Podcasts

Los zorros de Venecia

Los zorros de Venecia

Los zorros de Venecia

Por Marco D'Amico, Universidad de Concordia

Si la verdad es el corazón de la historia, entonces los recuerdos y las relaciones se pueden utilizar como fuente.. [1] - Sebastiano Foscarini, en Collegio, il 29 luglio 1684

Los historiadores se han centrado en la Liga Italiana de 1455 como catalizador del desarrollo de la diplomacia veneciana; sobre todo en el desarrollo del papel y el propósito de un embajador. Según historiadores como Michael Mallet, en el momento en que las cinco grandes potencias italianas se unieron para limitar las guerras, resolver amistosamente las diferencias y frustrar la intervención extranjera en Italia, nació una nueva era de la diplomacia italiana. [2] Emergiendo como una de las principales potencias marítimas de Europa a fines del siglo XV, existe un gran debate sobre cómo una república tan pequeña pudo elevarse a niveles tan impresionantes de prestigio internacional. El historiador Donald Weinstein, entre otros historiadores, acredita la "ubicación geográfica ideal" y las "extensas redes comerciales" de Venecia como los factores que permitieron a la República de San Marcos prosperar en formas que otras potencias de la época no lo hicieron. [3] La conquista de Constantinopla por el Imperio Otomano y el surgimiento de potencias marítimas como España y Portugal llevaron a Venecia al borde del colapso. Como resultado, la República de St-Mark, que no tenía tantos recursos naturales o territorio como sus pares, se vio obligada a refinar sus prácticas diplomáticas y crear nuevas formas de recursos si deseaba prosperar en un mundo marítimo que se contraía rápidamente. . Debido a la lucha constante por un equilibrio de poder, tanto a nivel nacional como en el exterior, las responsabilidades de los embajadores, originalmente encargados de garantizar una buena reputación en el exterior, se convirtieron en el primer agente estatal para la recopilación de información.

A medida que el conocimiento extranjero se convirtió en un recurso vital de la República de Venecia, el tipo de información y el método en el que se registró comenzó a ser regulado por el Senado de Venecia. A medida que el Senado veneciano subía a la fama a través de los rigores de las guerras italianas, su sed de información, un recurso vital para el arte de gobernar, se hizo evidente a través de la legislación de embajadores que había comenzado a imponerse a mediados del siglo XV. A medida que los embajadores y sus despachos se volvieron más sofisticados y enfocados bajo el control del Senado veneciano desde finales del siglo XV y XVI, el verdadero cambio significativo en la responsabilidad de los embajadores, que ocurrió oficialmente durante la década de 1560, llevó a la profesionalización de la profesión de embajador. Este documento seguirá la evolución de los despachos del embajador veneciano antes de la implementación del De Legato y Ricordi per Ambasciatori de la década de 1560 y los cambios que se produjeron posteriormente en las prácticas de embajadores. Estos despachos informativos, que evolucionan desde simples Ricordi (recuerdo desorganizado) a informativo relazioni (despacho senatorial), influyó mucho en las prácticas de construcción del estado veneciano y, por lo tanto, fueron cada vez más importantes. El cambio de responsabilidades e informes de embajadores fue, por tanto, representativo de una época de gran incertidumbre, secreto y descubrimiento; una era en la que la información recopilada o divulgada por un embajador podría influir en la dirección de todo un estado. Este documento se centrará en el proceso que llevó a la profesionalización de las relaciones y los despachos de embajadores como un medio para mostrar el cambio en las prioridades políticas del Senado veneciano, ya que necesitaba y hacía cumplir una afluencia constante y regular de conocimientos extranjeros.

La fruición de este proceso se hizo evidente en la década de 1560. El Senado veneciano había logrado redefinir el papel de sus embajadores de ser uno que debería “asesorar y pensar lo que pueda servir mejor para la preservación y engrandecimiento de su propio estado” a los recolectores de información [4]; coleccionistas que "deberían ser celosos en recopilar noticias de todos los sectores". [5] El cambio en la práctica de los embajadores se debió a un cambio en las realidades políticas de Venecia, ya que se encontró atrapada en un equilibrio europeo de poder entre los otomanos y las potencias occidentales (España, Portugal y Francia). Por lo tanto, la información se convirtió en un recurso veneciano codiciado, ya que el Senado trató de recopilar, almacenar y hacer referencia a la información recopilada por sus embajadores con fines de gobernanza y relaciones exteriores con otras potencias. De Legato y Ricordi per Ambasciatori fueron dos trabajos publicados por miembros del Senado que encapsulaban adecuadamente la profesión de embajador reformada, ya que estos escritos dictaban las prioridades y normas de comportamiento de la vida de embajador.

Escrito en 1566, De Legato indicó las prioridades de los embajadores durante una misión en un país extranjero. Como el documento instruyó a los embajadores sobre los tipos de información social codiciados por el Senado, impone un enfoque enciclopédico para la recopilación de información en países extranjeros. La recopilación de información a tan gran escala y las consiguientes revisiones se hicieron posibles gracias a la afluencia constante de relazioni de embajadores en el extranjero, facilitó la capacidad del Senado para actuar de manera lógica y, simultáneamente, facilitó la reforma interna de las facetas administrativas o sociales que se consideraban faltantes con respecto a las naciones extranjeras (prácticas de salud, prácticas económicas, prácticas gubernamentales, prácticas militares, etc. .). En otras palabras, incluso si el embajador fue enviado a tierras extranjeras para una misión específica, también se le encomendó la tarea de recopilar tanta información de inteligencia sobre el área como fuera posible y documentar sus hallazgos de manera referenciable. Por ejemplo, esta guía solicitó a los embajadores que describieran la ciudad, los pueblos y los gobernantes de las tierras extranjeras que tienen el encargo de visitar, pero también alentó a escribir sobre los recursos naturales de la tierra, las debilidades políticas o militares, el clima y cualquier otro “efecto notable de naturaleza. ”[6] La recopilación de información de esta manera bilateral es indicativa de la evolución de la diplomacia veneciana, ya que una profesión que alguna vez había sido utilizada para la representación de estados en tierras extranjeras fue, a partir del siglo XVI, siendo utilizada simultáneamente como recopilador de información para la creciente biblioteca de conocimientos que se convirtió en los archivos venecianos.

