Noticias

Roosevelt Str - Historia

Roosevelt Str - Historia

Roosevelt

(Estructura: dp. 1,600; 1. 182 '; b. 35'7 "; dr. 16'; s. 8 k.)

Roosevelt, construido para el Peary Arctic Club, fue establecido el 19 de octubre de 1904 por el astillero McKay & Dix Shipyard, Buckaport, Maine; lanzado el 23 de marzo de 1905; patrocinado por la Sra. Robert E. Peary; y entregado a sus dueños en julio de 1905.

Diseñado por Robert E. Peary rápidamente para operaciones árticas, Roosevelt fue construido siguiendo las líneas del Fram de Fridtjof Nansen. Básicamente una goleta de tres mástiles, su casco en forma de huevo reforzado con hielo fue diseñado para elevarse con la presión de iee, mientras que su motor de alta potencia fue construido para llevarla a través de los témpanos de Baffin Bay y Smith Sound.

El 16 de julio de 1905, la Expedición Roosevelt, patrocinada por el Peary Arctic Club, partió de Nueva York. Capitaneado por ltobert Bartlett, Roosevelt llevó a Peary y su grupo a pesar del fuego, la niebla, los icebergs y los daños en el timón, al cabo Sheridan en el norte de la isla de Ellesmere. Abastecida de la tarifa el 5 de septiembre, permaneció allí durante el invierno, pero estalló el 4 de julio, antes del regreso de la expedición.

Conducida 20 millas al sur, se estrelló contra un pie de hielo unos días después, perdiendo las palas de la hélice, el timón y el poste de popa. El día 30, Peary regresó al barco después de una ausencia de 6 meses y el 24 de agosto Roosevelt se liberó y viró hacia el sur. A mediados de septiembre estaba lo suficientemente al sur como para asegurar su escape y en diciembre navegó hacia Nueva York.

El 8 de julio de 1908, Roosevelt, nuevamente capitaneado por Robert Bartlett, despejó el puerto de Nueva York y comenzó el peligroso viaje hacia el norte: a la bahía de Baffin, Smith Sound, Kane Basin, Kennedy Channel, Hall Basin, Robeson Channel y finalmente al Ártico Oeean. A principios de septiembre, volvió rápidamente al hielo en el cabo Sheridan para esperar el invierno mientras Peary y su grupo intentaban llegar al Polo Norte.

Partiendo en febrero de 1909, Peary cumplió su sueño en abril y regresó a Roosevel, cuyo poder y cualidades de resistencia al hielo habían reducido el tiempo adquirido para su carrera hacia el Polo. Por esa carrera, Peary recibió un voto de agradecimiento y fue ascendido a contraalmirante por el Congreso.

En julio, Roosevelt inició el viaje de regreso. A mediados de agosto, abandonó las atascadas aguas de Smith Sound. En septiembre rodeó Cape Breton y regresó a casa. Un año después de ella

A su regreso, el Peary Arctic Club vendió a Roosevelt a John Arbuckle, quien, a su vez, la vendió a la Oficina de Pesca de los Estados Unidos en 1915.

El 18 de marzo de 1918, fue trasladada a la Armada, con el número de identificación 2397, armada con 3 triples, y puesta en servicio en el 13 ° Distrito Naval, con sede en Seattle. Convertida de carbón a quemador de petróleo antes de su adquisición por la Armada, Roosevelt sirvió en la patrulla de sección en el 13 ° Distrito Naval hasta el final de la Primera Guerra Mundial. Fue devuelta a la Oficina de Pesca el 11 de junio de 1919.

Vendida por esa agencia el mes siguiente a M. E. Tallackson, Roosevelt fue posteriormente alterada para tareas de remolcadores oceánicos y sirvió a la West Coast Tug Co. desde abril de 1923 hasta noviembre de 1924. Luego fue vendida a la Washington Tug & Barge Co. de Seal tie. Inspeccionada por última vez en 1936, fue abandonada en 1942.


Huelga de carbón de 1902

los Huelga de carbón de 1902 (también conocido como el huelga de carbón de antracita) [1] [2] fue una huelga de los Trabajadores Mineros Unidos de América en las yacimientos de carbón de antracita del este de Pensilvania. Los mineros hicieron huelga por salarios más altos, jornadas laborales más cortas y el reconocimiento de su sindicato. La huelga amenazó con cortar el suministro de combustible de invierno a las principales ciudades estadounidenses. En ese momento, las residencias se calentaban típicamente con antracita o carbón "duro", que produce un valor calorífico más alto y menos humo que el carbón "blando" o bituminoso.

La huelga nunca se reanudó, ya que los mineros recibieron un aumento salarial del 10% y redujeron la jornada laboral de diez a nueve horas, los propietarios obtuvieron un precio más alto por el carbón y no reconocieron al sindicato como agente negociador. Fue el primer conflicto laboral en el que el gobierno federal de Estados Unidos y el presidente Theodore Roosevelt intervinieron como árbitro neutral. [ cita necesaria ]


Contenido

Además de la atención primaria, el hospital incluye 21 clínicas especializadas. Una lista parcial incluye cardiología / cirugía cardiovascular, cáncer, bariatría y diabetes, geriatría y neurología. [6]

La instalación tiene 495 camas y en 2019 tuvo 97,000 días de atención al paciente y 41,800 días de atención hospitalaria y ambulatoria con 14,000 altas, incluidos los recién nacidos. Hubo 90,300 visitas al departamento de emergencias y 10,700 ingresos al departamento de emergencias. [6]

Servicio de urgencias Editar

El departamento de Emergencias está atendido las 24 horas por médicos, enfermeras, asistentes médicos, trabajadores sociales y administradores de casos certificados por la junta que se especializan en medicina de emergencia. El hospital también ofrece medicina de emergencia pediátrica, emergencia psiquiátrica y servicios especializados para víctimas de agresiones sexuales. El departamento cuenta con un equipo de accidentes cerebrovasculares las 24 horas y un equipo de ataque cardíaco (MI), así como un laboratorio de cateterismo cardíaco de guardia las 24 horas. [7]

