Podcasts

Quince curas anglosajonas para problemas médicos menores

Quince curas anglosajonas para problemas médicos menores


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Cómo trataba la gente de la Inglaterra anglosajona un dolor de cabeza o una indigestión? Aquí hay quince curas para dolencias menores de Lacucgna, que incluyen qué hacer si se le cae la uña del dedo y cómo Jesucristo curó el dolor de muelas de Pedro.

Recientemente, investigadores del Reino Unido descubrieron que un remedio anglosajón para las infecciones oculares es eficaz contra la bacteria Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA), lo que ha despertado interés en las posibilidades que tienen las curas medievales para la medicina moderna.

Hay solo un puñado de libros de medicina de la Inglaterra anglosajona que tratan de la medicina; uno de ellos se llama Lacnunga, que significa "remedios" en inglés antiguo. El texto, que se encuentra en el manuscrito Harley 585 que se conserva en la Biblioteca Británica, fue escrito a finales del siglo X o principios del XI. Escrito principalmente en inglés antiguo, pero también con algo de latín e irlandés antiguo, ofrece una amplia variedad de curas para docenas de problemas médicos para las personas y, en algunos casos, para los animales. La mayoría de los remedios son pomadas simples o bebidas compuestas por algunos ingredientes, mientras que en otros casos el Lacnunga ofrece una oración o un canto que devolverá la salud a uno.

Aquí hay quince curas del Lacnunga:

1) Para el dolor de cabeza: libra la raíz de remolacha con miel; colar, poner el jugo en la nariz; acuestelo boca arriba hacia el sol y cuélguelo hacia abajo hasta que alcance el cerebro; antes que tenga mantequilla o aceite en la boca; luego siéntelo derecho; luego déjelo inclinarse hacia adelante; deje que el moco fluya de la nariz; hágalo a menudo hasta que esté limpio.

2) Un esclavo de los ojos: tome la parte inferior de la fresa y la pimienta; póngalo en un paño, envuélvalo; ponlo en vino endulzado; gotear una gota del paño en cada ojo.

3) Para la tos: tomar miel de “correr” y semillas de apio silvestre y semillas de eneldo; machaca finamente la semilla; mezcle bien con la miel y la pimienta; tomar tres cucharadas en ayunas.

4) En el caso de que el hombre o la bestia beba un insecto, si es macho, cante en el oído derecho esta canción que se escribe a continuación; si es mujer cántalo en el oído izquierdo:

Gomomil orgomil marbumil marbsai ramum tofeð tengo docuillo biran cuiðœr cæfmiil scuiht cuillo scuiht cuib duill marbsiramum.

Cante este encantamiento nueve veces en el oído y el Padre Nuestro una vez.

5) Para la diarrea: tome un huevo de gallina; poner en vinagre por dos noches; si no está agrietado, golpéelo un poco; recuéstate en el vinagre por una noche; luego bátelo en mantequilla; poner en aceite; luego ponlo al fuego un rato, da de comer.

6) Para los mareos: tome ruda, salvia, hinojo y hiedra, betonía y azucena; machaca todas estas plantas juntas; ponerlos en una bolsa; remojar con agua, frotar vigorosamente; déjelo escurrir en un recipiente; toma el líquido, caliéntalo y lávate la cabeza con él; hágalo con la frecuencia que necesite.

7) Para los piojos, bálsamo: hinojo de cerdo, pata de gallo con hojas de apio, rábano, ajenjo, una cantidad igual de todos estos; machacar hasta obtener un polvo, amasar con aceite; unge todo el cuerpo con él.

8) Si se ha desprendido un clavo de una mano: toma granos de trigo, machaca; mezclar con miel; colocar en el dedo; hervir la corteza de endrino; lavar con el líquido.

9) En el caso de que una mujer de repente se quede muda: tome poleo y tritúrelo hasta convertirlo en polvo y envuélvalo en lana; colóquelo debajo de la mujer; pronto estará mejor.

10) Para la indigestión: que se tome el centauro común; secar hasta convertirlo en polvo, espolvorear sobre cerveza o sobre lo que quieras beber; Tu estarás mejor.

11) En caso de que una persona no pueda dormir: tome semillas de beleño y jugo de menta verde, revuelva y unge la cabeza con ella; estará mejor.

12) Para el dolor de dientes: Cristo se sentó sobre una piedra de mármol; Pedro se paró triste ante él, llevándose la mano a la mandíbula, y el Señor lo interrogó, diciendo: "¿Por qué estás triste, Pedro?"

Pedro respondió y dijo: "Señor, me duelen los dientes".

Y el Señor dijo: “Te conjuro migraña o gota maligna por el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo y por el cielo y la tierra y por las veinte órdenes de ángeles y por los sesenta profetas y por los doce apóstoles y por los cuatro evangelistas y por todos los santos que agradaron a Dios desde el principio del mundo, que el diablo no le puede hacer daño, siervo de Dios, ni en los dientes, ni en los oídos, ni en el paladar, ni quebrarle los huesos, ni masticar su carne, para que no tengas poder para hacerle daño, ni al dormir ni al despertar, ni puedas tocarlo durante sesenta años y un día ".

Rex pax nax en Cristo el Hijo. Amén. Nuestro Padre.

13) Si una persona se rasca el vientre: la planta se llama gullac (consuelda); arranca raíces, haz polvo, toma una buena cucharada, una cáscara de huevo llena de win o de buena cerveza y miel; dar de beber temprano en la mañana.

14) Escriba esto a lo largo de los brazos para la fiebre:

+ T + ωA. Y aplastar celidonia mayor en cerveza: San Machutus. San Victoricus.

15) Si la hemorroide se encuentra en la grupa de una persona: entonces saque las raíces del clate, el mayor, tres o cuatro, y fúmelas en brasas calientes, y luego saque el que haya elegido para usar del hogar y golpéelo y hágalo. como un pastelito, y aplíquelo en la rabadilla tan caliente como pueda soportar, cuando la tarta se enfríe, luego haga más y aplíquelo en la rabadilla, y responda por uno o dos días; cuando haga esto, es una práctica médica probada, las raíces no deben excavarse con un implemento de hierro, y no las lave con agua, déjelas secar con un paño limpio; y poner un paño muy fino entre la rabadilla y el bizcocho.

Puedes leer estas y más curas en Remedios, amuletos y oraciones anglosajones de la Biblioteca Británica MS Harley 585: The Lacnunga, editado y traducido por Edward Pettit y publicado en dos volúmenes por Edwin Mellen Press. .

La Biblioteca Británica ha digitalizado el manuscrito Harley 585 y puede lee el texto aquí.

Ver también:Curas medievales del alfabeto de Galeno

* Tenga en cuenta que estos remedios médicos solo están destinados a análisis históricos; no intente estos remedios

Imagen de Portada: Biblioteca Británica MS Harley 585


Ver el vídeo: The Ancient Anglo-Saxon Burial Ground. Time Team. Timeline (Mayo 2022).