De manera similar a la De Legato, la Ricordi per Ambasciatori, también escrito en la década de 1560, presenta catorce párrafos de pautas paso a paso para tener éxito como embajador. Alentando a los embajadores a "evitar las sospechas y ganarse la confianza de sus anfitriones" y "no perder el tiempo" en obtener "noticias de todos los sectores", es evidente que se les pidió a los embajadores que desempeñaran un papel doble [7]. La yuxtaposición de la responsabilidad de recopilar información con la de un diplomático extranjero obligó a los embajadores a comenzar a escribir despachos más refinados, conocidos como relazioni, al mismo tiempo que aumenta la necesidad de mantener el secreto y el disimulo. [8] En consecuencia, el método en el que un embajador recopila, divulga y oculta información se vuelve más difícil, ya que “no puede decir nada a otros agentes o embajadores” y debe “sobre todo, evitar ser atrapado en mentiras, pasar información dudosa o mencionar su fuente a tribunales extranjeros ”. [9] La redacción de este documento habla mucho de las realidades cambiantes de la diplomacia veneciana, pero también de la política del Senado sobre la recopilación de información y cómo procesarla y utilizarla como recurso o medio de poder, tanto a nivel nacional como nacional. extranjero. Siguiendo el ideal maquiavélico de “quien desee que otros le digan lo que oyen debe decirles lo que oye”, los venecianos pudieron combinar su uso de la información como una forma de formulación de políticas internas y de influencia política exterior, como La mejor forma de obtener información es dándola ”. [10] En última instancia, este cambio en el protocolo de embajadores no podría haber ocurrido sin un cambio en el panorama político interno de Venecia, sobre todo a través del creciente prestigio del Senado de Venecia. Tal afirmación quedará clara a través del siguiente análisis de la política veneciana en los siglos XV y XVI, ya que este artículo compara la evolución de las realidades políticas venecianas con la de sus enfoques diplomáticos extranjeros.

El papel original de los embajadores venecianos en el 13th siglo fue simplemente para representar los intereses de la República en tierras extranjeras. [11] Los embajadores solían ser comerciantes viejos y experimentados que transmitían información a sus parientes en Venecia; familiares que solían formar parte de la clase dominante de la República. Entre 1240 y 1425, los embajadores transmitieron despachos (Ricordi) se remonta al Gran Concilio de Venecia, pero ninguno fue clasificado, archivado o incluso referenciado con fines políticos. El historiador Donald Queller estableció que "no había evidencia escrita" de estos despachos entre el Gran Consejo y sus embajadores, lo que en consecuencia alude a la falta de evidencia sobreviviente que se transmita del embajador al Estado. De hecho, gran parte de la información y las riquezas que fueron descubiertas por los embajadores venecianos, que eran comerciantes astutos y ricos, se guardaron para ellos mismos en lugar de transmitirse al Estado. El Gran Consejo había intentado frenar cualquier posible conflicto de intereses mediante la implementación de varios incentivos y multas, pero, para el siglo XV, la mayoría de estas iniciativas fueron barridas bajo la alfombra. El hecho de que la mayoría de los embajadores fueran comerciantes ancianos de entre sesenta y setenta años les dio una especie de inmunidad política del Estado, ya que el control de la República de Venecia se convirtió en un reclamo generacional. Este prestigio generacional basado en la edad, en última instancia, según el historiador Robert Finlay, "explicaría la frecuente desgracia de Venecia en tiempos de guerra". [12] A mediados del siglo XV, debido a los gastos de la guerra, el Senado veneciano permitió que una generación más joven de diplomáticos , reformadores conocidos como Giovanni (Juventud), para comprar su entrada al Senado. Esta afluencia de jóvenes llevó a una reestructuración completa del Senado, donde los diplomáticos más jóvenes favorecieron los bancos de información estatales y el control social en lugar de las ganancias monetarias individuales.

Aunque el Gran Consejo había emitido múltiples advertencias relativas a posibles conflictos de intereses, fue solo en el siglo XV cuando el Senado, ahora imbuido de una nueva reforma patrocinada por los jóvenes, decidió intervenir con el uso de una multitud de leyes. En 1444, el Senado había comenzado a apretar las riendas de los embajadores a la luz de su actual lucha por el poder con otras ciudades-estado italianas. [13] Debido a las realidades de la guerra perpetua, el Senado veneciano se reunió con mayor frecuencia y lamentó que, en tiempos de guerra, la “República tuviera especial necesidad de los servicios” de embajadores; sin embargo, una cantidad significativa de ciudadanos había comenzado a rechazar las embajadas debido a la creciente cantidad de regulaciones estatales. [14] El Senado había comenzado una reforma de arriba hacia abajo de la diplomacia en Venecia a principios del siglo XV; comenzó a restringir las actividades del Doge, el jefe de Estado, con cualquier diplomático extranjero. En 1441, el Senado establecería un conjunto de regulaciones relativas a cómo se debía tratar y cuestionar a las embajadas extranjeras, lo que significaba que monopolizaban el flujo mismo de conocimiento nacional y extranjero. [15] A través de la limitación de su salario, beneficios y ventajas políticas, el embajador veneciano se convirtió en un empleado del estado; uno moldeado por sus empleadores para adaptarse a sus "necesidades" específicas. En última instancia, la oligarquía sin rostro de la República de Venecia protegió sus poderes con fantásticos celos y secreto, al mismo tiempo que mantenía su existencia con un flujo constante de conocimiento de sus embajadores.