Programas de residencia Editar

Mount Sinai Morningside patrocina 30 programas de capacitación en residencia acreditados. [8] El Departamento de Medicina capacita a 158 residentes y 39 becarios adicionales en uno de los programas más grandes del estado de Nueva York y entre los 10 más importantes a nivel nacional. Cada programa tiene la acreditación completa del Consejo de Acreditación para la Educación Médica de Posgrado y la institución en sí está acreditada para el ciclo máximo de 5 años. El Programa de capacitación en medicina interna utiliza estrategias para garantizar que los residentes puedan aprender de cada paciente, incluido el uso de un sistema de goteo para distribuir las admisiones y la prohibición de llamadas nocturnas en cualquier parte del programa de capacitación. Además, el departamento limita el número de pacientes que puede llevar un pasante a no más de 10; por el contrario, el 83% de los programas en el estado de Nueva York, Nueva Jersey y toda Nueva Inglaterra todavía permiten que los pasantes lleven 12 pacientes. El programa también tiene su propio laboratorio de simulación para capacitar a los residentes. El programa de residencia en Patología Anatómica y Clínica utiliza Mount Sinai Beth Israel además de Mount Sinai Morningside y Mount Sinai West. Los residentes estudian más de 70.000 casos, que cubren una amplia variedad de procesos patológicos y van desde enfermedades rutinarias hasta entidades patológicas complejas e inusuales. [9]

Fundación Editar

St. Luke's fue fundado por William Augustus Muhlenberg, pastor de la Iglesia Episcopal de la Sagrada Comunión. En 1846, Muhlenberg había comenzado a recaudar fondos para los residentes de la ciudad de Nueva York que eran tanto pobres como enfermos. [10] [11] St. Luke's se incorporó en 1850, [10] [12] [13] siendo solo el cuarto hospital general en abrir en la ciudad de Nueva York. [12] El hospital recibió a sus primeros pacientes en 1853, inicialmente operando dentro del edificio de la Iglesia de la Sagrada Comunión en Sixth Avenue y 20th Street en la actual Chelsea. [12] [13] Al año siguiente, la institución había adquirido un terreno en la Quinta Avenida entre las calles 54 y 55, cerca de la Catedral de San Patricio. [12] John W. Ritch diseñó un nuevo edificio de ladrillos en el estilo del Renacimiento románico, que estaba compuesto por dos alas que flanqueaban un pabellón central. [10] [14]

El Hospital St. Luke se trasladó a su ubicación en la Quinta Avenida en 1858. [13] [14] [15] Muhlenberg continuó su papel como superintendente del hospital hasta su muerte en 1877, tras lo cual fue sucedido por el reverendo George S. Baker. [16] El área circundante se desarrolló rápidamente, ya fines del siglo XIX, la ubicación del hospital en la Quinta Avenida se estaba volviendo cada vez más desactualizada debido a la expansión de las instalaciones del hospital, así como al valor creciente de la tierra en Midtown. [14] [15] [17] Se fundó una escuela de formación para enfermeras en 1888 y, tres años más tarde, los pacientes con tuberculosis fueron trasladados a una instalación en Tremont, Bronx. [18] En 1892, St. Luke's Hospital había tratado a 36.050 pacientes a lo largo de su historia, de los cuales el 99% eran cristianos, la mayoría protestantes. [19]

Nuevo campus Editar

En marzo de 1891, se estableció un comité para buscar un nuevo sitio. George Macculloch Miller, quien había dirigido la compra de la tierra de la Catedral de San Juan el Divino en Morningside Heights, había estado interesado en una asociación con el Hospital St. Luke durante cinco años. [14] En 1892, Miller había convencido al hospital de comprar el sitio directamente al norte de la catedral, entre las calles 113 y 114. [10] [14] Se esperaba que el acuerdo fuera mutuamente beneficioso para ambas instituciones. Un informe anual de St. Luke's elogió la proximidad a Morningside Park, inmediatamente al este, así como su ubicación elevada en la cima de la meseta de Morningside Heights. [10] [20] La adquisición resultó difícil, ya que San Lucas tuvo que quitarle tierras a ocho propietarios. [20]

El comité de construcción encabezó un concurso de diseño para el proyecto, [10] en el que participaron ochenta empresas. [15] A cinco arquitectos prominentes Heins & amp LaFarge, James Brown Lord, George Edward Harney, James Renwick Jr. y Charles W. Clinton, se les ofreció $ 400 para presentar diseños. [15] [20] Renwick y Clinton se negaron a participar en el concurso, y otros arquitectos presentaron planos sin recibir compensación. [20] La mayoría de estos esquemas funcionaron para armonizar el diseño del hospital con el estilo neogótico de la catedral. [20] La competencia fue levemente controvertida: el Registro y guía inmobiliaria dijo que debido a que los competidores no podían usar seudónimos, los jueces podían identificar más fácilmente a los arquitectos que favorecían. [21] La comisión finalmente fue entregada a Ernest Flagg. [22] [23] Su propuesta fue el único diseño que se desvió significativamente del diseño de la catedral, ya que era del estilo renacentista francés. [23] Flagg probablemente se benefició del favoritismo: [10] [23] [24] había sido descrito como un "hijo sustituto" de Cornelius Vanderbilt II, que era parte de los comités ejecutivos y de construcción de St. Luke, [25] y había sin experiencia previa en diseño. [10] [23] Aunque el comité de construcción inicialmente tenía reservas sobre la selección, nombró a Flagg y Charles Clinton conjuntamente como arquitectos del proyecto, con la estipulación de que el comité podría revisar el plan en cualquier momento. [10] [23]

St. Luke's comenzó a trabajar en el proyecto en mayo de 1893 [26] [27] y vendió su edificio de la Quinta Avenida el mes siguiente. [28] En la ronda inicial de construcción, se construyeron cinco pabellones. [29] [30] El proyecto se vio afectado por retrasos y disputas debido a la combatividad de Flagg hacia los proveedores: objetó la calidad de materiales como el mármol, el acero y las vidrieras. [29] [31] Los fideicomisarios del hospital expresaron su preocupación, porque habían prometido dejar el antiguo edificio en julio de 1894. A pesar de esto, los fideicomisarios optaron por permanecer dentro de parte de su campus de la Quinta Avenida y entregar el resto a los nuevos propietarios. [32] el Union Club de la ciudad de Nueva York. [33] En diciembre de 1895, el antiguo edificio dejó de aceptar pacientes. [34] Al mes siguiente, los primeros pacientes comenzaron a mudarse al nuevo edificio. [32] [35] La construcción no se completó hasta finales de 1896. [32] El costo total de la construcción fue de $ 1,7 millones. [29]

