Podcasts

Consejos medievales para mejorar su higiene y modales

Consejos medievales para mejorar su higiene y modales

La Edad Media a menudo se describe como una época en la que la gente era sucia y grosera. ¿Les importaba siquiera su apariencia y comportamiento?

Un texto recién traducido de principios del siglo XIII. El libro del hombre civilizado - muestra que la gente medieval estaba interesada en comportarse de la manera correcta (al menos lo que pensaban que era la forma correcta) Fue escrito por Daniel de Beccles, de quien sabemos poco, pero puede haber estado en el séquito del rey Enrique II de Inglaterra. Comienza su trabajo explicando su propósito:

Si usted, querido lector, quiere ser pulido con la moral y los modales,
si quieres la estima de hombres dignos, o quieres liderar una
vida civilizada entre nobles señores, ser un astuto supervisor
de su propiedad, recuerde estos versículos eternos,
que he decidido escribir en un lenguaje sencillo y sin adornos para los muchachos empleados inexpertos.

Parece que el trabajo hubiera estado dirigido a niños y jóvenes, tal vez a los de hogares nobles. Lo que sigue son más de 2800 líneas de consejos dados en verso, que tratan una gran cantidad de temas. Daniel explica cómo comportarse en la iglesia (no quedarse dormido), durante las cenas (no robar los cubiertos) y qué hacer con los regalos (no volver a regalarlos). Repasa muchas escenas típicas de interacción social, señalando siempre la importancia de ser respetuoso con los de mayor rango. El texto cubre muchos temas, que van desde consejos dietéticos hasta cómo cuidar la defensa de un pueblo.

Algunas de las partes que nos parecieron más interesantes se referían a la higiene personal y los modales. Aquí hay cinco extractos sobre cómo cuidarse a sí mismo:

Tu apariencia

Tu cabello debe tener un peinado prolijo y un corte uniforme.
Se debe recortar una barba completa si se vuelve peluda.
Si tiene dificultad para ver, busque ayuda médica.
Tus manos deben estar limpias y tus mangas deben estar atadas.
No dejes que tus uñas estén feas o tus dientes sucios.
No debe haber una gran cantidad de pelos largos en las fosas nasales.

Lavarse las manos

Cuando tenga hambre y esté listo para comer,
primero vacíe sus intestinos.
Luego, un asistente debe darle un paño y agua.
Si es invierno, se le debe dar agua tibia.
La toallita debe ser blanca y el agua debe ser de un chorro limpio.

Sonarse la nariz y eructar

No seas un grosero que se suena la nariz o que se aclara la garganta
mientras cena. Si necesita toser, suprima ese impulso.
Si siente la necesidad de eructar, recuerde mirar al techo.
Si vacía su nariz en su mano,
no mires la suciedad en tu palma.

Orinar

No se levante después de la comida para orinar en los arbustos,
ni evacuar tus entrañas, a menos que la naturaleza te obligue.
Los huéspedes, mensajeros y sirvientes no deben orinar en las instalaciones.
El dueño de la casa puede orinar en su propia casa.
Los huéspedes pueden orinar adentro, si así lo desean, por la noche después de haberse retirado.

El "viento secreto"

En público, su trasero no debe emitir vientos secretos más allá de sus muslos.
Te deshonra si otros notan algo de tu suciedad maloliente.
Si sucede que sus intestinos quedan atrapados en una tormenta de viento,
busque un lugar donde pueda relevarlos en privado.

Puedes leerEl libro del hombre civilizado: una traducción al inglés del Urbanus magnus de Daniel de Beccles, traducido por Fiona Whelan, Olivia Spenser y Francesca Petrizzo, y publicado por Routledge. Click aquí para visitar el sitio web del editor o comprar este libro en Amazon.com

Imagen de portada: Engelberg Stiftsbibliothek Cod. 339 fol. 71


Ver el vídeo: Cuidado Personal - 6 Consejos Para Mejorar Tu Cuidado (Octubre 2021).