Como observó Guicciardini, las primeras décadas del siglo XVI enseñaron a los venecianos que "conocer bien el arte de la defensa" era mejor "que enfrentar al enemigo en la batalla". [16] A mediados del siglo XV, la mejor defensa posible para este La república marítima residía en la constante recopilación y utilización de conocimientos con fines de gobernar y formular políticas. En consecuencia, los despachos se escribían regularmente en 1425 y se aplicaban legalmente en 1524; Se esperaba que los embajadores enviaran transmisiones periódicas y concisas de información al Senado de manera regular [17]. Estos despachos fueron leídos, censurados y almacenados por el Senado, sin embargo, lo que se incluía dentro de estos despachos variaba según el embajador y sus relaciones personales con las administraciones extranjeras. El enfoque de los diplomáticos en el siglo XV fue informar sobre su relación con líderes extranjeros y las actividades generales del estado extranjero en el que residían. [18] Debido a su competencia entre las ciudades estado italianas y los otomanos, la creciente necesidad del Senado veneciano de conocimientos pertinentes y oportunos obligó en última instancia a la diversificación del papel del embajador, ya que los diplomáticos extranjeros se vieron obligados a convertirse en recopiladores de información multitarea.

Como las embajadas eran empresas costosas de mantener, se enviaba a los embajadores a lugares específicos por intereses políticos y económicos específicos. Un ejemplo de las primeras formas de los despachos venecianos se puede encontrar en la carta del embajador Pietro Pasqualigo, quien respondió al Senado en 1501, después de haberse reunido con el rey portugués Manuel I.El embajador fue enviado a Portugal después de que el Senado capturara viento del descubrimiento y colonización portuguesa del Nuevo Mundo. El Senado buscó estratégicamente un acercamiento con el imperio marítimo emergente debido a la inminente amenaza otomana en el Mar Adriático. [19] Habiendo ignorado previamente a Portugal durante la mayor parte de un siglo, Venecia envió inmediatamente a Pietro Pasqualigo a Portugal en un esfuerzo por conocer las intenciones de Manuel I en el Nuevo Mundo, al mismo tiempo que intentaba reafirmar sus relaciones amistosas y ganar un aliado en la inminente guerra de Venecia con los otomanos. Al enterarse de los viajes portugueses de Cabral, el Senado estableció una "mayor importancia en los viajes que la guerra turca o cualquier guerra que pudiera tener lugar". [20] Es interesante observar que la visión del Senado de Portugal cambia de la de un potencial aliado político de un competidor político que albergaba conocimientos codiciados; conocimiento que, según el Senado, podría cambiar el tejido mismo de la realidad europea. La priorización del conocimiento extranjero por parte del Senado muestra un cambio que es indicativo de las realidades de finales del siglo XV y principios del XVI; una realidad que mostró la importancia de la información, sobre todo a través de la capacidad del embajador para extraer y ocultar conocimientos valiosos.

¿En qué registros se salvaron de su relazione para el Senado, la discusión de Pasqualigo con el Rey presentó un estallido de ideas muy desorganizado. [21] Este discurso, que incluyó temas como el Nuevo Mundo y la “amenaza turca”, fue utilizado como un medio para alabar al rey portugués en un esfuerzo por otorgar el astuto santuario veneciano en Lisboa; Sin saberlo, permitiendo que el zorro descubriera los secretos de la guarida del león. [22] Mostrando dominio en la adulación y el disimulo, el embajador veneciano había asegurado su relación con la hegemonía del estado, mientras que simultáneamente descubría información que la monarquía mantenía en secreto a través de informantes. o marineros. Aunque Pasqualigo nunca recibió una respuesta de Manuel I que arrojara luz sobre los asuntos del Nuevo Mundo, el embajador pudo obtener la mayor parte de su información a través de sus interacciones con los marineros en el puerto de Lisboa a través de sobornos, conocidos y, en determinadas ocasiones, el comercio de información. Al analizar el relazioni de Pasqualigo, Weinstein menciona que la caída de Venecia fue su falta de presencia de embajadores en Portugal, ya que no consideraba a Portugal como una potencia en la que valiera la pena invertir su tiempo. En relación con escenarios como la misión portuguesa antes mencionada, Venecia, a finales del siglo XV. , había comenzado a establecer embajadas permanentes en un esfuerzo por asegurar una relación constante con estados extranjeros y una afluencia constante de información extranjera, una idea que fue previamente refutada por el Consejo y el Senado de Venecia. [23] Por lo tanto, el siglo XVI vio un cambio rápido en la política internacional y de embajadores de Venecia; uno en el que los embajadores fueron elegidos de manera diferente, enviados según la conveniencia del Senado, obligados a escribir sus hallazgos, alentados a espiar y, en alguna ocasión, a divulgar cierta información a cambio de conocimiento extranjero o para alejar a sus pares internacionales. [24]

De manera similar al despacho de Pasqualigo, este informe en nombre de un embajador desconocido, al que nos referiremos como el Despacho de 1500 a los efectos de este artículo, fue escrito a principios del siglo XVI. El embajador desconocido no compartió la misma profesionalidad que el de Pasqualigo, ya que su despacho parece ser más una crítica que el de un informe detallado. Contiene una mezcla extraordinaria de información y desinformación; sin embargo, no incluyó ninguna información valiosa para la diplomacia veneciana. [25] Al describir a las mujeres inglesas como "amantes muy apasionadas y violentas" y a los hombres como "amantes discretos", este relazione del año 1500 indica opiniones generales y aún no relacionadas sobre un pueblo, más que cualquier forma de conocimiento práctico o estratégico que pueda beneficiar al Senado. [26] Aunque el Despacho de 1500 transmitió información sobre la vida amorosa de los ciudadanos ingleses, está claro que la estandarización de las prioridades de los embajadores en el extranjero no fue algo que ocurrió instantáneamente. Tal proceso de estandarización necesitaba tiempo y refinamiento para alcanzar el prestigio que se había otorgado al veneciano. relazioni; algo que se hará evidente a través del análisis del embajador: Sebastián Giustinian.