Expansión Editar

En sus primeros años, St. Luke's sufrió de falta de financiación y no tenía un pabellón para pacientes privados. [36] Inicialmente, los pacientes se alojaban en dos pisos del Vanderbilt Pavilion, que había sido destinado a enfermeras. Al principio, los pacientes adinerados evitaban St. Luke's debido a la falta de un pabellón privado, lo que perjudicaba su negocio. [32] Además, estaba nominalmente afiliada a la Iglesia Episcopal a pesar de que solo una minoría de pacientes eran episcopales, lo que limitaba a los posibles donantes a los episcopales adinerados. [32] [37] En 1901, la junta de St. Luke estaba preparando planes para un pabellón de pacientes privados, aunque tal estructura no se pudo construir hasta que se proporcionaran los fondos. [37] El dinero para una expansión finalmente se proporcionó en una donación de Margaret J. Plant, esposa del difunto magnate ferroviario Henry B. Plant, y se anunció en noviembre de 1903. [37] [38] Aunque Flagg presentó diseños para el Plant Pavilion, [37] no hay pruebas suficientes para determinar si supervisó el proceso de construcción. [39] Después de que Flagg presentó los planos a principios de 1904, el trabajo en el Pabellón de la Planta comenzó en abril de 1904, [40] [41] y después de un retraso causado por una huelga laboral, [41] se completó en 1906. [41] [ 39] [42]

Posteriormente se hicieron dos adiciones más. El primero fue Travers Pavilion en 114th Street, que fue construido entre 1908 y 1911. [39] [41] Una década más tarde, Flagg fue contratado para diseñar otro pabellón para pacientes privados, el Scrymser Pavilion. El dinero para este pabellón fue proporcionado por el magnate de las comunicaciones James Alexander Scrymser, quien dejó dinero para la estructura en su testamento. [41] [43] Los planos para el pabellón se archivaron en junio de 1926, y la construcción comenzó en octubre, el pabellón se completó en 1928. [39]

Historia posterior Editar

Después de la Segunda Guerra Mundial, se erigieron numerosos edificios modernos y se eliminaron dos pabellones. La primera estructura que se construyó en esta ola moderna de desarrollo fue el edificio Clark a lo largo de las dos parcelas sin desarrollar en Amsterdam Avenue. Fue diseñado por York & amp Sawyer y construido en 1952-1954. [44] [45] Woman's Hospital se fusionó con St. Luke's Hospital en 1952, formando St. Luke's Hospital Center, [46] y el centro hospitalario también se afilió parcialmente con la Universidad de Columbia. [44] Los pabellones Norrie y Vanderbilt fueron demolidos y reemplazados por edificios de ladrillo. El Norrie Pavilion fue reemplazado por el Stuyvesant Building, diseñado por York & amp Sawyer y construido en 1956-1957, mientras que el Vanderbilt Pavilion fue reemplazado por el Service and Research Building, construido en 1966-1968 con un diseño de Harry M. Prince. [39] [44] La cúpula de observación en el edificio de la administración fue destruida en 1966. [39]

St. Luke's Hospital se afilió por completo a Columbia en 1971. [44] St. Luke's Hospital fusionó sus servicios con Roosevelt Hospital en 1978, convirtiéndose en St. Luke's-Roosevelt Hospital Center. [47] El 9 de enero de 1997, St. Luke's-Roosevelt se asoció con Beth Israel Medical Center y New York Eye and Ear Infirmary, formando Greater Metropolitan Health Systems, Inc. En abril de 1998, Greater Metropolitan Health Systems, Inc . pasó a llamarse Continuum Health Partners. [48]

Los pabellones Plant y Scrymser para pacientes privados fueron designados por la Comisión de Preservación de Monumentos Históricos de la Ciudad de Nueva York como monumentos oficiales de la ciudad en 2002. [1] [49] En 2013, Continuum Health Partners se fusionó con Mount Sinai Medical Center para convertirse en Mount Sinai Health System , [50] y dos años más tarde, St. Luke's Hospital se convirtió en Mount Sinai St. Luke's. [51] Cuatro de los pabellones originales (Plant, Scrymser, Travers y Minturn) se vendieron en 2016 y se convirtieron en un complejo de 300 apartamentos de alquiler. La conversión fue realizada por el estudio de arquitectura CetraRuddy. [52] En 2019, los pabellones originales se incluyeron en el Registro Nacional de Lugares Históricos. [53] En 2020, el hospital pasó a llamarse Monte Sinaí Morningside. [54] [55] [56] [3]

Flagg diseñó el Hospital St. Luke con nueve pabellones: cuatro pabellones de 4 + 1 ⁄ 2 pisos cada uno en las calles 113th y 114th, respectivamente al sur y al norte, y un edificio de administración central de 6 pisos en el medio, frente a la calle 113th Street Sur. [29] [57] [58] Los pabellones de las calles laterales se diseñaron con fachadas de ladrillo y piedra, así como con techos abuhardillados. [57] El plan era una continuación de los diseños hospitalarios anteriores que habían dividido las alas en varios pabellones conectados por arcadas. [29] [30] En San Lucas, las arcadas estaban elevadas, con arcos debajo para permitir que pasara el aire. [59] [60] Las salas de pacientes estaban en la calle 113, mientras que las habitaciones de las enfermeras y las alas de los pacientes privados estaban en la calle 114. [30] [60] Cada pabellón se diseñó alrededor de un patio central con una escalera y un ascensor. [60]

Finalmente, se construyeron ocho de los pabellones de Flagg. [29] [30] De estos, quedan seis, cuatro de los cuales ya no forman parte del hospital. [44] En el diseño final, la junta decidió mover el edificio de administración más cerca de la calle y eliminar las puertas de entrada propuestas. Se colocaron escaleras en las arcadas entre los pabellones para que las salas individuales pudieran ponerse en cuarentena más fácilmente. [30] El plan revisado también permitió la construcción de una capilla detrás del edificio de la administración. [61] Cuando abrió, el hospital estaba compuesto por el edificio administrativo Minturn, Chapel, Norrie y Vanderbilt Pavilions, un establo de ambulancias y un edificio de patología. [29] La capacidad total de pacientes del edificio se estimó en 350 personas cuando se completó. [58]

