Podcasts

El niño que era niña: el romance del silencio

El niño que era niña: el romance del silencio

Por Minjie Su

Suponga que las niñas no pueden heredar, pero su única hija es una hija y usted tiene una herencia enorme, ¿qué hará? Dado que tratar de cambiar la ley puede ser demasiado difícil para ser una tarea de un solo hombre, es mucho más fácil vestir a la niña como un niño y engañar a todos. Con un poco de suerte, podría salirse con la suya.

Esto es precisamente lo que hace Cador, duque de Cornwell, cuando descubre que su heredera recién nacida es una niña, y el rey Eban de Inglaterra acaba de prohibir la herencia de niñas no hace mucho tiempo. Por si acaso no pueden producir un heredero varón más tarde, Cador y su esposa Eufemie deciden criar a la niña como un hijo. Como para silenciar su identidad, la niña se llama acertadamente Silentius - Silencio.

Compuesto en la segunda mitad del siglo XIII, El romance del silencio Sin embargo, ha caído en silencio hasta 1911, cuando el manuscrito (SRA. Mi.LM.6, Universidad de Nottingham) fue descubierto en una caja en una casa solariega en Inglaterra, marcado como "papeles viejos, sin valor". Poco se sabe del autor, excepto que al final del poema se identifica como "Heldris of Cornwall", que probablemente sea un seudónimo tomado de Geoffrey of Monmouth. Historia regum Britanniae (Historia de los reyes de Gran Bretaña).

El romance se extiende a lo largo de dos generaciones. Comienza con el matrimonio del rey Eban con Eufeme, una princesa noruega, y una pelea entre dos cargos por dos herederas que conduce a la muerte de ambos concursantes. Afligido por la muerte innecesaria de buenos guerreros, el rey Eban decreta que solo los hijos pueden heredar esta tierra mientras él viva. Luego, la historia se centra en Cador y un dragón de la nada que asa a la parrilla a 30 de los hombres del rey Eban. Solo Cador tiene el coraje de enfrentarse al dragón, pero no ataca hasta que el dragón está demasiado cargado de comida para moverse; parece bastante estúpido e indigno que un dragón caiga así, pero, como veremos más adelante, este detalle no puede ser una escritura floja por parte del autor.

Después de haber matado al dragón, Cador es recompensado con la mano de Eufemie en matrimonio y una inmensa riqueza, pero queda un problema: realmente no tiene un hijo. Esto lleva a la artimaña antes mencionada: Silentius se crió como un hombre, bien enseñado en todas las habilidades caballerescas y tan cortés como cualquiera de tus caballeros favoritos. Sabe muy bien que es una niña, lo que le preocupa mucho, sobre todo cuando la personificación de la Naturaleza se le acerca y le reprocha, que se pelea con Nurture. Sin embargo, Silentius decide ser práctico y, en cambio, escucha a la Razón: si revela su verdadero yo a alguien, sus padres serán deshonrados, mientras que probablemente él sea ejecutado. La supervivencia es aparentemente la más importante de todas.

Pero Silentius hace más que solo sobrevivir: prospera. Después de una serie de aventuras en tierras extranjeras, llevan a Silentius a la corte de Eban y lo celebran como un gran juglar. Impresionada por la belleza y la gran habilidad del joven, la reina Eufeme se enamora de Silentius y lo desea, se nos dice, tanto como Isolda desea a Tristán. Pero sabemos que Tristan es en realidad una niña, y es un caballero demasiado leal para traicionar al Rey; este conocimiento hace que la referencia a Tristan e Iseult no solo sea cómica sino también una divertida parodia; seguro que el público medieval se rió tanto como nosotros. Aunque Silence ha logrado esquivar los avances de la Reina, desafortunadamente para él, el amor pronto se convierte en odio: la Reina ahora desea que Silence sea asesinado. Unos pocos intentos vanos más tarde, ella lo envía a capturar a Merlín, de quien se dice que los hombres nunca podrán capturarlo.

Ahora bien, este es uno de los momentos "Ningún hombre puede matarme" - "No soy un hombre", que también es el epítome del romance. La forma en que Silence captura a Merlín es paralela a cómo Cador mata al dragón; aquí tenemos a las dos generaciones unidas. Instruido por un misterioso sabio, Silence asa carne pero la hace muy salada. Aunque ha estado viviendo en la naturaleza como una bestia, Merlín no puede resistir la comida cocinada (es decir, la comida humana adecuada). Traga la carne antes de darse cuenta de que no está muy bien condimentada. Luego ve un frasco que Silence coloca cerca y se apresura hacia él, pensando que es agua mientras que en realidad es miel; beberlo hace que la sed sea aún más insoportable. El segundo frasco está lleno de leche, todavía no es útil. El tercero es el vino, esta vez ayuda, pero Merlín emborracha y adormece. Justo cuando Cador mata al dragón perezoso con facilidad, Silence captura a Merlín.

Pero el paralelismo no solo existe entre Cador y Silence, sino también entre Silence y Merlin. ¿Recuerdas cuando la naturaleza y la crianza debaten sobre el silencio? Nurture estaba contenta y se creía triunfante en ese entonces, porque Silence decidió ser lo que había sido educada para ser en lugar de lo que había nacido para ser. Sin embargo, ahora Nurture está furiosa, porque por muy exitoso que haya entrenado a Merlín para que sea una bestia y para vivir de hierbas y pasto, Merlín se aleja de todo eso al primer olor a carne asada.

Con el triunfo final de la naturaleza, ha llegado el momento de desenmascarar el silencio. De camino al palacio de Eban, Merlín se ríe de varias personas sin razón aparente. Atacado por la gente como un falso profeta y presionado por el rey Eban, Merlín se ve obligado a revelar las razones detrás de su risa: se ríe de un grupo de leprosos que piden limosna porque están parados sobre tesoros enterrados; en un hombre que entierra a su hijo con un sacerdote a su lado porque el niño es en realidad del sacerdote. Finalmente, se ríe de una monja en el séquito de la Reina porque esa monja es solo una mujer vestida, así como Silence solo se viste de hombre. La 'monja' resulta ser la amante de la reina disfrazada, mientras que, maravillado por todo, Silence revela por qué 'ella' se convierte en 'él'. El romance termina con un final feliz clásico: la Reina es castigada con la muerte y Silencio, ahora cambiando su nombre a Silentia, se convierte en la nueva reina.

Puedes leer la historia completa enSilencio: un romance francés del siglo XIII, editado y traducido por Sarah Roche-Mahdi.

Puedes seguir a Minjie Su en Twitter @minjie_su 

Imagen de portada: Un caballero representado en un manuscrito del siglo XIII - Biblioteca Británica MS Royal 20 C VI f. 4v


Ver el vídeo: André Rieu u0026 Amira - O Mio Babbino Caro (Octubre 2021).