A medida que aumentó la estandarización de la profesión de embajador por parte del Senado, el resultado relazioni que sería enviado por embajadores venecianos se volvió mucho más detallado; Básicamente, estos despachos fueron el intento del Senado de producir redes de conocimiento referenciable que luego podrían utilizar para contextualizar sus actuales disputas internacionales y nacionales y actuar en consecuencia. En consecuencia, el relazioni de Sebastián Giustinian, el embajador de Londres durante el reinado de Enrique VIII (1509-1547), son mucho más concisos e informativos que los de Pasqualigo o el Despacho de 1500. Estos relazioni, escrito en 1517, muestra una diferencia significativa en la estructura, ya que la respuesta del embajador al Senado incluyó una cantidad significativa de contexto. [27] Aunque el año de 1517 no es significativo, la historia de la relazione per se, el uso de 1517 permitió reconocer un cambio significativo en el contenido de la relazione de lo que habían incluido anteriormente los ex embajadores. Por ejemplo, Giustinian's relazione mencionó al Senado qué información decidió ocultar a la Corte Inglesa, efectivamente "omitiendo aquellas partes" que no "parecían adecuadas" para su "propósito". [28] Según la Corte Inglesa, Giustinian fue enviado a Enrique VII después de un malentendido entre Londres y Venecia en un esfuerzo por reconciliar las relaciones entre ambos imperios marítimos. Sin embargo, una vez que se documentaron las bromas, el propósito de Giustinian en Londres quedó claro, ya que su relazioni se centró en la "inteligencia" que había obtenido de los funcionarios judiciales y otros embajadores [29]. Aunque no proporcionó un análisis en profundidad de la sociedad inglesa o la política inglesa, Giustinian fue experto en obtener información privilegiada sobre los tratos de otras potencias europeas (España, Portugal, Sacro Imperio Romano Germánico) con estados menores (Flandes, Tournai y Escocia). ). [30] Esta codiciada información permitió que el Senado se deslizara a través de los límites políticos restrictivos a los que había estado limitado por el surgimiento de nuevas potencias extranjeras, al mismo tiempo que sirvió como un compendio de conocimiento referenciable que podría usarse para la formulación de políticas futuras.

A través de la comparación de Pasqualigo y Giustinian relazioni, Al lector le resultará evidente que se ha concedido mayor importancia a la recopilación secreta de conocimientos que a las relaciones de embajador con líderes de estado extranjeros. Con Giustinian escribiendo veinte relazioni sólo en 1517, la frecuencia de la relazioni había aumentado de la norma habitual de dos o tres por año. Además, Giustinian's relazioni también incluyó varias posdatas en cada carta individual; discutiendo temas como "preparativos bélicos" de potencias extranjeras, posible "confederación entre todos los príncipes de la cristiandad" y posibles "alianzas matrimoniales" secretas. [31] Estas posdatas, que mostraban un enfoque significativamente profundo en información secreta que podría servir al Senado, demostrar un cambio en el tipo de información que era codiciada por el Estado. Pasqualigo's relazioni son descripciones concisas de su relación con el rey Manuel I, pero no parece tener predilección por un flujo diverso y constante de información codiciada. A diferencia de Pasqualigo, Giustinian registra sus propias relaciones personales con la Corte Inglesa, conocimientos informativos sobre los asuntos estatales ingleses y, lo que es más importante, cualquier gota de asuntos estatales extranjeros (ingleses u otros) que puedan ser de utilidad para la política y el arte de gobernar venecianos. . Prueba de ello se encuentra en una de las obras de Giustinian. relazioni mientras se disculpa con el Senado por no informar nada durante veintisiete días, ya que afirmó que "no ha sucedido nada digno de su conocimiento". [32] La elección de palabras de Giustinian cimenta aún más la creciente influencia que el Senado tuvo en la responsabilidad de embajador, como La percepción del embajador del conocimiento valioso fue finalmente definida por el Senado para servir a sus propósitos y ayudarlos en el oficio estatal.

Queller afirma que "un veneciano completamente desarrollado relazione del siglo XVI o más tarde era bastante diferente de un informe final sobre la conducta y el resultado de una misión ”y“ que proporcionarían una síntesis amplia y completa ”. [33] Queller también cree que“ los embajadores venecianos cumplieron con su deber tan bien , ”Y luego atribuye este aumento en la eficiencia diplomática al control del Senado sobre los embajadores. [34] En consecuencia, el papel de los embajadores se profesionalizó mediante la creación de dicho documento. Los embajadores tenían la tarea de recopilar una gama más amplia de información, ya que el Senado buscaba crear su propio banco de información y utilizarlo para sus propios fines políticos. El siguiente pasaje, tomado del Ricordi per Ambasciatori documento, mostrará el tipo de información que el Senado estaba interesado en recopilar:

1) El embajador debe describir la tierra, sus límites; sus provincias, principales ciudades, puertos y fortalezas; obispos y arzobispos principales ríos, pueblos montañas, bosques y pasos.