Edificio de administración Editar

El edificio de la administración central, también llamado Pabellón Muhlenberg, por el fundador del hospital, está apartado de la calle 113. [61] Fue uno de los cinco pabellones originales abiertos en 1896. [37] El edificio estaba coronado por una cúpula, que se elevaba 140 pies (43 m) y se comparaba con la del Palacio de Luxemburgo, [57] [58] [60] aunque la cúpula de St. Luke fue demolida en 1966. [39] Los corredores oeste-este atravesaban cada piso y los ascensores conectaban los pisos, lo que permitía transportar a los pacientes enfermos con mayor facilidad. Según lo planeado, el primer piso (bajo) iba a ser un vestíbulo y oficinas del segundo al cuarto piso, un pabellón de niños en el quinto piso, comedores y el sexto piso, quirófanos. [62] Se colocó un patio abierto frente al pabellón central. [30]

Pabellón de la capilla Editar

El Pabellón de la Capilla, uno de los pabellones originales inaugurado en 1896, está ubicado en 114th Street, justo al norte del edificio de administración. El pabellón no estaba en el diseño inicial. [63]

Flagg diseñó una capilla en el hospital, así como las vidrieras de la capilla. [64] [65] Tal como se diseñó, una torre debía elevarse por encima de la capilla. [63] El espacio mide 70 pies (21 m) de largo por 30 pies (9,1 m) de ancho y 34 pies (10 m) de alto. [66] Fue consagrada en 1896. [67]

Pabellón Travers Editar

El Pabellón Travers se construyó al noreste del edificio de administración, al este del Pabellón de la Capilla, en 1908-1911. [39] [41] Se utilizó para tratamiento ambulatorio y como dormitorio de mujeres del personal del hospital. [41] [52] [68] Posteriormente se utilizó para oficinas administrativas antes de convertirse en apartamentos. [52]

Pabellones Plant y Scrymser Editar

Los pabellones Plant y Scrymser están ubicados en Morningside Drive, en la parte este del sitio del hospital. [1] Plant, que lleva el nombre de la donante Margaret J. Plant, abrió en la esquina sureste del sitio en 1906. Scrymser, que lleva el nombre de la donante Mary Catherine Prime Scrymser, abrió en la esquina noreste en 1928. [41] [39] Fueron inicialmente utilizado como alas donde los pacientes ricos podían ser tratados por separado del resto de los pacientes del hospital. [1] La planta, de ocho pisos de altura, también tenía habitaciones para el superintendente del hospital. [39] [44] Scrymser, uno de los encargos finales de Flagg en Manhattan, tenía nueve pisos de altura y se diferenciaba de los otros pabellones, en que contenía terrazas superiores con logias (en lugar de un techo abuhardillado), así como una fachada de ladrillo con ornamentación apagada. [44] Se convirtieron en apartamentos a partir de 2016. [52]

Pabellón de Minturn Editar

El Minturn Pavilion, uno de los pabellones originales inaugurado en 1896, [37] está ubicado en 113th Street, justo al sureste del edificio de administración. [63] Nombrado en honor al presidente fundador del hospital, Robert Minturn, inicialmente sirvió como sala quirúrgica para mujeres. [61] Más tarde se utilizó para oficinas administrativas y luego se convirtió en apartamentos. [52]

Pabellones de Norrie y Vanderbilt Editar

El Pabellón Norrie estaba ubicado en la esquina noroeste del sitio, mientras que el Pabellón Vanderbilt estaba ubicado en la esquina suroeste, ambos estaban al oeste del edificio de administración [63] y estaban entre los pabellones originales abiertos en 1896. [37] El Pabellón Norrie, el nombre del tesorero del hospital Gordon Norrie se usó como sala quirúrgica de hombres [61] y se inauguró en marzo de 1896. [69] El Pabellón Vanderbilt, llamado así por el benefactor William Henry Vanderbilt, quien había pagado el anexo del edificio original, se usó como dormitorios para el personal. [61] y se inauguró en enero de 1896. [35] Fueron demolidos en la década de 1950. [39]

Hospital de mujeres Editar

Hospital de la mujer fue fundada por el Dr. J. Marion Sims con el respaldo financiero de Sarah Platt Doremus, quien finalmente se convirtió en presidenta del hospital. [70] Desde Carolina del Sur, Sims había desarrollado un enfoque revolucionario para tratar las fístulas vesicovaginales, una complicación catastrófica de un parto obstruido. El hospital se ubicó por primera vez en una casa alquilada en Madison Avenue y 29th Street. El Dr. Thomas Addis Emmet, quien se desempeñó en el hospital, publicó el primer libro de texto completo en inglés sobre ginecología. [71]

En 1867, el Woman's Hospital se mudó a una nueva ubicación en Park Avenue, en el actual sitio del Waldorf Astoria de Nueva York. El lugar había sido utilizado como cementerio durante el brote de cólera de 1832, y se desenterraron 47.000 ataúdes para dar paso a la nueva construcción. [71] En 1906 Woman's Hospital se trasladó a 110th Street y Amsterdam. La nueva estructura, diseñada por Frederick R. Allen de Allen & amp Collens, se amplió en 1913. [72] Woman's Hospital se fusionó con St. Luke's Hospital en 1952, formando St. El Luke's Hospital Center, [46] y el edificio del Old Woman's Hospital en 110th Street y Amsterdam Avenue fueron destruidos. [44] [46] Finalmente, en 1965, se trasladó a 114th Street y Amsterdam Avenue, justo al otro lado de la calle de St. Luke's. [71] [46]

Escuela de formación para enfermeras del St. Luke's Hospital Editar

La escuela de formación de enfermeras funcionó desde 1888 hasta que su última promoción se graduó en 1974. La escuela cerró debido a la competencia de los programas de licenciatura de cuatro años cada vez más disponibles. Fue fundada por Annie Ayres, una devota del fundador de St. Luke, Muhlenberg, y graduó a 4.000 enfermeras durante sus 80 años de carrera. [73] [74] [75]


FDR presionado para el rescate de refugiados judíos, según muestran documentos recientemente revelados

SEPTIEMBRE DE 2009 - Para sus críticos, la respuesta de Franklin Roosevelt al Holocausto fue personificada por su decisión de junio de 1939 de rechazar el asilo político a más de 900 pasajeros a bordo del transatlántico alemán. San Louis. Los pasajeros, casi todos ellos refugiados judíos, tenían las luces de Miami a la vista cuando el gobierno de Estados Unidos les negó el permiso para desembarcar. Roosevelt no respondió a las peticiones de ayuda. El barco regresó a Europa y el Holocausto se cobró más de un tercio de los que regresaron al continente.

