de velocidad transcontinental para el primer vuelo a velocidad supersónica promedio (700 millas por hora) desde Los Ángeles a Nueva York.

Desde su primera aparición pública juntos, los astronautas de Mercury 7, como se les conoció, fueron celebridades y héroes. & # 8220 Al principio nos sorprendió muchísimo cuando nos anunciaron a todo el mundo, y lo locos que fueron todos con todo el asunto, & # 8221 se ríe Cooper.

Pero el entusiasmo por el proyecto fue una cosa que hizo que el éxito fuera más difícil. Había innumerables variables e incógnitas que conquistar: ingravidez, una nueva cápsula, un propulsor inconsistente en el cohete Atlas y, por supuesto, el asombroso espectro del espacio. "Para decirlo sin rodeos, no sabíamos lo que estábamos haciendo en muchas áreas del programa Mercury y tuvimos la suerte de que nuestro país comprendiera que no había ningún logro sin riesgo", admite Kranz.

A medida que el proyecto Mercury evolucionó y avanzó hacia la siguiente década, la NASA encontró un partidario crucial en el presidente John F. Kennedy. Apenas unas semanas después de su mandato, sin embargo, los soviéticos lograron otro golpe tecnológico. El 2 de abril de 1961, el cosmonauta soviético Yuri Gagarin se convirtió en el primer ser humano en volar al espacio, orbitando la tierra una vez durante su vuelo de una hora y 48 minutos, que se produjo solo tres meses después de que un cohete Redstone de Estados Unidos llevara a un chimpancé llamado Ham a espacio y lo trajo de regreso sano y salvo.

El 5 de mayo de 1961, Alan Shepard realizó el primer viaje suborbital tripulado de Estados Unidos, volando durante 15 minutos y alcanzando una altitud de 116 millas.En comparación con el vuelo de Gagarin & # 8217 alrededor del mundo, la misión de 302 millas de Shepard & # 8217 fue una simple escala entre los puertos de escala. Sin embargo, fue un gran impulso para el orgullo de Estados Unidos. Mientras Gagarin volaba bajo un manto de secreto, el vuelo de Shepard fue transmitido en vivo por televisión.

El éxito inicial del Programa Mercury impulsó al presidente Kennedy a inspirar a la NASA a alcanzar nuevas alturas. El 25 de mayo, llamó la atención del mundo cuando le dijo al Congreso que el nuevo objetivo de la nación era completar un viaje tripulado a la luna antes del final de la década. Por primera vez en su duelo espacial con la Unión Soviética, Estados Unidos, que hasta ahora había acumulado solo 15 minutos de tiempo de vuelo espacial tripulado, había puesto las cosas en juego. Gene Kranz recuerda con una risa que & # 8220. . . pensamos que estaba loco, & # 8221, pero los astronautas también se sintieron llenos de energía para afrontar el nuevo desafío.

La NASA aumentó sus esfuerzos ese verano. En julio, Gus Grissom replicó el corto vuelo suborbital de Shepard # 8217, y para el otoño, la NASA estaba lista para intentar poner una nave espacial en órbita. Como prueba final en preparación para un viaje tripulado, un chimpancé llamado Enos fue lanzado al espacio a fines de noviembre. La nave que transportaba a Enos completó dos órbitas antes de aterrizar con seguridad en la tierra, luego de lo cual la NASA anunció que el 20 de diciembre de ese año, John Glenn haría el primer vuelo orbital estadounidense.

Sin embargo, antes de dar este próximo salto gigante hacia la luna, la NASA tenía que asegurarse de que un astronauta pudiera funcionar en un entorno ingrávido durante un período de tiempo prolongado. Algunos científicos temían que sin el equipo y la tecnología adecuados, los globos oculares de un viajero espacial salieran de sus órbitas y cambiaran de forma. Esto, a su vez, distorsionaría su visión y le impediría volar la nave en caso de que fallara alguno de los controles automáticos. Además, los científicos temían que el líquido en el oído interno pudiera flotar libremente en el aire y que Glenn se sintiera tan mareado y desorientado que no pudiera realizar sus tareas.

