Podcasts

San Patricio y los hombres lobo de Ossory

San Patricio y los hombres lobo de Ossory

Por Minjie Su

Cómo una historia de hombres lobo malditos en Irlanda llega a la Noruega del siglo XIII.

Konung skuggsjá, "El espejo del rey", es un tratado noruego antiguo compuesto a mediados del siglo XIII. Como sugiere su título, en términos de género pertenece a la Speculum Principum literatura, o "Espejo de los príncipes"; está destinado a mostrar a los lectores (en este caso, los príncipes reales) lo que necesitan aprender de memoria si quieren ser recordados como gobernantes buenos y justos.

Sin embargo, este "espejo" noruego es diferente a los otros especuladores. Para empezar, Konungs skuggsjá está estructurado como diálogos entre un padre y su hijo. Ansioso por aventurarse en el mundo desconocido, el joven pide consejo a su anciano y sabio padre, para que pueda permanecer "en el camino de la virtud". En respuesta, el padre le explica las costumbres de los comerciantes, de los cortesanos y, por último, de los reyes y príncipes. La idea es que, como hombre inexperto, el hijo primero debe viajar por el mundo y adquirir conocimientos para preparar el suyo para su entrada a la corte real. La vida de comerciante, por lo tanto, es una especie de "mayoría de edad", no muy diferente al sombrero de Grand Tour que habitualmente llevan a cabo las personas acomodadas (y mujeres jóvenes) durante la época victoriana.

Un conocimiento que pasó de padres a hijos es sobre San Patricio y algunos hombres lobo. Tuvo lugar antes de que Irlanda fuera completamente cristianizada; y San Patricio estaba trabajando duro para convertir a los paganos. Un día, se encuentra con cierta tribu pagana. Desafortunadamente para San Patricio (o, para los miembros de la tribu, como resulta), estos hombres son notablemente tercos: no solo porque no desean convertirse, han decidido burlarse del predicador y de su dios. Aullan al santo como si fueran lobos. La lógica probablemente es que consideran que las palabras de San Patricio no tienen más sentido que el aullido de un lobo, por lo que solo merece que se le responda de esta manera. Enfurecido, el santo ora a Dios por su retribución. Como resultado, tanto los miembros de la tribu como sus descendientes sufrirán una maldición de hombre lobo; algunos de ellos tienen que quedar atrapados en forma de lobo durante siete años seguidos, mientras que algunos de ellos tienen que pasar por la transformación cada siete años.

El consenso general entre los estudiosos es que la raíz de este pequeño episodio se remonta a De mirabilibus Hibernie, "Sobre las maravillas de Irlanda", un poema en latín del siglo XI atribuido a un Patricio, que ha sido identificado como Patricio, obispo de Dublín (NO debe confundirse con San Patricio). El verso dice:

Hay algunos hombres de raza irlandesa,
Quienes tienen esta maravillosa naturaleza desde la ascendencia y el nacimiento:
Siempre que quieran, pueden volverse rápidamente
En forma de lobos, y rasga la carne con dientes impíos:
A menudo se les ve matando ovejas que gimen de dolor.
Pero cuando los hombres levantan el tono y lloran,
O asustarlos con palos y espadas, ellos emprenden vuelo [como verdaderos lobos].
Pero mientras actúan así, dejan su verdadero [i.e. sus propios] cuerpos
Si alguno les hace daño o alguna herida les atraviesa la carne,
Las heridas se pueden ver claramente en sus propios cuerpos:
Así sus compañeros pueden ver la carne cruda en sus mandíbulas.
De su verdadero cuerpo: y todos nos maravillamos al verlo.

~ Traducción de Elizabeth Boyle, "Sobre las maravillas de Irlanda: traducción y adaptación", en Autoridades y adaptaciones: la reelaboración y transmisión de fuentes textuales en la Irlanda medieval

Otra fuente es Gerald of Wales's Topographia Hibernica ("Topografía de Irlanda"), que data de finales del siglo XII. Aquí, Gerald registra el relato de un monje sobre el encuentro con dos hombres lobo mientras viajaba por Ossory (entre los Reinos de Leinster y Munster). Una noche, se le acerca un lobo sumamente educado que, para horror del monje, comienza a hablarle y le ruega que dé los últimos ritos a su compañero agonizante. Después de que el lobo ha demostrado ser un lobo muy "católico", el monje sigue a la bestia humana hasta el lado de una loba moribunda. Para desvanecer el último rastro de duda (y miedo) del monje, el lobo "desabrocha" la piel de la loba, revelando a una anciana. Según el lobo, St. Natalis ha puesto una maldición sobre su gente de que una pareja, un hombre y una mujer, serán elegidos al azar para convertirse en lobos; si pueden sobrevivir siete años, recuperarán su forma humana mientras otra pareja ocupará su lugar. La maldición está destinada a transmitirse de generación en generación, pero ¿por qué razones? El lobo no lo dice.

A pesar de toda la desviación, el relato del hombre lobo de Konungs skuggsjá aparentemente está relacionado con ambos. John Carey, en su artículo "Hombres lobo en la Irlanda medieval', Traza el Konungs skuggsjá hombres lobo de la leyenda de Laigne Faelad, hermano del rey Feradach mac Duach (m. 583 o 584) y antepasado de los reyes de Ossory hasta la llegada de los normandos. En Cóir Anmann ("Aptitud de los nombres"), entrada 215, Laigne Faelad es recordada como la que cambia de forma y la "primera" de los hombres lobo en Ossory. El autor noruego pudo haber conocido muy bien este detalle, sugiere Carey, pero lo omitió debido a la falta de familiaridad de los lectores noruegos con la geografía irlandesa. Otro detalle que se ha modificado en nombre del autor es que St. Natalis se convierte en St. Patrick, probablemente porque el primero, como santo local, no es tan conocido como St. Patrick.

En cuanto a la trama, no sería injusto decir que el Konungs skuggsjá La historia del hombre lobo es como una precuela de Gerald of Wales. Explica el "origen" de la pareja simpática. La maldición del hombre lobo pasa de los delincuentes a su progenie, marcando el crimen inicial en sus cuerpos metamorfoseados. Si se leen uno al lado del otro, los episodios de hombres lobo en Konungs skuggsjá y Topografia hablan de una raza maldita, castigada por Dios por la blasfemia de sus antepasados. Sin embargo, en la época de Gerald of Wales, los hombres lobo obviamente han aprendido muy bien la verdadera fe: odian perderse cualquier rito importante, incluso cuando son lobos por fuera. Quizás, en un futuro no lejano, los hombres lobo de Ossory puedan ser redimidos y la maldición, quebrada.

Puedes seguir a Minjie Su en Twitter @minjie_su 

Este artículo se publicó por primera vez enLa revista medieval - una revista digital mensual que cuenta la historia de la Edad Media.Aprenda a suscribirse visitando su sitio web.

Imagen de Portada: Estatua de San Patricio en Aghagower, Condado de Mayo, Irlanda. Foto de Andreas F. Borchert / Wikimedia Commons


Ver el vídeo: 8 HOMBRES LOBO Reales Captados en Video y VISTOS en la Vida REAL (Octubre 2021).