Debido a esto, Roosevelt ha sido descrito como indiferente al destino de los judíos. Según un nuevo libro, Refugiados y RescateSin embargo, es una reputación que no se merece. Como se revela en el diario inédito de James McDonald, el hombre que supervisó el comité asesor de refugiados de Roosevelt en tiempos de guerra, FDR hizo intenta ayudar a los refugiados judíos antes de la guerra.

Un año antes del San Louis asunto, FDR instó al Departamento de Estado a permitir que decenas de miles de judíos emigraran de Alemania y Austria, y desarrolló planes para convertir las democracias occidentales en una enorme red de seguridad. “Roosevelt era un hombre de gran visión que quería reasentar a un número mucho mayor de refugiados”, escribe Richard Breitman, un historiador de la American University que ayudó a editar el volumen. "[Pero] su disposición a tomar medidas varió drásticamente según las circunstancias políticas y militares".

Ya en la primavera de 1938, según los periódicos de McDonald's, Roosevelt comenzó a hablar de un plan para rescatar a millones de judíos de la Alemania nazi y dividirlos entre un grupo de 10 países democráticos. Más tarde ese año, Roosevelt le prometió a McDonald que le pediría al Congreso que asignara 150 millones de dólares para ayudar a reasentar a los refugiados en todo el mundo. En mayo de 1939, solo un mes antes de la San Louis En el incidente, McDonald estuvo presente cuando FDR advirtió a sus asesores que la situación de los judíos en Alemania se estaba volviendo crítica. “No era tanto una cuestión de dinero”, registró McDonald diciendo al presidente, “sino de vidas reales”.

McDonald, el alto comisionado para los refugiados de la Sociedad de Naciones en la década de 1930, no toleraba a los burócratas arrastradores de pies ni a los líderes mundiales tímidos. Había dimitido de su cargo en 1935 debido a la falta de voluntad de la organización para ayudar a los judíos en la Alemania nazi. Y no tenía motivos para excusar a Roosevelt. Lo cual, dicen los historiadores, es lo que hace que su decisión de unirse al comité asesor del presidente sobre refugiados en 1938, y sus impresiones sobre un presidente que creía que estaba bastante preocupado por el destino de los judíos europeos, fueran tan importantes.

Entonces, ¿por qué no actuó Roosevelt? McDonald culpó a la política intratable de la época. A principios de 1939, con el San Louis A punto de zarpar, FDR se negó a respaldar un proyecto de ley que habría traído a 20.000 niños judíos alemanes a los Estados Unidos fuera de la cuota de inmigración. Desde la perspectiva de McDonald's, FDR vio el proyecto de ley como un mero gesto, no como una solución. Ante la fuerte oposición pública y un Departamento de Estado intransigente, tanto Roosevelt como McDonald también reconocieron que el proyecto de ley estaba condenado al fracaso. "El problema fue que la mayoría de las iniciativas para reasentar a los refugiados ... resultaron imposibles, encontraron una resistencia sustancial en el extranjero o se desarrollaron muy lentamente", escriben Breitman y sus coeditores. "El estallido de la guerra destruyó la mayoría de las oportunidades que quedaban".

Para 1940, Roosevelt abandonó sus principales esfuerzos de reasentamiento cuando se vio obligado a cambiar su enfoque de la acción humanitaria a la seguridad nacional. Esa transición decepcionó tanto a McDonald que votó por Wendell Willkie en las elecciones presidenciales de ese año.

No obstante, después de la victoria de FDR, McDonald se mantuvo como asesor del presidente, haciendo todo lo posible para ayudar a los judíos de Europa. "Definitivamente tenemos la sensación de que McDonald sintió que él y Roosevelt estaban, si no en la misma página, al menos en el mismo capítulo", dijo Breitman a la Segunda Guerra Mundial. "Finalmente se dio cuenta de que nadie tenía el poder de detener el Holocausto". Lamentablemente, eso incluyó al presidente.


Hidroelectricidad

The Springs continuó como la industria principal de la comunidad hasta principios del siglo XX, cuando la industria encontró su base con la energía hidroeléctrica de bajo costo. La primera instalación hidroeléctrica se construyó en 1900 cuando Henry H. Warren organizó una empresa para cavar un canal de energía que conectaba el río Grasse y el poderoso San Lorenzo. En esa distancia, la profundidad cayó 45 pies y permitió el aprovechamiento de 200,000 caballos de fuerza.

Esta fuente de energía confiable y económica atrajo a la Pittsburgh Reduction Company (más tarde llamada Aluminium Company of America, o Alcoa) a establecer una instalación en la comunidad. Con la afluencia de trabajadores creada por la nueva planta industrial, la escasez de viviendas no era infrecuente y muchos trabajadores se quedaban en los grandes hoteles que antes estaban llenos de aquellos que buscaban los poderes curativos de los manantiales minerales.


Lewis y Clark

En mayo de 1804, Meriwether Lewis y William Clark emprendieron su Viaje de Descubrimiento, embarcándose cerca de la confluencia de los ríos Mississippi y Missouri. Hoy, puede visitar la confluencia en uno de nuestros cruceros fluviales especializados.

El 18 de noviembre de 1805, la tripulación llegó a la desembocadura del río Columbia en Oregón, cumpliendo un objetivo principal de la expedición: trazar una ruta hacia el Pacífico y establecer el derecho de Estados Unidos al noroeste del Pacífico.

La Expedición regresó a St. Louis el 23 de septiembre de 1806, aterrizando cerca del sitio del Gateway Arch.

Virginia Minor, quien en 1873 demandó por el derecho al voto de las mujeres en el Old Courthouse, estaba relacionada con Meriwether Lewis, líder del Corps of Discovery.

Descubra más sobre la fascinante historia y la ingeniería detrás del Gateway Arch en la página oficial del Servicio de Parques Nacionales.


PARQUE SARA D. ROOSEVELT, Barrio chino

En el concurrido Lower East Side de Manhattan hay un parque lineal que cubre siete cuadras entre las calles Houston y Canal. Es el producto de la limpieza de los barrios marginales del período de la Depresión que proporcionó espacios verdes públicos muy necesarios para las masas pobres, cansadas y apiñadas que anhelaban respirar libremente.

Antes de que se construyera este parque, su sitio contenía cementerios, sinagogas y una torre de hotel de lujo de corta duración. Forsyth y Chrystie Street siguen la longitud del parque, ofreciendo edificios históricos que resistieron los cambios demográficos del vecindario y los esquemas de renovación urbana. El mapa de Matthew Dripps de 1852 muestra un cementerio, dos iglesias bautistas, una iglesia episcopal, un templo reformado y una armería en la huella del parque. Circled es un cementerio afroamericano que discutiré a continuación.