2) Es necesario discutir los recursos naturales: clima, agua, fertilidad, minas, animales; si el país está formado por montañas, bosques, llanuras o pantanos, y dónde; qué parte está más habitada; y cualquier otro efecto notable de la naturaleza.

3) Debe hablar sobre los habitantes, sus costumbres y hábitos; su color, estatura, disposición; su religión; su preparación para la guerra por tierra y mar; sus artes y comercio; la aristocracia, su riqueza, nobleza y seguidores; la naturaleza y condición de la gente común.

4) Finalmente es necesario llegar al gobernante: su ascendencia, persona, vida y costumbres, cómo es por sus súbditos; sus ingresos y gastos; su guardia; su corte y con los gobernantes tiene amistades y enemistades.[35]

Según Queller, este documento "es muy sistemático, formal e incluso en tono humanista". [36] relazione como "ensayos organizados del país visitado", el historiador ve la implementación de este nuevo enfoque estructurado para los envíos de embajadores como un medio de "proporcionar información en beneficio de Venecia" a través de la recopilación de "datos empíricos" con una notable "influencia humanista . ”[37] En consecuencia, este documento representa la esencia misma del poder de Venecia durante el siglo XVI, cuando los embajadores comenzaron a utilizar este documento como un medio para estructurar e incluir adecuadamente todos los datos empíricos buscados por el Estado. La evidencia de tal cambio en la práctica es posible a través del análisis de Gianfrancesco Morosini y Girolamo Lippomano relazioni de Madrid y Estambul, y su importancia en la configuración de la política de Venecia en vísperas de las guerras Habsburgo-Otomanas.

A Morosini le gustaba representar las estructuras sociales de los países en los que trabajaba. Según el resumen de sus despachos, el historiador James C. Davis describe los despachos de Morosini como resúmenes concisos de “la distribución de la riqueza en España, la magnificencia y la impotencia política de sus gobernantes y las diferencias regionales en el control del Rey” [38]. siguiendo el relazione estructura que había sido puesta en marcha veinte años antes por el Senado veneciano, uno puede observar inmediatamente el enfoque profesionalizado de Morosini cuando comienza su despacho con el siguiente pasaje: “La mayoría de los hombres en este país son pequeños de estatura y de complexión oscura, altivos si pertenecen a las clases altas o prudentemente humildes si son gente común, y no aptos para ningún tipo de trabajo ”. [39] Siguiendo el esquema impuesto por el Ricordi per Ambasciatori, el enfoque principal del embajador es transmitir un análisis social estructurado de tierras extranjeras. El embajador continúa sus explicaciones hablando de la familia real, no con fines militares, sino para comprender la línea familiar y todos sus miembros individualmente. Al describir al rey Felipe II como un rey de "estados separados", el embajador luego describe la estructura gubernamental desde las ciudades hasta las provincias y el estado. [40] Continuando con la descripción de la vida de nobles, profesionales y habitantes de la ciudad, la descripción de Morosini de España bajo Felipe II está escrita en formato de ensayo, dividida en las cuatro subcategorías que habían sido presentadas por el Ricordi per Ambasciatori documento.

Después de su primera omnipresencia relazione de 1581, Morosini fue sucedido por Girolamo Lippomano, ya que Morosini fue trasladado a Estambul debido a la amenaza otomana en el mar Adriático. Antes de prestar atención a la obra de Morosini en Estambul, es imperativo que se observe la obra de Lippomano, ya que, basándose en la obra de Morosini, continuó describiendo todas las facetas de España. Escribiendo en 1586, Lippomano describió en profundidad a los habitantes de España, el rey Felipe II y la familia real, y también se tomó mucho tiempo para discutir las “amistades y enemistades” del rey. Es interesante notar que todas las formas de información estaban ordenadas, pero que los cambios importantes que ocurrieron en España entre 1581 y 1586 se escribieron en clave para evitar la sospecha de un monarca paranoico. El siguiente pasaje ilustra el fenómeno antes mencionado, como Lippomano, que había leído todos los libros de Morosini relazioni antes de partir hacia Madrid, intentó enmendar ciertas verdades: “Cualquiera que reflexione sobre la forma de vida de este rey, cómo le gusta quedarse en España y cómo de mala gana lucha con los problemas, seguro que concluirá que cuando pueda el rey se quedará en paz con todos y mantente alejado del ruido de la batalla. Si comienza una pelea con alguien será con los infieles (turcos), porque podría atacarlos sin tener que ir en persona; sus soldados correrían todos los peligros ". [41] Lippomano había utilizado su tercera sección, la sección que trata sobre el monarca y la familia real, había refutado directamente la descripción de Morosini del rey como un" líder fuerte "y, en cambio, había probado, a través de la recopilación de información a través de registros españoles y otros embajadores, que el Rey de España era en realidad más cobarde de lo que se pensaba. [42]

Lippomano relazione permite ver la creciente comprensión de Venecia de las estructuras sociales y las relaciones internacionales de España. En consecuencia, todos los embajadores pueden viajar a sus áreas de destino después de haber estudiado la gran cantidad de información proporcionada en el relazioni de embajador como Morosini, al mismo tiempo que permite que el Senado aproveche estos “archivos de oro” al intentar decidir un curso de acción político. En 1588, al enterarse de que España, que cinco años después tomaría parte en la guerra Otomano-Habsburgo, había comenzado a construir sus ejércitos para atacar a los otomanos, el Senado envió el siguiente despacho a Lippomano: “De muchos lugares nos enteramos de la éxito de la Armada en números y victorias. Le ordenamos que ofrezca nuestras felicitaciones y agradecimiento a Su Majestad ”. [43] Las guerras otomano-Habsburgo, una guerra librada principalmente con fines religiosos entre los monarcas católicos de los Habsburgo y los musulmanes otomanos, obligaron a Venecia a pronunciarse al respecto. Venecia finalmente decidió alinearse con los Habsburgo, pero no fue sin la consulta de los relazioni que había sido escrito por Lippomano y Morosini; tanto en Madrid como en Estambul.