Además de sus preocupaciones sobre la adaptabilidad de Glenn a la ingravidez, a la NASA le preocupaba el incoherente propulsor Atlas, el enorme cohete diseñado para poner en órbita la nave de Glenn. Dos de los cinco disparos de prueba no tripulados realizados en el Atlas de 93 pies antes de la misión de Glenn & # 8217 habían fallado. El recuerdo de uno de esos fracasos ha permanecido vivo para Glenn. Fue una prueba nocturna, recuerda, & # 8220 y fue muy dramática & # 8211, luces de búsqueda y una hermosa noche iluminada por las estrellas. No hay ninguna nube en el cielo. Encienden esta cosa y ella sube. . . . A unos 27.000 pies, estalló sobre nuestras cabezas. Parecía que una bomba atómica estalló allí mismo. & # 8221

Para aumentar la tensión creciente, el mal tiempo y los problemas mecánicos con el cohete obligaron a la NASA a & # 8220scrub & # 8221 Glenn & # 8217s misión programada nueve veces. Finalmente, el 20 de febrero de 1962, siete meses después del último vuelo tripulado de Estados Unidos, John Glenn se pondría su voluminoso traje de presión por última vez.

Levantándose de la cama en su & # 8220 preparada habitación & # 8221 en el centro de naves espaciales de la NASA & # 8217 en Cabo Cañaveral, Florida, a las 2:20 a.m., revisó el informe meteorológico, que indicaba un cincuenta por ciento de probabilidades de lluvia. Glenn se duchó, se afeitó y tomó el desayuno habitual de los astronautas con bistec y huevos, antes de someterse a un examen físico antes del vuelo. Si las muchas semanas de anticipación pesaban en la mente de Glenn, su cuerpo no lo reflejaba.

Cuatro horas más tarde, Glenn hizo el viaje corto hasta el lugar de lanzamiento del cohete # 8217. Cuando salió de la camioneta de transferencia, Launch Pad 14 se parecía a un escenario de película cuando los reflectores gigantes agitaban corrientes de color blanco lechoso sobre el cohete y el área circundante. El enorme Atlas era una espada de plata brillante en la noche negra como el carbón. & # 8220Mi vuelo fue & # 8211 como si lo hubieras organizado, & # 8221 recuerda Glenn. & # 8220Fue Hollywoodesque. & # 8221

Dos horas antes de su despegue programado, Glenn se metió en la pequeña cabina del Friendship 7, encaramado sobre el cohete Atlas. El cielo se estaba despejando y poco antes de las 8:00 a.m. los técnicos comenzaron la laboriosa tarea de atornillar la escotilla de entrada de la nave. Sellado dentro de la cápsula, Glenn se sintió verdaderamente solo. Los minutos pasaban lentamente mientras él trabajaba con calma y metódicamente en su lista de verificación previa al vuelo. Finalmente, Glenn escuchó al equipo de vuelo dar a su misión un & # 8220A-OK & # 8221 por radio. Con todos los sistemas funcionando normalmente, Glenn reconoció su preparación con un firme & # 8220 listo. & # 8221 Cuando comenzó la cuenta regresiva final para el despegue, la voz del piloto de reserva Scott Carpenter crujió por la radio de Glenn: & # 8220Godspeed, John Glenn & # 8217s. N.º 8221

A las 9:47 a.m. se encendieron los tres motores del cohete y # 8217. Friendship 7 comenzó a vibrar cuando el poderoso Atlas acumuló 350,000 libras de empuje, la fuerza necesaria para llevar a Glenn y su nave a la órbita. Durante unos interminables segundos, el enorme cohete se mantuvo estable. Finalmente, sus abrazaderas de sujeción se soltaron, y el Atlas se agarró y tiró lenta y angustiosamente del cielo azul brillante. & # 8220Estamos en camino, & # 8221 Glenn informó a Mercury Control.

Minutos más tarde, Glenn estaba a cien millas sobre la tierra y viajaba a más de 17.000 millas por hora. Con todos los sistemas funcionando sin problemas durante su órbita inicial, Control le advirtió que & # 8220 tenía un recorrido & # 8221 durante al menos siete vueltas alrededor de la tierra. A diferencia del cosmonauta soviético Gherman Titov, que había experimentado náuseas y mareos durante su reciente vuelo de 16 órbitas, Glenn trabajaba y comía sin dificultad. Mientras miraba hacia la tierra a través de la ventana de la cápsula, notó lo frágil que parecía el planeta, protegido del implacable vacío del espacio por una película de atmósfera que no parecía más densa que una cáscara de huevo.