Llegué al Parque Sara D. Roosevelt para inspeccionar las condiciones de su Golden Age Center, una instalación modernista sin complicaciones terminada en 1964. Excepto por la obra de arte en su pared sur, el edificio tiene mosaicos pero ninguna placa que indique su artista o la fecha de finalización. Detrás del edificio en su lado norte es donde se discutirá la historia.

El jardín M’Finda Kalunga fue fundado en 1982 en una sección abandonada del parque frecuentada por consumidores de drogas y vagabundos. El nombre de este espacio verde recuperado se traduce como "Jardín en el borde del otro lado del mundo" en el idioma kikongo que hablaban muchos de los primeros afroamericanos de la ciudad cuando llegaron aquí como esclavos. Al otro lado de la calle de este jardín, la propiedad en 195-197 Chrystie Street sirvió como el segundo cementerio africano de la ciudad, después de que el primero en el Centro Cívico fuera cerrado y profanado con el desarrollo. Este cementerio recibió entierros desde 1795 hasta 1853. Freeman Alley está en esta cuadra. Es posible que el nombre esté relacionado con el cementerio, pero hasta ahora no he encontrado ninguna evidencia de ello. La mayoría de los restos fueron enterrados en el cementerio Cypress Hills en Brooklyn, que alberga tumbas reubicadas de algunos otros cementerios pequeños que fueron desmantelados en favor del crecimiento urbano.

Las vías fluviales urbanas son mi especialidad. A este respecto, en el jardín M’Finda Kalunga se puede encontrar un pequeño estanque para peces de colores y tortugas. El período en el que funcionó el segundo cementerio afroamericano de la ciudad fue de transición a medida que los africanos se volvían más estadounidenses. La importación de esclavos se abolió en 1808, y veinte años después los últimos esclavos del estado fueron liberados de la propiedad. Una década después del cierre del cementerio, la Guerra Civil pondría fin a esta práctica deshumanizadora. El cementerio estaba bajo los auspicios de la Iglesia de San Felipe, una iglesia para "africanos libres" fundada en 1809. Al igual que la historia del templo reformado más grande de la ciudad y su catedral católica, esta histórica congregación negra siguió moviéndose hacia la parte alta de la ciudad. Actualmente se encuentra en Harlem. El parque tiene un segundo jardín diseñado por una comunidad de inmigrantes más reciente, el Hua Mei Bird Garden, que lleva el nombre de un pájaro cantor popular en China.

También en Chrystie Street se puede ver el contraste entre los siglos XIX y XXI. 163 Chrystie tiene un alemán Rundbogenstil, o "estilo arco redondo". Este fue un intento de mediados del siglo XIX en Alemania por desarrollar un estilo arquitectónico nacional. El recorrido de Kevin por la calle 14 de octubre de 2019 ofrece más ejemplos de Rundbogenstil. Al lado, 165 Chrystie ofrece el aspecto post-milenial de las ventanas de vidrio del piso al techo y las paredes de concreto. Designed by ODA Architecture, the 9-unit luxury residence replaced a three-story Chinese kitchen supply store.

At Stanton Street there is an art installation from 2016 by street artist KAWS a.k.a. Brian Donnelly. His work was part of a $300,000 commitment by Nike in redesigning the basketball court. Nearly four years later, the painting still looks good. Kevin walked Stanton Street in 2010.

On the east side of the park facing this basketball court is the former Public School 20, one of many historically-inspired schools designed by C.B.J. Snyder. In 1985 at the height of the AIDS crisis this former school became the Rivington House, a 219-bed nursing home for patients afflicted with this incurable virus. In 2015, the facility closed and was sold to a politically-connected nursing home operator who then sold it to a private developer who had dreams of a luxury condo conversion here. Investigations and controversy ensued. In 2019, a mystery LLC purchased the building, which is leased for 30 years to Mount Sinai Hospital as a clinic. If you choose to go east on Rivington Street, Kevin walked this street in 2010.

Returning to the Golden Age Center, we are standing on the site of the tallest building demolished to make way for Sara D. Roosevelt Park. The 12-story Libby’s Hotel & Baths set the luxury standard in this otherwise working-class neighborhood. It was completed in 1926 and named after the mother of its owner Max Bernstein. Billed as the Ritz with a Shvitz, the $3 million hotel symbolized the Roaring Twenties and its owner as an immigrant success story. Libby’s had its own Yiddish radio show broadcasted from the hotel. Bernstein did not have luck on his side. Besides losing his mother at a young age, his wife died shortly after the hotel’s opening, sending him into a depression. Then a predatory lender foreclosed on the property in 1929. Within two years it was demolished to make way for the park.

The hotel faced Delancey Street, a wide thoroughfare connecting Little Italy to the Williamsburg Bridge. Prior to the bridge, Grand Street served as the neighborhood’s main east-west route on account of its ferry terminal.

Following the completion of the bridge this street was widened to accommodate the increased traffic but I’ve wondered why Delancey wasn’t extended through SoHo to reach the west side. In the above 1934 photo from Municipal Archives, we see the site of Libby’s Hotel with Delancey Street in the foreground.

The widening allowed for a green median on Delancey that was initially to resemble a parkway. In 1921 it was given the name Schiff Parkway, a name that is as remembered as Avenue of the Americas and Joe DiMaggio Highway. Namesake Jacob Schiff was a German Jewish immigrant who achieved tremendous success in finance. This Upper East Side millionaire identified with the poor Jews of the Lower East Side not only through his philanthropy but also by walking its streets without being identified. His name also appears on an uptown playground. As the traffic flow increased, Schiff Parkway was narrowed in favor of more traffic lanes. The same story happened with Park Avenue’s malls and 34th Avenue in Jackson Heights.

In the past decade, Schiff Parkway’s width was partially restored thanks to the bike lane on Delancey Street that took away one traffic lane.

Speaking of namesakes, Sara D. Roosevelt was alive when the Board of Aldermen named this park for her in September 1934. The runner up-honoree was former Parks Commissioner Charles B. Stover. A humble woman, she preferred to have it named after social worker Lillian Wald, who had strong ties to the neighborhood. Her family has roots in New York reaching back to the Dutch period, and her oldest son was the president. Keeping out of the fray, she excused herself from the park’s dedication ceremony.

