Podcasts

Come mierda y (no) mueras

Come mierda y (no) mueras

Por Danièle Cybulskie

A veces, cuando nos enfermamos, podemos sentir que haríamos cualquier cosa para mejorar. Pero, ¿y si el remedio que necesitáramos requiriera que tragáramos excrementos de animales?

El uso de estiércol animal en medicina no es nuevo para nosotros, ni tampoco lo habría sido para la gente del mundo medieval. Tampoco era exclusivo de Europa, y (lo creas o no) el uso de estiércol para resolver nuestros problemas todavía no ha pasado de moda por completo.

Un manuscrito irlandés del siglo XV contiene, entre otras obras médicas (incluidas partes de Avicenna's Canon de la Medicina), un tratado completamente dedicado al uso de estiércol animal para la curación. Afortunadamente para nosotros, acaba de ser traducido por el Dr. Ranke de Vries.

La buena noticia sobre el estiércol de animales medicinales es que siempre habría sido abundante en el mundo medieval. Los diferentes tipos de estiércol son, por supuesto, útiles para diferentes cosas. Para curar los cálculos renales, ingiera estiércol de ratón en polvo o "colóquelo como una cataplasma en la pelvis y hace lo mismo". Para la sarna, tome estiércol de pato y “mézclelo con miel y harina de linaza”, nuevamente utilizándolo como cataplasma. Beber estiércol de cerdo con vino "detiene el flujo sanguíneo y cura el dolor del costado". Tragar estiércol rociado en los ojos “dispersa su neblina, escamas y oscuridad” (De Vries especula que esto significaba cataratas). Más que un simple insulto popular, el estiércol de pollo está destinado a ser útil como "un antídoto para la persona que consume hierbas venenosas y mortales, como cicuta, beleño y similares". Hay remedios que utilizan estiércol de oveja, estiércol de vaca y estiércol de toro, pero el más útil de todos parece haber sido el estiércol de cabra.

El estiércol de cabra en polvo se puede utilizar para curar “pústulas” y otros problemas de la piel; como ceniza, corrige la caída del cabello (alopecia); como cataplasma de manteca de cerdo, cura la gota; con vinagre y harina de cebada, alivia los abscesos. Incluso hace más:

Beba ese polvo con suero de leche de cabra junto con pimienta molida y cura la ictericia y el edema. Colócalo de la misma forma que una cataplasma sobre el abdomen y cicatriza igual. Mezcle ese polvo con incienso en polvo y detiene el flujo menstrual excesivo; y colóquelo como una cataplasma en el útero o colóquelo en una bolsita y póngalo en la vulva y hace lo mismo. Coloque ese polvo en una herida y detiene el flujo de sangre.

Claramente, el estiércol de cabra es algo útil para tener a mano.

Si bien es probable que la mayoría de estos remedios no hayan funcionado tan bien, existen ciertas combinaciones que posiblemente hayan funcionado; en parte, debido a los ingredientes con los que se combinaron. Por ejemplo, el "estiércol de un perro que consume huesos" en polvo y mezclado con miel está destinado a curar heridas. La miel puede ser un antibiótico natural, por lo que si este remedio tuvo éxito en la curación, es probable que se deba a la miel. De manera similar, se dice que las cenizas de estiércol de vaca mezcladas con vinagre son útiles para curar “la mordedura de perros rabiosos”. No es probable que haya sido el estiércol de vaca lo que funcionó en este caso, sino el vinagre el que hubiera sido más efectivo (si es que lo hubiera hecho). Las cenizas del estiércol de cabra - esa cura milagrosa - debían mezclarse con "aceite de oliva, azúcar, cera y con grasa de cerdo después de que se haya procesado" para curar las quemaduras. Nuevamente, no es probable que haya sido el estiércol de cabra lo que hizo el truco, sino la combinación de ingredientes que mantuvo la quemadura húmeda mientras se curaba naturalmente.

Ya sea que estas curas picantes hayan funcionado o no, es suficiente decir (si realmente necesito decirlo) no intente esto por sí mismo. En lugar de beber caca de pollo en polvo para curar la tos, aproveche los últimos cinco siglos de innovación médica y diríjase a la farmacia.

Para obtener la traducción completa de esta sabiduría irlandesa y más recetas asombrosas de estiércol de animales, puede leer Dr. Ranke de Vries "Un breve tratado sobre los usos medicinales del estiércol animal" en el Revista norteamericana de estudios celtas.

Puedes seguir a Danièle Cybulskie en Twitter@ 5MinMedievalista

Imagen de portada: Procedimientos médicos en un manuscrito del siglo XII. Biblioteca Británica MS Harley 1585 fol. 9


Ver el vídeo: Come Mierda (Octubre 2021).