De vuelta en Mercury Control, el equipo de vuelo, encabezado por Chris Kraft y Kranz, mantuvo su enfoque en consideraciones más prácticas. Después de la primera órbita de Glenn, Control había recibido una señal de telemetría que indicaba que el escudo térmico de su cápsula podría estar suelto. Si esa señal fuera correcta, Glenn y la nave espacial se desintegrarían en el calor de tres mil grados generado por la reentrada en la atmósfera de la Tierra. Parecía haber una sola solución a este problema potencialmente trágico. Si Glenn se abstuvo de deshacerse del paquete de cohete retro # 8217 de la nave, un procedimiento normal justo antes de la reentrada, sus correas de titanio podrían mantener el escudo en su lugar. Control le informó a Glenn de su decisión de finalizar su vuelo y le ordenó que planificara el reingreso después de su tercera órbita.

No dispuesto a cargar a Glenn con preocupación por el posible mal funcionamiento del escudo térmico, Control no ofreció ninguna explicación de su decisión hasta que estuvo a salvo en casa. Glenn sospechaba, pero todas las partes de Friendship 7 le parecían estar funcionando correctamente, por lo que solo se preocupaba por lo que estaba bajo su control. En poco tiempo, la cápsula cayó de manera segura en el Océano Atlántico.

& # 8220Cuando comencé de regreso a través de la atmósfera, cuando las correas que sujetaban el retropack se quemaron, una de ellas apareció frente a la ventana, & # 8221 Glenn recuerda. & # 8220 Pensé que el retropack o el escudo térmico se estaban rompiendo. Fue una verdadera bola de fuego. Pero el escudo térmico funcionó bien. & # 8221

El vuelo de Glenn & # 8217 fue una bendición de relaciones públicas para el programa espacial de EE. UU. Regresó a la bienvenida de un héroe y a un desfile tremendamente emotivo en la ciudad de Nueva York. Estados Unidos había dado un paso adelante significativo en su competencia con la Unión Soviética y su búsqueda de la luna. Sin embargo, pocas personas sabían que el piloto más famoso de la nación nunca volvería a volar al espacio.

Como recuerda Glenn, & # 8220 el presidente Kennedy le había dicho a la NASA, y yo no sabía esto durante algunos años, que no iba a ser utilizado de nuevo en un vuelo, al menos por un tiempo. No puede creer que sea el punto focal de ese tipo de atención cuando regresamos. No sé si estaba preocupado por las consecuencias políticas, o qué. Glenn estaba decepcionado porque nunca más viajó al espacio, pero declara: "No me siento engañado porque tuve un vuelo tan tremendo". N.º 8221

Tres años después de que el confeti y las serpentinas volaran, John Glenn dejó la NASA y, relegando el vuelo espacial a un recuerdo vívido, se mudó a otra arena pública. La política es un mundo de alto perfil en el que la imagen limpia y la personalidad amable de Glenn lo hicieron querer fácilmente por sus electores y por el público en general. En 1974, fue elegido para el Senado de los Estados Unidos por su estado natal de Ohio, un cargo que ha ocupado durante tres mandatos más.

A pesar del paso de más de un cuarto de siglo, Glenn recuerda fácilmente la alegría inocente que encontró en esos maravillosos atardeceres espaciales. Nunca ha perdido la capacidad de inspirarse en sus experiencias y canalizarlas hacia una perspectiva positiva. & # 8220 Creo que es una actitud, & # 8221, dice, de mantener su juventud interior. & # 8220 Creo que los niños tienen una expectativa de lo que & # 8217 va a pasar mañana. Creo que algunas personas son capaces de mantener todo eso, esta expectativa sobre lo que & # 8217 están esperando. & # 8221.

No es sorprendente que el senador Glenn pueda encontrar fácilmente su tiempo consumido por los negocios de Capitol Hill. Pero cuando un adolescente pelirrojo, pecoso y con ojos azules en llamas le pide a Glenn que describa un lanzamiento o un amerizaje, el senador de Ohio vuelve a convertirse en uno de los primeros astronautas de Estados Unidos, mientras revive ese día histórico en 1962 cuando el tiempo se detuvo. y tres atardeceres espaciales resplandecían como fogatas de mil colores brillantes.

Bryan Ethier es un escritor independiente de Connecticut. After Mercury, su libro retrospectivo sobre el efecto que ha tenido el Programa Espacial Mercury en el mundo, será publicado en la primavera por McGregor Hill.

Esta historia se publicó originalmente en la edición de octubre de 1997 de Revista de Historia Americana. Para más contenido, suscríbeteellami.


Ver el vídeo: 05 LA HISTORIA DE SATURNO MERCURIO (Enero 2022).