La estancia de Morosini en Estambul jugó un papel igualmente importante al proporcionar información codiciada sobre los acontecimientos sociales de los misteriosos otomanos. James C. Davis creía que Morosini "conocía este imperio (otomanos) mejor que cualquier occidental, ya que no solo lo habían observado de primera mano durante años como representantes venecianos, sino que viajaban por sus aguas como comerciantes y copiaban sus políticas exteriores como estadistas". [44] Davis La conclusión es acertada, ya que Morosini muestra la misma estructura temática que había sido impuesta por el Senado veinte años antes de su relazioni. Estar destinado en Estambul inmediatamente después de que terminó su nombramiento en Madrid; Morosini tenía la tarea de recopilar todo lo posible sobre estas tierras extranjeras. Reconociendo la importancia de su tarea, Morosini comienza su despacho con el siguiente pasaje: “De todos los temas que este excelente Concilio puede discutir, ninguno es tan importante y merece tanta atención como el gran sultán de Turquía, su imperio, su pueblo, su fuerzas, su riqueza y su forma de gobierno. ”[45] Morosini no perdió tiempo en sumergirse en las intrincadas estructuras sociales del Imperio Otomano, mientras seguía la Ricordi per Ambasciatori al pie de la letra y proporcionó información detallada sobre todo lo que observó.

Por ejemplo, la descripción en profundidad de Morosini de los "treinta y siete reinos" que "abarcaban tres partes del mundo (África, Europa y Asia)" y estaban gobernados por "príncipes" que actuaban como "ministros regionales" de la tierra. [ 46] Además, Morosini describe las figuras militares y de seguridad del ejército otomano. Morosini describes the Turkish army through the following passage: “The sultan always had about 280,000 well-paid men in his service. This includes 80,000 high militants called janissaries and 200,000 cavalry called timariots. However, according to witnesses who saw them in earlier times, they are not as good as they used to be. Nonetheless, they are well-made men who are accustomed to hardship and insist on guarding the person of the sultan of Turkey.”[47] Displaying a similar methodology as his relazione of Spain in 1581, Morosini’s 1586 relazione of Turkey provided the necessary bank of information the Venetian Senate needed to begin developing a response to the threat of Turkish invasion, as the Senate was able to use this new information on state administration and military forces for the purposes of international policy and internal reform. Such a claim is confirmed by the Senate’s 1588 response to Girolamo Lippomano in Madrid, as they elected to side with the stronger Spaniards, rather than the “economically-driven and ill-prepared Ottomans.”[48] Morosini’s belief that the Ottomans, who were military centered specifically in Istanbul, left them vulnerable to attacks on its three vast fronts (Africa, Europe and Asia).

los relazioni written by the ambassadors prior to the De Legato y Ricordi per Ambasciatori, as seen through the dispatches of 1501 and Pasqualigo, were mostly glorified gossip reports from arbitrary ambassadors. Without much structure or future purposes, mostly all dispatches were disposed of by the Doge and the pre-reform Senate from 1425 to 1560. Sebastien Giustinian, who was stationed in London during the reign of Henry VII , displayed a certain structure in his analysis, and represented the first instances of the professionalization of the ambassadorial profession. Providing a plethora of referenceable information to the Senate, Giustinian was one of the first ambassadors to weave what would become a web of information banks; ultimately becoming known as the Venetian state archives. The collection of information on such a large scale, and the ensuing revisions made possible through the constant influx of relazioni from ambassadors abroad, facilitated the Senate’s ability to act in a logical manner and simultaneously facilitated administrative or societal reforms in instances where the Senate deemed itself to be lacking in respect to foreign nations . As the Senate’s control over the ambassadorial profession became complete by the 1560s, it released two documents that would ensure that future ambassadors would follow the same approach to the collection of empirical data with a hint of humanist methodology.

los De Legato y Ricordi per Ambasciatori, which were released in 1560 and 1566 respectively, acted as the “how to” guide to being an ambassador. As it detailed the structure, types of information and maximum time lapse between dispatches, the Senate had ensured the constant influx of empirical data into Venice. Having access to these information banks allowed Venice to keep its head above water during the flooding of European powers in the Mediterranean. Ultimately, as seen through Morosini and Lippomano, the professionalized essay-styled approach to writing relazioni presented a more scientific form of foreign diplomacy; the dual purpose of assisting in state building and foreign policy. Ultimately, Venice’s rise to dominance in the sixteenth century can largely be attributed to its penchant for information and its reform of ambassadorial responsibilities. Due to the disastrous consequences of ignoring the on-goings of their Mediterranean neighbors, such as their ignorance of Portugal prior to the rise of Manuel I, the Venetian Senate fostered, reformed and sustained a professional approach to foreign relations and information collecting; a methodology that would fascinated intellectuals such as Jean-Baptiste Colbert and Francis Bacon. In the end, Venice’s rise as both an economic and military power during the sixteenth century can be, in part, related to the professionalization of the ambassadorial profession. In his book Della Ragion di Stato, Giovanni Botero cements such a claim through the following passage: “And since counselors and ambassadors are those who deal most often with secret matters, they should be selected for their acute minds, for their taciturnity, and there foresight.”[49] Such a passage, written by a Venetian in 1598, mirrors the Senate’s choice to value knowledge and information over wisdom and age; a shift in political activity that served the small city-state quite well during the sixteenth century. Venice was simply a city-state that sought to create an information bank that would serve the present and the future, as a means to ensure the sustainability of one of the most intriguing states in European history.