Not enough Roosevelts for you? Check out my earlier essay on Theodore Roosevelt Park and FDR’s missing memorial in Midwood. Kevin takes us back to the demapped Roosevelt Street that predates both presidents and their mothers.

Three blocks to the east of this intersection the Tenement Museum has a corner storefront promoting immigration history in this city. Once a modest tenement-turned-museum at 97 Orchard Street, it has since undergone an expansion that includes offices, storefront, and an elevator, among other accessibility improvements. Kevin walked the length of Orchard Street in 2018 and documented the fading ads of Delancey in 1999.

I’m Just Walkin’ blogger Matt Green calls the facility on Delancey and Forsyth a “churchagogue,” and he’s seen plenty of them across the city. The Spanish Delancey Seventh Day Adventist Church offers hints of its Jewish past with stars of David on its windows. Its designer, J. Cleveland Cady, also had the American Museum of Natural History and the old Metropolitan Opera House on his resume. Built in 1890 for a missionary church, it had no luck converting Jewish immigrants and soon became a palatial synagogue. The owners wisely rented out the first floor to storefronts.

In the 1960s, the synagogue had few members, as younger generations moved uptown, out of Manhattan, and towards the suburbs. The church purchased this shul in 1971. Under its current owner, services here still take place on Saturdays. In 2016, the church offered its site for development, with the provision to retain the first three floors. This building is not landmarked. So far, no glass box tower here yet. Check back here in a couple of years.

At 104 Forsyth Street facing the park with a presidential surname is the apartment building honoring the 20th president, who served for just six months in 1881 when he was assassinated. Like its namesake, the building has some sad stories of its own. Daytonian in Manhattan blogger Tom Miller gives us a detailed history of The Garfield Flats.

Here’s another former synagogue, 80 Forsyth Street. Again, Tom Miller gives us its history, so I don’t have to. Its most remarkable owners were artist couple Pat Pasloff and her husband Milton Resnick, who bought the building in 1966. Resnick also owned a former synagogue-turned-studio a block away on Orchard Street. In 2013 after Pasloff’s death, the studio was put on the market for $6.2 million.

On this block the park also wiped away The Grand Theatre, a palace of Yiddish plays that was part of a cluster of theaters nearby on the Bowery dubbed the Yiddish Rialto. This 1,700-seat theatre welcomed neighbors from nearby Little Italy and Chinatown with plays in their respective languages. Prolific city photographer Percy Loomis Sperr was on the scene to capture the demolition of this beautiful structure. En esto NYPL Digital Collections photo, Sperr is looking south on Chrystie Street towards Grand Street. Libby’s Hotel and Grand Theatre were the last buildings demolished in favor of the park, on account of their size.

I’m surprised that Tom Miller hasn’t yet chronicled 70 Forsyth Street, built as The Major. This five-story walkup seems like an ideal counterpart to the Grand Theatre, similar to how the Farley Post Office complimented the old Penn Station across the street. The Major and the Grand Theater were built in the same generation, but I do not know if they shared an architect. The building is not mentioned in the AIA Guide and it is not landmarked. Similar to how Jewish immigrants of the early 20th century created landsmanshaften of newcomers from the same villages and regions, Chinese newcomers at the turn of this century are doing the same. 70 Forsyth Street is home to the New Fuzhou Senior Association, representing folks from the capital city of the Fujian Province.

The beauty of Sara D. Roosevelt Park was almost compromised by the man who ran the city’s Parks Department. In his effort to steamroll a highway across lower Manhattan, Robert Moses saw this park as an easy path for the Lower Manhattan Expressway, or Lomex. In a 1955 illustration from the Triborough Bridge & Tunnel Authority, the highway is shown running atop the block to the west of the park, taking away dozens of tenements and small businesses so that cars can travel between Brooklyn and New Jersey without any traffic lights. And this was only a spur of Lomex. The main highway’s route was east-west between Delancey and Broome Streets, running from the Holland Tunnel to Williamsburg Bridge.

los 1963 Arterial Program by TBTA shows the full length of Lomex, its tentacle-like ramps, and how “relocating 2,000 families is not really a difficult process.” This plan would have encroached on the park at Broome Street, and would have razed the block where the Tenement Museum is located. Thousands of tenements have been demolished in favor of public housing, schools, roads, and parks. By sheer luck, 97 Orchard Street survived long enough to become a museum!

In the 1967 plan drafted by the city’s DOT, we see the highway taking over the park entirely south of Delancey Street. The parkland loss would have been made up with a new set of parks above a highway trench in SoHo. Delancey/Kenmare and Broome streets would have been relegated as service roads for the main Lomex route.

To account for the “relocation of 2,000 families,” architect Paul Rudolph proposed a linear “city within the city” atop the Lomex with brutalist stepped concrete high-rises covering the highway, which would have been built atop Sara D. Roosevelt Park. At its junction with Canal Street and Manhattan Bridge, Rudolph proposed a massive transit hub whose shape is somewhere between a nautilus spiral and a domed arena. The Confucius Plaza high-rise stands there today. Fortunately this expressway did not succeed and the park was saved.

The southernmost block of Sara D. Roosevelt Park, between Hester and Canal Streets, has seen dramatic change on its eastern side. In this 1934 photo from the Municipal Archives, we see the cleared park block looking south. The dome in the background is the synagogue at 27 Forsyth Street. Most synagogues on the LES were comprised of landsmen from specific places this one was founded by Jews from Suwalki, Poland. The synagogue failed to pay its bills and was forced to close in 1926. The building is still Orthodox in name: since 1935 as St. Barbara’s Greek Orthodox Church, an outpost of Greek culture in this largely Chinese neighborhood.

In 1934 this block contained IS 131, another fine C.B.J. Snyder product. But as the student body grew and its needs changed, the old school was razed and replaced in 1983 with a modernist facility. In the above photo, we see this school on the right side of the park. The photographer took this shot standing atop the Manhattan Bridge entrance arch. The southern side of this park is Canal Street, where Kevin walked in 2019.

The circular edges of Intermediate School 131 have the look of a Guggenheim knockoff or garage ramps, spilling over a remapped block of Forsyth Street facing the park. The school is co-named for Dr. Sun Yat-Sen, leader of the Xinhai Revolution that overthrew China’s last imperial dynasty in 1911. The annual Lunar New Year Parade marches past this building with pride. My story on these seven historic blocks ends here.