My name is Marco D’Amico and I’m a graduate student in history at Concordia University. My interests in history lie in the production and consumption of knowledge and culture in contemporary China. However, being of Italian descent, I became extremely interested in applying the same methods in my current research to something a little closer to home. Hope you enjoy!

Bibliography

Primary Sources:

1501, October 18 “Espionage letter of Pietro Pasqualigo from Lisbon to the Doge of Venice,” in Donald Weinstein, Ambassador From Venice, pp 43-51.

A Relation, or rather a True Account, of the Island of England; with sundry particulars of the customs of these People, and of the royal revenues under King Henry the Seventh. about the year 1500 , Camden Old Series Vol. 37 ( April 1847), pp 7 – 54 , 5. DOI: http://dx.doi.org/10.1017/S2042169900003862 ( last accessed April 9, 2014)

Botero Giovanni, Della Ragion di Stato: Libri Dieci con Tre Libri delle Cause della Grandezza e Magnificenza della Cita, https://archive.org/stream/dellaragiondista00bote#page/n9/mode/2up. ( Last Acessed April 4, 2014)

Pursuit of Power: Venetian Ambassadors’ Reports on Spain, Turkey and France in the Age of Philip II, 1560-1600, trans. James C. Davis ( New York: Harper Torchbooks, 1970).

“Despatches of Sebastian Giustinian From the Court of Henry VIII,” in Four Years at the Court of Henry VIII, Vol. II ( London: Smith, Elder & Co, 1854) pp 132-163.

Macchiavelli Niccolo, Memoriale a Rafaello Girolami quando ai 23 ottobre parti per Spagna all’imperatore,” in Donald E. Queller, Medieval Diplomacy and the Fourth Crusade( London: Valorium Reprints, 1980), pp 655-671.

Ottaviano Maggi. De legato; libri dvo. 1566. http://books.google.ca/books?id=f2uIm8DIiO0C&printsec=frontcover&source=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false ( last accessed April 9, 2014).

“Ricordi per Ambasciatori: con un epilogo breve di quelle cosec he si ricercano per fare una Relazione,” reproduced in full in, Donald E. Queller, Medieval Diplomacy and the Fourth Crusade ( London: Valorium Reprints, 1980), pp 655-671.

Secondary Sources:

Berchet & Barozzi, Le relazioni degli stati europei lette al Senato dagli ambasciatori veneti nel secolo decimosettimo, serie II, vol. III (Nabu Press, Venezia, 2012).

Brown, Rawdon, Four Years at the Court of Henry VIII, Vol. II ( London: Smith, Elder & Co, 1854) pp 132-163, 132.

Finlay, Robert, “The Venetian Republic as a gerontocracy: age and politics in the Renaissance,” in Journal of Medieval and Renaissance Studies, Vol. 8, no 2, pp 157-178, 167.

Hardy McNeill, William, Venice the Hinge of Europe, 1081-1797 (Chicago: University of Chicago Press, 1986).

Mallet, Michael, Ambassadors and their audiences in Renaissance Italy, Renaissance Studies Vol. 8 (1994), p 229-243.

Mattingly, Garret, Renaissance Diplomacy ( New York: Cosimo Classics, 2009), 109.

Queller, Donald E., Medieval Diplomacy and the Fourth Crusade ( London: Valorium Reprints, 1980), pp 655-671.

Queller, Donald E,, “The Development of Ambassadorial Relazioni,” in J.R.Hale, Renaissance Venice (London: Faber and Faber, 1974), pp 174-196, 186.

Queller, Donald E., Early Venetian Legislation on Ambassadors (Geneva, Travaux D’Humanisme et Renaissance, 1966), 36.

Weinstein, Donald, Ambassador From Venice: Pietro Pasqualigo in Lisbon, 1501 ( Minneapolis, University of Minnesota, 1960).

End Notes

[1] “Se la verità è l’anima della storia, della verità storica le memorie e le relazioni possono dirsi la fonte.” In N. Barozzi & G. Berchet, Le relazioni degli stati europei lette al Senato dagli ambasciatori veneti nel secolo decimosettimo, serie II, vol. III (Nabu Press, Venezia, 2012), 353.

[2] Michael Mallter, Ambassadors and their audiences in Renaissance Italy, Renaissance Studies Vol. 8 (1994), p 229-243, 230.

[3] Donald Weinstein, Ambassador From Venice: Pietro Pasqualigo in Lisbon, 1501 ( Minneapolis, University of Minnesota, 1960), 6.

[4] Garret Mattingly, Renaissance Diplomacy( New York: Cosimo Classics, 2009), 109.

[5]Maggi, Ottaviano. De legato; libri dvo. http://books.google.ca/books?id=f2uIm8DIiO0C&printsec=frontcover&source=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false ( last accessed April 9, 2014).

[6] Ibid.

[7] “Settimo, quando occore di dover ottenere qualche cosa importante da loro non mettere tempo in mezzo a farla espedire, studiarsi per ogni via>“Ricordi per Ambasciatori: con un epilogo breve di quelle cosec he si ricercano per fare una Relazione,” reproduced in full in , Donald E. Queller, Medieval Diplomacy and the Fourth Crusade ( London: Valorium Reprints, 1980), pp 655-671, 667.