Sergey Kadinsky is the author of Hidden Waters of New York City: A History and Guide to 101 Forgotten Lakes, Ponds, Creeks, and Streams in the Five Boroughs (2016, Countryman Press) and the webmaster of Hidden Waters Blog.

Check out the ForgottenBook, take a look at the gift shop, and as always, “comment…as you see fit.”


History & Culture

Are you a first time visitor to Theodore Roosevelt Birthplace? If so, click here for an introductory film to get you oriented!

Temas

Interpretive themes are the key stories or concepts that visitors can explore by visiting Theodore Roosevelt Birthplace.

Lugares

Learn about places associated or nearby to Theodore Roosevelt Birthplace National Historic Site!

Gente

Learn more about the people in TR's life and the influence they had on him.


Roosevelt Str - History

America's conflict with Spain was later described as a "splendid little war" and for Theodore Roosevelt it certainly was. His combat experience consisted of one week's campaign with one day of hard fighting. "The charge itself was great fun" he declared, and "Oh, but we had a bully fight." His actions during the battle earned a recommendation for the Congressional Medal of Honor but politics intervened and the request was denied. The rejection crushed Roosevelt. As though in consolation, the notoriety from the charge up San Juan Hill was instrumental in propelling him to the governorship of New York in 1899. The following year Roosevelt was selected to fill the Vice Presidential spot in President McKinley's successful run for a second term. With McKinley's assassination in September 1901, Roosevelt became President.

In the confusion surrounding their departure from Tampa, half the members of the Rough Riders were left behind along with all their horses. The volunteers made the charge up San Juan Hill on foot. They were joined in the attack by the 10th (Negro) Cavalry. The 10th never received the glory for the charge that the Rough Riders did, but one of their commanders - Captain "Black Jack" Pershing (who later commanded American troops in World War I) - was awarded the Silver Star.

"Roosevelt. made you feel like you would like to cheer."

Richard Harding Davis was a reporter who observed the charge up San Juan Hill. We join his account as American forces have massed at the bottom of the hill - the Spanish entrenched in a dominate position on its top. Behind the Americans, advancing troops have clogged the roads preventing an escape. The Americans appear to be stymied - unwilling to move forward and unable to retreat. Suddenly, Theodore Roosevelt emerges on horseback from the surrounding woods and rallies the men to charge:

I speak of Roosevelt first because, with General Hawkins, who led Kent's division, notably the Sixth and Sixteenth Regulars, he was, without doubt, the most conspicuous figure in the charge. General Hawkins, with hair as white as snow, and yet far in advance of men thirty years his junior, was so noble a sight that you felt inclined to pray for his safety on the other hand, Roosevelt, mounted high on horseback, and charging the rifle-pits at a gallop and quite alone, made you feel that you would like to cheer. He wore on his sombrero a blue polka-dot handkerchief, a la Havelock, which, as he advanced, floated out straight behind his head, like a guidon. Afterward, the men of his regiment who followed this flag, adopted a polka-dot handkerchief as the badge of the Rough Riders. These two officers were notably conspicuous in the charge, but no one can claim that any two men, or anyone man, was more brave or more daring, or showed greater courage in that slow, stubborn advance than did any of the others. . . .

I think the thing which impressed one the most, when our men started from cover, was that they were so few. It seemed as if someone had made an awful and terrible mistake. One's instinct was to call them to come back. You felt that someone had blundered and that these few men were blindly following out some madman's mad order. It was not heroic then, it seemed merely terribly pathetic. The pity of it, the folly of such a sacrifice was what held you.

They had no glittering bayonets, they were not massed in regular array. There were a few men in advance, bunched together, and creeping up a steep, sunny hill, the top of which roared and flashed with flame. The men held their guns pressed across their breasts and stepped heavily as they climbed. Behind these first few, spreading out like a fan, were single lines of men, slipping and scrambling in the smooth grass, moving forward with difficulty, as though they were wading waist high through water, moving slowly, carefully, with strenuous effort. It was much more wonderful than any swinging charge could have been. They walked to greet death at every step, many of them, as they advanced, sinking suddenly or pitching forward and disappearing in the high grass, but the others' waded on, stubbornly, forming a thin blue line that kept creeping higher and higher up the hill. It was as inevitable as the rising tide. It was a miracle of self-sacrifice, a triumph of bulldog courage, which one watched breathless with wonder. The fire of the Spanish riflemen, who still stuck bravely to their posts, doubled and trebled in fierceness, the crests of

Roosevelt (center) and the
Rough Riders celebrate
at the top of San Juan Hill
the hills crackled and burst in amazed roars, and rippled with waves of tiny flame. But the blue line crept steadily up and on, and then, near the top, the broken fragments gathered together with a sudden burst of speed, the Spaniards appeared for a moment outlined against the sky and poised for instant flight, fired a last volley and fled before the swift-moving wave that leaped and sprang up after them.

The men of the Ninth and the Rough Riders rushed to the blockhouse together, the men of the Sixth, of the Third, of the Tenth Cavalry, of the Sixth and Sixteenth Infantry, fell on their faces along the crest of the hills beyond, and opened upon the vanishing enemy. They drove the yellow silk flags of the cavalry and the Stars and Stripes of their country into the soft earth of the trenches, and then sank down and looked back at the road they had climbed and swung their hats in the air. And from far overhead, from these few figures perched on the Spanish rifle-pits, with their flags planted among the empty cartridges of the enemy, and overlooking the walls of Santiago, came, faintly, the sound of a tired, broken cheer."

Referencias:
Davis, Richard Harding, The Cuban and Porto Rican Campaigns (1898) Freidel, Frank, The Splendid Little War (1958) Morris Edmund, The Rise of Theodore Roosevelt (1979).


End of the Bull Moose Party

By 1916, the Bull Moose Party had changed: A prominent leader, Perkins, was convinced that the best route was to unite with Republicans against the Democrats. While the Republicans were interested in uniting with the Progressives, they were not interested in Roosevelt.

In any case, Roosevelt refused the nomination after the Bull Moose Party chose him to be its standard-bearer in the presidential election. The party tried next to give the nomination to Charles Evan Hughes, a sitting justice on the Supreme Court. Hughes also refused. The Progressives held their last executive committee meeting in New York on May 24, 1916, two weeks before the Republican National Convention. But they were unable to come up with a reasonable alternative to Roosevelt.

Without its Bull Moose leading the way, the party dissolved shortly thereafter. Roosevelt himself died of stomach cancer in 1919.


Ver el vídeo: Documental de Franklin (Enero 2022).