[8] Donald E. Queller, Medieval Diplomacy and the Fourth Crusade ( London: Valorium Reprints, 1980), pp 655-671, 661

[9] < Con gli altri Agenti o Ambasciatori sia chi si voglia non si scopri mai del tutto, ma cerchi piu tosto di cavare da loro che lasciarsi torre del suo. Sopra ogni cosa, guardarsi di non esser colto in bugia, massimamente in cose d’importanza, percioche a questo modo presto si perderebe il credito. Loande bisogna havere avvertenza dinon esponere le cose dubbie per certe ne sopra il parlare d’altrui>>“Ricordi per Ambasciatori con un epilogo breve di quelle cosec he si ricercano per fare una Relazione,” reproduced in full in, Donald E. Queller, Medieval Diplomacy and the Fourth Crusade, 669.

[10] Niccolo Macchiavelli, Memoriale a Rafaello Girolami quando ai 23 ottobre parti per Spagna all’imperatore,” in Donald E. Queller, Medieval Diplomacy and the Fourth Crusade, 657.

[11] Donald E. Queller, “The Development of Ambassadorial Relazioni,” in J.R.Hale, Renaissance Venice (London: Faber and Faber, 1974), pp 174-196, 186.

[12] Robert Finlay, “The Venetian Republic as a gerontocracy: age and politics in the Renaissance,” in Journal of Medieval and Renaissance Studies, Vol. 8, no 2, pp 157-178, 167.

[13] Donald E. Queller, Early Venetian Legislation on Ambassadors(Geneva, Travaux D’Humanisme et Renaissance, 1966), 36.

[14] Ibid.

[15] Ibid, 52.

[16]William Hardy McNeill, Venice the Hinge of Europe, 1081-1797 (Chicago: University of Chicago Press, 1986), 25.

[17] Donald E. Queller, “The Development of Ambassadorial Relazioni,” in J.R.Hale, Renaissance Venice, 186.

[18] Ibid, 182.

[19] Weinstein Donald, Ambassador From Venice, 29 `

[20] 1501, October 18 “Espionage letter of Pietro Pasqualigo from Lisbon to the Doge of Venice,” in Donald Weinstein, Ambassador From Venice, pp 43-51, 45.

[21] 1501, October 18 “Espionage letter of Pietro Pasqualigo from Lisbon to the Doge of Venice,” in Donald Weinstein, Ambassador From Venice, 46.

[22] Weinstein Donald, Ambassador From Venice, 66.

[23] Donald E. Queller, “The Development of Ambassadorial Relazioni,” in J.R.Hale, Renaissance Venice, 180.

[24] Ibid, 180.

[25] A Relation, or rather a True Account, of the Island of England; with sundry particulars of the customs of these People, and of the royal revenues under King Henry the Seventh. DOI: http://dx.doi.org/10.1017/S2042169900003862 (About DOI), Published online: 23 February 2010

[26] Ibid.

[27] Rawdon Brown, Four Years at the Court of Henry VIII, Vol. II ( London: Smith, Elder & Co, 1854) pp 132-163, 132.

[28] “Despatches of Sebastian Giustinian From the Court of Henry VIII,” in Four Years at the Court of Henry VIII, Vol. II ( London: Smith, Elder & Co, 1854) pp 132-163, 132.

[29] Ibid, 136.

[30] Ibid, 137.

[31] Ibid, 141-167.

[32] Ibid, 142.

[33] Donald E. Queller, “The Development of Ambassadorial Relazioni,” in J.R.Hale, Renaissance Venice, 175.

[34] Ibid.

[35] “1) L’ambasciatore deve descrivere la terra, i suoi confini; le sue province, principali città, porti e fortezze; vescovi e arcivescovi principali fiumi, villaggi montagne, boschi e passaggi.

2) E ‘necessario discutere delle risorse naturali: il clima, l’acqua, la fertilità, le miniere, gli animali; se il paese è costituito da montagne, boschi, pianure e paludi, e dove; quale parte è più abitato; e qualsiasi altro effetto notevole di natura.

3) Deve discutere gli abitanti, i loro usi e costumi; il loro colore, la statura, la disposizione; la loro religione; la loro preparazione per la guerra per terra e per mare; le loro arti e del commercio; l’aristocrazia, la sua ricchezza, la nobiltà e successivo; la natura e la condizione della gente comune.

4) Infine è necessario venire al sovrano: la sua ascendenza, persona, vita e costumi, come lui è come dai suoi sudditi; il suo reddito e le spese; la sua guardia; la sua corte e che i governanti non ha amicizie e inimicizie” reproduced in full in Donald E. Queller, Medieval Diplomacy and the Fourth Crusade ( London: Valorium Reprints, 1980), pp 655-671, 664

[36] Donald E. Queller, Medieval Diplomacy and the Fourth Crusade ( London: Valorium Reprints, 1980), pp 655-671, 667. 665

[37] Ibid.

[38] Pursuit of Power: Venetian Ambassadors’ Reports on Spain , Turkey and France in the Age of Philip II , 1560-1600, trans. Davis( New York: Harper Torchbooks, 1970), 70..

[39] Ibid.

[40] Ibid, 77.

[41] Ibid 83.

[42] Ibid, 75.

[43] Ibid 112.

[44] Ibid 127.

[45] Ibid, 128.

[46] Ibid, 129.

[47] Ibid, 133.

[48] Ibid. 131

[49] “E perche I Consiglieri e gli Ambasciatori sgliono essere ministry ordinary de secreti debbonsi eleggere a cotali office persone, e per natura, e per industria cupe, e di molta accortezza” Giovanni Botero, Della Ragion di Stato: Libri Dieci con Tre Libri delle Cause della Grandezza e Magnificenza della Cita, https://archive.org/stream/dellaragiondista00bote#page/n9/mode/2up. ( Last Acessed April 4, 2014)


Ver el vídeo: Los zorros árticos, unos animales muy difíciles de grabar. National Geographic en Español (Diciembre 2021).